Sie sind auf Seite 1von 8

Revista de Geografía Norte Grande, 7: 49-56 (1980)

Chile y sus Perspectivas Geográficas


frente al Pacífico y La Antártica
RICARDO RIESCO
Universidad Católica de Chile

RESUMEN

Por su situación geográfca, Chile está llamado a desempeiiar un rol protagónico en las dos tareas fundamentales
geográfico-pollticas a que se abocará la humanidad hasta fines del presente siglo. Estas son la incorporación del Océano
Pacífico y la conquista del Continente Antártico.
Se analizan distintos fundamentos geográficos sobre los cuales el pafs puede basar y proyectar su accibn futura
en relación a esta tarea, realzando asimismo las impiicancias negativas que ellos paralelamente conllevan.
Se destaca la débil relación de dependencia mutua existente desde el punto de vista geográfico entre el Océano
Pacífio y sus paises riberefios. La configuración de las 200 millas marinas constituye un elemento capaz de generar un
lazo de unibn entre el ámbito marítimo y continental, mientras que la incorporación de la navegación de la ruta polar
austral permite consolidar la soberanla chilena sobre la Antártica.

ZUSAMMENFASSUNG

Seiner geographischen Lage wegen ist Chile berufen, eine entscheidende Rolle in den zwei massgebenden
poütisch-geographischen Aufgaben zu spielen, welche die Menschheit bis Ende des Jahrhunderts zu bsen hat. Es sind
die Eingliederung des Pazijischen Ozeans und die Eroberung des Antarktischen Kontinents.
Untersucht werden vmhiedene geographische Voraussetzungen,auf die sich das Land berufen kunn, um seine
Jñinftige Tatigkeit im Hinblick auf die gemnnte Aufgabe zu orientieren. Dabei wird auch die Aufmerksamkeit auf ihre
negativen Einwirkungen gelenkt.
Herausgearbeitet wir das geogmphisch schwache gegenseitige Abhanglgkeitsverhalhis vom Pazifischen Ozean zu
reinen Anliegmstaaten Die Gestalt &r 200 Seemeilen kunn als ein Verbindungsglied zwischen See und Kontinent ango
sehen werden, Wahrend die Erschliessung der australen Polamute die Hoheitsrechte Chiles auf die Antarkfis verifarkt.

Introducción consideraciones terrestres orográficas Chile tiene


una importancia y destino natural de país monta-
El presente decenio encontrará a la humanidad fioso, mientras que paralelamente su población
abocada a probablemente las dos Últimas y funda- presiente también una acentuada vocación mariti-
mentales tareas geográfico-políticas que le restan ma. Sin embargo, no se impone ni lo uno ni lo
para entronizar su dominio generalizado sobre el otro. Reina en su población,por el contrario, una
planeta. Ellas son la incorporación del Océano mentalidad de habitantes de fondo de valle, de
Pacífico -la unidad homogénea más grande de la espacios planos y amplios, que es esencialmente
Tierra- y la del Continente Antártico con una ajena a la realidad geográfica imperante, pero que
superficie de 14 millones de kilómetros cuadrados. guarda estrecha relación con la concepción de la
Por su situación geográfica, Chile está llamado a ocupación del espacio que el conquistador hispano
desempefiar un rol protagónico en esta bbra, y por traspasa a América. Mientras el territorio marítimo
consideraciones histórico-políticas debe en este nacional tiene una superficie equivalente a más del
período consolidar su presencia soberana en terri- doble de aquella de Chile continental, el ecumene
torios que, a la luz de nuevas tecnologías hoy día de más del 95010 de su población se limita
previsibles, pondrán a disposición decisivas poten- solamente al piso altitudinal comprendido entre
cialidades estratégicas y cuantiosos recursos natu- los O y 600 metros de altura.
rales. Pretender centrar el problema geográficamente
¿Sobre qué fundamentos geográfico y geográfi- equivale a preguntar por las relaciones espaciales
co-políticos puede apoyar Chile adicionalmente su permanentes que rigen una determinada situación
soberanía y consolidar su presencia en estas y poner de manifiesto aquellas bases geográficas
unidades? sobre las cuales se pueda asentar toda -acción
La respuesta que la geografía puede esgrimir futura. La geografía tiene, como ciencia, otra
frente a esta interrogante adquiere un significado dimensión temporal que la historia. h hechos
particularmente sustancial en el caso chileno. Por geográficos perduran, subyacen en el tiempo a los
RICARDO RIESCO

históricos. Las diversas circunstancias temporales vitales. Ningún país es, por definición, automática y
históricas acentúan o disminuyen -incluso a veces necesariamente marítimo por el solo hecho de tener
revelan- elementos geográficos que, sin embargo, costas. La penetración oceánica en los continentes
ya están insertos o ya forman parte constitutiva se refleja, además, en una presencia visible del mar
del escenario espacial de la humanidad. Se intenta en ellos.
a continuación destacar algunos de estos elementos El Océano Pacífico tiene una superficie equiva-
geográficos permanentes. lente a 180 millones de kilómetros cuadrados, que
corresponde al 35010 de toda la supeficie del
Proyección de Chile en el Océano Pac$ico globo terrestre y que concuerda,además, con la
superficie total de los océanos Atlántico e Indico
Es materia propia de la geografía de los mares la sumados. Sin embargo, drena aproximadamente
pregunta por la relación recíproca de interdepen- sólo el 14010 (117) de las tierras emergidas del
dencia entre los océanos y los continentes, es planeta. En comparación, el Océano Atlántico, con
decir, por vínculos que se desarroiien en forma una superficie equivalente a menos de la mitad de
permanente y que den lugar a alguna modalidad de la del Océano Pacífico, drena más de la mitad de
connotación espacial entre estos dos ámbitos las tierras emergidas.

m AREA DREMDA HACIA EL OCEANO PACIFIOO


AREA DFZNWA HACIA EL OCEANO ATLANTIaO
m AREA DFENADA HACIA EL OCEANQ AWTICO

E1 mapa muestra que la línea divisoria de aguas distancia entre ese punto y el litoral atlhntico es
que delimita la cuenca hidrográfica pacifica sobre superior a 4.000 kms. .
los continenws se encuentra muy próxima a la Esta característica se diluye sin embargo, en el
línea de costa. En el continente nory sudamerica- sector del sudeste asiático, donde sí existen +o-
no esta asimetría en la ubicación es particularmen- mo única excepción en la cuenca pacifica- rios
te evidente. Mientras la divisoria de aguas dista navegables que se adentran profundamente en el
alrededor de 200 kms. de la costa pacífica, la continente, como por ejemplo los rios Jangtse-
CHILE Y SUS PERSPECTIVAS GEOGRAFICAS

kiang, Hwangho, Mekong. Sin duda, la vocación superficie sobrante es equivalente, aproximada-
marítima de los pueblos navegantes de este sector mente, a la del continente africano. Precisamente
se fundamenta, en buena medida, en esta realidad apoyándose en este doble carácter centripetal del
geográfica que está ausente en toda la vertiente Pacífico, un ilustre geógrafo sostenía, a fines del
pacífica americana. Esta situación tiene, como se siglo XIX, que en el futuro sería una empresa
verá más adelante, una implicancia primordial ante ardua y dificultosa para los paises riberefios
la eventual concreción de la idea de una comunidad penetrar, incorporar y subyugar a este océano,que,
&ano pacífica. por su connotación geográfica, podía llegar a
Es precisamente esta característica de poca constituir un elemento que probablemente separa-
penetración continental, especialmente en su ver- ba más de lo que unía. Este vaticinio ha soportado
tiente occidental, la que explica, en una parte el embate del tiempo y mantiene gran validez hasta
sustancial, el carácter centripetal de este océano.
La ausencia de penetración continental determina
que el Pacífico esté orientado a que todos sus
*
la actualidad. .

Cbnflguración
L.

del trazado de las 200 millas


movimientos sean dirigidos hacia su interior,impo- en el Océano Pac$ico
niéndole de tal modo una marcada connotación
centripetal. Es, por consiguiente, una unidad de La configuración que adquiere el trazado delas
paisaje sin lococonexión que, teniendo en conside- 200 millas en el Océano Pacífico constituye un
ración adicionalmente sus dimensiones y su magni- elemento fundamental de geografía política, en el
tud, da lugar a una unidad geográfica independien- cual el país debe basar su presencia y consolidar su
te y autosoportante. Por otro lado, este Océano ha dominio, en la parte que le corresponde, en la
sido históricamente -y en la actualidad continúa comunidad océano pacífica.
siéndolo en gran medida- un área con una débil y La configuración de este trazado está represen-
en el tiempo discontinua ocupación humano-po- tada en una proyección Mercator centrada en el
blacional si lo comparamos, por ejemplo, con el Océano Pacífico. Ella evidencia que se origina un
Océano Atlántico. eje de penetración a que dan lugar las 200 millas
El segundo factor que acrecienta este singular marinas y que parte desde la vertiente pacífica
carácter centripetal es la dimensión de esta unidad oriental hacia la vertiente americana en las latitu-
homogénea, la más extensa del planeta. El Pacífico des tropicales y tropicales marginales del Pacífico
es capaz de contener dentro de sus límites la Sur. Este eje concuerda en latitud con la penetra-
totalidad de la superficie de las tierras emergidas ción de las 200 millas que se configura a partir de
del globo, quedando incluso un resto de 30 la vertiente pacifica chilena, por efecto del archi-
millones de kilómetros cuadrados sin ocupar. Esta piélago de Juan Fernández y de la Isla de Pascua.
RICARDO RIESCO

Esto significa que se logra quebrar, a la altura mente disimiles en su ciclo demográfico, expresa-
aproximada del trópico de Capricornio, la conti- do en términos de densidad y crecimiento pobla-
nuidad del Océano Pacífico por intercesión de una cional. En esta peligrosa asimetría actual y en su
barrera de mar, llamada aquí laxamente "jurisdic- perspectiva de comportamiento futuro entre las
cional". Las deliberaciones de las Conferencias de distintas vertientes que conforman la cuenca del
las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar Pacífico radica, probablemente, uno de los proble-
dejan entrever ya el reconocimiento generalizado mas más agudos para la cristalización de la idea de
de la soberanía y jurisdicción del estado ribereño una comunidad ~acífica.
sobre la zona económica de 200 millas. Desde esta perspectiva demográfica actual y
La situación planteada en estos términos tiene potencial es necesario distinguir la existencia de
insospechadas proyecciones geopolíticas para el una doble asimetría poblacional en nuestra área de
país. Es así como todo el sector que se ubica al sur estudios. La primera, un gradiente en sentido
de este cinturón - e l llamado Océano Pacífico occidental-oriental y una segunda en sentido latitu-
Meridional- si bien conserva en teoria el carácter dinal, es decir, norte-sur.
de aguas internacionales, en la práctica el acceso, el En la vertiente oriental tropical marginal y sub-
control, su tutela, por lo menos en términos de tropical del Pacífico septentrional se registran, a
explotación económica, está dada por Chile y los gran escala, las más altas densidades poblacionales
países situados en igual latitud en la vertiente del planeta. Esta característica se acentúa y adquiere
oriental. Estos países son Nueva Zelanda, Austra- su real potencialidad si se afiade la cifra absoluta
lia, Fidji y lo que se engloba, para estos efectos, de población de esas regiones, correspondientes al
bajo las islas del archipiélago de Tuarnotu, es decir, sudeste asiático, don& habitan alrededor de mil
aquellos países que conforman el llamado grupo de doscientos a mil trescientos millones de personas.
países del Pacífico Sur. La situación se repite -si bien con una potenciali-
El mapa revela que el trazado de las 200 millas dad infinitamente menor- en la vertiente tropical
da lugar a que se originen dos estrechos de "mar occidental, en la región centroamericana.
internacional" para acceder al Océano Pacífico K. Haushofer sostenía, con razón, que el Pacifi-
Meridional. Se forman entre el archipiélago de co es, considerando su posición latitudinal, el más
Juan Fernández y la Isla de Pascua, y entre esta tropical de los océanos del mundo, ya que el 52010
ultima y las islas Marquesas. Sin embargo, sabido de su superficie queda comprendida entre ambos
es, por otra parte, que los puertos, estrechos y trópicos. A esta afirmación habría que afíadir que
canales, es decir, los puntos nodales, son estratégi- desde el punto de vista demográfico-poblacional
camente los más vulnerables. Sin embargo, los dos no solamente actual, sino también potencial,este
estrechos que se configuran a raíz del trazado de océano tiene un carácter esencial y prioritariamen-
las 200 millas son estrechos sin connotación te tropical.
geográfica; en otros términos, sin una explicitación
topográfica y, por ende, sin una vulnerabilidad Paralelamente llama la atención la débil densi-
manifiesta. dad poblacional de los sectores extratropicales de
La segunda perspectiva geopolítica que deterrni- ambas vertientes, sin que medie una transición
na la configuración de este eje transversal de mar gradual con el mundo tropical-subtropical. Sin
jurisdiccional es el control potencial que pueden embargo, se hace necesario complementar esta
ejercer los países enumerados anteriormente, de visión demográfica más bien estática con otra que
toda la proyección del océano Pacifico, especial- analice este proceso en forma dinámica, que
mente aquella de los países industrializados del incorpore una perspectiva del comportamiento
hemisferio norte, hacia la Antártica. futuro del problema. El achurado de líneas discon-
tinuas horizontales en el mapa incluye las áreas en
las que el porcentaje de la población menor a 15
Poblamiento del Océano PacíJ?co años es superior al 40010 dentro del contexto
general de la población. Multiplicando este factor
El dominio de un pueblo sobre los espacios por el valor absoluto de la población y la expecta-
terrestres adquiere, de hecho, múltiples modalida- iiva de vida de ella, por un lado, así como
des; sin embargo, desde un punto de vista geográfi- considerando, por otra parte, las tasas de natalidad
co, la vinculación más permanente que un Estado y mortalidad, es posible formarse una idea bastan-
tiene con su territorio y a la vez a la más dinámica, te ajustada de la potencialidad demográfica de la
queda refrendada a través de la población que éste región pacifica intertropical.
tiene, tanto en lo referente a su densidad como en El achurado en el que aparecen Chile, Nueva
lo que respecta a su distribución. Zelanda y China simboliza un porcentaje de la
Los países riberefios concurrentes a la comuni- población menor de 15 años que fluctúa entre el
dad océano pacífica muestran estados extremada- 30 y 400/0 dentro del total de la población. Sin
CHILE Y SUS PERSPECTIVAS GEOGRAFICAS

%-$O% dr I a r b l . < ' I ~ I > TN>3%:


YD) TM<1.5*I.
.~ 66 E x p e U t i v a d. vido.
5 - 9 0 5 > a 6 años

30-40% d. lrpobl<í1L)aW1. 1"-o pcr u " t a cn

a >4O%d.lapobl<a75aIloS. ~ T N ( ~ ' ~ ; T M V ~ ~ ' I .


)

11
us $

oblación Total
< m%&m pobl.<r15shor,
5.90% ) a 65 años.

embargo, el diferente potencial demográfico de Si se considera adicionalmente el valor del


China en relación a los dos países restantes queda ingreso per cápita de las diferentes regiones,
determinado por su cifra absoluta de habitantes y encontraremos nuevamente que los ingresos más
por diferente tasa de crecimiento. bajos corresponden,en términos relativos, al sector
Los Estados Unidos y la Unión Soviética, si Pacífico tropical y la región Pacífico subtropical
bien tienen una cifra absoluta elevada de del hemisferio norte, en su vertiente oriental.
población, cuentan con un porcentaje de ella que ¿Pero qué conclusiones geográficas se pueden
oscih entre sólo el 5 y 10o/o mayor a 65 afíos. extraer de estos antecedentes?
Ambos muestran, no obstaiite, una baja tasa de F. Ratzel, el padre de la geografía politica
crecimiento. Estos dos paises se caracterizan, por moderna, plantea una idea que subyace implícita-
consiguiente, por un crecimiento demográfico leve mente en cada una de sus siete leyes del crecimien-
y controlado, mientras Japón y Nueva Zelanda to espacial de los Estados. Postula que estos
presentan una población estacionaria. Últimos presentan, en esencia, un comportamiento
1 RIESCO

o ciclo similar y equivalente al de un organismo gobiernos del área se han visto reiteradamente
viviente. Es el concepto de la geografía dinámica obligados a recurrir a sus respectivas marinas de
que sostiene, por así decirlo, que todo proceso guerra para impedir e interceptar el desembarco
geográfico debe ser analizado en una primera generalizado de población en sus costas. Para
instancia en su anatomía descriptiva, para luego calibrar esta observación en su justa potencialidad,
complementarlo con una fisiología del mismo. En es necesario tener en consideración -como se
este sentido se cumple, casi inevitablemente, una planteaba anteriormente- que son precisamente
sucesión concatenada de etapas. El paso de una los pueblos del sudeste asiático prácticamente los
etapa a otra queda determinado tras haberse únicos con vocación marítima definida, desarro-
alcanzado el umbral critico superior de la anterior. llada a lo largo de milenios, entre todos los pueblos
En geografía política no cuenta solamente el concurrentes a la comunidad pacifica. Las rnigra-
espacio con su configuración, situación y dotación ciones han sido históricamente siempre la respues-
de recursos naturales, sino también la población ta no belicosa de los pueblos en su lucha por
que él contiene, aunque esta última puede llegar a espacio vital.
ser, sin duda en gran medida, una función de lo ¿Qué conclusión permiten estos planteamientos
anterior. En este sentido la vertiente oriental para Chile?
tropical y subtropical del Pacífico septentrional ha En términos de geografía politica,probablemen-
alcanzado el umbral superior crítico de saturación, te sólo una. La apertura chilena al Océano Pacífico
adquiriendo las características y el nivel de la necesita indefectiblemente ir acompafiada en for-
llamada "dehsidad dinámica", capaz de ejercer ma paralela de una vigorosa política de poblamien-
"presiones demográficas" en términos espaciales. to que le asegure un afianzamiento de su territorio
Siguiendo a Ratzel, frente a esta situación un nacional. En esta política ,debe ponerse especial
Estado tiende indefectiblemente a una expansión énfasis tanto en lo referente al número de habitm-
territorial, a una ampliación de su"lebensraum", tes, como a la distribución de la población.
su espacio vital. Evidentemente en los tiempos
modernos este umbral superior crítico ha sufrido
desplazamientos, aumentando el rango de toleran- Chile y la Antártica
cia, a raíz de los diversos avances tecnológicos. Sin
embargo, si bien es cierto este Último aspecto ha ¿Sobre qué fundamentos geográfico-políticos
logrado elevarlo, no implica que el problema se puede apoyar Chile adicionalmente su soberanía
hava eliminado. antártica?
Buscar una solución espacial a esta presión K. Haushofer sostiene que el Océano Pacífico
demográfica es prácticamente imposible en la tiene dos puntos estratégicos de penetración, el
época actual, por lo menos en lo que respecta a Canal de Panamá en la vertiente occidental y el
términos continentales terrestres. NO obstante, no estrecho de Malacca en la oriental. Obviamente se
es tan evidente que ello no sea probable en refería él, en aquella época, solamente a accesos
términos marítimos, especialmente en lo que maritimos.
guarda relación con el dcéano Pacífico. Si bien es cierto que este postulado se mantiene
En el sudeste asiático (incluso en cierta medida en términos generales, el avance tecnológico ha
en Japón) están dadas todas las condiciones que se determinado un tercer acceso estratégico a este
requieren para desatar una emigración masiva de océano que está representado por las dos rutas
población: una alta densidad poblacional, una polares, tanto la del Polo Norte como la del Polo
elevada tasa de crecimiento, un bajo ingreso per Sur. A diferencia de las anteriores, ellas tienen un
cápita, una expectativa de vida relativamente alta, carácter prioritario de accesos aéreos, aun cuando
una población total numerosa y de larga tradición en el caso del Polo Sur le cabe, además, una
marítima. Frente a estos pueblos se concreta la importancia trascendental como acceso marítimo.
visión de una vertiente tíacífica occidental débil- En el caso del hemisferio meridional este acceso
mente poblada y con un kvel de vida, en términos corresponde al continente antártic0,que adquiere,
relativos, decididamente superior. Como espacio por esta circunstancia, un valor estratégico decisivo
por vencer o transitar se ofrece un amplio océano para el país.
homogéneo, no controlado hasta la fecha por Para poder poner de manifiesto esta ventaja
ninguna potencia, de características meteorológi- estratdgica es necesario considerar previamente el
cas moderadas en estas latitudes tropicales y que problema de las proyecciones cartográficas. Escue-
prácticamente incita a ser cruzado. tamente se puede resumir de la siguiente manera:
De hecho, la humanidad ha sido testigo, en una no es posible reproducir a un cuerpo que es una
u otra forma, ya sea directa o indirectamente, de esfera -como lo es el globo terrestre- representán-
estas verdaderas oleadas masivas de migrantes del dolo en forma plana. Esta es una condicionante
sudeste asiático durante el Último decenio. Varios teórica imposible de resolver. Por esta circunstan-
CHILE Y SUS PERSPECTIVAS GEOGRAFICAS

PROYECCION ACIbWAL EWIDISTANTE


( C E h T W A EN SANTIAGXI DE CHILE)

cia es necesario tener permanentemente en consi- de un avión Jumbo 747, nos encontramos con que
deración que toda proyección valora ciertos ele- esta diferencia se traduce en 3,3 horas de vuelo y
mentos en detrimento de otros. en una economía cercana a los 50 mil litros de
La proyección acimutal equidistante oblicua combustible. Toda esta reducción se explicita en
que se acompaiía .es la modalidad de representa- toda su dimensión en tiempos de crisis energética,
ción que más nos ayuda en nuestra demostración. que aparenta transformarse en un flagelo penna-
Ella tiene la facultad de permitir medir distancias nente con el que la humanidad tendrá que acos-
reales en forma radial, a partir del punto en que tumbrarse a vivir en ésta y en generaciones futuras.
ella se ha centrado. En nuestro caso, 1a.proyección ¿Pero qué conclusiones geográficas se pueden
estii centrada en la ciudad de Santiago. desprender de estos antecedentes?
Las rutas aéreas transpacíficas pero polares En términos de geografía política se conocen
acentúan la soberanía chilena antártica, en el las distintas modalidades con que las diversas
sentido de que se incorpora esta porción del formas de transporte valoran el espacio geográfico.
territorio nacional sin dar lugar a un costo adicio- Así, una carretera valora infinitamente más los
nal en tiempo de vuelo. Así, por ejemplo, la espacios laterales adyacentes a ella, si se compara
distancia transpacífica Santiago-Sydney, vfa Isla de con la valoración que ejerce por sus extremos. Por
Pascua, Tahití, Wellington, es de alrededor de 16 el contrario, la navegación aérea valora punrual-
mil kilómetros. La misma ruta con una supuesta mente, es decir, sólo los lugares en que este modo
navegación polar es de 13 d kilómetros, es decir, de transporte entra en contacto con la superficie
alrededor de 20010 más corta. Medida est.a diferen- terrestre.
cia en términos más convencionales y usando para Los aviones vencen distancias geográficas; sin
estos efectos, a modo de ejemplo, las posibilidades embargo, no incorporan espacios. Un caso simiiar
RICARDO RIESCO

sucede con el transporte marítimo, con su caracte- continental. Más del 90°/o de todas las superficies
rística de valoración extrema, pero puntual de los de hielo del planeta se concentran en el Continente
puertos. Antártico. Esta situación compensa la poca pe-
Desde la perspectiva de Chile esta situación netración polar de los continentes en el hemisferio
proyecta dos grandes líneas de alternativas. Si austral, que alcanza como máximo aproximada-
admitimos la valoración puntual del transporte mente hasta los 570 latitud sur, latitud comparable.
aéreo en aquellos lugares donde toca tierra, es a la de Copenhagen en el hemisferio norte.
lícito entonces para un país procurar que estos Por consiguiente, el Territorio Antártico chile-
puntos queden insertos dentro de los limites de su no -la puerta de acceso meridional del Océano
temtorio nacional. Este postulado se cumple de Pacífico- representa, por su continentalidad, una
manera mucho más integral en el caso de usarse la plataforma donde es condición consolidar la pre-
ruta polar, si se le compara, por ejemplo, con una sencia soberana de Chile, ya que, además de
ruta transpacífica. presentar enormes potenciales de recursos natura-
les, constituye un elemento favorable para la
En el primer caso se obliga a que una parte navegación,que se visualizan estarán en uso de aquí
sustancial del vuelo tenga un recorrido sobre el
a fines de siglo.
territorio nacional, a diferencia del camino trans-
pacífico, en donde solamente Isla de Pascua Conclusión
capitaliza esta valoración puntual.
El mapa demuestra esta situación. Mientras la Los puntos analizados permiten concluir la
isócrona de cuatro horas de vuelo (supuesto una existencia de una auténtica Geografía Polftica
velocidad media de 900 km/h) pasa por Isla de Océano-Pacifico, con elementos que tienen una
Pascua, límite oeste de las posesiones de Chile en connotación propia esencialmente diferente a
el Pacífico, esa misma línea sólo toca la Península aquellos que rign una Geografía Política Atlánti-
Antártica. Es decir, alcanza apenas hasta la puerta ca, Indica o Mediterránea y que es necesario
de entrada del vasto territorio antártico chileno explicitar desde el punto de vista geográfico
que se extiende desde allí hacia el sur. Incluso la chileno. De igual manera, la valoración del Conti-
isócrona de ocho horas de vuelo corre hacia el nente Antártico permite prever un trastrocamiento
oeste por medio del Océano Pacífico, mientras que de las relaciones estratégicas de poder que no se
hacia el sur aún toca la Antártica. limitarán exclusivamente al ámbito polar austral,
Precisamente aquf radica una diferencia geográ- sino amenazan afectar el equilibrio geográfico-
fica-física sustancial entre el hemisferio norte y el político global actual.
hemisferio meridional. Se dice que la asimetría en Proyectarse hacia estas dos unidades -tarea que
la distribución de tierras y mares en el planeta le en la parte que le corresponde deberá asumir
confiere al hemisferio austral un carácter eminen- Chile- supone, entre otras consideraciones, una
temente oceánico. Sin embargo, es necesario mati- vitalidad consolidada del núcleo geohistórico cons-
zar esa afirmación y distinguir tres grandes instan- titutivo de Chile Continental.
cias del problema.
En la zona intertropical existe una simetría en ' BIBLIOGRAFIA
la distribución de tierras y mares en ambos ESCALONA, ALBERTO: Ceopolltica mundial y geoea
hemisferios. Es en las zonas extratropicales de la nomia. Dinámica mundial, histbrica y conten
Tierra donde hallamos una marcada diferencia en el pordnea. Ediciones Ateneo S.A., México D.F
sentido que el hemisferio boreal es fundamental- 195 9.
mente continental en comparación con el hemisfe- HAUSHOFER, KARL: Ceopolidk des Pazifschen
rio austral, definido por su impronta marítima. Sin Ozeans. Kurt Vowinckel Verlag. Heidelbere
embargo, las regiones polares de ambos hemisferios BerlirrMagdeburg, 1927.
muestran también sustanciales diferencias. Mien- HAUSHOFER, KARL: Weltmeere und Weltmichte. Zeit-
geschichte Verlag. Berlin, 1935.
tras que en el Polo Norte no existe un continente
propiamente tal, sino un Mar Artico permeable al RATZEL, FRIEDRICH: Anthropogeogrrrphie. Grundzüge
der Anwendung der Erdkunde auf die Ge-
tránsito marítimo, en el Polo Sur se ubica un schichte. Stuttgart, 1882.
casquete cerrado de hielo homogéneo de hasta tres
RATZEL, FRIEDRICH: Die Cesetze des raurnlichen
mil metros de altura, y con superficie de 14 Wachsturns der Staaten. Geographiche Zeitsch-
millones de kilómetros cuadrados. Es decir, la rift, Wiesbaden, 1896.
existencia de un Continente Antártico. RIESCO, RICARDO: La geografía del océano Pacifico
Por lo tanto, en el ámbito polar de la Tierra se como base de una rekrcibn especial. En: Enu-
advierte una fuerte asimetría, siendo esta vez el yos sobre el Pacífico. Editorial Universitaria,
Polo Sur el que presenta un marcado acento Santiago, 1980.