Sie sind auf Seite 1von 3

TEXTO ARGUMENTATIVO

En contra de Internet y la perdida de la privacidad

Hoy en día hay una notoria pérdida de la privacidad, que se ve reflejada en la


sociedad. Esta perdida comenzó con el uso masivo de Internet y la información
personal que se maneja en las redes. Esta información íntima de cada persona que
antes se consideraba de ambito privado pasó a ser parte de un espacio público sin
respetar límites ni edades, este espacio que nos ofrece Internet con sus redes sociales
como Facebook, Twitter, Blogs, son las que mas perjudican a la sociedad.
Se ha demostrado mediante estadísticas realizadas en los Estados Unidos, que en las
ultimas 20 décadas hasta el día de hoy, año 2011, hubo una perdida del 90% de la
privacidad en todo el mundo, conllevando la perdida de la privacidad familiar aunque
se trate de cosas banales, como por ejemplo poniendo imágenes de mi papa
cocinando o mi mama recién levantada. Pero aun peor es que se ha perdido el
respeto por uno mismo, ya que en el caso de los adolescentes mayormente hacen
confesiones personales innecesarias, suben fotos en estas paginas, desprovistos de
ropas y con poses insinuantes o haciendo confesiones innecesarias ¿que otros
resultados se puede esperar de los nenes mas chicos que ven estos ejemplos de los
mas grandes?. Pero por otro lado si los padres son gente coherente y velan por la
seguridad de sus hijos, prohibiéndole que a los 10 años se expongan de tal forma en
publico, seguramente la perdida de esta privacidad se va extender al menos un par de
años mas hasta que los padres ya no se lo puedan prohibir y ahí ya va depender del
chico si decide caer en esta gran red de “mentiras de la información”.
Creo que de esto ya no hay vuelta atrás, a lo único que se puede aspirar de ahora en
adelante es a la toma de conciencia por parte de la gente de la gran perdida que
padecimos y seguimos padeciendo de la privacidad, o al menos que se tome noción
del cambio que se ha producido y acordarse como eran las cosas antes y a partir de
eso reflexionar cada uno y replantearnos de por que tomamos la decisión de
exponernos en publico, de mostrar como somos o mejor dicho lo que queremos que
los otros vean de nosotros, para estar a la “moda”, cayendo en el simple hecho de que
si todos se exponen ¿ por que yo no ?. Con estas actitudes personales lo único que
se logra es desencontrarse con uno mismo y perder la esencia creando un personaje
falso de lo que cada uno es, formando parte de esta gran red de “mentiras de la
información” ya nombrada anteriormente. Y termino de afirmar este pensamiento con
la frase de Cyril Connolly (escritor y critico literario ingles) "Es mejor escribir para uno
mismo y no encontrar público, que escribir para el público y no encontrarse uno
mismo”.
Miguel de CERVANTES SAAVEDRA: Don Quijote de la Mancha. Barcelona, 2005. Ed.
Vicens Vives.

Creo que la adaptación de El Quijote de la editorial Vicens Vives es muy accesible


para los lectores que se quieran acercar por primera vez a esta divertidísima obra de
nuestra literatura. Para empezar, digo que es accesible por su formato manejable,
pues sólo tiene 471 páginas y, al igual que el original, está dividido en dos partes: la
primera con catorce capítulos y la segunda con veinticinco. En ellos se recogen los
episodios imprescindibles de la novela de aventuras escrita por Cervantes. Destaca,
junto a la excelente adaptación de los contenidos un lenguaje claro y
accesible. Además al atractivo de esta edición adaptada de El Quijote contribuyen sin
lugar a dudas las excelentes ilustraciones de Víctor G.Ambrus, que reflejan algunas de
las situaciones más divertidas vividas por Don Quijote y Sancho Panza, personajes
que por su humanidad están próximos a los lectores adolescentes de hoy a quienes va
dirigida esta adaptación. En conclusión, la intención de hacer accesible a quienes se
inician en la lectura la obra de Cervantes se consigue con creces.

La diabetes y la importancia de una dieta saludable

Muchas personas creen que la palabra “dieta” implica comer menos y solo aquellas
comidas que no nos gustan.

Se trata de un prejuicio que impera en gran parte de la sociedad.

Sin embargo, dieta, realmente, significa la manera en que una persona se


alimenta. Algunos tienen una dieta saludable, y otras, no tanto.
¿A quién no le gusta comer todo lo que quiera, sin tener que preocuparse de saber
cuántas calorías tiene un determinado alimento? Sin embargo, si abusamos con una
dieta poco nutritiva, los resultados para nuestra salud pueden ser graves.
Una de las consecuencias de una mala alimentación, es la enfermedad conocida como
diabetes. Se trata de una enfermedad que afecta a millones de personas en todo el
mundo. Y lo peor es que, hasta ahora, no se ha podido encontrar alguna cura para este
mal.

La diabetes, en la definición de la Organización Mundial de la Salud (OMS) es una


enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no produce insulina suficiente o
cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce.

Dicha organización e estima que existen más de 300 millones de personas afectadas.
De entre las varias recomendaciones que hace la OMS para prevenir la diabetes,
rescatamos la que habla de “Alcanzar y mantener un peso corporal saludable”

Es decir, mantener una dieta equilibrada es una excelente forma de luchar contra esta
enfermedad.

LATELEVISIÓN.L a t e l e v i s i ó n e s d e s d e h a c e u n o s a ñ o s ( y c a d a v
e z m á s ) , u n e l e m e n t o s o c i a l indispensable en la vida de cualquier persona.
Tanto es así, que más de un 90% de la población española, afirma ver, al menos
una vez al día, la televisión; y esto, en un corto plazo puede resultar
preocupante, ya que son muchos menos los que afirman leer, al menos una vez al día, un
libro o un periódico (no llega a un 50%). Nadie dice que ver la televisión sea malo, pero sí
cuando se convierte en una adicción que ocupa todo nuestro tiempo. El mayor problema de
la televisión, es que no se le da el uso que se le debería de dar, es decir, la televisión
debería de ser, fundamentalmente, para recibir información y para entretener, y
cuando digo entretener, me refiero a entretener de una manera educada y correcta, ya
que muchos de los programas que se emiten hoy en día en muchas cadenas de
televisión, se limitan a insultar, criticar, manipular al espectador, etc. y, ¿es
esto realmente entretener?, no desde mi punto de vista, ya que no
encuentro divertido ver c ó m o d o s o m á s p e r s o n a s s e “ p o n e n a p a r i r ”
d e l a n t e d e m i l e s d e e s p e c t a d o r e s y a discutir sobre temas que
carecen de importancia alguna para la sociedad, y que solo sirven para llenarles
los bolsillos a los “sin vergüenzas” que salen en ellos. Por otro lado, está la publicidad; cada 20
o 30 minutos, las cadenas creen
convenienteh a c e r n o s t r a g a r 1 0 m i n u t o s d e p u b l i c i d a d ; c a d a v e z q u e
i n t e n t a s v e r a l g o e n l a televisión, bien sea porque te gusta o porque te interesa,
y está a punto de terminar…¡ahí!, es justo entonces cuando aprovechan para
poner incluso un cuarto de hora de publicidad, y si no fuera porque tienes un
mínimo de interés por lo que estás viendo, te darían ganas de apagar la televisión e incluso
de tirarla por la ventana. P e r o a h í n o a c a b a l a c o s a ; a h o r a e n c u a l q u i e r
p r o g r a m a i n t e n t a n r o b a r n o s , y d i g o robarnos ya que no hay día que no te
intenten convencer para que llames o mandes un mensaje a tal sitio, para defender a
tal, o apoyar a cual, o cualquier cosa; cualquier cosa con tal de sacarte el dinero. Sin
embargo, en algunas ocasiones la televisión puede resultar entretenida e
incluso educativa cuando emiten algo que te gusta. Aunque, cuando comienzas a
seguir algo, como por ejemplo una serie, y te gusta, disfrutas y te entretienes viéndola,
pero cuando ya comienza a resultar aburrida y parece que va a terminar, las cadenas
de televisión te amenazan con otras cien mil temporadas. Por último, la televisión,
en algunos casos, influye notoriamente en la mentalidad de las personas, e incluso
crea una gran adicción, lo que conlleva a distintas enfermedades como la
obesidad o en casos muy graves, problemas psicológicos. En conclusión, la televisión
puede ser buena en cierto modo, si se utiliza con cabeza y se ve un determinado
tiempo, no cinco horas al día, pero hay que tener cierto criterio a la hora de elegir lo
que vemos en ella, y por supuesto procurar que no sea una necesidad verla, sino que
sea por algo que te interesa. Ariadna Cañaveras Vidosa, 4ºD