You are on page 1of 7

CEREBRO

El cerebro humano es extraordinariamente plástico, pudiéndose adaptar su


actividad y cambiar su estructura de forma significativa a lo largo de la vida,
aunque es más eficiente en los primeros años de desarrollo (periodos sensibles
para el aprendizaje). La experiencia modifica nuestro cerebro continuamente
fortaleciendo o debilitando las sinapsis que conectan las neuronas, generando
así el aprendizaje que es favorecido por el proceso de regeneración neuronal
llamado neurogénesis. Desde la perspectiva educativa, esta plasticidad cerebral
resulta trascendental porque posibilita la mejora de cualquier alumno (Guillén,
2012)

APRENDIZAJE

 "El proceso de adquisición de conocimientos y experiencia." De "The Adult


Learner " por Malcolm Knowles.
 El aprendizaje como un proceso de cambio relativamente permanente en
el comportamiento de una persona generado por la experiencia (Feldman,
2005)
Teorias Aprendizaje son

Paradigmas o Modelo del Aprendizaje son:

 conductista
 humanista
 cognitivo
 socio-cultural
 constructivista

Estilos de Aprendizaje

APRENDIZAJE +CEREBRO

I. Informacion Ingresa
por los Cinco Sentidos

Lobulos Frontales se
Sistema Limbico--
Activan-Prestar Atencio-
incluye la amigdala-
Pensar en Informacion-
recuerdos preverbales y
Acontecimiento
emocionales
Novedosos-

Lobulos de la Corteza se
activan para
Hipocampo-coordian la
interpretrar la nueva
informacion que recibe.
informacion a partir de
conocimiento previo

Figura 1 Proceso de Aprendizaje en el Cerebro

Bases Biológicas

El proceso de sinapsis o comunicación interneuronal y la forma como estas


células forman redes transmisoras de los impulsos que estimulan el
cerebro y propician su accionar como procesador central, son de
relevancia para el logro del aprendizaje. A través de este proceso también
se puede observar la plasticidad neuronal, que es la capacidad del sistema
nervioso de propiciar los contactos neuronales, y la eficiencia sináptica,
como respuesta a los estímulos internos y externos que recibe el cerebro.

De esta manera, es posible apreciar la incidencia de la sinapsis en los


procesos de aprendizaje que se desarrollan en la interacción docente–
estudiante; el aprendizaje se considera como un aspecto de la plasticidad
neuronal, puesto que es la modificación de la conducta de la persona, a
partir de experiencias previas; ello indica que el cerebro aprende y debido
a su plasticidad se modifica produciéndose cambios sinápticos de orden
anatómico y funcional. Lo descrito deja entrever que, mientras más
conocimientos son acumulados por el cerebro, mayor es la inteligencia; el
proceso de aprender, en suma, está supeditado a las conexiones sinápticas
entre las células cerebrales, esto es, mientras más conexiones hay entre
las neuronas, se incrementa el aprendizaje; lo cual depende del hemisferio
interviniente, pues cada uno de ellos, aunque funciona de una manera
especializada, no es independiente respecto del otro. Por otra parte, las
emociones también inciden en el aprendizaje, afectan la conducta del
estudiante porque crean estados mente-cuerpo distintos. (El cerebro que
aprende, 2009)

¿Cómo aprendemos?

Lo que el cerebro humano hace mejor es aprender, es modificado por el


aprendizaje debido a que éste con cada estimulación y experiencia se relumbra;
utilizarlo de forma no habitual estimula la formación de conexiones neuronales.

Al cerebro le estimulan los cambios, lo desconocido excita las redes neuronales,


por esa razón los ambientes fluidos y variados despiertan la curiosidad
favoreciendo el aprendizaje. Para el desarrollo cerebral es muy importante la
riqueza de estímulos y emociones positivas. (El cerebro que aprende, 2009)

El proceso cerebral de aprender y recordar está relacionado con los transmisores


y receptores neuronales que posibilitan por igual en la adaptabilidad del cerebro
a los estímulos externos. La flexibilidad de las comunicaciones entre neuronas
(sinapsis) es la que permite que nuestro cerebro recuerde la información
importante y olvide la insignificante. El cerebro tiene una admirable capacidad
para reorganizarse, y aunque en un momento determinado lo utilicemos en su
totalidad, siempre podemos aprender más.

En este sentido, la programación genética no basta para que se produzca el


desarrollo normal del cerebro, pues también se requiere la estimulación
ambiental. Es un hecho científico que las áreas sensoriales del cerebro sólo
pueden desarrollarse cuando el entorno contiene diversos estímulos
sensoriales: imágenes, texturas y sonidos; asimismo, para el desarrollo
normal del cerebro son necesarias tanto la cultura como la naturaleza. Es
importante señalar que el cerebro adulto es flexible, puede hacer que crezcan
células nuevas y establecer nuevas conexiones, al menos en algunas regiones
como el hipocampo. Aunque con el tiempo la información nueva se guarda cada
vez con menos eficiencia, no existe límite de edad para el aprendizaje. Es así
que ciertos estudios sobre plasticidad sugieren que el cerebro está bien armado
para aprender durante toda la vida y adaptarse al medio, y que la rehabilitación
educacional en edad adulta es posible. (Blakemore, 2008)

En conclusión, los cambios en el cerebro se producen en función de las redes


neuronales y del uso, pues lo que no se usa se pierde. A diferencia de los
ordenadores no se puede aprender una destreza nueva y conservarla para
siempre si no se practica. Hemos visto que el cerebro se adapta continuamente
a su entorno, es lo que nos enseñan las investigaciones sobre la plasticidad del
mismo, pues mientras más aprendamos sobre sus funciones y posibilidades
mayores logros alcanzaremos en los procesos de aprendizaje.

APRENDIZAJE REFLEXIVO

Dato Curioso: UIDADES DEL APRENDIZAJE

¿ Sabias que el aprendizaje es un 40 % ambiental y 60 % genético ?


Un ambiente estimulante, que le resulte curioso a un niño, hará que
cualquier materia que consideramos "aburrida" se convierta en una
auténtica pasión e incluso afición favorita.
La reflexión, corresponde, a una forma de pensamiento racional, a lo cual
expresa Senge (2005) “la reflexión es la disminución de la velocidad de nuestros
procesos de pensamiento para que podamos tomar conciencia de cómo
formamos nuestros modelos mentales y de las maneras en que estos influyen
en nuestras acciones”

 El aprendizaje reflexivo mediante el pensar-saber-hacer en su acción,


toma al estudiante como un ser pensante.

 Que actuando en su hacer se ha de generar en él una visión de la reflexión


en su acción, para formarse como estudiante critico-reflexivo y así
construir su aprendizaje reflexivo.
 El aprendizaje reflexivo está relacionado con ambos hemisferios ya
que nos lleva a introspección de las experiencias previas y la
modificación de la mismas.

Video:

https://www.youtube.com/watch?v=578-4HaRKOcAprendizaje Reflexivo

TIPS PARA POTENCIALIZAR EL APRENDIZAJE

 EMOCIONES: La neurociencia ha demostrado que las emociones


mantienen la curiosidad, nos sirven para comunicarnos y son
imprescindibles en los procesos de razonamiento y toma de decisiones,
es decir, los procesos emocionales y los cognitivos son inseparables
(Damasio, 2006)
 LA NOVEDAD ALIMENTA LA ATENCIÓN: La neurociencia ha
demostrado la importancia de hacer del aprendizaje una experiencia
positiva y agradable. Sabemos que estados emocionales negativos como
el miedo o la ansiedad dificultan el proceso de aprendizaje de nuestros
alumnos. Pero, en la práctica cotidiana, han predominado los contenidos
académicos abstractos, descontextualizados e irrelevantes que dificultan
la atención sostenida, que ya de por sí es difícil de mantener durante más
de quince minutos (Jensen, 2004).
 ALIMENTACION y HIDRATACION: Junto a la actividad física, son muy
importantes también la adecuada hidratación (se ha de permitir a los niños beber
agua en clase), hábitos nutricionales apropiados y dormir las horas necesarias
(se sabe que los adolescentes necesitan dormir más). Por ello resulta
conveniente la enseñanza de estos hábitos no sólo a los alumnos sino también
a los padres.

 EJERCICIO FISICO: La práctica regular de la actividad física


(principalmente el ejercicio aeróbico) promueve la neuroplasticidad y la
neurogénesis en el hipocampo, facilitando la memoria de largo plazo y un
aprendizaje más eficiente. Además, no sólo aporta oxígeno al cerebro
optimizando su funcionamiento, sino que genera una respuesta de los
neurotransmisores noradrenalina y dopamina que intervienen en los
procesos atencionales.

 ASOCIACION (20 años arriba): El cerebro conecta la nueva información


con la ya conocida, por lo que aprendemos mejor y más rápidamente
cuando relacionamos la información novedosa con los conocimientos ya
adquiridos. Para optimizar el aprendizaje, el cerebro necesita la repetición
de todo aquello que tiene que asimilar. (Willingham, 2011)
 JUEGO: El juego constituye un mecanismo natural arraigado
genéticamente que despierta la curiosidad, es placentero y permite
descubrir destrezas útiles para desenvolvernos en el mundo.

Conclusión

El aprendizaje se optimiza cuando el alumno es un protagonista activo del


mismo, es decir, se aprende actuando. Y esto se facilita cuando es una
actividad placentera y se da en un clima emocional positivo. Nuestro
cerebro nos permite mejorar y aprender a ser creativos y es por todo ello
que la neuroeducación resulta imprescindible. (El cerebro que aprende,
2009)

Bibliografía
Blakemore, S.-J. (2008). Cómo aprende el cerebro. Las claves para la educación. Barcelona:
Ariel.

Damasio, A. (2006). El error de Descartes.

El cerebro que aprende. (15 de Junio de 2009). Red de Revistas Científicas de América Latina, el
Caribe, España y Portugal. Recuperado el 10 de Junio de 2016, de
http://www.redalyc.org/pdf/396/39617332014.pdf

Feldman, R. S. (2005). Psicología: con aplicaciones en países de habla hispana 6ª ed. México: :
McGrawHill.

Guillén, J. C. (2012). Neuroeducación: estrategias basadas en el funcionamiento del cerebro.


Neurodidactica, 1-8.

Jensen, E. (2004). Cerebro y aprendizaje: competencias e implicaciones educativas.

Maldonado, L. (2017). APRENDIZAJE REFLEXIVO. UNA APROXIMACIÓN TEÓRICA. ARJÉ. Revista


de Postgrado FaCE-UC. Vol. 11 N° 20, 146-158.

Willingham, D. (2011). ¿Por qué a los niños no les gusta ir a la escuela? Graco.