You are on page 1of 2

Caso simulado Exportación e importación del sombrero “vueltiao”

La empresa Sombrero y alpargatas es una empresa colombiana que se inicio en el año


de 1980 como una microempresa familiar dedicada a la fabricación artesanal de
sombreros “vueltiaos”, los cuales se vendían en la zona del Caribe colombiano y a través
de algunos distribuidores del sector turístico de la ciudad de Bogotá.

Debido al reconocimiento a nivel internacional que este producto comenzó a


adquirir como un símbolo de Colombianidad, gracias a la popularización que
algunos personajes de fama internacional le aportaron, los estímulos que el
gobierno comenzó a ofrecer para las empresas que quisieran incursionar en
mercados extranjeros y los convenios internacionales se identificó este como una
gran oportunidad de negocio que se podía desarrollar en países extranjeros,
a lo que Juan Eduardo el administrador de Sombreros y Alpargatas no fue ajeno.

Es así como, la empresa decide en el año de 1990 ingresar al mercado extranjero


por medio de aliados estratégicos que permitieran exportar a diferentes países
europeos (Francia, España, Inglaterra) y algunos países de Latinoamérica (Venezuela
y Argentina).

Gracias a la asociación con otras empresa familiares dedicadas a la


elaboración del mismo producto, para poder cumplir con los altos volúmenes de pedidos,
y a la asesoría permanente de instituciones como Artesanos de Colombia y
Proexport, para el cumplimiento cabal de los procesos arancelarios, normatividad y
legalización de las mercancías, al cabo de 3 años la empresa Sombreros y Alpargatas
se constituyó en un negocio rentable y de rápido crecimiento y en una empresa
pionera para los artesanos y productores colombinos en los mercados internacionales.

Sin embargo, a comienzos del año 2013 se presentó una crisis para la empresa,
desencadenada con la aparición en el mercado de la imitación de sombreros
“vueltiaos” procedentes de la China, que se ofrecían a precios muy bajos y con los cuales
no podían competir los productores colombianos, con el agravante de que este producto
extranjero cumplía con todos los procesos de nacionalización y legalización en los países
a los cuales ingresaron.

Esta crisis fue superada rápidamente gracias a las medidas de bloqueo que
implementó el gobierno colombiano, por medio del otorgamiento de la
Denominación de Origen al sombrero vueltiao. Así entonces, cualquier imitación
no autorizada de este producto se constituye como ilegal, lo que permitió impedir
el acceso de más de estos sombreros al país, prohibir la comercialización de los
que ya habían ingresado e imposibilitó la exportación de las imitaciones.