Sie sind auf Seite 1von 3

FILOSOFÍA Y

DESARROLLO HUMANO

Sin filosofía y sin ciencia estamos condenados a una visión superficial y repetitiva
de la realidad.
Texto Reflexivo
De acuerdo con Fernando Savater, tanto la ciencia como la filosofía, intentan contestar preguntas
suscitadas por la realidad. Entre las diferencias que plantea el autor es que la ciencia pretende explicar
cómo están hechas las cosas y cómo funcionan, mientras que la filosofía se centra más bien en el que
significan para nosotros, es decir, la ciencia aspira a conocer lo que hay y lo que sucede mientras que
la filosofía se pone a reflexionar sobre cómo cuenta para nosotros lo que sabemos que sucede y lo
que hay. La ciencia multiplica las perspectivas y las áreas de conocimiento, es decir fragmenta y
especializa el saber; la filosofía se empeña en relacionarlo todo con todo lo demás. La ciencia busca
saberes y no meras suposiciones; la filosofía quiere saber lo que supone para nosotros el conjunto de
nuestros saberes.
En conclusión, tanto las ciencias como las filosofías contestan a preguntas suscitadas por lo real. Pero
a tales preguntas las ciencias brindan soluciones, es decir, contestaciones que satisfacen de tal modo
la cuestión planteada que la anulan y disuelven. En cambio, la filosofía no brinda soluciones sino
respuesta las cuales no anulan las preguntas, pero nos permiten convivir racionalmente con ellas,
aunque sigamos planteándonoslas una y otra vez. Finalmente, una diferencia más entre ciencia y
filosofía, que ya no se refiere a los resultados de ambas sino al modo de llegar hasta ellos, es que un
científico puede analizar las soluciones halladas por científicos anteriores sin necesidad de recorrer
por sí mismo todos los razonamientos, cálculos y experimentos que llevaron a descubrirlas; pero
cuando alguien quiere filosofar no puede contentarse con aceptar las respuestas de otros, ninguna
respuesta filosófica será validad para el si no se vuelve a recorrer por sí mismo. (Savater)

El papel de la Filosofía en los tiempos actuales.


Tal como menciona Teresa Arrieta (2012), la filosofía es una disciplina que no hace observaciones, ni
conduce experimentos y si bien se alimenta de la experiencia, lo que primordialmente la caracteriza
es el pensamiento. Con todo, ese pensamiento puede proporcionar conocimiento en direcciones
inesperadas, no solamente a través del descubrimiento de nuevos hechos, sino también de la
ampliación de lo que ya sabemos.
La filosofía puede clarificar nuestra visión del mundo y proporcionar interesantes formas de
interpretarlo: ésa ha sido su función. Los sistemas, los métodos y los problemas cambiarán a través
del tiempo por las diferentes realidades que se van enfrentando, pero finalmente la función de la
filosofía será siempre la de clarificar el horizonte, interpretar la realidad, proponer visiones del mundo
y tratar de entender al hombre como ser capaz de pensar en sí mismo y de interrogarse sobre su
destino y realidad. (Arrieta, 2012)

UPAEP. MAESTRÍA EN INNOVACIÓN EDUCATIVA. 2


FILOSOFÍA Y
DESARROLLO HUMANO

Desde la perspectiva de la labor de la filosofía en el mundo actual, pienso que la filosofía tiene un
sentido porque nos permite abrirnos los límites del pensamiento de tal forma que podamos
encontrarles soluciones; por lo tanto, la filosofía nos puede ayudar a ser más humanos con sentido
integral.
Aplicando lo anterior en la educación, considero que la filosofía es indispensable en la vida profesional
de un educador, debido a que su principal actividad, es el tipo de ser humano que se desea formar, lo
que resulta uno de los aspectos más importantes para el desarrollo de una sociedad. Esto constituirá
en una herramienta efectiva a emplear por el educador en su actividad cotidiana, tanto instructiva como
formativa, partiendo desde la labor de motivación y concientización de qué es educación y para qué
se educa por parte del maestro, pasando por la planeación y preparación de sus actividades docentes
y extra clase, y llegando hasta el momento mismo de la clase, la evaluación y sus impactos individuales
y sociales. En todo ese proceso, el educador bien preparado filosóficamente tendrá a su disposición
una óptica reflexiva y crítica que podrá emplear para elevar la calidad de su desempeño y de los
resultados instructivos y formativos en sus estudiantes.
Este constante reflexionar del educador acerca de su profesión ha obligado a la ciencia pedagógica a
recurrir a la filosofía para despejar sus incógnitas. Así, una rama de la filosofía nace con el nombre de
“filosofía de la educación”, con el propósito de analizar lo que han dicho quienes practican y teorizan
acerca de la educación y de sus problemas fundamentales.

Referencias
Arrieta, T. (2012). El rol de la Filosofía en los tiempos actuales. Obtenido de
http://www.redalyc.org/pdf/836/83625847001.pdf

Savater, F. (s.f.). El por qué de la filosofía. Obtenido de https://virtual.upaep.mx/bbcswebdav/pid-8413072-dt-content-


rid-24116559_2/courses/25_117_MIE100_01/01%20savater%20preguntas%20vida%20introduccion.pdf

UPAEP. (2018). Filosofia y Desarrollo Humano. Obtenido de


https://virtual.upaep.mx/webapps/blackboard/content/listContent.jsp?course_id=_112792343_1&content_id=
_8391487_1&mode=reset

UPAEP. MAESTRÍA EN INNOVACIÓN EDUCATIVA. 3