Sie sind auf Seite 1von 6

ENRIQUECIMIENTO SIN CAUSA

LIBRO: DERECHO CIVIL II

AUTOR: PRISILA CRUZ CHÁVEZ

Cualquier tipo de enriquecimiento que sea dado a costa del sacrificio de otra
persona debe tener una causa o razón jurídica que lo justifique o explique, pues
nadie se empobrece sin motivo en beneficio ajeno; cuando eso ocurre, el
perjudicado no ha tenido el propósito de beneficiar a otra en detrimento suyo y no
sería equitativo infligirle esa perdida. Por lo tanto, el derecho impone al
beneficiado la obligación de restituir el importe su enriquecimiento, hasta el monto
del empobrecimiento ajeno.

CARACTERÍSTICAS

Las características principales del enriquecimiento sin causa son las siguientes:

 El hecho debe producir el enriquecimiento de una persona, cuando un


sujeto ha alcanzado beneficios patrimoniales, ya sea por adquirir nuevos
beneficios o servicios, por evitarse alguna perdida o por librarse de deudas.
 El empobrecimiento de otra, es el sujeto que sufre el empobrecimiento que
puede consistir en una transferencia de bienes, de servicios o el sacrificio
de algún beneficio.
 Debe haber una relación causal entre el empobrecimiento y el
enriquecimiento, es el nexo que une al sujeto que se enriquece a causa del
empobrecimiento del otro.
 Que no exista una causa que justifique ni el enriquecimiento ni el
empobrecimiento, es decir que no exista una razón jurídica que legitime la
adquisición de uno y obligue al otro a soportar la pérdida.
Dentro del enriquecimiento ilícito, el que se enriquezca en detrimento del otro,
tendrá que pagarle con una indemnización no más que el monto el cual le haya
quitado.

LIBRO: DERECHO CIVIL MEXICANO

AUTOR: RAFAEL ROJINA VILLEGAS

DEFINICIÓN

A primera vista parecerá que todo enriquecimiento ilegítimo encierra un hecho


ilícito, porque justamente su ilegitimidad evoca la idea de lo ilícito. Sin embargo, el
término “ilegítimo”, solo significa que es sin causa, por lo que es más correcto
emplear esta segunda denominación.

CARÁCTER ILICITO

Tradicionalmente se considera que este enriquecimiento origina una acción


cuasicontractual que es la de in rem verso. Débese esto a que la antigua acción
romana así llamada, estaba unida a la gestión del peculio y, por consiguiente, a
que se derivaba de actos contractuales. Pero si se tiene en consideración que el
origen de la obligación de restituir, es el principio de que no es lícito conservar un
enriquecimiento sin causa, a costa ajena, se llega a la conclusión indiscutible de
que esta acción pertenece al grupo de las acciones derivadas de hechos ilícitos.

CLASIFICACIÓN

El enriquecimiento sin causa, puede ser clasificado como un hecho voluntario


lícito, cuando exista buena fe o como un hecho voluntario ilícito, cuando exista
mala fe. En la regulación que hace el Código Civil de esta fuente, consagra
primero un principio general y, después, reglamenta el pago de lo indebido, como
la especie principal del enriquecimiento sin causa. En el principio general se
comprenden las múltiples formas a través de las cuales puede pasar un valor de
un patrimonio a otro, pero siempre y cuando no podamos encontrar una fuente
específica de obligaciones, porque si existe, cualquier fuente que sea, lícita o
ilícita, ya no habrá enriquecimiento sin causa. En ese caso tendremos que aplicar
el régimen jurídico propio de la fuente que se trate por ejemplo, del contrato de
donación que implica desplazamiento de un valor patrimonial, o del delito, como
una adquisición de un valor, etc.

ELEMENTOS

En el principio general que maneja el Código Civil, se debe determinar la relación


que existe entre el enriquecimiento y el empobrecimiento. Los elementos
lógicamente son los siguientes:

1. Que haya empobrecimiento del patrimonio.

2. Que exista enriquecimiento de otro.

3. Que medie una relación de causa efecto entre el primero y el segundo.

4. Que no exista una causa jurídica que justifique ese desplazamiento.

FUENTES DE LAS OBLIGACIONES

lkservicios.com/maestria-2013-1/apoyo/FUENTESOBLIGACIONES.doc

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA

- AZUA REYES, Sergio T., TEORÍA GENERAL DE LAS OBLIGACIONES, 2ª. ed.,
Porrúa, México, 1997.

- BEJARANO SÁNCHEZ, Manuel, OBLIGACIONES CIVILES, 3ª. ed., Harla,


México, 1984.

DEFINICIÓN

El enriquecimiento sin causa, también denominado enriquecimiento ilegítimo,


consiste “en el desplazamiento de valor de un patrimonio a otro, con
empobrecimiento del primero y enriquecimiento del segundo, y sin que ello esté
justificado por una operación jurídica o por la ley”.

Gutiérrez y González lo define como “el acrecentamiento sin causa que recibe una
persona en su patrimonio económico o moral en detrimento –directo en el primero
e indirecto en el segundo- de otra persona”.

El CCDF, en su artículo 1882, prevé que el que sin causa se enriquece en


detrimento de otro, está obligado a indemnizarlo de su empobrecimiento en la
medida que él se ha enriquecido.

Así pues, el enriquecimiento sin causa es la situación jurídica que se presenta


cuando existe desplazamiento de valor de un patrimonio a otro, con
empobrecimiento del primero y enriquecimiento del segundo, sin que exista
justificación legal para ello.

Es muy importante precisar que en esta fuente generadora de obligaciones, el


enriquecido, no está obligado a más de aquello con lo que se ha enriquecido, lo
cual debe tenerse siempre presente, ya que es dicha situación, la que la distingue
del pago de lo indebido, en donde el que acepta el pago de mala fe, se halla
obligado más allá de aquello con lo que se enriqueció, según se indicará con
posterioridad.

ELEMENTOS.

Para señalar los elementos constitutivos del enriquecimiento sin causa, es


menester hacer referencia a una jurisprudencia, emitida por la hoy extinta Tercera
Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, visible en el Apéndice de
1995, Sexta Epoca, Tomo IV, parte SCJN, Tesis 253, página 173, que
establece “ENRIQUECIMIENTO ILEGITIMO. ELEMENTOS. La acción de
enriquecimiento ilegítimo a que se refieren los artículos 1882 del Código Civil y 26
del de Procedimientos Civiles para el Distrito Federal, está constituida por los
siguientes elementos:
1. Enriquecimiento del demandado, quien obtiene algo que no estaba en su
patrimonio.

2. Empobrecimiento del actor, al perder algo que estaba en su patrimonio, o dejar


de recibir lo que tenía derecho.

3. Que exista vínculo de causalidad entre los dos elementos anteriores, es decir,
deben ser recíprocos y correlativos, de tal manera que no pueda existir el
enriquecimiento si no es como efecto del empobrecimiento y a la inversa.

4. Que el desplazamiento patrimonial carezca de causa jurídica, contractual o


extracontractual, de modo que la persona empobrecida no tenga otro medio para
obtener la indemnización”.

De la simple lectura de la jurisprudencia citada, se advierte que los elementos del


enriquecimiento sin causa son:

 El enriquecimiento de un sujeto.
 El empobrecimiento de otro sujeto.
 Que exista una relación directa entre el enriquecimiento y el
empobrecimiento de dichos sujetos.
 Que no exista causa o motivo legal que justifique dicho acontecimiento.

Cabe agregar que el enriquecimiento implica un aumento en el patrimonio de un


sujeto que generalmente se da en atención a una adición a tal patrimonio, pero
puede darse también por que dicho sujeto no haya efectuado un gasto que estaba
obligado a hacer, es decir, que su patrimonio debió haber disminuido pero esa
disminución no se realizó.
PAGO DE LO INDEBIDO.

Bajo la denominación de pago de lo indebido, el CCDF en vigor regula una fuente


de obligaciones que la doctrina considera como una especie del enriquecimiento
sin causa.

Manuel Borja Soriano considera que hay pago de lo indebido “cuando una
persona, quien por error cree que es deudora de otra, le entrega una cosa o
ejecuta otra prestación a favor de ella”.

De Diego lo define como “la relación o vínculo jurídico que se establece entre la
persona que recibe lo que no tenía derecho a recibir y aquélla que paga por error,
en cuya virtud el cobrador se constituye en la obligación de restituir lo
indebidamente pagado”.

Así pues, puede decirse que el pago de lo indebido es una especie del
enriquecimiento si causa, que consiste en la entrega de una cosa que no se tenía
la obligación de entregar.

Por su parte, el artículo 1883 del CCDF, regula esta fuente de obligaciones
cuando dispone en su primer párrafo que cuando se reciba alguna cosa que no se
tenía derecho de exigir y que por error ha sido indebidamente pagada, se tiene
obligación de restituirla.

2.3.5.2. ELEMENTOS.

Los elementos que necesariamente deben presentarse para que tenga lugar son
los siguientes:

 La inexistencia de una deuda.


 Una prestación que se otorga a título de pago.
 El error por parte de quien ejecuta la prestación (supuesto deudor).