Sie sind auf Seite 1von 2

CLIMA E HIDROGRAFÍA DEL HUMEDAL DE HUAPER

El clima en el humedal de HUAPER es caluroso y con mucha humedad. En estas


áreas prácticamente no hay "temporada de frío" Esta podría variar dependiendo de
la ubicación del humedal. Por lo general estos se caracterizan por poseer un clima
lluvioso o frio, con temperaturas entre 25 o 30 grados centígrados. Se ha realizado
un inventario que recoge 152 especies de flora y fauna. El grupo de fauna mejor
representado en número de especies es el de aves, mayoritariamente aves
asociadas a zonas húmedas. Es de destacar que se han detectado 44 especies
reproductoras dentro de la zona. En el grupo de invertebrados se ha realizado un
muestreo de libélulas y caballitos del diablo (Odonatos) obteniendo 11 especies
identificadas. El área de estudio presenta densidades importantes de insectos
acuáticos y asociados a zonas húmedas, que no se han incluido en este trabajo.
Los humedales son un bioma que mucha gente no ve como algo realmente
importante, de hecho, en muchas áreas los consideran una molestia. El pantanal es
el tipo más común de bioma humedal, estos incluyen pantanos y ciénagas, y pueden
ser de varios tamaños. Algunos de ellos son grandes y profundos, otros tienen nada
más que unos pocos metros de agua en un lugar determinado, pero siguen siendo
extremadamente importantes.
Los humedales ayudan al medio ambiente a mejorarse, debido al hecho de que son
un suministro natural de agua. Ayudan a prevenir las inundaciones en muchos
lugares, ya que son capaces de asumir el exceso de agua de las otras fuentes, sin
embargo, cuando el nivel de un río o lago es bajo, también pueden liberar agua de
nuevo hacia ellos. También tienen la capacidad natural para purificar el agua
superficial.
Los humedales pueden estar compuestos de agua dulce o salada, en algunas
regiones son, en realidad, una combinación de ambos. El tipo de agua que se
encuentra en este bioma afectará fuertemente los tipos de vida que son capaces de
sobrevivir allí. Los delicados ecosistemas alrededor de estas áreas son
extremadamente detallados y si te tomas el tiempo y esfuerzo para examinarlos de
cerca, quedarás sorprendido por lo que encuentres.

Flora y fauna de los humedales. Puede que te sorprenda descubrir que el bioma de
humedales tiene más diversidad que cualquier otro bioma cuando se trata de su
vida animal. Existe inmensidad de animales que encuentran a los humedales el
hogar perfecto. Estos biomas poseen un clima adecuado, acceso a alimentos, y el
refugio que necesitan para sobrevivir. Los anfibios y reptiles lo hacen muy bien en
este tipo de ambiente, estos incluyen las ranas y lagartijas.
Los expertos a menudo se preocupan por los humedales, ya que parecen ser
extremadamente frágiles. Cuando hay problemas, como la contaminación o la tierra
que no se gestiona adecuadamente, muchas organizaciones aparecen en el lugar
con el objetivo de que todo el mundo sea más consciente de por qué los humedales
son tan importantes.
El predominio del agua diferencia los humedales de los ecosistemas terrestres, en
especial en la variabilidad de tiempo y espacio. Esta característica es fundamental
para la ecología del humedal, ya que las especies tienen que adaptarse a largos
períodos de sequía y de inundación. Varios criterios definen los humedales, algunos
basados en principios ecológicos y otros orientados hacia el manejo. La Convención
de los Humedales los define como extensiones de turberas, marismas y pantanos,
o cualquier otra superficie cubierta de agua, ya sea natural o artificial, temporal o
permanente, corriente o estancada, salobre, dulce o salada (incluso las aguas
marinas de profundidad menor a los seis metros en marea baja).
En los humedales, los procesos ecológicos e hidrológicos que se generan son
variados y estos dan origen a una amplia biodiversidad. Uno de los procesos
hídricos que se presenta en los humedales es la recarga de acuíferos que tiene
lugar cuando el agua desciende hasta las napas freáticas. En cuanto a las funciones
ecológicas del humedal, estos disminuyen las inundaciones y la erosión de las
costas, y aportan movilidad y retención a los nutrientes y contaminantes que
conforman las aguas.
Los humedales son hábitats de una gran diversidad biológica y, en algunos casos,
protegen a especies en peligro de extinción. Inclusive, debido al alto nivel de
producción, son hogares de numerosas poblaciones.
La conservación de los humedales también es importante para el hombre, ya que
algunas actividades humanas se sustentan gracias a estos ecosistemas. Entre las
actividades más frecuentes en estos parajes se encuentran la pesca, la recreación,
la forestación, la agricultura, el pastoreo y el turismo, entre otros. También se
caracterizan por ser un gran aporte de agua dulce, tanto para la industria como para
el consumo humano, factor que otorga a la preservación de los humedales un lugar
prioritario si se tiene en cuenta la proyección para los próximos años de escasez de
agua limpia, proveniente de ecosistemas sanos.
Hoy los humedales son considerados espacios primordiales de conservación, pero
a lo largo de la historia, algunos de estos territorios fueron drenados para recuperar
las tierras con el objetivo de generar urbanizaciones o áreas de agricultura. Estos
espacios sufren diariamente modificaciones, consecuencia de la intervención del
hombre en el ambiente al construir canales y represas, o al trabajar en zonas
cercanas a las costas de los humedales y extraer agua o incorporar nutrientes,
sedimentos o contaminantes. Es importante considerar que, dadas las
características dinámicas de los ambientes lóticos, diferentes partes del ecosistema
se ven afectadas por circunstancias producidas aguas arriba. Un resultado muy
frecuente de estos hechos es la contaminación. También, las especies migratorias
sufren los cambios de las condiciones naturales de los cursos de agua.