You are on page 1of 5

Integración refino-petroquímica: una visión india

La integración de una refinería con un complejo petroquímico ofrece productos de alto valor y
un impulso al margen bruto
VAHIDUNNISA QURESHI, VIVEK CHATE y PRABHAT SRIVASTAVA Fluor Daniel India
La industria de refinación ha experimentado una evolución desencadenada por la competencia
interna y la búsqueda de un mayor margen bruto de refinería. Estos dos factores han dado
forma a la complejidad de la industria de refinación actual con respecto a: • La dinámica del
mercado descendente. • Avances en los procesos / configuraciones de
refinación. Curiosamente, no son solo las fuerzas del mercado las que han orientado el camino
hacia el cual se mueven las tecnologías de refinación; las tecnologías mismas han dado forma a
los escenarios del mercado. El número de productos finales del procesamiento de crudo ha
aumentado enormemente con el tiempo, mientras que varias tecnologías han estado
impulsando la conversión de crudo pesado y ácido a productos más ligeros y más dulces en
respuesta a la demanda del mercado. La combinación compleja de múltiples flujos comenzó a
cumplir el requisito de combustibles de alta calidad en la segunda mitad del siglo XX. Mientras
tanto, la utilización de los subproductos de los procesos de combustible para producir
otros productos químicos impulsó el crecimiento en la industria petroquímica. Lote para
procesar, pesado a más ligero, térmico a catalítico, independiente a integrado han sido los
cambios direccionales en las refinerías a medida que los mercados se han diversificado y las
tecnologías han evolucionado. Las normas de emisión más estrictas han estado regulando los
procesos de las refinerías desde finales de los años ochenta y hoy en día la mayoría de los
proyectos brownfield están basados exclusivamente en estas regulaciones. Si bien hay costos
asociados con estos proyectos para mejorar la calidad del combustible, solo una pequeña
fracción de estos costos podría recuperarse de los aumentos de los precios del
combustible. Extraer más valor de los productos nuevos en lugar de solo aumentar la lista de
productos existentes es el camino a seguir para tales renovaciones. Además, mientras las
refinerías independientes están explorando gradualmente las oportunidades de integración
con complejos petroquímicos, es justo que las refinerías nuevas presenten dicha integración
desde el principio.
Complejo integrado de refinería y petroquímica La integración de un complejo de refinería y
petroquímica implica identificar sinergias y optimizarlas para obtener ganancias operacionales
y económicas donde comparten e intercambian muchas corrientes, como materias primas,
subproductos y servicios. El complejo integrado proporciona una gestión de moléculas óptima
para un mejor rendimiento de la inversión. Las refinerías tradicionalmente han estado
orientadas a maximizar los combustibles como productos finales y, en el proceso, a la
infrautilización de oportunidades para extraer mayor valor. Por ejemplo, las corrientes de
nafta en una refinería se reforman para producir un reformado que se usa como una mezcla de
gasolina, y el propileno producido en la FCC se usa para producir alquilato que nuevamente se
usa como material de mezcla en el conjunto de gasolina. De manera óptima, el reformado
puede usarse para producir aromáticos, y la corriente de propileno puede procesarse
adicionalmente para producir polipropileno que tiene un valor más alto (consulte la Tabla
1).Los complejos de refinerías y petroquímicos se pueden integrar típicamente de la siguiente
manera: I) Refinería Integrada con un craqueador de vapor para producir etileno, propileno y
otros derivados. II) Refinería integrada con un complejo aromático para producir benceno,
tolueno y xileno III) Refinería integrada con un complejo aromático y una galleta de vapor. El
grado de integración entre cualquiera de los anteriores depende de la viabilidad técnica y los
beneficios económicos resultantes. Esta es una discusión compleja y requiere más estudio
detallado caso por caso.
Refinería integrada con un complejo de olefina / craqueador de vapor Una refinería produce
una amplia gama de flujos de proceso con el potencial de ser utilizados como materia prima de
craqueo, dependiendo de las cantidades en que se producen, su utilización y su disponibilidad
en la refinería. La flexibilidad adecuada en la etapa de diseño del cracker, para manejar
diferentes tipos de materia prima (a base de gas o materia prima líquida), proporciona un
amortiguador a largo plazo contra la volatilidad del mercado. Muchas corrientes y
subproductos pueden transferirse potencialmente en cualquier dirección entre la refinería y el
craqueador a vapor. La nafta de la refinería se puede alimentar a la galleta como alimento
principal. El gas seco, que es una mezcla de componentes C1 / C2, se utiliza mejor en la galleta
como materia prima petroquímica que como combustible en la refinería. Un complejo de
olefina produce etileno como producto principal y propileno como subproducto; produce
pygas, que se envía de vuelta al complejo de la refinería para su posterior tratamiento. Otra
corriente principal de un complejo de olefinas es el hidrógeno, que se envía de regreso al
complejo de refinería y es de gran importancia para varias unidades de
hidroprocesamiento. Otros subproductos del complejo de olefina son gas combustible y C4
(ver Figura 1).
Más del 98% del etileno se produce a partir del craqueo de corrientes a nivel mundial. La
tecnología de craqueo a vapor ha evolucionado, diversificado y madurado para procesar
múltiples materias primas. La nafta y los crackers a vapor con alimentación mixta representan
el mayor número de instalaciones. Las galletas a base de etano han ganado terreno en Medio
Oriente, África y América del Norte en los últimos años. Una de las razones del creciente
número de crackers de gas es el descubrimiento y la producción de gas de esquisto, un mejor
rendimiento y, por lo tanto, una economía más atractiva. Pero el beneficio por unidad de
capacidad instalada no es el único criterio para la selección de materia prima. A menudo está
limitado por restricciones regionales, confiabilidad y disponibilidad de materia prima. El
consumo de nafta como materia prima en complejos petroquímicos indios ha aumentado en ~
75% de 5900000 t / año a 10300000 t / año entre 2008-09 y 2015-16. La mayor parte del
propileno se produce a partir de galletas de vapor como subproducto junto con el etileno. El
rendimiento de propileno en una galleta de vapor aumenta con una materia prima más pesada
para la galleta. La FCC es el siguiente contribuyente más grande de propileno. Los desarrollos
tecnológicos de FCC han permitido las operaciones en modo propileno, donde el rendimiento
de propileno de la unidad supera el 20% en peso. Se usan otras tecnologías para la producción
de propileno donde estas materias primas no están disponibles. La producción de propileno en
el lugar (por ejemplo, deshidrogenación de propano) está aumentando en las regiones donde
se usa el craqueo de etano para la producción de etileno y el rendimiento del subproducto de
propileno del proceso es despreciable .
La refinería integrada con un complejo aromático para producir BTX Aromatics como
benceno, tolueno y xileno (BTX) son componentes clave para varios petroquímicos. Estos son
materiales precursores para envases de alimentos y fibras sintéticas entre muchos otros
productos finales. La integración de la refinería con un complejo aromático es más común que
con un complejo de olefinas. La única otra fuente de producción de aromáticos es el gas de
horno de coque generado a partir de la coque de carbón. La nafta pesada de la refinería se
utiliza para producir reformado, rico en compuestos aromáticos y otros subproductos que
pueden integrarse de nuevo con la refinería. La figura 2 muestra esta relación. Una cadena de
reformado catalítico de hidrotratamiento de nafta produce un reformado que es la fuente de
la corriente para obtener los aromáticos máximos en la refinería.Reformate se usa como
mezcla de gasolina para mejorar el octano y / o se envía a un complejo aromático para la
recuperación de BTX. El compromiso entre la mejora del octanaje y la producción de BTX
debido al enrutamiento del reformado se resuelve en parte por los subproductos del complejo
de aromáticos: reflujo y corrientes de aromáticos pesados que regresan a la refinería. En
comparación con el etileno y el propileno, la producción de paraxileno está altamente
integrada. En el este de Asia, una cantidad significativa de producción de paraxileno se basa en
las importaciones de condensado y la posterior división para producir nafta para la materia
prima. Un porcentaje mayor de esta capacidad no está integrado con una refinería, lo que deja
más margen para la integración.
Refinería integrada con complejo aromático y craqueador a vapor Cuando se integran una
refinería, una planta de aromáticos y un complejo petroquímico, la integración y el
intercambio de flujos entre estas tres entidades es muy complejo. Se pueden lograr más
beneficios por encima del tipo de integración única descrita anteriormente. Si bien los
beneficios derivados de la integración de las refinerías y las olefinas y las refinerías aromáticas
se mantienen, la integración olefino-aromática mejora aún más las oportunidades de extraer
beneficios óptimos de cada flujo de refinería. Dos aspectos clave son que un cracker de vapor
prefiere las materias primas parafínicas y más ligeras y elimina los aromáticos como
subproductos, mientras que un complejo aromático prefiere las materias primas aromáticas
más pesadas y produce subproductos relativamente más ligeros junto con BTX. El Pygas de la
galleta de vapor se puede usar en el complejo aromático como alimento, mientras que el GLP y
el refinado del complejo de aromáticos se pueden alimentar a la máquina de vapor (ver Figura
3). La necesidad de integración también impulsa el desarrollo tecnológico. Las FCC ahora son
capaces de producir más del 20% en peso de propileno; de manera similar, los CCR pueden
satisfacer la demanda de reformado para un complejo aromático. Las unidades de
hidroprocesamiento no solo son útiles para eliminar el contenido de azufre de la materia
prima petroquímica; la adición de hidrógeno y la saturación de precursores de coque aumenta
el rendimiento y la eficiencia de un complejo petroquímico. Las sinergias de estas diversas
configuraciones se pueden gestionar de muchas maneras, además de las mencionadas aquí.
Integración a través de la gasificación La integración de las operaciones de refinación y
petroquímica sin duda aumenta los márgenes de beneficios en ambos lados. Pero la
producción petroquímica es un proceso intensivo de energía que, cuando se integra con una
refinería, depende de su propia planta de energía cautiva (CPP). Los CPP se basan en gas
natural licuado (GNL), nafta o gas combustible, lo que contribuye a los altos costos de energía
de la planta. La volatilidad en el mercado con respecto a los precios del gas natural, y la
insuficiente disponibilidad a nivel local, agregan restricciones adicionales en muchos regiones
para promover la integración de refinerías y petroquímicos. Por otro lado, los estrictos
requisitos medioambientales y la disponibilidad de crudos más pesados han obligado a los
refinadores a operar unidades como el coquizador retardado que extrae más extremos ligeros
del fondo del barril como residuos de vacío para ayudar a gestionar mejor las moléculas y
obtener mayores márgenes de beneficio. Esto también ha resultado en una mayor producción
de coque de petróleo. Actualmente, una gran proporción del coque de petróleo producido se
utiliza como combustible. Esta no es una opción atractiva desde el punto de vista financiero y
también es una preocupación ambiental. Petcoke se puede utilizar mejor a través de la
gasificación, donde puede producir productos de alto valor a través de gas de síntesis y
también cumplir con los requisitos de servicios públicos. Se puede crear una relación
simbiótica entre la gasificación del coque de petróleo y un complejo integrado de refinería y
petroquímica, combinando así un complejo integrado de refinería y petroquímica con un
complejo de gasificación para proporcionar un suministro ininterrumpido de combustible de
gas de síntesis al CPP. Esto también reducirá / eliminará la dependencia del complejo
integrado del suministro de gas natural externo / importado. Además, la integración de los tres
complejos impulsará aún más los márgenes de ganancia. El Syngas producido a partir del
proceso de gasificación puede usarse para producir productos de una gran variedad que
incluye metanol, olefinas, etanol, ácido acético e hidrógeno.
Cómo responde la industria: tendencias y proyecciones La mayoría de las refinerías, incluso
hoy en día, son impulsadas por los combustibles y solo los subproductos de los procesos
principales se utilizan como materia prima petroquímica; solo se pueden identificar unos
pocos casos en los que se intenta maximizar la materia prima petroquímica desde el
principio. Para evaluar el escenario de demanda / suministro petroquímico, también es
necesario observar brevemente la demanda y el suministro de los principales productos de
refinería. La demanda de gasolina está en constante aumento, pero solo en las regiones en
desarrollo. Los países desarrollados ya han experimentado un declive constante o un
estancamiento en la demanda de gasolina en los últimos años. Para el futuro, también se debe
tener en cuenta un énfasis global en las energías renovables, las pilas de combustible y la
aparición de los automóviles eléctricos. La tendencia de la demanda en los combustibles para
motores tendrá un punto de estancamiento, aunque no en el futuro inmediato.
Particularmente en India, el gobierno fomenta la mezcla de etanol y metanol en gasolina y
tiene un plan muy optimista de tener ventas de autos eléctricos solo para el 2030. En el frente
de emisiones, las normas BS VI han sido notificadas y la mayoría de las refinerías sufrirán
modificaciones para cumplir ellos, que ofrece la oportunidad de buscar productos más valiosos
a partir de materias primas durante los estudios de configuración de renovación
necesarios. Las reglamentaciones MARPOL sobre combustibles marinos para reducir el azufre
del 3.5% en peso al 0.5% en peso obligarán a un mayor hidroprocesamiento de aceites
pesados en la refinería. Estos factores implican que contar solo en la lista tradicional de
refinerías de productos no va a ser sostenible a largo plazo. La figura 4 es una indicación del
atractivo de la producción petroquímica. El rendimiento de la refinería a nivel mundial ha
aumentado a ~ 1.1% anual en los últimos 15 años, mientras que el crecimiento en la demanda
de productos petroquímicos es ~ 5.8% durante el mismo período. La capacidad actual de
refinación global es de ~ 4000 millones t / año, mientras que la producción petroquímica es de
500 millones t / año, lo que resalta una importante oportunidad de crecimiento. Si bien el
potencial petroquímico actual no se ha cumplido, en los últimos años los materiales
petroquímicos han podido encontrar nuevas aplicaciones. El uso más flexible e innovador de
dicho material ha proporcionado excelentes sustitutos para los materiales naturales. La
tendencia de la demanda actual de productos petroquímicos es ascendente y la investigación y
el desarrollo adicionales solo impulsarán esta tendencia al alza. La producción total de
petroquímicos en la India fue meramente de 1,2 millones de toneladas anuales en 1990, pero
se sitúa en 17,6 millones de toneladas anuales en 2017 con un crecimiento anual de ~ 14%. A
pesar de este crecimiento acelerado, el consumo per cápita de productos petroquímicos en la
India sigue en ~ 6-7 kg, en comparación con 40+ kg para China y 50+ kg para EE. UU., Y debería
aumentar con el crecimiento de la economía. Si el escenario general se divide en
individuales productos petroquímicos derivados, es evidente que hay una gran oportunidad
disponible para acelerar la adición de producción y capacidad local. La importación neta de
productos químicos y petroquímicos le costó a la India Rs 80 436 millones de rupias en 201516.
De esta cantidad, alrededor del 40% correspondió a productos petroquímicos. La contribución
de estos artículos a la factura total de importación de la India aumentó del 4,5% al 10,4% entre
2008-09 y 2015-16. Actualmente, la India es un importador neto de todos los principales
productos petroquímicos, excepto los chips de benceno y poliéster. La Tabla 2 muestra la
contribución de unos pocos productos petroquímicos seleccionados a la factura de
importación de la India en 2015-16. A pesar de la adición de nueva capacidad, se espera que
aumente el déficit de los principales productos petroquímicos en India, impulsado por un
fuerte crecimiento de la demanda. Incluso a nivel mundial, se espera que la demanda básica
de químicos y plásticos crezca un 3,5% por año durante los próximos cinco años y que la oferta
crezca solo un 3% anual, por lo que los productores esperarán precios y ganancias más
altos. Estos factores indican colectivamente tendencias al alza en la industria petroquímica a
nivel mundial, más aún en la India, y presenta un caso sólido para la integración petroquímica
de las refinerías.
Retos y oportunidades de integración La integración petroquímica de refinería parece
prometedora, pero es una solución compleja y no inequívoca. Con la integración de dos
entidades, hay un aumento en la complejidad del sistema combinado que se acompaña de una
flexibilidad operativa limitada ya que las dos entidades dependen ahora una de la otra para la
materia prima, los servicios públicos, etc. En el frente técnico, existe el problema de muchas
opciones: productos múltiples, configuraciones múltiples y múltiples materias primas. En
realidad, es una buena situación para estar. Cada refinería es única en sí misma en términos de
calidad de materia prima, lista de productos, configuración y escenario geopolítico que hace
que el caso de integración sea único para cada refinería. Las empresas de refinación están
evaluando las tendencias del mercado local y mundial, y la disponibilidad y confiabilidad de las
materias primas, y reestructurando el negocio en consecuencia. Un complejo de refinería y
petroquímica requiere una integración de sitio único. La integración de sitios únicos requiere la
adquisición de una gran parcela, especialmente si un nuevo complejo petroquímico debe
integrarse con una refinería existente. Pero un solo sitio ofrece optimización de recursos,
capital y recursos a través de infraestructura, almacenamiento y servicios compartidos,
menores costos de logística y energía, con menos gastos generales y desperdicios, y una fuerza
laboral capacitada y contratistas en el mismo lugar. La escala de integración es otro desafío, ya
que los costos fijos de los complejos petroquímicos de pequeña capacidad superarán los
beneficios adicionales de la integración; un complejo más grande implica mejores
rendimientos. Pero este desafío es más un problema logístico que técnico u operativo. La
agrupación de materias primas (por ejemplo, la agrupación de nafta) podría ser una solución
para complejos petroquímicos de escala mundial integrados con refinerías en la parte de atrás.
Conclusión La integración de complejos petroquímicos con refinerías es una opción natural y
una refinería petroquímica puede responder mejor a la alta competencia y la presión sobre el
margen bruto de refinación. Tal integración no solo agrega productos de alto valor (ver Figura
5) sino también optimiza los costos de los servicios públicos. La integración petroquímica de
las refinerías tiene alcance y demanda en todo el mundo y en la India puede proporcionar una
solución efectiva a la alta factura de importación de petroquímicos del país. Hay un cambio en
la política del gobierno indio que impulsa una economía de metanol, una menor dependencia
de los combustibles de transporte tradicionales y la producción local de productos
petroquímicos, lo que impulsa aún más la integración, ya que las refinerías independientes
tendrán dificultades en un futuro cercano, si no.