Sie sind auf Seite 1von 41

tURISMO y ocio

en las sociedades
DINAMISMO, DESARROLLO TURÍSTICO Y RIESGOS
Violante Martínez Quintana

TURISMO Y OCIO
EN LAS SOCIEDADES
DINAMISMO, DESARROLLO TURÍSTICO Y RIESGOS
Primera edición:

Todos los derechos reservados.


Ni la totalidad ni parte de este libro puede reproducirse o transmitirse por
ningún procedimiento electrónico o mecánico, incluyendo fotocopia,
grabación magnética, o cualquier almacenamiento de información y sistema
de recuperación, sin permiso escrito de Ediciones Académicas, S. A.

© Ediciones Académicas, S. A.

©  Violante Martínez Quintana

ISBN: 978-84-92477-48-7
Depósito legal: M-23996-2011

Compuesto e impreso por Campillo Nevado, S. A.


Antonio González Porras, 35-37. 28019 Madrid

Impreso en España/Printed in Spain


Dedicado a los amantes de la naturaleza,
los viajes y las culturas
índice

PRefacio................................................................................................ 15

Primera Parte
PERSPECTIVA DE LAS CIENCIAS SOCIALES EN LAS
SOCIEDADES TURÍSTICAS Y DEL OCIO

1. EVOLUCIÓN Y DINÁMICA DEL TURISMO................................... 21


Introducción ......................................................................................... 23
1.1. Transportes, turismo y mitos: aproximació sociológica................ 24
1.2. Sociología, Sociología del Turismo y Sociología Global.............. 32
1.3. Los viajes en las sociedades.......................................................... 37
Conceptos fundamentales..................................................................... 49
Lecturas recomendadas......................................................................... 49
Actividades y ejercicios........................................................................ 49

2. OCIO Y RECREACIÓN EN LAS SOCIEDADES.............................. 51


Introducción.......................................................................................... 53
2.1. El ocio y la recreación en las sociedades....................................... 53
2.2. Sociología del Ocio: manifestaciones y funciones sociales.......... 63
2.3. Motivación, satisfacción y consumo en el turísmo y ocio............. 82
Conceptos fundamentales..................................................................... 91
Lecturas recomendadas......................................................................... 91
Actividades y ejercicios........................................................................ 91

3. MULTICULTURALISMO EN LAS REGIONES TURÍSTICAS....... 93


Introducción.......................................................................................... 95
3.1. Las culturas desde la Antropología y la Sociología....................... 96

Índice  9
3.2. El paradigma: encuentro entre turistas y residentes/anfitriones.... 103
3.3. Multiculturalismo en las industrias del turismo y ocio.................. 115
Conceptos fundamentales..................................................................... 125
Lecturas recomendadas......................................................................... 125
Actividades y ejercicios........................................................................ 126

Segunda Parte
INVESTIGACIÓN DEL TURISMO Y OCIO: SU APLICABILIDAD
PARA EL DESARROLLO Y PROGRESO REGIONAL

4. TURISMO COMO DESARROLLO REGIONAL Y


PROGRESO SOCIAL................................................................... 129
Introducción................................................................................... 131
4.1. Conceptos, definiciones e investigación social....................... 132
4.2. Observación de las poblaciones en las sociedades: composición
y distribución........................................................................... 145
4.3. Estadísticas internacionales, estudios y observatorio turístico.. 163
Conceptos fundamentales.............................................................. 183
Lecturas recomendadas.................................................................. 184
Actividades y ejercicios................................................................. 184

5. PLANIFICACIÓN Y POLÍTICAS TURÍSTICAS EN LA


SOSTENIBILIDAD....................................................................... 185
Introducción................................................................................... 187
5.1. Planificación y desarrollo turístico en las sociedades de
destino...................................................................................... 173
5.2. Principales agentes del turismo y ocio: El Estado y las
Políticas del sector................................................................... 195
5.3. Gestión de los recursos y sostenibilidad................................. 209
Conceptos fundamentales.............................................................. 215
Lecturas recomendadas.................................................................. 215
Actividades y ejercicios................................................................. 215

Tercera Parte
RIESGOS DEL TURISMO EN LAS SOCIEDADES
DEL OCIO

6. RIESGOS DEL TURISMO Y PROBLEMAS SOCIALES EN


LAS SOCIEDADES DE ACOGIDA............................................. 219
Introducción................................................................................... 221
6.1. Impactos en el medio ambiente y repercusiones económicas... 222
6.2. Impactos sociales y culturales en las poblaciones y zonas
turísticas.................................................................................. 226
6.3. Problemas sociales en el turismo y ocio................................. 231

10  turismo y ocio en las sociedades


Conceptos fundamentales.............................................................. 242
Lecturas recomendadas.................................................................. 242
Actividades y ejercicios................................................................. 243

7. NATURALEZA, PROBLEMAS CLIMÁTICOS Y GESTIÓN


DE DESASTRES........................................................................... 245
Introducción................................................................................... 247
7.1. Responsabilidad del desarrollo turístico................................. 247
7.2. Retos del Turismo de Naturaleza y del Ecoturismo................ 254
7.3. El Turismo frente al cambio climático y las catástrofes
naturales................................................................................ 261
Conceptos fundamentales.............................................................. 271
Lecturas recomendadas.................................................................. 271
Actividades y ejercicios................................................................. 271

8. GÉNERO Y EXPLOTACIÓN SEXUAL EN EL TURISMO........ 273


Introducción................................................................................... 275
8.1. Aproximaciones básicas sobre género en las sociedades del
turismo y ocio . ...................................................................... 276
8.2. Prostitución infantil en el mercado turístico del sexo............. 288
8.3. Prevención y actuaciones contra la explotación sexual en el
turismo..................................................................................... 298
Conceptos fundamentales.............................................................. 304
Lecturas recomendadas.................................................................. 305
Actividades y ejercicios................................................................. 305

Cuarta Parte
LECTURAS FUNDAMENTALES EN TURISMO Y OCIO

1. EL SISTEMA DE TRANSPORTES EN LA DINÁMICA DEL


TURISMO (MARTÍNEZ QUINTANA) . ..................................... 309
Introducción................................................................................... 311
1.1. Sociología del sistema de transportes en la dinámica del
turismo.................................................................................... 311
Conceptos fundamentales.............................................................. 321
Lecturas recomendadas.................................................................. 321
Actividades y ejercicios................................................................. 321

2. TURISMO Y OCIO DE LAS ÉLITES A LAS MASAS –SIGLOS


xix Y xx– (MARTÍNEZ QUINTANA)...................................... 323
Introducción................................................................................... 325
2.1. Cambios y Revoluciones en el siglo xix ................................ 326
2.2. Cambios y Revoluciones en la primera mitad del siglo xx. ... 329

Índice  11
2.3. Cambios y Transformaciones con el boom 1945-1990........... 332
Conceptos fundamentales..................................................................... 338
Lecturas recomendadas......................................................................... 338
Actividades y ejercicios........................................................................ 338

3. LA HORDA DORADA: EL TURISMO INTERNACIONAL Y LA


PERIFERIA DEL PLACER (TURNER Y ASH)................................. 339
Introducción.......................................................................................... 341
3.1. Perspectiva sociológica de la Horda Dorada................................. 341
3.2. Primera Parte: Historia.................................................................. 344
3.3. Segunda Parte: Cultura.................................................................. 355
3.4. Tercera Parte: Política.................................................................... 358
3.5. Cuarta Parte: Alternativas.............................................................. 366
Conceptos fundamentales..................................................................... 367
Lecturas recomendadas......................................................................... 368
Actividades y ejercicios........................................................................ 368

4. EL TURISMO EN ESPAÑA: DIVERSIDAD TURÍSTICA Y DEL


OCIO (MARTÍNEZ QUINTANA)....................................................... 369
Introducción.......................................................................................... 371
4.1. Orígenes y evolución del turismo en España................................. 371
4.2. El turismo en el área de naturaleza................................................ 374
4.3. El turismo en el área histórica y tradicional.................................. 385
4.4. El turismo en el área de última ola................................................ 407
Conceptos fundamentales..................................................................... 419
Lecturas recomendadas......................................................................... 419
Actividades y ejercicios........................................................................ 420

5. LA TEORÍA DE LA CLASE OCIOSA (THORSTEIN VEBLEN)..... 421


Introducción.......................................................................................... 423
5.1. La teoría sociológica de la clase ociosa......................................... 424
Conceptos fundamentales..................................................................... 429
Lecturas recomendadas......................................................................... 429
Actividades y ejercicios........................................................................ 430

Quinta Parte
DOCUMENTOS DE TRABAJO Y ACONTECIMIENTOS
EN LAS REGIONES TURÍSTICAS

1. DOCUMENTOS DE TRABAJO......................................................... 433


Introducción.......................................................................................... 435
1.1. Actividades de tiempo libre según Elias y Dunning...................... 435
1.2. Hitos de la historia del negocio de la música................................ 438

12  turismo y ocio en las sociedades


1.3. Historia de la industria de los parques temáticos........................... 439
1.4. La realidad socioeconómica en los observatorios turísticos.......... 440
1.5. Tendencias regionales en el mundo en el turismo internacional.... 452
Conceptos fundamentales..................................................................... 459
Lecturas recomendadas......................................................................... 459
Actividades y ejercicios........................................................................ 460

2. ACONTECIMIENTOS EN LAS REGIONES TURÍSTICAS............. 461


Introducción ......................................................................................... 463
2.1. Rutas a Macchu Picchu bloqueadas por los deslizamientos causa-
dos por la lluvia (25 de enero de 2010).......................................... 464
2.2. .El derrame en un pozo petrolero en las profundidades del Golfo
de México (20 de abril de 2010).................................................... 466
2.3. Grecia compensará a los turistas afectados por huelga o desastres
naturales (22 de junio de 2010)...................................................... 468
2.4. Los desastres naturales en Filipinas (14 de octubre de 2010)........ 469
2.5. Las repercusiones sociales y económicas de la huelga de contro-
ladores aéreos en España (3 y 4 de diciembre de 2010)................ 470
2.6. Terremoto, tsunami y peligro nuclear en Japón (11 de marzo de
2011)............................................................................................... 473
Conceptos fundamentales..................................................................... 479
Lecturas recomendadas......................................................................... 479
Actividades y ejercicios........................................................................ 479

GLOSARIO ELEMENTAL.................................................................... 481

BIBLIOGRAFÍA.....................................................................................

ÍNDICE ANALÍTICO.............................................................................

ÍNDICE ONOMÁSTICO........................................................................

Índice  13
PRefacio

Nos encontramos ante sociedades que contienen dos tipos de poblaciones: las
poblaciones que están ocupadas en actividades remuneradas y las poblaciones
que están desocupadas y no reciben remuneración alguna o compensación
económica, si bien ambas se convierten en nómadas temporales a través de
los viajes, y disponen de unas posibilidades de ocio y entretenimiento como
nunca se ha tenido. La cultura tecnológica, las posibilidades de comunicación,
la rapidez en los transportes y la disponibilidad de información instantánea,
perfilan un mundo plural, heterogéneo y rico en conocimientos, que han
transformado completamente el acceso y disfrute de las actividades lúdicas y
contemplativas al estilo de la skholé griega, el otium romano o el consumo
ostentoso del naciente capitalismo en nuestra civilización occidental.
Hoy en día se han unido el pequeño mundo y el gran mundo en el acceso
rápido a la contemplación y disfrute de todo lo que acontece en las sociedades
del siglo xxi, con la tecnología de la televivión, el internet y el móvil. Esta
plataforma tecnológica se ha convertido en la arena del circo romano, donde
todas las poblaciones acuden como espectadores y como actores de las
múltiples escenas que ahí se representan. Además, los medios de transportes de
alta velocidad acercan ciudades y países con una facilidad y rapidez asombrosa,
de manera que razas y culturas se ven mezcladas cada vez más en ese papel de
turista que no es más que un nómada instantáneo que capta, disfruta y contempla
los destinos turísticos, o se encuentra como espectador y actor del mundo lúdico
y recreativo, tanto en su hábitat cotidiano como en los alojamientos temporales
en los viajes que realizan.
En estos escenarios nace esta obra Turismo y Ocio en las sociedades, que
trata de acercarse a la historia y evolución experimentada en el turismo y el ocio
a través de las civilizaciones, sondear los mecanismos de la investigación social
para potenciar el desarrollo y progreso regional, y saber detectar los riesgos que
conlleva el turismo y el ocio en zonas afectadas por los desastres naturales, el
cambio climático y los conflictos y problemas sociales de la realidad actual.

prefacio  15
Los lectores y estudiantes tienen ante sí un libro compuesto de cinco
partes bien diferenciables en un acercamiento al turismo y al ocio bajo la
perspectiva sociológica, que sabe enlazar cada área de estudio con una visión
multidisciplinar, para observar y actuar en las estructuras sociales, y en los
acontecimientos que suceden en un mundo plural y cambiante. En definitiva,
Turismo y Ocio en las sociedades es un esfuerzo de ofrecer brevemente
la evolución y situación actual del turismo y del ocio en las sociedades
humanas, además de los pasos metodológicos para la observación de las
situaciones, experiencias turísticas, impactos positivos y negativos y, en
suma, el conocimiento y el tratamiento de los fenómenos socioculturales y
medioambientales que se imponen de manera inexorable.
El libro en la primera parte inicia una aproximación según la Perspectiva
de las Ciencias Sociales en las sociedades turísticas y del ocio, en la segunda
parte se centra en la Investigación del turismo y ocio: su aplicabilidad para el
desarrollo y progreso regional, y en la tercera parte concluye con los Riesgos
del Turismo en las sociedades del ocio. Las treas partes se complementan y
enriquecen con la cuarta que proporciona Lecturas Fundamentales en Turismo
y Ocio, y con la quinta y, última parte, que aporta Documentos de Trabajo y
Acontecimientos en las regiones turísticas.
La Perspectiva de las Ciencias Sociales en las sociedades turísticas y del
ocio aborda un conocimiento esencial, y abre el camino en esa trayectoria
histórica a través de las sociedades en sus tres capítulos. El primero trata la
“Evolución y Dinámica del Turismo” con dos lecturas que le complementan
acerca del sistema de transporte en la dinámica del turismo, y el turismo y
ocio de las élites a las masas. El capítulo segundo “Ocio y Recreación en las
sociedades” dispone de una lectura fundamental que trata la teoría de la clase
ociosa de Thorstein Veblen, y un documento de trabajo sobre actividades de
tiempo libre según Elias y Dunning. Y el tercer capítulo “Multiculturalismo
en las regiones turísticas” cierra esta parte con la lectura de la Horda Dorada:
el turismo internacional y la periferia del placer de Turner y Ash, y dos
documentos de trabajo, uno sobre hitos de la historia del negocio de la música
y otro sobre la historia de la industria de los parques temáticos.
Investigación del turismo y ocio: su aplicabilidad para el desarrollo y
progreso regional comprende la segunda parte con dos capítulos, el cuarto que
se detiene en el “Turismo como desarrollo regional y progreso social”, y que
accede a dos documentos de trabajo –las tendencias regionales en el mundo
en el turismo internacional, y la realidad socioeconómica en los observatorios
turísticos. Y el quinto capítulo titulado “Planificación y Políticas Turísticas en
la Sostenibilidad” al que se adhiere la lectura El Turismo en España: diversidad
turística y del ocio, donde se puede conocer el orígen que ha tenido en nuestro
país, y toda la tipología de turismos que han ido surgiendo hasta el momento
presente.
Y la tercera parte del libro que analiza los Riesgos del Turismo en las
sociedades del ocio con tres capítulos, el sexto “Riesgos del turismo y

16  turismo y ocio en las sociedades


problemas sociales en las sociedades de acogida”, el séptimo “Naturaleza,
Problemas climáticos y Gestión de Desastres” y el octavo “Género y
Explotación Sexual en el turismo”. Estos tres últimos capítulos se conectan
con algunos acontecimientos que han sucedido en las regiones turísticas
durante el año 2010 y 2011, para servir de acercamiento a la realidad social, y
enriquecer más el conocimiento y comprensión de los mismos.
En definitiva, el libro Turismo y Ocio en las sociedades, intenta aproximarse
a esta parte de la realidad socioeconómica, para conocer, comprender, analizar
y saber elaborar políticas y programas, que mejoren las regiones turísticas, y
puedan también aplicar medidas preventivas y de intervención en los conflictos
y problemas socioeconómicos que afloran en las zonas más vulnerables.

Madrid, 7 enero de 2011


Violante Martínez Quintana
Profesora Titular de Sociología
UNED

prefacio  17
PRIMERA PARTE

perspectiva de las
ciencias sociales
EN LAS SOCIEDADES
TURÍSTICAS Y DEL OCIO
1. evolución y dinámica
del turismo
INTRODUCCIÓN

En la evolución y dinámica del turismo están siempre presentes los trans-


portes que han dominado en cada época y sociedad, y es un referente impres-
cindible que ha marcado sustancialmente el turismo, no sólo en sus inicios sino
también en la trayectoria evolutiva experimentada. De aquí que en la aproxima-
ción sociológica al turismo figuren como elementos de referencia, por las ex-
pectativas sociales y de mercado que han aportado. Todo ello se complementa
con los rasgos que más han caracterizado principalmente al turismo de masas a
través de las décadas de los sesenta y setenta del siglo xx, que se centraron en
cuatro mitos principalmente: el turismo como generador de empleo y riqueza,
el turismo como vía de comunicación cultural, el turismo como vía positiva
para la conservación, y el turismo como generador de cambio.
Se aprecia que en una primera fase la ciencia sociológica al igual que la
antropología, la psicología, la economía, la geografía y demás disciplinas so-
ciales, se dedicaron, en gran parte, a la desmitificación de estos mitos, momento
que coincide con la etapa de apatía, irritación y antagonismo en la introducción
del turismo en las sociedades de destino, y en los ciclos de desarrollo corres-
pondientes.
Y tras el declive del desarrollo y la fase final de la introducción del turismo,
el paradigma de la sostenibilidad abre otra etapa que afianza, entre otras cosas
los impactos positivos y la conservación del medio ambiente, de cara a la plani-
ficación y desarrollo en los países desarrollados y en desarrollo.
La Sociología Global es una de las ramas de la sociología que se acopla
perfectamente a estas últimas tendencias, que capta toda la diversidad social y
los objetivos elementales de la sostenibilidad, que entronca además con la so-
ciología del turismo y del ocio en una tríada idónea para la investigación social
en el encuentro entre sociedades de origen y de destino turístico.

Evolución y dinámica del turismo  23


1.1. TRANSPORTES, TURISMO Y MITOS: APROXIMACIÓN
SOCIOLÓGICA

Los transportes son los que han posibilitado realmente el desarrollo del
turismo, y a su vez, la corresponsabilidad con los viajes y, el ocio en las agru-
paciones humanas. Además, los viajes han estado presentes siempre en la vida
de las sociedades, y en casi todos los pueblos, de manera que el sistema de
transportes fue evolucionando conforme lo hicieron los asentamientos huma-
nos, así como las rutas que se trazaban y los tipos de alojamientos. De todo ello
han surgido exploradores, guerreros, cazadores, visitantes, viajeros y turistas en
todas las épocas, según la dinámica de cambio social y de transformación que
han ido efectuando las distintas sociedades.
Las ciencias sociales han estudiado la tecnología de los transportes, y hay
definiciones como la de Burkart y Medlik que explican el término transporte
como «el medio de alcanzar el destino turístico y también el medio de moverse
dentro del propio destino» (1981). Del mismo modo, Leiper (1990) situa el
transporte en una definición que permite alcanzar el destino turístico desde la
zona de origen, y consiste en el traslado de viajeros que va desde el punto de
origen hasta el punto de destino, en el que el medio utilizado de transportar via-
jeros, puede constituir en sí mismo la atracción turística que se desea emplear,
tal es el caso de los cruceros.
En la historia de los viajes y el ocio en las sociedades se constantan tres hitos
importantes que han marcado el sistema de transportes, el primero alude a los
viajes que realizaban los romanos en su caballos, carruajes y naves hacia sus
villas de veraneo, y los viajes educativos que solían frecuentar en aquella época.
El segundo hito fue el Gran Tour de la nobleza que requería de uno a tres años, y
se efectuaba por vía terrestre o marítima –carruajes, caballos y naves–. Y el tercer
hito se inicia después de la segunda mitad del siglo xx, en la que ya se dispone de
todos los medios de transportes por vía terrestre, marítima y aérea.
Fernández Fúster, diferencia tres fases en la trayectoría del sistema de
transportes:
a) una prehistórica de formación de redes nacionales y de compañías,
b) un siglo de oro, con una política internacional, y
c) el último período, que se encuentra afectado por la competencia de la
aviación.
Existen varias vías en el sistema de transportes, una se sitúa en la vía te-
rrestre en la que se utilizan carruajes, carros, coches, bicicletas, motociclestas,
motos, etc. La vía marítima con los barcos, barcas, yates, etc., y la vía aérea
que abarca desde los primeros aeroplanos hasta los más modernos aviones con
la modalidad de vuelo charter por excelencia, que ha conformado el turismo de
masas y el de las élites (Véase y trabaje la Lectura 1. El sistema de transportes
en la dinámica del turismo –Martínez Quintana–).

24  turismo y ocio en las sociedades


En las últimas tendencias experimentadas en el sistema de transportes si-
túan el avión y el automóvil en los medios de transportes más utilizados, y se
constata que el desplazamiento en avión supone un cuarto del gasto total en
orden a las estimaciones de la OMT (Organización Mundial del Turismo). Y es
un hecho que el sistema de transportes por vía aérea ha despuntado por la in-
corporación de los vuelos chárters que proveen los tour operadores, rebajando
bastante el precio de los mismos, y posibilitando el acceso a muchos centros
turísticos en diferentes regiones del mundo, lo que marcó el desarrollo del tu-
rismo y el ocio en todas sus vertientes.
La ciencia sociológica estudia el turismo y el ocio como factores de de-
sarrollo en las áreas económicas y socioculturales principalmente, y en su
observación se mezcla con el resto de las ciencias sociales, para constatar la
incidencia que ejercen en las sociedades, y más concretamente en sus poblacio-
nes, instituciones, culturas, comportamientos sociales y religiones, en general.
Con esta investigación proporciona un conocimiento científico y práctico, que
a posteriori retoma las normas, planes y acciones internacionales y europeas,
y elabora la planificación del turismo y del ocio para el desarrollo económico y
crecimiento sostenible de las zonas de destino turístico.
Pedreño (1996:22-23) en sus indagaciones ubica el turismo como un factor
de desarrollo, que conlleva para muchos países y regiones una fuerza motriz en
el desenvolvimiento económico, y en la transformación social de la ciudadanía,
además es «en algunos casos, el único elemento de dinamización económica de
una sociedad, o grupo social concreto, bien para salir del subdesarrollo crónico,
bien para recuperarse del declive de otras actividades antaño prósperas. No deja
de sorprender todavía en nuestros días –nos explica– el elevado nivel de renta
por habitante de aquellas regiones o zonas cuya especialización turística es muy
destacable sobre el resto de actividades productivas».
En nuestro país como en algunos otros, se ha detectado la insuficiente par-
ticipación y la carencia de estudios previos entre las disciplinas, en el momento
de la implementación del desarrollo turístico. Esto ocasionó un tipo de desarro-
llo en zonas privilegiadas por excelentes playas, patrimonios artísticos-cultu-
rales únicos, e impresionantes entornos naturales, que sufrieron un importante
deterioro, incluso en algunos casos llevó a su desgaste y rápida desaparición.
De manera que sin una planificación ordenada en esta fase de introducción del
turismo, se adultera el atractivo de determinadas zonas de destino, y ocasiona
una situación de sostenimiento desproporcionado entre los recursos empleados
y los resultados obtenidos, frente a una demanda muy débil, que ya no resulta
rentable ni para la iniciativa privada, ni para la sociedad.
En relación a la estructura social que se conforma en este nuevo contexto
perfilado con estos matices económicos, se observa que ésta viene caracteriza-
da por un estado de saturación de la población local, que desgasta la etapa de
euforia, y se situa después en un estado de apatía y de enojo. Después el anta-
gonismo, que lleva al deterioro de la reputación de algunos destinos turísticos y

Evolución y dinámica del turismo  25


de ocio, con una importante gestación y eclosión de fenómenos socioculturales,
en el seno mismo de las sociedades de referencia.
Las consecuencias de estas disfuncionalidades entre turismo, economía,
ocio y poblaciones (turistas, residentes, anfitriones e indígenas), refuerza la in-
vestigación de esas realidades, y la elaboración de políticas turísticas y de ocio,
para implementar normativas y programas de reciclaje. Y, lo que es más impor-
tante, el establecimiento de criterios de planificación y gestión turística dentro
de unos marcos de sostenibilidad aceptables a medio y largo plazo.
Jurdao es uno de los especialistas en estudios del turismo, y ha estudiado
a fondo estos procesos, especialmente, en las primeras etapas del turismo de
masas, en las que los mitos del turismo se mantuvieron y extendieron a todos
los radios de acción hasta límites inconcebibles, ya fuese en zonas locales y
nacionales, como en las regionales e internacionales. Esta ideología del turismo
predominó básicamente en la década de los sesenta del siglo xx, y se destacó
por su alcance internacional, y el enorme desarrollo económico alcanzado, que
tuvo efectos positivos para los países desarrollados, y representó en aquel en-
tonces una gran reserva de potencial para los países menos desarrollados.
De hecho, según Crick (1985) la Organización para la Cooperación y el
Desarrollo Económico (OCDE) mantuvo la idea de que en el turismo se hallaba
un potencial de crecimiento prácticamente ilimitado, llevando en aquel momento
al Banco Mundial y a las Naciones Unidas a promoverlo en los países en vías de
desarrollo, por lo que se proclamó en 1967 el Año Internacional del Turismo por
parte de las Naciones Unidas. A partir de aquí, un buen número de países en vías
de desarrollo apostaron por la potenciación del turismo, sin efectuar los pertinentes
estudios y planificaciones previos, con la plena asunción de esta ideología triunfa-
lista, que aportaría más tarde consecuencias nefastas en algunas zonas del mundo.
Los primeros en defender estas tendencias fueron los urbanizadores, espe-
culadores del suelo de las zonas turísticas y las empresas internacionales vincu-
ladas al sector de la construcción. Jurdao (1992:18) distingue en los mitos del
turismo cuatro vertientes:

•  El turismo como generador de empleo y riqueza.


•  El turismo como vía de comunicación cultural.
•  El turismo como vía positiva para la conservación.
•  El turismo como generador de cambio.

En efecto, la obtención de puestos de trabajo y la generación de rique-


za representaron los factores que movilizaron a la clase política para obtener
los apoyos suficientes a nivel nacional y local, y poner en funcionamiento la
introducción del turismo de masas. Sin embargo, en el transcurso del tiempo
aconteció que en realidad la mayoría de los puestos de trabajo tenían un perfil
de empleos poco cualificados, y la emergencia de la inflación se impuso ante la
eliminación de otras alternativas productivas como la agricultura.

26  turismo y ocio en las sociedades


Se produce en este momento el fenómeno de dominación de los propie-
tarios del suelo agrario (los campesinos) por parte de los urbanizadores, que
especularon de manera importante la compra del suelo. Este hecho se puede
comprobar en España, cuando se construyen multitud de hoteles en toda la
costa, y van desaparecieron de manera vertiginosa los ecosistemas locales con
la estructura cultural, social y económica de familias campesinas que perdieron
su posición. Estas poblaciones locales sufrieron un trasvase hacia los secto-
res de la construcción y hostelería, principalmente, y surgieron zonas turísticas
atractivas como Torremolinos, Benalmádena, Fuengirola, Marbella o Estepona.
El cambio económico y la transformación de la estructura social en es-
tas zonas costeras españolas quedan ejemplificadas en las investigaciones que
Jurdao elabora en el transcurso del tiempo, a saber:

«el urbanizador apoyado por los caciques locales, ofrece al campesino


por sus fincas agrarias unas sumas de dinero muy inferiores a su valor ur-
bano, pero que al campesino le parecen suficientes para resolver su futuro.
Esto hace que los campesinos hayan sido los grandes sacrificados del nue-
vo orden económico. Los arrendatarios, aparceros y pequeños campesinos
quedaron ya desde los primeros años del turismo en una situación difícil.
Pronto vendría la soledad y el aislamiento. Los campesinos sufrieron la
presión de una economía urbana arrolladora, de enormes recursos, que los
expulsó de sus tierras y urbanizó sus fincas convirtiéndoles en hombres
mutilados: su medio de vida cercenado, su municipio y su estructura eco-
nómico-social, aniquilados; sólo les quedaron retazos de su cultura... en el
término de Mijas había en 1948 en el catastro agrario 1.185 propietarios
españoles de fincas agrarias en explotación, y en 1975 tan sólo quedaban
dos de estos propietarios en dicho término municipal» (1992:22-23).

Lo mismo sucedió en otras regiones del mundo según especialistas que


analizaron estos hechos (Vries, Bryden, Lewis, Salgado). Por ejemplo en la
zona del lago Chapal en México se llegó a una situación en la que se convirtió
en simples asalariados a los aborígenes propietarios que vendieron su tierra. O
la isla de Montserrat en el Carobel Oriental en 1978, donde se perdieron 1.126
acres de tierra de producción agrícola, zona en la que se pasó del 60% de mano
de obra dedicada a la producción agrícola, a un 67% en la construcción, y un
20% a la agricultura respectivamente.
El segundo mito –el turismo como vía de comunicación cultural– es uno
de los mitos que hacen referencia explícita al multiculturalismo que acaece en
las sociedades del ocio, y es uno de los vértices más importantes del turismo.
Turistas, residentes, anfitriones y nativos se encuentran, y después se enfrentan
en una relación e interacción social que lleva al estudio de los fenómenos so-
cioculturales, que se han gestado ya en las etapas de introducción del turismo

Evolución y dinámica del turismo  27


en la sociedad de destino (Véase Figura 1.1. Etapas de introducción del turismo
y los ciclos de desarrollo en la sociedad de destino turística).
En el acercamiento del turismo a las culturas de las sociedades de destino
de turismo y ocio, la comunicación es un requisito imprescindible para las re-
laciones sociales, el intercambio de símbolos y de mensajes culturales de las
poblaciones que ahí intervienen, lo que produce núcleos multiculturales espe-
cíficos entre países de origen y de destino en determinados hábitats. Es lo que
se ha llamado hermanamiento de pueblos y otros tópicos de la misma índole,
pero lo que Jurdao señala es la falsificación de las áreas culturales de las zonas
y sociedades de destino turísticas, descritas de la siguiente manera:

«... Para el nativo, el turista es cuando más una fuente de ingresos,


una herramienta que genera algunos mal pagados puestos de trabajo. Los
turistas ven a los nativos como muñecos exóticos. El turismo transforma
la cultura del pueblo anfitrión en mercancía enlatada para uso del tu-
rista. El turista va envuelto en su burbuja cultural, y al llegar a las zonas
turísticas, espera a la vez estar lejos y cerca de su país. Quiere ver cosas
extrañas, pero a través de su cultura, con los ojos de su cultura. El nativo ha
de mercantilizar su cultura para que el turista pague por ella. Puede haber
contactos y tropiezos entre turistas y nativos, pero jamás comunicación»
(1992:25).

Se produce, en consecuencia, el fenómeno de la cultura empaquetada


que sugirió Crick, puesto que se vende la cultura de la misma manera que los
terrenos, la comida basura, el servicio de habitaciones y los derechos de paso.
Realmente, al turista se le vende una imagen del destino turístico en un todo
–recursos naturales, tradiciones, cultura, rutas, etc.–, que puede ver cuando
estime oportuno, y es un paquete con un precio incluido al igual que cualquier
otro producto que se vende en el mercado.
En la perspectiva sociológica, lo sustancial –analiza Martínez Quintana–,
es la falsificación de las culturas en esta compra-venta, algo que no sucede
con otros recursos y patrimonios físicos, históricos y artísticos, que ya se han
completado y terminado en otras etapas evolutivas de la historia. Por tanto, en
el caso de las culturas con sus costumbres, hábitos, maneras de ser, pensar y
actuar, resultan vulnerables a la falsificación, dominación, y transformación por
la demanda imperante, al ser fuerzas vivas en las poblaciones de destino.
Turner observa en esta fase del turismo de masas, que al turista se le ofrece
una zona prácticamente paradisíaca, atrayente, exótica, para disfrutar y des-
cansar, pero no para preocuparse o interesarse por los problemas en los que se
encuentran los países turísticos en desarrollo. Máxime cuando lo que se requie-
re es un descanso y disfrute del tiempo de ocio, y libre del tiempo y fatiga que
suponen los ciclos laborales. Tan sólo y tras la satisfacción de las necesidades

28  turismo y ocio en las sociedades


de relax en el hotel, la piscina o la playa, puede llegar a interesarse por las cos-
tumbres, las cosas antiguas, y todo lo relacionado con lo étnico y lo primitivo.
La percepción de los turistas respecto de los nativos en la etapa de in-
troducción del turismo, y en el turismo de masas, es la de gentes pobres,
ignorantes y supersticiosas, con costumbres ancestrales convertidas en un
espectáculo desprovisto de identidad cultural. Tal es el ejemplo que citó
Rivers (1973,1974) de las ceremonias tradicionales nupciales en Túnez, que
llegaron a organizarse por encargo. O las exhibiciones de danzas rituales de
los habitantes de las reservas indias de Norteamérica, al igual que muchos
de los fenómenos turísticos que se desarrollan en la actualidad, en los que
sus zonas están repletas de imitaciones y copias de toda pieza artística, in-
cluidas personas y ciudades, que son réplicas e imitaciones, que contornean
la decoración de hoteles, salas para conferencias, entornos artificiales de
naturaleza, etc.
Otro tipo de comunicación es el del turista residente asentado en la tem-
poralidad residencial de urbanizaciones privadas, en las que existen diferentes
nacionalidades que, en su conjunto, forman con los anfitriones, residentes y
nativos una Torre de Babel, compuesta de ghettos, que prácticamente no en-
tablan relación ni comunicación alguna entre ellos. El gran especialista Cohen
(1974, 1979, 1982, 1983, 1984, 1985, 1988, 1989) llega más lejos al tachar de
forasteros, y no de huéspedes, a los turistas que no entran a formar parte del
conglomerado moral de la cultura visitada, y en lugar de agasajar al sujeto tu-
rista, como un viajero que llega al lugar para visitarlo y conocerlo, se le agasaja
simplemente con una técnica para vender.
El turismo como una vía positiva para la conservación es el tercer mito
del turismo que hace referencia a la vulnerabilidad de los entornos naturales y
culturales de las sociedades de destino turísticas, que sufren la invasión masiva
y constante de estos visitantes occidentales contemporáneos, que destrozan con
su expansión e instalaciones, playas paradisíacas, bosques frondosos, obras de
arte frecuentemente fotografiadas, pueblos pintorescos únicos, que ponen ins-
cripciones en las paredes de las grutas, y repercuten en la individualidad étnica.
El último mito es el turismo como generador de cambio, que ha sido des-
crito en el caso de Hawai en 1971, como una transformación impresionante que
padeció esta zona con la invasión del turismo, en la que se abrieron las puertas
de par en par a la drogadicción, la prostitución, y la codicia de los criminales
que buscaban ganar dinero fácilmente. Algo parecido sucedió en Tailandia que
prácticamente se especializó en el comercio sexual. Desde esta perspectiva, las
transformaciones que han sufrido muchas zonas de destino han sido nefastas,
especialmente por la intensidad de los impactos negativos en todo el contexto
social, cultural, natural y artístico, y han dominado al estilo imperialista con las
leyes del mercado a las poblaciones residentes.
En definitiva, esta ideología triunfalista del turismo que surgió en la dé-
cada de los cincuenta del siglo xx, se resquebraja en la década de los setenta
y se convierte en una trampa, por las fisuras que ya se habían abierto. A partir

Evolución y dinámica del turismo  29


mienzan a estudiar las manifestaciones y consecuencias de los aconteci-
mientos más destacados, y de los fenómenos socioculturales más urgentes.
El surgimiento de los fenómenos socioculturales acontecen en las etapas
de introducción del turismo (Véase Figura 1.1) en donde acaecen los fenó-
menos de saturación estudiados por Lanquar (1985), las teorías de Doxey
de(1975), y eldisciplinas
aqui, las umbral desociales
tolerancia
comode la
Quintero (2004),
antropología y que
y la a su vez,
sociología se co-
comien-
rresponden
zan a estudiar con los cíclicos dely desarrollo
las manifestaciones consecuenciassegún Butle
de los (1980) y Cooper
acontecimientos más
(1992), y el
destacados, y lostratamiento
fenómenos desocioculturales
los fenómenosmás socioculturales en la etapa
urgentes producidos por final
este
de Martínez Quintana (2006), que coincide con la implementación del pa-
cambio.
radigma de la sostenibilidad.
El surgimiento de los fenómenos socioculturales y problemas sociales se
producen
Así, en las en
pues, etapas de introducción
la introducción del turismo
del turismo (Véase Figura
se produce 1.1.de
una etapa Etapas
eufo-
deria
introducción
caracterizada del por
turismo y los ciclos de
el acogimiento deldesarrollo
turismo con en lasus
sociedad de des-
actividades de
tino turística)
ocio, en donde
y proliferan acaecen los fenómenos
las oportunidades de saturación
que se muestran estudiados
casi ilimitadas. Lapor
sa-
Lanquar (1985),
tisfacción de la las teorías de residentes
población Doxey (1975), y el yumbral
es plena de tolerancia
se apuesta de
por el desa-
Quintero (2004).
rrollo, es Estos a su
un momento envez, se corresponden
el que se exploran losconparajes
los cíclicos
casi del desarrollo
vírgenes, que
según
apenasButle (1980) y Cooper
cambian, se dota (1992), y el tratamiento
de infraestructuras de los fenómenos
y servicios socio-
necesarios, y se
culturales en la etapa final de Martínez Quintana (2006), que
dan los primeros pasos para las relaciones sociales y la transformación. Se coincide con la
implementación del paradigma de la sostenibilidad.

*Apatía ECLOSIÓN
DE FENÓMENOS
SOCIOCULTURALES
Apuesta
por el desarrollo Consolidación

*Irritación
GESTACIÓN
FENÓMENOS
SOCIOCULTURALES Estancamiento

*Antagonismo

Declive

*Euforia *Fase final


Sostenibilidad
TRATAMIENTO
DE FENÓMENOS
SOCIOCULTURALES
Sociedad de destino turística

* Introducción del turismo: Doxey, 1975; Lanquar, 1985; Quintero, 2004.


Ciclos De Desarrollo: Butle, 1980; Cooper, 1992; Martínez Quintana, 2006.

Figura
Figura1.1.
1.1.Etapas
Etapas dede
introducción
introduccióndel
delturismo
turismoy ylos
losciclos
ciclosde
dedesarrollo
desarrolloen
enlalasociedad
sociedadde
de
destino
destinoturística.
turística.Elaboración propia.

Así, pues, en la introducción del turismo se produce una etapa de euforia carac-
terizada por el acogimiento del turismo con sus actividades de ocio, y proliferan las
TURISMO Y SOCIOLOGÍA GLOBAL: ENCUENTROS ENTRE SOCIEDADES 27
oportunidades que se muestran casi ilimitadas. La satisfacción de la población de
residentes es plena, y se apuesta por el desarrollo, es un momento en el que se ex-
ploran los parajes casi vírgenes, que apenas cambian, y se dota de infraestructuras y
servicios necesarios. Aqui se dan los primeros pasos para las relaciones sociales y la
transformación. Se desarrollan las empresas foráneas y los tour operadores, ya que

30  turismo y ocio en las sociedades


aumenta el número de visitantes y los procesos migratorios, así como la especula-
ción del suelo y la comercialización intensiva del destino turístico. Y se requiere ya
una adecuada planificación del turismo, del urbanismo y del ocio.
El nivel de apatía coincide con el ciclo de consolidación en el que el turismo
es un hecho ya normal, y un aspecto más de la economía. Las relaciones ahora
son dirigidas por el marketing, y empieza a descender el número de visitantes,
y es aquí donde se produce la gestación de los fenómenos socioculturales según
Martínez Quintana, que es una etapa marcada por la irritación, y que Quintero
describe cuando entran en acción los niveles de saturación, y los residentes co-
mienzan a retirar el apoyo inicial al desarrollo del turismo. Además, se aproxima
al punto de saturación, y no se atiende a los visitantes debidamente, ni se han
planificado bien los espacios del medio ambiente, especialmente los espacios
sensibles.
El ciclo de estancamiento comienza ya porque se percibe cierto cansancio
en los turistas, los productos son los mismos, y se efectúan las mismas cosas,
sobre todo porque no se han creado modalidades nuevas que sustituyan a las
ya utilizadas. El estancamiento da paso al antagonismo, y es una etapa crucial
porque el turismo y las actividades de ocio se transforman en los portadores
de todos los males de esta nueva industria por un desarrollo desordenado. Este
malestar se corresponde con la eclosión de los fenómenos socioculturales, que
desestabilizan conjuntamente a las poblaciones de turistas y de residentes, an-
fitriones y nativos. En definitiva, se culpa a los turistas de ser los causantes y
portadores de todos los problemas sociales que se ha generado en la zona de
destino.
Finalmente, viene el declive que es cuando decae el número de visitantes,
y el punto de destino depende de las decisiones de los grandes tour operadores
internacionales, que deben competir con los precios más bajos. Los residentes
introducen recursos alternativos: parques temáticos, espectáculos culturales,
festivales de cine, teatro etc. Tras el declive viene la etapa final, en la que se
aprecian los cambios y transformaciones experimentados por la sociedad de
destino turística, que ha perdido todos los atractivos por los que en su etapa
inicial fue reconocida e importante para el desarrollo turístico.
En definitiva, el declive económico, el desgaste del atractivo turístico y el
malestar social proveniente de la eclosión de los fenómenos socioculturales
(problemas sociales), que llevan a la confluencia de elementos de cambio y re-
generación, que se hallan ante el paradigma de la sostenibilidad. En esta etapa
se abre otro umbral de desarrollo que atiende a la sostenibilidad de los recursos
medioambientales, artísticos e históricos, y a la integración y adaptación de
las poblaciones en las nuevas corrientes y demandas de calidad y de bienestar.
Aquí se introducen e implementan las Políticas Sociales, y los Programas de
Desarrollo, que palian y reducen la pobreza, y resuelven los problemas sociales
con el tratamiento de los fenómenos socioculturales.

Evolución y dinámica del turismo  31


1.2. SOCIOLOGÍA, SOCIOLOGÍA DEL TURISMO Y SOCIOLOGÍA
GLOBAL

La observación de los fenómenos socioculturales, así como el análisis de la


composición y las necesidades de las poblaciones en los contextos turísticos y
de ocio, supone una tarea que la sociología encara con todas sus herramientas
teóricas y analíticas a través de la investigación social. Su lugar, por tanto, se
encuentra en la planificación del turismo y ocio y en el estudio de la gestación
de los fenómenos socioculturales, en la eclosión de los mismos, y en el trata-
miento que se les debe otorgar cuando se han manifestado en la sociedad de
destino turística.
La sociología no sólo estudia la polaridad negativa de estos fenómenos,
ya que también se dedica a conocer y potenciar la polaridad positiva, concre-
tada en las relaciones sociales, el enriquecimiento de la multiculturalidad, la
comunicación, la adaptación, el desarrollo socioeconómico de nuevas formas
de producción, las campañas de sensibilización, el conocimiento de la opi-
nión de las poblaciones, etc. que se requiere para la planificación del turismo
y del ocio en las sociedades actuales.
Todo ello lleva al acercamiento de esta disciplina para saber cuáles son
sus objetivos y sus herramientas básicas en la observación y análisis de las
sociedades y de los individuos que en ellas habitan. ¿Qué se entiende, pues,
por ciencia sociológica? En términos generales, esta ciencia se ubica desde el
ángulo general de los aspectos sociales a los más particulares, es decir, de la
observación y estudio científico de las sociedades globales, a la observación y
estudio de los fenómenos, acontecimientos y conductas sociales más concretos.
Por tanto, en una perspectiva general y amplia se dispone de varias definiciones
como las siguientes:

• La sociología es el estudio científico de la sociedad (Jary & Jary,


1991:603).
• La sociología es el estudio de la vida social humana, grupos y sociedades
(Giddens, 1992:7).

Respecto a las definiciones, que determinan casos específicos y concretos


están las siguientes:

• La sociología es el estudio sistemático del comportamiento humano en


situaciones sociales (Light, Keller & Calhoun, 1992:62).
• La sociología es el estudio científico de la conducta social humana, pro-
cesos y pautas de la interacción individual y grupal, las formas de or-
ganización social de los grupos, las relaciones entre ellos y las influen-
cias del grupo sobre la conducta individual (Theodorson & Theodorson,
1978:268).

32  turismo y ocio en las sociedades


Estas y otras muchas conceptualizaciones y definiciones de sociología per-
manecen, y han sido definiciones compartidas generalmente por la comunidad
científica. Y para situarse dentro de los parámetros de la sociología del turismo
y de la sociología del ocio, existe una definición práctica que sintetiza a muchas
de ellas, y permite una observación de las sociedades que va de la teoría a la
práctica, y que alcanza todas estas características, a saber:

La Sociología es una ciencia que analiza, estudia e interpreta la reali-


dad social, predice sus cambios y evoluciones y posibilita intervenciones
–diagnósticos, programas y políticas–, su unidad de análisis son las socie-
dades y los individuos en ellas, y utiliza el soporte científico de las ciencias
sociales más afines a ella (Martínez Quintana, 2010).

En el contexto académico español, el profesor Giner (1996:9-12) durante


varias décadas ha descrito la ciencia sociológica en varios puntos, en los que
el primero la sitúa en el estudio de la sociedad humana y, más concretamente,
de las diversas colectividades e instituciones sociales que los hombres forman
entre sí. En un segundo punto, la define como una rama del conocimiento cuyo
objeto es la dimensión social de lo humano, que implica un nivel de la realidad
relacionado con su capacidad societal. En un tercer punto, la disciplina socioló-
gica investiga la estructura, los procesos y la naturaleza de la sociedad humana
en general, mientras que las demás ciencias sociales estudian tan sólo aspectos
parciales de la sociedad.
En el cuarto punto trabaja el enfoque que utiliza, y que lo denomina inte-
rrelacional, porque necesita interrelacionar fenómenos que pertenecen a varios
niveles de la vida cotidiana, para establecer conexiones lógicas entre los he-
chos, para poder efectuar las relaciones idóneas entre los fenómenos políticos
y religiosos, los económicos y los bélicos, los artísticos y los éticos, y consiga
abarcar el predominio de la unidad y diversidad del mundo social, que están
en mutua conexión y armonía de manera interdependiente. Y el quinto punto
que Giner trabaja es su tarea, al tratar de comprobar qué factores son los más
predominantes en cada situación analizada, al margen de que cada nivel de la
realidad indagada –el nivel económico, el nivel cultural, el nivel político, el
nivel comunitario– tenga su grado de autonomía.
El profesor Lucas Marín (2006:37-39) indica tras una larga trayectoria de
manuales de introducción a esta disciplina que la sociología es una ciencia en
la medida que es saber, que significa acumulación de conocimientos y no ac-
tividad. Más adelante, ofrece una definición genérica que sirve para introducir
al mundo de la sociología en un «intento de aplicar los métodos de la ciencia al
estudio del hombre como ser social y de la sociedad –y nos aclara que– se basa
en el supuesto común a todas las ciencias de que el método científico puede
contribuir al conocimiento y dominio del hombre sobre el mundo que le rodea.
En el caso de las ciencias sociales esto se concreta en la confianza de que es

Evolución y dinámica del turismo  33


posible profundizar en el carácter social del hombre y en que el conocimiento
obtenido sea útil».
Desde otra perspectiva más amplia, el profesor Tezanos sugiere que antes
de dar una definición concisa es preciso dilucidar la naturaleza social de lo
humano –basada en las relaciones hombre-sociedad–, entender el contexto his-
tórico en el que aparece la disciplina –cambios sociales y nuevas mentalidades–
y, por último, tener una aclaración de lo que es la ciencia moderna y conocer en
qué medida se pueden emplear los esquemas, planteamientos y procedimientos
del método científico al ámbito de la realidad social. Así nos dice:

«A partir de estas referencias, pues, podemos considerar una definición


básica y sencilla de la Sociología, entendida como el resultado de aplicar,
en un determinado contexto histórico, los procedimientos de conocimiento
propios del método científico al estudio de los fenómenos que acontecen
en la esfera de lo social –relaciones sociales y procesos de interacción que
se producen en el ámbito de las estructuras sociales–» (Tezanos, 2006:29).

La relación que la ciencia sociológica tiene con el turismo y el ocio la re-


miten a una de sus vertientes más recientes, la Sociología Global, que es clave
en este contexto, porque contiene todas las actividades lúdicas, recreativas y de
esparcimiento en el tiempo libre y, en general, las actitudes, comportamientos
y maneras de pensar y de sentir de las poblaciones tanto de las sociedades de
destino como de origen. En consecuencia, la globalidad de esta ciencia y la
diversidad social se unen, a su vez, con dos ramas: la sociología del turismo y
la sociología del ocio.
La sociología del turismo es una rama de la sociología que se dedica a la
observación de las relaciones, roles y motivaciones turísticas, además de las
instituciones pertinentes y los impactos que conlleva el turismo en las socieda-
des de destino. Confecciona teorías, efectúa estudios e investigaciones de los
fenómenos socioculturales que acontecen, y elabora planificaciones turísticas
para el desarrollo social (Martínez Quintana, 2006).
En el contexto europeo la aproximación al estudio del turismo comienza a
producir literatura y material científico específico, cuando se extiende paulati-
namente y se va conformando como fenómeno de masas en las sociedades mo-
dernas. Así, pues, el primer artículo científico se encuentra en las aportaciones
de Bodino en 1899, seguido de L. von Wiese (1930) y G. Simmel (1933) que
analizaron los viajeros extranjeros. Estos estudios se efectuaron en Alemania,
y luego continuaron en el resto de los países europeos. A partir de aquí surgen
los primeros libros sobre turismo, tales como Ogilvie, F. W. (1933) The tourist
movement: an economic study, Stapes, Londres, y Norval, A. J. (1936): The
tourist industry: a national and international survey, Pitman, Londres.
Uno de los importantes especialistas en la rama de la sociología del turis-
mo en España, Gregorio Méndez, confirma junto con otros autores que será

34  turismo y ocio en las sociedades


después de la Segunda Guerra Mundial, cuando surgen los escritos referentes
a estos temas. La relación de expertos empieza con Mitford, N. (1959) «The
tourist», Encounter, 13(4):3-7, Núñez, T. (1963) «Tourism, tradition and ac-
culturation: wekendismo in a Mexican village», Ethnology, 2(3):347-352, y
Forster, J. (1964) «The sociological consequences of tourism», International
Journal of Comparative Sociology, 5:217-227.
Pero sin duda, Knebel es el que aporta el primer estudio sociológico, pro-
piamente dicho, en un libro que aparece en 1960 Sociología del Turismo: los
cambios estructurales en el turismo moderno, –publicado en español en 1976–,
y que hace especial énfasis en el estudio sociológico del cambio social que se
produce entre las sociedades. A partir de aquí se unen otras corrientes de estu-
dios fuera del contexto europeo, y la sociología del turismo empieza a desarro-
llarse bajo el prisma multidisciplinar. Méndez concluye que:

«El estudio del turismo como algo más que un tema exótico surge en
los años setenta con las tipologías de Cohen (1972) y las primeras sínte-
sis teóricas de MacCannell (1973). Desde mediados de los años setenta el
campo de la sociología ha crecido rápidamente, publicándose varios traba-
jos y revisiones. Desde el estricto campo sociológico, en el último tercio
del siglo xx muchos autores se han interesado por el tema: Apostolopuolos
1993, 1995a, b,1996: Boorstin 1992; Britton, S. 1982; Cohen 1972-1974a,
1979a,b, 1984a y 1988a,b; Dann 1977, Dann y Cohen 1991; De Kadt 1979;
J. Forster, J. 1964; Graburn 1989; Karch y Dann 1981; Lanfant 1980;
MacCannel 1976; Machlis y Burch 1983; P.L. Pearce 1982a; Turner y Ash
1976; Van den Berghe 1992; Young 1973; Urry 1990. Todos ellos se han
centrado en el crecimiento del turismo como un fenómeno económico y
cultural y por su profundo impacto tanto en los países desarrollados como
en vías de desarrollo» (2003:44).

Una vez que se manifiesta ampliamente el turismo en la sociedad, las tenden-


cias de la rama de la sociología del turismo engloba dos áreas: a) las definiciones
del turismo desde distintas tendencias, y b) las principales aportaciones socioló-
gicas al turismo. En las definiciones se hallan, pues, una multitud de preguntas se-
gún los especialistas, que van planteando si el turismo supone verdaderamente un
desarrollo socioeconómico en los países en vías de desarrollo, si adopta formas
imperialistas o neocoloniales en muchos casos, si ofrece como industria interna-
cional un potencial de crecimiento real, si conduce a la dependencia social, eco-
nómica, política y cultural, y si los turistas son los nuevos bárbaros que destruyen
las culturas, porque buscan sólo el mar, el sol, la arena y el sexo.
Finalmente, la sociología global se introduce en las ramas del turismo y del
ocio para aportar las características elementales de los contextos que confor-
man el hábitat de las poblaciones, y más concretamente las incidencias que tie-
nen en el medio ambiente natural. Macionis y Plummer (1999) estructuran esta

Evolución y dinámica del turismo  35


rama de la sociología con la ecología, en cuanto que ésta estudia la interacción
de los organismos vivos con su medio ambiente natural.
En efecto, la ecología, que es el estudio de la interacción de los organismos
vivos con su medio ambiente natural, mantiene una conexión directa con las
interacciones sociales humanas, por lo que entra dentro del campo del turismo y
del ocio. Se detiene pormenorizadamente en el medio ambiente, que contempla
la superficie terrestre y la atmósfera, los diversos organismos vivos, el aire, el
agua, el terreno, y otros recursos necesarios para que pueda ser factible la vida
en la Tierra.
Martínez Quintana sostiene que el planteamiento básico de la Sociología
Global es el estudio de las condiciones básicas que hacen posible la vida social
y cultural de los individuos en su relación con el medio ambiente natural, donde
se incluyen las áreas urbanas y rurales y los impactos positivos y negativos que
se ocasionan en los hábitats naturales de la sociedad de destino turística. Por
tanto, la transformación, conservación y mejora, y la contaminación en general,
unido al paradigma de la sostenibilidad, se introducen en este radio de obser-
vación para ser incorporados en los estudios, investigaciones, planificaciones y
evaluaciones que las instituciones y organismos lleven a cabo.
Este enfoque contempla que los humanos como especie, al igual que las
restantes especies vivientes, dependen del medio ambiente natural, práctica-
mente para todo. Es decir, para la comida, la vestimenta, el refugio, los mate-
riales y las fuentes de energía que se precisan para edificar las infraestructuras
urbanísticas, los transportes –terrestres, marítimos y aéreos–, y sin duda, las
comunicaciones –nuevas tecnologías de la información y de la comunicación–.
La diferencia con respecto al resto de las especies es la potencialidad que
tienen los humanos de desarrollar culturas –creatividad, costumbres, religio-
nes, ideologías, maneras de producir y desarrollar actividades etc.–, y de adap-
tarse1 a los hábitats a través de su cambio y transformación, donde se da rienda
suelta a los deseos e intereses que polarizan positiva y negativamente el medio
ambiente natural. En consecuencia, los impactos negativos hacen referencia a
los problemas que el mundo moderno tiene respecto de los residuos sólidos,
la contaminación de la lluvia ácida, la pérdida de la biodiversidad, el calenta-
miento terrestre etc., que conjuntamente interfiere el funcionamiento del mun-
do natural.
En suma, las cuestiones ecológicas de esta índole no surgen evidentemen-
te del funcionamiento propio del mundo natural, que permanece en armonía
con los seres vivos, incluidas las catástrofes naturales que impactan sobre todo
a las poblaciones y producen mortandad en las especies, pero no polucionan
los entornos medioambientales. Los problemas medioambientales que surgen,
pues, de las actividades humanas se convierten en cuestiones sociales, y la con-
1
 También existen humanos que se adaptan a la naturaleza sin necesidad de transformarla, y viven en
armonía con ella, tal es el caso de los habitantes de las sociedades pequeñas y sencillas, que carecen
de los medios tecnológicos necesarios para cambiar y transformar el entorno natural. Es un ejemplo de
humanos que viven y sobreviven en sociedades aunque sean pequeñas.

36  turismo y ocio en las sociedades


tribución que aquí tiene la Sociología Global se distribuye en tres modalidades
según Macionis y Plummer (1999:611), a saber:

1. La sociología puede mostrar cómo las pautas humanas han causado cre-
cientes problemas en el medio ambiente... Puede subrayar la conexión
entre los problemas medioambientales y determinados valores cultura-
les, y ciertas formas de organización política y económica (Cylke, 1993;
Redclift y Benton, 1994).
2. La sociología puede vigilar la reacción pública frente a muchas cuestio-
nes medioambientales, y puede informar sobre los pensamientos y los
temores (fundados o no) de la gente en torno a estas cuestiones... La so-
ciología analiza por qué algunas categorías de personas se inclinan a un
lado o al otro de los debates políticos sobre las cuestiones ambientales
(Roberts, 1993).
3. La sociología puede explorar qué significa el medio ambiente para las
personas de distintos ámbitos sociales.

1.3.  los viajes en las sociedades

Los viajes han estado siempre presentes en las sociedades humanas, incluso
en los primeros asentamientos de homínidos, la capacidad para el gregarismo
y la organización social estaban asociadas al movimiento y los traslados repen-
tinos, como procesos de adaptación a los hábitats en circunstancias en las que
los asentamientos dejaban de ser seguros, o eran desprovistos de alimentos.
Quizá esta búsqueda de mejores condiciones de vida económica, social, y de
seguridad para el grupo social, quedó grabada como una constante en las agru-
paciones humanas, que permanece indeleble hasta nuestros días.
El movimiento y los traslados se vinculan, por tanto, en una primera fase a
la satisfacción de las necesidades básicas, que siguiendo a Maslow correspon-
den a las necesidades de niveles inferiores (Véase Figura 1.2. Niveles de ne-
cesidades y motivaciones en la jerarquía piramidal de Abraham Maslow) hasta
que éstas queden satisfechas, para pasar después a las necesidades de niveles
superiores, que son las que más se van a desarrollar principalmente en los viajes
en la evolución de las sociedades.

Evolución y dinámica del turismo  37


Necesidades
de niveles
superiores

Autorrealización
y desarrollo personal

Estima y reconocimiento

Necesidades
de niveles Pertenencia social y afecto
inferiores

Seguridad física y psíquica

Necesidades fisiológicas

Figura 1.2. Niveles de necesidades y motivaciones en la jerarquia piramidal de Abraham


Maslow. Elaboración propia.

En la Figura 1.3. (Desplazamientos y viajes en la evolución de las socie-


dades) se despliegan cinco tipos de sociedades, las sociedades cazadoras y re-
colectoras, las horticultoras, las agrícolas, las industriales y la posindustriales,
que a través de la historia han ido progresando, y han cambiado su organización
social y sus infraestructuras y estructuras sociales. En esta trayectoria aparecen
varios tipos de traslados o viajes que los individuos han ido efectuando según
las circunstancias y vicisitudes de la época, de manera que se ramifican en ocho
principalmente:

•  Desplazamientos por supervivencia.


•  Viajes por economía, por guerras, culturales, de salud y religiosos.
•  El Grand Tour.
•  El turismo de élite.
•  Las excursiones.
•  Turismo de masas.
•  La diversificación de turismos.
•  El viaje virtual.
•  Desplazamientos múltiples y constantes.

38  turismo y ocio en las sociedades


Desplazamientos
múltiples y distantes

Viaje virtual
Diversificación de turismos
Sociedades
tecnológicas
Sociedades Turismo de masas
agrícolas
Excursiones
Turismo de élite

Grand Tour Sociedades


posindustriales
Sociedades
horticultoras Viajes economía
Viajes guerras
Viajes cultura
Viajes salud
Viajes religiones Sociedades
industriales

Desplazamientos
supervivencia

Sociedades
cazadoras
recolectoras

Figura 1.3. Desplazamientos y viajes en la evolución de las sociedades. Elaboración propia.

Las sociedades cazadoras y recolectoras son descritas por Tezanos


(2000) y Kerbo (2004) como sociedades comunales y primitivas, que junto a
Macionis y Plummer (1999), representan sociedades con tecnologías simples
basadas en la caza de animales y en la recolección de alimentos, y constituyen
las primeras formas de organización social, con desplazamientos determina-
dos por la supervivencia. Se las cataloga como sociedades que dependen del
tamaño de la tribu, y de las condiciones climáticas, y tienden a ser nómadas
o seminómadas, y es aquí donde encontramos los desplazamientos por super-
vivencia, que devienen en los primeros viajes efectuados por los hombres y
mujeres en aquellas agrupaciones humanas.
El vocablo –nómade– alude a las personas que pertenecen a un grupo que
cambia periódicamente su lugar de residencia, según las ventajas estacionales
que ofrece cada lugar, en relación a las condiciones buenas para la caza, los
pastos para el ganado, la climatología idónea etc. A los grupos nómadas se les

Evolución y dinámica del turismo  39


define como grupos limitados a cierta área o hábitat, y muestran tendencia a
regresar a los lugares tradicionales, solamente se desplazan por conseguir unas
metas, y en determinados casos de superpoblación, invasión, hambre y otras
catástrofes, se ven obligados a migrar en gran escala.
La ubicación de estas sociedades desde la perspectiva de la macrosociología
datan desde el origen de la especie humana, hasta hace unos doce mil años. Su
tecnología está encaminada a producir alimentos de manera que los miembros
de estos grupos buscan comida en su medio habitual casi toda la jornada, con
escaso tiempo para el ocio, salvo en casos de abundancia de alimentos. Estas
sociedades están comprendidas de pequeñas bandas y, más concretamente, de
grupos muy reducidos que abarcan de 25 a 40 personas. Su organización social
se basa en vínculos de parentesco, y la familia tiene la función de obtener y dis-
tribuir los alimentos, cuidar de los miembros más pequeños y débiles, y enseñar
a los niños la educación básica y la instrucción elemental, para desarrollar las
cualidades fundamentales para la supervivencia.
La estructura de roles está delimitada en gran parte por la especialización
de tareas –caza, recogida de frutos, bayas, tubérculos, fabricación de herra-
mientas rudimentarias y armas de madera, piedra, hueso–, dependiendo de la
edad y del género, incluso contribuyen los más jóvenes y los más mayores y,
en su conjunto, tanto las responsabilidades de los hombres como las de las
mujeres tiene una posición social y de estatus similar. La estructura de poder
político es casi inexistente, ya que la organización social es muy básica y dis-
ponen de la figura del jefe y la de los chamanes o hechiceros, que son –éstos
últimos– líderes espirituales con un prestigio social, que ejercen influencia y
poder en el grupo.
Una de las peculiaridades de estas sociedades es que no suelen ser guerre-
ras, independientemente de que posean flechas, lanzas y cuchillos de piedra
que se utilizan para la caza exclusivamente. Sus grandes adversarios son las
enfermedades y los desastres que provoca la naturaleza –terremotos, erupcio-
nes volcánicas, sequías, inundaciones y epidemias–. Y dada las condiciones
específicas que ofrecen este tipo de sociedades, enraizadas en el hábitat natural,
su organización social establece una cooperación estrecha entre sus miembros
para hacer frente a las dificultades de este tipo de existencia.
En la actualidad muchas de estas sociedades están amenazadas, y algunas
de ellas están en extinción, y arrinconadas en espacios bastante reducidos ya
que su entorno natural ha sido dañado de manera importante, o ha sido impacta-
do negativamente por una planificación turística errónea. Macionis y Plummer
(1999:71) –que obtienen documentación de Endiott, 1992 y Hewlett, 1992–
notifican que las sociedades de este tipo hoy en día son los aka y pigmeos del
África central, los bosquimanos de África suroccidental, los aborígenes aus-
tralianos, los indios kaska del Canadá noroccidental, y los batek y semai de
Malasia.
Las sociedades horticultoras suponen un gran avance en la historia de la
humanidad, debido a una nueva tecnología agrícola rudimentaria que facilitó la
producción de alimentos a escala pequeña, y se pasó de obtener los alimentos

40  turismo y ocio en las sociedades


obtenidos directamente de la naturaleza a ser cultivados en un espacio determi-
nado, desde hace 12.000 años. Lógicamente las herramientas cambiaron para ser
utilizadas en la tierra, y se creó la azada y otras herramientas para remover, cavar
y plantar todo tipo de semillas. De aquí surgieron nuevas técnicas de trabajo y
un conocimiento de la climatología, según los ciclos vitales que registra la natu-
raleza con sus estaciones, todo este avance fue favorecido por la fertilidad de las
tierras de Oriente Medio.
Tezanos (2000:11-12) señala que «los especialistas distinguen dos tipos de
sociedades horticultoras: las simples y las avanzadas. Las sociedades horticul-
toras simples, son las más antiguas y elementales. Se trata de comunidades que
continúan teniendo un tamaño bastante reducido, en torno a las cien o doscien-
tas personas por lo general. Las sociedades horticultoras avanzadas, que se
empezaron a desarrollar en oriente Medio hace más de seis mil años, utilizaron
técnicas de cultivo más diversificadas (con más tipos de productos, rotación de
terrenos, etc.) emplearon azadas, dispusieron de más utillajes, empezaron a em-
plear los metales y tuvieron una mayor población, hasta superar cifras de varios
miles de individuos. Las sociedades horticultoras avanzadas mejor conocidas
son las africanas y las que se desarrollaron en México y América Central y del
Sur antes de la conquista».
Se aprecia, pues, la existencia de varios tipos de sociedades horticultoras,
que también son denominadas sociedades agrícolas y ganaderas, por el uso que
se hizo de la tierra y de los rebaños –domesticación de animales–, de hecho,
en la actualidad, todavía existen estas sociedades en América del Sur, África y
Asia. La innovación del cultivo de la tierra y la creación de rebaños dio como
resultado la producción de un excedente material que permitió alimentar a más
población, y a que un número determinado de personas se dedicasen a otras
actividades –fabricación de herramientas, tareas de comercio, interpretación
de señales divinas–, lo que las hizo más complejas por la especialización de
tareas en el trabajo. Otro de los avances que experimentaron estas sociedades
va unido a esa estructura más compleja que aparece con el nuevo sistema de
estratificación social, de la que se desprenden ya importantes desigualdades
políticas, de riqueza, de desempeño de papeles para las guerras, de derechos
civiles –esclavitud– y, de manera especial, desigualdades relacionadas con la
religión y la magia.
De aquí que los profesores Macionis y Plummer (1999:75) aclaren en rela-
ción a la religión y la magia que «mientras que los miembros de las sociedades
de cazadores y recolectores solían pensar que el mundo estaba habitado por es-
píritus, los de las sociedades agrícolas practicaban el cultivo a los antepasados
y solían pensar en la figura de Dios como el creador. Las sociedades de pastores
dieron un paso más y pensaban que Dios intervenía directamente en el destino
de la comunidad. La metáfora de Dios como el «pastor» de la comunidad –que
era su rebaño– la comparten el cristianismo, el judaismo y el islam, tres reli-
giones que nacieron en Oriente Medio y a partir de las creencias religiosas de
las sociedades de pastores». Se aprecia, pues, que a mayor avance mayor des-

Evolución y dinámica del turismo  41


igualdad y apertura hacia los conflictos y las guerras, y una nueva modalidad de
desigualdad, denominada esclavitud.
Evidentemente, los desplazamientos por supervivencia no se manifiestan
aquí, pero los viajes por economía, guerras, cultura, salud, y religiones se em-
piezan a movilizar, ya que prácticamente están en la linde de las sociedades
agrícolas, que son las que practican estos viajes. Ejemplos de estas sociedades
son las del Medio Oriente del quinto milenio a. C., y en la actualidad están en
Nueva Guinea, otras islas del Pacífico, y los yanomano en Brasil.
Las sociedades agrarias introducen cambios en sus infraestructuras mucho
más grandes con la invención de la agricultura a gran escala, con el uso del arado
y la utilización de animales de tiro, el descubrimiento de la rueda, la escritura, los
sistemas de irrigación, la numeración y la utilización cada vez más frecuente de
los metales. Así, por ejemplo, la tecnología del arado permitió cultivar la tierra en
dimensiones más grandes que lo hiciera la azada, y al poder airear mejor el suelo,
la fertilidad de la tierra aumentó, y estas sociedades pudieron trabajar las tierras
durante más tiempo –varios decenios–, y con ello asentarse en los territorios que
aumentaría el número de la población y, poder así, llegar a formar grandes im-
perios.
La estructura y tecnología de las sociedades agrarias incrementa el volu-
men de la población, el campo alcanza grandes dimensiones, se desarrolla la
conservación de los alimentos, el sistema de trueque, la aparición del dinero, el
desarrollo de las ciudades, el reforzamiento de las élites en las religiones y, en
definitiva, un aumento de las desigualdades. Así, por ejemplo, en el caso de las
mujeres, éstas quedan relegadas a otras tareas más secundarias –limpiar cam-
pos, acarrear agua, etc.– y pierden ese rango que tenían en las anteriores socie-
dades, y se empieza a gestar la subordinación de las mujeres ante los hombres
en el marco de las sociedades –principio del patriarcado occidental–.
Por tanto, en el umbral de las sociedades agrarias se produce un fenómeno
importante en el desarrollo de las élites, que lograron, por mediación de la reli-
gión un gran poder y control sobre un gran número de personas, que se vieron
sometidas a trabajar en condiciones bastante duras en aquellos trabajos que le
había correspondido según la jerarquías social adscrita. De aquí surgen impor-
tantes construcciones como las pirámides de Egipto y la muralla China, que se
hizo posible por el control que tenían estas élites –faraones y emperadores–,
sobre millones de personas, ayudados por burócratas, servidores y encargados
de administrar y supervisar las funciones principales que satisfacían las necesi-
dades de este tipo de sociedad agraria.
En estos contextos, los viajes se hacen muy frecuentes y abundan de manera
importante en el Mediterráneo y en las zonas del interior. Por ejemplo, Castillo
(2000) observa que en la cultura griega la situación geográfica facilitó los despla-
zamientos por todo el Mediterráneo, y eran precisamente los filósofos y poetas
los que tenían el deseo de conocer personalmente otras ciudades y culturas.
Mazón (2001: 58) indica también la inclinación que los griegos sentían
hacia los viajes, independientemente de los riesgos y la inseguridad que ello

42  turismo y ocio en las sociedades


suponía, tanto por mar como por tierra. Pese a ello los griegos viajaban impul-
sados por la emoción de buscar otros saberes, una educación y culturas diferen-
tes, aunque fuesen en muchos casos víctimas en naufragios, y salteados por los
piratas y atracadores de caminos.
La mayoría de aquellos viajantes se trasladaban por vía marítima con naves
sencillas y frágiles, y por vía terrestre a través de carreteras y caminos, en los
que se hallaban santuarios, altares, monumentos y otras infraestructuras para
los caminantes. Y se detecta que proliferaban a lo largo y extenso de estas vías
los mercaderes y comerciantes, los músicos, los atletas, los poetas y actores,
los bailarines, los filósofos y las personas que por razones religiosas tenían que
trasladarse a las ciudades que disponían de antiguos centros religiosos.
Al igual que los griegos, los romanos también efectuaron grandes viajes
con la finalidad de visitar centros de interés histórico y cultural, sobre todo las
clases sociales adineradas que consideraban los viajes de gran valor para la
educación de sus hijos, además del prestigio social que les confería. El interés
de estos desplazamientos consistía en conocer la literatura griega y la lengua
griega, porque era fundamental para las carreras de los nobles y aristócratas,
que deseasen desplazarse o afirmarse en zonas geográficas, bajo el dominio del
imperio romano, donde se hablaba dicho idioma.
Se pusieron de moda los viajes a ciudades como Rodas, Atenas, Epidauro,
Delfos y Olimpia, que llegaron a tener un gran reconocimiento por la atracción
que tenían para los romanos, que fueron los que abrieron varias rutas turísti-
cas en las islas del Egeo, Chios, Lesbos y Samos, las ciudades históricas de
Efeso, Esmirna, Sardis, Colophon, Mileto y Pérgamo, y los viajes a Egipto y
Alejandría. En suma, eran viajes muy costosos por las inadecuadas infraestruc-
turas, las enormes incomodidades, el tiempo que precisaban, y los inevitables
riesgos y peligros que acechaban constantemente por aquel entonces.
Se advierte que, tanto en la cultura griega como en la romana la estrategia
de guerra les obligó a efectuar numerosos viajes por mar y por tierra, con el ob-
jeto de conquista primero, y más tarde como defensa con la caída del imperio.
En realidad, las guerras han supuesto siempre uno de los motivos principales
de desplazamientos poblacionales y de diferentes viajes, que se repetirán en las
sociedades industriales y posindustriales, hasta llegar a la sociedad tecnológico
avanzada del siglo xxi, en las que se producen desplazamientos múltiples y
constantes.
La etapa que sigue en estas sociedades agrícolas es la del feudalismo o
sistema estamental, basado en el poder militar y en la dominación económica.
Más concretamente, es un sistema de organización social que fue dominante
en la Europa occidental, entre los siglos x al xv principalmente. Este sistema
se basaba en la posesión de la tierra en la que el señor –nobleza– concedía –no
en propiedad– grandes extensiones de terreno de distinto tamaño, denominado
feudo, a sus vasallos –caballeros– a cambio de sus servicios militares. Los via-
jes por cuestiones militares y de guerra se hacen frecuentes, para defender los
feudos y los territorios del rey, además de los viajes religiosos como el famoso

Evolución y dinámica del turismo  43


Camino de Santiago que tuvo gran transcendencia, y ha llegado hasta nuestros
días.
Los feudos estaban comprendidos de uno o más señoríos, con siervos –
campesinos– que producían excedentes agrícolas, que representaban la base
económica para la clase feudal. Según este sistema un vasallo le correspondía
un feudo a través de los votos de la honra y lealtad hacia su señor, al que le pro-
fería fidelidad, a cambio de servicios militares. El feudalismo tuvo su apogeo
entre el siglo xi y el siglo xiii, y fue decayendo conforme las ciudades aumen-
taron, y empezaron a surgir nuevas clases sociales, y es un concepto que fue
conocido en Europa occidental en la tardía Edad Media.
Una nueva sociedad emergente dejará atrás la energía muscular de las
personas y la energía proveniente de la carga de los animales, para utilizar
otras tecnologías basadas en el empleo de la maquinaría con el uso de innova-
doras energías que inicia la Revolución Industrial. Theodorson y Theodorson
(1978:247) califican la Revolución Industrial como una etapa de «cambios
radicales en los métodos de producción y organización económica y social,
que resultan de la introducción de maquinaria operada con fuerza motriz y la
consecuente aparición del sistema fabril.
El viaje más famoso en esta etapa es el Grand Tour o el Gran Viaje, que
Steinecke (1993) muestra en sus aportaciones, como un importante aconteci-
miento de la Europa de los siglos xvi, xvii y xviii fundamentalmente. Este viaje
lo realizaban la clase aristocrática joven, y la naciente clase burguesa por moti-
vos educativos, que si recordamos también lo hizo la sociedad romana, es decir,
con el fin de conocer otras culturas y visitar sus ciudades, aprender de los países
avanzados la ciencia que ahí se había desarrollado, las artes diversas, y asentar-
se temporalmente en los principales centros culturales, políticos, económicos
y religiosos de aquel momento –Londres, París, Ámsterdam, Roma, Venecia,
Turín y Madrid–.
En la trayectoria de este gran viaje la zona más frecuentada estaba represen-
tada por la Europa del este y del sur, siendo los viajeros ingleses los pioneros
que iniciaban la ruta en Inglaterra, pasaban por Francia, permanecían largas
estancias en Paris, y más tarde, se dirigían a Italia, para recorrer las principales
ciudades y conocer la cultura y el arte más importante de la época, regresar
después por Suiza, Alemania y los Países Bajos.
A estos viajes se les conoce también como Tour de la nobleza, que se ca-
racterizaban por el costo que suponía viajar durante largos períodos de tiempo,
entre uno a tres años aproximadamente, en los que se necesitaba no sólo los
medios económicos sino también las personas cualificadas: administradores de
viajes, mentores, maestros, sirvientes, traductores, cocheros etc., que guiaban,
asesoraban y protegían en todo momento a las clases aristocráticas y a la pe-
queña burguesa, que con el consentimiento del padre y la solicitud de cartas de
recomendación accedían a las localidades a las que se iba a visitar.
En realidad, aquí se encuentran los antecesores de los modernos turistas a
los que alude Knebel (1974) en los siglos xvii y xviii, con los pioneros viajes

44  turismo y ocio en las sociedades


ingleses que proliferaron dada la separación geográfica con el continente, y que
llegaron a constituir una gran empresa. El sociólogo Knebel indaga las estruc-
turas de estas sociedades, y comprueba el inmovilismo que presentaba la clase
campesina y artesanal, ante la clase de la nobleza, que era la que realizaba el
Grand Tour para conseguir una educación, que más tarde le haría falta para su
futura carrera diplomática, y añade que:

«estando las metas de estos viajes determinadas por motivos políticos,


también tenían esos visos la inclusión en el tour de la visita a Italia con fines
puramente artísticos y culturales. Las tensiones entre las distintas confesio-
nes cristianas especialmente represivas entre los protestantes, podían levan-
tar recelos en la patria ante una visita al Papa. Dado que la finalidad del grand
tour no era la emigración, sino el enraizamiento cada vez mayor a un medio
local, fue este viaje para la vida, al mismo tiempo, una piedra de toque para
las facultades diplomáticas propias. Se aprendía a presentarse a príncipes, a
solicitar ayudas para viajes, sinecuras, títulos, cargos oficiales y promesas
vagas, a perfeccionar el arte de cabalgar, bailar y pelear, y quizás así se ma-
taba el tiempo en un lugar o en otro, porque se era joven. La diversión era, al
igual que la formación y la ilustración, una parte esencial del tour» (1974:18).

Con la Revolución Industrial se inician nuevos procesos que se caracte-


rizan por el reemplazo de la producción manual desarrollada en la casa del
artesano o en un pequeño taller, por la producción mecanizada operada en
fábricas, de bienes en serie, con partes intercambiables, el surgimiento de una
clase de obreros fabriles que trabajan por un salario y que no poseen medios
propios de producción o los bienes que producen. Asimismo se acompaña
por un gran incremento en la proporción de la población ocupada en tareas
no agrícolas y el crecimiento de numerosas ciudades. La industrialización
proporciona una gran cantidad de bienes materiales que nunca antes estuvie-
ron disponibles para la mayoría de la población. La Revolución Industrial
comenzó en Inglaterra, en el siglo xviii, y se extendió a otros países de Europa
occidental, a los Estados Unidos de América y posteriormente a otras partes
del mundo. La industrialización resulta un objetivo en muchas naciones de
Asia y África.
Se conforma, pues, la sociedad industrial que en una primera fase va a sacar
a una gran masa de campesinos del campo para trasladarlos a enormes fábricas,
que trabajarán con máquinas, a un ritmo marcado por ellas, y vivirán hacinados
en ciudades insalubres. En tan sólo cien años las sociedades humanas que se
industrializaron, sufrieron una transformación radical, equivalente a varios mi-
les de años en otras épocas en las que se experimentaron cambios sustanciales.
Una sociedad nueva en el siglo xix se abriría camino con ferrocarriles y bar-
cos de vapor, donde van a ser cada vez más frecuentes los viajes por cuestiones
económicas, dentro de una revolución en los sistemas de comunicación, con las
posibilidades de extensión del comercio que ello acarrearía. Proliferan los moto-

Evolución y dinámica del turismo  45


res de combustión, la electricidad en las ciudades y en los pueblos, el teléfono, la
radio, la televisión, el automóvil etc.
El período histórico de las sociedades industriales va desde mediados del
siglo xviii hasta el presente, su tecnología productiva se basa en fuentes de ener-
gía cuya producción se efectúa con maquinaria, y el tamaño de sus poblaciones
es bastante numeroso, se calcula en millones de personas, con asentamientos
en los que predominan las zonas urbanas. Su organización social comprende
instituciones religiosas, políticas, económicas, educativas, etc., con una fuerte
especialización, y una desigualdad social. Ejemplos de estas sociedades son las
europeas, las norteamericanas, las australianas y las japonesas, que generan hoy
en día gran parte de la producción industrial en el mundo.
Los viajes que se efectúan en esta etapa que entra en el siglo xviii continúan,
en gran manera, la perspectiva abierta por el Grand Tour, que lo practica la clase
pequeño burguesa que comenzaba a fortalecerse con el impulso de los ingleses,
que eran los que realizaban este tipo de viajes. (Véase y trabaje la Lectura 2.
Turismo y Ocio de las élites a las masas –siglos xix y xx– Martínez Quintana).
Knebel explica que «en especial en Inglaterra, los viajes alcanzaron en el
siglo  xviii una relativa amplitud, estereotipada en la literatura de viajes como
Moving Academy or True peripatic School (Academia móvil o verdadera
Escuela peripatética), en correspondencia a la demanda social de la ascendencia
burguesa. La literatura inglesa referente a los viajes por Italia señala, no obs-
tante, cómo había llegado a superficializarse el interés... pero no era sólo Italia
donde pronto Roma pasaría a erigirse en esencia del país, meta del grand tour.
Para un espíritu despierto debían incluirse en la ruta Londres, Paris, Ámsterdam
y Madrid» (1974:18).
Así, pues, la etapa del Grand Tour va finalizando conforme va cambiando la
sociedad a través de las revoluciones en la agricultura, la industria y la política,
concretamente en el contexto europeo a mediados del siglo  xviii, y los viajes
pierden el cariz de ser viajes formativos para convertirse en desplazamientos
que buscaban información acerca de las ciudades avanzadas. Y se convertirán
en viajes cuya finalidad será la profesional para adquirir información.
De hecho, Steinecke y Knebel sitúan en esta segunda parte del siglo xviii el
fin del Grand Tour, que es sustituido por otro tipo de viajes de interés profesio-
nal-informativo, el resurgimiento de los balnearios en Europa, las estancias que
empezaban a imponer las clases burguesas sobre todo en las playas de veraneo.
Los viajes comprendidos dentro del ocio burgués consistirán en averiguar en
otros países la información que tenían de los progresos alcanzados en el comer-
cio, la agricultura y las manufacturas, para importarlas a sus países de origen,
aunque no se perdió del todo las reminiscencias del Grand Tour.
Asimismo, se unirían los artistas y aficionados cultos que eran los que podían
disfrutar de un tour para ver el arte, y conocer la cultura, además de efectuar via-
jes a los balnearios para el regocijo, desahogo y esparcimiento. Ahora bien, los
balnearios que ya fueron descubiertos por los romanos tiempo atrás, se redescu-
bren aproximadamente en 1720 según Knebel, y se constituyeron en centros para

46  turismo y ocio en las sociedades


los jóvenes caballeros de la nobleza y la clase burguesa de inferior coste que el
que exigía el Grand Tour, si bien tenían otro tipo de gastos con los juegos de azar
de todo tipo, que se vivía en los casinos que solían estar edificados al lado de los
balnearios.
Aquellos jóvenes de clases adineradas se reunían para el reposo, el restable-
cimiento y el cuidado de su salud, y sobre todo para la búsqueda de diversión –
aventuras galantes– y juegos de azar. Estas circunstancias les eran muy favora-
bles, dado que no tenían la vigilancia de los padres y familiares, ni necesitaban
informes de delegaciones para acceder a estos lugares, como requería el Grand
Tour, por lo que estos viajes se convirtieron en viajes de placer especialmente.
El Renacimiento, la Reforma y la secularización del cristianismo llevaron a
un redescubrir en el significado del cuerpo, la alegría de vivir, el reconocimiento
de la belleza de la naturaleza (que había sido percibida como hostil e inhóspita),
y que ahora adquiriría otro cariz por parte de la nobleza, que se dejaba aconsejar
por las publicaciones médicas, y frecuentar las playas de veraneo, tomar los ba-
ños en el mar, y los paseos, excursiones y actividades consideradas en el ocio que
se emprenden a partir de ahora, tal y como lo han estudiado los analistas Knebel
y Steinecke.
Y conforme se van desarrollando las sociedades industriales los medios de
transporte y de comunicación ofrecían otras nuevas oportunidades de viajar a
las playas, a los parques con el redescubrir la naturaleza, a practicar actividades
deportivas, etc., que vendrían a ocupar un lugar relevante practicado por las
clases sociales altas, lo que vendría a representar al denominado turismo de
élite. Otra modalidad es la excursión que, a pesar de realizarse en un día, surge
con fuerza en las áreas especialmente urbanas, y se empiezan a organizar más
pormenorizadamente.
La mejora de las condiciones de trabajo en los trabajadores y las vacaciones pa-
gadas traerá una importante modalidad de viajes en masas, en aquellas poblaciones
que vieron mejorar su nivel de vida, y que utilizarían el transporte privado –vehícu-
lo particular, los vuelos chárter, los autobuses, los trenes y los cruceros en general–,
que asentarían el turismo de masas.
Finalmente, las sociedades posindustriales según Bell son descritas como
sociedades de servicios, con un predominio de las clases profesionales y técni-
cas, de cuello blanco, centradas en la producción del conocimiento como fuente
principal de motivación y en las nuevas tecnologías, donde han adquirido gran
poder los políticos y los hombres de negocios.
En efecto, las sociedades posindustriales se caracterizan por el uso intensi-
vo de las tecnologías que sirven para procesar, almacenar, transmitir informa-
ción y conocimientos, y que hacen referencia fundamentalmente a las nuevas
tecnologías de la información y la comunicación –la microelectrónica–, las
energías renovables y la biotecnología.
En consecuencia, la estructura ocupacional se transforma y surgen nuevos
tipos de ocupaciones que demandan los mercados de trabajo, y proliferan los
trabajadores de oficina, los profesores, los científicos, los ejecutivos, los de

Evolución y dinámica del turismo  47


relaciones públicas, etc. La gran capacidad de información que tienen que desa-
rrollar estas sociedades ha acelerado las fronteras de los países, que comparten
cada día más una cultura global, que unido a las nuevas tecnologías han traído
rápidamente la globalización.
Los nuevos avances se traducen en mejoras en el nivel de vida, incremento
de la producción de bienes y de servicios, el control de determinadas enfer-
medades, nuevas modalidades de ocio y de alternativas de turismo, la diversi-
ficación de turismos y el viaje virtual. Ahora, bien, con la globalización y las
enormes posibilidades de comercialización, también se han abierto importantes
fisuras en las desigualdades sociales, y ha precipitado problemas sociales que
provienen del desempleo, la exclusión social y la pobreza en general. El mun-
do, con estas sociedades posindustriales ha avanzado y progresado bastante,
pero al mismo tiempo, también lo han hecho las desigualdades, los conflictos
sociales, la pobreza en el mundo y los problemas del entorno natural.
Los profesores Macionis y Plummer (1999:80) indican que «la tecnología,
al transformar el mundo y las sociedades puede crear también nuevos proble-
mas. Las sociedades industriales han sido capaces de ofrecer un amplio abanico
de libertades a sus miembros, pero, como señalan algunos autores, a costa de
erosionar el sentimiento de comunidad y pertenencia que caracteriza a las socie-
dades agrarias. La tecnología también ha creado otras amenazas inconcebibles
hace un siglo. Sólo una fracción del armamento nuclear que han acumulado
algunas naciones sería suficiente para hacer que la raza humana volviera a sus
estados tecnológicos más primitivos; y eso en caso de que pudiera sobrevivir».
Las tendencias sociales que marcan las sociedades tecnológicas del siglo xxi,
tratan desplazamientos múltiples y constantes, tanto por razones de trabajo como
por motivos de ocio y recreación. Los viajes representan, en definitiva, una de las
peculiaridades básicas del modo de vida laboral y social, y uno de los requisitos
para la subsistencia en el mundo moderno.

48  turismo y ocio en las sociedades


CONCEPTOS FUNDAMENTALES

Ciclo de consolidación Sociedades agrícolas


Ciclo de estancamiento Sociedades industriales
Comunicación cultural Sociedades posindustriales
Diversificación de turismos Sociedades tecnológicas
Empleo Sociedades recolectora/cazadoras
Etapa de euforia Sociología
Etapa de antagonismo Sociología del turismo
Etapa de declive Sociología global
Etapa de irritación Transportes
Etapa de estancamiento Turismo de élite
Etapa final Turismo de masas
Excursiones Via aérea
Generador de cambio Vía marítima
Grand Tour Vía terrestre
Mitos del turismo Viaje virtual
Nivel de apatía Viajes
Riqueza Vuelos chárters

LECTURAS RECOMENDADAS

• LECTURA 1. El sistema de transportes en la dinámica del turismo


(Martínez Quintana).
• LECTURA 2. Turismo y ocio de las élites a las masas –siglos xix y xx–
(Martínez Quintana).

ACTIVIDADES Y EJERCICIOS

• Revisar el barómetro de la omt: Lectura de las últimas


tendencias.
• Hacer las preguntas nº 1 y nº 2 de los ejercicios de la Primera Parte
(Cuaderno de Ejercicios de Lectura).

Evolución y dinámica del turismo  49