You are on page 1of 8

1…..

RESPONSABILIDAD DEducar niños responsables es una tarea a largo plazo, que


requiere dedicación. Para fomentar el sentido de la responsabilidad en los nños es
recomendable empezar formándoles poco a poco en el compromiso, intentando que
desde pequeños los niños se encarguen, dentro de sus posibilidades, de recoger su
habitación, de poner la mesa, de organizarse su mochila o su maleta...

¿Qué significado tiene ser responsable para los niños?

Niño hace deberes

La responsabilidad como valor social está ligada al compromiso. La responsabilidad


garantiza el cumplimiento de los compromisos adquiridos y genera confianza y
tranquilidad entre las personas. Toda responsabilidad está estrechamente unida a la
obligación y al deber. Ambos conceptos constituyen la materia prima de la
responsabilidad.

Por medio de juegos o de actividades en grupos, es más fácil y más ameno, enseñar el
sentido de la responsabilidad a los niños y estarán más dispuestos a entender sus 'deberes
y obligaciones'. Ser responsable en el sentido global de la palabra significa:

1. Responsabilidad hacia uno mismo: Soy responsable de hacer realidad mis deseos, de
mis elecciones y mis actos, de mi felicidad personal, de elegir los valores según los cuales
vivo y de elevar el grado de mi autoestima.

2. Responsabilidad hacia las tareas a desarrollar: Soy responsable del modo en que
distribuyo mi tiempo y realizo mis deberes y trabajos pendientes.

3. Responsabilidad en el consumo: Soy responsable de mis gastos, de cuidar mis cosas y


de elegir los regalos de Navidad, cumpleaños...
4. Responsabilidad hacia la sociedad: Soy responsable de mi conducta con otras personas:
compañeros de trabajo, familia, amigos y de comunicarme correctamente con los demás.

Pautas para que los niños aprendan a ser responsables

1. Cada vez que asignes una tarea a tu hijo/a y acepte el cumplimiento de la misma, es
preciso que acepte cumplir también con la palabra dada.

2. Si te equivocas, acepta tus errores con humildad e invita a tu hijo a hacer lo que deba
para volver a la senda correcta.

3. Enséñale el valor del autocompromiso. Es determinante en una persona responsable, ya


que siempre se debe tener presente que se debe cumplir con las demás personas, sin
olvidar que con la primera persona que se tiene un deber es con uno mismo.

2,,,LA RESPONSABILIDAD se define como la cualidad que profesan las personas que
ponen cuidado y atención en lo que hacen o deciden, y como tal implica la libertad.

Una persona responsable es aquella que está obligada a responder de ciertos actos. A su
vez indica la competencia de un individuo.

Al niño pequeño hay que enseñarle a que ponga cuidado y atención en lo que hace, esto
se puede trabajar durante cualquiera de las actividades que se realizan en el centro, por
ejemplo, cuando se le encomienda una tarea, hay que enseñarle a que la lleve hasta el
final y la cumpla bien.

Se le pueden dar a los niños sencillas tareas que estén de acuerdo con sus posibilidades
físicas y su nivel de desarrollo psíquico, siempre haciéndolo consciente de que son
responsabilidad.
También mediante trabajos colectivos donde la responsabilidad, de grupo e individual se
ponga de manifiesto, siempre que cada niño tenga una parte de la tarea a cumplir.

Se ha de educar también la responsabilidad en el cumplimiento de los hábitos que se le


enseñan en la escuela y en el hogar, y en la atención y cuidado que deben prestar a la
actividad docente.

El niño debe aprender a diferenciar entre el juego y el trabajo, que implica siempre una
determinada responsabilidad.

RESPONSABILIDAD

EDAD: 5-6 AÑOS

Definición del valor para el Monitor

Es un valor, que se manifiesta a través de

la preocupación de responder a los

deberes adquiridos conscientemente. Implica el buen uso de la

libertad, y hacerse cargo de los propios actos. Refleja el respeto

hacia los demás y hacia sí mismo.

¿Cómo explicar el valor de la responsabilidad a los niños?

Existen muchas definiciones de responsabilidad, sin embargo, hay elementos comunes

que nos permiten comprender integralmente qué es ser responsable. Para explicar a los

niños el valor de la responsabilidad, se debe ser concreto con los ejemplos en relación a lo

que busca explicar. Un error muy frecuente al referirse a la responsabilidad, es que se

confunde con la obediencia y puede creerse que ejecutar órdenes de otros, sin ni siquiera

pensarlo, es ser responsable. Se debe demostrar a los niños y niñas, a partir de sus

propias experiencias, por qué es importante seguir este valor, ya que en esta edad son
egocéntricos y relacionarán dichos ejemplos con ellos y ellas mismas, entendiendo las

normas y valores en relación a su propio bien más que por un bien común.

Para trabajar: El monitor debe plantear el valor que se desea abordar con los niños y

luego dar un ejemplo visual que represente lo expuesto. Posteriormente, debe

profundizar con las actitudes que construyen el valor.

El monitor debe reforzar la definición por medio de la explicación, lo que genera que los

niños comiencen a desarrollar un proceso reflexivo.

Esta corresponde a una

definición general de la

responsabilidad. Tal cual

está expuesta, es muy difícil

de comprender los niños de

5-6 años, por esta razón, se

debe construir una

definición mucho más

simple y concreta, la cual se

presenta en las siguientes

actividades.

LA RESPONSABILIDAD:

Actividad 1 (10 min.)

TRABAJO PRÁCTICO

PR ES ENT A CI Ó N D EL VI DE O DE EL OGR O Y EL POL L O

Objetivo de la actividad: Que los niños y niñas pueda


DEFINICIÓN DE PUNTUALIDAD

Se entiende por puntualidad la capacidad que tiene una persona para llegar en horario a
sus tareas, a los lugares a los que debe concurrir, etc. La noción de puntualidad es
considerada una de las más importantes y características de las sociedades modernas en
las cuales el manejo del tiempo es de gran relevancia. La puntualidad puede ser
entendida como una actitud al mismo tiempo que como un valor: por un lado es la
consecuencia de actuar con puntualidad y de saber entonces cómo manejar los tiempos
mientras que por otro también es un valor muy apreciado sobre todo en el ámbito
laboral. Una persona puntual siempre da la idea de responsabilidad, respeto y
organización al contrario de la imagen que da una persona impuntual.

Se puede decir que la idea de ser puntual, de llegar a tiempo a los lugares o realizar las
actvididades en tiempo y forma, es característica de nuestras sociedades. Esto es así ya
que durante gran parte de la historia el ser humano midió el tiempo a partir de
fenómenos naturales tales como el sol, los planetas, etc. Sin embargo, en la
modernidad, el capitalismo y su afán de hacer dinero a partir de cualquier situación
buscó limitar cada vez más esas interpretaciones para establecer un tipo de medición
del horario que fuera mucho más mensurable y objetiva.

LA PUNTUALIDAD tiene que ver entonces con la idea de saber aprovechar y organizar el
tiempo con el que uno cuenta a modo de poder así cumplir con los diferentes objetivos y
responsabilidades encargados. Al mismo tiempo, cuando se habla de puntualidad en el
sentido de llegar a un lugar al horario establecido, esto tiene que ver con la idea de
saber manejar el tiempo teniendo en cuenta las diferentes variables que pueden
afectarlo con el objetivo final de arribar al lugar de manera correcta.

LA PUNTUALIDAD es uno de los valores a trabajar desde bien pequeños con los niños.
Puede que cuando son más pequeños se tiende a creer que las cosas con niños llevan su
tiempo y que 5 minutos arriba o abajo no van a llevar a nada, pero el ser humano tiende
a coger gusto a ese tipo de actitudes y lo que al principio son 5 minutos, al final acaban
siendo 20, y eso en un futuro no es un rasgo que les vaya a facilitar las cosas de cara a
encontrar un trabajo o mantenerse en el que consigan. Nadie contratará a alguien que
llega a una entrevista de trabajo 20 minutos tarde, o 5 minutos cada día.

Uno de los fundamentos para la puntualidad se basa en que todo momento o situación
en la vida, ya sea una reunión formal, una cita con amigos, o con el dentista, tiene la
importancia suficiente y requiere nuestra atención y, por tanto, nuestro compromiso
desde el minuto uno con esa situación.

Pese a que como decimos toda situación es importante, no todas tienen la misma
importancia y también es necesario educar a los niños para que sepan otorgar
prioridades ante las tareas que les toca acometer, seguro que para ellos es importante
jugar a la consola, pero la consola va a seguir en su lugar al día siguiente y llegar a
tiempo a un examen y con la lección aprendida no espera al día de mañana.

Paciencia con los niños, cualquiera puede tener un despiste

Los niños son muy despistados y cuando se ponen a jugar o a ver una película se olvidan
completamente del mundo que los rodea, algo que dificulta la adopción de un valor tan
importante como la puntualidad, pero no es algo exclusivo de los más pequeños, a
quien no se le ha ido el santo al cielo conversando con una amiga, o viendo nuestra serie
favorita. Por tanto no se debe ser duro con ellos si no son puntuales al principio o en
algún momento determinado pues a todos nos puede suceder. Con un poco de dialogo y
comprensión por parte de los padres y adquirir un compromiso de que no se volverá a
repetir por parte de los hijos, y seguro que poco a poco se convertirá en un niño más
responsable y puntual.

Aunque los padres se vuelquen por completo en intentar inculcar puntualidad a sus
hijos, si al final estos carecen de la voluntad y el sacrificio necesarios para lograrlo, no
servirá de nada. Por lo tanto se debe descubrir la causa del problema, ya sea
irresponsabilidad, desorden o pereza, y tratar de solucionarlo. Levantarse más
temprano, acostarse antes, tener menos distracciones durante el día...

Cualquier ayuda es poca y muchas veces necesaria, hay niños que son despistados por
naturaleza y a los que les vendría genial la ayuda de un reloj o dispositivo electrónico
con alarma incorporada y que recuerde al niño que es hora de hacer tal cosa.
Puntualidad

LA PUNTUALIDAD en el comportamiento humano está regida por un instrumento horario


como el reloj.

Puntualidad es una actitud humana considerada en muchas sociedades como la virtud


de coordinarse cronológicamente para cumplir una tarea requerida o satisfacer una
obligación antes o en un plazo anteriormente comprometido o hecho a otra persona.

Quiere decir, cuando una persona va a ir a algún lado con otras, ya sean familiares,
amigos, compañeros, entre otros, y quedaron de encontrase a la 1 pm, se debe estar a
esa hora o unos minutos antes por cortesía, pero después no, puesto que eso te define
como una persona impuntual.

«Puntualidad» por Sancha (Madrid Cómico, 1899)

Algunas culturas tienen sobreentendido que los plazos reales son diferentes de plazos
indicados. Por ejemplo, en una cultura particular puede ser entendido que la gente
llegará una hora más tarde de lo anunciado. En este caso, puesto que cada uno entiende
que una reunión a las 9 am comenzará realmente alrededor de las 10 am, nadie se
incomodará cuando todo el mundo aparezca a las 10 am.

Ser puntual es ser consciente.

El valor de la puntualidad es necesario para dotar a nuestra personalidad de carácter,


orden y eficacia, pues al vivir este valor en plenitud estamos en condiciones de realizar
más actividades, desempeñar mejor nuestra labor, ser merecedores de confianza. La
falta de puntualidad habla por sí misma pues, de ella, puede inferirse con facilidad la
escasa o nula organización de nuestro tiempo y la falta de planificación en nuestras
actividades.

Puntualidad en el trabajo

La puntualidad en el puesto de trabajo es una obligación del trabajador respecto a su


empleador. Así lo recoge la legislación laboral en la mayoría de los países, estados o
ciudades, estableciendo como causa de incumplimiento contractual la reincidencia en
comportamientos de impuntualidad. Así en el Estatuto de los trabajadores español, se
cita como incumplimiento de contrato las faltas injustificadas y repetidas de asistencia o
puntualidad en el trabajo (Art. 54).1 En muchos convenios laborales, se recogen frases
que especifican esta normativa, del tipo se considerarán faltas de carácter leve tres
faltas de puntualidad durante un mes sin que exista causa justificada. La cantidad exacta
de minutos de retraso que ameritan la consideración de falta por impuntualidad es, no
obstante, un tema controvertido y sujeto a interpretación subjetiva y criterio del
evaluador.

Enlaces externos