Sie sind auf Seite 1von 5

DONES ESPIRITUALES.

(1ra Parte)

La Biblia no se limita en cuanto al número de dones espirituales, o aun sus definiciones. Las cuatro
listas mayores se encuentran en Romanos 12:3-8; 1ª Corintios 12:1-11; 27:31; Efesios 4:11-12 y 1 ª
Pedro 4:9-11. Sin embargo hay otros pasajes que mencionan o ilustran dones que no están incluidos
en estas listas.
Todos los dones son dados para ayudar a la iglesia a cumplir su propósito.

Dividimos los dones en 6 Categorías:

1. DONES QUE COMUNICAN LA PALABRA DE DIOS

A) PREDICACIÓN: (Profecía) 1ª Corintios 14:3


Significa:
El que habla en lugar de otro: intérprete, heraldo.
El que declara los acontecimientos futuros.

PROFETA:
 PREDICA: Portavoz de un mensaje para el pueblo. Es la habilidad de comunicar la
Palabra de Dios públicamente de una manera inspirada, que convence a incrédulos,
desafía y conforta a los creyentes. Es un don muy público.
 PREDICE: Ve y anuncia acontecimientos futuros. Sucesos que ocurrirán en un futuro
cercano o lejano.
TODO PROFETA ES UN PREDICADOR PERO NO TODO PREDICADOR ES UN PROFETA.

Características del profeta auténtico:


 Su tarea implica alguno de estos propósitos específicos: edificar, exhortar y consolar,
1ª Corintios 14:3.
 Los profetas bíblicos hacían señales. Éxodo 4:8; Isaías 7:11,14. Pero las señales no son
suficientes ya que algunas pueden ser casuales, otras engañosas, Deuteronomio 13:1-2. En otros
casos, el enemigo también hace señales, Éxodo 7:11-12.
 Lo que dice se cumple. Deuteronomio 18:21-22.
 Es disciplinado. 1ª Corintios 14:32.
 Obedece a sus líderes espirituales. 1ª Corintios 14:37.
 El mensaje debe estar de acuerdo con la Biblia; por ejemplo, un conductor que va a 130 Km. de
velocidad, atropella a un niño y expresa: “¡Dios me lo dijo!”. Quiere atribuir un designio de
Dios a lo que es fruto de su imprudencia. O un hombre que profetizó que una hermana de la
congregación no iba a sufrir dolores en el parto, lo cual no es bíblico.

La profecía verdadera nunca viene para dividir congregaciones, denunciar públicamente a líderes y
hacer daño a la obra, o para exhibir pecados privados.

Hay que juzgar la profecía: Dios no comete errores, pero nosotros SÍ (1ª Corintios 14:29; 1ª Juan
4:1-3). Es como el agua que fluye por una tubería. El agua puede tomar un poco del sabor de la
tubería. Ahora bien, “juzgar” no implica “todo o nada”; lo divino puede mezclarse con lo humano,
como el oro con el fango que lo contiene. Pero una pequeña cantidad de oro vale más que nada.

Propósito de la profecía predictiva:


 Es útil para advertir y enseñar obediencia, nunca para satisfacción propia o para suscitar
curiosidad. En Mateo 24, Jesús pronuncia varias profecías sobre las cosas que vendrán, pero
solamente para proponer a los discípulos una norma práctica: “VELAD”, versículo 42.
No trata de adivinar el curso de los acontecimientos por venir.
 Sirve para que confiemos en la soberanía y en la omnisciencia de Dios, que tiene el control de
todo, Juan 13:19: “...para que cuando suceda creáis”.

Profecía personal:
¿Cuál es la finalidad de la profecía? Según 1ª Corintios 14:3: edificación, exhortación y
consolación.
NUNCA SE DEBE DAR PARA DIRIGIR LA VIDA DE NADIE. La profecía no es para
experimentar con el futuro de las almas. La profecía siempre debe exaltar la persona de Jesús, Juan
16:14.
Ejemplos Bíblicos de profecía personal:
 Natán le dio a David palabra de reprensión, 2º Samuel 12:13.
 Agabo le dijo a Pablo que tendría problemas en Jerusalén, Hechos 21:11.
Requisitos de la profecía personal:
1. Confirmará el mensaje que Dios le ha estado mostrando: La profecía no será nada nuevo para
quien la recibe; ejemplo: Hechos 21:11; deducimos por Hechos 20:22-24 que Pablo ya sabía
algo de lo que iba a suceder en Jerusalén.
2. El carácter de la persona que comunica debe ser equilibrado: Agabo era fiel siervo de Dios,
maduro espiritualmente, usado ya en otras oportunidades, Hechos 11:28.
3. La profecía no debe ser manipuladora: No se debe imponer a la libre voluntad. La vida cristiana
no es supersticiosa. No está gobernada por tontos presagios, ni por las artimañas de los gurúes.
Pablo no cambió los planes después de haber recibido la profecía; fue a Jerusalén.
4. Toda profecía es parcial: 1ª Corintios 13:9; no importa lo veraz que sea, nunca nos dará un
cuadro completo. La palabra de Agabo era cierta y Pablo fue atado, pero esto ofreció una
oportunidad para ministrar en Roma, Hechos 23:11.
5. Debemos confrontar la profecía en oración: No se requiere una respuesta precipitada, sino
esperar en Dios. A Ezequías se le dijo que iba a morir, pero en lugar de rendirse a la profecía,
oró a Dios y Él le dio quince años más de vida.

B) EVANGELISMO. Hechos 8:26-40

Lee Efesios 4:11 y Hechos 21:8. En este último pasaje se habla de Felipe, el evangelista. 2ª Timoteo
4:5 dice: “haz la obra de evangelista”. El uso de la palabra evangelista ocurre sólo tres veces en el
Nuevo Testamento.

Las pocas menciones que encontramos de un especialista llamado “evangelista”, indican que toda la
Iglesia se ocupaba intensamente de la evangelización. El evangelismo no era para algunos, sino
natural para todos.

DEFINICIÓN: Evangelista es uno que anuncia el Evangelio, el mensaje de las buenas nuevas. El
evangelista tiene la capacidad de hacer partícipes del evangelio a los no creyentes.
Posee el don de hablar de Jesucristo de una manera atractiva e influyente, a aquellos que no
conocen mucho de Dios.
Jesús es el tema de la predicación evangelística. El corazón del evangelista gime por las almas
perdidas y palpita de alegría por aquellos que hacen pública confesión de fe. Ganar almas para
Cristo es su negocio.

C). MISIONES. 1ª Corintios 9:19-23; Hechos 13:2.

Hechos 13:2-3 dice: “Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado...”
Este pasaje nos habla del llamamiento misionero de Bernabé y Saulo. Pablo y Bernabé son ejemplos
completos del llamado misionero, y en ellos se descubre la definición de este oficio.
Una característica de los misioneros es su capacidad para adaptarse a distintos lugares y soportar
adversidades, a fin de alcanzar a los incrédulos y ayudar a los creyentes de esas culturas.

D). APOSTOLADO. Romanos 15:20.

Leer 1ª Corintios 12:28 y Efesios 4:11.


Los requisitos necesarios para poder pertenecer al primer círculo apostólico eran:
 Haber estado con Jesús durante su ministerio.
 Haber sido escogido por Él.

REQUISITOS Y SIGNOS DEL APÓSTOL:


 Llamado por Dios, Gálatas 1:15.
 Escogido y enviado por la Iglesia local, Hechos 13:1.
 Reconocido por la Iglesia en general, Gálatas 2:7.
 Las pruebas son la eficacia del ministerio de la Palabra para conducir a los paganos hacia la
obediencia de la fe.

FUNCIONES DE LOS APÓSTOLES DEL NUEVO TESTAMENTO.


 Ponían los fundamentos de la Iglesia, 1ª Corintios 3:10, y la edificaban, 1ª Corintios 10:8;
Filipenses 1:25.
 Dirigían las iglesias ya establecidas aun cuando estuvieran lejos, 1ª Corintios 7:17; 14:37.
 El resultado sobresaliente del apóstol era plantar iglesias. Una vez que las establecían, los
apóstoles ejercían su autoridad sobre ellas, 1ª Corintios 9:1-2.
 Descubrían nuevos siervos y los ponían en el ministerio, Hechos 15:39; 16:1; Filipenses 2:22;
coordinaban sus actividades y los enviaban a donde creían necesario, Hechos 19:22; Filipenses
2:15.

ATENCIÓN: Los doce apóstoles no tuvieron sucesores. Su obra fue fundamental y única. Sin
embargo, hay otros trabajando como predicadores pioneros y fundadores de iglesias en tierra
virgen.

¿EXISTE HOY EL MINISTERIO DEL APÓSTOL?


Dijimos que sí. Veamos Efesios 4:8,11-13. Si Dios hubiera quitado alguno de estos ministerios de la
lista, la Biblia nos debiera haber dicho que Él los había dado solamente por un tiempo limitado.
Todos estos ministerios fueron dados para la perfección de los santos, para la obra del ministerio,
para la edificación del cuerpo de Cristo. Esto incluye a los apóstoles. ¿Para cuánto tiempo los dio?
Igual que los demás, fueron dados “hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del
conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto a la medida de la estatura de la plenitud de
Cristo”.

2. DONES QUE EDUCAN AL PUEBLO DE DIOS

A). ENSEÑANZA. Efesios 4:12-13

Efesios 4:11; 1ª Corintios 12: 28-29; Romanos 12:4-7.


Consiste en presentar la verdad en forma sencilla, de modo que los que escuchan pueden asimilarla.
Complicar lo sencillo está al alcance de todos; pero hacer comprensible lo que es difícil, es una
característica que encontramos sólo en los buenos maestros. Cuando una persona tiene el don de la
enseñanza, estaremos atentos.

B). EXHORATACIÓN. (Animar o estimular) Hechos 14:22.

Romanos 12:8 dice: “... el que exhorta, en la exhortación...”.


Es la habilidad para motivar al pueblo de Dios a aplicar los principios bíblicos y actuar de acuerdo
con ellos, especialmente cuando están desanimados o flaqueando en la fe. Es la habilidad para
estimular lo mejor de otros y desafiarlos a que desarrollen su potencial.
La persona con el don de exhortación, bendice con lo que habla. No se constituye en juez ni fiscal
de la vida espiritual de otros, sino que consuela. Son personas muy positivas, prácticas. Están
inspiradas, son motivadoras. Las personas con el don de estímulo, a menudo pueden visualizar
logros para otras personas; procuran sacar lo mejor en los demás.

C). SABIDURÍA. 1ª Corintios 2:1, 6-16.

Palabra sobrenatural dada por el Espíritu en un momento, para una ocasión determinada.
Se manifiesta en momentos de crisis espirituales, cuando hay que tomar decisiones difíciles en
relación con el reino de Dios y se requiere del consejo divino. Es la habilidad de explicar qué hacer
y cómo hacerlo. En otras palabras, saber aplicar el conocimiento.
Encuentra respuesta a problemas sin solución aparente.
Por ejemplo, en Hechos capítulo 15, se presenta un problema sin solución. En el versículo 13,
Jacobo da una palabra de sabiduría (en el v. 29 está la palabra). En el versículo 22, los demás
reconocieron que ésa era la verdad.
En este capítulo del libro de los Hechos podemos ver que el pensamiento de Dios fue revelado.
Ellos habían buscado a tientas. El resultado del ejercicio de este don, produjo una armonía completa
entre el pueblo.

D). DISCERNIMIENTO. 1ª Juan 4:1-6.

Es la capacidad dada por el Espíritu Santo a un creyente, para saber qué espíritu es el que opera en
otra persona. Descubre las obras de la carne en un creyente. Se dice que es el detective o el don
vigilante.

Hay tres clases de espíritus:


 El espíritu mismo de la persona.
 El espíritu diabólico.
 El Espíritu de Dios.
Ejemplos: Hechos 16:16. El espíritu inmundo dice verdades cuando le conviene. En el versículo 17,
¿por qué Pablo no lo echa antes? Porque no tenía el discernimiento de espíritu. En el versículo 18,
Pablo ordenó que saliera. Si no hubiera sido un espíritu inmundo, la hubiese matado porque echaría
el espíritu de la mujer.

E). CONOCIMIENTO. Daniel 1:17.

Este don puede aplicarse en dos maneras:


1- Una palabra que pone al descubierto lo que está en oculto.
También llamado don de ciencia. No hay don de revelación, lo que hay es palabra de ciencia.
Según Hechos 5:3, ¿cómo sabía Pedro que Ananías había robado? El hecho sólo era conocido por
Ananías, Safira y el comprador. En Hechos 5:9 leemos “... y te sacarán a ti”. ¿Cómo sabía Pedro
que ella iba a morir? Por palabra de ciencia.
2- La habilidad para descubrir, colectar, analizar, y organizar información que es vital para los
creyentes o para la familia total de la iglesia.
Es la habilidad para comprender gran cantidad de información y proveerla cuando sea necesaria
para tomar decisiones efectivas.

3. DONES QUE DEMUESTRAN EL AMOR DE DIOS

A). SERVICIO. Hechos 6:1-7.

Es la habilidad para reconocer necesidades insatisfechas en la familia de la iglesia, y tomar la


iniciativa para proveer asistencia práctica rápida y alegremente y sin necesidad de reconocimiento.
Todos hemos sido llamados a servir. Todos debemos tener un corazón de siervo. Pero las personas
con el don de servicio, son aquellas que ven una necesidad e inmediatamente se hacen cargo y
comienzan a resolverla. Nadie les tiene que pedir que actúen, ellos toman la iniciativa y lo hacen sin
necesidad de buscar reconocimiento.

B). MISERICORDIA. Lucas 10:30-37


.
Es la habilidad para detectar dolor y “empatizar” con aquellos que sufren en la familia de la iglesia.
Es la capacidad de proveer apoyo compasivo y animador a los que experimentan desgracias, crisis o
dolor. Sentir lo que el otro siente y hacer algo al respecto.
Un caso de misericordia es el del Buen Samaritano. Él solamente vino, recogió al hombre caído en
el camino, lo llevó al hotel más cercano, entregó su tarjeta de crédito y dijo: “yo pagaré lo que
cueste”.

C). HOSPITALIDAD.1ª Pedro 4:9-10.

En 1ª Pedro 4:9 dice: “Recíbanse unos a otros en sus casas, sin murmurar de nadie”.
Romanos 12:13: “...reciban bien a quienes los visitan”. En 1ª Timoteo 3:2 dice: “Quien preside debe
estar dispuesto a hospedar gente en su casa”. Tito 1:8: “ ...dispuesto a hospedar gente”.
Hebreos 13:2: “No se olviden de ser amables con los que lleguen a su casa, pues de esta manera, sin
saberlo, algunos hospedaron ángeles”.

DEFINICIÓN:
1- Es la capacidad sobrenatural de abrir el hogar y atender con alegría a los que tienen
necesidad de ser alimentados y alojados.
2- Es la habilidad para hacer que otros, especialmente extraños, se sientan bienvenidos,
aceptados y confortables en la familia de la iglesia. Es la facilidad para coordinar
actividades que promueven el compañerismo.

Las personas con el don de hospitalidad te hacen sentir cómodo. Son a menudos conversadores.
Saben cómo sacar lo mejor en otras personas. Logran que los demás charlen de sí mismos. Usan a
menudo sus casas como instrumentos para el ministerio. Les gusta proveer comidas a otros. Tienen
la habilidad de proporcionar, preparar una atmósfera que todos los demás pueden disfrutar.

Los recepcionistas deben tener el don de hospitalidad. Son sumamente importantes. Nunca tenemos
una segunda oportunidad de dar una primera impresión. Si un ujier (anfitrión o recepcionista) puede
lograr que una persona se sienta cómoda, entonces el evangelio puede comunicarse.
D). PASTOR. 1ª Pedro 5:2-4.

Es la habilidad para cuidar de las necesidades espirituales de un grupo de creyentes, y equiparlos


para el ministerio (Efesios 4:11-14). Es la capacidad de “nutrir” un grupo pequeño en crecimiento
espiritual y asumir la responsabilidad por su bienestar.
Las palabras pastor-maestro están unidas para designar una única función. Jerónimo decía: “el que
es pastor debe ser también maestro”. Pablo pedía que el anciano fuera apto para enseñar, 1ª Tim.3:2.
El pastor pastorea no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo
pronto; no como teniendo señorío sobre los que están a su cuidado, sino siendo ejemplo de la grey,
según 1ª Pedro 5:2-3.
Las principales tareas del pastor son:
 Guiar a las ovejas. El pastor es un dirigente, Isaías 40:11; Salmo 23.
 Alimentarlas, Jeremías 3:15; Juan 21:16; Hechos 20:28.
 Protegerlas. Es un protector y un curador, 1º Samuel 17:34-37; Hechos 20:28-31.

E). DAR: (Ofrendar). 2ª Corintios 8:1-7.

La capacidad para contribuir generosamente con recursos materiales y/o dinero, aun más del 10%
del diezmo para que el Cuerpo de Cristo pueda crecer y fortalecerse. La habilidad de ganar y
administrar el dinero para apoyar los ministerios de otros.

En 1ª Corintios 12:28, el apóstol nos habla de los que tienen el don de socorrer o de ayudar.
En el Nuevo Testamento se entiende como trabajar en el seno de una comunidad para servir a otros,
Hechos 6:1; para ayudar a los pobres, Hechos 20:35; 1ª Tesalonicenses 5:14; o para hacer bien a los
hermanos, 1ª Timoteo 6:2.
Este don puede hacer referencia al tesorero de la Iglesia o a los hermanos que se ocupan de los
aspectos jurídicos o administrativos de la comunidad (contratos, reuniones de trabajo, etc.).

Además puede extenderse a todas las áreas de la vida material del hombre: nutrición, vestido,
alojamiento, cuidado de la salud, trabajo, etc.

Tenemos un ejemplo en Tabita que ponía al servicio de la iglesia sus dones de costurera, Hechos
9:36. Podrían ser también: el bibliotecario o librero, el cocinero de los niños y de campamentos; los
administradores, los choferes y todos los que se ocupan de acondicionar, reparar, mantener y
mejorar los locales de la comunidad, de escribir cartas circulares, de imprimir invitaciones, de
distribuirlas, o los que están a cargo del material audiovisual, del sonido, de grabar y duplicar
cintas, etc.
Un buen ejemplo es R. G. Laturno, el hombre que desarrolló los tractores de la marca “John Deere”.
Él fue el que los desarrolló. Al comienzo, daba el 10% de sus ingresos y se mantenía con el 90%.
Cuando Dios lo bendijo, dio el 20% y se sostenía con el 80%. Al final de su vida, ofrendaba el 90%
de lo que ganaba y se mantenía con el 10% y, aun así, era un multimillonario.