You are on page 1of 8

CARACTERÍSTICAS GEOQUÍMICAS Y Tabla 1.

Distribución de elementos radiactivos (ppm)


METALOGENESIS DE LAS ROCAS en la tierra y su producción de calor (Plant et al.,
IGNEAS DEL TIPO HHPG (HIGH HEAT 1999). Ver el promedio para la corteza continental
PRODUCING GRANITES) superior.

Mirian Mamani1, 2
(1) Consultora, Universidad Nacional de Ingeniería,
Lima, Peru, mimahui@hotmail.com
(2) Abteilung Geochemie, Universität Göttingen,
Goldschmidtstrasse 1, D-37077 Göttingen, Alemania
mmirian@gwdg.de

RESUMEN
En los Andes se tienen muchos afloramientos de
rocas ígneas bastante diferenciadas (> 63 SiO2)
similares al tipo HHPG (High Heat Producing
Granites), estas rocas tienen diferentes edades
geológicas y están relacionadas a depósitos
minerales Sn-Cu, Ag-Pb-Zn-Pb, U, Cu-W (e.g.,
en Perú; San Rafael, Pasto Bueno, Corani) y
están ubicados en al extremo sur de la Cordillera
Oriental y al norte del Batolito de la Cordillera
Blanca. En base al procesamiento geoquímico de
la base de datos de litogeoquímica de
ANDESDATA (>3000 muestras, Universidad de
Göttingen, Alemania), GEOROCK (4000
muestras, Universidad de Mainz, Alemania),
GISANDES (>8000 muestras, Servicio
Geológico de Francia), GEOCATMIN (>2000
muestras, Servicio Geológico de Perú) se
demuestra que estos granitos y rocas volcánicas
félsicas corresponden a diferentes series
magmáticas (toleíticas, calco-alcalinas, alcalinas
y peralcalinas) y que este tipo de rocas también
pueden estar relacionados a altas Figura 1. Valencia versus Radio Iónico (Å). U y Th
concentraciones de Au, Ag, Cu, Zn, Mo, U y son elementos incompatibles e inmóviles en agua,
REE, además favorecen la circulación de fluidos mientras que K es móvil en agua.
hidrotermales a grandes distancias de las
intrusiones y rocas volcánicas bastante
diferenciadas. Este calor se genera a partir de la energía
producida por el decaimiento de los elementos
radiactivos y es en la parte de la corteza superior
INTRODUCTION de los continentes
Las concentraciones promedio en la corteza (http://earthref.org/GERMRD/datamodel/) que
continental superior de los elementos radiactivos las fracciones grandes de flujos de calor pueden
son: U (2 ppm), Th (10 ppm), K (2.8 %) y el generar sistemas hidrotermales. El decaimiento
contenido de SiO2 (61.5 %) (Tabla 1; Plant et al., de energía de los elementos radiactivos es una
1999). Estos elementos son altamente fuente efectiva de calor y en la escala del tiempo
incompatibles y producen calor 1.38 *10-6 Wm-3 geológico el calor radiogénico proviene del
(Fig. 1 y Tabla 1). decaimiento de cuatro isótopos, con una vida
media de 109 años. Estos isótopos son 238U, 235U,
232
Th y 40K. El potasio (K) es un elemento que tiempo después que las intrusiones graníticas se
produce fuertemente calor, esta contenido hayan enfriado y cristalizado y esto se deberá a
principalmente en feldespatos potásicos y la alta concentración de U, Th y K, produciendo
feldespatoides (leucita, nefelina). Estos suficiente temperatura por decaimiento
minerales se forman en rocas diferenciadas (i.e., radiogénico y así permitir la continuación de la
composiciones del tipo granodioritas-dacitas y circulación hidrotermal durante un periodo de
granitos-riolitas) y corresponden a diferentes tiempo. Los estudios de granitos HHP en
series magmáticas (toleíticas, calcoalcalinas, Australia (Burnside granite, McLaren et al.
alcalinas y peralcalinas) relacionadas a 1999) han determinado que después de 20 y 40
diferentes tipos de depósitos minerales (Fig. 2). Ma que se formo el granito se seguía teniendo
hidrotermalismo e incluso se extendía hasta 10
km distante del borde de la intrusión.

En el Perú tenemos muchos rocas ígneas que se


aproximan a estas características de los granitos
del tipo HHP (Fig. 3, 4, 5, 6) y en algunos casos
están relacionados a sistemas hidrotermales con
circulación de fluidos dístales y proximales (Fig.
6), pero hasta ahora no se había realizado una
relación de las concentraciones de K-Th-U de las
diferentes rocas ígneas de los depósitos
minerales más importantes formados en
diferentes periodos geológicos, y tampoco se
tiene background en las diferentes rocas ígneas
Figura 2. Esquema generalizado que relaciona la formadas desde la subducción del Ordovícico en
composición de los granitos y el estado de la margen continental activa.
oxidación de los magmas con la asociación de
metales y tipos de depósitos minerales Es por esta razón, que el presente trabajo
relacionados a intrusivos (modificado después de muestra las características geoquímicas de
Barton, 1996). algunos granitos y rocas volcánicas félsicas que
afloran en nuestro territorio y discute en que
periodo geológico se formaron principalmente
Según Tyler (2006) un granito HHPG típico
este tipo de rocas y bajo que contexto
contiene U (20 ppm), Th (50 ppm), K (4 %);
geotectónico, y cuales son las concentraciones
puede generar cerca de 10mW/m3. Basado en esa
de U y Th en los depósitos minerales formados
cantidad de energía McLaren et al. (1999)
durante el Ciclo Andino.
asumen que los granitos HHP pueden dar
resultado a dos sistemas hidrotermales:
Finalmente, recomienda considerar las
concentraciones de estos elementos durante las
1. Debido al calor advectivo causado por la
etapas de exploración de depósitos minerales
intrusión.
magmático-hidrotermales, porque estas
concentraciones les ayudaran a diferencias
2. Debido al decaimiento radiogénico de los
alteraciones hidrotermales dístales y proximales.
elementos que producen calor y que están
contenidos en el granito.

El primero causara una anomalía termal grande


alrededor del intrusivo, causando un
metamorfismo termal y calentamiento de fluidos
meteóricos y/o fluidos connatos hasta varios
kilómetros distal de la intrusión. En el segundo
caso los fluidos hidrotermales circularan mucho
Figura 3. A) Mapa que muestra la distribución Figura 3. C) Mapa con las concentraciones de Th
espacial de las concentración de SiO2 (>63%wt) en (ppm) en roca total. D) Mapa con las concentraciones
roca total. B) Mapa con la distribución espacial de la de U (ppm) en roca total (Mamani et al. 2012).
edad geológica de las muestras. Los polígonos de
colores corresponden a los mayores afloramientos de
intrusivos (Mamani et al., 2012).
RESULTADOS más altas corresponden a las rocas del Permico,
En los diagramas de las Figura 4 se observa que Triasico, Paleoceno, Oligoceno y Mioceno.
generalmente el contenido de K2O incrementa Las concentraciones de U son bajas en las rocas
con el incremento de SiO2, excepto en las rocas del Jurasico y Cretacico al igual que las bajas
intermedias de la serie magmática peralcalina del concentraciones de K2O y Th.
Trasarco Jurasico, donde los valores pueden
llegar hasta 10% de K2O debido al alto Otro grupo importante con altas concentraciones
contenido de feldespatoides. Muchas rocas de U y Th son las rocas formadas en el
ígneas de diferentes edades geológicas superan Paleoceno, estas corresponden a aquellas
el contenido promedio de K2O de la corteza formadas en el frente de arco.
continental superior.

Los valores más bajos del contenido de K2O se


dan en las rocas del Jurasico y Cretacico, estas
corresponden a aquellas formadas en el frente
del arco y son de composición toleítica y
calcoalcalina, durante este periodo el régimen
tectónico era distensivo, el porcentaje de
contaminación cortical de los magmas fue
minima o nula.

Para el grupo de rocas formadas en el Oligoceno,


Mioceno y Plioceno no se tiene valores bajos de
K2O, y el incremento de K2O con el aumento de
SiO2 es muy notoria, siendo generalmente de
medio a alto el contenido y predominan los
magmas calcoalcalinos en el arco frontal y
alcalinos en el trasarco magmático. El régimen
tectónico principal durante estos periodos fue
compresivo y es contemporáneo con los cambos
cambios bruscos en el espesamiento cortical de
los Andes.

Similarmente, en la Figura 5 se observa que las


concentraciones de Th incrementan con el
aumento de SiO2, este patrón se observa para
todas las rocas independientemente de la edad
geológica de formación, y también superan la
concentración promedio de Th de la corteza
continental superior. Las concentraciones más
altas se observan en las rocas del Permico, Figura 4. Diagrama de las concentración de SiO2
versus K2O. El campo gris a la base de los diagramas
Triasico, Cretacico, Paleoceno, Eoceno,
representa el contenido promedio de K2O en la
Oligoceno y Mioceno. Las concentraciones más corteza continental superior.
bajas se presentan en las rocas del Jurasico y
Cretacico formadas en el frente de arco. En el
grupo de las muestras del Oligoceno y Mioceno
no se ha reportado valores bajos de Th.

Por otro lado, en la Figura 6 se observa que U


incrementa bruscamente en las rocas más
diferenciadas (>63% SiO2). Las concentraciones
Figura 6. Diagrama de las concentración de SiO2
versus U (ppm). El campo gris en los diagramas
corresponde al valor promedio de U (ppm) en la
corteza continental superior.
Figura 5. Diagrama de las concentración de SiO2
versus Th (ppm). El campo gris a la base de los
diagramas representa el contenido promedio de Th en CONCENTRACIONES DE U – Th –SiO2 EN
la corteza continental superior (CCS). Las altas YACIMIENTOS MAGMATICO-
concentraciones superan 5 veces a la concentración HIDROTERMALES
de la CCS. Para esta sección se ha seleccionado las rocas
ígneas relacionadas a depósitos minerales
importantes, estos corresponden a aquellos
formados durante el Ciclo Andino y van desde
145 Ma a 8 Ma, y están relacionados a diferentes
ocurrencias metálicas (Fig. 7). Otra característica
en común que tienen estos depósitos minerales
es que el sistema magmático presenta una
zonación normal (desde máfico a los bordes
hasta félsico hacia la parte central) y la actividad
del sistema finaliza con actividad de magmas
máficos. El transporte de la mineralización esta
ligada principalmente a los magmas más félsicos
del sistema. Las concentraciones de U-Th-K de
estos depósitos ayudaran a entender el transporte
distal o proximal de los fluidos hidrotermales. Es
por eso importante conocer estas relaciones en
las concentraciones de Th-U en estos depósitos favorecerán la circulación de fluidos
minerales (Fig. 7). hidrotermales proximales. En la figura de U
versus Th se observa que las rocas relacionadas a
los depósitos minerales de Chucapaca,
Morococha, Los Calatos, Cerro Verde y Cuajone
resaltan la alta concentración que tienen en Th,
esto debido a que estos magmas se contaminaron
con rocas ricas en Th de la corteza continental
superior. Mientras aquellas que tienen valores
bajos en Th como las rocas de los depósitos
minerales de Yanacocha, Milpo-Atacocha y
Lagunas Norte se contaminaron con rocas pobres
en Th. Espacialmente estos depósitos minerales
con alta concentración de Th están ubicados al
sur de Perú y aquellos con baja concentración de
Th están ubicados en el centro y norte de Perú.
Todo esto indicaría que los contaminantes
corticales al sur son distintos del centro y norte
de Perú.

Para corroborar esta relación de U y Th se usa la


relación de las razones de Th/TiO2 versus
Y/TiO2, porque las concentraciones de TiO2 e Y
disminuyen en las rocas más diferenciadas y así
se podrá resaltar las concentraciones de Th (Fig.
7 y Fig. 8).

Figura 7. Diagramas de las concentraciones de Th La Figura 9 muestra esta relación y


versus SiO2, y U versus Th para diferentes depósitos
minerales. El símbolo cruz de color negro
efectivamente separa aquellas rocas que están
corresponde al valor promedio de la corteza relacionadas a circulación de fluidos
continental superior. hidrotermales dístales y proximales. Esto
explicaría porque algunos depósitos de minerales
están relacionados a cuerpos de rocas ígneas que
Las rocas relacionadas a los depósitos minerales in situ son estériles y dístales (en las rocas
principalmente tienen contenidos de SiO > 63%, huésped) favorecen la formación de minerales
las concentraciones de Th varían entre 4 y 23 económicos.
ppm e incrementan con el aumento de SiO2, y U
varia entre 2 y 5 ppm, por lo tanto, superan las
concentraciones promedio de la corteza
continental superior (Fig. 7).

Los depósitos minerales que tienen altas


concentraciones de U y Th siguen una curva
positiva, esta curva indica el incremento del
calor térmico generado por los elementos
radiactivos durante mucho tiempo. Aquellos que
se ubiquen en la parte superior de la curva
favorecerán la circulación de fluidos
hidrotermales dístales. Mientras que los que se
ubiquen en la parte inferior de la curva
CONCLUSIONES
Los procesos de diferenciación de las rocas
ígneas son medios efectivos para concentrar U y
Th en la ultima etapa residual de los magmas
formados en una margen continental activa.

Los minerales que contienen altas


concentraciones de estos elementos son las
illitas, feldespatos, feldespatoides, zircon y
apatito.

La rocas ígneas mas diferenciadas del Perú,


están enriquecidas en los elementos de Th-U-K.
Las concentraciones de Th son 5 veces mayor,
las de U son 10 veces mayor, y las de K son 3
veces mayor que las concentraciones de la
corteza continental superior.

En base al análisis temporal de las


concentraciones de U-Th-K, el incremento en las
concentraciones se da principalmente en las
Figura 8. Diagrama del contenido de SiO2 (wt%) rocas ígneas formadas durante el Oligoceno y
versus las concentraciones de TiO2 (wt%) y Y (ppm) Mioceno, metalogeneticamente esto es
para las rocas ígneas de los depósitos minerales más importante porque es un vector principal en la
importantes del Perú. diferenciación cortical de la producción de calor
térmico, por lo tanto, este régimen térmico en el
Oligoceno y Mioceno tuvo que haber
influenciado fuertemente en la circulación de
fluidos hidrotermales relacionados a estas rocas
diferenciadas.

Quizás a este punto toca hacerse la siguiente


pregunta.
A que se debe el incremente fuerte de las
concentraciones de U-Th-K en las rocas ígneas
formadas en el Oligoceno y Mioceno?
Los sistemas con magmas diferenciados
requieren constantemente adición de energía
(calor), más aun si se forman en una columna
cortical espesa como es el caso de los Andes (35
a 70 km de espesor). Este calor probablemente
deriva de la convergencia de las placas, el
Figura 9. Diagramas de discriminación usando las incremento de temperatura desde el Oligoceno
razones de Th/TiO2 versus Y/TiO2. Estos valores se corresponde a los periodos de aceleración en la
usan la determinar el campo de la circulación de convergencia de la placa de Nazca (Pardocasas
fluidos hidrotermales dístales y proximales. En el & Molgar, 1987), facilitando así la fusión
campo gris térmicamente se tendra mayor producción cortical, formación de granitos y rocas
de calor y por eso favorecerá la mayor circulación de volcánicas félsicas y combinado con otros
fluidos hidrotermales.
factores tectónicos y climáticos facilita la
compresión lateral (formación de los Andes,
plegamiento y fallamiento de las rocas), y un
decrecimiento en la temperatura correspondería
a la disminución en la convergencia acompañado
por el enfriamiento cortical, cristalización de los
magmas y un ajuste gravitacional. Para los
granitos del Permo-Triásico también se tendría
que asumir que se formaron bajo similares
condiciones, y la anatexis (fusión parcial)
probablemente fracciono el U y Th dentro del
fundido.

Finalmente, es importante considerar estos


valores en los elementos radiactivos para
entender la circulación de fluidos hidrotermales
ubicados a grandes distancias de los granitos y/o
rocas volcánicas félsicas con características del
tipo HHPG.

REFERENCIAS
Barton, M.D., 1996, Granitic magmatism and metal-
logeny of southwestern North America.
Transactions of the Royal Society Edinburgh:
Earth Sciences, 87, 261–280.
McLaren S, Nemann N, Sandiford M, Wyborn L.,
1999, Post-intrusion heating associated with
high-heat-producing Proterozoic granites –
implications for mineralisation? AGSO Res
Newslett 30:23–26.
Pardocasas, F., Molnar, P., 1987, Relative motion of
the Nazca (Farallon) and South-American plates
since late Cretaceous time. Tectonics, v. 6, p.
233–248.
Plant, JA., Simpson, PR., Smith, B., Windley, B.F.,
1999, Uranium ore deposits products of the
radioactive Earth: Rev Mineral 38: 255–319.
Tyler, J., 2006, Hot-rock energy steaming up. The
Aust Geol Newslett 140:22–25.
Rudnick, R., Fountain, D., 1995, Review of
Geophysics, v. 33, NO. 3, p. 267-309, 1995,
doi:10.1029/95RG01302.