Sie sind auf Seite 1von 253

Crimen Oscuro

Christine Feehan
Saga Cárpatos 27
1
Página
PARA MIS LECTORES

Asegúrese de ir a christinefeehan.com/members/ para inscribirse en mi lista de anuncio de


libros privados y descargar el libro electrónico gratuito de Postres Oscuros. Únete a mi
comunidad y accede a las noticias de primera mano, entra en las discusiones de libros, haz tus
preguntas y charla conmigo. Por favor, siéntase libre de enviarme un correo electrónico a
Christine@christinefeehan.com. ¡Me encantaría saber de usted! Cada año, el último fin de
semana de febrero, me encantaría que me acompañen en mi evento anual FAN, un fin de
semana en exclusiva con un número íntimo de los lectores, con un montón de diversión,
fabulosos regalos y un tiempo maravilloso. Busque más información en fanconvention.net.
2
Página
AGRADECIMIENTOS

Con cualquier libro hay muchas personas a quienes agradecer. Gracias a Slavica Ostojic para
prestarme ayuda con las expresiones de cariño que Maksim utiliza para Blaze. Realmente
aprecio tu ayuda. En este caso, los agradecimientos habituales: Domini, por su investigación y
la ayuda; mi grupo de la hora de energía, que siempre se asegúra de que estoy trabajando al
amanecer; y por supuesto Brian Feehan, a quien puedo llamar en cualquier momento con una
lluvia de ideas, así que
3
Página
UNO
BLAZE MCGUIRE TIRÓ de su pelo rojo largo hasta la cintura en una
coleta alta en la parte posterior de la cabeza, contemplando el hecho de que
ella iba a morir esta noche, y era su propia elección. Ella iba a la guerra con
los hermanos Hallahan y su jefe mafioso. Ellos no lo sabían todavía, pero
estarían caminando derecho al infierno. Ellos pensaban que iban a tener
todo a su manera, pero estaban equivocados. Muy mal. Ella era una mujer.
Ella era joven. La despidieron como ninguna amenaza para ellos. Y ellos
estaban cometiendo un muy, muy grave error.
Su cabello no era sólo el pelo rojo, era rojo. Su pelo había sido más que del
vívido color, de un insano rojo desde el día en que nació. De ahí el nombre
que su padre le había dado, mirando hacia abajo a su hija recién nacida que
ya estaba dando problemas a los médicos que la arrastraban fuera de su
pequeño mundo seguro, pataleando y gritando hacia la luz fría, con el pelo
en llamas junto con sus pulmones, lo que debería haberles dado una idea de
lo que estaban comprando cuando asesinaron a su padre.
La mayoría de la gente no sabía cuando iba a morir, pensó, mientras aparejó
los explosivos en la puerta de entrada, una carga precisa, enviando a
cualquier persona en frente de ella hacia afuera, un pequeño golpe
expulsándola de su amado bar, esperemos que dejándola intacta.

Sin embargo, si la carga no los mataba a todos ellos antes de que llegaran
adentro, ella se protegería en el interior de la barra con el fin de llevar la
batalla a ellos. Esta noche, los cuatro hermanos Hallahan iban a venir por
ella y ella tomaría muchos de ellos como fuera posible.
Sean McGuire había sido un buen hombre. Un buen vecino. Un excelente
padre. El bar era un éxito porque tenía una reputación de ser honesta y de
que era un buen oyente, porque realmente se preocupaba por sus clientes,
4
Página

sus vecinos y en especial por su hija.


Él conocía a todos por su nombre. Se reía con ellos. Asistía a los funerales
cuando perdieron a alguien. Él los llevó a casa a salvo en la noche si bebían
demasiado. Cortó los que estaban gastando demasiado y necesitaban estar en
casa con sus familias. No era más que un buen hombre. Un hombre bueno,
que algunos mafiosos habían retirado de la barra y golpeado hasta la muerte
porque no quiso entregar su creación, el que había estado en la familia por
dos, ahora tres generaciones, a ellos.
Sean también había servido en la Marina de Estados Unidos y él sabía hacer
su camino alrededor de las armas, especialmente en la fabricación de
bombas. Era un especialista en la materia, tanto así que en realidad había
ayudado a los artificieros locales, las tres veces que había recibido sus
llamadas, porque lo que él sabía sobre explosivos, algunos otros no lo sabían
y lo que sabía, él se lo enseñó a su hija.
Blaze había recibido una educación normal y ella había amado cada minuto
de ella. Su padre dejó en claro que la amaba y que siempre estaba orgulloso
de ella y siempre había sido muy paciente con ella, pero él creía en enseñar
a su hija todo lo que él le habría enseñado a su hijo. Él fue muy paciente,
pero él no lo hizo fácil porque ella era una niña. Ella tenía la obligación de
hacer todo y aprender todo lo que sabía sobre defensa y ataque. Y ella había
absorbido la formación.

Siempre habían sido ellos dos, Sean y Blaze, después de que su madre se
fue. A decir verdad, se acordaba de su madre como una mujer
desconectada, que nunca fue feliz, eso, cuando ella se acordaba de ella, lo
que no era a menudo. Su madre se fue cuando ella tenía cuatro años. Ellas
nunca habían hecho una sola cosa juntas. Ni una. Ni siquiera podía recordar
a su madre con ella. Siempre había sido su padre.
Sean había sido un boxeador, un luchador de jaula de artes marciales mixtas
5
Página

y disfrutado del estilo de vida. Él siempre había insistido en que su hija


trabajara con él. Desde el momento en que tenía dos años. Creció viendo
boxear a su padre. Aprendio artes marciales. La lucha callejera. Ella
aprendió a caer bien y sabía todo sobre las articulaciones y los puntos de
presión. Más, Sean no había descuidado enseñarle a tomar o usar un
cuchillo. Desde luego, no había descuidado su formación cuando se trataba
de explosivos.
Más tarde, cuando tenía diez años, Emeline Masters entró en sus vidas.
Emeline vivía sobre todo en la calle, arrastrando los pies de una casa a otra,
pero sobre todo en la calle. Emeline se convirtió en un miembro de la
familia y pasó una gran cantidad de tiempo arrastrándose en la ventana del
dormitorio de Blaze desde la escalera de incendios y durmiendo en el
interior con ella. Sean fingió que no sabía. Emeline, afortunadamente, estaba
lejos de todo esto y en Europa, donde Sean le había enviado para protegerla.
Blaze la había llamado, por supuesto, pero le dijo que se quedara donde
nadie podía hacerle daño.
Blaze sonrió tristemente para sí misma mientras estableció un patrón de
rejilla en el suelo de la barra y luego hizo una pausa para mirar por la
ventana, mirando hacia la calle. Esta vez había sido buena, un barrio
decente, un lugar que había sido su hogar durante veinticuatro años. Había
crecido en el apartamento encima del bar. Era un gran edificio, justo en la
esquina, una propiedad de primera. El edificio y los otros tres a cada lado
habían estado en su familia por generaciones. Su familia había tenido buen
cuidado de ellos y nunca se vendían, ni siquiera cuando los valores de las
propiedades se habían disparado.

Sus ojos se estrecharon cuando ella volvió su atención a la delicada tarea de


fijar los cables a lo largo de la barra. Bajos. A la mitad de la pantorrilla. Del
muslo. Saltando. Ella los entrecruzo, construyendo una telaraña. Sí.
6
Página

Deberían haber averiguado todo sobre ese bebé pelirrojo cuando sacaron a
su padre de su propio bar y lo golpearon hasta la muerte. Habían roto casi
todos los huesos de su cuerpo antes de que lo mataran. Ella lo sabía, porque
el M.E. se lo había dicho.
Rabia brotó. Arremolinándose en su vientre. Profundo. Tan profundo que
sabía que nunca conseguiría sacarla. Ella sabía por qué le habían roto los
huesos. Había oído hablar de la técnica de "persuadir" de algunos de los
otros dueños de negocios. Los mafiosos querían que ellos les firmaran
entregándoles las propiedades a ellos. Su padre ya había firmado, dándole su
propiedad a ella. Ella era la dueña del bar. Habían ido detrás de la persona
equivocada. Y ahora venían por ella porque ella les había enviado una
invitación. No para entregar y salir, sino para la guerra.
Ella habría firmado entregando el bar en un santiamén, si la hubieran
llamado y le hubieran dicho que tenían a su padre. Ellos pensaron que era
importante enseñar a los negocios del vecindario una lección, lo que
querían, lo que consiguieron. Ellos no iban a conseguir lo que querían, ni
siquiera después de que la mataran. Ella se había asegurado de eso. Ellos no
tocarían a Emeline tampoco. Ellos no llegarían a dañar a la última persona
en el mundo que amaba.
Blaze apretó los dedos a los ojos para detener el ardor. No había dormido,
no en días, no desde que había llegado a casa para encontrar a su padre
desaparecido, la puerta del bar abierta y la sangre en el suelo. Ella había
estado frenética, corriendo por las calles como una loca, llamando a la
policía en varias ocasiones sólo para que le dijeran que no podían hacer
nada por veinticuatro horas, pero que enviarían a alguien. Ellos no lo habían
hecho. Se había sentado sola en el apartamento encima de la barra, con los
brazos alrededor de sus rodillas, meciéndose, tratando de decirse a sí misma
que su padre era fuerte y que sabía cómo cuidar de sí mismo, pero había
tanta sangre.
7
Página
Ella colocó un cuchillo debajo de la mesa más cercana a la escalera. Si ella
sobrevivía al ataque inicial, tendría que tener un plan de salida. Necesitaba
una plataforma a la escalera. Si llegaba al apartamento, y ella sabía que las
posibilidades eran casi nulas, podía salir a la fuga llegando hasta la ventana.
Ella hacia eso a menudo. Ella había estado haciendo eso con Emmy desde
que tenía diez años de edad. Una vez en el tejado, podía elegir cualquier
dirección. Ella también escondió un par de armas allí también.
Dos facciones de mafiosos se habían mudado al barrio, la primera y la más
brutal, llegaron un año y medio antes y eran extremadamente violentos.
Cuatro hermanos, irlandeses, por la mirada de ellos, pero Sean no los
habían conocido y conocía a cada irlandés en la ciudad, se conocían por el
nombre de Hallahan. Los cuatro eran los testaferros para uno de los señores
del crimen, con sus rostros sombríos y sus solicitudes feas, los cuatro se
apresuraban a la más brutal y extrema violencia. Y luego estaba la policía. La
policía, que había pasado las tardes siempre jugando en el bar ya veces de
día en la piscina, habían dejado de venir alrededor. Ella sabía que trabajaban
con un hombre con el nombre de Reginald Coonan. Su jefe siempre se
mantuvo en las sombras, pero le gustaba la sangre y a sus hombres les
gustaba la violencia.
Unas semanas antes, un hombre alto y muy guapo en un traje de negocios
vino por el bar y entregó una tarjeta de visita a su padre. Tenía un número
impreso en ella, nada más. El hombre tenía una voz suave y simplemente les
dijo que si necesitaban protección, llamaran a ese número y alguien vendría.
Le resultaba significativo que su padre no hubiera lanzado la tarjeta lejos, a
pesar de que ambos pensaron que este era otro señor del crimen con la
intención de tomar el territorio de Coonan de él. Sean nunca había discutido
8
Página
el incidente con ella, pero él mantuvo la tarjeta de negocios segura, justo al
lado del teléfono.

Blaze nunca había movido la tarjeta. Pero la había mirado varias veces. Ella
había hecho un poco de investigación y no había sido fácil para ella,
descubrir la identidad de cualquiera de los mafiosos. Ahora sabía de los
cuatro hermanos irlandeses. Cada uno de ellos había crecido en Chicago y
se habían trasladado a su ciudad. Eran los Hallahans, y todos eran de
estatura baja, musculosos y causaban mucho miedo. Habían llegado a la
ciudad para alejarse de donde habían crecido porque se había vuelto un
poco demasiado caliente para ellos, y ella sospechaba, que era porque
Reginald Coonan, su jefe, se había movido de Chicago también.
Ella sabía muy poco de la otra facción. El hombre que había llegado tan
silenciosamente al bar fue nombrado Tariq Asenguard. Era el dueño de un
club de baile, uno extremadamente popular en el barrio. Él era tranquilo,
sólo salía por la noche y era dueño de una finca muy grande que bordeaba el
rio. Todo el lugar estaba cercado y tenía varios acres, una puerta de entrada
y un barco. Ella no sabía de dónde había venido y todos los caminos que
había tratado para obtener más información, había sido cerrado.
Todo el mundo sabía que tenía dinero, mucho de ello. Él también era un
hombre tenebroso. Podía hacerse cargo de una habitación con sólo caminar
en ella. Tenía comentarios sobre él. La mitad de las personas que tuvieron
encuentros con él pensaban que era el diablo. La otra mitad estaba segura de
que era un santo.
Tenía un compañero. Un hombre con el nombre de Maksim Volkov, a
quien nadie conocía, ni sabían nada sobre él. Él era el socio silencioso. Era
dueño de la propiedad que bordeaba la finca de Tariq Asenguard, pero
9
Página

pocos lo habían visto. Eran socios con Asenguard en el club de baile.


Asenguard, que estaba allí con frecuencia, claramente era la cara del club,
pero pocos realmente habían visto a Volkov. Había algo en su nombre que
la hizo temblar y Blaze no era dada a creer en la fantasía.

Tariq Asenguard era sin duda un tipo duro, pero era tranquilo en cuanto a
esto. Maksim Volkov era un signo de interrogación. Ella sabía que otros
trabajaban para él, pero eso no importaba ahora. No le importaba. Ellos
habían asesinaron a su padre, por lo tanto, ella los iba a lanzar contra ellos.
Después de que ella hubiera muerto.
Metódicamente, Blaze colocó armas en toda la sala y en el bar, y luego
practico para llegar a ellas. Ella no quería dudar. Ella iba a necesitar cada
segundo que pudiera conseguir. Si nada más motivación que tomar a los
Hallahans con ella, cuando se fuera. Ella se sentía tranquila. Los nervios
vendrían después. Y luego la patada de adrenalina.
Echó un vistazo a su reloj. En el exterior, la luz comenzaba a desvanecerse.
Las farolas no se encenderían. Alguien había roto las anticuadas luces de gas
que alumbraban en las calles. Los cuatro hermanos casi siempre llegaban
por la noche. Ella sabía que no les importaba si alguien les veía la cara y
sabía quiénes eran. Todo el mundo estaba demasiado intimidado por ellos
para presentarse.
Ella simplemente no era de presentarse y testificar contra los tipos, no
cuando ella no creía ni por un momento que no habría una condena. Estos
hombres habían matado a su padre. Lo habían torturado primero y luego lo
habían matado y arrojado su cuerpo roto desde un coche en movimiento, en
frente del bar como basura, justo a sus pies. Ella no los había visto torturarlo
10

ni matar a Sean, solamente lanzar su cuerpo hacia ella.


Página
Los hermanos habían programado todo, entrando en el bar justo en el
cierre, cuando Sean estaba de pie junto a la puerta. El forense dijo que
encontró marcas de Taser, heridas punzantes, donde su padre había sido
golpeado, no por un Taser, sino por cuatro. En el momento en que lo
habían incapacitado, le había golpeado brutalmente, dejando tras de sí una
buena cantidad de sangre. Había sido Blaze quien llego a casa para
encontrar el bar desbloqueado, sangre en el suelo y su padre desaparecido.
Incluso con la sangre, la policía no había hecho nada. Se comprometieron a
enviar a alguien para tomar un informe, pero nadie apareció.

Eso no se había sorprendido. Los policías habían casi abandonado su barrio


y todo el mundo en el mismo.
Blaze miró alrededor del bar. El edificio y el bar tenían más de cien años de
edad. No entendía por qué los mafiosos respetaron algunas de las
propiedades y fueron tras otras. Sus adquisiciones parecían al azar. Había
tratado de armar un modelo, pero no podía encontrar uno. No iban tras las
empresas por lo que producían, porque después de que adquirían la
propiedad, nunca abrían el negocio otra vez. La tintorería a seis puertas
estaba cerrada. La pequeña tienda de comestibles encantadora de la esquina
opuesta permanecía cerrada, obligando a todos los residentes a salir de su
barrio para conseguir comida.
Ella hizo su camino por las escaleras, dejando un rastro de armas. Ella no
creía que alguna vez llegara a ellas, pero aún así, le habían enseñado a
planificar todas las contingencias y la vida era una de ellas. El apartamento
donde se había criado era grande. A ella le encantaba. Había estado en esta
11

casa durante toda su vida.


Página
Su casa. Su padre había hecho eso de ella. Teniéndola en cuenta a ella para
todo. Se reía mucho. Sus ojos se iluminaban cuando se reía. Tantas veces
que la había girado alrededor del piso de la sala, cantando desde la parte
superior de sus pulmones, haciéndola reír con él. Vivió la vida en grande y él
quería que hiciera lo mismo.
Sabía que su padre tenía mujeres, pero nunca las llevó a casa. Ella le
preguntó por qué no se volvió a casar un millón de veces, porque siempre
tenía miedo de que si ella encontraba a alguien él se quedaría solo y ella no
quería que su padre nunca estuviera solo. Sean simplemente le dijo que no
tenía sentido pensar en esa solución. O era la adecuado o no era nadie.
Había aprendido esa lección de la manera difícil y no había encontrado la
correcta, pero que todavía estaba buscando.

Ella siempre había querido que eso para él. Quería que alguien más lo
amara de la forma en que ella lo hacía, pero él nunca había dejado que
nadie más que Emeline entrara plenamente en sus vidas y tal vez eso fue lo
que la hizo a ella de la misma manera. Ella era anticuada, pero ella nunca se
entregó a nadie porque sabía que no era el indicado. Tal vez no era
realmente el perfecto. Lo que es correcto. Ella nunca lo sabría ahora porque
ella iba a morir esta noche.
Ella escondió una bolsa de escape, con ropa y dinero en el techo por la
escalera de incendios, escondida fuera de la vista. Dos armas más y eso fue
todo. Ella estaba más que lista para la guerra. Se puso de pie en el techo
durante unos minutos mirando a lo largo de su barrio, recordando el sonido
de la risa. Siempre había sido un murmullo de voces y el sonido de la risa.
12

Ahora todo estaba en completo silencio.


Página
Blaze suspiró e hizo su camino de regreso por las escaleras hasta el bar. Era
un hermoso bar, todo de caoba curvada. Reluciente. Madera oscura. Los
largos espejos, botellas y vasos se apilaban correctamente. Ella era un buen
camarero. Rápida. Eficiente. Llamativa. Ella podía voltear las botellas y hacer
trucos como el mejor de ellos y algunas noches sus clientes iban por eso. Su
padre siempre daba un paso atrás, moviendo la cabeza y riendo, pero sus
ojos estaban siempre vivos con orgullo en ellos.
Ella le habría empujado fuera del camino con la cadera, diciéndole, - déjame
mostrarte cómo se hace viejo, - y realizaba algunos trucos indignantes,
consiguiendo que los clientes le aplaudieran. Cuando ella hacia eso, siempre
tenían una noche espectacular. Atraía multitudes fuera de su barrio, por lo
que el bar estaba casi siempre lleno. No faltaba el dinero. Aún así, los
mafiosos que habían asesinado a su padre no estaban detrás del dinero.
Querían su casa. La propiedad. Y nunca la iban a obtener, ni siquiera
después de que ella hubiera muerto.
Ella cogió el teléfono y marcó el número de la tarjeta de visita, y después de
brazos cruzados tocó el borde de la tarjeta en la superficie de la barra
mientras esperaba que el teléfono sonara. Sólo dos timbres.

― H{blame. ― La voz era suave. Masculina. Miedosamente hermosa.


Libre de miedo. Definitivamente no era el mismo hombre que había venido
por el bar y dejó su tarjeta. Este hombre tenía un acento que no podía
colocar. Sonaba peligroso, como un hombre que no tenía que levantar la voz
para ordenar una habitación. Como la de un hombre con el que nunca,
jamás, querría cruzarse.
13

― Soy Blaze McGuire. Alguien con este número llegó hace un par de
Página

semanas atrás. Los hermanos Hallahan mataron a mi padre y van a venir por
mí. Un sobre con las escrituras de las propiedad será enviado a usted en mi
muerte. Tariq Asenguard y Maksim Volkov, lo heredarán todo. Usted
puede hacer frente a lo que queda de ellos después de esta noche.
Hubo un pequeño silencio y luego la voz le susurró al oído. Baja.
Autoritaria. ―
Como. Un. Infierno. Fuera. Sal De. Allí. Ahora.

Se quedó inmóvil, con los dedos curvados alrededor del teléfono. Sentía
cada palabra resonar a través de su cuerpo. Él era bueno, con esa voz.
Incluso a través del teléfono quería obedecerle y ella no era tan buena
obedeciendo a nadie, ni siquiera a Sean a veces.
― No puedo hacer eso, ― dijo en voz baja. ― Voy a morir esta noche y
van a pagar. Si no consiguen el interior, y yo me he ido, tenga cuidado. Todo
el bar está amañado para explotar. Un paso en falso y estás muerto. En el
sobre que recibirás, esta la manera de desarmar todo. Para que usted pueda
caminar con seguridad y qué evitar. Como llegar a través del laberinto.
― Blaze. Sal. Ahora.

Dijo su nombre como si él la conociera. Íntimamente. Como si tuviera el


derecho de estar preocupado por ella. De protegerla. Como si ella le
perteneciera. Blaze era un nombre que, con ella, no sonaba femenino. Él lo
hizo de esa manera, su acento acariciando el nombre, por lo que esto fue
algo totalmente diferente.

Su lengua tocó su labio superior. Se quedó sin aliento en sus pulmones. Ella
14

tuvo que luchar contra la fuerza de su voz.


Página
― Usted no entiende, ― dijo en voz baja. ― Y usted no necesita
hacerlo. Tengo
que hacer esto. Ellos no van a salirse con la suya.

― No, cariño, no lo har{n, pero esto no es la manera de hacerlo. Sal de


allí y espera
por nosotros. Estamos en camino.

La forma en que su voz se movió sobre su cuerpo, acariciando como una


agasajo, áspera como una lengua, y aún así ordenó, enviando un escalofrío
por su espalda. Más que nada quería obedecerlo. No porque ella tuviera
miedo de morir, sino porque la nota de mando en su voz estaba afectándola
de manera que no entendía.
― No va a pasar, ― susurró ella, con el corazón acelerado. Tenía la
sensación de que estaba en marcha y que se movía r{pido. ― Mataron a mi
padre.
― Lo sé, mea draga. ― Su voz era aún m{s suave. M{s convincente.
Desplazándose dentro de su mente para que ella sintiera el calor donde
había oscuridad y frío. Donde había rabia. Cuando ella tenía que mantener
una bodega de esa rabia y no permitir que lo que estuviera en su voz lograra
calentar ese frío.
― Vamos a manejar esto para usted y estos hombres pagaran. Llega a la
seguridad. Estamos en camino.
Ella apretó la mano con fuerza a su corazón. Le latía demasiado rápido.
Golpeando. Su boca se había secado. Aún le dolía la cabeza, como si fuera
porque lo estaba desafiando, su cuerpo físico protestó. No tenía sentido para
ella. Siempre había sido una persona fuerte, capaz de hacer frente a
15

cualquiera. No quería hablar con él nunca más, pero no podía lograr que sus
Página

dedos soltaran el teléfono. Ella se quedó allí, una cadera a la barra, ya que la
estaba sosteniendo. Su cuerpo se estremeció cuando ella no había ni
temblando frente a una muerte segura.

― Yo<yo...― Ella se encontró tartamudeando. Todo lo que tenía que


hacer era
poner el teléfono, pero no podía. Sus dedos estaban cerrados alrededor.

― Usted no quiere que su hermoso bar, explote todo al infierno, ― su


voz seguía susurrarle al oído. ― Nuestro camino es mucho mejor. Usted
seguir{ teniendo su propiedad. Su hogar. El barrio se deshará de un par más
de monstruos.
Tan suave. Así íntimo. Como si estuvieran en la cama juntos. Enredados.
Brazos y piernas. Casi podía sentir como se movía en ella. Era algo íntimo. Y
no podía dejar caer el teléfono. Ella debería hacerlo. Pero ella no podía.
Estaba fascinada por su voz. Ella miró por la ventana grande que ocupaba
casi la totalidad de la pared. En el otro lado de la ventana había barras de
hierro gruesas. Ella había llorado cuando habían tenido que instalarlas.
Había vivido allí la mayor parte de su vida en completa libertad y luego
alguien en algún lugar tomó la decisión de arruinar su barrio.
― La gente est{ muriendo.

― Lo sé, mea draga. Vamos a detenerlos, pero d{ndoles su vida les est{
dando una
nueva victoria.

― Mataron a mi padre. ― Las palabras se separaron de ella. No había


16

llorado. Ella se había negado a llorar, ni siquiera cuando le había dicho a


Página

Emeline. No fue sino hasta después. No hasta que los hombres que lo
mataron estuvieran muertos. ― Le rompieron en pedazos y luego lo
mataron.
― Lo sé, mea Inima, ― susurró.

No tenía idea de qué idioma hablaba, sólo que él hablaba con el acento más
íntimo posible. Ella no se atrevió a mirar fuera de la ventana o a cerrar los
ojos. Para mantener su voz lejos de ella. Deseando haberlo conocido antes
de que ella tuviera una piedra dentro. Antes de que su fuego ardiente se
hubiera convertido en un incendio forestal quemando fuera de control, por
venganza.

― Vamos a manejar esto. Es lo que hacemos.

― Después. ― Ella levantó la barbilla. Enderezó los hombros. ― Tú los


manejaras después. Obligó a sus dedos a aflojar su apretón de muerte en el
teléfono. Su voz era tan fascinante, tan hipnótica, que casi podía creer que
era un hechicero oscuro, empeñado en controlarla a través de su sola voz.
Pero ella no era dada a la fantasía. Ella se había planteado hacer frente a
cualquier problema, y el asesinato de su padre era personal. ―Después, ―
susurró de nuevo. ― Usted tratara con ellos después.
― Espera. Blaze. Espérame.

Su voz. Esa voz. Parecía estar dentro de ella. En el interior de su cabeza.


Acariciándole desde adentro hacia afuera. Ella siempre había confiado en
ella o en su padre. Sean le había enseñado eso. A no entregar fácil su
confianza. Pero su voz y la forma en que parecía estar dentro de su cabeza la
hacían sentir como si sin él, ella no fuera Blaze más. Como si ella fuera a la
17

deriva.
Página
― Por lo menos haz eso por mí. Ve arriba al apartamento. Estaré allí
afuera en cuatro minutos. Podemos tratar con ellos juntos. Usted vaya arriba.
Vendré a ti desde el techo después de que nos deshagamos de ellos y vamos
a hacer un plan. Juntos.
Blaze cerró los ojos y obligó a sus dedos entumecidos a trabajar. Ella colgó.
En el momento en que lo hizo, se sintió enferma. Más, le dolió la cabeza.
No un poco, sino fuerte, como si al colgar, algo dentro de ella se hubiera
quedado atrás y salieran pequeños martillos neumáticos a dispararle en el
cráneo. Ella se llevó una mano al vientre con nudos y cogió una de las
pistolas que tenía en el bar. Su mano temblaba y eso la sorprendió.
Tenía la determinación absoluta de hacer esto, cuando decidió hacer justicia
a los asesinos de su padre. Por supuesto, ella tenía miedo. Nadie quería
morir. Pero ella estaba decidida y totalmente comprometida con su causa.
Sin embargo, su mano temblaba cuando nunca lo había hecho antes. Eso era
por lo mucho que su voz la había sacudido.
El fuego lento se acurruco en el fondo de su estómago y un pequeño
escalofrío le recorrió la espalda. Le hubiera gustado haber conocido al
dueño de esa voz. Una vez más pensó, o tal vez no. Ella hablaba con los
hombres todo el tiempo, pero la barra los separaba. Podía reír y coquetear,
sabiendo que esa era una frontera que nadie cruzaría. Su voz la había
cruzado.
Pasó revista a su arma y volvió su atención hacia la ventana cubierta del bar.
Ella vio el destello de los faros cuando el coche corrió por la calle hacia su
propiedad y ella supo al instante que eran ellos, los Hallahans. Habían
llegado. Reinstaló su estómago. La adrenalina comenzó a bombear. Ella
tomó unas cuantas respiraciones profundas cuando el gran SUV se estrelló
contra la acera y paró en seco. Las cuatro puertas se abrieron y los hombres
18

se bajaron.
Página
Podía verlos a todos con claridad, incluso en la luz menguante, porque ella
había cambiado las bombillas, afuera del bar para iluminar la acera. Ella
había usado una bombilla de alta potencia, sin preocuparse de lo que le
costaría la electricidad. Ella no iba a estar para pagarla. Ella les estudió, estos
hombres, no un monstruo, habían llevado a su padre a la muerte. Ellos
habían roto sus huesos a propósito para torturarlo. Podrían haberla llamado
a ella, pero no lo habían hecho. Disfrutaron de hacerle daño.
Ella no apartó la vista de la ventana, observando como caminaban por la
acera, moviéndose con confianza, sus grandes marcos fornidos, rosando uno
al otro mientras se movían juntos para acercarse al bar.
Todo quedó en silencio. Tiempo del túnel, que a menudo sentía cuando
una pelea estaba cerca. Su atención se centró en la puerta. Ella se dio cuenta
de los latidos de su corazón. Cada latido separado. Cada pulso. El flujo y
reflujo de la sangre, ya que se apresuraba a través de sus venas. Todo a su
alrededor se quedó inmóvil. Completamente inmóvil. No oyó los insectos.
No oyó el tráfico. No hubo pasos sólidos cuando los hombres con sus botas
con punta de acero se acercaron. Sólo estaba Blaze y la pistola en su mano.
Su mano era firme como una roca ahora y ella respiró lento, mirando por la
ventana, manteniendo un ojo en la manija de la puerta del bar. Si la tocaban,
si abrían la puerta, sería como activar la carga.
Sin previo aviso, los Hallahans retrocedieron, moviéndose hacia su coche,
los cuatro. Blaze dio un paso adelante, su cuerpo golpeando el travesaño.
Ella negó con la cabeza. No podía salir. Ella se movió rápidamente
alrededor de la barra y se detuvo en seco, mirando a la telaraña de cableado.
La habitación entera era una trampa. Tendría que pasar una hora
desmantelando todo. ¿Qué les había alertado? Ni siquiera habían llegado
cerca de la entrada. Maldita Sea. Maldita Sea. Maldita Sea.
19
Página
DOS
MALDICIENDO, BLAZE SE precipitó por las escaleras con la
automática acunada en sus brazos. Corrió por el apartamento hacia la
escalera de incendios. Arrojando el arma a su espalda, subió rápido y llegó a
la azotea antes de que el SUV con los Hallahan, hiciera su camino por la
calle. Se movían rápido, pero aún así, mientras se inclinaba a lo largo de la
pared de cemento grueso que formaba la barandilla, contó cuatro de ellos en
el interior del vehículo. Cerró los ojos un instante. Iba a tener que llevar la
lucha a ellos, en su propio terreno. Nunca era una buena idea. Mientras
tanto, no podía dejar su bar lleno de explosivos. Si de alguna manera,
alguien inocentemente encontraba un punto de entrada, podría ser muy
malo. Ella se apoyó en la pared bajando lentamente, sacando la pistola de su
cuello. Toda esa preparación y ahora tendría que empezar de nuevo. Ella
sabía donde se esconderían los Hallahans.
Eran dueños de un club de striptease, a unas pocas cuadras. Bueno, ellos no
lo tenían. Su jefe lo poseía. El hombre sin rostro que se hacía llamar
Reginald Coonan. No había fotos de Coonan. Ninguna en absoluto. Era
dueño de una cantidad significativa de propiedades en su vecindario, así
como de algunos edificios entre su barrio y aquel en el que se encontraba el
club de striptease.

No había propiedades en las zonas residenciales que figuraran como


pertenecientes a cualquiera de los Hallahans o a Reginald Coonan, lo que
significaba que iba a tener que trabajar mucho más duro para llegar a ellos.
Tendría que comenzar con el club de propiedad de Coonan, pero no tenía
ni idea de en donde realmente vivían. Murmuró un poco más de
maldiciones y siguió mirando por la calle vacía. Nada se movía.
20

― Maldita sea, ― dijo en voz alta mientras se volvía hacia la escalera de


Página

incendios para subir de nuevo a su entrada del apartamento. "Sólo maldita


sea." El ir a la guarida de los mafiosos, sería realmente peligroso y exigiría
completamente diferentes tácticas. Ella no quería que nadie inocente fuera
dañado, especialmente los bailarines y los empleados del club. No podía
imaginar que los Hallahans trataran a las strippers con respeto y que les
importara si los bailarines eran atrapados en un fuego cruzado. Quitó el
cargador de su arma y lo arrojó sobre la mesa de la cocina. Ella tenía los
planos del club. Ni siquiera había sido tan difícil conseguirlos. Había un
apartamento sobre él, como el que ella tenía encima de su club, pero no se
quedaban allí. Sólo lo utilizaban para llevar a sus mujeres. Así que
¿dónde residirían los Hallahans realmente? Tendría que hacer un poco de
vigilancia y seguirlos, encontrar una manera de llevar la guerra a ellos sin
poner en peligro a inocentes. Con resignación, Blaze empezó a bajar las
escaleras hacia la barra. Ella tenía mucho trabajo que hacer para eliminar
todas las trampas y explosivos que había amañado. Recogió las armas que
había colocado en la curva de la escalera y se dirigió a la barra.
Ella había dado dos pasos cuando unos brazos llegaron a su alrededor, las
grandes manos del hombre eliminando las armas de fuego. Blaze se dio la
vuelta, con las manos hacia arriba, lista para defenderse, con el corazón
latiendo salvajemente, sorprendida de que alguien hubiera podido penetrar
en el bar sin volarlo por los aires. Sorprendida de que no hubiera escuchado
ni un sonido, o detectado una presencia.

El hombre frente a ella estaba ya una distancia, y ella no había visto ni oído
que se moviera. Estaba completamente inmóvil, con los brazos relajados a
los lados, las armas libremente en sus manos. Ella respiró, sabiendo, sin que
él hablara, exactamente quién era. Este hombre tenía que ser el socio
21

silencioso de Tariq Asenguard. Nunca había visto a un hombre más guapo,


Página

no en el sentido tradicional de guapo. Era demasiado duro para eso. Pero


era, sin duda, sexy y todo masculino. Sus hombros eran amplios. Su pelo era
tan negro como la noche y largo. Él lo tenía recogido y asegurado detrás de
la cabeza. Eso no fue el motivo por el qué dio un paso atrás. Lejos de él. Ella
no era un cobarde. Ella realmente no lo era. Pero este hombre no era
peligroso. Era aterrador. Sus ojos eran absolutamente los más fríos ojos
negros, que jamás había visto en su vida. No había ninguna expresión en su
cara en absoluto. Él era distante. Extraído. Frío como hielo. Su mirada se
movió sobre ella y dejó atrás un escalofrío. No se perdió nada. Se tomó su
tiempo, todavía, sin mover un músculo, sin embargo, trasmitiendo la
disposición de hacer frente a cualquier cosa. Con ninguna expresión. Ella
sabía que él no era en lo más mínimo como los Hallahans, que disfrutaban
de la violencia. Este hombre no disfrutaba de nada en absoluto. Él estaba
demasiado alejado de todo. Demasiado retirado de la humanidad. No
parecía capaz de sentir emociones. Él iba a explotar en violencia, pero iba a
hacer todo sin el más mínimo atisbo de sentimiento.
El tiempo pareció correr más lento. Como en un túnel. Blaze no pudo
respirar por un momento, dando otro paso de retroceso hacia el bar. Dejó
que su mirada recorriera, sólo por un momento, la habitación. La rejilla se
había ido. Algo que le llevaría una hora o algo así extraer, este hombre lo
había hecho en cuestión de minutos. ¿Cómo había llegado?, ella no tenía ni
idea. Ella había cometido un terrible error al elegir a Maksim Volkov y
Tariq Asenguard como aliados. Les había dicho acerca de la donación que
les había hecho de la propiedad cuando muriera. Los Hallahans se habían
vuelto y se habían ido sin siquiera disparar un arma.

¿Estaban las dos facciones de mafiosos realmente aliados, trabajando el


barrio? Ella sabía que su pareja estaba cerca, allí mismo, en la habitación. Lo
22

podía sentir, pero él estaba en algún lugar detrás de ella. Esperaba que no
Página

muy cerca. El arma estaba grapada bajo el borde de la barra. Sólo tenía que
llegar a ella. No podrían haber limpiado todas las armas, no cuando tuvieron
que desmantelar los explosivos que había amañado por toda la habitación.
― No lo intentes, ― dijo en voz baja cuando vio que ella se movía. Ella
hizo caso omiso de la compulsión de dejar que sus palabras la gobernaran, y,
afortunadamente ya en movimiento, buceo sobre la barra en un rollo de
aikido, rasgando el arma de la cinta por debajo del borde de la barra. Sintió
el golpe sólido de las acciones en la palma; sus dedos se cerraron alrededor
de ella, y luego la muñeca fue capturada en un puño tan fuerte que no podía
soltar el arma, pero ella no podía usarla, tampoco. Él cubrió su brazo sobre
el pecho, el cañón de la pistola dirigido lejos de él. Ella lo olió. Todo
hombre. Él olía bien. Demasiado bueno. Se sentía como una roca, duro e
inflexible, como si en vez de piel llevara armadura. Instintivamente ella
contuvo el aliento, con miedo a tomar nada de él en su cuerpo.
― Yo no quiero hacerte daño, Blaze, ― dijo, con la boca contra su oído.
― Tú sabes claramente lo que estás haciendo y no puedo correr ningún
riesgo. Suelta el arma para mí. ― Allí estaba otra vez-esa necesidad de
obedecerle. Apenas obedeció a su propio padre. ¿Por qué sentía esa
necesidad de hacer lo que este hombre le decía?, simplemente por el bajo
sonido, muy suave de su voz, ella no lo sabía, pero no podía dejar que eso la
detuviera. Si ella se detenía, aunque fuera por un momento, tendría que
enfrentarse a la vista del cuerpo de su padre, sangriento y roto, expulsado
de un coche en movimiento para rodar a la acera y venir a descansar allí
junto a la puerta del bar, derecho a sus pies.

Reflexivamente sus dedos se apretaron en acción, y ella trató de cambiar su


peso corporal con el fin de utilizar su peso contra él. No pudo conseguir que
él se moviera. Él no cambió, ni siquiera cuando ella lo hizo. Sus dedos no se
23

movían. No vaciló. Él no parecía siquiera tomar un respiro. No estaba del


Página

todo segura de que fuera un ser humano. Estaba demasiado quieto.


Demasiado confiado. Demasiado fácil anticipando cada movimiento suyo, y
ella estaba muy bien entrenada.
― Blaze. ― Un millón de mariposas alzaron el vuelo en su estómago.
Eso nunca le había ocurrido a ella antes. Nunca. Ella no tenía mariposas.
Ella no reaccionaba físicamente a los hombres. Especialmente no
reaccionaba cuando el hombre era un enemigo y el cuerpo de su padre
apenas había sido puesto en el suelo. Sin embargo, ella asintió lentamente
porque no tenía otra opción. Uno de los brazos, sintiéndose como una barra
de hierro, estaba alrededor de su vientre, y él la sostuvo allí, inmóvil. Ella
asintió de nuevo. Tragando. Tratando de conseguir que su cerebro pensara
más allá de sentirse como un cautivo, inmóvil, y llegar a un plan de acción.
Tratando de no sentir como su cuerpo se sentía contra el de ella. No quería
ser consciente de sí misma como mujer y él como hombre.
― Suéltame, ― dijo entre dientes. Ella mantuvo su voz baja también,
pero no salió
como una orden, de la forma en que quería. Ella sonó temblorosa. Débil.

― Suelta el arma para mí y voy a dar un paso atr{s. No voy a hacerte


daño. Tampoco Tariq. Vinimos a ayudarte. Tú nos llamaste, ¿recuerdas? ―
Ella relajó sus dedos, lo que le permitió tomar el arma de su mano. La barra
de hierro desapareció de alrededor de su vientre, y él se había ido,
moviéndose tan silenciosamente que no lo escuchó, pero ella sabía que él ya
no estaba pegado a ella. Había tomado todo el calor con él.
― No recuerdo pedir que vinieran aquí, hasta después, ― le recordó. Se
dio la vuelta, permitiendo que su mirada barriera el bar. Ella vio al otro.
Tariq Asenguard. Su corazón se aceleró aún más, si eso era posible. Se veía
tan remoto como su compañero. Ella pensaba que el propietario de un club
24

nocturno sería
Página
todo sobre diversión y pasión. Estos dos hombres eran helados. ― De
hecho, he
cambiado totalmente de pensamiento y me gustaría mucho que se fueran.

― Soy Tariq Asenguard, ― el de su izquierda se presentó. Él hizo un


gesto con la mano hacia el otro, el que tenía la voz hipnotizante. ― Este es
Maksim Volkov. Sentimos mucho lo de tu padre. Él era un buen hombre.
― Ella hizo una mueca. Ella no podía hablar de su padre. No podía pensar
en él. Si lo hacía, se caería totalmente a pedazos, y los hombres que lo
habían asesinado se saldrian con la suya, al igual que se salieron asesinando a
los demás.
― Señor, ehh, Asenguard, aprecio tanto que llegara aquí tan rápido, pero
los Hallahans dieron media vuelta y se echaron a correr. Ahora voy a tener
que llevar la lucha a ellos. . . ― Maksim cambió de posición, y su mirada
saltó a su cara. Su expresión no había cambiado, pero la emoción brilló en
sus ojos. Algo peligroso se movió allí y luego se había ido. Estaba de nuevo
en hielo frío. No, frío glaciar. Pero su cambio, tan pequeño como fue, le
había acercado a ella. Podía sentir su calor de nuevo. No en el buen sentido.
Él era absolutamente inexpresivo, pero sintió la furia que irradiaba de él,
aspirando el aire de la habitación y reemplazándolo con algo pesado y
opresivo.
Ella dio un paso atrás y chocó con el bar. Dio un paso hacia ella y su paso
fue mucho más largo que el de ella. Él estaba en su espacio. Ambos brazos
extendidos para apoderarse de la barra a cada lado de ella, con eficacia
enjaul{ndola. ―
25

¿Estás tratando de que te maten? ¿Era ese tu objetivo final aquí? ― Mordió
Página

las palabras hacia afuera a través de sus dientes blancos. Muy blancos. Se
encontró mirando su boca. A esos dientes. Fuertes. Derechos. Pero no
perfectos, no cuando dos de ellos llegaron casi un punto más y se vieron
agudos. El corazón le saltó a la vista de su boca. Sensual. Caliente. Labios
definidos. Nariz recta. Aristocrática. Sin embargo, esos ojos, tan fríos. Casi
negros. Un glaciar denso que nunca había sido tocado.

― Por supuesto que no. ― Se las arregló para no tartamudear, pero él


estaba demasiado cerca. Su calor corporal se filtró en sus poros. Su aroma se
arremolinaba en sus pulmones. Contuvo el aliento, tratando
desesperadamente de evitar la inhalación de él. Él estaba invadiéndola.
Tomando su determinación.
― Tú. Lo. Haces. ― Mordió las palabras alrededor de sus hermosos
dientes apretados. Ella abrió la boca para protestar y luego la cerró.
Amanecer de luz. ¿Ella estaba haciéndolo? Se sentía culpable por no haber
estado en casa. Se sentía culpable de que su padre hubiera firmado las
escrituras de propiedad transfiriéndosela a ella. Su nombre había estado en
ellas desde que nació, pero las había trasferido en su vigésimo primer
cumpleaños.
― Yo estaba fuera esa noche. Era mi turno, pero había una clase que
quería tomar en trucos de barra. Jimmy Mason estaba enseñando la clase y
él es un maestro reconocido. Yo pensé que era una oportunidad única en la
vida. . . ― Se interrumpió, dándose cuenta de que estaba dándole
impulsivamente información privada a personas totalmente desconocidas.
Peor aún, algo dentro de ella estaba cambiando. Rompiendose aparte. No
podía dejar que eso sucediera. No podía pensar en la terrible noche de
espera. De saber. De guardar la esperanza. De absoluta desesperación.
Había estado tan desesperada, que había conducido al club de striptease,
26

pero los Hallahans no estaban allí. O si lo estaban, nadie se lo había dicho.


Página
― Inim mea, ― dijo Maksim suavemente. Su mano se acercó para
deslizarse por su mejilla. ― Lamento lo de tu padre. Él era un buen
hombre. Est{bamos fuera de la ciudad. En el momento en que llamó,
est{bamos en movimiento. ― Las yemas de sus dedos, susurros suaves,
trazados sobre su alto pómulo y luego se extendieron hasta la curva de su
mandíbula como si estuviera memorizándola a ella. ― Estos hombres van a
ser aniquilados. Pero no por ti. Vamos a manejar esto.
― Su voz se deslizó dentro de su mente. Con cuidado. Así en voz baja.
Casi como si no existiera, pero aún así ella sentía la compulsión de
obedecerle. De darle lo que quería. Sin embargo, negó con la cabeza con
decisión.

― Es demasiado tarde para eso. Lo asesinaron y luego lo arrojaron fuera


de un coche en movimiento como si fuera basura, directo a mis pies. Tengo
que hacer esto. No tienes que entenderlo, pero espero que lo hagas. ― Las
chicas buenas no traman venganzas. Ni lo hacían llenando la plataforma de
un bar de explosivos y escondiendo armas de un extremo de la barra al
siguiente. Las chicas guapas hacían lo que se les decía. Ella no había nacido
bonita. Ella no se había criado agradable. Ella no se sentía bien. A Blaze no
le gustaba el hecho de que estaba mostrándole a este hermoso hombre justo
lo que estaba en su interior. Ella sabía lo que él veía, veía la necesidad de
venganza y su resolución de llevar la lucha a los Hallahans. Ella se cerró a
toda reacción hacia este hombre. No iba a pensar en él o a soñar con él o a
fantasear. No le importaba si pensaba que era la peor persona sobre la faz de
la tierra. Y a ella no le importaba si él no la entendía. Sólo importaba que
ella lo hiciera.
― Entonces lo haremos juntos. No puedes hacerlos caer sola, y creo que
27

lo sabes.
Página
― La yema del pulgar se movió a su labio inferior. ― Lo haremos
inteligentemente y lo haremos bien. La voladura de su bar no es la manera
correcta de hacerlo, Blaze. ― Si ella no iba a sobrevivir, lo era. Pero vivir. . .
eso significaba conservar el bar y su casa. Eso significaba enfrentarse al
hecho de que su padre estaba muerto y que era culpable porque ella había
insistido en ir a tomar esa clase "cool" de Jimmy Mason de hacer trucos
mientras preparaba las bebidas. Su padre era pasado de moda, pero había
estado de acuerdo con su aprendizaje, ya que había tenido diversión
viéndola voltear las botellas en el aire y haciendo malabarismos con ellas de
ida y vuelta. Lo había hecho por ella. Había tomado su turno, por ella.

― Blaze. ― Ahí estaba de nuevo. Sólo su nombre. Pero la forma en que


lo dijo, era como si supiera lo que estaba pensando y él la consolaba. ―
Tienes que saber que habrían encontrado una manera de llevarse a tu padre
sin importar dónde o cuándo lo hicieran. El ataque no fue de ninguna
manera aleatorio. ― No podía pensar en eso todavía. Su roto, cuerpo
ensangrentado. Volvió la cabeza lejos de sus fríos ojos negros. Ojos tan
negros que sintió que podía ver todo el camino hasta lo más profundo de
ella, y ella no se atrevió a mirarlos. No entendía por qué estaba tan atraída
por él. Si era el hombre o la voz. Sobre todo ahora.
― Lo sé. Ellos quieren la propiedad, pero no entiendo por qué.
Cerraron las empresas en el momento que adquirieron los edificios. ¿Cuál
es el punto de ello? Ellos no est{n haciendo ningún dinero con las empresas,
― dijo Blaze. Tariq se acercó y cuando lo hizo, Maksim dejó caer las manos
a los costados, pero no salió del espacio de Blaze. En todo caso, él dio un
paso más cerca para que su cuerpo rozara el de ella, girando mientras lo
hacía para enfrentar a su pareja. Blaze pensó que podría ser el momento
28

oportuno para tratar de deslizarse lejos de él y del bar, pero él pasó un brazo
Página

alrededor de su vientre y metió su frente contra su costado. Posesivamente.


Protectoramente. No había duda del gesto. Ni siquiera para ella cuando no
sabía nada acerca de los hombres. Él estaba reclamándola. Ningún hombre
había hecho eso antes. Nadie se había atrevido a ello. Ella se opuso a eso.
Ella no respondía a ello. Al menos no hasta que había oído su voz en el
teléfono. No hasta que estuvo tan cerca de ella que con cada aliento que
tomó, ella tiró de él profundamente en sus pulmones. No sólo era
consciente de Maksim Volkov como hombre, sino que de pronto fue
consciente de sí misma como mujer. Su cuerpo, en lugar de ser el cuerpo
que había entrenado para el combate desde su segundo cumpleaños, era
suave y flexible. Necesitado. Hambriento. Adolorido. Sus pechos dolían.
Había un pálpito entre sus piernas, y ella sintió cada latido del pulso en su
núcleo más sensible. Justo ahí.
― Yo voy a hacer otro barrido del club, ― dijo Tariq, ignorando el
lenguaje corporal de Maksim. ― Llévala al piso de arriba y acomódala.
Todavía tenemos que realizar un seguimiento de los Hallahans esta noche.
― Ella envió al hombre un ceño fruncido.
― Yo voy tras ellos, no tú. Nadie m{s est{ cazando los hombres que
mataron a mi padre. No, a menos que esta muerta. Ese era el punto de la
llamada de teléfono, para informarle sobre los hechos, así que espero que si
fallo, ustedes tomen el relevo.
― Tus planes van a tener que cambiar, Blaze. ― Fue Maksim quien
contestó, no Tariq, y su voz era la suave orden que reconoció de su llamada
telefónica. No había duda de que había sido Maksim quien contestó el
teléfono. Se encontró temblando, dedos helados viajando por su espalda. Él
no era un hombre para cruzarse. Ella entendía eso. Ella entendía que
ninguno de los dos quería que ella matara a los Hallahans.
Enderezó los hombros y levantó la mirada hacia Maksim. Se obligó a mirar
29

ese par de glaciares. ― ¿Hay alguna razón por la que no quieres que los
Página

mate? ¿Son ustedes aliados o algo, en la toma de control de la zona? ― No


le importaba sisonaba melodramática o como si estuviera citando un verso
de una mala película mafiosa. Ella necesitaba saber. Tariq no le hizo caso.
Se volvió de espaldas a ella y comenzó un camino lento por la barra. Tenía
la sensación de que había perdido interés en ella y en la conversación.
Estaba totalmente concentrado en lo que estaba haciendo y ella no podía ver
que estuviera haciendo mucho. Los dedos de Maksim se asentaron
alrededor de sus bíceps. Amables. Apenas allí. Aun así, se sentía
encadenada, y la parte salvaje de ella quería luchar.
― No lo hagas, ― dijo en voz baja. ― Si luchas contra mí, no ganaras y
entonces tendrás miedo de mí. ― Él tiró suavemente de ella y dio un paso
hacia las escaleras.

― ¿Lees mentes? ― Ella estaba bromeando, por supuesto. Era evidente


que ella no tenía una cara de póquer, y podía leer todo lo que estaba
pensando. Ella se fue con él porque era la menor línea de resistencia. Si él
pensaba que estaba cooperando con él, entonces él desaparecería y ella
podía hacer lo que quería hacer.
― Sí. ― Ella lo miró mientras se movían por las escaleras hacia el
apartamento. Su expresión no había cambiado, ni siquiera cuando, bromeó.
No creía que fuera lo suficientemente humano para bromear y eso la
sorprendió. Él todavía parecía tan remoto y tan frío como lo había hecho la
primera vez que había puesto los ojos en él.
― Apuesto a que puedes jugar al póquer, ― murmuró ella, molesta.

― Me gusta el juego de vez en cuando.

― ¿Y ganas? ― Distrayéndolo. Se inclinó para recuperar un arma que


30

había deslizado entre las espigas adornadas de la barandilla. En el momento


Página

en que sus dedos se cerraron sobre la culata, su mano se envolvió


firmemente alrededor de ella. Su cuerpo cubrió el de ella, la empujó hacia
abajo de manera que no podía enderezarse. No se había dado cuenta de que
era un hombre grande. Estaba tan bien proporcionado, que no había sido
capaz de decir que era tan alto, o que él era tan enormemente fuerte.
Envuelto alrededor de ella como él estaba, sintió los músculos de su cuerpo.
La sensación era como estar envuelta en acero. No había forma de moverse.
― Relajate, ― dijo ella, obligando a la tensión a salir de su cuerpo. ―
Estaba recuperando el arma para no dejarla a la intemperie.― Su brazo
bloqueado alrededor de su vientre como un tornillo de banco. La arrastró
en posición vertical mientras le quitaba el arma de su mano.

― No sólo puedo leer mentes, escucho mentiras. No me conoces


todavía, así que no hay confianza entre nosotros, pero sabrás que no me
gustan las mentiras. Sobre todo viniendo de ti. ― Él estaba diciendo algo
importante, pero no estaba segura de lo que era. Su declaración no era sólo
sobre la mentira. Ella dejó escapar el aliento y trató de no sentir su cuerpo.
Se obligó a no reaccionar. No entendía por qué su cuerpo lo había elegido.
¿Por qué sus músculos eran suaves y su sangre estaba caliente cuando estaba
tan cerca de él.
― Puedo oír los latidos de tu corazón, ― dijo en voz baja. ― Puedo
verlo, aquí mismo. ― Él tocó su pulso en el lado de su cuello. Todo lo que
Blaze podía hacer era no tirarse de lejos de su toque. La yema del pulgar se
sentía como una marca sobre su piel. Ella era consciente de que su corazón
latía con fuerza, corrió parejo. Su respiración se sentía entrecortada y
dificultosa, atrapada en sus pulmones a pesar de su determinación de
permanecer impasible a él. Ella se quedó muy quieta.
― Por favor, no me toques.
31
Página
― No te estoy haciendo daño. ― Ella se negó rotundamente a mirarlo.
Ella no
quería estar a solas con él en su apartamento.

― Lo sé.

― Yo no voy a hacerte daño. Te doy mi palabra de que te protegeré con


mi vida ― Cerró los ojos un instante.; su corazón se sacudió con fuerza en el
pecho. El estómago realizó un rollo lento, y en el interior donde ni siquiera
debería reconocerlo, ella lo sentía y hubo una reacción, una filtración
caliente de líquido, un apretón que le recordaba que era una mujer y él era
un muy, muy atractivo hombre. Se refería a esa promesa. Trató de decirse a
sí misma que este extraño estaba jugando con ella por alguna agenda propia,
pero lo sabía mejor. No entendía lo que estaba pasando, o por qué ella
estaba tan atraída por él, pero tenía la terrible tentación de volver su cuerpo
plenamente hacia él y envolver sus brazos alrededor de él.

Intelectualmente, sabía que la situación era intensa. Había esperado morir.


Ella había planeado morir. Acababa de enterrar a su padre. Sólo unos días
antes, su cadáver roto había sido arrojado a sus pies. Ella podía entender por
qué se sentía sola y vulnerable, incluso necesitada, cuando no era una
persona así. La mano de Maksim se trasladó a la parte baja de la espalda y le
instó a continuar subiendo las escaleras hasta el apartamento.
― Me doy cuenta de que es difícil esperar, mea inim. Los Hallahans
tienen un maestro. Aquel que los envía a sus mandados y decide quién vivirá
y quién morirá. Y ellos son sus títeres. Tenemos que encontrar el hombre
detr{s de ellos. ― Ella tropezó en la puerta, y sus manos la estabilizaron.
32

― Tengo que ir tras ellos. ― Ella sonaba tan desesperada como se


Página

sentía. Sabía que ella lo hacía. Pero si se detenía, si tenía tiempo para
sentarse y el procesar, tenía que hacer frente a la muerte de su padre. No
podía hacer eso. Ella simplemente no podía. Maksim alcanzó alrededor de
ella y abrió la puerta para que ella, entrara a su apartamento.
― Vamos a seguirlos. Lo haremos. Pero hay que estar en su juego, no en
duelo y a punto de morir. Dispuesta a morir. ― Él cerró la puerta detr{s de
ellos, encerrándolos juntos dentro de su apartamento. Se sentía íntimo. En el
momento en que la puerta se cerró, Maksim cambió de posición. Se deslizó.
O el piso se movía. Sin embargo lo había hecho, ella no llegó a ver que se
moviera. De repente él estaba de pie frente a ella. Cerca. Los dedos de la
mano se cerraron alrededor de la nuca de su cuello y se inclinó aún más
cerca.
― Tú no vas a morir, Blaze. Me ocuparé de eso. Si tienes la intención de
ser parte de esta caza, decídete a eso. Debido. A Que. Tu. No. Estas.
Yendo. A. Morir.
33
Página
TRES
CUANDO UN VARÓN humano esperaba por años para encontrar la
mujer correcta, y él la encontraba, la cuidaba lo mejor que podía y la trataba
bien. Cuando un hombre de los Cárpatos había esperado durante siglos para
encontrar la única mujer que podía salvarlo, no solo la guardaban a ella. Él la
rodeaba con toda la protección posible. Maksim Volkov se quedó mirando a
la mujer que tenía la otra mitad de su alma.
Los Cárpatos rara vez veían la capa exterior de una persona. Para él, su
compañera era la única y la más hermosa. Siempre. Podía ver, sin embargo,
que incluso para los estándares humanos, su mujer era realmente hermosa.
Ella también era una guerrera, entrenada para combatir, y tenía toda la
intención de llevar la pelea a los hombres que habían matado a su padre.
Blaze devolvió la mirada hacia él con sus increíbles ojos verdes. Ella pensaba
que era buena ocultando sus emociones, pero había existido durante siglos,
e incluso sin la capacidad de leer su mente, él era más que experto en leer
las expresiones. Había desafío en el set de su boca. Esa hermosa boca que
mantuvo su atención fija en la misma. Un desafío que estaba en el set de su
barbilla y que él quería probar. Su rebelión se mostraba en el brillo de sus
ojos verde.
Había algo salvaje en ella. Algo salvaje que hacía juego con el salvajismo en
él. Él era un depredador. En lo más alto de la cadena alimenticia. No
conocía a nadie que lo desafiara. O le desobedeciera. O lo mirara con
fingida inocencia, mientras todo el tiempo conspiraba hacer exactamente lo
que quería, pero Blaze estaba haciendo precisamente eso.
En su especie, sólo había una mujer que completara un varón. Ella no tenía
que haber nacido de los Cárpatos. Ella podría ser un psíquico humano,
según lo que había aprendido, y ella podría nacer en cualquier siglo, en
34

cualquier parte del mundo. Era un mundo grande y había pasado muchos
Página
siglos cazando en él. Encontrar su compañera era verdaderamente como
buscar una aguja en un pajar, pero con probabilidades aún peores.
― ¿Me has oído? ― Preguntó, manteniendo la voz de tono bajo. Ella
era susceptible a su voz, a pesar de que las compulsiones no parecían
funcionar muy bien en ella. Había pasado más de mil años en un mundo
gris. Sin ninguna emoción en absoluto. Era un vacío en los que pocos
podían ponerse de pie y seguir siendo honorables. Después de los primeros
siglos, era imposible creer que uno podría encontrar una compañera.
Había vivido una vida de honor, cambiando tanto como fuera posible para
encajar en cada siglo, pero vivía en un mundo sombrío donde sólo su
habilidad como guerrero era importante, como un cazador de vampiros. Los
vampiros eran en los de su propia especie se convertían cuando había
optado por renunciar a sus almas. Cada segundo se mantuvo con vida
durante esos siglos interminables, sombríos, en riesgo de convertirse en lo
mismo que él cazaba, hasta que él había cogido el teléfono y escuchó su voz.
― Te escuché, ― respondió ella, del mismo modo suave.

Él estaba cerca de su cuerpo, pero ella no se movió lejos de él. Blaze


McGuire no era tímida. Ella tenía miedo de él, pero no porque pensara que
podía dañarla. Era demasiado inteligente para eso. Ella tenía miedo de él
por todas las razones correctas. Él iba a cambiar su mundo y ella lo sabía.
No sabía cómo, ni en qué medida.
― Puedo obtener la información que necesitamos sobre Reginald
Coonan, ― Blaze
se ofreció de voluntaria e hizo un movimiento sutil de escapar.
35
Página
Maksim entró directo en el camino de ella, obligándola a dar un paso atrás.
Lo hizo de nuevo y ella se retiró por segunda vez. Eso fue lo más lejos que
podía ir. La puerta estaba a su espalda.
― Reginald Coonan no existe, ― le informó, aun manteniendo el tono
de la voz
bajo.

Por primera vez, que podía recordar desde que era un niño, no estaba
seguro de cómo proceder. Ella le pertenecía. No podía negar eso. En el
momento en que escuchó su voz, vio en color, un color abrumador y
brillantemente vivido. Tan brillante que había tenido que cerrar los ojos
frente a la belleza cegadora.
Domar a Blaze no iba a ser fácil, y un movimiento en falso podría relegarlo
de nuevo. No tenía tiempo para cometer errores con ella.
― Por supuesto que no es su nombre real, ― dijo Blaze. ― Yo sé eso.
Sé que ha inventado toda su historia, pero todavía está comprando
propiedades a ese nombre. ― Ella lo miró directamente a los ojos. ― ¿Qué
es exactamente lo que está pasando aquí?
Él sintió el impacto de su mirada golpearlo justo en el intestino. Las gemas
verdes no eran tan hermosas como sus ojos. No se había dado cuenta de que
sería tan susceptible a una mujer, incluso a su propia compañera. Él vaciló,
sin saber qué decir.

― Maksim ― dijo en voz baja ― No me gustan las sorpresas. Eres una


gran sorpresa. No voy a fingir que no siento tu tirón, porque lo hago, a lo
grande. Pero algo está pasando aquí que no entiendo, y si estás sintiendo
36

algo en absoluto por mí, como yo lo estoy por ti, es mejor si eres honesto
Página

conmigo. Si no lo eres, esto no va a ninguna parte.


Oyó el anillo de la verdad en su voz. No podía dejar de admirarla. Ella lo
dejó todo claro para él, así como así.
― Mucha gente dice que quiere honestidad, Blaze, pero en realidad no
puede manejar la verdad. Si te doy la realidad, la verdad absoluta, podrías
tener un momento difícil aceptándolo, y a mí. Y tu me aceptaras. Sin
importar lo que me creas. Tú no estás caminando lejos de mí, no cuando
pasé vidas buscándote.
Ella solo levantó una ceja en su respuesta cuidadosamente redactada. No
apartó la mirada. Continuó mirándolo directamente a los ojos, algo que la
mayoría de los seres humanos encontraríann incómodo. Se movió en su
mente. Había oído la palabra vidas, y ni siquiera se había estremecido. Ni
físicamente, y tampoco en su mente -casi como si supiera.
― Reginald Coonan no es humano. Los Hallahans lo son, pero a la vez
no lo son. Él los usa a ellos, porque él no puede salir durante el día y ha
aprendido, a lo largo de los siglos, que si quiere seguir con vida, es mejor
quedarse en un segundo plano y tener a sus peones tomando el calor. Esa es
una de las muchas razones por las que interferí esta noche. Aparte del hecho
de que yo no los quiero muertos, ya que tenemos que encontrarlo. Y los
Hallahans nos pueden llevar a él.
Ella llegó detrás de ella hasta la pared. Esta vez, sus pestañas revolotearon y
él sintió su inhalación. Él la sintió, porque se había movido cerca. Tan cerca
que podía sentir su respiración.

― Probablemente pienses que estoy loco. La mayoría de los seres


humanos que escuchan algo como esto lo harían, pero tú lo pediste, por lo
que te estoy dando la verdad. ― Pero ella no pensaba que estuviera loco.
Ella lo había sentido por dentro. Se quedó en su mente. Estaba esperando,
37

todavía. Sabiendo, pero sin querer saber, pero sabiéndolo de todo modos.
Página

― Si él no es humano, ― dijo Blaze cuidadosamente, ― ¿qué es?


― ¿Has estado siguiendo los asesinatos en la ciudad? Mayormente en los
sin hogar y prostitutas, pero unos pocos han sido los dueños de negocios de
este barrio. No los que los Hallahans golpearon hasta la muerte para
mostrar, sino los desgarrados en pedazos, como si un animal salvaje los
hubiera matado y parcialmente comido. Los que tenían muy poca sangre
que quedara en sus cuerpos.
Ella puso una mano en su pecho y ejerció presión. ― Puedes parar ahí. Ya
se nos acercaron y dijimos que no. Mi padre no estaba a punto de ser
reclutado por los fanáticos que creían en vampiros y en cazar a casi cualquier
persona que no les gustara. Ese tipo de caza de brujas pertenece a otro siglo,
no a este.
Hubo un toque de desprecio en su respuesta. Él no se inmutó. Había
esperado esto, a pesar de que estaba un poco sorprendido de que ella y su
padre hubieran sido abordados. A pesar de que no debería haberlo estado,
se dio cuenta. Sean McGuire y su hija estaban altamente cualificados y Blaze
era psíquica. Si eso era de conocimiento común o si alguna vez había sido
probado, ella estaría en el radar de la sociedad. Él sabía que tenía que ser
psíquica porque ella era su compañera.
― Los que se llaman a sí mismos la Sociedad para la Conservación de la
Humanidad. No estoy afiliado con ellos, y ellos no sabrían, como sería un
vampiro verdadero, por Dios, aunque el monstruo se acercara y les
mordiera en el cuello.

― Retrocede, ― advirtió cuando él no se movió. Había una amenaza en


su voz. De una manera extraña, perversa, le gustaba que ella se sintiera lo
suficientemente segura como para amenazarlo. Le gustaba que fuera una
38

guerrera y no dudara en defenderse.


Página
― Blaze, querías la verdad. Al menos escúchame. ¿Creías que te diría
esto y esperaría que lo creyeras con fe ciega? Tengo pruebas de las cosas que
te estoy diciendo. Pero es necesario que lo comprendas, atacandome no va a
funcionar. He dicho en repetidas ocasiones que no quiero hacerte daño. No
tengo ninguna intención de hacerte daño. Tú pediste esto y en contra de mi
mejor juicio, te estoy dando la cruda verdad.
Él estudió su cara. Estaba asustada, pero ella no estaba exactamente no
creyéndole. No quería saber la verdad. En algún lugar, dentro de ella, ya
estaba preparada para escuchar esto, pero no lo quería aceptar.
― Por favor, ¿Puedes dar un paso atr{s? ― Esta vez, preguntó. ― No
puedo
pensar con claridad cuando estás tan cerca de mí.

A pesar de que ella suavemente hizo la solicitud, su pie cayó duro en el suyo,
y su palma abierta corrió hacia su nariz. Al menos esa era su intención.
Maksim se movió antes de que pudiera completar la maniobra. Su pie bajó
donde había estado su mano y salió disparado duro y rápido, pero él se
disolvió justo en frente de sus ojos. Se había ido. Blaze se quedó sin aliento y
dio dos pasos hacia delante, buscando frenéticamente alrededor de su sala
de estar tratando de encontrarlo.
Maksim bloqueó con un brazo alrededor de su vientre por detrás y agarró la
cabeza con un agarre firme con la otra mano. Hundió sus dientes profundos,
en parte por necesidad y en parte para darle una lección. En el instante en
que lo hizo, él supo que había sido un error. Él se había alimentado miles de
veces y nunca había sentido nada como esto cuando lo hizo, no tenía
recuerdo de ello. Esta vez, todo era diferente. Tan diferente, y él no había
contado con eso.
39
Página
Era vagamente consciente de su jadeo, el suave grito de dolor cuando sus
dientes se clavaron en su suave y exquisita carne, su cuerpo luchando contra
su abrazo apretado. Era enormemente fuerte, y en lugar de la agresión o el
miedo por su parte, sentía cada movimiento de su cuerpo como erótico. La
quemadura ardiente que había sentido, desde el momento en que escuchó
su voz, estalló en un fuego caliente brillante.
― Sienteme, meu sufletul. Mi alma. El mismo aire que respiro. ― Él no le
dio la traducción en su mente, pero quería decir cada palabra. Ella era la
otra mitad de su alma. No tenía tiempo para cortejarla correctamente.
Estaban en una guerra y necesitaba ponerla de su lado, pero más que eso,
ella necesitaba saber que la protegería de cualquier persona o cosa, incluso
de sí misma. ― Siéntenos. Me perteneces.
No trató de calmarla. Él no necesitaba hacerlo. Ella sintió la fuerza de la
atracción entre ellos por su propia cuenta, sin compulsión. Una necesidad
que fue tan profundo, que era tan fuerte, que Maksim no pudo resistirla, así
que ¿cómo podría? Se dejó sentir todo. El latido de su corazón que
coincidía con el ritmo del suyo. El gusto de ella, que estallaba en su boca
como un buen vino, como el incendio de su pelo, ardiente y apasionada,
salvaje e indomable. Era todo lo que había en su sangre. Muy rica. Pura
perfección. Fue adicto al instante y sabía que nunca tendría lo suficiente de
ese sabor.
Te avio päläfertiilam. Eres mi compañera. Éntölam kuulua, avio
päläfertiilam. Yo te reclamo como mi compañera. Ted kuuluak, kacad,
kojed. Te pertenezco.
Susurró los votos que atarían sus almas juntas para siempre, lo que
significaba cada palabra. Las palabras rituales de unión, fueron impresas
40

sobre él antes de su nacimiento y él había pensado, a través de los largos


Página
siglos de gris sombrío, sin fin ni nada, que nunca tendría la oportunidad de
decírselas a su mujer.

Esencialmente, en el mundo de los Cárpatos, se casarían, pero mucho más.


Estaban emparejados en todos los tiempos, de una vida a la siguiente.
Siempre juntos. Obligados por sus almas. Una vez unidos, nunca podrían ser
separados. Tenía la esperanza de unir sus corazones juntos también.
Élidamet andam. Yo ofrezco mi vida por ti. Pesämet andam. Te doy mi
protección.
Uskolfertiilamet andam. Te doy mi lealtad. Sívamet andam. Te doy mi
corazón.

Ella comenzó a luchar. Su cuerpo estaba en llamas, al igual que el suyo.


Sintió la forma en que su suave corazón se hundió. Ella se moldeo a él, pero
oyó los votos empujando en su mente, y sintió los diminutos hilos
irrompibles atándolos juntos. Él los sentía, y la alegría entró por él. Ella los
sentía y entró en pánico. Aún así, no podía parar, incluso sabiéndolo desde
el exquisito sabor de su sangre.
El conocimiento estaba allí en su boca, en su cuerpo, empapado en cada
célula y órgano. Ella era más que salvaje. Era salvaje, una mujer que hacia las
cosas a su manera y tomaba sus propias decisiones, pero podría arder con el
hombre adecuado, se convertirían en una tormenta de pasión que
amenazaría con consumirlos a los dos. Y ella era suya.
Él apretó su agarre sobre ella. Guarda silencio, Blaze. No tienes necesidad
de entrar en pánico. Yo nunca podría hacerte daño.
¿Qué estás haciendo? Me estás asustando.
41

Estaba sorprendido por lo fuerte que era la conexión psíquica entre ellos.
Página

Ella no tenía ningún problema en hablar con él, mente a mente. Estaba
asustada, pero no porque él tomara su sangre. Ella se asustó al oír las
palabras, empujadas en su mente y la forma en que la hacían sentir. El
vínculo que ya estaba creciendo tan fuerte entre ellos. Ella no entendía el
idioma de los Cárpatos antiguo, pero él lo interpretó para ella en inglés, en
su lenguaje, así que no había duda de lo que estaba haciendo.

Maksim estaba determinado a no engañarla a ella. Ella había pedido


honestidad y estaba siendo honesto. Esta era la verdad entre ellos. Ella era
su compañera y no había escapatoria. Ninguna. Sin huida. Ella tenía que
aprender a vivir con él y él con ella. La necesitaba para sobrevivir. Su alma la
necesitaba para redimirlo. Sin ella, no tenía nada y él nunca lo lograría.
Todo lo que había pasado antes, su propio honor, estaría en peligro. Y eso
no iba a suceder.
Sielamet andam. Te doy mi alma. Ainamet andam. Te doy mi cuerpo.
Sívamet kuuluak kaik että un ted. Tomo a mi cuidado el que es suyo.
― Deténte. Deténte ahora mismo. ― Ella susurró la súplica. ― Maksim,
tienes que
parar.

Él sintió que su luchaba en su contra y al instante barrió la lengua por los


pinchazos gemelos en el cuello, los brazos deslizándose a su espalda y
rodillas. La levantó y la llevó a su dormitorio, para sentarla suavemente en el
edredón grueso allí. No sabía si ella estaba suplicándole a él para parar
porque sentía los votos en cada pedacito tan fuerte como lo hacia él, o si era
porque se sentía débil y eso la asustó.
42

Ella no había perdido el conocimiento, pero estaba muy vulnerable. Sus ojos
Página

verdes se habían vuelto brillantes. Ese desafío estaba allí, la necesidad de


luchar, luchar, pero tenía demasiado control. Sabía que no podía hacer
nada. Había permitido que ella sintiera su fuerza y le había mostrado su
capacidad de cambiar. Había comenzado el ritual de unión y se sentía tan
bien. Ella estaba tratando con el shock y su mente estaba tratando de decirle
que lo que vio con sus propios ojos, no podía ser cierto. Que lo que escuchó
en su mente y lo que sentía, tenía que ser imposible. Pero todo el tiempo
había sabido la verdad. Ella no había querido aceptarla, sin embargo, ella
primero había aprendido, había conocido de su especie o por lo menos de
los no-muertos.

Maksim había tomado su sangre y no había puesto una compulsión en ella.


No la había calmado. Se había mantenido en calma. Sintió el momento en
que el dolor había desaparecido y el placer erótico tomó su lugar. Sentía eso.
Se sentía con ella.
― Yo no soy un vampiro, Blaze, ― le aseguró. ― Los vampiros matan a
sus presas. Ellos disfrutan de la fiebre que sienten, como un drogadicto.
Cuanto más aterrorizan a sus víctimas, más adrenalina se bombea en la
sangre y es más alto el furor que reciben. Yo soy de los Cárpatos. Sin
encontrar nuestras compañeras, estamos en peligro de convertirnos en los
no-muertos.
Cuando él le dio la explicación, se desabrochó lentamente su camisa de seda
negra impecable para exponer su pecho. Sus ojos siguieron sus
movimientos, hipnotizada por sus acciones, pero ella lo oyó. Ella le
escuchaba. Su lengua tocó el labio inferior y él gimió. La necesidad estaba
sobre él, una necesidad que nunca había experimentado.
Como todos los hombres de los Cárpatos, tenía siglos para estudiar todos los
temas, para aprender y adquirir conocimientos. Él sabía prácticamente todo
43

lo que había que saber sobre el sexo y cómo complacer a una mujer, y cómo
Página

enseñar a su mujer a complacer a su hombre. A través de los siglos había


tenido tiempo de sobra para estar familiarizado con las cosas que le
intrigaban y sabía que querría.
― Tú querías honestidad entre nosotros, Blaze, ― le recordó con
suavidad. ― Traté de decirla. Pero no sabia explicártela, por lo que
mostrarte, parecía una idea mucho mejor.
Él la tomó en sus brazos, haciendo caso omiso de la mano que se agitaba en
su pecho como si fuera a encontrar la fuerza para empujarlo. Sus dedos
tamizados a través de la seda roja de fuego en la parte superior de su cabeza,
la sensación de ella contra su piel empujando su hambre más alta. La sangre
corría por sus venas y se centraba en la ingle. Caliente. Completo. Un dolor
lo suficientemente alto como para sentirlo. Le encantaba la sensación sólo
por ello. Eso fue casi tan adictivo como su gusto. Sus ojos verdes se
mantuvieron estables en los suyos.

― ¿Qué est{s haciendo? Dime.

― Reclam{ndote. No puedes pretender que no lo sientes, también.


Sabes que me perteneces. Estoy intercambiando sangre contigo en el camino
de mi pueblo. ― Ella sacudió la cabeza, y su lengua tocó el labio inferior de
nuevo.
― Maksim. Yo no soy uno de los tuyos. No puedo tomar tu sangre.

― Eres mi compañera. Esto es lo que hacen las compañeras.

Sus ojos se abrieron cuando él levantó la mano y le mostró como él permitía


que la uña creciera, más larga que una cuchilla de afeitar aguda. Ella jadeó
cuando él cortó sobre el pecho, una línea sobre los músculos fuertes de allí.
44

Enseguida aparecieron gotas de color rojo rubí. Ella negó con la cabeza, su
Página

mirada se aferro a la suya en una súplica, y luego cayó a la línea roja. Ya


fuera, porque ella era su compañera y no podía negar ese hecho, o sentía la
atracción entre ellos.
Su palma se instaló en la parte posterior de la cabeza y él gentilmente la
apretó contra él. Se esforzó de nuevo, pero no había manera de detener su
insistencia. En el momento en que sus labios tocaron su pecho, un fuego
disparó a través de sus venas. La fiebre fue increíble. Su boca se movió,
tratando de evitar la línea roja rubí. Él mantuvo la presión en la parte
posterior de la cabeza, negándose a permitir que ella se alejara, por lo que
ella no tuvo ninguna otra opción que su boca permaneciera en su contra.
Ainaak sívambin olenszal. Tu vida será apreciada por mí para todo mi
tiempo. Te élidet ainaak Pide del minan. Tu vida será colocada por encima
de mi propia vida, para todos los tiempos
Ella abrió la boca y su lengua tocó la línea. Supo el instante en que su sabor
entró por la boca como burbujas de champán. Su sangre era para ella. Él era
de ella. Todo él, y su sabor era tan adictivo para ella como su gusto había
sido para él. No había manera de que pudiera resistirse, y ella no lo intentó.

Blaze probó provisionalmente en un primer momento, usando la lengua


para lamer con delicadeza en su ofrenda. Entonces su boca estaba sobre él y
ella se amamantó, sacando su esencia, su alma, en su cuerpo. Llevándolo en
ella. Aceptándolo. Tomando lo que le pertenecía. Su cuerpo estaba en
llamas. Ella estaba en su regazo, y él la movió en sus brazos para que ella se
ajustara más estrechamente con él. Su polla, completa y palpitante de vida,
se acurrucó contra sus nalgas, y la acaricio, incluso a través de sus pantalones
vaqueros y los pantalones, envió llamas calientes lamiendo través de su
45

cuerpo.
Página
Te avio päläfertiilam. Eres mi compañera. Ainaak sivamet Oleny jutta. Estás
obligada a mí por toda la eternidad. Ainaak terád vigyázak. Estarás siempre
a mi cuidado. Él susurró las palabras en voz alta, terminando el ritual de
unión.
Él le dio un beso en la parte superior de su cabeza, mirando alrededor del
pequeño apartamento y luego hacia abajo, mientras ella completaba el
primer intercambio de sangre entre ellos. ― Susu, estoy en casa.
Cuando supo que había tomado lo suficiente de él, deslizó suavemente su
dedo en los labios, entre el pecho y la boca. Lo hizo de mala gana, porque
su boca en su cuerpo se sentía como el cielo. ― Basta, Blaze. ― Él inclinó
la cabeza hacia arriba y llevó su boca a la de ella.
Él pensó que sería suave, pero el sabor de la sangre estaba allí, y luego pasó
de eso y en el dulce refugio de su boca. Su propio gusto estaba allí. Así de
salvaje, tan apasionado como su sangre. La promesa de su cuerpo estaba allí.
Así de salvaje. Así como apasionada. Él quería eso. Incluso lo necesitaba.
Su boca era brutal y todavía se abrió para él. Le devolvió el beso tan
salvajemente. Así de voraz. Como si ella estuviera tan hambrienta de él
como él estaba de ella. Él tomó su boca una y otra vez.

El hambre se extendió por él. Lo sacudió. Su control se deslizó aún más


mientras sus manos se movían por su pecho desnudo, tomando tanta piel
como era posible. Él sintió su tacto como una marca.
Maksim tiró de su blusa, rasgando el material en la parte delantera. Ni
siquiera se inmutó cuando ella bajó la mirada hacia sus pechos, ahuecadas
en un semibrasier azul marino. Vio el destello de calor en sus ojos justo
antes de que estrellara su boca de nuevo en la de él. Su mano fue a la banda
del pelo, eliminándola y arrastrando fuera toda esa seda de color rojo vivo
46

en cascada a su alrededor. Al instante él enterró las dos manos en ella,


Página
pasando los dedos por los mechones de fuego una y otra vez, sintiendo
vibrar las sensaciones a través de su polla.
Necesitaba estar libre del material que se extendía por su ardorosa erección.
Él la cambió de nuevo, sin dejar de besarla, estableciéndola a ella en sus pies
para que pudiera estar parada. Era alto. Mucho más alto que ella, y ella tuvo
que inclinar la cabeza para mantener la conexión con su boca.
Él la acompañó hacia atrás por el suelo hasta que pudo atraparla entre la
pared y su cuerpo, el bulto climatizado, palpitando en sus pantalones
apretados contra su estómago. Levantó la cabeza, mirando hacia abajo a ella,
en el esmeralda de sus ojos, y vio la marcada necesidad. El hambre intensa.
Esa pasión ardiente que no podía esconderse de él.
Inclinó la cabeza para raspar los dientes hacia atrás y adelante sobre su pulso
golpeando, en la dulce invitación en su cuello. Sus labios siguieron,
calmando las diminutas picaduras con un movimiento de su lengua. Su
cuerpo se estremeció contra el suyo. Sus pestañas revolotearon y luego se
arrastraron hacia abajo, pero no antes de que viera el calor llenándola. Él
masajeó sus caderas, en un primer momento cuando él la atrajo aún más
cerca, su boca continuando un asalto lento. Cada vez que sus dientes le
pellizcaron, ella gimió suavemente y se presiono en él, sus caderas
frotándose contra su muslo. Su mano se acercó y acarició su pecho, el pulgar
acariciando el pezón de encaje cubierto. Ella se quedó sin aliento.

― Quítate el sujetador, Blaze, ― susurró.

Sus manos obedecieron antes de que su mente lo aceptara. Ella llegó detrás
de ella y lo desabrochó, dejándolo caer con los restos de su camisa al suelo.
Su aliento abandonó sus pulmones en una carrera en shock.
47

― Hermosos, ― murmuró, sus manos ahuecando el peso suave. Inclinó


Página

la cabeza, los ojos dándose un festín con su cuerpo, tan perfecto. La lujuria
se elevó, caliente y feroz. Tan aguda que en realidad sintió el deslizamiento
de sus dientes y tuvo que luchar de nuevo. Ella sacaba lo salvaje en él, lo
primitivo. Inclinó la cabeza, sus dientes raspando sobre su pezón izquierdo.
Ella gritó, el sonido aumentando su placer. Metió su pecho profundamente
en su boca. Duro. Áspero. Succionando fuerte, utilizando la palma de su
lengua para presionar con fuerza el pezón a la punta de su boca mientras sus
dedos tiraban y rodaban el otro. Sus pechos eran obviamente tan sensibles
como el cuello.
Ella se retorció contra él, sus gritos suaves llegando a enterar sus dedos
profundamente en su cabello. Mantuvo sus pechos en la boca y en las
manos, mientras quitaba el resto de su ropa con su mente, dejándola
completamente desnuda. Ella no pareció darse cuenta, o notarlo. Una
oleada de hambre rasgó a través de él, tan poderosa, tan feroz, que apenas
podía pensar con la sangre tronando en sus oídos y su mente consumida con
ella. No sabía, incluso con todos sus estudios, que la pasión podía ser tan
fuerte, tan intensa, destruyendo todo el control de manera que sólo había
placer, como único sentimiento puro.
La electricidad se arqueó entre ellos, chispas que sabía no eran reales, pero
aún así, ellas estaban allí, como vetas de relámpagos hundiéndose en sus
poros para azotar a través de su cuerpo, tomando todo vestigio de disciplina
de él. Levantó la cabeza y se quedó sin aliento al ver la expresión de sus ojos.
Sabía que ella veía el oscuro depredador, lleno de lujuria, y sin embargo no
lo hizo retroceder; llegó para él, igualando su hambre descontrolada con la
suya
Él la besó de nuevo, levantándola en sus brazos, la boca áspera, saboreando
su pasión. Fue la mejor cosa que jamás había probado. Como sus pezones
arrastrándose por los duros músculos de su pecho, ella abrió la boca y dejó
48

escapar un pequeño grito de lamento. Él bebió su garganta, besándola una y


Página

otra. Su lengua se batió en duelo con la suya.


― Mis, ― declaró en voz baja. Ferozmente. ― Necesito mis.

CUATRO
LA ELECTRICIDAD SURGIÓ a través de Blaze. Horquillas de
relámpagos azotando a través de su torrente sanguíneo, azotando a su mayor
sensibilidad las terminaciones nerviosas hasta que no había una pulgada
cuadrada de ella que no estuviera hipersensible. Ella se retorció contra él,
sus caderas tronzado. Hambrienta. Necesitada. Exigiendo. Ella no podía
detenerse. Ella estaba en llamas y sólo él podía detenerlo. Necesitaba sus
manos y su boca áspera. Necesitaba la mordedura en su cuero cabelludo
cuando él tiró de su cabeza hacia atrás para tomar su boca una y otra vez.
Necesitaba la forma en que sus dientes raspaban sobre sus pezones y él
succionaba tan fuertemente.
Oyó sus propios gritos maullando, y a ella no le importaba si tenía que
mendigar para conseguir lo que quería. Lo que necesitaba. ― ¿Est{s mojada
para mí, Blaze?― Susurró. Sonaba como el pecado para ella. Tentación.
Perverso y prohibido. Hasta que sólo la necesidad salvaje y el hambre la
controlaban. Sólo el placer. Cada agudo tirón de su pelo, el tacto de sus
dedos apretando sus nalgas tan duro, tan exigentes, que incluso el roce de
sus dientes la impulsaba más alto. No esperó su respuesta. Bajó sus pies de
nuevo al piso y dejó un rastro de besos de su boca a la garganta, y luego
hacia abajo a sus pechos.
49

Cada tirón de sus dientes o dedos envió fuego corriendo directamente a su


Página

centro. Sintió la quemadura, tan caliente, ardiente, entre sus piernas, por lo
que no podía quedarse quieta. Su canal femenino en espasmos, cerrado,
lloró de necesidad.
― Quiero verte por mí mismo, ― dijo en voz baja, lamiendo bajo su
pecho y luego hacia abajo a lo largo de sus costillas. ― Necesito tu sabor en
mi lengua, meu sufletul. ― Sus palabras susurradas la sacudieron. Fueron
directamente a su centro de manera que se sintió otro espasmo poderoso.
Ella no estaba segura de poder sobrevivir. Ni siquiera era posible que
pudiera ponerse de pie. Su boca merodeando no se quedó mucho tiempo,
pero siguió viajando hacia su vientre, su lengua se sumergió en su ombligo,
sus dientes tirando del pequeño aro de oro allí. Él se puso de rodillas,
empujando sus muslos.
― Pon tu pie sobre la mesa para mí, ― ordenó, su voz una escofina
terciopelo. Lleno de una orden oscura. Su voz envió una emoción fuerte
brillando a través de ella, otro pulso de hambre dentro. No estaba
desobedeciendo la compulsión en su tono. Trató de no gemir cuando ella se
obligó a mirar a su alrededor. Casi no reconoció a su propio dormitorio. Ni
siquiera se había dado cuenta de que estaban junto a la mesa pequeña al
lado de su cama. Ella hizo lo que dijo sin dudarlo, a pesar de que la hacía
sentirse aún más pecaminosa y perversa, e incluso decadente. Ella haría
cualquier cosa por él en ese momento. Nunca se había sentido tan
desesperada o necesitada en su vida. El sentimiento era tan fuerte, tan
intenso, que su cuerpo temblaba con él. Su corazón se aceleró, la sangre
golpeando a cabo una demanda por sus venas al centro en su núcleo más
profundo. Su cara tallada con una oscura, y erótica sensualidad. Áspera.
Brutal incluso. Salvaje e indómita y llamando a algo muy dentro de ella, algo
que ella ni siquiera sabía que estaba allí, hasta el momento en que había
puesto los ojos en Maksim. Ella estaba tan hambrienta de él que podía sentir
50

el líquido caliente derramándose por sus muslos en anticipación. Un


Página
pequeño gemido se le escapó y se ancló con una mano en su cabello, su
respiración entrecortada.

Ella estaba completamente abierta para él y ella debería haber estado


avergonzada, pero en su lugar, ella estaba aún más desesperada de que él
hiciera algo, cualquier cosa.
― Sí, meu sufletul, estas tan lista para mí. Tan mojada. Tan dulce. ― Se
quedó mirando los rizos de fuego, la humedad con el calor, sus ojos
entornados y hambrientos. Su voz era casi un gruñido. Sopló aire frío
directamente a su centro climatizado y ella gritó, agarrando el hombro para
mantener el equilibrio, necesitando un ancla cuando ella ya estaba fuera de
control. ― Todo mío, ― susurró. ― Tanto tiempo, Blaze. He buscado
durante mucho tiempo para encontrarte. ― No tuvo tiempo para procesar
sus palabras porque él bajó la cabeza a la fiesta entre sus muslos temblando.
Su grito se hizo añicos. Rotos lamentos. No se limitó a dar una lamida
tentativa. Maksim tomó lo que quería como un hombre muerto de hambre.
Él la consumio con un apetito voraz. Él le devoró. Su lengua se hundió
profundamente para extraer el sabor ardiente de ella. Él chupó, utilizó el
borde de los dientes. Y Él se hizo cargo utilizando sólo la boca y nada más.
Incapaz de hacer nada más que aferrarse, Blaze se aferró a los hombros,
obedeciendo su agarre con fuerza en los muslos, manteniéndose abierta a la
boca merodeadora. Estuvo bien. Tan bueno. Mejor que nada de lo que
podría haber imaginado. Su mente se negaba a trabajar, centrándose en el
edificio de placer absoluto como un maremoto.
Las sensaciones eran carnales, eróticas, llevando esa necesidad desenfrenada
más alta y con mayor intensidad. Desatandó un hambre tal en ella, cuando
su lengua parpadeaba, hundiendose profundamente una y otra vez,
51

acariciando y acariciando, ella sentía un hambre responder en ascenso en


Página

ella. Sus gruñidos profundos solamente añadiéndose a las sensaciones que


azotaban a través de ella. El rayo estaba de vuelta, bifurcándose por sus
venas, una grieta de electricidad a través de sus pechos y sus muslos, a lo
largo de su columna vertebral y profunda en su canal femenino.

Ella estaba cerca, tan cerca, la tensión en espiral tan fuerte que ella gritó de
necesidad cuando su boca cubrió la tecla más sensible, lamiendo lo
suficiente para que las sensaciones la abrumaran a ella, pero no la soltó.
― Maksim, ―dijo entre dientes su nombre en una súplica. Mendigando.
Necesitando. Sabiendo que le daba lo que necesitaba en su propio tiempo.
Su cuerpo era suyo. Él la había reclamado y estaba asegurándose de que ella
lo supiera. ― Por favor, ― susurró ella, sus dedos clavándose en sus
hombros.
Él la miró y sintió la intensidad añadida de sus brillantes ojos, tan oscuros de
deseo, tan intensamente sensuales que su cuerpo se estremeció y tembló con
necesidad. Sus caderas se resistieron, a pulsar sobre él, tan hambriento de las
sensaciones que corrían de ella hacia algo fuera de su alcance. Su boca
cubrió la yema sensible, una vez más, su lengua parpadeo lamiendo,
presionando con golpes y caricias planos amplios, que la conducían su más
arriba de lo que creía posible, hasta que ella estaba llorando por la
liberación.
Los rápidos trazos la enviaron por el borde, rompiéndola a ella,
fragmentándola con una especie de frenesí cegador. Tiró de él aún más
cerca. Ola tras ola de placer insoportable construyendo su necesidad, no
apaciguando en lo m{s mínimo. ― Maksim. ― Ella sollozó su nombre. Le
pasó la lengua por el interior de su muslo, y luego por el otro, el gesto
erótico, alimentando el desesperado, deseo angustioso profundo en su
vientre.
52

― ¿Qué necesitas, meu sufletul? Yo te daré el mundo, Blaze. Sólo tienes


Página

que preguntar por él. Sólo dime.


― A ti. Te necesito.
― Yo te pertenezco, ― le recordó, de pie, con el cuerpo desnudo.
Todos sus músculos, fluyendo, definidos deslizándose hasta su piel porque
estaba tan cerca. Tomó aire, cuidadosamente puso su pie trasero en el suelo
y lo miró. Lo acogió. Bebió con los ojos de él. Era alto y muy musculoso.
Tenía el pelo largo y recogido de la cara con un cable suelto. Sus hombros
eran anchos y caderas estrechas. Sus muslos eran columnas poderosas, pero
su mirada se centraba en su pulso, masturbándose la polla.
Él era más grande de lo que imaginaba que un hombre era. Su boca se hizo
agua. Su mano se deslizó por el pecho a su vientre y luego se envolvió en
torno a ese grueso bulto sólo para sentir el calor de él. Eso sólo hizo que las
sensaciones destructivas que azotaban a través de su cuerpo, empeoraran.
Ella le necesitaba. Ella no podía detenerse. Ella se inclinó hacia él, su lengua
catando su piel justo sobre la marca fina en el músculo. Ella lamió y luego
chupó. Luego mordió. Ella en realidad sentía el relámpago azotando a través
de él. A través de ella. Él estaba violentamente excitado.
Su polla se sacudió con fuerza. Pulsando en la mano. Ella utilizó su pulgar
para deslizarse a través de las gotas de perla, recubriendo la corona sensible,
provocando un gemido de satisfacción en él. Maksim gruñó, su mano
acercándose a la parte posterior de la cabeza, la otra mano en el hombro,
presionando. Una orden sutil. Ella le lanzó una mirada oscura. Él era de
ella. Su cuerpo. El suyo. Apenas podía respirar, la necesidad y el hambre,
aguda y terrible.
― M{s, Blaze. Dame todo. ― Su voz era {spera con la orden. Con un
hambre que igualó o superó la suya. Ella quería eso. Lo quería fuera de
control, quemando como si estuviera ardiendo. Ella lo mordió una vez y
utilizo su lengua para calmar el dolor, dejando un rastro de besos por su
53

pecho y vientre, su mano libre la acariciaba mientras su puño se deslizaba


Página

hacia arriba y hacia abajo en una bomba perezosa.


Ella estaba jugando con fuego. Podía sentir su naturaleza depredadora, el
hambre oscura que se alzaba fuerte y terrible en él. Sus necesidades no iban
a cumplirse fácilmente, pero ella no tenía miedo. Tomaba lo que quería de
ella, pero sabía que la recompensa sería grande. Tenía el mismo pozo
oscuro de la pasión en ella, y ella lo necesitaba para darle lo que ella
necesitaba. Ella amaba su gusto. Le encantaron los duros músculos
ondulantes bajo su piel mientras le besaba y le tocaba, memorizando su
cuerpo, imprimiéndolo en su mente. Ella lo miró, amando la expresión de
su rostro. El sello oscuro de la sensualidad tallado tan profundamente en las
líneas de su rostro. Los ojos entornados, quemando en ella.
La posesión profundamente en sus ojos negros. Es cierto que eran negros.
Insólitamente negros, pero intensos y muy sexuales. Su corazón latía más
fuerte y ella envolvió ambas manos alrededor de su pene y lentamente
comenzó a bajar la cabeza. Su control fue definitivamente deshilachándose.
Le encantaba la mayor parte de todo esto. Eso puso esa mirada en su
rostro. El que ella podría destrozar su férreo control. Ella lo sintió en su
mente. Sabía que en realidad nunca había mirado a otra mujer. Solo a ella.
Eso era el poder. Este era un poder embriagador. Él estaba dándosele. Ella
lamió la cresta nacarada, y todo su cuerpo se estremeció bajo ese toque
ligero. Sus manos la agarraron del pelo fuertemente, deteniéndola,
sosteniéndola inmóvil. Ella podría pensar que ella era la que tenía el control,
pero ante la fuerte mordida de dolor en su cuero cabelludo, una emoción
corrió por su espina dorsal. Su mirada saltó a la suya. Se quedó sin aliento
en sus pulmones, ante la lujuria carnal absoluta que vio allí.
― Maksim, ― susurró, sabiendo que sonaba exactamente como se
sentía. Caliente. Necesitada. Su voz era tan rica, tan imponente y oscura con
el hambre. La tocó con su voz sola, acariciando su piel como una escofina
54

de terciopelo. Su canal femenino en espasmo, y ella pensó que podría tener


Página
otro orgasmo sólo por la forma en que él la abrazaba, la miraba y le hablaba,
con orden absoluto.
― Draga mea, ― dijo. ― Cariño. Arrodíllate ahí abajo. ― Él no aflojo
el agarre en su cabello y no se movió, dándole poco espacio. Ella tuvo que
deslizarse por su cuerpo para cumplir la orden, y sus manos se movieron
unas escasas pocas pulgadas para permitir que ella se arrodillara delante de
él. Su boca se hizo agua. Era una tentación, y ya había tenido un gusto de él.
Exótico. Bosques oscuros. Masculino. Perfecto. Quería m{s. ― Pon tus
manos sobre mis muslos, ― dijo en voz baja, su mirada ardiente en la de
ella.
Ella respiró. Sacudió la cabeza.

― Nunca he hecho esto antes.

― Lo sé. ― Esas dos palabras se deslizaron dentro de ella. Haciéndola


temblar. Haciendo que derramara más líquido caliente entre sus piernas,
brillando en sus rizos de fuego. Estaba tan sexy. Todo en él. ― Dame esto.
― Ella deslizó sus manos por sus muslos, porque en ese momento, ella le
habría dado al mundo. Envolvió sus dedos alrededor de la base de su pene,
guiándolo hacia su boca, y era la cosa más sexy que había visto nunca. Ella
sabía que su propia hambre estaba creciendo fuera de control, pero no
importaba. Ella se perdió en su hechizo oscuro, envuelta en su hambre, y
enredada en la propia. Apretó la corona aterciopelada contra sus labios. La
sensación envió otro espasmo a través de su canal y ella abrió la boca, lamió
las gotas de allí, tomando la oferta y saboreando su sabor. Su sabor era
adictivo. Tan sexy. ― Mantente mir{ndome, Blaze. Necesito verte, para
asegurarse de que quieres esto. ― En respuesta lamió las gotas que
55

desbordaban de su polla en anticipación. Ella quería esto. Ella lo quería para


Página

él. No había nada más en el mundo, que este hombre, su cuerpo y el placer
sensual puro en el que la había envuelto. Ella amo el gemido ronco que
retumbó en su garganta cuando él presionó la cabeza de su polla en su boca
caliente.

― Siente lo que estoy sintiendo. ― Le susurró la tentación. ― Entra en


mi mente, Blaze. Siente todo de mí. ― Ella sabía lo que quería decir. El
regalo que tenía. Ella siempre lo había tenido. Tomó aire y dejo de lado
toda su cordura, alcanzándolo a él. Lo que le daba. Con miedo de lo que
podría encontrar. Pero cuando le tocó con su mente, sólo había placer allí.
El placer que le estaba dando. La corriente eléctrica corría de su boca, a
través de su polla, azotando su columna y pasando por su cabeza. ― ¿Lo
sientes, mea draga? ¿Siente lo que me haces? Es muy bueno. Así como es
de caliente. ― Ella trató de atraerlo profundamente en su boca, succionando
con fuerza, su lengua trabajando, toda alrededor de la cabeza ensanchada y
debajo. Lamiendo. Acariciando. Con ganas de más. Hambrienta de
mantener las sensaciones devastadoras que azotaban a través de su cuerpo.
Azotando a través de ella, ya que, de mente a mente, se sentía todo lo que
estaba sintiendo.
Era emocionante. Decadente. Sexy. Se echó hacia atrás y ella dio un grito de
protesta, pero entonces él se hundió en su boca, dándole lo que quería, y
ella se lo devolvió. Se movía lento y fácil, cada golpe tomándole más
profundo hasta que estuvo casi en su garganta, con cuidado de ella, pero ella
sintió la forma en que su cuerpo reaccionó mientras chupaba duro.
Era hermoso, la forma violenta en que sus músculos se contrajeron por el
placer abrasador. Dándole esto que le hacía sentir más poder que nunca.
Ávida por más. Y su propio cuerpo estaba en llamas. De Necesidad. Así de
hambrienta por él. Sintió el interior salvaje. Necesitando mucho más. Ella lo
56

trabajó, queriendo pasar por encima del borde, sintiendo su propio cuerpo
Página

ceder el control. Un edificio de tensión.


Envolviéndose más y más fuerte. Él la miraba con esos ojos negros
encapuchados, veía como su polla entraba y salía entre sus labios, la corona y
el eje humedecidos ahora de su boca, brillando con la humedad. Le
encantaba que él la mirara. Que su pene estuviera tan hinchado y mojado.
Podía sentir el calor de él, abrasando su lengua, saboreando lo sexy y
exótico. Su hambre creció hasta que ella no podía pensar con claridad.
Hasta que su cerebro cortocircuito. Hasta que ella era una llama ardiendo
fuera de control.
Ella no pudo mantener sus manos quietas, no pudo impedir que la
necesidad salvaje dentro de ella apretara su boca alrededor de él y utilizara la
lengua para arremeter y acariciar mientras se deslizaba dentro y fuera de su
boca, lento y profundo, controlando los movimientos hasta ella pensó que se
volvería loca del hambre desesperada que amenazaba con destruirla.
Necesitaba más y, decidida a recuperar el control, ella deslizó sus palmas
hacia arriba por sus muslos, sintiendo los músculos contraerse con calor y el
pulso mientras movía sus manos en el interior de sus muslos, entre las
piernas, ahuecando su saco pesado, sintiendo el terciopelo de ahí, la tirantez
apretando. Maksim se retiró, deslizándose de entre sus labios, mirando su
boca, sus ojos ardiendo mientras sus manos apretaron en su pelo, y
mordieron en su cuero cabelludo enviando una corriente eléctrica para
golpear de sus pechos a su núcleo.
Se agachó para capturar sus muñecas y las levantó con una mano,
sosteniéndolas por encima de su cabeza mientras guiaba su pene a la boca.
Ella abrió los labios y se lo tomó de nuevo. Él empujó más profundo,
sintiendo la aspiración apretada, las vibraciones que rodeaban la polla y el
envío de picos de placer torturándolo mientras hacía pequeños sonidos,
57

desesperado a su alrededor.
Página
El sudor corrió por la espalda mientras trataba de mantener el control. Ella
era hermosa, con sus labios de seda envueltos alrededor de él y sus ojos
verdes aturdidos con el placer. Salvaje para él. Frenética para él. Más que
lista. Así que lo necesitaba. Fue la vista más hermosa que había visto nunca,
y el placer era casi demasiado. Sabía que no iba a durar más que otro golpe
o dos. Aún así, no podía parar, empujando su control mientras su polla
buscaba otro momento perfecto en el calor húmedo y la succión de su boca
apretada.
― Basta, meu sufletul, ― murmuró. El suave terciopelo de su voz se
había vuelto más un gruñido ronco. Ella lo estaba destruyendo con su regalo
salvaje, desinhibido a él. Él nunca tendría suficiente de su naturaleza. Nunca.
A través de los largos siglos que sabía que iba a ser tan adicto a su gusto, a su
cuerpo, que nunca querría estar en ningún otro lugar que donde estaba. ―
Ven a mí, Blaze. ― Una demanda. Áspero. Duro. No pudo evitarlo. Tenía
que tenerla. La suplica en sus ojos, el puro fuego ardiendo en ella, era
demasiado para resistir. Usó sus muñecas para tirar, para ponerla de pie,
capturando sus caderas y elevándola a él con un brazo. Él utilizó la otra para
envolver la pierna a su alrededor. Envolvió la otra al instante.
Él los acercó a la cama mientras ella rodeó su cuello con sus brazos. El
coloco una rodilla en la cama, Maksim los llevo a los dos abajo,
manteniéndola debajo de él. Sus muslos se abrieron para él y él se
aprovechó, colocando la amplia cabeza de su polla en ese refugio caluroso.
Él gruñó al sentir como su cuerpo tomaba parte de él, apretando abajo, lava
fundida rodeandole, tan fuerte que pensó que iba a explotar en ese
momento. Comenzó a ejercer presión, pequeños picos cortos que forzaron
58

su camino a través de los músculos tensos. Mucho calor. Perfecto.


Página

Demasiado apretado.
Estrangulado en el paraíso. La sensación era puro éxtasis cuando a su
alrededor, su cuerpo se estiraba y se quemaba, lentamente, aceptando de
mala gana su invasión. Llegó a esa barrera delgada y se mantuvo allí con
esfuerzo, el sudor en la frente mientras luchaba por mantener el control. Por
darle a su cuerpo el tiempo que necesitaba para adaptarse a su invasión. No
estaba a la profundidad suficiente. Era una tortura permanecer inmóvil.
― ¿Est{s bien, meu sufletul? mírame. ― Él tenía que ver sus ojos. Lo
tenía cerrados y necesitaba saber que no estaba haciéndole daño. Sus
pestañas revolotearon y luego se levantaron. Sus músculos del estómago se
contrajeron violentamente. Su cuerpo se estremeció y su polla imposible se
engroso, palpitando, desesperada por más. Se veía tan sexy.
― Necesito m{s, ― susurró. ― Por favor, apúrate. Por favor. Estoy
ardiendo.
Necesito. . .

― Yo sé lo que necesitas. ― Su brazo se apretó alrededor de sus


caderas, levantándola. Al instante sus piernas envueltas más apretadas
alrededor de él, sus tobillos enganchados en su cintura, sus dedos
bloqueando en la nuca de su cuello, con ojos suplicantes. Respiró porque la
visión de ella lo estaba matando, destruyendo todo el control. Él se lanzó
hacia delante. Duro. Tomando su cuerpo. Reclamándola a ella como de él.
Conduciéndose más allá de su inocencia y a través de sus pliegues apretados,
el fuego abrasador tomando su cordura cuando su apretado canal no tuvo
más remedio que aceptar todo de él. Ella gritó en el látigo de dolor, pero se
59

sentía en llamas líquidas envolviendo su polla con fuerza, lo arrastró más


Página

profundo hasta que llego al final. Su estrecho canal onduló a su alrededor,


apretando y ordeñando como un puño apretado, o cien dedos, como una
presa a su alrededor. Apretó los dientes, luchando por el control de nuevo,
tratando de darle a su cuerpo tiempo para adaptarse. Sus caderas se
resistieron. Su cabeza golpeó. Un pequeño gemido de necesidad escapó de
su garganta y le acarició como una llama sobre su polla.

La necesidad de empujar duro y profundo, una y otra vez casi lo volvió loco,
pero respiraba a través de ello, aferrándose a ella.
― ¿Est{s lista, Blaze? Respira para mí, cariño. ― Sus ojos verdes se
encontraron. Salvajes. Tan salvajes que su aliento fue atrapado en su
garganta. Él la mantuvo inmóvil mientras ella seguía tratando de resistirse
contra él, desesperado por moverse.
― Por favor, ― susurró de nuevo. Su voz le envió sobre el borde.
Duros. La excitación haciendo el fuego dulce más caliente que nunca. Se
trasladó entonces, retrocediendo y luego sumergiéndose profundamente en
su canal de fuego. Sus músculos internos, tanto de seda abrasador, se
apoderaron de su polla como un puño apretado, imaginable. Sintió la última
pizca de control y comenzó a alimentarse de ella. Él era áspero. Demasiado
duro para su inocencia, pero no había forma de recuperar su control una vez
que lo había perdido. El placer lo envolvía, era tan intenso que realmente
rayaba en el dolor. Su mente estaba en la suya y podía sentir su creciente
orgasmo. Corriendo hacia ella. La sensación de una ola que amenazaba con
hundirla.
Agarró sus caderas duras, flexionando los dedos y luego cavando en
profundidad, abrazándola, por un momento, saboreando el apretado, y
60

sedoso, canal húmedo, y luego se metió en ella una y otra con golpes
Página

profundos y duros, dejando que la racha de incendios atravesara su cuerpo.


Sintiendo sus bolas apretarse. Sintiendo la repentina, y abrumadora
convulsión en su vaina. Las ondas que le rodeaban. Sus gritos llenando sus
oídos en su mente. El placer le inundó, y se lo llevó. La cogió. Cada tirón
duro de su polla se derramaba en ella con un golpe de puro placer. Maksim
enterró la cara en su cuello, en su suave cuello, dulce, escuchando los latidos
de su pulso, el flujo y reflujo de la sangre. Su cuerpo era blando debajo de
él, su polla todavía deslizándose duro, ya que la lujuria oscura lo golpeo
duro, tan brutalmente desde el momento en que había oído su voz, sabiendo
que ya no iba a desafiar y luchar sus batallas solo, aliviado lo suficiente como
para permitirse ser saciado.

Ella era diferente a la mayoría de los seres humanos, que habían sido
capaces de resistir la compulsión, pero habían intercambiado sangre. Ella le
había permitido entrar en su mente. Ella no lo desafiaría tan fácilmente por
segunda vez. Levantó la cabeza y miró hacia ella, indefensa ante el placer,
aturdido en su rostro. Sus pestañas revolotearon y antes de que pudiera abrir
los ojos todo el camino, él tomó su boca. Suavemente. Con ternura.
Completamente en desacuerdo con su brusquedad de antes.
― Meu sufletul, cariño, tienes que dejar de afligirte. ― Ella se puso
rígida y sus manos fueron a sus hombros para apartarlo. ― Est{s a salvo aquí
conmigo. ― Deslizó las palabras en voz baja en su mente. A todo lo largo
que había sentido su dolor. Se había negado a enfrentar la realidad de la
muerte de su padre. Su única sangre viva, su otro pariente, era su madre,
que la había dejado años atrás y nunca había vuelto o molestado en averiguar
si su hija estaba aún con vida. Sean McGuire había significado todo para su
61

hija. Él había sido brutalmente asesinado.


Página
― Es necesario que te permitas caer a pedazos. Sólo por esta vez,
cuando yo estoy sosteniéndote. Mañana por la noche puedes ser fuerte otra
vez, pero en este momento, que te sostengo, muy dentro de ti, dame eso a
mí, también. ― Trató de no utilizar una compulsión, pero sabía que tenía
que llorar. Para que finalmente se fuera. El nudo duro dentro de ella nunca
iba a desaparecer hasta que se dejara reconocer que se había ido. Ella nunca
aceptaría la muerte de su padre, hasta que se enfrentó a ello y se obligara a
darse cuenta de que no iba a volver. Ella necesitaba hacerlo para comenzar
ese proceso. Ella nunca miraría el futuro, y lo último que quería Maksim,
era que Blaze estuviera pensando en renunciar a su vida por una venganza.
Ella estaba aceptando demasiado fácil el morir. Su amor había sido salvaje.
Duro. Intenso. Era una situación intensa, y se quedó allí en su mente, a la
espera de que le diera ese último regalo. Su tristeza. Sus lágrimas. Su dolor
absoluto. Él era su compañero y, aunque ella aún no sabía lo que eso
significaba, sentía su conexión profunda.

CINCO

EL DOLOR DE CABEZA GOLPEANDO A través de su cabeza hizo


difícil salir de su sueño pesado. Normalmente, Blaze se despertaba
rápidamente sin importar la hora. Ella no se quedaba en la cama, o tenía que
tener tres tazas de café para despejar la cabeza, pero el dolor de cabeza había
hecho difícil el pensar. Se sentía desorientada y con un poco de náuseas. Le
62

dolía el cuerpo por todas partes. En todas partes.


Página
Latidos del corazón, sus ojos se abrieron y ella volvió la cabeza para ver si
alguien más estaba en su cama. Estaba claramente sola, ella soltó un largo
suspiro tembloroso, los acontecimientos de la noche llegando a ser mucho
más claros en su cabeza.
Prefería la niebla a la realidad. Gimiendo, porque incluso la luz hería sus
ojos, se paso una mano por la cara para protegerse de la luz brillante del día.
Ella había llorado durante horas la noche anterior. Por horas. En sus brazos.
Maksim. Prácticamente un total desconocido. Ella gimió de nuevo, su rostro
en llamas. Ella había hecho más que llorar en sus brazos; le había entregado
su cuerpo. No una sola vez. Sino una y otra vez. En medio de su llanto y
jadeos. Había perdido la cabeza anoche. Totalmente pérdida. No podía
fingir que Maksim Volkov estaba lejos, o las cosas que había hecho con él.
No había forma de que negara el increíble sexo, y el sexo fue intenso y muy
impresionante.

Ella quería arrepentirse. El hombre era un completo desconocido y ella casi


había desgarrado la ropa de él, pero luego toda la noche había sido intensa.
Esa era la única excusa, la única explicación que tenía. Había esperado
morir.
Había estado preparada para ello y la verdad, una parte de ella había estado
deseando por ello, lo que habría hecho a su padre estar muy, muy enojado
con ella. Gimió por tercera vez y rodó sobre su estómago, enterrando su
cara en la almohada. Estaba bastante segura de que todo había sucedido tal
como ella había recordado, con la excepción de la parte de la sangre. Esto
no podría haber sucedido, porque la sangre no sabía cómo eso. Adictiva,
63

caliente y totalmente masculina. Su boca se hizo agua en el recuerdo. Si la


Página

sangre de hecho era tan buena que ni siquiera podía conseguir sacar el sabor
de su mente y ansiar más, la gente estaría vendiéndola en el mercado negro y
haciendo una fortuna. En cuanto a los vampiros, ella se estremeció un poco
ante la palabra, pero no quería ir allí. Ella sabía de vampiros. Había sabido
desde que tenía diez años y Emeline había entrado en su vida.
Por supuesto, al principio, de niña había creído. Siempre que estaban juntas,
tenían la pesadilla. La misma pesadilla. Era poderosa, fea y aterradora.
Estuvieron juntas por mucho tiempo. Cuanto más tenían la pesadilla, más se
desarrollaba y se volvía más y más detallada. Ella gimió de nuevo, tratando
de apagar su cerebro, sin querer pensar en vampiros o monstruos que no
podía controlar. Ya que ella no iba a ver Maksim nunca más, por el tiempo
que ella vivía, podía fingir, como había estado haciendo durante años, que
no creía en nada de eso. Mientras tanto, no podía darse el lujo de mentirse
en torno a su apartamento y de sentir lástima por sí misma. Tenía trabajo
que hacer. Su celular sonó a lo largo de la mesa final, vibrando a través de la
superficie de la madera. Ella se desenredo rápidamente, tratando de no
recordar cómo se había puesto el pie para él y lo que había sucedido
después. Aún así, su cuerpo recordaba, incluso si su cerebro intentaba cerrar
la memoria. Sintió una punzada de respuesta en lo más profundo. A la vez
que una quemadura ardiente comenzaba.

― Tienes a Blaze, ― respondió ella.

― ¿Dónde has estado? Te he llamado treinta veces, ― Emeline


S{nchez, su mejor amiga, estalló sin siquiera decir hola. ― Me convertiste en
mujer acosadora y loca. He estado muy preocupada. Gracias a Dios que
64

esperaste por mí. Tengo esto totalmente controlado, dulzura. Conseguí un


Página
trabajo en el club de striptease. Ya sabes, The In Place. Seriamente. Me
contrataron de inmediato.
Blaze se enderezó, empujando la caída del cabello en cascada hacia todas
partes.
― Em, ¿est{s loca? Esto no es un juego. Estos hombres mataron a mi
padre. No
puedes ir de incógnito en la articulación de la tira.

Ella bajó la voz hasta casi un susurro. ― Sabes por qué.

― Puedo no ser del tipo duro como tu, Blaze, pero puedo obtener
información. Soy buena en eso. Sabes que lo soy. Siempre he tenido ese
don y yo no voy a dejarte hacer esto sola. Yo no lo haré. Tu y tu padre. . . ―
Su voz vaciló y se apagó. Se aclaró la garganta. ― Si no fuera por ustedes
dos, yo no estaría aquí. Tú lo sabes. No voy a dejar que hagas esto sola. ―
Blaze cerró los ojos brevemente. Emeline no era un combatiente en el
sentido en que lo era Blaze. Sean había tratado de enseñarle, y ella era
capaz, pero no estaba en su naturaleza, en la forma en que estaba en Blaze.
Emeline era más tranquila. Ella era preciosa. Verdaderamente guapísima.
Por supuesto, que el club de striptease la contrataría. También parecía
misteriosa, difícil de alcanzar y, simplemente al caminar por la calle, era tan
sexy, que todos se volvían a mirarla.
Ella rara vez objetaba algo, aunque tenía opiniones fuertes, acababa
haciendo en silencio lo que quería y a su manera. Cuando se decidía a hacer
algo, nadie podría detenerla. Nadie. Blaze había aprendido eso muy
temprano. ― Emmy, escúchame. No es seguro para ti, estar en esta ciudad.
No es seguro para ti estar en el país. Ciertamente, no es seguro para ti, estar
65

en ese club de striptease. Sobre todo en ese club de striptease. ¿Qué hiciste?
Página

¿Ir directamente desde el aeropuerto al bar y buscar trabajo?


― Bueno. . . si. ― Como si eso fuera perfectamente razonable. Blaze
quería arrancarse el pelo. Su vida estaba fuera de control. Completamente
fuera de control. Ella debería haber sabido que desde el momento en que
envió un mensaje a Emeline, sobre que Sean estaba muerto y que ella iba
detrás de los asesinos, que Emmy subiría a un avión, sin importar el peligro
para sí misma, y vendría a ayudar.
― ¿Sabes quién es dueño de ese club? ― Blaze preguntó en voz baja.
Ella bajó la mirada hacia su cuerpo. Estaba desnuda. Completamente
desnuda. Nunca dormía desnuda. Había marcas de manchas en sus pechos.
Huellas digitales similares. Y una marca por encima del izquierdo que se
parecía sospechosamente a una mordedura. Ella cerró los ojos, recordando
la forma en que se sentía cuando él hundió sus dientes en ella. Su sexo se
contrajo. Apretado. Sintió la oleada de calor líquido en la memoria.
― No. Y no me importa.

― ¿Has estado alguna vez en el, antes?

― Por supuesto que no. Nunca me he desvestido antes si eso es lo que


est{s preguntando, pero tomé baile de tubo para mantenerme en forma y he
bailado toda mi vida. No tengo dudas de que puedo sacar esto adelante.
Blaze contuvo el aliento. ― Espera. Espera. ¿Ellos te contrataron como
stripper? Pensé que querías decir que te contrataron como camarera.
― Cariño, ¿cómo puedo acercarme a las chicas para obtener
información si yo no soy una de ellas? ― Emeline sonaba como si estuviera
66

perdiendo un poco de su paciencia. Blaze quería gritar.


Página
― Blaze.― La voz de Emeline se suavizó. ― No voy a entrar en esto
con los ojos cerrados. Yo no volví por impulso. Sé el riesgo y, al igual que tu,
yo lo acepto. Tu y Sean eran lo más parecido que tengo a una familia. No
tengo a nadie más, y vivir a la carrera no me da exactamente el incentivo o el
tiempo para hacer amigos. Ellos lo asesinaron. Se lo llevaron de nosotros.
Yo no voy a dejar que se salgan con ello, más de lo que lo haces tú. No
puedo entrar en combate como tu, pero puedo alimentar tu inteligencia.
Blaze se pasó la mano por la cara. Ella no tenía un argumento para eso.
Todo era cierto y ella sabía exactamente cómo Emeline se sentía por Sean.
Emeline no tenía familia real para hablarles. Su madre había muerto cuando
ella tenía tres años. Su padre desapareció y Emeline había cambiado de casa
en casa con familiares apáticos. Blaze la conoció por casualidad en un
callejón detrás del bar, y se convirtieron en grandes amigos. Emeline había
estado trabajando en tiendas desde que tenía trece años para sus diversos
parientes, y ella fácilmente consiguió un trabajo y un apartamento con Sean
cuando cumplió dieciséis años. Sobre todo, antes de eso, ella vivía en las
calles durante el día y dormía en la habitación de Blaze en la noche. Sean
había pagado por sus clases de baile y cualquier cosa extra que había querido
tomar mientras ella estaba creciendo. Fue a la escuela como si tuviera un
adulto vigilándola. Cuando llegó a Emeline ocho meses atrás y les dijo que
había presenciado un asesinato y que tenía miedo, miedo de estar siendo
seguida, Sean la había ayudado a salir del país.
― Em, cuando describiste el asesinato a la policía. . .

Emeline gimió. ― Ojal{ nunca hubiera usado el término vampiro. Dije


67

Vampiro como si no lo creyera. Sé que no son vampiros. Incluso he


Página

intentado dar marcha atrás y decir que tal vez él tenía esa enfermedad en la
que cree que él es un vampiro y asesina a la gente y bebe su sangre. Las
encías se habían retraído, estaba pálido, su pelo estaba en cadenas, y todo
eso se explica por la enfermedad. Pero una vez dije 'vampiro' nadie creyó ni
una cosa de lo que había dicho.

― Las dos sabemos que era un vampiro, ― dijo Blaze en voz baja. ―
Nosotras no queríamos creerlo, pero esa pesadilla. . . ― Ella suspiró y
apretó los dedos en la sien palpitante. ― Emmy, cariño, esa pesadilla se
acerca. No puedes ir a trabajar a ese club. Algunas de las cosas en la
pesadilla son demasiado reales. Las dos sabemos lo que sucede si todo se
hace realidad. Está más segura fuera del país. Necesito saber que est{s
segura, Emmy. Por favor, vuelve a Francia. ― Su garganta se cerró. Sabía
que Emeline no se iría. No si su pesadilla iba a convertirse en realidad.
Hubo un pequeño silencio.
― Cariño, sabes que Te amo. Eres mi única familia. Sean era mi padre,
también. Tengo que hacer esto. No podría vivir conmigo misma si no
estuviera aquí ayudándote. Yo no te puedo dar eso. Y sabes por qué. Si yo
no hubiera usado la palabra vampiro para describirlo, los policías no me
habrían despedido como si yo fuera una loca.
― Emmy, escúchame. Los policías te creyeron. Ellos estaban sucios.
Sean lo sabía y él te sacó de aquí. Algunos de ellos trabajan para este tipo y
su mafia. Su nombre es Reginald Coonan y es dueño de ese club. Sean le
creyó y yo también, además hay otros que piensan. . . ― Se interrumpió,
reacia a revelar algo acerca de Maksim. Se sentía como una traición, incluso
con Emeline.
68

― ¿Piensan qué? ― Emeline insistió.


Página
― ¿Crees que mata como un vampiro lo hace? Sea lo que sea, sabemos
que el hombre que se hace llamar Reginald Coonan, comete los asesinatos y
bebe la sangre de sus víctimas. Tú lo viste.
― Dos de ellos. ― Emeline recordó en un susurro. ― Todavía tengo
pesadillas
todas las noches. Tengo miedo de ir a dormir.

― Lo sé, cariño, ― dijo Blaze. ― Es por eso que no debes volver a ese
club. Si te ve
allí...

― Fui contratada bajo el nombre que Sean me dio cuando me envió a


Europa. Estoy haciendo esto, Blaze. Por Sean. Por ti. Pero más que nada,
por mí misma. Estoy cansada de correr y quiero volver a casa. Eres todo lo
que tengo. ― Blaze cerró los ojos y se echó hacia atrás en la cama. No había
forma de que Emeline parara una vez que ella se decidía a algo, más de lo
que pasaba con Blaze.
― Est{ bien, pero tenemos que ser inteligentes, ― capituló. ― Es muy
peligroso.

― Yo pr{cticamente vivía en la calle, Blaze, soy buena en esto. Tengo


habilidades locas manipulando a la gente para que hablen conmigo sobre
cosas que prefieren no decir.
Blaze tomó una respiración profunda, sus pestañas todavía firmemente
hacia abajo. Por alguna razón, la luz que se filtraba alrededor de las
69

persianas molestaba sus ojos. El dolor de cabeza era peor cuando se


Página

incorporó. ― Hace un par de meses, un hombre entró en el bar y le entregó


a papá una tarjeta con un número. Se ofrecieron a ayudarle con el problema
Hallahan. Me sorprendió cuando papá guardó la tarjeta, porque nos pareció
que parecían como una mafia rival que quería reclamar nuestro barrio. ―
Emeline se mantuvo en silencio, esperando. Blaze suspiró. ― Llamé al
número anoche porque puse las escrituras a nombre de ellos en caso de mi
muerte. Pensé que si me moría, y los Hallahans todavía estuvieran vivos, yo
quería que alguien los matara. Qué mejor manera que un mafioso,
¿verdad?

― ¿Les dijiste que hiciste esto? ¿Ahora tienes dos familias de la mafia
diferentes
que quieren matarte? ― Emeline sonaba sorprendida.

― Bien. No. No exactamente. Me acosté con uno de ellos.


Accidentalmente. Bien.
― Blaze se sentó de nuevo y bajó la mirada hacia su cuerpo. ― No
dormí. Tenía un montón de resistencia. Fuimos por ello y luego me puse a
llorar sobre papá. Frente a él, Emmy. Yo no lo podía creer. Y, de nuevo,
estuvimos juntos, pero más lento y más dulce. Y luego otra vez. Y otra vez. . .

Emeline gimió. ― Me hago una idea. Vaca Sagrada, Blaze.

― Lo sé. ¿Correcto? Fue increíble. Quiero decir que... Un beso y me


derretí. En realidad creo que me derretí mucho antes. En serio, sólo al
escuchar su voz. Él tiene esta manera de hablar. Muy baja. Suave. Pero
70

totalmente al mando. Él es. . .


Página
Emeline continuó por ella. ― ¿Dominante? ¿Arrogante? ¿Mandón? ¡Oh,
no, Blaze!
¿Y te acostaste con él? Cariño. Sólo se miran a hombres como él. En
realidad no duermes con ellos.
― Bueno, en realidad, Emmy, no había pensado realmente dormir con
él. Pero una
mirada, y sólo su voz, y estaba totalmente derretida.

― Um, cariño, déjame decirte que los hombres dominantes, y súper sexy
son grandes para fantasear, pero nunca, en realidad nunca trates de tener
una relación con uno. No funciona en la vida real. Ahora por lo menos
sabes el tipo de hombre que te atrae y puedes ver por uno para ti misma. Yo
me enamoro del chico malo todo el tiempo. El realmente malo. Cuantos
más tatuajes, músculos y las motocicletas tienen, más estoy cayendo a sus
pies. Pero yo no toco eso. ¿Por qué? Porque no importa lo bueno que sea el
sexo, me conozco a mí misma. Mi corazón estaría involucrado y me gustaría
conseguir una patada en los dientes. Así que no lo hago.
― ¿Chicos malos? ― Blaze hizo eco débilmente.

― Cien por ciento. Me gusta machista. Mandón. Arrogante. Ni siquiera


siento una punzada sin eso, pero yo no soy tonta, Blaze. No voy allí. Tienes
que componerte, no importa lo bueno que este tipo fuera en la cama. Tú
estabas vulnerable y él se aprovechó.
Blaze se aclaró la garganta. ― En realidad no. Estoy bastante segura de que
lo
asalté.
71
Página
― Tú estabas vulnerable, cariño, ― dijo Emeline suavemente.

Blaze pasó la mano por su muslo. Había una marca de mordedura en el


interior, una fresa en lo alto. Su estómago dio un salto mortal y ella sintió
una reacción instantánea en lo más profundo de su cuerpo.
― Tal vez, pero definitivamente participé.

― ¿Dónde est{ ahora?

― No lo sé. Me desperté y él se había ido. ― Hubo un silencio


elocuente. ― Yo no estoy buscando una relación, Emmy, ― dijo Blaze. ―
Sucedió y no puedo decir que no estoy contenta. Fue increíble. Yo no tenía
ni idea de que el sexo era increíble, pero tengo cosas que hacer, y una
relación no es una de ellas. Ocurrió. Estoy pasando.
― ¿Es uno de esos mafiosos?

― No estoy segura de que sean mafiosos, ― Blaze reflexionó. ― M{s


como cazadores. ― Su corazón latía con fuerza cuando lo dijo, y su mano se
deslizó hasta cubrir el lado derecho de su cuello donde su pulso saltó y
golpeó. ― Pero lo que viste esa noche, Emeline, yo lo he visto. No estamos
locas. Hay alguien. . .
― Había dos de ellos, ― Emeline reiteró. ― No es sólo uno. Son dos.

― Est{ bien, dos de ellos. Pero alguien ha visto al menos a uno de ellos.
Y vieron que se pueden matar. Ellos van tras ellos.
― Bien. Déjalos. Iremos tras los Hallahans porque hice algunas
investigaciones
72

sobre ellos. Pueden salir a la luz del sol. Podemos obtenerlos a ellos, Blaze.
Página
― Sólo ten cuidado. Voy a ir al club en un par de horas y vigilaré tu
espalda.

― Con ese pelo rojo tuyo es imposible no verte, ― Emeline señaló. ―


No podemos
correr ningún riesgo, y si eres descubierta y me hablas, entonces soplaras mi

tapadera. Así son las cosas, tuve la suerte de que nunca me encontré a uno
de ellos antes de que Sean me sacara de aquí.
Blaze suspiró muy fuerte. Lo suficientemente alto como para que Emeline
escuchara. ― No estamos en una película de espías, Em. No te dejes atrapar
en el drama.
Emeline se rió. ― Muy divertida, Blaze. Estoy a punto del drama. Es por
eso que me quieres. Soy la muchacha del girlie y siempre siendo dramática.
Eres la chica del equilibrio, sin complicaciones, la del voy a patear su culo.
Es por eso que somos amigas. Ambas no podemos ser las reinas del drama.
Ella hizo una pausa, y luego bajó la voz. ― Te amo, Blaze. Eres mi única
familia. No puedo perderte. No puedo. Yo no sobreviviría. No tires tu vida.
Blaze agarró el teléfono con más fuerza, tan apretado que sus nudillos se
pusieron blancos. Ella había estado haciendo eso. Ella estaba tan
desconsolada, por lo que decidió no permitirse pensar siquiera en las horas
antes de que su padre hubiera muerto, y estaba dispuesta a ponerse en
peligro. Habría injustamente dejado a Emeline sola. Ella estaría eternamente
agradecida con Maksim Volkov y Tariq Asenguard por salvar su vida. Sabía
que habría muerto. Estaba bastante segura de que ella habría tomado al
73

menos un par de los hermanos Hallahan con ella, pero Emeline tenía razón.
Página
Había querido morir antes que enfrentarse a la pesadilla de lo que Sean
había pasado.
― Ojal{ no hubiera salido. Tomé una clase de trucos de coctelería. Pap{
tomó mi
turno para que pudiera asistir a la clase. Ahora, parece tan tonto.

― No era tonto, Blaze, ― dijo Emeline. ― Así es la vida. Vivimos


nuestra vida y las cosas suceden y tenemos que lidiar con ellas. Estamos
lidiando. Entre las dos, vamos a encontrar la mejor manera de sacar a los
hermanos Hallahan, uno por uno. El infierno, voy a seducirlos a ellos si
tengo que hacerlo.

― Emeline. ― Blaze respiró su nombre. ― No te atrevas.

― Simplemente es un decir. Me tengo que ir, cariño. Me voy a quedar


en el Mark Charles Hotel. Está un poco deteriorado, pero me pareció que
una stripper necesitada, podría vivir allí.
Blaze apretó los dientes. ― Emmy, tienes que estar segura. ¿Hay buenas
cerraduras en las puertas? ¿Una mirilla? ¿Está protegido allí?

― Sean me enseñó una cosa o dos, Blaze, ― dijo Emeline, su voz grave.
― Yo sé cómo estar a salvo. Viaje a Europa por mi cuenta. El hecho de que
no puedo patear el trasero como lo haces, no significa que yo no esté
prestando atención a las cosas que tanto me enseñó. Puedo hacer esto. Creo
que estoy más segura de lo que estás tú. Si entras en el club, oculta ese pelo
74

tuyo.
Página
― Sí, mam{, ― dijo Blaze. ― Sé algo acerca de mantenerme a salvo.
Nos vemos en un par de horas. Pero Emmy, si estás bailando, estoy
cerrando los ojos, así que voy a ir a ciegas. ― Emeline rió. Blaze se olvidó
de lo hermosa que era su risa. Emeline tenía una hermosa voz. Ella tenía un
cuerpo hermoso. Todo en ella era precioso. Había sido bendecida por los
dioses de la belleza, pero maldecida también por los dioses de la belleza. ―
Si haces eso, cariño. Mantente fuerte.
― Sé fuerte, ― Blaze hizo eco y cerró su teléfono. Ella lo tiró sobre la
mesita de noche y se tapó la cara. Ella había estado tan cerca de la muerte
ayer por la noche. No podía decir que ella lamentara una sola cosa de lo que
sucedió. Quería a Maksim Volkov y la verdad, ella lo quería de nuevo. Pero
no iba a ir allí. Ella no era el tipo de mujer para conectar con alguien como
Maksim, ni pensaba por un momento que fuera la única, a pesar de las cosas
que le había dicho. Por un lado, su mano se deslizó hasta el cuello de nuevo,
y un rubor lento se extendió por todo su cuerpo. No era por la cosa de la
sangre. Su cara quemaba. La boca de ella había sido erótica y la boca de él. .
. Su sabor era adictivo.

Quería más. La sangre no sabía cómo eso. Ella lo sabía. Era una de esas
personas extrañas que, cuando se cortan, se chupa la herida. La sangre no le
sabía para nada así. Sin embargo, ella lo había visto moverse. O más
exactamente, no lo había visto moverse. Era tan rápido. Si su sangre podía
hacerla tan rápido, ella estaría perfectamente bien con ser un poco más
como él porque estaba vengando la tortura y el asesinato de su padre. Ella
no dejaría eso en manos de un extraño.
75

Blaze se empujó fuera de la cama. Al instante se sintió mareada y


Página

desorientada. Los golpes en la cabeza crecieron. Su cabeza parecía a punto


de explotar, estaba bastante segura de que ella lo haría. Era mucho peor que
cualquier resaca que jamás hubiera experimentado. Apretó la mano en el
estómago y se tambaleó al cuarto de baño. Cada paso era difícil. Sus pies se
sentían plomizos, atrapados en arenas movedizas. Tuvo la tentación de
volver a acostarse y tirar de las cubiertas sobre su cabeza para bloquear toda
la luz. En cambio, ella abrió la ducha y se metió debajo de la cascada de
agua, dejando que corriera por su cara y cuerpo, en un esfuerzo por despejar
las telarañas. Si sus problemas sólo hubieran sido físicos, ella habría estado
bien con él, pero sus pensamientos se negaban a salir de Maksim Volkov.
No importa lo que ella hiciera, no podía dejar de pensar en él. Ella fantaseo
en la ducha mientras se lavaba el pelo, pasando los dedos a través de él,
recordando la sensación de sus manos en su pelo, la picadura erótica de
dolor en su cuero cabelludo. Tan bueno. Tan bueno que incluso la
memoria provocó un espasmo. Recordó la forma en que su piel se sentía
cuando ella lo tocó. Caliente. Duro. Tan hermoso, si era que un hombre
podía ser descrito como hermoso. Sus manos, mientras lavaba su piel,
siguieron el camino de las suyas. Sus pechos, el vientre, la cintura, bajando
todavía. Se oyó gemir y se sorprendió. Ella no era una persona sensual.
Realmente. No lo era. Ella había mirado a unos pocos hombres, pero en
serio, ella no se había interesado. Era extraño pensar que podía pasar de ser
semi-fría, a casi rasgar la ropa de un hombre. No había duda de que había
hecho eso, y ella no tomaría un segundo atrás.

Ella tampoco se engañaba a sí misma creyendo todo lo que él le dijo. Los


hombres decían cosas a una mujer en la cama. Ella no era ingenua. Incluso
76

si él era todo lo que él había dicho a ella, de otra especie y no un vampiro,


Página

no podía ser que sólo existiera una mujer para un hombre. Sonaba
impresionante ser sólo de un hombre, pero un hombre tan caliente como
Maksim podría tener cualquier número de mujeres. Y él tenía que tenerlas,
o no habría sido tan impresionante en la cama. Nadie podía conseguir ese
conocimiento sin mucha experiencia. No es que ella lo hubiera hecho tan
mal. Sonriendo, ella se enjuagó el jabón de su cuerpo, deseando que el
chorro de agua sobre ella no se sintiera tan sensual en su piel sensible.
Maksim había abierto las compuertas de su sexualidad. No había ninguna
duda sobre eso. Ella lo estaba deseando todo otra vez. Su gusto. Su cuerpo.
Su pene. Cada pulgada de él. Quería oír su voz. Ver su sonrisa.
― Obsesión, ― susurró en voz alta. Ella estaba haciendo exactamente lo
que Emeline le advirtió que no hiciera. Ella quería una relación con
Maksim, no una aventura de una noche. ― Me conformo con el sexo, ―
dijo metiéndose bajo el agua caliente. ― Un montón de buen sexo con él. Y
si realmente era así de rápido, tal vez un poco de eso también. ― Ella se
aclaró el pelo por última vez y cerró la ducha, tratando de alcanzar una toalla
para secarse. Al tocar su cuerpo con la suavidad de terciopelo del material
fue un error. En el momento en que la toalla se deslizó por sus pezones, ella
sintió el arco de electricidad corriendo a su centro. Su vaina en espasmo.
Muy dentro de ella palpitaba de deseo. Ella apretó los dientes contra las
llamas que barrían a través de su torrente sanguíneo y evito el roce. En el
momento en que llevó el material entre las piernas donde estaba adolorida,
deliciosamente adolorida, ella estaba en llamas. Sólo tocar con la toalla su
botón de pulsación envió un orgasmo impactante surgiendo a través de ella.
Se apoyó en el fregadero, respirando con dificultad, deseando que Maksim
estuviera allí con ella. Le había dado este regalo.
77
Página
Ella nunca había tenido un orgasmo auto-inducido tan fuerte. Imaginar su
boca sobre ella, o su pesada erección en su boca o en su cuerpo, envió otra
ola estrellándose a través de ella. Respirando pesadamente, ella tiró la toalla
a un lado y cogía otro para envolver el pelo, antes de ponerse de pie delante
del espejo de cuerpo entero.
El espectáculo hizo que su aliento se atragantara en la garganta. Ella se había
mirado a sí misma cientos de veces, por lo general una mirada superficial,
sobre todo para asegurarse de que su ropa no estaba al revés o algo igual de
torpe. Su piel nunca había brillado tanto. Sus ojos parecían más grandes, el
verde más brillante, casi deslumbrante. Sus pestañas parecían más gruesas y
largas. Su cuerpo parecía. . . exuberante. Ella fue cambiada. Ella sabia y
estaba acostumbrada a que sus músculos estuvieran muy definidos y lo
estaban, pero de alguna manera se dio cuenta de sus curvas. Sobre todo, se
dio cuenta de las manchas en su cuerpo, las marcas de posesión de Maksim.
Había un montón de ellas, como si él la hubiera marcado, estampando su
huella tan profundo que estaba en sus huesos. Dejó escapar el aliento
lentamente. Ella se veía hermosa. Nunca se había sentido hermosa en su
vida. Sabía que no era sencillo, pero aún así, era así. Nunca les gusta esto.
Maksim la transformó de alguna manera, o al menos la hizo consciente de
su feminidad, algo que nunca había reconocido.
Se vistió lentamente, eligiendo su atuendo con cuidado. Se vistió para el
combate. Vaqueros que se extendían fácilmente. Botas que eran lo
suficientemente livianas como para permitir que se moviera rápido pero que
tumbaría a alguien si les daba una patada a ellos. Una camisa que enfatizaba
sus curvas, un chaleco que le permitía ocultar algunas armas. Ella no tomó
un bolso, pero metió la Identificación y dinero en el bolsillo de su chaleco.
Se puso un cuchillo en una bota y una pistola en la otra. En su cabello se
78

tomó un tiempo. Lo trenzó y luego se puso una de las varias pelucas que
Página
guardaba sólo para tales fines. Sean le había enseñado cómo evitar ser
notada, y el color de su pelo siempre había sido un detrimento.

Cuando ella lo había ensombrecido, se había aclarado cada vez, por lo que
ella había comprado pelucas. Con las más baratas, había sido descubierta de
inmediato, pero cuando se pagaba un buen dinero por el pelo real, había
logrado hacer un par de seguimientos sin ser descubierta. Se puso una corta
peluca negra, y se aseguró de que estuviera segura y pareciera real antes de
deslizarse en un par de gafas de sol, porque la luz estaba matando a sus ojos.
Ella se apresuró a salir del apartamento. Vigilaría primero y luego iría al club
cuando hubiera un montón de gente.

SEIS

BLAZE NO ESPERABA que fuera tan difícil estar en la luz. Incluso


detrás de sus gafas oscuras, sus ojos se humedecieron y se quemaron.
79

Aparcó su motocicleta en un callejón detrás del edificio de enfrente del club.


Página

No fue difícil saltar y atrapar la escalera de incendios, tiro de ella hacia abajo
y comenzar la subida a la azotea. Una vez allí, permaneciendo bajo en caso
de que alguien estuviera viendo no la viera, ella hizo su camino a través del
techo hacia los cuatro pies de alto muro que rodeaban la azotea al otro lado
del The In Place.
Ella hizo una mueca mientras sus binoculares tomaron el letrero de neón
parpadeante sobre la puerta del edificio. El club era popular. Los bailarines
eran buenos. El rumor era, que tenía que ser preciosa y una gran bailarín
para conseguir un trabajo allí. La paga era buena y las propinas eran aún
mejor. Ella podía entender por qué iban a contratar a Emeline en el acto.
Emmy era todo a la vez.
Blaze se movió a lo largo de los pasillos de la azotea primero, sólo para
asegurarse de que los hermanos Hallahan no hubieran apostado guardias
allí. Ella reviso el área meticulosamente, al igual que Sean le había enseñado,
y no había nadie. Era evidente que los Hallahans no sospechaban que fuera
a venir detrás de ellos.

Ella sabía que la habían descartado porque ella era una mujer. No habían
entrado en su bar porque era evidente que no querían meterse con Tariq
Asenguard, Maksim o cualquiera de sus hombres, si era que habían traído
algunos con ellos. Tenía la sensación de que los tenían. Habían necesitado
más de los dos hombres para limpiar el bar en ese periodo de tiempo,
incluso si pudieran moverse a toda velocidad. La idea de que había habido
otros que no había visto no le sentó bien a ella, pero ahora que pensaba en
ello, por supuesto que probablemente habían traído a otros. ¿Hombres
como ellos? ¿Diferentes? ¿Cuántos hombres como ellos estaban allí?
80

Continuó barriendo el edificio. Eran 2 dos pasillos y tomó un tercio del


Página

bloque. La noticia más importante fue que en su mayoría eran oficinas, pero
al igual que su edificio, había un gran apartamento encima del bar. Estaba
bastante segura de que los Hallahans no vivían en el apartamento, pero lo
utilizaban. Ella lo sabía porque después de que fueron amenazados, tanto
ella como su padre habían hecho algo de vigilancia. Los hermanos Hallahan
no se molestaban en cubrir las ventanas; de hecho, ella estaba bastante
segura de que eran exhibicionistas, o simplemente les gustaba que la gente
los viera y tal vez que les temieran.
Más de una mujer había sido llevada hasta ese apartamento y compartida, si
los rumores eran ciertos, y estaba bastante segura de que lo eran. También
habían traído aquí hombres para golpearlos. Y se las había propinado frente
a esa ventana abierta.
Sean le dijo que Reginald Coonan era dueño de una empresa que hacia
películas porno, así que tal vez las mujeres hacían una audición con los
Hallahans primero antes de hacer las películas. De acuerdo con lo que Sean
había descubierto, la compañía de Coonan tenía un gran éxito. Nadie sabía
dónde estaban sus estudios, y tenía fama de hacer películas fetiches también.
No quería saber lo que eso eran y Sean no le había dicho. Sin embargo, le
preocupaba que Emeline atrajera los ojos de los Hallahans. Ella era
realmente hermosa.

Nadie parecía estar en el apartamento, y ella barrió la calle y el


estacionamiento. El aparcamiento estaba llenándose. El sol había
comenzado a decaer, convirtiendo el cielo en todos los diferentes tonos de
rojo y naranja, trayendo alivio a sus ojos ardientes. Ella se sorprendió de que
su piel se sintiera quemar también. Era irlandesa, por lo que no aguantaba
81

exactamente bien el sol, pero cuando salía en la tarde, nunca tuvo un


Página

problema.
No vio ninguno de los vehículos Hallahans. Normalmente aparcaban sus
coches muy elegantes en los cuatro puntos claramente marcados para su uso.
Nadie se atrevía a aparcar en sus lugares, al menos no, en los últimos meses.
Los rumores de bates de béisbol golpeando a quienes lo hacían y la
destrucción total de los vehículos que se habían parqueado, se había
extendido, evitando que alguien tomara riesgos ahora.
― ¿Dónde estás?

La voz de terciopelo se deslizó en su mente fácilmente. Claramente. Ese


borde que hizo a su estómago saltar y luego dar una voltereta. No podía
negar que la voz era real y que era la de Maksim. No estás donde te dejé.
Ella respiró hondo y decidió que era mejor contestarle. No era la cosa más
inteligente tal vez, no sabía si ella quería seguir fantaseando sobre una
relación con él, pero aún así, una quemadura lenta comenzaba, la tensión
bobinando profundamente dentro de ella, una quemadura que sólo él podía
saciar. No, no era inteligente, pero ella no quería cortar lazos todavía.
― Tengo algunas cosas que hacer.

Ella trató de actuar indiferente, como si estuviera hablando telepáticamente


todos los días de su vida con un hombre con el que ella había tenido salvaje,
áspero y desinhibido sexo. Con un hombre con el que ella quería tener sexo
más salvaje y duro, sin inhibiciones. Él podría ser el hombre más sexy del
mundo y guapísimo, pero no la iba a controlar. Y seguro que no se quedaría
en su apartamento esperando a que viniera después de que él había salido
de su cama.
82
Página
― Busqué a mi mujer en su cama, porque yo quería poner mi boca entre
sus piernas hasta que estuviera gritando mí nombre y luego tener su paseo
salvaje conmigo, como ella lo sabe, hasta que gritara de nuevo. Entonces yo
quería montarla, áspero, duro y profundo hasta que los dos estuviéramos
exhaustos. Pero la cama estaba vacía. ― Un escalofrío recorrió su cuerpo.
No era sólo su voz. Habló sexy. Nadie hablaba de esa manera, ¿no? Ella
quería su boca entre sus piernas. Quería montarlo salvaje. Y realmente
quería montarlo rudo, salvaje y profundo. Los gritos serían opcional, pero
bueno. Se humedeció los labios secos de repente y trató de no empañar sus
binoculares con la respiración pesada.
― No me dejaste una nota. No tenía ni idea de que estabas pensando en
volver.

Se produjo un silencio. En ese silencio, sintió un glaciar verterse en su


mente. Se estremeció, tratando de no dejar que su desaprobación llegara a
ella.
― ¿No tenías ni idea de que estaba planeando volver? ¿Qué significa
eso? ¿Pensaste que te usé y me alejé?
Bueno. Eso fue exactamente lo que pensaba y claramente estaba equivocada.
Ella captó un destello de rojo encendido en el estacionamiento y volvió los
prismáticos hacia el convertible que conducía rápidamente hacia uno de los
espacios sagrados de los Hallahans. Jimmy Hallahan. El mayor de los
hermanos. Saltó sobre la puerta de su convertible y caminó con grandes
zancadas hacia la puerta lateral del club que nadie más que de gestión
utilizaba, desapareciendo en el interior.
― Bien. Sí, ― admitió, porque no había mucho m{s que pudiera hacer.
― Me fui a dormir contigo y me desperté sin ti. No tengo mucha
83

experiencia con los hombres, así que pensé que tal vez era tu MO (Modus
Página

operandi manera de proceder).


El factor de enfriamiento fue a temperaturas bajo cero. ― ¿Mi MO?

Era evidente que ella no estaba manejando muy bien la conversación. Ya era
hora de retirarse. ― No puedo hablar de esto ahora. Estoy realmente en
algo aquí y exige toda mi atención.
― ¿Aquí?, no estarás en el The In Place, ¿verdad?

Su voz sonaba suave y sedosa. En su oído, no en su mente. Estaba tan segura


de que estaba sola que no reaccionó al principio, y luego sintió su cálido
aliento en su oído. Al instante un estremecimiento le recorrió la espalda.
Ella contuvo el aliento bruscamente y giró la cabeza para mirar por encima
del hombro.
Maksim estaba cerca. Demasiado cerca. Era hermoso. Muy hermoso. Vestia
casualmente en blue jean que se aferraban a su cuerpo, y una camiseta negra
ajustada, que se extendía por su grueso pecho, mostrando la multitud de los
músculos, estaba aún más caliente de lo que recordaba, y su memoria era
realmente buena. Su boca se secó y tuvo que tragar un nudo que se había
formado en la garganta.
Su corazón empezó a tronar duro. Parecía más remoto y helado que la
primera vez que lo había conocido. Su pelo negro se derramaba hacia abajo
alrededor de su rostro. Era grueso. Lujoso. Sus dedos picaban por acariciar
a través de todo ese pelo salvaje y domesticarlo al igual que una parte de ella
quería encender el fuego en él y fundir todo ese hielo a distancia.
― Te dejé durmiendo en tu cama. ¿Qué est{s haciendo aquí? ― Insistió.
84
Página
El terciopelo de su voz se deslizó sobre ella, tanto una exigencia como una
caricia. No tenía ni idea de cómo lo consiguió, pero el tono era muy eficaz.
Se estremeció y se sentó sobre sus talones. Cada respiración lo llevó más
profundamente en sus pulmones hasta que se sintió rodeada por él. No tenía
ni idea de por qué, pero se sintió aliviada al verlo vivo y respirando. Una
parte de ella, desde el momento en que había despertado y encontró que se
había ido, había estado tensa y preocupada. Ella acepto que quería en
secreto la relación que le había dicho a Emeline que no estaba buscando.
― Blaze. ― Dijo su nombre suavemente. Una advertencia.

― ¿Había una pregunta ahí? ― Ella cayó sobre su actitud porque,


realmente,
¿quién podía pensar cuando estaba cerniéndose sobre ella, viéndose así<
delicioso.

Se agachó y la tomó de la muñeca y la obligó a ponerse en pie con una


fuerza casual. No se detuvo allí, tirando de ella contra su cuerpo. Él podía
tener un aspecto helado, pero el calor que emanaba de su cuerpo era todo
lo contrario. El tiro su muñeca alrededor de su cuello, tomó los binoculares
de la otra mano, enviándolos flotando, sí, ellos flotaron hacia abajo, al suelo
y envolvió su otro brazo alrededor de su cuello.
― ¿Qué est{s haciendo aquí?

Murmuró la pregunta contra el costado de su boca, sus labios rozando los de


ella, enviando una serie de pequeños terremotos que rebotaron a través de
su coño. Calor líquido instantáneo humedeció sus bragas. En reflejo, ella
85

entrelazó sus dedos en la nuca de su cuello, su cuerpo fundiéndose con el


Página

suyo.
― Trabajar, ― respondió ella, volviendo la cabeza lo suficiente para que
sus labios rozaran los suyos. Buscando su beso. Necesitando la sensación de
su boca sobre la de ella.

Allí mismo, en la luz menguante en el techo del edificio al otro lado de la


discoteca que estaba vigilando. Ella no era una mujer que diera muestras
públicas de afecto, pero necesitaba su boca más de lo que necesitaba el aire y
no tenía idea de por qué. Sólo que era necesario para ella. Su mano se
deslizó por su espalda, al cuello, colocándose en la parte posterior de su
pelo.
― Veo. Se suponía que me esperarías. Íbamos a trabajar juntos.
¿Verdad?

Ella se esforzó por hacer funcionar su cerebro, porque cuando estaba tan
cerca de él, se estaba convirtiendo rápidamente en puré. Si, ¿habían tenido
una conversación acerca de trabajar juntos? Era posible. ― Me desperté en
primer lugar, no estabas allí para hablar las cosas y, por el momento, estoy
cuidando la espalda de alguien. Yo no podía esperarte.
Su pulgar acarició el labio inferior. ― ¿Hay alguien adentro?

Ella asintió con la cabeza. ― Necesito información. Ella va a conseguirla.

― ¿Tú confías en ella?

― Con mi vida.
86
Página
Sus ojos negros se movieron sobre su cara. Cavilando. Apasionados. ― Eso
es exactamente lo que estás haciendo, Blaze. Es mejor que seas capaz de
confiar en ella, porque puedo leer tu mente. Yo sé quién eres y si ella te
traiciona, la mataré.
Él entregó la declaración de manera casual, y sabía que no era una amenaza
vacía. Él quiso decir cada palabra. No levantó la voz. Hablaba en voz muy
baja, tal y como era su costumbre, pero sintió sus palabras en su vientre.
Profundo. Marcadas en sus huesos. Echó la cabeza hacia atrás, buscando sus
remotos, ojos de hielo, en busca de una expresión.
― ¿Por qué me est{s ayudando?

― Tú me perteneces. Me ocupo de lo mío. Busqué durante siglos por ti.


Nadie te va a llevar lejos de mí.
Una vez más, fue una declaración calmada del hecho. Se encontró
temblando. Ella le creyó. Ella creía que había estado vivo durante siglos y
que cazaba vampiros. Le creyó porque había estado teniendo pesadillas
detalladas desde que tenía diez años y Emeline vio un vampiro. Emeline no
mentía y ella no exageraba. Y Maksim le había mostrado qué y quién era.
Había algo muy del viejo mundo y cortesano en él. Al mismo tiempo,
cuando se trasladaba a un espacio, el aire a su alrededor se electrificada con
el peligro, como si fuera un depredador extremadamente peligroso.
― Maksim, pero apenas nos conocemos, ― señaló, aún presion{ndose
en él, demasiado débil para moverse, incluso cuando sabía que debería. Ese
aire depredador era muy evidente.
― Me conoces. Estás en mi mente. Sabes que digo la verdad. No quieres
87

aceptarlo, pero lo haces. Estamos cazando algo monstruoso. Es necesario


Página

que lo comprendas si permito que hagas esto―. Eso puso rígida su columna
vertebral y ella se echó hacia atrás, o lo intentó. Sus brazos inmediatamente
se cerraron alrededor de ella como barras de hierro.
― ¿Permitir? ― Sintió diminutas chispas romperse sobre su piel y en su
mente. ― Nadie me permite hacer nada, Maksim. Si ese es el tipo de mujer
que crees que yo soy, tienes la mujer equivocada. Tienes que seguir
buscando.
Sus brazos se mantuvieron apretados aunque ella se inclinó hacia atrás para
tratar de poner espacio entre ellos. Su sonrisa era todo menos humorística.

― Yo no soy un ser humano, Blaze, y tengo un inmenso poder. Los


muertos vivientes se esconden de mí, y hay pocas cosas en esta tierra más
poderosas que él, sin embargo, él se esconde y tiembla cuando yo estoy
cerca. ¿De verdad crees que iba a buscar siglos, cientos de años para
encontrar la otra mitad de mi alma, y entonces correr el riesgo de perderla,
porque ella es de carácter fuerte y obstinado? tienes que mirar más
profundamente en mi mente y realmente verme.
No quería hacer eso. Ella ya tenía demasiado que procesar. Se dio cuenta de
que había lógica en lo que decía. Ella sabía muy poco acerca de los
vampiros, que no fuera lo que veía en las películas y en sus pesadillas, y sabía
cómo de cerca de la verdad estaba. Si ella creia que él cazaba vampiros a
través de los siglos, y había vivido tanto tiempo, él tenía mucha más
experiencia que ella. Si había una cosa que Sean había metido en ella una y
otra vez, era que su cerebro era su mejor arma. Su mayor activo. Él le había
enseñado que siempre necesitaba saber sus propias capacidades y
limitaciones. Así que tal vez ella podría luchar contra los Hallahans y tener fe
88

absoluta de que estaría en condiciones de igualdad, pero los vampiros. . . de


Página

ninguna manera.
― Es posible que tengas un punto, Maksim, pero por favor no uses
palabras, como si yo no te fuera a patear en la espinilla al intentar
ordenarme, permitir, o voy a caminar lejos.
― Estamos m{s all{ de marcharse. Hablamos las cosas. Pero primero,
bésame. No
me has besado y creo que me desperté hambriento de tus besos.

Su boca estaba cerca de nuevo. Tentadora. Tenía bonitos labios. Una


invitación, y ella sabía exactamente cómo besarlo.
― Cuando te beso, me olvido de todo. Y te lo dije, tengo una amiga en el
interior y
quiero llegar allí y velar por ella.

― Sólo Jimmy Hallahan est{ dentro. Sus otros hermanos est{n


trabajando, haciendo lo que hacen, siendo el músculo de Reginald Coonan.
Por el momento yo también tengo un amigo en ese lugar. Imagínate esta
mujer y le voy a enviar un mensaje para que mantenga un ojo en ella hasta
llegar dentro.
Ella respiró. ― Una cosa es confiar en ti con mi vida. Es algo m{s, confiar en
ti con la de ella. ― Ella no estaba siendo desafiante, pero en realidad, las
cosas se movían demasiado rápido.
― Draga mea, sabes que voy a defenderte con mi último aliento, y eso
significa que tus amigos están bajo mi protección también. Veo que amas a
esta mujer. Que ella es como una hermana para ti. Mira en mi mente. No
hay necesidad de tener miedo.
89

Pero ella tenía. No porque pensara que le haría daño. O que la traicionaría.
Página

Ella ya estaba lo suficientemente en su mente para saberlo mejor. Sabía que


estaba siendo honesto, pero aún así, la llevaba por un camino del que no
había vuelta. Lo sabía por instinto. Ya que lo ansiaba. Anhelaba su gusto.
Anhelaba que su cuerpo se moviera en el suyo. Ella se estaba perdiendo en
él muy rápido y no había explicación real para ello. No confiaba en nada
que no pudiera explicar.
Ella lo sintió moverse en su mente y debería haber protestado, pero ya le
había dado permiso, compartiéndose a sí misma con él. Ella estaba abierta
para él. Vulnerable. Tomó la información sobre Emeline fuera de su cabeza.
Él no se apartó de ella, lo que le permitió ver dándole instrucciones a su
amigo, enviándole la información de Emeline, incluyendo las fotos de ella
que Blaze almacenaba cerca.
― Protégela bien, pero no te acerquex a menos que ella este en
problemas.

― Ese no es Asenguard, ― protestó. Se dio cuenta de que él era de los


Cárpatos como Maksim y Tariq. Sintió su poder, al igual que ella sentía el
de Maksim, cuando él estaba cerca.

― Su nombre es Tom{s. Tomas y sus hermanos llegaron hace unos días


y se han ofrecido a ayudarnos a cazar a Reginald Coonan. Nos conocemos
desde hace mucho tiempo, y un par de veces, cuando estábamos en el
mismo continente, en la misma zona, hemos cazado juntos. Él es muy bueno
en lo que hace, al igual que sus hermanos. Son trillizos. Cuando uno está, los
otros están muy cerca. Tu amiga está en buenas manos.
― Emeline. ― Se aclaró la garganta. ― Ella lo vio. O alguien como él. A
90

dos de
Página

ellos.
― ¿Ella vio a Tom{s? ― Preguntó Maksim.

Blaze sacudió la cabeza. ― A Coonan. Sospecho que era Coonan. Emeline


fue testigo de un asesinato. Dos hombres, pálidos rostros, encías retraídas,
dientes afilados que atacaron a un hombre y su esposa. Mataron a la pareja,
casi drenaron toda la sangre de los dos. Fue sucio y horrible de presenciar.
Ella debe haber hecho un sonido porque uno volvió la cabeza y la vio, pero
de repente los demás llegaron, los hombres se acercaron a los asesinos, y
huyeron.
― ¿Cu{nto tiempo hace de eso? ― Preguntó Maksim suavemente.

― ¿Crees que lo vio? ― Él asintió con la cabeza. ― Fue hace unos ocho
meses, justo en el momento en que los policías afirmaron que había un
asesino en serie suelto yendo tras las personas sin hogar. Lo llamaron 'Strike
dos,' porque siempre golpeaba dos veces en una noche. Él siempre dejaba
dos víctimas. Debido a que hay dos de ellos, ― dijo Blaze. ― Emeline los
vio, pero la policía no le creyó.
― Yo estaba allí. Tariq y yo estuvimos allí esa noche. Nosotros sólo les
perdimos. Hemos estado tratando de encontrar su guarida desde entonces.
Es una gran ciudad. Cuando nos dimos cuenta de que los Hallahans estaban
haciendo una oferta en nombre de Coonan, empezamos a concentrar
nuestros esfuerzos en proteger las empresas restantes.

Ella tomó una respiración profunda, siguio apoyándose en él. Aún rodeando
91

su cuello con sus brazos. Ella encaja allí en contra de él. Una de sus manos
Página
se deslizó hasta el cuello, los dedos masajeando suavemente como si pudiera
aliviar la tensión fuera de ella.
― ¿Sabes por qué se centran en ciertas propiedades? ― Sus ojos
buscaron los suyos. Él sabía. ― Tú no me quieres decir, pero ya lo sabes, ―
susurró decepcionada. ― Ella deslizó sus brazos hasta los hombros para
empujar lejos de él.
Antes de que pudiera hacerlo, aumentó la presión sobre su nuca, sus dedos
cavando en profundidad. ― Yo no quiero asustarte con demasiada
información a la vez sobre lo que somos. Adquirimos fortunas y
propiedades y nos las dejamos a nosotros mismos, de vez en cuando para no
levantar sospechas. Todos los Cárpatos hacen esto. Yo soy de los Cárpatos,
una especie que es más antigua de lo que imaginas. Tenemos ciertos dones y
uno es la longevidad. Algunos dicen que somos inmortales, pero la verdad,
podemos ser asesinados. El macho pierde su capacidad de sentir la emoción
o de ver en color hasta que encuentra a su compañera, una mujer que tiene
la otra mitad de su alma.
A Él le habían dicho eso tantas veces antes que se imaginó que tal vez era
una antigua creencia que aún persistía. Ella asintió con la cabeza para que
continuara.
― Los vampiros son hombres de los C{rpatos que han optado por
renunciar a sus almas para poder sentir la emoción que una matanza les
proporciona cuando se alimentan. Habiendo sido de los Cárpatos, también
han adquirido propiedades y riquezas. La mayoría son demasiado vanidosos
y demasiado adictos a la adrenalina en la sangre de su víctima para pensar o
planear algo, y eso hace que sean más fáciles de rastrear.
92
Página
Pero algunos son extremadamente inteligentes y han aprendido a través de
experiencias, al igual que el cazador, cómo reclutar vampiros recién
convertidos y utilizarlos como peones. Otros han ido más allá y han creado
un ejército de seres humanos infiltrándolos a sus filas. Ellos son los más
difíciles porque tienen la paciencia y la astucia para planear durante siglos y
conseguir lo que quieren.
Ella frunció el ceño. ― ¿Est{s diciendo que estos vampiros ya podían poseer
algunas de las propiedades en el barrio y estar buscando las que no les
pertenecen?

― Es lógico. Dejarían las empresas intactas, ya que no les importa de una


manera u
otra el negocio en sí, sólo el edificio.

― ¿Por qué?

― No tengo todavía una respuesta a eso. Pero nos estamos acercando.


Reginald Coonan es el nombre de los Cárpatos al que solía dejar su
propiedad, tal vez antes de volverse vampiro. Tariq está ahora investigando
para ver quién posee los otros edificios, los que aún no lo han sido tocados.
Si hay familias que aún poseen los edificios tal como tú lo haces, también
vamos a saber a quiénes se dirigirán entonces. Aún así, con todo eso, tu
amiga no debería estar en cualquier lugar cerca de una propiedad
perteneciente a los vampiros que presenció matando esa noche. Si fueron
capaces de coger su olor, pueden cazarla a ella. No pueden hacerlo durante
el día, pero pueden enviar a sus marionetas humanas tras ella, de la forma
en que los enviaron tras su padre.
93

― Emeline no va a renunciar a m{s de lo que lo hare yo, no hasta que se


Página

detengan,
― dijo Blaze. ― Amaba a mi padre. Ella no va a dejar pasar esto.
Incluso si yo lo hiciera, cosa que no hare ―, ella entrecerró los ojos hacia él
para asegurarse de que él sabía que ella le estaba dando la verdad, ella no se
detendría. ― Ella ya tiene un trabajo bailando.

― Blaze. Tú no me conoces muy bien, ― dijo Maksim. ― También


debes saber esto. Cuando un hombre encuentra a una mujer después de
cazar durante tanto tiempo, tiene una racha de celos. Una veta posesiva. El
baile esta fuera para ti, a menos que desees bailar para mí. ― A pesar de
todo, se encontró riendo suavemente. Relajándose en él.
― No tienes que preocuparte de eso. Yo no podía bailar incluso si yo
quisiera.

Él se acercó más, sus dientes mordiendo su barbilla, y luego besando un


camino hasta la comisura de la boca. Ella sintió el suave roce de sus labios
como una marca, un rastro de llamas bailando sobre su piel. Su boca se
posó en la de ella. Amable. A diferencia de cualquiera de los besos de la
noche anterior. Suave la asustaba. Suave la aterrorizaba. Suave estaba por la
emoción, no la química. No podía dar a este hombre más de sí misma de lo
que ya tenía, porque podía destruirla.
Profundizó el beso como si supiera exactamente lo que estaba pensando y
quisiera provocar un cortocircuito en su cerebro. Lo hizo con tanta facilidad.
Saboreó el hambre. Salvaje. Posesión. Saboreó su necesidad. Su beso fue de
suave a duro. Húmedo. Exigente. Se entregó sin luchar, entrando en él,
apretando sus manos en la nuca de su cuello, curvando los dedos en su pelo,
94

su boca tan agresiva como la suya. Su necesidad tan salvaje y posesiva, cada
Página

pedacito tan hambriento como la suya.


La besó una y otra vez hasta que ella estaba en llamas. El mundo cayó lejos,
el peligro, el miedo, el dolor, todo, hasta que no quedó nada más que placer,
la pasión y el calor corriendo por sus venas. Se olvidó de que estaba en un
tejado. Se olvidó de lo que estaba haciendo y de cuál era su nombre, sólo
estaba Maksim y su fantástica boca, sus fuertes brazos y cuerpo duro
presionado con tanta fuerza en contra de ella

SIETE
LA BOCA DE MAKSIM viajó desde los labios de Blaze hasta la
garganta. Al lado de su cuello. Su corazón empezó a latir con fuerza en
95

anticipación. Su vaina apretó profundo dentro de ella y sintió un espasmo de


Página

puro placer. Se sentía como si hubiera esperado toda una vida sólo para
verlo otra vez, para sentir su tacto. Para sentir sus dientes raspando
suavemente sobre su pulso latiendo con fuerza.
¿Quién sabía que un pequeño gesto podía sentirse tan íntimo? ¿Así de
erótico? Sus dedos enterrados profundos en su pelo. Anclados allí. Giró la
cabeza para darle mejor acceso. La peluca era corta, el pelo oscuro
acariciaba su barbilla mientras su lengua se arremolinaba sobre su piel,
enviando pequeñas vetas de fuego corriendo por su sangre.
― Blaze.

Él susurró su nombre sobre su pulso atronador. Solo eso. Su voz era


pecaminosa. Malvada. Acariciando sobre ella como dedos. Acariciante.
Tentador. Cerró los ojos, respirando en su aliento, tomando el olor de él
profundamente en sus pulmones cuando sus dientes se deslizaron en su
cuello. La mordida fue dolorosa. Oyó su propio grito de asombro, y sus
brazos se apretaron, envolviéndola, su corazón latiendo contra su cuerpo
para que encontraran su propio ritmo y siguieron el ritmo constante.

A la vez que el dolor se escabulló fue reemplazado por algo totalmente


diferente. El placer entró por ella. Cada célula de su cuerpo cobró vida, era
consciente de su presencia. De ella. De ellos. Ella cerró los ojos y se entregó
a él. A la pasión oscura que la atrapó por completo. Ella debía estar
corriendo y gritando alejándose de él. O utilizando una de las muchas armas
que tenía en el. En cambio, se acurrucó más cerca y se entregó a él.
No había forma de negarle nada. Ella no quería. Ella sabía exactamente lo
que estaba haciendo, y en el interior se propagaba el entusiasmo, junto con
96

el edificio en llamas y la tensión apretándose.


Página

― Abre tu mente. Siente lo que estoy sintiendo.


No se detuvo a pensar. Ella obedeció su tentador susurró, dejándolo dentro.
Completamente. Se vertió en ella. Cálido. Fuerte. Sensual. La sensación de
él llenándola era tan hermosa que ojos ardían con lágrimas. Se sintió sola la
mayor parte de su vida, diferente de los demás. Ella nunca había pensado
que podría querer pertenecer a alguien. Se sentía completa y segura de sí
misma, hasta el momento en que puso sus ojos en Maksim.
Sus piernas de repente se sentían débiles y eran sólo sus brazos los que la
sostenían en brazos. Ella se probó a sí misma mientras sacaba su sangre de
su cuerpo, cuando él la tomó de la esencia, ese sabor adictivo salvaje,
exquisito. Y tan bueno. Él nunca se cansaría de ella. Nunca conseguiría
bastante de él. Sin pensar, sin esfuerzo, se sirvió de su mente, llenando cada
uno de esos lugares solitarios. Dándosele.
Ella quería ser parte de él. No podía haber dicho a Emeline por qué, pero lo
sabía. Ella era una mujer fuerte, criada por Sean para ser segura y cuidar de
sí misma, y a ella le gustaba eso. Pero también era una mujer. Ella quería un
hombre que fuera fuerte y seguro, así, un hombre que confiara en el
guerrero que era.

Coincidiendo su fuerza con su fuerza. Ella no había creído que hubiera un


hombre tal, no hasta que ella puso sus ojos en Maksim Volkov.
Blaze sabía que era aún más que eso. Tenía regalos, regalos increíbles que le
permitirían derribar hombres como los Hallahans y asesinos como Reginald
Coonan. Ella era un guerrero lo suficiente como para querer esos dones.
Ella sabía desde el primer momento con Maksim, que cuando él le había
97

dado su sangre, la había cambiado de alguna manera. Su audiencia era más


Página

aguda. Su visión mucho mejor a pesar de su sensibilidad al sol. Sintió la


forma en que su cuerpo se movía, así que mucho más coordinada, aunque
ella siempre había tenido reflejos rápidos y extraordinaria coordinación.
Pero por encima de todo, ella no se sentía sola. Incluso con su padre, y ella
lo adoraba a él, a menudo se sentía muy sola. Ella sabía que venía de sentirse
diferente. Ella era diferente. La única amiga que había tenido era Emeline. Y
Emeline nunca tuvo vida familiar, Blaze lo hizo, pero aún así, trabajó de
alguna manera, llenando los espacios vacíos por otros. Pero toda su vida
adulta, Blaze fue consciente de la soledad extendiéndose poco a poco a
través de ella.
Ella quería un hombre propio. Una familia propia. Ella simplemente no se
refería así a os hombres que conocía y como regla los despidió por completo
de su mente después de que ella se iba. Pensó en Maksim desde el
momento en que había abierto sus ojos, incluso cuando ella estaba hablando
con Emeline y había subido a la azotea para la vigilancia.
Ella sintió un tirón hacia él que tenía que admitir, pero sólo para sí misma,
que era más que lo sexual. Quería conocerlo. Para ver más allá de sus ojos
fríos, y la expresión remota. Tenía que ser esa persona que podría tener
todo de él. Podría decirse a sí misma y a Emeline que ella sólo quería una
relación sexual, pero sabía mejor.

― tu vas a unirte a mí en mi mundo, draga mea, ― susurró suavemente en


su mente
como si leyera sus pensamientos fácilmente.

Había olvidado que lo había permitido. Eso también era tan profundo en su
98

mente. Su lengua se deslizó por su pulso golpeando, un delicioso y suave


Página
gesto, e íntimo que le robó el aliento y tal vez un pequeño pedazo de su
corazón.
Vas a ser fuerte. Y rápida. Mucho más rápida de lo que eres ahora.

Él estaba tentándola. Atrayéndola a tomar un paso más en su mundo, y él lo


sabía. Ambos lo sabían. Contuvo el aliento mientras se abría la camisa. No
podía apartar la mirada de sus ojos oscuros. Ojos tan negros que ella podía
ver sombras en ellos. El hambre estaba allí. Oscura y terrible. Tentando.
Ella sabía que él era el diablo tentador, pero ella no pudo resistirse. Ya el
sabor de él estaba en su boca. Ella bajó la mirada para ver como una uña se
deslizaba por el fuerte músculo de su pecho, justo encima de su corazón.
Inmediatamente perlas rubí brotaron. Ella inhaló, tomando el olor de él en
sus pulmones. Olía tan bueno como lo recordaba. La mano de Maksim
ahuecó la parte posterior de su cabeza, instando su boca hacia esas gotas de
tentadoras especias. Ella levantó la mirada hacia su rostro. ― Si hago esto,
puedo volver?
Él negó con la cabeza lentamente, su cuerpo completamente inmóvil. ―
Pero yo
siempre estaré contigo. Siempre. Nunca estarás sola de nuevo, Blaze.

Sabía que no debería. Ella no sabía exactamente en lo que se estaba


metiendo, pero su cuerpo era duro y fuerte, y él olía como un regalo. Y esa
delgada línea la atrajo como un imán. Ella estaba hipnotizada por el, incapaz
de hacer otra cosa que mirar a la tentación pecaminosa.
99

Estaba perdida y ella lo sabía. Tal vez esto no era la manera de encontrarse a
Página

sí misma de nuevo, pero no hubo resistencia, no cuando su cuerpo ya se


había derretido contra el suyo y la mano ahuecando la parte posterior de su
cabeza le apretó más. Especialmente cuando ella lamió esas gotas de rubí,
llevándolas a la boca donde el sabor de él se tragó en conjunto. La llevaron a
otro lugar. Fuego enviado corriendo por sus venas.
Había estado tan segura de que solo iba a tomar una pequeña muestra, sólo
para ver si la memoria era real. Pero en el momento en que su lengua tocó
el pecho, trayendo las gotas de rubí a su boca, el deseo se convirtió en
abrumador. No sólo por el sabor único y exquisito, sino por él. Por la
dureza de su cuerpo. Su fuerza. Su aroma. El movimiento de su pelo largo y
la sensación de sus manos moviéndose sobre ella, reclamándola a ella. Sobre
todo porque su mente estaba en ella, llenándola, quitando el miedo y la
soledad.
Bebió cuando ella sabía que era algo prohibido. Tomó todo lo que le ofrecía
porque no podía parar. En ese momento, todo lo que ofrecía era real. Lo
que había buscado. Esperado. Soñado.
― Quítate la camisa.

Estaban fuera. Ella sabía lo suficiente para recordar eso, a pesar de que se
perdió en la creciente ola de pasión. El latido persistente entre sus piernas se
convirtió en una demanda urgente, y ante su orden susurrada, sintió la
humedad crecer allí.
― Alguien podría vernos. ― Ella utilizó el susurro m{s íntimo de la
telepatía. La necesidad de él comenzó a bailar por su espina dorsal. El
atractivo de lo prohibido. Él siempre le daba eso, y por alguna razón, ella
respondía con una oleada de calor que surgía a través de sus venas,
golpeando a través de su clítoris, provocando un espasmo muy dentro.
100
Página
― Nadie nos verá. Haz esto para mí. No creo que pueda estar mucho
más tiempo sin estar dentro de ti. Los Cárpatos no sueñan, Blaze, pero
durante todo el día, yo soñaba contugo. Tu piel suave. Tu pelo como la
seda. El gusto de ti. La forma en que me rodeas con fuego cuando estoy
dentro de ti. Esa boca tuya. Dulce. Caliente. Yo ansiaba la sensación de tus
manos sobre mí.
Había soñado con él. Ella se había despertado con el sabor de él en su boca.
Con su nombre en sus labios. Buscándolo. Decepcionada y herida por que
él no estaba allí en la cama con ella.
― Me dejaste. ― Su voz la traicionó. Tembló. Sólo un poco, pero fue
suficiente. El
oyó. Él sabía. Sintió su dolor.

Muy gentilmente tiró de los cabellos de su peluca. Dejando que sus dedos
acariciaran la nuca de su cuello.
― Los Cárpatos deben dormir durante el día, meu sufletul. Somos muy
vulnerables en este momento. La tierra nos rejuvenece. Yo esperaba que te
quedaras dormida y estaría de vuelta antes de que te despertaras. ― Su
mano se movió sobre su hombro en una caricia y él profundizó el beso. Lo
suavizó para ella. Haciendo que le doliera de necesidad. ― Quítate la
camisa para mí. Voy a mantener todos los ojos lejos de ti.
Antes de que pudiera detenerse, sus manos fueron al dobladillo de su
camiseta y ella la arrastro fuera, odiando tener que levantar la cabeza y dejar
de tomar lo que necesitaba de él. Aún así, ella dejó caer la camiseta en la
azotea y puso su boca en su pecho una vez más.
Sus manos se movieron por su espalda, a lo largo de su columna vertebral,
101

encontrando y capturando su sujetador y se lo quitó. El aire de la noche se


burló de sus pechos. Ella se estremeció cuando los dedos del deseo bailaron
Página

por su espina dorsal. En el momento en que la toco estaba perdida. Barrió


las manos por su cuerpo, a lo largo de su columna vertebral, por encima de
su caja torácica, hasta su trasero. Sus dedos se clavaron profundamente,
reclamándola a ella. Presionando con fuerza contra él.

― Dame tu boca.

De mala gana ella barrió la lengua por la delgada línea en el pecho y levantó
la cara a la suya. Su boca descendió sobre la de ella, aplastando la suya bajo
la de él. Caliente. Duro. Delicioso. Su lengua fue objeto de burlas a lo largo
de sus dientes, el paladar, se batió en duelo con la de ella. Insistente.
Haciéndole marear. Ella se convirtió en una llama viva. El rastro de besos
desde sus labios hasta la barbilla. Sus dientes mordiendo suavemente,
causando una reacción instantánea. La tensión en espiral y la quemadura
entre sus piernas creció. Se humedeció los labios. Allí estaba otra vez. Lo
prohibido. Desnudos a la intemperie con sus manos acariciando su cuerpo.
La brisa de la noche en ella. Revolviendo sus sentidos más allá. Ella
encontró que la idea la excitaba aún más. Se apartó para mirarla, sus ojos
ardiendo sobre su cuerpo. En todas partes que la mirada tocó sintió como la
caricia de sus manos. Él tomó los pechos, levantándolos hacia su boca
mientras bajaba la cabeza.
― Tan hermosos, ― murmuró en voz alta.

Ella sintió el movimiento de su cabello sedoso contra su piel desnuda. Su


aliento abandonó sus pulmones en una larga punta, y luego su boca estaba
sobre ella. Sus dientes rasparon de un lado a otro a lo largo de su pezón,
102

enviando fragmentos de deseo golpeando a través de su torrente sanguíneo.


Página
No podía dejar la emoción, la anticipación corriendo a través de ella como la
ola más fuerte imaginable, barriendo a levantarse en un vórtice de necesidad.
Su boca se cerró sobre su pecho, succionando con fuerza. Áspero. Exigente.
Sus manos en ella, masajeando, tirando y rodando, sin parar mientras ella
jadeaba, aferrándose a él, porque sus piernas se debilitaron. Anclando
ambas manos en su pelo, ella lo abrazó a ella, necesitando su boca,
necesitando la succión dura y las exigencias brutales.

Su mano se deslizó sobre su cadera y sintió el aire fresco en sus muslos


desnudos, mientras insertó su pierna entre las de ella y empujó sus muslos.
El aire frío abanicó el fuego ardiendo hasta que pensó que podría estallar en
llamas. Su respiración era entrecortada, y la lujuria se elevó aguda y terrible.
Besó su camino de regreso hasta su garganta. Encontrado su boca. Tomó de
él. Una y otra vez. Largos, besos profundos mientras sus manos se movían
posesivamente sobre su cuerpo. Él levantó la cabeza para mirarla, su mirada
salvaje. Un depredador oscuro.
Otro escalofrío de emoción pasó por ella, la excitación ardiente y alta. Su
necesidad urgente. Antes de que pudiera decir nada, él besó su camino por
su cuerpo. Por encima de su garganta. Sus pechos. Sus costillas. Su aliento
abandonó sus pulmones cuando se dio cuenta de sus intenciones. Miró a su
alrededor. La noche había caído. Las estrellas estaban fuera. No había
ningún edificio ocultándolos. No había sombras en la azotea. Se agachó
delante de ella, con las manos presionando sus muslos más separados,
causando otro espasmo de hambre pura.
― Alguien puede vernos, ― susurró en su mente. Ella le debía parar
103

pero no pudo. Necesitaba esto. Su boca empujando la terrible y brutal


Página

quemadura en llamas crepitantes que amenazaban con consumirla.


― Nunca permitiría eso. Puedo proteger nuestra presencia. Ningún
hombre te verá mientras estes aquí. Nunca.
Ella sabía que lo decía en serio. No tenía idea de cómo podía protegerlos de
la vista, debería alguien de otro tejado o ventana poder mirar por encima de
ellos, pero no cavia duda de que podía. Sin embargo, incluso con ese
conocimiento, todavía sentía la emoción de lo ilícito.

― Quiero tus piernas más separadas, Blaze. ― Su voz era una orden
{spera, la
escofina sexy y el aliento caliente directamente contra su húmeda entrada,
sensible.

Ella agarró el hombro con una mano, el pelo con la otra, sin saber si tenía la
fuerza para arrastrarlo lejos de ella. Podía sentir el calor derramándose
líquido en respuesta a Él, el hambre desesperada y brillante disparando a
través de ella como una flecha. Sus dedos se apretaron en su pelo.
Él levantó la pierna, empujándola por encima del hombro, dejándola al
descubierto aún más, a la noche. Un sollozo de necesidad se le escapó,
cuando se inclinó hacia ella y su lengua pasó a través de la húmeda entrada,
golpeando, enviando llamas violentas. Deslizando su mano por su cuerpo,
lentamente.
― Siente la forma en que mis dedos tocan tu piel. Déjame sentir lo
mismo. ― No había compulsión la tentación de su voz. Solo esa hambre
malvada. La promesa oscura de la pasión y la belleza. A la vez que abría la
mente aún más a él, dejándolo entrar en su interior donde podía sentir todo
104

lo que sentía, cada emoción, cada sensación espectacular que su boca estaba
Página

dando a ella. Con una mano se aferró a su cabello para mantenerse anclado;
con la otra, encontró con su pecho, ahuecando el peso suave, un pulgar
deslizándose por su pezón. Un rayo de fuego entró por ella, corrió
directamente a su clítoris palpitante. Ella echó la cabeza hacia atrás.
― Más duro, Blaze. Te gusta áspero.

Ella lo hacía. Sus dedos rodaron y tiró de su pezón, enviando una serie de
flechas al rojo vivo por tierra a través de su cuerpo para encontrar su núcleo
más profundo. Su boca le trabajo, lamiendo, chupando, incluso sus dientes
raspando. El mundo parecía a punto de estallar a su alrededor, las chispas
de fuego lloviendo abajo detrás de sus ojos.

― Eso es exactamente lo que quiero, ― dijo. ― Tan hermosa. Baje su


mano para mí, mea draga, deslícela hacia abajo por su cuerpo. Siente lo
hermosa que eres. Su piel tan suave. La forma en que su cuerpo es firme
pero suave. Exquisito. Perfecto.
Su boca nunca se detuvo, ni siquiera a través del asalto a través de ella. Blaze
lo miró, a la cara depredadora y sensual, marcada profundamente con la
lujuria. Sus ojos eran glaciares gemelos, pero debajo de todo ese hielo, ella
podía ver que las llamas quemaban azul y blanco, consumiéndola igual que
su boca estaba haciendo. No tenía idea de que la excitación pudiera ser tan
brutal, o que su cuerpo estaría en llamas. Las yemas de sus dedos se
deslizaban sobre su piel satinada, y las llamas corrieron sobre sus
terminaciones nerviosas con cada toque. Sus dedos cruzaron dentro de su
ombligo, se movieron aún más bajo hasta que sintió el roce de su cabello. Su
mano se acercó y cogió la de ella, llevándola hacia abajo más lejos, curvando
105

los dedos, por lo que ella se acarició el propio clítoris inflamado, mientras
Página

que su lengua azotó profundo.


Era sexy. Era una locura sensual. Se alimentó de su lujuria, condujo su
pasión y con su mano sobre la de ella, empujando su dedo profundamente y
luego saliendo de nuevo para que ella acariciara ese pequeño capullo
apretado en repetidas ocasiones, sentía el lavado de otro orgasmo fuerte
devorándola. Su boca siguió moviéndose, su mano seguía forzando su dedo
profundamente y luego acariciando. Las sensaciones rodaron a través de
ella. Bailando por sus muslos. Hasta en su vientre, extendiéndose como un
reguero de pólvora a través de ella. Fue increíble, todo bueno. Perfecto. Ella
inclinó sus caderas para darle un mejor acceso, conteniendo la respiración
en un pequeño sollozo mientras lamía y chupaba con fuerza, llevándola lejos
en una marea de pasión pura. Su tercer orgasmo golpeó fuerte y lo tomo en
su boca, agitando la mano para despojar a su cuerpo de toda la ropa
mientras se levantaba. Él envolvió su brazo alrededor de ella, empezando a
levantarse y ella negó con la cabeza, mordiendo su hombro, lamiendo su
pecho.

― Es mi turno. Sabes tan bueno, Maksim. Permíteme. ― Cerró los ojos,


y le encantaba esa mirada de placer carnal pura en su cara. Las líneas talladas
profundas. El hambre en él. Todo para ella. Cuando abrió los ojos y miró
hacia ella, las llamas detrás del hielo quemaban más brillantes que nunca.
― Ten tu boca sobre mí, mea draga. ― Su mano fue a su hombro. ―
Pero mi famoso control esta cayéndose. ― Ella no podía estar parada de
todos modos, así que fue un alivio hundirse de rodillas delante de él. El
cojín debajo de ella, no había estado allí y sabía que, incluso en el calor del
momento, el estaba viendo por su comodidad. Su boca se hizo agua,
106

recordando el sabor de él. Ella deslizó sus manos por sus muslos, mirando
Página

el montón de músculos. Ahuecando su saco pesado, ella se inclinó para


acariciar las bolas de terciopelo con la lengua. Ella sabía que no le daría
mucho tiempo; ya estaba grueso, largo y muy duro. Muy caliente. Blaze le
acarició con su lengua, desde la base, todo el eje hasta la corona.
Ella no perdió el tiempo, llevándolo a su boca, succionando con fuerza,
tirando de ese rico sabor picante, de él. Le encantaba que él fuera áspero y
salvaje y allí estaba en su sabor adictivo. Allí, en la forma en que sus dedos se
clavaron en la nuca de su cuello, mordiendo su carne para que la miel se
derramara por sus muslos. Dio tanto como pudo, lo más rápido que pudo,
conduciéndolo hasta el mismo borde de su control, tan amorosa como
pudo. Amándolo de la manera que sabía que lo hacía. Ella prodigó atención
en él, mirándolo, manteniendo su mirada pegada a la suya, al ver la
intensidad de su placer, placer que ella le dio. Ella lo atacó con su lengua,
enroscándola alrededor de la parte inferior de su eje, amamantando,
burlándose, tomándolo a él profundamente y luego menos profundo. Él la
cogió debajo de los brazos.

― Suficiente. Necesito estar dentro de ti. ― Necesitaba eso también.


Ella lo soltó, aunque odiaba perder la sensación y el sabor de él, pero él la
levantó alto, su cuerpo frotándose a lo largo de su cuerpo de manera que sus
pezones sentían el roce de sus cuerpos unidos. Ella lo envolvió, los brazos y
las piernas, casi llorando mientras lo sentía allí mismo, en su entrada
ardiente. No había duda. Él subió hasta cuando él la golpeó abajo sobre él.
Todo el camino hasta que ella estaba sentada totalmente en él y él había
empujado a través de esos apretados, pliegues inflamados. Ella le mordió el
hombro para no gritar por el puro placer de hacerlo. Era demasiado.
107

Demasiado bueno.
Página
― Maksim. ― Su nombre salió como un susurro ronco con mucha m{s
emoción en ella de lo que quería, pero no podía controlar su cuerpo y
mucho menos su voz. Ya estaba desmoronándose por dentro,
fragmentándose alrededor de su eje martilleando. La quemadura fue
diferente esta vez, aún más intensa, y temía que ella sabía el por qué. Había
soñado con demasiada frecuencia con este tipo de hombre, y ahora estaba
poniendo todas sus esperanzas, todas las emociones que había retenido
durante tanto tiempo en él. En él.
― Me encanta cuando dices mi nombre. Cuando tú sabes que yo te
pertenezco. Que eres mía. Las cosas que haces a mi cuerpo, Blaze. Puro
paraíso. Las cosas que hizo a su cuerpo eran puro pecado. ― No podía
dejar de moverse a través del sismo poderoso porque sus manos se negaron
a permitirlo. Él mantuvo su deslizamiento hacia arriba y abajo de su eje,
mientras que alimenta en ella. No tenía ni idea de si su orgasmo continuaba
o si ella acaba de rodar directo de uno a otro, pero lo sintió hincharse, los
golpes duros llevándose a profundidad, y luego su rostro estaba en su cuello
y él fue disparado con ella, a ese lugar que sólo podían encontrar juntos. La
sostuvo durante mucho tiempo, mientras que sus corazones corrían y sus
pulmones quemaban. Fue Maksim quien levantó la cabeza primero,
rozando besos sobre su mejilla y a un lado de la nariz.

― Buenas noches, mi hermosa alma.― Ella no levantó la cabeza de su


hombro, pero le sonrió. Físicamente, él era el hombre más apuesto que
había visto, y no del tipo de modelo. Él era demasiado áspero para eso y
demasiado masculino.
108

― Buenas noches de nuevo. Eso fue increíble. Caliente y sorprendente.


Página
― Me complace que pienses eso. ― Ella sintió el viento en su cara y le
quitó algo de la niebla, algo del deslumbramiento de las consecuencias de
tener sexo salvaje en la azotea con él. Ella levantó la cabeza, sorprendida de
sí misma. A la vez que puso sus pies en el suelo. Ella miró con impotencia
alrededor por su ropa. No tenía idea de lo que había hecho con ella. Agitó
las manos y los dos estaban completamente vestidos. Su respiración se
enganchó en la garganta. Ella estaba limpia también. Absolutamente limpia y
completamente vestida, como si nada hubiera pasado.
― ¿Cómo se hace eso?

― Yo te enseñaré un día, muy pronto. Mientras tanto, para aliviar tu


ansiedad, debemos empezar a movernos. ― Blaze lo miró, todavía
sorprendida por su despliegue de poder. No había ninguna explicación,
ninguna que se le ocurriera, por lo que cerró su necesidad de respuestas y
movió sus brazos bruscamente.
― No puedo creer que este de pie aquí en la azotea contigo, haciendo lo
que sea que estamos haciendo y Emeline este en el club sin un respaldo.
― Ella tiene un respaldo.― Su voz era un suave gruñido. ― Te lo dije,
Tom{s est{
en el club. Él no permitirá que le pase nada a ella.

― Sin embargo, yo no lo conozco. Apenas te conozco. ― Y eso fue sólo


un poco de
tensión humillante, cuando ella acababa de tener sexo salvaje en la azotea
con él.
109

― Me conoces. Vamos a caminar juntos, toma mi brazo. ¿Tu chica te


reconoce en su peluca?
Página
― No puedes caminar conmigo. Jimmy Hallahan está ahí. Él te
reconocería en un latido del corazón.
― Él no me va a reconocer. Ciertamente puedo disimular mis
características. ― Había un toque de humor en su voz. Se agachó para
acariciar su boca sobre la de ella. ― Seré tu dulce, viejo y lujurioso papá.
¿Por qué más me gustaría que una buena chica como tú fuera a un club de
este tipo? Tu dulce papa tiene un montón de dinero para lanzar alrededor y
le gustan las mujeres. ― Ella lo miró a la cara.
― Vas a llamar la atención sobre tí mismo.

― Por supuesto. Eso te dar{ la oportunidad de deslizarte y hablar con tu


chica. ― Ella todavía lo podía sentir en su interior. En el fondo de su núcleo
femenino más privado. Él estaba ahí. En su mente. Llenándola. Él estaba
ahí. Ella lo podía saborear en su boca. Él estaba allí también. En ella. Sobre
ella. Alrededor de ella. Quería moverse hacia él, a su calor y fuerza, pero
ella dio un paso atrás. Emeline contaba con ella. Así que era su padre. Tenía
una misión que cumplir y cuando Maksim la atrajo hacia sí, sabía que se
perdería en él. Presionó dedos temblorosos a la boca.
― ¿Por qué la sangre no me hace enfermar? ¿No me da repulso?

Él le tomó la mano. Había una ternura inesperada en su toque,


desarmándola por completo. ― Tú eres la otra mitad de mi alma, Blaze, ―
dijo simplemente. Para que complicar una situación ya difícil. ― Creo que
nos hemos unido usando las palabras rituales de unión, y hemos tenido dos
110

tomas de sangre. Estás entrando en mi mundo.


― ¿Qué significa eso? ― Ella no tiro de su mano, pero fue con él
Página

cuando él tiró de
ella hacia la barandilla de espesor que recorre el largo del techo.

― Yo te mostraré. ― Él se llevó la mano a la boca y le besó los nudillos


antes de envolver su brazo alrededor de su cuello. ― Dame tu otra mano.
― Ella lo hizo, vacilante, incierta de en lo que ella se estaba metiendo.
Estaban justo en el borde, así que mirando hacia abajo, el suelo estaba a una
gran distancia. ― Bloquea los dedos detr{s de mi cuello y ag{rrate fuerte. ―
Apenas había logrado enhebrar sus dedos juntos cuando sus brazos fueron
alrededor de su caja torácica y se bajaron del borde. Ella gritó, pero el
sonido fue amortiguado por su camisa porque ella había enterrado la cara en
su hombro. Cuando ella no tuvo la sensación de caer, abrió los ojos y obligo
la cabeza a moverse sólo lo suficiente para ver a su alrededor. Ellos estaban
en el aire. Flotando. No cayendo. Flotando. Como un flotador controlado.
Ella levantó la mirada hacia el rostro de Maksim atrapando la mirada hacia
abajo en la de ella. Sus ojos eran tan negros como la noche, tan fríos como
siempre, pero muy lentamente, ella vio el comienzo de una sonrisa.
Traviesa. Juguetón. Lleno de diversión. Algo profundo dentro de ella
respondió. Se encontró devolviendo la sonrisa. Y una vez que lo hizo, no
pudo retenerla de nuevo, porque la verdad, ella podía desmayarse o no,
aunque no se sentía próxima a hacerlo, o podía abrazar el momento. Y ella
era todo acerca de abrazar.
111
Página
OCHO
EN EL MOMENTO en que sus pies tocaron el suelo, Blaze levantó la cara
y se fue de puntillas a capturar la boca de Maksim. Fue increíble. Un
milagro. En medio del terrible dolor, le había hecho sonreír. Le hizo olvidar
por un pequeño momento que dentro de ella estaba rota a pedazos y que la
habían dejado sin nada más que su amistad y amor por Emeline. O que
Emeline, una vez más se había quedado sola como había estado.
Maksim era extraordinario e incluso si algo pasaba o no, realmente entre
ellos, estaría eternamente agradecida de que la hubiera hecho olvidar. De
que él la hacía sonreír. Él podría ser mandón y tener una manera rara, que
nunca había oído, al hablar, pero no le hacía temer. Eso lo hacía aún más
intrigante y por lo que a ella se refería, podía ser totalmente un grano en el
culo.
Él le ofrecía las cosas que podía hacer. Ella sabía que no estaba inventando,
porque ella ya estaba evolucionando. Ya su audición era más aguda, como lo
era su visión. Sentía la fuerza de su cuerpo y la forma líquida en que se
movía. Ella entrenaba todos los días. Estudió anatomía. Practicaba boxeo y
kickboxer. Practicó caídas y balanceos. Disparaba armas y corría a diario. Y
nunca se había sentido tan fuerte y tan poderos como lo hacía en ese
momento.

Su cuerpo se fundió en él mientras ella lo besó. Sus brazos se cerraron


alrededor de ella con fuerza, manteniéndola cerca de él, su boca se movía
112

sobre la de ella, encontrando el fuego con fuego. Dulzura con más dulzura.
Página

Saboreó lo caliente, masculino y apasionado, pero había algo más ahora,


algo que subyacia y en lo que ella no podía poner su dedo. Cuanto más
estaban uno en la cabeza del otro, más sentía que lo conocía. Más cerca se
sentía a él.
Sin embargo, había tenido cuidado de no mirar demasiado profundo. Él no
era humano. Ella lo sabía. Ella incluso lo aceptaba, pero eso no significaba
que ella quisiera saber demasiado y demasiado rápido. Quería ir lento, podía
aceptar las cosas que aprendía de él y no tener miedo.
― Por favor, se real, ― murmuró contra su boca. Su hermosa, y
fabulosa boca que podría besar como un sueño. ― Necesito que seas real.
― Yo soy real, ― aseguró, acariciando la parte superior de la cabeza con
la
barbilla. Ella continuó aferrándose a él.

― Si no es así, tengo que darte las gracias. ― Ella sintió la instant{nea


tensión apretando en su cuerpo, el rechazo de lo que tenía que decir. Sus
dedos se tensaron su pelo en un puño apretado. ― No. Tengo que decirte
esto. Tienes que escucharme, Maksim.
Ella no podía mirarlo cuando ella confesara. Estaba demasiado avergonzada.
Su padre se habría enfadado con ella. Emeline la conocía lo suficiente como
para saber lo que estado en su cabeza o ella no habría aceptado que Blaze
tuviera sexo salvaje con un extraño tan fácilmente.
― Quería morir anoche. Tenía la intención de morir. ― Ella hizo la
confesión con
un poco de prisa.
113

― Yo tenía que trabajar ese turno y papá lo tomó para mí. La policía no
Página

me ayudó a encontrarlo, y lo busqué por todas partes hasta que se me


ocurrió que le habían tomado, pero no pude encontrarlo. Yo estaba fuera
del bar en las primeras horas de la mañana, y le echaron fuera de un coche
en movimiento a mis pies. Él ya estaba muerto. Fue. . . inimaginable. ― El
dolor rompió a través de su voz. ― Sé que te dije esto, pero tienes que
entender en dónde estaba mi cabeza, lo que habría hecho si no me salvas de
mí misma.
― Meu sufletul, ― susurró en voz baja. Suavemente. Sus brazos se
apretaron alrededor de ella, pero la forma en que la sostenía se sentía como
comodidad. Como refugio.
― Lo siento yo no estaba allí para ayudarte cuando me necesitabas.

El toque de ternura fue casi su perdición. Ella tuvo que ahogar un sollozo.

― Tú me salvaste la vida. ― Él tenía que saberlo. Lo que había entre


ellos, tenía que saber que si no hubiera llegado a tiempo, si no hubiera sido
tan intenso y apasionado, haciéndola sentir viva otra vez cuando ella se había
sentido muerta por dentro. . . ― Estabas ahí cuando m{s te necesitaba.
― Tu salvaste no sólo mi vida, Blaze, ― dijo, repartiendo besos por el
lado de la mejilla hasta el mentón. ― Has salvado mi honor, y en los
C{rpatos, el honor lo es todo. Yo diría que hiciste incluso m{s que eso. ―
Sus dedos se suavizaron por la mejilla.
Una vez más hubo un toque de ternura en su voz que envió su estómago en
una serie de volteretas. Ella le sonrió. ― Solo quería que lo supieras. En
caso de que<Ya sabes.
― Él frunció el ceño. ― En el caso de que, ¿yo sé lo que es? Es evidente
que no lo
114

sé.
Página
― Um―. Uh<oh. No le gustaba que la expresión de su rostro. Podía ir
desde el dulce al arrogante en un abrir y cerrar de ojos. No sólo arrogante,
sino peligroso, y parecer magnífico. ― Por si acaso, ― ella persistió. Pero su
voz se tambaleó. ― Las cosas no salen bien.
Su ceja se alzó. ― ¿Las cosas no funcionan? ¿Qué cosas? Nos pondremos
en contacto con los responsables de la muerte de tu padre. Ya tengo
hombres trabajando en ello. Son cazadores. Ellos han estado buscando
durante siglos. Coonan no escapar{ ni tampoco lo har{n sus asesinos
humanos. ― Ella realmente necesitaba dejarlo allí. La honestidad era sólo
buena cuando un hombre no estaba mirando hacia ti con depredadores,
ojos brillantes, advirtiendo que dejara el tema mientras estaba delante.
Entonces se detuvo. Pero sus brazos no se aflojaron.
― No iré a ninguna parte. Eres mi compañera. Me doy cuenta de que no
hemos tenido el tiempo para llegar a conocernos uno al otro o incluso
hablar de lo que esto significa, pero saber esto. . . Yo. No. Me. Estoy.
Yendo. A cualquier lugar. ―
Y lo estaba diciendo. Su estómago revoloteaba justo antes de que los saltos
mortales comenzaran. El podía hacerle eso a ella sin siquiera intentarlo. Se
aclaró la garganta.
― Tengo que entrar. El club se est{ llenando y Emeline est{ dentro. Si
Jimmy Hallahan la ve antes de que ella baile, va a hacer un movimiento
hacia ella. Ella es tan sorprendente. Que al bailar, es probable que inicie una
revuelta. ― Ella no estaba bromeando sobre eso, tampoco. Emeline no era
simplemente hermosa. No había manera de que Blaze pudiera describirla
de forma adecuada a Maksim. Tenía que verla por sí mismo.
115

― Voy a permitir que puedas escaparse con eso, ― dijo, en voz baja,
como siempre. Aún así, ella sabía que él estaba molesto con ella. Habia la
Página
picadura de un latigazo subyacente en su tono, haciéndola temblar. ―
Recuerda que soy tu dulce papá. Juega tu parte.

Ella sintió la diferencia sutil en él inmediatamente y miró hacia arriba,


jadeando por el cambio en sus características. Parecía mucho mayor, unos
veinte o más años mayor que ella. Tenía el pelo corto y sin duda salteado
por motas de color rojo. Su rostro había cambiado al de un hombre que era
sin dudar fuerte, pero no tanto en una forma física. Sino corporativa. Su traje
era de un valor elevado, de más de mil dólares. Sus zapatos eran italianos.
Ella echó un vistazo a su propia ropa. Los vaqueros se habían ido. Ella
llevaba un minivestido halter. La frente tenía dos tiras de material que
apenas cubrían sus pechos, hundiéndose por debajo de la cintura con un
arco y una caída de drapeado con gracia sobre la diminuta falda.
Prácticamente no tenía tela en la espalda. El material se aferraba a su
cuerpo, mostrando su figura. Sus zapatos eran tacones de aguja de cuatro
pulgadas, con decenas de correas subiendo por su tobillo. El vestido era más
corto que cualquiera que jamás hubiera usado antes y mucho más caro.
― Si alguna vez usas algo como esto sin mí a tu lado, vamos a tener
problemas, ―
dijo, tomándola de la mano y llevándola por la calle hasta el club.

― Sólo señalando, No soy dueña de nada como esto, ― dijo, suavizando


su mano por el material sedoso. Le cubría muy bien, pero podía sentir la
brisa en su cuerpo mientras tomaba cada paso. ― Creo que la tanga es un
poco exagerada, ― agregó.
116

― La falda apenas cubre mi trasero.


Página
― Tú tienes un gran culo, ― señaló. ― Somos dueños de un club de
striptease y este atuendo es bastante decente, en comparación con lo que las
mujeres de allí usan. Además, tu papá de azúcar es un estúpido total. De lo
contrario, ¿por qué iba llevar a su mujer a un lugar como este? Él estaría
tocándote cada vez que pudiera. El tanga es algo que probablemente no
querría que llevaras. Yo te di eso como una concesión por lo que no tendría
que matar a nadie esta noche. Tu no vas a dejar mi lado.

Un pequeño escalofrío de anticipación la recorrió. El vestido era hermoso y


le encajaba como un guante. Ella no llevaba un sujetador porque era
imposible con la parte trasera y delantera, tan inexistente, totalmente
rozando la indecencia. Sintió el material drapear bajo, justo por encima de
la curva de su trasero, y con cada paso que daba, rozaba su piel como dedos.
La mano de Maksim era una marca en su espalda, baja, justo encima del
material, sino deslizándose de vez en cuando para acariciar la curva de su
trasero. En sus tacones altos, su cuerpo se balanceaba con una sutil
invitación para que la seda se arrastrara por sus pezones, enviando pequeños
dardos de fuego directamente a su centro. La sensación era simplemente
sexy.
Se volvieron algunas cabezas mientras caminaban juntos. Maksim
inmediatamente se inclinó hacia el gorila y habló con autoridad en su oído.
El gorila asintió, dio luz verde para una camarera y empujó el billete de cien
dólares en el bolsillo. Fue hecho sin problemas y la mano de Maksim nunca
dejó de acariciar su piel desnuda y sumergiéndose en el interior para
acariciar sus nalgas.
117
Página
Fueron conducidos a un pequeño stand, íntimo planteado para que
pudieran ver fácilmente los bailarines en el escenario, pero la iluminación
era bajo.
― Perfecto, ― dijo Maksim, deslizando otros cien hacia la camarera. ―
Justo lo que pedí. Ves, cariño, la mesa está cubierta. Es necesario que te
deslices allí abajo y cuides de mí; nadie puede ver nada. ― Dijo en voz alta
lo suficiente para que la camarera escuchara. Mientras hablaba, la mano de
Maksim se deslizó hasta su muslo, directamente bajo el corto dobladillo de
su vestido para ir hasta la cadera.

Blaze se quedó completamente inmóvil, tratando de controlar el calor en su


cuerpo y el rubor subiendo. Las luces estaban bajas, y el cuerpo de Maksim
estaba entre ella y todos los demás, pero aún así, fue un momento muy
embarazoso. Era un objeto, solo para que le sirviera, y él estaba dejando eso
en claro. La camarera le dedicó una sonrisa coqueta, empujando el dinero
abajo en su amplio escote. Ni siquiera miró a Blaze, porque era evidente que
el juguete de Maksim no contaba, en lugar de ello, batió sus pestañas a
Maksim y sonrío enorme para él.
Él hizo un guiño a la camarera y se deslizó en la cabina, tirando de Blaze
hacia él. Ordenó bourbon para él y una mamada de Blaze. Era todo lo que
podía hacer para no poner los ojos.
― No necesitas ser tan obvio.

― Claro que sí. La camarera informará del gran apostador obsesionado


con el sexo a su jefe. Quiero su atención en mí. Le gustan los grandes
118

apostadores aquí. Tienen un cuarto de atrás donde las chicas llevan clientes
Página

para espectáculos especiales.


― ¿Ellas lo hacen? ¿En qué se había metido Emeline?

Su mano cayó por debajo de la mesa para deslizarse hasta su muslo,


tomando su falda con él. Durante todo el tiempo él le sonrió a la camarera.
― Ven aqui, cariño. Escuché que los espectáculos eran muy buenos aquí
y creo que mi chica va a tener que hacer mucho trabajo esta noche, ¿verdad,
cariño?
Blaze se inclinó hacia él y le lamió el lado de su cuello. ― Voy a mantenerte
feliz, guapo. Tú sabes que yo siempre lo hago.
― A veces con un poco de ayuda de tus amigas, ― dijo, y se rió
groseramente.

La mano en su muslo trazó pautas en su piel. Sus dedos estaban calientes, la


marca de los patrones en su piel. No quería estar al tanto de él en un lugar
de tan mala calidad, pero era imposible. Ella sabía que él estaba jugando su
parte y ayudándole a que hiciera lo mismo, pero ella ya estaba tan consciente
de él, que sólo el mínimo toque envió pequeñas chispas de electricidad a
través de su torrente sanguíneo.
La camarera se acercó, dándole más de una vista de sus grandes pechos y un
toque de pezones oscuros apenas ocultos bajo su bustier. ― Somos muy
amables aquí, ― aseguró en voz ronroneante.
― ¿Ves a Emeline en cualquier lugar? ― preguntó.

Había una pequeña nota de preocupación en su voz, tanto de placer como


119

de preocupación. Le gustaba que estuviera ansioso por la seguridad de


Emeline, pero le preocupaba que sintiera la necesidad de estar ansioso. Ella
Página

había explorado la habitación en el momento que había entrado, pero había


mucha gente. La habitación estaba a oscuras por lo que ella no podía ver
mucho, pero el escenario elevado, donde estaban los bailarines y las jaulas
elevadas, varios bailarines se balanceaban, chocaban, conectados a la música.
Ella había pensado en el club como un conjunto de pasillos, pero podía ver
que había sido convertido en mucho más que eso. En la superficie, la
atmósfera sería de interés para muchos jóvenes, así como para hombres que
venían a ver a las strippers. Saber que había habitaciones traseras, donde
otros servicios se podían comprar, explicaba la popularidad extrema.
Emeline no estaba cerca del escenario, e incluso de los estrados, Blaze no
pudo detectarla en ninguna parte. Buscó en la habitación por Jimmy
Hallahan. Estaba cerca de la barra, inclinándose para hablar con su
camarera. Dos veces miró hacia su stand, y Blaze se aseguró de que su cara
estuviera mirando hacia Maksim con adoración.

Había una sombra sobre su rostro, y ella sabía que Maksim la mantenía allí.
No importaba en qué dirección se moviera, sus rasgos eran imposibles de
ver realmente en el cuarto oscuro. Hallahan estaba por el bar con la
camarera. Él seguía mirando hacia ellos.
― No creo que él haya visto a Em todavía o estaría sobre ella. Ella debe
estar en la parte posterior con los otros bailarines preparándose para el
show.
Sólo la visión de Jimmy Hallahan la enfermaba. Ella quería ir a él, allí
mismo, apuntarle con una pistola en la barbilla y apretar el gatillo. Cuando
había arrojado el cuerpo de su padre desde el coche, se había asomado,
riendo.
120
Página
― Todavía no, ― dijo suavemente, inclinando la cabeza para poner sus
labios contra su oído. Su mano frotó a lo largo de su muslo. El gesto no era
en absoluto sexual. Fue reconfortante ella.
― Queremos información. Una vez que mates a Hallahan, este lugar se
volver{
loco. Sobre todo si lo haces a la intemperie. Ten paciencia.

Eso asentó su estómago. Ni siquiera se había enterado hasta ese momento,


que su estómago se revolvía y la bilis subía. No hasta que su suave voz
fascinante y la caricia de su mano la calmaron.
― ¿En realidad, nadie puede ver mi cuerpo, o bien, pueden verlo? ―
Preguntó con una visión repentina. Ella volvió la cabeza y lo miró. Su
mandíbula se endureció, y ya era bastante duro. Sus ojos negros quemaron,
casi brillando en la oscuridad.
― ¿De verdad crees que me gustaría exponer tu cuerpo a los ojos de
otros hombres? No te ven a ti. Ellos ven a una mujer con el pelo corto y
negro, en un blanco, vestido no muy decente, revelando lo que creen que es
su cuerpo. No lo es. Ni siquiera cerca.

Debería haberlo sabido. Se había creado una ilusión de sí mismo; por


supuesto que iba a hacer lo mismo por ella. Ella se vio a sí misma, pero
nadie más lo haría. Nadie más podía. Cualquiera que fuera el cuerpo que
había elegido, cualquiera que fuera la cara, sin duda no se veía nada como
ella era.

121

Puedo sentir tus manos en mi piel.


Página
― Porque puedo tocarte. No importa qué forma ninguna de nosotros
tenga, siempre podemos sentir y vernos entre sí. Si miras lo suficientemente
cerca, verás más allá de la forma que he creado para mí.
― Entonces, ¿me ves en el vestido, o ves la forma que has creado? ―
Era curioso, porque ella podía ver su propio cuerpo en el vestido, el material
burlándose de sus pezones. Podía sentir su mano acariciando su muslo y
sobre su parte inferior, enviando una serie de llamas que bailaban a través de
su centro.
― Por supuesto que te veo solo a ti. Sólo te toco. Eres hermosa, y sólo
debías disfrazarte en un dormitorio para ser usado, no en un club donde
pueden sentir una respuesta física. No tengo una respuesta física a otras
mujeres. Estoy jugando el papel de un libertino, que no puede mantener sus
manos fuera de una mujer. Tengo que hacer que se vea un poco creíble, y la
única manera que puedo hacer eso es viéndote y tocándote.
A ella le gustaba eso. A ella le gustaba mucho eso. No estaba segura, una vez
que el baile comenzó, que su evaluación fuera válida, pero le gustaba que le
pareciera.
― Me gusta que nadie en el club me pueda ver en este vestido. M{s, me
gusta que
no quieras que ellos me vean, ― admitió.

― Siempre y cuando este cerca de ti la ilusión permanecer{. Esa es una


de las
muchas razones por las que no te dejo abandonar mi lado en este vestido.
122

― Voy a tener que dejarlo con el fin de encargarme de Hallahan. ― Ella


Página

lo miró directamente a los ojos. ― Porque voy a ser yo quien se encargue de


él, no tú. Y tampoco tú amigo. ― Ella hizo una declaración firme, mir{ndolo
todo el tiempo. Ella no iba a permitir que nadie más vengara a su padre, y
ella quería que Jimmy Hallahan supiera que era la hija de Sean quien lo
llevaba hacia abajo.
Maksim se inclinó hacia ella, su cuerpo cambiando ligeramente. A la vez se
sentía protegida. Al abrigo de él. Su mano tomó la cara con suavidad, su
pulgar trazando la línea de su mandíbula.
― Te conozco ahora, compañera. Veo tu necesidad y como tu
compañero, es mi deber proporcionarla para ti. No voy a ponerte en peligro,
pero cuando pueda obtener con seguridad a este hombre, voy a protegerte
del resto del mundo y puedes hacer lo que tengas que hacer, con el fin de
librar al mundo de un monstruo. No te equivoque, Blaze, Jimmy Hallahan
era un monstruo mucho antes de que Reginald Coonan, consiguiera un
asimiento sobre él, y ahora que está bajo la influencia de un vampiro, él es
peor de lo que te puedas imaginar. Si tu chica Emeline le llama la atención,
ella estará en gran peligro.
Blaze respiró. ― Ella va a llamar su atención. Ella va a llamar la atención de
todos.
― Incluyendo la suya. Emeline es m{s all{ de hermosa y si ella estaba
bailando. . .
― Blaze había visto sus movimientos en la pista de baile de los clubes y
en la intimidad de su casa cuando Em y Blaze estaban divirtiéndose,
bebiendo y mostrándose sus movimientos de baile. Nadie se movía como
Emeline. Ella siempre había estado super orgullosa de Emeline, pero ahora,
de repente se dio cuenta de que los ojos de Maksim también estarían en su
amiga. Él podría creer que no tendría una reacción física a otra mujer, pero
123

una vez que viera a Emeline, bailar o no, sabría que estaba equivocado.
Página
Maksim cogió la barbilla en un agarre firme, inclinando la cabeza, obligando
a su mirada a encontrarse con la suya. Sus ojos, todos negros. Ella contuvo la
respiración ante el vacío que vio allí, el negro vacío sin fin. Fresco. Remoto.
Y luego ardieron con la vida, con la emoción, sólo para ella. Sólo ella. Se
quedó sin aliento profundo en sus pulmones y ella lo sentía allí, dentro de
ella. Moviedose en su mente. En lo profundo de su cuerpo. Alrededor de
ella.
―Sólo eres tú, Blaze. Me doy cuenta de que es un concepto difícil de
imaginar que un hombre pudiera estar muerto a todo sentimiento, a todos
los colores, a todo, dedicado solo a la caza hasta que entraste en mi vida.
Hasta que escuché tu voz y me trajiste a la vida. Esa es la forma en que
nuestra especie es. Tu llevas la otra mitad de mi alma. No puedo ver a otras
mujeres. No de la manera que temes. Es imposible.
Su corazón dio un vuelco. Él estaba diciendo la estricta verdad. Ella lo sabía
por su voz. Lo sabía por la quema de la vida en sus ojos. Ella estaba en su
mente y la verdad estaba allí también. Se humedeció los labios. Él estaba en
lo correcto. Era difícil de entender el concepto, incluso cuando él lo puso
delante de ella. No podía imaginar que un hombre como él, un magnífico
hombre poderoso, de todos los hombres que iban a un club y no
reaccionara a las mujeres y a sus cuerpos en exhibición.
― Dime tu plan, ― dijo Maksim. ― Sé que tú y tu chica tienen uno. He
esperado pacientemente a que me lo digas.
― Puede ser que no te guste, pero tiene sentido. ― A Blaze le resultaba
extraño y un poco emocionante estar sentada en un club nocturno, viéndolo,
pero no viéndolo, escuchando su voz de terciopelo hipnótico deslizándose
sobre su piel, una piel que aún no era la de ella todavía. A ella le gustaba él
124

sentado a su lado. Más, se sentía segura. Estaban en la boca del lobo y ella se
Página

sentía segura.
― Dime.

Ella podía darle eso porque ya conocía su mente. Ella sabía que él cumplía
su palabra, y estaba empezando a saber que si algo era importante para ella,
era importante para él.
― Los hermanos Hallahan tienen una reputación con las mujeres. A
ellos les gusta obligar a sus bailarines a someterse a ellos. Cuanta más alta es
la clase de la bailarina, más están decididos a romperla. Emeline va a llamar
la atención de Jimmy Hallahan, y él va a invitarla al piso de arriba, al
apartamento donde llevan a sus mujeres.
― Pensé que eso formaba parte.

Su mano bajó a su muslo. Los dedos extendidos amplios para tomar tanta
piel desnuda como fuera posible. Tenía las manos grandes, y ella sintió que
casi las podía envolver alrededor de su pierna derecha. El corazón le dio un
salto y luego empezó a golpear como un loco, tan fuerte que sintió el ritmo
de la música golpeando, rodeando el pulso al ritmo de su corazón.
― Jimmy la llevar{ al piso de arriba. Voy a encontrar mi camino hasta allí
y tendr{
su oportunidad de hacer la paz con todo lo que cree que es Dios.

― Su dios es un vampiro, Blaze, ― dijo. ― Él no tiene piedad en él. Ni


bondad. Vive para el dolor de los demás y para su propia depravación. Él
tiene que herir a los demás, ya que es la única forma en que el hombre
125

puede bajar.
Ella sabía que le estaba dando una advertencia. Él no tenía que decirle cual,
Página

sin embargo; ella había visto, el cuerpo desgarrado y roto de su padre. Los
hermanos Hallahan habían tomado su tiempo torturándolo. Le habían
mantenido vivo un tiempo muy largo, y no había necesidad para eso. Eso
significaba que habían prolongado su vida y su dolor para su propio disfrute.
Sintió ese monstruo dentro de ella, alzándose. Floreciendo. Como una
necesidad. Y lo único que podía hacer era obligar a su cuerpo a sentarse en
la cabina y no caminar hasta Jimmy Hallahan, meter una pistola en la
garganta y apretar el gatillo.

― Mi hombre, Tomás, está mirando a tu amiga. Le hice saber que le


permitiera subir las escaleras con Hallahan. Puedo ocultarte que para que
puedas seguirlo. Pero, Blaze. ― Sus dedos mordieron profundamente en su
muslo. ― Voy a estar ahí también. No me verás, pero si te metes en
problemas, o coge a una de ustedes, me tomo mi turno y lo mato yo.
¿Entiendes?
Ella sabía que él estaba diciendo, más que preguntando. Él le estaba
diciendo que era mejor que hicieran lo que él decía y cuando él lo decía, o
habría consecuencias. Ella no era una mujer que temíera mucho, pero aún
así, el acero subyacente en ese tono de terciopelo envió un escalofrío a través
de ella.
― Entiendo, Maksim. Hay cuatro de ellos. Quiero los cuatro. Y yo no
quiero que
Emeline sufra daño, así que sí, si todo va mal, doy la bienvenida a que me
rescates.
― Ella lo miró a los ojos para ver si él lo consiguió. Si él la tenía. Ella le
126

estaba dando su confianza. Caminando un paso más en su mundo. Dándole


algo que ella no había dado a ningún otro hombre que no fuera su padre.
Página
Sus ojos se calentaron. De frío a caliente. Para ella. Ella se inclinó hacia él, le
puso una mano en el pecho y lo besó en la boca. Duro. Mojado. Delicioso.
Lo que significa que si. Su mano acarició la parte posterior de la cabeza y la
boca se hizo cargo de ella. Más fuerte. Más mojado. Más delicioso que
nunca. Lo que significa que también. Tanto es así que se sentía ese
significado en cada célula de su cuerpo.
De pronto levantó la cabeza y presionó su frente contra la de ella.
Dirigiéndose a ella. ― Tiempo para un espectáculo, Blaze. ¿Estás lista
para eso? ¿Puedes tomarlo?
¿Jugar el papel? Yo no quiero que él esté lo suficientemente cerca para ver
cualquier detalle de tu verdadero yo.

Ella lo sintió moverse en su mente, tranquilizarla. Llenándola. Sosteniéndola


en brazos fuertes. Tragó saliva, asintió con la cabeza. Maksim aplicó presión
en la parte posterior de su cabeza, y ella lo dejó ayudarla a bajar por lo que
lo besó con la boca en su bajo vientre. Ella sabía qué hacer, deslizando sus
manos bajo su camisa, para levantar lo suficiente para presionar los labios
contra la piel desnuda, ocultando su rostro con eficacia.
― Jimmy Hallahan, ― dijo Jimmy, su acento muy grueso. Se deslizó en
la cabina, al otro lado de Blaze, el muslo tocando el suyo. ― El espect{culo
est{ a punto de empezar y quería ofrecerle todo lo que pueda necesitar o
desear. Aquí todo puede ser suyo si lo quiere. Veo que tienes su pequeño
skank en el lugar correcto. Va a necesitar un poco de alivio después de que
vea lo que tengo que ofrecer para usted.
― Max, ― Maksim declaró. ― Y ella es un juguete, no un sank. (sería
127

algo así como que es un chico que ejerce la promiscuidad, que es muy
Página

promiscuo) Hay una diferencia, y si usted no sabe lo que es, lo siento por
usted. ― Su mano repartió caricias sobre el cabello de Blaze, calmándola
cuando la proximidad del más antiguo de los Hallahan la hizo tensar,
enfermar y con ganas de matarlo, todo mezclado.

NUEVE
SE ENCENDIERON las luces en el escenario, y un pequeño silencio se
apoderó del club. La música de baile se desvaneció, y los hombres y las
mujeres se movieron con impaciencia en sus asientos para ver mejor en
previsión de lo que estaba por venir. El mayor de los hermanos Hallahan se
inclinó sobre el cuerpo de Blaze, como si ella no estuviera allí, su
concentración en Maksim. ― A usted va a encantarle esto, ― dijo. ― Y
hombre, todo lo que quieras est{ en el menú. ― Su mano cayó casualmente
hacia Blaze. Maksim atrapó su muñeca. Mostrando los dientes en una
similitud de una sonrisa, pero sus ojos estaban helados.
― Nada de lo que est{ aquí, est{ en el menú. ― La voz dijo todo.

― No puedo soportar que me toque. Está tan cerca que me dan ganas de
vomitar. O de matarlo. ― Blaze se sentía desnuda sin sus armas. Un
cuchillo. Cualquier cosa. Ella podría romper su cuello, pero la pelea atraería
128

a los gorilas, y era dudoso que pudiera romperlo a tiempo, antes de que la
ayuda llegara a él. Tenía que ser realistas, y le estaba haciendo casi imposible
Página
respirar. Había estado conteniendo el aliento desde que se metió en la
cabina junto a ella.

Hallahan envió a Maksim una amplia sonrisa. Su mirada bajó a la mujer que
tenía que significar algo para el hombre pervertido que había llegado a su
club a jugar. Un juguete había dicho, pero aún así, uno atesorado o a él no le
importaría si Jimmy la empujaba al suelo y usaba su boca mientras observaba
el espectáculo de las otras zorras sin valor puesto en los hombres. Las burlas
de ellos. Mostrando sus cuerpos por dinero. Volvió la vista a los bailarines,
que eran putas. Putas sin valor que tenían que hacer lo que él o sus
hermanos exigían. Y exigían lo que quisieran. Cada vez que querían.
Miró a la mujer de nuevo. Su cara estaba presionada contra el vientre
desnudo del hombre rico. No podía ver su rostro, pero su cuerpo era de
primera. No estaba acostumbrado a ser negado, pero sonrió de todos
modos. Tendría la mujer cuando él la quisiera a ella, justo en frente del
hombre rico. Haria que el viejo sufriera por ese insulto.
― Él no puede poner sus manos sobre ti, Blaze. Toma un respiro. Todo lo
que va a parar a tus pulmones soy yo, ― Maksim aseguró. ― La ilusión es
bastante real, tanto que si te toca el muslo o la espalda o alguna parte de ti,
en realidad no te sentirá a ti, por eso la cree. Crees que lo sientes, pero no
está en contacto contigo. Nunca permitiría eso.
Blaze se tomó un momento más, sus pulmones ardiendo. Con necesidad.
Necesidad de aire. Ella creía a Maksim, pero no podía soportar que él
estuviera equivocado y ella no podía permitir que Jimmy Hallahan se
acercara a ella, incluso si era sólo en el mismo espacio. No tenía más
129

remedio que respirar. Apretó la cara y su boca con fuerza contra el vientre
Página
de Maksim, bien bajo, en la cintura de sus pantalones, y ella respiró
profundo.

Tomó a Maksim profundo. Tan profundo que estaba casi mareada. Su


siguiente inhalación era todo menos superficial, porque su olor, ese
maravilloso aroma masculino, todo perfecto, borró a Hallahan. Ella cerró
los ojos y se tomó a sí misma fuera del club. No podía estar allí con el
hombre que había asesinado a su padre presionado a su lado, ilusión o no.
Su lengua se deslizó sobre los músculos definidos de Maksim. Ella les trazó
con su lengua sólo para obtener su gusto. Para empujar a Hallahan más
lejos.
― No puedo vigilar a Emeline en esta posición, ― dijo Blaze. Preocupada.
No había
esperado que Hallahan se acercase a Maksim y en realidad se sentara en su
stand.

La mano de Maksim le acarició en el pelo. ― Tomás esta cerca del


escenario por si acaso tu chica se mete en problemas. Uno de sus
hermanos llego hace unos minutos. Lojos. Él está de pie al lado de las
escaleras que conducen al apartamento. Apoyado contra la pared, con los
ojos en el escenario. Ambos son como yo. Cárpatos. Nada va a pasar con
ella.
La primera bailarina salió de las sombras al centro de atención,
arrastrándose como un gato de la selva, en el cuerpo nada más que pintura
de leopardo. La pintura era inteligente, ocultando todo y nada al mismo
130

tiempo. En su baile reveló su cuerpo a ellos, lento, con atisbos de burlas,


Página

cuando ella sensualmente se arrastro por el escenario de música palpitante.


Toda la atmósfera en el club cambió. La tensión sexual aumento gradual
junto con la música. La mano de Maksim apretó en el pelo de Blaze.
― Ellos están bombeando algo a través del sistema de ventilación, Blaze.
Algún tipo de feromona que es sutil, pero con cada aliento que estos
hombres y mujeres toman, los está afectando a ellos como una droga haría.

Blaze mantuvo la boca pegada a la piel desnuda de Maksim. ― Ahora


entiendo por qué son tan exitosos. Ellos no necesitan los medicamentos
actuales para llegar a la gente, incitan a comprar los extras. El sexo sería
mejor que nunca; al menos es lo que todos piensan que es.
También están vendiendo drogas, ― dijo Maksim, permitiendo que su
respiración cambiara, de modo que Hallahan creyera que estaba tan
afectado como todos los demás en el club. Así de afectado como Hallahan
se estaba volviendo. Miró allí en su rostro, la depravación cruda. Su mano ya
había caído a su entrepierna.
― ¿Ves lo que quiero decir, Maksim? ― Jimmy dijo, muy amable, su
voz teñida de necesidad. ― Cuando hayas terminado con tu mujer, me
vendría bien un poco de alivio para mí mismo. ― La sonrisa de Jimmy
estaba llena de confianza, ya que la droga estaba siendo bombeada en el
club.
Maksim le dedicó una rápida sonrisa antes de contestar, pero no respondió
en voz alta. Él tuvo que fingir que la droga le estaba afectando como a todos
los demás en el club.
La música terminó y la multitud se volvió loca. Las luces bajaron y el bailarín
131

se precipito fuera del escenario. Una mujer vestida con el uniforme escaso
de camarera, cogió el dinero tirado en el escenario y lo metió en un bolsillo
Página

separado en el delantal.
― Con Mil, puede comprar esa bailarina durante una hora. Ella har{
todo lo que quieras, y tu chica puede unirse o ver o simplemente quedarse y
esperar por ti, ― Hallahan ofreció. ― La he tenido yo mismo y ella es un
gato salvaje, al igual que su baile lo demuestra.
Las cejas de Maksim se dispararon. ― ¿Mil?

― Durante una hora, y créanme, eso es barato para lo que te dan. La


quieres toda
la noche, eso es diez grandes, pero es mejor que seas capaz de mantener el
ritmo,
― dijo Hallahan.

Entre los bailarines, las strippers en las jaulas bailaban y poco a poco
empezaron a quitarse su ropa, la música bombeando adrenalina a través del
club. Cada vez más, el público estaba viéndose afectado y volviéndose
desinhibido.
Tienen bastante el control aquí. La droga que está inhalando todo el mundo
ya los está afectando, incluso sin las strippers y bailarinas. Los hombres están
tocando sus compañeras abiertamente. Las mujeres están empezando a
responder al permitir que las demostraciones públicas sean más abiertas.
Blusas abiertas, las manos en la entrepierna de sus hombres. Dos ya se han
arrodillado directo en el suelo y nadie va a detener lo que están haciendo.
Sólo se suma a la atmósfera ya abierta, y sexual. Dos policías uniformados
están siendo atendidos en la esquina por dos de las mujeres que sirven
132

bebidas. Blaze, tienen cámaras aquí. Este lugar es una trampa para
cualquiera que venga. Ellos toman cientos de las strippers, entonces miles
Página

por el tiempo extra en el cuarto de atrás y por la manera que tienen a todos
trabajaban, incluyendo a las strippers y bailarinas, va a haber una gran
cantidad de acción en esa trastienda. Ellos sin duda tendrán cámaras allí
también. Eso significa chantaje. Ahora sabemos se adueñaron de la policía
tan pronto.
Blaze acarició su cuerpo. ― Emeline, ― susurró en su mente. ― Puedo
sentir los efectos y no estoy viendo el espectáculo, pero ella va a estar
bailando. Ella es naturalmente sensual, Maksim. No quiero que le pase
nada. Debe estar afectada.
Ella ya estaba siendo afectada, podía sentir la compulsión de deslizarse bajo
la mesa con cada aliento que daba. Le dolían los pechos, y un fuego ardiente
comenzaba entre sus piernas. Estaba muy agradecida de que Hallahan sólo
pudiera ver una ilusión, la imagen que Maksim le permitió ver, no a ella.

Tres bailarines más salieron antes de que la música cambiara por completo
en un palpitante ritmo, un ritmo en la sala que podía sentir a través de sus
cuerpos ya exitados. Los hombres estaban besando, tocando, y empujando a
sus compañeras de rodillas, alcanzando debajo de las mesas para poner las
manos en lo alto de las faldas.
― Siguen cambiando el ángulo de las cámaras, Blaze. Acercándose. Este
lugar es todo acerca de chantaje. Hallahan está cada vez más sospechoso.
Deslízate debajo de la mesa y mantente bajo, situado en frente de mí. Yo
haré el resto. No te muevas. Mantén tu mano en mi pierna, así sé que estás a
salvo mientras yo le doy la ilusión que está esperando. Como el pervertido
rico en la habitación, debería estar mucho más afectado por la droga y las
vistas que me rodean. Pero no estoy en absoluto afectado.
133
Página
Ella sabía lo que eso significaba. Cerró los ojos y dejó que su mano se
deslizara sobre su regazo, sintiendo la longitud de él. Él no estaba duro o
incluso semi-duro, como había estado cuando estaba a solas con ella. Su
estómago se revolvió. Sabía que Hallahan no podía verla, a la verdadera ella,
o incluso al verdadero Maksim, pero esto era tan loco. Atrapado por la
droga bombeada a través de las salidas de aire, Maksim no tuvo más
remedio que responder como todos los demás. Él estaba protegiéndola a
ella, y tomando la peor parte de la proximidad repugnante de Hallahan.
Riendo crudamente con él. Evaluando a los bailarines y strippers.
Valorándolos a ellos. Recibiendo una sordidez de ella. Ella lo había obligado
a que viniera aquí con ella, protegiéndola. Para que protegiera a Emeline.
No sólo a él, sino a otros dos de sus amigos.
― Lo siento, Maksim. Yo no sabía lo que era en el interior. He
explorado el lugar, pero nunca lo vi así. Yo realmente no sabía. Em no lo
sabía, tampoco.

― Todo está bien. No me importa nada acerca de este hombre. Él ya


está muerto. Él está dejando pequeñas cosas resbalar mientras hablamos. Yo
soy capaz de ver el alcance de esta operación, y Blaze, es grande.
Hallahan de repente se empujo hacia adelante, con la mano quieta en su
entrepierna. La sala quedó en silencio otra vez, excepto por la respiración
pesada. No hubo más gritos de ánimo a los bailarines, solamente embeleso.
Manteniendo la mano en la pantorrilla de Maksim, Blaze levantó la esquina
del mantel cubierto tan convenientemente, por lo que podía ver el escenario.
134

Ella sabía desde el momento en que el silencio cayó sobre la multitud que
Página

Emeline Sánchez había entrado en el centro de atención. Allí estaba ella y


ella era preciosa. Espectacular. Tenía el pelo largo y grueso, brillante como
el ala de un cuervo y de un verdadero negro azul. La masa espesa caía por
debajo de la cintura, acariciando su cuerpo, un cuerpo que era todo curvas.
Una cintura estrecha. Vientre apretado con sólo el toque de una curva
femenina, suave y acogedor. Su cuerpo estaba cubierto de purpurina, oro y
plata. El brillo recogió las luces y lanzó lo que parecía ser pequeñas chispas
mientras se movía en el escenario al ritmo de la música. Llevaba una
diminuta tanga de oro, y dos estrellas de oro sobre sus pezones, una fina
cadena de oro que iba de una estrella a la otra. Alrededor de las caderas,
baja, había una segunda cadena de oro doble, con pequeñas campanas que
se agregaban a la música cuando ella se perdió en el ritmo golpeando.
Parecía una mujer desesperada, con hambre, con tanta necesidad de un
hombre, sus manos moviéndose por su cuerpo sugestivamente mientras sus
caderas ondulaban y sus pechos se balanceaban. Mientras bailaba, hipnotizó
a su público. Ella era el sexo personificado. El tipo de mujer peligrosa por la
que un hombre puede matar. Una vez que estuviera bajo su hechizo, una vez
que tuviera un sabor de ella, él nunca podría ser el mismo.

Todos y cada uno de los miembros del sexo masculino en la sala, y muchas
de las mujeres, siguieron el camino de sus manos mientras se movían sobre
su cuerpo, tan elegante, tan sensual, el epítome de la perfección.
Hallahan comenzó a jurar en voz baja, y para su horror, se bajó la cremallera
de sus pantalones y sacó su polla. Inmediatamente Maksim estrelló una
barrera entre Blaze y el hombre. No podía verlo, ni olerlo. Se acurrucó más
cerca de la protección de Maksim, eternamente agradecida por él. Si ella
135

hubiera entrado a ese club sola, habría caído bajo el hechizo de la droga
Página

también. No tenía ni idea de lo que le habría ocurrido a ella. Ella no estaba


tan lejos como los demás en la habitación, pero ella sabía que Maksim de
alguna manera había limpiado el aire a su alrededor tanto como pudo,
actuando como un filtro para ella.
― Esto tiene que terminar, ― dijo Blaze desesperadamente. ― No
quiero que Em lamente el haberme ayudado.
― Ese baile es toda tu chica, meu sufletul; Tomás y Lojos están filtrando
el aire para ella. Ella es muy consciente de que algo anda mal. Ellos no
saben cómo es tan consciente. Como regla general, podemos leer los
humanos fácilmente cuando queremos, pero hay algo diferente en ella. He
intentado también, pero es imposible.
― Ella, ― dijo en voz alta Maksim a Hallahan. ― Quiero a esa chica.

― De ninguna jodida manera, ― dijo Hallahan. Ahogado en su propia


hambre desesperada. ― Esa es toda mía. Ella no está a la venta.
Blaze oyó el cambio en su respiración, volviéndose dificultosa, y ella supo el
momento exacto cuando se masturb´p a sí mismo, pero ella no podía olerlo
o verlo. Pero aún así, su estómago se sacudió de nuevo. Detestaba que
pudiera ver el cuerpo de Emeline. Eso y que pensara que podía tocarla,
tenerla, y obligarla a hacer lo que quisiera.

Hallahan se levantó bruscamente. ― Voy a enviar su camarera. ― Mantuvo


los ojos en el escenario. ― Ella va a tomar su pedido. ― Él se alejó,
directamente hacia el escenario.
Blaze inmediatamente se deslizó hacia atrás en el asiento y se inclinó para
136

besar a Maksim. Tenía que deshacerse del terrible sabor en la boca. La


sensación de haber llegado demasiado cerca de la depravación real. Maksim
Página

no se negó a ella. Él la besó suavemente. Con ternura. El bloqueo todo,


menos la forma en que la hacía sentir. Seguro. Protegida. Consolada. Cerca
de él.
Se echó hacia atrás, su mirada moviéndose sobre su rostro, comprobando
con claridad para ver si estaba bien. ― Vamos a ir levant{ndonos y
caminando hacia las escaleras. El baño de las mujeres se encuentra justo
detrás de ellas. Se verá como si te dirigieras allí y desaparecieras en el
interior. Tú y yo seguiremos a Hallahan y a tu chica hasta el apartamento.
Tendremos que estar cerca. Él tiene guardias en la escalera. No cometas el
error de rozar en contra de ellos a medida que avanzamos hacia arriba.
Sentirán una presencia, tal vez incluso el aire en movimiento, aunque todos
ellos estén llenos de la droga, por lo que tendrán sus ojos en tu chica.
¿Entiendes?
Ella asintió con la cabeza. ― Entiendo.

― No me ver{s de nuevo, pero si algo sale mal, voy a estar sac{ndolas


enseguida. Tomas y Lojos permanecerán abajo en caso de que alguien se
alerte de que algo sucede y traten de rescatar a su jefe. Es importante
recordar, que sus hermanos llegaran en algún momento de esta noche. Tariq
y Mataias descubrieron que ellos iban a irrumpir en tu bar, pero evitando
matarla, solo para adquirirte.
― ¿Adquirirme? ― Ella ya se había levantado y se deslizaba fuera de la
cabina, con los ojos en el mayor de los hermanos Hallahan, quien
permanecía a un lado el escenario, en el lado donde los bailarines salian en
el camino de vuelta a los vestuarios. No había quitado los ojos de Emeline.
En verdad, nadie más lo había hecho tampoco, aparte de Blaze y los tres
hombres de los Cárpatos.
137
Página
― No tenían ni idea de que ibas a traer la guerra a ellos.

― Emití una invitación.

Le tomó la mano y tiró con fuerza de ella contra su lado, ella se movió
fácilmente a través de la multitud hacia su objetivo. Él no habló o empujó a
nadie, pero se movieron cuando lo vieron venir. Incluso en su disfraz, tenía
presencia.
― Ni Tariq ni yo creímos que hubieran llegado para matarte. Vinieron
por ti. Una vez que nos dimos cuenta de que tenías una capacidad psíquica,
estábamos bastante seguros de que estaban allí para adquirirte para su jefe.
Habían hecho su camino a la escalera. Maksim los llevó entre las sombras, a
las afueras del baño de mujeres y a la izquierda de las escaleras. Al instante,
se encontró vestida con su atuendo normal, jeans oscuros y una camisa, y sus
botas de suela blanda. Sus armas estaban todas allí, en su haber, en sus
botas, atadas en la espalda entre sus omóplatos. El peso se sentía familiar, y
se encontró más fácil respirar.
― ¿Cómo podían saber que tengo una capacidad psíquica?

― ¿Alguna vez fuiste a un lugar que puso a prueba tus habilidades?

La música era más fuerte, lo que llevó a un crescendo. La multitud


hipnotizada parecía estar respirando colectivamente al tiempo a la música,
irregular y dificultosa, muy sexual, por lo que la tensión impregnaba la
habitación. Blaze cambio la mirada de Emeline a la multitud. Emeline
parecía estar en su propio mundo, una parte de esa música, una llama viva
138

de pura sensualidad. Se movía en el escenario como si estuviera sola,


llamando a un amante secreto para ella. Queriendo. Necesitando. Su cuerpo
Página

ondulante, las manos moviéndose sobre sus curvas mientras bailaba. La


multitud parecía tan hambrienta, como si cada movimiento que Emeline
hiciera en el escenario, lo sintieran en sus propios cuerpos. En el último,
porque tenía que hacerlo, Blaze dejó descansar la mirada en Jimmy
Hallahan.

Su cara estaba enrojecida, los ojos brillantes. Parecia caído bajo la influencia
de las drogas, y probablemente lo estaba, pero era más que eso. Ella sabía
que lo era. Otra cosa que lo hizo poner su mirada fija en Emeline.
― Mi padre, Em y yo fuimos todos, a este centro de pruebas psíquica.
Lo hicimos por diversión. Todos teníamos estas cosas extrañas que
podíamos hacer. Em probó ser la más fuerte. Ella era algo fuera de serie. En
algún momento, todos nosotros tuvimos estas malas vibraciones, por lo que
abandonamos sin completar realmente las pruebas. Emeline sobre todo
estaba muy molesta, y durante unas semanas siempre estaba mirando por
encima del hombro. Dijo que pensaba que las pruebas eran para otra cosa.
Sentí la mala vibra y papá, bueno, papá podía ser paranoico.
― Hay una base de datos de las mujeres que tomaron las pruebas. Los
vampiros estaban detrás de ellas. Los Cárpatos consiguieron recientemente
una bodega de la base de datos y están enviando los cazadores para
protegerlas. Sólo tenemos que asegurarnos de llegar allí antes de que los
vampiros lo hagan. ― Blaze aún no estaba cómoda con el término vampiro.
Pero ella le creyó. Ella le creyó porque siempre había creído a Emeline.
Emeline había descrito en detalle exactamente lo que había presenciado, y
no había duda de que los dos hombres con carne podrida habían hundido
los dientes en su víctima y habían drenado su sangre. Podía ver la boca
139

untada y en sus dientes manchados. Y, por supuesto, estaba la pesadilla. . .


Página

Por un corto tiempo, ambas mujeres habían tratado de explicar que los
machos-vampiros, tal vez tenían una enfermedad, ¿pero dos con la
enfermedad? Y asesinatos de las personas sin hogar, de las prostitutas, los
cuerpos desgarrados y drenados de sangre. No creía en vampiros, pero en
secreto, ella y Em, cuando eran jóvenes y Em vivía principalmente en las
calles, arrastrándose hasta la habitación de Blaze en la noche a través de la
escalera de incendios, habían creído en otro mundo.

Tenían la misma pesadilla y en esa pesadilla, había vampiros, criaturas


monstruosas que las perseguían a través de un túnel largo y oscuro. Ella
despertaba, temblando, sudando, asustada fuera de sus mentes. Emeline
siempre estaba tranquila y se quedaba despierta, se hacia un ovillo de
protección, con las rodillas a cal y canto en el pecho, la cabeza apoyada en
ellos, los brazos alrededor de sus piernas mientras se meció adelante y atrás.
Con los años, la pesadilla se volvió más viva, el túnel aún más real. Podían
ver las luces de gas en lo alto de la pared de los túneles, lanzando un extraño
resplandor amarillento en la oscuridad. Las paredes del túnel eran de
ladrillo. De ladrillo antiguo. El túnel en sí estaba húmedo y olía mal, como si
hubiera sido utilizado durante mucho tiempo por los seres malévolos.
Había manchas de sangre en las paredes mientras corrían por ellas. En los
ladrillos y en el suelo. Oscuro y feo. Corrieron a través de una habitación
con herramientas antiguas de tortura y siguieron su camino. Ninguna
hablaba, sino que tocaban sus manos de vez en cuando para dar y recibir
fuerza y coraje.
Bajo tierra parecía haber un laberinto de túneles, oscuros, habitaciones
horribles, ninguna ocupada, todas vacías, pero el eco de los gritos había sido
140

dejado atrás. Había una habitación que era toda moderna. Totalmente
Página

moderna. Computadoras en todas partes. Pantallas en todas partes. Ambas


sabían que era el centro del laberinto, y tenían que salir antes de que fueran
vistas. Si no lo hacían. . . Corrieron más rápido. Con los corazones latiendo
salvajemente. Aterrorizadas. El terror creciendo más allá de la imaginación
cuando el túnel por el que se apresuraban a través, empezó a contorsionarse,
los muros tratando de cerrarse, el techo descendiendo y el piso
levantándose.

En ese momento, como si estuvieran de común acuerdo, se despertaron.


Ella no sabía si Em todavía soñaba con ese terrible sueño, pero esa vez que
Emeline se había dejado caer en su habitación a través de la escalera de
incendios y Sean la había enviado fuera del país, las pesadillas se habían
detenido.
― Cuando esto acabe, tendremos que proteger a tu amiga. Ellos seguirán
viniendo por ella.
― Emeline no aceptar{ protección. Ella tiene grandes problemas de
confianza. Su vida no ha sido agradable. Ella cuida de ella y ella es leal a
pap{ y a mí. . . ― Blaze se apagó. No habia más papá. Sólo estaba Blaze.
Ahora Blaze y Emeline.
― Ella no va a tener elección.

La música terminó con un estruendo de tambores. El escenario se


oscureció. La multitud enloqueció. Blaze vio Emeline corriendo hacia la
salida y a Hallahan saliendo de las sombras, encadenando su muñeca y
tirando de ella hacia él. Emeline luchó y Hallahan se inclinó y le susurró
algo al oído. Ella dejó de luchar, pero su mirada se deslizó pasando de
141

Jimmy para escanear la habitación.


Página

― Ella no puede verme, ― dijo Blaze, tratando de no entrar en p{nico.


― No. Si permito que ella te vea, alguien más puede hacerlo también.
Tomás y Lojos están cerca. Si no podemos llegar a ella, si la lleva a otro
lugar, van a detenerlo.
Los hermanos Hallahan eran predecibles. Utilizaban el departamento del
segundo piso donde tenían su equipo de vídeo creado para registrar sus
actos depravados, y perversos. Disfrutaban lastimando a las mujeres que
traían allí, humillándolas y obligándolas a cumplir sus deseos. Aún así, a
Blaze no le gustaba que Emeline pudiera sentirse abandonada. Asustada.
Detestaba que Em pudiera estar asustada y con miedo de que Blaze no
hubiera llegado al club para protegerla.

Durante demasiadas noches Em había subido hasta el techo y hacia abajo a


la escalera de incendios, corriendo de alguien en las calles. Escondiéndose
de los hombres que le harían daño. Había tenido una vida de mierda,
incluso después de que Sean había intentado involucrarse. Nadie le
consideró como un padre adoptivo, porque era dueño de un bar, vivía sobre
él y era un padre soltero. Un hombre. Eso dejó a Emeline con sus parientes
locos. Junkies y alcohólicos. Lo peor. Ellos la usaban como un esclavo en la
tienda de su propiedad colectiva, aunque ella prefería trabajar allí que estar
en casa.
Ella llevaba una pistola en muchas ocasiones. Disparó una vez. Y estaba de
vuelta en la tienda trabajando el turno de noche, incluso cuando ella era
menor de edad y en la mayoría de veces vendía licor hasta altas horas de la
noche. Sean mantenía un ojo en ella, pero tenía un negocio propio para
142

manejar, por lo que más de una vez estuvo en problemas. Una niña sola, los
Página

hombres entrando borrachos o llenos de drogas.


― Emeline, ― susurró en voz baja, tratando de conectar una mente a
otra. ― No tengas miedo. Estoy aquí para ti.
Jimmy Hallahan agarró a Emeline por su brazo, y si alguien se acercaba, era
bloqueado por los hombres detrás de su espalda, mientras él la arrastró a
través de la multitud hacia las escaleras. A su lado, Maksim irradiaba calor.
Energía. Nada de eso era bueno. El poder era tan fuerte que ella le tocó el
brazo para calmarlo, con miedo de que Hallahan y sus guardias sintieran la
rabia enterrada de los Cárpatos.

Jimmy estaba ahora ido, en la agonía de la droga, no miró ni a la derecha o


izquierda, sino que continuó arrastrando a Emeline por las escaleras. Él
tenía un teléfono en una mano ahora, abriéndolo, hablando en el.
― Contesta tu maldito teléfono de vez en cuando. Tengo una caliente.
Tan caliente, hombre. Vuelve aquí cuando hayas terminado con tu trabajo.
Esta puta va a hacernos a los tres feliz. ― Él cerró el teléfono y empujo para
abrir la puerta del apartamento.
Blaze los siguió por las escaleras, justo detrás de ellos, tan cerca que casi
podía respirar por Emeline. No se atrevía a tocarla, pero ella quería. Justo
detrás de ella, Maksim le siguió. Se deslizaron por la puerta cuando
Hallahan empujó a Emeline, enviándola volando por la habitación. Ella
tropezó, perdió el equilibrio en sus tacones de aguja de cristal y cayó al
suelo.
Jimmy cerró la puerta, la aseguró y se volvió hacia ella con una sonrisa de
hambre viciosa.
143
Página
Diez
JIMMY HALLAHAN ACECHÓ por la habitación, se agachó y tiró
de Emeline por su pelo.
― Putita estúpida. Si yo le digo que venga, usted llega. ¿Lo tiene? Usted
es capaz de entender que cuando un hombre le dice que haga algo, maldita
sea, usted lo hace ― Golpeó con fuerza. Emeline no respondió. Ella no se
resistió. Ella no lloró ni hizo ruido. Simplemente lo miró. Justo a los ojos.
Esa era Em. Ella no daba marcha atrás. No estaba entrenada en la guerra
como Blaze, pero tenía valor. Había crecido en las calles y no tenía miedo a
morir. Ella nunca había tenido miedo a morir. A veces Blaze pensó que
tenía más miedo de vivir.
― Te siento aquí, Blaze, ― dijo Emeline. ― ¿Estás aquí?

― ¿Puedes amortiguar el sonido? ― Blaze preguntó a Maksim.

― Claro. Él puede gritar todo lo que quiera, pero nadie le escuchará.

― Sí, nena, estoy aquí, ― Blaze dijo mientras se movía en su posición


detrás de Hallahan y lo pateó duro con la punta de su bota derecha detrás de
su rodilla. Al mismo tiempo ella empuño su pelo y tiró de él hacia atrás,
dando un paso a un lado para que él cayera duro. En el momento en que
144

estaba en el suelo, ella pisó su garganta.


Página
― Quiero que me vea El te verá ―
Jimmy rodó, jurando, su mirada saltando a su cara. Dio un paso atrás y la
miró de pie, con la mano yendo a la bota para extraer un cuchillo. Ella le
sonrió.
― Bienvenido a la fiesta, Jimmy.

― Bienvenida a mi fiesta, perra.

Él trajo el cuchillo bajo, y trató de dar un circulo.

― Emmy, ¿por qué es que los hombres siempre llaman a una mujer
puta, cuando
hace exactamente lo mismo que el hombre?

― Creo que es falta de vocabulario, Blaze, ― dijo Emeline, dando un


paso bien atrás, d{ndole espacio a Blaze. ― No creo que Jimmy Hallahan
tenga mucha educación. Dejó la escuela para construir bombas, y él no fue
muy bueno en eso. Fue atrapado en tres ocasiones y fue a prisión las tres
veces. No aprendió mucho allí, tampoco. ― Ella no tocó la cara
hinchándose, ni se encubrió o de alguna manera actúo con miedo. Esa era
Em.
― Tal vez él aprendió a ser una perra, en la puta prisión, ― dijo Blaze.
― Es por eso que le gusta usar esa palabra. Es una especie de descripción
de sí mismo. ― Jimmy rugió de rabia y se tiró hacia ella, usando su tamaño,
esperando intimidarla, empujando hacia arriba, hacia su vientre mientras se
145

acercaba. Ella dio una palmada en la muñeca con fuerza, mientras se


deslizaba hacia un lado, su velocidad sacándolo de su trayectoria, su pie
Página
golpeando con fuerza en un lado de la rodilla, conduciéndolo de modo que
se tropezara.

Pateó la rótula con saña, poniendo su peso detrás de él. Ella no pesaba casi
nada, pero sólo tomó ochenta libras de presión para romper la rótula, y
utilizó hasta la última gota que tenía. Cayó gritando. Jurando. Su rostro se
retorció con furia. Escupió en el suelo, con los ojos desorbitados, mientras
trataba de arrastrarse a sí mismo, con el cuchillo todavía apretado en su
puño.
― Tu padre gritó como una niña. Al igual que un maldito cerdo.

Ella arqueó las cejas, manteniéndose fuera de su alcance. ― ¿Al igual que
acabas de hacer? Porque eso estabas haciendo, gritando, Jimmy, y una chica
hizo eso. La hija de Sean. Ella te tumbó. Nadie puede oírte. Nadie vendrá a
salvarte. Ni sus guardias. Ni sus hermanos. Te vas a morir aquí, y te vas a
morir sabiendo una chica tomó su valor, de culo hacia abajo.
Ella mantuvo su voz aún baja, aunque por dentro estaba llorando por su
padre. Este hombre le había torturado. Incluso disfrutado. Ella sabía que si
él ponía sus manos en ella o en Emeline, iba a hacer lo mismo con ellas. Ella
medio se apartó de él, su mirada saltando a su amiga, para comprobar que
se encontraba bien.
Jimmy gritó su furia otra vez, tratando de levantarse. En el último momento,
él lanzó su cuchillo recto hacia ella. Blaze se movió con tal velocidad
cegadora que ni siquiera sabía que tenía. Ella estaba fuera del camino del
cuchillo y lanzando los suyos. Los cuatro cuchillos arrojadizos que había
146

ocultado en los bucles de su cinturón no se perderían. Ella era mortalmente


Página

precisa con ellos, lo había sido desde que tenía seis años de edad. Esa fue la
última vez que ella podía recordar que fallara, y ni siquiera por un octavo de
pulgada. Cuatro empuñaduras de plata sobresalían, uno de su garganta, uno
de su corazón, uno de su ingle y uno de su vientre.
― ¿No exageraste mucho? ― Preguntó Emeline.

― Él torturó a pap{; no hay tal cosa como una exageración, ― dijo


Blaze, impenitente. ― Le di su oportunidad. Él perdió. ― Emeline se
presionó contra la pared, sus ojos mostrando shock, mirando hacia abajo,
hacia Jimmy Hallahan. Su cabeza se volvió hacia Emeline, los ojos bien
abiertos.
― Debiste haber oído las cosas que este cabrón dijo que me iba a hacer a
mí.― Maksim se materializó fuera de la esquina, y Emeline se quedó sin
aliento, pero no dijo nada en absoluto mientras se agachaba junto al cuerpo.
Su mirada saltó a Blaze buscando su tranquilidad.
― Él est{ conmigo, ― dijo Blaze.

― Creo que lo tengo. ¿Qué est{ haciendo? ― Maksim puso una mano
en cada
lado de la cabeza de Hallahan.

― Voy a leer sus recuerdos, antes de que toda la actividad en su cerebro


cese.

― No. ― Emeline dio un paso adelante, pero evitó cuidadosamente


147

tocar a Maksim. ― No puedes. Hay algo, o alguien en otro lugar en él. No


me importa si me crees. Lo vi. Creo que él estaba usando a Jimmy como
Página
una especie de conducto. Él me miró directamente. Al morir, volvió la
cabeza y miró hacia mí.
Maksim dejó la cabeza de Hallahan caer al suelo y se puso de pie
lentamente. Blaze se dirigió inmediatamente a Emeline y puso su brazo
alrededor de ella. Em tenía todo el valor del mundo, pero se veía pálida y
temblorosa.
― Fue el. El que yo vi antes, Blaze, ― dijo Emeline, mirando a los ojos
de Blaze, dispuesta a creer. ― Sé que fue él y me reconoció. ― Ella se
estremeció. ― Al igual que en mi sueño.

― Tenemos que salir de aquí, ― dijo Maksim. ― En este momento. ―


Hizo un gesto con la mano hacia los cuchillos en el cuerpo y se habían ido al
instante, regresaron limpios a los bucles en el cinturón de Blaze. Quitando
toda evidencia de su presencia en la habitación. ― Tengo que tomar la
sangre de su chica.
― De ninguna manera, ― Emeline llevó ambas manos sobre su cuello y
se deslizó detrás de Blaze.
Blaze sintió que le tocaba el corazón de una manera divertida. Nadie podía
resistirse a Emeline. Nadie. No, al parecer, incluso Maksim. Ella se apartó
de él, su cuerpo protegiendo el de Emeline, sintiendo su temblor. En el
interior, su propio cuerpo estaba temblando, y algo precioso se estaba
desmoronando, pero ella se puso de pie, dispuesta a defender a Em contra
el hombre que sabía que ya estaba irrevocablemente ligada. Temia dejar que
eso sucediera. Ella había entrado en la relación, si se podía llamar así, con
148

los ojos bien abiertos.


― Meu sufletul. ― Le susurró a ella.
Página
Blaze sabía que era un cariño. Fue en el tono. En la forma en que lo dijo. La
forma en que la miraba. Ella sacudió la cabeza, resistiendo su señuelo.
― ¿Sabes lo que significa eso?, ― Preguntó en voz baja. ― Significa que
eres mi alma. El aire que respiro. Y, Blaze, lo eres. Eres ambas cosas para
mí. Nunca lo dudes, ni siquiera por un momento, que la única mujer que
veo eres tú.
El corazón de Blaze saltó. Derretido. Su estómago dio un salto mortal lento.
Decía las cosas más ridículas para ella, pero funcionaban. Él siempre parecía
sincero. Ella sabía que él era capaz de una gran violencia. Podría ser muy
suave hablado, pero era peligroso. No había duda en su mente, pero aún así,
decía cosas como esas y ella era un charco en el suelo.

― Nosotros no queremos que nadie nos vea alejandonos. Queremos que


Jimmy Hallahan sea encontrado en este apartamento muerto y nadie pueda
decir que est{bamos aquí, ― explicó Maksim suavemente.
― Todo el mundo vio a Jimmy arrastrarme por las escaleras, ― señaló
Emeline. ―
Y hay cámaras por todas partes.

―Tomás y Lojos se hicieron cargo de las cámaras, y la mujer que Hallahan


arrastró por las escaleras no se veía en absoluto como tú, ― dijo Maksim. ―
No voy a hacerte daño. Tengo que ver lo que viste. Necesito saber que
nunca nos traicionarás. Si yo no tengo tu sangre cuando salga de esta
habitación, no puedo garantizar tu seguridad.
149

― No puedes, ― dijo Blaze, la ira arrastrando en su voz. ― No la


amenaces a ella.
Página
― No estoy haciendo amenazas, ― dijo Maksim, impaciencia
comenzaba a afilar su calma imperturbable. ― Yo estoy diciendo hechos.
Piensa en ello, Blaze. Yo soy de los Cárpatos. Nosotros ya estamos siendo
cazados por humanos que creen que somos vampiros. Cazamos los
vampiros cuando los encontramos. Si el mundo supiera de nosotros,
imagina la persecución que sufriría nuestro pueblo. ―
Emeline mantuvo su mano envuelta alrededor de su garganta. ― Yo no voy
a decir una palabra. Tuve que salir del país y abandonar a las dos únicas
personas en el mundo que amaba, porque usé la palabra vampiro en mi
declaración a la policía.
― Sabías con certeza que era un vampiro, ― Blaze dijo con una visión
repentina.
― Emmy, te conocía. ¿Cómo?

― Tenemos que salir ahora, ― dijo Maksim. ― Tengo que protegerlas.


Dos de los hermanos Hallahan simplemente entraron en el club. Tomás
dice que tenemos que movernos. ― Movió suavemente a Blaze fuera de su
camino. ― Te juro, que no voy a hacerle daño a tu amiga.

Emeline mantuvo sus manos apretadas contra su cuello. ― Yo sé lo que


puede pasar. Lo sé.
― Si sabes la diferencia entre los Cárpatos y un vampiro, ya sabes que no
te haré daño. Permíteme mantener a Blaze segura. Ella no te dejará aquí
para enfrentarlos sola.
150

― Quiero que ellos vengan, ― dijo Blaze. ― Es mi oportunidad de


matar a los otros dos hermanos.
Página
― Los necesitamos para que nos lleven a su amo, ― dijo Maksim. ―
Matar los
soldados no nos llevará a la cabeza.

Blaze miró a los ojos de Emeline. ― Tú decides, cariño. ― Emeline respiró


hondo
y lentamente permitió que sus manos cayeran, con los ojos en Blaze.

― Quédate conmigo.

― Yo estoy contigo.

― Yo siempre estaré contigo. ― Ella mantuvo la mirada fija en los ojos


de Blaze
con confianza.

Blaze sabía que no había una sola alma en el mundo en la que Emeline
confiara
que no fuera Blaze. ― Siempre de esta manera.

― Si me mata, le vas a matar, ¿no? ― Preguntó Emeline. Su cuerpo se


estremeció.

― Sí, cariño. No sería el hombre que yo creo que él es. Eres mi hermana
ahora. Mi
familia. Ahora sólo somos dos de nosotros.
151
Página
― Tres, ― Maksim corrigió. ― Yo te pertenezco a ti, Blaze, y tú a mí.
Ella es tu chica, por lo que la hace la mía también. Las protegeré a ambas
con mi vida. Mis amigos van a hacer lo mismo.

― Si eso es verdad, ― Emeline dijo ― Necesitarás un montón de


amigos para mantenernos a salvo, porque el vampiro va a venir detrás de mí.
― En cualquier momento en que lo haga, estaremos allí, ― dijo Maksim
suavemente. ― Tenemos que sacarte. ― Emeline no tocó Blaze, dejando
ambas manos libres en caso de que Maksim estuviera mintiendo y fuera a
matarla. Blaze no entendía por qué Emeline estaba tan segura de que iba a
morir. Em no se movió, pero todo su cuerpo se estremeció cuando la tocó.
Él parpadeó. Sobresaltado. Dio un paso atrás.
― Tu mente est{ blindada. Yo no te puedo ayudar calmándote. Tienes
que dejarme entrar.
Emeline negó con la cabeza. ― Simplemente hazlo. Quiero saber.

― Voy a ser lo m{s suave posible, ― dijo Maksim, sin discutir. ―


Sentirás un poco de dolor y entonces no sentirás m{s daño. ― No se sentirís
igual que con Blaze, pero era su compañera e iba a tomar su sangre, pero no
le hari{ daño. ― Él inclinó la cabeza y sin más preámbulo hundió sus
dientes en el cuello. Ella abrió la boca, pero no se movió. Blaze la miró a los
ojos, dándole tranquilidad. Tomando su confianza. Maksim abrió su mente
para que pudiera sentir lo que estaba sintiendo. Así ella podía oírlo.
― Debes. Salir. Ahora. Ya. ― Una voz de hombre susurró en el oído de
152

Maksim. Lojos. Blaze lo sabía porque Maksim lo identificó para ella.


― Si no puedes hacerlo, vamos a tener que matar a estos dos. Mataias ya
Página

mató a uno de ellos. Sólo tenemos estos dos para llevarnos a Reginald. ―
Esa fue una voz diferente. Ese fue Tomás. Así que dos de los Hallahans
estaban muertos. Blaze habría matado a los otros dos, cuando entraran
en la habitación, pero con el vampiro detrás de Emeline, iba a tener que
tener paciencia y permitirles vivir para que pudieran llevar a los
cazadores Cárpatos de regreso a su amo. Los golpearía entonces y permitiría
que los cazadores mataran a sus presas.

Maksim barrió la lengua por los pinchazos en el cuello de Emeline y llevó a


las mujeres a un lado de la puerta mientras levantaba la cabeza. ― Voy a
ocultar nuestra presencia. En el momento en que la puerta se abra y ellos
pasen a través, Blaze, saldremos inmediatamente. Subiremos a la parte
trasera. No van a verte, pero no roces contra ellos o contra alguien en la
escalera. ― Blaze asintió y agarró el codo de Emeline.
― Vamos a estar bien, Em. Sólo vamos a ir directamente a través del
club y hacia la puerta. ― La cara de Emeline era blanca rígida.
― Tenemos que darnos prisa. Oh, Dios, Blaze. Él está cerca. Puedo
sentirlo cerca.
¿Me crees? Es igual que en el sueño. ― Su voz era un susurro de p{nico.
Emeline no entraba en pánico. Ella era una rata callejera y ella podía
desaparecer cuando ella lo necesitaba, escapando a través de grietas en las
paredes y tejados. Tenía habilidades locas en las calles, y ella nunca perdió
su capacidad de pensar. Su cerebro funcionaba en todo momento,
resolviendo rompecabezas y averiguando el siguiente paso. Blaze sabía que
debía estar aterrorizada para sonar tan cerca de entrar en pánico.
153

Antes de que Blaze pudiera tranquilizar a Emeline, la puerta rebotó abierta y


Terry y Carrick Hallahan irrumpieron en la habitación. Antes de que
Página

Carrick cerrara la puerta, Blaze se apresuró a través de ella, arrastrando a


Emeline tras ella, confiando en que Maksim pudiera mantenerlas
encubiertas de la vista. No miró hacia atrás, pero oyó las maldiciones
conmocionadas cuando hizo su camino por las escaleras, a la derecha
pasando los guardias de los Hallahans. Ella mantuvo una mano en el
hombro de Emeline, pero Em no dudó; se trasladó a través de la multitud
rápidamente, sin siquiera mirar a los dos hombres apostados a cada lado de
ellas.

― ¿Tomas y Lojos? ― Blaze quería confirmar su identidad. Ella estaba


segura de que estaba en lo cierto. Ambos hombres tenían el mismo aspecto
peligroso para ellas que Maksim tenía. Eran altos con ese pelo largo y
hermoso, oscuro. Estaba claro que eran gemelos.
― Rápido. . . de prisa, Blaze, ― Maksim insistió, diciéndole sin
contestar que los dos hombres eran sus amigos. Podía sentirlo ahora, el
peligro creciendo. La sensación del mal invadiendo poco a poco el club. El
aire era venenoso. Contuvo el aliento y supo que Emeline estaba haciendo
lo mismo.
A su alrededor, la multitud comenzó a cambiar sin descanso. Una pelea
estalló cerca de la puerta principal. Se escuchó un disparo. Una mujer gritó.
Dos hombres se apresuraron a las jaulas y arrastraron a una stripper abajo,
arrojándola al suelo. Más peleas estallaron entre ellos y la salida más cercana.
El olor a sangre era fuerte. Tomás se movió delante de Emeline.
― Manténganse cerca de él, ― Maksim advirtió a las dos mujeres,
sobresaltando a Emeline con la comunicación telep{tica. ― No hables en
voz alta o incluso intentes una respuesta en tu cabeza. Él te está buscando.
154

― Algo oscuro y aceitoso se deslizó por el lugar, llegando a su fin, y por


Página

primera vez, Blaze lo vio. Su corazón casi dejó de latir en su pecho. Podía
ver por qué Emeline había estado tan aterrorizada desde el momento en que
había escapado de esta bestia monstruosa. A primera vista, parecía ser un
hombre guapo, cortés con un traje oscuro. Ella lo miró con atención y vio a
través de la ilusión. Tomó todo lo que tenía en ella, cada onza de coraje,
para no gritar.
Esta fue su primera mirada real al no-muerto. Él era mucho peor que
cualquier cosa que Hollywood jamás pudiera haber concebido. Su piel era
blanca, blanca pastosa. Sus encías se habían retirado, dejando los dientes
dentados claramente manchados de sangre.

Su carne parecía caerse de su cráneo, con pequeñas lágrimas donde


diminutos parásitos se movían. Su cabello caía en mechones largos y
húmedos, hilos sucios. Las calvas se mostraron a través de los hilos rizados, y
delgados, podía ver los mismos parásitos meneando aburridos a través de
agujeros feos. Sus ojos brillaban rojos y sus dientes se apretaron.
― Te huelo, ― dijo entre dientes mientras levantaba brazos largos con
dedos
huesudos hacia Emeline.

Tomás, el guardia de los Cárpatos más cerca de ella, saltó para protegerla,
para insertarse entre ellos cuando Blaze tiró su cuerpo contra el de Emeline,
empujándola hacia adelante y fuera del alcance del vampiro. Las terribles
garras se asentaron alrededor de su muñeca, tirando de ella hacia el no-
muerto. El cuerpo de Tomas bloqueó el suyo de Reginald Coonan.
Blaze gritó cuando las uñas afiladas cortaron su muñeca, quemando su piel
155

con una sustancia de tipo ácido. La sangre rociada en el aire. Tomas golpeó
Página

a Reginald duro, conduciéndolo hacia atrás en la multitud. El vampiro


mantuvo la posesión de la muñeca de Blaze, su agarre aserrando más
profundo, la apertura de la laceración más amplia. Maksim golpeó su puño
profundamente en el pecho del vampiro maestro, buscando el corazón.
Reginald gritó, todavía arrastrando a Blaze hacia atrás, cayendo hacia la
multitud. El público pudo ver su apariencia monstruosa mientras se
inclinaba y condujo sus dientes profundos en el hombro de Blaze, sólo
faltaba su cuello. El caos estalló; personas en estampida hacia las salidas,
golpeando unos a otros hacia abajo y pisoteando a los caídos.

Blaze sintió el miedo elevarse en el vampiro. Giró y golpeo la cara y la


garganta de Maksim con sus garras. Enjambres de parásitos corrieron hasta
el puño y el brazo de Maksim, comiendo la carne, mientras trataba de
excavar más profundamente en el pecho del vampiro. Era imposible con la
torsióndel no-muertos y la rasgadura en el hombro de Blaze con sus dientes
mientras lo hacía. Maksim no tuvo más remedio que protegerla. Retiró el
puño y utilizo ambas manos para golpear al vampiro fuera de ella,
enviándolo volando por la habitación.
Detrás de ellos, Emeline gritó. El sonido era escalofriante, lleno de puro
terror. Blaze volvió la cabeza, tratando de detectar a Emeline través de la
multitud en estampida. Ella vislumbró a Lojos luchando con algo casi tan feo
como Reginald. La cosa, una vez Cárpato, ahora era tan monstruosa como el
vampiro maestro, tal vez más, y tenía a Emeline bloqueada en frente del,
abrazándola como un escudo, conduciendo sus cuatro garras de cada mano
en la carne y los huesos de sus costillas.
Emeline quedó suspendida en el aire, los cuchillos de aguja afilados
156

incrustados profundamente. Ella se retorció y luchó, pero el vampiro dio


Página

marcha atrás a través de la multitud, tirándola a la tierra por las cuchillas


cuando deliberadamente pisoteó y pateó los hombres y mujeres que estaban
en el suelo como basura.
Reginald voló por el aire, una sombra oscura encima de la multitud,
descendiendo directamente hacia Blaze, sus brazos se alargaban cuando
Maksim saltó para interceptarlo. La muñeca de Blaze continuó rociando
sangre. Sintió la quemadura hasta en los huesos, como si, cuando el vampiro
rasgó su muñeca abierta, hubiera arrojado ácido en la herida. Podía ver el
brazo que serpenteaba alrededor de Maksim, aunque los dos cuerpos
chocaron en el aire. Apresuradamente ella sacó un cuchillo de su cinturón,
sin hacer caso de la pérdida de sangre. A medida que el brazo se acercó, los
dedos huesudos se extendieron hasta llegar a ella, ella rodo el cuchillo abajo
y a través, poniendo toda la fuerza que tenía en el ataque.

Reginald no podía realmente ver, debido a que Maksim y el luchaban con


saña, desgarrando el pecho de cada uno. Ella saltó hacia atrás en el
momento en que la hoja atravesó carne y hueso, cortando la mano. Reginald
gritó horriblemente. Negra sangre roció la habitación, burbujeando en el
suelo y sobre los cuerpos caídos, quemando a través de todo. No había
esperado que la mano cayera, pero ella tenía una nueva fuerza que no podía
explicar.
La mano no se quedó inmóvil, pero comenzó a rodar en un intento de
volver a su dueño. Tropezó, aterrada ante lo que estas criaturas eran capaces
de hacer. Los gritos de Emeline atrajeron su atención lejos del miedo. Su
corazón casi se detuvo cuando vio que Emmy seguía suspendida en el aire
por las afiladas garras clavadas en sus costillas.
157

Confiando en que Maksim lidiaria con el vampiro, Blaze corrió hacia


Página

Emeline, saltando sobre los cuerpos caídos, haciendo caso omiso de los
gritos de los que estában siendo rociados con la sangre de tipo ácido, y sacó
una pistola. Ella era una experta tiradora incluso en movimiento. Ella había
estado practicando desde que tenía tres años de edad. Ella disparó cinco
tiros en rápida sucesión al vampiro que mantenía en suspensión a Emeline
en el aire. Ella golpeó ambos ojos, la nariz, y perforó dos balas más en su
boca abierta.
Inmediatamente los cuchillos desaparecieron, y Emeline cayó al piso del
club, Lojos amortiguó su caída. Apretó con fuerza las dos manos a los lados
de su cuerpo y la levantó en sus brazos. Ahora que Emeline estaba a salvo,
la adrenalina dejó el cuerpo de Blaze y se encontró sentada abruptamente.
Allí mismo, en el centro de la pista. Un escalofrío recorrió su cuerpo. Se
sentía entumecida y fría. Tan fría.

― Te voy a levantar, ― dijo la voz de un hombre. Apenas podía levantar


la cabeza. Llegó por encima del hombro y sacó el arma de su mano. Ella no
podía mantener un control sobre las acciones, incluso si podía reunir la
voluntad para hacerlo. El arma se deslizó de sus dedos inertes, y luego
apretó la mano alrededor de su muñeca. Duro. Al igual que un tornillo de
banco. Dolía. Quemaba.
― Yo soy Tom{s. Maksim, tenemos que irnos ahora si quieres que tu
compañera viva. Déjalo ir. Mataias hará un seguimiento de ellos. Ha perdido
mucha sangre. Demasiada. ― Blaze se encontró con la cabeza demasiado
pesada para mantenerse en posición vertical y se dejó caer contra su pecho.
Emeline se había ido, llevada por el hombre llamado Lojos, en quien
Maksim confiaba. No tenía más remedio que confiar en él también. Tomas
158

se apresuró a salir con ella, y ella sintió a Maksim verterse en su mente.


Página

Fuerte. Tan fuerte.


― No me dejes, Blaze.

Tomas se precipitó por la puerta, dejando el club detrás, y ella debía haber
estado soñando porque ella juró que se movían por el aire, el viento
corriendo junto a la cabeza de ella. Aún así, la brisa fresca no aclaró la niebla
de su mente. Se quedó confundida. Se aferró a la mente de Maksim, aunque
era Tomas quien estaba sosteniéndola, evitando que cayera de nuevo a la
tierra.
― Yo estoy contigo, meu sufletul. Siempre estaré contigo. No tengo más
remedio que traerte plenamente en mi mundo, o voy a perderte, Blaze.
Dame tu consentimiento. Has perdido mucha sangre. Ya estás caminando
en mi mundo conmigo. Ven enteramente a mí. Entrégate a mí. Vas a ser
como yo, y juntos encontraremos a los muertos vivientes que ordenaron la
muerte de tu padre

No le hacía falta convencerla para entrar en su mundo. Ella ya había tomado


una decisión. Sólo Emeline la mantenía donde estaba, y Emeline parecía
conocer y aceptar el mundo de los Cárpatos y de los muertos vivientes
mucho más que ella.
En cualquier caso, era Maksim quien lo conocía y no ella. Ella trató de
tranquilizarlo, pero el esfuerzo parecía demasiado y tenía frío. Debían estar
moviéndose a través de las nubes, muy lejos de la tierra, porque ella no
podía entrar en calor.
159
Página
ONCE
MAKSIM alcanzó a Tomas, y deslizó sus brazos alrededor de Blaze y la
tomó como el antiguo Cárpato que era, cambiando directo en el aire.
Asegurate de que su amiga estaba segura y atendida. Blaze definitivamente
necesitaba sangre y la necesitaba rápido. Podía sentir su deslizamiento, pero
Tomás había detenido la pérdida de sangre y sellado la herida para que ella
no estuviera perdiendo más.
Maksim utilizó una uña, incluso en vuelo, para abrir una línea en su pecho
para ella. Apretó la boca a las perlas rubí. No necesitó decirle o empujarla.
Blaze se alimentó. Ella tomó su sangre y lo hizo sin dudarlo.
― Lojos dice que su amiga también ha perdido mucha sangre, ― Tomas
le informó.

Maksim agradeció que Tomás se quedara en su flanco, protegiendo a su


compañera. Los vampiros en el bar habían actuado fuera del plan normal.
Su enfoque había sido adquirir las dos mujeres. Principalmente a Emeline.
― Denle sangre si lo necesita. Mantenla viva. Lojos, no dejes que este
fuera de tu vista hasta que sepamos lo que está pasando y por qué la quieren.
Ella es un poderoso psíquico. Puedo sentir la energía que fluye fuera de ella

Lojos intervino. No le gusta mi toque y quiere alejarse de mí. No siento


160

miedo tanto como su disgusto.


Página
― Mantenla con vida, ― Maksim reiteró, aunque si era psíquica, cada
uno de los hombres sería muy consciente del hecho de que ella podría ser la
compañero de otro de los Cárpatos, y ellos la protegerían con su vida.
Entró en la mente de Blaze mientras ella se alimentaba, llenándola con su
calidez, tranquilidad y fuerza. Ella se movió, dejando que Maksim fuera
consciente de su presencia, pero ella no dijo nada. Ella lo dejó llenarla a ella,
sin tratae de mantener las barreras entre ellos, aceptándolo en su mente, lo
que le permitió tomar el control. Él sabía todo de ella. Sabía las cosas
buenas, así como las malas. Conocía las fortalezas y debilidades de su
carácter.
Ella tomó su sangre, a sabiendas de que estaba tomando el último paso en su
mundo. Sólo tenía que tomar su sangre para el intercambio y la conversión
comenzaría. Tenía la esperanza de hacerlo con rapidez, en cuanto llegaran a
su casa.
Le encantaba que él la conociera mucho más íntimamente que cualquier
otra persona en el planeta. Su padre había formado su carácter, desde muy
temprano. Ella era una luchadora. Un guerrero. Ella era en el interior suave,
pero tenía un núcleo de fuerza que era increíble. Era experta y ya se estaba
moviendo por su mente cada vez que compartían la telepatía, a fin de
adquirir sus habilidades como cazador de muertos vivientes.

― Suficiente, Blaze. ― No podía estar demasiado débil cuando él


convirtiera. Tendría que ayudarla a través de lo que había oído era un
calvario muy áspero. Su compañera iba a morir como un ser humano y a
renacer como una Cárpatos.
161

Ella le obedeció, de nuevo sin dudarlo, como si supiera lo importante que


Página

era esta noche, y que tenía que estar en la cima de su fuerza. Su lengua se
deslizó a través de la apertura sobre su corazón, y su cuerpo se estremeció
con el placer que el pequeño gesto trajo.
La llevó hacia el río, donde Tariq Asenguard tenía un compuesto enorme.
La casa de Maksim estaba detrás de la finca más grande. Tenía menos
superficie porque no lo necesitaba, no tan cerca de Tariq. Eran vecinos y
pocos trasgredían en sus propiedades. La propiedad Asenguard se
encontraba apartada en lo alto, con una cerca de hierro, con puntas como
lanzas afiladas en la parte superior. Escalar sobre la cerca era casi imposible,
y con las salvaguardias, los seres humanos evitaban el lugar.
Él apretó su agarre sobre Blaze. Ella había aceptado venir a su mundo por
completo. Buscó con cuidado en su mente por cualquier vacilación, y él no
la halló. Ella creía en él. Ella podía leer su mente de la misma manera que
podía leer la suya. No entendía su conexión, no como él lo la entendía, pero
ella la aceptó.
Comenzó el descenso en la cerca de atrás de la propiedad de Tariq. El
bosque era más grueso allí, un bosque oscuro de árboles, inesperado en el
borde de la ciudad.
Algo salió del cielo justo a su izquierda, entrando en su visión desde el sur, a
lo largo del río. Y cayó de las nubes, desplomándose rápido y directo hacia
ellos. Tomás aumento la velocidad para interceptarlo. El misil fue a través de
él con tal fuerza que golpeo a Maksim en la pantorrilla. Fuego ardía al rojo
vivo a través de él, y al instante miles de agujas atravesaron su carne y
entraron en su torrente sanguíneo.

Tomas gruñó y comenzó a caer, lo que obligó a Maksim a conseguir salir


162

debajo de él para detener su descenso. Se las arregló para envolver un brazo


Página

alrededor de Tomás. Y para su sorpresa, Blaze se movió, parecía


comprender el peligro, y ella extendió la mano y agarró el cazador de los
Cárpatos con su brazo bueno.
Tariq, estamos bajo ataque. ¿En dónde estás y Mataias? ― La voz de
Maksim estaba tan tranquila como siempre, pero sabía que la situación era
grave. Tomás estaba en mal estado. La lanza de fuego había cauterizado la
herida, pero también había inyectado a ambos con algo venenoso. Blaze
necesitaría sangre. Mucha de ella.
―Tengo tu sangre en mí, ― ella recordó.― Puedo sentirla trabajando para
mantenerme viva. Dime qué hacer por los dos.
Estaban cerca de la tierra. Incluso si él se enterraba profundamente, él sabía
que no habían sido atacados en el aire si no hubiera algo peor esperandolos
en el suelo. No tenía otra opción con Tomas lesionado.
―Ellos vendrán a nosotros, Blaze. Tomas se ha puesto a dormir. Él estará
desprotegido y vulnerable. No sé qué veneno se ha utilizado, pero ya puedo
sentir los efectos.
―¿Quienes son?

―Los dos maestros vampiros que atacaron en el club. Tendrán menores


vampiros y marionetas humanas que les sirven.
―¿Cualquier manera especial para matar a una marioneta humana?

―Son difíciles de matar y una vez que lo hagas, hay que quemarlos. El
corazón del vampiro debe ser eliminado e incinerado para que muera.
163

Sintió el acero en ella. Sí, su sangre estaba trayéndola de vuelta y el guerrero


en ella, se estaba preparado para asumir lo que viniera hacia ellos y proteger
Página

tanto a Tomás como a Maksim en caso de ser necesario.


―Yo no tengo la fuerza para perforar a través de su pecho para llegar al
corazón

―Si te encuentras cerca, Blaze, usa un cuchillo, ve rápido y usa un


movimiento circular para cortar un camino. Vuelve, date un segundo y
regresea a él. No pueden poner sus manos o los dientes en ti. Su sangre
quema como el ácido.
Ella asintió con la cabeza, teniendo un control sobre Tomás con fuerzas
renovadas. Sentía ahora, la sangre de los Cárpatos en movimiento a través de
ella para continuar el cambio que ya había comenzado. No tenía tiempo
para preocuparse de que la conversión pudiera comenzar antes de que se
hiciera el intercambio real de sangre, pero era lógico que desde la primera
vez de los intercambios, los órganos se hubieran preparado para cambiar su
cuerpo.
Maksim flotó con ellos hasta al suelo, agitando la mano para abrir la tierra
debajo de ellos para poder poner el cuerpo de Tomás en el suelo para su
curación. Necesitaba más que lo que la tierra le podría dar, pero no tenía
tiempo.
―Dos de ellos le advirtió a Blaze.

Ella asintió con la cabeza, saliendo de sus brazos, dándole la espalda, las
manos ascendiendo a posición con sus armas.
― Hay otro en el árbol un poco más allá de la valla, ella dijo.

―Uno es vampiro, ― él le informó. ―Me ocuparé de él. Los otros son


humanos, no humanos. Viven en la carne humana ahora. Buscan sangre.
164

Serán voraces y trataran de llegar a ti con los dientes para desgarrar tu


cuerpo y llegar a la sangre.
Página
Blaze se rió en voz alta, el sonido inesperado ante las circunstancias. ―
Encantador, ― dijo, frente a las dos marionetas, ya que salieron de los
árboles cercanos a ellos.
Estudió las dos criaturas mientras hacían su camino hacia ella. Eran como la
mayoría de los títeres que Maksim habían visto. Un vampiro les había
prometido inmortalidad y había tomado de su sangre en numerosa cantidad,
se alimentaban de ellos, llevándolos a la muerte una y otra vez. A veces les
alimentaban un poco de la sangre ardiente que deseaban, pero sobre todo,
les corrompían la mente hasta que se pudrían y ahora sólo podían seguir las
órdenes de su amo y cazar desesperadamente en busca de sangre y carne
humana para consumir.
La obsesión por la quema de la sangre y la carne era tan fuerte en los títeres,
que salivaban constantemente. Largas cadenas de saliva caían por las
comisuras de la boca, ya que caminaban hacia delante, gruñendo y
gruñendo, con los ojos enrojecidos centrados en Blaze. El pelo colgaba en
líos enmarañado. Ambos tenían manchas de sangre seca en la cara y la ropa.
Olían a carne podrida.
Blaze no se movió. Mantuvo su cuerpo sólidamente entre los dos títeres y
Tomás, que yacía como muerto en una tumba poco profunda. Maksim
había vertido tanto del suelo por encima de él como había sido posible en el
corto período de tiempo que tenían, pero incluso con eso, sin sangre y la
saliva de curación necesarios y la eliminación del veneno en su sistema, no
sobreviviría por mucho tiempo. El suelo, por lo menos, le daría una
oportunidad.
―Estoy a diez minutos de ti, ― Tariq les informó.
165
Página

―Estoy llegando también, ― añadió Mataias.


Maksim tocó la cadera de Blaze. ― Quédate en mi mente. Si caigo, sal de
aquí.

― Eso nunca va a suceder, ― declaró con firmeza, mirando por encima del
hombro.

Atrapó sólo el destello de sus ojos verdes, pero quería decir lo que dijo, y no
habría ninguna discusión con ella. Su mujer estaba paraba. Aunque las
probabilidades estaban totalmente en contra de ella.
―Debemos hacer esto rápido, entonces.

Ella no lo dudó. Se lanzó hacia los dos títeres, golpeando hacia los seres
humanos torpes, un cuchillo en cada mano. Ella fue rápida. Había sido
rápida antes de que Maksim le hubiera dado su sangre, pero con cada
intercambio, se volvio más rápido y más fuerte. Ella se movió tan rápido que
la vegetación bajo sus pies giro en el aire y casi cubrió su paso. Ella estaba
entre ellos, acuchillando sin parpadear, golpeando profundamente en la
garganta, dando vueltas y echándose hacia atrás mientras corría alrededor y
se detenía justo detrás de ellos.
Maksim se lanzó al aire, yendo para el vampiro menor que creía que estaba
oculto a la vista. El vampiro le golpeó, girando en el último momento en el
árbol, por lo que chocaron en el aire. Condujo el vampiro contra el tronco,
empalándolo en una rama rota. El vampiro le desgarró el cuello y el pecho
con las garras y dientes afilados, desesperado por sacar su cuerpo fuera de la
166

estaca de madera.
Página
El vampiro arrancó un trozo de carne de su cuerpo y tragó saliva en la
sangre. Al instante escupió, gruñendo, tirando hacia atrás, reconociendo el
veneno en el sistema de Maksim. Su expresión se volvió astuta.
― Tú ya est{s muerto, ― dijo entre dientes.

― Así como tu, ― dijo Maksim y hundió su puño profundamente en el


pecho del vampiro, conduciéndose en el profundo agujero. El ácido
quemando a través de su brazo derecho hasta el hueso. Enderezó sus dedos,
mirando a los ojos rojos horribles, sus inquebrantables como afiladas uñas se
clavaron profundamente para encontrar el corazón podrido.

El muerto viviente golpeó más duro, tratando de liberarse. No había manera


de cambiar con el cuerpo de Maksim aplastándolo contra la rama rota y su
brazo enterrado profundamente. Poco a poco, Maksim extrajo el corazón, la
succión sonó horrible, igualando las protestas chillantes del vampiro.
Maksim arrojó el corazón en el aire y atrajo hacia él, el rayo, golpeando el
órgano marchito ya que corría por el suelo. Se arrojó hacia atrás, lejos del
no-muerto agitándose. Aterrizó tambaleándose, con las piernas cediendo
inesperadamente. Aún así, tuvo la presencia de ánimo para enviar un
tenedor de un rayo directo al árbol donde el vampiro colgaba creando una
hoguera en la espalda. El cuerpo fue incinerado inmediatamente.
Maksim intentó levantarse para ir en ayuda de Blaze. Los dos títeres estaban
sangrando profusamente en media docena de lugares, cada corte tan
profundo que deberían haber estado muertos, pero los deseos del vampiro
prevalecían en todo momento. Se movían como zombis ya muertos. Aún
167

así, sus cuerpos continuaban trabajando a pesar de la pérdida de sangre.


Página

― Ellos no est{n cayendo, ― Blaze dijo innecesariamente.


Maksim golpeó el duro suelo y se arrastró hasta donde yacía Tomás. Cubrió
el cuerpo del otro Cárpato con el suyo.
―Trata con el fuego.

Ella asintió con la cabeza, levantó su arma, disparó dos tiros en el títere más
cercano, toamando su visión y luego haciendo lo mismo con el segundo.
―Reduce los latidos del corazón, Maksim, para que no puedan oírte. Van a
tener que utilizar el sonido y el olor para encontrarte. Puedes enmascarar
eso.

No estaba seguro de si eso era la verdad. El veneno era de acción rápida. Él


podría ralentizar su corazón, o detenerlo por completo, frenar la
propagación del veneno, pero eso dejaría a Blaze incluso sin la ayuda de su
mente.
― Los refuerzos estarán aquí en un par de minutos más. Maksim. Hazlo.

Blaze se movió rápidamente hacia la derecha y luego a la izquierda,


corriendo en círculos alrededor de los dos títeres para desorientarlos a ellos,
para que no conocieran la posición de los dos cazadores Cárpatos. Ella
mantuvo un ojo en Maksim, deseando que hiciera lo que le había pedido.
Necesitaba que frenara su corazón y el veneno hasta que los otros dos
cazadores llegaran y lo ayudaran.
―De prisa, ― susurró. Maksim había estado moviéndose rápido, gastando
energía. El veneno había tenido un montón de tiempo para hacer daño.
168

Ella se arrancó la camisa y la envolvió alrededor de una rama caída muy


Página

seca, formando una antorcha improvisada. Se necesitaron dos intentos para


conseguir quemar la cosa. Los dos títeres habían escuchado el sonido de los
latidos de su corazón. Dejó que ellos vinieran cerca de ella, y luego,
retrocedió unos pasos con el fin de atraerlos más lejos de Maksim y Tomas.
Siguieron un paso a la vez, sus gruñidos profundos y constantes. La sangre le
corría por la cara de los agujeros donde sus ojos solían estar. El espectáculo
giró su estómago. La bilis se revolvió y llenó su garganta, pero ella se
mantuvo firme y los dejó llegar más cerca. La primera marioneta extendió
los brazos hacia ella. Las llamas no quemaron lo suficiente y ella corto con
su cuchillo, un corte profundo. La criatura no aullo. Su boca se abrió de
ancho en un grito silencioso, pero el corte profundo no le impidió en lo más
mínimo continuar tratando de llegar a ella.
Era todo lo que podía hacer para no tirar la antorcha antes de que fuera
verdaderamente ardiente.

Las criaturas parecían imparables. No importaba lo que hiciera, seguían


llegando. Tomando una respiración profunda, dejo la antorcha de lado,
contó lentamente en su mente y luego se trasladó rápido, tocando con las
llamas la camisa de la marioneta, el pelo enmarañado y sus vaqueros.
El pelo y la camisa se incendiaron y ella saltó hacia atrás. La criatura seguía
caminando hacia adelante, directamente hacia ella, en el fuego.
Necesitaba viento. Algo para avivar las llamas. Su propia antorcha estaba
caliente, casi demasiado caliente para mantener un asimiento en ella. Como
si escucharan sus pensamientos desesperados, el viento cambió, avivando el
fuego para que las llamas saltaran alto, envolviendo la marioneta.
Él seguía viniendo hacia ella, pero ahora era un muro de llamas. El hedor
169

era horrible. Ella lo miró con horror, incapaz de pensar en otra cosa que
Página

hacer para matar a la criatura loca impulsada y desesperada por cumplir las
órdenes de su amo. Ella se tambaleó hacia atrás, manteniendo un ojo en el
otro títere que había llegado peligrosamente cerca. Maksim y Tomas estaban
un poco más allá de ella, y ella no podía dejarlos expuestos. No podía dar
mucho más terreno, o la antorcha encendida de la marioneta estaría sobre
ellos.
Blaze respiró hondo, echó la pequeña antorcha hacia la otra criatura.
Golpeó su camisa, y el viento siguió, avivando las llamas. No tenía tiempo
para ver si ella había logrado su objetivo. Las llamas de fuego estaban lo
suficientemente cerca de ella ahora, que sintió el calor. Ella corrió
directamente hacia el títere envuelto por completo en el fuego. Lanzándose
a sí misma en el aire, y dándole a una patada con los dos pies, golpeándolo
en el pecho.

El calor era intenso, tan intenso, que sabía que sus vaqueros se habían
fundido en un par de puntos a la derecha en sus espinillas y pantorrillas,
pero el títere cayó hacia atrás y se retorcía en el suelo. Ruidos horribles
escaparon.
Él comenzó a arrastrarse por el suelo hacia los dos cazadores Cárpatos
inmóvil. El otro títere parecía haberlos ubicado a ellos también. Su pecho y
sus cabellos estaban quemándose, pero las llamas crepitaban solamente en
pequeñas partes, el fuego con muy poca llama.
Blaze hizo lo único que podía pensar. Usó el cuchillo en sí misma, cortando
a través de su palma y arrojando la sangre hacia los dos títeres desesperados.
Las gotas de sangre giraron en el aire entre ellos, como si tuvieran vida
propia. Blaze dio un paso cauteloso hacia la derecha de los Cárpatos.
170

Ambos muñecos se volvieron hacia ella. Eufórica, dio un segundo paso, y


Página

ambos se volvieron completamente hacia ella.


Paso a paso se los llevó lejos de los Cárpatos envenenados. Ella mantuvo la
respiración profunda, deliberadamente ralentizando su corazón para que no
cundiera el pánico. El que se arrastraba en el suelo le repugnaba, incluso la
aterrorizaba. No podía soportar la vista de las antorchas que seguían
viniendo tras el rastro de sangre que continuamente arrojaba al aire.
Afortunadamente no se movían rápido, y le dieron tiempo para considerar
su próximo movimiento. El que estaba en el suelo de repente dejó escapar
un grito como si finalmente sintiera las llamas que consumían su cuerpo. Él
la miró a través de la torre naranja y el rojo de la conflagración. Ella se
quedó inmóvil. Los ojos eran agujeros negros, había inteligencia en ellos.
Vacante. Ido. Ni siquiera rojo. De repente estaban vivos de nuevo,
amenazantes, mirándola con malevolencia. Había inteligencia allí y promesa
de retribución.
Ella parpadeó y el fuego consumió al muñeco, envolviéndolo por completo
de manera que no quedaba nada más que cenizas negras.

Sin embargo, ella se estremeció y en el fondo, por primera vez, sintió terror
absoluto. El otro títere estaba cerca. Su olor envió a su estómago revuelto, y
el calor le dijo que el fuego estaba creciendo.
― Da un paso atr{s, ― dijo una voz, y ella se dio la vuelta para
enfrentarse a un hombre alto, de cabello largo, y un rostro curtido y
sombrío. Se veía igual que Tomás, solamente que tal vez un poco más
aterrador, aunque Tomás tenía el mismo aspecto que advertía a otros que no
se cruzaran con él.
Ella hizo lo que dijo al instante. El se movió rápido, tan rápido que no pudo
171

ver más que el desenfoque. Era como Maksim, un momento por allí, y al
Página
próximo arrojó el corazón ennegrecido de la marioneta a morir en el suelo.
Un rayo bifurco en el cielo. Un trueno rodó.
― Tengo que aprender a hacer eso, ― murmuró en voz alta, mientras se
apresuraba alrededor del hombre grande de los dos Cárpatos tendidos en el
suelo. Agachándose, pasó la mano por la cara de Maksim, arrastrando sus
dedos hasta el pulso.
― Los mata m{s r{pido, ― el explicó.

El pulso de Maksim era lento. Tan lento que casi se lo perdió, pero ella era
paciente. Él había confiado en ella, para mantenerlos a salvo y eso significaba
el mundo para ella. Un relámpago chisporroteo y cortó a través del cielo,
bajando de un salto en un látigo ropy largo y golpeó, primero el corazón con
una precisión mortal, y luego el títere restante. Para su asombro, el látigo
rayo golpeó el punto muerto en el centro de la pila de cenizas negras del
otro títere. Las cenizas fueron esparcidas grises en el viento.

― Ambos tienen algún tipo de veneno en su sistema, ― Blaze explicó


cuando el otro de los Cárpatos se acercó a ella y se agachó. Puso una mano
en la pierna de su hermano, pero se mantuvo en silencio, con los ojos en su
cara, como si esperara algo de ella. Ella hizo su mejor momento. ― No sé
qué hacer. Tom{s cerró su corazón inmediatamente. Tomó lo peor del
golpe, pero la lanza o la flecha pasó por él y golpeó a Maksim en la
pantorrilla. Maksim mató el vampiro esperando aquí por nosotros, y
entonces él tuvo que cerrar su corazón para frenar la propagación del
veneno.
172

― Soy Mataias. ― Él le hizo una señal para moverse fuera del camino.
Página

― Quédate atrás. Tengo que analizar el veneno y sacarlo de sus cuerpos. En


algunos casos, el veneno utilizado es un parásito que puede saltar de un
cuerpo a otro.
Blaze asintió y le dio espacio, pero ella se mantuvo lo suficientemente cerca
para ayudar a Maksim si era necesario. Tocó su mente. Él estaba ahí. Vivo,
pero lejos de ella. Tragó saliva. Le había llevado todos los diez minutos
mantener los títeres alejados de los dos Cárpatos. No estaba segura de si el
veneno había seguido propagándose a través del cuerpo de Maksim mientras
él yacía inmóvil, cubriendo al otro cazador, protegiéndolo incluso en su
hibernación.
Un segundo cazador se dirigió hacia ellos. El primero lo miró, parpadeando
como si volviera de estar dormido o muy lejos. ― Tariq, ― saludó. ―
Ayuda a mi hermano. Yo ya estoy trabajando en Maksim.
No había tocado a Maksim. Blaze casi protestó, pero luego se dio cuenta de
que Mataias ya no estaba a su lado. Su cuerpo estaba. Pero no era él. Se
mantuvo muy quieta escuchando. Sintiendo. Esperando. Entonces él estaba
allí. En el interior del cuerpo de Maksim. Ella estaba conectada a Maksim y
ella sintió la presencia de Mataias. Era pura luz. Una luz al rojo vivo, todo
espíritu. Sin ego. Sin sentido del yo. Sólo energía curativa

Dark Crime

.
173

Ella no se movió. No se asustó. Pero miraba y seguía a la luz a través del


Página

cuerpo de Maksim. No parecía posible, pero sabía que estaba allí con el
cazador mientras empujaba el veneno sin piedad hacia los poros de Maksim,
obligándolo a salir de su torrente sanguíneo. Fuera de todos los órganos y
músculos. Era meticuloso, lento, teniendo tiempo para revisar y hacer doble
comprobación para que ni una sola gota de la oscuridad, de rayas delgadas
de lodo, quedara oculta.
Ella se sorprendió. Se agito. Se sentía como si ella fuera testigo de un
milagro. Más que la capacidad de hacer tal cosa, era el puro desinterés del
acto. Mataias no estaba allí en absoluto. Se entregó a su compañero de los
Cárpatos, convirtiéndose a sí mismo en una herramienta para sanar, sin
pensar en sí mismo. Era tan hermoso, Blaze se encontró con lágrimas en los
ojos.
― Creo que tenemos todo, ― dijo Mataias suavemente.

Ella parpadeó y se encontró mirando a los ojos oscuros. Mataias estaba de


vuelta en su cuerpo. Maksim ya se movía al lado de ellos.
― No creo que hubiera un "nosotros" al hacer eso, pero gracias. Eso fue
increíble.
Me gustaría poder hacer eso.

― Tú serás capaz de ello. ― Mataias aseguró. ― El necesita sangre. ―


Él trajo su
muñeca a la boca.

― Tengo que darle a él, ― dijo ella en voz baja. ― Sé que tengo que
hacerlo. Él vaciló. ― Él tiene la fuerza y la sangre de los Cárpatos. . .
― Siento que tengo que hacerlo. Fuertemente.
174
Página
Él le sostuvo la mirada por un momento y luego asintió. Su palma todavía
goteaba sangre y la abrió y la colocó sobre la boca de Maksim, permitiendo
que las gotas del líquido rubí se introdujeran en su interior. Sus labios se
movían contra su piel y de forma inesperada, pequeñas mariposas
despegaron, alas revoloteando contra la pared interior, viajando a su sexo.
Ella lo sentía allí. En su pulso. En la sangre caliente que de repente surgió a
través de sus venas.
Maksim se agitó en su mente. Llenándola con su calidez. Tomó el dolor de
la muerte de su padre que ella no había sido capaz de hacer frente y le
permitió llorar cuando ella no pudo. Sintió sus brazos rodeando su cuerpo, y
luego una mano se deslizó bajo su muñeca, sosteniéndola suavemente a la
boca. Las lágrimas corrían por su rostro. Él le dio su amor, rodeándola con
él, una pared para mantenerla a salvo y protegida.
Él era tan amable con ella, sin embargo, podría estallar en violencia tan
rápidamente. Mayormente por que la amaba, porque le había dado su
permiso para ser quien era ella, para que la convirtiera.
― Mía, ― susurró en su mente. ― Mi compañera. Una mujer guerrera.
Que les mantuvo fuera de nosotros.
― Creíste en mí. ― Eso significaba el mundo. No sólo por su confianza
con su vida, sino con la vida de su amigo. Él se había puesto a dormir,
confiando en que ella los mantendría a ambos Cárpatos seguros.
― Te veo, Blaze, el núcleo de acero corriendo a través de ti. Ya eres
Cárpato. Simplemente no has cruzado a nosotros totalmente. Dándome esta
sangre completarás el tercer cambio.
Ella no sabía si él estaba advirtiéndole a ella o alabándola, pero ella lo tomó
como un elogio. Ella había sabido todo el tiempo que necesitaba darse el
uno al otro para renacer como los Cárpatos, para pasar en su totalidad a su
175

mundo, ella tendría que tomar este último paso.


Página
Ella quería esto. Sólo por Emeline abrazó al mundo humano. Amaba a
Emmy. Ella siempre amaría a Emmy, pero podría protegerla mejor de sus
enemigos como una de los Cárpatos.
Maksim bebió profundamente y luego deslizó su lengua por la herida,
cerrándola. Se sentó y la tomó en sus brazos.
― Ella los mantuvo a raya, ― dijo Mataias. ― Usando su propia sangre
para llevarlos lejos de ti. Sin duda ella habría intentado cortar sus corazones
al momento siguiente.
Sabía que era un gran elogio de un cazador porque sintió que Maksim estaba
sorprendido por el cumplido para ella, sorprendido y orgulloso.
― Yo sabía que lo haría, ― dijo Maksim. ― Tengo que llegar a un lugar
seguro antes de que comience la conversión.
― Voy a llevar a Tom{s tan pronto como Tariq termine la curación, ―
dijo Mataias. ― Lojos informó que ha curado a la otra mujer. Ella est{ a
salvo por el momento.
― Va a tomar algún tiempo para que la herida sane en Tomás, ―
Maksim observó.
Mataias asintió.

― Vamos a cuidar de él. ― Había algo en la forma en que Mataias hizo


la
declaración que desató una serie de escalofríos en todo el cuerpo de Blaze.
176
Página
DOCE
MAKSIM LEVANTO A Blaze en sus brazos y la llevó a la gran y extensa
casa de dos pisos situada detrás de la propiedad. La casa era vieja, muy vieja,
pero había sido cuidadosamente reconstruida, conservando la gloria de la
época, mientras que modernizaban las ventanas, la fontanería y el cableado.
La madera había sido restaurada a un tono dorado en los pisos y las paredes
eran de un color malva claro. Los techos altos, con arañas de cristal y
paneles de madera tallada se añadían a la belleza de la vieja mansión.
― ¿Esta es tu casa? ― Blaze miró a su alrededor con asombro. El piso
tenía hermosos diseños del cielo de la noche todo en madera con
incrustaciones. ― Nunca he visto nada como esto.
― Yo vine aquí hace algunos siglos, y encontré este lugar. M{s tarde,
volví y compré la tierra, estaba la casa construida, y desde cualquiera de las
ventanas, dependiendo de donde estaba la luna, podía ver el cielo y las
estrellas. Arriba hay ventanas de luna en el cielo raso. El cielo abierto esta
siempre cerca.
Blaze caminó por el suelo. No había ni un solo crujido. La casa tenía una
sensación de paz y seguridad. Casa. A ella le gustaba eso. Sin embargo, se
llevó una mano a su estómago. Se sentía caliente, su temperatura aumentaba.
― ¿Qué puedo esperar, Maksim? ― Su mirada se encontró con la de
ella sin
inmutarse.
177
Página
― Yo en realidad nunca he sido testigo de una conversión Blaze, pero he
oído que
puede ser brutal.

Sus cejas se alzaron. ― ¿Brutal? ― Repitió la palabra y esperó su gesto


lento. Ella era muy consciente de que estaba observándola de cerca.
Expectante. Ella respiró hondo. ― ¿Supongo que es demasiado tarde para
echarme atr{s? 'Brutal' no suena bien.
― ¿Echarse atr{s?

Ella asintió con la cabeza. ― ¿Viendo que no me hiciste la revelación


completa, ― agregó. ― Si hubieras utilizado el término brutal, podría haber
repensado mi decisión. ― Ella estaba tom{ndole el pelo, pero por otra parte
no lo estaba haciendo. No le gustaba esa palabra y todo lo que implicaba.
Brutal. ¿Qué significa eso?
Él le pasó el brazo por la cintura y la atrajo a su lado. Estrechándola. Eso se
sintió bien. Segura. Protegida. Pero el calor que se movía a través de su
cuerpo no era el calor habitual que sentía por él. Ella se tragó el miedo y
ladeó la cabeza para mirarlo.
― Incluso si no has visto a alguien pasar por una conversión, ¿puedes
decirme al menos qué esperar? Me va mejor si sé lo que va a suceder y
cuanto tiempo va a pasar antes de que suceda. ― Ella mantuvo sus ojos
pegados a los suyos.
Maksim no apartó la mirada de ella, pero no había recelo en su mirada, en
su mente. Se aferró a su fuerza. ― Esto va a ser malo, ¿no?
Él asintió con la cabeza lentamente. ― Los órganos de tu cuerpo tienen que
178

ser reformados. Te desharás de todas las toxinas. Creo que es mejor si


vamos a la tierra y ninguno de nosotros tiene la ropa puesta.
Página
Ella tragó saliva y asintió. La primera oleada de dolor fue severa. Duro.
Abrupto. Sin advertencia. Barriendo a través de ella como un tsunami. El
dolor la dejó sin aliento, y ambas manos volaron a su estómago, donde se
sentía como si fragmentos de vidrio y cientos de hojas de afeitar cortaran a
través de sus entrañas.
Sus ojos se abrieron, pero ella no bajó la mirada de la de él. Había dolor allí.
Compasión. Temor incluso. Tenía miedo por ella. Blaze forzó el aire a
través de sus pulmones y trató de relajar su cuerpo, para poner su mente
lejos donde no podía sentir el dolor. No había forma de detenerlo cuando la
ola se la llevó, pero se las arregló para montarla, y mantenerse en la cima de
la misma, y en el momento en que sintió alivio, reconoció para sí misma que
siempre sabría que iba y venía. Uno podría soportar cualquier cosa por un
período de tiempo, su padre se lo enseñó.
― Ser{ mejor que nos demos prisa, Maksim, ― susurró. ― Est{
empezando.

― Dragostea mea, mi amor, eres muy fuerte. Un guerrero sin igual.

Se dio cuenta de que sentía el dolor a través de la conexión de sus mentes.


Ella le apretó la mano contra su pecho sobre el corazón. ― No hagas eso,
Maksim. No te quedes conectado a mí. Quiero que recuerdes esto, elegí
esto. No me obligaste. Quería entrar en tu mundo, y yo sabía que no sería
fácil. Esta fue mi decisión.
Él negó con la cabeza. ― Es imposible no amarte, Blaze, pero si estamos
siendo estrictamente honestos, todos los compañeros deben ser uno con el
179

otro, y yo no te di una elección. Yo nos uní, alma a alma. Te necesitaba en


Página

mi mundo para sobrevivir. He vivido siglos, y en el momento en que te


conocí, la tentación fue demasiado para resistir. Las palabras rituales de
unión se imprimen en el macho antes del nacimiento. Tuve que usarlas para
unirnos.
― Si se supone que tu confesión me va a hacer pensar menos de ti, no
tuvo éxito.
― Se acercó de puntillas, le bajó la cabeza y lo besó. ― Me gusta que me
necesites, Maksim, porque te necesito. Ahora llévame a la tierra, o a donde
tengamos que estar, porque puedo sentir el calor en el interior cada vez
mayor y estoy incómoda.

Maksim la barrió con sus brazos, tirando de ella en su totalidad en su


cuerpo. Estrechándola. Su mano se deslizó a lo largo de su mandíbula y él
inclinó su rostro hacia ella.
― Te amo, Blaze, m{s de lo que puedo expresarle. Pase lo que pase esta
noche, sé que estaré contigo.
Él la besó, y el hombre sabía besar. Besó duro y profundo, sirviéndose en
ella. Saboreó la esencia de él, ese sabor adictivo del que nunca conseguiría
saciarse, pero más, probó el amor. Las lágrimas ardían detrás de sus ojos. Su
padre había muerto y prácticamente un día más tarde, se encontró con un
hombre que podía amar para siempre.
― Papá se perdió conocerte por un día

― Él me conoció. Hablamos. No tenía ni idea de que su hija era mi


compañera, pero él hizo de su negocio, saber quien estaba en su vecindario.
180

Él era un hombre excepcional. Es lógico pensar que tiene una hija


excepcional.
Página
La levantó en sus brazos y la llevó a través de la casa rápidamente, en
dirección a la cocina. La puerta del sótano estaba escondida en un rincón.
Hizo un gesto con la mano y se abrió para ellos. Ellos flotaron por las
escaleras en la oscuridad. Podía ver todo, pero no importaba. Nada
importaba, solo concentrarse en la ola de dolor, mucho peor que la primera,
que sacudió todo su cuerpo.
Ella convulsionó allí mismo, en sus brazos. Sus dientes mordieron con tanta
fuerza en el labio sacó sangre. Su respiración se estrelló fuera de sus
pulmones. No había manera de controlarlo.
―No luches contra él, ― su voz susurró suavemente en su mente.

Él estaba ahí. No estaba sola con la agonía. Era difícil concentrarse, no


cuando su cuerpo se retorcía y se sacudía como si cuchillos y navajas de
afeitar cortaran a través de cada órgano y músculo. Su cabeza se sentía como
si fuera a explotar. Su columna vertebral se curvaba, y se enderezaba,
golpeando hacia arriba y luego hacia abajo, tanto que Maksim había tenido
que aferrarse a ella.
―Tienes que darte a ti misma al dolor. Deja que te lleve. Deja que te
consuma. Al igual que en la batalla, Blaze. Cuando te lesionas, tienes que
abandonar todo para que pueda continuar. Deja que este dolor te lleve. No
te voy a dejar.
Ella quería tranquilizarlo, ella sabía que él no iba a dejarla sola. Él estaba allí
con ella, incluso cuando ella le dijo que no estuviera. Ella lo sabía. Ella
confió en su fuerza y la vería a través de esta. No esperaba tal batalla física,
pero él estaba en lo cierto, si ella iba a sobrevivir, tendría que entregarse al
181

dolor. Y era insoportable. S


Página
Su cuerpo dejó de convulsionar, pero se sentía enfermo. Su estómago
protestó por las toxinas humanas. Ella no quería vomitar allí en sus brazos.
Quería su pelo fuera del camino y poder hacer esto en privado, donde no
pudiera verla.
―Tienes que irte y dejarme hacer esto. Quédate en mi mente, pero no veas.
No puedo soportar que me veas así
Maksim abrió la profunda tierra. El suelo estaba fresco cuando él puso su
vista en el suelo dadivoso rico en minerales. Yo estaré aquí. Sus manos se
movieron por el pelo, aflojando la masa espesa y luego barriéndola hacia
arriba, a la parte superior de su cabeza para asegurarlo en un nudo flojo.
Había una nota de finalidad en su tono de voz, y ella sabía instintivamente
que Maksim no era un hombre para discutir. Él no la dejaría.

―Cuando decides algo, eres igual de terco que yo. ― Ella trató de inyectar
humor en su tono, pero su estómago se revolvía. Levantándose. Se dio la
vuelta en su lado. Tan rápido como ella vació el contenido, Maksim limpió
la suciedad alrededor de ellos, manteniendo el aire oliendo rico y terroso. El
olor le facilitó las cosas, como si de alguna manera la amplia, oscura y
brillante tierra con depósitos naturales, extendiera la mano para ayudarla.
Sintió el suelo moverse alrededor y debajo de ella y eso la calmo también.
―Supongo que hay algunas buenas razones para mantenerte alrededor.

Su mano frotó la espalda, en la parte baja, justo en la curva de su columna


vertebral por encima de sus nalgas. Unas pocas, reconoció.
―Si ambos somos obstinados, podríamos tener algunas discusiones
182
Página

―Yo no discuto.
Eso confirmó lo que ya sabía de él. La risa burbujeó a pesar de la situación.
Por supuesto que él no discutía. Tendrían algunos momentos interesantes.
El dolor golpeó de nuevo, saliendo de la nada. Esta vez se apoderó de su
cuerpo. Fue recogido y cerrado de golpe hacia abajo. Ella se hizo un ovillo,
se enderezó y se echo hacia atrás. No tenía control. No respiraba por la
agonía. No habia forma de detener el derramamiento humillante de las
toxinas. Ellos salieron de cada poro. Por su boca y la nariz. Su estómago y
cualquier otro lugar también.
En su mente, cuando empezó a entrar en pánico, ella lo sintió allí. Maksim.
Su ancla. Tranquilamente ayudándole a desechar cada gota de las toxinas
venenosas que la sangre de los Cárpatos estaba empujando de su sistema.
No se fue lejos de ella. Mantuvo una mano en su espalda, o arreglando el
nudo en la parte superior de su cabeza, sus dedos deslizándose por su
mejilla. Respirando. Llenando sus pulmones con el aire cuando ella era
incapaz de hacerlo. Una roca. Su roca.

Su tranquilidad la mantenía cuerda. Podía hacer esto. Ella había pasado por
cosas peores. Ella había sido golpeada por el cuerpo torturado de su padre.
Ella le había tomado en sus brazos, lo sostuvo hasta que los policías llegaron
allí y les habían tomado un largo tiempo llegar. Esa había sido una verdadera
agonía. Esperando con su cuerpo mutilado en sus brazos casi toda la noche
para que llegaran la policía y el juez de instrucción.
―Meu sufletul. ― Le susurró con cariño en su mente. ― Solo eso. Mi
alma. Mi aire. El mismo aire que respiro.
183
Página
Ella entendía porque estaba envuelto alrededor de ella. Allí, en su corazón.
En su alma. Por encima de todo, ella podía sentirlo en su mente, hablando
con ella, interpretando para ella, compartiendo su vida con ella.
No tenía ni idea de cuánto tiempo duraron las olas, las convulsiones o lo
poderoso que cada ola era, porque ella sufrió. Ella misma se dio al dolor. A
él. Por el nuevo mundo en el que ella estaba entrando por su propia
voluntad. Ella no oyó nada más que la voz de Maksim, diciéndole sobre su
vida, del mundo a través de los siglos que habia visto.
Espadas. Caballos. Batallas. Lugares hermosos. Las estrellas de techo y la luz
de la luna en cada etapa. Bosques. Prados frescos y azules, cuevas de hielo.
Él le dio eso, todo en su voz de terciopelo. Su voz se convirtió en su mundo
y la única cosa en ella. Las olas de agonía torcieron su cuerpo, la recogieron
y le golpearon de nuevo en la tierra acogedora, pero estaba tan consumia por
la voz de Maksim, que apenas era consciente de lo que le estaba sucediendo.
Él habló con ella acerca de lo que significaba para él. La belleza absoluta de
encontrarla, su inesperado regalo: su milagro. Él le contó que busco por ella
a través de los largos siglos sin fin, el negro vacío cuando sus recuerdos de su
vida y de su infancia, de su familia, comenzaron a desvanecerse. Habló de
los amigos de caza y una vez, un miembro de la familia, teniendo el deber y
el honor en serio.

Maksim habló con ella de nuevos mundos y de cuando él ya no podía


recordar la belleza de ver este tipo de cosas hasta que ella llegó a su mundo.
Las cosas que dijo a ella sobre lo que sentía eran tan hermosas que quería
llorar, pero la agonía estaba demasiado cerca, y ella tendrían que reconocerla
184

si lo hacía.
Página
Algún tiempo después, Maksim la sostuvo en sus brazos, sus labios
susurrando sobre su piel.
― Puedo ponerte a dormir ahora, lubirea mea, mi amor. Cuando te
levantes, te levantaras como uno de nosotros. ― Ella estaba agotada. El
dolor seguía allí, pero las convulsiones horribles se habían detenido. Se las
arregló para levantar la mano para acariciar su dura mandíbula.
― ¿Esta Emeline segura?

― Lojos le dio su sangre y ella está dormida. Él la protege.

Blaze se dio permiso para sucumbir al control de Maksim. Él la envió a


dormir y se fue sin luchar ahora que sabía que su amiga estaba a salvo.

***

MAKSIM despertó como siempre lo hacía, en estado de alerta instantánea,


explorando la zona superior y por debajo de él. Era un poco demasiado
pronto para que Blaze se elevara. Necesitaba más tiempo de curación, así
que algo más había interferido con su sueño.
Necesito una consulta.
185

Tariq Asenguard. Y estaba solo. Maksim echó un vistazo a la mujer dormida


Página

en sus brazos. Ella era hermosa. Piel pálida, el pelo rojo. Un montón de
pelo. Alisó su mano sobre la masa. Él la había puesto en el suelo con un
moño desordenado, y la masa espesa seguía atrapada por la cuerda que
había enrollado allí, pero no parecía haber mucho más de él.
Él no pudo parase a sí mismo de frotar la mandíbula con los largos
filamentos suaves y sedosos. Nunca, durante los largos siglos, realmente creía
que la encontraría. Los últimos siglos habían sido sombríos e interminables.
Un largo, y nulo gris. Aceptó su vida porque los cazadores Cárpatos la
soportaron. Ellos aguantaban tanto tiempo como fuera posible. Al final lo
único que tenían era el honor, y tenía que significar algo. Había cumplido
con su deber, pero nunca realmente creyó que encontraría su recompensa.
Su regalo. Su propio milagro personal.
Blaze le asombraba; ni una sola vez durante toda su terrible experiencia
sintió un atisbo de recriminación hacia él. Ni una sola vez. No había en
ningún pensamiento fugaz pensado que no había hecho una buena elección
o ella deseo poder retractarse de ella. Ella no había hecho un sonido. Ella no
lo había mirado con temor o enojo. Se aferró a cada palabra y le permitió
transportarla lejos de la agonía de la conversión. Era una agonía. El sentía en
cada paso del camino en su propio cuerpo. En su mente. Sus músculos
estaban adoloridos. Le dolían las articulaciones. Incluso ahora, después de
un día en el suelo rejuvenecedor. No podía imaginar cómo se sentiría
cuando ella despertara.
Estaré justo ahí.

No podía ir demasiado lejos de ella. Ella era vulnerable. Sus enemigos


podían encontrarla en el suelo, y ella estaba en un sueño profundo.
Indefensa.
186
Página
Maksim se encontró sonriendo. Su mujer estaba lejos de ser indefensa. Él le
acarició el grueso moño de nuevo, las hebras sedosas capturadas a lo largo
de su mandíbula, atándolos juntos. Nunca se había imaginado a su
compañera como un guerrero. En su mente, cuando se permitió pensar en
una compañera, ella siempre fue tímida y recatada. Necesitando protección.
Se encontró sonriendo. Blaze lo necesitaba, pero no en la forma en que
pensaba que lo haría. Desde luego, la necesitaba. No sólo su hermoso
cuerpo, sino el alma de su alma, la del guerrero. Él la admiraba. La
respetaba. Creía en ella. Tuvo una racha de protección, así como una racha
independiente. Le llevaría un poco de tiempo acostumbrarse a tener una
pareja. Tendría que tener paciencia cuando ella se olvidara de consultar con
él, y él estaba seguro de que iba a suceder a menudo.
Hizo un gesto con la mano y abrió la tierra sobre ellos. El cielo de la noche
era oscuro. Sin luna. No había estrellas. Sólo turbulentas nubes. Negro y
enojado. Batiendo. El viento soplaba con fuerza, con la amenaza de lluvia en
él. El relámpago a la distancia se bifurco. Unos segundos más tarde, el
trueno rodó. El tiempo era natural, no creado por los Cárpatos o vampiros.
Le gustaban las tormentas. A Él siempre le gustaron, incluso cuando era un
niño. Flotando de la tierra, cubrió a Blaze con un movimiento de su mano.
Maksim se encontró renuente a dejarla, aunque fuera por un breve
momento. Blaze era de carácter fuerte. Si, en su sueño, ella sentia que se iba,
o que algo malo pasaba, ella podría despertar. No quería que se despertara
debajo de la tierra, pensando que fue enterrada viva. Ella todavía tendría sus
reacciones humanas a pesar de su intelecto y la aceptación del mundo al que
pertenecía ahora.
Tariq le esperaba dentro de su casa, en la gran sala donde la luna y las
estrellas brillaban sobre el oro en la madera en el suelo. Las nubes se
187

abrieron cuando Maksim entro en la habitación, la lluvia golpeando el techo.


Página
El viento golpeo en las ventanas, conduciendo las gotas de lluvia en el cristal.
Las ramas de los árboles dobladas hacia el suelo, y las hojas creando
pequeños remolinos en el cielo, ya que giraban y se desplomaban con la
fuerza de las ráfagas.
― Reginald Coonan es sólo uno de varios vampiros maestros que
crearon un imperio por debajo de la ciudad, ― Tariq saludó.
Maksim dejó de moverse, quedándose completamente inmóvil ante la
noticia.

― Los tiempos van cambiando, ― murmuró. ― Eso demuestra que


tenemos que aprender de ellos. Hace siglos, el vampiro no toleraría otro
vampiro en su territorio.
―Fue sólo en este siglo que el maestro vampiro comenzó a recoger los
vampiros
recién convertidos para servirles, ― Tariq estuvo de acuerdo.

― ¿Y ahora? ― Maksim impulsó.

― Parece que los maestros est{n conspirando juntos aquí. La tasa de


criminalidad se ha cuadruplicado, pero nunca sospeché que era porque
estábamos invadidos por vampiros. Ellos mantienen un estricto control
sobre sus peones, ― Tariq reflexionó.
― ¿Esta seguro de esta información? ― Dijo Maksim. ― Ha habido un
par de
188

muertes desordenadas, pero sólo unas pocas.


Página
― Todos pensamos que la amiga de Blaze fue atacada porque vio una
matanza de vampiros. Pero ella dijo que había dos vampiros. Pensamos que
era un recién nacido. Pero ella los vio. A Reginald y al otro. Lo reconocí de
nuestra patria. Ese era uno de los hermanos Malinov, Vadim, estoy seguro.
Él tiene que ser el que ejecuta el plan. Si no son los únicos amos aquí en la
ciudad, incluso con Tomás, Mataias y Lojos, no estoy seguro de que
podamos limpiar este nido.

Eso hundió el corazón de Maksim. Los hermanos Malinov eran conocidos


en el mundo de los Cárpatos. Los cinco se habían convertido
deliberadamente en contra de su propio pueblo, habían tratado una y otra
vez matar a Mikhail Dubrinsky, el príncipe de su pueblo. La mayoría de los
vampiros llegaban a un punto después de siglos de oscuridad de perder todo
sentimiento, una ráfaga fugaz. Al igual que un adicto puede llegar por un
medicamento, matan por la adrenalina en la sangre. Los hermanos Malinov
hicieron deliberadamente la elección, y lo hicieron de inmediato. Juntos.
Ellos conspiraron y atacaron antes de que trataran de convertirse en los no-
muertos, y continuaron después de convertirse.
― ¿Estás seguro de que era uno de los hermanos Malinov?

Tariq asintió lentamente. ― Fue Vadim con certeza. Kirja murió a manos
de Rafael De La Cruz. Mikhail asesino a Maxim. Zacarías de la Cruz mató a
Ruslan. No tengo dudas de que si Sergey está vivo, entonces él está cerca.
Los Malinov viajan juntos como una regla.
― Blaze le disparó en la cara. Vadim y sus hermanos siempre eran
189

físicamente hermosos y se enorgullecían de eso. ― Maksim hizo una


Página

declaración, pero la preocupación estaba allí. Vadim no olvidaría a Blaze. Se


puso rígido. ― Él no mató a la mujer. A Emeline. La amiga de Blaze. Si él
la quisiera muerta, él la habría matado al instante, pero él trató de sacarla de
allí. Reginald era una distracción, atacando a Blaze, abriendo sus venas, así
que tengo prisa en su defensa. El objetivo era su amiga.
Tariq negó con la cabeza. ― Quieres que el objetivo sea su amiga, pero
Reginald estaba tomando a Blaze fuera del club. Él abrió la vena, pero no
fue suficiente para matarla de inmediato. Él sabía que ella era fuerte.
Querían ambas mujeres. Los hermanos Hallahan no nos combatieron,
Maksim. Cuando llegaron al bar de Blaze, se volvieron atrás cuando nos
vieron. No fue porque reconocieran lo que éramos.

― Tenían órdenes, ― susurró Maksim. Un puño cerrado. ― Ellos la


querían viva.
Ellos iban a llevarla a la guarida.

Tariq asintió. ― Mataias siguió a Terry y a Carrick. Ellos pasaron a la


clandestinidad. Es un laberinto ahí abajo. Hay un centro de mando en
alguna parte, él está seguro de ello. Tienen electricidad corriendo y todas las
comodidades modernas. Él encontró una pequeña zona marcada como
investigación y cuando entró, tenían celdas allí y por lo menos cuatro presos.
No podían liberarlos porque habían demasiados peones cerca, pero él dijo
que teníamos que llegar rápido.
― Tomar{ planificación. Es por eso que Reginald iba detr{s de las
propiedades. Ellos no se preocupan por las empresas por encima de ellos;
190

quieren lo que está por debajo de ellas. Si ya habían conseguido algunas de


las propiedades en el pasado, y Vadim debía tener otras, se habían estado
Página

preparando para esto durante algún tiempo, ― Maksim reflexionó.


―Vadim y sus hermanos fueron siempre inteligentes y siempre estaban
conspirando. ¿Tu compañera está cerca de levantarse?
Maksim asintió. ― Necesito otra noche. Va a despertar en su próximo
levantamiento y luego vamos a ir de caza. A ver si otros cazadores están lo
suficientemente cerca para ayudarnos.
― Tendremos que planear nuestro ataque cuidadosamente.
Especialmente si tienen presos que pueden utilizar como rehenes, ― dijo
Tariq. ― Ellos tienen la ventaja allí. Mataias está tratando de investigar lo
suficiente para que podamos maniobrar allí. Vadim y los otros maestros
tendrán rutas de escape creadas, por si acaso.

Maksim suspiró. ― Hay otra cosa, Tariq. Cuando Xavier, el Alto Mago, fue
asesinado, dos pequeñas piezas de él, astillas de sombra, se quedaron atrás.
Blaze luchó contra la marioneta del vampiro, pero cuando estaba en llamas,
arrastrándose hacia ella, vio la inteligencia en sus ojos. Desprecio. Ella lo
describió como pura maldad. Si uno de los hermanos Malinov ha
conseguido una astilla sombra de Xavier y la tiene en él, no sólo tiene la
astucia y la inteligencia de los Malinov, sino también la de Xavier.
Hubo un pequeño silencio mientras Tariq absorbía la información. ― Un
maestro vampiro podía ver a través de los ojos de su marioneta, Maksim, ―
recordó suavemente.
Maksim asintió, cerrando su mirada con la de Tariq. ― Así es, pero el títere
tenía un dolor insoportable. Agonía. Estaba en llamas. Ningún vampiro
correría el riesgo de quedar atrapado en la agonía de la muerte de una
191

marioneta. Este vampiro lo hizo. Sólo un mago podía hacer eso y salir
indemne.
Página
Hubo otro largo silencio mientras los dos cazadores contemplan la casi
imposible tarea de ir detrás de un nido de vampiros maestros. Lo imposible
no detendría a ninguno de ellos. Se habían enfrentado a probabilidades
peores durante los largos siglos y era de esperar que volvieran a hacerlo.
― Tenemos que hacer la llamada, ― Tariq estuvo de acuerdo. ― Me
he dado cuenta de que los vampiros parecen saber cuando los cazadores se
mueven. Desde que hice de esta área mi hogar, la evidencia de muertes se
ha vuelto menos y menos notoria.
―Sin embargo, hay muchos de los no-muertos aquí, ― dijo Maksim.

Tariq asintió lentamente. ― Creo que ellos son cada vez mejores para
aferrarse a su intelecto. En los viejos días, una vez que un vampiro se
convertía, perdía la astucia y se volvía salvaje, pero su naturaleza era tan
mala, que la necesidad de ser cruel, superaba incluso la seguridad.
― Los hermanos Malinov han cambiado eso, ― dijo Maksim.

Tariq suspiró. ― No tengo dudas de que eran ellos. Vadim es un genio. El


problema era que siempre estaba fuera de sí mismo. Quería poder. Él
podría haber hecho tanto por nuestra gente, pero él cree que debemos
gobernar el mundo. Que los seres humanos nos deben servir.
― Él tiene m{s paciencia de la que uno se puede imaginar para ser un
vampiro, ― dijo Maksim. ― Haber adquirido propiedades con la idea de
usarlas un siglo más tarde requiere de una planificación y paciencia.
Una vez más hubo un pequeño silencio. Vadim Malinov era infame en el
192

mundo de los Cárpatos, cada pedacito de una leyenda como Lucian y


Gabriel, los cazadores gemelos. Vadim era un hombre de pensamiento,
Página

incluso en su juventud. Él era feroz en combate, los hermanos Malinov iban


a la par con los hermanos De La Cruz, cuando se trataba de su reputación
en una batalla.
― ¿Maksim? ¿Qué est{ pasando debajo de esta ciudad?

Maksim negó con la cabeza. No tenía ni idea. Si esa cantidad de vampiros se


habían reunido en un solo lugar, debería haber habido un baño de sangre
pasando por encima del suelo―. Su cabeza se sacudió. ― En la tierra no
estamos viendo los crímenes que deberían. Pero no tenemos ni idea de lo
que está sucediendo por debajo de nosotros. Ellos podrían estar tomando
sus víctimas allí.

―Así que debemos monitorear a las personas desaparecidas también. Sin


hogar y prostitutas se miraran primero. Cualquier persona que haya sido
reportada como desaparecido de inmediato, ― dijo Tariq. ― Ellos han
infiltrado el departamento de policía.
Maksim asintió. ― Examiné el mayor número posible cuando entré allí
hace un par de semanas y olí a algunos de ellos como sucios, tomando
dinero de un jefe del crimen. Vadim tiene que ser el jefe del crimen. Él está
actuando como humano y esta construyendo una organización humana
sobre la tierra para que le ayuden. Ellos no saben que él es un vampiro. Tras
ser testigo de lo que pasó en esa discoteca, creo que tiene la policía y los
funcionarios mediante el chantaje también.
― El sistema de seguridad que se necesitaría para controlar algo como
esto es
193

increíble.
Página
― Reúne tantos cazadores como sea posible. Tendremos que llevar esta
lucha al subterr{neo y ellos tienen la ventaja, ― dijo Maksim.
― Vamos a necesitar por lo menos dos levantamientos para prepararnos,
― dijo Tariq. ― Mataias tendr{ que volver atr{s por información. No
podemos ir a un nido de avispas ciegos.
Maksim negó con la cabeza. Mataias lo haría. Cualquiera de sus hermanos lo
haría, a pesar de que era más probable que fuera una sentencia de muerte.
―Que así sea, ― dijo en voz baja y agarró los antebrazos de Tariq en la
forma tradicional de la gente de los C{rpatos. ― Orava arvo olen Isanta,
ekam el honor te mantenga, mi hermano.

TRECE

BLAZE DESPERTÓ CON el toque de unos dedos moviéndose sobre su


piel. Sus pestañas revolotearon y miró hacia arriba para ver el techo de la
habitación principal de la casa. La cama era de un estilo imperial con un
tallado profundo, muy adornada y hecha de una madera muy oscura. El
techo era alto con una ventana hacia la luna directamente sobre la cama. Ella
podía ver el cielo de la noche y la pequeña astilla de la luna, una media luna
194

delgada, valientemente tratando de brillar entre las nubes cubriéndola.


Respiró, tomando el olor de Maksim profundamente en sus pulmones. De
Página

inmediato el hambre la royo. Real. Terrible. Ella escuchó sus latidos.


Fuertes. Estables. Sus manos se movieron sobre su cuerpo, apenas un
susurro. Un toque de luz. Su ansiedad crecio. Su sexo se apretó. Sintió la
recolección del calor húmedo.
― Maksim, ― susurró en voz baja, su mano desliz{ndose a su abundante
cabello. Le encantaba su pelo, todo espeso y suave. Pocos hombres llevaban
el pelo largo. En lugar de que lo hiciera lucir femenino, su pelo parecía
acentuar sus fuertes rasgos masculinos.
Levantó la cabeza y sus ojos se encontraron con los de ella. Se quedó sin
aliento en la garganta. Un millón de mariposas dieron a la fuga en su
estómago. Era hermoso. Impresionante. Todo su cuerpo reaccionó al suyo,
ya suave y flexible. Acogedor. Sus labios se separaron. Su lengua tocó el
labio inferior en un pequeño barrido. Sus

ojos siguieron el gesto. Sus pechos subían y bajaban, y su mirada se bajo


íntimamente.
― ¿Cómo te sientes? ― Preguntó, su mano una vez m{s, rozando su
cuerpo.
Deslizándose desde las curvas de su pecho hasta su hueso de la cadera.

Ella sintió su tacto como una marca. Cuando ella abrió los ojos, había
sentido el frío de la noche; ahora ella estaba caliente. En el interior caliente y
por fuera muy caliente.
― Hambrienta, ― respondió ella con sinceridad. Su voz no sonaba en
absoluto como su voz. Ella sonaba sensual. Tentadora. Una invitación. Se
pasó la lengua por los dientes. Ella ya le podía saborear en su boca. ― Por
195

su sangre. Por su polla. Creo que soy adicta a los dos. ― Ella lo deseaba. Lo
Página
necesitaba. La necesidad era oscura, obsesiva y un poco más que aterradora,
pero ella fue honesta con él.
Él sonrió contra su pecho, su lengua chasqueando su pezón. Su toque era
ligero, pero sentía cada golpe desde su vientre a su ingle, al igual que las
rayas de fuego. Los pequeños dardos azotandola, encendiendo algo salvaje
ya ardiendo en su interior. Esas pequeñas caricias de su lengua enviaron un
dolor brutal en espiral a través de ella. ― Maksim. ― Ella susurró su
nombre. ― Necesito. . . ― Se interrumpió, queriendo arrastrarlo.
Queriendo darle la vuelta, subir a horcajadas sobre él y tomar todo lo que
necesitaba. Sus manos se apretaron en sus brazos en preparación.
― Sé lo que necesitas, ― respondió. ― Sólo tengo que asegurarme de
que usted
está viva y bien. La conversión fue brutal.

Ella lo sintió moverse en su mente. Llenándola de calidez. De su presencia.


No se había dado cuenta hasta ese momento de que se había sentido sola. Él
estaba allí con ella. Ella lo sabía. Conocía sus necesidades. Sabía lo que
quería, sin embargo, hasta que él estaba allí, presente en su mente, ella iba a
la deriva en todos esos lugares que significaban tristeza y recuerdos a los que
no podía hacer frente por sí sola, no había sabido exactamente lo que
necesitaba o por qué.
El vio la niña cuya madre se había alejado. El padre, que era su todo, y quien
lo era para ellas dos. Emeline. La hermana que nunca había tenido. El amor
que compartían. Los secretos que les hacia tan diferente de cualquier otra
chica que les rodeaba. El tomó eso. Esas cargas. Él las levantó y la conquisto
196

así. Compartiendo.
Página
Sintió el aumento de la emoción. Pura y fuerte. Él era un hombre de
hombres. Fuerte, no sólo físicamente, sino en todos los demás aspectos. Él
la aceptaba por quien había sido formada en prácticamente desde el
momento de su nacimiento.
― Tu ya eras m{s de los C{rpatos que humana, ― dijo en voz baja, ― sin
embargo eras toda humana. Una psíquico fuerte, pero sin una gota de
sangre de los Cárpatos en ti. Tu linaje es fuerte, Blaze, y pasaste a través de
la conversión con casi ningún problema. Haces que me sienta orgulloso.
Besó su camino hacia arriba, sobre la curva de su pecho a la garganta. Su
corazón se agitó ante sus palabras, y su vientre hizo un salto mortal lento. Él
encendió un fuego en ella que nunca se apagaba, pero ahí estaba esa
emoción, la que ella nunca esperó sentir por cualquier hombre.
Tenía la boca en su cuello. Ella sintió el roce de sus dientes. Su sexo se
apretó. Goteando. Hambriento. Sus manos atrapadas en el pelo cuando él
levantó la cabeza, su mirada moviéndose sobre su cara. Ella sabía que él
podía leer con facilidad, la necesidad existente en ella. El deseo absoluto.
Podía leerla en su rostro. Las líneas fueron cortadas profundas. Lujuria.
Amor. Hambre.

Su boca tomó la de ella y el toque de luz se había ido. Sus labios eran duros
y exigentes. Abrió la boca y lo dejó verterse a sí mismo en el interior, de la
forma en que su mente se había derramado en ella. Él tenía un sabor
delicioso. Perfecto. Quería darle un beso para siempre. Una y otra vez.
Caliente. Al mando. Maksim tenía una forma de besar que transportaba su
mente lejos de su cuerpo por lo que era todo sobre el sentimiento. Puro
197

sentimiento. Ella perdió todo lo que tenía conexión con su cerebro y solo se
Página

dejo llevar. Deseando verterse en el. Todo sobre el deseo y el hambre.


Su boca se levantó de la de ella para que sus labios susurraran por la
barbilla. Su garganta. Bajo la curva de su pecho. No podía quedarse quieto.
La electricidad parecía un arco sobre su piel, por todas partes que su boca
tocó. Su respiración era, jadeos desesperados, hambrientos. Sus pechos se
hincharon. Dolían. Ella envolvió sus brazos alrededor de su cabeza,
levantando la cabeza para ver como sus dientes rasparon de ida y vuelta,
enviando esos pequeños dardos de fuego directamente a través de su
torrente sanguíneo a su núcleo más femenino.
Con sólo eso, la tensión estaba construyendo en su interior. Enrollándose
más y más fuerte. Sus caderas se movían sin descanso. Cambió de posición,
el muslo sobre el de ella. Ella sintió su polla. Dura. Caliente. Hambrienta.
Ella juró que podía contar cada latido que el corazón dio cuando el apretó
su cara contra la parte interna del muslo. Ella quería. Ella estaba fuera de su
alcance y a él no le importo lo mucho que ella se retorcía, no había manera
de que ella se empalara a sí misma en él. No había manera de aliviar la
tensión construyéndose y obtener alivio.
Su lengua pasó sobre el oleaje de sus pechos. Arremolinándose. Un gemido
escapó antes de que pudiera detenerlo. Ella empuñó su pelo, tirando de él
más cerca, como si él pudiera estar más cerca.

― Por favor, Maksim. ― La urgencia en ella iba m{s all{ de su


comprensión. Ella
sabía que lo necesitaba desesperadamente, y él tenía que hacer algo. Ahora
mismo.
198

Sus dientes se hundieron profundamente. La mordedura del dolor envió


Página

otro espasmo a través de su sexo y luego la sensación fue puramente erótica.


Éxtasis. La mordedura la envió por encima del borde, el maremoto
tomándola, envolviendo su ayuno. El orgasmo siguió y siguió mientras su
boca tiró con fuerza y sintió el abrumador placer en su mente. Él era tan
adicto como ella. Casi podía saborearse a sí misma. Su polla estaba más dura
que nunca y se filtraban pequeñas perlas, piedras preciosas contra su muslo
que le hizo la boca agua con su propia hambre.
Una de sus manos se deslizó sobre su pecho izquierdo mientras tomaba su
sangre, deslizándose debajo de él y tomando el peso suave en su palma. Su
otra mano se deslizó más abajo. Así que cuando su clímax comenzó a
disminuir, su dedo estaba allí. Presionando en forma experta.
― Una vez más, ―exigió. Necesito eso otra vez.

Añadió otro dedo y luego empezó a acariciar en círculos a su pequeño brote


caliente. Entre su boca y sus manos trabajo su cuerpo, él la llevó de nuevo al
borde rápidamente. Tomando su respiración. Controlando su cuerpo. Un
segundo orgasmo se apoderó de ella por lo que ella gritó, retorciéndose
debajo de él, apretando sus puños en el pelo para anclarse a él. Ya que
estaba volando a pedazos.
Su lengua se extendió por los agujeros gemelos que había hecho, y luego su
boca cubrió el lugar, succionando hasta que ella estuvo marcada. Besó su
camino hacia el pezón y tomó su pecho en la boca. Eso produjo un rayo
candente chisporroteando a través de su cuerpo. Se dio la vuelta para
extenderse en la parte superior de la cama, exactamente donde quería estar.

Ella se sentó sobre él a horcajadas, presionando su caliente entrada, muy


199

hábilmente sobre sus caderas mientras sus manos subían hacia los músculos
Página

definidos de su abdomen y pecho. El hambre la venció a ella. Anticipación.


Su sabor estaba ya, en su boca, y ella necesitaba más. Ella lamió su piel,
absorbiendo lo que sentía con su lengua. Corrió por encima de sus
músculos, saboreándolo. Tan fuerte. Físicamente hermoso. Su respiración
llego sobre sus pantalones suaves y ella no pudo evitar apresurarse, aunque
ella quería explorar. Lo necesitaba tanto. No hubo golpes nuevos de
hambre. Ella en realidad sintió el deslizamiento de sus dientes, y su
estómago rodó en el buen sentido. Se sentía sexy. Erótica. No, en absoluto
como ella esperaba sentirse.
Ella se inclinó sobre él y él tiró del nudo de su cabello, lo que le permitió
caer alrededor de su cara y por la espalda, en cascada sobre su piel mientras
presionaba su boca al músculo pesado justo por encima de su corazón. Ese
ritmo constante se aceleró. Su polla se sacudió. Latiendo constante. Ella
extendió su lengua a través de su piel. Ella no necesito su ayuda a pesar de
que ella pensó que podría. Ella quería esto. Tal como ella había querido
entrar en su mundo, quería tomar lo que le pertenecía a ella sin ayuda. Para
ella. Él era de ella. Él siempre sería suyo. Encontró el fuerte pulso. Tomó
una fuerte mordida. Suya. Vertiendo en ella. Su esencia. Él. Maksim.
Llenándola a ella en la forma en que su mente la llenaba. Era exótico, las
especias masculinas eran increíbles. Un afrodisíaco sumándose a la creciente
hambre por él.
Ya nuevas sensaciones se estaban construyendo y ella se movió un poco,
deseando llenarse por completo. Necesitando estar rodeada por él. Sus
manos se movieron sobre su espalda, hasta su trasero, levantándola
fácilmente. Ella alcanzó entre ellos y encontró su regalo, ese eje fuerte,
grueso, ya latiendo con vida. Ella se retorció, tratando de empalarse a sí
misma, pero él la detuvo.
―Maksim.
200
Página
― Mírame.

Ella estaba ocupada. Tomándolo en ella. Sus pulmones respiraron su aire.


Su mente le aceptó en cada rincón oscuro para que la rodeara. Ella levantó
sus pestañas porque él no se movió. Ella era de carácter fuerte, pero ella ya
reconocía que Maksim tenía un borde implacablemente duro en él y ella no
iba a ganar si ella luchaba contra él. Ella levantó sus pestañas.
La mirada en sus ojos ardía a través de ella. Algo encendido salvaje y
explosivo en ella. Él se veía exactamente como lo que era: un depredador. Él
no se molestó en ocultarlo, y ella sabía que él le estaba mostrando lo que era
y lo que era para él. Sus dedos se clavaron profundamente en la fuerza
muscular de sus caderas. Sosteniendo su aplomo sobre él para que pudiera
sentir la corona de ardor en su entrada. Podía sentir el calor intenso y su
cuerpo vacio, desesperado por ser llenado por él.
― Esto no es sólo porque tú eres mi compañera. Mi milagro. Un regalo
m{s all{ de todo precio para mí. Esto se debe a que he caído enamorado de
usted. Por quien eres. Por lo que eres. Usted necesita saber eso.
Ella extendió su lengua a través de las gotas de color rojo rubí, cerrando
instintivamente los pinchazos y llegó hasta besarlo. Él le había entregado el
mundo. Sintió la verdad de su declaración lanzarse a través de ella directo a
su alma. Al aceptarlo, ella sabía que nunca estaría sola y ella siempre tendría
su lealtad y protección. Ella también sabía que iba a aceptar plenamente
quien era ella y no la iba a relegar al margen en una batalla. Más, ella sabía
que el sexo con él iba a ser por las nubes. No había esperado un amor
propio. Su boca se movió sobre él, su lengua deslizándose sobre sus labios.
Abrió la boca y dejo que ello le dijera lo que esa afirmación significaba para
201

ella. Ella nunca había sido particularmente buena en la cosa de ser una
Página
mujer. Ella no se había planteado ser coqueta o linda. Ella no sabía cómo
serlo. Ella no se había sentido particularmente atraída por nadie.

Maksim era diferente. Maksim era todo. Él era todo lo que ella vio. Todo lo
que necesitaba o quería. Y él la amaba. Ella lo besó con todo lo que tenía y
cuando él le devolvió el beso, su cuerpo se estremeció de placer, pero fue su
corazón el que dio un vuelco.
― Yo también te quiero, también, Maksim. Eres mi elección. Siempre. ―
Porque él lo era. Ella podría no ser capaz de decirlo en voz alta, pero ella
podía decirlo telepáticamente y sabía que eso sería suficiente para él. Él
sabría que lo decía en serio, incluso antes de que él los hubiera atado juntos,
desde el momento en que puso sus ojos en él; había sabido que era él o
nadie. Ella no lo había aceptado en su mente, pero en algún lugar, en la
parte posterior de su cerebro, el conocimiento estaba allí.
Maksim sintió que su corazón se hinchaba. Su pene lo hizo aun más, lo que
debería haber sido imposible. Él ya estaba lleno, duro y palpitante con su
necesidad de ella. Él la subió y luego la bajó sobre él, empalándola a ella,
conduciéndola a través de los abrasadores, calientes, y apretados, pliegues
sedosos. Sus músculos internos lo agarraron y exprimieron, luchando contra
su entrada, una exquisita tortura que envió rayos de fuego ardiendo a través
de los dos.
Él la puso debajo de él, levantó las piernas cuando se subió en sus rodillas,
no permitiendo la ruptura en su posición mientras empujaba sus piernas
sobre sus hombros. Sus dedos atraparon sus caderas de nuevo y él entro
profundo. En el paraíso. Ella se encendió como si hubiera encendió un
202

fósforo. El la tomó duro y áspero, a pesar de que se sentía suave y dulce en


Página

su interior. A pesar de que había convertido su interior en papilla. O tal vez


sólo les había derretido. Él la tomó rápidamente, mirándola a la cara cuando
ella miro hacia él.

Amaba esa mirada, la explosión de shock y sorpresa, y él siempre quería


verla allí. Se movía en ella, golpeando profundo, necesitando estar allí.
Rodeado por ese fuego. Por esa seda abrasadora. Exprimido, casi
estrangulado, pero llegando lo más cercano al éxtasis que un hombre podía
conseguir.
Observó su rostro, bebiendo de ella, absorbiendo lo que estaba sintiendo allí
en su mente. Tenerla a ella así era un regalo, la forma en que ella le dio su
cuerpo, su alma, y ahora su corazón. Ella era increíble. Su cuerpo era
increíble. Lo tenía todo y lo sabía.
La tomó de nuevo, amando la respiración entrecortada, la mirada aturdida
en sus ojos, la forma en que su cuerpo iba tras él cada vez que se retiraba. El
estremecimiento de placer que cada vez surgió desde lo profundo. Renunció
a todo, menos al sentimiento, lo que permitió que su cuerpo le barriera
hasta que él no tuvo ningún control. Hasta que se clavo en ella, áspero, duro
y profundamente con cada golpe.
― M{s, ― le sopló en la oreja. ― Más, ― susurró en su mente.

Le encantaba eso, también. Que ella lo quería de la misma manera que él la


deseaba. Él le dio más. Tomó más. Él la llevo a dos orgasmos más, antes de
que permitiera su propia liberación, derramándose en ella, reclamando su
cuerpo como propio, lo que provocó otro sismo duro en ella.
Lentamente bajó sus piernas hacia el colchón antes de caer sobre la parte
203

superior de ella, enterrando la cara en su cuello. Le encantaba la forma en


Página

que olía ahora, con su olor por toda ella. Él era demasiado pesado para ella,
pero él se quedó donde estaba, clavando su cuerpo suave, deslizando sus
brazos alrededor de ella, encerrándola dentro de él, sintiendo cada réplica,
cada ondulación. Comenzó un deslizamiento lento. Amable. Amoroso.
Dándole eso.
― Voy a rodar con nosotros, pero quiero quedarme dentro de ti, ― dijo
contra su pulso latiendo con fuerza. Él no estaba dispuesto a dejarla ir
todavía. Todavía estaba duro. Algo imposible cuando había explotado con
tanta fuerza.

Él apretó sus brazos alrededor de ella y ella lo rodeó con sus piernas,
manteniendo su cuerpo encerrado contra el suyo, tan reacia a dejarlo ir.
Maksim rodó así hasta que estuvo debajo de ella, Blaze en la parte superior,
a horcajadas sobre él. Sus pechos estaban presionados contra su pecho,
pequeños puntitos sus pezones duros, sus pechos suaves, su cuerpo el cielo
puro. Barrió las manos por la espalda, dando forma a ella, memorizando la
sensación de ella. Amaba sostenerla por la cintura y la forma en que sus
caderas se ensanchaban cuando lo hacía. Tenía la piel suave satén. Tenía el
pelo de color rojo brillante, cayendo a su alrededor como una cascada de
fuego, cayendo sobre el pecho y los hombros, tan hermosa que ella le robó
su capacidad de respirar.
Blaze subió lentamente, sentada sobre su regazo, sus piernas presionadas a
cada lado de él, sus pechos se balanceaban mientras continuaba deslizándose
suavemente. Sus manos fueron a su cintura, sosteniéndola sobre él. Él la
miró. Su cara. Su cuerpo. Toda ella, toda suya. Había pasado de un vacío
gris implacable a los colores que siempre formaron su vida. La belleza que
204

ella le dio.
Página
― Hemos descubierto que se trata de mucho m{s de lo que
esper{bamos, ― compartió, viendo sus pequeños dientes blancos morder
abajo cuando ella echó la cabeza hacia atrás. Una mano se extendió detrás
de ella para descansar en su muslo. Se veía más hermosa que nunca.
Blaze hizo un pequeño sonido, como si ella no pudiera hablar. Su gemido
fue bajo y caliente. Le encantaba que ella no pudiera hacerlo. Que lo que
estaba haciendo con ella la mantuviera justo en el borde.

― Todavía estamos trazando el laberinto debajo de la ciudad. El


vampiro cabeza es extremadamente peligroso. Él tendrá capas de protección
y eso significa que él ha creado un ejército tanto de humanos como de los no
muertos. No sabemos lo que es hasta que logremos averiguarlo. Hasta que
lo hagamos, meu sufletul, quiero que te quedes escondida y muy cerca de
Emeline. Ella está en gran peligro. Creemos que los vampiros estaban
tratando de tomarlas a las dos, pero en particular, a ti. Vadim Malinov
debería haber enviado vampiros menores en contra de nosotros, pero él
envió un maestro y llegó el mismo también. No siempre expone su mano
así, puso una de sus piezas más valiosas en peligro al exponerse a sus
enemigos a menos que el resultado final valiera la pena.

Él no pudo pararse. Estaba teniendo un poco de problemas para


concentrarse. Un fuego empezaba en su núcleo abrasador, caliente, justo a
través de su ingle, hasta el pecho y por sus muslos. Ella se movía ahora,
205

buscando su propio ritmo y montándolo lento. La quemadura estaba de


Página
vuelta, más caliente que nunca y se encontró con que lento, ese ritmo
pausado estaba empezando a sacar las cosas de su control.
Sus manos se apretaron en su cintura. ― Estoy tratando de decirte algo
importante, Blaze, ― le espetó entre dientes apretados, porque de repente
nada parecía tan importante como el calor en la ingle. Él ya estaba duro
como una roca, más duro aún, un pico de acero, ancho y grueso, surgiendo
hacia arriba para encontrarse con su espiral descendente.
― Dímelo m{s tarde, cariño ― ella lo animó.

Sus manos se deslizaron hasta su vientre y a sus pechos. Usó sus manos y
dedos, amasado y masajeando, y luego tirando y rodando. Cada tirón envió
una oleada de calor líquido sobre él, bañando su polla en miel caliente.
Atrapó a su cuerpo y trajo su pecho derecho a la boca. Ella gritó. Su aliento
abandonó sus pulmones en un apuro. Su cuerpo se movía con más fuerza.
Esos músculos internos se apoderaron de él con tanta fuerza que apenas
podía respirar. Tenía la boca voraz cuando él la dejó, marcando el ritmo
durante todo el tiempo que pudiera soportarlo.
― M{s r{pido, dragostea mea, ― susurró, su voz ronca de deseo. ― O
tomo el control
Ella no cambió el ritmo y se hizo cargo de inmediato, señalando su fuera a
ella. Tirando de ella hasta las rodillas y empujando la cabeza hacia el
colchón. La tomó por la espalda, deslizándose profundo. Mucho calor. Tan
bueno. Cada vez que parecía que nada podría ser mejor, lo era. Se perdió
justo como cada vez antes. A ella le gustó cada manera en que se lo hacía a
ella, sus caderas presionando de nuevo casi tan duro cuando él la penetró.
206

Su respiración entrando como a sollozos. Su nombre en sus labios cuando él


Página

la tiró por el borde y siguió su camino. Esta noche era suya.


Él era un cazador de los Cárpatos. Sabía el peligro que enfrentaban. Él sabía
que tenía una compañera ahora. La belleza de esto. La emoción
abrumadora. Esto. El fuego corriendo a través de él. Las llamas quemando,
abrasadoramente calientes. Golpeó profundo, dejando que el fuego los
tomara a los dos. La fiebre llegó rápida e inesperada cuando su clímax la
sacudió, tirándolos en un maremoto, meciéndolos a ambos. Dejó caer la
parte superior del cuerpo sobre su espalda para acariciar la nuca de su
cuello. Le gustaba la posición, sus rizos en las rodillas debajo de él, su polla
enterrada lo más profundo posible.

― No sé cómo lo haces, Blaze, pero cada vez que me paralizantes con tu


belleza. ― Él lamió el punto dulce, justo detrás de la oreja, y luego tomó su
lóbulo suavemente entre los dientes, sintiendo su estremecimiento en
reacción, sintiendo las réplicas ondeando a su alrededor, tomándolo más
apretado.
― No creo que sea yo, ― dijo, y volvió la cara hacia un lado para mirarlo
directo a la cara, apoyada en el colchón. Sus pestañas eran largas.
Enmarcando sus grandes y hermosos ojos. Podía mirar a esos ojos verdes
siempre. Él se presionó contra su espalda al inclinarse y besar sus altos
pómulos. Su cuerpo era suave y flexible, pero ella estaba hecha de acero.
Quería mirarla a la cara y a los ojos siempre. Él tomaría el recuerdo de este
momento, cuando él estaba encerrado dentro de ella, con el cuerpo
inclinado sobre ella, sus ojos en los de ella, batallando con él. Si se trataba de
la última visión que jamás viera, esos largos siglos interminables habían
valido la pena. ― Te amo, ― susurró. ― M{s all{ de eso. A ti, Maksim. Al
207

hombre. Tu honor y la integridad lo es todo, pero la forma en que me tocas.


Página

La forma en que me abrazas. En mi mente donde estoy tan rota. Me siento


como si hubieras cogido pieza por pieza y la hubieras pegado junta de
nuevo, cuando me negué a ver incluso que yo estaba tan rota.
― Tú estás de duelo, Blaze, no rota, ― corrigió suavemente y le acarició
la nuca de nuevo. Le mordió el hombro, una caricia de mordida. Su lengua
lamió las marcas débiles. ― Estas hecha del acero, mi mujer guerrera.
― Todavía estoy rota por dentro, Maksim. Sin ti, no estaría viva y lo
sabes. Yo iba a tomar los hermanos Hallahan conmigo, pero yo no esperaba
vivir a través de esa batalla.
La voz de Blaze fue apretada cuando ella admitió a él lo que ya sabía. Había
intentado decírselo antes. Él estaba en su mente. Ella no había hecho
conscientemente la decisión, pero aún así, había estado allí.

― Te habías proporcionado una vía de escape en el techo, dragostea


mea, por lo que si bien era posible que esperaras no sobrevivir a una batalla
sin cuartel con cuatro hombres, pero todavía pensabas que era posible que
pudieras vivir a través de ella. Tus trampas eran muy extensas. Dudo que
alguno de los Hallahans hubiera vivido durante toda la noche.
Poco a poco, el abandonó su cuerpo y le dio vuelta a sus brazos, acercándola
a él. Su pelo estaba en todas partes. Todo de color rojo brillante. Sus ojos
verdes casi brillaban y su piel parecía traslúcida. Hubo un cambio sutil en su
apariencia. Siempre había sido hermosa, pero algo en la sangre de los
Cárpatos mejoraba el aspecto de las mujeres.
Ella le sonrió, leyendo claramente su mente. ― Los hombres, también. Tu
eres
208

hermoso y me di cuenta de que tus amigos Tariq y Tomás son así.


Página
― No es necesario fijarse en ellos, ― señaló, con la mano alisando hacia
atr{s su cabello y cepilladolo por encima del hombro. Envolvió la mano
alrededor de la nuca de su cuello, sus dedos deslizándose por su mejilla, su
pulgar rozando la comisura de la boca. ― Tú solo puedes tener ojos para
mí.
Ella se rió en voz baja. ― Las mujeres ven a los hombres hermosos de la
manera que los hombres notan las mujeres hermosas.
― No lo hacemos. ― Sabía que su voz fue seca. Ella había sido humana,
así que quizás eso era algo a lo que tenía que acostumbrarse, pero la idea de
que ella notara otros hombres no le caia bien a él.
― ¿Tu no notas a las mujeres hermosas? ¿No miraste fijamente a
Emeline?

Mantuvo su mirada fija en la de ella, él negó con la cabeza. ― No. Yo veo la


belleza en otras mujeres, así como en las criaturas e incluso en los hombres,
pero es imposible ser atraído físicamente por ellos, por lo que no tiene
mucho sentido mirarlos. Los hombres de los Cárpatos no juzgan la belleza
de la forma humana. La vemos sólo en nuestras compañeras.
Su ceja se alzó. Sus labios formaron una redonda y perfecta O. Era evidente
que la
había sorprendido. ― En serio.

― Nos atrae sólo la mujer que completa nuestra alma. Por supuesto,
cada especie tiene anomalías, y no somos una excepción. Hay algunos que
209

nacen con una enfermedad que crece en ellos, y rechazan su verdadera


compañera. Ese rechazo en última instancia los mata a ambos. Es una
Página

situación triste. Todo varón con la enfermedad se convierte en vampiro. No


ha sido una excepción. Uno no puede soportar sin una compañera, no para
todo el tiempo.
― Eso es bueno y al mismo tiempoda un poco de miedo. ¿No pueden
ustedes obsesionarse con su compañera en esas circunstancias?
― Estamos obsesionados con nuestras compañeras. Tomamos su salud y
seguridad muy en serio. No encontrarás muchas mujeres que entren en una
batalla. La mayoría de los hombres no pueden aceptar poner en peligro a su
mujer.
― Él vio el cambio en su cara y él se inclinó para acariciar su boca contra
la de ella.
― Al parecer, yo soy uno de esos hombres que les resulta atractivo y
adecuado que mi mujer guerrera luche a mi lado. Ya que tiene buenas
habilidades, y la información que necesita para matar al vampiro está en mi
mente, de fácil acceso para ti. No me gustaría que te enfrentes a un vampiro
sola. No. Nunca. No importa lo bueno que seas.

Él sintió el escalofrío por el cuerpo de Blaze ante su tono. Sabía que sonaba
aterrador y peligroso y eso era lo que pretendía. A Él no le gustaría. Él no lo
toleraría. Y sin duda la detendría si ella alguna vez era así de imprudente.
Ella leyó eso en su mente, y él se dio cuenta de que no le gustó mucho. Ella
era una persona independiente y no seguía ciegamente los dictados de otra
persona, incluso su propio compañero.
― Yo soy un hombre de los C{rpatos, Blaze, y al igual que yo estoy
dispuesto a comprometerme para ti, tienes que aceptar quién y lo que soy y
210

comprometerte también. Aún así, me gustaría que supieras cómo puedes


protegerte y proteger a nuestros hijos. ― Ella respiró hondo y asintió
Página

lentamente.
― Yo preferiría no ir en contra de uno de ellos de todos modos. Ya fue
bastante difícil tratar de matar a los títeres. Y tengo que decirte, Maksim,
cuando esos ojos me miraban a través del fuego, era la cosa más
espeluznante que he experimentado.
El le colocó otro beso en la boca y la arrastró por la barbilla antes de ponerla
a un lado.
― Voy a tener que ir, Blaze. Necesitamos a todos los hombres que
tenemos para recopilar información si vamos a acabar con ellos. Emeline
necesitará protección. Te llevaré a ella y ustedes dos pueden esperar juntas.
Si envían a alguien para tratar de tomar a tu amiga, debes llamarme a mí
inmediatamente. Yo te mostraré algunas habilidades. Vestirse. Limpiarse.
Incluso volar. Yo prefiero no utilizar el vuelo a menos que yo este contigo,
hasta que sepas lo que estás haciendo. Sólo tienes que esperar hasta que
regresemos y luego, meu sufletul, formaremos nuestro plan de batalla juntos.
― ¿A dónde vas?

― Todos nosotros estamos tomando puntos alrededor de la ciudad para


tratar de determinar si hay otra instalación subterránea para que puedan
escapar, y si se han establecido campos de muerte de los que no sabemos
acerca.
Ella asintió con la cabeza, empezando a trenzar su cabello. Casi gimió
cuando la acción levantó sus pechos tentadoramente. Necesitaba terminar
con estas batallas, para poder pasar un tiempo largo adorando el cuerpo de
su mujer.
211
Página
CATORCE

BLAZE ABRAZÓ A Emeline apretadamente y luego la soltó de


nuevo, barriendo con su mirada hacia arriba y abajo el cuerpo de Emeline,
en busca de señales de daños. Emeline estaba pálida y sus ojos azules
sorprendentes parecían aún más grandes de lo habitual en su rostro ovalado.
Su espeso pelo negro brillaba con luces azules cada vez que ella volvía la
cabeza. Como Blaze, ella lo tenía en una trenza intrincada, una espina de
pescado cayendo hasta la cintura. Ella realmente era hermosa, y Blaze no
podía imaginar que alguien no cayera bajo su hechizo a pesar de lo que
Maksim había dicho. Tenía que ser el único hombre en el mundo que no la
había deseado a ella en el club. ― Dime que est{s bien.
Emeline se tocó la boca con dedos temblorosos. ― Lojos me dio sangre. Él
piensa que no me acuerdo, pero yo sí lo hago, ― ella dejó escapar. ― El
sabor de la misma. . . ― Ella se fue apagando. ― Pensé que iba a ser
horrible. Debería haber sido horrible. ― Ella miró alrededor de la
habitación un poco impotente. ― Todas esas pesadillas que tengo, se están
haciendo realidad, Blaze. Incluyendo la sangre.
Ellas estaban en el apartamento encima del bar. Ambas habían pasado gran
212

parte de su infancia allí en la sala de estar, mirando por la ventana a las calles
de abajo. Había una cierta comodidad en lo familiar, y como si estuvieran de
Página
común acuerdo, las dos cruzarón la habitación para mirar por la orilla del
gran ventanal a la calle de abajo.

― Emmy, tuvo que darte sangre para salvar tu vida. ― Emeline asintió.

― Lo sé. Yo sabía que lo haría antes de que él lo hiciera. Todo esto es


parte de la pesadilla. ― Ella cerró los dedos en su palma. ― Siempre supe
que era real, ― susurró. ― Así que lo hizo. Somos parte de este mundo que
nadie más conoce. No sé por qué, pero lo somos. ― Su mano se acercó a
acariciar a la defensiva a su vulnerable garganta. ― Creo que tu padre lo
sabía. Por eso se empeñó en entrenart lo antes posible. Trató conmigo.
Simplemente no pude. Yo no estoy preparada para la violencia.
― Emeline, ― Blaze susurró el nombre en voz baja, al oír la culpa en su
voz. ― Eso es bueno. Y tú eres más valiente que nadie que yo conozca.
Siempre lo ha sido.
― Le dije. ― Emeline levantó los ojos afligidos a Blaze. ― A Sean. Le
hablé de los sueños. Le dije que eran más que pesadillas, que tenía miedo
que fueran precogniciones. Sé las cosas antes de que sucedan. Le hablé de
los túneles y de nosotras dos, escapando por ellos. Es horrible, allá abajo.
Las cosas que vimos en nuestras pesadillas, honestamente, Blaze, todo es
real.
― Tú tienes la precognición, no yo, ― dijo Blaze con una visión
repentina. ― Yo estaba contigo cada vez que tenía las pesadillas. Tu las
proyectas en mi subconsciente.
213

― Eres como un emp{tico, ― Blaze. ―Tu y yo estábamos siempre


conectadas, y lo que sentí, lo sentiste. Cuando estábamos dormidas, nos
Página

quedábamos conectadas.
― Miró a Blaze, una vez m{s, mir{ndola a los ojos. ― Yo sabía desde el
principio
que si volvia, esto iba a pasar. Tú con Maksim. Ambas en peligro. Yo lo
sabía.

― ¿Supiste lo de pap{? ― Preguntó Blaze, tratando de mantener su tono


tan
suave y tan calmado como fue posible.

Emeline asintió, con l{grimas en los ojos. ― Le advertí. Le dije que tuviera
cuidado cuando estuviera cerrando. Dibujé imágenes de los hombres de los
que necesitaba cuidarse. ― Ella bajó la cabeza. ― Me pidió que no te dijera
nada. Lo siento mucho, Blaze, yo, debí habértelo dicho de todos modos.
Blaze sacudió la cabeza y volvió el rostro hacia la ventana. ― No, si pap{ te
pidió que no, Emmy. Él no pedia mucho, y él tenía sus razones.
― Él me creyó.

― Por supuesto que sí. Pap{ siempre nos creyó a ambos. Y en nosotros.
― Blaze extendió la mano y entrelazó sus dedos con los de Emeline. ―
Somos nosotras dos ahora. Y Maksim. Vamos a salir de esto con vida.
Tienes habilidades aunque no te guste utilizarlas. Papá se aseguró de ello. Lo
haée también. Maksim y sus amigos nos ayudarán.
Los dedos de Emeline se apretaron alrededor de los de Blaze. ― Yo sé que
en un par de minutos, no vamos a tener una elección, Blaze. Vamos a tener
214

que salir de esta habitación y bajar a los túneles.


Blaze se apartó de la ventana inmediatamente, tirando de Emeline con ella.
Página


¿Cómo podemos cambiar lo que ves? Tiene que haber una manera. Lo que
viste,
simplemente no va a suceder. Nos quedaremos aquí hasta que Maksim
regrese. ―

A pesar de la fuerza de su brazo, Emeline no fue con Blaze, su mirada se


quedó en la calle de abajo. ― Me tengo que ir, Blaze. Puedes llamar a
Maksim y decirle que no tuvimos elección, pero si no vienes, me tengo que
ir. Si pudiera evitarlo, lo haría.
No había manera de que Blaze permitiera que Emeline entrara en esos
túneles sola. ― Ni siquiera sabes dónde est{ la entrada.

― Yo tuve un montón de tiempo para hablar con los otros bailarines en


el club, ― dijo Emeline. ― Tuve cuidado de prestar atención a los detalles,
sobre todo cuando hablaban de alguno de los Hallahans. Al parecer, a
menudo entran en una habitación en la parte trasera del club y desaparecen
durante horas. Algunas veces, alguien ha ido en busca de ellos y se van.
Luego, horas más tarde, vuelven a aparecer, saliendo de esa misma
habitación. Probablemente hay docenas de entradas, pero esa tiene que ser
una, Blaze.
Blaze se llevó una mano de repente a su estómago revuelto.

― ¿Qué es? ― Maksim estaba allí al instante, vertiéndose en su mente.


― Dime.
215

―Tengo un mal presentimiento. Emeline puede ver cosas que realmente


Página

suceden en el futuro. Ella nos ve bajar a los túneles. Pronto.


Hubo un pequeño silencio. Ella sabía que él estaba compartiendo la
información con los otros cazadores.
Ella lo sabe de verdad, Maksim. Ella sabe cosas. Cuando ella dice que algo
va a suceder, estoy bastante segura de que lo hará.
― Espérame. Estoy un poco lejos de ti. No se acerquen a esos túneles
sin nosotros. Volveremos a ustedes tan pronto como nos sea posible. Pero
no le digas nada.
Apretó los dientes mientras Emeline de repente dio un paso adelante y
presionó ambas manos contra el cristal. Oyó la rápida ingesta de su amiga y
su respiración.
― Así es como lo hacen, ― susurró Emeline. ― Blaze, se llevan a los
niños. Tenemos que ir tras ellos.

Había terror en su voz, y Blaze corrió hacia la ventana. Debajo de ella, podía
ver lo que parecía ser un monstruo, una alta figura esquelética con dedos
huesudos y ojos brillantes envolviendo sus brazos alrededor de dos chicas
jóvenes. En el suelo estaba un chico de unos quince o dieciséis años, la
sangre brotaba de una herida en la cabeza. Era evidente que él había tratado
de combatir el vampiro para alejarlo de las dos niñas. Una niña parecía tener
unos catorce años, y la otra, tal vez diez.
Hay otro, ― Emeline apenas respiraba. ― Un niño. No puedo verlo, pero
él est{ allí, también. ― Ya estaba en movimiento, en dirección a la puerta.
― Maksim. Un vampiro tiene unos niños. Está tomándolos a ellos en
este momento. Dos niñas. Emmy dice que hay un niño también. Lo siento.
216

Te dije que no volvería a dejar el apartamento, pero no podemos dejar que


ellos se lleven a las niñas sin una pelea.
Página
Las chicas gritaron. Ruidosas. El vampiro siseó hacia ellas, capturó la más
joven con el fin de controlar a la mayor. Ella se desplomó. Él la transfirió a
su hombro y se agachó para agarrar la más joven cuando ella trató de correr
al niño en el suelo.
― Emeline, espérame. Necesitamos armas.

― Estamos en camino. No entren en los túneles sin nosotros. Es


demasiado peligroso. ― Blaze oyó el temor repentino en su voz. Él sabía
que no iba a esperar. Ella no podía esperar. El vampiro usaría a las niñas,
drenándolas hasta secarlas o peor.
― Lo siento, cariño. No tengo otra opción. Date prisa, ― respondió ella.

― Voy a seguir mientras consigues las armas, ― dijo Emeline, ya tirando


de la
puerta.

― No. Espérame. Sólo ser{ un minuto y tienes que estar armada


también. No puedes matar a estas cosas con las manos desnudas, Emmy.

Emeline se volvió, su rostro, una máscara de ansiedad. ― Él tiene dos niñas.


No
veo el niño, pero él estaba en mi sueño. No puede tener más de dos o tres
años.
217

Blaze no dudó.; recogió las armas y comenzó a esconderlas en cada lazo


concebible en su cinturón, la cintura, sobaquera, todo por paquetes. Añadió
Página

muchos de los explosivos que aún tenía de cuando ella los había hecho para
su guerra con los Hallahans. Lanzo una pistola y un cuchillo a Emmy, y
agregó municiones y luego corrió para seguir a Emeline por las escaleras
hasta el bar y luego fuera.
― El niño todavía est{ vivo, ― dijo Emeline, corriendo por la calle hasta
arrodillarse junto al adolescente.

Estaba sentaco con una mano a la sien, tratando en vano de contener el flujo
de sangre. ― Él tomó a mis hermanas, ― dijo el muchacho. ― Un
monstruo. ―
Emeline le cogió del brazo y le ayudó a levantarse. ― Vamos a ir tras ellas,
busca ayuda. Llama a tus padres y diles que te lleven a un hospital.
― No tengo padres. Mis hermanas sólo me tienen a mí, ― dijo el niño.
― Voy con
ustedes.

Blaze ya estaba corriendo hacia su motocicleta. Emeline podía montar en la


parte posterior. El muchacho se quedó solo. Si pudieran salir rápido, lo
habrían dejado atrás en donde estaría a salvo.
― Yo sé dónde va a llevarlas. Él ya tiene el bebé, ― el muchacho
continuó, levantando la voz. ― Ahí es adónde íbamos, para tratar de
salvarla, y él salió de la nada. Hay una entrada en un túnel subterráneo justo
debajo de la tintorería. Utilizamos la entrada en busca de refugio cuando las
calles se ponen demasiado frías.
218

Blaze patinó hasta detenerse y se volvió hacia el muchacho. Estaba pálido y


delgado. Su ropa estaba hecha jirones. Si lo que decía era cierto, había una
Página

entrada a un metro, mucho más cerca que el club. ― Muéstranosla.


― ¿Cu{l es tu nombre? ― Preguntó Emeline. ― Soy Emmy y ella es
Blaze. Yo viví en la calle hace años, así que no tengas miedo, ― añadió
cuando él vaciló.
Él las miró con recelo, mientras se apresuraba por la calle hacia la oscura
tintorería.
― Danny. Mi nombre es Danny. Estas cosas han venido detrás de
nosotros desde el año pasado. Mataron a mis padres. Si el Estado se
apodera de mis hermanas, nos van a separar a nosotros, así que estoy
manteniéndonos juntos. ― Lo dijo desafiante.
― ¿No tienen ninguna habilidad extrañas tus hermanas? ¿Algo fuera de
lo normal? ― Preguntó Blaze, ― ¿Algo que se pudiera llamar una
capacidad psíquica?
Emeline le dirigió una mirada de miedo, pero ella no dijo una palabra.
― Sí.
Amelia puede hablar con los animales. Sé que suena loco pero. . .

― No suena loco, ― Blaze lo impulsó. ― ¿Y las otras?

― Liv y el bebé, Bella, ambas pueden realizar telekinesis. No soy tan


talentoso, pero puedo ver auras y cosas por el estilo. Mam{ y pap{ lo hacían,
también, ― Danny admitió. La sangre continuaba vertiendo desde el corte
en la sien entre sus dedos. Le caía hasta los hombros.
― La sangre les atrae, ― dijo Blaze. ― Hay que conseguir tenerla bajo
control.
Sería mejor si te quedas aquí.
219
Página
Danny abrió el camino a través del estrecho espacio entre el edificio de dos
pisos, que era la tintorería y el edificio de ladrillo donde las tiendas de flores
y la de bicicletas habían estado. Ambos habían sido abandonados hacia m{s
de un año. ―
―Es en serio, Danny, ― Blaze reiteró cuando el muchacho siguió y se dejó
caer de cuclillas al lado de una reja de metal cerca de la planta del edificio.
― Estas cosas son difíciles de matar. Ni siquiera tienes un arma, ¿verdad?
Danny ni siquiera la miró. Él abrió la puerta y se metió en el eje de cabeza,
sobre sus manos y rodillas. Emeline y Blaze intercambiaron una larga
mirada. Blaze le siguió con Emeline pisándole los talones. Blaze le entendía.
Ella habría ido tras Emeline sin importa su edad. Emeline habría ido tras
ella. Esa era la familia. Esa era la confianza. Eso era el amor.
― De prisa Maksim, ― susurró suavemente en su mente. Tienen tres
chicas y este chico maravilloso está arriesgando todo para encontrar a sus
hermanas.
― Tu y Emeline están arriesgando todo también. Permanezcan juntas.
Recuerda, no va a ser el no-muerto el que vendrá a ti. Primero serán seres
humanos y luego sus títeres. Tal vez un vampiro menor. Si no hemos
llegado, voy a necesitar ver a través de tus ojos. Lojos dio a Emeline sangre.
Él puede ver a través de ella.
Blaze siguió arrastrándose a través del conducto estrecho de ventilación, con
Emeline pisándole los talones. Danny claramente había pasado por allí
muchas veces. No había ninguna duda de esa parte en absoluto. Se movía
con seguridad a pesar del hecho de que el túnel estaba muy oscuro. Blaze
podía ver. Su visión nocturna era extremadamente aguda ahora, ella era
subproducto determinado, de la sangre de los Cárpatos corriendo por sus
220

venas. Emeline no se quejaba, ya fuera, porque tenía que ser capaz de ver al
menos a Blaze.
Página
El conducto se estrechó y cambio. Danny inmediatamente estaba sobre el
vientre, con los codos y los dedos de los pies empujándose hacia adelante,
siguiendo el conducto que iba a la derecha y comenzó una parte a la baja.
Definitivamente había aire fresco llegando de alguna parte. No podía
imaginar lo que estos niños habían hecho frente, para tenerlos arriesgándose
a averiguar hacia dónde se dirigía ese túnel. Emeline había estado en las
calles muchos años. Usaba las escaleras de incendios y los tejados más que
algo en el suelo. Ella siempre había dicho que le daba una sensación de
seguridad ser capaz de ver todo lo que viniera hacia ella.
Delante de ella, Danny cayó fuera del conducto al suelo de cemento. Blaze
lo siguió, aterrizando con facilidad, mirando a su alrededor mientras se
movía a un lado para Emeline. Estaban en un gran túnel. Muy grande. El
techo curvado por encima de su cabeza, y el pasillo llevaba en dos
direcciones. Apliques en lo alto de la pared estaban encendidos,
derramando luz y la sombra en todo el largo y sinuoso pasadizo.
― ¿Qué hay aquí? ― Preguntó a Danny. De ninguna manera iba a llevar
a sus
hermanas a este nivel sin explorar un poco primero.

― Los túneles se encuentran bajo al menos tres cuadras de la ciudad, ―


dijo Danny. Susurrando. ― Seguimos a la derecha y nos quedábamos justo
en la entrada, así podíamos volver al túnel con la mayor rapidez posible.
Incluso el bebé, aprendió a estar tranquilo aquí abajo.
Blaze se estremeció ante la nota repentina de la tensión en su voz. Ella ya
sentía la diferencia, el momento en que Danny había rechazado el eje que
221

conducía hacia la izquierda. El aire que emanaba del lado derecho olía a
Página

limpio y fresco. El que venía de la izquierda, tenía un extraño olor a


almizcle. Repulsivo. No era fuerte, lo suficiente para evitar que alguien
tuviera ganas de viajar por ese amplio corredor.

― Ellos pueden olerte, ― le dijo Danny. El necesitaba saberlo, por si


acaso llegaban a las chicas y podían salir con vida―. Echó un vistazo a
Emeline. ― Es interesante que después de todo este tiempo cuando podrían
haber tomado a las chicas aquí abajo, esperaran a secuestrarlos hasta esta
noche. Y justo debajo de las ventanas del bar y del apartamento.
― Yo no pensé en eso, ― dijo Emeline. ― Es una trampa. Querían que
viniéramos aquí abajo.
Blaze asintió lentamente.

― Maksim, nos atrajo a Emmy y a mí, aquí abajo usando a los niños.
Danny y sus hermanas han venido aquí muchas veces en el último año. ¿Por
qué esperar si ellos los querían? ¿Cómo podían saber que Emeline estaría
conmigo esta noche en mi apartamento?
Un grito llenó los túneles. Agudo. Anomalístico. Una de las chicas.
Aterrorizada. En agonía. Tuvo que agarre tanto a Danny como a Emeline
para evitar que se lanzaran de cabeza hacia el lugar. Sin embargo, ella no
tenía otra opción. Era imposible dejar a un niño con los monstruos. Para
permitir que los no-muertos o sus títeres las torturaran y se alimentaran de
ellas.
Lo que estaban haciendo era una locura. Ir directamente a un avispero,
donde estaban esperando por ellos. Ella lo sabía. Lo sabía en su cerebro y lo
222

sintió en sus entrañas. Aún así, el grito no daba tregua. Ahora era mucho
más gutural. La garganta destrozada y cruda.
Página
― Me tengo que ir, Maksim. No puedo escuchar esto y no ir a ella. Sólo
espero que no nos quieran muertas. Consigue llegar aquí pronto. Date prisa.
Por favor, apúrate.
― Yo podía detenerlos a ustedes tres.

A pesar de la declaración implacable, ella sabía que no lo haría. Ella era muy
consciente de lo que había en su mente, al oír lo que oyó. Sabiendo que
tendría que hacer esto. Tenía miedo por ella, pero no la detendría porque
sabía y entendía quién era. No podría vivir consigo misma si no lo intentaba.
― Te amo. ― Ella susurró la declaración a él en voz baja. Íntimamente.
Lo que significaba que a pesar de que esperaba morir, esperaba que llegara
lo suficientemente rápido para salvarlos a todos ellos.
― Si esperaron y planearon esto, la adquisición de ti o de Emeline o a
las dos, es que ustedes eran su objetivo final, ― Maksim declaró
.Afortunadamente él no sonaba tan lejos como lo había hecho la primera vez
que lo había contactado. Sin embargo. . .
Podrían haberlas matado en el club, pero no lo hicieron. Si te cogen, ellos
sabrán que eres mi compañera, pero Emeline no ha sido reclamada.
Blaze se horrorizó ante la implicación. ― ¿Pueden los vampiros tener
relaciones sexuales? ¿Estás diciendo que están buscando una compañera?
Esa es la cosa más asquerosa que se me ocurre. Ninguna mujer querría tener
sexo con carne podrida.
― Ellos no se consideran en descomposición. Por supuesto que pueden
tener relaciones sexuales, pero para sentir algo, tendrían que torturar a la
223

mujer y tomar su sangre para excitarse. Para un vampiro incluso podría ser
el gran final.
Página
Blaze había comenzado a moverse lentamente a través del túnel. La idea de
que Maksim pudiera tener razón en su evaluación de lo que los vampiros
querían de Emmy, revolvieron su estómago, la imagen quemó en su cerebro.
Miró a Emeline. Emeline tenía una mirada de desesperación en su rostro.
Sus ojos se llenaron de tristeza. Con temor. Ella sabía algo que Blaze no
sabía.

― Emmy, tú y Danny deben quedarse aquí. Voy a seguir adelante y tratar


de sacar a las chicas. No todos podemos estar en peligro. Eso sería una
tontería. Vigilen mi espalda. Tienes un arma. Voy a dar una a Danny.
Disparen a los ojos y a la nariz. Eso, al menos, los cegará y espero que por lo
menos no puedan oler. Préndanles fuego si pueden. Hagan lo que hagan, no
dejen que pongan sus manos sobre ti.
― Me tengo que ir, ― dijo Emeline suavemente. Ella apretó los labios y
luego respiró hondo. ― Puedo cambiar las cosas en mis sueños, Blaze. He
intentado muchas versiones diferentes de éste, con la esperanza de detener
lo que sé que va a pasar. Si no me voy, esas niñas mueren. El bebé primero.
Tengo que estar allí para sacar al bebé mientras que estás luchando contra
los guardias. Danny tiene que estar ahí, para que tome al bebé.
― Consigue llegar aquí rápido, esto es un desastre.

― Estamos llegando, ― Maksim aseguró.

Parecía como si hubiese pasado horas desde que había llamado primero a
224

Maksim, pero sabía que era sólo cuestión de minutos. Le parecía mucho
más tiempo. Blaze chasqueó los dientes y marcó un ritmo mucho más
Página

rápido a través del amplio túnel. Cuanto más profunda entraba, y el


laberinto daba giros y vueltas, más sentía como si ojos los observaban. Y
mucho más el hedor creció. Ojos rojos pequeños brillaban en ellos cuando
las ratas correteaban para salir de su camino.
Blaze había visto estos túneles antes, y extrañamente, porque ella había
tenido la pesadilla de correr en ellos cientos de veces, ella conocía el
camino. Ella sabía que debía girar a la izquierda y luego a la derecha. Ella
sabía cuando se acercarían al centro de mando, a las luces de las
computadoras y pantallas de gran tamaño, que emitirían misteriosas luces
verdes y azules a través de los pisos antiguos. Ella sabía exactamente dónde
estaba la habitación con docenas de jaulas.

Cuando se acercaron, ella levantó la mano para detener a los otros dos, para
que no se movieran hacia adelante. Este era su trabajo. Los prisioneros eran
mantenidos aquí. Los utilizaban para la alimentación. Para luego
experimentar con ellos. Ella respiró hondo, sacó su cuchillo y empujó
dentro. Ella había estado sobre el escenario un centenar de veces. En sus
sueños había asesinado una y otra vez hasta que se enteró de la secuencia
exacta de los acontecimientos.
Vio primero un humano. Un Hallahan. Él estaba de rodillas, una niña en el
suelo, con la ropa rasgada, con la cara hinchada y ensangrentada. Esta era
Amelia, la hermana mayor de Danny. Blaze nunca había visto las caras con
claridad, pero ella no se sorprendió al ver a un Hallahan agredir a un niño.
Él la miró, sorprendido de encontrarla allí. Ella estaba sobre él en cuestión
de segundos, dandole patadas en la cara, mandándolo a volar fuera de la
chica.
225

― A la sala, ― dijo entre dientes a la niña, sin mirarla. Carrick Hallahan


Página

sonrió
mientras se levantaba, limpiando la sangre de su boca, donde aterrizó su
bota.

―Mis hermanas. . . ― La chica protestó.

― En el pasillo. Esta Danny.

Amelia se levantó sobre sus manos y rodillas, sollozando ruidosamente.


Demasiado alto. Blaze esperaba que Danny y Emeline la calmaran. Blaze se
dio la vuelta, transfiriendo el cuchillo a la mano izquierda, mientras recogía
su lanzador de cuchillos con la derecha. Ella los lanzó a medida que
avanzaba rápidamente hacia Carrick. Los cuchillos impactaron de verdad,
hundiéndose en la carne desde el vientre a la garganta. Cuatro de ellos. No
había dado un solo paso hacia ella. Él todavía estaba sonriendo
macabramente mirandola. Su impulso la llevó junto a él y le dio una fuerte
patada en la parte posterior de la rodilla, llevándolo hacia abajo, con una
mano alcanzando el pelo dar un tirón a la cabeza hacia atrás. Su cuchillo
mordió profundamente en su garganta y lo empujó lejos de ella, ya dando la
vuelta hacia la puerta de la segunda habitación.

Otra sala para los presos. Mesas largas cubiertas de sangre. Sierras. Taladros.
Jaulas recubrían la sala por lo que los prisioneros podían ver lo que pasaría
con ellos. Él estaría esperando por encima de ella. No podía ser distraída
por la habitación. No podía vomitar en el hedor de lo que encontró allí. Ella
tenía que estar preparada.
226

Blaze entró por la puerta, saltando en el aire. Había olvidado que era
Página

totalmente de los Cárpatos y su fuerza era enorme. Su habilidad para saltar


la llevó directamente al techo, el cuchillo infaliblemente encontrando el
corazón del guardia. Otra humano. No era un Hallahan, pero perdió el
cuchillo cuando ella lo golpeo a él tan profundo que no pudo tomar el
tiempo para dar un tirón liberándolo. A través y por medio directamente al
techo.
No podía mirar a la cara del bebé, hinchado por las lágrimas. Una mancha
de sangre en la mejilla mientras yacía en una jaula al lado de un cadáver
mutilado. Blaze siguió moviéndose, directamente a través de la habitación
hacia el otro hermano Hallahan. Terry Hallahan estaba listo para ella, tomo
un arma de fuego. Detrás de ella, sabía que Emeline había entrado en la
habitación. No podía mirar. Ella tenía su trabajo y Emeline tenía el propio.
Habían trabajado este escenario cientos de veces. Ambas sabían lo que
sucedería; Todavía, no podían dejar a los niños allí.
Nunca habían sabido lo que las llevó a los túneles porque ya estaban en ellos
cuando su sueño comenzaba. Mantuvo los ojos pegados a Terry, el último
hermano.
Apuntó a su rótula. ― Yo los maté, ya sabes, ― dijo ella, su voz tranquila y
como materia, de hecho, ella siguió caminando hacia él. ― A los tres. Yo fui
la que los mató.

Su ceja se alzó. El arma fue olvidada durante una fracción de segundo,


mientras trataba de comprender lo que estaba diciendo.
Ella fue rápida por la pistola, deslizándose, sacando sus piernas en un
derribo de tijera, rodando así que ella estuviera en la cima y él quedara
atrapado debajo de ella, el arma aplastada entre el suelo y el pecho. Ella se
227

inclinó hacia él, su boca en la oreja, el cuchillo de su bota en su puño.


Página
― Tus hermanos. Por mi pap{. No es un intercambio justo, pero luego
todos son escoria. ― Condujo la punta de su cuchillo profundamente en la
base del cr{neo. Y lo dejó allí. Ella sólo tenía un cuchillo más y ella lo sacó
de donde estaba entre los omóplatos.
Emeline aún estaba agachada en la jaula del niño. Tenía que confiar en que
Emmy podía sacarla. Había un hombre desplomado en una jaula, alerta, sus
ojos en ella. Ella se sintió obligada a acercarse a esa jaula. En el sueño, ella
no sabía por qué. Fue una estupidez cuando necesitaba cada segundo para
contar, pero ahora se dio cuenta de que él era de los Cárpatos. Un cazador.
Devastado. Drenado de sangre. Torturado. Tal vez incluso loco.
― Vayase, ― susurró. ― Déjame y sálvense a ustedes mismas.

Era una orden. Arrogante al igual que los otros cazadores. Ella no le hizo
caso y se agachó junto a la jaula, porque si él le ordenó salir, él no estaba
loco.
― Necesita sangre, ― susurró, sus ojos, no en él, sino en la puerta. El
títere vendría después. Emeline y el bebé tendrían que salir de allí para el
momento que llegara el títere. Emeline tomaría el pasillo, pero Danny
obtendría el bebé y a Amelia. Eso dejaba a Liv. Fue hasta ella para obtener
Liv.

Ella nunca supo qué pasó con Emeline después de eso. Se despertaba de la
pesadilla y Emmy se acurrucaba en una bola protectora, su tembloroso
cuerpo, su puño atascado profundamente en su boca y sus ojos
atormentados. Ella siempre miraba a Blaze con desesperación. Con dolor.
228

Con terror absoluto.


Página
Blaze siempre se obligó a despertar después de que ella empujaba a Liv al
pasillo para que pudiera correr a la libertad. Se obligó a despertar porque
no había manera de ganar la batalla debajo de la tierra. Ella moría allí. Cada
vez.
― Yo no te puedo ayudar. Deja este lugar. Es demasiado peligroso.

―Los otros cazadores están llegando.

―Déjame para ellos.

Ella no pudo. Ella lo había dejado varias veces y cada vez había muerto allí
en esa jaula, atravesado por un títere, siguiendo las órdenes de su amo. Ella
disparó el bloqueo como había hecho tantas veces en sus sueños.
― ¿Puedes salir por ti mismo? Todavía tengo un niño más que conseguir.

Él asintió con la cabeza. No estaba segura de su destino. No podía quedarse.


No se atrevía a dar su sangre para él. Tenía que ir a la habitación contigua,
donde la marioneta tenía a Liv. La pequeña Liv, la niña de diez años de
edad, que no debia saber que había monstruos en el mundo. La pequeña
Liv, cuyos gritos había traído a todos corriendo en un esfuerzo por tratar de
salvarla de la suerte que había sufrido una y otra vez en las pesadillas de
Blaze.
Mientras ella se alejó de la jaula y hacia la puerta, oyó un susurro de
movimiento. Claro. Ella debería haber sabido. Emeline regresó. Emeline dio
al Cárpato enjaulado la sangre para salvar su vida. Bravo Emmy quien
pensaba que no era un guerrero. Quién no podía luchar con armas de fuego
y cuchillos, pero se defendía con gran coraje. Ella ya estaba de rodillas junto
229

a la jaula cuando Blaze pasó por la última puerta de la prisión.


Página
QUINCE

LIV ESTABA DETRÁS de la puerta, justo cuando ella estaba en la


pesadilla que había atormentado tanto a Emeline y Blaze durante años. En
el rincón oscuro, la marioneta se agachaba sobre ella, devorando al niño con
vida. A diferencia de la pesadilla, esta vez la niña tenía un rostro y un
nombre, pero Blaze sabía que no debía mirar a la pequeña cara aterrorizada
cuando el títere se alimentaba de ella, arrancando grandes trozos de carne de
su cuerpo con sus dientes podridos. Su aliento fétido corrió a través de la
habitación cuando entró Blaze. Levantó la cabeza mientras ella entró por la
puerta, los ojos rojos ardientes centrándose en ella.
Blaze hizo un pequeño corte limpio en su antebrazo para alejarlo de su
víctima. Arrojando su brazo sobre su cabeza, ella envió gotas de sangre hacia
el títere. Olió el aire, soltó a Liv y se volvió hacia Blaze, tropezando un pie
con movimientos espasmódicos. Ella era de los Cárpatos, y él quería su
sangre por encima de todo.
― ¿Puedes levantarte? ― Blaze preguntó a la niña, manteniendo su mirada
en su
totalidad en el monstruo arrastrando los pies hacia ella.
230

La niña no contestó. Ella no hizo ruido. Ni siquiera para gritar. Blaze se


Página

alejó de la esquina donde el títere había estado alimentándose de la niña,


atrayendo al monstruo a ella para darle a la pequeña tiempo para ponerse a
salvo. Hubo un movimiento. Aún así, Blaze contó sus propios latidos del
corazón, respirando dentro y fuera, todo el tiempo con la mirada pegada al
monstruo el que se enfrentaba.

Sin armas, sin cuchillo, iba a terminar la existencia de este títere. Tenía que
acabar con él, con el fin de salir al pasillo para salvar a Emeline. Ella nunca
lo había hecho. Ni una sola vez y lo había intentado cientos de veces,
jugando con varios escenarios en la pesadilla. En el momento en que había
matado al monstruo, Emeline ya se había ido, tomada por los vampiros.
― Tienes que levantarte ahora, ― Blaze ordenó vertiendo acero en su tono.
No podía simpatizar. No podía siquiera mirar a la niña aterrorizada. Lo
había hecho una y otra vez, sabiendo que ese era su mayor error, en los
sueños cada vez que lo hacía, todos morían. Ella sabía mejor. Así que no
habría simpatía. Acero Puro. ― Levántate ahora y corre a los túneles.
Danny esta allí. Vete. Ya. Mismo ―
El títere estaba casi sobre ella. Su rostro estaba distorsionado, casi como si la
piel de un lado se hubiera derretido y su carne estuviera desprendiéndose.
Un ojo colgaba medio dentro y medio fuera de la cuenca. Su cabello estaba
quemado y caía en largas rastras, húmedas. Tenía sangre de la niña untada
en su boca y la barbilla. Estaba tan cerca que podía ver la carne entre los
dientes. El olfato y la vista le revolvieron el estómago. Sin embargo, ella tenía
un trabajo que hacer.
Movió el cuchillo en forma de ocho, desdibujándose a la velocidad,
cortando las arterias en sus piernas, brazos y vientre, mientras se deslizaba
231

por debajo de él, llegando por detrás de él. Antes de que pudiera volverse,
Página
ella tenía su cabeza hacia atrás y ella lo cortó con la increíble fuerza de los
Cárpatos. Eso casi tomó la cabeza.
La sangre estaba por todas partes, por toda la habitación. Se sentía como si
se estuviera ahogando en ella. Dio dos pasos hacia atrás y sacó la pequeña
botella de acelerador desde el interior de su chaqueta, arrojándola sobre la
marioneta.

La puerta se cerró de golpe y ella supo que la niña se había ido. Gracias a
Dios. Ella ya tendría suficiente trauma para diez niños, y mucho menos
viendo esto. Blaze rascó el fosforo y lo tiró en la parte superior de la cabeza
del títere. Al instante, la cabeza estaba envuelta en llamas. Blaze saltó hacia
atrás y corrió hacia la puerta. Ella abrió de golpe, rezando por que ella fuera
lo suficientemente rápida esta vez.
Algo fuerte y terrible apuñaló su tobillo y se encontró en el suelo,
deslizándose directamente hacia las llamas, hacia ese horrible y espantoso
títere, espeluznante, que alguna vez había sido un ser humano. Sus uñas eran
largas y garras gruesas, cada una pegada en su tobillo. Profundas, tal vez a
unos buenos tres cuartos de pulgada. La arrastró por la puerta hacia su boca
abierta, una boca que estaba rodeado de llamas crepitantes. Era grotesco y
demencial. No tenía sentido que él pudiera estar en llamas y aún tratar de
comer vida.
Las llamas se extendieron rápidamente por encima de su cuerpo, pero sus
ojos estaban puestos en el corte en su antebrazo. Grandes cadenas gruesas
de saliva colgaban de su boca abierta. Blaze se negó a ceder ante la primera
reacción al tratar de escapar arrojándose lejos de él. En cambio, ella fue con
232

el impulso de su fuerza. Cuando él la arrastró hacia él, ella se lanzó hacia él,
Página

descendiendo a través de su muñeca con la hoja de su cuchillo con toda la


fuerza que tenía. Ella rompió la muñeca, dio una patada a la cabeza a través
de las llamas y se apresuró hacia atrás.
Manos duras la atraparon bajo sus axilas y tiró de ella a través de la puerta.
Era el cazador, el que había rescatado, al que Emeline, había tomado el
tiempo para donar sangre.
― Emeline, ― susurró ella, mirando hacia él.

Él no contestó. La dejó a un lado y se dirigió resueltamente a la habitación


con el títere en llamas, haciendo caso omiso de su petición para salir de ella
y salvar a su amiga. Blaze se levantó de un salto y luego se vino abajo cuando
el tobillo dejó de funcionar. Miró hacia abajo y se le revolvió el estómago. La
mano estaba todavía incrustada en su tobillo. Le tomó unos segundos
preciosos conseguir el valor para rasgar las garras, una por una, fuera de su
carne. Cada vez que ella tiró de una de las garras, el estómago y la bilis
rodaron llenando su boca.
Ella tiró la mano de ella, se puso en pie a pesar de la transmisión en la
sangre de su tobillo y volvió corriendo a través de las otras dos habitaciones
hacia los túneles. Al igual que todas las veces en sus sueños, Emeline se
había ido. Aquí era donde se despertaba a sí misma. No hubo despertar de
esto.
― Tienen a Emeline, Maksim. La llevaron más profundo en los túneles.

― Estamos en el túneles mea draga. Cada cazador que tenemos a nuestra


disposición. Sal y dejanos encargarnos de esto.
Ella no podía. No podía dejar a Emeline. La última de su familia. Ella
233

empujó hacia abajo el terror y siguió su olor. Emeline siempre olía como
Página

una combinación de magnolia fresca y lirio de los valles. Su olor era delicado
y hermoso. Al igual que Emeline. Ella corrió a través de los túneles. Dos
veces disparó a un guardia y siguió su camino. Una vez se encontró con una
marioneta, y ella misma la mató con sus manos, escapando y continuó.
Detrás de ella el cazador siguió. Cada vez que ella disparó a un guardia,
siguió hacia arriba, asegurándose de la matanza. Ella miró por encima del
hombro cuando él metió la mano en el pecho de la marioneta y arrancó el
corazón.

Ella estaba muy agradecida de haberlo rescatado y de que Emeline le


hubiera dado sangre. Estaba delgado y pálido y claro que lo habían torturado
durante mucho tiempo, pero él no dudó en proteger a una mujer de los
Cárpatos. Dio la vuelta de la esquina y se detuvo en seco. Emeline no estaba
allí, pero no había forma de pasar más allá de los dos vampiros esperando
claramente por ella. Sonriendo maliciosamente. Sabiendo que iba a venir.
― Maksim. ― Respiró su nombre. ― Encuentra Emmy. Por favor, solo
encuentra a Emmy.
― Míralos. Tengo que verlos, ― Maksim ordenó, su voz tranquila. ―
Tienes que concentrarte en tu lucha, no en tu amiga. Tú lo sabes.
Ella apretó los labios. Maksim tenía un montón de razón con él. No había
espacio para la discusión, ni había tiempo. Ella sólo podía esperar que él
estuviera más cerca de Emeline que ella y que ella se hubiera mantenido con
vida hasta que los cazadores pudieran encontrarla. Dejó escapar el aliento
lentamente y mantuvo la mirada pegada a los dos vampiros. Se separaron y
el de la derecha torció su dedo hacia ella.
― Ven a mí. ― El vampiro a su derecha susurró la orden.
234
Página
Reconoció la compulsión, pero su cerebro no aceptó la compulsión
fácilmente, y se quedó donde estaba, cambiando su postura, permaneciendo
suelta para poder moverse rápido.
― En el momento en que estes lista, corre directamente hacia él. Haz un
puño y aprovecha el impulso combinado de su velocidad y golpealo con el
puño en el pecho. Ve por el corazón. Se va a quemar, será muy diferente de
cualquier cosa que hayas sentido. No hagas caso de ello y extrae el corazón.
Él te rasgará. Tienes que tener paciencia y estar en posición. El otro vendrá a
ti, pero llegará al corazón. Trata de mantener el cuerpo del muerto viviente
con el que estás luchando entre ti y el otro, en todo momento.

No tuvo tiempo para digerir lo que dijo, o protestar. Ella había llegado a esto
sabiendo que podría tener que luchar contra un vampiro. En cualquier caso,
sabía que el cazador de los Cárpatos que había rescatado estaba en algún
lugar muy cerca. Vio los ojos del vampiro y supo el momento en que decidió
apresurarse. Corrió hacia él, en un ángulo, tratando de hacer lo que Maksim
le había instruido, tratando de poner el otro vampiro en el otro lado de él.
Cerró el puño en la pared del pecho, justo sobre el corazón, conduciéndose
a profundidad.
Dolor corrió a través de ella. Insoportable. Agonía esculpida. Ella siguió
conduciendo hacia adelante, empujando el dolor a la parte posterior de su
mente, a pesar de que no estaba funcionando tan bien. El vampiro gritó y la
araño en el hombro y el cuello con sus largas, y rizadas uñas. Trató de
apoyarse en ella para llegar a ella con los dientes, pero ella se mantuvo
girando en círculos, con la mano enterrada profundamente en su pecho.
235

Maksim se trasladó en su mente, ayudándola a cortar el dolor para que


Página

pudiera continuar. Oyó el movimiento y miró por encima del hombro del
vampiro. El otro se había movido hacia ella, pero se detuvo abruptamente.
Ella supo al instante que el otro cazador se había unido a la lucha. En un
momento el segundo vampiro se acercó a ella, y luego el cazador surgió
entre ellos.
― Val Zhestokly. Pensé que estaba hace mucho tiempo muerto. Todos lo
hicimos. Él es una de nuestras antiguas leyendas. ― Maksim sopló el
nombre con total respeto. ― Nadie sabía lo que le había sucedido.
Ella pudo habérselo dicho. El había estado en esa mazmorra un tiempo muy
largo. Años quizás. Tiempo suficiente para volverlo loco, pero había
soportado como muchos de los antiguos hicieron. No tenía ni idea de cómo.
Su mano se cerró alrededor del corazón marchito. Ignoró las uñas cavando
en su hombro y comenzó a retirar el brazo.

El sonido era terrible. La sensación del bombeo del órgano marchito en su


mano le disgusto. Ella necesitaba vomitar. Ella no lo hizo. Ella mantuvo
tirando de la cosa desde el pecho hasta que ella lo tuvo todo el camino hasta
la salida. Ella lo arrojó tan lejos de ella como fue posible. Zhestokly dejó
caer las manos sobre sus hombros y la movió con cuidado a un lado.
Se inclinó por la cintura, dando arcadas. Siguió mirando. El vampiro yacía
inmóvil, pero sus ojos estaban abiertos y miraba fijamente al órgano
ennegrecido tirado sólo a unos pies de él. El no-muerto con el que había
luchado, estaba en una esquina donde un potente empujón de Zhestokly lo
envió volando. Las llamas se arquearon en el aire y luego saltaron hacia los
dos corazones y de allí hacia los dos cuerpos de los vampiros.
Ella sabía que las lágrimas corrían por su cara, y ella apretó la mano
236

profundamente en su estómago.
Página
Zhestokly envolvió su brazo alrededor de su cintura. ― Tienes que salir de
aquí.

― Tienen a Emeline, ― ella susurró. ― Yo no fui lo suficientemente


r{pida.

― Ella me dio su sangre. Puedo localizarla. Llega a la seguridad.

― Blaze, saca a los niños. Yo estoy cerca de ella. Zhestokly se pondrá al


día. Mataias está en camino para ayudarte a proteger a los niños.
Blaze miró a la cara devastada y a los hermosos aunque muertos ojos, de Val
Zhestokly. Ella volvió a respirar lentamente y asintió con la cabeza. Ella no
tenía ninguna opción real. No podía luchar contra los vampiros, sobre todo
dominar los vampiros, y sabía que Emeline había sido llevada por uno.
― Draga mea, ve. De prisa. Estoy entrando en la guarida ahora. Necesito
saber que estás a salvo.

― Ya estoy en mi camino, ― le aseguró a Maksim. ― Por favor, ten


cuidado.

Alivio arrasó a Maksim al entrar en la guarida oculta de uno de los vampiros


maestros. Inmediatamente se dio cuenta de que era la guarida de Vadim.
Habían pasado muchos siglos desde que había encontrado la marca en
particular de la crueldad de los Malinov, pero su guarida lo decía todo.
237

Habian varios seres humanos encadenados a las paredes. La mayoría eran


mujeres, y todas colgaban sin fuerzas, en diversas etapas de la decadencia.
Página
Había una mujer en el suelo en una cama con un grillete alrededor de su
tobillo. Era evidente que ella había estado embarazada y que había muerto
recientemente, muy recientemente. Vadim la había matado, sacando el bebé
de ella. El bebé yacía en la cama, un cadáver retorcido que tenía que haber
estado muerto. Empezó a alejarse, y algo acerca de las características del
bebé le llamó la atención. Su aliento atrapado en su garganta cuando la
verdad lo golpeó, confirmando lo que temió todo este tiempo. Vadim
estaba buscando una compañera, y él pensó que él la había encontrado en
Emeline.
― Él está tratando de tener hijos. Es por eso que quiere a Emeline. Ella
demostró ser una poderosa psíquica y él quiere que ella tenga un hijo suyo.
― Él envió el mensaje a todos los cazadores.
― El centro de mando es para tres cosas, ― Tariq dijo, ― obviamente,
es la sala de control. Ellos están siguiendo a los cazadores Cárpatos,
diciendose entre sí dónde estamos, cuando hay signos de nosotros en un
área, para que se queden abajo y que salgan hasta que nos movamos. Tienen
la base de datos de las mujeres psíquicas. Y van detrás de las mujeres.
Maksim se apartó de la mujer muerta y el bebé. Nadie imaginó que un
vampiro pudiera reproducirse, o lo había considerado. Los hermanos
Malinov eran diferentes, muy diferentes y estaban tomando medidas para
incorporar a los humanos en su guerra contra el resto del mundo. Ellos
estaban tratando de poseer empresas y crear la imagen de un señor del
crimen humano con familiares a los que temer.

― Esta no puede ser su única base, ― añadió Lojos. ― Esta es una


238

organización demasiado grande. Han trasladado sus operaciones lejos de las


Página

montañas de los Cárpatos. Antes de que se centraran en matar al Príncipe.


Ahora, al parecer, están tratando de reunir fuerzas e incorporarse al mundo
humano. No se encontró evidencia, pero sabes que tienen que tener al
menos un lugar más de operación.
Maksim estaba en movimiento, siguiendo el aroma del perfume de Emeline.
La guarida tenía varias salidas, y Vadim había utilizado una corriendo debajo
de la ciudad, un túnel largo y estrecho, sin antorchas para iluminar el
camino. Sabía que Emeline tenía que estar aterrorizada.
― Sergey está con Vadim, ― añadió Val Zhestokly. Estaba muy de cerca
Maksim, moviéndose r{pido. ― Ellos están experimentando con los niños.
Viendo la cantidad de sangre que les deben dar a fin de cambiar a los niños
para que sean como ellos. Utilizan sobre todo humanos para protegerlos,
pero a veces un títere encuentra su camino a la prisión y devoran a los niños.
Vadim toma represalias, pero pierde uno o varios, a veces y tienen que
reemplazarlos.
Maksim mantuvo sus emociones lejos, volviendo al cazador que había
sido durante siglos. No podía pensar en esos niños o lo que había vivido.
No había nada que pudiera hacer al respecto. ―Lojos y Tariq, giren en
torno a la parte norte de los túneles. Vadim tiene que salir en algún lugar
con Emeline. Él se dirige en esa dirección. Divídanse y miren si pueden
encontrar otras entradas al norte.
Maksim surco por el túnel, cambiando mientras lo hacía, convirtiéndose en
nada más que moléculas, en rápido movimiento sin forma para poder
agregar más velocidad a su caza. Emeline no podía estar a solas con Vadim,
ni siquiera por un momento. Él sabía que estaban detrás de él. Tiraba
obstáculos para darse tiempo con ella. No quería verla muerta, él quería que
llevara a su hijo. No podía escapar de los túneles con ella, así que tenía que
pasar tiempo con ella antes de que los cazadores la encontraran.
239
Página
Jurando en el lenguaje de los Cárpatos antiguos, siguió el olor evasivo de
Emeline. Esta era la amiga de Blaze. Emeline. Más, Blaze la veia como
familia. Una hermana. Lo único que le quedaba hasta que había entrado en
su vida. Emeline tenia que se encontrada.
― Por favor, Maksim, ― Blaze susurró en su mente. ― Por favor
salvala. Por favor, traela de vuelta a mí.
― No voy a dejar que se la lleve, ― prometió. Él no debía prometerle
eso a ella. Uno no puede predecir el resultado de una batalla con un
maestro vampiro, pero él no se detendría hasta que llegara a Emeline, para
protegerla. Ninguno de los cazadores lo haría.
Él dejó de moverse bruscamente porque el olor cambió. Pasó de delicado y
miedo al puro terror. Más, el olor se mezclaba con el de Vadim. Su potente
olor había impregnado su guarida y eso les decía que el maestro vampiro
estaba cerca.
Detrás de él, Zhestokly cerró filas, guardando su espalda mientras se movía
con cuidado a la puerta de una cámara. La puerta era pesada y de madera.
Muy gruesa y antigua. Sintió las salvaguardias al instante. No tenía más
remedio que cambiar a su forma real y empezar a destejer los escudos en la
puerta. Era un laborioso proceso lento. No podía cometer un error o tendría
que empezar de nuevo, y Emeline no tenía esa clase de tiempo.
Afortunadamente, Vadim tenía prisa y no podía haber usado una
salvaguardia muy difícil.
―Saliendo de la pared― Zhestokly susurró suavemente y cambió a su
forma real, frente al maestro vampiro llegando hacia ellos. Estaba claro que
era la protección de Vadim. No podia correr con ella sabiendo que no podía
escaparse.
240

― Él enviara todo lo que tenga a que reduzca nuestra velocidad, ― dijo


Página

Maksim. ― Él debe tener una ruta de escape, en su segunda guarida. Estás


debilitado por largos años de tortura y sin suministro de sangre. Derriba sus
salvaguardias.

Zhestokly no pretendía que no estaba debilitado y que él estaba de pie por


pura fuerza de voluntad. Necesitaba el suelo rejuvenecedor que le había sido
negado. Necesitaba la sangre de los antiguos Cárpatos para ayudarlo a sanar
y darle fuerza. Él pelearía contra un maestro vampiro porque era su deber.
Sabía que tenía las habilidades y la experiencia, pero quizás no la fuerza. Se
acercó a la puerta, levantando los brazos, cuando Maksim giró y corrió
contra Reginald Coonan.
En el último momento Coonan desapareció para reaparecer detrás de
Maksim, cortando la garganta con las garras al pasar. Maksim ya se había
disuelto, brillaba con transparencia, con la espalda aún hacia Coonan.
Coonan mordió el anzuelo y condujo su puño con fuerza a través de la
espalda de Maksim. Su golpe fue tan duro, tan brutal, que cuando no hubo
nada más que aire, cayó hacia adelante, tropezando con su propio impulso.
Maksim ya estaba frente a él, la ilusión de sí mismo desapareciendo cuando
estrelló su puño en él, conduciendose a través de los músculos y el tejido
para alcanzar el corazón marchito. Coonan no hizo ni una mueca de dolor,
o grito. Él simplemente inclinó la cabeza hacia abajo, hacia el brazo y
mordió a Maksim a través de él con los dientes serrados, puntiagudos. Sus
dientes se reunieron a través del músculo grueso, y él hizo un gesto con la
cabeza hacia atrás para tratar de romper un trozo de carne a distancia.
Maksim se trasladó a él, duro, usando su fuerza para empujar la cabeza de
Coonan hacia la espalda con la palma de la mano hacia arriba en la nariz, lo
241

que obligó a Coonan a abrir la boca.


Página
Con una mano todavía moviéndose dentro de la cavidad torácica, en busca
de su premio, siguió perforando con la otra mano. Garganta. Nariz. Ojos.
Volvio a la garganta. Una y otra vez. , Golpes duros. Rápido y borroso el
puño, cada golpe golpeó la cabeza de Coonan hacia atrás hasta que los
golpes incluyeron la boca. Él lo golpeo en los dientes. Ellos se aflojaron. Los
eliminó y los envió por la garganta del vampiro.

Todo el tiempo Coonan atacó a Maksim con las dos manos, arrancando
tiras de carne de las costillas, pero incapaz de soltarse. Cuando los dedos de
Maksim se cerraron alrededor del corazón, Coonan se dio cuenta de que no
podía escapar.
Abrió la boca para gritar. Era la primera línea de defensa, pero había otros.
Tenía que advertirle a Vadim. Tenía que llamar por ayuda. Había estado
seguro de que podría tomar el cazador, pero Maksim había sido demasiado
rápido.
Él gritó y aulló, pero nada salió de su garganta. Ni un solo sonido. Peor aún,
cada vez que trataba de tragar, los dientes serrados cavavan más profundo en
su garganta y las cuerdas vocales como si tuvieran vida propia y se aferraran a
él con saña, cortando sus entrañas en pedazos. Golpeando la garganta, el
esófago, los intestinos, en todas partes dentro de su cuerpo, como si los
dientes se hubieran multiplicado.
Coonan se dio cuenta de que se había vuelto confiado cuando no había
luchado con cazadores en más de cincuenta años. No había considerado que
un antiguo lo encontraría a él. Ellos estaban protegidos. Sergey y Vadim
tenían todo tipo de guardias a su alrededor. Extendió la mano, usando la
242

comunicación telepática de su especie, el camino de todos los Cárpatos.


Página
― Él me está matando. Necesito ayuda. ¡Ven en mi ayuda! ― A pesar de
que envió el mensaje, él sabía que Vadim no soltaría sus otros guardias para
que le permitieran vivir.
Vadim tenía un plan maestro, y él había estado trabajando en el, durante
siglos. Encontró a la mujer que él creía que era lo suficientemente fuerte
como para sobrevivir y mantener vivo su hijo. Él no iba a arriesgarlo todo
por Reginald Coonan.

En cualquier caso, la sala estaba llena de cazadores de los Cárpatos


Antiguos. Reconoció a algunos de ellos desde su infancia, pero no iba a
apelar a ellos. Tenían ojos muertos. Robots sin emociones que dispensaban
la justicia del príncipe a lo largo y ancho. Fue capturado y no había escape.
Él sintió que su corazón dejaba su cuerpo. No. No. Trató de gemir. Incluso
de escapar hacia el pasillo, ni siquiera ese sonido desesperado escapo. No
quedaba nada de él, no con sus propios dientes devorándolo desde adentro
hacia afuera. No con el cazador extrayendo su corazón y arrojándolo como
basura en el suelo del túnel.
― Los seres humanos son basura. Alimento para nosotros. Somos
superiores a todos ellos.
― Él trató de razonar con ellos, estirando su mano hacia su corazón,
dispuesto a
meterlo de nuevo en su cuerpo.

― Podemos gobernarlos a ellos. Tomar sus riquezas. Sus mujeres.


Alimentarnos de ellos. Hacer que nos sirvan. Vean lo que podríamos ser.
243

Escuchen a Vadim y Sergey. Ambos comparten una astilla de Xavier y


Página
tienen su conocimiento, su capacidad. Manténganme vivo. Únanse a
nosotros. Únanse a nuestra causa y lleguen a ser grandes.
Él repitió casi palabra por palabra del mantra que lo había atrapado. En el
que había llegado a creer. Si pudiera convencerlos. Su cuerpo se tambaleó y
sus rodillas de repente no pudieron retenerlo. Olio el fuego. No cualquier
fuego, sino el rojo vivo, como si hubieran llamado el rayo. Eso era imposible
porque estaban debajo de la tierra, otra capa de protección de los cazadores
Cárpatos. Sin embargo, él lo olió. Vio las brillantes llamas de color naranja-
rojo saltando de los dedos de Maksim a su corazón en el suelo.

Coonan se abalanzó hacia su corazón, arrastrándose sobre su vientre,


tratando de cubrir el órgano ennegrecido con su cuerpo para evitar que las
llamas llegaran a él. Era demasiado tarde. Las llamas envolvieron su corazón
cuando él arrojó su cuerpo sobre él. El fuego quemó tan caliente, que el
órgano se desintegró casi al instante, quemando el cuerpo de Coonan, al
mismo tiempo, las llamas de color rojo anaranjado bailaron en su espalda,
repartiéndose a través del centro de él macabramente.
― Las salvaguardias se han ido. La habitación está llena de los peones de
Vadim. Yo los siento. Algunos estan alegres, los demás sienten miedo, pero
nos enfrentarán para darle tiempo de escapar, ― Zhestokly dijo a los dem{s.
Maksim sabía que su uso de la vía telepática para todos los Cárpatos fue
deliberado, un anuncio en la calma, muy medido del cazador. Vadim y sus
peones sabían que los cazadores estaban en ellos. Vadim tendría que
abandonar a la mujer si quería escapar. Maksim terminó de incinerar al
maestro vampiro y se volvió con los demás hacia la entrada. Entraron duro y
244

rápido, seis de ellos.


Página
Maksim trató de permanecer cerca de Zhestokly. El antiguo era débil, y la
sangre de Emeline no iba a darle mucha fuerza. Le habían matado de
hambre desde hace años. Era un milagro y un testimonio de su honor que
hubiera sido capaz de mantenerse a sí mismo de tomar demasiado de su
sangre. Se había detenido antes de que amenazara su vida o la debilitara
hasta el punto de dejarla en vulnerabilidad absoluta.
La cámara era grande, con un techo alto. Había dos puertas de arco con la
misma madera pesada. Maksim se abrió paso hacia la puerta a su izquierda,
siguiendo el olor de Emeline, con Zhestokly, que había tomado su sangre y
sabría dónde estaba.

Los hermanos Malinov habían reclutado un ejército de vampiros menores.


Muchos no tenían la menor idea de cómo luchar contra los cazadores
experimentados. Maksim mantuvo un firme control sobre sus emociones,
empujándolas profundo para poder luchar sin sentir las muertes de muchos
de su especie. Malinov estaba reclutando los machos jóvenes,
convenciéndolos de que tenían una mejor oportunidad de encontrar una
compañera con él que con el príncipe de los Cárpatos Mikhail.
Algunos de los vampiros menores no podría haber tenido más de doscientos
cincuenta años. No tendrían ningún interés en este negocio. Nada podría
conducirlos a eso. Vadim y Sergey tenían que ser muy persuasivos. Ambos
tenían una astilla del alto mago Xavier en ellos. Él era artero y astuto, pero
también tenía una forma de ser encantador, convencerlos con su voz de oro
de que podía gobernar el mundo y darle a los demás lo que se merecían.
La masacre fue horrible. Los cuerpos estaban esparcidos por el suelo de la
245

cámara. Maksim y Zhestokly lucharon a través de las líneas para llegar a la


Página

puerta, y lo hicieron con relativa facilidad. Zhestokly se puso a trabajar en las


salvaguardias y Maksim luchó contra todos los atacantes, para dar al cazador
el tiempo de derribar las salvaguardias.
― El no-muerto parece ser nada más que carne de cañón, ― dijo Lojos.
― Hay por lo menos tres vampiros maestros, y tienen que haber muchos
otros capaces de luchar. Pero ninguno de estos chicos fue probado en el
campo de batalla, sin embargo, ninguno ha salido para luchar contra
nosotros.

― Corrieron, ― dijo Maksim. ― Vadim y Sergey han perdido a sus


hermanos, y se retiraron de Europa y América del Sur, vinieron aquí para
ejecutar su plan. Han aprendido a retirarse y a establecerse en otros lugares.
Es probable que tengan varias guaridas creadas en otras ciudades al igual que
ésta. No hay razón para quedarse y luchar. Ellos saben que van a morir con
el tiempo, si nos enfrentan. Así que lanzan sus reclutas contra nosotros para
reducirnos la velocidad, dándoles tiempo para desaparecer.
Maksim echó un vistazo a los tres cuerpos tirados prácticamente a sus pies.
Los nuevos reclutas podrían ser rudos y sin experiencia, pero eran fanáticos.
― Las salvaguardias han bajado, ― dijo Zhestokly.

Maksim pasó por la puerta primero. Emeline estaba tendida en el suelo, con
el cuerpo sacudido por los sollozos. Tenía la cara hinchada y amoratada. Sus
ropas estaban rotas y ensangrentadas. Se arrastró lejos de él cuando él se
acercó a ella. Podía ver la evidencia de la alimentación de Vadim en el
cuello. Tenía sangre negra manchando su boca donde la había forzado a
alimentarse.
246

Él levantó la mano. ― Emeline, mírame. Veme. Blaze me envió a buscarte.


Página

Te llevaré a un lugar seguro.


La mujer negó con la cabeza, se puso de rodillas y se abrazó a ellas,
meciéndose.
― Emeline. ― Maksim se acercó con cautela. ― Sabes que no puedes
quedarte aquí.
― No lo hagas, ― susurró. ― Me hizo impura. No puedeS venir cerca
de mí. Blaze nunca puede acercarse a mí.
― Te llevaré lejos de aquí, ― dijo Maksim. ― A un lugar seguro.

― Él dijo que iba a venir por mí. Él me quiere. Y yo sé que lo har{. ―


Emeline mantuvo la barbilla en las rodillas, levantando los ojos afectados
hacia Maksim. ― Él va a ser capaz de verlos a todos ustedes a través de mí.
No puedo permitirme estar cerca de cualquiera de ustedes.
Los otros cazadores estaban allí en la habitación. Silenciosos. Vigilantes.
Maksim agitó su mano hacia ellos. ― Todos nosotros te protegeremos de él.
Deja que te saque de aquí.
Emeline respiró hondo, se ahogó en un sollozo y asintió con la cabeza, pero
ella no se movió. Maksim se acercó a ella con cautela, cuidadosamente,
tomándose su tiempo para no asustarla o aterrarla más de lo que ya estaba.
No sabía todo lo que Vadim le había hecho en el corto período de tiempo
que la tuvo, pero ahora no era el momento de preguntar. El olor de Vadim
estaba todo sobre ella.
Su ropa rasgada y la evidencia de una terrible lucha, pudo ver que Vadim no
había sido capaz de controlarla con su mente. Eso debió frustrarlo y
enfurecerlo porque tenía muy poco tiempo.
247

Maksim se agachó, manteniendo de nuevo sus movimientos lentos,


tendiéndole la
Página

mano a ella. ― ¿Puedes caminar? ¿Necesitas que te lleve?


Ella tragó saliva. ― Vas a tener que llevarme. ¿Pueden realmente
protegerme de
él? De lo contrario no puedo ir cerca de Blaze y la necesito.

― Podemos protegerte, ― le aseguró.

Ella asintió lentamente, las lágrimas corriendo por su rostro. ― Entonces,


por favor
llévame a Blaze. Necesito a Blaze.

Maksim la levantó suavemente. Un escalofrío recorrió su cuerpo y ella se


sostuvo a sí misma apretada, retirada. Ella lo miró, pero no se relajó en él.
Los otros cazadores cerraron filas alrededor de ella, mostrándole sin
palabras su intención de protegerla. Cerró los ojos y se quedó muy quieta,
sus dedos se cerraron en dos puños apretados.

DIECISÉIS
248
Página
― HA SIDO UNA DURA semana, Maksim, ― dijo Blaze
infelizmente, frunciendo el ceño ante la puerta de la cabaña en la propiedad
Asenguard. La casa era más un hostal de lujo que una cabaña, pero estaba
hecha de troncos, era de dos pisos con una cubierta envolvente. ― Emeline
no quiere hablar conmigo sobre lo que pasó. Ella apenas dice nada en
absoluto.
Maksim le tomó la mano, y apretó los dedos con los de ella y la atrajo hacia
sí, su parte delantera a su lado, metiéndola bajo su hombro protector. Desde
el momento en que Blaze despertaba, cada levantamiento, antes que nada,
ella comprobaba a su amiga. Lo último que hacia antes de irse a dormir era
llegar a ella también.
Blaze apretó la cara contra su pecho, sus dedos curvándose en su camisa. ―
Estoy muy preocupada por ella. Por Emeline y los niños. Pero es Emmy a
quien no sé cómo llegar. ― Maksim levantó la vista hacia la puerta cerrada
de la cabaña. Emeline estaba a salvo en la propiedad Asenguard. Tariq tenía
una configuración fuerte. Había estado allí el tiempo suficiente para
establecerse. Sus salvaguardas eran fuertes, y cuando Maksim había unido en
sus esfuerzos allí para encajar en el mundo y en el siglo en que vivían, había
añadido su protección a la propiedad de Tariq primero y luego, cuando
había adquirido el terreno que bordeaba el de Tariq, los habían unido.
Juntos habian comprado y lentamente renovado una discoteca.

― Tariq ha proporcionado un buen consejero para los niños. Ellos


vivían en la calle y ahora tienen un buen hogar. En el cobertizo de botes de
249

Tariq están seguros. Establecí salvaguardias para que el bebé no pueda tener
un accidente y caer en el lago. Ellos entienden que durante el tiempo que
Página

estén en esta propiedad, o en la nuestra, vamos a protegerlos. Tariq está


organizando un profesor para educarlos. Tendr{n todo lo que podemos
ofrecer para que sean sanos y felices, ― Maksim le aseguró.
Él comenzó a caminar lejos de la cabaña. Ella amaba a Emeline y no podía
asegurarle que su Emmy iba a estar bien. Sólo el tiempo lo haría. Vadim
podría hablar con ella. En voz baja y tratar de sacarla a la luz. Ninguno de
ellos tenía el poder de detener eso. Finalmente, el maestro vampiro la
volverla loca si los Cárpatos no podía encontrar una manera de detenerlo.
Ellos podían proteger el aire alrededor y por encima del complejo, pero no
podian detener a un maestro vampiro que había intercambiado sangre con
su víctima, de evitar que entrara en su cabeza.
― No tengo ni idea de cómo ayudarla. No sé si hizo algo m{s que tomar
su sangre porque ella no me lo dir{. ― Sabiendo que estaban haciendo todo
lo posible, pero que incluso eso podría no ser lo suficientemente bueno,
Blaze le preguntó: ― Cariño, ¿qué debo hacer?
― Hay que seguir haciendo lo que est{s haciendo, mea draga, seguir
adelante con ella todos los días. Ella no quiere salir de su casa, eso está muy
bien. Hemos de seguir insistiendo en que te vea todos los días. Tariq y yo
vamos a seguir tratando de eliminar la sangre de Vadim de su sistema.
Vamos a tomar cada día como viene. Eso es todo lo que podemos hacer por
ahora.
Blaze suspiró suavemente. ― Estoy tan agradecida de tenerte, Maksim.
Gracias
por recuperarla para mí.


250

Fue un esfuerzo de equipo, Blaze. No teníamos idea de que Vadim y


Sergey Malinov, estaban en cualquier lugar cerca, y mucho menos en nuestra
Página

ciudad. Su complejo es enorme. Podría tomar años desentrañar todos esos


túneles y destruirlos. Esto no va a suceder de la noche a la mañana, y
Emeline no se curara de esa manera, tampoco. Los niños fueron
traumatizados. Y ella también.
― Ella sabía lo que pasaría con ella y todavía entró en esos túneles, ―
susurró Blaze. Su puño apretado en su camisa. Ella se apretó más a su
cuerpo caliente y duro. ― Yo no pude salir a tiempo para evitar que se la
llevaran a ella. Aun siendo de los Cárpatos, no pude hacerlo.
― Nosotros impedimos que Vadim pudiera llev{rsela a ella, ― Maksim
señaló. ― Ella está aquí, en el complejo. Tenemos a Danny, a Amelia, a Liv
y a la pequeña Bella. Val Zhestokly esta sanando en el suelo. Así como
Tomás. Los antiguos se reúnen en cada levantamiento y le suministran
sangre. Mataias está buscando ciudades vecinas en busca de signos de otra
guarida. Hemos enviado un mensaje a Andre, para que venga aquí a
ayudarnos. Vamos a cuidar de ella.
― Yo no llegué a ella a tiempo, ― Blaze repitió.

― Creo que lo hiciste muy bien, Blaze. Destruimos a Reginald Coonan y


a todos los hermanos Hallahan. Expusiste a todos una terrible amenaza, lo
que nos permitirá hacer nuestro trabajo en el futuro. Emeline hizo su
elección, y por esa elección, ella tiene el respeto y la protección de media
docena de antiguos cazadores y es de esperar que más vengan a ayudarnos.
Entró en esos túneles para llegar a los niños y lo consiguió con su ayuda. Ella
tomó esa oportunidad y la llevó a cabo. En este punto, Blaze, tenemos que
esperar a que sea un éxito.
Blaze acarició su pecho. Él estaba en lo correcto. Los vampiros se habían
ido, pero ella sabía que no se quedaría asi. Todos ellos lo sabían. Vadim iba
251

a volver en algún momento, cuando decidiera que estaba lo suficientemente


fuerte como para atravesar la protección de Emeline, o, con suerte, cuando
Página

decidiera que Emmy no era digna de su molestia y tomara un plan diferente.


― Tariq tendr{ la custodia legal de los niños en unos pocos días. Uno de
los técnicos de los Cárpatos está asegurandose de eso. Nadie será capaz de
disputar su reclamación. Danny y Amelia están muy contentos de
permanecer dentro de nuestra protección. Ellos saben lo que est{ en juego,
― dijo Maksim. ― Son buenos chicos y las chicas han probado muy altas
habilidades psíquicas. Vadim escogió a sus víctimas con cuidado.
― Él estaba rastreando a los cazadores, ― Blaze señaló. ― Advirtiendo
a los otros vampiros que se movieran fuera de un área si un cazador entraba
en ella. Él es muy sofisticado y ha incorporado realmente el uso de la
tecnología en sus planes.
Maksim respiró hondo. ― Eso fue parte de nuestra caída, Blaze.
Estudiamos el mundo que nos rodea, pero seguimos siendo los mismos.
Ninguno de nosotros creyó que los vampiros serían capaces de superar su
necesidad de crueldad y el egoísmo con el fin de unirse. Vadim recluta a los
más jóvenes. Los que no quieren esperar a una compañera. Ellos ven a los
antiguos que todavía no tienen una y quieren tomar un atajo. Expuso la
debilidad en nuestra sociedad y la palabra ha sido enviada al Príncipe.
Tenemos que corregir nuestros errores inmediatamente.
Envolvió sus brazos alrededor de Blaze y ambos tomaron el aire, de vuelta
hacia su
casa. ― Yo tengo necesidad de ti, meu sufletul, ― susurró en su mente.

Íntimo. Sexy. Hambriento. Predatorio aun. Se estremeció. Le encantaba la


forma en que necesitaba de ella, llenó su mente con él. Lleno su corazón
con él. Ella lo quería a él en lo profundo de su cuerpo, que los conectara.
252

Blaze giró su rostro hacia él. Lista para él. Siempre lista para él. El futuro era
un poco oscuro, pero ella era una guerrera y se pararía con él para proteger
Página
a Emeline y a los niños. Él siempre haría brillante su mundo, no importaba
lo que estuviera sucediendo a su alrededor.
― Te quiero, Maksim. Siempre debes saberlo. Te amo.

Su rostro se suavizó, sus ojos cálidos. Su boca se curvó en una sonrisa. ― Te


quiero, Blaze. ― Su voz era tierna, y cuando su boca tomó la de ella, ella se
encendió para él. Porque él era su mundo ahora. Ella era su todo.

https://www.facebook.com/SagaCarpatos
253
Página

Verwandte Interessen