Sie sind auf Seite 1von 4

En el interior unos guisantes se entregaban a sus

reflexiones, pues en algo debían ocuparse, estos


eran: tan, ten, tin, ton y tun el menor de todos.
-Tan: ¿nos pasaremos toda la visa aquí?
-Ten: ¡con tal de que no nos endurezcamos a fuerza
de encierro!
-Tin: me da la impresión de que hay más cosas allá
afuera; es como un presentimiento.
-Tan: siento que alguien nos está arrancando.
-Ten: pronto nos abrirán, afanoso de que llegara el
ansiado momento.
-Tun: Me gustaría sabes quién de nosotros llegará
más lejos.
-Tin: nos tardaremos en saberlo.
-Tan: será lo que haya de ser.
-Ten: estoy aquí volando por el vasto mundo,
¡alcáncenme si pueden!
-Tan: yo me voy directo al sol.
-Tin y Ton: cuando lleguemos a nuestro destino
podremos descansar un rato-¡llegaremos más lejos
que todos!
-Tin: llegaré muy lejos.
-Ton: llegué a una tabla, estoy solo; ¡será lo que
haya de ser!

Allí vivía la Sra. Margaret, ausentada durante la


jornada con su humilde hija Martha que estaba en
cama luchando entre la vida y la muerte.
-Martha: ¿Qué es aquello verde que asoma junto al
cristal y que mueve el viento?, mirando a la
ventana.
-Margaret: ¡Mira!, es una planta de guisantes que
ha brotado aquí con sus hojitas verdes. ¿Cómo
llegaría a esta rendija? Pues tendrás a un jardincito
en qué recrear los ojos; te acercaré a la ventana
para que contemples la tierna planta.
-Martha: ¡Madre, creo que me repondré!.¡El sol me
ha calentado tan bien, hoy! .El guisante crece a las
mil maravillas, y también yo saldré adelante y me
repondré al calor del sol.
-Margaret: Dios lo quiera, le pondré a la tierna
planta un palito para que le sea de apoyo, además
para evitar que el viento la estropease.
.Después de varios días
-Margaret: ¡Dios mío, hasta flores hecha!
-Martha: Mira mamá, ya me puedo levantar.
-Margaret: ¡Dios misericordioso la plantó y la hizo
crecer para darte esperanza y alegría, hijita!, esa
planta es un ángel enviado por Dios.
-Martha: Ésta planta la cuidaré toda mi vida. Ella me
devolvió la vida, junto con mi madre estuviste a mi
lado todo este tiempo; gracias tierna plantita.