Sie sind auf Seite 1von 4

Foto: libro “Manual de las coreografías de la zona andina”, de Lucia de Francisco Zea

Derivado del Bambuco, donde sus participantes, un hombre y una mujer, simulan una danza
de cortejo amoroso, elegancia en la ejecución de sus pasos y el porte de su colorido
vestuario, el Sanjuanero es conocido como una pieza coreográfica de la década de los
setenta en el siglo XX posicionándose como una expresión artística por todos los elementos
que utiliza a la hora de mostrarse al público.

El Maestro Durán Plazas en el año de 1936, compuso la música para aquellas letras que
doña Sofía Gaitán había escrito para unirse al festejo de una de las fiestas más importantes
del Tolima grande, las fiestas de San Juan, de allí el nombre El sanjuanero.

Esta pieza musical se ejecuta con intensidad, romanticismo y emoción, un proceso donde el
hombre conquista a la mujer de manera galante en 8 pasos creados por la señora Inés
García de Durán basados en el bambuco tradicional y la danza clásica: La invitación, Los
ochos, Los coqueteos, La arrodillada, La levantada de pie, La arrastrada del Ala, El secreto
y la salida final.

David Rivera define los 8 pasos en 8 figuras en el Sanjuanero: La primera figura se realiza
por el acercamiento del hombre hacia la mujer: de manera galante extiende su mano
derecha y deja la izquierda en la parte de atrás; En la segunda, la pareja se toma de la mano
y de manera presumida se dirigen hacia el centro de la pista de baile.

Para la tercera figura, cada bailarín se mueve en manera circular para que juntos hagan la
ilusión de formar ochos; Durante la cuarta figura, el hombre y la mujer colocan las manos
en la cintura juntando sus codos suavemente al tiempo que giran; Luego en quinta figura,
con delicadeza dan saltos laterales de manera simultánea, coqueteando permanentemente.

En la sexta figura, La mujer avanza en círculo moviendo lentamente su cabeza de lado a


lado para ver a su parejo. El hombre la persigue sin dejar de verla a los ojos; al tiempo que
pisa el borde de la falda. Ella lo esquiva subiéndose la falda hasta la rodilla, el hombre se le
arrodilla y en el centro y le pasa un pañuelo, esta es la séptima figura, ella lo toma de la
punta y con movimientos energéticos y coquetos baila a su alrededor.

En la última figura, el hombre se levanta, toma a su pareja por la cintura y salen con
pequeños saltos del escenario.

Los matices de color, expresión, coreografía, música y actitud son elementos claves para
una excelente práctica del Sanjuanero, por esta razón es la pieza principal del Reinado del
Bambuco, pues la ejecución de este bambuco es decisiva para la adjudicación de la corona.