Sie sind auf Seite 1von 6

AMONIACO

AMONIACO
El amoníaco anhidro es un gas incoloro, de olor irritante y tóxico.

Por su elevado calor latente de vaporización se utiliza como fluido frigorífico.

Es muy soluble en agua, se hidrata formando NH4OH que se ioniza, generando


soluciones de fuerte carácter básico. El ión amonio es fácilmente asimilable por las
plantas.

Es la materia prima para la fabricación del ácido nítrico, del nitrato amónico y otros
nitratos inorgánicos, así como de la urea, todos ellos de empleo masivo como
fertilizantes. El ácido nítrico es el reactivo imprescindible para la fabricación de
nitrocompuestos que encuentran aplicación en la industria de los plásticos (isocianatos
de los que se derivan los poliuretanos), las pólvoras y los explosivos (nitroglicol y
nitroglicerina para las dinamitas), fármacos, colorantes y otros muchos productos de
química fina.

SINTESIS DEL AMONIACO:

N2 + 3 H2 --------------> 2 NH3 ∆H25 = -21.920 kcal/kmol

Es una reacción reversible y exotérmica, por lo que un excesivo aumento de


temperatura no favorece la reacción.
Por ello, parecía conveniente llevar a cabo la síntesis a temperaturas no demasiado
elevadas.
Sin embargo, la velocidad a la que se forma NH3 a temperatura ambiente es casi nula.
Es una reacción muy lenta, puesto que tiene una elevada energía de activación,
consecuencia de la estabilidad del N2.
La solución fue utilizar un catalizador.

FRITZ HABER, descubrió que el oxido de hierro se reducía a hierro poroso en la


atmósfera del H2 del reactor y que el Fe disminuya la energía de activación de la
reacción.
Como resultado de esta acción catalítica, la reacción tenía lugar a velocidad aceptable
a temperaturas bajas.
Sin embargo, el catalizador acelera tanto la reacción directa como la inversa dejando
inalterado la constante de equilibrio, dicho de otro modo, aunque la composición del
equilibrio se alcanzaba más rápidamente, ésta contenía muy poco amoniaco.

Convertir el método de Haber en un proceso de fabricación industrial fue uno de los


problemas de ingeniería más difíciles de su tiempo.

Ese trabajo fue realizado por CARL BOSCH

El amoníaco anhidro se obtiene industrialmente por reacción catalítica entre el


nitrógeno y el hidrógeno según la reacción reversible:

N2 + 3 H2 ------------> 2 NH3 ∆H25 = -21.920 kcal/kmol (1)

Esta reacción es reversible. De la ecuación termoquímica deducimos que el


rendimiento del amoniaco disminuye al aumentar la temperatura ( Ley de Van’t Hoff).
A bajas temperaturas, la reacción es demasiado lenta para poder utilizarse
prácticamente.

INGENIERIA DE PROCESOS PETROQUIMICOS Docente: Ing. Felipe Estuardo Yarasca


En presencia de un catalizador, la combinación se acelera mucho. Pero incluso con el
uso de un catalizador no podría aprovecharse industrialmente la reacción si no
interviniera en ella otro factor: la presión.
En la ecuación química se observa que la formación de amoniaco va acompañada de
una disminución del volumen, esto es, que cuatro volúmenes de la mezcla de
hidrogeno y nitrógeno se convierten en dos de amoniaco. Por consiguiente, la reacción
directa se ve favorecida por el aumento de la presion (Principio de Le Chatelier). Un
aumento de presión dará un porcentaje mas elevado de amoniaco en el equilibrio.

La reacción (1), conocida como síntesis de Haber-Bosh, es un buen ejemplo en el que


se comprueba el principio de Le Chatelier, que postula que el equilibrio se favorece a
altas presiones cuando hay una reducción de moles y a bajas temperaturas cuando
se desprende calor.

Con el empleo de catalizadores y regulando la temperatura y presión, es posible


obtener rendimientos satisfactorios para la producción a gran escala.

Método Haber-Bosch.- El “método clásico” de Haber-Bosch, se puede dividir en


cuatro etapas:

a) Producción de gases reaccionantes;


b) Conversión del monóxido de carbono;
c) Absorción de monóxido y dióxido de carbono;
d) Formación de amoniaco.

El objetivo fundamental del proceso en sus tres primeras etapas es la obtención del
llamado gas de síntesis: una mezcla de gran pureza y con proporciones
estequiométricas de nitrógeno e hidrógeno. Sólo la última etapa está dedicada
realmente a la producción de amoniaco.

Producción de los gases reaccionantes

Dos son los gases reaccionantes que se obtienen por separado: el llamado gas
generador, una mezcla de monóxido de carbono y nitrógeno, y el llamado gas de
agua, mezcla de monóxido de carbono e hidrógeno. Ambos gases se obtienen en un
mismo generador haciendo pasar, en primer lugar, aire sobre coque al rojo, con lo
que el oxígeno del aire se consume con producción de CO:
AMONIACO

4N2 + O2 + 2C → 2CO + 4N2 (gas generador)

Cuando el coque está al rojo blanco se corta la entrada de aire y se hace pasar
vapor de agua que reacciona para dar monóxido de carbono e hidrógeno:

H2O + C → CO + H2 (gas de agua)

Conversión del monóxido de carbono

El monóxido de carbono contenido en el gas generador y en el gas de síntesis debe


ser eliminado previa conversión de éste en dióxido de carbono.

El gas debe ser ahora calentado a unos 500 ºC para proceder a la conversión del CO
en CO2. Esta conversión es una reacción que desprende calor que se aprovecha en
los cambiadores de calor para calentar el gas purificado de azufre.

Se tiene pues el gas purificado en las condiciones óptimas para que el CO que
contiene reaccione con vapor de agua en un contacto de óxido de hierro que contiene,
algo de óxido de cromo, formándose dióxido de carbono e hidrógeno:

500° C
CO + H2O -------------------------------> CO2 + H2

Reacción que tiene lugar en los hornos de contacto I y II.

Por medio de este proceso se elimina de la mezcla gaseosa la mayor parte del CO
produciéndose al mismo tiempo más H2 (necesario para la formación del amoniaco).

INGENIERIA DE PROCESOS PETROQUIMICOS Docente: Ing. Felipe Estuardo Yarasca


El gas que sale del cambiador de calor se llama ahora gas de contacto.

Absorción del monóxido y dióxido de carbono


AMONIACO

En esta fase se ha de eliminar el CO2 y el CO que forman parte del gas de contacto
obteniendo así una mezcla que contiene sólo H2 y N2, llamada entonces gas de
síntesis.
La eliminación del CO2 se basa en su solubilidad en agua que aumenta mucho al
crecer la presión. Esta circunstancia no ocurre con los otros gases (H2, N2 y CO) que
forman el gas de contacto por lo que se puede separar aquél de éstos.
Para ello, el gas de contacto se comprime a 25 atm con el compresor y luego se lava
con agua en la torre de absorción de CO2. El agua con el CO2 disuelto sale por la parte
inferior de la torre, mientras que los demás gases salen por la parte superior de la
misma.
Finalmente, el gas que sale a 200 atm del absorbedor de CO, se lava en otra torre de
absorción con lejía de sosa para eliminar las últimas trazas de CO2. Se obtiene así el
llamado gas de síntesis que contiene fundamentalmente nitrógeno e hidrógeno.

Obtención de amoniaco

En primer lugar la composición del gas de síntesis en cuanto a la relación entre el


tanto por ciento en volumen de hidrógeno y de nitrógeno debe ser 3:1. Para conseguir
esto se le añade nitrógeno puro a dicha mezcla mediante un compresor que trabaja
con una relación de presiones de 1 a 200 atm.

Para la síntesis del amoniaco, el horno debe calentarse a unos 400-500º C. Entonces
comienza la reacción de formación de amoniaco que transcurre exotérmicamente.
Esta circunstancia obliga a eliminar por refrigeración el calor que se desprende.
El gas que sale del horno contiene de un 8 a un 12% de amoniaco que se separa del
resto de gas de síntesis mediante sucesivas refrigeraciones, primero con agua y
después más a fondo con salmuera como refrigerante hasta conseguir que el
amoniaco que contiene, después de descomprimir al pasar por la válvula de
expansión se recoja líquido en el tanque.
El gas de síntesis que no ha reaccionado se lleva de nuevo al horno mediante la
bomba de circulación.

INGENIERIA DE PROCESOS PETROQUIMICOS Docente: Ing. Felipe Estuardo Yarasca


MODIFICACIONES DE LA SÍNTESIS DEL AMONIACO.- Las modificaciones de la
síntesis del amoniaco según Haber y Bosch no han cambiado los fundamentos del
método: la unión de nitrógeno e hidrógeno a presión elevada, a la temperatura
necesaria y en presencia de un catalizador, para dar amoniaco. Sin embargo, es en la
obtención del hidrógeno donde sí que se han producido cambios considerables: así,
las materias primas son principalmente el gas natural para el hidrógeno, mientras que
continúa siendo el aire para el nitrógeno.