Sie sind auf Seite 1von 65

Deseo de ser deseado

El otro denominador común de la atracción femenina tiene más que ver con la excitación sexual
que con la atracción general. Es el deseo de ser deseado. O al menos así es como funciona la teoría
actualmente.

Si el estado o la percepción del estado afecta la excitación psicológica de una mujer, entonces es
este deseo de ser perseguido el que enciende su excitación física.

Una vez más, no estoy aquí para postular si esta forma de excitación sexual es biológica o cultural.
Y por supuesto, hay muchas excepciones. Pero la investigación muestra que este es un
denominador común en la excitación femenina, y mi experiencia más que lo respalda.

Durante mucho tiempo hubo mucha confusión en cuanto a lo que excitaba a una mujer.
Acontecimientos y acciones al azar podían tener el mismo efecto en ella sexualmente, y parecía no
haber conexión. De nuevo, con los hombres tiende a ser más consistente.

Pero con las mujeres, una vez más, es muy diferente. A menudo estos mismos comportamientos
sexuales y físicos la desconectan tanto como la excitan. ¿Por qué un hombre que le arranca el
sostén y la sostiene contra la pared la excita mientras que un hombre que juega con el broche y le
pide permiso para tocarle los pezones la apaga?

Durante mucho tiempo se ha pensado que la excitación femenina está vinculada a las ideas y a la
demostración de seguridad, inversión y compromiso, en particular por parte de los hombres de
alto rango. Desafortunadamente para los psicólogos, las mujeres no encienden velas y se acuestan
en sus bañeras masturbandose en una hipoteca y una cerca blanca. Fantasean con cosas muy
diferentes (y más extrañas).
La nueva conclusión es que la excitación femenina es algo narcisista por naturaleza. Las mujeres se
excitan siendo deseadas, siendo deseadas.

(Nota: Los hombres también lo son, aunque dado que la excitación femenina se ve más afectada
por estímulos psicológicos que por estímulos físicos en promedio, esto es mucho más importante
para la excitación femenina.

Los eventos aparentemente desconectados que despiertan a las mujeres - una propuesta de
matrimonio romántica en un caso y una fantasía de violación en otro - tienen sentido. Ambos
indican un deseo extremo en ella por parte de un hombre. Un hombre que está dispuesto a
sacrificarlo todo por estar con ella. Uno está sacrificando su libertad sexual, el otro está
arriesgando su libertad real... por ella. Todo por ella. Esto está caliente.

Cuando las mujeres dicen que sólo porque tienen fantasías de violación no significa que quieren
ser violadas, esto es lo que quieren decir. Lo que quieren es ser deseados. Un deseo trastornado.
Un deseo apasionado e incontrolable. Quieren ser deseados hasta el punto de que un hombre
pierda completamente la conciencia y el autocontrol. La parte de la violación que estoy seguro que
ninguna de ellas disfrutaría.

Mi experiencia también lo corrobora. Poco a poco se ha ido descubriendo en los últimos cinco años
dentro de la industria de consejos de citas para hombres, que cuanto más asertividad física se
persigue en una mujer, más se excita - a veces incluso si no estaba interesada-.

para empezar. Su audaz y agresiva persecución de ella a menudo la lleva al punto en el que ella se
acerca y quiere llegar a conocerte.

Por ejemplo, descubrí que si tomabas a un tipo que solía pararse y charlar con una chica y le pedías
que la abrazara y luego charlara con ella, aunque muchas mujeres rechazaran su avance físico,
muchas de ellas también se excitarían.

Es importante relacionar esto con la dicotomía original de atracción y excitación femenina


mencionada anteriormente en el capítulo. El estatus atrae a las mujeres, pero por sí mismo, sólo
las atrae de una manera que quieren ser tu novia, no saltarte los huesos. Es una atracción
psicológica, a largo plazo, a nivel de identidad.

Por otro lado, ser físicamente asertivo y sexualmente franco desencadena la excitación sexual de
una mujer y la hace desear tener relaciones sexuales, a menudo en ese mismo momento y en ese
momento, y a menudo incluso si rechaza sus insinuaciones dos, tres o diez veces.

Esta es la razón por la que ser rico y exitoso puede ser contraproducente si sólo estás tratando de
tener sexo. Cuando empecé a tener éxito financiero y a viajar mucho por el mundo, me di cuenta
de que cuanto más me enfocaba en mi negocio y en el éxito financiero de las mujeres que conocía,
más rápido querían tener una relación conmigo. Mientras que años antes, cuando estaba sin
blanca y vivía en el sofá de mi amiga, las mujeres sólo querían tener sexo conmigo.

La riqueza y el estatus siempre le presentarán más oportunidades de las que tenía antes. Pero en
última instancia, si quieres intimar y tener relaciones sexuales con mujeres, vas a tener que
aprender a expresar tu deseo por ella. Y transmitirlo claramente.

Pero esto plantea una pequeña paradoja. Es el problema que todo hombre enfrenta cuando trata
de seducir a una mujer. ¿Cómo le muestras que la quieres, mientras sigues siendo de alto nivel?
¿Acaso un hombre de alto rango no habría acudido a él y no al revés?

La paradoja es que si un hombre de alto rango persigue a una mujer, se convierte en un hombre de
bajo rango y, por lo tanto, poco atractivo. Pero si un hombre nunca persigue a las mujeres,
entonces nunca las excita y por lo tanto nunca se acuesta con ellas. Es perder-pierde. Entonces,
¿qué puede hacer un hombre?

Capítulo 2: La verdadera confianza


"No somos retenidos por el amor que no recibimos en el pasado, sino por el amor que no
extendemos en el presente."

Marianne Williamson

Qué atractivo es un hombre proporcional a su confianza. Cuanto más seguro esté, más atractivo
será, independientemente de la situación. Cuanto menos confianza tenga, menos atractivo será.

Hay verdaderas formas de confianza y falsas formas de confianza. La mayoría de las personas
practican la Confianza Falsa. La Falsa Confianza es tratar de impresionar a otros, siendo dominante
e intimidante, presumiendo, sobrecompensando, buscando atención y validación, o actuando en
lugar de ser realmente.

La Confianza Verdadera es el consuelo de saber que usted es un hombre valioso y respetable, ya


sea que otras personas lo reconozcan o no. La Confianza Verdadera es expresar sus ideas, valores e
intereses sin vergüenza ni inhibición.

True Confidence es sexy e irresistible. La Falsa Confianza se complica y crea más sufrimiento.

Las mujeres no juzgan el estado de un hombre por el auto que conduce o por la cantidad de mesas
VIP que compra. Ellos

lo juzgan por su comportamiento, y el rasgo conductual que captan es la confianza, la Confianza


Verdadera.

La verdadera confianza se infiltra en todos los comportamientos. La falta de Confianza Verdadera


también se infiltra en todos los comportamientos. Define y resuena en todo lo que dices y haces,
en la forma en que te pones de pie, en la forma en que sonríes, en la gente con la que te
relacionas, en el coche que conduces, en el vino que bebes, en la chaqueta que usas.
La confianza en sí misma no es nueva en el asesoramiento de relaciones o en la dinámica social. Es
una especie de término general para significar todo lo que hace que alguien se asegure de sí
mismo. Su significado es turbio y la mayoría de la gente no sabe realmente cómo describirlo a
menos que lo vean.

Las mujeres, en particular, son famosas por dar el banal consejo de "Ten confianza", como si eso
significara algo.

Pero aquí seré claro en mi definición de la Verdadera Confianza: estar menos invertido en las
percepciones de los demás que en tu percepción de ti mismo. Permítanme decirlo de nuevo:

La Confianza Verdadera es estar menos invertida en la percepción que los demás tienen de ti que
en tu percepción de ti mismo.

La falta de Confianza Verdadera hace que busques crónicamente la validación y aprobación de


otros ya que no te la das a ti mismo. La manera de construir la Verdadera Confianza es invertir más
en uno mismo.

Por lo general, las mujeres sólo se sienten atraídas por hombres que tienen menos interés en ellas
que en sí mismas.

Por inversión me refiero al grado en que usted sacrifica/alterna sus propios


pensamientos/sentimientos/motivaciones por otra persona. Con menos quiero decir que como
hombre, debes sacrificar tus pensamientos/sentimientos/motivaciones por una mujer menos de lo
que ella está dispuesta a hacer por ti.

Eso puede sonar frío, no PC, y sí, me hizo retorcerme un poco cuando me di cuenta por primera
vez. Pero es verdad.

Como humanos, estamos conectados a personas que valoran su autopercepción más que nuestra
percepción de ellos. Piensa en la gente más segura que conoces y verás que es verdad.
Piénsalo, durante la mayor parte de la historia de la humanidad, los hombres tenían pocas
posesiones materiales para que las mujeres juzgaran su estatus. Por lo tanto, las mujeres
observaban el comportamiento de los hombres. Pregúntese qué tipo de comportamiento le
indicaría a una mujer que un hombre es de alto estatus y apto para criar a sus hijos. Estos son los
hombres que serían seleccionados sexualmente en el transcurso de cientos de miles de años.

¿Sería un hombre que se somete a todos los demás hombres que le rodean, que ruega a las
mujeres que estén con él, que no puede defenderse a sí mismo y cuyas emociones son dictadas
por los que le rodean? ¿O sería el hombre que hace lo que quiere, que no se deja intimidar por las
amenazas que otros le pueden presentar y que se encoge de hombros si persigue a una mujer y
ella no tiene ningún interés en él?

El segundo hombre indica un hombre de estatus. Si usted está en la cima de la cadena alimenticia,
no tiene ninguna razón para inhibirse o deferirse a otros (a menos que usted quiera). Si usted está
en el fondo de la cadena alimenticia, toda su vida girará en torno al aplazamiento a los demás.

El hombre de alto estatus muestra Confianza Verdadera. El hombre de bajo estatus muestra poco
de eso.

La Confianza Verdadera no es calculada conscientemente por las mujeres, o por la gente en


general. Te garantizo que no verás mujeres caminando por ahí con tarjetas de confianza en un
futuro cercano.

Se siente confianza. Lo intuyen las mujeres. Es instintivo. Las mujeres lo detectan


inconscientemente por

observando cuidadosamente el comportamiento de un hombre. Es por eso que las mujeres a


menudo pueden ser apagadas en el momento más inocuo o por la declaración más insignificante.
Conscientemente, la acción o declaración puede parecer inofensiva, pero inconscientemente,
transmite todo lo que necesitan saber sobre su estado: por su falta de confianza.
Como usted probablemente sabe, las mujeres también pueden ser desconfiadas. Y aunque la falta
de confianza es una molestia para la mayoría de los hombres, no es tan influyente como lo es para
la mayoría de las mujeres.

Para la mayoría de las mujeres, un hombre con Confianza Verdadera es como una mujer con tetas
perfectas y un trasero bellamente esculpido. Para una mujer, un hombre sin confianza es como
tener el peor aliento y dientes perdidos.

Idealmente, dos individuos emocionalmente sanos comenzarán una relación con bajas inversiones
el uno en el otro y dejarán que la inversión se profundice a medida que la relación crece. En una
relación sana, la brecha en la inversión entre las dos partes nunca se distanciaría demasiado y
tanto el hombre como la mujer nunca deben permitir que su inversión en la otra persona supere
su inversión en sí mismos.

Esto no debe confundirse con NO invertirse en la otra persona. Si un hombre se siente atraído por
una mujer, entonces debería ser afectado por ella - por eso está con ella, después de todo - pero
nunca más de lo que ella está por él. En el momento en que deja que ella lo domine
emocionalmente, demuestra una falta de Confianza Verdadera y una falta de estatus. Ya no es de
fiar. Pierde la capacidad de hacerla sentir segura. Y su atractivo se escapa lentamente por la
ventana.

Pero pongamos esto en términos concretos, del mundo real. Aquí hay un par de ejemplos.

Jim es un buen tipo. Pero tiende a ser necesitado en sus relaciones y tiene lo que llamaríamos un
alto nivel de inversión con cualquier mujer que conoce.

Cada vez que sale con una mujer, reorganiza toda su agenda a su antojo. Él le comprará regalos y
gastará la mayor parte de su sueldo en las mejores cenas para ella. Renunciará a los planes con sus
amigos y si la mujer con la que sale se enfada, se sentará pacientemente y escuchará cómo ella le
desahoga todas sus frustraciones indefinidamente. Incluso cuando él siente que ella está siendo
irracional o lo está tratando injustamente, él no dirá nada porque no quiere que ella se moleste
con él.

Como resultado, a pesar de cuidar de él, las novias de Jim rara vez lo respetan. Y tarde o temprano,
por lo general tarde o temprano, lo dejan. Cuando Jim es abandonado, se vuelve perturbado y
deprimido. A menudo está inconsolable y bebe demasiado. Por lo general, no se siente mejor
hasta que conoce a otra mujer y el ciclo completo se repite.

Luego está Jeff. Jeff ha tenido éxito con mujeres durante toda su vida y tiene un nivel muy bajo de
inversión en ellas. A Jeff le gusta salir con sus amigos y no le presta atención si las mujeres a su
alrededor lo aprueban o no. A veces molesta u ofende a algunas chicas, pero como no presta
atención a lo que piensan de él, no le molesta.

Pero otras veces las chicas se sienten atraídas por Jeff. Cuando Jeff se dé cuenta, si los encuentra
atractivos, tomará su número y los invitará a salir. Cuando los saca, los lleva al parque al final de la
calle desde su apartamento. Luego se sienta y charla un rato con ellos y si no le gustan, se levanta y
se va. Si le gustan, podría llevarlos a tomar una cerveza con él. Si en algún momento decide que no
le gusta y se va, a Jeff no le importa. Se imagina que no habría sido feliz con ella de todos modos,
así que ¿por qué cambiarse para complacerla?

Jeff termina acostándose con muchas mujeres. Su teléfono está sonando constantemente con
mensajes de texto de ellos, pero sólo los contesta cuando le apetece. Nunca es grosero o
desagradable con ellos. Pero sólo dedica tiempo a las personas con las que disfruta de verdad. Se
podría decir que Jeff es benévolamente egoísta con las mujeres de su vida.

Jim tiene un alto nivel de inversión emocional en las mujeres que conoce y con las que sale. Está
muy necesitado. Inmediatamente esclaviza lo poco de su identidad que conoce a lo que él cree que
hará que las mujeres lo quieran.

Jeff tiene un bajo nivel de inversión. Está contento con su vida y orgulloso de ser quien es. No está
necesitado. Si una mujer no aprecia eso, entonces él cree que está mejor sin ella.
Obviamente, simplemente no le importa lo que otros piensen que no es una cura para todos los
problemas de su mujer. Es más complicado que eso. Pero por ahora, es importante sentar las
bases.

Las mujeres, como si tuvieran un sexto sentido, detectan el menor nivel de inversión emocional de
Jeff porque informa todas sus decisiones y comportamientos. Jeff es un individuo de alta
autoestima que se cuida a sí mismo y por lo tanto es capaz de ser él mismo alrededor de los
demás. Jim no lo es. A los pocos momentos de hablar con Jeff, y a menudo incluso antes de hablar
con él, sienten que no sólo tiene un fuerte sentido de identidad, sino que no está dispuesto a
comprometer esa identidad para ella. Este subcomunicado les comunica su alto estatus y les atrae.
La forma en que Jeff comunica esto será discutida más adelante en el libro.

Pero pregúntele a las mujeres y ellas le dirán que pueden decir inmediatamente si un hombre "lo
tiene", o si no lo tiene. No saben qué es "eso", pero saben si lo tiene o no. Ese "eso" que
intuitivamente saben en sus tripas en el momento en que lo ven caminar, lo oyen hablar, o lo miran
a los ojos es su nivel de inversión relativo a ella, y por lo tanto su nivel de Confianza Verdadera.

Si todo esto parece poco práctico hasta ahora, no se preocupe. La mayor parte de este libro se
basa en cómo conseguirlo y cómo transmitirlo a las mujeres de forma inmediata,
independientemente de lo que se diga o haga.

El proceso de seducción

Biológicamente, las mujeres tienen mucho más que perder que los hombres cuando se trata de
sexo. Como resultado, han tenido incentivos para ser (usualmente) más exigentes en la elección de
sus parejas sexuales. Los hombres, en cambio, han tenido históricamente menos repercusiones en
la promiscuidad y, desde el punto de vista biológico, incluso obtienen algunas ventajas al ser
promiscuos.
Ya sea biológico o cultural o alguna mezcla de ambos, el hecho es que la atracción sexual femenina
se basa en gran medida en sentirse cómodo y seguro en un hombre que conoce. Las mujeres han
desarrollado una sexualidad que es más psicológica que física, y esa necesidad psicológica tiene
sus raíces en la necesidad de seguridad y conexión.

Esta es la razón por la que el estado se basa en el comportamiento y no simplemente en los


activos. Un hombre rico en activos tiene mayor potencial para hacer que una mujer se sienta
segura y cómoda, pero si su comportamiento implica que no lo hará, entonces ella no se sentirá
atraída por él. Un hombre físicamente apto implicará una mayor aptitud física para sus hijos, pero
de nuevo, si su comportamiento implica que será incapaz o incompetente para criarlos, entonces
ella no se sentirá atraída.

Debido a que los hombres valoran más el sexo que las mujeres al comienzo de una relación, y las
oportunidades sexuales son más escasas para los hombres que para las mujeres, las mujeres
tienden a estar menos involucradas y menos necesitadas al principio de la interacción. Cuando un
hombre se acerca a ella y la induce a invertirse en él tanto como él en ella, éste es el proceso de
seducción. El sexo ocurre como un efecto secundario natural de este proceso.

La seducción es el proceso por el cual un hombre induce a una mujer a invertir tanto en él como él
en ella.

Un hombre que está muy comprometido y necesitado antes de tener relaciones sexuales le indica
a una mujer que no es de fiar desde el punto de vista emocional. Si él está dispuesto a doblar su
voluntad y sus emociones a tal punto sólo para tener sexo con ella, entonces él está indicando que
él es emocionalmente poco confiable como pareja y por lo tanto no puede satisfacer las
necesidades de seguridad y comodidad en las que se basa su mecanismo de atracción.

Mientras que un hombre que no tiene necesidad de sexo, que muestra Confianza Verdadera, pero
que todavía demuestra deseo por la mujer con la que está, la hace sentir segura de que la está
eligiendo de un lugar de control y seguridad, no para llenar un vacío de validación.

Pero como probablemente habrá notado, aún no hemos abordado esa molesta paradoja de la
inversión.
Cuando un niño conoce a una niña, hay dos maneras de que ocurra el proceso de seducción: el
niño le da a la niña la impresión de que está menos involucrado en ella que en sí mismo,
induciendo la seducción; o el niño demuestra que en realidad está menos involucrado en ella que
en sí mismo.

El primer método (un hombre que da una falsa impresión) ocurre a través de la interpretación. La
mayoría de los consejos de citas para hombres (y mujeres) son consejos sobre cómo
desempeñarse mejor - cómo desempeñarse como lo haría un hombre de estatus, cómo
desempeñarse como lo haría alguien que es atractivo. A veces funciona, pero por lo general sólo
por períodos cortos de tiempo, y sólo con las mujeres que se están desempeñando.

El segundo método (un hombre que demuestra menos inversión) es un proceso pasivo que hace
dentro de sí mismo y que impregna cada aspecto de su comportamiento a largo plazo. No hay
nada que aprender o memorizar. Sólo se requiere que uno mueva su criterio para el éxito de metas
externas (más citas, más sexo) a metas internas (mejores relaciones, más satisfacción emocional,
felicidad general). Esto es Confianza Verdadera y cuál es el enfoque de este libro.

Tradicionalmente, el asesoramiento de citas masculinas se ha centrado en una u otra estrategia. El


primer método está poblado de tácticas de captación: líneas, rutinas, trucos y demostraciones de
valor para conjurar un sentido de que la mujer está más invertida en él de lo que realmente está. El
segundo método está poblado de consejos genéricos sobre la confianza y el autodesarrollo o
"juego interior".

Ambos métodos funcionan. Aunque el rendimiento es una solución a corto plazo para las
ganancias externas y la Confianza Verdadera es una solución a largo plazo para el crecimiento
interno.

Pero todo esto sigue siendo muy teórico. Permítanme que les explique algunos ejemplos de
seducción de la vida real y analice los diversos factores que se dan en cada uno de ellos desde el
punto de vista de la confianza y la inversión. Estos ejemplos son reales, pero las identidades han
sido cambiadas y los detalles menores alterados.
Cuando Ryan estaba en la universidad, era un miembro destacado de su fraternidad. Era el
encargado de organizar las fiestas de su casa. Era un tipo sociable y le gustaba a la mayoría de la
gente. En una de esas fiestas conoció a Jane. A Jane le gustó Ryan de inmediato y los dos
empezaron a salir. Ryan organizaba y organizaba sus fiestas, Jane venía y traía a sus amigos.
Compartieron historias, experiencias e intereses. El resto de la universidad siguió así.

Después de graduarse, Ryan aceptó un trabajo en un banco. Jane se involucró en una organización
benéfica local. La red social de Ryan desapareció y sus largas horas en el trabajo mataron cualquier
deseo de salir y hacer nuevos amigos. Empezó a pasar más y más tiempo con Jane. Normalmente
sólo miraban películas y compartían una botella de vino.

Con el paso del tiempo, Jane se involucró más y más en sus eventos de caridad y comenzó a viajar
para ayudar en la recaudación de fondos. Ryan pasaba este tiempo solo viendo la televisión o tal
vez tomando una cerveza con uno de sus viejos amigos, pero no era lo mismo. Después de otro
año, Ryan se quejaba abiertamente a Jane sobre sus viajes. Jane obviamente simpatizaba con Ryan,
pero se sentía presionada y resentida con él por ello. Empezaron a pelear más a menudo. Ryan
subió de peso. Jane pasaba más tiempo trabajando fuera de casa.

Ryan decidió planear un viaje lujoso para los dos al Caribe. Le vendría bien un poco de tiempo
fuera del trabajo, y eso infundiría a su relación un poco de emoción y pasión que tanto necesitaba.
El viaje devolvió el romance a los dos brevemente. Pero al regresar a casa, la realidad comenzó a
cobrar forma una vez más. Al cabo de unos meses, todo volvió a la normalidad: él trabajaba
demasiado y estaba irritable, ella se distanciaba y viajaba.

Ryan empezó a hablar de matrimonio. Jane estaba indecisa. Declaró que su trabajo estaba cada vez
más ocupado y que no sabía cuánto iba a estar cerca para planear una boda. Ryan había estado
ahorrando mucho de su dinero para comprarle un anillo. Jane se lamentaba de que todavía eran
jóvenes y no habían experimentado mucho de la vida todavía. En secreto, en el fondo de su mente,
no podía quitarse de encima la sensación de que Ryan estaba aterrorizado por eso: experimentar
la vida y casarse con ella era sólo otra forma de escapar de ella.
Desanimado, unas semanas más tarde Ryan comenzó a quejarse de que Jane pasaba demasiado
tiempo con sus amigos y en el trabajo. De hecho, Jane se había quedado en el trabajo hasta bien
entrada la noche, incluso en los días en que no tenía que hacerlo. Ryan empezó a presionar a Jane
para que se mudara con ella, pero de nuevo ella se resistió, esta vez fervientemente. Ryan explotó.
Él había estado renunciando a todo por ella los últimos años y ella sólo había sido desagradecida.
Ella respondió que Ryan la había estado sofocando con sus demandas de atención y afecto. Jane lo
dejó en el acto.

Hay una buena posibilidad de que la historia de arriba te suene familiar. Tú o uno de tus amigos o
familiares probablemente han pasado por el mismo proceso que Ryan: conocer a una chica en una
situación de baja inversión emocional y baja necesidad, entrar en relación con dicha chica, poco a
poco invertir más y más mientras dejas que el resto de tu vida personal se escape, hasta que la
chica te deja y sale con otro chico que está menos invertido de lo que está otra vez.

He aquí otra historia que puede sonarle familiar, pero que es igual de importante.

Daniel tiene 24 años y está tratando de superar un período de sequía de tres años. Es la primera
vez que persigue mujeres desde que su única novia lo dejó hace tres años.

Daniel sale a un bar una noche y se acerca a Stacy. Daniel se le acerca con lo que parece una
pregunta inocua sobre los borrachos que se meten en peleas. Ella responde y él lo sigue con una
serie de líneas estrafalarias para que pronto se ría.

Estas son las líneas y preguntas que Daniel aprendió al leer un libro sobre la mujer. Daniel ha
estado practicando las tácticas por un tiempo y recientemente se ha vuelto experto en usarlas.
Después de enfrentarse a innumerables rechazos, por fin puede conseguir los números de teléfono
de las chicas e incluso algunas citas.

Continúa hablando con Stacy durante toda la noche sobre temas preordenados con los que se
siente cómodo. Es capaz de puntuar cada pausa con chistes probados y comprobados que ha
usado docenas de veces. Cada vez, Stacy se ríe en el momento justo. Él la toca en el brazo tal como
lo leyó, y ella lo vuelve a tocar. Ella está interesada.
Una semana después, después de unos mensajes de texto divertidos, Stacy se reúne con Daniel
para una cita. Una vez más, Daniel ejecuta todo lo que ha aprendido: se aferra a temas sobre sus
pasiones, la traslada de un lugar a otro, nunca se sienta frente a ella sino a su lado, usa una excusa
planificada para llevarla de vuelta a su casa, y así sucesivamente.

Hay hipo a lo largo del camino, pero todo funciona más o menos. Stacy parece genuinamente
atraída y cuando Daniel finalmente se atreve a besarla, ella la besa con entusiasmo.

Daniel está extasiado. Siente que meses de trabajo duro finalmente han valido la pena.

La segunda cita es similar. Daniel se las arregla para llevar a Stacy de vuelta a su apartamento
donde, a tientas a través de su excitación, tiene sexo con ella.

Daniel está en la nube nueve, delirando de alegría y borracho de validación. Se conecta a Internet
para hablar con su mejor amiga y decirle todas las frases inteligentes que dijo y cuánto le gusta a
ella. Poco se da cuenta Daniel de que no fueron sus líneas y trucos los que hicieron que Stacy se
enamorara, sino la forma tan cariñosa en que se reía de sí mismo cuando se sentía cohibido. Ella
pensó que era lindo y le recordó a su primer novio. Ella estaba en un momento solitario de su vida
y quería sentirse necesitada por alguien y la adulación de Daniel trabajando tan duro para hacerla
reír la convenció, por lo menos

por el momento.

Daniel continúa saliendo a correr su "juego" pero siempre está emocionado de volver a ver a Stacy.

Se ven unas cuantas veces más en las semanas siguientes, pero algo cambia.

Como ya se ha acostado con ella, Daniel deja de usar las líneas y tácticas que aprendió.
Poco a poco regresa a su yo normal, a su yo desconfiado.

Comienza sutilmente con él estando de acuerdo con todo lo que ella dice, seguido de una
repentina incapacidad para encontrar nuevos e interesantes temas de conversación. Resulta que
pasa la mayor parte del tiempo viendo la televisión y jugando a videojuegos, y no hay mucho de
qué hablar con eso. Lo que antes eran bromas vibrantes y divertidas ahora se ha convertido en
Stacy apareciendo, diciendo lo que ella quiera y Daniel más o menos de acuerdo con ella hasta que
es el momento de tener sexo, sexo realmente malo.

Un día, Daniel le manda un mensaje a Stacy para que se reúna con él ese fin de semana. Estaba
ocupada estudiando para un examen esa noche y no respondió. Daniel comienza a sentirse
inseguro sobre por qué no está respondiendo. Se conecta a Internet y le pide consejo a su amigo.
Su amigo dice que necesita enviarle un mensaje de texto con algo realmente loco para que le
preste atención de nuevo.

Al día siguiente, después de su prueba, Stacy ve su teléfono y nota cuatro mensajes nuevos de
Daniel. El primero es casual, pero cada uno se vuelve progresivamente más raro y más absurdo.
Stacy está apagada, pero dispuesta a pasarlo por alto y responde que estaba ocupada tomando un
examen pero que podía ver a Daniel ese fin de semana.

Pero Daniel no es tan fácil de engañar. No va a recompensar el mal comportamiento de Stacy


saliendo con ella inmediatamente. Está herido y no dejará que lo manipule ni que vuelva a joder
con él. Así que espera unas horas y luego le manda un mensaje a Stacy diciéndole que es
demasiado tarde y que ya ha hecho otros planes con otras personas. Ella lo encuentra extraño y
está molesta porque él le envió cuatro mensajes de texto, pero se encoge de hombros y continúa
con su vida.

La semana siguiente Daniel le envía un mensaje de texto a Stacy insinuando fríamente que él está
listo para verla ahora, si ella está dispuesta a trabajar por ello. El tono condescendiente e
irrespetuoso molesta a Stacy y no responde.

Dos días después Daniel, ebrio y confundido sobre por qué Stacy ya no quiere verle, envía un
mensaje de texto cursi diciendo que realmente le gusta y que realmente quiere volver a verla y que
no sabe por qué ya no le gusta.
Completamente confundida y desconectada, Stacy responde que él es un buen tipo, pero ella sólo
quiere que seamos amigos, aunque no tiene intención de volver a verlo.

Puedo decirles que he visto estas dos historias una y otra vez, en cientos de formas diferentes
entre cientos de personas diferentes.

Un chico conoce a una chica. El hombre muestra menos inversión que la mujer que él mismo, el
sexo y/o la relación ocurre, el hombre se vuelve más inversor que la mujer que él mismo, el sexo se
detiene y/o la relación se desmorona.

La primera historia es un ejemplo de por qué es importante seguir invirtiendo en uno mismo
incluso cuando la vida cambia y la relación continúa. Es la única solución a largo plazo para
mantener las relaciones a largo plazo estables y felices.

La relación de Ryan con Jane fracasó porque después de graduarse de la universidad perdió y
nunca recuperó los grandes aspectos de su identidad que lo hacían tan atractivo para Jane en
primer lugar.

su red social, su alegría y espontaneidad, las actividades de grupo que planeó. Cuando se vio
acorralado en un trabajo que odiaba y perdió su círculo social, comenzó a apoyarse cada vez más
en ella para definir su identidad por sí mismo. Invirtió menos en sí mismo y más y más en ella.

Mientras tanto, Jane floreció después de su graduación, cayendo rápidamente en un trabajo que le
apasionaba y en el que era buena. Hizo nuevos amigos y comenzó a viajar y a tener nuevas
experiencias por su cuenta. A medida que Jane se volvió menos interesada en Ryan por su
identidad, Ryan se volvió más interesada en Jane, cada vez más necesitada y más necesitada.
Eventualmente, la dinámica de la inversión cambió y la relación se derrumbó.
La experiencia de Daniel fue diferente. La historia de Daniel es un ejemplo por excelencia de por
qué las líneas, las rutinas, las tácticas de valor y similares son sólo soluciones a corto plazo. Daniel
tenía poca confianza y estaba muy interesado en el afecto de Stacy desde el principio. Todo lo que
Daniel hizo fue usar técnicas y líneas para engañar a Stacy para que pensara que era mucho menos
necesitado e invertido de lo que realmente era.

Y funcionó, por un tiempo. Pero la ironía aquí es que lo que más la atrajo no fueron las líneas de
Daniel, sino la autenticidad de él tropezando a través de ellas para impresionarla. Stacy lo encontró
entrañable y genuino y estaba en un lugar necesitado en ese momento. Ella estaba en un lugar en
su vida donde quería sentirse necesitada y poderosa. También le parecieron bonitas las
idiosincrasias de su personalidad, ya que le recordaban a su primer novio. Así que se acostó con él.

Pero a medida que las líneas y técnicas de Daniel se fueron agotando, el verdadero nivel de
inversión se hizo más y más claro. El comportamiento de Daniel se volvió errático y esto disgustó a
Stacy, causando que ella le cortara el paso en algunos feos intercambios de texto.

Pero muchos hombres que siguen este tipo de consejos ni siquiera llegan tan lejos. Pueden evocar
la impresión de estatus durante sólo una hora, o incluso unos minutos antes de que se tambaleen.
Tales son las tensiones del rendimiento.

Aprender técnicas y líneas de captación sin hacer un trabajo genuino de nivel de identidad con el
fin de disminuir permanentemente su necesidad termina siendo sólo una solución de curita.
Proporciona un alivio breve y temporal de un problema que de otra manera sería permanente.
Causa más estrés. Y en última instancia, nos hace sentir peor con nosotros mismos.

Falsa confianza y compensación

Cuando un hombre ha pasado toda su vida necesitado y altamente invertido, hacer el trabajo
legítimo para transformarse en un hombre no necesitado y atractivo no es fácil. Para desarrollar la
Confianza Verdadera, un hombre debe desarrollar el respeto por sí mismo, un sentido saludable de
los límites, la competencia social y hábitos de vida saludables. A menudo es un proceso doloroso a
largo plazo que implica bastante introspección, cuestionamiento, duda, enojo, frustración,
desarrollo personal, cambios en el estilo de vida, y así sucesivamente.
Pero hay un pequeño atajo. Y ese atajo es objetivar a las mujeres.

Como hemos señalado hasta ahora, algunos hombres tratan de fingir confianza a través del
rendimiento.

Ya hemos visto cómo esto falla a la larga.

Pero otros hombres lo compensan. Recuerde, la atracción se basa en el comportamiento de alto


estatus y el comportamiento de alto estatus se basa en la Confianza Verdadera. La verdadera
confianza se basa en invertir más en ti que en las mujeres. Bueno, algunos hombres resuelven este
problema simplemente no preocupándose por las mujeres, tratándolas como mierda. A esto lo
llamo Falsa Confianza.

Los hombres que tienen Falsa Confianza actúan como si fueran más importantes que nadie, son
agresivos, insensibles y exigentes.

Cuando una mujer se convierte en otra conquista, en un número, en algo para tratar como un
trofeo o un juguete, puede ser extremadamente fácil afirmarse a su alrededor, priorizar sus propios
valores y creencias por encima de los suyos, arriesgarse a ser rechazada a su alrededor y dominar
cualquier perspectiva que pueda tener, todos ellos rasgos atractivos que no son necesarios,
simplemente expresados de maneras horribles.

La Falsa Confianza es a menudo promovida a hombres por otros hombres que crecen. La Falsa
Confianza se construye sobre la idea de ser siempre dominante o tener el control. Es una mezcla
nebulosa de egoísmo, asertividad y dominación que se logra no invirtiendo más en uno mismo,
sino derribando a los demás, menospreciando las ideas de los demás, imponiendo los propios
deseos y tratando a las mujeres como objetos infrahumanos que deben ser poseídos, no
relacionados con ellos.

Ellos ven la seducción y las relaciones como otra competencia para ser dominada y ganada, no
como una colaboración para disfrutar. Y lo triste es que funciona... no en todas las mujeres, ni
siquiera en la mayoría de las mujeres, sino en las mujeres que no tienen confianza, que esperan ser
tratadas como mierda, y que tratan a los hombres como mierda a cambio, funcionará. Las mujeres
con cualquier tipo de confianza dejarán pasar a un hombre con Falsa Confianza en un abrir y cerrar
de ojos. Ella ve a través de su carilla de macho. Pero las mujeres con baja autoestima, en particular
las mujeres con problemas emocionales, especialmente el tipo de mujeres que se emborrachan
regularmente en los clubes nocturnos, con mucho gusto se someterán al abuso.

Así que sí, ser un Falso Confidente funciona. Pero conduce a interacciones desagradables,
superficiales y superficiales, dolores de cabeza constantes al tratar con mujeres que no te
devuelven las llamadas regularmente, mujeres que se arrepienten de tener sexo contigo y chicas
emocionalmente inestables que te molestan constantemente. Es como nadar en el extremo poco
profundo de la piscina - sí, estás nadando, pero no es tan gratificante como el extremo profundo...
y hay orina en todas partes.

La Falsa Confianza viene en muchas variedades, pero usualmente se reduce a esto: enfócate en tus
propios deseos hasta el punto de imponerlos a otros. Exagerad vuestro dominio y jactaros de
vuestra fuerza. No acepte ninguna maldad. No admita faltas. Culpe a otros por sus problemas.
Salga de su camino para hacer que otros se sientan más pequeños para que usted parezca más
grande.

La mayoría de los hombres aprenden esto de otros hombres con Falsa Confianza, a menudo de
hombres mayores que crecen.

El problema con Falsa Confianza es que se define a sí misma obteniendo lo que quiere de los
demás. Un hombre que es Falso Seguro sólo se siente seguro si está dominando a alguien más, si
alguien más le está dando lo que quiere. Y de esa manera sutil, por lo tanto, está más invertido en
los demás que en sí mismo. Por lo tanto, es poco atractivo.
Para dar un ejemplo, si un hombre de Confianza Verdadera conoce a una mujer que lo rechaza o
que no está interesada en él, asumirá que es su pérdida, que él es un gran tipo y que si ella no
puede ver eso, entonces está bien. La vida continuará.

Pero cuando un hombre de falsa confianza es rechazado, se enoja y sufre. Se siente inferior. Busca
una manera de ocultar o prevenir el rechazo, o arremeterá contra la mujer por no darle lo que
quiere.

Es sólo otra forma de actuación: actúa como si tuviera el control, pero su desesperación por tener
el control se debe a la inseguridad. Un hombre de Confianza Verdadera no trata de controlar, sino
que más bien renuncia al control. Entiende que el mundo no es sobre él y que todo lo que puede
controlar es a sí mismo y sus propias acciones. No se molesta cuando las cosas no salen como él
quiere o cuando la gente no lo reconoce como asombroso porque él ya se siente asombroso. No
necesita su aprobación y su desaprobación no lo aleja de su misión.

Finalmente, a pesar de muchas bravuconadas, los hombres de Falsa Confianza están


sobrecompensando. Están inseguros y desesperados e intentan encubrirlo tratando de ser
superiores a todos los demás.

Los hombres de Falsa Confianza son a menudo jugadores en serie: hombres que buscan
obsesivamente el sexo casual y no sólo miran mal a las mujeres con las que se acuestan, sino que
también las tratan mal.

El propósito detrás de Falsa Confianza es el mismo que el propósito detrás de la actuación: ganar la
atención y el afecto de los que les rodean. Un hombre lo hace fingiendo su camino a

comportamiento atractivo, el otro lo hace siendo imponente y exigente. Uno trata de inducir el
amor. El otro trata de inducir el miedo. Ambos son necesitados y poco atractivos.

Ambos tendrán sexo. Y se acostarán con mujeres que también están actuando y que también
tienen Falsa Confianza, creando relaciones malas e insalubres.
Ambas personas dependen por igual de la validación de las mujeres y de las personas que las
rodean. Ambos conjuntos de comportamientos derivan de una inseguridad fundamental: invertir
más en las percepciones de los demás que en tu inversión en ti mismo.

Hagamos otro ejemplo:

Roy fue un buen tipo durante toda la universidad. Era un nerd científico, pero lo adoraban todas las
chicas con las que salía. Roy también los adoraba, pero de una manera sexual.
Desafortunadamente, cada vez que Roy se atrevía a decir algo, siempre le decían que sólo querían
ser sus amigos. Todo el tiempo Roy se sentaba allí escuchando a sus amigas quejarse de sus
horribles e insensibles novios. Todo lo que Roy podía pensar era, "Pero me preocupo por ti, soy
sensible, y estoy justo frente a ti. ¿Por qué no puedes ver eso?"

No hace falta decir que las amigas de Roy nunca vinieron. A pesar de toda la espera, la esperanza y
el apaciguamiento, siempre pasaban al siguiente tipo - generalmente un tipo que acababan de
conocer.

Eventualmente, cuando Roy tenía 25 años, consiguió a su primera novia: una estudiante de
posgrado depresiva y ligeramente excedida de peso que trabajaba en su laboratorio. A pesar de
sus obvios defectos, él estaba enamorado de ella. Pero la inestabilidad emocional de su novia
finalmente se llevó lo mejor de ambos. Después de un año turbulento juntos, rompieron.

La ira de Roy se desbordó. Estaba harto de que lo pisotearan y lo patearan. Estaba harto de ser
ignorado y herido. En toda su vida las mujeres nunca le habían prestado atención sexual, y la que
finalmente lo hizo no estaba satisfecha. Roy decidió que ya había tenido suficiente, era hora de
ponerse a sí mismo primero. Era hora de poner sus propias necesidades en primer lugar. Había
visto cómo otros hombres habían sido unos imbéciles con sus amigas y se acostaban con ellas, así
que decidió que él haría lo mismo.

Roy rápidamente se dio cuenta de que se sentía cómodo repartiendo insultos y burlas a las
mujeres con las que hablaba. Se sentía como la reivindicación de una vida de negligencia
emocional. Algunas mujeres se sintieron ofendidas, pero extrañamente esto hizo que Roy se
sintiera aún más poderoso y lo motivó a salir y encontrarse aún más.
Pronto, para sorpresa de Roy, algunas de estas chicas se sintieron atraídas por él. Se los llevó a casa
y se acostó con ellos. Al principio las chicas estaban borrachas y feas, pero lenta y seguramente, a
medida que Roy se sentía más cómodo con su nueva personalidad de jugador, las chicas se
volvieron más atractivas.

Algunas de las chicas con las que Roy se acostaba estaban genuinamente intrigadas por Roy y
querían conocerlo mejor. Roy jugaba con estas mujeres, jugaba con ellas, las usaba para el sexo
unas cuantas veces más y luego inventaba algún tipo de conflicto o la culpaba de algo que no había
hecho como excusa para no volver a verla. Estas mujeres rápidamente se dieron cuenta de que Roy
no era una persona estable ni agradable con quien pasar tiempo, así que siguieron adelante.

Otras chicas con las que Roy se acostó no estaban tan intrigadas con él como estaban
emocionalmente desesperadas por algún tipo de validación masculina.

Algunas de estas mujeres simplemente querían ser validadas por tener relaciones sexuales. En
cuyo caso Roy se los cogió y nunca volvió a saber de ellos. Pero para muchos otros, su necesidad
era más profunda que eso. Estas mujeres anhelaban desesperadamente la validación emocional,
así como la validación sexual. Se ponían a llorar, llamaban a Roy docenas de veces en el transcurso
de una noche o aparecían en su apartamento sin avisar. El sexo era a menudo increíble, pero era
casi imposible que la propia ira e inseguridades de Roy no fueran absorbidas por el drama de estas
otras mujeres. Episodios dramáticos que duraban semanas o a veces meses en un ciclo de ruptura
de enojo.

de nuevo a la reunión amorosa de nuevo a la ruptura enojada, una y otra vez, cada vez más
intenso. Muchas de estas mujeres habían sufrido abuso sexual en el pasado. Eventualmente, Roy
se cansaría de sus juegos y rompería las cosas permanentemente, jurando no volver a sucumbir
ante ellos de esa manera. Pero a menudo la siguiente chica "loca" estaba a la vuelta de la esquina.
Siempre les digo a los hombres que si todas las chicas con las que sales son inestables y locas, eso
es un reflejo de tu madurez emocional. Es un reflejo de tu confianza o falta de confianza. La gente
confiada no sale con gente desconfiada y viceversa. Las mujeres que no son necesitadas no salen
con hombres necesitados. Simplemente no tienen la paciencia ni el respeto para hacerlo.

Si todas las mujeres que atraes son necesitadas e indefensas emocionalmente, ¿qué dice eso de ti?

Roy pasó de no tener confianza a sobrecompensarse con Falsa Confianza. Pasó de adorar a las
mujeres sin respeto a sí mismo a adorarse a sí mismo sin respeto a las mujeres. La clave de la
Verdadera Confianza es tener ambas cosas: respeto por uno mismo y por las mujeres.

La Falsa Confianza falla con cualquiera que tenga la Verdadera Confianza. La razón es simple: Un
hombre rico no necesita demostrarle a la gente que es rico; un hombre seguro de sí mismo no
necesita demostrarle a la gente que es seguro de sí mismo. Y un tipo al que "no le importa un
carajo" no necesita ir por ahí diciéndole a la gente que "no le importa un carajo".

Un verdadero "macho alfa" no necesita afirmar su "alfa" a cada paso.

Por el contrario, una mujer segura de sí misma que no se define por el hombre con el que sale, no
va a tener tiempo para un hombre que pasa su tiempo tratando de impresionarla. El poco de
validación que recibe de él no va a valer la pena soportar el hecho de que está tratando con un tipo
que está mucho más necesitado que ella, y por lo tanto ella no va a tener ninguna atracción por él.

La única manera permanente de atraer y salir con más mujeres y mujeres más atractivas es hacerse
más atractiva. Y la manera en que un hombre se vuelve más atractivo es invirtiendo en sí mismo.

El cambio permanente hacia la propia inversión y necesidad en las relaciones con las mujeres es
difícil y es un proceso que abarca todas las facetas de la propia vida. Pero es un viaje que vale la
pena. Como hombre, puede ser el viaje que más vale la pena.
Y la clave para ello es probablemente algo que no esperarías. De hecho, es algo a lo que la mayoría
de los hombres se dan cuenta cuando lo escuchan. La clave es la vulnerabilidad.

Capítulo 3: El poder en la vulnerabilidad

"No conquisto; me someto."

Giacomo Casanova

Cuando la mayoría de los hombres escuchan la palabra "vulnerabilidad", su reacción inmediata es


asociarla con debilidad. En general, los hombres son criados para retener sus emociones, para no
mostrar debilidad e ignorar cualquier indicio de introspección. Encima de eso, la mayoría de los
consejos populares de citas por ahí anima a los chicos a ser distantes, distanciados, sentenciosos y
a veces mordaz hacia las mujeres.

Los hombres tienen muchas suposiciones negativas sobre la idea de ser más vulnerables y abrirse a
sus emociones. Lo más probable es que se sienta un poco escéptico o mareado al verme escribir
sobre esto.

No te preocupes, no voy a hacer que te tomes de la mano alrededor de una fogata con algún grupo
de apoyo débil y llores por tu cristal espiritual o compartas historias sobre tu animal de poder.

Quiero que pienses en la vulnerabilidad de una manera más amplia. No sólo vulnerabilidad
emocional (aunque llegaremos a eso), sino vulnerabilidad física, vulnerabilidad social.
Por ejemplo, hacerse vulnerable no sólo significa estar dispuesto a compartir sus miedos o
inseguridades. Puede significar ponerte en una posición en la que puedas ser rechazado, decir un
chiste que no sea gracioso, afirmar una opinión que pueda ofender a los demás, unirte a una mesa
de personas que no conoces, decirle a una mujer que te gusta y que quieres salir con ella. Todas
estas cosas requieren que pongas tu cuello en la línea emocionalmente de alguna manera. Te estás
volviendo vulnerable cuando lo haces.

De esta manera, la vulnerabilidad representa una forma de poder, una forma profunda y sutil de
poder. Un hombre que es capaz de hacerse vulnerable le dice al mundo: "No me importa lo que
pienses de mí; esto es lo que soy, y estoy bien con ello". Está diciendo que tiene Confianza
Verdadera y que es de alto estatus.

La mayoría de la gente piensa en un hombre que es vulnerable como un hombre que se acurruca
en un rincón y ruega a los demás que lo acepten o que no lo lastimen. Esto no es vulnerabilidad;
esto es rendición y debilidad.

Piénsalo de esta manera, hay dos hombres. Uno se pone de pie, mira hacia adelante. Mira a la
gente a los ojos cuando les habla. Dice lo que piensa y se siente cómodo si algunas personas no
están de acuerdo con él. Cuando comete un error, se encoge de hombros y se disculpa si es
necesario. Cuando apesta en algo, lo admite. No tiene miedo de expresar sus emociones, incluso si
eso significa que a veces es rechazado por ellas. No tiene ningún problema en pasar a la gente que
no lo rechaza, pero que le gusta por lo que es.

El segundo hombre se encorva, sus ojos se mueven a su alrededor y es incapaz de mirar a alguien a
los ojos sin sentirse incómodo. Se pone un personaje guay que siempre es distante. Actúa. Evita
decir cosas que puedan molestar a los demás, y a veces incluso miente para evitar conflictos.
Siempre está tratando de impresionar a la gente. Cuando comete un error, trata de culpar a los
demás o finge que no ocurrió. Esconde sus emociones y sonríe y les dice a todos que está bien
incluso cuando no lo está. Le teme a la muerte al rechazo. Y cuando es rechazado, se vuelve loco,
enojado y desesperado por encontrar una manera de recuperar el afecto de la persona que no lo
quiere.

¿Cuál de estos dos hombres es más poderoso? ¿Cuál es más vulnerable? ¿Cuál se siente más
cómodo consigo mismo? ¿Cuál crees que atraería más a las mujeres?
Desde una perspectiva evolutiva, la vulnerabilidad tiene perfecto sentido como indicador para las
mujeres del estado y condición física de un hombre. Digamos que hay una tribu de 20 hombres,
todos cazadores-recolectores, todos hombres con posesiones más o menos iguales (o falta de
ellas).

Algunos de los hombres de la tribu reaccionan constantemente a lo que los otros hombres les
dicen. No admiten faltas. Cambian su comportamiento y lo que dicen para ganar la aprobación de
los otros hombres. Cuando algo no sale como ellos quieren, buscan culpar a alguien más. ¿Qué
diría esto sobre su estatus en su tribu? Si están basando todo su comportamiento en la aprobación
de los otros hombres y están constantemente encubriendo sus debilidades, dice que son de bajo
estatus, no dignos de confianza, necesitados, y probablemente no van a ser un padre confiable.

Ahora imagina a otros hombres de la misma tribu que no se sientan perturbados por la necesidad
o las rabietas de los otros hombres a su alrededor. Se enfocan puramente en su tarea y no cambian
su comportamiento basado en lo que otros piensan de ellos. Cuando se les desafía, se defienden a
sí mismos, pero cuando se equivocan también admiten su culpa, ya que no ven razón alguna para
ocultar su debilidad. Tienen sentido del honor. No reaccionan a ninguno de los otros hombres a su
alrededor, más bien, los otros hombres reaccionan a ellos.

Este comportamiento implica un alto estatus, un hombre que es confiable, cómodo en sus
fortalezas y debilidades, un hombre con el que se puede contar y que es probable que ascienda en
las filas y en la sociedad.

mantener a su descendencia.

Es probable que tenga éxito y que sea un padre confiable.

Mi creencia es que las mujeres han sido seleccionadas naturalmente para elegir a los hombres de
alto estatus basándose primero en su comportamiento, y luego en su apariencia y logros - ya que
las apariencias y los logros tienden a ser un reflejo del comportamiento de alto estatus, y no al
revés. Este comportamiento de alto estatus indica un hombre que se siente cómodo con la
vulnerabilidad, que no tiene miedo de expresar quién es, con verrugas y todo, al mundo. Esto se
desarrolla en múltiples ámbitos: en las decisiones que toma en la vida (Parte III), el alcance de su
coraje (Parte IV) y la forma en que se comunica con los demás (Parte V).

Lo más probable es que si estás leyendo esto y eres malo con las mujeres, entonces eres malo con
las mujeres porque no expresas tus verdaderos sentimientos e intenciones muy bien. Tal vez
tengas miedo de acercarte a mujeres que encuentras atractivas, o invitarlas a salir. Tal vez siempre
caes en temas de conversación aburridos porque son "seguros" y superficiales y no tienes que
arriesgarte a ofender o incitar a alguien con ellos. Tal vez no se afirme lo suficiente a sí mismo y a
sus deseos. Tal vez estás atrapado en un trabajo o estilo de vida que realmente no disfrutas,
porque otras personas siempre te dijeron que era una buena idea y que no querías molestar o
decepcionar a los demás. Tal vez no te hayas ejercitado o arreglado tanto como pudieras porque
no querías sobresalir demasiado. Vestirse extremadamente bien te hace sentir incómodo, sonreír a
extraños te hace sentir espeluznante, y la idea de ligar con una mujer te asusta abiertamente
debido a la posibilidad de rechazo.

Todos estos son síntomas de un problema de raíz: la incapacidad de hacerse vulnerable.

Muchos hombres, como usted, y como yo, fueron criados de tal manera que no expresamos
nuestras emociones libremente. Por la razón que sea -quizás nuestra situación en casa, quizá el
trauma de la infancia, quizá nuestros padres tampoco expresaron sus emociones- hemos crecido
con hábitos profundamente arraigados en nosotros para mantenernos sofocados y embotellados.
No seas polémico. No seas único. No hagas nada "loco" o "estúpido" o "egoísta".

Yo era igual. Toda mi joven vida me aterrorizó que no le gustara a nadie. La mera idea de que
alguien me odie, ya sea a una chica o a un chico, literalmente me mantendría despierto por la
noche. Como resultado, cada aspecto de mi vida giraba en torno a complacer a la gente, ocultar
mis faltas, cubrir mis huellas, culpar a los demás. Y no hace falta decir que apenas tuve éxito con
las mujeres. Y cuando finalmente conseguí una novia, me dejó por un hombre que podía
expresarse.

Todo esto puede sonar ridículo y de la nueva era. Confía en mí, no lo es. Conectarse con las
mujeres de esta manera, siendo vulnerable - en oposición al desempeño o a la Falsa Confianza -
resultará en algunas de las mejores interacciones y relaciones de su vida. En los últimos tres años
he tenido mujeres que me han dado las gracias por haber tenido una aventura de una noche con
ellas; las mujeres me dicen que nuestra semana juntos significó más para ellas que toda su relación
de cuatro años con su ex-novio; las mujeres me piden que les quite la virginidad porque yo fui el
primer hombre en quien confiaron lo suficiente para hacerlo. Tengo hermosas mujeres de todo el
mundo con las que me mantengo en contacto años después y con las que comparto maravillosos
recuerdos, algunas de las cuales pasé menos de 48 horas cuando las conocí.

La vulnerabilidad es el camino de la verdadera conexión humana y de convertirse en una persona


verdaderamente atractiva. Como el psicólogo Robert Glover dijo una vez: "Los humanos se sienten
atraídos por los bordes ásperos de los demás."

Muestre sus asperezas. Deja de intentar ser perfecta. Expónganse y compártanse sin inhibiciones.
Toma los rechazos y las protuberancias y sigue adelante porque eres un hombre más grande y
fuerte. Y cuando encuentres a una mujer que te ame como eres (y lo harás), disfruta de su afecto.
Pero abrirse a la vulnerabilidad, entrenarse para sentirse cómodo con sus emociones, con sus faltas
y con expresarse sin inhibiciones no sucede de la noche a la mañana. Todo este libro puede ser
visto como una guía práctica para la vulnerabilidad. Pero es un proceso,

y a veces extenuante.

El período de dolor

Cuando se emprende cualquier cambio emocional o de comportamiento, va a haber un "período


de dolor" inicial. El período de dolor ocurre típicamente en el comienzo de la formación de
cualquier nuevo hábito. Es el período de mayor resistencia y malestar y el período en el que la
mayoría de la gente se rinde.
Ya sea que se trate del culturismo, el aprendizaje de un nuevo idioma o el comienzo de un nuevo
trabajo, va a haber un período incómodo y difícil en el que vas a luchar, fallar a veces y, sobre todo,
sentirte vulnerable.

La mayoría de la gente odia absolutamente este sentimiento y lo evita tanto como sea posible. Ser
vulnerable duele. Es vergonzoso. La primera vez que te acercas a una chica en un bar en tu vida, lo
más probable es que te vuelvas loco. Y si no reacciona bien, va a ser muy doloroso. Y eso está bien.
La primera vez que levantas el teléfono para llamar a una chica que te gusta. La primera vez que
entras por el beso. Todos estos son momentos angustiosos que no son muy agradables de vivir.

Es especialmente difícil si ya has tenido éxito en el pasado a través del rendimiento o la Falsa
Confianza. Practicar la vulnerabilidad a menudo significa que tendrás que "empeorar antes de
mejorar".

Y lo más probable es que cuanto más haya embotellado sus emociones a lo largo de su vida, más
dolorosas serán estas acciones. Como dice Brené Brown, investigador de la vulnerabilidad: "Cuanto
menos hablas de tu vergüenza, más tienes".

Este libro presenta una miríada de maneras de cambiar tu vida: cómo vestirte mejor, expresarte
mejor en la conversación, acercarte a las mujeres en la calle, hacer reír a las mujeres, intimar
físicamente, construir una red de amigos que te hagan feliz y mucho más. Pero todas estas cosas
tienen una cosa en común: van a requerir que te abras a ser vulnerable. Ya sea forzándote a hacer
nuevos amigos, o forzándote a ir por ese beso, vas a estar haciéndote vulnerable.

Y el sentimiento va a apestar. Mucho.

Te vas a sentir incómodo. Se te ocurrirán racionalizaciones sobre cómo lo harás la próxima vez.
Planearás con anticipación, dejarás las cosas para más tarde y luego volverás a planear y luego
volverás a dejar las cosas para más tarde, y luego decidirás que necesitas leer este libro un par de
veces más, todo porque te da mucho miedo esa vulnerabilidad.
Tal vez ya has pasado por esto. Tal vez ya has pasado meses o años evitando tomar acción porque
tienes miedo de las consecuencias. Tal vez pospusiste el cambio de carrera, la actualización de
vestuario, unirte a ese sitio de citas. Tal vez has perdido oportunidades con mujeres a las que les
gustas porque tenías demasiado miedo de hacer un movimiento. Tal vez te convenciste a ti mismo
de que primero necesitabas "saber cómo". Tal vez te convenciste a ti mismo de que necesitabas
ver a alguien más hacerlo primero.

Estas son todas formas de evasión. Y nos meteremos en ellos y los separaremos sin piedad en la
Parte IV. Pero el punto es que hacerse vulnerable es muy, muy, muy difícil y puede ser muy, muy,
muy doloroso. Y cuanto menos vulnerable te has dejado ser a lo largo de tu vida, más difícil va a
ser empezar.

Pero aceptar el inevitable período de dolor es el primer paso para superarlo. La mayoría de los
chicos, en lugar de aceptar la incomodidad y la incomodidad, tratan de educarse a sí mismos sobre
las maneras de evitarlo.

No puedes omitirlo. La única salida es a través.

Te daré dos ejemplos de mi propia vida. Dos chicas. Llamémoslos Melina y Kate. Melina puede
haber sido la primera chica con la que me acosté después de mi desastrosa ruptura en 2005. No
estoy del todo seguro. Ella y yo teníamos una gran química natural y nos sentamos a hablar
durante horas. Pero no me di cuenta de lo enfadada que estaba y de cuánto equipaje llevaba de mi
ex.

Así que una noche, hablando con Melina, me fui... como 15 minutos seguidos, sobre la estúpida
puta de mi ex, y entré en detalles minuciosos sobre todas las cosas jodidas que hizo, sólo una y
otra vez. Tan amargado y herido. Tan innecesario. He terminado. Ni siquiera me había dado cuenta
de cuánto tiempo había estado divagando. Luego, después de un silencio incómodo, Melina me
miró como si estuviera asustada por algo y tranquilamente dijo: "Probablemente no necesitaba
saber todo eso".

Ouch.
Ella y yo nos desmoronamos rápidamente y dejamos de vernos. Estaba mortificada. Me encontré
con ella varias veces después de eso durante meses y siempre sentía náuseas de vergüenza.

Kate, por otro lado, era la tercera o cuarta chica con la que salí después de mi ruptura. Hablaremos
sobre la ansiedad sexual más adelante, pero yo realmente la tenía muy mal en ese entonces. Como
realmente malo. Hasta el punto de que ni siquiera era capaz de tener sexo la mitad del tiempo con
el primer puñado de chicas que querían acostarse conmigo.

Kate era un poco mayor que yo y extremadamente sexual. Nuestra "primera cita" fue ella
llamándome por teléfono y diciendo: "Quiero que vengas a mi apartamento y me folles en el
mostrador de la cocina".

"Uhh... OK, suena bien." Me he portado bien. Estaba aterrorizado en mi cabeza. ¿Las chicas
realmente hacen estas cosas? ¿Qué significa esto? Apenas me conoce.

Así que voy para allá. Me estoy volviendo loco, todo en mi cabeza, y ni siquiera puedo mantenerlo
el tiempo suficiente para meterlo en ella. Una vez más, completamente mortificada. Esto había
pasado con otras chicas antes, pero siempre había estado borracho, así que tenía una excusa. No
hay excusa esta vez. Así que lo admití. Le dije que no tenía experiencia y que estaba saliendo de un
período de sequía y que estaba muy nerviosa. Pude ver su atracción por mí en espiral.

Pero ella estaba de acuerdo. Dijo que entendía, que se relajara, que me tomara mi tiempo, que se
lo dijera o lo que fuera. Y luego hice lo de la beta súper coja que cada libro me decía que nunca,
nunca, nunca, nunca hiciera: le pregunté si podíamos conocernos mejor primero.

Iba en contra de todo lo que se suponía que debía hacer un "hombre de verdad". Pero era
vulnerable y era verdad.

Y... lo hicimos. Y luego tuvimos sexo más tarde, una vez que me había calmado y estaba cómodo.
Ella fue de apoyo, aunque obviamente frustrada al principio. Pero nunca me lo echó en cara. Aún
lo hacíamos en el mostrador de su cocina. Y fue genial. Salí con ella de vez en cuando durante casi
un año. El sexo fue genial. Y era una gran amiga.

Obviamente tus problemas y necesidades van a ser diferentes. Mi punto en todo esto, sin
embargo, es que al principio, cuando la necesidad y la vulnerabilidad salen a la luz, es horrible. No
es sexy. De hecho, suele ser increíblemente poco atractivo.

Pero eso es parte del proceso. El Período del Dolor. Poco a poco te vas sintiendo cómodo con él. Te
desprendes de él. Y entonces te sientes bien con ello. Las cosas que acabo de escribir me
avergonzaron hasta el punto de que quería morir cuando ocurrieron. Ahora puedo hablar de ellos
sin vergüenza ni arrepentimiento. Y estos son los tipos de historias que a menudo comparto con
mujeres nuevas cuando salgo con ellas, contadas de manera similar.

"Estaba avergonzado. Sí, apestó. Sí, tengo problemas. No, no soy perfecto". La implicación es que
todo el tiempo estoy bien con ello. No estoy buscando simpatía o validación. No necesito

nada de ella. Es sólo que soy así, con asperezas y todo eso. Tengo Verdadera Confianza.

Todos tenemos debilidades, vergüenzas y vulnerabilidades. Un hombre no seguro de sí mismo está


aterrorizado de mostrarles porque se preocupan más por lo que los demás sienten por él que por
sí mismos. Un hombre confiado se siente cómodo mostrando sus defectos porque se siente más
cómodo con lo que siente acerca de sí mismo que con lo que otros sienten por él.

Compartirse abiertamente con los demás fuerzas que hacen la transición entre las dos: de la
desconfianza y el miedo a lo que piensan los demás a la confianza y la comodidad en cómo uno se
siente consigo mismo. La razón es porque compartir estas verdades sobre ti mismo te obliga a ser
dueño de ellas y aceptarlas, y también demuestra que sentirse avergonzado o avergonzado es sólo
eso, sólo otro sentimiento, otra parte de tu humanidad, no el fin del mundo.
La verdadera pregunta es: ¿tienes que trabajar a través de este bagaje emocional y la necesidad
con las mujeres con las que estás saliendo? No siempre. Usted puede trabajar a través de ellos
compartiéndolos con amigos, familiares o un terapeuta. Pero hay algunas cuestiones que sólo
pueden ser tratadas por las mujeres que estás viendo: particularmente la intimidad y las
cuestiones sexuales.

Pero lentamente, te cincelarás a ti mismo. Se humillará, se expondrá, y luego aprenderá que está
bien. Está bien ser rechazado. Está bien cometer errores. Está bien decir algo estúpido. No te
rindas. A las mujeres no les desagradarás por tus rechazos y errores o por decir algo estúpido.

Les gustarás por tu habilidad de estar de acuerdo con ser rechazado, de cometer errores y de decir
algo estúpido. El hombre que siempre tiene la línea perfecta para decirle es un hombre en el que
no confía. Porque no muestra ninguna vulnerabilidad y sus palabras son inauténticas y por lo tanto
necesitadas.

El hombre que tiene algunas líneas buenas y otras malas y que es capaz de admitir lo segundo y
reírse de lo primero, es un hombre en el que confiará y un hombre al que se abrirá, tanto
emocional como físicamente. Póngase cómodo con ser imperfecto. Son tus asperezas las que la
atraerán.

Eso es porque un hombre que se convierte en Confianza cómoda. Ser vulnerable te obliga a
aceptarte a ti mismo por encima de los demás.

con su vulnerabilidad se desarrolla Verdadero y prioriza tu propia percepción de

Por qué? Porque no tienes elección. A medida que te haces vulnerable, experimentarás tanto el
éxito como el rechazo. Y a medida que experimentes el éxito o el rechazo, te verás forzado a
mejorar tu propio sentido de autoestima. No hay otra opción. Poco a poco, pero seguro, vas a
cincelar una actitud de "no te importa un carajo" de ti mismo que es genuina pero que da al mismo
tiempo. Un egoísmo benévolo.

Pero esto sólo puede hacerse exponiéndose consistentemente y abriendo sus emociones y
pensamientos verdaderos primero a usted mismo y luego a los que le rodean.

Esto no es bonito al principio. La peor parte del período de dolor es el hecho de que la mayoría de
las personas que han estado sofocando sus emociones durante toda su vida han acumulado mucha
ira, frustración y vergüenza a lo largo de los años. Típicamente, cuanto más viejo eres, más has
doblado. Y cuando empiezas a expresar este enojo y vergüenza, se puede poner feo y

incómodo.

Usted puede encontrarse comportándose irracionalmente, desarrollando creencias extrañas o


enojándose con muchas personas. En muchos casos, es por eso que animo a los hombres que
luchan profundamente con la vulnerabilidad a ver a un terapeuta para que tal vez los guíe a través
de este proceso.

Puede que estés leyendo esto y pienses: "Bueno, todo eso está bien, pero ya me he expresado
realmente

bueno, y soy bastante consciente de mis emociones."

¿En serio?

Mira, no me lo trago. En todos mis años haciendo esto, el único rasgo común entre cada hombre
con el que he trabajado y que tiene problemas con las mujeres es una falta de conciencia de sus
propios motivadores emocionales, o una incapacidad para expresar sus emociones libremente con
aquellos que lo rodean. Y la parte triste es que casi todos estos hombres piensan que están bien.
Siempre pensamos que somos nosotros los que estamos bien. Son todos los demás los que están
jodidos.

Pero diré lo siguiente: si constantemente te resulta difícil mantener a una niña interesada en la
conversación; si sufres de grandes cantidades de ansiedad alrededor de las mujeres; si
constantemente sientes la necesidad de demostrar algo a los demás o a ti misma; entonces hay
algo ahí. Confía en mí, hay algo ahí. Y hay algo que no estás expresando o alguna emoción con la
que no estás en contacto. Y eso está bien. Todos pasamos por eso.

Debido a que muchos hombres tienen dificultades para ver cómo se ve realmente la vulnerabilidad
en sus interacciones, a continuación se presenta una matriz de ejemplos. La matriz incluye cada
combinación de un hombre vulnerable o no vulnerable con una mujer manipuladora o no
manipuladora.

También puede ver a los hombres en estos ejemplos como confiados o desconfiados.

He incluido a las mujeres manipuladoras y no manipuladoras en los ejemplos porque muchas de


las mayores preocupaciones de los hombres con respecto a la vulnerabilidad son que de alguna
manera serán utilizadas, lastimadas o aprovechadas si se abren demasiado. Pero mi punto es que
la Confianza Verdadera atrae la Confianza Verdadera, la Confianza Falsa atrae la Confianza Falsa, y
el desempeño atrae el desempeño. Echemos un vistazo.

Ejemplo 1: Hombre no vulnerable con mujer manipuladora

Él: Así que después de la escuela hice autostop hasta San Diego. Era un poco loco y mis padres lo
odiaban.
Guau, eres bastante irresponsable.

Él: Soy tan irresponsable como ellos. ¿Por qué? ¿Eso te intimida? *sly grin*

Ella: ¿Intimidarme? No creo que pudieras si lo intentaras. Él: Sigue así y lo averiguaremos pronto.

Este es un ejemplo clásico de rendimiento se reúne el rendimiento y el tipo de réplica que un


montón de consejos de recogida le aconsejaría utilizar.

Fíjate que básicamente estás entrando en un combate verbal de combate con ella, manipulación
contra manipulación. Sí, esto funciona... en mujeres manipuladoras.

Esto carece de vulnerabilidad porque estás disfrazando tu identidad real para burlarte de ella o
para ser "más dominante" o cualquiera que sea la frase que usan hoy en día.

La otra variación de la falta de vulnerabilidad aquí es ir por la ruta de Nice Guy y estar de acuerdo
con ella de una manera apologética. Por ejemplo: "Sí, pero he crecido desde entonces. Ahora soy
muy responsable". Esto no funciona con casi nadie. Pero cuando lo hace, también juega con las
mujeres manipuladoras.

En general, es una interacción de mierda y desagradable. Incluso si te acuestas con alguien, tienes
que sentarte constantemente y luchar con la mujer el tiempo suficiente para engañarlos y hacer
que piensen que realmente se gustan el uno al otro.

Ejemplo 2: Hombre no vulnerable con mujer no manipuladora

Él: Así que después de la escuela hice autostop hasta San Diego. Era un poco loco y mis padres lo
odiaban.
Ella: Wow, eso es bastante extremo. ¿Qué te motivó?

Él: ¿Me ha motivado? Lo que me motiva es que hago lo que me da la puta gana.

Ella: No, pero quiero decir, ¿hubo algo en particular que te inspiró a hacer eso? Él: Estoy inspirado
todo el tiempo. Sabes, solía tocar en una banda de rock. Hubo una vez, bla, bla, bla, bla...

Note en este ejemplo que la mujer está realmente curiosa acerca de la vida del hombre y sus
motivaciones. No lo cuestiona por manipulación, sino por curiosidad genuina. Pero un hombre
podría fácilmente interpretar esto como si ella lo "probara" o lo tratara con condescendencia de
una manera sarcástica. En el ejemplo, el tipo está tan atrapado en ser un gilipollas duro (léase:
inseguro) que no le da una respuesta directa y, en cambio, resulta muy difícil de probar.

Esto es Falsa Confianza. Y este tipo de cosas apagarán a las mujeres seguras en dos segundos. La
variación de "Buen Tipo" de esto sería evitar las preguntas íntimas y hacer algún tipo de
declaración de auto-desprecio, como "Jaja, no sé, estaba siendo estúpido". Esto sería inofensivo
pero mataría la atracción y probablemente llevaría a la zona amiga.

Entonces, ¿qué hemos notado? La falta de vulnerabilidad apaga a las mujeres no manipuladoras y
les da a las mujeres manipuladoras más munición para venir a nosotros con drama. Las mujeres no
manipuladoras se cansan de nosotros y nos rechazan. Las mujeres manipuladoras se llenan de
energía y tenemos que abrirnos camino en sus pantalones.

Entonces, ¿qué tal un enfoque honesto y vulnerable? Ejemplo 3: Hombre vulnerable con mujer
manipuladora

Él: Así que después de la escuela hice autostop hasta San Diego. Era un poco loco y mis padres lo
odiaban.

ella: Vaya, eres bastante irresponsable.


Él: La verdad es que no.

Ella: Dejar a tu familia para ir a tratar de ser un surfista malvado. Dame un respiro. ¿Qué tan
egocéntrico puedes ser?

Él: Es una forma muy crítica de verlo.

Ella: Creo que es estúpido e irrespetuoso.

Él: Bueno, está claro que nuestros valores difieren. Fue un placer conocerte. Ella: Espera, ¿qué?

Él: Buenas noches. Buenas noches.

Ella: ¿Hablas en serio? ¿Te vas? ¡¿Ya?!

Él: Sí.

Ella: Lo siento. Espera. No te vayas. No quise decir eso.

Él: (*Camina hacia afuera*)

Este es un ejemplo de cómo la vulnerabilidad puede encarnar la fuerza. El poder de la


vulnerabilidad consiste en establecer fuertes límites. En este ejemplo, la mujer juzga y
probablemente exagera sus objeciones para hacer que el hombre se sienta inseguro a su
alrededor. Él identifica su juicio por lo que es y tiene las pelotas para salir y decirlo. Él identifica que
ella no está cumpliendo con sus valores o expectativas, se lo hace saber y luego la deja en el acto.
Esto no es fácil de hacer.

De hecho, conozco pocos hombres que podrían hacer esto en esta situación, incluso hombres que
salen con muchas mujeres y tienen relaciones sexuales regularmente. La razón por la que es tan
difícil es porque estás ignorando la percepción de otra persona a favor de la tuya. Estás exponiendo
tus valores y tus deseos abiertamente. Y como resultado, es probable que esta mujer piense que
eres un gilipollas demasiado sensible por el resto de su vida. Eso es vulnerabilidad. Eso es
arriesgarse mucho más que estar ahí y discutir con ella o burlarse de ella.

Una mentalidad horrible en la que se meten muchos hombres es la idea de que tienen que "ganar"
situaciones como ésta. Aquí no se puede ganar. Aunque seas más listo que una perra para
acostarte con ella, sigues durmiendo con una perra. Es una situación de pérdida/pérdida.

La belleza de establecer límites tan fuertes es que eliminas a las mujeres manipuladoras locamente
rápido. Los chicos siempre piensan que estoy loco o que miento cuando digo que nunca me hago la
prueba. Pero no lo sé. Nunca salgo con chicas manipuladoras o maliciosas. Constantemente salgo
con mujeres realmente hermosas con altos valores, alta autoestima y fuerte autoconciencia.
¿Cómo? Porque dejo a tantos desde el principio por cosas tan estúpidas como esta que no tengo
que preocuparme nunca más por ello. Soy despiadado cuando se trata de esto. Me iré en medio de
una primera cita. Me iré a mitad de la frase. No me importa. No tengo tiempo para chicas que
apestan. Y como resultado, o se adaptan a mis expectativas o nunca las vuelvo a ver. Me respeto a
mí misma y por lo tanto no pasaré tiempo con mujeres que no me respetan.

La ironía aquí, por supuesto, es que la mujer manipuladora no puede soportarlo. En su mente,
simplemente "perdieron" y así que harán cualquier cosa para recuperarte. A veces intensifican sus
juegos, te llaman una docena de veces, te piden otra oportunidad. Pero otras veces se
enderezarán. A menudo las mujeres se disculpan y no vuelven a meterse contigo. Tan pronto como
sepan que estás dispuesto a marcharte en cualquier momento, no se meterán contigo.

Finalmente, debo tener en cuenta que no mantengo estos estándares para buscar un alma gemela
ni nada por el estilo. Incluso en situaciones de sexo casual, mantengo estos estándares. Y la
paradoja es que conocer y salir con mujeres realmente se siente más fácil una vez que se adopta
esta mentalidad. Naturalmente pensarías: "Oh, eso significa que tengo que conocer el doble de
mujeres, tengo que hacer el doble de esfuerzo, ya que estoy rechazando a la mitad de las que me
quieren". En realidad, terminas haciendo mucho menos esfuerzo, porque ya no pierdes tanto
tiempo y energía tratando de convencerla de que eres un tipo genial. Ya no te estás agotando a ti
mismo preguntándote si le gustas lo suficiente o no, o preocupándote por cómo impresionarla o
ganártela de nuevo. Cuando ella no está a la altura de sus estándares, la situación se hace
extremadamente fácil para usted: usted camina. Sin pensar en ello. Sin discutir. Nada de
respuestas súper ingeniosas. Sólo: su comportamiento no cumple con mis estándares, voy a
conocer a alguien más ahora.

Ejemplo 4: Hombre vulnerable con mujer no manipuladora

Él: Así que después de la escuela hice autostop hasta San Diego. Era un poco loco y mis padres lo
odiaban.

Ella: Wow, eso es bastante extremo. ¿Hay algo que lo motive? Él: Bueno, parte de ello era la clásica
rebeldía. Pero mi familia es bastante conservadora. Y nunca sentí que encajaba completamente.
Mirando hacia atrás, era obvio que necesitaba hacer algo que me hiciera sentir independiente,
algo que me diera mi propia identidad.

Ella: Sí, eso tiene sentido. Creo que todo el mundo necesita hacer eso hasta cierto punto, tal vez

Ella:no en situaciones tan extremas.

Él: Definitivamente. Pero me divertí mucho. Quiero decir, en ese momento, sentí que estaba a
punto de arruinar mi vida o algo así, pero ahora miro hacia atrás y es sólo una cosa fresca que hice
un verano. *Risas*

Ella: Jaja, sí, es curioso cómo las cosas que solían ser un gran problema cuando eras más joven ya
no lo son. *Risas*

Él: Sí, como un primer beso o una primera cita. *Risas*


Ella: Oh, totalmente. Recuerdo mi primer beso. Lo planeamos con una semana de antelación. Mis
piernas temblaban todo el tiempo.

Y aquí hay un ejemplo de dos adultos emocionalmente maduros, no manipuladores, que se sienten
atraídos el uno al otro. Hice la transición a un tema sexual para demostrar lo fácil que se puede
hacer una vez que ya estás en temas personales. Esto es una especie de tangente, pero muchos
hombres que tienen problemas para sexualizar sus conversaciones nunca están hablando de algo
que pueda crear tensión sexual.

Una gran razón es que sus conversaciones son superficiales. Cuando usted está discutiendo el
tiempo, los resultados de béisbol, lo que se especializó en la escuela y así sucesivamente, es difícil
saltar a su posición sexual favorita. Pero si está hablando de la vez que se volvió loca y robó el auto
de su hermano y tú lo relacionas con cómo una vez tú y tu ex-novia entraron a hurtadillas a un
hotel y tuvieron sexo en una sala de conferencias vacía... se vuelve muy, muy fácil. Por qué? Porque
estás siendo vulnerable. Involucrarse sexualmente es un acto de vulnerabilidad, así que si ambos
ya están siendo vulnerables hasta ese momento, es sólo un paso lógico.

Pero hablaremos de esto más adelante en el libro. El punto que espero que estos ejemplos
demuestren es que la vulnerabilidad no es débil. La vulnerabilidad implica establecer límites
fuertes y luego conectarse con la mujer a un nivel significativo. Y esto no es fácil. De hecho, es
mucho más difícil que actuar. Y es mucho más difícil que desarrollar Falsa Confianza.

Las investigaciones psicológicas muestran que las personas con una autoestima similar terminan
atrayéndose unas a otras. Las investigaciones también muestran que los hombres y las mujeres con
creencias similares sobre el género terminan juntos.

Lo que esto significa es que eres a quien atraes. Si consistentemente terminas con mujeres
manipuladoras y malvadas, entonces hay algo en ti que es manipulador y malvado; sólo que aún
no lo ves.
Robert Glover describe brillantemente en su libro No More Mr. Nice Guy (No más Sr. Buen Tipo)
como los hombres que siempre están tratando de ser amables para que las mujeres les gusten son
en realidad pasivos-agresivos y manipuladores. Hay una razón por la que los chicos buenos
siempre terminan con reinas narcisistas. Son buenas parejas. Y uno debe admitirlo ante sí mismo.

Caminé durante años con la historia de que mi ex-novia me jodió totalmente y me jodió
emocionalmente. Eventualmente fui capaz de admitir que en realidad había sido un novio de
mierda, necesitado y pasivo-agresivo. Y no me sorprendió que me dejara. Ese cambio en la
narrativa cambió mis relaciones con las mujeres. Ya no era una víctima, pero de repente el 100%
responsable de los resultados de la relación que terminé con.

Los gilipollas de Falsa Confianza pueden tener sexo, pero la calidad de la experiencia rara vez es
alta porque lo están haciendo a través de engañar a las mujeres que están tratando de engañarlas.

El sexo y las relaciones son mejores cuando ambos están conscientemente de acuerdo. Y para ser
conscientes, tienen que ser libres de manipulación. Y para ser libre de manipulación, debes ser
vulnerable.

La paradoja de la inversión

Finalmente, el verdadero poder de la vulnerabilidad es que resuelve la paradoja de la inversión. La


paradoja de la inversión, como se mencionó en los capítulos anteriores, es el aparente conflicto
entre los dos aspectos de la atracción femenina. Las mujeres se sienten atraídas por hombres que
tienen un estatus más alto que ellas mismas (o en nuestros términos, muestran más Confianza
Verdadera). También son excitados por los hombres que los desean. La paradoja es que
típicamente, si un hombre muestra deseo hacia una mujer, entonces él también está mostrando
algún grado de necesidad o falta de confianza en que tiene un estatus inferior al de ella,
haciéndose poco atractivo.

El término común para esto es "ponerla en un pedestal".


Muchos hombres y consejos eluden esta paradoja al inventar trucos y tácticas que son capaces de
mostrar estatus al mismo tiempo que dan la impresión de no mostrar deseo o ser necesitados.
Esto es actuación. Y funciona, pero sólo a corto plazo.

La vulnerabilidad provoca un cortocircuito en la paradoja. Un hombre cómodo siendo vulnerable


se comportará con confianza. Y cuando el deseo se muestra con confianza, es atractivo. Cuando el
deseo se muestra con necesidad y falta de confianza, no es atractivo.

Lo que estoy diciendo es que mostrar tu deseo en una mujer no necesariamente tiene que ser
desesperado o desconfiado. Puedes mostrar deseo mientras estás seguro de ti mismo.

Piénsalo de esta manera. Tom se acerca a Sally. Antes de hablar con ella, Tom se mantiene sobre su
hombro durante 30 segundos. Está un poco borracho. Una vez que trabaja el nervio, se inclina, y
tiene una gran sonrisa que muestra tanto la emoción como el nerviosismo. Le pide su nombre y
saca la mano. Su voz tiembla un poco mientras le dice lo bonita que es. Se siente halagada pero un
poco incómoda. Ella dice: "Gracias". Él la toma de la mano demasiado tiempo y la mira fijamente y
le dice: "No, de verdad, sólo así, tan bonita..." Se está poniendo un poco incómodo ahora. Sally
quiere recuperar su mano. Tom está mirando a su alrededor y parece que se está esforzando
mentalmente para pensar en otra cosa que decir. Finalmente sale con un débil, "¿De dónde eres?"
Sally ahora está completamente incómoda y encuentra una excusa para irse.

Una hora después, Bill se acerca a Sally. Bill está bien vestido y parece tener el control de todas sus
acciones. Su movimiento es fluido y simple. Cuando se acerca a Sally camina directamente hacia
ella y sin disculparse se para frente a ella. Ella lo mira mientras él saca la mano. Le dice: "Hola, me
llamo Bill, me pareciste muy guapa y quería saludarte". Su apretón de manos es tan firme como su
voz. Su leve sonrisa muestra confianza - confianza en que incluso si ella le dijera que se fuera a la
mierda, Bill probablemente estaría de acuerdo con eso. Irónicamente, esto hace que ella quiera
que él se quede. Sally da un manso "Gracias" y se sonroja. Luego Bill se pone de lado a lado de ella
poniendo su brazo a mitad de camino alrededor de ella y comienza a contarle la historia de algo
que sucedió más temprano en la noche. No le pregunta si ella quiere oír la historia. No espera a
que ella le pregunte algo. Empieza a hablar, como si la conociera de toda la vida. Y si Sally no
quería oírlo, Bill probablemente iría a buscar a otra chica para contarle su historia. Y eso está bien.
Como se mencionó en el Capítulo 2, las mujeres están en sintonía con el comportamiento y la
conducta general de un hombre - no sólo con lo que él dice, no sólo con lo que hay en su cuenta
bancaria. Ellos miran lo que es su comportamiento y lo que dice sobre su nivel de confianza.

La manera de combatir la falta de confianza es abriéndose a la vulnerabilidad. Esto se puede hacer


sin sobre-invertir en otros. De hecho, lo opuesto es cierto, cuanto más te abres a tus emociones y
menos inhibida te vuelves, más "edgier" te vuelves hacia las mujeres, más controversial te vuelves.
Un chico malo con corazón.

Y, en última instancia, eso es lo que quieren las mujeres, un hombre fuerte, independiente, de alto
estatus - un chico malo que "no acepta la mierda de nadie" - pero quieren que este chico malo
tenga una profundidad y una sensibilidad que sólo se abren y muestran cuando están a su
alrededor.

A pesar de lo que cada fibra de tu ser pueda estar diciéndote, abrir tus pensamientos, acciones y
sentimientos hasta ser vulnerable en realidad define el comportamiento atractivo en los hombres.
Ser una persona independiente y segura de sí misma depende de ello. Actuar según tus deseos y
hacer movimientos sobre las mujeres depende de ello. Y una vez que te conozca, mostrar una
vulnerabilidad emocional hacia ella hará que se debilite en las rodillas (y tal vez incluso tú
también). Simple y llanamente.

Pero hay una trampa. Por lo general, cuando les doy a los hombres el discurso de la vulnerabilidad,
su primera reacción es decir: "Oh, está bien, así que le contaré todas estas historias tristes y ella
querrá tener sexo. Lo tengo."

No es tan simple. Hablaremos de esto en profundidad en el Capítulo 12, pero el significado de su


comunicación es su intención, no los datos transmitidos. Así que contarle a una mujer una historia
sollozante con la intención de hacerla sentir lástima por ti para que puedas acostarte con ella va a
parecer como algo necesitado y egoísta y no vulnerable en absoluto. No funciona de esa manera.

Deje de ver la comunicación como la información de la superficie y preste atención a las


emociones y motivaciones detrás de lo que se dice. Ahí es donde está todo el significado.
Volveré a decir esto porque a menudo se pierde: la vulnerabilidad no es una técnica o una táctica.
Es una forma de ser.

A veces recibo correos electrónicos de hombres que dicen algo como: "Oye, le conté a esta chica
todo sobre la muerte de mi perro y cómo odio a mi mamá. Ella no tuvo sexo conmigo. La
vulnerabilidad no funciona".

Y cuando recibo estos emails, sacudo la cabeza. Él no lo entiende. "No funciona", dice. He aquí un
consejo: si alguna vez te encuentras pensando "Eso no funcionó" o "Esto no funciona", entonces
estás actuando y te falta la Verdadera Confianza. A quemarropa. Punto.

Cuando las mujeres se conectan emocionalmente contigo y con tu deseo por ellas, no es por lo que
dices o por las palabras que eliges, sino por la emoción que hay detrás de esas palabras.

Si la emoción detrás de tus palabras es de necesidad y autoservicio, entonces ella se apagará sin
importar lo que digas, incluso si le estás contando la historia más vulnerable y sentida. Si la
emoción detrás de tus palabras es genuina y vulnerable, entonces la excitará, incluso si estás
hablando de tu lista de la compra o de cómo le pusiste nombre a tu perro. Sí, puedes fingir esto a
corto plazo si te conviertes en un buen actor. Pero obviamente, no hagas eso. No estamos en esto
por arreglos a corto plazo, ¿recuerdas?

Así que el problema es que sus declaraciones deben ser auténticas. Sus declaraciones hacia las
mujeres deben ser incondicionales, de lo contrario no es ser realmente vulnerable. Si le dices a una
mujer que es hermosa sólo porque crees que te dará una mejor oportunidad de acostarte con ella,
entonces, sorprendentemente, no se sentirá muy halagada. Inténtalo. Es verdad. Haga cumplidos
falsos a las mujeres y vea cómo responden. No responderán muy bien.

Pero comuníquese con sincera gratitud y se sorprenderá de cómo se ilumina frente a usted.
Así que el truco es que todo lo que digas debe ser lo más auténtico posible. No hay atajo. No hay
trucos. Lo dices porque lo dices en serio y en serio porque lo dices. Cuanto más nervioso te pone,
mejor, porque significa que estás siendo auténtico y vulnerable.

Lo atractivo que eres se basa en tu comportamiento que no es necesario. Tu comportamiento que


no es necesario se basa en lo vulnerable que te puedes hacer a ti mismo. Y lo vulnerable que seas
capaz de hacerte a ti mismo se basa en lo honesto que seas contigo mismo y con los demás.

Lo que nos lleva al siguiente capítulo: el don de la verdad.

Capítulo 4: El don de la verdad

"Lo único que es cierto es que tú decides cómo ves las cosas." David Foster Wallace

La mayoría de los hombres se relacionan con la idea de tratar de atraer a una mujer sin parecer
que lo estás intentando. O tratando de ser guay sin parecer que estás tratando de ser guay. Libros
enteros y escuelas de consejos de citas se han construido sobre esta idea - perseguir a una mujer
sin hacerle saber que estás interesado en ella.

Parece mucho trabajo, trabajo innecesario.

Como describí antes, esto funciona, pero es una solución a corto plazo que requiere mucho tiempo
y esfuerzo. En mi opinión, es una terrible inversión de tiempo y esfuerzo. También puedes invertir
ese tiempo y esfuerzo en ti mismo y dejar que tu identidad y honestidad hagan todo lo que te
atraiga.

En última instancia, es un comportamiento de desconfianza y no importa cuánta desorientación le


des a una mujer, inevitablemente vas a mostrar tu verdadero yo. Las únicas mujeres en las que va a
funcionar son aquellas que están tan desconfiadas de sí mismas que están dispuestas a tolerar tu
comportamiento desconfiado.
Encima de eso, caminar por la cuerda floja de perseguirla sin que parezca que la estás persiguiendo
requiere mucha atención y esfuerzo. Puedes equivocarte fácilmente. Es muy implacable y, en
última instancia, no es un proceso muy agradable. Además, toda la atención y el esfuerzo en las
mujeres de "juego" de esta manera irónicamente te anima a ser aún más invertido y necesitado,
disminuyendo así su probable atracción por ti.

Como ya tratamos en el Capítulo 3, demostrar honestamente su interés en una mujer es un


cortocircuito en este tema. Es una laguna en la paradoja de la inversión.

El debate de si mostrar interés a una mujer o no mostrar interés a una mujer ha estado furioso en
los consejos de citas de los hombres durante más de una década. Y a medida que pasa el tiempo,
el campamento de interés ha ido avanzando poco a poco. Está conduciendo a más éxito, menos
esfuerzo y a interacciones más honestas para los hombres de todo el mundo. Y aquí está el por
qué:

La mayor crítica a la hora de mostrar interés por una mujer con la que quieres estar es que
inmediatamente te muestra un gran interés en sus respuestas. Cuando dices: "Eres guapo y quería
conocerte", eso se traduce en: "Hola, quiero estar contigo y estoy oficialmente invertido en la
posibilidad de que suceda".

Lo que echan de menos, sin embargo, es la subcomunicación que está ocurriendo debajo de lo que
en realidad se está diciendo.

La subcomunicación es, "Estoy totalmente de acuerdo con la idea de que me rechaces, de lo


contrario no estaría acercándome a ti de esta manera. Por lo tanto, me siento cómodo conmigo
mismo y con mis perspectivas".

Piénsalo, si un hombre no se sintiera cómodo con la posibilidad de que una mujer lo rechazara, no
habría sido honesto en primer lugar. ¡De hecho, habría fingido que no estaba interesado en ella!

El hecho de que él honestamente se acercó a ella con sus intenciones, que puso sus nueces en la
tabla de picar y se hizo vulnerable a ella inmediatamente, en realidad sub-comunica la Confianza
Verdadera y el atractivo en sí mismo. Y además muestra deseo por ella, lo que va a desencadenar
su excitación.

Recuerde: lo que usted dice en realidad no importa; POR QUÉ usted dice que importa.

Siempre. Sin excepciones. Puedes tener la mejor línea en el mundo, pero si lo dices porque no
estás seguro de ti mismo y estás desesperado por la validación y aprobación de las mujeres,
entonces ella va a sentir inmediatamente que estás muy involucrado, y por lo tanto de bajo
estatus, no confiado y no es un hombre atractivo. No funcionará.

Esta es la razón por la que el uso de líneas de recogida es, en última instancia, un proceso inútil.
Podría venderte las mejores 100 cosas que le he dicho a las mujeres, pero no puedo venderte mis
intenciones o mi confianza en mí mismo. Usted debe desarrollarlos por su cuenta. Y una vez que lo
hagas, las líneas reales que digas serán personales y congruentes contigo y con nadie más.

La primera vez que experimenté esto de primera mano fue una experiencia que me abrió los ojos.
Sucedió en 2006. Todavía era ingenua y relativamente inexperta con las mujeres. De hecho, llevaba
menos de un año saliendo e intentando conocer mujeres, y seguía convencido de que necesitaba
las mejores frases y chistes para que una chica se interesara por mí.

Y ahí fue cuando me encontré por primera vez con una de las líneas más importantes que he
escuchado en mi vida:

"Hola cariño, ¿puedo orinar en tu trasero?"

Me quedé allí horrorizado mientras mi amigo le gritaba esto literalmente a cada chica atractiva que
se acercaba a cinco pies de nosotros.
En ese momento, para ayudarme a mejorar con las chicas, empecé a salir con un par de chicos que
tenían más mujeres que nadie que yo conociera. La idea era salir con ellas, estudiar lo que les
decían a las mujeres en sus interacciones y luego emularlo.

Escuchaba lo que decían, luego salía y decía lo mismo, y luego también conseguía chicas. Fácil,
¿verdad?

Entra mi amigo Matt y "¿Puedo orinar en tu trasero?"

Matt fue un tipo que conocí una vez brevemente a través de un amigo, pero su reputación era
ampliamente conocida. Estaba en una banda de rock, tenía tatuajes en los brazos y se tiraba a las
chicas como si fuera su trabajo. Me lo había encontrado por casualidad una o dos semanas antes y
era la primera vez que salía con él una noche entera.

Como puedes imaginar, su comentario de "¿Puedo orinar en tu trasero?" no fue del todo exitoso.
De hecho, creo que casi todas las chicas huyeron de nosotros horrorizadas. Matt estaba borracho y
yo me preguntaba qué diablos estaba haciendo con él.

Pero entonces pasó algo gracioso. Un par de chicas se rieron. Y de repente otra chica se quedó a
hablar con nosotros.

Ni que decir tiene que en 2006 no había nada escrito en los manuales que yo había estudiado
sobre cómo salir de un abridor de "¿Puedo orinar en tu trasero? Así que me quedé de pie, torpe y
confundido, esperando a ver cómo terminaba esto.

Lo siguiente que sé es que Matt le está diciendo que le va a lamer el culo esta noche...

Vale, olvida esto, voy a por una copa. No quiero estar asociado con este tipo cuando lo echen del
bar.
Unos quince minutos más tarde, Matt me encuentra, y sorprendentemente tiene el brazo
alrededor de la chica con la que había estado hablando. Tiene una gran sonrisa en la cara.

"Hey hombre, nos dirigimos a su casa, fue genial pasar el rato, deberíamos hacerlo de nuevo
alguna vez."

Me senté solo en el bar, tratando de reconstruir lo que acababa de ver. No tenía sentido, y iba en
contra de todo lo que había conocido sobre las mujeres en toda mi vida.

Hasta el día de hoy, esta ha sido una de las noches más importantes para mí en lo que respecta a la
comprensión de la atracción. ¿Fue por eso que aprendí que "¿Puedo orinar en tu trasero?" es lo
correcto?

No, en realidad, sigo pensando que es algo horrible de decir. Y la verdad sea dicha, en retrospectiva
mi amigo Matt tenía mucha Falsa Confianza.

Pero lo que aprendí es que, independientemente de lo que le digas a una mujer, la intención y las
implicaciones de POR QUÉ lo dices son mucho más poderosas que las palabras mismas.

Puedes decir lo más tonto y grosero (o lo más gracioso, dependiendo de tu perspectiva) a las
mujeres, y si la subcomunicación es, "Realmente no me importa si te ríes o huyes horrorizado, pero
aquí está lo que soy, tómalo o déjalo", esta subcomunicación comunica un bajo nivel de inversión y
un nivel increíblemente alto de vulnerabilidad.

¿Significa esto que decir cosas grotescas a las mujeres sin otra razón que para divertirte te hará
tener sexo? No siempre. Y no necesariamente a menudo. Pero podrías hacerlo peor.

¿Significa que deberías salir e intentar decir cosas como estas? ¿Fingirlo hasta que lo consigas?
¿Con esta línea y otras líneas ofensivas? Bueno, en realidad, no... ¿Sabes por qué?
La verdad siempre está resplandeciendo

Te lo diré, de hecho salí y le dije a las mujeres: "¿Puedo orinarte en el trasero?" la próxima semana.
¿Puedes adivinar lo que pasó?

Nada.

De hecho, tengo un montón de miradas raras y repugnantes y ni una sola risa.

Es porque lo decía buscando una reacción. Una vez más, estaba muy interesada en la forma en que
las mujeres me respondían. Simplemente no lo entendí en ese momento: no importaba lo que
dijera o no dijera; si lo decía de una manera que demostrara que me importaba demasiado cómo
me respondían, nunca funcionaría.

Esto se debe a que la verdad siempre está brillando. No puedes fingir vulnerabilidad y no puedes
fingir honestidad. Por su propia definición, es imposible.

El consejo que fecha de los hombres da a mujeres muy poco crédito cuando viene a esto. Las
mujeres son generalmente muy intuitivas a las emociones, motivaciones y señales sociales.
Podemos pensar que somos listos cuando se nos ocurre una frase bonita para acercarnos a una
mujer, pensando que ella no tiene ni idea de que la estamos seduciendo en secreto. Lo hace.
Siempre lo hacen. Y tampoco es gran cosa.

Y no sólo sabe que estamos coqueteando con ella, sino que el hecho de que parezcamos tan
preocupados por ser rechazados la apaga. El hecho de que tuviéramos que inventar líneas e
historias falsas para iniciar una conversación con ella, consciente o inconscientemente, le indica
que estamos muy comprometidos y que no somos un hombre verdaderamente atractivo.

No puedes fingir confianza por más de un momento. Las únicas mujeres que se las arreglará para
fingir son las mujeres que están borrachas o que son extremadamente desconfiadas. La verdad.
Las mujeres seguras y de alta calidad que no invierten en la atención que reciben de los hombres
no van a tener mucha paciencia para sus líneas y juegos. Ellos verán a través de ellos y te verán
como eres realmente: asustados de exponer tu vulnerabilidad; o simplemente asumirán que no
vale la pena invertir en ti porque prefieres hablar sobre hechizos o

juegos o lo que sea.

Si tienes Falsa Confianza, entonces tu naturaleza obsesiva alrededor del dominio se filtrará a través
de tus acciones y tu falta de empatía y entusiasmo por ella como persona repelerá a cualquier
mujer de verdadera dignidad y gracia. Atraerá a mujeres desconfiadas, llenas de trivialidades y
dramas sin sentido, que sólo servirán para alimentar aún más su enojo y antipatía hacia las
mujeres.

No puedes fingir vulnerabilidad. No puedes fingir la verdad. La verdad tiene que ser un don, dado
sin condiciones ni expectativas.

Eres quien eres, quien eres.

Incluso si mientes sobre ti mismo o actúas de cierta manera, esto es en realidad decir mucho más
sobre ti y tu personaje que el contenido de tus declaraciones. La verdad siempre está brillando y la
gente eventualmente sentirá una desconexión.

Puedes decirles a las mujeres que eres productoras discográficas y amigas de Jay-Z, pero lo más
probable es que, a menos que seas un actor realmente bueno, la gente va a sentir sutiles
inconsistencias en tu comportamiento para respaldar eso. Tarde o temprano, lo harán. Entonces
brillará tu verdadera identidad, brillará tu falta de vulnerabilidad, brillará tu desesperación por el
afecto, y serás un hombre triste, patético y poco atractivo.
Este es un ejemplo extremo, pero se desarrolla de la misma manera en una escala menor.
Tomemos un ejemplo clásico de fingir que no le interesa una chica para que se interese por ti.

Si finges que no te gusta una chica, la ignoras, actúas como si lo que dice fuera estúpido o poco
interesante, cuando en realidad te gusta, y estás interesado en lo que dice, las señales sutiles en tu
comportamiento y lenguaje corporal te avisarán lenta pero seguramente. La armadura se romperá.
Puede que se esté riendo demasiado de tu propia broma. O inclinar la cabeza en un momento
incómodo. O haciendo un comentario incómodo a su amiga que se siente forzada. Pero los
detectores de mentiras de la gente eventualmente se apagarán, y usted será expuesto por no
presentar una expresión honesta de sí mismo.

Incondicionalidad

¿Pero qué hay de los hombres que hablan de lo hermosa que es una mujer para halagarla? ¿Qué
hay de los hombres que compran bebidas a las mujeres y les piden citas y las llaman
incesantemente y les dicen que siempre están pensando en ellas? Esos tipos están siendo
honestos sobre sus intenciones y sus sentimientos, pero no están llegando a ninguna parte,
¿verdad?

En un nivel, están siendo honestos. Están siendo honestos sobre su falta de confianza. Su problema
no es la expresión honesta, sino no invertir más en sí mismos y desarrollar su propia confianza.

Pero en otro nivel, no están siendo honestos sobre sus intenciones. Pueden felicitar a una mujer y
comprarle cosas, rogarle que preste atención, pero sus intenciones son condicionales. No son
genuinos. Sólo están dando elogios y afecto bajo el supuesto de que lo recibirán a cambio.

Recuerde, tener Confianza Verdadera significa que sus emociones y motivaciones son menos
afectadas por ella que las de ella por usted. Cuando prodigas regalos y elogios a una mujer que no
ha hecho nada para ganárselos, estás subcomunicando una desesperada necesidad de su atención
y validación - una voluntad de sacrificar tu autoestima y riqueza para ganarte su afecto. Demuestra
una voluntad de alterarte a ti mismo por ella en mayor grado de lo que ella está dispuesta a
alterarte a ti. Recuerde, esta es la definición de bajo estatus y ser poco atractivo.
Una vez más, se trata de lo que se está subcomunicando, en lugar de lo que se está comunicando.

En caso de duda, verifique sus intenciones.

Piénsalo: el tipo promedio en el bar que va por ahí comprando bebidas para chicas guapas... ¿por
qué las compra? Así que las chicas se sentarán allí y hablarán con él. Cuando comenta sobre lo
hermosas que son y cómo está tan enamorado de ellas, ¿por qué las está elogiando? Para que les
guste. Cuando él paga por cenas elegantes y les ofrece comprar joyas, ¿por qué lo hace? Así que
estarán impresionados con él y no lo dejarán.

Estos no son regalos ni cumplidos en absoluto. Estos son tratos que está negociando. Los términos
pueden ser implícitos o tácitos, pero son transacciones de todos modos. Todo lo que él le da a ella,
lo está dando con la expectativa de recibir algo a cambio. Las bebidas no son incondicionales. Se
compran con la condición de que ella se quede y hable con él. Los cumplidos se hacen con la
condición de que ella le muestre afecto a cambio.

Y cuando las mujeres no muestran aprecio o no les devuelven el interés, él se enfurece,


culpándolas por ser prostitutas y perras mentirosas. Una vez más, ser un Buen Tipo nunca es muy
diferente a tener Falsa Confianza. Uno sólo da. El otro sólo toma. Pero ambos son iguales en su
desesperación por la aprobación de las mujeres.

Esta es una forma sutil de manipulación y, por lo tanto, en el fondo, deshonesta.

Una vez más, las mujeres de mayor valor y confianza verán a través de esto inmediatamente y no
se quedarán cerca de un hombre que haga esto. De hecho, las únicas mujeres que se decantan por
un hombre como éste son mujeres superficiales y dispuestas a cambiar su afecto por ganancias
materiales y superficiales - estas mujeres son desalmadas y reprimen sus emociones tanto, si no
más, que los hombres que les compran cosas.

Un hombre seguro de sí mismo expresa su interés incondicionalmente, sin esperar nada a cambio.
Esto despierta a las mujeres y cuando ellas le devuelven su interés, su interés es, de hecho, un
regalo a cambio.

La verdadera honestidad sólo es posible cuando es incondicional. La verdad es sólo la verdad


cuando se da como un regalo - cuando nada se espera a cambio. Cuando le digo a una chica que es
hermosa, lo digo sin esperar nada a cambio. Que me rechace o se enamore de mí no es importante
en ese momento. Lo importante es que le estoy expresando mis sentimientos en ese momento.

No uso mis cumplidos como herramienta de negociación. que les doy incondicionalmente. Un
hombre no seguro de sí mismo le hará un cumplido a una mujer sin conocerla y esperará con
expectación que ella le pague en su compañía, con agradecimiento o con favores sexuales. Sólo
daré cumplidos cuando esté honestamente inspirado para darlos, y por lo general después de
conocer a una mujer y mostrarle que estoy dispuesto a estar en desacuerdo con ella, dispuesto a
ser rechazado por ella y dispuesto a alejarme de ella si alguna vez llega a eso. Esta voluntad de
alejarme de ella y esta capacidad de no aceptar nada a cambio es lo que le da tanto poder a mi
interés genuino.

Cuando un cumplido viene de un hombre que no busca nada a cambio, es un regalo de verdad, un
pedazo de su vulnerabilidad e infinitamente más poderoso como resultado.

Y este cumplido honesto inspira a las mujeres a invertir más a cambio.

Paradójicamente, no buscar ninguna inversión de ella la inspirará a invertir mucho más en usted.

Las mujeres hermosas son elogiadas por su aspecto a menudo, y el 99% de estos elogios se dan
por necesidad, por alguna idealización de quién es o qué puede hacer por él.
Las mujeres hermosas han estado condicionadas durante la mayor parte de sus vidas a saber
cuándo un hombre está siendo genuino o no, si el cumplido es un regalo o una herramienta de
trueque.

Y cuando es un regalo, cuando es honesto, ella reconoce y aprecia a un hombre que realmente la
aprecia genuinamente. Estos hombres son raros.

Las mujeres también son personas (idea radical, lo sé). Y como personas, todos valoramos a
aquellos que nos valoran...

nos valoran genuinamente, sin esperar algo a cambio.

El afrodisíaco más grande del mundo es alguien a quien le gustas, genuinamente le gustas. El deseo
de una mujer es deseable. Pero tiene que ser un deseo genuino. No puede ser un tipo de deseo de
"Te deseo siempre y cuando me des más ego e impresiones a mis compañeros de trabajo".

Volveremos al tema de las mujeres muy hermosas en el capítulo 8, pero el punto es que la genuina
apreciación sin ataduras es rara en este mundo, particularmente de los hombres. Las mujeres
valoran esto e invierten en el hombre raro que puede demostrar su vulnerabilidad a ella.

Aquí está la prueba de fuego. Mira tus acciones y palabras alrededor de las mujeres y mira las
intenciones detrás de ellas. Estas intenciones siempre hablan diez veces más fuerte que sus
palabras reales. ¿Qué están diciendo?

Si le compras un trago a una chica para que no se vaya a hablar con otra persona, ¿qué dice esa
intención sobre ti? Dice que estabas sobre-invertido en ella y te comportabas de una manera que
no era atractiva.

Si le contaste a una chica una historia para impresionarla y hacer que sea como tú, ¿qué dice esa
intención sobre ti? Dice que estabas sobre-invertido y te comportabas de una manera que no era
atractiva.
Si invitaste a una mujer a un restaurante para impresionarla con cuánto dinero tenías, ¿qué dice
esa intención sobre ti? Dice que estabas sobre-invertido y te comportabas de una manera que no
era atractiva.

Un hombre que siente que necesita comprar o robar la atención o el afecto de una mujer a través
del entretenimiento, el dinero o la superficialidad es un hombre que no confía en su identidad y
que no es genuinamente atractivo.

Debo añadir que estas no son proposiciones de todo o nada tampoco. Mira, todos queremos
gustarle a la gente, y a todos nos gusta impresionar a los demás. Todos necesitamos algo de
validación alguna vez. Todos hacemos estas cosas hasta cierto punto. Es imposible ser
perfectamente innecesario todo el tiempo.

Pero la necesidad es relativa. Es por eso que digo que se trata de estar menos invertido en las
percepciones de los demás en lugar de NO invertir en las percepciones de los demás. Es una
diferencia importante.

No te aconsejo que te conviertas en un sociópata sin corazón. Todo lo contrario, en realidad.


Porque cuanto más inviertas en ti mismo, más libre serás para cuidar de los demás sin buscar nada
en respuesta. Un hombre que no tiene confianza en sí mismo y no invierte en sí mismo, en última
instancia, sólo es capaz de interacciones superficiales porque su umbral de necesidad es muy bajo.

Es imposible no invertir en otras personas. Así es como estamos conectados. Pero siempre es
posible invertir menos que ella, invertir más en uno mismo y en la propia identidad. Eso es todo lo
que se necesita.

Ajuste de límites
Pero ofrecer honestidad incondicionalmente no se trata sólo de elogios y aprecio. La honestidad
incondicional también puede ser brutal y mordaz a veces. Y aunque parezca extraño, la honestidad
brutal y enojada puede excitar a una mujer tanto como el elogio más genuino.

Una vez más, no se trata de lo que se dice, sino de la intención y la subcomunicación que hay
detrás. Cuando estás dispuesto a cortarle el paso a una mujer y decirle cuando se pasa de la raya.

para decirle a una mujer lo que tolerarás y lo que no tolerarás en tu vida, este subcomunicado
comunica los elementos más poderosos de atracción hacia ella. Mucho más poderoso que una
historia o juego entretenido.

Por eso es posible cabrear a una mujer y excitarla al mismo tiempo. Cualquier hombre con
experiencia con mujeres está familiarizado con esto.

Se trata de poner límites.

Si una mujer hermosa dice algo que un hombre no seguro de sí mismo encuentra ofensivo, lo
ignorará, cambiará de tema o retendrá sus verdaderos sentimientos.

Un hombre seguro de sí mismo le dirá que lo que acaba de decir es ofensivo. Deja que las fichas
caigan donde puedan.

Un hombre que es vulnerable no tiene miedo de poner límites a lo que está dispuesto a aceptar y a
lo que no está dispuesto a aceptar de la gente que lo rodea.

Los hombres con Falsa Confianza a menudo malinterpretan esto como un boleto gratis para decirle
a la gente que siempre están equivocados, o básicamente para hacer lo que quieren sin prestar
atención a los sentimientos de los demás.
Eso es sobre-compensación y en realidad el comportamiento de alguien que está sobre-invertido y
validado por las reacciones de los que lo rodean. Un hombre seguro de sí mismo no busca
imponerse a los límites de los demás, simplemente está interesado en mantener sus propios
límites a la vez que respeta los límites de los demás.

La Confianza Verdadera significa que usted se respeta a sí mismo y a los demás. Confianza falsa
significa sólo respeto a ti mismo.

La diferencia es que si una mujer dice algo ofensivo, un hombre con Confianza Falsa la reprenderá
y tratará de hacerla cambiar de opinión, mientras que un hombre con Confianza Verdadera
simplemente dejará claro que lo que ella dijo le pareció ofensivo y no lo tolerará de nuevo. Cómo
responde es su elección.

Si una mujer se burla de los amigos de un hombre seguro de sí mismo, no dudará en decirle que se
detenga y defienda a los que le importan. Si una mujer dice que necesita salir de una cita después
de 30 minutos, él no tratará de engañarla para que se quede o rogarle que se quede, no le gritará
ni le dará lecciones de modales. Él sonreirá y dirá: "Encantado de conocerte", y no la volverá a
llamar.

En caso de duda, verifique sus intenciones.

Si una mujer pide traer a un amigo a una cita, él dirá que no. Él no estará de acuerdo plácidamente,
o se quejará con ella de que lo que está haciendo está arruinando sus planes, o le gritará y la
insultará. Simplemente dirá que no y lo dejará así. Si amenaza con no salir, él dirá: "Está bien", e irá
a buscar a otra mujer.

No cuelgue. No vayas por ahí rompiendo la de otro.

La mayoría de las preguntas o problemas que los hombres me envían por correo electrónico, en su
esencia, de alguna manera involucran el no mantener los límites. Ya sea que se trate de una cita,
de una chica que no le devuelve la llamada, de una mujer que se burla de su trabajo, o de lo que
sea, su "problema" percibido es simplemente que él no da un paso al frente y le dice lo que está
dispuesto a aceptar y lo que no está dispuesto a aceptar de ella.
Típicamente tiene que ver con algo como lo siguiente:

"Realmente le gustaba y me dio su número. Ella responde a mis mensajes de texto, pero cuando
intenté sacarla de una cita, puso excusas. Entonces le mandé más mensajes de texto y me dijo que
quería verme, pero cuando llegó a la segunda cita, llegó tarde y dijo que tenía que ir temprano. Ella
no me besó. Ahora le estoy enviando un mensaje y ella me responde pero no está de acuerdo.

para ir a una tercera cita. "¿Qué hago?"

Por lo general, los tipos como este son obsesivos con "los juegos que juegan las mujeres" o con "las
pruebas" de las mujeres.

Mi respuesta a estos hombres es siempre la misma: si dejas claro desde el principio que no estás
dispuesto a aguantar los juegos, entonces no sólo las mujeres a las que atraes dejarán de jugar,
sino que también dejarás de atraer a las mujeres que lo hacen.

En el ejemplo anterior, mi plan de acción? Le habría dicho a fondo que si no estaba emocionada
por tener una cita conmigo, preferiría que nos ahorrara tiempo a los dos y que no se presentara.

Sí, le diré esto a la cara. No de una manera dura. Pero de una manera clara.

He dicho algo similar a las mujeres probablemente 5-10 veces. Sin excepción, están
completamente aturdidos. Sus mandíbulas normalmente se caen. A menudo, se disculpan
inmediatamente y dicen que no quisieron ser tan desconsiderados. Curiosamente, mi honestidad y
mi completa disposición a ser rechazado (o a rechazarlos) demuestran mi Verdadera Confianza y
por primera vez, los hace increíblemente atraídos hacia mí.
Un par de veces han dicho: "Tienes razón..." No quiero salir contigo", en tantas palabras. Y eso está
bien. Sí, me dolió oír eso. Pero mucha mierda en la vida duele. Supéralo. Es para mejor. Nos ha
ahorrado a los dos mucho tiempo y esfuerzo.

Su capacidad y voluntad de establecer límites es proporcional a la confianza que tenga. Los


hombres que no están seguros de sí mismos y carecen de vulnerabilidad mantendrán sus límites
sueltos y abiertos, invitando a la manipulación y a otras personas a pasar por encima de ellos. Esto
se debe a que están más que dispuestas a alterarse a sí mismas para recibir la validación de las
mujeres que conocen.

Los hombres que tienen confianza establecen límites estrictos porque valoran su propio tiempo y
felicidad más que recibir atención de una mujer. Tampoco ven ninguna razón para pisotear los
límites de otras personas.

Cuando se trata de hacerse más vulnerable y más seguro de sí mismo, el primer paso a menudo es
comenzar a establecer sus propios límites. Aprende a decir no a la gente, especialmente a las
mujeres. Empieza a tener opiniones sobre lo que te gusta y lo que no te gusta, lo que tolerarás y lo
que no tolerarás. Sé honesto contigo mismo, dolorosamente honesto. Y luego sé dolorosamente
honesto con ella.

El problema de formar límites fuertes es que para formarlos, tienes que ser particularmente
consciente de tus propios deseos y emociones. Y muchos hombres que han estado necesitados
toda su vida no son muy conscientes de sí mismos. No saben lo que están dispuestos a defender y
lo que están dispuestos a dejar pasar. No conocen sus propias motivaciones y deseos emocionales.

Los hombres a menudo tendrán que pasar mucho tiempo buscando la verdad dentro de sí mismos
antes de poder expresarla a los demás.

Encontrando tu verdad

Aquí hay algunas verdades que he descubierto en los últimos años:


Mi abrumador deseo de afecto por parte de las mujeres probablemente tiene mucho que ver con
el hecho de que fui criada por una madre soltera en la adolescencia. El divorcio de mis padres me
dejó un miedo profundamente arraigado al compromiso que todavía impregna mi vida sexual
hasta el día de hoy. Que mucho de lo que yo consideraba genial cuando era más joven eran en
realidad maneras diferentes de protegerme y medicar mis heridas emocionales. Que he estado
resentido con mi padre durante mucho tiempo. Que tengo una obsesión peculiar con mi
masculinidad. Que mis valores más importantes son la honestidad, la empatía y la curiosidad
intelectual. Que no tolero a las mujeres que no me hacen feliz, por muy calientes que estén.

Es fácil para mí decir estas cosas ahora, y lo importante no son las palabras. Lo que es importante
son las compuertas de emociones que surgieron cuando descubrí estas verdades sobre mí mismo.
A medida que descubrí estas cosas acerca de mí misma, me permitió expresar emociones
previamente sofocadas en mi vida diaria y con las mujeres.

Porque a medida que he ido descubriendo cada una de las verdades sobre mí, he podido trazar
límites basados en esa verdad, lo que a su vez me hace menos necesitado.

Por ejemplo, cuando empecé a salir, pasé mucho tiempo golpeándome la cabeza contra la pared
tratando de ligar con las chicas "calientes" de los clubes nocturnos ruidosos. Ya sabes, bronceados
falsos, tetas falsas, pelo falso, personalidades falsas.

Por alguna razón, no pude mantener su atención el tiempo suficiente. Eventualmente, después de
empujar las cosas más lejos y pasar más tiempo y esfuerzo en esos lugares de lo que me gustaría
admitir, me fui a casa con algunos de ellos.

Y... bueno, fue bastante decepcionante.

Lo que descubrí es que no había nada objetivamente mejor o más interesante sobre estas chicas.
De hecho, lo que perseguía era el estatus, una palmadita en la espalda, básicamente revivir y
redimir todos mis momentos fallidos en la secundaria en los que las chicas guapas no me
prestaban atención.
No tenía nada que ver con las chicas, tenía todo que ver conmigo.

Ahora, cuando conozco a una chica en un lugar como ese que no me muestra ninguna profundidad
de su personalidad, no estoy dispuesto a poner más esfuerzo en conocerla. Mi límite está
establecido: Valoro la curiosidad, la educación, la inteligencia y la autenticidad. Tampoco valoro los
looks "falsos" como kilos de maquillaje, bronceador, extensiones de cabello o faldas súper
apretadas.

OK, tal vez valoro las faldas ajustadas...

¿Pero la ironía? Debido a que ese límite está establecido, no he invertido mucho en estas mujeres,
y como resultado recibo más atención de ellas que nunca antes.

Es importante analizar las razones por las que estás sobre-invirtiendo en las mujeres y tener una
conversación honesta contigo misma al respecto para tratar de resolverlo.

Por ejemplo, quizás estás sobre-invertido con las mujeres porque eres virgen y no tienes
experiencia con ellas. Entonces usted necesita mirar cómo el ser inexperto está causando que
usted se infravalore y busque la validación. Usted debe sentirse cómodo con la idea de ser
inexperto y estar cómodo admitiendo esa inseguridad si desea ganar mucha experiencia.

O quizás tu ex-novia te dejó por otro hombre y estás amargado. Antes de que usted pueda
deshacer el enojo que le está causando estar sobre-invertido, usted necesita llegar a un acuerdo
sobre por qué está enojado y aceptar por qué su ex lo dejó.

Para mí, una gran parte de esto fue aceptar que, en realidad, yo había sido un novio bastante
ingenuo y de mierda para mi ex-novia y podía entender por qué ella quería dejarme. También
reconocí defectos e inseguridades en ella que no había notado cuando estábamos juntos, que no
había sido el ángel perfecto que asumí que era. Con todo, llegué a un acuerdo con la experiencia y
el enojo disminuyó, permitiéndome soltarme y volverme menos interesada en las mujeres con las
que salía.

Otro ejemplo es un tipo que nunca ha sido "cool" antes. Tal vez se burlaron de él y se burlaron de
él durante toda la secundaria. Tal vez los chicos populares de la escuela le dijeron

era gay y un maricón.

Tal vez ahora es más viejo, más guapo y más sociable y quiere compensar todos esos años de
sentirse insignificante. Así que lo hace tirando dinero y atrayendo mucha atención superficial. Se
está divirtiendo, pero se está rascando esa comezón, finalmente está viviendo esa necesidad de ser
el chico guay y popular. Pero en algún momento tiene que aceptar esto, aceptarlo y sentirse
cómodo admitiéndolo. Entonces puede seguir adelante.

Una vez más, si sólo tratas de conseguir que las chicas impresionen a otros chicos, entonces no
estás en un buen lugar, y necesitas echar un vistazo serio a tus motivaciones. Para deshacer esto,
debes aceptar por qué buscas la atención y la aprobación de otros hombres -quizás se remonta a
tu padre- y luego buscar esa aprobación a través de otros medios. Únase a un equipo deportivo.
Lleva a tus compañeros de trabajo a tomar una cerveza. Compra de abonos para el equipo de
baloncesto local. Hay maneras mucho más saludables de conseguir camaradería masculina que
tratar de impresionar a otros chicos consiguiendo chicas.

Para mí, tuve una combinación de los dos segundos ejemplos. Pasé la mayor parte de mi
adolescencia viviendo sola con mi madre. Como resultado, siempre me relacioné más con las niñas
que con los niños, y tuve pocos amigos varones hasta que llegué a la edad adulta. Nunca pude
relacionarme con ellos también y el no tener a mi padre alrededor (tanto física como
emocionalmente) me llevó a buscar inconscientemente mucha aprobación de otros hombres.

Además de eso, el hecho de que mi novia de cuatro años me dejó, y yo tenía mucha rabia hacia las
mujeres. Combina los dos y tienes una receta perfecta para un chico agradable que se convirtió en
Falsa Confianza con el fin de compensar y convertirse en un jugador.
Reconocer y aceptar estas verdades es lo único que me permitió resolver y dejar ir gran parte de
mi inversión y necesidad hacia la aprobación de las mujeres. Tuve que aceptar estas faltas dentro
de mí para finalmente desarrollar la Confianza Verdadera y atraer a mujeres increíbles a mi vida
con consistencia. Tan pronto como se disipó mi necesidad de impresionar a otros chicos, también
se disipó mi inversión en cómo una chica borracha en un bar pensaba de mí. Tan pronto como dejé
ir algo de mi ira hacia mi ex, algo de mi necesidad de follar absolutamente todo desapareció
también.

Como resultado, me volví menos involucrada y menos afectada por las acciones de las mujeres a
mi alrededor, lo que a su vez me hizo más atractiva a su alrededor. Como por arte de magia,
empecé a atraer a mujeres más bellas e interesantes con menos esfuerzo.

¿Y cómo sé esto? Estaba claro. Mi aspecto no cambió. Me vestí de la misma manera. Fui a los
mismos bares. Pero de repente las chicas se me acercaban. Atrapaba más y más chicas calientes
que me sonreían y me miraban fijamente. Mi apariencia exterior había cambiado poco. Mi
disposición interior cambió por completo. Mis comportamientos externos pronto siguieron el
ejemplo.

Buscar la verdad dentro de ti es un arduo progreso a largo plazo. Un libro entero podría ser escrito
en él por sí mismo. Pero te garantizo que tienes algunas verdades muy arraigadas que te están
haciendo invertir demasiado en cómo te tratan las mujeres. Si no, no habrías comprado este libro
ni leído hasta ahora.

Si sientes que tienes serios problemas emocionales o crees que por alguna razón estás basando
una gran parte de tu identidad en cómo te responden las mujeres, entonces te recomiendo la
terapia.

La terapia tiene muchos estereotipos y juicios negativos que vienen con ella, pero si te tomas el
tiempo para encontrar un buen terapeuta en quien confiar y con quien gelificarse, entonces puede
ser extremadamente útil.