You are on page 1of 4

TEMA :LA RELIGIÓN EN LOS TIEMPOS DE JESÚS

Palestina en tiempos de Jesús era un lugar lleno de conflictos, una realidad bastante
compleja en sus diversos aspectos religiosos, sociales, políticos y económicos.
La religión judía, que era monoteísta, normaba la vida de las personas muy estrictamente,
con una ética de compasión y de justicia (herencia de los profetas), pero también con una
moral muy rigurosa y llena de ritos, a veces insoportables. La religión judía era muy
machista. Las mujeres eran seres de segunda categoría al igual que los niños y niñas, los
enfermos. La sociedad que conoció Jesús estaba atravesada de terribles desigualdades y
exclusiones. Desde el punto de vista económico, Roma explotaba a sus colonias a través
de un sistema de impuestos muy abusivo.
Podemos distinguir varios grupos religiosos, entre los principales los siguientes:

a) Los judíos ritualistas


Los Saduceos o Sacerdotes y la rica burguesía de las familias aristocráticas de
Jerusalén. Los fariseos, maestros, guías indiscutidos y representantes del pueblo.
Contrarios a toda apertura a la cultura pagana, eran estrictos cumplidores de la ley escrita
y de las tradiciones orales. Se creían los puros, los perfectos, los separados de la masa
ignorante de la ley, pecadora y pobre. Estaban convencidos de que Dios era judío y el
templo de Jerusalén era su casa. Pensaban que bastaba ser judío y observar los preceptos
de la Ley para tener los favores de Dios y despreciaban a los extranjeros y a los judíos
no practicantes.

b) Los judíos no conformistas


Los Esenios, vivían en el desierto. No estaban de acuerdo con la corrupción del mundo,
del culto del templo y se dedicaban a la oración, leer la Biblia y copiarla en
pergaminos y así preparaban el camino del Señor.
Jesús vivió en una familia (la de José y María) judía, por tanto de religión judía.
No pertenecieron a ningún "grupo religioso” arriba mencionado. Se alimentaban con la
Palabra de Dios (Antiguo Testamento), en familia y en la comunidad. María ofreció una
tórtola tras dar a luz a Jesús y Jesús fue circuncidado a los ocho días en cumplimiento de
la Ley, de su religión. Era costumbre para Jesús y sus padres tanto la peregrinación anual
al templo como el concurrir semanalmente a la sinagoga.) María siempre acompañaba a
Jesús, aunque por ley no estaba obligada. La obligación comenzaba a regir para los
varones desde los 12 años. (Lucas 2, 42; 4, 16)
Eran de los que ponían toda su confianza en Dios y no en el poder, en la fama, ni
en el frío cumplimiento de los ritos.
El mensaje de Jesús reclamará equidad, compasión, amor. Sus denuncias del poder
injusto, sus bienaventuranzas, su anuncio del Reino de Dios, hay que situarlo en este
contexto, nada fácil. Desenmascara la hipocresía de los perfectos, pone en peligro sus
privilegios, su honor y poder. “sepulcros blanqueados, raza de víboras…”. Por otro lado,
los maestros de la ley tocados en su honor, lo incomodarán y perseguirán acusándolo de
falso profeta, desobediente a la ley, de ir contra la tradición, de profanar el templo, de
traicionar al pueblo.
Por esto fue asesinado y dio la vida por denunciar este orden injusto y por proponer otro
mundo con más igualdad y más fraternidad, donde todos fueran hijos e hijas de Dios,
donde nadie estuviera arriba y nadie abajo, donde a nadie le sobrara para que a nadie le
faltara. El amor a su Padre Dios y a sus hermanos, los mantiene siempre unidos y
presentes tanto en el trabajo agotador como en la oración solitaria y es el único móvil para
Jesús. (Juan 15,18; 17,9.19)

La religiosidad judía se nutría del culto de la Palabra en las sinagogas, más que de
las fiestas anuales y de los sacrificios en el templo. Por eso los doctores fariseos instruían
al pueblo todos los sábados, tenían más influencia que los saduceos o la clase sacerdotal.
Sus fiestas principales eran la Pascua y Pentecostés.
Tres veces al día rezaban los israelitas: por la tarde, por la mañana y al mediodía. La
oración de la mañana y de la tarde está formada por el “Escucha Israel”.
Para una familia judía el culto se celebra en torno a la mesa. Toda comida familiar era
un acto religioso, un momento de comunión con Dios, con las demás personas y la
naturaleza.
De José, Jesús aprendió esos cuatro gestos que repetía antes de cada comida y con los que
expresaba el sentido de su misión, de su sacrificio y de toda vida. Juan 6,11; Lucas 22,19;
24, 30.35

Fuera del templo y de la sinagoga, los israelitas oraban, en su cuarto, en la azotea de la


propia casa, con los brazos extendidos y mirando al cielo. No había discontinuidad alguna
entre la oración y la vida.

Actividad :
1. Completa las semejanzas y diferencias de la religiosidad judaica con la de nuestro
medio.

Religiosidad de los judíos Nuestra religiosidad


Creían en un solo Dios
Toda la vida de la gente estaba centrada
en la religión.
Habían quienes se consideraban
perfectos, fieles cumplidores de los
mandamientos, pero sólo de palabra.
Otros alejándose de los problemas del
mundo se retiraron al desierto.
Otros quedándose en su pueblo, vivían
sinceramente su amistad con Dios.
Oraban constantemente desde el corazón
y trabajaban para ayudar a los demás.

2. En el paréntesis coloca si la afirmación expresa una verdadera religiosidad o la falsa.


 Ir a Misa sólo cuando hay entierro, matrimonio o si le invitan con tarjeta.
……………..… ( )
 Ir a Misa todos los días, prender muchas velas, llevar flores, pero la vida no
mejora……… ( )
 Saber los mandamientos, recibir los sacramentos y amanecerse en las discotecas,
cantinas. ( )
 Ayudar a los necesitados con amor, sin hacer propaganda del bien que
hace……………… ( )
 Participar con devoción en la Santa. Misa e ir cambiando el modo de ser
positivamente……. ( )
COLOREAR
Tarea:
Reflexionamos:
María y José estuvieron siempre atentos a lo que Jesús necesitaba. A pesar de ello, Jesús un día se
perdió. Iba con sus padres a la ciudad de Jerusalén, para rezar en el Templo. El camino hasta Jerusalén
lo hacían caminando.
Llegaron al Templo y rezaron. Pero de vuelta hacia casa, no encontraban a Jesús.
Estaban muy asustados y empezaron a buscarle por todas partes. Por fin lo encontraron en el Templo.
Y es que Jesús fue un niño igual que tú.

 Contesta en tu cuaderno: ¿Te has perdido alguna vez? ¿Dónde?


 Cuenta la aventura de tu pérdida en unas siete líneas.
 ¿Qué cosas le enseñaron a Jesús sus padres?
 ¿Dónde se perdió Jesús? ¿Qué ocurrió?

2. ¿Qué valores religiosos encuentras en tu familia? ¿Confía en Dios? ¿Lo ama?


¿Hace el bien a los demás? ¿Oran juntos?
……………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………
3. ¿Qué valores religiosos encuentras en la familia de Jesús?
………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………

Mi compromiso:
“Voy a ser como Jesús atento y servicial con todos:”
Voy a decir a mis padres que me haga rezar para servirnos los alimentos. Que me lleve
a Misa los domingos