Sie sind auf Seite 1von 9

UNIVERSIDAD ABIERTA PARA ADULTOS

(UAPA)

TEMA:
TAREA II

PRESENTADO POR:
MARLENI RIVAS PADILLA
MAT. 15-1260

FACILITADORA:
LICDA. ANA MARGARITA TAVÁREZ

ASIGNATURA:
LITERATURA INFANTIL

SANTIAGO DE LOS CABALLEROS


REPÚBLICA DOMINICANA
NOVIEMBRE, 2017
1. Investigue en diferentes fuentes bibliográficas sobre la historia de la literatura infantil y realiza un brochure donde resaltes aspectos
puntuales acerca de: *El mito y la tradición oral *Periodos de desarrollo de la literatura infantil (humanismo, edad media, siglo XVIII,
el romanticismo, el siglo XX y el siglo XXI.

HISTORIA DE LA LITERATURA INFANTIL A principios del siglo XIX Siglo XX: Pleno florecimiento de la
literatura infantil.
El mito y la tradición oral
En este siglo fue cuando la literatura infantil
La literatura infantil alcanzó su pleno
adquirió su completa autonomía y madurez.
desarrollo en este siglo. A partir de
Un mito es un relato tradicional que se refiere La psicología y los intereses del niño serían
entonces, cada vez más escritores han
a acontecimientos prodigiosos, tenidos en cuenta para trazar personajes y
tenido en cuenta los gustos y las
protagonizados por seres sobrenaturales o tramas mucho más elaboradas, que
necesidades de los niños y han escrito
extraordinarios, tales como dioses, evolucionan a lo largo de la historia.
específicamente para ellos.
semidioses, héroes, monstruos o personajes
fantásticos, los cuales buscan dar una
En general, la literatura infantil ha
explicación a un hecho o un fenómeno. La lista de clásicos infantiles no tendría fin, evolucionado desde las obras de
y podría estar encabezada por libros tan contenido moral o educativo de los
conocidos como Peter Pan, Mary Poppins, primeros tiempos a obras de simple
La Unesco clasifica a las tradiciones y
El principito, Las crónicas de Narnia, Charlie entretenimiento o diversión. Además,
expresiones orales como una categoría
y la fábrica de chocolate y La historia en el siglo XX se ha ampliado de
dentro del Patrimonio Cultural Inmaterial de la
interminable.
Humanidad, las cuales “son fundamentales manera significativa la naturaleza y el
para mantener vivas las culturas. Se utilizan tipo de los personajes de las historias,
proverbios, adivinanzas, cuentos, canciones que ya no están protagonizadas solo
infantiles, leyendas, mitos, cantos y poemas La corriente del romanticismo propició el por niños o animales que hablan, sino
épicos, sortilegios, plegarias, salmodias, auge de la fantasía. De esta época datan también, por seres fabulosos, como los
canciones, representaciones dramáticas, dos iconos de la literatura infantil, de gran héroes de los cómics, por criaturas
etcétera. La tradición oral constituye con talento literario. Por un lado, los hermanos fantásticas e incluso por juguetes y
frecuencia una parte importante de las Jacob y Wilhelm Grimm que, desde Blanca muñecas.
celebraciones festivas y culturales. Nieves hasta La bella durmiente,
popularizaron muchos de los personajes Muchos de esos personajes se han
más famosos hoy en día gracias a sus hecho enormemente populares a través
Cuentos para la infancia y el hogar (1812- del cine o de la televisión, como es el
1815). caso de Pippi Calzaslargas (1945)
Humanismo también conocido como Pippa
Una de las primeras obras escritas pensando Mediaslargas, de la escritora sueca
No fue menos trascendente la aportación de
en los niños es Mundo visible en dibujos Astrid Lindgren, o Peter Pan (1904),
Hans Christian Andersen, Cuentos para
(1658), del humanista Comenio, que creado por el escritor James Barrie.
niños (1835), caracterizada por su
presentaba una novedad de enorme Algunos de los libros infantiles más
sensibilidad a la hora de esculpir a
importancia para el futuro, pues acompañaba importantes y populares entre los niños
personajes tan dispares como La sirenita y
cada palabra de una figura. son El viento en los sauces (1908), de
El patito feo.
Kenneth Grahame; Winnie de Puh
(1926), de A. A. Milne; Mary Poppins
En la Edad Media y el Renacimiento (1935), de Pamela Travers, o El
La editorial Saturnino Calleja, creada en Principito (1943), del escritor francés
1876, fue la que divulgó las mejores piezas Antoine de Saint-Exupéry. También
El acceso a los libros era muy limitado, y de literatura infantil en España gracias a los
aquellos que podían llegar a los niños más algunos personajes de cómics se han
denominados “Cuentos de Calleja“, que hecho famosos en todo el mundo, como
afortunados tienen poco que ver con lo que contaban con la colaboración de los
hoy entendemos por libro infantil. Tintín, Astérix, Batman o Mafalda.
mejores ilustradores de la época.

Se trataban de abecedarios, silabarios, Siglo XXI


catones (estos contenían frases completas) y En esta época se destaca, el caso de la
bestiarios. Lejos de relatar historias de escritora británica J. K. Rowling, cuyos
aventuras, incluían lecciones morales que libros, protagonizados por un aprendiz
reflejaban las creencias religiosas de la de mago llamado Harry Potter, se han
época. convertido en todo un fenómeno de
masas en los primeros años del siglo
Entre las leyendas célticas y los relatos XXI.
populares franceses e italianos que recopiló,
encontramos clásicos como La Cenicienta, El La idea que se tiene en la actualidad
gato con botas, Caperucita Roja y Pulgarcito. sobre la Literatura Infantil se fue
Dos ejemplos clásicos son Robinson Crusoe gestando al calor de la historia y
(1719) y Los viajes de Gulliver (1726), ambas algunos acontecimientos marcaron más
escritas para adultos pero recomendadas con decididamente el concepto sobre su
el paso del tiempo también para niños. función en la primera infancia. La
segunda guerra mundial (1939-1944)
movilizó intensamente la preocupación
acerca de las características que
debían reunir los libros infantiles para
contribuir de alguna manera a formar
seres humanos comprometidos con el
respeto por la vida como concepto
básico para evitar otras guerras en el
futuro.

La Organización Internacional para el


Libro Juvenil(IBBY) , fundada en Zurich,
Suiza, en 1953 está integrada por
asociaciones de profesionales
vinculados con la literatura, la lectura y
la infancia, representantes de diferentes
países, culturas, religiones,
comprometidas con una idea: el
encuentro de los niños y los libros.
2. Realice un esquema o cuadro donde identifiques las semejanzas y diferencias
que caracterizan la historia de la literatura infantil y en América Latina y el
Caribe.

SEMEJANZAS DIFERENCIAS

La literatura latinoamericana es muy La literatura del caribe es una categoría


parecida en su definición a la caribeña. Sin más pequeña y sólo abarca las obras que
embargo es muy fácil distinguir una de otra originalmente se escribieron en lengua
si se piensa en ellas como una serie de española, mientras la literatura
historias educativas. latinoamericana abarca a todas las obras
literarias escritas en lengua romance en
Ha habido una maduración del género y se América Latina, y por ello se toma en
han diversificado las tendencias. cuenta al francés.

La literatura latinoamericana principalmente


en las lenguas española y portuguesa, ha
obtenido premios Nobel; pero la literatura
caribeña no ha recibido este tipo de
premios.

Las historias de Literatura Infantil de


Latinoamérica son variadas y tienen
fabulas interesante, pero en el Caribe
hispánico, las historias nacieron al calor de
las ideas patrióticas liberales antillanas, a
fines del siglo. Estas ideas patrióticas
generan una literatura que, al igual que la
literatura europea, valoriza y se nutre del
folclore y lo autóctono.
3. Historia de la Literatura Infantil en, República Dominicana.

En todo el siglo XX en el país se publicaron 137 títulos de libros infantiles, según revela el
investigador literario Miguel Collado en su libro "Historia bibliográfica de la literatura infantil
dominicana (1821-2002)", editado por Banreservas.

Se establece que en la década de 1930 es que se inicia la publicación de textos infantiles


con un reducido número hasta los años 70, período en el que vieron la luz solo 24 obras para
niños. Una bibliografía insignificante si se compara que entre los ochenta y los noventa
circularon 99 libros infantiles.

Es a partir de la segunda mitad de los ochenta, según apunta el exministro de Cultura y


Premio Nacional Feria del Libro 2016, José Rafael Lantigua, y con mayor acento en el
decenio de los 90, que la República Dominicana comenzó a cosechar con fervor este tipo de
obras en una diversidad de géneros que sirven de impulso a la imaginación y la creatividad
para educar, divertir y formar a los infantes dominicanos.

El cuento ocupa el primer lugar en la producción literaria para niños, contándose 65 títulos,
seguido por la poesía con 25 libros, 19 antologías, 15 obras didácticas, siete leyendas, tres
piezas teatrales y dos novelas. Entre los pioneros el investigador menciona a José Núñez de
Cáceres, quien en 1821 publicó sus fábulas bajo el seudónimo "El Fabulista Principiante" en
el semanario "El Duende", fundado por el escritor y patriota en Santo Domingo.

Los primeros registros de la bibliografía dedicada especialmente a esta clase los ofrece el
investigador Miguel Collado en su libro En torno a la literatura dominicana, donde consagra
a la escritora puertoplateña Virginia Elena Ortea (1866-1903) como la pionera de los cuentos
infantiles y juveniles en el contexto nacional, con los títulos Los diamantes (Revista Ilustrada,
1 de febrero de 1899)y Estrellas y flores: cuento de Navidad (Revista Literaria, 23 de marzo
de 1901), contenidos en su libro Risas y lágrimas.

Desde la creación del Premio Anual de Literatura Infantil y Juvenil Aurora Tavárez Belliard,
se muestra que se han ampliado las temáticas, construcciones y poética de la narrativa,
aderezada por la ilustración gráfica.
Para que se tenga una idea de la producción de cada año, hay que destacar que el jurado
del Premio Anual de Literatura Infantil y Juvenil Aurora Tavárez Belliard recibe hasta más de
20 propuestas de diferentes autores.

Cerca de cumplir cuatro décadas de intensa producción, la literatura destinada a los


pequeños ha contado con un valioso grupo de escritoras, como Mary Collins de Colado, Aida
Bonnelly de Díaz, Leiby Ng, Eleanor Grimaldi, Marianne de Tolentino, Carmen Martínez
Bonilla y Lucía Amelia Cabral, entre otras que no están en la lista de premios.

Al académico, cuentista y novelista petromacorisano Miguel Phipps Cueto, se le debe el


mayor número de aportes. No solo es uno de los autores dominicanos con más publicaciones
en las últimas décadas, con 73 títulos y coautor de siete, sino que es el escritor más prolífico
de literatura infantil de América Latina y el Caribe. Forma parte de la más prestigiosa
colección de libros para niños de Iberoamérica. En su bibliografía se destacan La lechuza
hambrienta y el astro Sol, La hormiga cocinera y el escarabajo pelotero, El roedor fanfarrón,
Crisálida, Nacimiento Divino, Dientesano, La niña que se convirtió en flor, El pajarito perdido,
Luciérnaga, Plumas de vanidad, El sapito delincuente, El regalo más bello, Castillito de arena
y La ranita comilona, entre otros títulos.

En la fecunda producción masculina, Juan Bosch es valorado como el primer escritor


dominicano en publicar un libro de cuento infantil: Un cuento de Navidad (Santiago de Chile,
1956). Tres décadas más tarde puso a circular El culpable (Isla Abierta, 1985). Otra de las
grandes figuras de las letras dominicanas, Pedro Henríquez Ureña (1884-1946), dejó su
huella en este terreno cuando publicó en el periódico El Mundo, de México, Los cuentos de
la nana Lupe.
APORTE PERSONAL

La literatura infantil vino a llenar un espacio que estaba habido de ser llenado con historias
de interés para los niños(as). Con su creación se puede observar que la niñez fue tomada
en cuenta por escritores que reconocen que los más pequeños necesitan leer para
entretenerse y educarse, al igual que los adultos.

En cuanto a las semejanzas y diferencias entre la literatura infantil y en América Latina y el


Caribe, no se encontraron muchas porque los territorios están próximos y las culturas se
parecen en muchos aspectos, pero en cuento al desarrollo y evolución de la misma, se
observa que en Latinoamérica se ha desarrollado más y que los escritores han obtenidos
importantes reconocimientos a nivel mundial, pero a nivel local y en sus respectivos países
hay muchos autores destacados que han hecho importantes aportes a favor de la cultura de
los y las niñas.

En la República Dominicana, la niñez ha disfrutado de literatura para su edad desde la


década de los años 30, más o menos, y que fue a partir de los 80 que se incrementó la
producción de obras para niños(as), muchos autores se han destacado en el transcurrir de
los años, cada uno de ellos(as) aportando su creatividad para que se enriqueciera este tipo
de literatura. El trabajo del fenecido Prof. Juan Bosch ha sido muy valorado por sus
importantes aportes a esta rama de la literatura.

Considero que el trabajo realizado por los diferentes autores ha sido muy bueno, porque la
literatura infantil permite el crecimiento espiritual y cultural de los niños(as), lo que a su vez
admite que estos sientan interés por la literatura y crezcan en un ambiente lleno de hermosas
historias que pueden marcar de forma positiva su futuro como estudiantes.
FUENTE DE CONSULTA

Anderson Imbert, E. y E. Florit (1966) Literatura Hispanoamericana. N.Y, Holt. Rinehart and
Winston.

Centro Dominicano de Estudios de la Educación (1988) Queremos cuentos nuevos. Santo


Domingo, República Dominicana, CEDEE.

Elizagaray, Alga Marina. Niños, autores y libros. La Habana, Cuba: Ed. Gente Nueva, 1981

José Nova, El ascenso de la literatura infantil dominicana. Periódico El Caribe, publicado en


fecha: 26 agosto, 2017. Disponible en: elcaribe.com.do/2017/08/26/ascenso-la-literatura-
infantil-dominicana/

Gerardo Torres, “Identidad Latinoamérica en la literatura infantil del Caribe”. Disponible en:
https://gredos.usal.es/jspui/bitstream/10366/118605/1/EB12_N110_P34-39.pdf