Sie sind auf Seite 1von 10

Texto

SENTENCIA NÚMERO: 110 En la ciudad de Córdoba, a los 11 días del mes


de agosto de dos mil quince, siendo las 10:00 hs., se reúnen en audiencia
pública, los Sres. Vocales de la Sala Civil y Comercial del Tribunal Superior de
Justicia, Dres. Carlos Francisco García Allocco, María Marta Cáceres de
Bollati y Domingo Juan Sesin, bajo la presidencia del primero, a fin de dictar
sentencia en los autos caratulados: “JARDINES DEL SUR SA. C/ OVIEDO,
CARLOS MARCOS – ORDINARIO – CUMPLIMIENTO / RESOLUCIÓN DE
CONTRATO – RECURSO DE CASACIÓN” EXPTE Nº 1363316/36,
procediendo en primer lugar a fijar las siguientes cuestiones a resolver: ---------
------ PRIMERA CUESTIÓN: ¿Es procedente el recurso de casación?------------
-- SEGUNDA CUESTIÓN: En su caso, ¿qué pronunciamiento corresponde?--
Conforme al sorteo que en este acto se realiza, los Sres. Vocales votan en el
siguiente orden: Dres. Carlos Francisco García Allocco, María Marta Cáceres
de Bollati y Domingo Juan Sesin.-------------------------------------------------------------
- A LA PRIMERA CUESTIÓN PLANTEADA, EL SEÑOR VOCAL DOCTOR
CARLOS FRANCISCO GARCÍA ALLOCCO, DIJO: ------------------------------ I. La
sociedad actora –mediante apoderado- deduce recurso de casación en autos
“JARDINES DEL SUR S.A. C/ OVIEDO, CARLOS MARCOS – ORDINARIO –
CUMPLIMIENTO/RESOLUCIÓN DE CONTRATO – RECURSO DE
CASACIÓN” (Expte. 1363316/36) en contra de la Sentencia número ciento
veintiséis dictada por la Cámara de Apelaciones de Cuarta Nominación en lo
Civil y Comercial de esta Ciudad con fecha 05 de noviembre de 2.013,
invocando el motivo contemplado en el inciso 1º del art. 383 del C.P.C.C.----
En aquella Sede la impugnación se sustanció con traslado a la contraria,
evacuándolo la demandada –mediante apoderado- a fs. 285/289 vta. Mediante
Auto número ochenta y dos del 28 de marzo de 2.014, la Cámara A-quo
concedió el recurso de casación intentado.------------------------------------------------
- Elevadas las actuaciones a esta Sede extraordinaria, dictado y firme el
decreto de autos (fs. 305 vta.) queda la causa en condiciones de ser resuelta.-
--------- II. El escrito de casación que habilitó la instancia admite el siguiente
compendio:-------- Luego de relacionar los diferentes escritos y resoluciones
obrantes en la causa, afirma el recurrente que la sentencia contiene una
motivación que deviene defectuosa, al haber sido estructurado el
razonamiento sobre premisas insuficientes e infundadas.-------------- Puntualiza
que el Tribunal ha omitido realizar un análisis pormenorizado de lo que fue
materia de debate en autos, y que también se omitió valorar la prueba
colectada y la conducta desarrollada por las partes durante el proceso. Añade
que se violan las solemnidades prescriptas para la sentencia por haberse
transgredido lo dispuesto por los artículos 326, 327 y 330 del C.P.C.C. y, en
especial, el principio de congruencia respecto del cual transcribe fragmentos
de doctrina y jurisprudencia. Relata que el fallo de Cámara sustenta el rechazo
de la demanda en que la intimación formulada en los términos del art. 1204 del
C. Civil no fue realizada por el representante de la actora.----------------------------
---------------------------------- Esgrime que tal afirmación sentencial importa omitir
dos premisas que resultan –a su juicio- imprescindibles. La primera omisión
que denuncia consiste en no haber ponderado que la intimación formulada en
los términos del art. 1204 del C. Civil por escritura nº 125 de fecha 25/07/07
jamás fue impugnada por el demandado, ni en esa oportunidad ni al contestar
la demanda; y la segunda omisión consiste en no haber valorado la ratificación
realizada por la actora, al hacer suyas las intimaciones cursadas en el escrito
de demanda, la que –dice- equivale a mandato de acuerdo a lo normado por el
art. 1935 y 1936 del C. Civil.----------------- Destaca como dato relevante la falta
de contestación de la demanda, en cuyo mérito afirma que Oviedo no
cuestionó tempestivamente la representación de Pedernera. Deduce de ello
que el accionado reconoció la recepción de la intimación formulada así como
la presunción de veracidad de los hechos declarados en el escrito inicial.--------
---- Insiste que tanto la actuación de Pedernera como la de Antoniazzi en las
intimaciones cursadas extrajudicialmente han sido ratificadas por la parte
actora en la demanda y que, conforme a los artículos 1935 y 1936 citados, tal
ratificación equivale a mandato.-------- De todo ello deduce que, de haberse
ponderado las circunstancias señaladas, la sentencia no podría haber
concluido que no hubo emplazamiento válido, y postula en su mérito que la
providencia contiene una motivación defectuosa.---- Postula que frente a la
tardía impugnación de la representatividad realizada por el demandado en los
alegatos, la Cámara de Apelaciones debió tener en cuenta que la actuación de
Pedernera y Antoniazzi fue convalidada por Jardines del Sur al promover la
demanda de cobro, pues resultaba –a su juicio- evidente que los nombrados
actuaron con la intención de vincular a Jardines del Sur; razón por la cual tal
acto importó la aprobación de lo efectuado por ellos.---------------------------- Cita
doctrina y jurisprudencia en su apoyo, a mérito de la cual sostiene que la
Cámara A-quo decidió revocar la sentencia dictada por la Jueza Inferior
basándose en una ausencia de representación para formalizar la intimación
que no se compadece con la ratificación obrante en autos.---------------------------
- Concluye que si el razonamiento hubiese sido completo, la conclusión final
habría sido completamente contraria a la que se propone.----------------------------
- III. Así compendiados los agravios, corresponde ingresar al análisis de los
mismos, a cuyo fin adelanto opinión en el sentido que el recurso debe ser
admitido, pues –como se verá- la decisión no ha sido adoptada a la luz de los
datos que definen la controversia.------------------------------------------------------------
- IV. Para justificar esta anticipada conclusión deviene inexorable comenzar
precisando algunos datos que surgen de las constancias de autos.----------------
- IV. a) En primer término, considero necesario puntualizar que, de acuerdo a
los términos del escrito inaugural, la sociedad actora persigue la restitución de
las sumas dinerarias que abonó con motivo del contrato de cesión de
derechos celebrado con el accionado; contrato que –afirma- ha quedado
resuelto a raíz del incumplimiento de las obligaciones asumidas por el
cedente. Asimismo, en el relato de los hechos la empresa demandante se
ocupó de detallar el contenido de la contratación y exponer lo ocurrido a partir
del mes de febrero de 2007, tras lo cual expresó lo siguiente: “… Frente a ello,
JARDINES DE SUR S.A. procedió a: 1) Intimar con fecha 25 de Julio de 2007
mediante escritura pública Nº 125 labrada por la escribana Correa Uranga al
Sr. Oviedo en los siguientes términos…” (vide fs. 2); y agregó luego que “…
ante la falta de respuesta de Oviedo, se procedió a notificarle la resolución del
boleto de cesión, por medio de escritura Nº 201, labrada por la escribana
Correa Uranga, con fecha 28/11/2007, en los siguientes términos ‘En nombre
y representación de Jardines del Sur S.A., con domicilio en Av. Nores Martínez
2709, Ciudad de Córdoba, me dirijo a ud. a fin de hacer saber e intimar…” (fs.
2 vta.).--------------- De lo que se acaba de reproducir se extrae sin ninguna
dificultad que la propia Jardines del Sur manifestó haber cursado la intimación
fechada en julio de 2007 y haber comunicado la decisión de resolver el
contrato en noviembre de ese mismo año. Es decir, la existencia del
emplazamiento a cumplir bajo apercibimiento de resolución y de la
comunicación del ejercicio de la facultad resolutoria, así como el hecho de que
tales actuaciones habrían emanado de la sociedad actora, fueron
circunstancias expresamente introducidas a juicio por la demandante.------------
------------------------------------------------------------------------- Ahora bien, se advierte
asimismo de las constancias de autos que habiéndose impreso a la causa el
trámite ordinario, la demandada compareció a juicio (fs. 42) pero no contestó
la demanda (fs. 48), no obstante lo cual ofreció prueba y presentó alegato. Fue
en esta última oportunidad que el accionado introdujo a debate el argumento
defensivo mediante el cual pretende restar eficacia a lo actuado por Pedernera
y Antoniazzi en las actas notariales celebradas el 25 de julio y el 27 de
noviembre de 2007 bajo el fundamento de la ausencia de representación
suficiente.------------------------------------------------------------------------ En sustento
de ello afirmó –en el alegato- que el nombrado Antoniazzi nunca gozó de
mandato expreso de la sociedad a los fines de declarar resuelto el contrato, y
agregó posteriormente que la representación no surge del acta notarial ni fue
ratificada en forma alguna por persona con mandato suficiente; tras lo cual
aseveró que dicha persona declaró en esta causa como testigo, exponiendo
en esa ocasión que trabaja para la empresa. Idéntico cuestionamiento
introdujo respecto del acta de intimación fechada el 25 de julio de 2007,
alegando que Pedernera carecía de representación por no haber acreditado
mandato con facultades suficientes para ello. En definitiva adujo que no hubo
resolución de contrato de parte de la cesionaria, por no haber esa parte
efectuado en forma los emplazamientos requeridos para extinguir el acuerdo
bilateral (fs. 200/202).-----------------------------------------------------------------
Lógicamente, de estos tardíos argumentos obstativos no pudo defenderse el
actor: no tuvo ocasión de rebatir la supuesta inexistencia de mandato
suficiente ni de argumentar su ratificación expresa o tácita; con mayor razón
tampoco pudo producir la prueba que pudiera hacer a su derecho.-----------------
------------- IV. b) En segundo lugar, advertimos también que la sentencia de
Primera Instancia admitió la demanda por resolución contractual, aunque el
reclamo restitutorio prosperó por una suma inferior a la pretendida. En el fallo,
la Jueza interviniente respondió de manera específica el planteo introducido
por el accionado en la etapa conclusiva, oportunidad en la que aludió a la
carta documento incorporada a juicio por el demandado, mediante la cual en
respuesta a la actuación notarial de fecha 28/11/07 mencionaba el
desconocimiento del Sr. Antoniazzi y de los poderes “irrogados”.-------------------
- La defensa fue desechada por la Magistrada interviniente mediante dos
argumentos sentenciales: señaló, en primer término, que tales alegaciones
“…no pueden considerarse plenamente desde que el demandado omitió
contestar en tiempo oportuno la demanda…”; no obstante lo cual añadió a fin
de resolver ex aequo et bono el conflicto, lo siguiente: “…Cabe referir sobre el
particular, que en la misiva aludida rechaza la legitimación del Sr. Antoniazzi
desconociendo cualquier relación –en postura que reitera en los alegatos-
pero omite considerar que en la escribanía publica refiere que el mencionado
afirma representar a Jardines del Sur S.A. y que el mandato no sólo no ha sido
desconocido por el mandante sino que ha sido ratificado a posteriori…” (vide
fs. 213 y 214, el subrayado es nuestro). Por cierto, la resolución contiene otros
argumentos fácticos y jurídicos relacionados a los términos del acuerdo, a la
conducta desplegada por cada una de las partes contratantes, y a la actitud
puesta de manifiesto por el accionado durante la tramitación de la causa que
completan el temperamento aunque no se vinculen puntualmente al problema
de la representación.-----------------------------------------------------------------------------
- IV. c) Considero necesario, asimismo, ponderar que el vencido apeló la
decisión, y entre sus agravios reeditó la ausencia de mandato expreso de
parte de Antoniazzi y Pedernera, y la inexistencia de ratificación de parte de la
empresa actora o de persona con facultades suficientes para el acto; reiteró
también la justificación de tal línea defensiva en la carta documento que envió
como respuesta al acta fechada el 25 de julio de 2007 y en la declaración
testimonial del nombrado Antoniazzi cuando relata que trabaja para Jardines
del Sur.----------------------------------------------------------------------------------------------
-- La contraria contestó tales cuestionamientos, oportunidad en la que explicó
que el acta notarial de intimación a cumplir fechada el 25 de julio de 2007
jamás fue respondida por Oviedo, ni mediante carta documento ni en el juicio.
Manifestó asimismo que el accionado pretende confundir al tribunal haciendo
referencia al emplazamiento de febrero de 2007 que –dice- no es la que
contiene el apercibimiento de resolución contractual del art. 1204. Destaca
también la actitud contradictoria que mostró el demandado en su actuación
judicial y extrajudicial, e insiste que lo que justifica la resolución es el silencio
del demandado frente al emplazamiento de julio y su negativa a cumplir
puesta de manifiesto a fs. 52.------------------------------------------------------------------
--------------- V. Pues bien, a partir de lo relacionado supra, corresponde asignar
razón al recurrente en cuanto postula que la motivación brindada por la
Cámara A-quo resulta a todas luces insuficiente.----------------------------------------
--------------------- Y ello así porque el motivo central del rechazo de la demanda
propiciado por el Tribunal de Alzada (que consiste en que el emplazamiento
cursado no habría sido realizado por el interesado o su representante) importa
admitir un argumento defensivo que no integró la plataforma discusoria
originaria, provocando una clara restricción al derecho de defensa en juicio del
accionante.-----------------------------------------------------------------------------------------
-- En efecto, la decisión adoptada por el Tribunal A-quo omite ponderar que la
defensa sustancial que pretende introducir la demandada en su alegato resulta
indudablemente tardía. Tal circunstancia debió ser tenida en cuenta por el
Órgano Jurisdiccional de Alzada, no sólo -ni tanto- bajo el prisma de la
presunción contenida en el artículo 192 del C.P.C.C. en orden a la veracidad
de los dichos contenidos en la demanda (que analiza el A-quo a fs. 261 vta.);
antes bien debió ser examinada a la luz de la regla que emana de los artículos
330 y 332 de la Ley Ritual que limita la materia de juzgamiento a los hechos
alegados en la demanda y contestación, cuyo fundamento radica en evitar que
la intempestiva introducción de planteos prive a las partes del derecho a
ejercer en plenitud la defensa en juicio.----- Precisamente ello acaece en el
sublite, pues –como se dijo- la introducción del argumento defensivo recién en
la fase conclusiva del juicio ordinario (alegato) impidió al actor alegar y probar,
durante la tramitación de la causa, la existencia de mandato suficiente o de
una expresa -o tácita- ratificación de lo actuado por los Sres. Pedernera y
Antoniazzi. Así, la falta de contestación de la demanda terminó erigiéndose en
una trampa fatal para el actor, a mérito de la relevancia que se le asigna en el
fallo de Alzada a la intempestiva defensa.-------------------- Es por ello que el
fundamento sentencial que alude a los efectos de la falta de contestación de la
demanda no constituye respuesta jurisdiccional idónea. Es de aceptar que el
Tribunal de Grado es soberano a la hora de ponderar su eficacia en el
proceso; sin embargo no puede admitirse que en su exclusivo mérito termine
aceptándose una estrategia defensiva que no integró el litigio, pues el derecho
de defensa en juicio debe entenderse en beneficio de ambos polos de la
relación jurídica procesal y no exclusivamente en favor del demandado.---------
-------------------------------------------------------------------------------- VI. Por otra parte,
si bien esto resulta suficiente para invalidar el pronunciamiento, no podemos
dejar de señalar que aún en la hipótesis que se admitiese como válida la
tardía alegación defensiva del demandado, el análisis jurisdiccional de la
cuestión debió ser completo y –por ende- no podía ser circunscripto a la
supuesta ausencia de poder expreso de quienes se presentaron requiriendo
las actuaciones notariales, sino que debió incluir asimismo la existencia o no
de ratificación de parte de la empresa actora, pues en esos términos fue
planteada la defensa del demandado en la fase conclusiva.--------------------------
----------------------------------------------------------------- Con mayor razón así debe
entenderse cuando, como en el caso, el pronunciamiento dictado por la
Magistrada de Primer Grado expresamente desestimó la ausencia de poder en
la inteligencia de que el mandato había sido ratificado. Siendo ello así, el
Tribunal de Grado estaba obligado a examinar el contenido de dicho escrito a
los fines de ponderar si existió o no ratificación de parte de la empresa actora;
máxime cuando en el escrito de demanda la propia empresa actora esgrimió
haber practicado la intimación a cumplir y notificado la resolución por
incumplimiento. Tal actividad jurisdiccional no aparece cumplida en el
pronunciamiento en crisis.---------------------------------------------------------------- Lo
propio ocurre con el alcance que la sentencia de Alzada asigna a la respuesta
epistolar cursada por Oviedo, pues no analiza los cuestionamientos que vierte
el actor al contestar el recurso de apelación en torno a la falta de impugnación
de la representación invocada en el acta llevada a cabo por Pedernera en
Julio de 2007, tanto en la misiva cuanto en ocasión alguna posterior. El fallo
solo meritúa la carta documento remitida por Oviedo a Antoniazzi, dejando sin
respuesta el planteo relativo a la actuación de Pedernera que el actor se vio
forzado a llevar ante la Alzada en pos de refutar los agravios de apelación
esgrimidos por la contraria. De manera que, si el fundamento nuclear del
rechazo de la demanda propiciado por la Cámara A-quo consiste en no
haberse cumplido el emplazamiento por parte del reclamante o su
representante, el Tribunal debió ser cuidadoso a la hora de examinar la
existencia o no de impugnación a la representación invocada en el acto
notarial de emplazamiento.--------------------------------------------------------------- VII.
En base a lo hasta aquí expuesto el recurso de casación planteado deviene
plenamente justificado, toda vez que el resolutorio en crisis presenta los vicios
formales que se le atribuyen, tanto en lo referido al magro alcance que se le
asigna a la falta de contestación de la demanda, cuanto a las omisiones en
que incurre el Tribunal A-quo en la tarea de realizar un pormenorizado análisis
de lo que fue materia de debate y de los demás datos que definen la
controversia.---- La resolución de la Cámara A-quo se funda en motivos que
una vez examinados en profundidad, resultan sólo aparentes, y no brindan
respuesta a los cuestionamientos ensayados por el apelante en su memorial.
Ello impone admitir en lo sustancial el planteo casatorio, pues se ha privado al
recurrente del derecho de conocer las razones por las que su pretensión de
verdad ha sido desestimada, violándose el mandato constitucional impuesto
en el art. 155 de la Constitución Provincial y su correlativo de la ley formal (art.
326 del C. de P.C.).------------------------------------------------------------------------------
-------------------- Así voto.------------------------------------------------------------------------
---------- A LA PRIMERA CUESTIÓN PLANTEADA, LA SEÑORA VOCAL
DOCTORA MARÍA MARTA CÁCERES DE BOLLATI, DIJO:------------------
Adhiero a los fundamentos brindados por el Señor Vocal Doctor Carlos
Francisco García Allocco. Por ello, compartiéndolos, voto en igual sentido a la
primera cuestión planteada.--------------------------------------------------------------------
Así voto.---------------------------------------------------------------------------------- A LA
PRIMERA CUESTIÓN PLANTEADA, EL SEÑOR VOCAL DOCTOR
DOMINGO JUAN SESIN, DIJO: ---------------------------------------------------------
Comparto los fundamentos expuestos por el Señor Vocal del primer voto.----
Así voto.---------------------------------------------------------------------------------- A LA
SEGUNDA CUESTIÓN PLANTEADA EL SEÑOR VOCAL DOCTOR CARLOS
FRANCISCO GARCÍA ALLOCCO, DIJO: ------------------------------- I. A mérito de
las consideraciones que anteceden, corresponde admitir el recurso de
casación interpuesto por el motivo del inciso 1° del art. 383 del C.P.C.C., y en
consecuencia anular la Sentencia número ciento veintiséis dictada por la
Cámara de Apelaciones de Cuarta Nominación en lo Civil y Comercial de esta
Ciudad con fecha 05 de noviembre de 2.013 en todo cuanto dispone. La
observancia del principio objetivo consagrado en el art. 130 del C. de P.C.,
determina que las costas generadas en esta fase extraordinaria sean
impuestas a la vencida.-------------- II. Asimismo, corresponde disponer el
reenvío de la causa a la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial que
sigue en Nominación a la de Origen para un nuevo juzgamiento de la cuestión
ventilada.------------------------------------- III. Los honorarios por la actuación
profesional desarrollada ante esta Sede extraordinaria por parte del Dr. Juan
Manuel Delgado se fijan en el treinta y cinco por ciento (35%) del mínimo de la
escala respectiva del art. 36 de la Ley nº 9459 (arg. arts. 36, 39, 40 y 41 del
mismo cuerpo legal). No corresponde regular honorarios en esta oportunidad
al Dr. Javier Olmos Kutscherauer (arg. art. 26 –a contrario sensu- ley 9459).----
----------------------------------------------------- Así voto.---------------------------------------
------------------------------------------- A LA SEGUNDA CUESTIÓN PLANTEADA,
LA SEÑORA VOCAL DOCTORA MARÍA MARTA CÁCERES DE BOLLATI,
DIJO: ----------------- Coincido con el criterio de solución que propicia mi colega
de primer voto, adhiriendo en consecuencia a la conclusión a la que arriba.-----
--------------- Así voto.-----------------------------------------------------------------------------
----- A LA SEGUNDA CUESTIÓN PLANTEADA, EL SEÑOR VOCAL DOCTOR
DOMINGO JUAN SESIN, DIJO: ---------------------------------------------------------
Adhiero a la solución propuesta por el Señor Vocal de primer voto.--------- Voto
en idéntico sentido.--------------------------------------------------------------- Por el
resultado de los votos emitidos, previo acuerdo, el Tribunal Superior de
Justicia, por intermedio de su Sala en lo Civil y Comercial,---------------------------
RESUELVE: ----------------------------------------------------------------------------------- I.
Admitir el recurso de casación articulado por el motivo del inciso 1° del art. 383
del C.P.C.C., y en consecuencia anular la sentencia atacada en todo cuanto
dispone, con costas al demandado vencido.------------------------------------- II.
Reenviar la causa a la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial que
sigue en Nominación a la de origen para un nuevo juzgamiento de la cuestión
anulada.-------------------------------------------------------------------------------------------
III. Fijar los honorarios del Dr. Juan Manuel Delgado por su actuación en la vía
extraordinaria en el treinta y cinco por ciento (35%) del mínimo de la escala
respectiva del art. 36 de la Ley 9459.--------------------------------------------------------
- Protocolícese e incorpórese copia.-------------------------------------------------