Sie sind auf Seite 1von 19

PRESENTACION

Estima licenciado Manuel Moscoso gamarra tengo el


agrado de presentarlo mi trabajo cuyo contenido son sobre
las cabañuelas y su relación con el medio ambientéis este
trabajo con información con ámbitos regionales
provinciales y otros ámbitos .
EL MEDIO AMBIENTE Y LAS
CABAÑUELAS

¿ QUE RELACION TIENEN LAS CABAÑUELAS


CON EL MEDIO AMBIENTE ?
Las Cabañuelas, relación hombre-naturaleza
que se está perdiendo
Predecir las lluvias y el clima, sobre todo entre la gente del campo, era algo muy normal en décadas
anteriores. Hoy, la falta de interés de las nuevas generaciones hacia estos conocimientos y los avances
tecnológicos están haciendo que estas previsiones pierdan su valor.
“Tal vez parezca extraño, pero así es como sé que lloverá en gran parte del año”, le decía a un amigo
aquel enero del 2017, el cual se caracterizó por lluvias intensas en sus primeros días. Extrañado me
contestaba: “Estás loca, como crees que vas a adivinar el clima del resto de año por unas cuantos días de
lluvia”.

Recordaba que mi mamá siempre me decía que los primeros doce días de enero representaban los doce
meses del año y como estuviera el clima en esos días, así estaría en cada mes del año.

Las cabañuelas, como se llaman a estas predicciones populares, se definen por la Real Academia
Española como el “cálculo popular basado en la observación de los cambios atmosféricos en los 12, 8 o
24 primeros días de enero o agosto, para pronosticar el tiempo durante cada uno de los meses del mismo
año o del siguiente, son los responsables de estas predicciones”.

El conocimiento no era nuevo para mí, pero sí para mi amigo. Él había crecido toda su vida en la Ciudad
de México y yo en provincia, donde estas predicciones son muy comunes. Este sistema es utilizado por
adultos mayores y agricultores, incluso en el interior de la República sigue vigente, por lo que es
extraño que en las grandes ciudades se conozcan este tipo de prácticas.
Los campesinos son los que principalmente ocupan las cabañuelas.
Los fenómenos meteorológicos siempre han sido un misterio y a la vez compañeros del ser humano.
Desde la antigüedad, la humanidad ha tenido la necesidad de predecir el tiempo, sobre todo por su
incipiente sistema de agricultura.

La observación del cielo siempre ha sido un punto de inicio para muchas predicciones, mitos y temores.
En el caso de las cabañuelas, la experiencia y tradición juegan un papel fundamental. Pero con el avance
tecnológico que permite ya tener una predicción del clima incluso para viajar con la ropa adecuada, este
tipo de conocimientos populares se ha ido perdiendo poco a poco.

El origen de las Cabañuelas


El origen de este método de interpretar el clima no es preciso. Por una parte se cree que surgió en el
Zamuc, o “Fiesta de las Suertes”, que se celebraba en la antigua Babilonia en el ceremonial de Akitu del
Año Nuevo, donde se determinaban los presagios para cada uno de los 12 meses del año por los halos
alrededor del sol o de la luna. Si había halo en el sol, la posibilidad de lluvia a corto plazo era segura, si
el halo estaba en la luna las lluvias serían más duraderas.
Por otra parte, la cultura judía se valía de la “Fiesta de los Tabernáculos” para predecir el clima. En este
sistema las lluvias para el año venidero están decididas por los cielos. Los hindúes también tenían una
tradición similar: designan 12 días en la mitad del invierno para hacer la réplica climática que ha de
suceder en el año siguiente.

Pero una de las versiones más aceptadas es la que proviene del sur de España, aunque también en la
América prehispánica se ponía en práctica. “Esta tradición proviene de España. También en
Mesoamérica se realizaba pero en menor medida porque en esa zona había mucho más agua, por lo que
las lluvias no eran tan indispensables como en el país europeo”, nos comparte en entrevista con EL
UNIVERSAL Luis Manuel Rodríguez, profesor de agronomía en la Universidad Autónoma
Metropolitana, Unidad Xochimilco.

En el México prehispánico, los mayas y los aztecas utilizaban este sistema. La cultura azteca la adoptó
de los mayas, pues en ambos casos sus calendarios constaban de 18 meses de 20 días cada uno, más
cinco días adicionales que no entraban en los meses. Los primeros 18 días de enero servían para
predecir el clima de cada uno de los meses y los dos días restantes se dedicaban a otros fenómenos. El
día 19 era para pronosticar el tiempo del solsticio de verano y el 20 para el solsticio de invierno.

Las cabañuelas, actualmente, se predicen “en el primer mes del año, es decir en enero, donde se observa
el posible comportamiento del clima para el resto del año”, nos dice Luis Rodríguez, profesor de
agronomía.

“Hay gente que sólo se queda con los primeros doce días del año; es decir, el clima del 1 de enero nos
dice cómo será enero; el 2 de enero, nos dirá como será febrero y así sucesivamente hasta llegar al mes
12 que será diciembre. No obstante, hay otras personas, sobre todo los agricultores, que aún confían en
este método, que ocupan todo el mes para predecir el clima.

“En el método completo, cuando se llega al día 13 se vuelven a contar los meses pero ahora de manera
recesiva, es decir, el 13 corresponde al clima de diciembre hasta llegar al 24 que sería enero. A partir de
ahí los seis días que siguen cuentan por dos meses, por ejemplo el 25 corresponde enero-febrero y así
sucesivamente hasta llegar al 30 que corresponde a noviembre-diciembre. En cuanto el día 31 se va
contando por cada dos horas de las doce a dos de la mañana es enero y así hasta cumplir las 24 horas”,
explica Luis.
Las cabañuelas sirven para darnos una idea del estado del tiempo durante el año, si llueve, si va hacer
frío, etc.
Por su parte, Noé Matamoros, agrónomo por la Universidad de Chapingo, nos comenta en entrevista con
EL UNIVERSAL que “los climas generalmente tienen que coincidir; por ejemplo, los días 8 y 17 que
pertenecen a agosto tendrían que tener un clima parecido si hizo frío, calor, sí estuvo airoso y así”.

Asimismo, se piensa que las cabañuelas también tienen una gran relación con los primeros días del mes
de agosto, pues a partir de esos días se podrían conocer los fenómenos climáticos de todo el año. Se
hacen a través de los primeros 24 días de ese mes, para pronosticar el tiempo durante cada uno de los
meses del año.

Desde el punto de vista científico, las cabañuelas carecen por completo de sentido a la hora de obtener
predicciones sobre el tiempo meteorológico. “Es una cosa muy tradicional, aunque cada año que pasa es
más difícil”, enuncia Luis.

Por su parte Noé nos comparte: “Este sistema era como los meteorólogos de antes, ya que no existían
los aparatos que dicen el clima o el internet, aún sigue persistiendo, incluso las cabañuelas pueden llegar
a ser más confiables que la misma tecnología”.

Cabañuelas y granice ros: Otros métodos para predecir el clima


Aparte de las cabañuelas, existen otras formas de predecir las condiciones climatológicas que forman
parte de tradiciones de los pueblos. Luis nos explica que para los campesinos mixtecos de Oaxaca la
predicción del clima se hace desde el mes de octubre. “Ellos empiezan a contar desde el 5 de octubre
que es la época en que para ellos terminan las lluvias y comienza el otoño”.

“También está la tradición indígena de los ‘tiemperos’ o ‘granice ros’ que se realiza sobre todo en el
valle de México y en el de Puebla. Esta se rige sobre todo en lo espiritual y prácticamente es un diálogo
con las nubes, hablan directamente con la lluvia a través de danzas”, agrega Luis.

Por otro lado, Juan Mendoza, vendedor de flores en el mercado de Jamaica y originario de Magdalena
Petlalco, delegación Tlalpan, nos dice que ellos se guían también por las nubes. “Cuando están
aborregados, sabemos que va a nevar, sabemos que dos o tres días llueve y después nieva”.

En años recientes la ciudad y la zona conurbada de ha vestido de blanco.


Cabañuelas, ¿tradición que se pierde?
Las cabañuelas son una tradición que se está perdiendo y para muestra un botón. Un recorrido por el
mercado de Jamaica, famoso por sus puestos de flores, puede ser un ejemplo perfecto de ello.
Preguntando a los locatarios y a los comensales que van de compras a este tradicional mercado, nos
percatamos que muchos no saben lo que son las cabañuelas.

“No señorita, no sabría decirle qué son, sólo soy empleado”, me comenta un vendedor de verduras de
aquel mercado. Asimismo al preguntar en al menos tres puestos de flores la respuesta fue muy parecida.
“No señorita, siento no poder decirle esa información”, contesta uno de ellos.

“Ellos generalmente no saben de esos fenómenos porque sólo se dedican a vender, uno que también se
dedica a sembrar sabe muy bien qué es eso”, nos dice Gloria Morales, vendedora de flores desde hace
60 años y originaria de Magdalena Petlacalco, Tlalpan, en entrevista con EL UNIVERSAL. “Mucha
gente piensa que son conocimientos que ya no sirven, pero nosotros nos aferramos a la tierra y seguimos
creyendo en ellos”.
Gloria Morales en su puesto en el mercado de Jamaica.
Sin embargo, nos comparte que en los últimos años se han visto seriamente afectadas las predicciones.
“Antes era más cíclico y se cumplían con más veracidad. Ahora es muy irregular. A nosotros nos ha
perjudicado mucho el calor, creemos que esta alteración se debe a la contaminación y a la mancha
urbana que va creciendo; por ejemplo, de donde somos nosotros ha subido gente de Tepito y se ha
dedicado a quemar basura y a destruir el medio ambiente de por ahí”.

Complementando lo anterior, Luis, profesor de agronomía, explica algo similar: “De unos tres años para
acá, las cabañuelas no coinciden del todo. Algunos meses sí lo hacen y otros no. Hasta hace unos años
los inviernos eran húmedos y por eso era posible predecir el clima, ahora los inviernos son secos
haciéndolo más complicado”.

Otro enemigo que enfrentan las cabañuelas es el olvido. “Mi mamá nos enseñó y ahora nadie sabe”, nos
dice Ángela Martínez de 71 años en entrevista. “Estos conocimientos al parecer sólo los saben la gente
del campo y la gente mayor como yo, a la juventud ya no le interesa saberlo, por ende si les preguntas
ya no saben qué es eso. Yo intenté enseñarles a mis sobrinas pero se la viven pegadas al teléfono y pues
ahora por el internet pueden saber cómo está el clima”, concluye.

Luis, algo pesimista, nos dice “siento que estos conocimientos pueden desaparecer porque cada vez hay
menos campesinos y los grandes agricultores ya no se fijan en estas cosas”. Por su parte, Noé es más
optimista: “La gente todavía se guía por muchas cosas naturales, las cabañuelas todavía son ocupadas
por mucha gente del campo, sobre todo en las zonas más marginadas, ya que ahí aún no llegan los
adelantos tecnológicos”.

Por su parte, Rigo Matamoros nos comparte que a pesar que su papá se dedicó al campo unos años,
estos conocimientos los adquirió a través de sus abuelos. “Ellos me enseñaron lo de las cabañuelas
cuando yo estaba pequeño pero actualmente yo no lo ocupo para saber la situación climática del año,
sobre todo porque últimamente el clima ha cambiado demasiado.

“Si quisiera seguir transmitiendo estos conocimientos a mis hijos si los llegara a tener, pero dudo mucho
que a ellos les sirva de mucho, pues en unos veinte años, y como van las cosas, el clima puede ser
demasiado impredecible”.

Este fenómeno se explica, según Johnny Torrijos, sociólogo de la Universidad Autónoma Metropolitana
Unidad Xochimilco, a que “cualquier cultura, la que sea, está diseñada para sobrevivir pero el mundo
moderno capitalista, en función de la ganancia, incluso sólo para la subsistencia como en el caso de
mucha gente en el campo, desmantela saberes o prácticas tradicionales en función de lo que se supone
es más rentable”.
“Asimismo estos saberes se transfieren de una generación a otra, pero en muchas zonas del país se
pierden cada vez más rápido como cultivar la tierra o leer el clima o simplemente como se pierde el
interés de los nuevos hijos de campesinos por aprender la lengua autóctona, ya sólo hablan español a
favor de la explotación del tiempo de trabajo”, concluye Johnny.

Por eso es importante seguir transmitiendo este tipo de conocimientos, no porque científicamente sean
comprobables o no, sino más bien porque representan una relación del hombre con la naturaleza que no
debería tener caducidad.

Fotografías antiguas: Archivo EL UNIVERSAL.


Fuentes: Real Academia Española. Entrevistas con Juan Mendoza y Gloria Morales, vendedores del
mercado de Jamaica; Luis Manuel Rodríguez, profesor de agronomía en la Universidad Autónoma
Metropolitana Unidad Xochimilco, Noé Matamoros, agrónomo por la Universidad de Chapingo, Ángela
Martínez, comensal del mercado de Jamaica.

¿Qué son las cabañuelas y por qué


se presentaron hoy en Cusco?
Fenómeno climatológico despertó antiguo método de medición del clima usado por los antiguos
habitantes de Cusco y otras regiones.
Después de mucho tiempo, hoy en Cusco, cayó una ligera lluvia. La gente en la calle se mostraba
sorprendida, ya que la región inca no está atravesando la denominada "época de lluvias" por lo que la
presencia de aguaceros no es esperada.

Sin embargo, algunos pobladores cusqueños, sobre todo los más antiguos y que guardan fielmente las
tradiciones, atribuyeron la presencia de lluvias a las llamadas cabañuelas, antiguo método de
predicción metereológica, de usanza en las regiones más antiguas y tradicionales del ande.

Es así que las cabañuelas consisten en adivinar el estado climático de una determinada época, a través
de la lectura del clima en otra anterior. Vale decir, si en Cusco se presentaron lluvias el día cuatro de
agosto, el mes número cuatro del año siguiente también presentará este fenómeno climático.

Cabe mencionar que este tipo de medición atmosférica no está comprobado científicamente, ni tiene
validez experimental, sin embargo resulta curioso comprobar que muchas veces, las predicciones
hechas en años pasados, basadas en las cabañuelas, se cumplen en ciertos sectores y ciudades.

Viernes , 25 de Agosto 2017 | 16:00

Meteorólogos, Yachachiqs y cabañuelas


de los Andes
 A orillas del río Vilcanota, en la comunidad de Huaccaytaqui -ubicada en el distrito de
Quiquijana, provincia de Quispicanchi, Cusco- 20 especialistas del Servicio Nacional de
Meteorología e Hidrología del Perú (SENAMHI) participaron en el primer encuentro de
observación conjunta con los Yachachiqs, -conocedores y portadores del conocimiento ancestral
del clima- para el desarrollo del pronóstico estacional.
Según la Real Academia Española (RAE), las cabañuelas se definen como el "cálculo popular basado en
la observación de los cambios atmosféricos en los 12, 18 o 24 primeros días de enero o agosto para
pronosticar cada uno de los meses del mismo año o del siguiente".

A medianoche del 31 de julio se inició la observación conjunta, con la ofrenda y agradecimiento a la


Madre Tierra. Mauro Huamán (50), yachachiq de la comunidad de Huaccaytaqui, comentó: "Para
nosotros es importante agradecer a nuestra pachamama, por ella vivimos felices, nos cuida". Porque
como mencionan en la comunidad, agosto es un mes mágico, Watakallary.

Las Pléyades o Siete Hermanas son un cúmulo de estrellas cercanas a la Tierra; en los Andes del Perú
reciben el nombre de "Qoto" y son observadas a las 04:00 a.m. del 1 de agosto. De acuerdo a Fortunato
Puma (55), yachachiq de Huaccaytaqui, estas estrellas son indicadores para saber si se adelanta o retrasa
la siembra. "No solo miramos las estrellas, miramos toda la naturaleza, observamos la nubes, los
animales y las plantas", afirma.

El objetivo de este primer encuentro es tender puentes que revaloren el conocimiento ancestral en los
Andes. Es la primera vez que el saber científico dialoga con los conocimientos de los Yachachiq y sus
saberes ancestrales para realizar el primer pronóstico local. Líderes sabios y meteorólogos, ingenieros
ambientales y agrónomos que estudian el tiempo y clima elaboraran en conjunto el pronóstico estacional
para el 2018.

Nelson Quispe, director de la Subdirección de Predicción Meteorológica del SENAMHI, comenta:


"Para nosotros, este encuentro de saberes nos ha permitido rescatar conocimientos que, en algunos
casos, estaban olvidados; y los Yachachiqstienen la predisposición de aprender ciertos detalles
científicos".

Agregó que, en zonas más altas, las comunidades tienen otra interpretación y otros indicadores; por eso
los pronósticos son de carácter local. "Ha sido muy gratificante, una bonita experiencia compartir estos
conocimientos", remarcó el Ing. Quispe.
De igual manera, el director zonal 13 del SENAMHI (Cusco), Ing. Zenón Huamán, expresó el
compromiso de sumar una estación meteorológica convencional a la estación automática recientemente
instalada en el tambo de la comunidad.

Las estaciones convencionales son monitoreadas por una persona, denominada "observador
meteorológico"; y, según los estándares de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), se realiza
la toma de los datos (variables meteorológicas) tres veces al día: a las 07:00 a.m., 01:00 p.m. y 07:00
p.m. En ese sentido, los Yachachiqs serán quienes tomen los datos de observación meteorológica.

Este tipo de conocimiento y saberes ancestrales del clima no siempre son sistematizados ni escritos.
El yachachiq Fortunato cuenta con anotaciones de sus observaciones desde hace cinco años;
información corta pero valiosa que será sistematizada, comparada y analizada para continuar con este
valor vivo en los Andes del sur del Perú.

El SENAMHI continuará con esta actividad y le dará seguimiento continuo. De esta manera,
la DirecciónZonal 13 del SENAMHI se convierte en una bisagra importante para la construcción de
este proceso de diálogo; intercambio de información; transferencia de conocimiento y elaboración del
pronóstico mixto, que responde a una política intercultural, de memoria e inclusión social.

Sabiduría ancestral
martes, 1 agosto, 2017
El compañero Eugenio es dirigente de la Federación Departamental de Campesinos del Cusco. Desde
hace más de 50 años, aplica en su pequeña chacra del distrito de Chinchaypujyo, Anta, los conocimientos
ancestrales que le transmitieron sus padres. Uno de esos saberes es el referido a las cabañuelas.
Don Eugenio explica que la predicción del comportamiento de las lluvias en los meses venideros se
efectúa en base al comportamiento del clima en los primeros doce días del mes de agosto. De esta manera,
el 1 de agosto representa al mes de agosto, el día dos de agosto es setiembre, el tres de agosto es octubre,
y así, sucesivamente, hasta llegar al día 12 de agosto que representa al mes de julio del año siguiente.
Entonces, si el lunes 1 de agosto hay alguna llovizna o al menos el cielo está nublado, entonces significa
que este mes caerán las lluvias sobre el Cusco, lo que será bueno para la siembra. Es muy probable también
que los días viernes, sábado, domingo y lunes que vienen haya precipitaciones pluviales sobre la ciudad,
porque esos días representan a los meses de noviembre, diciembre, enero y febrero. Entonces, nada se
deja librado al azar.
Los campesinos saben cuándo hay que sembrar y cuándo hay que adelantar o retrasar esa acción. En el
campo, nada se improvisa. Las cabañuelas son parte de la inmensa sabiduría que
acumularon, desarrollaron y preservaron nuestros antepasados. Ellos no conocieron de las tecnologías que
hoy se aplican, pero igual percibieron fenómenos naturales y convivieron con ellos.
Estas son algunas lecciones que nos dejaron nuestros antecesores, aquellos que no conocieron la
corrupción, aquellos que no robaron, aquellos que no asumieron cargos para llenarse los
bolsillos. Nuestros antepasados nos enseñaron el inmenso valor del trabajo, de la honestidad, de la
solidaridad, del respeto.
Por: Alberto García Campana
Foto: Andina

Predicción de las cabañuelas para el año 2018


Realizado por Santiago Heredia Sánchez

Santiago Heredia Sánchez nacido en Ciudad Real, amante del campo y de la naturaleza y aficionado a la
pesca, los cangrejos y espárragos, lleva mas de 20 años realizando el pronóstico de las cabañuelas con
una fiabilidad del 80 al 85 % de acierto dentro del rango de 150 Km. alrededor del punto de medición.

¿Qué son las cabañuelas? Es la forma que tiene el pueblo de pronosticar el tiempo que ha de hacer durante
el año siguiente al de su realización. Hay varias formas de hacerlas, aunque la más habitual es la
observación de las variaciones atmosféricas en los trece primeros días del mes de agosto. De este modo
se podrá determinar si un mes será lluvioso, seco, hará más o menos frío, etc. en función de cómo ha sido
el día correspondiente a ese mes.

Existen muchos métodos para esta predicción, pero el ciudarrealeño Santiago Heredia, relaciona días
concretos del mes de agosto con cada mes del año; comenzando estas relaciones día-mes el uno de agosto
que correspondería a enero, el dos a febrero y así sucesivamente hasta el 12 que correspondería a
diciembre. La predicción se efectúa a partir de la observación de los distintos fenómenos atmosféricos
que tiene lugar a lo largo de cada uno de los días señalados.

Santiago se despierta con el sol y armado de paciencia se dedica a observar cada movimiento de la
naturaleza hasta que el sol desaparece. La posición de las nubes, la fuerza del viento, la humedad, la
temperatura… Hasta la presión atmosférica, que Santiago determina en función de la altura a la que se
alimentan los vencejos. Con todos estos datos elabora unas tablas que posteriormente traduce en las
predicciones, de forma que estos días de agosto determinan el tiempo que hará en cada uno de los meses
del año siguiente.

Registro de la Propiedad Intelectual

LAS CABAÑUELAS 2018 HAN SIDO REGISTRADAS CON FECHA 05-09-17 09:15h. EN EL
REGISTRO DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL CON Nº CR-146-2017

Cualquier utilización de las Cabañuelas 2018 sin el expreso permiso del autor, vulnerará los derechos de
autor sobre la obra.

Resumen Mensual de predicciones del año 2018

INVIERNO: Atípico, frío y lluvioso.

PRIMAVERA: Lluviosa.

VERANO: Muy caluroso.

OTOÑO: Normal para la época y lluvioso.

Cabañuelas de enero del 2018


ENERO

Primera quincena: En esta quincena el frío y las temperaturas muy, muy bajas serán las causantes de que
de nuevo vuelva a nevar, aunque de manera más abundante en Villanueva de los infantes, San Carlos del
Valle y sus alrededores, es decir, en los mismos lugares que ya lo hizo el año pasado.

Segunda quincena: Las bajas temperaturas, las fuertes heladas y el mal tiempo en general serán los
auténticos protagonistas; entre los días 18 y 25 de enero hay un 90% de probabilidad de que nieve en
Ciudad Real capital, la cual podría llegar a los 5 centímetros de altura.

Cabañuelas de febrero del 2018


FEBRERO
Primera quincena: Seguimos con días extremadamente fríos, las nieblas y las heladas serán las auténticas
protagonistas. Tendremos mal tiempo en general y muy frío, por lo que no veremos en esta quincena, las
tan deseadas lluvias.

Segunda quincena: En este período, los cielos grises y oscuros junto al frío intenso, serán los causantes
de que no llueva nada. Existen más posibilidades de que nieve, antes que llover.

Cabañuelas de marzoo del 2018


MARZO

Primera quincena: En esta quincena, y en el mes en general aflojará un poco el frío, lo que dará pie a que
llueva, pero no será lluvia lo que caiga sino nieve y de manera abundante, en los primeros días de la
quincena.

Segunda quincena: Como ya decía en la quincena anterior, debido a las temperaturas que tendremos, éstas
serán las más adecuadas para que siga nevando. Yo espero que a partir del día 22 nos vuelva a visitar la
nieve, la cual puede ser de manera fuerte, por lo que las nevadas serán protagonistas sin duda de este mes.

Cabañuelas de abril del 2018


ABRIL

Primera quincena: Notaremos el gran cambio de temperatura del mes pasado a este. Las nieves del mes
anterior las tendremos en esta quincena pero en forma de lluvia.

Segunda quincena: El sol será el protagonista en esta quincena, pero la buena noticia es que las lluvias
nos seguirán acompañando y con asiduidad; las temperaturas irán subiendo de manera progresiva,
haciendo los días muy agradables y lluviosos.

Cabañuelas de mayo del 2018


MAYO

Primera quincena: Empezará como lo hizo el último periodo del mes anterior, con lluvias que en algunas
ocasiones serán realmente fuertes.

Segunda quincena: Aunque seguiremos con lluvias, éstas empezarán a ser más ocasionales y que junto
con el aumento de las temperaturas, nos irán acercando poco a poco hacia el verano.

Cabañuelas de junio del 2018


JUNIO
Primera quincena: Dejamos atrás los días lluviosos y de mal tiempo, para poco a poco ir normalizando y
estabilizando las temperaturas; el sol será el protagonista.

Segunda quincena: Entraremos con pie firme hacia el verano. Notaremos como los termómetros se
disparan y por ello notaremos el aumento de temperatura; en esta quincena alcanzaremos 2° más por
encima de lo normal para estas fechas.

Cabañuelas de julio del 2018


JULIO

Primera quincena: La empezaremos como terminó la anterior; el calor será sin duda el auténtico
protagonista. Las lluvias las tenemos ya olvidadas, el viento será el que nos ayude a sobre llevar esta
quincena.

Segunda quincena: En esta quincena, ni el viento nos ayudará a sobre llevar el calor; alcanzaremos
temperaturas muy elevadas, que serán sin duda las culpables de los numerosos incendios que
lamentablemente tendremos.

Cabañuelas de agosto del 2018


AGOSTO

Primera quincena: El sol y las elevadas temperaturas, serán las causantes del calor que tendremos que
soportar. Hacía tiempo que no teníamos un mes de agosto con estas temperaturas.

Segunda quincena: Seguiremos como en la quincena anterior, es decir, con calor extremo, que como
consecuencia puede producir algunas tormentas que aplaquen el calor que estamos soportando y nos den
una merecida tregua.

Cabañuelas de septiembre del 2018


SEPTIEMBRE

Primera quincena: Seguimos hablando de tiempo estable y con altas temperaturas. El verano no nos quiere
abandonar y es por eso que el calor no nos da tregua. También es posible que nos acompañe alguna
tormenta.

Segunda quincena: Poco a poco, veremos cómo van cambiando los días, serán más cortos y frescos, el
cielo no brillará tanto y los días se volverán grises y oscuros; el termómetro descenderá notablemente y
las tormentas y el mal tiempo en general serán los protagonistas.

Cabañuelas de octubre del 2018


OCTUBRE
Primera quincena: En estas jornadas, los cielos se irán tiñendo de un tono gris. Los días soleados y con
buenas temperaturas, serán solo un mero recuerdo. Lo que nos toca hacer es irnos preparando para lo que
se nos viene encima.

Segunda quincena: Es en esta quincena, cuando entraremos con pie firme en el otoño; los días soleados
los dejamos atrás. Ahora los días serán tristes y oscuros, los cielos grisáceos sólo se verán alterados por
las lluvias.

Cabañuelas de noviembre del 2018


NOVIEMBRE

Primera quincena: Continuaremos con mal tiempo, que no es ni más ni menos que el que corresponde a
estas alturas del año; es muy probable que empiecen a aparecer las primeras nieblas.

Segunda quincena: Será en esta quincena cuando iremos caminando hacia el invierno. Las heladas y las
nieblas serán frecuentes, que junto a la bajada del mercurio y al viento frío, nos conducirán rápidamente
hacia el puro y duro invierno.

Cabañuelas de diciembre del 2018


DICIEMBRE

Primera quincena: Es una prolongación de la última quincena del mes anterior, sólo que en esta ocasión
las nieblas, las heladas y el viento frío serán más intensos, más frecuentes y mucho más fríos.

Segunda quincena: Es muy probable que las temperaturas en esta quincena pasen de muy frías a frías, y
gracias a este cambio de temperatura, demos paso a las necesarias lluvias que tan ansiosamente estábamos
esperando.

NOTA DEL AUTOR: Cada vez me cuesta más trabajo el poder realizar las cabañuelas, lo cual se debe a
la inestabilidad atmosférica a la que todos nosotros estamos contribuyendo, y por mencionar algo, los
incendios forestales que nos conducen directamente a la deforestación; y de todos es bien sabido que los
árboles atraen a las nubes, por eso llueve más en las selvas que en los desiertos, que es lo que está
ocurriendo en España con los incendios, cada vez hay más desiertos y menos selvas.
Bibliografía:
http://www.senamhi.gob.pe/pdf/informes-tecnicos/Informe-Tecnico-nro004-SENAMHI-clima-prono-
DEF-2018.pdf