You are on page 1of 2

¿Qué es sondear?

Indagar, examinar, conocer, investigar, etc…

¿Qué es inconsciente?

La noción de inconsciente puede entenderse de distintas formas. Para el lenguaje cotidiano, un


sujeto inconsciente es aquel que no se da cuenta del alcance de sus actos.

Inconsciente también es aquel que está privado de sentido: “La víctima permanece inconsciente
debido al fuerte golpe que sufrió en la cabeza”

Para el psicoanálisis, el inconsciente es un sistema de impulsos reprimidos que no llegan a


la conciencia pese a permanecer activos en el sujeto. Esto quiere decir que los contenidos
reprimidos que se encuentran en el inconsciente aún tienen efectividad psíquica ya que actúan
mediante diversos mecanismos. Los sueños y los actos fallidos son manifestaciones del
inconsciente.

1 La vacuidad emocional de Elliot patentiza la existencia de todo un abanico de capacidades


personales para darse cuenta de las emociones en el mismo momento en que se están
experimentando. Según la lógica de la neurociencia, si la ausencia de un determinado circuito
neuronal conduce a una deficiencia en una capacidad concreta, la fortaleza o debilidad relativa de
ese mismo circuito en personas cuyos cerebros se hallan intactos debería conducir a niveles
comparables de competencia en esa misma capacidad.

1 ¿Qué es vacuidad?

La idea de vacuidad se emplea para calificar a aquel o aquello que no tiene substancia o
consistencia. Supongamos que un crítico cinematográfico destaca la vacuidad de una película. El
especialista estará refiriéndose a que el filme no tiene un tema central que resulte sólido o
profundo, sino que, por el contrario, recorre su temática de manera superficial y sin indagar
demasiado.

2 Tal vez la capacidad para la introspección psicológica esté relacionada con estos circuitos
neuronales. Hay personas que naturalmente se hallan más sintonizadas con las modalidades
simbólicas propias de la mente emocional, como, por ejemplo, la metáfora, la analogía, la poesía,
la canción y la fábula escritos todos ellos en el lenguaje del corazón. Y lo mismo ocurre en el caso
de los sueños y los mitos, en los que el flujo narrativo está determinado por asociaciones difusas
que siguen la lógica de la mente emocional. Quienes sintonizan naturalmente con la voz de su
propio corazón -con el lenguaje de la emoción— son más proclives a escuchar sus mensajes, ya sea
como novelistas, compositores o psicoterapeutas.

2 ¿Qué es introspección psicológica?

Se entiende por método introspectivo un procedimiento mediante el cual un sujeto centra su


atención en los propios contenidos y procesos mentales. Dicho de otra manera, en la
introspección el sujeto analiza qué pasa por su mente sin que interfiera en ello la estimulación.

Esta introspección es a continuación expresada verbalmente, de manera que es el propio sujeto el


que va reflejando y exteriorizando el pensamiento intentando para ello ser lo más objetivo posible
y sin modificar ni contaminar el contenido del pensamiento con explicaciones ni especulaciones
sobre ello.
3 La conciencia de uno mismo es fundamental para la introspección psicológica. Como señaló
claramente Freíd, gran parte de nuestra vida emocional es inconsciente, y nuestros sentimientos no
siempre logran cruzar el umbral de la conciencia. La verificación empírica de este axioma psicológico
procede, por ejemplo, de los experimentos sobre las emociones inconscientes, como el
descubrimiento de que las personas relacionan concretamente cosas que ni siquiera saben que han
visto anteriormente. Cualquier emoción puede ser inconsciente.

4 El correlato fisiológico de la emoción suele tener lugar antes de que la persona sea consciente del
sentimiento que le corresponde. Sin embargo, en la medida en que esa emoción preconsciente sigue
intensificándose, llega un momento en el que logra atravesar el umbral y emerge en la conciencia.
Existen, pues, dos niveles de la emoción, un nivel consciente y otro inconsciente, y el momento en
que llega a la conciencia constituye el jalón que indica su registro por el córtex frontal.

5 Por ejemplo, el caso de alguien que haya tenido un encuentro desagradable y que luego
permanezca irritable durante muchas horas, sintiéndose insultado por el menor motivo y
respondiendo mal a la menor insinuación. El sujeto puede ser completamente inconsciente de su
susceptibilidad y sorprenderse mucho si alguien le llama la atención a este respecto, aunque no cabe
la menor duda de que las emociones están bullendo en su interior y son las que dictan sus ariscas
respuestas.
Pero una vez que el sujeto toma conciencia de este hecho —una vez que su córtex lo
registra—, puede evaluar las cosas de un modo nuevo, decidir dejar a un lado los sentimientos que
experimento aquel día y transformar así su visión y su estado de ánimo.