Sie sind auf Seite 1von 3

Comentario del libro “Amores y parejas en el siglo XXI” de Oscar De Cristóforis.

Letra
Viva. Buenos Aires, 2009. 287 páginas

El libro que hoy reseño es el fruto de muchos años-más de treinta- de trabajo clínico con
parejas y de reflexiones acerca del amor. Oscar De Cristóforis ya había publicado varios
artículos sobre el tema, algunos de los cuales aparecieron en distintos números de esta
revista.
Este libro es un ensayo-de hecho se publica en la colección de editorial Letra Viva que
lleva ese nombre- lo cual lo diferencia claramente de los libros de autoayuda. El autor es
explícito al respecto: no cree en las recetas que estos proporcionan. No pretende que la
sola lectura del libro solucione conflictos a personas afectadas de “mal de amores”, más
bien se propone “aportar herramientas que permitan reflexionar sobre el vínculo de
pareja que vienen sosteniendo o el que intentan conformar”.
En este intento, ya desde el título mismo de la obra, y del plural con que designa a
amores y parejas, queda claro que no se va a referir a un criterio normativo único acerca
de lo que es el amor o la pareja. Considera que los comportamientos amorosos están
sobredeterminados por toda una herencia cultural (mitos, metáforas, tradiciones, etc) No
se trata de una constante antropológica, no tiene validez transcultural y transhistórica.
Esta postura implica una crítica a la idea de derrumbe o decadencia del paradigma de
pareja tradicional que dictaba la modernidad y que se naturalizó como el modelo único.
No intentará entonces definir “al amor” sino constatar algunas características que
asumen hoy los amores.

Para llevar a cabo su empresa de reflexión, se refiere a


1. la pareja sexual adulta, con sus características más relevantes, los conflictos y
paradojas que enfrentan;
2. Algunos planteos acerca del amor, el deseo y el goce. La relación entre el deseo
y la sexualidad en general. También propone que el amor romántico, prevalente
en los dos últimos siglos está cediendo paso a otras formas de amor y de estar en
pareja;
3. un recorrido histórico acerca de cómo se intentó resolver a lo largo de la historia,
la disyuntiva entre amor, matrimonio y erotismo, en general con altos niveles de
insatisfacción;
4. el planteo de algunas de las transformaciones sociales que han conformado un
tipo particular de subjetividad en las últimas décadas y que han incidido en los
cambios operados en los vínculos de pareja;
5. intento de caracterizar las “parejas actuales” que presentan roles, costumbres y
planteos vitales diferentes a los que existían hace unas décadas, con una
sexualidad más flexible o “plástica”, especialmente en el caso de la mujer, y con
nuevas formas de entender y practicar el amor.

Para caracterizar a la pareja sexual adulta, el autor cita a numerosos pensadores que han
definido la pasión, el deseo, el goce, el erotismo, con conceptos diferentes e incluso
opuestos. Igualmente analiza la intimidad bajo sus aspectos de deseo y de temor a la
pérdida de los límites del propio yo, y el malentendido que surge del supuesto de que el
otro dispone y maneja el mismo código. Prefiere utilizar la expresión “exclusividad
sexual” en lugar de fidelidad por tener esta denominación una carga ideológica al
referirse tan sólo a la sexualidad. Dice al respecto “fiel es aquel que no defrauda la
confianza que se deposita en él”.
A la pregunta ¿desaparecerá el amor en el siglo XXI? contesta a través de considerar al
amor, siguiendo a Luhmann, como “una clave, un conjunto de signos, señales, que
permite que se generen los sentimientos correspondientes” Habría entonces una
semiótica de lo amoroso. Este tipo de propuesta evita caer en definiciones atemporales,
cerradas y universales.
Alerta acerca de las dificultades para conjugar amor, deseo y pasión: el único equilibrio
que puede existir en la pareja es la inestabilidad.

En la empresa de des-mitificar al amor De Cristóforis expone los mitos más frecuentes,


partiendo de la teoría de los seres dobles que planteó Aristófanes en “El Banquete”. En
este mito el amor ya aparece como búsqueda de completud, como una ausencia o falta
que impulsa a la búsqueda. En muchos de los mitos de los tiempos sucesivos, se reitera
esta idea que intenta conjugar la intensidad del deseo y la duración a través del tiempo,
empresa imposible que muchas veces es causa de desengaños amorosos.
El recorrido histórico que nos propone el autor nos lleva a través de muchos siglos,
desde el amor “clásico” de Grecia y Roma a las formas amorosas de la postmodernidad,
pasando por el amor gentil, el amor cortés, el amor galante. Parece de por sí un
argumento acerca de la construcción histórica de la subjetividad y de las formas del
amor, el hecho de que a través de dieciocho siglos lo conyugal aparezca desvinculado
del amor pasión, es decir, la disociación entre los amores pasionales y matrimoniales
Esta disociación es la que se intenta superar en el amor romántico con la unión de amor,
pasión y conyugalidad. Señala acertadamente el autor que en esta época se reintroduce
la desigualdad entre los sexos que había tratado de abolir la revolución francesa.
A partir de mediados del siglo XX la aparición de los anticonceptivos, la revolución
sexual, la mayor independencia femenina comienzan a ser índices de un cambio que se
acelera en la postmodernidad.

Y finalmente De Cristóforis nos proporciona un fresco sobre las formas actuales de


pareja. Se pregunta si se trata de amores en fuga, si es más difícil hoy pronunciar un
discurso amoroso: si en una época era más fácil decir “te amo” que decir “te deseo”,
hoy parece ocurrir lo contrario. También se refiere a un comentario que se oye
frecuentemente en la vida cotidiana y el las terapias de pareja “te quiero pero no te amo”
Estamos en tiempos de monogamia flexible, de matrimonios abiertos, de fidelidades
sucesivas. Los modelos que cita-singletons o alone together, metroflexibles, swingers,
dinkis, poliamory etc, coexistiendo con parejas de tipo tradicional- expresan que hoy
impera la diversidad en las formas de relación de pareja, al contrario del modelo único
de antaño.
Si el riesgo del amor romántico, sobre el cual alerta de modo sostenido en el libro, es la
desilusión a que somete a los sujetos, también pone de manifiesto las incertidumbres y
la soledad que plantea esta nueva era.
Tal vez debamos recurrir a Badiou, a quien también cita De Cristóforis entre los muchos
autores que conforman la amplísima bibliografía de este libro. El dice que el amor se
sostiene en dos piernas desiguales (conjunción y disyunción) por lo cual siempre camina
renqueando.
Pero, agrego, también es probable que el ser humano no cese en la búsqueda obstinada
de un amor que ande bien.
Celebro la aparición de este libro sobre el amor que es serio sin ser solemne y optimista
sin ser ingenuo.