Sie sind auf Seite 1von 4

¿Qué es la Sanidad Ambiental?

Por Equipo Descale | 7 octubre, 2016

La sanidad ambiental juega un papel crucial para corregir, controlar y prevenir aquellos
factores del medio ambiente que pueden resultar peligrosos tanto para nuestra salud como
para la de nuestros seres queridos.

Nuestra calidad de vida está íntimamente ligada con el entorno en el que vivimos. El agua que
bebemos, las verduras que comemos, la calidad del aire que respiramos…, todo influye en
nuestro bienestar. Así, podemos ver que el término de salud va mucho más allá de lo que
habitualmente solemos pensar. De hecho, la propia Organización Mundial de la Salud (OMS)
considera que la pobreza, el uso irracional de los recursos naturales o la economía no
sostenible, también son claras amenazas para la salud.

Pero, entonces… ¿a qué nos referimos en Descale cuando hablamos de Sanidad Ambiental?

En nuestro día a día vemos cómo los ciudadanos estamos cada vez más sensibilizados y
preocupados por las repercusiones sanitarias causadas por problemas o catástrofes
medioambientales. Por poner un ejemplo de contaminación ambiental en nuestro país, nunca
olvidaremos el naufragio del petrolero ‘Prestige’ en las costas gallegas en el año 2003. O, más
allá de nuestras fronteras, el caso del Exxon Valdez en los 80.

Pero al hablar de sanidad ambiental no sólo hay que hacer referencia a esos casos puntuales
de contaminación nuclear o a ciertas profesiones peligrosas, como se ha hecho
tradicionalmente. En la actualidad, cientos de elementos, como la gestión de residuos, la
adecuada desinsectación o la calidad del agua, entre otros, afectan directa y diariamente a
la salud pública.
¿Qué factores influyen en la sanidad ambiental?

La salud ambiental se asocia con acciones contra la contaminación, pero


¿qué factores influyen realmente en la sanidad ambiental? Siendo estrictos, estos factores son
tres: los físicos, los biológicos -que son en los que nos centramos en Descale– , y los químicos.

Vamos a conocer un poco más sobre cada uno de ellos.

Factores físicos:

Los factores físicos pueden ser atmosféricos, es decir, los relacionados con el aire y
los cambios de clima, y repercuten en el estado de ánimo y en la salud física. ¿Has oído alguna
vez eso de me duele la rodilla, va a cambiar el tiempo…? Pues algo así.

También están los sidéricos, que son los relacionados con nuestro planeta, la Luna, el Sol y, en
definitiva, con la galaxia entera. Repercuten en el medio ambiente y, por tanto, en
nuestra vida e higiene ambiental.
Y también está la electricidad, que es el caso más curioso porque aquí la clave está en el
equilibrio, en el término medio. Al usar electrodomésticos, maquinaria industrial…, puede
haber descargas eléctricas altamente peligrosas. Pero, por el contrario, la falta de
electricidad también puede ser fuente de accidentes. En los medios de comunicación no
paramos de escuchar noticias sobre incendios por el uso de combustibles para iluminar o
calentar viviendas, provocando intoxicaciones, quemaduras…

Factores biológicos:

Por su parte, los factores biológicos son los relacionados con


los parásitos, virus, microorganismos, bacterias, hongos, etc.
En este contexto es donde el equipo de Descale entra en acción. Estudiamos y abordamos
todos los aspectos que están relacionados con la sanidad ambiental, haciendo hincapié en
el control de plagas en empresas, tanto en el sector público como en el privado.

Dentro de este ámbito -y para que conozcas un poco más sobre cómo trabajamos- utilizamos
los métodos más modernos de desinsectación para prevenir, detectar y controlar los insectos
y otros artrópodos dañinos para la agricultura, la ganadería o las personas. Hablamos, por
tanto, de cucarachas, moscas, hormigas, pulgas, garrapatas,y un largo etcétera de pequeños
organismos capaces de provocar grandes problemas.

Factores químicos:

Por último, los factores químicos actúan sobre la sanidad ambientalconstantemente, ya que
se encuentran en el aire, en el agua y en prácticamente todos los productos que consumimos a
diario. Pueden llegar a nuestro organismo de diversas maneras: a través de las fosas nasales,
por el contacto directo con nuestra piel, o, simplemente, ingiriéndolos a través de algún
alimento en mal estado. ¿De quéfactores químicos se trata? Del plomo, del mercurio, y de
otras sustancias orgánicas sintéticas.