Sie sind auf Seite 1von 104

1

HISTORIA C
Programa

Unidad 1: Conflictos imperialistas y crisis del modelo liberal


1.1. El proceso de concentración industrial y el desarrollo del imperialismo.
1.2. El mundo de entreguerras y la crisis mundial capitalista.

Unidad 2: Crisis de la democracia ampliada y restauración oligárquica


2.1. Los gobiernos radicales y el golpe de 1930.
2.2. La restauración conservadora: Estado y economía en la Argentina de los años '30.

Unidad 3: Estado y sociedad en el populismo argentino


3.1. Las bases sociales del populismo.
3.2. El Estado populista y la democracia de masas.
3.3. El proyecto económico del peronismo.

Unidad 4: Auge y caída del Estado benefactor en el mundo bipolar


4.1. El escenario político y económico de la segunda posguerra.
4.2. La Guerra Fría. La conformación de bloques político-ideológicos
4.3. La crisis capitalista de 1973 y la caída del Estado de bienestar.

Unidad 5: La lucha por la redefinición de la relación entre el Estado y la sociedad


argentina
5.1. Inestabilidad política y crisis de legitimidad. Desde la Revolución Libertadora hasta la vuelta del
peronismo.
5.2. Luchas sociales y políticas en el marco del tercer gobierno peronista

Unidad 6: Transformaciones del modelo socioeconómico en el marco del


autoritarismo neoliberal
6.1. El golpe de Estado de 1976: terrorismo de Estado e implementación del modelo neoliberal.
6.2. La crisis del "Proceso de Reorganización Nacional" y la recuperación de la democracia.
2

Unidad 1: Conflictos imperialistas y crisis del modelo liberal

1.1. El proceso de concentración industrial y el desarrollo del imperialismo.

El Imperialismo y la expansión colonial

El término imperialismo está asociado a ideas y prácticas vinculadas con la extensión del dominio de un
país sobre otro u otros por medio de la fuerza militar, económica, política y/ o cultural. A lo largo de la
historia, nos encontramos con la existencia de diversos imperios que ejercieron su poder sobre
distintos pueblos y sociedades. Pero el concepto imperialismo define específicamente una etapa
dentro del capitalismo, el que se desarrolló a partir de la década de 1870 (más precisamente luego de
la crisis económica mundial de 1873) hasta 1914 (cuando se inició la Primera Guerra Mundial). Durante
este período, muchos países europeos, especialmente Gran Bretaña, se extendieron territorialmente y
formaron colonias en África, Asia y el Pacífico. Luego le siguieron otras naciones como Francia,
Alemania, Bélgica, Portugal, Holanda, y Estados Unidos fuera del continente europeo.
¿Por qué se originó esa expansión? El avance de la tecnología y el desarrollo industrial habían
generado una superproducción que derivó en una crisis económica generalizada. Los mercados se
saturaron de productos y cayeron las ganancias. La crisis que se desató en 1873 demostraba que el
capitalismo basado en el libre juego de la oferta y la demanda, había encontrado un límite.
La crisis produjo una serie de cambios políticos y económicos. Los Estados implementaron medidas
proteccionistas para resguardar sus economías. Se generó un proceso de concentración industrial que
favoreció a las grandes empresas, eliminando a las pequeñas, dando lugar a la formación de
monopolios, puesto que aquellas empresas grandes quedaban en condiciones de controlar el mercado.
Por su parte, los bancos invirtieron sus capitales en las industrias, otorgando préstamos y créditos.
Producto de esa fusión se generó el capital financiero.

Las razones que llevaron a las potencias europeas a expandirse fueron, entre otras:
1) La búsqueda fuera de Europa de mercados en donde colocar sus inversiones de capital
(ferrocarriles, telégrafos, y préstamos) para evitar la creciente pérdida de sus ganancias dentro
de Europa.
2) En las nuevas regiones podrían vender sus productos y conseguir materias primas para
continuar con su desarrollo industrial sin competidores. Además tendrían mano de obra
abundante y barata que obtenían y explotaban en las nuevas poblaciones.
3) Las grandes potencias querían lograr la hegemonía colonial mediante el control comercial y
militar de las rutas marítimas y terrestres, al tiempo que ponían grandes impedimentos para la
expansión de otros países. Esto generó tensiones y conflictos que fueron el preludio de la
Primera Guerra mundial.
Los territorios dominados militar, económica y políticamente eran considerados colonias, gobernadas
por los países dominantes.
La expansión imperialista se extendió a América Latina, pero en este continente las ex colonias
españolas ya eran países libres. Por lo tanto, dicha expansión no significó la ocupación militar de sus
3

territorios, sino que se realizó mediante presiones políticas y económicas que ejercían las potencias
industriales europeas. Los países americanos producían productos primarios (agricultura, ganadería y
minería) que vendían a los países europeos. A su vez, estos países les vendían sus productos
industriales. Este intercambio comercial engendró una relación de dependencia económica entre los
países de ambos continentes. Si bien las potencias no gobernaban los países latinoamericanos, la
presión que ejercían permite caracterizar esa relación como un imperialismo informal.

Actividad 1.
El objetivo de esta actividad es que usted pueda sintetizar aquellas características que definen al imperialismo.
Para ello, le proponemos que use las siguientes preguntas como guía:

• ¿Qué país lidera la expansión colonial?


• ¿Cuáles se incorporaron más tarde?
• ¿Cuáles fueron los móviles de esa expansión?

El Positivismo

A mediados del siglo XIX, las grandes transformaciones económicas, sociales y políticas que se
produjeron en los países capitalistas fueron acompañadas por profundos cambios en el campo del
conocimiento. Los hombres de esa época buscaron nuevas formas de comprender el mundo en el cual
vivían. Estas sociedades necesitaban certezas y respuestas seguras. Surgió así, una nueva corriente de
pensamiento llamada positivismo, que intentaba atenerse a los hechos tal como lo percibían los
sentidos. La experiencia fue considerada la única fuente cierta de conocimiento.
Ello significó un giro decisivo para el conocimiento científico. En esta corriente influyeron
decisivamente los progresos realizados por la biología, la física, la geología, etc.. Las investigaciones se
fueron haciendo cada vez más específicas. Se iba imponiendo en todas las ciencias un criterio común
para investigar: buscar leyes científicas, que explicaran los fenómenos a través de nociones generales
que se pudieran aplicar a todos los casos estudiados.
Se consideró que el método de conocimiento de estas ciencias era también utilizable para abordar los
temas relacionados con el hombre y la sociedad. Así como el científico podía conocer las leyes que
regulan la naturaleza, consideraron también que la sociedad estaba regida por leyes, por lo tanto éstas
podían ser conocidas, predichas y controladas.
De la misma manera que los fenómenos naturales eran resultado de una evolución continua, los
positivistas creyeron que la sociedad también podía avanzar en un progreso indefinido. El avance
económico y tecnológico de la época parecía confirmar esta teoría.
Augusto Comte fue uno de los máximos exponentes del positivismo europeo y se lo considera el padre
de la sociología. Él explicó el desarrollo de las sociedades humanas observando los hechos y
estableciendo leyes.
Comte consideraba que el progreso era lineal y progresivo. Afirmaba que la historia humana pasó por
tres fases:
1. Fase teológica o mágica: corresponde a la infancia de la humanidad; en esta época las personas
dan explicaciones mágicas de los fenómenos naturales, utilizan categorías antropológicas para
comprender el mundo y técnicas mágicas para dominarlo.
4

2. Fase metafísica o filosófica: las explicaciones son racionales, se busca el porqué de las cosas, y
se sustituye a los dioses por entidades abstractas y términos metafísicos.
3. Fase científica o positiva: considerada la definitiva. El conocimiento se basa en la observación y
la experiencia, y se expresa con el recurso de la matemática. Se busca el conocimiento de las
Leyes de la Naturaleza para su dominio técnico.
Los positivistas sostenían que para que las sociedades evolucionen de una fase a otra era indispensable
que existiera un orden social. El conocimiento científico positivo tendría la función de contribuir a
mantener ese orden, que debía edificarse a través de normas y leyes. Las nociones de orden y
progreso, características del positivismo, se impusieron en los países en que los se extendía el
capitalismo. Así, las potencias imperialistas que se expandían con sus productos, capitales y ejércitos,
también divulgaban sus ideas.

El darwinismo social

Las investigaciones de Charles Darwin fueron la base de la noción de evolución en el campo científico.
Éste científico inglés observó que las especies animales y vegetales actuales son diferentes de las que
existían antiguamente y postuló que las primeras procedían de la lenta transformación de las especies
extinguidas. Esta modificación, según Darwin, se producía por la lucha entre los individuos por la
supervivencia. De esta lucha sólo sobrevivían los más aptos, los que se adaptaban, es decir aquellos
individuos que variaban ajustándose cada vez más a su ambiente, con lo que se producía una selección
natural: unos se extinguían y otros evolucionaban.
La teoría de la evolución generó una fuerte polémica en su época, ya que suponía que el hombre
mismo era producto de una evolución, un animal que descendía de un tipo de organización inferior.
Desde esa perspectiva, la diferencia entre el espíritu del hombre y el del animal más desarrollado, es
concebida como una diferencia de grado y no de cualidad.
La teoría de Darwin fue utilizada más tarde para aplicarla a la sociedad, llegándose a la conclusión de
que sólo los individuos más aptos, más capacitados eran los que estaban destinados a triunfar. Desde
este punto de vista quiénes dominan en la sociedad son los que se encuentran mejor adaptados para la
lucha. Ello dio una justificación científica para el optimismo y la idea de progreso.
El pensador inglés Herbert Spencer (1820-1903) elaboró sus teorías sociales durante la época en que
la expansión británica estaba en su apogeo. Tomó de Darwin el principio de la supervivencia de los más
aptos y lo trasladó al campo social para justificar la conquista y el dominio de un pueblo sobre otro.

Actividad 2:
El positivismo fue una corriente filosófica que planteó una visión del mundo acorde con la época en la
que surgió:
Haga un listado de las ideas que postulaba el positivismo tomando como base las siguientes preguntas:
• ¿Por qué esta corriente de pensamiento reflejaba las transformaciones de este período histórico?
• ¿Cómo concebía a la sociedad el darwinismo social?
• ¿Qué relación encuentra usted entre el darwinismo social y el imperialismo?
5

El Movimiento Obrero Internacional

Frente a las difíciles condiciones de vida en las ciudades industriales -especialmente en Inglaterra y
Francia- la clase obrera reaccionó. Formó organizaciones y agrupaciones que, de diferentes modos, se
oponían al avance del capitalismo. El accionar de estos grupos hizo que se fuera constituyendo el
movimiento obrero.
La oleada revolucionaria que se extendió durante 1848 por gran parte de Europa, fue de gran
significación política que tuvo un marcado carácter social. La clase trabajadora intervino en ese
proceso a través de protestas y motines, frente a los intereses de la alta burguesía que acaparaba el
poder. Sin embargo, fueron derrotados. La represión, el encarcelamiento y la persecución de sus
líderes significaron un freno en la organización como movimiento obrero europeo.
Hacia 1860 el movimiento obrero recobró su protagonismo y se organizó con mayor solidez, mediante:

 el aumento de sindicatos y organizaciones en los países industrializados para obtener mejoras


en la calidad de vida de los trabajadores.
 la internacionalización del movimiento obrero. En 1864 se creó la Asociación Internacional de
Trabajadores que nucleaba a agrupaciones obreras de distintos países.
 la propagación de las ideas socialistas y anarquistas en la clase obrera y sus asociaciones.

Veamos ahora, las primeras formas de organización internacional:

La Primera Internacional (1864-1876): el enfrentamiento entre socialistas y


anarquistas.

El mayor desarrollo económico de los países más industrializados dio lugar a que los trabajadores
tuvieran mejores condiciones de vida, situación que los alentaba a obtener otros beneficios sociales.
Incluso en algunos países, como en Francia, los sindicatos obtuvieron mayores libertades.
La Asociación Internacional de Trabajadores (AIT), también conocida como la Primera Internacional se
constituyó en Londres en el año 1864. El primer paso hacia la formación de una organización
internacional lo hicieron los mismos obreros. Karl Marx, fue el encargado de redactar un manifiesto en
el que afirmó que la emancipación de la clase obrera debía ser obra de los propios trabajadores. Los
trabajadores, sólo podrían hacer frente al capitalismo si actuaban colectiva y solidariamente.
Ahora bien, dentro de la Asociación Internacional de Trabajadores (AIT) no había un pensamiento
homogéneo. Entre sus miembros existían dos corrientes de pensamiento: la socialista representada
por las ideas de Marx, y la anarquista que seguía a Pierre-Joseph Proudhon y Mijaíl Bakunin.
Los socialistas eran partidarios de propiciar la lucha de clases y que los trabajadores (el proletariado)
tomaran parte en la política. Querían una sociedad en la que reinara la justicia y la igualdad
reemplazando a la sociedad capitalista.
Por su parte, los anarquistas, también luchaban por construir una sociedad sin clases sociales, pero se
negaban a que el proletariado participara de la lucha política, pues para ellos la forma de organización
partidaria respondía a las formas burguesas de organización social. En ese sentido, fueron férreos
detractores del Estado.
6

Dentro de la AIT había trabajadores que representaban a los obreros industriales y otros que
representaban a los artesanos, a los trabajadores independientes y a los campesinos. El ideal
anarquista tenía mayor aceptación entre los trabajadores independientes, pues el anarquismo aspiraba
a construir una sociedad basada en la libre asociación de productores.
Una de las propuestas que se trató en las reuniones de la Primera Internacional fue la duración de la
jornada laboral de ocho horas. El día se dividía en ocho horas de trabajo, ocho horas de descanso y
ocho horas de recreación. Los “tres ochos” eran un objetivo para el movimiento obrero.
La AIT logró que se avanzara en el reconocimiento de los derechos de los obreros para asociarse
sindicalmente. El movimiento obrero francés, por ejemplo, obtuvo el reconocimiento del derecho de
huelga.
Las luchas internas dentro del movimiento obrero y la derrota sufrida en la Comuna de Paris
favorecieron la disolución de la Primera Internacional.

La Segunda Internacional (1889-1917): las tendencias revolucionaria y reformista.

Las organizaciones obreras intentaron reconstituir un movimiento internacional, tras la derrota de la


Comuna de París y la disolución de la AIT. En 1889, se realizó un congreso de organizaciones obreras en
París, que fundó la Internacional Socialista, conocida como la Segunda Internacional. Los obreros
sostenían, siguiendo a Marx, que su acción solidaria era el medio más eficaz para combatir contra las
injusticias de capitalismo mundial.
Para fomentar la unidad de la Segunda Internacional y evitar antiguas disputas, excluyeron a los
anarquistas y a todos aquellos que no fueran partidarios de propagar la lucha política de la clase
obrera. No obstante, se conformaron dos tendencias dentro de la Internacional que manifestaban
diferentes puntos de vista acerca de los objetivos a seguir. Por un lado, estaban los revolucionarios que
adherían al pensamiento marxista y también se hallaban los reformistas o revisionistas, cuyo principal
ideólogo fue el alemán Eduard Bernstein.
Los revolucionarios, siguiendo las ideas de Marx, confiaban en la caída inminente del capitalismo y
creían que ello abriría el camino para el triunfo de una revolución socialista. Los obreros debían
organizarse para instaurar una dictadura de la clase obrera que arrebatara el poder a las fuerzas
burguesas y así, construir una sociedad igualitaria.
Los reformistas, por su parte, eran partidarios de luchar para mejorar el nivel de vida de los
trabajadores junto a los partidos de la burguesía liberal. Consideraban que esa lucha debía
desarrollarse en el marco de la política parlamentaria y de la democracia. Se apartaron de la lucha
revolucionaria, renunciaron a la lucha por medios violentos y buscaron obtener reformas que aliviaran,
de manera gradual, las condicionas de explotación de los trabajadores. Las ideas reformistas tuvieron
una gran influencia en los partidos socialistas de Alemania y de Francia, a los que se comenzó a llamar
socialdemócratas.
Entre los años 1905 y 1914 la Internacional fue expandiéndose pero, a su vez, se agravaron las
discusiones y enfrenamientos entre revolucionarios y reformistas. El auge del nacionalismo, la
expansión colonial y el belicismo fueron tres cuestiones que provocaron la división y posterior
disolución del movimiento socialista internacional.
Los dirigentes socialistas comenzaron a priorizar los problemas que se originaban en cada país, lo que
provocó que en Europa tomaran impulso los partidos socialistas nacionales. Dichos partidos fueron
7

ganando su lugar en los parlamentos y se fueron comprometiendo gradualmente con los partidos
burgueses. Ante la inminencia de una guerra europea y de los deseos de expandirse colonialmente, los
socialistas creyeron que no era oportuno oponerse al nacionalismo que se difundía y dejaron de lado
sus ideales en contra de la expansión colonial y de la guerra.
Los partidos socialistas aceptaron colaborar con las burguesías de sus respectivos países y creyeron
que se podía, de este modo, mejorar las condiciones de vida de los votantes, que en su gran mayoría
pertenecían a la clase obrera. Mientras los reformistas defendieron la nacionalización de los partidos
socialistas, los revolucionarios apoyaban el internacionalismo obrero. El estallido de la Primera Guerra
Mundial en 1914 aceleró la crisis y la disolución de la Segunda Internacional.

ACTIVIDAD N° 3

Sintetice en el siguiente cuadro las experiencias obreras conocidas como la Primera y


Segunda Internacional, teniendo en cuenta:

Primera Internacional Segunda Internacional

Período en el que se
desarrollaron

Principales grupos
políticos

Propuestas

Motivos de
disolución

1.2 El mundo de entreguerras y la crisis mundial capitalista

El escenario mundial: primera guerra mundial, revolución rusa, avance del fascismo y
crisis del liberalismo
8

La Primera Guerra Mundial (1914-1918)


El estallido de la Gran Guerra o Primera Guerra mundial obedeció a factores económicos, políticos y
también ideológicos.
Factores económicos:
El desarrollo del capitalismo creó desigualdades entre los países centrales (Europa) y los países
periféricos (India, África, Latinoamérica), pues las industrias de los países europeos se abastecían con
materia prima proveniente de los países periféricos. El valor de los productos industriales era superior al
de las materias primas porque era necesario más trabajo y más tecnología para elaborarlos. Pues, es así,
que resultaron beneficiados los países centrales o europeos sobre los periféricos.
Todas estas potencias industriales tuvieron la necesidad de buscar nuevos mercados para obtener una
producción cada vez mayor. Esto agudizó la competencia, provocando tensiones cada vez más grandes.
Al mismo tiempo, surgieron nuevas potencias (como Estados Unidos y Japón) a las ya existentes (Gran
Bretaña, Alemania, Francia). Alemania ganó terreno económico sobre Gran Bretaña gracias al carácter
más competitivo y moderno de su industria. De este modo, se convirtió en líder indiscutible de
determinados sectores productivos, como el siderúrgico, el químico y la electricidad.
Factores Políticos:
En los países de Europa occidental y Estados Unidos se había consolidado la democracia liberal,
organizada sobre la base del sufragio universal y el funcionamiento de los parlamentos.
En Europa central y oriental todavía existían monarquías. Los monarcas poseían la autoridad suprema
del Estado. El panorama era complejo: el Imperio Ruso, por ejemplo, no lograba resolver los problemas
de los campesinos y obreros; el Imperio Austro-Húngaro, sufría las presiones de las distintas
nacionalidades sometidas bajo su dominio.
Tampoco estaban consolidadas las instituciones democráticas en Italia y España. Alemania logró su
organización a partir del poder centralizador de Prusia, una región muy rica que contaba con un ejército
muy poderoso.
Los conflictos políticos internos de muchos países europeos y la necesidad de encontrar mercados
fueron generando grandes tensiones que desembocaron en el estallido de la guerra.
Factores ideológicos:
Un componente de la ideología europea que tuvo un fuerte peso fue el nacionalismo.
El nacionalismo atribuye entidad y singularidad propias a un territorio y a sus ciudadanos, y sobre él se
asientan aspiraciones políticas de carácter muy diverso. En algunos casos, el objetivo de los
movimientos nacionalistas era la independencia. Se trataba de pueblos que se hallaban sometidos al
dominio político de un Estado Imperial, por ej. los pueblos sometidos al Imperio Austro-Húngaro.
En otros casos, el nacionalismo tenía como objetivo la unión o expansión de las fronteras políticas,
como el caso de los territorios de Alsacia y Lorena que luego de la guerra franco-prusiana (1870)
quedaron en manos de los alemanes. Desde entonces, el nacionalismo francés no cesó de alentar el
desquite y el rescate de dichos territorios.

Naciones que intervinieron y Alianzas

Participaron en la guerra las grandes potencias industriales y militares, divididas en dos alianzas
opuestas. Por un lado estaban Alemania, el Imperio Austro-Húngaro e Italia que habían firmado un
9

acuerdo en 1882 conocido como la Triple Alianza. Por el otro, se encontraban Gran Bretaña, Francia y el
Imperio Ruso, unidas en la Triple Entente, mediante un acuerdo firmado en 1909.
El conflicto estalló el 28 de junio de 1914, cuando un joven nacionalista serbio asesinó en la ciudad de
Sarajevo al heredero del trono, Francisco Fernando de Austria. Por ese motivo, los austríacos atacaron
Serbia. A partir de ese momento, se sucedieron, en pocos días, las declaraciones de guerra de país a
país. De ese modo quedó enfrentada casi toda Europa dividida en dos bandos enfrentados: los aliados
(nucleados por la Triple Entente) y los Imperios centrales, unidos por la Triple Alianza.
En Agosto de 1914, Alemania puso en práctica el plan diseñado por el general del Estado Mayor A. Von
Shlieffen e invadió Bélgica, violando con ello la neutralidad de ese país. Luego ocupó el norte de Francia.
Sin embargo, Francia pudo movilizar velozmente a sus ejércitos por su sistema ferroviario. Franceses y
alemanes se enfrentaron a lo largo del Rio Marne. Los frentes de ambos ejércitos se estabilizaron y esto
determinó que se pusiera fin al avance alemán. Se produjo así, un cambio en el carácter de la guerra:
fue el fin de la guerra de movimientos y el inicio de la guerra de trincheras.
A partir de entonces, los combates se desarrollaron desde las trincheras (que eran construcciones
hechas de zanjas y alambres para evitar el avance de la infantería enemiga). El período de la guerra de
trincheras se prolongó por tres años. Ninguna de las partes estaba en condiciones de aniquilar a la otra,
los ejércitos apenas avanzaban y retrocedían unos pocos kilómetros. Este generó un desgaste y
agotamiento en ambos bandos.
En 1917, Estados Unidos le declaró la guerra a Alemania. Ese hecho fue el que produjo el desequilibrio
entre las alianzas Europeas. En los comienzos de la guerra, Estados Unidos se había mantenido neutral,
pero Estados Unidos dejó de serlo con el inicio de la guerra submarina, por parte de Alemania.
La intervención de Estados Unidos en el conflicto armado inclinó el resultado en favor de los Aliados,
ante una Alemania que se encontraba debilitada económicamente. En enero de 1918, se iniciaron
conversaciones de paz entre las potencias vencedoras. Quién tuvo un papel decisivo allí fue el
presidente norteamericano Woodrow Wilson, quien propuso un programa de paz.
En junio de 1919, se firmó en Versalles un tratado de paz, que puso fin a la guerra y se propuso
establecer una Sociedad de Naciones, con el fin de encontrar un espacio en el cual resolver de manera
pacífica los conflictos internacionales.

Actividad N°4

Escriba un texto sobre la Primera Guerra Mundial. Para ello tenga en cuenta:

• Las naciones que se enfrentaron, las etapas que atravesó el conflicto militar
• Los acuerdos que firmaron;
• La competencia comercial y militar entre los Estados;
• El problema de los nacionalismos.
Para comenzar a escribir le sugerimos la siguiente frase:
“La competencia entre las potencias imperialistas fue la causa principal del estallido de la Primera
Guerra Mundial”.

La Revolución Rusa
10

En la Rusia zarista convivían una economía rural, caracterizada por trabajadores campesinos en estado
de servidumbre, un Estado gobernado por una monarquía absoluta y algunas ciudades altamente
industrializadas.
Para lograr la industrialización de este país -que poseía extensos territorios, atraso tecnológico y escasa
producción industrial- fue necesario el aporte de capitales extranjeros. Esas inversiones provocaron el
crecimiento acelerado de la producción industrial. Se desarrollaron algunos centros industriales como
Moscú y San Petersburgo, pero en el resto de la sociedad no se produjeron mejoras en el desarrollo
económico. La agricultura avanzaba lentamente y no alcanzaba para producir alimentos para una
población tan numerosa.
La sociedad estaba formada por:
• Una gran mayoría de campesinos pobres que no eran propietarios de sus tierras.
• Un escaso número de obreros industriales concentrados en pocas ciudades.
• Los nobles, minoría privilegiada, propietarios de grandes extensiones de tierras.
• Los campesinos ricos, los kulaks.
• Un sector de altos funcionarios del Estado.
• Una burguesía industrial, reducida.

El descontento social en la Rusia prerrevolucionaria:

Los grupos sociales más perjudicados por la situación social en Rusia eran:
- Los campesinos quienes no habían mejorado su calidad de vida a pesar de que, legalmente, la
servidumbre se había abolido en 1861. La vida de los campesinos pobres empeoraba debido al
crecimiento demográfico, a la falta de tierras y a la escasez de alimentos.
- Los soldados, quienes combatían en la Primera Guerra. Su situación era penosa: morían cientos de
miles y los que no, terminaban heridos o capturados. Ya no deseaban morir por el Zar y muchos
desobedecían o desertaban debilitando aún más al ejército. Había un gran número de muertos y la
necesidad de reclutar nuevos soldados repercutía sobre las familias de campesinos, en forma negativa.
- Los obreros, quienes tenían bajos salarios y sufrían el aumento en el precio de alimentos y la falta de
combustible para afrontar los duros inviernos. Las protestas y huelgas se intensificaron.
Los campesinos, los soldados y los obreros se agruparon espontáneamente formando comités o
consejos llamados soviets. Así es como se crearon las condiciones para que estallara una revolución
social.
El grupo bolchevique dentro del Partido Obrero Socialdemócrata, liderado por Lenin, entre otros,
consideraba que la revolución sólo era posible si la protagonizaba la clase obrera y que estaban dadas
las condiciones para promover la revolución. Debían organizarse grupos que prepararan y organizaran
la insurrección contra el Estado zarista. Los bolcheviques pasaron entonces a organizar en varios
lugares la lucha por la emancipación de la clase obrera, propiciaron la creación de sindicatos
clandestinos de trabajadores y dirigieron huelgas.

La revolución de 1917

Las protestas de varios sectores sociales y políticos se agudizaron en 1917, que se manifestaron a
través de huelgas y movilizaciones callejeras organizadas por los soviets. Esa situación obligó al zar a
abdicar. El poder político quedó en manos de un gobierno provisional presidido por Kerenski. Éste
11

intentó consolidar el parlamentarismo basado en el sufragio universal y en la división de poderes. Pero


as protestas sociales que se expresaban a través de los soviets debilitaron al gobierno. Se instaló en
Rusia un doble poder: el del Parlamento y el de los soviets.
El gobierno decidió seguir participando en la guerra, lo que provocó el rechazo de los campesinos y
soldados, agrupados en los soviets, que comenzaron a ocupar grandes propiedades rurales y a
repartirlas. Finalmente los soviets de Moscú y San Petersburgo controlados por los bolcheviques,
ocuparon puntos clave de la capital, incluido el Palacio de Invierno, tomando el poder político de un
imperio que se desmoronaba. Se proclamó el éxito de la revolución y la decisión de construir un orden
socialista.
El gobierno revolucionario tomó un conjunto de medidas:
- Rusia se retiró de guerra. Firmó un armisticio con los alemanes, el Tratado de Brest-Litovsk, mediante
el cual cedía grandes extensiones territoriales, a cambio de su salida del conflicto bélico.
- Se otorgaron a los campesinos las tierras que eran propiedad del Zar, de la Iglesia y de la nobleza.
- Los soviets de obreros pasaron a controlar a las fábricas.

Actividad N° 5

A comienzos del siglo XX Rusia seguía gobernada por una monarquía absoluta. En pocos años su
situación se transformó radicalmente. Las propuestas políticas inspiradas en el marxismo encontraron
una expresión concreta en 1917. Esa nueva experiencia política que pervivió a lo largo del siglo XX
originó la formación de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) y a su vez modificó la
política internacional y la del resto de los países del mundo. La posibilidad de construir una sociedad
sobre parámetros diferentes y opuestos a los de la sociedad capitalista fue, para algunos, un modelo a
seguir o bien una alternativa posible a la que había que introducirle modificaciones. Para otros era una
experiencia que había que evitar y erradicar.

a. Describa cuál era la situación social y política que atravesaba Rusia en el año 1917 y explique cómo
afectaba esa situación a los distintos grupos sociales.
b. ¿Qué proponía el Partido Obrero Socialdemócrata Ruso? ¿Cuál era el análisis de la situación política
que hacía el grupo bolchevique liderado por Lenin?
c. ¿Por qué una vez que el zar debió abdicar se instaló un doble poder?
d. Mencione las primeras medidas que tomó el gobierno revolucionario en el plano nacional y en el
internacional.

La posguerra

En el panorama político e ideológico demostraba el debilitamiento de los principios políticos del


liberalismo. Mientras tanto, seguían avanzando las ideas de extrema derecha que cuestionaban tanto
al modelo liberal como al socialista. El ascenso al poder del fascismo y del nazismo en Europa indicaba
la profunda crisis social que experimentaba la sociedad europea, la crisis de los sistemas políticos
liberales y el avance del corporativismo.
Luego de la finalización de la Primera Guerra Mundial y la firma de los acuerdos de Versalles (1919)
comenzó la etapa de posguerra. Desde el punto de vista de la economía, se considera posguerra al
tiempo necesario para alcanzar los niveles de producción similares a los que existían antes de la
12

iniciación del conflicto. La guerra había interrumpido la expansión económica de los países capitalistas.
Al finalizar la contienda no todos los países que participaron en la misma quedaron en las mismas
condiciones.
Alemania era la gran derrotada. Tenía su economía exhausta, perdió territorios que le proporcionaban
recursos materiales, mano de obra y mercados, y debió pagar fuertes reparaciones de guerra a los
países vencedores —particularmente a Francia, en cuyo suelo se habían desarrollado la mayor parte de
las acciones bélicas.
Al finalizar la Primera Guerra Mundial con la firma del Tratado de Versalles, se estableció que
Alemania debía pagar reparaciones de guerra como compensación por los daños causados a los países
vencedores. Las reparaciones consistieron en pagos en dinero, la confiscación de la flota mercante y la
renuncia de Alemania a cobrar sus préstamos. Francia, ante el atraso en los pagos, llegó a reclamar
pagos en especie —cereales, postes, de telégrafo—. La posibilidad de que Alemania sucumbiera
alarmó a algunos observadores de la economía Internacional. Si se profundizaba la crisis en Alemania
podía quebrarse el equilibrio político europeo y producirse una revolución social al estilo soviético.
Los países que menos sufrieron el costo económico de la guerra fueron Japón y Estados Unidos. Por
esto estuvieron en condiciones de colocar su producción industrial en mercados cada vez más amplios.
Para Estados Unidos, en particular, la guerra fue un factor de crecimiento. Contó con la ventaja de ser
el proveedor de los países aliados durante los tres primeros años de guerra y de haber intervenido sólo
a último momento.

Las diferentes formas de organización política y social en Europa

Para algunas naciones la guerra significó el derrumbe de sus instituciones políticas. El Imperio Alemán
dejó de existir tras la abdicación de Guillermo II. También sucumbió el Imperio Austro-Húngaro.
En Alemania e Italia, por diferentes motivos, las democracias, liberales y parlamentarias se
derrumbaron. En estos dos últimos países, la sociedad y el Estado fueron organizados sobre nuevas
bases económicas, sociales, políticas e ideológicas. Las democracias liberales fueron reemplazadas por
regímenes políticos autoritarios.
El fascismo de Mussolini en Italia y el nazismo de Hitler en Alemania fueron distintas expresiones de las
nuevas formas de organización política. En Alemania e Italia, el surgimiento de regímenes políticos
autoritarios fue el resultado de una crisis general que, como consecuencia de la Primera Guerra
Mundial, se manifestó en todos los planos de la vida social.
Estas sociedades sufrieron una crisis política cuando las instituciones de la democracia liberal —
particularmente los partidos políticos representantes de los intereses de los obreros y de la burguesía
liberal— se encontraron incapaces para resolver los problemas que se estaban planteando.
En el plano económico era necesaria una reorganización de la producción industrial y el grupo de los
capitalistas monopolistas no tenía representantes en el gobierno y no podía garantizar la realización de
sus intereses mediante el funcionamiento de las instituciones democráticas.
En el plano social, tanto en Alemania como en Italia, la organización política de los obreros se
consolidó en los años de posguerra, sus principales logros fueron:
• Creció notablemente el número de los afiliados a los partidos obreros socialistas y católicos.
• Los partidos socialdemócratas -de orientación reformista que representaban a un sector
importante de la obrera- formaron parte de los gobiernos e impulsaron reformas que mejoraban las
13

condiciones salariales y de trabajo de los obreros, y otras reformas, como por ejemplo, planificar la
producción con el objetivo de asegurar el empleo.
• Otros sectores del movimiento obrero intentaron acciones revolucionarias, fundamentadas en
el éxito de la revolución bolchevique en Rusia.
Los sectores de la burguesía y de los capitalistas más poderosos se sintieron amenazados por un
posible avance del socialismo. En consecuencia, decidieron apoyar a grupos políticos que, sobre la base
de ideas nacionalistas, se proponían consolidar el capitalismo en Alemania e Italia y recuperar sus
anteriores posiciones en el conjunto de Europa.

El corporativismo

Los regímenes políticos del nazi y fascista eliminaron los partidos políticos y e! parlamento. La
representación política de los habitantes dejó de ser expresada individualmente por medio del
sufragio.
La nueva forma de representación que estos regímenes propugnaron se establecía a través de las
corporaciones. La actividad que cada persona desempeñaba —obrero, militar, empresario, sacerdote,
etc. — determinaba su pertenencia a alguna de las corporaciones. Éstas se organizaban verticalmente,
tenían representantes ante las autoridades del Estado. De este modo, todo el pueblo estaba
representado políticamente a través de los jefes de las corporaciones. La organización política
corporativa facilitó el ejercicio autoritario del poder, complementado con la persecución y represión de
toda disidencia.

Italia

Al inicio de la Primera Guerra Mundial, Italia se había declarado neutral pero sus intereses la llevaron a
sumarse al bando de los Aliados. Al finalizar el conflicto bélico, Italia esperaba obtener recompensas
prometidas por su participación en la coalición vencedora. Pero sus expectativas se vieron frustradas,
recibió sólo el 10 por ciento de las reparaciones de guerra, no se le otorgó ningún territorio y se obligó
a sus tropas a evacuar la región del Fiume (sobre la costa del Adriático).
La aceptación del gobierno italiano de los acuerdos del Tratado de Versalles al finalizar la Primera
Guerra Mundial, le dio argumentos a la propaganda nacionalista, que denunció el resultado de la
guerra para Italia como una "victoria mutilada". Benito Mussolini fue uno de los que agitó a la opinión
pública con un discurso nacionalista exaltado y a la vez crítico de los partidos liberales y socialistas.
La situación italiana al finalizar la guerra era muy compleja:

• Existía un gran número de desocupados. En los años 1919 y 1920 proliferaron las huelgas,
ocupaciones de fábricas y grandes propiedades rurales, alentadas por las organizaciones socialistas.
• El número de los afiliados a los partidos de izquierda como el Socialista y el Comunista,
aumentó.
• Los sectores más poderosos de la burguesía industrial y los terratenientes sintieron sus
intereses amenazados. En ese contexto de agitación social, los empresarios debían ceder ante las
exigencias obreras.
14

• Las clases medias urbanas—profesionales, empleados públicos y rurales, pequeños y medianos


propietarios— mostraban preocupación. Sus ingresos disminuían por la inflación y el aumento de los
impuestos. Su nivel de vida desmejoraba, al tiempo que veían que los obreros industriales obtenían
mayores salarios.
• Tanto la alta burguesía como las clases medias aspiraban a mantener el orden social capitalista.
La monarquía del rey Víctor Manuel III no parecía confiable para sostenerlo. La izquierda avanzaba en
el parlamento. Añoraban los años de expansión y progreso anteriores a la guerra.
En ese contexto emergió la figura política de Benito Mussolini, quien creó una organización que se
proponía combatir el desorden social y servir de barrera ante al avance político y sindical de los
socialistas.

El surgimiento del fascismo

Con el objetivo de acceder al gobierno, Mussolini utilizó métodos ilegales violentos y legales, como la
creación del Partido Nacional Fascista y la lucha parlamentaria. Muchos italianos votaron al partido de
Mussolini, que se presentaba como el único capaz de imponer el orden en un contexto de fuerte
agitación social.
En 1921 obtuvo 35 bancas en el parlamento (sobre un total de 450). Pero en 1922 Mussolini decidió
movilizar a sus partidarios sobre Roma y tomar el gobierno por la fuerza. La marcha fue financiada con
el aporte de los grandes industriales de Milán.
Esta acción puso en crisis el funcionamiento de las instituciones de la democracia liberal. El rey Víctor
Manuel designó a Mussolini como primer ministro y le encargó formar un nuevo gobierno. En pocos
años y con el apoyo del Partido Nacional Fascista, Mussolini tuvo el control absoluto del poder.
Algunas características del fascismo italiano:

• Mussolini mantuvo la monarquía pero liquidó las instituciones de la democracia parlamentaria


e instauró un régimen autoritario.
• Los partidos políticos opositores fueron disueltos, se estableció la censura de prensa, se
prohibió y persiguió toda actividad sindical no fascista y se instauró la pena de muerte.
• Se impulsó una nueva organización sindical: un sistema corporativo basado en la "colaboración
entre las clases", en el cual el Estado se reservó el papel de árbitro en los conflictos de intereses entre
obreros y empresarios. El ideal fascista, era lograr la armonía entre el capital y el trabajo, para alejar
definitivamente la amenaza de la lucha de clases.
• La transformación del régimen culminó en 1939 cuando se suprimió la Cámara de Diputados y
la representación política fue asumida por la Cámara de los fascios y las corporaciones.
• La política económica fascista se propuso favorecer la producción industrial, reducir la deuda
pública y contener la inflación. En los primeros tiempos, mantuvo los principios económicos del
liberalismo y el Estado intervino muy limitadamente en la actividad económica. Pero la crisis financiera
mundial que estalló en 1929 llevó al Estado fascista a abandonar por completo su política liberal en el
plano económico.

Alemania:
15

La República de Weimar

Luego de la derrota militar y de la abdicación del emperador Guillermo II, en Alemania se intentó
consolidar una república. Las fuerzas políticas que apoyaban la constitución de una república eran el
Partido Socialdemócrata que representaba a los obreros de tendencia reformista, el Partido
Demócrata Alemán y el Partido de Centro Católico, representantes de la burguesía liberal. La república
contó también con el apoyo del ejército. Los obreros que adherían a la tendencia revolucionaria se
opusieron a dicha alianza. La República tampoco tuvo el apoyo de los sectores más poderosos de la
burguesía industrial.
El gobierno republicano se propuso cumplir las obligaciones impuestas a Alemania por los tratados de
paz —reparaciones y pérdidas territoriales— pero la mayoría de la población no estaba de acuerdo y se
oponía a ello.
Entre 1919 y 1923 se fue profundizando la crisis. El gobierno perdía votos mientras los grandes
capitalistas financieros impulsaron una especulación que agravó la crisis económica y la hiperinflación
que desestabilizaron definitivamente a la República.

El surgimiento del nazismo

Debido a la derrota en la guerra y a las presiones de los aliados en la posguerra, resurgió en la


sociedad un discurso nacionalista que reivindicaba el orgullo del pueblo y la formación de una Gran
Alemania.
Se organizaron grupos de activistas nacionalistas que consideraban culpables de la humillación
alemana a los marxistas, a los judíos y a los políticos liberales. De uno de estos grupos —el Partido
Obrero Nacionalsocialista Alemán— surgió Adolf Hitler, quien intentó tomar el poder por la fuerza en
1923, pero fracasó al ser abandonado a último momento por los principales jefes militares.
Sin embargo, sus ideas sentaron las bases del nazismo, que consideraba a la democracia liberal
incapaz de resolver la crisis económica y la agitación social. Sostenía que el orden social se podría
imponer mediante una alianza formada por la alta burguesía industrial, la aristocracia rural, los jefes
militares, los jueces y los grupos nacionalistas y conservadores.

El nazismo en el poder

Las propuestas nacionalistas autoritarias que impulsaba el nazismo fueron obteniendo cada vez más
apoyo.
El ascenso de Hitler hacia el control total del Estado fue producto de la acción combinada de métodos
violentos y parlamentarios. Hitler organizó grupos armados de choque, guiado por sentimientos anti
socialistas y antisemitas.
El Partido Nacionalsocialista progresó electoralmente hasta obtener en 1932 el 37% de las bancas en el
parlamento (Reichstag). Los campesinos, golpeados por la crisis -que redujo los precios de los
productos agrícolas- y la clase media urbana -compuesta por pequeños comerciantes, artesanos y
empleados- fueron su principal apoyo electoral.
En 1933, Hitler fue nombrado Canciller. Se le encargó formar gobierno y en pocos meses logró
acumular un enorme poder personal. Luego de obtener el apoyo de todos los partidos nacionalistas —
16

que luego se integraron al partido nazi— y del Partido de Centro Católico —Zentrum—, disolvió el
parlamento. Fue proclamado Führer, con plenos poderes políticos, y obligó a todo el Ejército a jurarle
fidelidad personal. La dictadura de Hitler se transformó así en un nuevo tipo de Estado: el III Reich.
Hitler se encaminó a lograr el control absoluto de la sociedad y del Estado. Para cumplir ese objetivo,
encaró una política de persecución y eliminación de toda oposición. En esta acción cumplieron un
papel importante las SS -ShutzStaffeln (Escuadrón defensivo) -, un grupo creado especialmente para la
persecución ideológica y la detención de los enemigos del Reich. Las SS realizaron desde la quema
pública de libros hasta la captura de prisioneros, que enviaron a los campos de concentración.
La propaganda estatal fue un medio fundamental para convencer a los alemanes de la necesidad de
llevar adelante una política de purificación racial. Este objetivo encontraba eco en el antisemitismo de
gran parte de la población europea.

La política económica

La política económica del III Reich se propuso resolver los efectos de la crisis mundial que se había
desatado en 1929. El eje central de esa política fue la intervención del Estado, que fijaba las metas de
la economía. Éstas fueron lograr una economía autosuficiente y reestructurar el aparato productivo
orientándolo hacia la industria bélica.
Dentro de las medidas y propuestas económicas se pueden mencionar:
• La entrega de tierras a los campesinos que no eran propietarios, con el fin de aumentar la
producción agrícola y para crear en el ámbito rural una clase de pequeños propietarios adictos al
régimen.
• La promoción de la concentración industrial: una ley prohibió formar empresas con sociedades
anónimas cuyo capital fuera inferior al medio millón de marcos.
• El Estado encaró la construcción de grandes obras públicas para reducir el desempleo.
• El desarrollo de la industria automotriz.

El antisemitismo y la Shoah

El exterminio del pueblo judío fue planeado por el Estado nazi. Su eliminación era parte de la ideología
nacionalsocialista, y se sustentaba en el supuesto de que entre los hombres existen razas superiores e
inferiores. A su plan de exterminio de los judíos, Hitler lo llamó la solución final.
El odio hacia los judíos se había potenciado en algunos sectores de la sociedad alemana y europea.
Esta tendencia coincidió con el auge de las ideas nacionalistas y del expansionismo colonialista. La idea
de la superioridad racial ya había sido defendida por los ingleses para justificar la dominación de
pueblos africanos y asiáticos. Sin embargo, el odio racista nunca antes se había llevado a la práctica de
manera tan sistemática y brutal.
Antes de consumar la matanza, los judíos fueron privados de sus derechos como ciudadanos y
obligados a vivir en guetos, donde vivían confinados y condenados a sobrevivir penosamente,
hacinados y hambreados. El paso siguiente eran los campos de concentración. La mayoría de los
campos estaban instalados en Polonia y Alemania. Allí fueron conducidos millones de judíos quienes
eran sometidos a trabajos forzados y luego eliminados en las cámaras de gas. Se calcula que murieron
cerca de 6 millones de judíos. Este genocidio también recibe el nombre de Shoah, que en hebreo
significa “catástrofe”, “destrucción”.
17

Si bien el mayor número de seres humanos eliminados en los campos fueron la población judía
europea, otros grupos corrieron la misma suerte, como los gitanos, los homosexuales y los opositores
políticos al nazismo.

CARACTERÍSTICAS EN COMÚN DEL FASCISMO Y NAZISMO.

Mussolini en Italia y Hitler en Alemania lideraron movimientos políticos con características particulares
—el fascismo y el nazismo— pero con importantes elementos en común: organizaron regímenes de tipo
autoritario, fuertemente represivos, basados en ideas nacionalistas. Se propusieron detener el avance
del socialismo y ser una alternativa de orden para sociedades que estaban atravesadas por fuertes
tensiones sociales. Recibieron el apoyo económico y político de la alta burguesía de sus respectivos
países y buscaron obtener el consenso de las clases medias urbanas. Mussolini llegó al poder en 1922 y
Hitler —que fracasó en su intento en 1923—lo hizo en 1933.

Actividad N° 6
A continuación le presentamos un cuadro comparativo que usted deberá completar. Este trabajo le
permitirá sintetizar los aspectos más importantes de la situación que atravesaron Italia y Alemania.
Asimismo podrá establecer comparaciones entre ambos observando las similitudes y las diferencias
que presentó cada caso en particular.

ALEMANIA ITALIA

1) Situación social al final de la


Primera Guerra

2) Grupos sociales que apoyaron


al
fascismo y al nazismo

3) Características que tuvo el


ascenso al poder de los
gobiernos autoritarios
18

4) Medidas políticas adoptadas

Estados Unidos: la expansión económica en la década del 20.

La llegada de los Estados Unidos a su condición de potencia mundial estuvo acompañada por una
época de crecimiento acelerado de la producción industrial capitalista. Entre 1921 y 1929, Estados
Unidos duplicó su producción y concentró el 44% de la producción mundial.
El crecimiento de la economía norteamericana fue provocado por el avance científico y el desarrollo de
nuevas actividades como la industria eléctrica, la industria automotriz y el petróleo. Para ello, también
fue necesaria la incorporación de cambios en la estructura productiva, que se observó en la difusión
del taylorismo y el fordismo. Ambas propuestas buscaban eliminar los tiempos improductivos de la
jornada de trabajo. En ellas fue decisiva la adopción de métodos de utilización intensiva del trabajo
humano y la incorporación de la cadena de montaje. Así fue cómo la producción en serie permitió
abaratar los costos de la mano de obra y obtener más producción en menor tiempo con igual salario.
Esas innovaciones permitieron la fabricación en serie de autos y la producción y consumo masivo de
energía eléctrica. El símbolo de esas transformaciones fue el Ford T, un modelo de automóvil con el
que millones de personas pudieron huir de la congestión de la ciudad y establecerse en sus residencias
suburbanas, más espaciosas y arboladas o utilizaron dichas viviendas como lugares de veraneo o de
descanso.
El crecimiento de la industria automotriz favoreció la construcción de caminos y carreteras. El
automóvil y los artículos de electricidad tuvieron un efecto multiplicador sobre distintas actividades
económicas: siderurgia, producción de caucho y minería. El desarrollo de la industria determinó el
crecimiento de las ciudades, que aumentaron su diámetro y también su altura. Los edificios de varios
pisos se multiplicaron con la invención de estructuras de acero y el ascensor. Surgió la radiofonía y otro
fenómeno de la modernidad, el cine, que era considerado un espectáculo masivo de diversión y buena
vida. Por ello también a este período se lo denomina “los años locos”.
La sociedad norteamericana se mostraba confiada en sí misma. Esta confianza se tradujo en la compra,
por parte de un gran número de la población, de acciones de las empresas industriales. Afluían
capitales de todo el mundo hacia la Bolsa de Valores de Nueva York (Wall Street). Entre 1927 y 1929, la
compra de acciones creció un 89%.
Sin embargo, la producción industrial en esos años sólo había crecido un 13%. Aunque la especulación
financiera permitía ganar mucho dinero en poco tiempo, la verdad era que el precio de las acciones
estaba muy por encima del crecimiento real de las empresas. Ese desfasaje fue uno de los factores que
preanunciaron la crisis.

La crisis de Wall Street


19

El 29 de octubre de 1929 —recordado históricamente como “el jueves negro”— se desató una ola de
pánico en la Bolsa de Nueva York. En pocas horas fueron vendidas 13 millones de acciones y se
evaporaron las ganancias obtenidas por las empresas en los años de crecimiento. A partir de ese
momento se inició un período de contracción económica mundial, que se extendió hasta 1940,
conocido como la Gran Depresión.
El período de depresión se caracterizó, en Estados Unidos, por un conjunto de hechos vinculados entre
sí:
• La caída del consumo originada por la caída del poder adquisitivo de los ingresos de la mayor parte
de la población;
• El cierre de empresas por las dificultades para la venta de su producción;
• La disminución de la inversión en las empresas que continuaban en actividad;
• La quiebra de bancos porque los ahorristas retiraban sus fondos, y la consecuente paralización del
crédito;
• El aumento de la desocupación.

Las respuestas a la crisis: El New Deal (Nuevo Trato)

Entre 1930 y 1932, el mundo atravesó ante una crisis de magnitudes que hasta entonces eran
desconocidas. Los gobiernos de los países capitalistas no encontraban soluciones para salir de
semejante situación. Las teorías de los economistas liberales indicaban que no había otro camino que
aguardar a que el mercado, por medio de la oferta y la demanda, restableciera el equilibrio perdido.
En marzo de 1933, Franklin Roosevelt -representante del Partido Demócrata - asumió la presidencia de
Estados Unidos. A partir de ideas de inspiración keynesiana, se crearon un conjunto de organismos
estatales con el fin de orientar e intervenir en la economía. Las instituciones creadas y el conjunto de
iniciativas que promovió, recibieron el nombre de New Deal (el Nuevo Trato). El objetivo principal era:

• regular y estimular la actividad económica.


• reconstruir la economía norteamericana a partir de reactivar la actividad industrial y resolver los
problemas sociales, especialmente la creciente desocupación.

En una primera etapa, la intervención estatal en la economía fundamentada por el New Deal favoreció
la concentración monopólica del capital. Las grandes industrias fueron autorizadas a establecer los
precios de mercado, lo que perjudicó a las empresas pequeñas y medianas y profundizó los conflictos
con el movimiento obrero.
Pero en una segunda etapa, hacia 1937, la política del New Deal puso mayor énfasis en resolver los
problemas sociales como la desocupación y la conflictividad obrera. A través de las siguientes
medidas:

• El Estado distribuyó subsidios a los desocupados, creó nuevos puestos de trabajo en la


administración pública y buscó un acercamiento con el movimiento obrero legalizando todas sus
organizaciones sindicales.
20

• Para solucionar la crisis agraria, el Estado también otorgó subsidios a los agricultores a cambio
de que no explotaran todas sus tierras. El objetivo era disminuir la producción agrícola para producir
un alza de sus precios y evitar, así, la ruina de los agricultores.
• El Estado llevó adelante planes de asistencia sanitaria, organizó sistemas de pensiones por
jubilación y de protección para los pobres y marginados.
• Estas acciones estatales dieron origen a la expresión Welfare State: Estado benefactor o de
bienestar. Se refiere a un Estado que se propone resolver los problemas sociales generados por el
desarrollo capitalista, con el objetivo de garantizar un mejor funcionamiento de ese sistema
económico.
El New Deal no logró la recuperación de los niveles de producción industrial anteriores a la crisis ni
llegó a erradicar la desocupación. Pero atenuó los efectos de la crisis.
La recuperación definitiva de la actividad industrial y del nivel de empleo se logró recién en la década
de 1940. A través de las siguientes medidas:

• Se organizó el complejo militar industrial. El Estado que orientó las inversiones hacia la industria
pesada: acero y siderurgia, destinada a producir armamentos.
• La creciente demanda de mano de obra que generó este crecimiento industrial llevó a la
incorporación al mercado de trabajo industrial de las mujeres y los negros, grupos sociales hasta
entonces excluidos.

Actividad N° 7

a. Enumere las características de la expansión económica que experimentó Estados


Unidos en la década de 1920.
b. ¿Qué datos de la economía mostraban la posibilidad de que se desatara la crisis?
c. Elabore un listado con la información que se presenta sobre la depresión económica. Tenga en
cuenta cómo se vinculan entre sí los procesos que desataron con la crisis.
d. Sintetice en qué consistió la política denominada New Deal.
21

Actividad de Integración de la Unidad 1

Marque con una X la opción correcta:

1- La crisis de 1873 se produjo por:

- El aumento de la demanda de productos industriales ( )


- La saturación de los mercados ( )
- Las rivalidades entre los países europeos ( )

2- El imperialismo informal se impuso:

- En Asia ( )
- En África ( )
- En América latina ( )

3-
- En su obra "El origen de las especies", Darwin justificó la acción colonial. ( )
- Los darwinistas sociales pensaban que la naturaleza y las sociedades humanas
podían estudiarse con los mismos principios. ( )
- El darwinismo social y el Positivismo no tenían ningún punto en común. ( )

4- Uno de los siguientes grupos no participó en la Segunda Internacional de los trabajadores (1889-1917).
Indique cuál:

- los anarquistas ( )
- los revolucionarios ( )
- los reformistas ( )

5- La corriente obrera revolucionaria:

- actuó en la Primera Internacional de los Trabajadores ( )


- consideraba que los obreros debían participar en la lucha parlamentaria ( )
- pensaba que los obreros debían terminar por la fuerza con el capitalismo ( )

6- El capital financiero se formó:

en plena etapa del liberalismo económico ( )


por la fusión del capital bancario e industrial ( )
por la unión de los monopolios ( )

7- Las causas de la Primera Guerra Mundial fueron:


22

- La competencia imperialista ( )
- La rivalidad entre Italia y Rusia ( )
- El asesinato del emperador alemán ( )

8- El país que salió más favorecido de la Primera Guerra Mundial fue:

- Francia ( )
- Estados Unidos ( )
- Inglaterra ( )

9- A comienzos del siglo XX La población de Rusia estaba mayormente compuesta por:

- Campesinos ( )
- Obreros industriales ( )
- Terratenientes ( )

10 - El fascismo, una vez en el poder:

- mantuvo los principios de la democracia liberal ( )


- se transformó en un régimen corporativista autoritario de partido único. ( )
- se transformó en un régimen de partido único con un sistema socialista. ( )

11- La crisis de Wall Street se produjo por:

- El estancamiento de la economía y el sobreprecio de las acciones de la bolsa ( )


- La deuda externa de los Estados Unidos ( )
- Los compromisos de Inglaterra y Francia posteriores a la Primera Guerra ( )
23

UNIDAD 2: Crisis de la democracia ampliada y restauración oligárquica

El año 1880 marcó el inicio de una nueva etapa en la historia argentina. Luego de varias décadas de
enfrentamientos se produjo la consolidación del Estado nacional. Desde entonces y hasta 1916,
Argentina tuvo un régimen político conservador. Sobre ese período nos hemos extendido en Historia B.
Para sintetizar algunas de sus características podemos decir que un reducido grupo -que representaba
los intereses de los sectores terratenientes- tenía garantizado su acceso al gobierno. Mediante el manejo
de los padrones electorales y el fraude, ese grupo triunfaba en las elecciones.
En esos años surgieron grupos políticos que se enfrentaron a ese sector y que denunciaban las
características de ese régimen político, entre ellos la Unión Cívica Radical. En 1912 se sancionó la Ley
Sáenz Peña que establecía el voto universal, obligatorio y el secreto. De ese modo se garantizaba que la
democracia, que hasta entonces había tenido un carácter restringido, lograra ampliarse. También se
aseguraba "la pureza de sufragio", es decir que se redujeran fuertemente las posibilidades de cometer
fraude.

2.1. Los gobiernos radicales y la década del ‘30

En 1916 la Ley Sáenz Peña fue aplicada por primera vez en una elección presidencial. El triunfador fue
Hipólito Yrigoyen, candidato por la Unión Cívica Radical, quien obtuvo un masivo apoyo popular.
Comenzaba así una etapa de catorce años en los cuales ese partido ganaría las elecciones. La primera
presidencia del radicalismo se extendió hasta 1922. Ese año fue electo Marcelo T. de Alvear, quien
concluyó su mandato en 1928. Luego, Yrigoyen fue reelecto -él lideraba un ala de la U.C.R.- pero su
segunda presidencia fue interrumpida en 1930 por el primer Golpe de Estado militar.
Durante los gobiernos radicales se produjo una mayor apertura democrática y una mayor
participación política. En esos años, la Ley Sáenz Peña estuvo vigente y el voto popular fue
respetado. Sin embargo se produjeron duros actos de represión contra los trabajadores durante la
denominada Semana Trágica en 1919 y en los sucesos de la "Patagonia Rebelde", en los primeros años
de la década del '20. La acción represiva frente a las protestas de los trabajadores demostraba los
límites de la apertura política.

En el terreno económico, siguió vigente el modelo agroexportador *. Sin embargo, se produjeron


algunos cambios que anticipaban desarrollos futuros. Como consecuencia de la Primera Guerra se
frenó la llegada de productos industrializados de Europa. Eso dio lugar a un incipiente proceso de
producción de bienes elaborados que tenía lugar sobre todo en pequeños talleres y fábricas ubicadas
en las ciudades. Se descubrieron nuevas riquezas -el carbón en Río Turbio, el petróleo en Comodoro
Rivadavia- que fueron explotadas por el Estado y no por capitales extranjeros. De a poco se conformaba
una clase media en el marco de las transformaciones y la modernización que experimentaba el país. La
inmigración extranjera seguía llegando y las ciudades del litoral -en especial Buenos Aires- iban
tomando un aspecto cada vez más europeo, modelo que los dirigentes políticos y las élites sociales
querían imitar. La modernización avanzaba junto con la electrificación y las nuevas formas de transporte -el
24

subterráneo, el tranvía y más tarde el colectivo- y los distintos barrios iban adquiriendo características
propias.

• Modelo Agroexportador: en el marco de la expansión capitalista y la división internacional del trabajo, Argentina
se insertó en el mercado mundial mediante la producción agropecuaria dirigida centralmente a la exportación.
De ese modo se fue estructurando el desarrollo de la economía que respondía a las demandas de ese mercado
fortaleciendo la dependencia con el exterior. La tierra era monopolizada por los grupos terratenientes, y los
capitales y mano de obra

Los gobiernos radicales (1916-1930)

La ley Sáenz Peña de 1912, que establecía el sufragio universal basado en el voto obligatorio y secreto,
estableció el inicio de la construcción de un régimen democrático en la República argentina.
A principios del siglo XX, los habitantes de nuestro país que poseían derechos cívicos mostraban desinterés por
los problemas de gobierno y por los asuntos de la política, que consideraban debían estar a cargo de los
profesionales y caudillos políticos.
El voto obligatorio fue pensado como un mecanismo para obligar a los ciudadanos a ejercer sus derechos en la
elección de sus representantes en el gobierno. También así, se podía otorgar credibilidad al sistema democrático
–poco valorado por la utilización sistemática del fraude electoral-, favoreciendo la participación política de los
ciudadanos, por medio de la vía institucional. Pues se debía convencer a los ciudadanos que sus reclamos
podían ser escuchados y respondidos por el Estado.
También los dirigentes conservadores, radicales y socialistas de la época coincidían en que debían negociar con
los sectores sociales que planteaban conflictos. Pero la negociación con los sectores del mundo del trabajo podía
generar conflictos con los sectores sociales más favorecidos por la organización económica vigente, ya que
éstos podían sentir que se afectaban sus intereses.
Este dilema se profundizó a partir de 1916, cuando asumió como presidente Hipólito Yrigoyen, candidato y jefe
de la Unión Cívica Radical. Yrigoyen obtuvo el apoyo electoral de un sector de la elite y de gran parte de los
sectores populares urbanos de la Capital Federal y de otras ciudades del interior del país. La victoria de Yrigoyen
significó la llegada de un nuevo sector social, hasta entonces alejada del manejo del Estado: la clase media.

El radicalismo de principios del siglo XX era un movimiento político que aglutinaba a un sector heterogéneo de la
sociedad. Representaba a los sectores medios urbanos y a los sectores humildes; también contaba con menor
aceptación en los sectores obreros. Pero también se debe señalar que un gran número de los dirigentes
radicales pertenecía a las familias tradicionales del país. Ellos constituían la élite del partido.

A pesar de contar con el apoyo popular, el presidente Yrigoyen se sentía inseguro de ser respaldado por las
instituciones. Los radicales tenían el gobierno pero no tenían el poder. Cuando asumió la presidencia en 1916,
los representantes del régimen conservador continuaban teniendo la mayoría en el Congreso Nacional y el
Poder Judicial. Lo mismo sucedía en las gobernaciones provinciales, que en su gran mayoría estaban en manos
de los conservadores. Ante esa situación, Yrigoyen respondió interviniendo las provincias e incrementando las
partidas presupuestarias bajo su control, como estrategias para volcar a su favor las situaciones provinciales
que no le eran políticamente favorables.
25

Yrigoyen procuró defender el patrimonio nacional, al mismo tiempo que aumentaba la intervención del Estado
en la vida económica. Algunas de las políticas adoptadas fueron:

• La recuperación de tierras públicas que habían sido enajenadas al Estado.


• La declaración de los yacimientos petrolíferos como bienes del Estado.
• La promoción de una marina mercante nacional.
• La expansión del gasto público, mediante el aumento de los empleos públicos.

Yrigoyen fue un defensor de la soberanía y los intereses del país ante las potencias extranjeras. En esa línea fue
que mantuvo la neutralidad frente a Primera Guerra Mundial.
Durante la guerra, la industria local se desarrolló debido a que el conflicto bélico impedía el arribo de los
productos manufacturados extranjeros. Por su parte, los sectores ganaderos se beneficiaron del comercio con
las naciones en guerra, ya que las abastecieron de productos alimenticios y artículos industriales.

La cuestión social fue un serio problema que Yrigoyen debió enfrentar. Las condiciones de vida de los obreros
eran muy difíciles. Se caracterizaban por tener salarios bajos y horas de trabajo excesivas. Había explotación
laboral de niños y mujeres y carecían de leyes que protegieran el desempleo, la vejez y la enfermedad. Todos
esos motivos impulsaron a los obreros a agruparse y a defenderse, en los sindicatos y organizaciones gremiales.

Frente a los conflictos entre el mundo del capital y el del trabajo, el gobierno adoptó una actitud de mediación
pacífica, sin alterar el orden económico social vigente que generaba esas injusticias. Cuando los conflictos se
profundizaban, la posición negociadora daba paso a la represiva. Uno de los episodios en los que se desató una
dura represión fue durante la “semana trágica” -sucedida en enero de 1919, que produjo la muerte de un
centenar de trabajadores, cuando una huelga de obreros metalúrgicos de los talleres Vasena, se extendió como
una huelga general.

Con sus marchas y contramarchas, Argentina vivió en las décadas de los gobiernos radicales, un período de
modernización social que se manifestaba en distintos planos: político, cultural, etc.
La llamada Reforma Universitaria fue el resultado de la democratización dentro de la enseñanza universitaria.
La Reforma surgió de un movimiento que nació en Córdoba en 1918, como reacción contra la organización
anticuada y selectiva de la Universidad de dicha ciudad. El movimiento reformista propiciaba la actualización de
los planes de estudio; la selección del cuerpo docente basado en la capacidad; la vinculación de la Universidad
con los problemas sociales del país, la participación activa de los estudiantes en la dirección de las
universidades.
Por otra parte, la clase media deseaba el ascenso social de sus hijos a través de las profesiones liberales,
queriendo así un libre acceso a los estudios universitarios. El gobierno admitió con simpatía al movimiento
reformista y acompañó esos cambios.

Actividad 8

Sintetice los principales aspectos que caracterizaron al gobierno de Yrigoyen teniendo en cuenta los siguientes
ejes:
• Plano político -incluya las relaciones internacionales-.
• Plano económico.
26

 ¿Qué papel tuvo el Estado en relación con los reclamos sociales, laborales, económicos de los distintos
grupos sociales?
ACTIVIDADCTIVIDAD 9Actividad n° 9

En 1922 finalizó el primer mandato de Yrigoyen y como la Constitución no permitía la reelección presidencial, el
radicalismo debió elegir otro candidato. Yrigoyen propuso como su sucesor a Marcelo Torcuato de Alvear.
Perteneciente a una familia tradicional y acaudalada, Alvear se desempeñaba como embajador en Francia. Su
elección fue motivada por la necesidad de Yrigoyen de evitar la división del partido radical; Alvear era apoyado
por los sectores disidentes de la elite tradicional.
Finalmente, el radicalismo triunfó en las elecciones y Alvear asumió la presidencia el 12 de octubre de 1922. El
desarrollo de su mandato se caracterizó por los conflictos entre los intereses de los grupos de élite y de los
sectores medios que apoyaban al partido.

El nuevo presidente no era partidario de las intervenciones a las provincias y por otra parte disminuyó los
nombramientos en empleos públicos para sus partidarios. Los miembros de la élite exigieron el respeto a la
Constitución Nacional, lo que significaba que debían finalizar las intervenciones federales a las provincias por
decreto del Poder Ejecutivo, mientras que el control gasto público debía ser ejercido por el Congreso Nacional.
El grupo conformado por los yrigoyenistas criticaba la postura aristocrática de Alvear, denunciando que éste se
alejaba de los ideales democráticos del partido radical. Por otro lado, el grupo constituido por los radicales
antipersonalistas, criticaban la adhesión incondicional de los seguidores de Yrigoyen, a quienes denominaron
personalistas.

En el año 1925 se fundó la Unión Cívica Radical Antipersonalista, que se enfrentó al sector yrigoyenista. Yrigoyen
contaba con el apoyo de la mayoría del partido, integrado por una mayoría de miembros de la clase media, su
imagen de caudillo carismático atraía diferentes sectores sociales.
Pero la política que llevaba adelante el presidente Alvear no conformaba a ninguno de los dos sectores. A fines
de 1923, Alvear había perdido el apoyo de sus ministros conservadores y de la mayoría de los legisladores
radicales y los comités del partido estaban divididos en su apoyo.
Entre 1920 y 1922 –luego de finalizada la guerra- se produjo una crisis ganadera debido a la caída de la venta
de carne a Europa, por las medidas proteccionistas adoptadas por los países del viejo continente. Esa situación
afectó a los intereses económicos de los terratenientes exportadores, lo que hacía más difícil mantener su
apoyo al gobierno radical.

Actividad N° 9

En 1922 el radical Marcelo T. de Alvear sucedió a Yrigoyen en la presidencia:

“Alvear constituía [...] un símbolo del repliegue y reagrupamiento de fuerzas del radicalismo, a la vez que con él
se pretendía apaciguar a los grupos de la aristocracia que tantos problemas habían creado durante las huelgas.
[...]como Sáenz Peña, buscaba la forma de promover una alianza eficaz entre la aristocracia y el pueblo, pero
parecía rechazar los aspectos más aventurados y progresistas que presentaba la política de Yrigoyen.”
(Tomado de Rock, D.: El radicalismo argentino, 1890-1930, Amorrortu, Buenos Aires, 1977.)

1. ¿Qué divisiones se produjeron dentro del radicalismo y qué características tenían cada uno de los grupos?
2. Imagine que usted consulta un libro de historia argentina y lee una frase en la que su
27

autor afirma lo siguiente:

“Los gobiernos radicales no produjeron cambios profundos respecto de la República Oligárquica (que se
desarrolló entre 1880 y 1916), por lo que puede sostenerse que, entre 1916 y 1930 siguió vigente el mismo
modelo de país del período previo.”

Redacte una explicación de la frase, con argumentos a favor (para sostener) o en contra (para refutar) lo que allí
se afirma.

2.2. La restauración conservadora: Estado y economía en la Argentina de


los años ‘30
Occidente comenzaba a reponerse de los efectos de la Primera Guerra Mundial en la década de 1920.
Pero a su fin sufrió un nuevo y durísimo golpe: una tremenda crisis económica, conocida como “la Gran
Depresión”(1), marcó toda la década siguiente . El 29 de octubre de 1929, el “jueves negro”(2), quebró la
Bolsa de Valores de Nueva York, que posteriormente arrastró al resto de los centros financieros de
todo el mundo. Esto produjo una baja en la producción y el comercio internacional y un fuerte
aumento de la desocupación.
Para resolver la situación, los distintos gobiernos optaron por la aplicación de políticas económicas
intervencionistas, tales como la creación de puestos de trabajo, la nacionalización y la participación estatal
en las empresas, los controles de precios y salarios, etc.

La crisis económica había demostrado que el mercado no podía regularse por sí mismo. De esta forma, en
la década del 30, el liberalismo económico -así como planteamos más arriba respecto del liberalismo
político- entró en una fuerte crisis. Nuestro país no escapó a esta situación y esa doble crisis marcó el
desarrollo de los años siguientes.

1 "La Gran Depresión": período de gran crisis económica y social que tuvo derivaciones políticas. Surgió producto de la
extensión y gravedad de la crisis que se precipitó luego del derrumbe de la Bolsa de Nueva York en 1929, y cuyas
manifestaciones más profundas se extendieron hasta 1932. El peso y vinculación que tenía la economía norteamericana en el
mercado mundial potenciaron y extendieron los efectos esa crisis en el mundo.

2 Jueves Negro: se denomina así al día 24 de octubre de 1929 cuando se produjo el derrumbe de la Bolsa de Nueva
York. Luego de una fuerte ola especulativa sobrevino una corrida de inversores, quienes intentaban deshacerse de acciones
que no encontraban compradores.

La gran crisis del 1929 alteró el funcionamiento del sistema económico mundial, provocando cambios en la
estructura económica y social. En nuestro país provocó el agotamiento del modelo agro exportador: los países
28

centrales, aumentaron la protección de sus economías y disminuyeron sus compras de materias primas a los
países periféricos, con el objetivo de salir de la crisis.
Gran Bretaña, el principal comprador de cereales y carnes argentinos, determinó la reducción de las
importaciones de alimentos. Esto produjo la caída de las ganancias de las exportaciones. También disminuyeron
las reservas de oro, lo que generó una alteración en toda la economía nacional.
El gobierno tuvo que reducir el gasto público y en consecuencia, los empleos públicos que otorgaba. Esta
política provocó la pérdida del apoyo político al gobierno de Yrigoyen, quien se encontraba en su segundo
mandato como presidente desde 1928.

Las consecuencias de la gran crisis en nuestro país en términos generales fueron las siguientes:

• La quiebra de las fábricas.


• El desempleo
• La caída de más del 30 % de las exportaciones, por no poder vender carnes y cereales en el
exterior.
• El descenso del 14% de la producción.
• La disminución de los salarios.
• La pérdida de valor del peso nacional.
• EL aumento de precios.
• La disminución de los ingresos de la aduana.
• El descontento en la sociedad.

Hasta la crisis del ’29, la economía argentina se había desarrollado como productora de materias
primas para el mercado mundial. Pero la crisis afectó el funcionamiento de ese modelo, es decir que
impactó en la estructura económica sobre la que el país había basado su progreso: el modelo
agroexportador. En ese marco, el Estado profundizó la política de industrialización -que se había
empezado a desarrollar durante la Primera Guerra Mundial- con el objetivo de sustituir los productos
que hasta entonces provenían del mercado externo.
Los cambios económicos produjeron, a su vez, consecuencias en la distribución demográfica de la
población. Los cinturones urbanos de las grandes ciudades se expandieron, recibiendo a los migrantes
internos expulsados de las economías rurales en crisis, atraídos por el crecimiento industrial y la
consecuente demanda de mano de obra. En ese contexto, a lo largo de la década del ‘30 creció la clase
obrera argentina y se modificó su composición.
Políticamente, los sectores conservadores tradicionales se propusieron suspender la participación
política ampliada que había iniciado la Ley Sáenz Peña y volver al poder para proteger sus intereses a
través de un golpe militar.

El golpe fue encabezado por los generales Agustín P. Justo y José F. Uriburu y provocó el fin de la
segunda presidencia de Yrigoyen el 6 de setiembre de 1930. Así, retornó al poder la elite económica y
social que lo había detentado antes del gobierno radical de 1916.
La reaparición de un gobierno conservador excluyó de la participación política a la mayoría de la
población y se reiteraron las prácticas fraudulentas en las elecciones. Este período iniciado en 1930 ha
29

recibido el nombre de “década infame”. Los sectores conservadores consideraban que la democracia
ampliada era una degradación de la política e, incluso, una antesala del comunismo. Sin embargo,
durante la década del ’30, esos sectores “guardaron las formas”, es decir, conservaron el mecanismo
de las elecciones pero utilizando el fraude.

Actividad N° 10

• ¿Por qué es posible afirmar que el Golpe de Estado de 1930 marcó la crisis del modelo político liberal de
la Argentina?
• ¿Por qué se puede relacionar esa crisis con el contexto internacional?

La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)


Esta guerra fue un acontecimiento histórico que impactó en todo el mundo. Ningún país pudo
mantenerse al margen, sea porque participó directamente en la contienda, o bien por los efectos
directos e indirectos que produjo el conflicto bélico en las distintas naciones.
Desde comienzo del siglo XX y terminada la primera guerra mundial, se perfilaba la posibilidad de un
nuevo enfrentamiento. Los tratados de paz que cerraron la primera guerra no parecían garantizar
condiciones de equilibrio social y crecimiento económico para los Estados europeos. El panorama se
presentaba incierto. En las décadas siguientes –la del ’20 y la del ’30- se desenvolvieron un conjunto
de procesos y acontecimientos que presagiaban un nuevo conflicto. Tal es así que, muchos
historiadores afirmaron que este período de entreguerras fue una tregua entre un conflicto y otro.
El triunfo de la revolución en Rusia en 1917, el ascenso al poder de Mussolini en Italia en 1922 y de
Hitler en Alemania en 1933, señalaron la crisis en la creencia de la democracia como forma de
organización política. Las consecuencias sociales de la guerra, el desempleo y la miseria, que se
profundizó con las crisis económicas, favorecieron el desarrollo de formas de organización social y
política opuestas a los principios del liberalismo político y económico.

Los bloques enfrentados

Los bloques enfrentados en la guerra fueron: los países del Eje, que eran Alemania, Italia (que se sumó
en 1940 hasta que en 1943, cuando cambió de alianza), Japón (desde 1941) y países de Europa oriental
que se hallaban bajo la influencia de Alemania, como Bulgaria y Rumania. Por otro lado, estaban los
Aliados, un bloque compuesto por Francia y Gran Bretaña, a los que posteriormente se sumaron la
Unión Soviética y Estados Unidos.
El escenario de la guerra no fue sólo el europeo, el conflicto también se desarrolló en África del Norte,
los Balcanes y Medio Oriente.

Comienzo y desarrollo de la guerra


30

El 13 de marzo de 1938 Hitler tomó la decisión de anexar Austria y a principios de 1939 se apoderó de
Checoslovaquia. Esta decisión se basaba en la teoría del “espacio vital” y la existencia de una raza
superior -la raza aria-, cuyos mejores exponentes eran los germanos. Sostenía que para que Alemania
pudiera desarrollar sus potencialidades necesitaba de ese espacio vital. Además, en países cercanos se
encontraba dispersa población germana que, según Hitler, debía integrarse en una Gran Alemania
desde donde sería dirigida.
En un comienzo, estos sucesos fueron vistos por las potencias occidentales como una forma de evitar
la propagación del comunismo, razón por la cual no se opusieron al rearme de Alemania y a su avance
territorial. Pero el detonante de la guerra mundial se produjo en septiembre de 1939, cuando Hitler
invadió Polonia. Inglaterra y Francia le declararon la guerra. A los pocos días de la invasión, Varsovia
(capital de Polonia) se rindió y el país quedó repartido entre Alemania y la URSS (conforme a un pacto
que había sido firmado previamente entre ambos Estados).
Alemania atacó, a principios de 1940 a Dinamarca, Noruega, Holanda y Luxemburgo. En junio de ese
mismo año las tropas alemanas invadieron Francia, llegaron a París y el territorio quedó dividido: el
norte, ocupado directamente por Alemania y el sur, bajo el gobierno colaboracionista nazi presidido
por Pétain, con capital en Vichy.
En varios países se organizaron grupos civiles de resistencia, clandestinos, que hacían operaciones
armadas y de espionaje como en Italia, Yugoslavia y Francia, país este último donde se organizó la
resistencia con sede en Argel (África) y que dio el poder político al Genera De Gaulle.
En 1941 se produjeron dos hechos importantes que hicieron que la guerra se universalizara: uno fue la
ruptura de la alianza entre la URSS y Alemania cuando ésta decidió invadir territorio soviético. El otro,
la entrada de Japón en la guerra que desde 1937 estaba luchando contra China y en julio de 1941
consiguió el apoyo alemán. Estados Unidos intimó a Japón a retirar sus tropas de China e Indochina.
Los japoneses respondieron bombardeando la base militar de Estados Unidos de Pearl Harbour en las
islas Hawai en el Pacífico.
Estos hechos hicieron que la Unión Soviética y Estados Unidos entraran en guerra con el Eje. Con dos
frentes abiertos, el oriental y occidental, la ofensiva alemana comienza a debilitarse a partir de 1943,
cuando es derrotada por la Unión Soviética en Stalingrado y cuando los aliados desembarcan en Italia
(en Sicilia) para liberarla. El rey italiano Victor Manuel III destituyó a Mussolini del gobierno, lo mandó a
arrestar, disolvió el partido fascista y firmó un armisticio con los aliados, declarándole la guerra a
Alemania. Mussolini, con la ayuda nazi, creó en el norte de Italia una república desde donde pretendió
seguir gobernando.
En junio de 1944, los aliados desembarcaron las costas de Normandía (Francia) (en Normandía)
llamado el “Día D”, y dos meses después liberaron París. En abril de 1945, llegaron a Berlín (Alemania)
y derrotaron a Hitler quien se suicidó, al igual que varios de sus colaboradores. Unos días antes, al ver
la derrota de Hitler, Mussolini intentó escaparse a Suiza, pero fue capturado y fusilado por grupos de la
resistencia, los partisanos.
Japón, por su parte, continuó resistiendo y se negó a la rendición hasta que Estados Unidos decidió
arrojar dos bombas atómicas en las ciudades de Hiroshima y Nagasaki el 6 y 9 de Agosto
respectivamente. Esto obligó a Japón a rendirse finalizando así la guerra el 14 de agosto de 1945 .
31

Actividad 11

• ¿Cuándo y por qué se desató el conflicto?


• ¿Qué países intervinieron?
• ¿Cómo y cuándo terminó?
• A partir de la información trabajada para la Primera Guerra Mundial y con los datos que usted ya posee
de la Segunda Guerra Mundial: ¿podríamos pensar que el período de entreguerras (1918-1939) fue una
tregua? Fundamente su opinión.

La Argentina de la “década infame” en un mundo encaminado hacia la guerra

La década de 1930 se inició con la ruptura del orden constitucional, una situación novedosa para el país. Esto
continuó con un período de inestabilidad institucional caracterizada por la interrupción de los gobiernos
constitucionales que se mantuvo durante los siguientes 50 años de nuestra historia. Las aspiraciones políticas y
de poder de las Fuerzas Armadas impulsaron estos sucesos. Además, como ya lo señalamos, en 1930 retornó al
poder la elite económica y social que había gobernado antes radical de 1916. El resurgimiento de un gobierno
conservador excluyó de la participación política a la mayor parte de la población y se implementaron
nuevamente las elecciones fraudulentas.
Como señaláramos, este período se conoce como “década infame”. Estos sectores estaban en desacuerdo con
el avance de las clases medias, a quienes consideraban “gente sin educación”. Entre los propósitos del gobierno
(encabezado por Uriburu) que había surgido del golpe de Estado, estaban combatir al radicalismo en todos los
ámbitos y limitar el derecho al voto, para reducir la participación política.
En los primeros años de la década, durante el gobierno de facto, se enfrentaron dos proyectos distintos. El
primero de ellos, el derrotado, era sostenido por el general Uriburu (primer presidente surgido del golpe de
Estado a Yrigoyen) quien proponía el establecimiento del corporativismo en nuestro país.
Uriburu, admirador de la experiencia de Mussolini en Italia, había promovido construir un régimen fascista en
Argentina, que fue rechazado por los partidos tradicionales y la opinión pública en su mayoría. Ante las
presiones políticas, el gobierno se comprometió a organizar elecciones en 1931 para renovar gobernadores y
legisladores de algunas provincias.
El segundo proyecto, el triunfante, fue sostenido por Agustín P. Justo y la coalición política que lo apoyaba, llamada
la Concordancia. Éste se proponía mantener al sistema democrático legal en sus aspectos formales, violando las
reglas del sistema en las acciones concretas. Proscribía la participación de los partidos populares como el
radicalismo y el comunismo. Se utilizaba la compra de votos y el fraude electoral -llamado entonces “fraude
patriótico”, porque entendían que era un fraude que salvaba a “la patria”-. Los sectores sociales, que cuestionaban el
funcionamiento de ese sistema eran duramente reprimidos. El gobierno de Justo, entre 1932 y 1938, se basó en
esta política.

La actitud de los gobiernos conservadores de la época respecto de los problemas sociales osciló entre la
represión y la indiferencia. La persecución política y sindical fue la primera reacción del nuevo régimen
oligárquico frente a las demandas sociales de los trabajadores. Se produjeron numerosas deportaciones de
obreros extranjeros. El encarcelamiento y la tortura se convirtieron en prácticas habituales.
32

Al acercarse la década del ‘40, esa estrategia empezó a mostrar su debilidad. El dirigente conservador Rodolfo
Moreno afirmaba: “La situación espiritual del país ha cambiado; la masa popular [...] vuelve a sus viejos amores
demagógicos y amenaza con restablecer el sistema materialmente derrotado [...]. Las fuerzas gobernantes
sienten la proximidad del peligro y recurren a los medios vedados por la ley para no perder posiciones...”

En 1938 llegó a la presidencia Roberto Ortiz, que impulsaba un proyecto favorable a una democratización del
sistema político “desde arriba”. Pero en 1940, Ortiz tuvo que retirarse del poder y asumió su vicepresidente,
Ramón Castillo, quien no veía con buenos ojos las propuestas de su antecesor.

Los dos problemas externos que mayor impacto tuvieron en la vida política argentina durante la década de 1930
fueron la Guerra Civil española (1936-1939) y la Segunda Guerra Mundial (1939-1945). Durante la Segunda
Guerra Mundial, los partidos políticos argentinos se pronunciaron a favor de uno u otro bando.
Los gobiernos conservadores de Justo y Ortiz dieron un apoyo tácito a los aliados. El gobierno de Castillo, en
cambio, mostraba mayor simpatía por el avance alemán.

El 4 de septiembre de 1939 la Argentina se declaró nación no beligerante, es decir país neutral. El gobierno de
Ortiz, desconoció el avance alemán por Europa. La guerra mundial incrementó la importancia política de los
sectores militares, a la vez que provocó el alineamiento de las fuerzas políticas según sus simpatías por los
contendientes de uno u otro bando. Los conservadores y nacionalistas se inclinaron en favor de Eje y los
radicales y socialistas, en favor de los aliados.
Las razones fundamentales de la neutralidad pueden encontrarse en las cuestiones económicas. Por ejemplo,
las exportaciones a Gran Bretaña dependían de que Argentina siguiera manteniendo relaciones diplomáticas
con Alemania. Si se iniciaban acciones hostiles hacia el Eje, el comercio marítimo se vería amenazado por la
guerra en el Atlántico.

El retorno de la política conservadora “más pura”, cuando el vicepresidente Castillo asumió la presidencia, junto
al clima político internacional -la Segunda Guerra Mundial- dieron lugar al golpe de Estado de 1943 que puso fin
a esta etapa. El golpe lo encabezó el GOU, un grupo de oficiales dentro del ejército. Dentro de sus filas se
encontraba el Coronel Perón.

Actividad N°12

Realice una síntesis sobre el golpe de Estado de 1943. Para ello, tenga en cuenta las siguientes preguntas:
• ¿Cuáles fueron las prácticas políticas de la década del ‘30 y cómo influyeron en el descrédito del sistema
democrático?
• ¿Cómo impactó la Segunda Guerra Mundial en Argentina?

LAS CONSECUENClAS SOClALES Y ECONÓMlCAS DE LA CRlSlS DEL '3O. EL NUEVO ROL DEL ESTADO
33

El período de entreguerras fue una etapa de grandes transformaciones para nuestro país. Estas empezaron a
manifestarse durante la República Radical (1916-1930), se intensificaron en la década del '30 y dieron como
resultado que la Argentina de 1943 fuera notoriamente diferente a la de 1916.

En la Argentina, como en gran parte del mundo, también el Estado liberal dio paso al Estado interventor. Cada
vez más, el Estado comenzó a tomar partido en nuevos asuntos, por lo que se ampliaron sus acciones y se
hicieron también más complejas.

El liberalismo económico sostenía que el mercado era capaz de regularse a sí mismo. Pero esa consideración
estalló con la crisis del ’29. El Estado intervino para resolver esa crisis que el propio mercado había generado. En
el nuevo escenario de los años ‘30, el Estado desplegó un accionar que se alejaba de los postulados del
liberalismo.
El Estado interventor fue la alternativa que permitió, en un primer momento, subsanar los efectos de la crisis
mundial y, posteriormente, reorientar la estructura económica. El Estado se fue fortaleciendo como un actor
que procesaba las demandas sociales.
La sociedad en transformación y la economía en crisis requerían del Estado, medidas de gobierno como el
control de cambios y la regulación de precios. Intervino como mediador en los conflictos sociales, implementó
políticas para resolver la crisis y creó puestos de trabajo.
En el plano económico, la producción dejó de regirse por el libre juego de la oferta y la demanda y dio lugar a la
planificación mediante las llamadas “Juntas Reguladoras” en las que el Estado ocupaba un lugar importantes.
Frente a la crisis del modelo agro-exportador, el Estado interviene en la actividad económica creando
organismos reguladores como la Junta de Carnes y Granos, Yerba Mate, Algodón y Vino entre otras, para regular
la producción.
En el social, creó el Departamento Nacional del Trabajo, desde donde el Estado intervino como árbitro o
mediador en las huelgas obreras.

Actividad 13

1. Mencione medidas o acciones en las que se ponga en evidencia la consolidación del Estado interventor en el
plano político y el social.

Sostuvimos en esta unidad que la Primera Guerra Mundial había estimulado una incipiente industrialización en
la Argentina. En la década del ‘30, algunos sectores impulsaron una profundización de dicho proceso con
buenos resultados. En consecuencia la industria se constituyó en el sector líder de la economía. Sin embargo, los
intereses de los sectores terratenientes fueron protegidos por el pacto Roca-Runciman de 1933.

Los terratenientes, a través de sus corporaciones representativas, como la Sociedad Rural, presionaron al
gobierno reclamando políticas que aseguraran la marcha de sus negocios ante la crisis del modelo
agroexportador. Las dos respuestas más importantes fueron la firma del pacto Roca-Runciman, en 1933, y el
impulso del proceso de sustitución de importaciones.
34

El Pacto Roca-Runciman y la industrialización por sustitución de importaciones

Con la firma del tratado Roca - Runciman el gobierno de Justo buscó garantizar la venta de carnes argentinas en
el mercado británico, amenazada como consecuencia de la crisis. Pero las cláusulas del tratado no guardaban
reciprocidad entre las prerrogativas otorgadas por nuestro país a Gran Bretaña y las concedidas por ese país a la
Argentina.
Como resultado de la crisis internacional, también se produjo un desabastecimiento de productos industriales y
una baja en los precios agrícola-ganaderos. Los grandes productores rurales nucleados en la Sociedad Rural y
sectores políticos conservadores vieron la necesidad de desarrollar la actividad industrial para encontrar una
solución a la crisis de la economía nacional.
Esta decisión estuvo determinada por la disminución de las exportaciones argentinas. Esta disminución significó
una menor entrada de divisas para poder continuar importando grandes cantidades de productos provenientes
de Europa. De este modo, se fueron sustituyendo productos industriales extranjeros por productos elaborados
en el país. A esta industrialización restringida se la llama proceso de sustitución de importaciones.

Gran Bretaña era el principal comprador de cereales y carnes en la Argentina; en el marco de la crisis económica
mundial, decidió reducir las importaciones alimentarias. Lo que más preocupó a las clases dirigentes ligadas a los
intereses rurales era en dónde o en qué mercado colocaban sus productos. Los ganaderos locales lanzaron la
campaña “comprar a quien nos compra”, y presionaron al gobierno reclamando políticas que aseguraran sus
negocios.
Consecuencia de ello, en mayo de 1933 se firmó el Pacto Roca-Runciman, con el objetivo de asegurar las cuotas
de exportación de carne argentina y reafirmar la relación comercial con Gran Bretaña. El pacto fue firmado por
el vicepresidente Julio Roca (h) y el ministro de Comercio de la corona británica, Walter Runciman.

¿Cuáles fueron las cláusulas públicas del Pacto?

• La Argentina se aseguraba exportar no menos de 390.000 toneladas de carne enfriada, mientras


que Gran Bretaña podía sus compras cuando lo considerara necesario. El 85% de las exportaciones
argentinas debía realizarse a través de frigoríficos extranjeros. El 15% restante sería exportado por
empresas de nuestro país.
• La Argentina daría un trato benévolo a las inversiones británicas, tendiente "a asegurar el mayor
desarrollo económico del país y la debida y legítima protección de los intereses ligados a tales
empresas".
• La Argentina mantendría libres de aranceles el carbón y demás mercaderías que se importaban
en ese momento exentas de impuestos, comprometiéndose a comprar en Gran Bretaña el total del
carbón que consumía.
• La Argentina se comprometía a no aumentar los aranceles aduaneros.

Pero ¿cuáles fueron las cláusulas secretas del Pacto?


• Se creaba el Banco Central en la Argentina que tuvo como objetivo reglamentar el sistema
financiero. Era una sociedad mixta constituida por bancos oficiales y extranjeros.
• Se fijaron las bases para la creación de la Corporación de Transporte, que le otorgaba a Gran
Bretaña el monopolio de los transportes urbanos.

Actividad 14
35

a. ¿Qué fue el Pacto Roca-Runciman? (Quiénes lo firmaron, por qué, qué se establecía).

Otra modificación que se produjo durante este período tuvo que ver con las migraciones internas.
Junto con la disminución de la cantidad de inmigrantes extranjeros, se produjo el desplazamiento de
grandes masas de población dentro de los límites nacionales. Los espacios rurales y semirrurales fueron
fuertemente afectados por la crisis agropecuaria y se convirtieron en importantes zonas expulsoras de
población. Las grandes ciudades del litoral, y en especial sus suburbios, fueron los grandes receptores
donde se asentaban los nuevos habitantes.

La industria se fue desarrollando, en gran parte como respuesta a la crisis del sistema internacional, y avanzó
por sucesivas sustituciones de importaciones. Determinados productos que dejaban de ser importados eran
producidos en el país.
La disminución de las exportaciones argentinas, en cantidad y valor, determinó el desarrollo de algunas
industrias. Los productores rurales que estaban agrupados en la Sociedad Rural y los sectores conservadores
consideraron necesario impulsar la actividad industrial como solución a los problemas de la economía nacional.
Las industrias textil y la alimentaria fueron las que más se desarrollaron. A su vez, también se desarrollaron las
de artefactos eléctricos, maquinarias, y derivados del caucho.

A partir de 1930, los trabajadores rurales comenzaron a migrar hacia Buenos Aires y sus alrededores y se
transformaron en la principal mano de obra para las nuevas fábricas. Esta afluencia migratoria de las zonas
rurales produjo un cambio en la composición de la clase obrera argentina. Estos últimos tenían características
distintas a las de los obreros provenientes de Europa. Los trabajadores rurales no tenían experiencia de trabajo
en la fábrica y no participaban prácticamente en la vida gremial y política. Por el contrario, los segundos estaban
incorporados al trabajo de la industria desde comienzos de siglo y participaban de una vida sindical y en partidos
políticos. Sin embargo, a pesar de las diferencias mencionadas, todos ellos pertenecían a una misma clase social
y compartían problemáticas similares: situación económica y condiciones de trabajo desfavorables.

Actividad 15

1. Realice una síntesis sobre las características que adoptó la industrialización en la Argentina a partir de
las siguientes preguntas:

• ¿Cuáles fueron los grupos que la impulsaron?


• ¿Qué cambios se produjeron en la composición de la clase obrera?

2. Con la información obtenida en las respuestas del punto a. elabore un texto que integre los diferentes
aspectos (económicos, sociales y demográficos) que caracterizaron a este período histórico.
Por ejemplo, podría comenzar del siguiente modo:
"Los migrantes internos pudieron emplearse en la industria en expansión... "
O bien
"La crisis económica mundial afectó la estructura del modelo agroexportador..."
36

Actividad 16

Organice la información so b r e l a c r i s i s d e l ’ 3 0 t e n i endo en cuenta el siguiente esquema. Más abajo le


proponemos tres criterios para esta organización:

 causas
 medidas para resolver la crisis
 consecuencias
 repercusiones en la Argentina

En esta unidad hemos trabajado el período de la historia argentina entre los años 1916 y 1943. En el plano
político vimos como se inauguró una nueva etapa caracterizada por la democracia ampliada. La Ley Sáenz Peña
permitió que la voluntad popular se pudiera reflejar mediante el sufragio. Este cambio facilitó el acceso al poder
del radicalismo. Entre 1916 y 1930 se sucedieron los gobiernos de Yrigoyen, Alvear y un segundo mandato de
Yrigoyen que fue interrumpido por un golpe de Estado en 1930.

Ese golpe se produjo en el marco de la crisis económica mundial, que puso en cuestión los principios
económicos basados en el liberalismo. En respuesta a la crisis que también afectaba a nuestro país, el Estado
argentino puso en práctica las ideas keynesianas. De este modo, tuvo una participación más activa en la
economía.

La crisis del modelo agroexportador argentino fue consecuencia de la crisis económica mundial. A partir de la
crisis comenzó un período de sustitución de importaciones que tuvo profundas consecuencias sociales,
demográficas y políticas en los años posteriores.

Mientras el mundo se encontraba en medio de la Segunda Guerra Mundial, en Argentina se produjo un nuevo
golpe de Estado. En 1943 se abrió una nueva etapa que dio lugar al surgimiento del peronismo.
37

Actividad integradora de la Unidad 2:

1. Una acontecimientos y conceptos de ambas columnas utilizando flechas:

Vigencia de la Ley Sáenz Peña Fraude patriótico

Década infame Democracia ampliada

Golpe de Estado Crisis del liberalismo político

2. Ordene los siguientes acontecimientos en forma cronológica:

a- Pacto Roca-Runciman

b- Golpe de Estado a Hipólito Yrigoyen

c- Conflictos con los trabajadores rurales de la Patagonia

d- Impacto de la crisis mundial iniciada en Nueva York

e- Golpe de Estado a Ramón Castillo

f- Presidencia de facto de José F. Uriburu

3 - Seleccione la opción correcta (puede ser más de una opción)

La crisis del modelo agroexportador se produjo:


38

-Por el impacto de la crisis Wall Street

-Porque Inglaterra dio preferencia de compra a sus ex colonias

-Por una sequía generalizada que afectó al campo argentino

-Por la parálisis del comercio internacional a raíz de la caída de la Bolsa

Las migraciones internas se produjeron por:

-Factores de expulsión en el campo por la caída de la agroexportación

-Por la atracción que presentaba la industrialización urbana

-Por los deseos de los inmigrantes europeos de encontrar nuevas oportunidades laborales

El Pacto Roca-Runciman:

- Se firmó con Estados Unidos para salir de la crisis

- Se firmó porque Inglaterra privilegiaba su comercio con Estados Unidos

- Se firmó porque Argentina necesitaba asegurar las exportaciones a Inglaterra

- Tuvo una gran cantidad de cláusulas económicas favorables para la Argentina


39

UNIDAD 3: Estado y sociedad en el populismo argentino

La crisis económica de 1930 produjo cambios en las funciones de los Estados capitalistas. El Estado
argentino también se vio modificado y tuvo, a partir de entonces, un rol de Estado interventor. Impulsó
la industrialización a partir de la sustitución de importaciones y también mediaba en los conflictos entre
los distintos grupos sociales.
El golpe de 1943 produjo una nueva modificación. El Estado interventor de la década del '30 amplió sus
funciones a través de políticas benefactoras, es decir, trató de equilibrar la distribución de la riqueza
entre las clases sociales. El ascenso político de Perón produjo un cambio en ese sentido. Las políticas
que implementó el peronismo buscaron mejorar las condiciones de vida de los trabajadores sin
descuidar los intereses de los sectores burgueses. Uno de los objetivos de la política peronista fue tratar
de garantizar la armonía entre distintas clases sociales.

Para estudiar las transformaciones que se produjeron durante las presidencias peronistas (1946-155), es
importante revisar las transformaciones sociales y políticas previas. Veamos.

En 1943 se produjo el golpe militar que derrocó al gobierno conservador de Castillo. Dicho golpe estuvo
encabezado por un grupo de oficiales de tendencia nacionalista (el Grupo de Oficiales Unidos, conocido
como el GOU) que cuestionaba el rumbo político que habían tomado la Argentina durante la
denominada “década infame”. La situación económica y social generaba inquietud en las Fuerzas
Armadas; temían que se extendiera la adhesión de la clase obrera a ideologías revolucionarias, como
había sucedido con la revolución bolchevique en Rusia (1917) y en la Europa de entreguerras. A la
ausencia de una política social, se le sumaba el descrédito del sistema político sostenido en el “fraude
patriótico”. También la posición de Argentina ante la Segunda Guerra Mundial era una fuente de
preocupación ya que los grupos militares querían sostener la neutralidad asumida por el país desde el
inicio del conflicto bélico.

El primer presidente surgido del golpe fue el Gral. Rawson, pero debió renunciar a los pocos días ya que
el equipo de ministros que iba a acompañarlo en el gobierno fue muy cuestionado. Asumió entonces el
Gral. Ramírez, quien contó con el apoyo del nacionalismo católico (durante su gobierno se decretó la
obligatoriedad de la enseñanza religiosa en las escuelas). Su presidencia estuvo atravesada por las
tensiones que se generaban entre quienes sostenían la necesidad de declarar la guerra al Eje Roma-
Berlín, quienes bregaban por mantener a neutralidad y quienes simpatizaban con el régimen nazi. El
gobierno finalmente declaró la guerra al Eje y el GOU reemplazó a Ramírez por el Gral. Farrell.
Durante el gobierno del general Farrell se fue fortaleciendo un sector nacionalista del Ejército -liderado
por el coronel Juan Domingo Perón- quien planteaba la necesidad de un desarrollo industrial
independiente y la plena incorporación de los trabajadores en el sistema político.
Una de las medidas que tomó el nuevo gobierno fue la creación —por iniciativa del coronel Juan
Domingo Perón— de una nueva institución, la Secretaría de Trabajo y Previsión, en reemplazo del
Departamento Nacional del Trabajo. Perón representaba, dentro del gobierno del general Farrell, una
línea mayor sensibilidad ante los problemas sociales.
40

Perón fue construyendo una relación fluida con el movimiento obrero, promoviendo un conjunto de
mejoras que se plasmaron en la legislación laboral, como:

a. El Estatuto del Peón, que estableció un salario mínimo y procuró mejorarlas condiciones de alimentación,
vivienda y trabajo de los trabajadores rurales.
b. El establecimiento del seguro social y la jubilación.
c. La creación de Tribunales de Trabajo, cuyas sentencias, en líneas generales, resultaron favorables a las
demandas obreras.
d. La fijación de mejoras salariales y el establecimiento del aguinaldo para todos los trabajadores.
e. El reconocimiento de las asociaciones profesionales (los sindicatos y gremios de trabajadores) con lo cual el
sindicalismo obtuvo una mejora sustancial de su posición en el plano jurídico con respecto al reconocimiento de
sus derechos civiles.

Las reformas sociales impulsadas por Perón produjeron un acercamiento político entre el Estado y el movimiento
obrero. La defensa de esos cambios provino de diferentes sectores del sindicalismo. Esto fue el inicio de la
formación de un bloque formado por una gran parte de los trabajadores y sus organizaciones sindicales y un
sector nacionalista del ejército, que compartía con Perón la necesidad de desarrollar una industria de carácter
nacional. En la constitución de ese bloque, tuvo un papel importante un sector de la burguesía industrial que
vendía sus productos en el mercado interno. Al mismo tiempo que se iba constituyendo esa alianza, también
crecía el descontento y la oposición de los terratenientes y de los grandes empresarios a la política social de
Perón.
Los sectores sociales que se beneficiaban del modelo agrario exportador comenzaron a oponerse la política de
reformas sociales, lo que generó otro bloque, que incluía a terratenientes, grandes empresarios, a amplios
sectores medios y a la casi totalidad de los partidos políticos.

3.1. Las bases sociales del peronismo

Durante el peronismo se produjo una mayor participación política de las masas. La manifestación
popular del 17 de Octubre de 1945 marcó un salto en este proceso. Desde entonces, miles de
personas que hasta entonces habían estado al margen de la política tuvieron un rol protagónico.
Como vimos en la Unidad 1 de esta Guía de Estudio, la ampliación de la participación política era un proceso
que se venía produciendo en Argentina desde hacía tiempo.
La diferencia respecto del modo en que la sociedad participaba en la política se produjo con el
peronismo y durante el peronismo. Comenzaron a generarse nuevas formas de inclusión. La
participación política no se reducía a que votaran los varones nativos mayores de 18 años. En ese período,
nuevos sectores tuvieron un fuerte protagonismo en la política, por ejemplo el movimiento obrero
sindicalizado. Asimismo, en el año 1947 las mujeres obtuvieron el derecho a voto. Junto a este proceso, por
el cual nuevos sectores se incluían en la vida política, se crearon nuevas formas de participación. Ya no sólo se
debía votar y concurrir a los mitines políticos , sino que también se participaba mediante movilizaciones,
actos masivos y discusiones en todos los ámbitos, desde los lugares de trabajo hasta las mesas familiares. Fue
altamente significativa la acción protagonizada por el movimiento obrero a través de los sindicatos, que
encontraron en el Estado un espacio para presentar y hacer oír sus reclamos. Los medios masivos de
41

comunicación -en especial la radio y el cine- también aportaron en este sentido. Se puede sostener que en la
Argentina de aquellos años “todo era político”.
Si bien el movimiento obrero tuvo un rol protagónico en la construcción del peronismo debemos hacer dos distinciones.
Por un lado, que el peronismo expresó una alianza de clases, entre los que se contaban amplios sectores de la clase
obrera, pero también algunas fracciones de la burguesía industrial, grupos de las Fuerzas Armadas e incluso –durante
los primeros años del gobierno peronista- la Iglesia católica. Por otra parte, debemos distinguir que hubo sectores
dentro del movimiento obrero –sobre todo aquellos vinculados a los partidos de izquierda- quienes desconfiando del
liderazgo de Perón, se mostraron contrarios a su concepción política.

Los orígenes del peronismo y el 17 de octubre de 1945


El enfrentamiento social entre las organizaciones obreras y empresariales profundizó el acercamiento político
entre Perón y gran parte del sindicalismo. Además, Perón iba ganando cada vez más poder dentro del gobierno,
llegando a ejercer simultáneamente la Secretaría de Trabajo, el Ministerio de Guerra y la Vicepresidencia.
Sin embargo, el panorama en 1945 no se presentaba favorable para la nueva alianza social liderada por Perón. A
la oposición de los industriales y de los terratenientes se sumaron la casi totalidad de los partidos políticos,
asociaciones profesionales, gran parte de la comunidad universitaria y aquellos sindicatos que no acordaban con
las propuestas de Perón y que demandaban la democratización del país. También tuvo una activa participación el
secretario de Asuntos Latinoamericanos de la Embajada de los Estados Unidos, Spruille Braden, quien reclamó el
apoyo de la Argentina a los Aliados y denunció al gobierno como simpatizante de los países del Eje. Ante la
ofensiva de la oposición, la mayoría de los militares que integraban el gobierno de Farrell, exigieron a Perón la
renuncia a sus cargos y lo llevaron detenido a la isla Martín García. Frente a estos hechos, la agitación creció en el
seno del movimiento obrero.
Entre los trabajadores existía la convicción de que la caída de Perón significaría el triunfo de los sectores
capitalistas y la posibilidad de perder las conquistas sociales obtenidas. Por ello, el 17 de Octubre de 1945, al
conocerse la renuncia de Perón, los obreros comenzaron a movilizarse en distintos lugares del país. No sólo hubo
paros y manifestaciones espontáneas, sino que muchos gremios —en el Gran Buenos Aires, Rosario, Tucumán—
declararon en los hechos una huelga general, desbordando a la Conducción de la CGT que la había convocado
para el 18 de octubre. La movilización de las masas obreras consiguió la liberación de Perón y aseguró la
continuidad de sus conquistas sociales.
Durante el peronismo se produjo una mayor participación política de las masas. La manifestación popular del 17
de Octubre de 1945 marcó un salto en este proceso. Desde entonces, miles de personas que hasta entonces
habían estado al margen de la política tuvieron un rol protagónico.

Las elecciones de 1946

Las demandas de la oposición y los cambios sociales que comenzaba a protagonizar la clase obrera llevaron al
gobierno de Farrell a acelerar la convocatoria a elecciones para principios de 1946. El clima político, en esos
meses, estuvo influenciado por los debates que generaban en la Argentina el desarrollo y la finalización de la
Segunda Guerra Mundial.
La mayoría de los partidos políticos tradicionales se opusieron a los gobiernos militares iniciados en 1943. Exigían
la inmediata convocatoria a elecciones democráticas y planteaban la necesidad de que las nuevas autoridades
declarasen la guerra al nazifascismo. Esta oposición estuvo integrada por diversos partidos políticos. Los más
importantes, por su representatividad y tradición, fueron la Unión Cívica Radical, el Partido Socialista, el Partido
42

Demócrata Progresista y el Partido Comunista. Hacia 1945 —con la nueva convocatoria a elecciones— esas
fuerzas políticas formalizaron la realización de un frente electoral llamado Unión Democrática (U.D.). Si bien los
conservadores del Partido Demócrata Nacional no participaron formalmente del acuerdo, lo apoyaron con
firmeza. La U.D. eligió al radical José Tamborini, como candidato a presidente, y a Enrique Mosca, como vice. El
representante de la Embajada norteamericana Spruille Braden también se sumó activamente a la campaña
política en favor de la U.D.
Perón, a su vez, se presentó como el representante de los trabajadores, la justicia social y el defensor de los
intereses nacionales frente al imperialismo norteamericano. El 24 de febrero de 1946, finalmente se realizaron las
elecciones. La ciudadanía dio a la alianza encabezada por Perón la mayoría suficiente como para ser consagrado
presidente. Se iniciaba así, una nueva etapa en la historia argentina.-

Actividad 17

1. Identifique las características que tuvo la movilización del 17 de octubre y las consecuencias que produjo.
2. ¿Por qué el peronismo considera al 17 de Octubre como el “Día de la Lealtad”.

3.2. El Estado populista y la democracia de masas

Junto a los cambios que venimos presentando, el peronismo desarrolló también nuevas formas de
entender y hacer política en la Argentina que pusieron en cuestión la forma liberal que había imperado
hasta entonces.
Como ya sostuvimos, la característica distintiva de la política peronista fue el rol protagónico que
adquirieron las masas. En ese entonces, la política dejó de ser un problema de unos pocos, para volverse
un tema de las mayorías. Pero esto no se hizo dentro del modelo previo - es decir, con el voto
obligatorio de los ciudadanos cada tanto tiempo -, sino a través de una mayor participación activa. Se
constituyó un nuevo perfil del ciudadano entre los militantes peronistas: el trabajador movilizado,
politizado, organizado y disciplinado.
El 17 de Octubre de 1945, fecha fundadora del peronismo, señaló estos cambios. Grandes masas de
sectores populares concurrieron a la Plaza de Mayo con una demanda concreta: lograr la libertad de su
líder. Al terminar la jornada, con el triunfo obtenido, Perón se convirtió en el intérprete de las demandas
de la masa. La comunicación entre ellos debía ser continua y se llevaba a cabo preferente- mente en las
manifestaciones y concentraciones. A su vez, la mediación de Eva Perón tuvo un rol fundamental en esa
relación, ya que facilitaba el vínculo entre el líder y las masas.
Durante el segundo gobierno, la crisis del modelo económico y la muerte de Eva fortalecieron las
características autoritarias que tenía el peronismo y se avanzó en lo que Perón llamaba “el
adoctrinamiento”. Mediante una serie de medidas -como el uso de luto obligatorio- se buscaba una
total adhesión al régimen por parte de toda la población y controlar a toda la sociedad. La oposición fue
perseguida y silenciada y una serie de hechos violentos marcaron el ritmo de la política de los últimos
años del gobierno.
43

El Golpe de Estado del 16 de septiembre de 1955 (que se autodenominó “Revolución Libertadora”) se


apoyó en el descontento, producto de esta situación y destituyó al gobierno constitucional. Comenzó
entonces una política que buscaba “reordenar” a la Argentina dentro de los viejos modelos. Nos
ocuparemos de eso en la unidad siguiente.

El desarrollo de una democracia de masas

Como venimos subrayando, la llegada del peronismo al gobierno significó la participación de nuevos sectores
sociales en política. Las masas obreras se incorporaron plenamente a la vida política, porque al ejercicio del
sufragio le agregaron otras formas de participación: por medio de sus organizaciones se convirtieron en un factor
que influyó sobre las decisiones del gobierno. Además, el movimiento obrero obtuvo un conjunto de derechos
sociales que no sólo mejoraron sus condiciones de vida sino que también le permitieron obtener su dignificación
como trabajadores. También pudieron participar por primera vez en la política nacional las mujeres —que hasta
entonces habían sido excluidas del sufragio universal—, cuando en 1947 se consagró el derecho al voto
femenino. Esta medida, impulsada principalmente por Eva Perón, fue la culminación de una larga lucha que
habían iniciado los socialistas a principios de siglo. El sistema político argentino de los años ‘40 adquirió los
rasgos propios de una sociedad de masas. La participación política abarcó integralmente a todos los sectores de
la sociedad y se realizó no sólo a través del voto popular sino también del desarrollo de organizaciones
intermedias como los sindicatos, las unidades básicas y diversas asociaciones barriales y entidades vecinales.
También las concentraciones públicas —las más importantes se realizaron en la Plaza de Mayo— se
constituyeron en una nueva y frecuente forma de participación política directa de los sectores populares

Eva Perón y la política social del peronismo

Al mismo tiempo que se producían las transformaciones económicas, desde el Estado se impulsó una amplia
legislación social que contribuyó al mejoramiento de las condiciones de vida del conjunto de los trabajadores. Así,
se estableció el control estatal de los precios de los alquileres, se otorgaron nuevas viviendas a partir de planes
populares de financiación, y se mejoraron las inversiones en salud y educación.
En la política social del primer gobierno peronista (1946-1952) se destacó la esposa del presidente, María Eva
Duarte de Perón, quien lejos de ocupar el papel pasivo de “primera dama”, desarrolló una intensa actividad
pública. La actuación pública de Eva Perón generó fuertes polémicas en la sociedad de su época.
A principios de 1948, el gobierno decidió la disolución de la Sociedad de Beneficencia —dirigida por mujeres de
las familias más acomodadas— y en su reemplazo creó la Fundación Eva Perón, dirigida por la esposa del
presidente de la Nación.
Desde este nuevo organismo se realizaron numerosas obras sociales, como la creación de hogares para niños y
ancianos sin hogar, la construcción de hospitales, viviendas populares y la entrega de bienes de consumo como
leche, pan y otros productos para los más necesitados. Los fondos del organismo provenían de donaciones
particulares y de una disposición del Poder Ejecutivo, por la cual dos veces al año debían efectuarse aportes
obligatorios, que los patrones descontaban de los sueldos de sus empleados.

ACTIVIDAD 18
a. Identifique los aspectos destacados de la política social peronista y las acciones desarrolladas por Eva Perón.
b. ¿Cómo se vincula la inclusión de las mujeres en la vida política con el concepto democracia de masas?
44

El Estado peronista como expresión del Estado populista

Durante el peronismo, el Estado interventor de la década del ‘30 dio paso al Estado benefactor. Este fue
un fenómeno típico de la posguerra en casi todo el mundo y se caracterizó por un Estado muy fuerte
y presente que no sólo intervenía en distintos temas económicos y sociales -como en la etapa
anterior- sino que sobre todo se ocupaba de brindar múltiples servicios sociales a los habitantes y de
llevar a cabo políticas que redistribuían la riqueza. Como contrapartida, esto favoreció la
burocratización y el protagonismo de las corporaciones tales como las organizaciones empresariales y
obreras.

Este tipo de Estado, que también se desarrolló en otros países latinoamericanos, ha sido definido por las
Ciencias Sociales como Estado Populista*. Sus características son:

 El desarrollo industrial se sostiene gracias a la transferencia de recursos que recibe del sector agrícola,
a la protección arancelaria y el apoyo al sector mediante créditos. La industrialización se centra en la
sustitución de importaciones en una economía semicerrada, es decir, protegida.
 El Estado cumple una función reguladora en la economía interviniendo y/o participando en la
producción.
 El Estado es distribucionista ya que aumenta la participación de los asalariados a través del
aumento salarial real o bien mediante el salario indirecto (asignaciones familiares y sociales que cubren
distinto tipo de riesgos y necesidades).
 El Estado aparece como árbitro de los conflictos entre las clases sociales. El mundo del capital y
el del trabajo establecen una especie de compromiso que incluye la aceptación del Estado como
mediador.

En el plano económico, el Estado peronista -como forma del Estado benefactor- llevó a cabo una
fuerte política de nacionalización de empresas y servicios que hasta entonces estaban en manos de
particulares extranjeros. El caso más conocido es el de los ferrocarriles en 1947.

* Tomamos esta caracterización de Tarcus, Horacio “La crisis del Estado populista.1976-1990” en la Revista
Realidad Económica, nro. 101, segundo semestre de 1992.

Además, el Estado tomó la función de impulsar y regular la economía. Se abrieron una serie de
emprendimientos económicos -como la construcción de viviendas por el Banco Hipotecario Nacional- y
se creó el Instituto Argentino para la Promoción del Intercambio (IAPI) cuya función era estimular y
orientar el comercio y la circulación económica. Se desarrolló así una política favorable a la pequeña y
mediana producción nacional mediante el otorgamiento de créditos y la protección aduanera.
En el plano social, el Estado fue el garante de la obtención de los derechos sociales por lo que había luchado la
clase obrera desde sus orígenes. Así, el peronismo se presentaba comprometido con la lucha por alcanzar la
Justicia Social.
45

Artículos constitucionales, leyes, decretos y estatutos establecían derechos sociales y condiciones


laborales dignas como el uso de licencias, el aguinaldo y la jubilación. La sanción del Estatuto del Peón de
Campo en 1944, que ponía límites a la explotación a la que era sometido el trabajador rural, fue vivida
como una gran conquista social. La Fundación Eva Perón desarrolló importantes planes de acción
social diferentes a la beneficencia previa y el Ministro de Salud Pública, el Dr. Ramón Carrillo, amplió la
capacidad de la atención hospitalaria y dio importantes avances en medicina social preventiva.

3.3. El proyecto económico del peronismo

En el plano económico, el peronismo impulsó una política basada en la expansión del mercado interno.
Desde comienzos del siglo XX, y más aún luego de las crisis de la Primera Guerra y la Depresión de 1930,
se fue profundizando la industrialización. El encarecimiento de los productos importados y la falta de
divisas para importar favorecieron ese proceso.
Esta situación fue acompañada por transformaciones en la industrialización, que se dieron a lo largo de
esas décadas. Sobre estos elementos el peronismo desarrolló su política.
Para que el mercado interno pudiera expandirse se precisaban, por un lado, productos para consumir;
por el otro, consumidores. Lo primero se obtuvo mediante un nuevo y fuerte estímulo a la
industrialización: durante la década peronista, se expandieron ramas de producción de bienes de
consumo liviano y semiliviano como las textiles y las metalmecánicas -automotores, electrodomésticos,
etc.-, que rápidamente circularon en el mercado interno. Los aumentos salariales y la situación de pleno
empleo favorecieron la expansión del consumo. De esta forma, las masas contaron con recursos para
estimular el mercado interno. Este proceso estuvo impulsado por el accionar económico del Estado
benefactor, que tenía un fuerte control del sistema.

El primer gobierno de Perón (1946—1952)

La implementación del Primer Plan Quinquenal: un nuevo modelo económico

El modelo económico iniciado en 1946 buscó dar soluciones a las demandas de los sectores que integraban el
bloque social peronista: los trabajadores y sectores de pequeños y medianos empresarios.
El Estado asumió un rol de intervención en la actividad económica, en particular a través de la implementación
del Primer Plan Quinquenal, durante la primera presidencia de Perón. Sus principales características fueron:
 el Estado planificaba la economía, fijando los objetivos generales que se deseaban lograr al cabo de cinco
años.
 favoreció el desarrollo industrial, especialmente la pequeña y mediana industria de capital nacional.
 incentivó con subsidios (créditos) la actividad industrial, favoreciendo la creación de nuevas industrias,
además de la ampliación de las ya existentes.
 elevó el poder adquisitivo de los trabajadores, aumentando el nivel de empleo, los salarios y el consumo
interno.
 Nacionalizó importantes sectores de la economía
46

Las bases sociales y el proyecto peronista

El desarrollo del sector industrial se vio favorecido por la intervención del Estado en el comercio exterior.
¿Cómo? El Estado monopolizaba la venta de las exportaciones agrícolas a través de uno de sus organismos – el
IAPI, Instituto Argentino para la Promoción y el Intercambio-, comprando a los productores nacionales a un precio
y vendiéndolo en el mercado mundial a otro. Las ganancias obtenidas a través de ese mecanismo se reorientaban
hacia el crecimiento del sector industrial y al sector asalariado, de manera tal que se incentivara el consumo
interno. Dicha política fue muy resistida por el sector agroexportador.
La política de nacionalización de la economía fue bienvenida por diversos sectores, en particular, algunos dentro
de las Fuerzas Armadas, quienes consideraban la necesidad de fortalecer la independencia del país a través de la
soberanía económica, en un contexto que luego de la Segunda Guerra Mundial, estuvo atravesado por el
conflicto siempre latente entre los EE.UU y la URSS.
Asimismo, la Iglesia católica, acompaño los primeros años del peronismo. Si bien la Iglesia no es una institución
homogénea, en la medida en que dentro de ella se expresan diversas tendencias, la jerarquía eclesiástica, había
recomendado –sin explicitarlo- votar en las elecciones de 1946 a fuerzas políticas que estuviera en sintonía con la
doctrina de la Iglesia y no hacerlo por aquellas que estuvieran a favor de la educación laica y las políticas
secularizadoras (esto en clara alusión a la Unión Democrática). Más allá de las diferencias y desconfianzas que
pudiera generar el liderazgo de Perón, consideraban que su concepción política basada en la “armonía entre las
clases sociales” era un modo efectivo de frenar el temido avance comunista.
El apoyo se vio recompensado por la sanción de una ley que 1947 estableció la obligatoriedad de la enseñanza
religiosa en las escuelas. Si bien ésta había sido establecida previamente, por un decreto de 1943, durante el
primer gobierno de Perón, el Congreso Nacional, la convirtió en ley. Pero esa alianza se fue diluyendo hasta entrar
en un clima de confrontación. Las ideas de justicia social del peronismo estaban en sintonía con las que expresaba
la Doctrina Social de la Iglesia, pero el proyecto peronista no estaba dispuesto a sujetarse al poder eclesiástico. La
acción social emprendida por el Estado compitió con las que llevaba a cabo la Iglesia. La canonización laica de Eva
Perón luego de su muerte en 1952, profundizó el conflicto hasta llegar a un enfrentamiento que culminó con
episodios como la quema de iglesias y con la propia Iglesia como un agente activo que aglutinó a la oposición
política, contribuyendo al golpe de Estado de 1955.

Actividad 19
a. Revise los textos anteriores y mencione los sectores que integraron la alianza social peronista.
b. Realice un listado con los intereses que estaban representados en esa alianza social.

El Segundo Plan Quinquenal (1953)

En 1949 se reformó la Constitución Nacional. Dicha reforma, incorporó un conjunto de derechos sociales y
legitimó algunos cambios económicos que se habían producido en esos años; también posibilitó la reelección
presidencial de Perón, quien ganó las elecciones y asumió su segundo mandato en 1952.
Pero la situación económica se presentaba diferente respecto de los primeros años de su gobierno. El modelo
industrial y la política redistributiva propuesta en el Primer Plan Quinquenal entraron en crisis. Los precios de los
productos que exportaba Argentina bajaron en el mercado internacional y también el volumen que se le
compraba al país. A esta situación se le sumaron causas de orden natural: sequías que complicaron la producción
agropecuaria.
47

La disminución de las divisas, que se había generado como consecuencia de los cambios en el comercio
internacional, produjo una caída de la producción industrial ya que la industria nacional dependía de insumos que
se importaban. Asimismo, los salarios que habían aumentado, generaron inflación.
El gobierno propuso en 1953 el Segundo Plan Quinquenal. Era un plan de ajuste que buscó aumentar la
producción agropecuaria e industrial, frenar el gasto público y el consumo popular para bajar la inflación.
Se busco atraer a las inversiones extranjeras. En 1954 se estableció la FIAT en Córdoba y un año más tarde
KAISER. Un importante préstamo del Eximbank de EE.UU fue contratado para construir la acería SOMISA. En
1955, el gobierno se propuso firmar un contrato con la empresa California una filial de la Standard Oil- mediante
el que se concedían territorios para la explotación del petróleo. Pero el acuerdo recibió duras críticas y fue
rechazado por el Congreso.
Los cambios en la orientación de la política económica generaron un profundo debate dentro del peronismo. Los
empresarios se mostraron, en general, satisfechos con estas nuevas medidas. El movimiento obrero, si bien
continuó dando muestras de respaldar incondicionalmente a Perón, comenzó a tomar distancia de algunas de las
decisiones económicas tomadas por el gobierno.

Sociedad y Estado en los años peronistas

Ya hemos señalado los sectores que constituyeron la base social del peronismo y también hemos visto cómo las
medidas implementadas por el Estado peronista expresaban los intereses de esos sectores. Es importante
subrayar la capacidad que tuvo el peronismo para articular dentro de un mismo proyecto, intereses sectoriales
diversos. La relación que el Estado tuvo con esos sectores, no fue lineal. Hubo períodos de gran sintonía y de
fuerte adhesión, pero también momentos de tensión, como por ejemplo cuando los sindicatos reclamaron
mejoras en la distribución del ingreso durante el segundo gobierno.
Veamos el comportamiento del sector agrario y del sector industrial.

El sector agrario, representado por los terratenientes, fue desde un principio opositor al peronismo. Habían sido
desplazados del poder político y despojados de una parte de los beneficios que obtenían del comercio de
exportación. A esto se sumó el alza de los salarios de los trabajadores rurales que generaba una reducción de sus
ganancias. Ese conjunto de medidas provocó la resistencia de las organizaciones representativas del sector, como
la Sociedad Rural Argentina (SRA) y Confederaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (CARBAP).

Por su parte, el sector industrial albergaba diversas posiciones. Hasta 1946, la Unión Industrial Argentina (UIA)
era la más importante organización de empresarios. Su dirección representaba los intereses de las grandes
empresas nacionales y extranjeras. Dentro de esta entidad había grupos que veían con buenos ojos el proyecto
industrializador de Perón, mientras que otros se mostraban reticentes por su política social y gremial que
fortalecía al movimiento obrero. Las relaciones con la UIA se tensaron; la entidad fue intervenida y finalmente
disuelta en 1953 por el gobierno peronista.
El sector industrial más beneficiado con la llegada del peronismo al gobierno, fue el de los pequeños y medianos
empresarios, en su mayoría ligados a la producción destinada al mercado interno. Éstos crearon la Confederación
General Económica (CGE), a la que luego se sumarían también grupos de grandes empresarios. Esta entidad fue
la única reconocida por el gobierno como representación de los empresarios.

¿Cuál fue la posición de la clase media?


48

En términos generales fue de oposición. Su relación con el Estado peronista fue muy compleja porque si bien este
grupo se había beneficiado del crecimiento económico de los primeros años del peronismo, miraba con recelo las
políticas que el Estado había implementado para la clase obrera y los sectores populares. Los sectores medios
consideraron a las políticas sociales y redistributivas peronistas no en términos de justicia social, sino como
acciones demagógicas que terminaban ubicando a los sectores más bajo de la sociedad -los “cabecitas negras”-
en un lugar que no les correspondía, porque las mejoras no habían llegado como fruto del trabajo y del propio
esfuerzo. El carácter redistributivo del peronismo desestabilizaba las posiciones de los distintos grupos dentro de
la sociedad. La disminución de las “distancias” entre los sectores bajos y medios, produjo un cimbronazo en la
identidad de la clase media.

Los conflictos se profundizaron en el marco de la crisis económica y el campo político fue dividiéndose
claramente en dos: peronistas y antiperonistas. El gobierno tomaba medidas que aumentaban el malestar dentro
de las filas opositoras, como por ejemplo, la obligación a afiliarse al Partido Peronista si se ocupaba un puesto
público, la propaganda oficial en los textos escolares y los medios de comunicación, la presencia recurrente de los
nombres de Perón y a Evita en diversas instituciones y edificios públicos, etc.

Actividad 20

¿Qué hechos concretos, que se produjeron durante el peronismo, pueden confirmar la participación de los
nuevos sectores y el adoctrinamiento de la sociedad.

Actividad 21

a. Identifique las diferencias que se dieron entre los dos gobiernos peronistas, teniendo en cuenta los objetivos y
medidas de los planes quinquenales que se implementaron en una y otra presidencia.

Primer Plan Quinquenal Segundo Plan Quinquenal

Objetivos

Medidas adoptadas

b . Con el cuadro completo a la vista, describa con sus palabras las similitudes y diferencias entre
ambos planes.

c. ¿Qué posiciones asumieron el sector agrario y el industrial?

d . De acuerdo con la información que ha consultado: ¿Es posible afirmar que luego de una
etapa de expansión sobrevino un período de crisis? ¿Qué datos le permiten llegar a esa
conclusión?
49

Actividad 22

a) Observe detenidamente las imágenes y sus epígrafes de las fuentes que se presentan a
continuación:
50
51

A partir de las imágenes observadas, escriba su interpretación sobre las ideas que esas imágenes
buscaban transmitir.

Para ello tenga en cuenta los siguientes conceptos:


• El Estado benefactor.
• Justicia social.
• Derechos sociales.
52

La antesala del golpe de Estado

En junio de 1955 el conflicto con la Iglesia llegó a su punto máximo. La Iglesia promovía la participación política de
los católicos en un partido demócrata cristiano, siguiendo la tendencia que se estaba desarrollando en otros
países del mundo occidental. En un contexto signado por la Guerra Fría, este tipo de partidos era alentado por
EE.UU y el Vaticano, como un modo de frenar un posible avance del comunismo. Perón veía esta acción como una
estrategia que la Iglesia utilizaba para apartar a sus feligreses del peronismo.
En el marco de esas tensiones, el gobierno tomó una serie de medidas como la derogación de la obligatoriedad de
enseñanza religiosa en las escuelas, la legalización del divorcio y de la prostitución, que llevaron al conflicto con la
Iglesia a uno de los puntos más álgidos.
Por su parte, los sectores y partidos políticos opositores encontraron en la Iglesia un espacio en donde aglutinarse
para fortalecer, unificar y expresar su descontento político. Así fue como en ocasión de la celebración de Corpus
Christi, en junio de 1955, tuvo lugar en Buenos Aires una manifestación opositora que fue multitudinaria.

El 16 de junio, la Marina se alzó contra el gobierno, bombardeando la Plaza de Mayo y ametrallando civiles que se
habían convocado a manifestar a favor del gobierno. Como respuesta, un grupo de peronistas quemó algunas
iglesias del centro de la ciudad de Buenos Aires. Luego de estos acontecimientos Perón llamó a la prudencia e
hizo un llamado a la reconciliación nacional. Pero las posiciones se habían extremado. En septiembre, emprendió
acciones el movimiento militar que terminaría derrocando a Perón mediante un golpe de Estado.

A modo de síntesis

En esta Unidad hemos desarrollado la historia argentina durante los gobiernos peronistas. En este período se
produjeron cambios muy profundos ya que con el peronismo en el poder se modificó la relación entre el Estado y
la sociedad. Esto produjo un impacto muy fuerte en la política argentina y sus consecuencias, se extendieron
durante las décadas siguientes al derrocamiento de Perón en 1955.
La movilización de los trabajadores, la ampliación de la participación política, los beneficios sociales a través de
una política activa por parte del Estado, transformaron las expectativas de los sectores sociales que hasta
entonces habían sido excluidos. Se ampliaba la participación política de la sociedad pero también ésta se apoyaba
en el adoctrinamiento.
La sociedad se dividió a partir de su adhesión o rechazo al peronismo. Para algunos sectores fueron los años
dorados ya que los trabajadores se vieron reconocidos y dignificados. Para otros, fue una etapa oscura y
autoritaria que había cambiado peligrosamente las reglas de la política en la sociedad argentina.
53

Actividad integradora de la Unidad 3:

1. Marque con X las opciones correctas:

Durante el período de ascenso del Peronismo los sectores a favor fueron:

- La Sociedad Rural Argentina

- El Partido Socialista

- La Iglesia católica

- La pequeña burguesía industrial

- La clase alta porteña

- La clase trabajadora

- El Grupo de Oficiales Unidos (GOU)

- La Unión Democrática

2. Indique y/o complete en las siguientes afirmaciones las características que definen al Estado populista:

a. El Estado regula la economía: _________________


b. El Estado aumenta la participación de los asalariados: ______________
c. El desarrollo industrial es sostenido por la transferencia de recursos del………..........
d. En los conflictos entre las clases sociales el Estado actúa como……………….

3. Los Planes Quniquenales:

Identifique las siguientes características, según correspondan al Primer o al Segundo Plan quinquenal:

Ajuste - Nacionalización de servicios públicos - Acuerdos con inversores extranjeros -

Aumento del consumo - Estímulo a la industria liviana - Opción por la agroexportación -

Disminución del consumo

4. A cada uno de los conceptos que se enumeran en el primer listado, le corresponde una de las
características del segundo listado. Relacione cada concepto con una característica colocando el número que
le corresponde a cada una:
54

Conceptos:

1. Democracia de masas
2. adoctrinamiento
3. justicia social
4. Estado interventor
5. Estado Benefactor

Características:

Búsqueda de total adhesión al régimen peronista

Regulación de la economía

Participación masiva de la clase trabajadora en la política

Gran inversión en el gasto social

Distribución de la riqueza
55

Unidad 4: Auge y caída del Estado benefactor en el mundo bipolar


En esta Unidad desarrollaremos los procesos más significativos que se produjeron en la historia
mundial en la segunda mitad del siglo XX. El estallido de la Segunda Guerra Mundial y las
consecuencias políticas que produjo ese enfrentamiento en el planeta dieron paso a una nueva
etapa: la Guerra Fría. Ese conflicto condicionó la política internacional y se manifestó en distintos
lugares del mundo. De manera directa o indirecta todas las naciones se vieron afectadas. Asimismo,
en el mundo capitalista se produjo en las primeras décadas (los '50 y '60) una fuerte expansión
económica. A comienzos de los años setenta el crecimiento de la economía se detuvo y se produjo
una nueva crisis de alcance mundial.
Tanto en el período de expansión como en el de depresión económica, las formas de organización
del trabajo, el papel del Estado y las pautas sociales y culturales se vieron profundamente
transformadas.

4.1. El escenario político y económico de la segunda posguerra

Los primeros cinco años de la década de 1940 estuvieron signados por uno de los más terribles
episodios bélicos de la historia: la Segunda Guerra Mundial. Las pérdidas humanas ascendieron a 55
millones de muertos, 35 millones de heridos y 3 millones de desaparecidos. En 1945 el triunfo de
los aliados señaló el fin de la contienda, así como el inicio de un equilibrio inestable de la política
mundial denominado “La Guerra Fría”.
Poco tiempo antes de finalizar la guerra se reunieron en la ciudad de Yalta, en la Unión de las
Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), los líderes de las tres mayores potencias aliadas: Josef
Stalin por la URSS, Franklin Roosevelt por Estados Unidos (EEUU) y Winston Churchill por Gran
Bretaña. En esa conferencia se discutió el futuro de Europa y se sentaron las bases del “reparto del
mundo” una vez finalizado el conflicto armado.
Repasemos las principales características y acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial.

Las consecuencias políticas, económicas y sociales de la guerra

Desde los inicios de la Segunda Guerra Mundial y a través de distintas conferencias internacionales,
las potencias aliadas venían planificando cómo sería el orden mundial una vez terminada la
contienda.
En 1944, en la Conferencia de Bretton Woods -en la que se destacó el economista británico John
Maynard Keynes-, se decidió la creación del Fondo Monetario Internacional (FMI), y del Banco
Internacional para la Reconstrucción y el Desarrollo (Banco Mundial).
En febrero de 1945, en la Conferencia de Yalta (Crimea) los presidentes de la Unión Soviética
(Stalin), de los Estados Unidos (Roosevelt) y de Gran Bretaña (Churchill), acordaron que Alemania
fuera dividida en regiones controladas por los vencedores. Así es que en junio de 1945, en la
Conferencia de Postdam (Alemania) se concretó esa división en dos: Alemania Federal bajo el
régimen capitalista, y la República Democrática Alemana bajo el régimen comunista.
En abril de 1945, en la Conferencia de San Francisco (EE.UU), se decidió la creación de la
Organización de Naciones Unidas (ONU) cuyos objetivos eran el mantenimiento de la paz, la
autodeterminación de los pueblos y la defensa de los derechos de las personas. En 1948, la ONU
redactó la Declaración Universal de los Derechos Humanos.
56

Entre noviembre de 1945 y octubre de 1946 se lleva a cabo el juicio de Nürenberg (Alemania) para
el juzgamiento de los responsables de la guerra. Los jerarcas nazis fueron condenados a muerte.

Las consecuencias de la guerra fueron desoladoras: el hambre, ciudades totalmente destruidas, las
economías en ruinas con industrias y sistemas de comunicación arrasados. Murieron y
desaparecieron 55 millones de personas de los cuales más de la mitad eran civiles que no
combatieron. Las familias quedaron desmembradas y muchas personas que no murieron quedaron
mutiladas y con serias consecuencias psicológicas. El plan de exterminio de la población judía
europea implementado por el régimen nazi y la destrucción provocada por el lanzamiento de las
bombas atómicas en Japón son, sin duda, dos de los puntos más oscuros a los que llegó la
humanidad a lo largo de la historia.
Pero dentro de ese panorama devastador emergieron dos potencias que lucharon juntos para
derrotar al fascismo y nazismo y que poseían los mayores recursos económicos y militares. Ellas
eran Estados Unidos y la Unión Soviética, exponentes de dos formas opuestas de organización
política, económica y social que liderarían dos bloques enfrentados: el bloque Occidental capitalista
y el bloque Oriental socialista. El enfrentamiento no fue en el plano bélico (aunque sí provocó
conflictos armados puntuales) sino una competencia de influencias mundiales: cada potencia
buscaba aliarse con otros países militar y/o económicamente y cada una de estas conquistas era
una demostración de fuerzas hacia la otra potencia. Todo este proceso, que se extendió desde 1947
hasta 1991, se llamó “guerra fría”.
Otro proceso que también se dio dentro del marco de la “guerra fría”, fue la descolonización
mundial. El dominio de Europa sobre el mundo ya no era tal. Sus países priorizaban la
reconstrucción de sus propias ciudades antes que destinar esos recursos en los gastos que supone
mantener sus dominios en las colonias. Países como Gran Bretaña, Bélgica, Francia, Holanda y
Portugal perdieron sus colonias proveedoras de recursos económicos. La descolonización fue un
proceso que se dio paulatinamente y en algunos casos con enfrentamientos armados. Fue más
significativo a nivel político que a nivel económico y social, ya que varios Estados lograron
independizarse pero, en muchos casos, sus economías siguieron dependientes de las metrópolis.

Actividad 23
a. Describa la situación mundial que se planteó a partir de la finalización de la Segunda Guerra.
Tenga en cuenta los resultados de esa guerra, en especial quiénes fueron vencedores y
quiénes vencidos.

4.2. La guerra fría. La conformación de bloques político ideológicos

A partir de la finalización de la Segunda Guerra Mundial se abrió una nueva etapa en la historia
mundial que se extendió hasta la disolución de la Unión Soviética en 1991. A este período se lo
conoce como “la Guerra Fría”. El conflicto internacional principal fue entre la URSS y EEUU, que
representaban al comunismo y al capitalismo respectivamente. Al comunismo adherían Europa
oriental y parte de Asia y constituyeron el llamado “Bloque Oriental”. El capitalismo conformó el
“Bloque Occidental” con los países de Europa del oeste y de otros continentes, en especial en
América Latina. Así, Argentina pasó de estar bajo la hegemonía1 británica a la norteamericana.
57

1. Hegemonía: En las ciencias sociales, se refiere a la capacidad de un país -o de un grupo- para construir un
orden político y ejercer el poder siendo reconocido y aceptado por los otros sectores de la sociedad.

El conflicto entre ambos bloques ha sido llamado “La Guerra Fría”2 y marcó el rumbo del mundo en
esos años. Se llevó a cabo en planos tan diversos como la carrera armamentística, la rivalidad
tecnológica, la intervención en el Tercer Mundo y los acuerdos internacionales.

2 Guerra Fría: Se denomina así al período de la historia que se inicia partir del fin de la Segunda Guerra Mundial.
Desde entonces el mundo quedó dividido en dos grandes bloques, el capitalista y el comunista, liderados por Estados
Unidos y la Unión Soviética respectivamente que se disputaron la hegemonía sobre los demás países del mundo y
generaron múltiples conflictos y tensiones. El fin de la guerra fría se produjo con la crisis del socialismo en los países de
Europa oriental y la desintegración de la URSS.

El inicio: el reparto de Europa, los Acuerdos de Yalta y Postdam

Al finalizar la Segunda Guerra en 1945 el objetivo era mantener el equilibrio internacional y acordar
el reparto de la vencida Alemania entre las potencias triunfantes.
Por los acuerdos de Yalta y Postdam se llevó a cabo el reparto de Alemania en cuatro zonas entre
los países vencedores: Francia, Inglaterra, Estados Unidos y la Unión Soviética. Sin embargo, una
vez eliminado el Tercer Reich, comenzaron los conflictos entre ellos, ya que las potencias
occidentales deseaban establecer democracias liberales en las zonas ocupadas, mientras que la
URSS proponía el modelo soviético, así se instaló la desconfianza mutua. El problema se profundizó
cuando las tres áreas de Berlín que estaban en manos de los países de la zona occidental integraron
un bloque económico y crearon una única moneda, diferente de la región oriental alemana. Para la
Unión Soviética esto significó la ruptura del equilibrio, por eso bloqueó la ciudad de Berlín, que
estaba situada en su zona, no permitiendo su abastecimiento. Como respuesta los norteamericanos
establecieron un puente aéreo que posibilitó el abastecimiento de la ciudad.
Este fue el inicio de la Guerra Fría. El conflicto estalló en 1949, cuando Alemania quedó dividida en
dos Estados: La República Federal Alemana, bajo las potencias occidentales y la República
Democrática Alemana (RDA) bajo la influencia soviética. Berlín también quedó dividida en
occidental y oriental. En 1961, esta división de hecho, se convirtió en un muro, construido por
orden de la RDA convirtiéndose en el símbolo de la Guerra Fría.

El significado de la Guerra Fría. El por qué de su denominación

Se llamó Guerra Fría al conflicto comprendido entre el final de la segunda Guerra Mundial y el año
1991, que enfrentó a Estados Unidos y sus aliados (bloque occidental), representante del
capitalismo y de la democracia liberal con la Unión Soviética y sus aliados (bloque Oriental) como
representante del sistema socialista. Estados Unidos cuestionaba la falta de libertades del bloque
oriental, mientras que la URSS, defensora de la propiedad estatal de los medios de producción,
denunciaba las falsas promesas del capitalismo. Así surgía un mundo bipolar. Ambas potencias
expresaban concepciones políticas, económicas y culturales opuestas sobre cómo debían
organizarse las sociedades.
El objetivo de cada una fue consolidar su poderío a nivel internacional, asegurándose zonas de
influencia económica y militar, destinando enormes recursos a la industria armamentística, al
desarrollo científico y a la experimentación nuclear.
58

Por primera vez se utilizaría un término para simbolizar la división del mundo, la frontera ideológica
entre Europa occidental y oriental: “la cortina de hierro”.
El mundo entero quedó condicionado por este enfrentamiento, ya que la paz dependía de un frágil
equilibrio supeditado a la capacidad de destrucción de cada uno de los dos protagonistas.
Este conflicto se denominó “Guerra Fría” porque fue un período de gran tensión internacional, un
estado de amenaza mutua y de guerra latente que no estalló directamente entre los protagonistas.
No hubo un enfrentamiento abierto entre Estados Unidos y la Unión Soviética, sino que en diversas
oportunidades los conflictos se trasladaron a otros escenarios.
La Guerra Fría se propagó a nivel planetario, atravesó los países, entró en las ciudades, en sus
hogares y en sus escuela, instalándose en la vida cotidiana: era muy común en los años ’60 discutir
sobre los “peligros del comunismo”, recibir casi inconscientemente la penetración económica y
cultural norteamericana a través de las series televisivas, las películas y las multinacionales, estar
atentos a la carrera espacial o seguir con gran interés la marcha de los conflictos internacionales,
especialmente la Guerra de Vietnam.

Las Fases de la Guerra Fría

La primera fase: Se desarrolló entre 1945 y 1953 y fue un enfrentamiento abierto con dos picos de
tensión: la crisis de Berlín (1947) y la Guerra de Corea (1950-1953)
La segunda fase: Se inició con la muerte de Stalin en 1953 y la llegada a la presidencia de los
Estados Unidos de Dwight Eisenhower, hasta 1980. Fue una etapa de relativa calma –coexistencia
pacífica- con dos conflictos importantes: La Crisis de los Misiles en Cuba y la Guerra de Vietnam.
La tercera fase: Se inició en 1980, con la llegada de Ronald Reagan a la presidencia de los Estados
Unidos, y se extendió hasta la caída del Muro de Berlín, en 1989 y la disolución de la Unión de las
Repúblicas Socialistas Soviéticas, en 1991. En esta etapa, Reagan sostuvo un discurso que justificó el
aumento de los gastos militares sostenido en el presunto aumento de la amenaza soviética.

Las estrategias de la Guerra Fría

El enfrentamiento entre el bloque occidental y oriental se manifestó en la competencia económica


y militar, el desarrollo científico, la carrera espacial y las actividades de espionaje.
En el plano económico, en 1947 durante la presidencia de Harry Truman, Estados Unidos lanzó el
Plan Marshall, de reconstrucción de las economías europeas devastadas durante la Segunda
Guerra Mundial. El espíritu del plan estaba ligado a la idea de que la paz sólo podría mantenerse, si
los países gozaban de una economía saludable y si se mantenía la vigencia de gobiernos
democráticos.
El Plan Marshall consistió en el aporte de capitales norteamericanos en forma de préstamos -13 mil
millones de dólares- a los países del occidente europeo. Los resultados fueron satisfactorios porque
Europa logró aumentar su producción y su PBI.
Sobre la base de la reconstrucción económica europea surgían dos objetivos fundamentales para el
Plan Marshall. Uno era el económico, que buscaba lograr un crecimiento de los mercados para
colocar los productos norteamericanos. Para eso necesitaba una Europa solvente.
El otro objetivo era ideológico, buscaba frenar el avance comunista en Europa, basándose en la idea
de que el comunismo no penetraría en países económicamente fuertes, y sí lo haría en países
debilitados.
Por eso la ayuda norteamericana también se extendió a otros países fuera de Europa como Israel,
Vietnam y Japón. En este último caso, era muy claro que Estados Unidos necesitaba un aliado
59

capitalista en el Pacífico, ya que China atravesaba su revolución socialista, y otros países del
Pacífico como Vietnam y Corea, estaban camino a eso.
A causa de la competencia con la Unión Soviética, Estados Unidos mostraba el mejor rostro del
capitalismo, prometiendo bienestar para todos, destinando grandes sumas al desarrollo social y
económico, procurando lograr las condiciones para la reproducción del sistema capitalista.
Los países comunistas, por su parte armaron el COMECON, Consejo de Asistencia Económica
Mutua.

En otro aspecto de la competencia, el bloque occidental (Estados Unidos y Europa occidental)


firmó en 1949 una alianza militar, el Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Por su lado, en 1955, los
países del bloque oriental firmaron el Pacto de Varsovia. La órbita soviética se extendió, a la
República Democrática Alemana, Polonia, Hungría, Bulgaria, Checoslovaquia y Rumania. Estos
fueron países satélites de la URSS. Yugoslavia mantuvo un régimen socialista, pero en una posición
de autonomía frente al régimen soviético.
Ambas potencias vivían enfrentadas en una competencia permanente por el prestigio y el poder:
se procedía a la creación de la bomba de hidrógeno y a otras armas de destrucción masiva, como
misiles y submarinos nucleares.
Las estrategias de enfrentamiento también se expresaban en los avances científicos y
tecnológicos: los soviéticos enviaron por primera vez un satélite a la luna: el Sputnik. En 1957
lanzaron al espacio a la perra Laika y en 1961 por primera vez un ser humano, Yuri Gagarin, haría
un vuelo espacial. Los norteamericanos crearon la NASA y con la nave Apolo XI, llegaron a la luna
en 1969.

La Descolonización

La descolonización fue el fenómeno que afectó a la mitad de la población mundial y de la superficie


del planeta por el cual se derrumbaron grandes imperios como el británico y el francés. Antes de la
Segunda Guerra, y por concesión de Inglaterra, ya se habían independizado, Canadá, Nueva
Zelandia, Australia y Sudáfrica, que formaron la comunidad del Commonwealth.
Por diversas cuestiones, como por ejemplo que algunas colonias de Asia y África habían sido campo
de batalla durante la Segunda Guerra, o porque resultaba muy oneroso mantener estos territorios
coloniales obtenidos a partir de 1870, comenzó el proceso de la independencia.
La descolonización fue pacífica en la India, Birmania, Ceilán, Indonesia, Costa de Oro, Rodhesia,
Marruecos, Túnez, Madagascar, Mozambique, Cabo Verde, Angola, Kenia, El Congo Belga (Zaire),
Tanganica.
En cambio los procesos fueron violentos en Indochina y Argelia.
En la India, primer proceso de descolonización, el movimiento fue conducido por Gandhi por
medio de la doctrina de la no violencia que consistía en una “resistencia pacífica” basada en
huelgas de hambre, boicots a las elecciones, incumplimiento de normas impuestas por los
británicos, etc. El triunfo del partido laborista en Gran Bretaña y el acuerdo entre los dirigentes del
partido del Congreso en la India –Gandhi y Nehru- con representantes de la liga musulmana fueron
factores que posibilitaron el retiro de las fuerzas británicas en 1947. Posteriormente se produjo una
ruptura entre hindúes y musulmanes que provocaron la división del territorio en dos: La Unión
India (hindúes) y Pakistán (mayoría musulmana). Como Gandhi se había opuesto a esta división, fue
asesinado por un nacionalista hindú en 1948.
60

En el sudeste asiático, Japón que ocupaba el norte de la Indochina desde 1940, comenzó la retirada
luego de la derrota en la Segunda Guerra Mundial. Francia, su antigua colonizadora, volvía para
tomar posesión pero se encontró con la resistencia de la República Democrática de Vietnam al
mando de Ho Chi Min, líder de la resistencia anticolonialista contra los franceses. En 1954, los
acuerdos de Ginebra pusieron fin a las pretensiones francesas en Indochina y se estableció la
división de la región en tres Estados: Laos, Camboya y Vietnam. A su vez, se estipulaba la partición
de Vietnam en dos zonas: Vietnam del Norte, bajo influencia comunista y Vietnam del Sur, bajo
protección de Estados Unidos. También se estableció la celebración de elecciones para el año 1956,
proceso que culminaría con la unificación de las dos zonas de Vietnam. Sin embargo, estos
acuerdos se rompieron cuando el gobierno del sur, sostenido por Estados Unidos (durante
presidencia de Eisenhower) se negó se niega a la realización de las elecciones por temor a un
posible triunfo del socialismo, como en el norte. Ese fue el detonante de la guerra civil que luego se
internacionalizaría, como guerra de Vietnam, con la intervención de Estado Unidos a partir de 1965.

En África la mayoría de los procesos fueron pacíficos a excepción de Argelia, donde los franceses se
negaron a conceder la independencia, lo que inició un cruento proceso de represión que duraría
hasta 1962, cuando el presidente francés Charles De Gaulle terminó por reconocer al nuevo Estado.

En el Medio Oriente, luego del proceso de descolonización, estallaron reiteradas guerras entre
Israel y diferentes países del mundo árabe: Palestina que estuvo administrada por Gran Bretaña,
terminó siendo dividida por la O.N.U. en dos Estados: uno hebreo y otro árabe. Así los hebreos
fundaron el Estado de Israel en 1948, enclavado en el corazón del mundo árabe. Este problema y la
existencia de petróleo en la región provocaron tensiones constantes en la zona.
En Egipto en 1956 Gamal Abdel Nasser decidió nacionalizar el canal de Suez, que había sido
explotado hasta ese momento por ingleses y franceses. Francia e Inglaterra, con ayuda de Israel
enviaron tropas y volvieron a tomar el canal. Los egipcios contaban con el apoyo de la U.R.S.S.
finalmente Estados Unidos y la Unión Soviética llegaron a un acuerdo provisorio: la retirada anglo-
francesa-israelí del canal.
En los procesos de descolonización resurgió el sentimiento nacionalista que llevaría a la
independencia y posteriormente a la formación de los países “no alineados” o del “Tercer Mundo”
frente al primer mundo, el bloque occidental y al segundo, formado por el bloque soviético.
En 1955 se celebró la Conferencia de Bandung y en 1961, la conferencia de Belgrado. En estas, los
países recientemente independizados postularon la necesidad de agruparse para lograr cierto peso
en el concierto internacional intentando instalar la tendencia al anticolonialismo y la independencia
económica frente a los bloques del mundo bipolar. Planteaban el fin de la discriminación, la
admisión en la ONU, la necesidad de industrializarse como un camino para el desarrollo, ya que la
instalación de las empresas multinacionales parecía ser la nueva forma de penetración.

Escenarios y conflictos de la Guerra Fría

A pesar de la creación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), organismo que se ocuparía
de velar por la paz en el mundo, no se pudo evitar el desenlace de guerras locales en distintas
partes del mundo. Como ya se ha expresado, no hubo un enfrentamiento directo entre Estados
Unidos y la Unión Soviética, sino que los conflictos se trasladaron a terceros países, ubicados
generalmente en la periferia. Por otra parte la Guerra Fría se instaló a nivel planetario ya que todos
los continentes fueron escenarios de esta guerra.
61

El Lejano Oriente

En 1949 se produjo la revolución china que instaló la República Popular con las fuerzas comunistas
de Mao Tse Tung. El gobierno nacionalista muy debilitado terminó refugiándose en Taiwán (Isla de
Formosa).
La China Popular intentó construir un modelo económico y político al modo soviético, hasta 1965.
A partir de entonces, China comenzó a diferenciarse de la Unión Soviética, se acercó a los Estados
Unidos en los tiempos de Richard Nixon y mantuvo relaciones estrechas con los países no
alineados. La Unión Soviética, por su parte, acusó a China de traicionar al comunismo y de
favorecer al bloque occidental.

Después de la Segunda Guerra Mundial, Corea quedó dividida , por acción de Estados Unidos y de la
U.R.S.S. por una línea arbitraria –el paralelo 38-. Corea se convertiría en el primer choque frontal
entre las dos potencias, entre 1950 y 1953. En 1950 el ejército norcoreano inició la invasión a
Corea del Sur, que estaba bajo la órbita norteamericana y de la ONU. La intervención de la Unión
Soviética y de China comunista en apoyo de Corea del norte internacionalizó el conflicto e hizo
temer una nueva guerra mundial. La intervención del general norteamericano, Mac Arthur produjo
el rechazo de las tropas norcoreanas y las hizo retroceder hasta la frontera con China. China decidió
apoyar a Corea del Norte, pero ante la posibilidad de una nueva guerra mundial, las potencias
aceptaron congelar el conflicto y mantener la división de Corea en el paralelo 38, como dos estados
separados.

La guerra de Vietnam

Este conflicto tiene una larga historia ya que su origen se encuentra en los tiempos del
colonialismo, pero la guerra de Vietnam se inició con la intervención de los Estados Unidos.
En 1960 se había formado el Frente de Liberación Nacional -guerrilla conocida como el Vietcong-
apoyada por Vietnam del Norte, de tendencia socialista. En 1961 Kennedy inició la ayuda militar a
Vietnam del sur por temor al avance del norte. En 1965 durante la presidencia de Johnson en
Estados Unidos, se produjo el primer desembarco de marines.
Entre 1965 y 1968 el Vietcong, se fortaleció cada vez más. La guerra creció en volumen e
intensidad con los bombardeos masivos y las armas químicas. Luego de las derrotas
norteamericanas, el presidente Johnson abdicó y Nixon llegó a la presidencia con un propósito de
paz que no duraría por mucho tiempo.
En 1971 Rusia accede al pedido del secretario del partido norvietnamita, de invadir Vietnam del sur.
Consumado el hecho, Estados Unidos bombardeó Vietnam del norte.
En 1973 cesaron los ataques de los norteamericanos, quienes se retiraron derrotados. Se firmaron
los acuerdos de paz. La guerra continuó internamente hasta 1975.
Estados Unidos se fue derrotado sin conseguir sus objetivos políticos ni ideológicos.

América Latina no escapó a la influencia de la Guerra Fría, siendo uno de los principales escenarios.
En 1959, se produjo la Revolución cubana en la cual Fidel Casto, Ernesto Guevara y Camilo
Cienfuegos lograron sacar del poder al dictador Batista. En 1962, Cuba pronunció el carácter
socialista de su revolución. En ese mismo año los norteamericanos, durante la presidencia de
Kennedy, descubrieron la existencia de misiles soviéticos que estaban instalados en Cuba,
apuntando hacia el territorio norteamericano. Para Nikita Kruschev -secretario general del partido
comunista de la URSS- esto disuadiría a Estados Unidos de atacar Cuba para derrocar a Fidel
62

Castro. Por otro lado, con la amenaza de los cohetes soviéticos se mantenía el equilibrio de fuerzas.
La situación de amenaza y de tensión internacional se mantuvo durante trece días, hasta que se
aceptó retirar los misiles soviéticos en Cuba a cambio del compromiso norteamericano de no atacar
Cuba y de retirar sus misiles, que estaban apostados en Turquía apuntando a la Unión Soviética.

Estados Unidos, internamente experimentó la Guerra Fría en su propio país cuando por impulso del
senador Joseph Mc Carthy, fueron perseguidos todos aquellos considerados sospechosos de
ideología comunistas, produciéndose una verdadera caza de brujas.

Medio Oriente
Como ya se ha expresado en Medio Oriente se produjeron varias guerras desde la creación del
Estado de Israel (1948).
La Guerra de los Seis Días se produjo en 1967 entre Israel y una coalición de países árabes liderada
por Egipto, que fue vencida por Israel. En 1973 se desencadenó la guerra de Yon Kippur en la cual
Israel volvió a vencer a Egipto y Siria. En estos conflictos Estados Unidos apoyaba al Estado hebreo y
La Unión soviética a los países árabes.

El Bloque soviético

Luego de la muerte de Stalin, accedió al poder Nikita Kruschev. Este comenzó con un proceso de
desestalinización que consistió, entre otras cosas, en una dura crítica a la política represora de su
antecesor. Esto fue tomado como una tendencia a cierta liberalización dentro del régimen y por
eso estallaron alzamientos en algunos de los países satélites de la URSS, como en Polonia y en
Hungría en 1956, que fueron duramente sofocados por los ejércitos soviéticos. Así se ponían de
manifiesto los límites de la apertura de Kruschev.
Los principales problemas de la Unión Soviética estribaban en que el consumo no llegaba a cubrir
las necesidades de la población frente a una excesiva inversión en el gasto militar. En 1964,
Kruschev fue destituido al fracasar la política de coexistencia pacífica.
En 1964, Breznev llegó al gobierno, anunciando su doctrina de política exterior por la cual la URSS
podía intervenir en la política interna de cualquier país del bloque comunista si consideraba que el
comunismo corría peligro. Ejemplo de esto fue la “Primavera de Praga” (1969), donde el secretario
general del P.C. Alexander Dubcek, había intentado una cierta apertura democrática, por medio de
la libertad de prensa y la legalización de diversos partidos políticos. Como respuesta fue aplastado
por las tropas del Pacto de Varsovia y derrocado.
En este período comenzaron a destacarse a nivel internacional algunos desencantados del régimen
comunista, escritores o científicos que colaboraron en la pérdida de popularidad del régimen en el
exterior al relatar los horrores de los campos de concentración de Siberia.
En la década del ‘80 la sociedad soviética no podía disimular su debilidad económica, que se
traducía en la retracción de la industria y la agricultura, el atraso tecnológico, el desabastecimiento
de productos alimenticios y un deterioro en la calidad de vida.
En 1985 Mijail Gorbachov lanzó dos medidas: la Perestroika y la Glasnost.
La primera significaba reestructuración y apuntaba al paso de una economía de Estado a una
economía de mercado, es decir a una economía capitalista. La Glasnost, consistía en una apertura
política y social. Democratizar la sociedad por medio de la libertad de expresión y reanimar la vida
cultural.
La implementación de estas medidas provocaron un acercamiento a su gran oponente: Estados
Unidos. A su vez, al debilitarse el comunismo, se hicieron más frágiles los lazos entre las repúblicas.
63

Por eso, a partir de 1990 comenzó un proceso de independencia de algunas de las repúblicas
soviéticas. En 1991, Gorbachov renunció y Boris Yeltsin -presidente del parlamento- eliminó el
Estado comunista. Convocó a elecciones e inició la apertura al capitalismo. Para entonces ya había
caído el mayor símbolo de la Guerra Fría: el muro de Berlín. En 1991 dejaba de existir la Unión
Soviética.
El socialismo entró en decadencia y en la mayoría de los países que habían sido socialistas, se
terminó imponiendo el capitalismo.
Esto significó la desaparición del mundo bipolar. El mundo donde existía el delicado equilibrio entre
el bloque capitalista y el bloque comunista, llegaba a su fin.

Actividad 24

a. Identifique las estrategias que desarrollaron las potencias enfrentadas en la Guerra Fría.
Señale las políticas que cada una implementó, así como los organismos que crearon en el
marco de ese enfrentamiento.
b. ¿Por qué se ha usado la denominación “Guerra Fría” para referirse este período?

La expansión y la crisis del capitalismo.

El período histórico que abarcó desde 1945 hasta 1973 estuvo caracterizado por la expansión
económica. El sistema capitalista ingresó en una etapa de crecimiento espectacular y difusión de
una era de bienestar. Por tal motivo se habla de “los años dorados”.
En 1973, se produjo una crisis capitalista que dio paso a una era marcada por el fin de aquel
crecimiento, junto con transformaciones económicas y científico-tecnológicas sin precedentes.

Economía, Estado y sociedad en el mundo occidental en los años de la Guerra Fría

Los años dorados (1945-1973)

Como venimos señalando en esta Unidad, después de la Segunda Guerra Mundial se buscaron
opciones más benévolas con los países derrotados y fue creada la Organización de las Naciones
Unidas, a fin de mantener una pacífica convivencia internacional. Para enfrentar los desafíos de la
posguerra, había que crear una economía mundial más saludable y evitar condiciones similares a las
que habían incubado la guerra.
En 1947 Estados Unidos, cuya economía continuaba en ascenso, procuró darle una inyección de
vida a las devastadas economías europeas mediante la aplicación del Plan Marshall, el cual además
tenía como fines favorecer la expansión de la economía norteamericana y evitar el avance del
comunismo en Europa.

El crecimiento de las economías capitalistas y la intervención estatal

En la reconstrucción de las economías, los Estados tuvieron un papel fundamental por su


intervención en las cuestiones económicas y en el desarrollo social. Esto se manifestó tanto en el
establecimiento de condiciones económicas favorables –contención de la inflación, canalización del
ahorro hacia los sectores industriales, nacionalización de empresas, economía mixta (unión del
capitales del Estado y de particulares), como por el apoyo sistemático a la educación.
64

En Estados Unidos se produjo una estrecha relación entre el Estado, el sector científico y las
empresas. En plena guerra Fría, los Estados Unidos y la Unión Soviética vivían enfrentados en una
competencia permanente que se manifestaba, entre otras cosas, en los avances científicos y
tecnológicos. Los ejemplos más notorios fueron la competencia en la industria armamentística y
por la carrera espacial.
En cuanto a la forma de producción, continuó el fordismo con aplicación del conocimiento científico
asociado a la generalización del consumo.
A partir de los años 50 y 60 fue el auge de las empresas multinacionales con sus casas matrices en
un país determinado y sus filiales –horizonte de inversiones y beneficios- en otros países.
Las dos grandes ramas industriales que tuvieron mayores avances fueron la electrónica, con el
desarrollo de los transistores y la televisión, y la química. En esta se utilizaron nuevos materiales
como el plástico, el caucho sintético y las fibras sintéticas, que sustituyeron a la madera y a los
metales. Se produjo un extraordinario desarrollo de la industria farmacéutica, sobre todo con los
antibióticos. Y también, la petroquímica que permitió la producción a gran escala de pesticidas y
fertilizantes.
Este gran crecimiento tuvo un motor que fue la abundancia de energía a bajo precio. La
disponibilidad de combustible barato favoreció la expansión de la industria automotriz. Por eso
también se extendió la red de transportes y comunicaciones: automóviles y camiones, autopistas y
nuevas carreteras y aviación comercial. Esto también tuvo un impacto positivo sobre la industria del
turismo.
En este período comenzó el desarrollo de las obras hidroeléctricas y las usinas nucleares.

El Estado de Bienestar

En Europa los Estados tuvieron un rol protagónico. Se caracterizaron por desarrollar políticas
interventoras en lo económico y benefactoras en lo social. Este tipo de Estado fue conocido como
Estado de Bienestar (Estado Keynesiano) o Welfare State. Bajo esta denominación se hacía
referencia al conjunto de beneficios sociales para toda la población. El partido laborista expresaba:
una protección “desde la cuna hasta la tumba”. El objetivo era combatir los cinco males de la
humanidad: la indigencia, la enfermedad, la ignorancia, las malas condiciones de vivienda y
ambiente y la desocupación. Fue así que se desarrolló un amplio programa de nacionalización de
empresas, obras públicas, creación de nuevas fuentes de trabajo, tendencia al pleno empleo,
sistemas de seguridad social, seguros de desempleo, ayuda social directa para los indigentes,
créditos a largo plazo, bajas tasas de interés para la construcción de viviendas populares y sistemas
de jubilación y pensiones, gran inversión en el gasto social -en salud, vivienda, educación.

Transformaciones sociales

Se produjo un boom demográfico gracias a los avances en medicina e industria farmacéutica. Este
crecimiento tuvo un tope en la década del ’60 cuando la mujer se incorporó al mercado laboral y se
extendió el uso de los anticonceptivos. Lo que provocó importantes transformaciones en la familia
tradicional.
La humanidad tendió a ser netamente urbana. Los factores que expulsaron a la población del
ámbito rural fueron: el uso intensivo de maquinarias en el campo y la demanda de mano de obra en
las industrias y en el sector terciario en las ciudades. Las nuevas oportunidades sociales y culturales
también fueron un foco de atracción para los migrantes internos. Estas transformaciones se dieron
a nivel mundial. En América Latina la concentración urbana fue explosiva.
65

La sociedad de consumo

El crecimiento de la producción y el aumento de los salarios favorecieron el aumento de la


capacidad de consumo de la población. Las necesidades básicas quedaron cubiertas gracias al
Estado de Bienestar. Por eso se volvió posible el consumo de bienes que hasta ese momento
habían sido inaccesibles y superfluos.
Los productores procuraron incentivar el deseo de consumir. Algunos de los mecanismos fueron la
competencia de precios, la venta a crédito, los supermercados, la abundante oferta de productos
para jóvenes y niños, la sucesión planificada de modas.
Todo este proceso estuvo acompañado de un desarrollo vertiginoso de la publicidad, enfatizada en
la “novedad”y el “use y tire”. Esto llevó a incorporar la idea de obsolescencia programada, es decir
fabricar productos que tuvieran una duración limitada, para que fueran reemplazados por nuevos
modelos.
Estas pautas de consumo tuvieron su máximo modelo en la sociedad norteamericana.

Actividad 25

a. Mencione los objetivos del Plan Marshall y quienes fueron sus beneficiarios.
b. Para pensar: ¿es posible considerar la implementación de dicho Plan con el desarrollo de los “años
dorados”?

Actividad 26

a. Identifique en el texto los siguientes conceptos asociados a los “años dorados”?


Economía mixta – Pleno empleo – Difusión del fordismo – Estado de bienestar- sociedad de
consumo.
b. Mencione las relaciones que encuentra de dichos conceptos entre sí.

4.3. La crisis capitalista de 1973 y la caída del Estado de bienestar

Al analizar el período transcurrido entre 1973 y 1991, el historiador Eric Hobsbawm escribió:

“La historia de los veinte años que siguieron a 1973 es la historia de un mundo que perdió el rumbo
y se deslizó hacia la inestabilidad y la crisis. Sin embargo, hasta la década de los ochenta no se vio
con claridad hasta qué punto estaban minados los cimientos de la edad de oro. Hasta que una parte
del mundo - la Unión Soviética y la Europa oriental del “socialismo real”- se colapsó por completo,
no se percibió la naturaleza mundial de la crisis, ni se admitió su existencia en las regiones
desarrolladas no comunistas”.

El revés del crecimiento: la crisis del petróleo y sus consecuencias

A partir de 1973 los cambios fueron drásticos: el apoyo de Estados Unidos a Israel en la guerra de
Yom Kippur desencadenó en ese año la crisis del petróleo. Ésta se manifestó en la baja de
producción y en el aumento repentino del precio del petróleo por parte de la Organización de
Países Exportadores de Petróleo (OPEP), lo que provocó inflación y obligó a la búsqueda de nuevas
66

fuentes de energía. A su vez el sistema monetario internacional colapsó cuando Estados Unidos
abandonó la convertibilidad del dólar al oro.
Todo lo positivo de la etapa anterior (1945-1973) se desmoronó: se abandonaron las ideas
keynesianas (sobre las que se apoyaba el Estado de bienestar) y fueron reemplazadas por otras,
que sostenían que el Estado se había extralimitado en sus inversiones sociales y económicas. Así
surgió el neoliberalismo que se caracterizó por la implementación de planes de ajuste para
contener la inflación, la reducción del Estado y las privatizaciones, el apoyo del Estado a los grupos
económicos concentrados y financieros y la liberalización de los mercados que se vio favorecida por
la inversión de petrodólares en el circuito financiero. Este mercado, libre y globalizado, escapó a las
regulaciones nacionales y se benefició por las telecomunicaciones y la instalación de bancos y sus
filiales por todo el mundo. Parte de esta política fue el cierre de empresas consideradas
ineficientes y la pérdida de puestos de trabajo.
Los principales artífices de estas políticas fueron el presidente norteamericano Ronald Reagan y la
primera ministro de Gran Bretaña, Margaret Thatcher.
Otras transformaciones posteriores a 1970 fueron las de la tecnología de la información, como por
ejemplo la microelectrónica, los chips, las computadoras personales, los equipos de sonido y video,
los satélites de comunicaciones y los relojes digitales.
En cuanto a las pautas de producción el toyotismo reemplazó al fordismo. El toyotismo es un
método posfordista asociado a la industria automotriz japonesa. Con una adaptación más rápida a
las variaciones de la demanda, generalización de los medios automáticos y dispositivos electrónicos
que tendieron a sustituir al trabajo humano.
A nivel mundial se produjo un ascenso económico de los países del sudeste asiático y una nueva
división internacional del trabajo en la cual la posesión de recursos naturales o de industrias de baja
eficiencia no permitía competir adecuadamente en el mercado.
La consecuencia social más importante de la crisis económica de la década de 1970 fue la
problemática del empleo: se produjo un aumento sustancial de la tasa de desocupación y una
precarización de las relaciones laborales.
El contrato de trabajo por tiempo indeterminado, que suponía estabilidad en el empleo, comenzó
a perder terreno frente a otras formas: contratos precarios, jornada parcial, pago según
productividad, etc. La degradación del trabajo asalariado tuvo un enorme impacto en la estructura
social de los países industriales. El carácter integrador del trabajo perdió importancia y crecieron las
situaciones de vulnerabilidad y exclusión.
Como hemos señalado, en la década del ‘80 con las reformas de Mikhail Gorbachov –Perestroika y
Glasnost- el mundo cambió definitivamente: cayó el Muro de Berlín y se desintegró la Unión
Soviética. Finalizó el equilibrio bipolar, el comunismo entró en crisis y el capitalismo se expandió y
se impuso en aquellos países que habían sido socialistas. Esto contribuyó al fenómeno de la
globalización, cuyas características fundamentales fueron un capitalismo neoliberal, con
predominio de la concentración y escasa libre competencia, reducción del Estado y triunfo del
capital especulativo sobre el capital productivo.

Actividad 27
a. Realice un punteo de los cambios más significativos del período respecto de:
- Las transformaciones económicas y las consecuencias sociales
- Los cambios políticos e ideológicos
b. Para pensar: ¿qué consecuencias produjo en el mundo el fin de la Guerra Fría?

A modo de síntesis
67

En esta Unidad hemos desarrollado los procesos históricos más importantes de la segunda mitad
del siglo XX. En el transcurso de esas décadas el mundo se vio afectado por un conflicto que se
desarrolló de diversos modos en distintos lugares del planeta. Capitalismo y comunismo, el Bloque
Occidental y el Bloque Oriental, eran modos de plantear la división en el mundo. Sobre el planeta
existía la amenaza de la destrucción total. Más allá de la voluntad real que tuvieran las potencias de
llevar el enfrentamiento hasta sus últimas consecuencias, la política mundial estuvo condicionada
por esa posibilidad. Con el pretexto de la amenaza de ese enfrentamiento, los EEUU y la URSS
ejercieron un fuerte control ideológico dentro de sus áreas de influencia. En el caso del bloque
occidental, la amenaza del comunismo sirvió para reprimir las protestas y todo intento de producir
cambios dentro de las sociedades.
El conflicto terminó con la disolución de la URSS, en 1991. Este hecho ubicó a los EEUU como la
principal potencia militar. Desde entonces se abrió un nuevo escenario en el que todos nos
encontramos involucrados.
En el plano económico, si bien la expansión económica y el Estado benefactor no erradicaron el
hambre en el mundo, aseguraron mejores condiciones de vida y un reparto más equitativo de la
riqueza para vastos sectores de la población mundial. La crisis capitalista que se extendió a partir de
1973 fue transformando esas condiciones. La seguridad de tener un empleo, el respaldo del Estado
a la población a través de las políticas sociales, dejaron de ser parte de la vida cotidiana de la gente.

Actividad de Integración de la Unidad 4


1- Complete la información, según corresponda a los bloques antagónicos de la Guerra Fría:

Bloque occidental:
 Potencia hegemónica:
 Sistema económico:
 Postura ideológica:
 Alianza militar:
Bloque oriental:
 Potencia hegemónica:
 Sistema económico:
 Alianza militar:
 Alianza económica:

2. Distinga en el siguiente listado los acontecimientos y procesos que:

a- se desarrollaron en los primeros años de la Guerra Fría


b- se desarrollaron en el período final de la Guerra Fría
c- se vincularon con la crisis mundial de 1973
68

División de Alemania - Caída del muro de Berlín - Perestroika y Glasnost - Guerra de Corea - Plan
Marshall - Guerra de Yon Kippur - Desintegración de la URSS -

3- Marque con una cruz las características que corresponden a cada período como se indica en el
ejemplo:

Característica “Años dorados” 1945-1973 Crisis del Petróleo 1973- 1990


Estado Benefactor X

Nacionalización de empresas

Tendencia al pleno empleo

Especulación financiera

Estado neoliberal

Créditos a largo plazo

Aumento del poder


adquisitivo

Privatización de empresas X
públicas
Gran inversión en el gasto
público
Venta a crédito

Ingreso de la mujer en el
mercado laboral
Economía mixta

Concentración de capitales y
escasa libre competencia
Sociedad de consumo

Cierre de empresas y pérdida


depuestos de trabajo
69

Avances en la medicina e
industria farmacéutica y
química
Toyotismo

Importante desarrollo de la
tecnología de la información
Concentración de grupos
económicos y financieros
Plan Marshall y predominio de
políticas keynesianas
Precarización laboral

Fordismo

Sistemas de seguridad social

Ayuda sociales
70

UNIDAD 5: Las luchas por la redefinición de la relación entre el Estado y


la sociedad argentina

Introducción

En esta Unidad analizaremos la historia argentina en la segunda mitad del siglo XX. En el plano
internacional, esos años estuvieron marcados por múltiples cambios que se produjeron a nivel
mundial. Como vimos en la Unidad anterior, se pasó de la expansión económica capitalista a una
etapa marcada por la crisis y la incertidumbre, de un mundo signado por el enfrentamiento de los
años de la Guerra Fría, al hundimiento del socialismo y la desintegración de la Unión Soviética. El
dinamismo que se experimentó en esta etapa, impactó también en la Argentina de modos diversos.
En nuestro país, el golpe de Estado que desplazó al gobierno peronista en 1955 produjo una marca
significativa en la historia política argentina. Como ya hemos estudiado, la interrupción de un
gobierno constitucional no era una práctica desconocida, era la tercera experiencia en veinticinco
años. Sin embargo, los efectos que provocó marcaron profundamente la historia de las décadas
siguientes. La posibilidad de construir un orden político estable se tornó imposible por largo
tiempos. Los gobiernos que se sucedieron a partir de 1955, cuando fueron golpes militares, llegaron
al poder por la fuerza; mientras que los gobiernos civiles tuvieron escasa legitimidad, ya que
alcanzaron el poder mediante elecciones en las que la fuerza política mayoritaria -el peronismo-
estaba proscripta .
Diversos sectores sociales y políticos sostenían que el peronismo había alterado el orden social y
económico. Por esa razón consideraron que debía ser apartado del escenario político electoral.
Durante el peronismo se había instalado un conjunto de políticas que originaron fuertes debates y
controversias entre los distintos sectores la sociedad. Estaba en discusión cuál era el rol que debía
cumplir el Estado. Por ejemplo, si debía liberarse la economía o sostenerse alguna dirección por
parte del Estado; si se ampliaba o se reducía el sector nacionalizado de la economía, si en el sector
de la educación se propiciaba la escolaridad oficial y laica o se delegaban fondos y funciones a
instituciones privadas.

5.1. lnestabilidad política y crisis de legitimidad. Desde la “Revolución Libertadora”


hasta la vuelta del peronismo

Como sostuvimos en la Unidad 3, el final del segundo gobierno de Perón estuvo marcado por un
enfrentamiento entre los sectores peronistas y los antiperonistas, que culminó el 16 de setiembre
de 1955. Ese día estalló el golpe militar que significó el fin del segundo mandato de Perón.
El objetivo central del gobierno de facto que tomó el poder en ese golpe de Estado, fue reordenar
la sociedad y la economía mediante la “desperonización”. Esta era una operación que no sólo
incluía medidas represivas hacia quienes manifestaran adhesión al peronismo, sino que también
expresaba una voluntad de cambio en la relación que se había desarrollado entre el Estado y la
sociedad durante la etapa peronista.
Las distintas fuerzas políticas también recibieron los efectos de ese clima confrontativo. La
antinomia peronismo-antiperonismo produjo divisiones y fracturas dentro de los diversos partidos
y agrupaciones, ya que surgían diferencias respecto al ciclo que había inaugurado la Revolución
Libertadora.

Veamos algunos de los primeros acontecimientos de este período.

El 16 de septiembre de 1955 se lanzó el golpe. El movimiento militar fue dirigido desde Córdoba por
el general Eduardo Lonardi. }inicialmente fue resistido por las fuerzas leales al gobierno de Perón,
pero el 19 de septiembre el general Lucero pidió por radio el cese de hostilidades y leyó una carta
71

en la que Perón propuso entregar el mando a una junta militar para iniciar las negociaciones con los
rebeldes. A su vez, en esos días el puerto de Mar del Plata fue bombardeado y se amenazaba con
hacer lo mismo con el de Buenos Aires.
Ante esta situación, el 23 de septiembre Perón se refugió en la embajada de Paraguay y desde allí
abandonó el país en un barco de bandera paraguaya.
Lonardi fue designado como presidente provisional y el almirante Isaac Rojas como vicepresidente.
El golpe contó con el apoyo de diversos sectores de la sociedad: la mayor parte de las Fuerzas
Armadas, la burguesía industrial y agraria, los partidos políticos opositores , gran parte de la clase
media y la Iglesia Católica.

“Ni vencedores ni vencidos”: el breve gobierno de Lonardi

El gobierno de Lonardi duró menos de dos meses, ya que había grandes disidencias dentro de las Fuerzas
Armadas con respecto al peronismo. Lonardi, que en su primer discurso sostuvo que no había ni vencedores
ni vencidos, estaba de acuerdo con finalizar con el poder personal de Perón, pero no con erradicar al
peronismo.
Por esa razón es que se negó a intervenir la CGT y a disolver el Partido Peronista, ya que pensaba negociar
para establecer acuerdos con algunos dirigentes y sectores del peronismo, incluso para ampliar el apoyo a la
"Revolución Libertadora".
Esta postura no era compartida por la mayoría de los que apoyaron el golpe quienes, por el contrario, no
estaban dispuestos a establecer acuerdos con el peronismo. La mayor oposición que encontró Lonardi
dentro de las Fuerzas Armadas se concentraba en la Marina, pero también en los sectores civiles que
reclamaban el total desmantelamiento del aparato estatal peronista e, incluso, de la legislación peronista,
especialmente de la legislación social. Finalmente Lonardi fue obligado a renunciar en noviembre de 1955.
En su lugar, asumió la presidencia el general Pedro Eugenio Aramburu.

Esa posición antiperonista estaba presente también en la Junta Consultiva Nacional, integrada por el
vicepresidente Rojas y por representantes de partidos opositores, como Nicolás Repetto y Alicia Moreau de
Justo (del socialismo), Oscar Alende y Miguel Zavala Ortíz (radicalismo), representantes de los conservadores
y la democracia cristina, entre otros.
La Junta que reemplazaba al Congreso recientemente disuelto, apoyó las primeras decisiones adoptadas por
el gobierno, aunque más tarde hubo diferencias entre los partidos políticos por el tipo de medidas represivas
que se aplicaron, como fusilamientos y persecuciones (tema sobre el que volveremos más adelante).

El gobierno de Aramburu

Durante el gobierno de Aramburu, se tomaron un conjunto de decisiones tendientes a desmantelar


las políticas interventoras-benefactoras implementadas durante los años peronistas.
Las decisiones más significativas que tomó el gobierno en materia económica fueron:

- suprimir los controles de cambio y la comercialización de las exportaciones con intervención del
Estado.
- aplicar fuertes devaluaciones que beneficiaban a burguesía agraria,
- congelar salarios y suprimir los subsidios al consumo de los sectores populares,
- mantener la política petrolera, aunque no incentivó las inversiones extranjeras,
- incorporar a la Argentina al Fondo Monetario Internacional (FMI) para contar con la posibilidad de
tener financiamiento externo.
72

Las consecuencias de esas decisiones beneficiaron al sector agropecuario y estancaron a la


industria, mientras la inflación se descontrolaba.
En el plano político:
- se decretó la vigencia de la Constitución Nacional de 1853 con las reformas de 1860, 1866 y 1898
excluyendo la de 1949, y se obligó a cumplirla siempre que la misma no estuviera en contra de los
fines y de la autoridad del gobierno provisional.
- se disolvió al Partido Peronista y se intervino la CGT.
- se decretó la inhabilitación de todos los dirigentes gremiales y políticos que hubieran tenido algún
tipo de participación en el gobierno peronista. Muchos fueron encarcelados.
- se suspendieron las convenciones colectivas de trabajo, por lo que los trabajadores no pudieron
negociar la mejora de salarios en un contexto económico de inflación que provocaba la pérdida del
poder adquisitivo.

Como reacción al conjunto de esas políticas, los trabajadores iniciaron diversas acciones de
resistencia. Desde la organización de actos breves e intempestivos en los que se cantaba la marcha
peronista y se arrojaban panfletos a favor de Perón, hasta la formación de los comandos de
resistencia peronista que se organizaron en diversos puntos del país. Los comandos eran grupos
que organizaban sabotajes y hacían estallar explosivos de fabricación casera (llamados “caños”) en
distintos lugares.
Un acontecimiento a destacar dentro de estas manifestaciones de resistencia fue la rebelión
armada peronista civil y militar del 9 de junio de 1956, que tuvo como centro el 7° Regimiento de
Infantería de La Plata y la guarnición de Campo de Mayo. El gobierno supo de la rebelión con
anticipación, por lo que fue aplastada en pocas horas. Se implementó la ley marcial y se condenó a
fusilamiento a los líderes de esa rebelión.
Si bien al principio los comandos de la resistencia no tenían una conexión entre sí, hubo un intento
de organización a partir del contacto que tuvo Perón con el ex diputado peronista John William
Cooke. Éste se transformó en el representante de Perón entre 1955 y 1959, liderando la resistencia
peronista, que fue creciendo y perfeccionándose.
Cooke sostenía que había que separarse de la “burocracia sindical”, que había crecido alrededor
del poder durante los años de las presidencias peronistas; había que crear una organización
revolucionaria que demostrara más eficiencia que esos movimientos de resistencia aislados. Para
esto mejoró la organización de los comandos existentes y los vinculó con los sindicatos.

La proscripción del peronismo originó una crisis dentro los partidos políticos; la polémica entre
proscribir al peronismo o integrarlo al sistema político provocó fracturas internas.
El radicalismo, por ejemplo, se dividió en la Unión Cívica Radical del Pueblo (UCRP) liderada por
Ricardo Balbín que era antiperonista y la Unión Cívica Radical Intransigente (UCRI) conducida por
Arturo Frondizi, que propiciaba un acercamiento al peronismo ya que consideraba que la
incorporación del peronismo era la única manera de poder establecer un sistema político que fuera
estable y legítimo, dado que el peronismo era el partido al que adherían sectores mayoritarios de la
sociedad.
Del Partido Demócrata se separó el Partido Conservador Popular que lideraba Vicente Solano Lima.
En el Partido Socialista también hubo divisiones, especialmente después de la represión de junio de
1956. Por un lado fue fundado el Partido Socialista Argentino (PSA) por Alfredo Palacios, Alicia
Moreau de Justo y José Luis Romero que ya no apoyaban la gestión de la “revolución libertadora”, y
por otro lado se constituyó el Partido Socialista Democrático (PSD) liderado por Ghioldi que siguió
apoyando la política del gobierno de facto.
73

El Partido Comunista conducido por Victorio Codovilla se mantuvo unido, reclamaban el cese de la
represión y buscó el acercamiento al peronismo, especialmente en la lucha gremial y sindical.

Transcurridos dos años del golpe, el gobierno no lograba paliar la crisis económica y la presión
social. Como forma de restablecer la legalidad democrática, se llamó a elecciones generales para
elegir una Convención Constituyente que derogara “legalmente” a la Constitución peronista de
1949 y restableciera la de 1853, ya que esto se había decidido, como mencionamos, por decreto de
este gobierno de facto.
En abril de 1957 se estableció por medio de un decreto, la necesidad de la reforma parcial de la
Constitución de 1853, dando la posibilidad de modificar 30 artículos. Se reguló el funcionamiento
de la Convención, acotándolo a un muy corto plazo para el tratamiento de las reformas. Además,
excluía al peronismo como partido para presentar sus candidatos a convencionales constituyentes.
Esto le servía al gobierno para evaluar qué caudal electoral tenía cada partido y cuál era la adhesión
real a la proscripción del peronismo.
Las elecciones arrojaron una mayoría de votos en blanco, que eran los votos peronistas. Así se
expresaron siguiendo las directivas de Perón.

Los resultados de las elecciones acrecentaron la preocupación de la Fuerzas Armadas. El intento de


“desperonizar a la sociedad” se mostró fallido ya que los votos evidenciaron el apoyo y la fuerza
que tenía el peronismo. Consideraron la necesidad de acortar los tiempos para convocar a
elecciones nacionales, pero manteniendo la proscripción política.
Las elecciones también demostraron que la estrategia de la proscripción, había potenciado y
unificado al peronismo. Se acercaron al peronismo algunos sectores de la clase media y del ámbito
intelectual y universitario quienes, ante la represión y errónea política económica, revieron sus
posturas de apoyo al gobierno provisional. El peronismo se robustecía mientras las fuerzas
opositoras se fragmentaban.

La Convención Constituyente se reunió en Santa Fe. La UCRI y otras fuerzas buscaron impugnar su
validez. Pedían la anulación de la Convención, ya que consideraban que no se había realizado
cumpliendo con el mecanismo que la propia Constitución establece (esto es, que un gobierno de
facto decida la necesidad de una reforma y, por ende, que convoque a una Convención
constituyente).
Además consideraban que no era democrática porque el peronismo no había podido presentar sus
candidatos a convencionales. La UCRP y otros partidos sí apoyaban la legalidad de la convocatoria
Los convencionales de la UCRI se retiraron de la Convención quedando ésta con un quorum muy
limitado y se prosiguió con las reformas. Las principales fueron la declaración de nulidad de la
reforma constitucional de 1949 y el agregado del artículo 14 bis que se refiere a los derechos
sociales. Este artículo se agregó así para no correr la numeración original de la Constitución.
También se otorgó al Congreso Nacional la facultad de dictar el Código de Trabajo y Seguridad
Social (materia que aún está pendiente en nuestra legislación).

Más allá de los cuestionamientos que puedan hacerse a esa Convención, logró acercar la legislación
argentina a los principios del constitucionalismo social que imperaba en varios países en esta
época, en la que los Estados tenían un papel protagónico en las cuestiones sociales y económicas,
promoviendo la creación y protección del trabajo y planificando el desarrollo.
74

Actividad Nº 28

a. Sintetice por escrito, en forma de lista, los objetivos de la Revolución Libertadora.

b. Respóndalas siguientes preguntas:

• ¿Qué diferencias se produjeron dentro de las Fuerzas Armadas?

• ¿Qué estrategias y modalidades desarrolló el peronismo ante la proscripción y represión?

• ¿Qué posición adoptaron los partidos políticos no peronistas en esa coyuntura? ¿Es posible sostener que
se produjo un “quiebre en el polo antiperonista”? ¿Por qué?

Los gobiernos constitucionales y la inestabilidad institucional

Los mecanismos constitucionales de elección presidencial se hicieron efectivos en febrero de 1958. Triunfó
la fórmula de la Unión Cívica Radical Intransigente (UCRI) compuesta por Arturo Frondizi y Alejandro Gómez.

Frondizi no llegó a completar su mandato ya que fue depuesto en marzo de 1962 por las Fuerzas Armadas.
Los años de su gobierno estuvieron marcados por los problemas políticos y económicos heredados de los
tiempos de la Revolución Libertadora y el rol de tutela de la sociedad que asumieron las fuerzas militares.
Pero la agudización de los enfrentamientos no sólo respondía a los conflictos de orden interno que
permanecían irresueltos, también se sumó el clima de la Guerra Fría y en particular el impacto que la
Revolución Cubana tuvo en Latinoamérica.

Detengámonos en los aspectos más significativos de la llegada al poder de Frondizi y la encrucijada que se
planteó para su gobierno que condicionó, no sólo a su gestión sino también a la de su sucesor el Presidente
Illia.

El gobierno de Arturo Frondizi (1958-1962)

En febrero de 1958 la polarización entre las dos facciones del radicalismo era bien clara. La UCRP
presentaba a su candidato a presidente, Ricardo Balbín, quien recibía el apoyo del gobierno
provisional dada la postura antiperonista de su partido. Coincidían en que el peronismo debía
continuar proscripto para garantizar la estabilidad democrática.
En cambio la UCRI postulaba a Frondizi como candidato presidencial, en una definida postura
opositora al gobierno de facto. Buscaba un acercamiento con el peronismo, sostenía las banderas
antiimperialistas y populares, por lo que logró la simpatía de sectores de izquierda y un gran
número de peronistas.
Si bien fue negado por las partes, hubo indicios de la existencia de un acuerdo entre Frondizi y
Perón a través de Rogelio Frigerio. Perón proponía dar la orden a los peronistas de votar a la UCRI a
cambio de que Frondizi, una vez en el poder, normalizara el funcionamiento de la CGT, la CGE y los
sindicatos. También debía permitir la participación de candidatos peronistas en futuras elecciones
provinciales y un aumento considerable en los salarios.
Los resultados de la elección dieron el triunfo a Frondizi con el 49% de los votos, un porcentaje que
incluía la suma de los votos propios (UCRI) más los votos peronistas.
75

Como adelantamos, integrantes de distintos sectores empezaron a analizar desde otra perspectiva
el antagonismo peronismo-antiperonismo, considerándolo como una oposición entre una “cultura
nacional y popular” y otra que les resultaba “antinacional y antipopular”.
Esa visión puso en debate a la sociedad con respecto a cuáles debían ser las bases del desarrollo
económico y el rol del Estado con respecto al mismo, así como también el papel de éste en las áreas
del conocimiento, del desarrollo científico y las expresiones artísticas.
A poco de asumir, Frondizi cumplió con las promesas electorales, aumentó los salarios y propició
una serie de leyes, como la de Amnistía y la de Asociaciones Profesionales que permitieron
normalizar el funcionamiento de la CGT y autorizar el uso de sus símbolos.

A esta altura, es importante detenernos a analizar las condiciones en las que se encontraban los
partidos políticos. que debían competir a la vez que establecían alianzas para ganar elecciones,
pero cumpliendo reglas impuestas por las Fuerzas Armadas. Éstas no permitían al peronismo ganar
elecciones; si ganaban, no se les permitirá ocupar esos cargos. Por otro lado, los partidos que
gobernaran debían impedir que los peronistas ganasen las elecciones, porque sino ellos también
serían derrocados.
Se presentaba entonces lo que el politólogo argentino Guillermo O'Donnell denominó “juego
imposible”, que se traduce en una encrucijada o dilema que no puede resolverse: el que gana no
debe ser peronista, entonces debe ganar uno no peronista, quien, para ganar debe prometerle al
peronismo que le permitirá, una vez en el poder, participar de elecciones. Pero si cumple con esta
alianza, entonces es derrocado por las Fuerzas Armadas.
Como podemos concluir, la proscripción del peronismo transformó a los gobiernos de Frondizi, y
más tarde al de Illia, en gobiernos ilegítimos a pesar de que fueron elegidos por sufragio electoral.

Dentro de las Fuerzas Armadas también quedaba latente la tensión que se había establecido desde
la “revolución libertadora”, es decir, la división entre quienes consideraban necesario acordar con
el peronismo para lograr una salida institucional y quienes eran profundamente antiperonistas. A
éstos últimos se los denominaba “gorilas”, y fueron la facción que más tarde integró el grupo de los
“colorados” en los enfrentamientos armados de octubre de 1962 a octubre de 1963.

En marzo de 1962 se realizaron comicios para renovar gobernadores en algunas provincias. En


Buenos Aires triunfó la Unión Popular, con la candidatura del dirigente textil peronista Andrés
Framini, perteneciente a las “62 Organizaciones”. En consecuencia, Frondizi fue presionado para
que anulara los comicios, pero él se negó.
Esa decisión precipitó el final del gobierno de Frondizi, aunque no fue la única causa de su
derrocamiento. También contribuyeron la existencia de conflictos con el movimiento obrero y las
Fuerzas Armadas. pero sí precipitó el final de su gobierno.
En abril fue arrestado en la quinta de Olivos y llevado a la isla Martín García. Fue reemplazado por
el presidente del Senado José María Guido (el vicepresidente Alejandro Gómez que había asumido
con Frondizi en 1958, había renunciado). La decisión de poner a Guido al frente de la presidencia
intentó representar una fachada de legalidad democrática.

Actividad Nº 29

a. Observe los siguientes datos:


En las elecciones de convencionales constituyentes de 1957 parte de los resultados fueron:

• Votos en blanco: 24,1%


76

• UCRP: 24%
• UCRI: 21,2%

En las elecciones presidenciales de 1958:

• UCRI: 49%
• UCRP: 29%
• Votos en blanco: 8,5%

b. ¿Cuáles fueron, a su parecer, las causas que originaron el comportamiento del electorado en ambas
elecciones?

c. ¿Qué conclusiones puede sacar respecto del lugar ocupado por la UCRI en las elecciones que llevaron a
Frondizi a la presidencia?

Actividad Nº30

a. A partir de la información conteste estas preguntas:

• ¿Cuáles son los actores sociales que se describen en ese “juego imposible”?

• ¿Por qué considera que ningún grupo lograba imponer su hegemonía?

Azules y colorados

Bajo la presidencia de Guido, los grupos antiperonistas más duros, los colorados (compuesto por la
Infantería y Artillería del Ejército y la Marina), controlaban el gobierno y reafirmaban la proscripción
del peronismo. Pero dentro de las Fuerzas Armadas se fue gestando una posición alternativa, la de
los azules (constituido fundamentalmente por la Caballería y la Aeronáutica), quienes consideraban
que era necesario incorporar al peronismo dentro del sistema político. También sostenían que las
Fuerzas Armadas debían tener un rol “profesional”, alejado de las luchas políticas y promovían la
normalización de las instituciones.

Los conflictos entre ambos grupos se profundizaron en 1962. Juan Carlos Onganía, líder de la
facción azul, enfrentó a los colorados, cuando estos disolvieron el Congreso en septiembre de ese
año. Luego de algunos combates entre ambos grupos -de los que resultó triunfante el grupo de los
azules- el presidente Guido designó a Onganía como comandante en jefe del Ejército.

En el contexto de las elecciones de 1963, azules y colorados se enfrentaron nuevamente. Los azules
volvieron a imponer su autoridad. Aún así, sostuvieron la continuidad de la proscripción del
peronismo.
77

Actividad Nº31

Sintetice el conflicto entre azules y colorados teniendo en cuenta las siguientes preguntas:

a. Sectores de las Fuerzas Armadas que formaron cada facción.


b. Posiciones que adoptaron respecto del peronismo.
c. Consecuencias del enfrentamiento.

El gobierno de Arturo Illia (1963-1966)

En julio de 1963 se realizaron nuevas elecciones. La posibilidad de que los peronistas ingresaran en
un frente político junto a otros partidos fue abortada. La UCRP, con la fórmula Illia-Perete, fue el
partido ganador con el 25,15% de los votos. Esto hizo que su gobernabilidad se viera cuestionada,
no sólo porque el caudal de votos no era lo suficientemente representativo respecto de la totalidad
del electorado, sino también porque la segunda fuerza fueron los votos en blanco, que sumaron el
19,42%.
Veamos cuáles fueron los principales conflictos que atravesó en gobierno de Illia con:

1. El sector empresario:
Cuando asumió la presidencia, Illia anunció que entre sus objetivos estaban el crecimiento de la
economía y una más justa distribución de la riqueza. Para lograrlos, promovería una mayor
intervención estatal.
Estos anuncios generaron adhesiones y resistencias. Mientras que el sector empresario
nucleado en la Confederación General Económica, apoyaba este tipo de políticas, otros, como
los que nucleaba la Asociación Coordinadora de Empresarios Libres, lo criticaba por plantear
una política dirigista.
Sin embargo, la reactivación del sector rural y del sector industrial no se logró, dado que los
conflictos entre los sindicatos y el gobierno profundizaron los problemas económicos. Las
inversiones bajaron, porque los empresarios sentían que esos conflictos gremiales ponían en
peligro sus ganancias futuras, lo que a su vez generó mayor desocupación en el sector
industrial.

2. El movimiento obrero

El gobierno había expresado su intención de eliminar la desocupación, defender los salarios y


sancionar un código de Trabajo y Seguridad Social. Pero ante la persistencia de la desocupación,
la CGT adoptó un plan de lucha que incluía la ocupación de los lugares de trabajo. En una
primera etapa, el Plan se desarrollaba mediante una campaña de organización y difusión,
posteriormente se produjo una toma escalonada de fábricas durante cinco semanas, en la que
participaron cerca de cuatro millones de obreros en 11.000 plantas. Illia otorgó la Ley de Salario
Mínimo y controló los precios.
El conflicto con los trabajadores debilitó la acción de gobierno, instalándose la idea de que
había un “vacío de poder”. La actitud pacificadora del gobierno fue interpretada como
debilidad.

3. El capital internacional
78

En 1963, Illia anuló los contratos petroleros que se habían firmado durante el gobierno de
Frondizi entre YPF y un grupo de empresas extranjeras. Consideraba que se habían contrariado
los intereses de la Nación, ya que las empresas accedían a información sobre la reserva
energética, lo que dañaba la seguridad del Estado. Esta medida antiimperialista provocó la
oposición de los Estados Unidos.
El enfrentamiento con los organismos financieros internacionales -como el Banco Mundial y el
FMI- fueron cada vez más frecuentes, a los que se sumaron los grupos locales ligados al capital
extranjero.

La profundización de la crisis y el golpe

El Partido Justicialista recuperó su personería jurídica para actuar en todo el país. A través de la
Unión Popular, se presentó en elecciones parciales provinciales y nacionales. Sus diputados
exigían leyes laborales sin proponer formas de financiamiento, lo que complicó la situación del
gobierno.
Los datos económicos de 1965 eran buenos, pero a pesar del crecimiento, la percepción de la
sociedad era que la economía iba mal, a lo que se sumaban los conflictos sociales y los planteos
militares.
La sanción de una ley de medicamentos, que establecía ventajas para los laboratorios
farmacéuticos argentinos, puso a los laboratorios extranjeros en pie de guerra. Se desató una
campaña de acción psicológica, fogoneada por los medios de prensa.
El 28 de junio de 1966 se producía un nuevo golpe de Estado en Argentina. Illia fue derrocado,
se disolvió el Congreso Nacional y los jueces de la Corte Suprema fueron separados de sus
cargos.
Una nueva dictadura se inició de la mano de las Fuerzas Armadas. Pero en esa oportunidad –a
diferencia de las anteriores- las tres fuerzas actuaron conjuntamente y no plantearon plazos
para abandonar el poder. Ello sólo iba a ser posible una vez reorganizada la economía y la
sociedad. La represión de actividades políticas y la imposibilidad de encontrar mecanismos
institucionales para resolver los conflictos, agravaron los enfrentamientos y profundizaron el
uso de la violencia. Una lógica de confrontación se imponía y los adversarios dejaban de serlo
para transformarse en enemigos.

Actividad Nº 32
Sintetice los principales conflictos que se dieron durante el gobierno del presidente Illia.

La Revolución Argentina y la implantación del Estado Burocrático Autoritario

El 28 de junio de 1966, el general Juan Carlos Onganía encabezo un golpe militar que dio comienzo
al proceso llamado Revolución Argentina, contando con el consenso de la mayoría de la sociedad.
Onganía disponía del apoyo de grupos católicos de derecha y de importantes sectores políticos y
económicos de orientación liberal que apoyaron las decisiones de cerrar el parlamento, disolver los
partidos políticos y reemplazar la Constitución Nacional por el “Estatuto de la Revolución
Argentina”.
Este nuevo golpe, no sólo contó con el apoyo recurrente de la burguesía agropecuaria; también
sumó su apoyo la mayoría de la burguesía industrial, especialmente aquellos grupos que
79

concentraban el capital nacional y transnacional. Estos sectores pretendían que el gobierno militar
subordinara políticamente a los sectores populares para lograr la normalización de la economía y la
profundización de la industrialización.
De esta manera se fue consolidando un sistema de exclusión política y económica de los sectores
populares. La suspensión de la democracia política y la aplicación de políticas económicas que
beneficiaban a los sectores capitalistas más concentrados, contribuyeron a conformar lo que se
denominó Estado burocrático autoritario.
Su carácter burocrático estaba dado porque buscaron justificar las políticas que implementaron
como medidas a las que consideraban objetivas y neutrales, como si fueran acciones “racionales” y
“despolitizadas”.
El propósito de este gobierno fue subordinar lo social y lo político al objetivo económico. El
ordenamiento del país debía empezar por el tiempo económico hasta lograr la paz social y la
estabilidad económica, realizar grandes obras de infraestructura para “la modernización y la
integración física del país”. Sostenían que había que racionalizar la administración pública, mejorar
la situación presupuestaria de las provincias y sentar las bases de la concordancia y respeto de la
autoridad. Posteriormente se ocuparían de distribuir con justicia los beneficios económicos. Sólo
entonces se daría la transferencia del poder.
Las Fuerzas Armadas se adjudicaron el control total del país, asumiendo el gobierno en forma
directa. Las cuestiones sociales pasaron a ser tratadas por la lógica de la racionalidad técnica,
proclamando la neutralidad y objetividad de las mismas.
El estado que se implementó, reemplazo la política por la administración. El gobierno entendía que
el personal técnico, a diferencia de los políticos, garantizaba cierta ecuanimidad frente a intereses
sectoriales y cierta imparcialidad, frente al costo que los argentinos debían tener para alcanzar el
desarrollo.

Los efectos de la Guerra Fría en América Latina y Argentina: la Doctrina de la Seguridad Nacional

El gobierno de Estados Unidos veía el triunfo de la Revolución Cubana como una seria amenaza a
sus intereses. Cuba se había convertido en un Estado socialista dentro de América Latina y a pocos
kilómetros de los Estados Unidos. Por eso, junto a las medidas tomadas -como la expulsión de
Cuba de la Organización de los Estados Americanos (OEA), el bloqueo económico y hasta un
intento de invasión militar- implementó también medidas estratégicas para evitar que otros países
latinoamericanos se sumaran a la experiencia.
En Argentina, a partir del golpe de estado de 1966, las relaciones entre el gobierno y los diferentes
sectores de la sociedad, estuvieron marcadas por la Doctrina de Seguridad Nacional. Esta doctrina
surgió en el contexto del enfrentamiento entre la Unión Soviética y Estados Unidos y fue aplicada
en los países del Tercer Mundo, que estaban bajo la influencia estadounidense.
El objetivo de esta doctrina era mantener el equilibrio frente a la Unión Soviética y sus aliados. Por
eso los gobiernos de los países periféricos tenían la obligación de evitar “el peligro comunista” y
por sobre todo impedir que la "subversión" ganara espacio en sus territorios.
Con la Doctrina de la Seguridad Nacional, la concepción del enemigo cambió. Ya no se trataba de
defenderse de un potencial enemigo extraterritorial. El enemigo podía estar dentro del país. Las
fronteras ya no eran meramente geográficas. Eran ideológicas. Desde esa perspectiva, el peligro
comunista acechaba y debía mantenerse una actitud de vigilancia y combatirlo.
80

Fue así que las Fuerzas Armadas nacionales debían integrarse a los dispositivos internacionales de
defensa y controlar, a nivel local, las fronteras ideológicas, vigilando las actividades políticas de los
ciudadanos y reprimiendo cualquier principio subversivo.

Actividad Nº 33
1. Explique cuáles fueron los objetivos de la Revolución Argentina.
2. ¿Por qué se sostiene que el Estado asumió entonces las características de
“burocrático” y “autoritario”?
3. Sintetice en qué consistió la Doctrina de la Seguridad Nacional.

Los cambios en la sociedad argentina

El perfil autoritario y las medidas económicas del gobierno de Onganía restaron el apoyo del
movimiento obrero y de los sectores medios. A pocos meses de iniciado el gobierno de facto, los
partidos políticos denunciaron sus rasgos dictatoriales y emprendieron un largo proceso de
resistencia social.
El avance del autoritarismo por parte del Estado, produjo en la sociedad un efecto contrario:
muchos sectores sociales, privados de los canales de participación y representación, buscaron
nuevas formas de canalizar sus desacuerdos y defender sus intereses. Algunas agrupaciones del
sindicalismo, los sectores medios urbanos, y sobre todo la juventud y sectores de la Iglesia Católica,
fueron los protagonistas de estos cambios.
A partir del 1969 la sociedad argentina vivió un nuevo proceso social y político cuyos protagonistas
fueron: el sindicalismo clasista y combativo, las agrupaciones políticas de izquierda, las nuevas
organizaciones guerrilleras de la izquierda peronista y no peronista y la iglesia tercermundista. En
las siguientes páginas intentaremos dar cuenta de este proceso.

El movimiento obrero

El gobierno de Onganía buscó fragmentar a los sindicatos. Dicho intento, sumado a las medidas
económicas y políticas llevadas a cabo por el gobierno, produjeron una serie de cambios y rupturas
en el movimiento obrero. Si bien las 62 organizaciones lideradas por Augusto Vandor apoyaron el
golpe de Estado y sostuvieron una estrategia de negociación entre el gobierno y los sindicatos, se
profundizaron los enfrentamientos dentro de la CGT.
Una corriente “participacionista” liderada por Juan José Taccone (Sindicato de Luz y fuerza) y
Adolfo Cavalli (sindicato de los Petroleros), se fortaleció apoyando al gobierno, aunque contó con
una escasa adhesión de los trabajadores.
Por otra parte, Vandor permaneció al frente de una debilitada “62 organizaciones” continuando
con su política conciliatoria frente al gobierno, pero con la estrategia de golpear primero y negociar
después. A fines del ‘66 y en marzo del ‘67, el vandorismo cuestionó la política económica del
gobierno, pero éste profundizó sus medidas contra los asalariados, debilitando cada vez más a al
sector sindical y favoreciendo las condiciones para el crecimiento de una tercera tendencia llamada
“sindicalismo combativo”.
81

“La definición clasista de la CGT de los Argentinos, contribuyó a la radicalización de la clase obrera.
En esta tarea, tuvieron especial importancia determinadas organizaciones y dirigentes, como
Agustín Tosco, al frente del gremio de luz y fuerza de Córdoba, SMATA y el llamado peronismo de
base, que intento imponer una definición de clase al movimiento obrero.
Alrededor de ellos se fue conformando un nuevo grupo de dirigentes gremiales, independiente de la
burocracia sindical que encabezaba la CGT de Vandor y que fueron los que organizaron y
condujeron las movilizaciones de los gremios denominados combativos. El clasismo obrero significó
una alternativa a la política sindical del vandorismo. Apoyaron ideas socialistas, entendidas en
términos generales, no como un tipo de sociedad distinto sino como mejoras en la vida del
trabajador.”
(Tomado de Pablo Pozzi. Estudios inconformistas de la clase obrera argentina)

Hacia 1968, el movimiento obrero estaba representado por corrientes antiguas y nuevas, que
planteaban la oposición frontal al régimen militar. Si bien tenían un objetivo sindical común, que
era desplazar la alianza vandorista-independiente de la conducción de la CGT, las orientaciones de
la lucha política que proponían, diferían debido a los diversos componentes ideológicos que cada
una sostenía.
En marzo de 1968, el congreso normalizador de la CGT logro desplazar a Vandor y elegir como
secretario general de la Confederación General del Trabajo al dirigente peronista combativo
Raimundo Ongaro.
El vandorismo desconoció los resultados y formo la GGT Azopardo, quedándose con los aportes
sindicales. La CGT de Ongaro pasó a identificarse como la CGT de los Argentinos.

La radicalización sectores medios

Los canales de expresión y participación que se habían generado durante los gobiernos civiles
posteriores al ‘55 tuvieron un cierre definitivo con el gobierno autoritario de Onganía. Las medidas
tomadas por este gobierno no sólo afectaron en forma creciente los intereses de los trabajadores
sino también produjeron en los sectores medios urbanos un mayor acercamiento al peronismo,
especialmente en jóvenes e intelectuales. Estos veían en el peronismo un tono cada vez más
contestatario al régimen militar.
Las agrupaciones peronistas crecieron en forma considerable, avaladas por el propio Perón desde
España. La juventud peronista reunió en sus filas a jóvenes provenientes de diversos sectores
sociales y diferentes orientaciones políticas, reivindicando la lucha del peronismo desde el '55 y
planteándose como objetivo principal la vuelta de su líder Juan Domingo Perón.
También en las agrupaciones de izquierda se produjeron cambios importantes: se originaron
nuevos grupos y se dividieron los partidos existentes, poniendo de manifiesto la necesidad de
buscar nuevos canales de expresión. En 1968 el Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT)
creó el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), como su brazo armado.

El surgimiento de la guerrilla

Los orígenes de la guerrilla en la Argentina están directamente relacionados con la falta de


credibilidad -de un sector bastante amplio de la sociedad- en la democracia política como régimen
de gobierno. Desde 1955, la exclusión, la falta de legitimidad de algunos gobiernos civiles
(proscripción del peronismo) y la represión y el autoritarismo del gobierno de Onganía
82

contribuyeron a transformar el pensamiento político de parte de la sociedad. También tuvieron


gran influencia los acontecimientos internacionales tales como la Revolución Cubana y la lucha del
Che Guevara en Bolivia.
De esta manera algunas organizaciones políticas tomaron como ejemplo las experiencias
revolucionarias de China, Argelia o Cuba. Otras pensaron en construir un “socialismo nacional”.
Surgieron grupos (peronistas y no peronistas) más radicales que pensaron en tomar el poder
mediante la lucha armada.

Montoneros

En 1967 un grupo de jóvenes con orientación nacionalista y católica, alumnos del Colegio Nacional
Buenos Aires y ex integrantes de la organización Tacuara, crearon la organización Montoneros. Sus
fundadores fueron: Fernando Abal Medina, Carlos Gustavo Ramus y Mario Firmenich. En un
principio, esta agrupación se nutrió de jóvenes de la Acción Católica e integrantes de la izquierda
que se unieron al peronismo con la convicción de acercarse a un movimiento de masas. Adoptaron
una estrategia que impulsaba un frente de liberación nacional.
En la década del ´70, Montoneros marcó el predominio sobre la llamada tendencia revolucionaria.
Organizo diversas agrupaciones: la JP (Juventud Peronista ) para la tarea barrial; la JUP (Juventud
Universitaria Peronista) en la universidad; la UES (Unión de Estudiantes Secundarios) en las
escuelas; la JTP (Juventud de Trabajadores Peronistas) en el frente sindical; el MVP (Movimiento
Villero Peronista) en las villas de emergencia y barrios marginales.

La Iglesia tercermundista

La década del ‘60 fue también una época de grandes cambios para la Iglesia católica. Juan XXIII en
el Concilio Vaticano II y Pablo VI en los Documentos de Medellín manifestaron la necesidad de
acercar la iglesia a los problemas sociales y económicos que vivía la población mundial.
La iglesia latinoamericana conjuntamente con las iglesias de Asia y África tomó estos principios y
los plasmó en un documento titulado Mensaje a los pueblos del Tercer Mundo, que sentó las bases
del Movimiento de Sacerdotes del Tercer Mundo. Fundamentalmente, este movimiento
denunciaba los niveles de explotación en que vivían estos pueblos y responsabilizaba directamente
a los países industrializados. Se proponían construir la Iglesia de los pobres, que priorizara las
problemáticas sociales y modificara las situaciones de injusticia.
En 1968 se creó en nuestro país el Movimiento de Sacerdotes del Tercer Mundo, cuyos integrantes
mostraron una gran preocupación por la mala situación de los sectores populares, especialmente
de los pobladores de las villas miserias. Entre los curas del Tercer Mundo se encontraban
sacerdotes como Mugica, obispos como Angelelli y numerosos laicos y miembros de órdenes
religiosas que adherían a las nuevas ideas.
Muchos de los jóvenes que trabajaban en los barrios de emergencia con los sacerdotes del tercer
mundo, comenzaron a acercarse a las agrupaciones de izquierda peronistas y no peronistas.

El Cordobazo

“El Cordobazo”, se convirtió en un símbolo de las luchas sociales y fue el inicio de un proceso de
agudización de los conflictos que se habían estado desarrollando en la sociedad argentina. A la
lucha contra el autoritarismo desplegado por el gobierno de la Revolución Argentina se unía otro
83

motivo: el cuestionamiento al modelo económico, que incluía una fuerte participación de los
capitales extranjeros.
También expresó el clima social y político de la época. El mundo se conmovía con los sucesos
desarrollados en “La Primavera de Praga”, “El Mayo Francés”, “La Guerra de Vietnam”, “La
Revolución Cultural China”, entre otros. Estos hechos y procesos históricos tenían en común el
protagonismo de los jóvenes, la lucha contra los poderes establecidos, los intentos de profundizar
las transformaciones sociales. Los conflictos se expresaban a partir de cuestiones económicas,
políticas, sociales, generacionales, etc. Una verdadera revolución social y cultural estaba
transformando no sólo la política sino también las vidas cotidianas. En América Latina, la Revolución
Cubana, en 1959, mostraba que el socialismo era posible en el continente y tensó la situación
política de las otras naciones.

En mayo de 1969, los asesinatos de un estudiante en Corrientes y de dos en Rosario, pusieron en


pie de lucha a las organizaciones estudiantiles de todo el país. Coincidentemente, las medidas
llevadas a cabo por el gobierno –que había congelado convenios colectivos y salarios- originaron la
protesta generalizada de obreros industriales. Córdoba, se había convertido en la capital industrial
del interior y contaba con dirigentes combativos como Agustín Tosco (Luz y Fuerza), Elpidio Torres
(SMATA) y Atilio López (UTA).

Fue en Córdoba donde se produjo un gran movimiento de protesta contra el autoritarismo y el


agravamiento de las condiciones de vida de la población, organizado por los sindicatos y las
organizaciones estudiantiles. El 29 de mayo de 1969 obreros y estudiantes colmaron las calles de
Córdoba. El gobierno de Onganía al verse superado por la manifestación, ordenó a las Fuerzas
Armadas que reprimiera para controlar la situación. Como resultado de esa represión hubo muchos
heridos y 16 muertos. La protesta se extendió a otras ciudades.

El Cordobazo marcó el fin del gobierno de Onganía, quien renunció al año siguiente. Fue
reemplazado por el General Roberto M. Levingston en julio de 1970. El nuevo presidente estuvo al
frente del gobierno hasta marzo de 1972. Lo reemplazó el General Alejandro A. Lanusse, luego de
un nuevo episodio de protesta social en Córdoba conocido como el “Viborazo”.
El gobierno del General Lanusse cerró la experiencia de la Revolución Argentina y demostró la
imposibilidad de las Fuerzas Armadas para cumplir con los objetivos que se habían propuesto. De
este modo, buscó negociar una salida con las fuerzas políticas y sociales y se presentó como
partidario del restablecimiento de la democracia.

Actividad Nº 34

En la siguiente actividad le proponemos que distinga cómo ese clima de cambios se reflejaba en la
Argentina.
Registre los cambios que se produjeron en los distintos sectores sociales y políticos, teniendo en
cuenta las pautas y preguntas-guía que le transcribimos a continuación:
a. Sintetice las causas inmediatas que originaron el Cordobazo.
b.Señale qué relaciones tuvo ese levantamiento con los cambios que estaban experimentando los
siguientes grupos:
• el movimiento obrero
• la Iglesia
84

• los sectores medios

c. Responda:
 ¿Qué cambios surgieron respecto a losmodos de hacer política?
 ¿Qué transformaciones sufrió el peronismo en estos años?
 ¿Cómopuedeexplicarelsurgimientodediversasorganizacionesarmadasd
uranteesteperíodo?

A lo largo de la historia, el Estado fue sufriendo diversas transformaciones. Como vimos anteriormente, al
Estado interventor (surgido de la crisis capitalista de los años ‘30) se le sumaron en la década del ’40,
instituciones y modalidades propias de un Estado benefactor. Si bien tuvo su mayor expresión durante el
peronismo, no desapareció con la Revolución Libertadora. Se puede afirmar que este tipo de Estado se
extendió hasta 1976.
En esos años, las grandes discusiones de política económica planteaban si la economía debía dejarse librada
a las fuerzas del mercado o si el Estado debía regular el proceso económico; si debía privilegiarse el
desarrollo del mercado interno o fortalecerse el vínculo con los mercados internacionales; profundizar la
industrialización o estimular las exportaciones tradicionales. Las diversas políticas de Estado que se
implementaron o que se intentaron implementar, estuvieron relacionadas con el peso que los distintos
sectores sociales tuvieron a lo largo del período que estamos analizando.

La economía en los años desarrollistas

Como hemos señalado en la Unidad 4, luego de la Segunda Guerra, la economía mundial capitalista
ingresó en una fase de crecimiento que se extendió hasta 1973, cuando estalló la crisis del petróleo.
Durante ese ciclo de bonanza, la inversión de capitales ocupó un lugar central y dinamizó a la
economía. Los capitales de origen norteamericano encabezaron ese proceso y fueron destinados a
Europa occidental (mediante un plan de reconstrucción de la economía de posguerra) y a las
economías latinoamericanas. Complementariamente, en América Latina y en nuestro país (regiones
periféricas del capitalismo central) se generalizó la idea de que las economías necesitaban recurrir a
las inversiones extranjeras para profundizar el proceso de industrialización.

En los años ’50, el desarrollo fue pensado como la vía hacia el progreso. La concepción desarrollista
planteaba una hipótesis optimista sobre el desarrollo capitalista de los países latinoamericanos. Sus
sociedades, consideradas tradicionales, debían seguir los pasos de las sociedades industrializadas
para modernizarse. Ese umbral moderno sería alcanzado sólo si las sociedades de la región
cambiaban sus valores tradicionales e impulsaban desde el Estado la industrialización,
incorporando maquinarias y herramientas. El despegue económico se produciría cuando el capital
extranjero –tan necesario en una primera etapa- fuera disminuyendo gracias a que la economía
nacional estuviera en condiciones de desarrollarse de manera autosustentable.

La propuesta económica desarrollista que elaboró el frondicismo se centró entonces en el impulso


la industria pesada –la petroquímica, la metalurgia, la siderúrgica- que permitiría abastecer a la
industria liviana, lo que ayudaría a romper con la dependencia del exterior, dado que se buscaba
producir dentro de la Argentina, los insumos fundamentales para el desarrollo industrial. Para ello
85

era necesario atraer capitales y tecnología extranjeros. También se promovía la modernización del
campo, a fin de aumentar su producción, mediante la mecanización de las tareas rurales.
La necesidad de atraer capitales para el desarrollo industrial argentino, coincidía con la expansión
económica del capitalismo mundial. Los capitales serían invertidos en economías, como la
argentina, que querían “desarrollarse”.
Para generar buenas condiciones, es decir para lograr atraer a los capitales, se sancionó a fines de
1958, la ley de Inversión Extranjera Directa, que ofrecía:

- igual tratamiento a los capitales extranjeros que a los de origen nacional,


- transferencia de ganancias al país de origen, sin previa autorización
- repatriación de capitales sin otras limitaciones que las pactadas cuando se autorizaba la
inversión
- el gobierno podía otorgar franquicias aduaneras e impositivas para potenciar las
inversiones, entre otras características.

Las inversiones crecieron en gran magnitud y aceleradamente por la promoción que había y gracias
a la existencia de un mercado que estaba hasta entonces, insatisfecho.
En las ramas nuevas se produjo un proceso de concentración industrial y aumentó la brecha entre
el sector moderno de la industria y el otro, tradicional, vinculado al consumo masivo. Aumentó la
producción de acero, petróleo y automóviles.
Respecto de la política petrolera, la posición de Frondizi, una vez en la presidencia, varió
sustancialmente respecto de la actitud crítica que había tenido en los años previos: firmó contratos
con empresas estadounidenses que operarían por cuenta de YPF, a la que le venderían el petróleo
extraído.
Esas medidas tuvieron un fuerte impacto negativo en su electorado, tanto por cuestiones
ideológicas (como la relación entre la explotación del petróleo y la soberanía nacional) como
económicas, ya que la oposición le criticaba el tipo de concesión que se había hecho a las empresas
(el petróleo obtenido mediante esos contratos resultaba más caro que el importado).

Pese al crecimiento de las inversiones y el aumento de la producción, sobrevino una crisis que se
manifestó en una fuerte inflación y dificultades en la balanza de pagos. Para resolverla, Frondizi
convocó a Álvaro Alsogaray para el ministerio de Economía, quien aplicó un Plan de Estabilización.
Alsogaray era un liberal ortodoxo que siguió la normativa que el Fondo Monetario Internacional
planteaba para estos casos. Fue así que aplicó una fuerte devaluación, redujo la obra pública y
suspendió los créditos. Esas medidas recesivas impactaban en el empleo y el poder adquisitivo de
los salarios, así como en la caída de las importaciones. Con ello se esperaba equilibrar la economía y
crear las condiciones para un nuevo crecimiento.
La situación económica y las medidas adoptadas, antes y durante la crisis económica, produjeron
malestar social y crisis interna dentro del propio gobierno.

Actividad Nº 35

a. ¿Cuál fue la propuesta del desarrollismo?


b. ¿Por qué se sancionó una ley de inversiones extranjeras? ¿Qué establecía?
c. ¿Por qué se adoptó un Plan de Estabilización?
86

5.2. Luchas sociales y políticas en el marco del tercer gobierno peronista


Luego de diecisiete años de exilio, Perón retornó a la Argentina. El peronismo se presentó a las
elecciones de marzo de 1973 integrando una alianza con otros partidos, denominada Frente
Justicialista de Liberación (FREJULI). La fórmula presidencial no incluía a Perón debido a que
Lanusse puso trabas a su candidatura. Los candidatos fueron Héctor J. Cámpora y Vicente Solano
Lima, quienes resultaron ganadores con el 50% de los votos, aproximadamente.

El retorno del peronismo

El lema desafiante a la cláusula restrictiva de Lanusse en referencia a la candidatura de Perón, era:


“Cámpora al Gobierno, Perón al poder”. Héctor J. Cámpora (apodado “el tío”) era el candidato
elegido por la Juventud Peronista y los Montoneros, quienes representaban el ala izquierda del
peronismo, conocida como la Tendencia Revolucionaria. Frente a esta corriente se alzaba la
derecha formada por la vieja ortodoxia peronista y la burocracia sindical.

Durante el largo período de proscripción (1955-1973) el objetivo de las Fuerzas Armadas había sido
desperonizar y despolitizar a la sociedad. Sin embargo lejos de desaparecer, el peronismo se había
fortalecido: en distintas oportunidades y por diversos motivos, se habían producido fracturas
dentro de los sectores antiperonistas, provocando que algunos comenzaran a tolerarlo o
directamente se pasaran a sus filas, como ocurrió con sectores de la juventud y en algunos
partidos políticos. Esto se debió, a que el peronismo comenzó a ser reconocido como un gobierno
popular, entre otras causas.

En los años previos a 1973, en especial a fines de la década del ‘60, el peronismo había crecido. Ese
crecimiento supuso también la incorporación de nuevos sectores identificados con la lucha armada:
jóvenes que habían hecho su entrada a la vida política en los años de proscripción y del control
militar. La represión estatal y el cierre de los canales políticos habían llevado a estos grupos a la
adopción de la violencia política como herramienta de lucha. Esta juventud había optado por
rechazar de plano al capitalismo y veía al peronismo como una suerte de socialismo nacional frente
al imperialismo. Creía que tomando contacto con este movimiento, se acercaría al pueblo a fin de
concretar el sueño de una sociedad más justa.

En esa etapa, los diversos sectores allegados al peronismo hicieron una particular lectura del
mismo en la que cada uno lo interpretó a su modo. Así el peronismo, concebido desde distintos
ángulos, pudo atraer a un vasto conjunto de sectores y crecer aún más, explotando la antinomia
pueblo-fuerzas armadas.

El propio Perón desde el exilio, permitió que sectores ideológicamente opuestos, se fueran
acercando. Unos y otros trabajaban para su retorno: por un lado los grupos de los jóvenes: la
Juventud Peronista, los Montoneros, las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) y las Fuerzas
Armadas Peronistas (FAP), le aportaban confianza y cierta pureza por haberse mantenido al
margen de toda negociación con los gobiernos de turno. Por otro, la burocracia sindical y la
ortodoxia, quienes le aseguraban la continuidad del movimiento.
87

Perón, a la distancia, halagaba a los jóvenes por su valentía y su capacidad de movilización, y


expresaba: “Tenemos una juventud maravillosa…tengo fe absoluta de que nuestros muchachos han
aprendido a morir por sus ideales” (Mensaje a la Juventud. 1971)

La manipulación de estos sectores por parte de Perón le permitió armar un esquema de fuerzas
heterogéneas, que le posibilitaba mantener su liderazgo sin definirse concretamente por ninguno
de ellos. De ese modo se aseguraba un caudal de fuerzas considerable para su retorno.

Al regresar Perón a la Argentina, estallaría el conflicto dentro del peronismo ya que cada sector se
arrogaría la representatividad del mismo.

El gobierno de Cámpora: la promesa de liberación

Después de ocho años de gobierno militar, volvía la democracia a la Argentina de la mano de


Cámpora. La ilusión del avance de los sectores populares existía desde los tiempos del Cordobazo,
y parecía concretarse con la promesa de la liberación nacional. Pero los aires democráticos y
liberadores se transformaron en caóticos y violentos por los enfrentamientos internos y el
posterior avance de la derecha más ortodoxa.

Perón ya no vería con buenos ojos el accionar confrontativo y los despliegues de la juventud
peronista contra los viejos dirigentes sindicales, por eso puso distancia de la tendencia
revolucionaria.

Era notorio como en esta transición cada sector pugnaba por aumentar su influencia para conseguir
espacios de poder en la flamante democracia.

La asunción de Cámpora

La asunción de Cámpora se realizó en medio de la movilización popular, al son de: “Chile, Cuba, el
pueblo te saluda” por la presencia de Salvador Allende y del representante del gobierno cubano.
Junto a la fiesta de la democracia latinoamericana, la juventud hacía una demostración de poder
frente a las Fuerzas Armadas, al son de “Ya van a ver cuando venguemos a los muertos de Trelew”.
(en referencia a la masacre de Trelew sucedida en 1972).

Tras la llegada de Cámpora al poder, fueron liberados los presos políticos de la cárcel de Villa
Devoto. Esto inquietó a diversos sectores de la política, porque la medida se había tomado
obviando al Parlamento y porque los consideraban terroristas, responsables de hechos de violencia
en el pasado reciente.

Durante la presidencia de Cámpora se multiplicaron las ocupaciones de fábricas y la toma de


facultades, por parte de obreros y estudiantes, en un clima de gran movilización. Sin embargo, los
sectores del peronismo más radicalizados no conseguían los espacios políticos a los que aspiraban.
Perón comenzaba a demostrar su inclinación por una actitud conciliatoria, que dejaba afuera a los
88

sectores del ala izquierda ya que empezaba a instalar el viejo lema de la “armonía de clases” y no
de ”lucha contra el capitalismo”, como querían los sectores de la juventud.

Para materializar esa armonía, Perón designó a José Ber Gelbard –secretario de la CGE- en el
ministerio de economía, proponiendo un pacto social entre la Confederación General del Trabajo
(CGT), la Confederación General Económica (CGE) y el gobierno. Sin embargo este pacto nacería
con el germen del fracaso.

La masacre de Ezeiza y la desilusión

El 20 de junio de 1973 se produjo el retorno definitivo de Perón a la Argentina. El acto, organizado


por la derecha, estuvo a cargo de los servicios de inteligencia y de los aparatos de seguridad, pero a
su vez, el sector de la izquierda lideró una gran movilización popular hacia el aeropuerto de Ezeiza.

La afluencia multitudinaria demostraba las expectativas que la sociedad argentina depositaba en el


regreso de su líder. Sin embargo, las ilusiones se desmoronó abruptamente cuando el acto de
bienvenida terminó con un gran número de heridos y muertos: era el símbolo de lo que vendría.

Quedaba demostrado que la derecha del peronismo, comandada por José López Rega (conocido
como “el brujo”) no toleraría a los sectores más radicalizados -a los que consideraba como
infiltrados marxistas-. Estaba dispuesto a impedir, por medio de la violencia, a que ocuparan un
lugar en el palco, y sobre todo, a cercernarles cualquier espacio de poder en el gobierno.

Tras los sucesos de Ezeiza, Cámpora fue obligado a renunciar a la presidencia y se adelantaron las
elecciones para que Perón pudiera presentarse como candidato, ya que no había ningún
impedimento para hacerlo. El gobierno cayó provisionalmente en el presidente de la Cámara de
Diputados, Raúl Lastiri, yerno de José López Rega, quien ejerció la presidencia hasta el triunfo de
Perón.

Las elecciones del 23 de septiembre de 1973: la fórmula Perón-Perón

La fórmula Perón-Perón, que integraban Juan Domingo y su esposa María Estela Martínez de Perón
(Isabelita), contaba con el apoyo de la CGT, el lopezreguismo y la derecha del peronismo. Su
slogan era: “Perón cumple, Isabelita verticaliza”. En cambio los sectores de la izquierda, que
intentaron impulsar la candidatura de Cámpora a la vicepresidencia, fracasaron y cuestionaron la
presencia de Isabel en la fórmula presidencial.

Finalmente, la fórmula Perón-Perón ganó con el 62% de los votos frente a la UCR que obtuvo el
21%. El peronismo contó también con el apoyo de sectores que no eran peronistas, pero que veían
en la figura del líder una garantía de pacificación. Sin embargo, la intención conciliadora de Perón
se desmoronaría por la tensión de los dos sectores del peronismo que iba en aumento. A los dos
días de asumir la presidencia el 25 de septiembre de 1973, se produjo el asesinato de José Ignacio
89

Rucci, secretario general de la CGT: una demostración de poder frente a la burocracia sindical y
frente al propio Perón por parte de Montoneros, aunque nunca se adjudicaran el atentado.

Durante la presidencia la conflictividad se profundizó. La ofensiva de la derecha se vio concretada


en el desplazamiento de funcionarios identificados con el marxismo y con la tendencia
revolucionaria: gobernadores, vicegobernadores y líderes del sindicalismo combativo fueron
hostigados y desplazados. La policía federal se tornó más represiva bajo las órdenes de López Rega,
Ministro de Bienestar Social y jefe de la Alianza Anticomunista Argentina (Triple A). Este era un
grupo parapolicial que perseguía militantes (peronistas, no peronistas y de izquierda) y que
cometió una gran cantidad de asesinatos, entre ellos el del padre Carlos Mugica en marzo de 1974,
quien cumplía su tarea pastoral en la villa 31 de Retiro.

Los diputados de la Juventud Peronista comenzaban a abandonar sus bancas en el Congreso y a esa
altura y cuestionaban al propio Perón, al dicho de: “Hay que romper el pacto social”.

La ruptura entre Montoneros y Perón

El pico de tensión se produjo el 1 de Mayo de 1974, cuando Perón daba un discurso en la Plaza, en
ocasión del día del trabajador. La Juventud Peronista y Montoneros lo increparon, diciendo: “¿Qué
pasa mi general que está lleno de gorilas el gobierno popular?” y “Evita hay una sola”. A esto el
general respondía agresivamente:“quiénes son esos estúpidos que gritan”

Ante esto, Montoneros se retiró del acto y la plaza quedó semivacía. Las diferencias eran
insalvables: según Mario Firmenich, jefe montonero, la alianza de clases sólo habría podido
prosperar para la liberación nacional, si hubiera sido conducida por los trabajadores y no por la
burocracia sindical de la CGT.

El fracaso del plan socioeconómico

El país había cambiado mucho y las viejas recetas del peronismo no eran aplicables en los años
setenta. El pacto social propuesto por Perón se encaminaba al fracaso, condicionado no sólo por la
situación económica sino también por las tensiones políticas.

Las protestas obreras iban dirigidas directamente contra la burocracia sindical, como ocurrió en
Villa Constitución, que por el despido de trabajadores de Acindar (empresa de acero) se
paralizaron las actividades y hubo toma de rehenes.

La crisis del petróleo de 1973 afectó directamente a la Argentina, porque provocó el aumento del
precio de los insumos importados necesarios para el desarrollo industrial. Así, el plan del
presidente se vio perjudicado al no poder mantener la estabilidad de los precios. Otros factores en
contra fueron la disminución del precio de las materias primas y la merma de exportación de carne
a Europa por una prohibición impuesta por la Comunidad Económica Europea.
90

Frente a un intento desde el gobierno de implantar el control de precios, los empresarios


respondieron con el desabastecimiento y el mercado negro.

El 12 de junio el presidente amenazó con renunciar si no podía llevar adelante su plan. Este
mensaje fue seguido de una movilización a Plaza de mayo donde Perón dijo: “mi único heredero es
el pueblo”, como si no pudiera existir ningún posible sucesor. También expresó:“llevo en mis oídos
la más maravillosa música que para mí es la palabra del pueblo argentino”.

Actividad Nº 36

a.Lea el siguiente texto:

“Convertida en un símbolo de repudio general a los gobiernos militares, la vuelta del peronismo al
poder era al mismo tiempo objeto de expectativas muy variadas. Aquellos grupos sociales que
históricamente habían acompañado a su movimiento la interpretaban como una vindicación de los
dieciocho años en que, de un modo u otro, se lo había excluido de la política. También existía en
estos grupos la esperanza del retorno a la política de distribución de riquezas producida durante los
primeros gobiernos de Perón. Otros militantes, los de izquierda, encontraban en el retorno del viejo
caudillo la condición de posibilidad para la construcción del socialismo nacional. Unos y otros
pretendían ser los traductores fieles del pensamiento de Perón. Inclusive grupos de importante
poder económico volvían a ver en el peronismo cierta garantía de gobernabilidad”. (*)

(*) dePrivitellio, L y otros (1998): Historia de la Argentina contemporánea. Desde la construcción del
mercado, el Estado y la Nación hasta nuestros días. Buenos Aires, Santillana, pág. 225.

b. Responda por escrito:

.¿Qué grupos sociales y políticos podría distinguir en este texto?

•¿Es posible afirmar que en el peronismo había diferentes tipos de simpatizantes y

militantes ¿Por qué?

•Retome las actividades anteriores para explicar por qué el peronismo tuvo un

crecimiento tan importante en los años previos a 1973.

•¿Qué razones motivaron el acercamiento y posterior enfrentamiento entre Perón y la

agrupación Montoneros?

Perón murió el 1 de julio de 1974. Su esposa María Estela Martínez -quien era entonces
vicepresidente de la República- lo sucedió en el cargo hasta que se produjo el golpe militar el 24 de
marzo de 1976.
91

El gobierno de Isabel Martínez de Perón

Durante el gobierno de Isabel Martínez de Perón se profundizó el avance de la derecha. El grupo de


López Rega se introdujo en áreas claves del Estado, llevando adelante una política represiva
organizada por la Triple A. Algunas de las acciones de esta represión fueron:

 La confección de "listas negras" de personas del mundo de la cultura identificadas con la


izquierda. Este fue el caso de artistas como Luis Brandoni, Nacha Guevara, Luis Politti,
Héctor Alterio, Horacio Guaraní, entre otros, quienes debieron exiliarse del país.
 La persecución y el alejamiento de sus cargos de aquellos funcionarios políticos
identificados con la izquierda, como el ministro de educación Jorge Taiana, acusado de
montonero y reemplazado por Oscar Ivanissevich, de la vieja guardia y del nacionalismo
católico, quien entre otras cosas, limitó el accionar de los centros de estudiantes. Otro caso
fue el del historiador Rodolfo Puiggrós, rector de la universidad, considerado un infiltrado
marxista, quien fue reeemplazado por Alberto Ottalagano, de derecha. Con estas políticas la
universidad sufría el avance de los sectores conservadores, quienes sostenían a autoridades
para las cuales el cogobierno universitario era un soviet.
 Los atentados con bombas a 19 locales de la Juventud Peronista.
 Los asesinatos de distintos dirigentes, funcionarios y diputados, como por ejemplo los del
abogado Ortega Peña de la izquierda Peronista, de Atilio López, ex vicegobernador de
Córdoba y del profesor Silvio Frondizi.
 El asesinato del militar chileno Carlos Prats y su esposa (30-9-74) quienes se habían exiliado
en Argentina tras la caída de Salvador Allende por el golpe militar de Augusto Pinochet.

La situación de la Organización Montoneros

Después de la muerte de Perón, los Montoneros pasaron a la clandestinidad. Culpaban al gobierno


de llevar adelante una política antipopular y un modelo de dependencia. Esta decisión significaba
para los integrantes de la organización ausentarse de sus lugares de trabajo cotidiano como las
escuelas, fábricas y villas a fin de evitar ser un blanco fácil de la Triple A. Sin embargo, la medida
tuvo posteriormente un efecto opuesto ya que fue muy difícil para algunos de estos militantes
alejarse de los espacios en los que vivían y militaban, faltando de un día para el otro a sus espacios
de trabajo cotidiano, quedando aún más expuestos que antes.

La decisión de pasar a la clandestinidad provocó la dispersión del movimiento, aunque la lucha


armada continuó mediante actos violentos como el asesinato de Arturo Mor Roig, dirigente radical
que había sido ministro de Lanusse; el secuestro de los hermanos Born, dueños de Bunge y Born,
una de las empresas más importantes del país, por cuyo rescate cobraron una importante suma de
dólares, y la voladura del yate del comisario Villar, entre otros.

Las medidas del Gobierno: la derechización

En el ámbito de las Fuerzas Armadas no sólo fueron desplazadas las cúpulas militares de los
tiempos de Cámpora por considerarlas portadoras de un nacionalismo volcado a la izquierda y de
levantar las banderas del antiimperialismo, sino también fue separado posteriormente de su cargo,
92

el comandante en jefe Anaya, de tendencia liberal, nombrado por Perón. La derechización iba en
aumento y el lopezrreguismo finalmente influyó en la decisión de la presidenta para el
nombramiento del general Jorge Rafael Videla.

En el ámbito empresarial, el capitalismo más concentrado tomó la delantera para contrarrestar la


influencia del empresariado nacional de la CGE, formando una asamblea permanente que tenía
como principales protagonistas a la Sociedad Rural Argentina y a la Bolsa de Comercio. Estos
hostigarían al gobierno suspendiendo la exportación de carne, obligándolo a su vez a tomar
medidas que beneficiaban a los sectores tradicionales agroexportadores.

A partir de 1975, el ministro de economía Celestino Rodrigo intentó neutralizar la influencia sindical
y aplicó recetas liberales y de ajuste (una política cuyas medidas y efectos serían recordados como
el Rodrigazo) que significaron la devaluación del peso y verdaderos “tarifazos” en el caso de los
combustibles y la electricidad, entre otros.

El camino hacia el golpe de Estado

El gobierno de Isabel profundizó la acción represiva que reclamaban los grandes empresarios y los
militares preocupados por la falta de orden y de autoridad.

Finalmente para satisfacer los reclamos de orden, el gobierno le otorgó a las Fuerzas Armadas un
papel clave en la lucha antisubversiva: autorizó la puesta en marcha del Operativo Independencia
en Tucumán donde el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) -organización armada de la izquierda
no perteneciente al peronismo- había iniciado la guerrilla rural. Tal operativo estaba destinado a
cortar cualquier tipo de acercamiento entre los guerrilleros y la población local.

En octubre de 1975, por un alejamiento provisorio de Isabel, el gobierno estuvo a cargo de Ítalo
Argentino Luder, presidente del Senado, quien bajo presión militar, firmó un decreto que ordenaba
“ejecutar las operaciones militares y de seguridad que sean necesarias a efectos de aniquilar el
accionar de los elementos subversivos en todo el territorio del país”, esperando así la lealtad de las
fuerzas armadas. Sin embargo lejos de obtener esta lealtad se formó un frente golpista.

El 23 de diciembre de 1975 el ERP atacó el Batallón de Arsenales Domingo Viejobueno, de Monte


Chingolo, en la provincia de Buenos Aires. Como respuesta a este hecho, el general Jorge Rafael
Videla emitió un discurso que preanunciaba el golpe.

Los sectores capitalistas y los militares decidieron tomar las riendas de la situación frente a la
incapacidad del gobierno para frenar los conflictos. En febrero de 1976, los empresarios realizaron
un lockout que fue visto con buenos ojos por los sectores medios urbanos y contó con la pasividad
de la CGT, la incapacidad de los partidos políticos y la indiferencia de la opinión pública
adormecida o ablandada por los medios de comunicación que instalaban la noticia del golpe militar
como algo esperado.

El 24 de marzo de 1976 se produjo finalmente el golpe de Estado.


93

Actividad Nº 37

a. Escriba un texto en el que explique qué orientación política tenían los sectores que
asumieron protagonismo dentro del gobierno de Isabel Perón. Para ello tome en cuenta las
medidas de gobierno y cómo se desarrollaron los acontecimientos políticos en esos años.

Aspectos económicos del período: breve síntesis

El período 1973-1976 estuvo marcado económicamente por dos etapas. La primera se prolongó
hasta 1975. En ella se continuó un modelo de sustitución de importaciones semicerrado, con fuerte
presencia del capital extranjero en los sectores más modernos de la industria y con un fuerte peso
del Estado. La crisis económica conocida como “rodrigazo” cerró definitivamente el período y abrió
una etapa de serias convulsiones que encontraron un modo de resolverse con la dictadura militar.
Comenzaba la era del monetarismo, la desindustrialización y el crecimiento acelerado del
endeudamiento externo que profundizó la última dictadura.
94

Actividad de integración de la Unidad 5


Indique en cada una de las siguientes afirmaciones, cuáles son VERDADERAS y cuáles son FALSAS:

1. Los objetivos de la Revolución libertadora fueron:

- Imponer un proyecto económico de Estado interventor ( )

- Desperonizar a la sociedad ( )

- Perpetuarse en el poder sin ningún tipo de plazos ( )

2. A partir de 1955 como consecuencia de la proscripción del peronismo:

- Algunos trabajadores y otros partidarios peronistas abandonaron la resistencia ( )

- La Unión Cívica Radical se unió al peronismo ( )

- La Unión Cívica Radical se mantuvo unida ( )

- Las Fuerzas Armadas tendieron a dividirse en dos facciones rivales ( )

3. El desarrollismo:

- Promovió la industria liviana ( )

- Buscó desarrollar la industria pesada con capitales extranjeros ( )

- Fue una política económica que surgió en la década de 1970 ( )

4. Proscripción del peronismo y legitimidad política:

- La prohibición del peronismo atentaba contra la legitimidad del régimen democrático ( )

- Las presidencias constitucionales de 1958 y 1963 terminaron sus respectivos mandatos en tiempo y
forma ( )

- El Presidente Arturo H. Illia, durante su presidencia consiguió la adhesión de todos los sectores de la
sociedad ( )

5. El Estado burocrático-autoritario

- El Estado burocrático autoritario se conformó como un sistema de exclusión política y económica del
sector popular ( )

- El Estado burocrático autoritario se estableció cuando terminó el período de gobierno de la Revolución


Argentina ( )

- La universidad se mantuvo a salvo del Estado burocrático autoritario ( )


95

6. La Doctrina de la Seguridad Nacional, la radicalización política y el Cordobazo

- La Doctrina de la Seguridad Nacional se impuso para controlar a los peronistas en la etapa de la


proscripción ( )

- La Doctrina de la Seguridad Nacional fue una manifestación de la Guerra Fría en América Latina ya que
por medio de esta se intentaba controlar al enemigo de ideológico ( )

- La radicalización política implicó la adhesión masiva de diversos sectores sociales al Partido Radical ( )

- La radicalización política fue una respuesta al cierre de todos los canales de expresión y participación
durante el gobierno de facto ( )

- En los años 60, la radicalización política influyó en distintos sectores de la Iglesia ( )

- El Cordobazo fue una protesta protagonizada por estudiantes y obreros duramente reprimida por el
gobierno de facto ( )

7. La vuelta del peronismo

- El regreso de Perón marcó el inicio de la Revolución Argentina ( )

- El período que se inició en 1973 se caracterizó por los conflictos internos dentro del peronismo ( )

- Las acciones de la Triple A buscaron suprimir la militancia de izquierda ( )


96

UNIDAD 6: Transformaciones del modelo socioeconómico en el marco


del autoritarismo neoliberal

El panorama abierto por la crisis capitalista mundial de la década del '70 significó para Argentina
el agotamiento de un modelo de desarrollo basado en la industrialización sustitutiva, el pleno
empleo, el Estado benefactor y el crecimiento (social, sindical, político) de la clase obrera. Pero
nuestro país además se encontraba sumergido en una profunda crisis política.
Las políticas económicas neoliberales avanzaron en el mundo. En Argentina fueron implementadas
por el gobierno surgido del golpe de Estado de 1976. En un contexto fuertemente represivo la
sociedad fue transformada.

6.1. El golpe de Estado de 1976: terrorismo de Estado e implementación del modelo


neoliberal

El golpe de Estado -que se inició el 24 de marzo de 1976- se produjo en medio de una grave crisis:
conflictos sociales que habían permanecido irresueltos, las prácticas políticas cargadas de
autoritarismo, las dificultades para procesar los conflictos entre los diferentes grupos y sectores y
los cambios en el contexto internacional.
Esa fecha se constituyó en un símbolo en la medida que significó el cierre de una etapa y el
comienzo de otra. La sociedad argentina ingresó en uno de sus períodos más traumáticos a partir
de que el denominado “Proceso de Reorganización Nacional” asumió el control de la República.
Desde entonces se inició una época que distintos investigadores han caracterizado como de
“disciplinamiento social”. Los sectores en el poder sostenían que la crisis que atravesaba la
Argentina era producto de una sociedad que se había desbordado. Por eso las Fuerzas Armadas
diseñaron un plan que transformaría de raíz lo que ellos consideraban deformaciones propias de un
Estado populista, que se había configurado en la década peronista.
Los instrumentos para corregir y disciplinar a la sociedad formaron parte de un proyecto político
que incluía la represión y el terrorismo de Estado.
El reordenamiento político estaba acompañado por el económico. El mercado asumió un rol central
y por lo tanto se buscó desmantelar el carácter benefactor del Estado. Para los países como el
nuestro, el panorama abierto por aquella crisis significaba el agotamiento de un modelo. En 1976, a
diferencia de experiencias anteriores, ya no se trataba de producir modificaciones dentro de un
modelo sino por el contrario, se trataba de transformar de raíz las estructuras de la sociedad
argentina. La política desarrollada por el gabinete de José A. Martínez de Hoz (ministro de
Economía durante el gobierno de Jorge R. Videla) buscó refundar la economía y la sociedad
argentinas en el marco de la crisis capitalista mundial iniciada en 1973.
Al concluir en 1983, la última dictadura militar dejó marcas terribles: exiliados, torturados,
desaparecidos y muertos en combate en la guerra de Malvinas, así como miles de personas
expulsadas del mundo del trabajo como producto de las políticas económicas implementadas en
esos años.

El terrorismo de Estado
97

Antes de dar una definición sobre el terrorismo de Estado, es importante distinguir una de las
características fundamentales que hacen a un Estado de derecho. Veamos.

En una sociedad, es el Estado el que tiene el monopolio de la fuerza. En otras palabras, es el que
tiene las armas para proteger y garantizar la vigencia de los derechos de sus habitantes y
ciudadanos. En un Estado de derecho, los miembros de la sociedad consienten en que el Estado sea
el que los proteja a través de las fuerzas de seguridad.
En cambio, en el terrorismo de Estado se invierte esa relación. El Estado se convierte en terrorista
cuando utiliza esa fuerza (que la sociedad le delegó) en contra de los propios ciudadanos.

El terrorismo de Estado, utiliza de modo sistemático la violencia a través del aparato estatal
intimidando a opositores políticos, extendiendo el miedo y el terror al conjunto de la sociedad civil.
Ante el Estado terrorista, los miembros de la sociedad se sienten –y efectivamente están-
indefensos, sometidos a la voluntad de quienes ejercen la autoridad.
En el terrorismo de Estado, el Estado actúa como si fuera un Estado legal, ocultando la aplicación de
sus acciones represivas ilegales, que prescinden de la ley y del respeto por los derechos humanos.
En un Estado terrorista, el gobierno no sólo se apropia del sentido de lo que es legal y de su
interpretación de la justicia. Por lo general, también funda un vocabulario para nombrar a sus
opositores, tachándolos de “subversivos” y extendiendo un manto de miedo y sospecha sobre el
conjunto de la población.

Actividad 38

Le proponemos que vea la primera parte de este video (hasta el minuto 15:52) y responda las
preguntas que se formulan a continuación:

http://www.educ.ar/sitios/educar/recursos/ver?id=50022&referente=docentes

1. ¿Quiénes toman el poder según el Comunicado Nº1? ¿Qué diferencias presentó el golpe de
1976 respecto de los golpes de Estado anteriores?
2. ¿Qué objetivos se propuso el “Proceso de Reorganización Nacional”?
3. ¿Qué sectores sociales avalaron las políticas de la dictadura militar?
4. ¿A qué llamaron subversión? ¿Qué relación encuentra entre esa definición con el objetivo
que se propuso la dictadura militar de disciplinamiento político de la sociedad?
5. ¿En qué contexto latinoamericano se inició la dictadura militar de 1976? Preste atención al
concepto de Doctrina de la Seguridad Nacional que estudió en la unidad 5.
6. Identifique las formas represivas implementadas por la dictadura militar.
7. ¿Cuáles fueron los sectores más perseguidos?

El disciplinamiento económico a través del neoliberalismo

Para estudiar las transformaciones que la dictadura busco implementar en la sociedad argentina, es
necesario que en primer término caractericemos brevemente al neoliberalismo.

¿Qué es el neoliberalismo?
98

El neoliberalismo surgió a mediados del siglo XX, como respuesta a las políticas keynesianas que se
habían implementado y extendido a partir de la crisis del ’29 en el mundo capitalista y que se
complementaron con la consolidación de los Estados benefactores, durante y luego de la Segunda
Guerra Mundial.
La teoría neoliberal -cuyos principales representantes son Friedrich von Hayek, Milton Friedman y
Karl Popper- critica fundamentalmente los mecanismos interventores del Estado sobre el mercado,
sobre los que se apoyan precisamente las políticas keynesianas y benefactoras.
Para el neoliberalismo, cualquier limitación que el Estado plantea sobre el mercado es una
restricción a la libertad; desde esta perspectiva teórica, es el libre juego de la oferta y la demanda,
la competencia en el mercado, la que debe regir las relaciones entre la sociedad (sus individuos) y la
economía.
Los críticos del neoliberalismo, por el contrario, sostienen que la libre competencia no es posible:
para que la competencia sea libre es necesario que haya igualdad de oportunidades. Esto último, en
los hechos es irrealizable, ya que las sociedades están constituidas por relaciones de poder, y por lo
tanto, por desigualdades. Por eso es que el Estado debe regular el mercado, debe intervenir para
tratar de equilibrar esas desigualdades.

El neoliberalismo surgió –como ya señalamos- a mediados del siglo XX. Pero fue recién a comienzos
de la década del ’70, cuando sus argumentos encontraron un suelo propicio en donde germinar.
¿Cuál fue el contexto favorable para el avance de esas ideas?

Con la crisis mundial de 1973 –que hemos estudiado en la Unidad 4- entró en crisis el modelo
económico que se había extendido luego de la Segunda Guerra Mundial. El período de expansión
capitalista de los “años dorados” había llegado a su fin y se iniciaba una etapa de recesión y
depresión económica. En ese contexto, las ideas neoliberales benefactor ganaron terreno. Los
neoliberales, embistieron contra el Estado benefactor. Las raíces de la crisis también se hallaban en
las prácticas reivindicativas del movimiento obrero, que a través de sus sindicatos presionaba sobre
el Estado para que aumentara el gasto social.

El neoliberalismo se impuso por primera vez durante la dictadura de Pinochet en Chile y sus
principales referentes políticos en el mundo fueron Margaret Thatcher (en el Reino Unido) y Ronald
Reagan (en EE.UU).

En Argentina, la política económica que implementó José Alfredo Martínez de Hoz -ministro de
Economía del dictador Jorge R. Videla- fue de orientación neoliberal. Años más tarde, ya en
democracia, el neoliberalismo económico se desplegó en toda su magnitud bajo el gobierno de
Carlos S. Menem.

Actividad 39

Le proponemos que vea la segunda parte de este video (desde el minuto 15:53) y responda las
preguntas que se formulan a continuación:

http://www.educ.ar/sitios/educar/recursos/ver?id=50022&referente=docentes
99

1. ¿Qué objetivos se propuso el plan de Martínez de Hoz? ¿Cuáles eran los “males” que
diagnosticaba el ministro? ¿Qué soluciones proponía?
2. ¿Qué medidas tomó para intentar frenar la inflación?
3. ¿En qué consistió la reforma financiera? ¿Qué consecuencias produjo?
4. ¿Por qué se produjo la desindustrialización?
5. ¿A qué se denominó “la tablita”? ¿Qué consecuencias produjo?
6. ¿Qué medidas tomó Domingo F. Cavallo en el Banco Central?

7. Lea el siguiente texto:

Una de las características del período fue el incremento que experimentó la deuda externa argentina. Su
origen está vinculado con los cambios que sufrió la economía mundial a partir de la década del setenta.
Contribuyeron a su crecimiento el tipo de inserción de la Argentina en el mercado mundial, típica de un país
dependiente, así como el protagonismo de las empresas de capitales extranjeros en la economía nacional y
del capital financiero que circulaba en forma autónoma y sin control del Estado, en los mercados
internacionales.
El endeudamiento creció en primer término como consecuencia de los créditos otorgados a empresas
privadas. En los años ´80, fue el Estado el que se endeudó.
Tomado de Paz, P: Proceso de acumulación y política económica. En Paz y otros (1985): Crisis
de la dictadura argentina. Buenos Aires, Siglo XXI.

 ¿Qué sucedió con el endeudamiento externo?

6.2. La crisis del “Proceso de Reorganización Nacional” y la recuperación de la


democracia

Al comenzar 1982, la dictadura se encontraba en crisis. Por un lado, se habían intensificado sus
enfrentamientos internos, la economía se mostraba débil y el descontento de las organizaciones
sociales iba en aumento.

El 30 de marzo de ese año, la CGT (Confederación General del Trabajo) que englobaba a los
sectores opositores, realizó una movilización que terminó con una fuerte represión. Dos días más
tarde, el país amanecía con la noticia del desembarco de las Fuerzas Armadas argentinas y la
recuperación de las Islas Malvinas. El país entró en una guerra contra una potencia central (Gran
Bretaña) y dio por resultado una derrota estrepitosa, la muerte de cientos de jóvenes y el
desprestigio total del gobierno.

Junto a esto, los organismos de derechos humanos (Madres de Plaza de Mayo, Abuelas de Plaza de
Mayo, Servicio de Paz y Justicia, Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, Centro de
Estudios Legales y Sociales, entre otras) que venían funcionando en estos años, se habían
fortalecido. A pesar de la terrible represión que habían sufrido, su prédica sobre la desaparición de
personas comenzaba a ser escuchada por una sociedad que salía del terror y de la negación de esa
experiencia. Las presiones internacionales iban en aumento y numerosas personalidades se
sumaban a esa lucha.

En ese marco, la dictadura intentaba cerrar su experiencia de la forma menos costosa posible,
evitando toda revisión sobre su accionar. Pero había sectores decididos a impedirlo. A mediados de
100

1982 se levantó la veda política y los partidos mayoritarios conformaron una organización
denominada Multipartidaria, que exigía el llamado a elecciones. Esta realizó una importante
manifestación en la Ciudad de Buenos Aires en diciembre de ese año, que también culminó con
actos represivos. Un obrero de 26 años, Dalmiro Flores, fue baleado por fuerzas de seguridad sin
uniforme frente al Cabildo de Buenos Aires.

Las elecciones se llevaron a cabo finalmente unos meses más tarde, el 30 de octubre de 1983. En
ellas se impusieron los candidatos de la UCR (Unión Cívica Radical), Raúl Alfonsín y Víctor Martínez,
quienes asumieron el poder el 10 de diciembre de ese año. Se cerraba así una de las experiencias
más cruentas de la historia de nuestro país y se abría una nueva etapa de vigencia constitucional.

Actividad 40

 ¿Cuáles fueron las causas de la crisis de la dictadura militar?

La transición y la consolidación a la democracia: El gobierno de Alfonsín

La herencia que dejó la dictadura militar condicionó a los gobiernos que asumieron el poder con la
reapertura del sistema democrático. Argentina se encontraba sumergida en una crisis económica y
se volvía fundamental reconstruir una cultura democrática luego de años de censura y represión.
La sociedad se encontraba ante un nuevo desafío: plantear reglas de juego acordes a un estado de
derecho, procesar las demandas y las divergencias entre los distintos grupos sociales por canales
democráticos. Atravesar la nueva etapa suponía revisar cómo fue posible que la sociedad argentina
hubiese atravesado esos años de oscuridad con costos y heridas tan profundas.

Actividad 41

Vea el siguiente video. Allí se sintetizan los principales acontecimientos sucedidos durante la
presidencia de Raúl Alfonsín:
https://www.youtube.com/watch?v=zAmRjuYan64

Le proponemos que organice la información que allí se analiza a partir de las siguientes consignas:

1. ¿Cuáles fueron los desafíos que debió enfrentar Alfonsín al asumir el gobierno?
2. ¿Qué argumentos mencionados en el video habrían favorecido el triunfo de Alfonsín?
3. Identifique las presiones militares y las demandas sociales que se efectuaron al gobierno.
4. Enumere las medidas significativas que se tomaron durante el gobierno de Alfonsín.
5. A partir de las medidas que señaló en la consigna anterior, mencione cuáles fueron los
sectores que se enfrentaron con el gobierno de Alfonsín.
6. ¿Por qué se afirma que el año 1987 marcó el ocaso del gobierno alfonsinista?
7. ¿Por qué Raúl Alfonsín dejó la presidencia antes de que terminara su mandato?
101

El neoliberalismo en democracia: el gobierno de Carlos S. Menem

En mayo de 1989 la fórmula Menem-Duhalde triunfó en las elecciones con el 47,3% de los votos. La
fórmula radical Angeloz-Casella, obtuvo el 32,4%. Si bien la entrega del poder estaba prevista para
el 10 de diciembre, la situación política del gobierno de Alfonsín era inestable debido a la crisis
económica y social que atravesaba el país. Alfonsín anunció que adelantaba la entrega del poder
para el 8 de julio de ese año.

Cuando Menem asumió la presidencia comenzó a tomar una serie de medidas que causaron
sorpresa en gran parte de su electorado. Sus acciones no parecían estar inspiradas en las consignas
del peronismo histórico –a las que había hecho alusión cuando debió enfrentó a su rival Cafiero en
las internas peronistas- sino que su discurso viró hacia posiciones decididamente neoliberales. Tal
es así que los grupos que habían visto con temor su ascenso al gobierno, imaginando que
comenzaría a tomar medidas de corte estatista y populista (es fundamental recordar las promesas
que había hecho Menem, sintetizadas en las consignas de “revolución productiva” y “salariazo”)
comenzaron a acercarse.

El malestar en las Fuerzas Armadas, que se había manifestado durante el gobierno del Alfonsín ante
la política de juzgamiento por los crímenes cometidos durante la dictadura, continuó en los inicios
del gobierno de Menem. El presidente consideraba que era necesario pacificar el país, por lo que
otorgó el indulto a los miembros de las Juntas militares y los jefes de la agrupación Montoneros.
También a los sublevados en los levantamientos carapintadas.

En 1990, asumió el ministerio de Economía Domingo F. Cavallo, lo que fortaleció el rumbo


neoliberal. En 1991, lanzó el Plan de Convertibilidad que fijaba la paridad del peso con el dólar. Se
flexibilizaron los contratos de trabajo y se privatizaron las grandes empresas de servicios públicos. A
la privatización de la empresa telefónica Entel, le siguieron las de agua corriente, electricidad,
aviación, ferrocarriles, empresas siderúrgicas, petroleras.

En 1993, el menemismo reflotó la propuesta de reformar la Constitución Nacional. El principal


objetivo era reasegurar la continuidad de Menem en el gobierno, a través de la introducción de la
reelección presidencial. El radicalismo evaluó que la mayoría menemista podría imponer
prácticamente cualquier modificación. Ante la posibilidad de que la UCR quedara excluida y que se
reformara una Constitución con escasa legitimidad, Alfonsín firmó junto a Menem el Pacto de
Olivos, mediante el cual los dos partidos mayoritarios acordaron la necesidad de la reforma.

La Constitución fue reformada en 1994 en las ciudades de Santa Fe y Paraná y se introdujeron


diversos cambios. Entre ellos: la reelección presidencial por dos períodos consecutivos, el
acortamiento del mandato a cuatro años. Mandato de seis años para los senadores y la
incorporación de un senador que represente a la minoría de cada provincia, la incorporación del
cargo de jefe de gabinete en el poder ejecutivo, la acción de amparo, habeas corpus y habeas data
como garantía de los derechos humanos, derechos del consumidor, etc.

Menem ganó las elecciones de 1995. Si bien la política económica favorecía a los grupos capitalistas
concentrados en desmedro de los trabajadores, el menemismo logró volver imponerse con el 50%
de los votos, ante el temor a la hiperinflación de un el electorado que no veía otras alternativas
políticas.
102

Actividad 42

1. Identifique los aspectos más significativos del gobierno menemista que se señalan en el
texto, teniendo en cuenta los cambios políticos y económicos que se produjeron.
2. Vea el siguiente video:

www.educ.ar/sitios/educar/recursos/ver?id=40447&referente=docentes

A continuación responda:

 ¿En qué consistió la profundización de la reforma neoliberal? ¿Qué sectores de la sociedad


se vieron beneficiados por esas medidas y cuáles fueron perjudicados?

En el Nivel C hemos analizado la historia de nuestro país desde el primer gobierno radical y
seguimos los avatares de la sociedad argentina hasta los últimos años del siglo XX. Nos hemos
ocupado de temas tales como los cambios económicos y las transformaciones políticas, en
particular el auge y crisis del Estado benefactor. En el plano internacional, acontecimientos como la
caída del Muro de Berlín y la Guerra del Golfo señalan un orden mundial diferente al que se había
iniciado a fines de la Segunda Guerra. Por otro lado, en el plano nacional, hechos tales como los
juicios a las juntas militares que actuaron en la dictadura militar de 1976 y los levantamientos de
algunos sectores de las Fuerzas Armadas durante los gobiernos de Raúl Alfonsín y Carlos S. Menem,
conocidos como "carapintadas". La inclusión de las declaraciones internacionales sobre derechos
humanos en la reforma constitucional de 1984 y la crisis económica y social que atraviesa la
Argentina dan cuenta de los avances pero también de las dificultades y de los desafíos en la tarea
de profundización de la democracia y de la construcción de una sociedad más justa.
Esperamos que a lo largo del recorrido de Historia C, haya podido incorporar los conocimientos
necesarios para lograr una mayor comprensión de la historia argentina.
103

Actividad integradora de la Unidad 6


Indique en cada una de las siguientes afirmaciones, cuáles son VERDADERAS y cuáles son FALSAS:

1. En los días previos al golpe militar de 1976 el gobierno otorgó a las fuerzas armadas un papel muy
importante en la lucha antisubversiva ( )

2. La violencia institucional ejercida por el gobierno de facto tuvo como consecuencia que la sociedad civil
se mantuviera unida y organizada para resistir ( )

3. El terrorismo de Estado fue una práctica ligada a la represión ilegal y clandestina ( )

4. Las únicas víctimas del terrorismo de Estado fueron los líderes sindicales ( )

5. Las fuerzas Armadas se inspiraron en otros regímenes de facto para llevar adelante sus prácticas
antisubversivas ( )

6. El Estado de derecho fue un pilar fundamental durante el Proceso de Reorganización Nacional ( )

7. El Congreso de la Nación en sus sesiones se opuso a las acciones terroristas del gobierno ( )

8. Para los partidarios del neoliberalismo es el Estado el que debe determinar la marcha de la economía ( )

9. La teoría neoliberal sostiene que el mercado decide el rumbo de la economía ( )

10. Los críticos del neoliberalismo sostienen que en este sistema no existe la libre competencia ni la igualdad
de oportunidades a causa de la concentración económica ( )

11. El ministro José Martínez de Hoz estableció un modelo económico aperturista ( )

12. Durante la dictadura militar se buscó fortalecer el capitalismo productivo ( )

13. Uno de las causas de la desindustrialización fue la competencia de productos importados ( )

14. La tendencia a invertir en el circuito especulativo financiero impulsó a la producción industrial ( )

15. La acción de los organismos de Derechos humanos no tuvo ninguna influencia en el final del Proceso de
Reorganización Nacional ( )

16. Una de las causas del fin de la dictadura fue la derrota en la guerra frente a Inglaterra ( )

17. Las presiones militares y las demandas sociales fueron dos cuestiones centrales que debió enfrentar el
gobierno de Alfonsín ( )

18. Todos los partidos políticos firmaron el Pacto de Olivos, mediante el cual acordaron la necesidad de una
reforma constitucional. ( )
104