You are on page 1of 3

EFECTO DE LA CRISIS INTERNACIONAL DEL 2008 EN LA ECONOMIA

PERUANA

Las crisis financieras son un fenómeno complejo, cuyo estudio y tratamiento se


ha convertido en los últimos años en un reto global que acapara la atención de
todas las economías alrededor del mundo, las crisis financieras son parte de la
historia financiera mundial.

La experiencia histórica muestra que las recesiones en el Perú suelen tener su


origen último en los cambios reales o financieros que se producen en la
economía mundial.

La crisis económica mundial de 2008-2009 es la peor recesión global de los


últimos sesenta años y además viene acompañada de una crisis financiera solo
comparable a la de 1930. Para una economía como la peruana, exportadora de
materias primas que opera en un marco de libre movilidad internacional de los
capitales, esta crisis mundial tiene dos consecuencias conocidas: se caen los
precios de las materias primas y salen los capitales del país. La novedad está en
la enorme magnitud que tienen hoy día estos efectos.

El crecimiento alto y sostenido de la economía mundial en medio de una ola de


innovaciones en las tecnologías de la información había generado la muerte del
riesgo, es decir, los agentes económicos redujeron la aversión al riesgo casi
hasta eliminarla debido al optimismo sobre el comportamiento de la economía
mundial. El resultado fue el boom crediticio y el sobreendeudamiento de las
familias y el gobierno de Estados Unidos que acompaña la burbuja inmobiliaria
ocurrida entre los años 2002 y 2007. Desde esa óptica, la crisis fue un resultado
del éxito anterior.

Es por ello que el Perú no fue ajeno a esta devastadora crisis estadounidense.
En el ámbito económico-financiero, esta crisis significó la bancarrota financiera
del Estado, relacionada con menores ingresos públicos por la caída y reducción
abrupta del comercio exterior (las exportaciones disminuyeron sus valor en 72%
de 1928 a 1932), así también como ya se mencionó, el corte del financiamiento
externo y el bajo rendimiento de los impuestos. Se produjo un drástico recorte
de la inversión extranjera, el aumento de la desocupación, la reducción de los
salarios e ingresos de los trabajadores y productores.

Actualmente la economía peruana está creciendo aceleradamente por


diferentes factores de demanda como son: la inversión extrajera, ya que el Perú
se ha vuelto un país atractivo para los inversionistas por su rentabilidad y un
menor riesgo financiero; el aumento de las exportaciones, gracias a los TLC's
firmados con diversos países cuyas economías tienen un crecimiento saludable
debido a las adecuadas políticas aplicadas por cada gobierno; de esta manera
el gobierno esta generando un crecimiento a corto plazo, pues necesita
aplicar factores de oferta para mejorar la productividad, es decir, invertir en
capital humano, tecnología, educación y salud.

También ha generado oportunidades para todo aquel que quiere tomar a la crisis
como lo que realmente es para un país emergente, una oportunidad. Una
oportunidad de demostrar todo el potencial que tiene una persona
emprendedora, innovadora y creativa, porque muchos peruanos nos
caracterizamos por nuestra creatividad, porque cuando carecemos de algo nos
"recurseamos" pero no morimos de hambre. Así deberíamos ser todos y
aprovechar la crisis para demostrar al mundo de lo que realmente estamos
hechos. Pero no haciéndonos los vivos, los que engañan y que no se dejan
engañan, no buscando el camino fácil, sino trabajando honestamente por
el camino correcto.

Bueno creo que tarde o temprano la economía nacional pueda que se vea
sumergida en una crisis de que nadie pueda estar libre
La eficiencia financiera debe definirse como la capacidad del sector para
estimular el crecimiento económico a largo plazo y para ofrecer servicios que
faciliten la distribución del consumo en el tiempo. Un objetivo esencial de la
reforma normativa es instaurar un sistema que permita suprimir los instrumentos
financieros que no contribuyan a la eficiencia funcional o social.

En cuanto al aumento de la presencia de inversores financieros en los mercados


de futuros de productos básicos, se han indicado varias esferas en las que
podrían mejorarse inmediatamente la regulación y la cooperación mundiales: Es
necesario que se proporcione información completa sobre las transacciones con
el fin de que se puedan fiscalizar las operaciones importantes o contratos
similares a los de futuros, que afecten potencialmente a los mercados regulados,
y de que los reguladores estén en condiciones de interpretar debidamente los
movimientos de los precios e intervenir cuando alguna transacción les parezca
problemática; Para que la reforma normativa sea eficaz debe colmarse el vacío
jurídico en lo referente al corretaje, a fin de que los reguladores puedan corregir
los efectos indeseables de los mercados extrabursátiles sobre las bolsas de
productos básicos.

En una economía globalizada, las intervenciones en los mercados financieros


exigen la cooperación y la coordinación de las instituciones nacionales y la
supervisión de las actuaciones nacionales por instituciones especializadas con
un mandato multilateral. En plena crisis esa concertación resulta todavía más
importante que en situación normal. No parece apropiada la tendencia de
muchos gobiernos de volver a confiar a los mercados financieros la función
de juez o jurado del proceso de reforma, del que depende el destino de naciones
enteras.