Sie sind auf Seite 1von 5

Johann Döbereiner

Johann Wolfgang Döbereiner fue un químico alemán que descubrió


formas de organizar los elementos químicos de tres en tres, a partir de
sus características atómicas. Estas maneras de organizar los elementos
llevan por nombre Tríadas de Döbereiner.

Las tríadas fueron el mayor aporte de este científico, debido a que son el
antecedente de la ordenación de los elementos químicos en la tabla
periódica que se conoce en la actualidad.

La vida de Döbereiner fue muy interesante, ya que desde temprana edad


fue muy evidente su interés por la ciencia. Se dedicó al estudio de
la química y sus investigaciones rindieron fruto, dado que colaboraron en
gran medida a modificar la concepción de la época con relación a los
elementos químicos.

A partir de sus estudios, fue posible detectar similitudes entra algunos


componentes y, gracias a este nuevo orden, se pudo estudiar
los elementos químicos de una forma más efectiva y con mayor
profundidad.

Pero, además de las Tríadas de Döbereiner, este científico alemán dejó


otros aportes de gran importancia para la ciencia de hoy en día.

A continuación, se mencionarán algunos de los aspectos más relevantes


de su vida y las características de sus aportes más importantes al ámbito
científico.
La vida de Johann Döbereiner
Johann Wolfgang Döbereiner nació en Jena (Alemania) el 13 de diciembre
de 1780 y murió el 24 de marzo de 1849, a los 69 años de edad.

Su padre, Johann Adam Döbereiner, trabajó como cochero, lo que implicó


que Döbereiner no tuviese muchas oportunidades de formación dentro del
sistema formal.

Sin embargo, fue autodidacta y, además, contó con el acompañamiento


de su madre, Johanna Susanna Göring, en su proceso de aprendizaje.

En 1794, cuando tenía 14 años, Döbereiner fue a ver al boticario de la


zona, por iniciativa de su madre, y se convirtió en su aprendiz.

De esta experiencia obtuvo muchos conocimientos, pudiendo


posteriormente ingresar en la Universidad de Jena, en donde asistió a
varios cursos.

A partir de 1810, Döbereiner comenzó a dar clases como profesor


asistente y luego se convirtió en el supervisor del área de estudios
científicos de la Universidad de Jena.

Aportes principales
Durante sus años en la Universidad de Jena, desarrolló distintos estudios
con relación a las propiedades de los elementos químicos.

Entre sus aportes destacan la identificación de las propiedades


catalizadoras del platino y, a partir de estos estudios, el diseño del primer
encendedor portátil.

Pero su aporte más relevante fueron las llamadas Tríadas de Döbereiner,


que resultaron los antecedentes de la tabla periódica que hoy se conoce.

A continuación se detallarán las características de los aportes más


importantes que se atribuyen a Johann Döbereiner:

Lámpara de Döbereiner
Este encendedor representa la aplicación del platino como catalizador. El
aparato consistía en un cilindro de vidrio, dentro de éste había una botella
abierta, que colgaba en el centro del cilindro.
Dentro de la botella suspendida pendía un hilo que tenía una parte de zinc
en el extremo inferior. En la parte superior del cilindro había una llave de
cierre, una boquilla y una esponja de platino.

La lámpara funcionaba por estimulación del hidrógeno, que se generaba


como consecuencia de la acción del zinc dentro del cilindro.

El hidrógeno sale a través de la boquilla, entra en contacto con el platino


ubicado en la parte exterior del cilindro, se calienta por la acción del
oxígeno con el platino, y surge el fuego.

Este invento apareció en 1823, y se comercializó ampliamente hasta


1880. Fue bastante demandado durante el tiempo que estuvo en el
mercado, llegando a venderse más de un millón de lámparas.

Las desventajas de este invento eran los materiales: el hidrógeno es un


gas peligroso, debido a que es extremadamente inflamable, puede
producir explosiones y, si es inhalado en grandes cantidades, puede
generar falta de oxígeno.

Por otro lado, el platino era un material muy costoso, por lo que no
resultaba rentable ni práctico continuar comercializando la lámpara de
Döbereiner.

Sin embargo, aún hoy se conservan algunos de estos artefactos, que son
considerados piezas de colección, dado que este invento es considerado
el primer encendedor portátil creado.

Tríadas de Döbereiner
Las Tríadas de Döbereiner constituyen el mayor aporte de este químico
alemán. La intención de este estudio era encontrar una manera de ordenar
los elementos químicos conocidos hasta entonces, para así poder
estudiarlos y comprenderlos de una mejor manera.

Döbereiner indagó sobre las distintas relaciones que vinculaban a los


elementos entre sí. En sus investigaciones encontró similitudes muy
particulares entre grupos de elementos químicos.

Desde 1817, este científico afirmó que existían características parecidas


entre ciertos elementos. Así, en 1827 concretó sus argumentos al
descubrir que los elementos similares podían agruparse en conjuntos de
tres.
Sus estudios se centraban en las masas atómicas de los elementos; es
decir, en las masas totales de los protones y neutrones que conforman los
átomos.

Döbereiner se dio cuenta de que podía vincular tres elementos químicos


distintos tomando en cuenta sus masas atómicas.

Por ejemplo, Döbereiner vinculó el cloro, el bromo y el yodo al percatarse


de que, al sumar las masas atómicas del cloro y el yodo y dividirlas entre
dos, el número que resulta es muy cercano al valor de la masa atómica
del bromo.

Esto mismo sucedió con otros elementos, como el azufre, el selenio y el


telurio; y el litio, el sodio y el potasio; y el calcio, el estroncio y el bario.
Y en la medida en que se fueron descubriendo más elementos químicos,
fueron aumentando las tríadas.

Entonces, la premisa de Döbereiner era que las masas atómicas de los


elementos químicos ubicados en los extremos de la tríada, se relacionaban
directamente con la masa atómica del elemento que se encontraba en el
medio.

Se considera que, a partir de estas nociones, se generó posteriormente el


concepto de las “familias químicas”, criterio que se refiere a las series de
elementos que tienen características y propiedades similares.

Las Tríadas de Döbereiner también se consideran el primer acercamiento


exitoso a la ordenación actual de los elementos en la tabla periódica que
hoy es utilizada, debido a que fue la primera iniciativa de organizar los
elementos con base en las particularidades de sus compuestos y
cualidades.