Sie sind auf Seite 1von 43

FACULTAD DERECHO

PSICOLOGIA FORENSE
“La Imputabilidad e Inimputabilidad”
Catedrática:
Rocío López Luna

Alumnos:
Cama Salazar, Antonio
Díaz Espinoza, Miguel Ángel
Dolorier López, Luis Manuel
Villarrubia Gutiérrez, Roger

Cañete, Noviembre del 2011


UNIVERSIDAD CÁTOLICA LOS ANGELES DE CHIMBOTE PSICOLOGÍA FORENSE

Al espíritu constructor de la humanidad que


insufla el avance de nuestras universidades.

6
6
UNIVERSIDAD CÁTOLICA LOS ANGELES DE CHIMBOTE PSICOLOGÍA FORENSE

INDICE

La Imputabilidad e Inimputabilidad

INTRODUCCIÓN

CAPITULO I

I.- El concepto de imputabilidad


a) Revisión del contenido de la fórmula.
b) Revisión de la fórmula en cuanto tal.

II.- El Juicio De Imputabilidad Y El Juicio de Inimputabilidad

CAPITULO II

I.- Imputabilidad O Culpabilidad Disminuida O Relativa


a) Casos de imputabilidad o culpabilidad disminuida por anomalía psíquica
no plena, que no altera totalmente la capacidad del procesado:
- Trastornos neuróticos.
- Algunas anomalías orgánicas.
- Algunos trastornos mentales y del comportamiento debido a uso de
sustancias psicótropas, alcohol y/ drogas
- Trastornos específicos de la personalidad (psicopatías).
- Otros tipos de trastorno mental.
- El retraso mental leve.
b) Casos de imputabilidad disminuida por grave alteración de la conciencia
incompleta.
c) Casos de imputabilidad por alteraciones de la percepción incompleta.

II.- Imputabilidad Restringida:


a) Responsabilidad restringida de la persona mayor de 65 años de edad.
b) Responsabilidad restringida de la persona mayor de 18 años y menor de
21 años de edad.

6
6
UNIVERSIDAD CÁTOLICA LOS ANGELES DE CHIMBOTE PSICOLOGÍA FORENSE

III.- Otras Causas De Inculpabilidad Parcial O Total:


a) Error de prohibición y dimensión psíquica
b) La emoción violenta
- La emoción
 Aspecto subjetivo
 Variable fisiológicos
- Clases de emociones
- Motivación emocional y emoción violenta desde el punto de vista penal
- Emoción violenta y condiciones personales
- Diferencia con la grave alteración de la conciencia

c) Miedo insuperable
- Como inimputabilidad, estado de necesidad o de inexigibilidad
- Que es el miedo insuperable
- Que origina la reacción del miedo insuperable
 Amenaza proveniente de otra persona
 El entorno o la circunstancia del momento
 Mal imaginario

CAPITULO III

I.- Criterios De Inimputabilidad

II.- Causas De Inimputabilidad


a) Formula Psiquiátrica
b) Formula Psicológica
c) Formula Jurídica Psiquiátrica

III.- Motivos De Inimputabilidad


a) Falta de Desarrollo Mental
- Menores de Edad
- Sordomudos
b) Falta de Salud Mental
c) Transtorno Mental Transitorio

6
6
UNIVERSIDAD CÁTOLICA LOS ANGELES DE CHIMBOTE PSICOLOGÍA FORENSE

INTRODUCCIÓN

Es necesario comenzar recordando que la responsabilidad penal objetiva, también


conocida como responsabilidad penal por el sólo resultado, propia de los inicios
del Derecho Penal, fue cediendo paso a la responsabilidad penal por culpabilidad.
La responsabilidad objetiva se conforma con la comprobación de la vinculación de
causalidad material, mientras que el culpabilismo indaga además aspectos
subjetivos del comportamiento que le permiten precisar la pertenencia del acto
delictivo al sujeto, comprobando que éste lo realizó con conciencia de su ilicitud.
En esta responsabilidad penal por culpabilidad tiene especial consideración a la
definición primaria que se tiene sobre la imputabilidad como un atributo o aptitud
de la persona (de entender y de querer, como premisas básicas), deben
considerarse los aspectos personales que el agente deja traslucir en la realización
de la conducta, pues la personalidad se refleja en el momento de la comisión del
acto (Tobón, 1981). Podemos afirmar por este concepto y los otros que en
presente trabajo desarrollaremos que a través del hecho pueden estudiarse no
solamente las esferas cognoscitiva y volitiva del sujeto, sino también aspectos
peculiares de su personalidad.
La evolución de las concepciones sobre Imputabilidad no podrán nunca
desprenderse de su vinculación directa con la Responsabilidad en sus diferentes
grados, apreciación nuestra que académicamente se demuestra parcialmente en
el trabajo del médico francés Dubuisson quien publicó en 1888 una monografía
titulada "Teoría de la Responsabilidad" en la que consideraba a todos los hombres
imputables y tenidos como responsables de sus actos. Así también nuestra
apreciación se observa en las diferentes concepciones que se tienen sobre la
imputabilidad hasta la actualidad manteniéndose íntimamente ligada a la
responsabilidad.

Brevemente desarrollaremos las escuelas que desarrollan los conceptos de la


imputabilidad así observamos que para los clásicos, que tomando como base el
ejercicio del libre albedrío, consideraron la imputabilidad como la relación causal
existente entre el agente y el delito por él cometido. Imputabilidad e imputación,
oral no requieren otra condición que la de que el hombre que fue causa material
de un hecho haya sido también su causa moral.

Decía Carrara en su "Programa" que "El juicio mediante el cual un magistrado


imputa civilmente a un ciudadano una acción declarada ya antes por la ley como
políticamente imputable, encuentra en aquel individuo la causa material del acto y
le dice: TÚ LO HICISTE (imputación física). Encuentra que aquel individuo ejecuto
el acto con voluntad inteligente y le dice: "TÚ LO HICISTE VOLUNTARIAMENTE"
(imputación moral). Encuentra que el hecho está prohibido por la ley del Estado y
le dice: "TU LO HICISTE EN CONTRA DE LA LEY ", (imputación legal).

6
6
UNIVERSIDAD CÁTOLICA LOS ANGELES DE CHIMBOTE PSICOLOGÍA FORENSE

Es solo como resultado de estas tres posiciones que el juez puede decir al
individuo: "yo te imputo este hecho como delito".

El presupuesto esencial de la imputabilidad legal es el libre albedrío, doctrina que


Carrara consideró acertada y que, como requisito de la imputabilidad moral se
puede resumir y concretar diciendo: desde que el hombre comete delitos sigue
con voluntad inteligente y libre una conducta contraria a ley, deben ponerse a su
cargo las consecuencias establecidas en esta.

La escuela positivista opone al principio de la responsabilidad moral el de la


responsabilidad legal o social sostenida por Ferri desde su tesis doctorada
publicada en 1878. Ferri considera desmentido por la psicología positiva los
postulados de la escuela clásica, entendiendo la imputabilidad como "la facultad
de atribuir a alguno un dado efecto como la causa productora del mismo". A su vez
entiende por "responsabilidad" la posibilidad de considerar obligado a alguno a
resarcir un daño dado y a sufrir una pena dada, con motivo de aquel efecto. Vale
decir que hay imputabilidad material por ser agente autor del acto de que se trata
e imputabilidad social y jurídica por estar obligado a soportar las consecuencias
sociales y jurídicas de su acto.

La siempre aparecidas escuelas eclécticas o transaccionales intentaron componer


las diferencias entre los clásicos y los positivistas afirmando que la solución se
halla en el conjunto de las circunstancias subjetivas que deben encontrarse en el
autor de un delito para considerarlo pasible de responsabilidad legal. A partir de la
elaboración de este concepto surge la distinción entre delincuentes imputables y
delincuentes inimputables, pero subsistiendo el interrogante sobre cuál debe ser el
presupuesto de la imputabilidad, punto sobre el cual los autores transaccionales
no lograron acuerdo; así observamos algunas opiniones como de Mazzini: “… la
persona es imputable cuando la capacidad de entender y querer se ha exteriorizado con una
manifestación actuada de voluntad consciente contraria a derecho” , para este autor la
personalidad y la capacidad son los presupuestos de la imputabilidad; Impallomeni
sostenía que: “el hombre es imputable porque la pena puede actuar sobre él como coacción
psicológica en sus dos momentos, en el de la amenaza y en el de la irrigación del mal que le es
propio”, mientras los positivistas rebaten esta teoría apoyándose en las
afirmaciones de Ferri quien entendía: “… que si un hombre comete un delito es porque no
fue intimidado”; de modo tal que la consecuencia de la teoría de Impallomeni,
afirman los positivistas, sería la de considerar que solamente son imputables los
hombres que no cometen delitos. Para muchos Hoy en día tales aseveraciones no
tienen ya predicamento, puesto que para aceptarlas deberíamos admitir a la pena
con carácter intimidatorio, cuando esa finalidad ya fue descartada definitivamente
por la criminología.

No faltaron quienes afirmaban que para considerar imputable a una persona es


menester que el agente al obrar esté en plena posesión de sus facultades
habituales y características, o sea que no debe encontrarse fuera de su estado
normal y que debe existir identidad personal del autor consigo mismo antes y
después del delito.

6
6
UNIVERSIDAD CÁTOLICA LOS ANGELES DE CHIMBOTE PSICOLOGÍA FORENSE

Otros negaron la posibilidad de exigir como presupuesto de la imputabilidad la


identidad del agente consigo mismo pre y pos delictual, basándose en Ribot, quien
en sus estudios psicológicos del delincuente sostenía que existía cohesión y
unidad del yo normal y, además, psicológicamente no aparece el agente idéntico a
sí mismo antes y después del ilícito.

Von Listz: Fue quien trajo un poco de claridad entre tantas opiniones distintas. En
su tratado afirmó que: “la imputabilidad es la capacidad de conducirse socialmente” ;
Von Listz afirmaba que se debía observar una conducta que responda a las
exigencias de la vida política común a los hombres. Por consiguiente, siendo la
imputabilidad la facultad de determinación normal, ha de ser imputable todo aquel
que posea un desarrollo mental normal, se halle mentalmente sano y con
conciencia sin perturbaciones. El contenido normal y la ciencia motivadora normal
de las representaciones, constituyen para este autor "la esencia de la
imputabilidad".
Von Listz también definió la imputabilidad en un sentido puramente formal,
diciendo que "consiste en la capacidad de obrar en derecho penal, es decir, la capacidad de
realizar actos que llevan consigo las consecuencias penales de la infracción” ; relacionando las
dos definiciones se puede determinar que para él, solamente cuando tal capacidad
exista, puede ser imputada como culpable la conducta social.

Hoy en día apreciaciones como la que realiza el Dr. Milton Cairoli Martínez “La
imputabilidad no es sinónimo de salud mental, así como inimputabilidad tampoco significa
enfermedad psíquica o física. El concepto debe ser independizado de la enfermedad o de la salud,
pues se trata de una noción netamente jurídica, aunque sea preciso a veces, examinar algunos
aspectos a través de nociones de carácter médico. La imputabilidad es entonces, una capacidad
personal que debe ser evaluada en cada caso concreto en relación con el hecho cometido” que
podríamos decir enriquece con sus contradicciones a las concepciones antes
descritas deben ser hoy en día tomadas en cuenta ya que si bien es cierto su
grado evolutivo recién es inicial no estaríamos lejos de su desarrollo; razón por la
cual iniciaremos el primer capítulo bajo esta concepción.

6
6
UNIVERSIDAD CÁTOLICA LOS ANGELES DE CHIMBOTE PSICOLOGÍA FORENSE

CAPITULO I

I.- El concepto de imputabilidad


La tendencia en la doctrina y la legislación ha sido la de determinar la
imputabilidad desde las ciencias naturales. En las legislaciones antiguas sobre la
base de la psiquiatría y posteriormente en relación a la psicología. Sólo
modernamente se ha incluido una dirección valorativa y se plantea la imputabilidad
como una cuestión a definir normativamente. En todo caso, sin embargo, se tiende
a dar una importancia fundamental a las ciencias naturales así debemos
desarrollar brevemente concepciones sobre la imputabilidad que tienen en la
medicina forense por ejemplo la señalada por el catedrático Dr. Eduardo Vargas
que considera lo señalado por el maestro español Gisbert Calabuig: “la imputabilidad
es un concepto jurídico de base psicológica” . Dependiendo así de este concepto, a su
vez, los conceptos de responsabilidad y de culpabilidad; También recoge lo
señalado por el maestro argentino Terán Lomas que: “ en la imputación jurídica delictiva
deben sucederse en orden lógico la imputabilidad, la culpabilidad y la responsabilidad ”,
estructurando la actual concepción médico forense que la imputabilidad es la
capacidad de culpabilidad y requiere del sujeto la condición biológica, como la
edad y la comprensión de la criminalidad de sus actos o capacidad de dirigir sus
acciones, luego desarrolla los otros conceptos señalados sobre la culpabilidad
como el vínculo específico del sujeto con un determinado acto y la responsabilidad
correspondiéndola a la punibilidad. "El sujeto no sólo es responsable cuando es culpable de
una acción típicamente antijurídica, sino también cuando es punible" (Terán Lomas) .
La imputabilidad es el presupuesto subjetivo de la culpabilidad, mientras la
antijuridicidad es el presupuesto objetivo.
Sabemos que sobre la naturaleza de la culpabilidad hay tres concepciones:
psicológica, normativa y finalista.
Interesándose la medicina forense en la concepción psicológica de la culpabilidad
que tiene sus orígenes en el pensamiento de Carrara. Para el maestro italiano la
culpabilidad es la fuerza moral subjetiva del delito. Esta fuerza resulta del
concurso de cuatro requisitos: conocimiento de la ley, previsión de los efectos,
libertad de elegir y la voluntad de obrar. Tenemos que el conocimiento de la ley y
la previsión de los efectos conforman el "concurso de la inteligencia" y la libertad
de elegir y la voluntad de obrar constituyen la fórmula "concurso de voluntad".
La intención nace del concurso de la inteligencia y de la voluntad. Carrara define la
intención como un esfuerzo de la voluntad hacia el delito.

6
6
UNIVERSIDAD CÁTOLICA LOS ANGELES DE CHIMBOTE PSICOLOGÍA FORENSE

La inteligencia y la voluntad son las bases psicobiológicas de la imputabilidad por


lo que el perito médico debe referirse únicamente a la alteración mental que afecte
dichas funciones psicológicas.

Esta hoy en día esta tendencia es puesta a revisión desde dos perspectivas
diferentes. Por una parte desde el contenido mismo de la fórmula utilizada y, por
otra, en relación a la fórmula misma.

a) Revisión del contenido de la fórmula.


La fórmula actualmente utilizada señala que ser imputable implica la capacidad de
conocer la ilicitud del obrar y de poder actuar conforme a tal conocimiento.
En definitiva simplemente se pone el acento sólo en dos aspectos psicológicos, en
el referente al conocimiento (momento cognoscitivo) y el relativo a la voluntad
(momento volitivo).
Pero la realidad psicológica del individuo no se agota en estos dos aspectos y
habría, por ejemplo, que considerar todo el problema de la afectividad. La fórmula,
por tanto, resulta discutible ya en su contenido. Ello justamente tiene especial
importancia en el caso de los jóvenes. En efecto, esta tendencia a poner el acento
en el conocimiento y la voluntad pareciera basarse en una idea radicalmente
racionalista de la sociedad y el hombre, en que las características de éste son el
conocimiento y la voluntad. Con lo cual ya de partida el joven aparece como
alguien que no aparece dotado de estas características fundamentales del hombre
("maduro"). De este modo se crea una forma de diferenciación propia a la teoría
de la divergencia, en que el joven aparece estigmatizado desde el principio y por
tanto sujeto a la tutela del Estado y la sociedad, pues presenta características
peligrosas para ésta y de la cual la sociedad ha de defenderse. Sobre la base de
la ciencia (natural) y, por tanto, de una pretendida verdad indiscutible se justifica
cualquier intervención del Estado sobre la categoría de los jóvenes. La idea
clasificatoria de las ciencias naturales traspasa el sistema penal y permite la
creación de una ley especial, en el sentido de una ley conforme a las
características de personalidad del sujeto.
Pero no sólo ha de criticarse el contenido de esta fórmula desde el aspecto
puramente psicológico individual, sino también desde una perspectiva social. Se
pone el acento sólo en el individuo aisladamente, olvidándose que el derecho y el
derecho penal en específico está referido a relaciones sociales y por tanto al
sujeto en relación a otros. Luego hay que considerar la interacción social entre los
sujetos, que resulta fundamental para enjuiciar la responsabilidad de éstos y
también por tanto su imputabilidad. Se trata de incorporar a la discusión de la
imputabilidad toda la problemática de las llamadas subculturas. Es decir, respecto
de determinados individuos (pertenecientes a una determinada subcultura, las
cuales se dan en todo sistema social y han de ser reconocidas por toda sociedad

6
6
UNIVERSIDAD CÁTOLICA LOS ANGELES DE CHIMBOTE PSICOLOGÍA FORENSE

abierta o democrática) la cuestión a debatir no está referida sus aspectos


cognoscitivos o volitivos, que resultan innegables, sino en relación a su mundo
cultural, a sus vivencias, a sus creencias, que pueden interferir completamente su
relación con la cultura dominante o hegemónica (así el caso de los indígenas en
América Latina o de los gitanos en Europa).

Luego también desde esta perspectiva la fórmula utilizada tradicionalmente resulta


demasiado restringida e insuficiente. Implica pasar por alto una situación existente
en todo sistema social y en definitiva no atender las necesidades de vastos grupos
sociales, con lo cual se produce una relación de dominación sobre ellos y
consecuentemente una política discriminatoria.

b) Revisión de la fórmula en cuanto tal.


La cuestión a discutir es si es posible plantear una definición en torno a este tema
sobre la exclusiva perspectiva de las ciencias naturales o sobre un criterio mixto
de carácter científico natural y normativo.
El problema de la imputabilidad gira en torno a la consideración del individuo como
persona, esto es, como un sujeto dotado de derechos y al que se le pueden
imponer obligaciones. Esto es, de un sujeto dotado de autonomía. Se trata, como
señala la Constitución de "la dignidad de la persona" y de "los derecho inviolables
que le son inherentes". Luego la discusión sobre la imputabilidad no se puede dar
en términos naturalísticos o simplemente de una mixtura de estos elementos con
otros de carácter valorativos. La problemática de la imputabilidad es primeramente
una cuestión a resolver desde un punto de vista político jurídico.

En primer lugar entonces hay un aspecto determinante que condiciona toda la


discusión, esto es, que el juicio de imputabilidad o inimputabilidad no puede
desvirtuar el carácter de persona del sujeto y por tanto su dignidad y derechos que
le son inherentes. No es menos persona un inimputable ni más persona el
imputable.
Las fórmulas hasta ahora utilizadas tienen sin embargo la tendencia de plantear
una cierta minusvalía respecto de los inimputables ("no tienen capacidad para...")
y a negarles su autonomía como persona, y por tanto, al mismo tiempo a conceder
una tutela sobre ellas por parte del Estado. Se produce una confusión entre las
diferentes necesidades que pueden tener las personas y las cuales debe tutelar el
Estado.

Más aún se produce una confusión entre las diferentes necesidades que pueden
tener las personas con una diferenciación sobre sus características personales, lo
que se utiliza como fundamento para esa tutela del Estado, en razón de su

6
6
UNIVERSIDAD CÁTOLICA LOS ANGELES DE CHIMBOTE PSICOLOGÍA FORENSE

peligrosidad social. Todo ello vulnera clara y palmariamente los deberes positivos
del Estado frente a la persona y el principio de igualdad.

II.- El Juicio De Imputabilidad E Inimputabilidad


Conforme, por tanto, a los principios constitucionales actuales, propios a un
Estado social y democrático de Derecho, la imputabilidad como juicio sobre un
sujeto tiene que partir del principio político jurídico (y no de ciencia natural) de que
se trata de un persona y de que éstas son por tanto iguales en dignidad y derecho.
De ahí entonces la revisión crítica de las actuales fórmulas sobre imputabilidad,
que de algún modo, por su afincamiento en las antiguas posiciones positivistas
basadas en las ciencias naturales, tienden a una ideología de la diferenciación.
El juicio de imputabilidad tiene pues un primer nivel ineludible en un Estado social
y democrático de derecho, que el sujeto sobre el que recae es una persona
humana y por tanto no se puede hacer ninguna discriminación ni en razón de sus
cualidades personales ni tampoco por el grupo o sector personal al cual
pertenezca.

Ahora bien, a la persona en cuanto se le reconoce como actor social, como sujeto
de derechos y obligaciones, se le puede pedir responsabilidad y, por cierto, sólo
en la medida que se le hayan proporcionado todas las condiciones necesarias
para el ejercicio de sus derechos y obligaciones. No se trata simplemente de
atender a la enunciación de un postulado, sino a su efectividad, a su desarrollo
como principio social. Su responsabilidad puede darse a diferentes niveles político
jurídicos.

En tal sentido habría que distinguir entre una responsabilidad penal en general y
una penal criminal. La responsabilidad penal en general está definida en su
contenido por el hecho de una intervención coactiva por parte del Estado sobre los
derechos básicos del sujeto y que obliga por tanto a la consideración de todas las
garantías desarrolladas para evitar el abuso y arbitrariedad del Estado frente a los
derechos fundamentales (o bien derechos humanos) del individuo.
Es la lucha política que ha desarrollado desde siempre el individuo frente al
Estado. Dentro de esta responsabilidad general hay que considerar la
responsabilidad penal administrativa, por ejemplo, y también la responsabilidad
penal de los inimputables, ya que a ellos se les aplican determinadas sanciones o
medidas en forma coactiva. Principios garantistas básicos en referencia a toda
responsabilidad son la responsabilidad por el hecho y la legalidad de los delitos y
las penas de la Constitución.

A los inimputables en virtud de su hecho delictivo se les aplican determinadas


sanciones o medidas. La cuestión a decidir es entonces la diferencia con los

6
6
UNIVERSIDAD CÁTOLICA LOS ANGELES DE CHIMBOTE PSICOLOGÍA FORENSE

llamados imputables y en definitiva la distinción entre un derecho penal en general


y un derecho penal criminal. Determinar cuáles son las razones que hacen posible
que a un sujeto en virtud de un hecho delictivo se le aplique una pena no criminal
(sanción o medida) y a otro en virtud del mismo hecho delictivo se le aplique una
pena criminal.

Ello quiere decir entonces que hay un segundo nivel en el juicio de imputabilidad,
que evidentemente no puede contradecir el primer nivel, esto es, que esta
diferenciación en la pena (criminal y no criminal) no puede residir en una
discriminación en cuanto a las personas como tales. Por eso mismo no es posible
configurar tal segundo nivel sobre la base de distinciones provenientes de las
ciencias naturales, como pretendían los positivistas (en relación a características
biológicas, psicológicas o sociales). Tal segundo nivel sólo puede surgir desde una
consideración político jurídica y por tanto en forma concreta desde una perspectiva
político criminal.

Lo político jurídico y lo político criminal en un Estado social y democrático de


derecho. Es decir, que el Estado tiene que considerar que respecto de ciertas
personas determinadas necesidades no han sido satisfechas y que por tanto se
dan respecto de ellos obstáculos que impiden o dificultan las condiciones para su
libertad e igualdad y de los grupos en que se integran, o bien, no aparece
suficientemente garantizada su participación. Luego respecto de estas personas
su responsabilidad por los hechos delictivos que cometan no puede ser igual a las
de otros en que ello no sucede.

De modo entonces que en este nivel del juicio de imputabilidad han de


considerarse diferentes niveles de necesidades y de obstáculos a su satisfacción y
sólo una vez hecha esta determinación se puede hablar de un sujeto imputable. La
imputabilidad es siempre, por tanto, de carácter sociopolítico.

El juicio de imputabilidad implica en definitiva desde un punto de vista político


criminal la incompatibilidad de la respuesta del sujeto con su hecho frente a las
exigencias de protección de bienes jurídicos por parte del ordenamiento jurídico.
Respuesta implica capacidad de responder (responsabilidad) y ello tiene como
supuesto que el sujeto ha sido satisfecho en sus necesidades particulares o se le
han removido los obstáculos que impedían tal satisfacción.

Por eso el juicio de imputabilidad en este segundo nivel tiene que considerar estos
supuestos de la respuesta del sujeto o de su capacidad de responder, pues es un
juicio de exigibilidad (de carácter general). Desde un punto de vista político
criminal tal respuesta concreta, esto es, considerada desde el hecho realizado y

6
6
UNIVERSIDAD CÁTOLICA LOS ANGELES DE CHIMBOTE PSICOLOGÍA FORENSE

no desde la conducta de vida del sujeto o sus características personales ha de ser


incompatible con todo el ordenamiento jurídico, es por eso un juicio de
incompatibilidad por excelencia, ya que el derecho penal criminal es última ratio.
De ahí que la inimputabilidad implique siempre un juicio de determinada
compatibilidad. La respuesta del sujeto no será apreciada desde el derecho penal
criminal, sino que será considerada, ya que ha habido un injusto penal (un delito)
en otros ámbitos sancionatorios coactivos. Luego en caso alguno se niega la
capacidad de respuesta del sujeto -lo cual sería negarle su carácter de persona-,
cuando se plantea un juicio de inimputabilidad, sino simplemente se afirma que su
responsabilidad no puede moverse en el ámbito penal criminal, porque ello sería
arbitrario y abusivo por parte del Estado, sino dentro de otro ámbito coactivo
sancionatorio.

Es por eso que el juicio de inimputabilidad no configura una categoría de personas


diferentes ("los inimputables"), como ha surgido tendencialmente desde las
posiciones positivistas de la peligrosidad, sino que sólo puede significar dentro de
un Estado social y democrático de derecho el enjuiciamiento de su
responsabilidad en un orden diferente al penal criminal. El planteamiento
positivista ha llevado en definitiva dentro de la ciencia penal a considerar dos
categorías anómalas de personas, los inimputables por una parte y los imputables
por otra. Unos y otros serían peligrosos y la sociedad ha de defenderse de ellos.
El simplemente agregar un planteamiento valorativo, como ha sucedido con la
fórmula tradicional utilizada en la imputabilidad, ciertamente no ha podido cambiar
este orden de cosas y por el contrario ha servido para encubrir esta realidad y
justificar el tratamiento estigmatizador y denigratorio que reciben unos y otros.

Es por eso que el juicio de inimputabilidad, en la medida que plantea la


responsabilidad por el hecho dentro de otro orden jurídico sancionatorio, no puede
implicar que se desmonte todo el edificio de garantías que se ha construido
alrededor del individuo en su relación con la intervención del Estado.
Por el contrario, se trata de aumentar estas garantías, ya que se parte del
reconocimiento que el Estado por diferentes circunstancias (psicológico
individuales, psicológico sociales o sociales) no ha estado en condición de
satisfacer las necesidades de ese individuo o de remover los obstáculos para su
satisfacción. De modo entonces que se han producido interferencias significativas
en la respuesta del sujeto, que impiden que el Estado pueda intervenir con la
coacción penal criminal. Sólo queda entonces considerar otros ámbitos del orden
coactivo penal, siempre que ello no implique transgredir las garantías generales
del orden penal y las particulares del orden penal que se le aplique.

6
6
UNIVERSIDAD CÁTOLICA LOS ANGELES DE CHIMBOTE PSICOLOGÍA FORENSE

CAPITULO II

En el presente capitulo en la cual vamos a desarrollar la apreciación del Doctor


Carlos A. Morra, sobre la Imputabilidad en la cual no se puede aplicar la sanción
penal en su máxime dado que existen delincuentes se encuentran “ en la singular
situación de no ser totalmente normales para comprender la criminalidad de sus

6
6
UNIVERSIDAD CÁTOLICA LOS ANGELES DE CHIMBOTE PSICOLOGÍA FORENSE

actos, y dirigir sus acciones, pero tampoco irremediablemente enfermos par no


comprenderlos ni dirigirlos”

I.- La Imputabilidad Incompleta O Atenuada


La legislación penal ha previsto ciertos casos en que la capacidad de culpabilidad,
sin llegar a la inimputabilidad plena, puede estar disminuida o restringida. En este
sentido nuestra Ley penal estipula: en primer lugar, la imputabilidad disminuida o
(semimputabilidad), cuando no se dan todas las condiciones para una eximente
penal completa por inculpabilidad; en segundo lugar se consideran los casos de
personas responsables penalmente, pero que por razones sobre todo de edad
juvenil o de senectud, se les considera en situación de imputabilidad restringida.

a) Imputabilidad O Culpabilidad Disminuida O Relativa (Capacidad De


Motivacion Disminuida):
Sus antecedentes se hallan en la escuela clásica de Carrara, aunque se
considera que ya Feuerbach en la última edición de su Lehrbuch se inclino en pro
de la imputabilidad disminuida. En el ámbito psiquiátrico se recuerda a H.
Maudsley que a mediados del siglo XIX, en su trabajo “El crimen y la locura”,
planteó una especie de zona media entre la enfermedad y la salud. Sin embargo
ha existido una amplia discusión en el campo jurídico penal y psiquiátrico forense,
sobre la existencia de la imputabilidad o culpabilidad disminuida o de la
semimputabilidad, entre otras denominaciones creadas por los, científicos del
derecho penal.
No obstante la argumentación contraria de algunos juristas, en el campo de la
salud mental no se puede pensar en una división rígida, entre cuerdo o loco, en
sano o enfermo, lo que no quiere decir que se plantea una tripartición, sino mas
bien considerar que de acuerdo a las particularidades individuales y la evolución
del problema mental, no siempre un psicótico por ejemplo es igual a otro psicótico.
Además, según el proceso del trastorno mental, este puede ser “border line”,
estar en fase inicial o en una etapa aguda, en estado crónico o en remisión, entre
otras condiciones, inciden en diversos grado en su capacidad de comprensión.
Asimismo hay muchos trastornos mentales que no originan una limitación total de
la capacidad mental, como en los casos de neuróticos, parafílicos personas con
trastornos de personalidad (psicopatías), entre otros, aunque en ciertas personas
y casuísticamente, algunos de tales síndromes pueden originar una disminución
de la imputabilidad.

Al margen de las discusiones doctrinarias, la semimputabilidad, es acogida en las


legislaciones penales, entre ellas la nuestra (art. 21 C.P.). Según dicho artículo,
cuando no se dan algunos de los requisitos necesarios para la eximencia de la
responsabilidad penal, el Juez puede disminuir prudencialmente la pena hasta

6
6
UNIVERSIDAD CÁTOLICA LOS ANGELES DE CHIMBOTE PSICOLOGÍA FORENSE

límites inferiores al mínimo legal. Al respecto podemos prever formalmente, de


acuerdo a nuestro texto legal, tres casos genéricos de semimputabilidad, aunque
por las razones anotadas en el análisis de la inculpabilidad, solo es aceptable
desde nuestro punto de vista, el primer caso:

a) Casos de imputabilidad o culpabilidad disminuida por “anomalía


psíquica” no plena, que no altera totalmente la capacidad del procesado.
b) Casos de imputabilidad disminuida por “grave alteración de la
conciencia incompleta”.
c) Casos de imputabilidad por “alteraciones de la percepción incompleta”.

b) Imputabilidad Disminuida Por Anomalía Psíquica No Incapacitante


Plenamente:

Consideramos que es importante partir del análisis de las anomalías psíquicas


para delimitar los casos en que no se dan las eximencias completas. Entre ellos se
encuentran diversas formas de trastorno mental que no producen inimputabilidad
total, por lo que no existe responsabilidad plena, requiriendo en algunos casos una
medida de seguridad además de la pena (Arts. 76 y 77 C.P.). Es así que
concordando la primera parte del inciso 1° del artículo 20, con el artículo 21 del
C.P., nos interesa revisar las situaciones en que no se presentan todos los
elementos necesarios para la inimputabilidad completa, y que no hacen
desaparecer totalmente la responsabilidad del procesado. En esta alternativa, al
hacer un recuento de los trastornos mentales, vemos que no todos ellos avalan la
inimputabilidad del encausado penalmente, pero que de acuerdo a la magnitud del
trastorno pueden influir en la disminución de su responsabilidad como una
eximente incompleta que podría graduarse casuísticamente. En sentido similar
argumenta Pilar Otero, y puede darse en los siguientes trastornos:

- Algunas anomalías orgánicas:

Dentro de estas anomalías podemos considerar a los trastornos de la


personalidad y del comportamiento debido a enfermedades, lesiones o
disfunciones cerebrales, en cuanto tengan vinculación con algún problema penal,
aunque su capacidad de comprensión no se halle totalmente alteradas, pero si en
alguna medida significativa, lo que puede ameritar una imputabilidad disminuida.
Sobre todo el Síndrome postencefalítico, que en función del caso concreto y el
grado del trastorno, la persona que la padece puede ser considerada con
responsabilidad disminuida. Al respecto la OMS dice que las manifestaciones de
este trastorno suelen consistir en malestar general, apatía o irritabilidad, cierto
déficit de las funciones cognoscitivas, alteración de los hábitos de sueño y la
ingesta, cambios de la conducta sexual y disminución de la capacidad de juicio.

6
6
UNIVERSIDAD CÁTOLICA LOS ANGELES DE CHIMBOTE PSICOLOGÍA FORENSE

Situaciones similares pueden ocurrir en el caso de conductas delictivas cometidas


por personas con el Síndrome postconmocional.

- Algunos trastornos mentales y del comportamiento debido a uso de


sustancias psicótropas, alcohol y/ drogas.

En casos que ocurran efectos no severos por consumo de dichas sustancias, y


que no origen eximencia completa, pueden ocasionar sin embargo, una
imputabilidad disminuida, como en la intoxicación aguda no complicada al
consumir pequeñas dosis de la sustancia, alcohol o alguna de las diversas drogas,
excepto la ebriedad patológica que seria causal de eximencia, así como las
bebidas a los alucinógenos.

- Trastornos neuróticos.

Sobre todo la ansiedad fóbica en sus diversa manifestaciones, como la


Agorafobia, otros Trastornos de ansiedad, sobre todo el Trastorno de pánico;
Trastorno obsesivo-compulsivos; igualmente las relaciones a estrés y trastornos
de adaptación, asimismo los Trastornos disociativas (de conversión), de acuerdo a
la naturaleza del ilícito cometido y que deben sr valorados en cada caso concreto,
si las manifestaciones neuróticas no son muy intensas. En general, en estos
trastornos no existe una perdida de la capacidad de comprensión de la persona,
incluso algunos pueden desempeñar sus actividades, aunque llenos de ansiedad
algunos otros síntomas neuróticos. Salvo casos especiales que ya revisamos en el
rubro de la inimputabilidad, como las fobias el trastorno de pánico y algunas
disociativas, que en ciertos casos muy graves pueden afectar severamente su
capacidad de comprensión en el momento del ataque, pero en casos menos
intensos solo disminuirán la responsabilidad penal.

- Trastornos específicos de la personalidad (psicopatías).

Pueden tener influencia para la imputabilidad relativa algunos de estos trastornos;


antes llamados personalidades psicopáticas, que incluyen a mas de diez
variedades de trastornos con características diferentes, aunque sobre todo este
punto han existido y aun subsisten criterios dispares, desde algunos que
consideran que daría lugar a inimputabilidad total, hasta otros que opinan por su
plena responsabilidad penal. En esta variedad de trastornos mentales, las
personas no pierden su capacidad de valoración y comprensión de las realidad,
pero las distorsiones permanentes de su personalidad pueden jugar un papel
importante en los desajustes de su conducta.

Al respecto, Langeluddeke señala que la tesis de la imputabilidad disminuida


surgió en parte pensando en los casos de los “psicópatas”, hoy llamado trastorno

6
6
UNIVERSIDAD CÁTOLICA LOS ANGELES DE CHIMBOTE PSICOLOGÍA FORENSE

de personalidad, sobre todo en los trastornos paranoides, trastornos disociales, y


los trastornos tipo impulsivo, entre otros que según una tesis hoy superada se
hallaban entre la salud y la enfermedad, por lo que la practica jurisprudencial ha
sido muy controversial al respecto, y no descartamos que se puede admitir la
imputabilidad disminuida, de acuerdo al trastorno especifico de la personalidad y el
ilícito penal concreto.

El trastorno paranoide de la personalidad, presenta un patrón de desconfianza y


suspicacia general hacia los otros, de forma que las intencionales de estos son
interpretadas como maliciosas. Ese patrón empieza al principio de la edad adulta.
El trastorno disocial de la personalidad, llamado trastorno antisocial por la DSM
norteamericana, se caracteriza generalmente por desprecio y violación de los
derechos de los demás, que comienza en la infancia o al inicio de la adolescencia
y continua en la edad adulta; la psiquiatría anglosajona del siglo pasado denomino
psicopatía este particular trastorno frecuentemente carecen de empatía y tiende a
ser insensibles, cínicos y a menospreciar los sentimientos, derechos y penalidades
de los demás. Pueden tener un concepto de si mismos engreído y arrogante
(pensar que el trabajo normal no esta a su altura, o no tener una preocupación
realista por sus problemas actuales o futuros) y pueden ser excesivamente tercos,
autosuficientes o fanfarrones. La evolución de este trastorno tiene un desarrollo
crónico, pero se puede volver menos manifiesto o remitir, conforme la persona se
va haciendo mayor, especialmente hacia la cuarta década de la vida.

- El retraso mental leve:

Para diversos autores, la persona que se halla en el nivel de retardo mental leve o
debilidad mental que era la forma mas leve de la “Oligofrenia”, denominación
usada en el siglo pasado, no seria un inimputable completo sino mas bien un
inimputable relativo, dado que su capacidad intelectual no tiene un deterioro muy
marcado como los casos de retardo mental moderado, grave y profundo, en los
que si justifica su condición de inimputables. Asimismo, según el caso particular,
algunas personas de inteligencia border line o fronterizos, antes llamados
morones, igualmente podría caer dentro de la imputabilidad disminuida.

- Otros tipos de trastorno mental:

Pueden tener alguna incidencia en la imputabilidad relativa, considerando el


problema delictivo concreto y las circunstancias de su comisión. Los casos de
personas que por ejemplo sufren de trastornos de los hábitos y del control de los

6
6
UNIVERSIDAD CÁTOLICA LOS ANGELES DE CHIMBOTE PSICOLOGÍA FORENSE

impulsos, como la cleptomanía, caracterizado por la dificultad de controlar el


impulso de hurtar cualquier otro objeto, aun cuando no sea necesario para su uso
personal o por su valor económico; en este caso la persona es consciente de que
se trata de un acto equivocado, y con frecuencia teme ser arrestada. Si el
cleptómano se ve involucrado en un delito de hurto, su trastorno mental puede
tener importancia según las circunstancias para este caso concreto, y podría
argumentarse imputabilidad disminuida o eximencia en caso extremo muy
particular; pero si cometiese un homicidio, no podría alegar dicho trastorno mental
para fundamentar su imputabilidad relativa, menos eximencia. Por ello no estamos
de acuerdo con Joaquín Homs Sanz, quien argumenta que en caso de hurto el
cleptómano debe ser en todos los actos ordinarios de robo o sustracción de
pequeños objetos en tiendas, que está motivado por la utilidad del objeto o por su
valor económico. Sin embargo la cleptomanía es una alteración mental rara, poco
frecuente. También pueden tener alguna relación con la disminución de la
responsabilidad penal, los casos de ludopatía , piromanía, según que las
circunstancias del hecho delictivo tengan alguna relación con tales trastornos, por
ejemplo en el juego patológico, cuando el ludópata pierde y no tiene medios para
seguir e el juego, puede cometer actos ilícitos como falsificación, fraude, robo, u
otros.

Asimismo, podrían considerare algunos otros casos, como una persona en estado
de remisión, que tiene trastornos del humor, o también demencias seniles o
incipientes (Langeluddeke), entre otros, según el análisis casuístico.

c) Imputabilidad Disminuida Por “Grave Alteración De La Conciencia” Y Por


Alteraciones De La Percepción Incompletas:

Como lo hemos venido sosteniendo a lo largo de este capitulo, los casos llamados
antes como grave alteración de la conciencia, son realmente variedades de
anomalías psíquicas, por ello de acuerdo a los revisados en el punto anterior no
tiene sentido redundar en este rubro. Más bien en el caso de personas con
problemas de discapacidad sensorial, como los sordos (mudos), ciegos, y ciego
sordos, que se hallan en situación de incapacidad plena para darse a entender, en
el caso de una comisión delictiva podrían ser considerados con responsabilidad
peal disminuida, de acuerdo al delito.

II.- Imputabilidad Restringuida:


En este caso se hallan nuestra legislación penal, las personas comprendidas
entre los 18 y 21 años de edad, así como los mayores de 65 años de edad. Las

6
6
UNIVERSIDAD CÁTOLICA LOS ANGELES DE CHIMBOTE PSICOLOGÍA FORENSE

razones de la restricción de la responsabilidad plena no están vinculadas a


trastornos o anomalías psíquicas, sino más bien a criterios cronológicos y
psicobiológicos, en un caso por juventud relacionada en algún modo a supuesta
carencia de madurez psico-social plena, y en el otro a un estado de ancianidad o
“involución” de la condición psicobiológica. En estos casos, el artículo 22 del C.P
peruano prevé una disminución prudencial y facultativa de la pena.

- Responsabilidad restringida de la persona mayor de 18 años y menor


de 21 años de edad:

El criterio implícito en esta disposición no se basa en la idea de inimputabilidad


incompleta, sino más bien en considerar la edad juvenil como una etapa carente
de plena madurez psicosocial, sobre todo de relativa experiencia social. De este
modo se sigue una política de restricción de la sanción penal, en caso de la
comisión de un delito por una persona dentro de estos márgenes de edad,
atenuando su responsabilidad y evitando una penalidad mayor que podría tener un
efecto contraproducente, frente a la expectativa de lograr un mejor grado de
reinserción social.

Este criterio sin embargo no es absoluto, sino relativo, en el sentido que no todo
joven dentro de dicho rango de edad, es una persona inmadura social y/o
psicológicamente, sino que ello esta en función de su condición personal y social y
de otra serie de variables. Por ello nos parece adecuado que nuestra legislación
no estipule una disminución de la pena como regla general, sino a criterio del
juzgador.

- Responsabilidad restringida de la persona mayor de 65 años de edad:

Hasta antes de 1991 solo se consideraba al menor de 21 y mayor de 18 años de


edad, como persona pasible de imputabilidad restringida, y como consecuencia el
poder beneficiarse con una posible disminución de la sanción penal; sin embargo
nuestro actual Código penal agrego también los casos de las personas mayores
de 65 años de edad. En este supuesto, el considerarlos con imputabilidad
restringida tiene otros basamentos, n se toma en consideración la falta de
madurez psicológica y/o social por razones obvias, sino mas bien debemos
entender que el criterio de atenuación se halla en la disminución de su capacidad
psíquica y física, sobre todo la segunda que le haría mas sufrible cumplir una
condena penal en toda su magnitud. En lo que concierne a la condición
psicológica, habría también algún grado de disminución, sobre todo los de carácter
mnémico, la atención, entre otros, pero de una dimensión patológico, ya que en
tales casos entraría en juego la causal de inimputabilidad por anomalía psíquica;
pero tampoco un deterioro de alguna significación, que aunque no configure un

6
6
UNIVERSIDAD CÁTOLICA LOS ANGELES DE CHIMBOTE PSICOLOGÍA FORENSE

pleno trastorno mental encuadraría dentro de la imputabilidad disminuida que ya


hemos visto. En todo caso el criterio es mas cronológico, bajo el supuesto de
menor capacidad física o mental, propios de la edad provecta, y que por razones
de humanidad se prevé la posibilidad de restringir su responsabilidad y no porque
tenga disminución de su capacidad de comprensión y de valorar la ilicitud de su
conducta en el caso de la comisión de un delito.

III.- Otras Causas De Incupabilidad Parcial O Total

El derecho penal ha generado diversas eximentes y atenuantes, al margen de la


inimputabilidad, que prevén la inculpabilidad total o parcial del agente de un
evento delictivo, como en los casos siguientes:

a) Error De Prohibición Y Dimensión Psíquica:


Nuestro Código Penal regula en la segunda parte del articulo 14º lo que en la
doctrina penal contemporánea se denomina error de prohibición “El error
invencible sobre la ilicitud del hecho constitutivo de la infracción penal, excluye la
responsabilidad. Si el error fuere vencible se atenuara la pena”. En este caso no
se puede desconocer que se hace mención a un proceso cognoscitivo
equivocado, falso, respecto a un hecho que se aprecia como ilícito y que lleva a
una persona imputable penalmente a conocer una conducta ilícita.
Jurisprudencia: Articulo 14 Código Penal

R.N. n° 196-05 Tacna 26-04-05 Pérez Arroyo Miguel op. Cit. T1 p375

Que si bien la victima, cuando ocurrieron los hechos contaba con trece años a
tenor de la partida de nacimiento, esta probado que imputado desconocía su edad
y actuo en la creencia que era mayor de catorce años, por lo que esta ante un
supuesto error de tipo en concreto, error sobre la calidad de la victima y en el
presente caso sobre su edad que es determinante a los efectos de la tipicidad del
hecho, pues si esta es menor de catorce años el acto sexual será delictivo; la
equivocación del agente recae sobre la identidad sobre el objeto material, esto es
si el sujeto pasivo es idóneo por razones de edad para la comisión de hecho
típico, consecuentemente actuó desconoció un elemento del tipo penal; que a
estos efectos es intrascendentes clasificar el error vencible o invencible, en tanto
que no exista figura culposa por violación; por lo que el dolo está excluido.

El código contiene también una innovación dentro de la figura del error al incluir
una tercera alternativa en el articulo 15º a la que se le denomina “error de
comprensión culturalmente condicionado” señalando la posibilidad que el juez
exima de responsabilidad en base a ciertas consideraciones socio – culturales del
agente, que influyen en su posibilidad de comprender el carácter delictuoso de su
acto.

6
6
UNIVERSIDAD CÁTOLICA LOS ANGELES DE CHIMBOTE PSICOLOGÍA FORENSE

ARITCULO 15º El que por su cultura o costumbres comete un hecho punible sin
poder comprender el carácter delictuoso de su acto o determinarse de acuerdo a
esa comprensión, sera eximido de responsabilidad. Cuando por igual razón, esa
posibilidad se halla disminuida, se atenuara la pena.

En este caso alude a una falta de comprensión o carencia cognoscitiva de su acto,


apreciando por el actor como no delictivo, debido a su condicionamiento cultural o
costumbre social, en el entendido que ha sido formado bajo ciertos criterios de
valoración, en su entorno social, yq que entran en conflicto con lo normado por la
ley penal.

Jurisprudencia: Articulo 15 Código Penal

R.N. n° 755-04 Cuzco 17-06-04 Castillo Alba José Luis op. Cit. T1 p176

A efectos de resolver la situación jurídica de procesados, se debe tener en cuenta


la condición personal, como natural de una comunidad campesina que se ubica
en las alturas del Cuzco, en donde es costumbre ancestral que las menores de
edad sean entregadas por sus padres para que hagan vida marital desde los
inicios de su pubertad. A lo que se suma que el autor aludido a tenido una
instrucción insipiente, de escasos recursos económicos y que para la comisión de
los hechos no ha utilizado violencia, alguna sobre la agraviada por lo que su
conducta se adecua a la figura de error de prohibición culturalmente condicionado,
previsto en el articulo 15 de código penal, como se reitera, el procesado se ha
desarrollado en un medio socio cultural que no ha interiorizado la norma de
prohibición que penaliza su conducta, como lo es la comunidad campesina de
Huancabamba, en donde mantener relaciones con una menor resulta un
comportamiento normal y socialmente aceptado por los pobladores del lugar, por
lo que de conformidad con el articulo 284 del código de procedimientos penales
procede disponer su absolución.

b) La Emoción Violenta:

El artículo 109º del Código Penal requiere un análisis psicológico e incluso


neurofisiológico, por el electo emotivo al que alude al numeral citado. El mismo
que acoge una forma de homicidio atenuado, llamado homicidio emocional,
considerado dos casos, el homicidio simple por emoción violenta y parricidio por
emoción violenta. En ambas situaciones se exige que las circunstancias la hagan
excusable, siguiendo la tendencia del Código penal de 1924. Sobre este punto,
José Hurtado interpreta, conforme con Fontán Palestra que “Lo excusable no es
delito sino la emoción bao cuyo imperio la infracción se ejecuta”.

- La emoción:

6
6
UNIVERSIDAD CÁTOLICA LOS ANGELES DE CHIMBOTE PSICOLOGÍA FORENSE

En este caso surge la necesidad de delimitar que es la emoción, teniendo en


cuenta todo ser humano, además de ser una persona que tiene procesos
cognitivos o racionales y volitivos, posee también una carga emocional, que esta
presente en todas sus expresiones conductuales. Sin embargo, como anota
Ballesteros, existen diversos vocablos para referirse a las emociones, como
sentimiento amor, efecto, humor o pasión, que se “utilizan con frecuencia en el
campo de la emoción sin proporcionar una definición precisa de su significado”
Asimismo, este fenómeno además de hacer referencia a un elemento
psicoafectivo con diversas particularidades, tiene también sus concomitancias
neurofisiológicas.

Neil Carlson Considera que la emoción se refiere a sentimientos negativos o


positivos producidos por determinadas situaciones, y además consiste en
respuestas fisiológicas y conductas especificas. Sin embargo, la mayoría de las
personas emplea la palabra emoción para referirse a los sentimientos, no a las
conductas. Para Lazarus, las emociones constituyen reacciones complejas que
comprenden: un estado mental subjetivo, como el sentimiento enojo, ansiedad o
amor, un impulso de actuar, como huir o atacar, tanto si se expresa abiertamente
como si no, y profundos cambios corporales, con un ritmo cardiaco mas acelerado
o una presión arterial mas elevada. Igualmente para Johmarshall Reeve, son
estados afectivos subjetivos, que por ejemplo nos hacen sentir rabiosos o felices.
Pero también son reacciones biológicas y fisiológicas que preparan al organismo
para la acción adaptiva: nuestro corazón late con fuerza, los músculos se tenzan y
la respiración se acelera. Además las emociones también son funcionales, como
es el hambre, de tal modo que la rabia nos prepara para la lucha contra un
enemigo y e miedo nos perite huir del peligro. Igualmente, las emociones son
fenómenos sociales que producen ciertas expresiones faciales y corporales, que
comunican a los demás nuestras vivencias internas.

 Aspecto Subjetivo De La Emoción:

Las emociones tienen una cualidad subjetiva: positiva o negativa, es así que el
amor, a alegría, el orgullo, entre otros, se sientan de forma positiva, mientras que
el odio, la tristeza, la culpabilidad tienen una cualidad negativa. En tal sentido, es
frecuente que el ser humano sienta agrado o desagrado, atracción o rechazo, o
bien que exprese alegría o tristeza, amor u odio, ira o tranquilidad, en las diversas
circunstancias o situaciones que enfrenta. Asimismo, la emoción o estado de
animo o humor, tiene diversas modalidades de expresión, y cada una de ellas
varios niveles o grado de intensidad, además, sobre todo para los psicólogos
cognitivos, es la interpretación subjetiva de los hechos y no los mismos hechos,
los que determinan las emociones. Por ejemplo, si un estudiante es desaprobado
y considera que se debe a la falta de equidad del profesor, probablemente sentirá

6
6
UNIVERSIDAD CÁTOLICA LOS ANGELES DE CHIMBOTE PSICOLOGÍA FORENSE

cólera contra el culpable, pero si piensa que se debe a su descuido o falta de


estudio es posible que se sienta remordimiento o culpabilidad. En suma, tales
experiencias propias del ser humano, son las diversa vivencias subjetivas que
genéricamente el psicólogo llama emoción.

Sin embargo, en parte de la literatura del siglo pasado se tendió a considerar que
la emoción era diferente al sentimiento y la pasión, siguiendo un criterio muy
difundido entre profanos de la psicología. Actualmente los psicólogos no hacen
distinción, basado en criterios introspectivos, entre sentimientos término con se
designaba a los estado afectivos moderados, las emociones que se reservaba a
los estados mas intensos como temor, ira, etc. Y las pasiones lo que no quiere
decir que se desconozcan las variaciones en la intensidad de nuestras emociones,
que pueden ser desagradables como el terror, sufrimiento, cólera, o bien
agradables como la alegría, el júbilo, etc.

 Variables Fisilógicas:

La emoción tiene también un sustrato neurofisiológica, así como una expresión


conductual Al respecto J. Marianetti 1999, según la perspectiva médico psiquiatra,
señala algunos criterios para explicar tal sustrato de la emoción y las reacciones
agresivas o violentas, aunque los criterios en que se basa no son muy actuales,
teniendo valor solo como antecedente. Lo mismo ocurre con los criterios
psicológicos que maneja y que están desactualizados. En general las variables
fisiológicas de la emoción son múltiples y se han ideado una serie de medidas
para evaluarlas, por ejemplo sus mecanismos periféricos mediante:

 La respuesta galvánica de la piel, que se le refiere a la resistencia de la


piel frente al flujo de la corriente eléctrica.
 Circulación sanguínea cobre todo la presión arterial y la tasa de pulso
sanguíneo.
 Tasa de respiración.

Otras medidas de carácter neurofisiológicas se basan en la estimulación eléctrica


o química de distintas partes del cerebro, debido a que diversas estructuras
nerviosas están implicadas en la conducta emocional, tales como el hipotálamo, la
amígdala del sistema límbico y otras partes. Carlson también anota, que en
relación a la agresión, el hipotálamo y la amígdala desempeñan, evidentemente,
un papel en las conducta agresivas, debido a que la estimulación o lesiones de
diversas partes ambas regiones pueden activar o inhibir una o mas de estas
conductas. En esta misma perspectiva están los estudios que refiere Mark Bear,
así como los relativos al papel de la testosterona, la dopamina y la serotonina en
la conducta agresiva.

6
6
UNIVERSIDAD CÁTOLICA LOS ANGELES DE CHIMBOTE PSICOLOGÍA FORENSE

- Clases de emociones:

No existe una clasificación consensual, pero si gran afinidad entre las existentes. A
respecto Charles Morris reseña que Robert Plutchik planteo en 1980 luego en
1990, 1999, que se pueden experimentar ocho dimensiones básicas de las
emociones y que tales emociones primarias son: miedo o temor, tristeza, enojo o
risa, disgusto, sorpresa, alegría, expectación y confianza, las cuales sigue una
clasificación tridimensional, según su intensidad que puede ser mínima, media o
máxima:

MINIMA MEDIA MAXIMA

1. aprehensión miedo o temor + terror


2. preocupacion tristeza + sufrimiento
3. enfadado molestia ira o enojo + furia o rabia
4. Aburrimiento disgusto o asco + repugnancia u odio
5. Distracción sorpresa +asombro
6. Interés expectación +vigilancia
7. Serenidad Alegría +Éxtasis
8. Aceptación Confianza +Admiración

Otro psicólogo, Silvan Tomkins 1984, distingue emociones innatas, a las que se separa en
dos grupos: positivos y negativos.

a) Emociones positivas: Interés, alegría, sorpresa.


b) Emociones negativas: Angustia, miedo, vergüenza, rabia, enfadado,
desprecio.

Desde la psicología clínica, Lazarus considera quince emociones que son


agrupadas en cinco áreas:
a) Emociones desagradables: enojo, envidia y celos
b) Emociones existenciales: ansiedad – miedo, culpa y vergüenza
c) Emociones provocadas por condiciones de vida desfavorables: alivio,
esperanza, tristeza, depresión
d) Emociones provocadas por condiciones de vida favorables: orgullo,
felicidad y amor.
e) Emociones empáticas: gratitud, compasión y aquellas suscitadas por
experiencias estéticas.

6
6
UNIVERSIDAD CÁTOLICA LOS ANGELES DE CHIMBOTE PSICOLOGÍA FORENSE

Según Caroll Izard 1977 existen 10 emociones fundamentales de los cuales dos
son fenómeno lógicamente positivas; interés, alegría. Ocho son negativas: miedo,
rabia, angustia, desprecio, vergüenza, asco, y culpa. Una emoción es fenómeno
lógicamente neutra: sorpresa.

De la variedad de emociones nos interesa sobre todo dos, la ira y el miedo, que
tienen importancia penal. Incluso según Lazarus, el miedo y el enojo, generan
fuertes tendencias biológicas a actuar de una manera determinada. Esto es algo
que hemos heredado de nuestros antepasados animales. La tendencia de la
acción se define por lo que ésta hará por nosotros psicológicamente, por ejemplo,
alejarnos del peligro o dar a la persona agresiva su merecido.

No obstante las diversas clasificaciones de las emociones se observa similitud


entre ellas, al comprar las primeras de Plutchik con las de Tomkins, Izard y
Lazarus:

PLUTCHIK TOMKINS AZARD LAZARUS

- Miedo Miedo Miedo Miedo


- Ira Rabia Rabia Enojo
Enfadado
- Tristeza Angustia Angustia Tristeza
- Alegria Alegria Alegria Depresion
Felicidad
- Aceptacion Interes Interes Amor
Gratitud
- Disgusto Desprecio Desprecio Envidia
Asco
- Expectacion Celos
- Sorpresa Sorpresa Sorpresa Alivio
Vergüenza Vergüenza Vergüenza
Culpa Culpa
- Motivacion emocional y emoción violenta desde el punto de vistaEsperanza
penal:
Compasión
Las emociones tienen naturaleza motivadora, Whittaker dice al respecto,
Orgullode que
las emociones intensas de miedo o de cólera, generalmente orientan la conducta
hacia determinadas finalidades. Según Cerdá, la psicofisiológia y el conductismo
consideran que la emoción puede desencadenarse por causas externas como
internas, y que persiste aun después que desaparece el estimulo, siendo una
fuerza motivadora de comportamiento humano. El psicólogo Lazarus anota al
respecto a lo que él llama emociones desagradables, dentro de las que se ubica al
enojo, señalando que hasta cierto punto todas ellas comparten un deseo de hacer
daño a otros, o a uno mismo, lo que puede llevar a diversos problemas para el
individuo, su comunidad y para la sociedad en general. Esta reacción es frecuente

6
6
UNIVERSIDAD CÁTOLICA LOS ANGELES DE CHIMBOTE PSICOLOGÍA FORENSE

en el ser humano, por lo que el idioma existen muchas palabras para el enojo,
como enfadado, rabia, furia, ira, fiereza y odio.

En el caso de la emoción violenta, se trata de una reacción desagradable, que


generalmente viene a ser una reacción de ira o furia, en un nivel muy alto, y dicho
estado de enojo puede fluctuar desde una expresión muy baja como sería el
fastidio, hasta muy intensa como la cólera, furia o la rabia, y precisamente, como
dice Morris, “La cólera se relaciona con el ataque y la destrucción”. Desde la
perspectiva del texto legal, la emoción violenta se entiende como un estado súbito
de conmoción de ánimo de corta maduración, una marcada reacción emocional
intensa, generalmente no agradable y con manifestación de agresividad, debido al
sentimiento de ira o cólera provocada por otra persona. La conmoción emocional
disminuye el poder de los frenos inhibitorios, lo que lleva a una acción delictiva
violenta. Asimismo, al lado del término emoción que alude a cierto estado
subjetivo, la palabra violenta se refiere en forma específica a una reacción súbita e
intensa de cólera o ira, que se expresa en el acto agresivo, que no siempre es
homicida, y ellos se conserva en la práctica jurisprudencial, por ello algunas
legislaciones hablan de arrebato u obcecación como atenuante genérica.

Al respecto, Rogelio Moreno, en su diccionario de Ciencias Penales dice que la


emoción violenta, es una circunstancia atenuante de la responsabilidad criminal,
que se manifiesta por un estado de perturbación psíquica ocasional y repentina
en que se halla el sujeto activo del delito en el momento de su comisión, que le
impide tener conciencia plena de su acción por estar debilitados sus frenos
inhibitorios intelectuales. Opera como causal de atenuación, no como causal de
imputabilidad, salvo que la misma sea como tal grado que haya provocado un
estado de inconsciencia. Para Raúl Goldstein en este caso, el estado psíquico
caracterizado por un fuerte grado de sentimiento, ha de ver violento o impetuoso, y
que presenta como reacción a un hecho del mundo externo, con rápida
interrupción en el animo del sujeto, que anula su capacidad de control y solo
podría evitarse por personas de condiciones especiales. Desde otro punto de
vista, Jose Marianeti considera que la formula medico – jurídica de la emoción
violenta esta constituida por un trastorno mental transitorio incompleto de
naturaleza emocional, con crepuscularización temporal de la conciencia, producto
de la emoción anormalmente intensa. Esta emoción nos parece exagerada, al
considerar que se trata de TMT incompleto, es así fuera sería causal de
inimputabilidad incompleta y no figura atenuante especial. Tampoco nos parece
que deba considerarse o exigirse un estado crepuscular, el mismo que es una
anomalía de la conciencia que linda con la incapacidad mental, aunque sea
temporal o muy breve, considerando que la emoción violenta es una reacción
propia del ser humano frente a condiciones especiales, y común y también en

6
6
UNIVERSIDAD CÁTOLICA LOS ANGELES DE CHIMBOTE PSICOLOGÍA FORENSE

personas anormales, rebasando el control de sus reacciones. Se supone que en


este caso la ley atenúa el arrebato emocional que altera el control del actor, no
atenúa el rencor, odio, el ánimo de venganza que evidentemente subsisten en la
mayoría de seres humanos, luego de un impacto emocional que el haya afectado
intensamente y que ocurrió en un tiempo anterior.

Para Hurtado la emoción violenta influencia el estado personal del delincuente,


constituyendo un actor perturbador de su capacidad penal. Viene a ser una
condición subjetiva en la comisión de cierto delitos, parte del dolo, y que se puede
comprender, solo en base a su delimitación psicológica, que siendo central, esta
ligado a una condición provocada externa objetiva subjetiva la conducta de la
victimal, que la hace excusable, y que supuestamente provocada la reacción
emocional. Asimismo se entiende que esta emoción o conmoción violenta,
generalmente es de carácter irascible, colérica, furiosa, con escasa capacidad de
control, que desencadena en un homicidio o un parricidio. Como apreciación
adicional consideramos que esta atenuante específica en nuestro código, debería
ser más bien considerada una atenuante genérica, ya que si en estado de
emoción violenta ejecuto otro delito diferente al estipulado por nuestro texto legal,
como lesiones o daños, es razonable que en estados casos también se atenúe la
sanción penal. Al respecto el Código Penal Español de 1995, aunque bajo otra
denominación, lo incluye como circunstancia atenuante genérica, en el inciso 3º
del artículo 21 La de obrar por causas o estímulos tan poderosos que hayan
producido arrebato, obcecación u otro estado pasional de entidad semejante.

 Tiempo de reacción:

Se considera que esta reacción emocional es breve duración, y que el lapso entre
el hecho que genera la emoción violenta y el acto de homicida no puede ser muy
distante, interpretación que también siguen Luis Bramont Arias y Maria Gracia
Cantizano, ya que el texto se entiende que el acto homicida se realiza bajo el
imperio de una emoción violenta. El grave choque emocional no es pues un
estado que permanezca con la misma intensidad perturbadora por tiempo
prolongado, lo que no quiere decir que el estado de rencor, estado emocional de
enojo menos intenso, no pueda tener una duración mayor, pero ya no como
emoción violenta, por cuanto el grado de control racional va recobrando su nivel al
lado de secuelas del proceso emocional. Al respecto, también para Goldstein la
simultaneidad del hecho que produce la descarga y la materialización de ésta en
un acto punible es uno de los requisitos, ya que el individuo tiene que estar
emocionado al tiempo de la ejecución, aunque no descarta situaciones en que un
hecho emotivo anterior de mayor duración, pueda eclosionar en emoción violenta
por un acontecimiento que obre como factor desencadenante de tal proceso
emocional iniciando anteriormente. Sin embargo, desde nuestro punto de vista la

6
6
UNIVERSIDAD CÁTOLICA LOS ANGELES DE CHIMBOTE PSICOLOGÍA FORENSE

eclosión sería el inicio de la emoción violenta, no una emoción violenta que dura
desde un tiempo prolongado anterior. Al respecto, según el psicólogo Dennos Con:
Por lo general, las emociones duran de unos cuantos seguidos a unas horas.

Goldstein considera que el medio usado por el homicida puede ser un indicador
del estado emoción. En este caso, dicho estado no es compatible con acciones
complicadas o con la búsqueda meditada de elementos para a acción homicida,
mas bien el agente manifiesta características de torpeza y/o de improvisación. En
nuestro medio para Luis Alberto Bramont Arias y Maria del Carmen Garcia,
constituye también un indicador para valorar el grado emocional el medio
empleado en la comisión del homicidio; en el caso emocional en el que se
encuentra el autor, éste no puede emplear medios complicados ni puede realizar
hechos que demuestren una reflexión previa, por ejemplo ir a comprar un arma
para matar.

 Las circunstancias que hagan excusable o causas provocadoras:

Constituyen los elementos objetivos necesarios que originan el


desencadenamiento del estado emocional incontrolable. Sin embargo estas
condiciones, desde sus inicios en el Código Penal peruano de 1924 se ligaron a
situaciones de adulterio, infidelidad de pareja, y relaciones sexuales de hijas,
hermanas o nietas o menores de edad, u ofensas graves, segundos estudios que
hacen historia del texto legal, aunque no aportan mayor caridad sobre otras
probables circunstancias objetivas. Sin embargo apreciamos que dichas
condiciones objetivas tienen cierto de modo un contexto subjetivo valorativo,
cuando al ley añade la expresión que la hagan excusable, aspecto no muy facil de
dilucidar. Por ejemplo, para las valoraciones morales del fines del siglo XIX e
inicios del siglo pasado, bajo ideas de una moral muy diferente na la del presente,
podía comprenderse que si un abuelo encontraba a su nieta menor de 18 años de
edad en pleno acto sexual con su enamorado o amigo, de mutuo acuerdo, su
reacción violenta podía ser excusable para atenuar el homicidio, pero
actualmente el matar en circunstancia será excusable. Asimismo el criterio de
edades está en función de cada legislación y entorno social.

En esta modalidad del homicidio, la reacción emocional debe pues guardar


correlacion o ser subsecuentes a ciertas circunstancias excusables, lo que debería
acreditarse en base a criterios socio culturales. Como decía Raúl Peña: La
emoción violenta, cualquiera que ella fuere, o debe basarse en la intemperancia o
en la maldad de la persona, es decir, que el agente debe haber sido incitado por la
victima, y constituir una causa eficiente no cualquier provocación. En este caso,
tomando en cuenta los aportes de la provocación. En este caso, tomando en
cuenta los aportes de la victimologia en al comisión del delito, se considera el

6
6
UNIVERSIDAD CÁTOLICA LOS ANGELES DE CHIMBOTE PSICOLOGÍA FORENSE

papel provocador del agente pasivo, que va a propiciar la circunstancia excusable.


Al respecto anota Hurtado que el juez de estar atento a precisar si el estado de
emoción violenta, en que actuó el agente, resulta comprensible y si cualquier otra
persona, en las mismas circunstancias caería en tal estado emocional. Es decir, si
el homicidio representa un suceso excepcional realizado por una persona bajo la
intensa presión de una situación conflictiva de la que ella misma no es culpable.

- La emoción violenta y condiciones personales:


Podemos agregar que dicha atenuante, teniendo en cuenta los estudios
psicológicos, también son importantes determinadas peculiaridades o rasgos
personales del actor, que pueden favorecer la eclosión emocional en forma de una
reacción criminal homicida u otra. Al respecto Marianetti considera también, que el
estado de emoción violenta adquiere diversas características en cada persona, de
acuerdo a su educación y temperamento. Asimismo, para Goldstein, debe tomarse
encuenta el temperamento como un factor para explicar el estado emocional, pero
por si solo no debe ser suficiente para aplicar la atenuante, ya que ello llevaría al
hecho de castigas siempre con pena mas leve a las personas de cierto
temperamento. Por ello teniendo en cuenta la condición de la persona, podemos
encontrar un sin numero de situaciones hipotéticas particulares:

Es probable que una persona emocionalmente estable y ecuánime, no impulsiva,


difícilmente sufra un acceso de reacción emotiva que desborde sus controles,
hasta el límite de una emoción violenta, que desencadene en un hecho homicida.

Mientras que otra persona con rasgos emocionalmente impulsivos e irascibles,


puede llegar con mas facilidad a tener un acceso de emoción violenta que
desencadene en un homicida u otra conducta grave. Al respecto Aron Beck
considera que hay muchos tipos e personas que llevan a cabo actos violentos
pero que tiene características diferentes, disparidad que evidencian cuando se
comparan personas que reaccionan violentamente solo en situaciones
provocativas especificas a los que llaman ofensores reactivos con aquello que
optan deliberadamente por la violencia como forma de vida y que son psicópatas,
como dice Beck el reactor ofensivo se siente vulnerable en los conflictos
interpersonales y dispuesto a usar la única estrategia que conoce para solucionar
los problemas: la violencia. Desgraciadamente la violencia solo es útil al ofensor a
corto plazo y, consecuencia, se afirma en ella cada vez que castiga a un
adversario y de este modo recupera u autoestima.

Igualmente es factible que las personas con ciertas particularidades anormales,


no de la magnitud para ser inimputables puedan expresar accesos de emoción
violenta con mas facilidad como los siguientes casos: individuos con trastornos de
personalidad impulsiva antes llamado psicópata explosivo, la personalidad disocial

6
6
UNIVERSIDAD CÁTOLICA LOS ANGELES DE CHIMBOTE PSICOLOGÍA FORENSE

antes psicópata desalmado, algunos epilépticos del lóbulo temporal ciertas


personalidades anormales por secuela orgánica, entre otros, así como personas
con niveles muy bajos se serotonina o muy altos de denomina, y hombres con
niveles demasiado elevados de testosterona precisamente para Beck los antes
llamados psicópatas y hoy trastornos de personalidad disocial, a pesar de
constituir una pequeña parte de la población de las prisiones, son los
responsables de la mayor proporción de crímenes violentos y especial de los mas
violentos.

Estos casos se podrían tratar como situaciones de imputabilidad disminuida


aunque en cierta medida la figura de la emoción violenta según la doctrina
dominante esta dentro de la culpabilidad disminuida. Estas anotaciones se
fundamentan en el hecho de que en la vida real, dentro de las relaciones
interpersonales ocurre un numero de situaciones variadas que pueden originar
estados emotivos desagradables, debido al comportamiento de una persona que
afecta severamente la lealtad fidelidad, honor u otro aspecto de otra persona. Sin
embargo, el número de individuos que pierden el control emocional o que son
dominados por la emoción violenta, probablemente no constituyen la mayoría, lo
que nos lleva a plantear que es función de las peculiaridades personales que
algunos se hallan en mayor riesgo de este tipo de conducta, como algunas de las
personalidad que hemos señalado. Al respecto, las infidelidades no son
fenómenos aislados, entre otras conductas, que afectan la emotividad de las
personas, sin embargo el resultado no siempre es una reacción emocional
violenta, algunos aptan por romper el vinculo que los une, otros mantener la
relación y soportar el efecto emocional, pero también hay personas que
reaccionan con violencia física no homicida y posiblemente pocos son arrastrados
por la emoción violenta homicida, siendo una variable importante para ello la
personalidad revia del homicida emocional, sin negar que también personas sin
estas peculiaridades pueden verse involucrados en una reacción violenta, pero en
menor índice cuantitativo.

- Diferencias Con La Grave Alteración De Conciencia:


La emoción violenta solo es motivo de atenuación de la responsabilidad penal y
no de inimputabilidad, considerado que lo dominante en esta figura es el estado
emocional intenso, que se desencadena en ciertas circunstancias relacionadas
con al conducta de la victima.

No es pues una alteración de la comprensión o juicio, hecho que se da mas bien


en la GAC figura que se mantiene sin razón suficiente en el texto penal, como ya
hemos anotado. Sin embargo si aceptamos hipotéticamente la llamada GAC como
causal autónoma de inimputabilidad especial, no podemos negar que presenta
también algún grado de emotividad, pero lo fundamental es que origina una

6
6
UNIVERSIDAD CÁTOLICA LOS ANGELES DE CHIMBOTE PSICOLOGÍA FORENSE

ausencia de comprensión es por ello que a veces en el derecho comparado la


GAC o el TMT se concibieron, según la imaginación y el razonamiento de los
penalistas y tribunales españoles, como trastornos de escasa duración, como
patológico, mientras que EV o arrebato, no habría supuestamente un fondo
patológico lo que realmente no siempre eres así. Además al subsistir en nuestra
legislación penal, desde Código Penal del 24 hasta el actual las figuras separadas
de la emoción violenta y la causal de inimputabilidad llamada grave alteración de
la conciencia, se entiende que la EV no es una emoción violenta y la causal de
inimputabilidad llamada grave alteración de la conciencia se entiende que la EV no
es una emoción perturbadora que altera la capacidad mental del agente

En resumen la GAC se caracteriza por la alteración de la lucidez mental que


puede ocurrir súbitamente y/o durante un lapso corto y sin secuelas que eliomina o
disminuye la imputabilidad del agente debido a un trastorno o animalia mental
transitorio, que no depende de la conducta de la victima mientras que en la EV el
énfasis esta en la evasión o exaltación súbita del estado emocional o afectivo,
sobre todo por un raptus de ira o cólera que desborda el control racional de la
persona que las circunstancias la hacen excusable y que es provocada u originada
por la conducta de la futura victima.

c) Miedo Insuperable
Constituye una eximente de al responsabilidad penal, en la que obviamente
también las condiciones emocionales intensas juegan un papel central, sin
embargo es una eximente no tan fácil de dilucidar, que ha generado en la doctrina
penal criterios de interpretación dispares.

- El miedo insuperable como inimputabilidad, estado de


necesidad o de inexigibilidad:

Para el Código Penal peruano articulo 20 esta exento de responsabilidad penal:


inciso 7 el que obra compelido por miedo insuperable de un mal igual o mayor.
Este texto es similar al del Código Penal español hoy derogado, y precisamente la
doctrina hispana anterior al código de 1995 no siguió criterios consensuales. En tal
sentido decía Juan Córdova que le miedo insuperable exige producción de un
efecto psicológico de inimputabilidad en la persona, tesis repetida por la
jurisprudencia española, aunque luego en sus conclusiones, Córdova llega a una
visión contradictoria, entre dos extremos de objetiva causa de inexigibilidad y de
causa de inimputabilidad. Más tarde Bacigalupo interpreta que el miedo
insuperable como la coacción constituyen casos especiales del estado de
necesidad excluyente de atribución, por ello se justificaba la opinión de parte de la
doctrina española que se considero superflua una regulación expresa de esta

6
6
UNIVERSIDAD CÁTOLICA LOS ANGELES DE CHIMBOTE PSICOLOGÍA FORENSE

eximente. Dentro de tal perspectiva, el miedo generado por una amenaza, era un
efecto subjetivo proveniente de una situación de necesidad, en la que hay que
elegir entre sufrir un mal o causarlo: allí entran en conflicto el bien jurídico
amenazado y el que es necesario lesionar para evitar el primero. Por ello eran
aplicables las reglas del estado de necesidad, tanto justificantes como exculpante.

Sin embargo, para Mir Puig, la interpretación como estado de necesidad podía
tener asidero en la redacción del Código Penal español derogado, que hacia
alusión al miedo insuperable que lo fuera un mal igual o mayor, ya que esta última
frase recordaba al requisito de tal estado de necesidad, por lo que el cual el
Código Penal español del 95 al suprimir dicha expresión, permite obviar esta
apreciación, considerando que el miedo insuperable debe concebirse más bien
como una causa de no exigibilidad. Es similar sentido se orientan G. Labatut, así
como Berdugo y otros, quienes dicen que el miedo insuperable es un supuesto de
exclusión de la culpabilidad, basándose en la no exigibilidad de otra conducta, ya
que no es humano exigirle que se sacrifique. Por ello el miedo no excluye el dolo,
lo que elimina es la exigibilidad el texto del miedo insuperable en nuestro Código
penal es similar al del Código Penal español derogado, y la tesis dominante es
considerada como causa de inexigibilidad de otra conducta. En tal sentido se
oriento Raúl Peña, aunque también consideró, según nuestro parecer
erróneamente, que esta exención de culpabilidad se confunde con la grave
alteración de la conciencia como causa de inimputabilidad. Recientemente José
Hurtado, luego de revisar las diversas alternativas al respecto se inclina por
señalar que se trata más bien de una circunstancia de exculpación, ya que no se
puede exigir a la persona que actué de manera diferente en tales circunstancias
en similar sentido se orienta también Felipe Villavicencio, nosotros consideramos
que el numeral alude a un astado emocional normal del ser humano, el miedo,
pero de alta intensidad que lo lleva a romper la norma penal, por ello la tesis de
considerarla causal de inimputabilidad es la menos aceptable. Asimismo Zaffaroni
y otros, aluden a que en este caso ocurren circunstancias amenazadoras que
provocan miedo no patológico, el mismo que disminuye la capacidad de
comprensión, pudiendo quedar por debajo del nivel de exigibilidad y consiguiente
reprochabilidad.

- Que Es El Miedo Insuperable:

Al margen que la doctrina penal considere que el miedo insuperable es una


modalidad de estado de necesidad justificante o exculpante, o de inimputabilidad,
o bien una causal especial de no exigibilidad de otra conducta, el tema más arduo

6
6
UNIVERSIDAD CÁTOLICA LOS ANGELES DE CHIMBOTE PSICOLOGÍA FORENSE

es el de lograr una delimitación lo más arduo es el de lograr una delimitación lo


mas clara posible de esta modalidad de miedo insuperable

- Miedo:

Es una variedad de las emociones humanas que tiene diversas apreciaciones, y


que como ya hemos visto, según Robert Plutchik 1980 1999 se puede manifestar
en diversos grados de intensidad Aprehensión, miedo y terror. La intensidad
menor es la sensación de aprehensión o ansiedad, pero su expresión mas alta
constituye terror o el pánico. Al respecto, hay que anotar que esta reacción
emocional tiene en hechos mayores grados de expresión, y que podemos
considerar que el nivel menor de esta emoción, que es al aprehensión, podría ser
leve, medio o alta. Asimismo consideramos que el estado medio tampoco es una
situación emocional estándar o de una misma ansiedad, ya que se puede apreciar
un estado de miedo mínimo, medio alto o intenso. De igual modo, respecto al
terror podemos señalar de modo aproximado, un nivel mínimo, medio o alto. En
función a estos grados consideramos que el miedo insuperable aludido debe ser
una variante de miedo intenso o terror mínimo, que domina a la persona ante la
posibilidad de sufrir un determinado mal, y que lo lleva a cometer un acto
antijurídico. Al respecto, Lazarus dice que el miedo es una emocion fuerte, de alta
intensidad, pero breve, que desaparece cuando el peligro ha pasado, mientras que
la ansiedad excepto en casos especiales cuando se convierte en pánico es de
intensidad baja o moderada, un estado de inquietud que se convierte en crónico o
recurrente.

- Miedo Insuperable:

Debe quedar claro que la sensación de miedo a que se refiere el texto legal alude
a una vivencia muy intensa, que en alguna medida no es posible de controlar por
la persona que la sufre, y que lo impulsa a realizar un acto que produce un mal
que puede ser igual magnitud o mayor al que posiblemente temía sufrir. Según
Berdugo y otros, el inicio de miedo insuperable es una situación de temor, fundado
en un mal real o imaginario que puede llegar a parecer el sujeto, y que lo lleva a
cometer el delito, no motivándose de acuerdo a la norma jurídica, para Santiago
Mir, el miedo no llega a privar a la persona a la persona de lucidez o fuerza o
voluntad, como el trastorno mental transitorio, y será insuperable en sentido
estricto, cuando no puede a superarse su presión motivadora ni dejarse, por
tanto, de realizar bajo su efecto la conducta antijurídica. Sin embargo considera
que hay que buscar algún otro criterio que permita dilucidar si sujeto podía o no

6
6
UNIVERSIDAD CÁTOLICA LOS ANGELES DE CHIMBOTE PSICOLOGÍA FORENSE

superar el miedo y actuar de otro modo. Al respecto, recurriendo al criterio que


manea el tribunal Supremo español, plantea que el miedo debe de ser de tal
magnitud, que el hombre medio en la posición del autor: imaginándolo en todos
sus conocimientos y condiciones físicas y mentales. Desde el modo habría que
preguntar si el hombre medio hubiera resistido a miedo, en caso de haber tenido
edad , sexo y cultura, la experiencia, el oficio, etc del autor Berdugo sigue también
el mismo criterio del hombre medio, para decirle el supuesto de miedo
insuperable, basado en lo que pueda resistir en esas circunstancias, pero agrega
que no se apreciara miedo insuperable si se trata de una situación perfectamente
asumible por un ciudadano medio, pero en que el sujeto, por su carácter
especialmente pusilánime o cobarde, prefiere cometer el delito a tolerar las
circunstancias que padece. Esto supone que era hechos, frente a una situación de
temor que puede soportar un supuesto hombre medio, el cobarde vivirá un estado
de temor muy intensa no soportable para él, y si comete un hecho delictivo, no
siempre será porque prefirió cometer el delito a soportar el miedo, debido a que
dicha situación anímica de miedo sentida por él, realmente puede ser
insoportable. Por ello esta argumentación no nos parece realista, debido a que se
obligaría a los y otras personalidades afines, a reaccionar emocionalmente como
una persona media imaginaria, debiéndose por tanto tener en cuenta las
condiciones personales casuísticamente.

Respecto a la intensidad o magnitud del medio insuperable debemos anotar que


es interpretado de diverso modo por al doctrina. Labatut considera que el miedo es
una emoción que en su máxima intensidad pánico y terror reviste caracteres
patológicos, acarrea perturbaciones orgánicas y psíquicas e incluso es posible que
prive virtualmente de la razón. Sin embargo consideramos que según nuestro
texto legal se debe interpretar este miedo como equivalente a estados
emocionales intensos o de terror mínimo no paralizante, que permitan alguna
reacción o comportamiento por pate de la persona que vive dicho estado
emocional. Además se debe entender que se trata de un estado circunstancial de
miedo intenso, en una persona común y corriente, que no llega aniveles de
anomalia psíquica o síntoma de trastorno mental, por que de ser así estaríamos
ante una causal de inimputabilidad. No obstante existen criterios dispares en la
calificación de terror o pánico, basado más en la aceptación subjetiva que cada
autor le asigna a dicho términos.

Realmente cualquier persona común y corriente puede vivenciar un estado de


miedo intenso o insuperable, lo que constituye una reacción normal o esperada en
todo ser humano, ante algunas circunstancias especiales, con sus variantes
particulares pero luego del shock emocional se vuelve al estado efectivo normal,
mientras que en la anomalía psíquica se altera nuestra capacidad mental según

6
6
UNIVERSIDAD CÁTOLICA LOS ANGELES DE CHIMBOTE PSICOLOGÍA FORENSE

alguna de las formas de trastorno mental existentes, siendo algunas transitorias


como en las mal llamadas GAC. Sin embargo la transitoriedad del trastorno puede
ser de varias horas, días o semanas, mientras que la reacción de medio intenso
pánico o terror disminuye o desaparece en un término relativamente coro y
generalmente no requiere muchas horas para desvanecerse, salvo e estado de
ansiedad patológica propio de algún trastorno mental, fenómeno diferente a la
conmoción emocional al que alude el texto en análisis.

Al respecto, lazarus dice que cuando vivenciamos una emoción, ella nos indica
que nos ha ocurrido algo de importancia personal, que se ve como dañino,
amenazador o beneficioso y en el caso del miedo es hallarse ante un peligro real y
repentino a nuestro bienestar físico, lo que significa la sensación inmediata de
daño o muerte súbita, que se expresa con una agitación psicológica y fisiológica.

El mal que teme sufrir la persona es la afectación inminente de algún bien jurídico,
siendo los mas importantes la vida e integridad corporal, pero como dice Hurtado,
ante el silencio de la ley puede ser cualquier bien jurídico.

- Que Origina La Reacción Del Miedo Insuperable:

La reacción emocional de temor o miedo extremo, se origina generalmente por la


amenaza proveniente de otra persona o de algún estimulo externo real o
distorsionado, y según nuestro criterio a eso alude la ley sin que descarten
situaciones de medio por estímulos internos, pero no relevantes para la
configuración del medio insuperable conforme a nuestro texto legal.

- Amenaza Proveniente De Otra Persona:

En primer lugar, se supone que se trata de un estado de temor intenso, provocado


por un estimulo proveniente de otra persona en prior caso se puede dar ante la
situación de amenaza o coacción directa o indirecta capaz de desencadenar el
medio insuperable que pueda llevar a una reacción de ataque u otro acto contra la
persona amenazante o bien manifestar otro comportamiento o condición ilícita
presionada por la situación amenazante.

 El Entorno O La Circunstancia Del Momento

Se debe entender que la provocación del miedo no siempre puede ser ocasionada
por otra persona, lo que nos lleva a plantear la tesis de que puede tener como

6
6
UNIVERSIDAD CÁTOLICA LOS ANGELES DE CHIMBOTE PSICOLOGÍA FORENSE

fuente otras circunstancias como determinados aspectos del entorno. En tal


sentido en España Berdugo y otros dicen que una persona puede sufrir la
incidencia de un factor externo que le provoca temor y que el ordenamiento
jurídico entiende en estos casos no corresponde sancionarle penalmente por el
ilícito cometido, al haber actuado presionado por las circunstancias. Este factor de
las condiciones del entorno, pueden ser un lugar apartado, la oscuridad, o
situaciones extrañas en la que circunstancialmente se hala persona con bajos
umbrales para soportar el miedo y que puede entrar en estado de temor intenso, lo
que impulse a realizar actos en estado de temor intenso, lo que impulse a realizar
actos que produzca un daño igual o mayor al riesgo que supuestamente corría.

 Mal Imaginario

En tercer termino según la legislación Española, anotan Berdugo y otros, que el


antiguo código Penal eximía de responsabilidad penal al que hubiera obrado
impulsado por un miedo insuperable de un mal igual o mayor. Por ello, en base a
una ponderación de males, se debía comparar el mal que se podía padecer con el
mal efectivamente ocasionado por el delito. El actual código ha simplificado esa
regulación y se exime de responsabilidad al que obre impulsado por miedo
insuperable, con lo que se elimina toda referencia a la ponderación de males. Este
nuevo texto permite, en consecuencia, admitir supuestos de miedo insuperable en
los que el mal se imaginario, ya no hay que compararlo con el mal que
afectivamente se provocaría con el delito. Sin embargo de acuerdo a nuestra ley
penal habría limitaciones para considerar como causal del medio insuperable, un
mal imaginario.

Para Labatut deben darse los siguientes requisitos para el medio insuperable
exima de responsabilidad:

a) que el mal amenaza sea eminente en su realización


b) debe ser grave y serio
c) debe ser injusto, contrario a derecho y
d) si el miedo proviene de una causal humana, es preciso, además que no
exista otra manera de evitar el mal que someterse a los designios del
amenazador.

La jurisprudencia sobre el miedo insuperable es escasa en nuestro medio, y de


ellas una que se cita con frecuencia, ocurrida en la comunidad de Mellotora, de
acuerdo a los mismos considerandos de la resolución en el caso seguido a Julián
declarándolo exento de pena por miedo insuperable, nos parece errada, ya que no
existen elementos de la autoría de robo agravado por parte del imputado, por lo
que debió absolver.

6
6
UNIVERSIDAD CÁTOLICA LOS ANGELES DE CHIMBOTE PSICOLOGÍA FORENSE

 Miedo Insuperable Y Personalidad

Esta condición no se halla especificada en nuestra legislación, no obstante que en


la experiencia humana, la intensidad de la vivencia del miedo está en función al
tipo de personalidad y/o de la circunstancia del momento.

Esto nos lleva a plantear que se debe tomar en cuenta el hecho real de que
algunas personas son mas temerosas que otras, y tienen por tanto mayor
probabilidad de llegar a experimentar situaciones de terror, pánico o miedo
insuperable. Por ello no debe descartarse totalmente la condición personal que
pueda hacer mas o menos proclive a reaccionar con miedo insuperable debido a
situaciones propias de la vivencia de la persona que sufre esta reacción.

Otro aspecto es que también pueden darse manifestaciones de miedo en


personas con determinado trastorno mental, como la neurosis ansiosas, en que
los ataques de pánico constituyen estados de miedo intensos ante condiciones no
precisas, y que llevan a reacciones que originen determinados daños. O bien una
persona que sufre neurosis fóbica, tipo claustrofobia, ante el terror que tiene al
hallarse en un lugar cerrado, puedo ocasionar daños para salir del ambiente
enclaustrado. Sin embargo, estos casos vinculados al trastorno mental, de
acuerdo a su intensidad y las condiciones en que se produce el delito, se
subsumirían como situaciones de inimputabilidad de imputabilidad disminuida,
según el caso concreto, y no en la inculpabilidad por miedo insuperable. Asimismo,
también es posible que ante situaciones amenazantes reales, estas personas
puedan reaccionar con mayor facilidad con miedo intenso, comprado con
personas si tales problemas emocionales.

CAPITULO III

I.- Criterios de Inimputabilidad

Es inimputable para los clásicos, el que carece de capacidad de entendimiento y


de voluntad, siendo responsable ante la sanción; El criterio de la inimputabilidad
se funda, de modo exclusivo, en la falta de conciencia y voluntad en el acto
realizado. El loco, el menor, son inimputable porque su voluntad está anulada.

6
6
UNIVERSIDAD CÁTOLICA LOS ANGELES DE CHIMBOTE PSICOLOGÍA FORENSE

Para los positivistas, la inimputabilidad, está basada en la responsabilidad social,


llegando a criticar la separación de locos y anormales, sosteniendo que ambos
son peligrosos para la sociedad, por lo tanto, son responsables por vivir dentro de
ella. El concepto que tienen los positivistas de la inimputabilidad, ósea de la
irresponsabilidad del hombre ante la sociedad por sus actos punibles, excluye el
concepto de imputabilidad. Para esta Escuela no hay inimputables, porque

Hombre causante de un evento punible es responsable ante su grupo social,


debiendo ser sometido a las medidas de seguridad, en resguardo del bien social

II.- Causas de Inimputabilidad

Las causas de inimputabilidad consisten en la ausencia o perturbación de las


condiciones fundamentales de la imputabilidad. Si la imputabilidad se genera en el
hecho de que la gente tenga voluntad y conciencia de su acto, lógicamente,
faltando uno de esos elementos psíquicos en el proceder humano se da a lugar en
la inimputabilidad del sujeto, que para algunos autores le dan la denominan de
estado de inimputabilidad.

Planteando a los legisladores y jueces tres formulas para definir la


irresponsabilidad de los enfermos de los inconscientes y de los que padecen de
trastorno mental transitorio.

a) Formula Psiquiátrica

Según esta fórmula es inimputable el alienado o enajenado, es decir, aquel sujeto


el cual los peritos afirmas que es un anejenado, a pesar de ser esta mas alla de
una formula una precisión simplista es aquel que sigue lso código penales de
Francia, Austria, Bélgica, España y Chile.

b) Formula Psicológica

Basada en la libre determinación de la voluntad sostiene la irresponsabilidad del


alienado ateniendo al efecto que el derecho produce el factor psicológico de la
enfermedad que logra excluir la libre determinación de la voluntad, tendencia
seguida por los código penales de Alemania, Portugal, Finlandia y Holanda.

c) Fórmula Jurídica Psiquiátrica

Sostiene esta corriente que la enfermedad mental para que tenga eficacia
existente debe privar de la conciencia del delinquir tendencia seguida por el código
penal Argentino; importante aportación a la presente formula es la que refiere
Jiménez de Asúa sostiene que “ … la inimputabilidad que comprende motivos
patológicos, así como la agitación normal del espíritu, deberá formularse de

6
6
UNIVERSIDAD CÁTOLICA LOS ANGELES DE CHIMBOTE PSICOLOGÍA FORENSE

acuerdo al anterior criterio. Dentro de este concepto quedan incluidos los


sonámbulos, los que deliran de fiebre, los que perpetran una infracción en el
estado crepuscular hípico, los que son presa de una pasión violentísima, originado
por un justo dolor, y que no pudieron, haber caído en un estado de transtorno
mental”.

Actualmente, psicólogos, psiquiatras y juristas, están de acuerdo en descartar las


dos primeras formulas y aceptar la última para establecer las causas de
imputabilidad.

III.- Motivos de Inimputabilidad

Entre los motivos que generan la inimputabilidad tenemos

a) Falta de Desarrollo Mental


- Menores de Edad

En la etapa de la minoría de edad, como en la infancia y en la adolescencia no


pueden comprender la significación moral y social de sus actos, no poseyendo en
consecuencia, capacidad suficiente para responder penalmente por su acción;
para ello se han establecido una serie de normas:

- Durante la infancia no existe imputabilidad


- En la adolescencia debe presumirse la irresponsabilidad como regla
general; pero en ciertos caos el adolescente puede poseer la conciencia
de sus actos, es preciso examinar el grado de discernimiento en el
momento del acto delictivo.
- En el caso de que hubiera discernimiento, la adolescencia servirá tan
solo como atenuante.
- La edad juvenil debe reputarse como atenuante debido a un incompleto
discernimiento, al mayor ímpetu pasional y menor fuerza de reflexión.

En estos últimos tiempos, merced a los planteamientos científicos sobre este


tópico, se ha logrado arrancar casi por completo del área penal, al niño y al
adolescente.

- Sordomudos

Independientemente de aquellos casos en que la sordomudez congénita se


encuentra asociada con anomalías o deficiencias mentales, lo mismo que con
transtornos afectivos, está perfectamente comprobado que la falta del oído y de la
palabra, por falta de comunicación con sus semejantes, deja al sujeto
completamente aislado de la sociedad privándole de la comprensión del medio y
aún de la correcta interpretación de sus percepciones visuales y sensitivas. Los

6
6
UNIVERSIDAD CÁTOLICA LOS ANGELES DE CHIMBOTE PSICOLOGÍA FORENSE

sordomudos se hallan imposibilitados de recibir y asimilar las ideas abstractas del


bien, y del mal, del derecho, de la solidaridad, etc, careciendo por tanto de una
conciencia jurídica que los haga responsables de sus actos, es por eso, que la
sordomudez se singulariza como excluyente de responsabilidad, como sucede con
otras deficiencias, por ejemplo, la ceguera. Ante estas consideraciones se
proclama la irresponsabilidad del sordomudo de nacimiento, cuando no tiene
instrucción.

b) Falta de Salud Mental

La ausencia de la salud mental, ha sido considerada siempre como una anomalía


que excluye al individuo de las relaciones sociales comunes. Por eso, se les
considera a los insanos mentales exentos de responsabilidad penal, por significar
ella una detención de desarrollo o una obstrucción de las condiciones psíquicas
individuales, se puede hacer rápidamente una revisión de tipo didáctico:

- Las enfermedades mentales de evolución, llamados también “Achaques


Psíquicos”
- Las enfermedades mentales de desequilibrio o constitucionales.
- Las enfermedades mentales adquiridas
- Las enfermedades de regresión o demencia senil.

Así también desde el punto de vista de Derecho Penal, puede distinguirse dos
grupos de perturbaciones:

- Aquellas que son extrañas a la personalidad del agente, que irrumpe a


ella, tocándola en otra distinta, lo que se conoce como ALIENACION
(Psicosis) teoría de hechos ajenos al agente.
- Las provenientes de las personalidades anormales y que no representa
la entrada de ellas de elementos extraños, sino que corresponden a las
propias personalidades del sujeto (Psicopatías) teoría de la
manifestación del agente de una personalidad anormal.

c) Trastorno Mental Transitorio

El término Trastorno Mental Transitorio corresponde a conceptos diferentes,


según se observen desde el ángulo jurídico, psicológico o psiquiátrico.

Para los psico-biólogos , este concepto resulta de considerable amplitud, ya que


las perturbaciones o trastornos de la mente se conciben dentro de un ámbito muy
extenso y en virtud de diversas causas.

Para los Juristas a manera de ilustración transcribimos la famosa definición


formulada por el Tribunal Supremo Español “Transtorno mental transitorio es todo

6
6
UNIVERSIDAD CÁTOLICA LOS ANGELES DE CHIMBOTE PSICOLOGÍA FORENSE

aquel de causa inmediata, necesaria y fácilmente evidenciable, de aparición más o


menos brusca, de duración en general no muy extensa y que termina por la
curación sin dejar huellas, producido el choque psíquico de un agente exterior
cualquiera sea su naturaleza”

Las características de un transtorno mental transitorio son:

- Perturbación mental de carácter pasajero termina por la curación y que


ello se diferencia de la enajenación, que es una perturbación
permanente.
- De corta duración, este transtorno debe tener una brevísima duración no
dejando tras de si huella de su alineación .
- De gran intensidad, que ocasione un estado de inconsciencia. El
transtorno debe presentar una determinada intensidad, con la misma
hondura del que acompaña al enajenado, ha de tener todavía mas que
la enajenación, intensidad suficiente para alterar las funciones más altas
del psiquismo, porque de lo contrario resultaría siendo simple atenuante.
- Una base patológica que puede existir o faltar, precisando que en un
hombre mental sano y normal puede producirse bajo la influencia de
circunstancias exógenas, una situación de perturbación no pasajera, de
tal intensidad, que justifique la estimación de una circunstancia eximente
de responsabilidad penal. Porque de existir base patológica grave ya no
funcionará la exención, sino la medida de seguridad.

De todo lo expuesto el transtorno mental transitorio es una verdadera reacción de


situación que se produce en el individuo por la alteración pasajera de su mente, en
términos tales que lo hacen irresponsables de sus actos

BIBLIOGRAFIA

PSIQUIATRÍA FORENSE EN EL DERECHO PENAL


Cabello. V.P.

6
6
UNIVERSIDAD CÁTOLICA LOS ANGELES DE CHIMBOTE PSICOLOGÍA FORENSE

IMPUTABILIDAD Y EDAD PENAL


Juan Bustos Ramírez

PSICOLOGIA JURIDICA
Alejandro Solís Espinoza

PSICOLOGIA CRIMINAL
Héctor Vásquez Ramírez

LA CAPACIDAD DE CULPABILIDAD Y SU
EXCLUSIÓN (INIMPUTABILIDAD)
Dr. Milton Cairoli Martínez.

REVISTA COLOMBIANA DE PSIQUIATRIA

6
6