Sie sind auf Seite 1von 40

No es posible en el reducido espnclo

de que dlsponemos hacer referencias


como desearíamos sobre esta brillante
personalidad de múltiples facetas, de TEMAS DE AMERICA LATINA
este Incansable luchador de la cultura
paraguaya, por lo que sólo haremos
desfilar en apretada sintesls los he- LA GENERA CION PARAGUAYA
chos més anUentes de su rica blogra-
!fa.
1928- 1932
Ruperto D. Resqufn fue co!undador
y director de la revista "Miner va" en
1926, revista, cuyo solo titulo enclerrn
toda una profesión de !e al culto de
la. belleza. y de ia ciencia, y nsi en su
carátula luce hermosa alegoria. Fue
mAs tarde, en 1928, presidente del
"Centro Estudiantil", en cuyo periodo
se efectuó la huelga més prolongada
que registran los anales estudiantiles
del Paraguay, y fue coronada con el
mayor de los éxitos. Fue un movi-
miento de estudiantes, preludio de IR
Reforma Universitaria. Su presidencia
se caracterizó por la fecundidad Ím
trabajos de Interés para •los alumnos.
Algunas de sus obras: aparición regu-
lar de la revista del "Centro Estu-
diantil"; realización do conferencias
dictadas por profesores y por caracte-
rizadas personalidades , y un gran cer-
~ tamen !Iterarlo con motivo del Dla d~
la. Raza.. Fue teniente segundo de
reserva del ejércl~ paraguayo en la
guerra del Chaco con Bolivia 11932-
1935), jefe de operaciones del Estado
• Mayor de la VI División de Infan-
terla y Jefe Interino del Estado
Mayor de la. misma gra.n unidad al
mando del teniente coronel Federico
. W. Smlth. Herido y prisionero de gue-
rra en Bolivia, siempre animado por
su Inquietud Indoblegable de realizar
obra cultural, en ese medio y en esas
clrcunstanclns, fue cofundador y di-
rector de la escuela. "Dr. Adrlano Ira-
la." en ~a misma prisión de guerra
(_1935 - 1936). A tal punto fue fructl-
tera la ~abor de esta escuela que nu-
merosos estudiantes secundarlos y uni-
versitarios al reintegrarse al suelo na-
(Siguc en solaP• 2• )
RUPERTO D. RESQUIN

.r t.
TElVIAS
DE AMERICA LATINA

.'-o

/
LA GENERACION PJRAGUAYA
1928. 1932

PORTADA, gracias n Romualdo Alarcón llbrtínez y Juan Carlos Azpeitía.

BUENOS AIRES

1 9 78
Año Centenario del Laudo R ayes
.

GRATITUD
Después de la sabiduría, la amistad es el mejor
don q ue los dioses otorgaron nl hombre.
CICERÓN
Confesamos con legítimo orguLlo que los dioses in-
mortales, con su ilnfinita bondad y sabiduría, enrique-
cieron nuestra modesta cuna con un dón de impondera-
ble valor para nosotros: una multitud de amigos.
Desde niño, ellos -los amigos- hicieron que nuestros
días fueran placenteros, y se bañaran de luz y optimismo
nuestra existencia. Gracias a ellos -los . amigos-, ja-
más el sufrimiento fue para nosotros una pesada cruz
ni el dolor abatió nuestro espíritu. Los contratiempos o
las dificultades en los caminos de la vida. fueron para
nosotros pruebas para el carácter, estímulos para la lu-
cha de todos los días.
Y así, hoy como ayer, los amigos hicieron posi ble esta
\. pequeña contribución a la hi-storiografía de nuestra cul-
Impreso en la Argentina - Printed in Argentine tura. Mis compañeros de generación, el guaranióloqo
Hecho el depósito de Ley y reservados los derechos Antonio Ortiz Mayans . u los doctores Alejandro V. Chi-
Editorial PARAGUAY EN AMERICA rife y Eduardo Amarilla Fretes, los primeros en escu-
Suipacha 927 - Buenos Aires char pacientes y entusiastas la lectura de los a_ p untes
iniciales. El escritor aroentino Fernando Guibert -uni-
do en matrimonio a la distinguida dama Elba Riera ,
hija del renombrado comvosi tor musical paraquayo
Federico Riera- se tomó el trabajo de leer las páginas
de los primeros capítulos originales, nas formuló intere-
santes observaciones y sus valabras ami qas fueron alien-
to decisivo; el profesor Raúl Amaral, estudioso e investí-
radar incansable de la cu ltum varaauaya, tuvo igual
.aenerosidad; a la profesora Dora !barra debemos la
lectura de numeroso material bibliográfi co de su peque-
ña rica bi·blioteca ?Jaragua~¡a, y al m ismo Ortiz Ma11ans,
por su inquebran table buena voluntad en la fatigosa
corrección de pruebas.
Por último, un aruvo nurne1·oso de ex condiscípulas
11 amigos y nuestros hijos facili taron . financieramente,
·' la impresión 11, consi-auientemente. la publicación de
((La generación paragua7¡a de 1928-1932".
Pam todos , nuestra sincera gratitud.
Buenos Aires, noviembre de 1978 EL AUTOR
Año Centenario del Laudo Hayes
""--- .

DEDICATORIA
·•
A 50 años de nuestro egreso del Colegio Na- Es la hora del recuento y de la marcha unida, y hemos de
cional de Asunción, dedico este trabajo a mis andar en cuadro apretado como la plata en las raíces de los
compañeros de la promoción de bachilleres Andes. José Martf.
de 1928,
fraternalmente;
Siempre hemos de obrar como si la mirada del destino nos
a los hombres y mujeres de mi tierra, de la siguiera con ansiedad. Rafael Barrett.
gloriosa generación de la guerra del Chaco,
C()n profunda admiración y respeto;
E l Hombre cae en la tierra, mas su tiempo cae en la Eter-
a los jóvenes de la Federación de Estudiantes nidad. Herib Campos Cervera.
del Paraguay, a quienes desearía ver consa-
grados activamente en el esfuerzo realizador
de la demorada integración de América La- ¡Donde no se olvida, y donde no hay muerte, llevamos a
tina que, al decir de nuestro amigo el profe- nuestra América, como luz y como hostia ... ! José Martf.
sor chileno Pedro Godoy P. (1), "no sólo es
el tema de nuestro tiempo, sino --a:ún más-
es la faena de nuestra generación". Los Estados americanos son hermanos interesados todos en
un santo y mismo fin. San :Martín.
Buenos Aires, noviembre de 1978
Año Centenario del Laudo Hayes
Una sola debe ser la patria de todos los americanos. Bolívar.
R. D. R.

(1) Para el recuerdo del compatriota americano, donde


estuviere.

''
81 - Plate, Antonio 101 - Santiviago, Roberto
82- Ramírez, Lauro Elías 102- Scribano, Luis
83- Recalde, Benigno 103- Schwartzman, Rafael
· 84- Recalde, Gilberto 104 _: Serrano, Miguel
85- Recalde, Manuel 105 - Soljancic, José M.
86- Renna, Wáshington 106- Talavera, Aníbal
87- Resquín, Ruperto D. 107- Trigi.üs, Emrna Lidia
88- Riart, Luis Alberto 108- Urbieta Sosa, Fulgencio
89- Riveras, Alejandro 109- Valdovinos, Amaldo
PROMO.CION BACHILLERES A~O 1928 90- Ríos Melgarejo, Miguel 110- Valle, Robustiano
91- Ritter, Jorge R. 111- Vargas Peña, Luis
92- Rodi, Pedro 112- Velilla, Emilio
93 - Rodríguez Alcalá, Hiram 113- Vega Zayas, Amado
1 - Abente Saguier, Víctor 41 - Grau, José G. 94 - Rojas Silva, Hermógenes 114- Vera lrigoyen, Guillermo
2 - ·Aguirre, Rubén 42- Grau Chover, Albino D. 95 - Rolón, Antonio 115- Villalón, César I.
3 - Alderete, Ernesto 43 - Guggiari Alfara, Carlos 96- Romero, Claudia 116- Villasanti, Modesto
4- Alvarez, Julia 44 - Guggiari, César 97- Ruiz, Vicente 117 - Zaracho, Justino
5- Amadeo, José Luis 45 - Heisecke, Osvaldo 98 - Saguier Aceval, Gustavo 118- Zarza, José Ernesto
6- Amarilla Fretes, Eduardo 46 - Herken, Pedro 99- Saguier lturburu, Fernando 119 - Zavala, Vicente
7- Ayala, Abelardo 47- Hütteman, Guillermo 100- Sánchez Palacios, Francisco
8- Ayala, José Alvaro 48 - ldoyaga, Estanislao
9 _: Ayala Haedo, Alfredo 49 - Kallsen, Osvaldo
10- Ayala, Rubén 50 - Laconich Newton
11 - Ammatuna, Eduardo 51 - Lobos, Alejandrino
12- Báez Allende, Amadeo 52 - López, Daniel
13- Barrios, Florentino 53 - Marazzi, Alvaro
14- Barrios Battilana, Atilio 54 - Martínez, Reinaldo
15- Baudo, Santos 55 - Masi, Eduardo
/
16- Benítez Casco, Abdón 56 - Masi, Federico
17 - Bertón, Carmen Estela 57 - Mazó Martínez, Diógenes
18- Britez Caballero, Melania 58- Mazó Martínez, Néstar Rosa
19- Cabrera, Juan Regís 59 - Medina, Máximo
20 - Canese, Francisco 6J- Mesquita Vera, José
21 - Cano Chilavert, Aníbal 61 - Moleón Andreu, Enrique
22- Cañete, Augusto 62- Montalto, Antonio
23- Centurión, Carlos A. 63- Montalto, Francisco
24- Coronel Vera, José Adriano 64- Muñoz, Federico
25 - Cuelo, Atilio 65- Núñez González, Juan A.
26- Chera, Miguel e6- Olmedo, Carlos
27- Chirife, Alejandro V. 67 - Ortiz, Bartolomé
28- Chirife, Ramón l. 68- Ortiz, Fernando
· 29- Da Costa, Juan 69- Ortiz Mayans, Antonio
30- Dávalos, Ramón l. 70 - Ortúzar, Eduardo
31 - Díaz Peña, Arístides 71- Paats, Guillermo
32- Echagüe Vera, Jerónimo 72- Paleari, Luis A.
33 - Enciso, Teodoro 73- Pallarés, Manuel
34- Escobar, Ernesto 74- Paiva, María Luisa
35- Femández, Milciades 75- Pavetti, Claudia
36 - Fiore, Delia Rita 76 - Pefaur, Juan
37 - Fiore, Lidia 77- Pérez Ferraro, Emilio
38- Frutos, Manuel 78- Pérez Recalde, Manuel
39- Gadea, Justino M. 79 - Pereira, Leandro
40 - Grau, Delfín 80- Pinho Mantero, Blanca
HOMENA JE
DE NUESTRA FRATERNA AMISTAD A LOS COMPAI'l'EROS Y DE
RECONOCIMIE NTO A LOS PROFESORES, HOY EN EL MUNDO
DEL MISTERIO Y DE LAS ESTRELLAS

ESTUDIANTES: Emma Lidia Trigüis


Amado Vega Zayas
José Luis Amadeo Guillermo Vera lrigoyen PROLOG O
Rubén Ayala César Isidoro Villalón
PALABRAS DE UN EX PROFESOR
Abdón Benítez Casco Fernando Ortiz
Carmen Estela Bertón
Augusto Cañete PROFESORES: D el Dr. Juan Stefanich ( 1 )
Juan Regís Cabrera
Carlos Antonio Centurión Ing. Isidro Abente
Jerónimo Echagüe Vera Pbro. Bartolomé Adomo La obra del licenciado don Ruperto D. Resquín es un libro
Teodoro Enciso Dr. Augusto Aponte evocador del viejo Colegio Nacional de la Asunción del Pa-
Lidia Fiore Corrales Pablo Alborno raguay, alma mater de la cultura paraguaya. Es un retazo
Albino Grau Chover Dr. Luis Argaña viviente de la época, con toda la vivencia cotidiana de la ins-
César Guggiari Rafael Avila titución, sus problemas, aspiraciones y luchas de alumnos,
/
Carlos Guggiari Alfaro Hans Brandt profesores, juntamente con los mismos destinos de la na-
Osvaldo Heisecke Fcrreira Ramón l. Cardozo ción. Era yo entonces profesor de historia moderna y con-
Estanislao Idoyaga Ing. Dr. Gustavo l\1. Crovato temporánea en el quinto año. En mi materia se estudiaba la
Newton Laconich Héctor Da Ponto formación de las naciones europeas, el proceso de la unifi-
Alvaro R. Marazzi Dt·. Cnrlos Fiebrig cación nacional de sus pueblos, cuestiones todas que tenían
Antonio Montalto Julio Fronlanilln un gran interés para el Paraguay, ya que gravitaba sobre su
Eduardo Ortúzar Ing. Pedro Bruno Guggiari suerte la pretensión argentina de negarle su calidad de Na-
Luis A. Paleari Dr. Adriano Irnln ción y someterlo a su poder como provincia argentina. La
Emilio Pérez Ferrnro Dt·. Anselmo Jover Peral ta verdad históiica es que el Paraguay fue Nación antes de que
Juan Pefaur J. Inocencia Lezcano nacieran a la vida la Argentina, el Uruguay y Bolivia y que
Manuel P~rez Rccalde Dr. Juan León Mallorquín
merced al Paraguay y a su acción civilizadora en el cono
María Blanca Pinho :\lantem Herr Erick Müllow
sur de la América meridional nació y prendió la civilización
Lauro Elías Ramírcz Brillante Ing. Juan B. Nacimiento
crú;tiana occidental en esta parte del continente.
Benigno Recalde Juan E. O'Lenry
No solamente eso. Mi propia generación, que fue la del
Wítshington Renn:\ Tomtts Osuna
Centenario de 1811, hnbía fundado un diario con el nombre
Pedro Rodi Estanislno Pereira
de "La Nación", nombre que no era casual ni arbitrario. Su
Alejandm Riveras Dr. Francisco Quiñones
objetivo era proclamar a la Nación Paraguaya como nación
Jorge R. Ritter Don Clcto dt! Jesús Súnchez
Fernando Saguier lturburu Jorge Augusto Trigiiis
• ( 1) El Dr. Juan Stefanich falleció en Buenos Aires el 9 de febrero de
Luis Scrlbano Adolfo Vázquez 1976; en este trabajo que publicamos, nos dejó el grato recuerdo
Miguel Serrano Ing. Agustln Muñoz de su palabra amiga.
RUPERTO D. RESQUIN PROLOGO
12 1"3

madre de la civilización del Río de la Plata y defender ~as lo que le ha pasado en el Chaco. Y Resquín está allí como
ideas los hombres y la obra de sus próceres, con el propóstto testigo del fracaso alemán. Han pasado los años. Y Resquín,
de d~truir la falsa y tergiversada versión difundida contra que es un soldado en la defensa patria y un obrero de la
el Paraguay desde el Río de la Plata. Habíamos planteado cultura de su nación, ha fundado revistas y ha actuado como
en el Río de la Plata y en América, la dramática e importante . combatiente ae la libertad y de la cultura de su país, del
cuestión. Río de la Plata y de América. Su revista "Paraguay en Amé-
Me es grato recordar que al servxcto de tales designios, rica", que se publica en Buenos Aires, es un instrumento de
promoví entre mis alumnos de historia moderna y contem- esos ideales. En conclusión, Resquín es un ejemplar de la
poránea del quinto año, un debate público entre las dos vigorosa y brillante juventud de la generación que salvó a
secciones sobre la formación de las naciones europeas y el la patria paraguaya, que salvó al Río de la Plata y salvó a
proceso de la . unificación de sus pueblos. Recuerdo con placer América y sus libertades para supervivir en la paz, en la
el entusiasmo y el calor con que los representantes de ambas justicia, en la democracia y en el derecho ...
secciones abordaron y se pronunciaron sobre el tema. Me
interpretaron perfectamente y correspondieron a mis deseos. Esa misma generac10n de 1928-1932, respondiendo a la
Todos ellos fueron vibrantes y denodados defensores de su prédica de "La Nación", sobre la O:Usión de p~z, de d.er:cho
Nación con la palabra, con la pluma y con las armas. y de justicia, de la Liga de las Nacwnes, decidió constituir el
Ru-p~rto D. Resquín era uno de los sobresalientes alumnos 22 de agosto de 1927, una entidad estudiantil Pro Sociedad
que formaba parte entonces del brillante alumnado del quin- de las Naciones, con la siguiente Comisión Directiva: Presi-
to año. Teníamos en perspectiva una guerra en puerta Y dente, Ruperto D. Resquín; secretario, Reinaldo Martínez;
/ padecíamos un gobierno amedrentado y derrotista qu~ pre- tesorero, Silvio Becquer; vocales, Alejandro Chirife, Hermó-
fería cederlo todo antes que hacer frente a la guerra que genes Rojas Silva; miembros adscriptos, Luis Pale~ri, Fede-
le traía Bolivia con el comando de un general alemán, con rico Masi B., Emilio Velilla, Guillermo Paats, Ennque Mo-
poderes absolutos y omnímodos, para destruir y conquistar león Eduardo Amarilla Fretes, Herman Velilla, Adriano Co-
el Paraguay. ron;l, Leandro Pereira, César Villalón, Víctor Salomoni, Ale-
Resquín y todos sus compañeros del Colegio Nacional fue- jandro Lobos, Francisco Canese.
ron oficiales de Reserva y combatieron en la Guerra del El Acta de Constitución de la entidad dice: "Poseído de
Chaco venciendo al técnico alemán de la guerra en todas un ideal de paz y de progreso, así nacional como universal,
sus m~niobras v ataques. Kund fue sacado por los bolivianos y convencido de que la obra de humanidad y de gran valor
del campo de ·batalla, abrumado por sus derrotas, mientras social, moral y económico en que se halla empeñada la
que las fuerzas victoriosas del Paraguay llegaban a los con- Liga de las Naciones, satisface plenamente sus aspiraciones,
trafuertes andinos y al río Parapití. concurren a prestar su decidido apoyo por el triunfo de tan
Resquín cayó herido, prisionero de los bolivianos en u_na nobles y elevados ideales".
acción de guerra y conducido a Bolivia con oh·os compane- La Liga de las Naciones, constituída al finalizar la pri-
ros. Existe una fotografía de esos momentos, en la cual mera conflagración mundial de 1914-1918, sobre los históri-
aQarecen los · jóvenes prisioneros paraguayos juntamente con cos catorce puntos del presidente Woodrow Wilson, sufrió
el general Kund, ya caído y alejado del comando, donde se vicisitudes diversas, pero la organización universal de dere-
puede apreciar las expresiones de los circunstantes. Kund cho, de paz, de justicia y libertad, fue restaurada al finalizar
aparece al lado de los muchachos paraguayos que lo ven- la segunda conflagración mundial con el nombre de Naciones
cieron, con una expresión entre incrépulo y sorprendido por Unidas, tal como existe en estos momentos en 1975. Los
RUPERTO D. RESQUIN
14

nombres de los presidentes '~'oodrow Wilson y Franklin D.


Roosevelt, están unidos fundamentalmente a la creación de
ella y es, sin duda, una fundación de los estadistas y gober-
nantes norteamericanos. Es importante señalar en estos mo-
mentos de confusión y desconcierto mundial, que las Na-
ciones Unidas es el único sitio de la tierra donde se defiende
la paz, el derecho, la justicia y la libertad en una organiza-
ción mundial y el único lugar donde conviven todas las PALABRA.S DE UN EX CONDISCIPULO
naciones del mundo, grandes y pequeñas, ricas y pobres, de-
sarrolladas o subdesanolladas, todas las razas, las ideologías Del Dr. Eduardo Amarilla F1·etes
y las religiones y clases sociales.
Existe, pues, un eminente acierto histórico en la noble
creación del presidente Wilson y es justo tributarle el ho- Toda vez que renovamos recuerdos de los años que de-
menaje merecido. Ni el fascismo, ni el nazismo ni el comu- nominamos la época del estudiante, no p odemos subsh·aemos
nismo ofrecen a los pueblos y a los hombres un tratamiento de una emotiva nostalgia, que nos ocasiona el reproducir en
semejante, ni una organización parecida. la memoria los años de la adolescencia y la juventud, en
La Generación Paraguaya de 1928-1932, puso, pues, sus cuyo transcurso fuimos formando nuestra personalidad del
ideales de paz nacional y de paz universal sobre bases firmes, futuro, plenos de ideales nobles y optimismo, ante la visión
justas y correctas. No se equivocaron. Al cabo de cuarenta del horizonte de la vida que en su proyección inmensa se
años puede comprobarse la. exactitud del miraje paraguayo de dilataba ante nuestra imaginación. Y en este recordar, vienen
los jóvenes estudiantes del Colegio Nacional de la Asunción a cuento las anécdotas propias d~l estudiante, en su asistir
del Paraguay. Acertaron al defender a su patria, acertaron diario a clase, exponer lecciones, preparar y dar exámenes,
al derrotar al técnico alemán de la guerra y acertaron al preocupaciones y afanes, matizados con travesuras propias de
poner sus ideales en la Liga de las Naciones, primero, y en la juventud que, sin ellas, sería taciturna. Este convivir diario,
las Naciones Un'idas ahora. Con justicia puede proclamárse- es el que va formando un espíritu de solidaridad, que en el
les como soldados y obreros de la América Latina y del léxico estudiantil se denomina "compañerismo".
credo democrático de la América nueva, revolucionaria, de- Iniciamos nuestro andar secundario en esa b enemérita ins-
mocrática y libre . .. titución que se denomina Colegio Nacional de Asw1eión, cri-
sol de formación ciudadana, en marzo de 1923. Constituímos
Buenos Aires, julio de 1975. un grupo de adolescentes venidos de diversas escuelas pri-
marias. Prontamente nos conocimos todos, nos hicimos amigos
y emprendimos mancomunadamente el ciclo del bachillerato.
Acababa el país de salir de una de las más cruentas guerras
civiles que ensangrentó el suelo patrio. Fuerte impresión re-
cibida en el alborear de nuestra juventud : la Patria desan-
grada y dividida por pasiones de orden político. Tal vez esa
impresión forjó en nuestro espíritu un sentido de unidad ante
la convicción de que nada mejor hay en la vida que la com-
prensión y la unión fraterna alentadas por elevados ideales.
RUPER.TO D. RESQUIN
PROLOGO 17
16

Transcurrieron los primeros años. En 1925 cursando el ter- y boliviano. Las fuerzas bolivianas habían fundado el Fortín
cer año de estudios, impulsados por el entusiasmo, fundamos Vanguardia en pleno territorio paraguayo. Las tropas para-
el "Centro Minerva" a la advocación de la mitológica diosa guayas reaccionaron y ·e l fortín fue desalojado por la fuerza.
de la sabiduría y las artes, y tras la fundación de este Centr?, Densos nubarrones cubrieron el horizonte. La guerra parecía
aparece pronto la .revista del mismo nombre, con la aleg~ma inminente. El Paraguay decretó la movilización geqeral de
en la carátula de la diosa armada, hija del cerebro de júpiter. sus reservas. Los que acabábamos de recibirnos de b achiller,
hubimos de fe!itejar la c~Iminación de nuestros estudios se-
En este órgano publicitario la generación de sus fundado- cundarios en los cuarteles, trocamos los libros por los fusiles.
res hicimos nuestros primeros ensayos y bien pronto cobró Se reorganizó el Batallón de Aspirantes a Oficiales de Reser-
pr~tigio la revista, merced a las plumas de singular relieye va, institución creada el año anterior a instancias del mayor
que colaboraron en ella. Los integrantes de la revista, tema- Camilo Recalde, director del Colegio Militar. En esta nueva
mos nu~tro modesto Ateneo en un aparte de la marmolería etapa, el batallón fue comandado por el mayor Carlos Fer-
de don José M. Resquín, calle 15 de Agosto esquina Coronel · nández, después coronel.
Martínez, próxima al monumental templo ,de la Encamación, Se conjuró esta vez el peligro, pero años más adelante
cuyo tonante reloj, marcaba con sus ?roncu~eas campa~a:· las estalló la guerra del Chaco: J.932-35. Los oficiales de . reserva
horas de estudio y de descanso. Allí cambiábamos oprmones llenaron los claros requeridos por la organización militar de
sobre nuestras inquietudes de estudiante, nuestras ambiciones combate, identificados con los oficiales de carrera. "La gene-
de superación y nuestros programas ·de actuación en las asam- ración del 28" como se dio en llamar, rindió su tributo de
bleas estudiantiles. En esta forma "Minerva" se hizo presente sangre y los nombres de numerosos condiscípulos quedaron
en las elecciones de representantes ante el Consejo Estudiantil, ligados con el de otros tantos héroes que dieron su vida por
intervino con sus integrantes en asambleas y formó parte de la patria.
comisiones directivas y ganó en singular confrontación elec- Terminó la guerra con la paz de 1935. El Paraguay recu-
cionaria la directiva del Centro Estudiantil. Corría entonces
peró gran parte de su territorio occidental que había sido
el año i928. Los que cursábamos el sexto año, tomamós así
ocupado por el contendor de entonces. Treinta mil cruces
la responsabilidad de la dirección de la entidad representa-
esparcidas a lo largo y lo ancho del teatro de las operaciones,
tiva de los estudiantes del Colegio Nacional. están demarcando la trayectoria de gloria y sacrificio de un
Hubimos de afrontar la gran crisis estudiosa de ese año pueblo que no hesitó en jugarse una vez más su suerte, en
que marcó época y culminó co?- la reestructuraci~n i~teT?a defensa de su sob eranía y los principios inmanentes de su
del Colegio Nacional y la sancion del Estatuto Umversitano. nacionalidad.
Tuvimos que sentir el alejamiento de antiguos y ap:eciados Aca1lado el canon la juventud retornó a sus libros y pro-
profesores, pero toda transformación impone, la~entableme~­ siguió sus interrumpidos estudios universitarios. A la gene-
te, sus bajas inevitables. Después de estas conquistas, la U~u­ ración del 28 le cupo entonces intervenir en la reorganización
versidad adquirió un régimen democrático y representah~o del país de la postguerra, con el mismo espíritu de amistad
con la participación de profesores y alumnos y el Colegio y camaradería forjado en las aulas, fortalecido en las carpas
Nacional fue reorganizado dentro de los mismos principios. de campaña y con el aliciente del deber cumplido.
Cuando el 5 de diciembre de 1928, rendíamos la última
Ocurrieron sucesos de orden diverso en el devenir de la
asignatura del bachillerato, las pizarras de los diarios anun-
vida política del Paraguay, pero sea cual fuere la posición
ciaron un sangriento choque armado en el Chaco Boreal, al
ciudadana o ideológica de los integrantes de dicha generación,
Norte de Bahía Negra, entre tropas del ejército paraguayo
RUPER TO D. RESQU IN
18

lle ó a dividir ni a separar. "El espíritu d~ Mi_ne


rva"
~~~~~ 1 ~brando siempre el camino y las determma cione s.
Esa a ~neracwn que ingr~só e,n el Colegi.o ~acio
nal en "·
' en 1928 que vivio las horas mc1e rtas de los
g ' d 1 Ch
1923 y egreso la guerr a, que actuó en la guerr a e ' aco
1 gómenos de
proc~laboró en la reorganización instit ucion al del paiS, n~
en la grand eza de .los des INTR ODU CCIO N
yerdió su homogenei dad ni la fe
~nos de la patria, así se la ve hoy como ayer,fronte segm r en su
ras.
empeño de prestigiarla dentr o y fuera de sus tina ac-
n sino una porta ?a Dos valiosos ensayos de la rica bibliografía argen
Las lineas que prece den no constituye el tema de las gener acion es y
de Rupe rto ~; Resq um, tualizaron nuestro interés por te, una
al enjundioso y docu ment ado trabajo nos trajeron al recue rdo una prom esa y, por consi guien
de 1928~ 1932 . ' . . ilidad vital:
que titula "La generación parag uaya deud a con los homb res de nuestra misma sensib
Espm ~~ la~
Nadi e mejor que él para escri bir ~sta rese.n
José María
a. El probl ema de las generaciones del profesor
tesonero, integ rante de la generaciÓn ?e~ 28 . Perriaux.
L argen tinas de Jaime
Monn er Sans y Las generaciones
borioso
comp añero s, los a:ont eclml e~tos de dos a los nume rosos estudio~
u viJ¡r al par de sus
e ~ oca enunc mnte , el ~ntr o Estos magnificas ensayos suma
lar de Frang ois
cw~es
o estud ejemp
Rela
iada. Presi dió siend sobre la 1 mate ria, empe zando por el
~ p .. el "Cen tro Estudiantil". Licen s~~ desdde lo~ and~s
ciado en
M~ntré ( ) y siguiendo con los brilla ntes de Orteg
a y Gasse t
Pú~~~~ ; eriodista por antonomas ia, ideali y Juliá n Marias, aclaran suficientement e que las gener acion es
~~ e 1- son "unidades actua ntes dentr o de la historia
gene ral y la
mozos ~ntusiasta y decidido. Venciendo dJf.lCulta enar un que va mar-
a con
verso ~rden, da a publi cidad su libro, que Vlene histo ria de la cultu ra", "los suces ivos pasos
. . ejecuta sus
ca itulo de la vida cultu ral del Paraguay. chand o la historia", "el gozn e sobre el que ésta
~quellos que compartimos igual es inquietudes Y. convlv~do movimientos", "conjunto de homb res más o meno s
s
coetá neos,
de vista
~ar su o ra cuya vida histórica se parec e entre sí", con punto
los acontecimientos, no podemos menos que encom e incon-
mder~ s: u~a ident es
ve
1
acion es prese ntes y las comu nes, aire de familia, aspir acion es coinc
de entregar a las gener na, o tesco espiri tual.
reseñ a de lo que en la vida nac:ional hiz~ por
a pa fundi ble paren
iendo a
que se conoce como "La generactón del 28 . Aclar amos , de nuest ra parte , que no estamos adhir ico-
del tiemp o histór
tesis algun a sobre rígida p eriod ización es del
Buenos Aires, diciembre de 1975. válida s las afirm acion
generacional; para nosotros son autor
sobre el tema. Al respe cto, e l
profesor Franc isco Ayala
de El probl ema de las gener acion es puntualiza:
las edades
"Ayala consi dera también objetable fraccionar
so apena s auxi-
del homb re d e quinc e en quinc e años, recur o re-
al. Se adela ntan
liar para el agrup amie nto generacion tud
s -sob re todo las de la juven
trasan,. en efecto, esas edade ntrio-
los paise s (meri diona les o septe
y la madu rez- según

( 1) "Les générations sociales", de Fran~ois Mentr


é, que conocemos gra-
cias al profes or Monne r Sans.
RUPERTO O. RESQUIN
20 INTRODUCCION
o 21
nales); según los sistemas polílico-juríuicos en ellos imperan-
tiene especial SJgn
· if'IcacJOn
. , por su posición
·
tes (servicio militar obligatorio, derechos del ciudadano al coraz geográf' 1
. 6o de nues t.ra Aménca.. Su importancia sube 1ca
de en te
alcanzar la mayoridad, etc.); según los regímenes político-
económicos (demoliberales, socialistas, comunistas, etc.); según
el área de la población (urbana o rural); según las exclusiones
:i sf:~:i~:ra quedde ~na sagaz f;:tena en este sentido de~::q~
dente desarroÜ~z e _nuestros l)aises y el futuro del trasce~­
raciales (judíos, n egros, etc.); según los sexos y según las trib . .. continental Al Paraguay le corresponde con-
costumbres ajenas a uno y otro; según las clases sociales (tem- u!r positivamente para que el sueño de Bolí S
prana iniciación de la prole obrera en las faenas laborales o Martin se haga realidad. varoy an
larga holganza de '1os hijitos de familia"), etc. La medición Creemos que a_ ~~s generaciones paraguayas sobran tít lo
varía a menudo, invalidando las particiones inflexibles. "El !'ara ocupar poSICIOn de vanguardia en la bre u s
examen de la realidad social -dice Ayala- puede reve- Ideal de fraternal acercamiento de puebl ga po~ este
larnos tal vez que el hombre de 30 años en la Francia de repúblicas. Una bella tradición heredada d os y :rmoma de
Luis XIV tiene la misma edad social que el de 20 en la- da vigor a nuestro pensamiento y alient: ~~:~tr~s ~~yo~es
Francia del Imperio, o que el joven burgués de 27 años bajo
la Tercera República tiene la misma edad social que el pro-
~as~ar Rodríg~ez de Fmncia, anticipándose al genio de JB~~
~:~.' en n~ta el 20 de julio d e 1811 enviada a la Junta de
letario de 19 años, contemporáeo y compatriota suyo. Y tras
de l~e~~re ede~:en?s ~~·es, después de proclamar el derecho
discurrir sobre la lucha de clases en el estado democrático- " b 'rmmaci n de los nueblos que asegura b.J de
liberal, patentiza cómo coexisten "una junto a otra -mejor "'o emarse
Am a .st m·s . 1·a pnmera. "' de
Estad 1 mo, J~l opone Federación
dicho, la ·una frente a la otra- dos series de generaciones os encanas. El parrafo oe ·ti' t 1 l
/
coetán eas entre sí: una proletaria y otra burguesa, cada cual nes decía· "L f · . · 1
nen e e e as proposicio-
. a con ederaciÓn de esta Provincia (del p
con su respectiva experiencia juvenil, con su conespondient e guay) con las d amas ' d e nuestra America ,
con las d' . . 1 ara-
· v p nnc1pa mente
nato de~í~e s~on;ren ~~ la ?emnrcación del anti~uo Virrey:
actitud hacia la realidad actual, con el pertinente programa
de su refonná'. (El problema de las generaciones, de José , l . r e ~n mteres más inmediato. mác; asequible
María Monner Sans, Buenos Aires, Emecé, 1970, Pág. 157) ~ por. o ml~mo m~s na tural, como de nueblos no sólo d~
La nación paraguaya tiene una fecunda historia. Un es.t udio n mismo ongen, smo que por enlace de . u ,
cuidadoso de las generaciones paraguayas, un análisis pro- pro~o~ intereses, parecen destinados por la n~:~:~~~;:res _recJ -
fundo, objetivo, libre de la influencia de signos políticos sec- a VIVIr y conservarse unidos". e misma,
tarios, pue'de ser muy útil para la mejor interpretación del
acontecer histórico y sociológico desde los días de D omingo
Martínez de !rala y acaso sus conclusiones puedan ayudar '6Cada generac~ón, socio1ógicamen te hablando, tiene una m·-
a las promociones actuales para encarar con firmeza esa tarea SI n que cumphr en su medio social E
1
1p ·
urgente e ineludible del presente y del futuro inmediato que pendiente - siguiendo a las pre .' . nd e 1 araguay mde-
es la integración de América Latina. He aquí para nosotros · cwsoras e a nacionalidad
cuyos va1ores representativos brillan 1 . ,
la verdadera misión histórica de la actual generación para- destacan 'tid con uz prop1a- se
. ru am~~te cuatro poderosas corrientes hum~nas
guaya: dedicación total, inteligente y perseverante al mejor que ~n horas deciSivas para el destino nacional ( . '1
conocimiento y entendimiento de nuestros pueblos latinoame- .
neracwnes decisivas" de Orte ) d' son as ge-
ricanos para plasmar su vocación integradora. No es una liar sensib'l'd d d ga wron pruebas de su pecu-
I 1 a y e su penetrante vocación histórica:
tarea simple; al contrario, incuestionablemente compleja, pero
una realidad relevante, posible y necesaria. Para el Paraguay l. La .generación de la independencia: 1811-1840· la ue
realiza )' asegura la independencia nacional. , q
RUPERTO D. RESQUlN lNTRODUCCION
22 23

2. La generación que organiza y defiende la I República: M:nuel Garay (Jefe del Estado Mayor del Ejército en Cam-
1840-1870. p~n~) en los apuntes para sus memorias (inéditos, pero cuvas
3. La generación de posguerra del 70: la que actúa en la pagm.as c~nocemos) r~afirn1an la justificación histórica, ~on
reorganización de la II República: 1870-1900. autonda·d· mconb·?vertible, y dan plena razón a la lucha dE'
4. La generación que consolida y defiende la II República: clara .Vlstón nac~onal de nuestra generación. Julia Velilla
1900-1932. Lacomch de Arnllaga al hacer referencia (Separata del Vo-
lumen. I ,d~l Anuario del Instituto Femenino de Investigaciú-
La generación de 1928 -promocwn de la más an1plia del n~s Histoncas) a ,ob~·as inéditas de Eligio Ayala -ex presi-
ciclo histórico 1900-1932-, consecuente con la tradición de dente de la ~epubhca y ex ministro ele Hacienda- y del
.s u pueblo, vivió acuciada por dos preocupaciones fundamen- coron~l S.~. V1ctor Ayala Queirolo, da a conocer ]as siguien~
tales: 1l1-) la suerte de la nación paraguaya; 2l1-) el destino de t~s aftrD1.~CIO?~s de las páginas de] primero en un documento
América. Por una parte, entrañable amor al país natal y, por titulado Política del Gobierno respecto de ]a D efensa Nacio-
otra, la visión de una necesaria integración de las patrias chi- nal desde 19;24 a 19~": "El estudio de la situación militar del
cas en una unidad continental. En todas sus expresiones ha- ~~~;o ..rev~lo una tnste re~lidad. Nadie se había ocupado de
bladas y escritas hay rastros de estas ideas cardinales. Es una ; ~as~ a,~~.az se, de?Ia ser para afirmar que en 1924
constante que caracteriza su sensibilidad y su comportamiento. h~~Ia eJ~rcito.. C~I~ecia (este) de oficiales, de armas, de mu-
En cuanto a su primera preocupación, el acendrado sentimien- fic~~nes. Estigarnbm, después de comprobar personalmentb
to telúrico que la anima no es amor a la patria, estático y a eplorable desidia" de todo orden en el territorio del
sensiblero; ni un patriotismo enfermizo; sí, una fe activa en ~;~c)o, .. expresa (pág. 31, obra publicada Imprenta Nacional
/ los . destinos de la nación, un anhelo ferviente para levantar _ : La preparación militar del Paraguay al promediar el
al Paraguay de su largo sueño colonial, de su atraso, de su ano 1932,. en q~e comenzó la guerra del Chaco, ofrecía un
pobreza; un deseo vehemente de ver el renacimiento de algo contraste ImpresiOnante comparada con la de Bolivia. Mien-
así como aquella lejana Provincia Gigante de las Indias, no tras por el lado paraguayo, como se acaba de traslucir en el
a costa de nación vecina alguna sino como lógico resultado e.sbozo precedente, no se tenía nada hecho que pudiera con-
de la unión fraternal de pueblos con el mismo afán de bjen- siderarse como un apresto decidido, Bolivia contaba con una
estar, justicia y libertad. De aquí nuestra vieja aspiración c.os~;ha de h·einta años de preparación tesonera y sistemá-
de integrar a los países de la Cuenca del Plata y Amética hc~ · Anotaba Juan Manuel Caray: "Para nadie es un mis-
Latina. tena. ,que la guerra nos sorprendió inermes. Salvo una ex-
La generación paraguaya de 1928 era rebelde y CIÍtica cepcwn honrosa, los gobiernos que sucedieron al que fue
en el campo político, social y cultural; sus críticas ásperas depuesto por . el oscuro motín cuartelero del 2 de julio de
-muchas veces mal vistas y peor interpretadas- hallaron 1908, ma~tuvieron al ejército en ]n mayor indigencia y al
amplia justificación histórica al estallar la contienda con Bo- Ch.~~o abter~o a todas las empresas que la codicia extraña
livia. Sus integrantes sufrieron prisiones, confinamientos, per- quisiera :e~hzar. De nada valieron las concretas denuncias
secuciones policiales, difamaci6n y exilio. No obstante, la qu_e se lucieron llegar hasta la Presidencia de la República
justicia (aunque tardíamente) compensa sus desvelos. Némesis s~nalando el lento pero progresivo desarrollo del plan boli~
siempre consecuente con sus sinceros devotos. Severos juicios v~ano de penetración. Recién durante la fecunda administra-
conocidos del ilustre república doctor Eligio Ayala y juicios CIÓn del. doctor Eligio Ayala el ejército mereció la atención
posteriores del mariscal José Félix Estigarribia en sus me- gubernati~a, por primera vez después de 16 años de deliberado
morias de guerra "La epopeya del Chaco" y del coronel Juan abandono .
RUPERTO D. RESQUIN INTRODUCCION
24

Con la conciencia de esta cruda realidad, fiel a su prédica 5. !:~ en_ér~ic~, y valiente. ;a~npaña periodística del diario
y sus plincipips de ;conducta, los jóvenes de esta generación . a Nactón de Asuncwn, desarrollando amplia y" do-
acudieron!prpsurosos a la movilización militar de diciembre cumenta?amente los cuatro capítulos anteriores·
de 1928, confirmaron su decisión patriótica el 23 de octu- 6 · Infli';Ibencta de la generación del centenario (19Il) desde
bre de 1931,frente al Palacio de López, y rubrican su sentido 1
de 1I ro,d la prensa. y. Ja ca'tedra por 1a pre'd·1ca rectora ~
de responsal>ilidad con su presencia en las trincheras del e os actores .Adnano '!rala Juan Stefanich Ger ,
Chaco Boreal en 1932-1935. Es la generación de Hierro y Solcdr~ Alfonso B. Campos y' otros intelectu~Ies ~a:
Acero que dijeran G~róilimo Echagüe Vera y Antonio Cons- pen 1entes.
tánte Franicivich. Es una generación leal a la tradición de
José de Antequera y ·Juan de Mena (Revolución de los Co- FACTORES EXTERNOS
mwlerqs), leal a· los ideales de la Revolución de la Indepen- l. Gestos uruguayo.s: a) Agregábase al hilo histórico de
dencia del 14 y 15 .de mayo de 1811, y consecuente y leal .
a la memoria y los ideales de los mártires de 1864-1870; con- las buenas. relaciOnes paraguayo-uruguayas, la espontá-
tinuadora, en fin, de las generaciones que con su esfuerzo y nea renuncta en abril de t1883 al cobro de los gastos de
su sacrificio fueron. reedificando la nación deshecha en la ;uerra de la. Triple Alianza y la devolución de los tro-
trayectoria de sangre de la Guerra Grande, de aquella lucha deos de la mtsma en mayo de 1885; b) vigorosa defensa
titánica coQtra la triple alianza de Argentina, 'Brasil y Uru- e l~ causa del P~raguay en aquel evento internacional
guay que consumió las mejores energías del Paraguay hasta firacias, ~ la au.tonzada pluma del historiados y caudi~
dejarlo casi exangüe: -200.000 sobrevivientes a la tragedia, en . o pohtico Lms Alberto de Herrera; e) mensaje a la
/
su mayoría mujeres, ancianos desvalidos y niños hambrientos. Juventud paraguaya del maestro José Enrique Rodó .
~ayo de 1913. De. Rodó fue aquella frase feliz: ' ..~~
1 ruguay es el Paraguay Atlántico; el Paraguay es el
Factores que contribuyeron a la formación del mundo de U ruguay de los trópicos".
ideas de la generación P!iraguaya de 1928:
2. La Reforma "l!niversitaria Argentina de 1918.
FACTORES INTERNOS 3. El movimiento aprista del Pen't, 1924.
l . Rutina y atraso del país que reñían con el espíritu pro- 4· La revolución rusa, 1917.
gresista de los jóvenes y lastimaban el orgullo nacional; 5. La revolución mexicana, 1910.
2. La anarquía reinante en los cuadros de los partidos po- 6. Influencia _de pensadores y poetas de nuestra América:
líticos tradicionales, convettidos en rivalidades de fac- J';Ian Bautista Alberdi, el ya citado Rodó, José lnge-
ciones, sil~ ofrecer ·esperanzas ni atracción alguna a las meros, Alfredo L. Palacios, Manuel Ugarte, Víctor Raúl
patrióticas y :desinteresadas inquietudes . juveniles; Haya de la Torre, Amado Nervo Rubén Da , J d
3. La guerra civil de 1922/ 1923 que profundizó el dete- Dios Peza, José Martí. , no, uan e
rioro financiero del país, lo desangró y dividió cada vez
más a la familia paraguaya;
4. D eficiente conducción de la política internacional frente -E~ p~esente. ~ecuento h!stórico de la generación de 1928
·al sistemático avance de las fuerzas militares bolivianas . q . e se mamfiesta y actua con vigoroso y def 'd
en el Chaco Boreal, situación que alentaba la convic- st b1en en lín 1m o acento
.. eas genera1es con las mismas características es,
ción del Estado Mayor de La Paz acerca de un fácil pmtuales de las promociones de 1922 a 1931 h . .-
en el t t . asta 1rrump1r
triunfo en el terreno ele las armas; orren e generacional que en 1932 hace frente a la
RUPERTO D. RESQUIN INTRODUCCION o 27
26

guerra del Chaco (2 ) - , es una modesta co~tribución al am- Esta es la generación paraguaya cuyos pasos, en apretada
plio y meduloso estudio que espera al sociÓlogo paragua~o síntesis, vamos a ver enseguida; generación de clara y de-
que con responsabilidad científica se pre~cupe de la matena; finida filosofía democrática, auténticamente democrática, que
Entonces un análisis severo y exhaustivo del tema dara cree profundamente en los valores de la educación y la cul-
precisión' a los términos de la cuestión ,Y fijará el al~;tce re- tura y en los valores fundamentales del hombre libre, gene-
sultante de la convivencia de los coetaneos y la acCI?n con- ración que luchó siempre, cualquiera fuese el puesto de
currente de las generaciones contemporáneas, coexiStentes. combate de sus integrantes, por una sociedad más justa y
Mientras, quede manifiesto para ayudar el juicio de los es- consiguientemente más humana. El año 1928, que evocamos,
tudiosos que la guerra civil iniciada en 1922 ,hasta llegar a caracteriza no solamente a una promoción de bachilleres,
su término en el segundo semestre de 1923, asi como .las ac- maestros y profesores normales, cadetes de In Escuela Militar,
tividades militares y la dubitativa actitu? dipl.omátic~ .d el contadores y egresados universita rios, sino al concierto de
gobierno de aquellos años en tomo a la diferencia de hmt.t~s voluntades de hombres y mujeres de la nación paraguaya que
con Bolivia, influyeron considerablemente en la conformacwn al llamado de la patria, con motivo de la movilización militar
espiritual y en el pensamiento de la juventud de nuestra de aquel año -diciembre de 1928-, se hace cargo espontá-
época. En 1922/ 1923 despedíamos a nuestros p~dres, herma- neamente y con fervor de su responsabilidad histórica en el
nos y amigos que marchaban para formar .filas en los sectores escenario nacional. El gesto popular de 1928 y los sucesos del
fratricidas tierra adentro, muchos de qmenes no regresaron 23 de octubre de 1931 -frescos en el recuerdo de los que
·amás· en 1927/ 1928 seguíamos despidiendo a nuestros seres vivimos aquellos días de patriótica angustia-, han obligado,
~ueri<Íos (caso teniente Adolfo Rojas Silva, capitán Aparicio si cabe la expresión, y han estimulado al Superior Gobierno
/ Figari, teniente José Conigliaro y tantos otros), esta ve: ca. del Paraguay a asumir la defensa de la República hasta sus
mino al Chaco. En 1932-1935, ¡el tremendo drama!.' ·,. , últimas consecuencias.
Con razón el doctor Anselmo Jover Peralta escnbia: 'Duro Por cuanto llevamos dicho, hablamos de la generación de
destino el q~e nos toca vivir", y con razón nue.stra juve~tud 1928-1932 porque a todos los hombres y mujeres de esta áürora
veía con horror la anarquía rflinante en los parti?os políticos, mueven la clara conciencia de una misión superior y la uná-
la guerra civil crónica y sus ruinosas consecuencias: luto, p~­ nime decisión de responder con dignidad al desafío.
breza y desprestigio internacional q~e ahu~enta~an a .posi- Las generaciones de todas las épocas han dejado la im-
bles corrientes civilizadoras y el arraigo de mvers10nes fman- pronta de su tránsito. Y ésta de 1928-1932 ha dejado a su
cieras útiles, circunstancias internas que evidente~ente fre- paso una estela de luz que, con la esclarecedora perspectiva
naban el desarrollo nacional. Por eso, la mayona de los del tiempo, irá trascendiendo en su verdadera dimensión. "Es
jóvenes de nuestra generación optó por quedar al margen la generación que salvó a la patria ele la mutilación y el
de los partidos tradicionales del país: Y ~á.s tarde.. cuando deshonor" y es la generación que vislumbró confiada el futuro
sus integrantes participaron de In vida c1~ca nac~onal, .lo ele grandeza del Paraguay. Legó a las generaciones del por-
hicieron con elevado pah·iotismo, inconfundible altivez ~m­ venir una patria libre y digna, y trasmitió la antorcha sa-
dndana, insospechable honestidad y ejemplar comportamien- grada más luminosa que nunca.
to republicano. R. D. R
"La edad no es una fecha, sino una .zona de fechas. y tienen la
misma edad, vital e históricamente, no sólo los que nacen en u~
mismo año, sino los que nacen dentro de una zona de fechas.
(Ortega y Casset: "En torno n Galileo", O.C. P. 41.)
CAPITULO I

1923. EL ESCENARIO. PRIMERAS INQUIETUDES

Marzo de 1923.
Adolescentes de 12 a 14 años -con el polvo, la sal y el
agua de todos los caminos de la república-, dábamos co-
mienzo a nuestros estudios secundarios en el Colegio Nacional
de la ciudad de Asunción; matizaba el conjunto algún re-
cién llegado del exterior como Carlos Guggiari Alfaro, cuyo
padre, el ministro don Modesto Guggiari, acababa de regre-
sar al p aís por el término de su misión en Río de Janeiro.
Alegre e ingenua muchachada que iniciaba las clases del
bachillerato profundamente impresionada al recorrer el re-
cinto de la histórica propiedad de la época de los López y de
la histórica institución de segunda enseñanza en cuyas aulas
se formaron tantas ilustres personalidades paraguayas: entra-
da principal, por un espacioso zaguán del viejo edificio (1)
que daba sobre la calle Liberfad (hoy Eligio Ayala), y Ye-
gros. Al entrar, a la derecha, la respetable y respetada direc-
ción del instituto; a la izquierda, siempre sobre el mismo
ancho zaguán, el bien cuidado salón de la biblioteca con
innumerables volúmenes en sólidos y elegantes anaqueles y,
a continuación, la secretaría. Allí invariablemente presente el
amable secretario don Quintiliano Espínola, sincero amigo de
todo estudiante desde el primer día de la inscripción. Luego
las amplias aulas -así en el viejo sector como en el moderno
edificio sobre la calle !turbe-, con galería que rodeaba el
extenso patio con piso ele ladrillos y el típico aljibe colonial
custodiado por .un notable personaje peinando canas, conocido

( 1) En los discursos estudiantiles, gustábamos hacer referencia al "viejo


caserón", "la vieja casona" o "el viejo colegio".
30 RUl'BRTO D. RESQUIN
1923. EL ESCENARIO
. 31
romocioues, e l f amoSo y bo1úsimod cam-
y estimado p~r var~~s(jl
.
Villalba) de simpático recuer o. crearon 52 becas, a razón de dos alumnos por cada Circunscrip-
panero "Carat Blas as er·a· tras oniéndola, por un lado,
En el fondo, una exterua v Jl ~tro fa de Farmacia contiguo
ción Electoral de las 26 en que estaba dividida la Repúbüca.
la Facultad de Dere~ho y ~~t~tecas 'y Museos de la Nació~.
Estos becarios fueron agraciados, además, gratuitamente, con
''alimentos, libros y demás necesidades". Las "demás necesida-
al edificio de Archivos, t aracterísticas de una ciudad uru-
Toda una manzana con. l~s de de la familia López (2) y hogar
des" comprendían ropas y medicamentos. D espués de un curso
versitaria,. P~Ijl•:re~ que ingresaron en 1878 y egre-
antiguabac
de los pnmeros
lectivo de cinco años, primero, y seis años, después, se egresaba
con el título de bachiller en ciencias y letras; cada año se otor-
saron en .1882. gaban premios a los alumnos sobresalientes por su conducta
y aplicación. Las clases comenzaron en mayo de 1878, razón
EL COLEGIO NACIONAL DE ASUNCION por la cual no pudo asistir a la inauguración del instituto el
presidente Gill, muerto trágicamente el 12 de abril de 1877.
C l io Nacional de la capital 'para-
Por aquellos anos el o ~g
2. -
tante institución de segunda Carlos R. Centurión, Juan B. Gill Aguínaga y Pastor Urbieta
g uaya seguía siendo la más Jm~~r tradición le daba lustre: Rojas dieron a conocer su historial y la lista de los primeros
d 1 aís Una prestig¡osa . de profesores, nacionales y extranjeros, solidarios en la ciclópea
enseñanza e P · hombres más representativos
en sus aulas se formaron ~s
1 tarea cultura] de aquellos días de penosa reconstrucción de
A propósito, una breve
la era constitucional d~l laraguayd.encia de don Juan Bau- la nación casi exterminada. Se estaba apenas a ocho años del
h' tó . a BaJO a prest 'ó ' martirologio de Cerro Corá. Primer director, según decreto
referencia ts n7 : . d . sticia culto e instrucct n pu-
tista Gül y el mmtst~no e JUdocto~ Benjamín Aceval, el 4 del 21 de enero de 1878, el escritor mexicano doctor José Agus-
blica del eminente cmdadafo b l Ley del 29 de diciembre tín de Escudero, a quien sucedieron el doctor José Segundo
de enero de 1877 se promu g~ a d: un colegio de enseñanza Decoud, el ingeniero italiano Leopoldo Gómez de Terán y el
de 1876 autorizando la crea~~ó~ osto de 1877 se daba la or: doctor Benjamín Aceva1. Los siguientes directores del Colegio
superim¡ (8). Por ley ~el 28 e~do con el proyecto presen- Nacional hasta el corriente año de 1978: José Zacarías Cami-
ganización del colegw, ded acu el efecto e integrada por nos, Fortunato Toranzos, Cleto Romero, Facundo Bienes de
tado por la co~isión ere: a i~~a vicepresidente de la Repú- Girón, Inocencia Franco, Juan E. O'Leary, Manuel Domín-
bdon Higinio Unarte -:-a , a ~ceval José Segundo D ecoud, guez, Fulgencio R. Moreno, Arsenio López D ecoud, Pedro
lica- doctores BenJammf oloymbi'ano doctor Próspero Bruno Guggiari, Tomás Osuna, E stanislao Pereira, Juan B.
' 1ó 1 pro esor e · ·t Nacimiento, Gustavo M. Crovato, Isidro J. Abente, Cristóbal
don José Fabe nSegún y e die h a l ey, la enseñanza
• sería gratulSa
Pereira Gam Cañiza, Silvio González Jovellanos, Manuel Riquelme, Mar-
pa_ra todos · losa. alumnos mternos,
. . semiinternos y externos. e
cial Bordas, Andrés Aguilera, Julio Frontanilla, Roberto Sán-
chez Palacios, Aníbal Mesquita Vera, Hugo F erreira Gube-
. " Tribuna" de Asunción del 23 _de tich, Osvaldo Chaves, César M. Alvarez, Rogelio Valdez Be-
(!!) Juan B. Gill A¡,rumaga, .en dLa !irse 95 años de la f!J?dac¡Ón
enero de 1972, con motivo _e c~S~ erior, en su comentarlo S?hre negas, Ezequiel González Alsina, Hermógenes Rojas Silva,
del Colegio Naciol?al de Ensena~ "E~ta vieja casona, pert~n;clÓ a Francisco M. Barreíro Maffiodo, Victor N. Vasconcellos y As-
la institución escnbe, e':ltrd otr s. a habitación, donde reclbla con censión Martínez.
Don Manuel Sánchez y Campos (~). del cuerpo docente,
Madame Elisa Lyncb •. s!en. o su 1cas extranjeros ilustres que llegaban
mucha frecuencia Y dlsh~C!ÓnRa . os (noble amigo, fallecido el 12 ?e
a la Capital". Pastor Urbteta o¡as al nos confirmaba la referencia.
octubre de 1973), en carta pers~n d
(a)' El autor de la Ley Y ¡erdadero un a or
d del Colegio Nacional fue
el Dr. Benjamín Aceva . ('') Padre
Cervera.de los 7 hennanos Campos Téllez y úo de los Campos
32 RUPERTO D. RESQUIN

desempeñó la secretaría del Colegio .Nacional durante más


de un cuarto de '· siglo; falleció en e] ejercicio de stis fun-
ciones el 28 de octubre • de 1910. · A continuación, ocupó la
secretaría también por muy largos años -Quintiliano ·;Espí-
nola- el "máS antiguo y correcto funcioúarió del · Cof~gio Na-
ciqnal", según reza el pergamino que le entregara el · 25 de
junio de 1954 el ministro de educación y culto, "doctor Luis
~artínez Miltos, galardonándolo al mismo tiempo co~ me-
dalla de oro y condecorado posteriormente con la Orden del
Mérito Educacional. Quintiliano Espínola, a través de 43
año$ de fecundos servicios en el colegio y de perseverante tra-
bajo de superación inició su excepcional carrera. en 1911' en
carácter de subsecretario del benemérito · director don · Cletó
Rome-':'o, se recibió de bachiller en 1915, de Notario y Es-
cribano Público en 1927, desempeñó las cátedras de Econo-
mía Política y Lógica, profesor de Música y Cultura Física
hasta llegar a la subdirección del Colegio en 1948: En esta
institución, un busto del profesor Quintiliano Espínola, fa-
/ llecido el 25 de octubre de 1964, señala a las generaciones
paraguayas el ejemplo de la. voluntad, la inteligencia y el
carácter .puestos en acción (5 ).

Volviendo a los años iniciales del colegio, corresponde ,des-


tacar que en el institut<;> recién fundado reinaba una dedica-
ción monástica~ a la enseñanza y el estudio, estimulaba a do-
centes y educandos una común preocupación por la suerte de
la patria en ruinas por la guerra del 64 al 70;. ·sobre la cas-
tigada tierra paraguaya, el Colegio Naciona;I fue faro y
hogar, cuna intelectual de los hombres que dirigieron los
destinos de la república en las horas más difíciles del queha-
. .
cer nacional. En este instituto se formaron, ' entre tantos va-
'
rones preclaros -alumnos primero, profesores después- Héc-
tor Velázquez, Manuel Gondra, Cecilia Báez, Manuel Do-
mínguez, Juan E. O'Leary, Alejandro Audibett, Bias y Eu-
genio Caray, Emeterio González, Elías Aya1a, Daniel Codas,

(5) Estos datos sobre Quintiliano Espínola, debemos al Dr. Reinaldo


Martínez y al miembro de número de la Academia Paraguaya de
la Historia, Coronel Lic. Víctor Ayala Queirolo.
1923. EL ESCENARIO 33

Juan Francisco Pérez Acosta, D elfín Chamorro, Facundo D.


Ynsfrán, Manuel Franco, Ignacio Alberto Pane, José de la
Cruz Ayala, Fulgencio R. Moreno. Con fundada raz;ón es-
cribió Cecilio Báez: "El Paraguay, gracias a su Colegio de
Enseñanza Superior, ha adquirido en cincuenta años mayor
ilustración y progreso social que en los tres siglos anteriores",
y las palabras definitivas de Manuel Gondra en el discurso
pronunciado en 1902 en la recepción al doctor Cecilio Báez
a su regreso de Montevideo después de lucida actuación en
el Congreso Científico Latinoamericano: "Algún día, cuando
se estudie esta época de la historia contemporánea, se hallará
que el principal factor de este resurgimiento ha sido un ins-
tituto de enseñanza y se hará gran honor al gobierno que
l. lo fundó y a los hombres que en él enseñaron. Quiero re-
ferirme a nuestro Colegio Nacional de la Capital de cuyas
aulas ha salido a mi juicio el Paraguay moderno, el Paraguay
que comprende que no son bastantes los laureles guerreros
para hacer la grandeza de los pueblos y que ellos necesitan
ser acompañados por los lauros del arte y de la ciencia, el
Paraguay que sabe que Esparta taciturna tiene también algo
/
de Beocia, y que mientras Atenas vive aún en nosotros por
el lado de su genio, de su rival no queda quizás más que el
clásico recuerdo de las Termópilas". O'Leary calificó al Co-
legio Nacional -en 1913- de "alma mater del Paraguay
moderno".

En este escenario, alrededor de doscientos estudiantes di-


vididos en cuatro secciones, dábamos comienzo a nuestro
primer año de estudios en aquel memorable mes de marzo
de 1923. Una poderosa fuerza espiritual inclinaba al estudio
a aquella inquieta mocedad, varones y mujeres: el noble
deseo de saber, de ser "alguien" en la vida y el raro legítimo
orgullo de pertenecer a un nivel superior de educación, pues,
habíamos dejado atrás la escuela primaria y sentíamos la
impresión de estar en el umbral de las aulas universitarias.
Este sentimiento adquiría contornos de mayor realidad en
nosotros por cuanto solamente una extensa verja de hierro
separaba la Facultad de Derecho y la de Química y Far-

l.
UUPERTO D. RESQUIN 1923. EL ESCENARIO . 35
34

macia de nuestro colegio. En los recreos y antes o después los autores- de su predilección, hasta confundirse con sus
de las clases, alternábamos con los estudi~ntes de dichas fa- personajes en el apelativo. En Ciencias Naturales, Miguel Ríos
1
cültades, y numerosos actos estudiantiles contaban con la (cargado con sus apuntes y ml1nuales) tenía la obsesión de
común presencia. reducir a polvo la teoría de Dtúwin, y en Historia recurría
Se estudiaba con ahinco ·i ncitado por una natural emula- a .cada inst~nte al testimonio incuestionable de Heródoto (y
cióÓ, por' :el afán -propio de aquella ~dad- de s'obresalir as1 ~e llamabaq10s); otros, cultivando literatura y oratoria,
sabiendo más y mejor; en verdad, en 'aquellos días . la estu- adnmadores de ,Víctor. Hugo (Claudio Romero), Castelar (Ru-
dúÍntina vivía poseída por la noble ambición de saber, de bén A~a!a) ~ M1~ab,eau ·(Luis Chase Sosa, inteligencia despier-
conqUistar por el estudio el 'resp'e to de los compañeros y el ta, espmtu mqmeto, oriw1do de Villarrica de la promoción
'estímulo de los profesores. La calificación "4" para "salvar" ele bachilleres de 1930). '
nos parecía indigna; 8, 9 o 10, dignos de 1.111 ·estudiante del
Colegio Nacional. ·Se estudiaban las materias .propias de cada 3. CENTRO ESTUDIANTIL
curso y con febril , entusiasmo se leía de todo, de tal suerte a
asimilar la mayor cantidad posible de informaciones genera- Otra nota de particular interés de aquellos días inolvida-
ies. Los educandos frecuentaban auto,res nacionales, ameri- bles del Colegio Nacional, fueron las reuniones y asambleas
canos y universales, desde Manuel Doniínguez, Rafael Barrett, estudiantiles en las vísperas electorales de las autoridades del
José Ingenieros, José E nrique Rodó, Martí, Ortega y Gasset, Ce~tro Escudiantil (0 ), centro que agrupaba a todos los es-
Maeterlink, Michelet, Renán, Anatole France a Rabindranath ~ud1antes de la institución del primero al sexto año. D ada la
Tagore. Un deseo nunca satisfecho de información y gozo Importancia del Colegio Nacional, que llevamos comentado
/ espiritual irppulsaba a todos. NJ.festro gran deleite, nuest.ra la solvencia ~~~telectual del cuerpo de profeso1:es y el sentid~
hora esperada, antes de entrar a clase o en los recreos, dis- de responsabthdad que caracteriza.ba a los estudiantes el Cen-
cutir en el an1plio patio del colegio sobre temas diversos: tro ~studiantil gozaba de favorable consenso públi~o en el
historia, literatura, filosofía o religión. Cualquiera de ellos ámb1to ~ultural de ~sunción y de la república, tanto que sus
tema apasionante: Luego aparecieron las. preocupaciones so- declaracwnes y actitudes ante problemas de interés nacional
ciales y asomaron las políticas, afiebradas en aquellos años tenían evidentes proyecciones en la vida política del país.
por Obdulio ·Barthe (elocuente orador) y Osear Creydt (ma-
cizo cerebro germano-paraguayo), dos blillantes estudiantes
(a) Con r~f.erencia a la !undación del "Centro Estudiantil", Carlos R.
que cursaron el bachillerato de seis apos · en meteórica ca- Centunon se contrad1ce en las páginas 619 (Tomo I) y 543 (To-
rrera de tres años. Devorábamos libros, revistas y algún ad- mo II) de su Historia de z.a Cultura Paraguaya; la versión correcta
mirable periód_ico como "El Sol" de Madrid, que conseguíamos es la. de d~n Juan Francisco Pérez Acosta (alumno intemo del
gracias al bu~n librero don Santiago Puigbonet, cab allero Colegio NaciOnal de entonces) en su opúsculo "Núcleos culturales
~el Para~uay Contempor~n.eo" (pág.' 70): "Ya desde las postrime-
español ,unido en matrimonio con una . b ella y muy atent.a n as ?el, mtemad~ en el umco Coleg1o de enseñanza Secundaria que
dama paraguaya natural de Concepción 1-Iría Lima-, efi- funcwno al comienzo, los alumnos de cursos superiores organizaban
ciente colaboradora en la moderna libr~ría colmada de cau- en ca?a u~1o de éstos, especialmente desde el ailo 1887, asociacio-
tivantes n~vedades del mundo entero ¡Leer frescos artículos nes hteran as .que.' con el andar d el tiempo, se convirtieron en
Centro~ Est~d~~nttles, de los que fue precursor el denominado "En-
de Ortega y Gasset, Julián Besteiro, del genial Unamuno o sayos. liter~;•os , que _POr el .ailo 1894 fundó el periodista Rufino
de Rodolfo Llopis, era una gloria! t!'·. Y~llalba . ~a. ~onoc1da Revrsta del mencionado Centro Estudiantil
IDICIO s~ apan c1on ..en 1908, bajo la dirección de Luis de Gásperi.
A través dél medio siglo, recordamos a · compañeros que ( v. Raúl Amara!, El modernismo •literario en el Paraguay De ]a
se distinguieron y se hicieron notables en la · materia -o por etapa precursora a la iniciación formal: 1898-1912", México,' 1973.)
RUPERTO D. RESQUIN
36
1923. EL ESCENARIO
D el calendario de sus actuaciones, se mantenía fresco el re- 37
cuerdo de aquella Comisión Directiva integrada, entre otros, l'RIMEROS BACHILLERES N
por los estudiantes Gerónímo Riart, Manuel Bedoya, Lorenzo CIENCIAS y LETRAS. CER~p~~~~D~~ LOS BACHILLEt!ES EN
Cassanello, Charles Frutos, Adriano !rala y Juan Stefanich, ANTIGUA DIRECCION DEL CO EXPEDIDOS POR L A
que en 1911 contribuyó en forma decisiva a la caída del go- N" Feclra
LEGIO NACIONAL
bierno dictatorial del coronel Albino Jara. Nombre
1 Nacionalid't·l
Enero 13 - 1883
En los primeros meses de cada ciclo lectivo, la lucha por 2 H éctor Vel:ízquez Paraguayo
Enero 13 - 1883
la presidencia del Centro Estudiantil adquiría todas · las ca- 3 Enero 13 _ 1883 Emilio Cabañas
t'acterísticas de las ásperas confrontaciones democráticas por 4 Febrero 16 _ 1884
Facundo Yns&án
la "conquista del poder". Con ardoroso entusiasmo se tra- 5 Junio 20 - 1884
Justo P. Duarte "
bajaba para la elección de los delegados de cursos -que ejer-
cían función similar a la de diputados nacionales- ante la
6
7
Julio 9-1884
Juan Recalde
José C. Aya1a ..
Marzo 12 -1885
Asamblea General (congreso unicameral) que, finalmente, por
simple mayoría consagraba al presidente y a la comisión que
8
9
Julio 13 - 1885
José T. Legal
Fidel Ramírez
..
Octubre 9 - 1885
lo acompañaba durante el año de ejercicio. Por tradición, 10 Mayo 6-1886
lndalecio Aquino
ejercía la presidencia un estudiante del sexto año, es decir, ll Pedro Peña
Febrero 8 _ 1887
del último curso del bachillerato. Las anécdotas que se re- 12 Febrero 8 _ 1887
Alfonso l'vfasi
cuerdan de este capítulo de la vida del Colegio pueden cons- 13 Febrero 8 - 1887
Enrique Marengo
Argentino
/ tituir un libro lleno de insuperable gracia. El poeta Antonio 14 Febrero 8- 1887
Eustaquio Brizueht Paraguayo
Ortiz Mayans -de la promoción- tiene inédito un chispean- 15 Timoteo Flecha
Diciembre 10 -1887
te anecdotario. En verdad, aquellas jornadas juveniles fueron 16 Diciembre 10-1887
Teodosio González
una escuela de civismo y una ejemplar práctica de lucha 17 Angel Battilana
Diciembre 10 -1887
democrática. Había vehemencia en las actitudes, pasión en 18 Guillermo Irigoyen
Diciembre 10 _ 1887
la defensa de los ideales y de la causa; pero, respeto y no- 19 Juan Carreras
Enero lO - 1888
bleza en el leal acatamiento de los resultados de las urnas. 20 Cecilia Báez
Enero 10- 1888
Esto no era obstáculo -para que el símil democrático fuera Emeterio González
completo- que alguna vez se produjera un "golpe de estado" (En "Anales de h u · ·d
ción, 1903 p 2 34,) mversl ad Nacional", m'ío III Nos 3Q y 4n A
seguido de un certero "contragolpe". ' • \ • ' • v, sun-
ll(ota: Esta lista inclu e '1 . .
Sin duda alguna, los regímenes democráticos -creación fmalizó en 1882 se d:d so o a los pnmeros 20. Como el rim .
humana al fin-, con sus principios y sus normas de conducta los consignados' del 1 ale~ qu{ enf realidad los primeros ba~hill:r Ciclo
no escapan a tropiezos, contradicciones y dificultades; pero, fí~~~d~n señalar: a) L~. ter~ina~~n d;J~ ~orresp~ndientes a los rd~~~~
a través de la experiencia universal, son la mejor expresión o, o e) La exped iCIÓn del certificado trrera, b) La obtención del
• E . . ' 0 que es más factible
del mundo civilizado en la búsqueda por los siglos de los sta pagma debemos a una cola bornción del f .
siglos del bienestar del hombre libre en sociedad. pro esor Raúl Amara!.

4. DESPIERTA EL SENTIMIENTO
AMERICANO
d 17 de. mayo de 1923. Inquietos col . l . . .
e una Impresionante manifestaci6 egla es, partiCipábamos
su llegada al puerto de la 't 1 n popular para aplaudir a
política, de las letras y d 1 cap¡ a ~ una ilustre figura de la
e pensamJento paraguayos, "al gran
1923. EL ESCENARIO 39
RUPERTO D. RESQUIN
38

hijo de América" -según expresara en Ja oportunidad el Manuel Gondta, de profunda versación en ciencias políti-
ministro de relaciones exteriores del .Paraguay,, doctor Manuel cas y sociales_; feLizmente comentado su paso por las cátedras
Peña en el discurso de bienvenida a don Manuel Gondra- de gramática, literatura y geografía del Colegio Nacional.
quie~ regresaba de Santiago de Chile desp~és de asistir a A propósito, Carlos R. Centurión recuerda: "Su cátedra era
la' V Conferencia Panamericana presidiendo la delegación escuela de serenidad y de sabiduría".
paraguaya integrada por el .doctor Higinio Arbo, Pablo Max Conductor es.J?iritual Clel · Partido Liberal, dos veces presi- ·
Ynsfrán y el 'capitán Juan Manuel Caray. ·En · esta jornada i:lente de la república por breves períodos: del 25 de noviem-
internacional le. cupo a Gondra actu~ción consagratoria ,por bre de 1910 al 17 de enero 'de 1911 y del 15 de agosto de
.el. patrqciuio, la exposición enjundiosa· y apr9bación final del 1920 al 29 de octubre de 1921.
Tratado Continental de Paz, denominado en su homenaje Su imagen para toda la república: un señor en la más
"Convención
¡
Gondra". noble y amplia acepci_ón -de la pfllabra. Se admiraba en él
Un positivo paso adelante en la organizacwn de la convi- ':su vasta cultura, su conversación docta, la sencilla distinción
vencia 'jurídica -de las naciones de América Latina sobre el de sus maneras". Rafael Barrett dijo de• él: "Es un intelectual
recono<¡imi~~to d~ la iguald~d efectiva de sus soberanías. Los puro"; Comes Freire E steves: "Entdito, llegó a serlo en el
estudiantes celeb~ábamos con el pueblo la consagración de concepto más difícil de la palabra"; Natalicio González: "Gon-
tan nobles ideales que interpretaban fielmente las más hondas dra es uno de los auténticos valores intelectuales del Para-
convicciones y los más puros sentimientos de la nación pa- guay"; Arsenio López D ecoud: "Sólo sabemos que él, como
raguaya. Rubén Darlo, pero con más · sinceridad, es es teta a su modo,
Don Manuel Gondra era, por lo demás, una figura de re- q_ue hinca la rodilla ante lo bello, venga de donde viniere:
/ Iiéve y extraor.dinario prestigio nacional. De justa fama por .no adora a Dios por ser Dios sino porque es grandiosa y
su crítica literaria .a ·R ubén Daría. Rec'oi·dadas páginas, su t bella la idea"; Justo Prieto: "Fue el hombre de mayor in-
vigorosa exposi'ción en la' nota de resalva al Tratado de Pe- fluencia espiritual que tuvo el Paraguay. Gravitaba por ac-
trópolis, signado por Bolivia y Brasil, el 17 de noviembre de ción de presencia y del talento, en la cátedra y en los con-
1903; nota .dirigida 1al ·ministro de relaciones exteriores de los tactos personales"; Carlos Zubizarreta: ~su ilustración era
EE.UU. del Brasil con fecha 29 de abril de 1904, firmada vastísima y prodigiosa su memoria"; Benigno Riquelme Gar-
por el canciller paraguayo doctor Antolín Irala; son notables cía: "En los ámbitos del continente, está su figura como uno
pi~zas oratorias, el discurso pronunciado en 1902 dando la de los paraguayos más completos de todas las épocas y como
bienvenida al doctor Cecilia -Báez a su regreso del Congreso una de las existencias próceres de la historia americana";
·Científico Latinoamericano reunido en la capital uruguaya, Justo Pastor Benítez: "Empleaba con frecuencia el término
y las palaor~s · dichas en Buenos Aires en el acto de . inaugu- solidaridad continental; en su patriotismo había algún im-
·ración de la 'est~tua de Juan Bautista Alberdi, en el homenaje pulso mistelioso que comprendía la dimensión del Nuevo
de justicia al •tucumano que supo comprender el derecho pa- :t-.•fundo; quería ser un ciudadano de América. Por algo vene-
raguayo. En aquella oportunidad, entre otras, dijo Gonclra: raba ]a figura de Martí."; Adolfo Posada: "Una de las per-
" ... Alberdi, sólo A1berdi hacía sonar sus gritos de protesta sonalidades paraguayas más distinguidas y de más simpático
y su voz de defensa, mientras las armas de esforzados com- y mt:'recido relieve"; Rubén Daría: ''Parco en palabras, hondo
b;üientes y de gloriosos caídos iban trazan,do sobr~ el suelo
de ideas, socialmente gentil, con una cultura literaria que en
esti-emecido de la patria, esa inmensa diagonal de sangre y
de heroísmo, que l!rranca en las arenas de Itapirú y halla pocos profesionales he conocido, con la ciencia que da el
término en las sole~ades de Cerro Corá". estudio meditado y el arte que se adquiere con la contero-
1
40 RUPERTO D. RESQUIN 1923. EL ESCENARIO
41

plación del infinito, me lo imaginé un maestro de los que sólida preparación profesional, como el coronel Adolfo Chirife
ocupan un sillón de la Academia Francesa". -egresado de la Escuela Militar de Chile con notas sobresa-
El profesor paraguayo doctor Mariano M. Morínigo -do- lientes amén de una condecoración al mérito de 1~ clase, y
cente de la Universidad de Tucumán- ha dedicado un dete- que gozara de la misma alta consideración durante tres
nido estudio al ensayo de Gondra: "Capítulo antimodemista años en el 6Q Regimi~nto de. Infantería del Rhin (Coblenza),
en la literatura paraguaya", en: Americanismo literario: for- condecorado por el kaiser Guillermo II con la Cruz de Hierro
mas antagónicas, Tucumán, 1967. de la Corona de Prusia- , los mayores José María Valenzue-
También: Raúl Amara!, "Rubén D aría, Valle Inclán y el ~a Y Cristina Torres, el capitán Bias Miloslavich (7) - valor
modernismo paraguayo", México, 1973. Del mismo autor: mtelectual del E~ército Paraguayo de entonces-, los capita-
"El novecentismo paraguayo. Línea biográfica y doctrinal de nes Romualdo Rws y Fortunato Arias, el aviador Francisco
una generación", Buenos Aires, 1968. Cusmanich y tantos otros cubrieron de luto una vez más a
la castigada nación paraguaya tan necesitada en todo tiempo
5. LA GUERRA CIVIL DE 1922-23 del esfuerzo, de la inteligencia y de la contribución vital de
sus hijo~..Tanto más grave las proyecciones de esta larga
A raíz de las maniobras políticas que culminaron con la guerra civil cuando la conciencia vigilante de toda la Repú-
renuncia de don Manuel Gondra a la primera magistratura blica advertía recelosa negros nubarrones en las fronteras-de
del país el 29 de octubre de 1921, y el veto de la convoca- la Patria (B).
toria a elecciones por el presidente provisional doctor Eusebio . De aquella época de la revolución del 1922/23 son las
Ayala, el pueblo paraguayo asistía con horror a los altibajos VIbrantes palabras del Dr. Juan Stefanich en su folleto "Horas
de una de las más largas y cruentas guerras civiles que en- trágicas"; protesta airada de un espíritu alerta ante el crimen
sangrentara el suelo de la república, enfrentamiento sin cuar- fratricida, un fuerte llamado de atención a los responsables
tel entre dos fracciones del Partido Liberal gobernante, como del destino nacional desde las esferas del Capitolio.
si no fuera bastante 1a sangre derramada a lo largo de su .L~s estudiantes, con nuestros escasos años y la reciente
dramática historia. per.dida en la guerra civil de padres, heimanos, parientes y
Después de 13 meses del primer ataque militar a Asunción arrugas, profundamente consternados, vivíamos en la angustia
-junio de 1922-, con el frustrado segundo intento de tomar ante un panorama tan desolador e iniciábamos nuestra medi-
la ciudad capital el 9 de julio de 1923, se batieron en reti- tación acerca del porvenir de la juventud y la suerte de la
rada las fuerzas revolucionarias. Este era el principio del fin desventurada aunque bienamada Patria. Pensábamos en voz
próximo de ]a llamada revolución de 1922-23, con el con- baja "¡Caín, Caín!, ¿qué has hecho de tu hermano?"
secuente vía crucis de millares de paraguayos al exilio. Ener-
gía joven de la nación buscando amparo en territorio vecino 1
y alimentando con su trabajo el desarrollo de las zonas fron - 1
terizas de Argentina y Brasil, desafortunada realidad de un .1
P) B.la_s Milos.lav_ic~. ( 1890-1923), a quien Raúl Amara! llamara "el ca-
país latinoamericano típicamente subdesarrollado, debatién- pitan roman~co , era un brillante oficial de planta, estudioso mili-
dose entre una dramática anarquía e intentos de organización tar y, ademas, poeta.
nacional. (
8
) ~re~isamente ~~. coronel Ch~ife, convencido de que la cuestión de
El holocausto ele tantas vidas en las penosas encrucijadas hmite ~on Boh~i~ se resolvena en el terreno de los armas, se preocu-
intestinas de la historia poHtica nacional y la irreparable pér- pó -siendo rnm1str~ de Guerra . en 1920- de la exploración del
Chaco Y la fu ndac16n de los pnmeros fortines en In zona del rlo
dida, en este caso, de tantas personaliclacles militares de Pilcom:~yo, tales como General Bruguez y Coronel Dunrte.

- 4.---....- - ·- .-.,.____ ....... ~~-


RUPERTO D. RESQUIN 1923. EL ESCENARIO .43
42

6. CUERPO DE PROFESORES la poijtica y el periodismo paraguayos en medida tal que


-comenta Carlos R. Centurión (de adverso sector político)
Desde el primer año de funcionamiento del Colegio Nacio- en su Historia de la Cultura Paráguaya- "valían los editoria-
nal en 1878, dio merecida fama a la institución el con~urso les, tanto o más que una división motorizada". Penosamente,
de un ilustrado cuerpo doc~nte. A .los nombres ya menciOna- durante la guena con Bolivia, en el ejercicio de sus funciones
dos de sus primeros directores, debe agregarse en la ~taJ?a en la auditoría general del ejército en campaña, contrajo en
inicial, entre otros, los nombres de los ·profesores Dr. Ramon et•Cfiaco una ·grave enfermedad que lo llevó temprana e
Zúbizarreta en la cátedra de filosofía, después rector de la inesperadamente a la tumba ep 1933. Con el Dr. Adriano
·Universidad Nacional; Dr. Cristóbal Campos .Y Sánchez, que !rala desapareció del escenario publico paraguayo una gran
enseñaba física y química; el padre Facundo 'Bienes y Girón, esperanza nacional, precisamente, en vísperas de un movi-
profesor de gramática castellana, literatura e his~oria; él Dr. miento popular revolucionario, cuya jefatura le pertenecería
Próspero Pereira Gamba, escritor y poe~a colombmno; G~stón por natural imperio y cuyo destino hubiera sido oh·o con su
Riviere en la enseñanza del fr.ancés, pnmer profesor des¡gna;- magisterio y rectorado. En homenaje al amigo y al maestro,
do en fecha 26 de marzo de 1878 -,refiere Juan B. Gill Aguí- en la prisión de guerra en La Paz {Bolivia), fundamos una
óaga- con una as'ignaci6n de cien pesos mensuales. . escuela que consagró su nombre: Dr. Adriano !rala.
En este año 1923 ..seguíamos contando con la presenc1a en j Estanislao Pereira (geografía y moral): Uno de los más
la cátedra de respetables profesores, muchos de l~s. cua~es distinguidos profesores egresados, en 1902, de la famosa
consagrados por la opinión pública, ya por .el presti~1o .b~en Escuela Normal de.Profesores de Paraná (Rep. Arg.). Dedicado
ganado en la vida profesional, ya en la mag1stratura JUdiCial, con fervor apostólico a la enseñanza, era de la misma arcilla
en el periodismo o el libro. Con justo 1:Ítulo pertenec,e? a las de tantos beneméritos maestros que enaltecieron el magisterio
/ páainas de la historia educacional, -intelectual y política del paraguayo, tales 'como Bienvenida Asunción Escalada, Atana-
'Pa;aguay los nombres esclarecidos de: sia de la Cruz Riera, Simeón Carísimo, Policarpo Ríos, Juan
Ram6n 1ludalecio Cardozo (profesor de historia): historia- Pío Prieto, Celsa y Adela · Speratti, Ramón I. Cárdozo, Delfín
dor, pedagogo, director general de esct~elas y presidente d~l Chamorro, Juan Inocencia Lezcano, Juan R. Dahlquist, Manuel
Consejo Nacional de Educación en aquel entonces._Su dedi- Riquelme, Marcelino Pérez Martínez, Lucía Tavarozzi, Carmen
cación. a la enseñanza durante cuarenta y cuatro anos y c;us Garcete, Juana Femández, Teresa y Carmen Roa Caballero,
tres volúmenes titulados "La pedagogía de la escuela activa'' María Felicidad González, Rosa Ventre, Elida Ugarriza, Udia
lo consagran en el Paraguay como el maestro por ~ntonomasia. Velázquez, etc., etc. Al iniciar el año lectivo, el profesor
Su presencia· señorial en la cátedra, su pal~bra . su~ve Y Pereira desempeñaba la dirección del Colegio Nacional con
convincente, sus maneras de impecable correcc16n mspua?,an general asentimiento; lastimosamente, pocos meses después
respeto y .profunda simpatía. Era suya propia la voca71on, fallecía en forma inesperada, con profundo pesar de sus
el don admirable de trasmitir conocimientos y educar al m1smo alumnos.
tiempo. J. lnocencio Lezcan() (castellano): Con acierto, Carlos R.
D1·. Adriano lrala (psicología): abogado, destacado profesor Centurión refiriéndose al maestro dice: "Infati?;able obrero
de Derecho Internacional Público en la Facultad de Derecho de la cultura nacional". Egresado también de la Escuela Nor-
y Ciencias Sociales, uno de los principales fundadores de la mal de Profesores de Paraná, en 1908; prestigioso en la ense-
"Liga Nacional Independi ente", cuyo órg~no oficia1 - el ñanza del idioma castellano, discípulo y amigo del primer
diario "La Nación' ' - dirigía con firmeza y talento. Sus edi- gramático paraguayo, Delfín Chamorro, de quien adoptó el
toriales -entre 1925/31- dieron la impronta a una época de método pedagógico que perfeccionó, ahondando como su

·- --·-~ -·--· ..• --~-:'-


11
t 1
RUPERTO D. RESQUIN
1023. EL ESCENARIO
45
t 44
!'
¡·¡ . ~uan León . Mallorquín (geografía): Abogado, prestigioso
maestro en la doctrina gramatical de Andrés Bello. Respetado dmgent~ polítteo. y estimado profesor por su capacidad, su
1!:· l por su saber y la aureola de decoro que distinguía a su razonamiento lógrco y la ecuanimidad de su espíritu.
1 persona.
Isidro Abente (geometría y trigonometría): Ingeniero, muy
1' Juan E. O'Leary (historia): Historiador y poeta, maestro a resp.etado por su dominio de las matemáticas y por su conocida
1 cuya apasionada dedicación y vigorosa pluma debe el Paraguay rectitud personal; exigente profesor no obstante gozaba de
la revisión histórica que hizo posible que de las sombras de universal estimación por su espíritu de justicia.
1 la guerra de 1864 a 1870 volvieran a la vida después del
cruel ostracismo la figura legendaria de Francisco Solano ~vdo. P. Lorenzo Pérez Belloso (latín y moral): Santo varón,
López y los olvidados veterano~. "O'Leary, ver~o y pen~a­ as1duo colaborador de la revista "Minerva" con el seudónimo
Micrón.
miento -escribe el profesor Raul Amaral-, arro¡ó a la pua
el sentimiento de culpa que una clase social y económica . A.gus~ Muñoz: ~ngeniero recibido en Bélgica con notas
había impreso en el alma de la nación vencida, e hizo la gran d1stingmdas como Is1dro Abente y Juan B. Nacimiento· profe-
sor de geometría. '
convocatoria, la que tornó posible, después, las dianas y lau-
reles del Chaco Boreal". Erick Müllow: Espíritu bondadoso; profesor de alemán.
Rafael Avila (geografía): Excelente profesor, dedicado con Hans Brandt e Ing. Enrique Migone: Buenos profesores del
idioma de Shakespeare.
devoción a la enseñanza de su especialidad; desarrollando
;.¡ su materia, se transfiguraba en inspirado poeta. Carlos Pedretti: Abogado, especializado en estudios de
Tomás Osuna y Julio Frontanilla: Profesores del idioma de economía y finanzas; profesor ele Derecho Usual en el
Verlaine en distintas secciones del primero, segundo y tercer Colegio.
/
año· ambos docentes llegaron a la dirección del Colegio Dr. Carlos Fiebrig (botánica, zoología y mineralogía): di-
Nacional. El profesor Osuna dedicado al estudio de la fil.olo- rector. del Jardín Botánico y del Museo de Historia Natural,
gía en colaboración con el Dr. Anselmo Jover Peralta, d10 a de ongen germano naturalizado paraguayo; profesor de la
publicidad un importante Diccionario Guaraní-Castellano y Facu.ltad de Química y Farmacia; dedicado a la botánica,
v.v.; colaborador de la revista "Minerva", ha dejado páginas pubhc6 numerosos trabajos sobre su especialidad en revistas
de interés tituladas "Notas guaraníticas" y "Un olvidado paraje del país y del extranjero. De regreso a Alemania en 1936 fue
de la conquista". designado miembro del Instituto Ibero America~o de B~rlín
Oleto de Jesús Sánchez (álgebra): Dedicado a la docenci~, desde cuya academia siguió su obra de hacer conocer la;
durante cuarenta años dictó lecciones de álgebra y geometna riquezas naturales del Paraguay. Terminada la segunda guerra
en el Colegio Nacional y en la Escuela Normal. Ejempl~ de europea, regresó a América contratado por la Universidad de
voluntad, se hizo famoso por su inquebrantable puntualidad Tucumán. Falleció en Buenos Aires.
en la cátedra; nunca faltó a clase, a pesar de su salud preca- ' Dr. Ing. Gus!~vo M. Crovato (química): Respetado por su
ria de lluvias tropicales a cántaro y fríos excepcionales. Con ~aber y su rectilínea conducta en la vida privada y pública;
justicia lleva su nombre el actual Colegio Nacional de mtendente municipal de la ciudad de Asunción, profesor en
Asunción. la Facultad de QUimica y Farmacia, cofundador de la Sociedad
Adolfo Vázquez (profesor de contabilidad): Nos dejó el Científica del Paraguay. Ocupó la dirección del Colegio Nacio-
recuerdo de su hombría de bien y de su cálida amistad. Cola- nal, con aplauso de todos, en momentos difíciles que comen-
borador de la revista "Minerva" con interesantes artículos. tamos. más ad~lante. Radicado en Buenos Aires, sus discípulos
Augusto Aponte: Abogado, entonces miembro de la magistra- Y arrugos residentes en la capital porteña lo agasajaron al
tura judicial; profesor de historia.
RUPEil.TO D. RESQUIN 1923. EL ESCENARIO . 47
46

cumplir sus 80 años; en la ocasión, Antonio Ortiz Mayans ración del '98) .con carta de ciudadanía paraguaya; lingüista y
le dedica un ingenioso poema (0 ). polígrafo, sus clas~s magistrale:; constituían verdaderas fiestas
Dr. ..Ing. Pedro Bruno Guggiar.i , (química): Profesional del espÍlitu. Carlos R. Centurión dice de él "Laico sacerdote
laureado en Alemania con notas sobresalientes como el• Dr. de las letras". Fundador y director de la "Revista del Para-
Crovato; profesor en la Facultad de 9í.tímica y Farmacia y guay", funil'ador y miembro de número de la Academia de la
en la Facultad de Medicina de Asunción; socio fundador y Lengua y Gultura ·Guaraní, fundador el el Instituto Paraguayo
miembros de, 'la primera •comisión directiva de la Sociedad de Investigaciones .Históricas. 1EI Dr. Viriato Díaz Pérez,
Científica del Paraguay. Se distinguió como jefe de la. com~na durante cuarenta. años brindó generosamente su vasta ilustra-
por sus realizaciones y por Sll¡ ejemplar honestidad. Herib ción y su cultura . a todas las -instituciones de enseñanza e
Campos Cervera dijo de él: "Santo laico, ·q ue plantó árboles y investigación de su patria adoptiva.
los cuidó hasta que los oyó hablar con el viento, con los pájaros Pablo Max Ynsfrán (histmia y filosofía): poeta, periodista
y con la luna". y brillante figura intelectual de su época. Sus clases eran
Rv«fo. D.r. Bartolomé Adorno (filosofía): Ilustrado sacerdot~, atrayentes por su s9rprendente erudición, su amena exposición
elocuente orador sagrado y profesor universitario. y los chispazos de su talento; integrante de la élite que dio
·Dr. Marcial Bordas: Excelente profesor de botánica, zoolo- vida a la revisfa "Crónica" en abril de 1913 con Roque Capece
gía y mineralogía. Faraone, Leopoldo Centulión, Guillermo Molinas Rolón y
Dr. Julio Berlón Torres: Joven, inteligente profesor de GuilJermo Campos. Periodista notable en la redacción y direc-
química. ción de "El Diario". Libros publiéados: La expedición nortea-
Viriato Díaz Pérez (literatura): Español (de la famosa gene- mericana c~{\~a el Paraguay, 1858-1859 (dos- ,tomos); Los orí-
genes de la guerra del P,araguay, traducido del inglés de
/
(O) AL DR. GUSTAVO CROVATO o en un todo concentrado
Pe)ham Horton -Box. Desde 1941 radicado en Austin, Texas,
mi cerebro fatigado en cuya universidad dictó cátedras y culminó su carrera
(De la vida de estudiante)
ya de todo se ha olvidado. docente con los hpnores de profesor emérito. Amigo personal
del mariscal José Félix Estigarribia, colaboró con él en la
De su .química y su ciencia Dígame, noble maestm,
dígame noble maestro: si las horas compartidas redacción de sus memÓrias en un tomo intitulado La epopeya
si es un átomo el ' recuerdo, en las aulas del colegio del Chaco. (De· esta obra se dieron a la estampa dos versio-
si es partículá o xholécula en los días tan . queridos nes, por el mismo Max Ynsfrán: una en inglés y otra en
de un metal. ~cognoscible, ¿se alearon en retortas
o es metal o metaloide, por sutiles sortilegios?
castellano). Falleció el 7 de mayo de 1972.
si es soluble o tindisoluble Dr. Bl~s Garay (lógica): Abogado, con· dominio de la ma-
el pasado que eyoeamos; Quiero ilecirle maestro teria a su cargo y dilatada versación en filosofía; hijo del emi-
de esas . horas. ya difuntas con el más inspirado estro, nente historiador del mismo nombre.
va a hacerle otra pregunta de su enseñanza rectora
este alumno atormentado: su palabra orientadora, Dr. Luis A. :Argaña (historia): Abogado y profesor de
del ayer tan añorndo, de su conducta 1intachable Derecho Comercial en la Facultad ele D erecho. Ex-ministro
de aquel ed~n . ya perdido es metal ' que más valoro de relaciones exteriores y culto.
¿fue por tub'o ·trasvasado y es para mí un gran tesoro,
o en éter se ha convertido es metal que se ha fundido Dr. Anselmo Jove~i Peralta (Hterlatura): Profesor normal
o en vina·gre alcanforado?; ayer en la juventud recibido en Montévideo, en la Universidad de Asunción
pues de. ácidos ,y anhídridos v esta noche ' ha · florecido cu.lminó sus estudio.s de derecho; periodista de buena pluma
y de sales, descompuestas ~n rosas de gratitud. y notable figura parlamentaria en la época de oro del Parla-
-son hipótesis · supuestas-
en millares derivados Antonio Ortiz Mayans mento paraguayo. Su punto más alto: las memorables discu-
-. ---------------------- -----~~~--~~-
RUPER'l'O D. RESQUIN
48

siones en la Cámara de Diputados con motivo de la conside-


ración del proyecto de Ley de Creación del Arzobispado. Sus
pares en tan brillantes jornadas del saber; doctores Luis D e
Gásperi, Justo Pastor Benítez, Luis Ruffinelli. El doctor Jover
Peralta espíritu inquieto, dedicado entre tantas cosas al estudio
de la filología, autor de diccionarios y tratados sobre el idioma
guaraní; publicista y cofundador de la Editorial Tup~i que dio
a luz, entre otros libros: "Indice de la poesía paraguaya"
(1\l edición) de Sinforiano Buzó Gómez; Diccionario castellano-
guaraní y v.v. de Antonio Ortiz Mayans (5!.l edición); "El
cancionero del mate de Luzán del Campo y "Mirad los lirios
del campo" de Erico Verisimo con ilustración de Juan Sora-
zábal (Chuchín). En el gobierno del coronel Rafael Franco .
ocupó el ministerio de Justicia, Culto e Instrucción Pública;
luego, en la diplomacia, representó al país ante los go-
biernos de México, Cuba y Colombia con la jerarquía de
ministro plenipotenciario. Líder de un grupo universitario en
la Revolución de Febrero de 1936, cofundador en el exilio
(Buenos Aires) del Partido Revolucionario Paraguayo y coautor
de su ideario (1938/ 1940).
General H. C. Juan Belaieff (Prof. de francés): Oriundo de
Rusia, en 1894 recibe sus despachos de Tte. de Artillería en
la Escuela Militar de Petrogrado. Se distingue en numerosas
acciones de la primera guerra mundial; pero, leal al ejército
imperial, triunfante la revolución de 1917, abandona su pa-
,1 tria nativa. Llega al Paraguay en 1924 y opta por la nueva
J 1

1
ciudadanía. Por sus probados conocimientos es nombrado pro-
:1 fesor de la Escuela Militar de Asunción y agregado a la sec-
ción cartográfica del Estado Mayor General del Ejército; pres-
ta importantes servicios al país con la preparación de releva-
mientas cartográficos, previo estudios sobre el terreno y ubi-
cación de fortines en el Chaco Boreal, en los años inmediatos
anteriores a la guerra con Bolivia. El general Belaieff se de-
dicó al mismo tiempo al estudio de la etnografía y fue un
sincero amigo de los indios macaes del Chaco paraguayo; por
tales méritos fue designado presidente de la Organización Pro-
tectora de los Indígenas. Falleció en la capital paraguaya en LAMINA II - Profesor J . Inocenclo Lezcano.
1957, rodeado del cariño de sus amados indios; el cacique
Canaity, ante la emoción de los que rodeaban el féretro, de-
1923. EL ESCENARIO 49

positó su beso de despedida en la helada frente del querido


jefe. Los restos mortales de Belaieff, por expresa voluntad,
descansan en el lugar denominado Fray Bartolomé de las Ca-
sas, . en la Colonia Falcón (Chaco), y el predio está cuidado
por la veneración de los indios m~cá. Un busto consagra su '
recuerdo.
Pablo Alborno (dibujo): Especializado en. la Real Academia
de Dibujo y Pintura en Roma, cultivó, además, la ciencia que
estudia y describe las razas y la que tiene ;por objeto el co-
nocimiento de las leyes etimológicas, gramaticales, históricas
y lexj.cológicas del idioma guaraní. Maestro del colorido, ganó
merecido renombre su cuadro Lapacho en flor.
Héctor Da.Ponte (dibujo): Caballero de la Orden de la Co~.
rona de Italia, participó de la gran exposición pictórica con
motivo del centenario de la independencia argentina, en 1910,
juntamente con Albomo, y en 1913 de la de Florencia (Ita-
lia). A su inspiración y generosidad debemos la bien lograda
alegoría que ilustraba la tapa de la revista "Minerva", a la
que nos referiremos más adelante.
Ing. Juan B: Nacimiento (matemáticas y física): Excelente
/
expositor, sucedió al profesor Estanislao Pereira en la direc-
ción del Colegio Nacional.
Dr. .l<~rancisco Quiñones (castellano): Estimado profesor de
la materia en el tercer aiio; admirador de las obras del poeta
y periodista paraguayo radicado en Buenos Aires, Eloy Fariña
Núñez, exaltaba especialmente su celebrado poema "Canto
secular".
Dr. Juan Stefanich (historia): Abogado, escritor, brillante
profesor de D erecho Internacional ;privado de la Facultad de
Derecho, figura representativa de la generación del centena-
rio de la Independencia (1911), uno de los primeros oradores
de su tiempo; director del diario "La Nación" después de la
guerra del Chaco, de encendido verbo y vigorosa pluma si-
guiendo la trayectoria de Adriano Irala; colaborador perma-
nente de la revista "Minerva" y m,entor espiritual de los estu-
diantes. Ministro de relaciones exteriores en el gabinete revo-
lu,cionario del presidente Rafael Franco (1936/37), le tocó ac-
tuar en los días difíciles de la Conferencia de Paz · reunida en
Buenos Aires para llegar a un acuerdo definitivo en la cues-
50 RUPERTO D . RESQUIN 1923. EL ESCENARIO
61

tión de limites con Bolivia. Son memorables sus palabras en Don Jorge Augusto Trigüis, además del cargo de Inspector
la Conferencia Interamericana de Paz (1936) prestigiada por General de Escuelas, ejerció en el Paraguay la regencia de la
la presencia de los ilustres mandatarios Franklin D . Roosevelt Escuela Normal de Profesores de Asunción, la dirección de la
y Agustín P. Justo. El Dr. Juan Stefanich, infatigable lucha- Escuela Normal de Villarrica y dictó 'cátedras en estableci-
dor político de fecunda acción en la vida cívica de su país; mientos secundarios de Asunción, Concepción y Villarrica. En
activo dirigente de la Unión Nacional Revolucionaria y coau- Asunción fue distinguido docente del Colegio Nacional de la
tor de su ideario (1936/37); maestro de idealismo, de limpia Capital y de instituciones privadas de enseñanza secundaria.
ejecutoria universitaria y política al servicio de los imperece- Enseñó francés, castellano y matemáticas con beneplácito del
deros ideales de justicia y libertad del hombre paraguayo y alumnado.
del hombre libre de nuestra América. Autor de libros y tra- Entre 1910 y 1916 fue director de escuelas primarias en las
tados, colaborador en diarios y revistas de la prensa nacional provincias de Entre R1os y Santa Fe de la República Argen-
y extranjera, numerosas conferencias dan testimonio de sus. tina, regresando al Paraguay en 1917.
preocupaciones intelectuales y de su ilustración. Una enjun- Incansable trabajador intelectual, fue autor de un libro que
diosa obra inédita del maestro espera al editor: "Las naciones con ~1 tí~ulo de "Conocimientos útiles" desarrolla el programa
del Plata: Paraguay, Argentina y Uruguay. Los destinos polí- de Ciencias naturales de las escuelas primarias del Paraguay.
ticos, históricos y sociales rioplatenses, y la misión de Amé~ica Editado por. la imprenta "La Colmena" de Asunción, figura
,, como eje dinámico del mundo libre". Falleció en Buenos Aires entre los pnmeros textos paraguayos con amplia difusión en
el 9 de febrero de 1976. su época por sus páginas de atrayente lectura.
El profesor Jorge Augusto Trigüis fall eció en Asunción el 2
¡' Jorge Augusto Trigüis de agosto ele 1928 a los 56 años de edad. Entonces la revista
"Mine~va", en su número 14, cledicó una sentida página ne-
Nació en Burdeos, Francia, el 30 de abril de 1872 y ado- crológica en homenaje del estimaclo maestro.
lescente aún se radicó con su familia en la República Argentina.
Cursó estudios en la famosa Escuela Normal de Paraná, cen-
tro educacional calificado tradicionalmente como uno de los
mejores de nuestra América. En dicha casa de estudios optó
al título de profesor normal, al par de numerosos paraguayos,
entre ellos el conocido educador Manuel Amarilla, quien fue
su compañero de promoción.
A su regreso al Paraguay, don Manuel Amarilla ejerció la
Dirección General de Escuelas y a su pedido, don Jorge Au-
gusto Trigüis fue contrntado por el gobierno paraguayo en
carácter de Inspector General de Escuelas, en el año 1902.
En el Paraguay, contrajo matrimonio el 12 de setiembre de
1903 con doña Natividad Bertilda Shuttleworth, distinguida
dama de la sociedad asuncena. El matrimonio dio al país siete
hijos, de los cuales Lidia Emma y Jorge Raúl fueron queridos
compañeros de nuestros años de estudiantes en el Colegio
Nacional.
/

CAPITULO II

1925/26. ACTIVIDADES CULTURA,LES

l. CEN'IlRO Y REVISTA ''MINEIWA"

En el mes de julio de 1925 -cursábamos entonces el tercer


año- , con un grupo de compañeros fundamos el Centro "Mi-
nerva" y en marzo del año siguiente vio la estampa en nues-
tras manos el primer número de la revista del mismo nombre.
Primera comisión directiva del centro:
/ Presidente: Ruperto D. Resquín
Vicepresidente: Francisco ·Sánchez Palacios
Secretarios: 1Q Alejandro V. Chirife
2Q Reinaldo Martínez
Tesorero: Emma Lidia Trigilis
Protesorero: }ustino M. Gadea
Vocales: Hiram Rodríguez Alcalá
Víctor Abente Saguier
Delia R. Fiore
Primer cuerpo editorial de la revista:
Director: Francisco Sánchez Palacios
Administrador: Ruperto D. Resquín
Redactores : Osear Pinho Insfrán
Eduardo Amarilla Fretes
Hiram Rodríguez Alcalá

En sucesivas cOmlSlones directivas del centro y en cuerpos


editoriales de la revista -17 números publicados desde marzo
de 1926 hasta octubre de 1929-, actuaron los estudiantes Pe-
54 RUPERTO D. RESQUIN 1925/26. ACTIVIDADES CULTURALES
. 55

dro Guanes Malinas, Lauro E. Ramírez Brillante, Roberto T. 2. MlLNER R. TORRES


Allen, Andrés Gill Solalinde, Federico Masi, Amado y Al-
beroni Vega Zayas, Enrique Moleón Andreu, H ermógenes Ro- E l p oeta, estudiante de 6Q año y teniente de intendencia
jas Silva, Víctor Salomoni, Luis Migone, Sila Freire Esteves, militar, Milner R. Torres nos dedica el soneto "Soñar" publi-
H erman Velilla, Tomás Esteche F anego, F ederico Ramos Fre- cado en la tapa del NQ 2 de "Minerva".
tes, D esclémona Zentena, Elva Trigo Báez, Osear Esculies,
Norberto Cañiza, Juan Catoni, Juan Plate, Vicente Gadea Ol- 3. FELIPE GARCIA ONTIVEROS Y LAPLANA
medo, Ramón C ampos, Elisa Verruno, Emma Gómez, César
Ramos Fretes, Augusto Fuster, Remigio Ayala y Osear Valiente.
. El entonces ministro plenipotenciario de España ante el go-
El manifiesto del Centro dando a conocer su fundación de- bierno del Paraguay, Dr. Felipe G~rcía Ontiveros y Laplana,
cía a los compañeros, entre otras, con esa bella ingenuidad culto ca~allero, am1go de los estudwntes, nos saluda con otro
de los quince años: "Está formándose el gran ejército qel soneto: Minerva" NQ 3, pág. 6, V-26.
ideal, ejército que ha de luchar con la fuerza de su pensa-
miento por una patria nueva y grande, donde imperen la
paz, la libertad, la justicia y el bienestar". Y la revista, "Mi- AL CENTRO "t.IINERVA"
nerva", en el primer párrafo de su portada, expresaba: "¿Quié- Yo he sido, cual vosotros, estudiante
nes somos? Somos una juventud que esgrime el arma pode- y en cierto modo aún lo sigo siendo,
rosa de la voluntad para realizar obras. ¿De dónde somos? pues cuanto más y más estoy viviendo
Del Colegio Nacional, en él comenzó a modelarse nuestra in- la vida se me muestra interesante.
1'
teligencia, arrullados por la esperanza en él soñamos con no-
bles ideales, y he aquí que nuestros sueños comienzan a en- Pasaréis, cual pasé, la edad brillante
trar en el vasto campo de la acción fecunda. ¿A dónde vamos? y llegaréis a ver lo que estoy viendo:
Vamos muy lejos, quizás; vamos buscando nuevos y amplios cada día un problema resolviendo
horizontes para la juventud y para la Patria". la ciencia en su triunfal camino avante.

Profesores y estudiantes de cmsos superiores celebraban la Sed siempre, como sois, muy optimistas:
presencia vital del Centro "Minerva"; fueron alentadoras las mezcla de luchadores y de artistas
palabras de los doctores Adriano Irala, Juan Stefanic'h, Juan alternando lo serio con la broma.
León Mallorquín, J. Inocencia Lezcano, Anselmo Jover Pe- Y esparcid las ideas de la mente
ralta, Adolfo Vázquez y Pbro. Lorenzo Pérez Belloso. Alenta- franca y leal y generosamente
dores también los plácemes de compañeros ele cursos más ade- como esparce la flor su puro aroma.
lantados como Silvio González Jovellanos, Sinforiano Buzó
Gómez, Angel R. Ginés, Artemio Mereles, Augusto Cañete,
Basiliano Caballero !rala, Milner R. Torres, Arturo Sánchez 4. EDGARDO UBALDO GE NTA
Palacios, Odilón Ortiz Mayans, Rogelio Pavón, Francisco Gao-
na1 Luis R esqtún Huerta y Juan Angel Benítez. ~~ soldado poeta uruguayo Edgardo Ubaldo Genta que
lucia ento~ces los entorc~ados de capitán y que había visi-
tado la ciudad de AsunciÓn y el Colegio Nacional el año
1925, n os dirige una expresiva carta y nos dedica ~nos ins-
pirados versos:
RUPERTO D. RESQUIN
1925/26. ACTIVIDADES CULTURALES . 57
56

Montevideo, Junio 28/926 que apuntaban en el campo literario: de Herib Campus


Señor Ruperto !D. Resquín Cervera, Milner R. Torres, Basiliano Caballero !rala (aventa-
jado· '.cadete de la Escuela Militar), Angel R. Ginés, Silvio
Muy estimado co~patriota de América: Conzález Jovellanos, Amado Vega 'Zayas, Eladio Battilana De
Por la siempre .arnable mediación del común amigo Laconich Gásperi, María G. Ontiveros y Herrera (hija del ministro ae
-de vuestra•Lega'ción en Montevideo- llegó a mis ~anos el España don Felipe Gai:cía Ontiveros y Laplana), Néstar Rosa
segundo número ·de "Minerva". Mazó Martínez, Gregario Odilón Ortiz Mayans, Luis Resquín
Como el símbolo heleno, ella ha nacido armada de tpdos los Huerta, Hermógenes Rojas Silva, Narciso Díaz Escobar, Jorge
dones de la frente del dios inmortal. Que sea también etema Salomón. Antonio Ortiz Mayans, etc.; prosistas: Alberto Rojas,
son ·mis votos h~ndos y sinceros. Efraím Cardozo, Sinforiano Buzó Gómez, Jorge Báez, Artemio
· Como me pide Laconich, acompaño estas líneas fraternales M~reles, Francisco Gaona, Juan-Angel Benítez, Humberto Amá-
con una de mis ·poesías, aún inédita. Va a manos que me son bile, Víctor I. Franco, Manuel E. Frutos, Juan F. Bazán, Arturo
queridas: la de la juventud paraguaya! . . Sánchez Palacios desde Montevideo donde seguía sus estudiós. de
Un fuerte apretón de manos, ¡y adelante, que el porvemr es medicina, Víctor Benítez Montórfano, Francisco Solano López,
vuestro! Eduardo Amarilla Fretes, Rogelio Pavón, Augusto Cañete,
Edgardo Ubaldo Genta ,,
1
Francisco Sánchez Palacios, Reinaldo Martínez, Federico Masi,
Ministerio de la Guerra - Monteviaeo etc., etc.; de profesores, escritores y poetas descollantes: docto-
res Juan Stefanich, Anselmo Jover Peralta, Juan León Mallor-
La poesía de Genta fue publicada en la tapa del número 4 1 quín. Tomás Osuna, Ramón Indalecio Cardozo, Manuel Ortiz
1
de la revista "Minerva": junio 30 de 1926. Guerrero, Facundo Recalde, Josefina Pla, Teresa Lamas Carí-
/
simo de Rodríguez Alcalá, Arturo Alsina, Francísco M. Barrios,
5. EL PRESIDENTE ELIGIO AYALA Santiago Talía, Rafael Almeida, Rvdo. P. Lorenzo Pérez Belloso,
Fortunato Toranzos Bardel, Matilde Velaz Palacios (directora
El sábado 31 de julio de 1926, el ilustre presidente de la de la revista ''Para ti" de Buenos Aires), Esther Parodi Uriarte
República del Paraguay, Dr. Eligio A~~la? reci~e en aud~en­ {poetisa uruguaya) y colaboraciones del soldado-poeta ulu-
cia especial al presidente del Centro Mmerva ; h~ aqUl la guayo capitán Edgardo Ubaldo Genta, a quien recordamos en
página del número 5 de la revista con el comentano corres- página anterior.
pondiente: La revista "Minerva" reprodujo también en sus páginas (con
el acuerdo de sus autores) monografías y b'abajos de verda-
6. COLABORADORES DE LA REVISTA "MINERVA" dero interés cultural: de Anselmo Jover Peralta {profesor
de literatura del 4<? año), El Arcipreste de Hita y Ovidio
Las páginas de la publicación se brindaban generosament~. (ensayo de crítica histórico-literaria, premiado por el Gimnasio
Escribían en ellas, con preferencia, estudiantes del Colegw Paraguayo en los Juegos Florales del 12 de octubre de 1919);
Nacional, de la escuela y del profesorado normal, de la escue- del Dr. Manuel Domínguez, El Paraguay (conferencia pro-
la militar y .estudiantes universitarios; contaban, ade~1ás, con nunci¡tda en el Instituto Popular de Conferencias de "La
escritos de profesores y plumas consagradas del pa1s y del Prensa'' de Buenos Aires el 27 de agosto de 1920, con las
exterior. De los · prtmeros -que cultivaban con predilección palabras de presentación del Dr. Estanislao Zeballos); del
las composiciones poéticas, especialmente sonetos-, en todos profesor argentino Dr. Sislán Rodríguez, El despertar de nna
los números de "Minerva" se leían colaboraciones de valores nueva idealidad -El dinamismo ele Alfredo L. Palacios (discurso
RUPERTO D. RESQUIN 1925/26. ACTIVIDADES CULTURALES 59
58

pronunciado en la Univer~ida~ d~ Montevideo desarrolla1~d~ y Anselmo Jo ver Peralta, correspondió el primer premio al
el tema de la Reforma Umversltana y recordando al maestro), ensayo del estudiante autor de las presentes páginas.
de Anselmo Jover Peralta, Escuelas Artísticas (Apuntes de E ste mismo espíritu de los jóvenes del grupo "Minerva",
clase); del profesor argentino Eugenio Pérez Choza, Federa· trasladado posteriormente al ámbito del Centro Estudiantil del
pión Internacional de los Estudiantes del Río de la Plata; de Colegio Nacional, dio lugar al concurso literario realizado por
Justo Pastor Benítez, Ln nueva generación intelectual del esta entidad el 12 de octubre de 1928, con el siguiente resul-
Paraguay (de la revista "Universitario", París Dic. 1926); de tado: Premio Extraordinario a Pedro P. Domínguez por su
Gomes Freirc Esteves, Elogio de María de Médicis (París 1906); poema La América; primer premio a Antonio Ortiz Mayans,
de Eduardo Amarilla Fretes, El Paraguay en tiempos de Ortiz por su composición poética Locura, y segundo premio a Arísti-
de Zárate (conferencia dic tada en el Colegio Nacional con el des Díaz Peña, por su trabajo Porvenír de América.
'auspicio del Centro "Minerva"); de Silvio González Jov ell~nos, Es oportuno destacar una vez más que los jóvenes de esta
Cultura Estudiantil (conferencia con el auspicio del m1smo generación de 1928 tienen un tema predilecto: América.
Centro); de Manuel E. Frutos, conferencia sobre los poetc~s Obsé1vese que, sin condición ni insinuación alguna, D omínguez
colombianos José Asunción Silva y Jorge Escobar Uribe (Clau- y Díaz Peña coinciden en el motivo de su respectiva hispí-
dio de Alas), igualmente a iniciativa de "Minerva':. Algunas ración.
interesantes reproducciones completaban el atractivo de la
revista: de José Ingenieros, Necesidad de caracteres finnes <.? el 8. OTROS ACTOS Y EXCURSIONES
libro "Hacia una moral sin dogmas") y fragmentos de El
hombre mediocre" del mismo autor; de Amado Ne1vo, Dentro La dinámica juventud del Centro "Minerva" se prodigó incan-
de ti está el secreto, etc., etc. sablemente en innumerables actos culturales, visitando inclu-
sive ciudades del interior, como si no fuera suficiente sus
7. CONFERENCIAS Y CONCURSOS ac tividades en el ambiente del Colegio Nacional. Invitados por
clirigentes de centros estudiantiles o culturales llegaron a visitar
Siendo el fin primordial del Centro "Minerva" promover e las ciudades de Villarrica, Encarnación. ParagualÍ, Itá y Yagua-
intensificar la cultura intelectual de sus asociados por todos rón en excursiones memorables por el éxito y la sim patía que
los medios a su alcance, a más de la publicación de la revista, suoieron conquistar.
tuvo el auspicio permanente d e conferencias sobre . l?s ~~s Solidarios con sus compatriotas, estuvieron presentes espon-
variados temas con la adhesión de profesores y partic1pac10n táneamente allí donde hiciera falta un gesto humano, una
de estudiantes· llevó a cabo torneos literarios que estimularon actitud de bien o tan sólo una palabra clara que expresara la
la dedicación de los jóvenes a la lectura y a la refle~ión acerca verdad. A raíz d el ciclón que arrasó la ciudad de Encarnación
de problemas de interés nacional y cuestiones de caracter gene- el 20 de setiembre de 1926, promovieron una dtpida contribu-
ral. Así el estudiante fue formando su personalidad intele~tual ción p ecuniaria e hicieron llegar su aporte a la comisión
y adquiriendo sentido ele responsabilidad en sus presentaciOnes nacional encargada de la ayuda (Ver revista "Minerva" NQ 7,
y afirmaciones públicas. Oct. 1926).
En el concurso his tórico-literario patrocinado por el Centro En relación con este mismo doloroso episodio, la Federación
"Minerva" en 1926 en homenaje al a niversario de la R evolu· de Estudiantes d el Paraguay realizó una excursión a la ciudad
ción de Mayo de 1Sll, sobre el tema: '1ndepen,?encia na~~onal. de Posadas, capital de la hoy provincia de Misiones (República
Su significado sociológico. Ideal de los próceres , con un )orado Argentina), llevando a dicha ciudad un mensaje del poeta
integrado por los profesores Ramón l. Cardozo, Juan Stefanich Manuel Ortiz Guerrero y el agradecimiento dC' los estud iantes
RUPERTO D. RESQUIN 1925/26. ACTIVIDADES CULTURALEs
60 61

araguayos por la valiosa y oportuna ayuda pr~stada a la sionada e insistente dedicación a ]a materia que se ganó de
~oblación encarnacena en 19s ingratos dtas de la reco}:"dada parte de sus compañeros, merecidamente, el sobrenombre
de "Límite".
catástrofe. de mármol en el monumento engt · ·d 1 lib tad
Una placa o a a . .er
en la plaza 9 de Julio de Posadas rec~erda aquella vt~~ta, y 10. CORONEL ]OSE FELIX BOGADO
, ta es la léyenda· que recogieron los anos: La Federa?Ion de
;Istudiantes del Paraguay a la hidal~a ciudad de Posa~as. 1927. Con el p ensamiento fijo en los héroes nacionales y ameri-
Los versos de Ortiz Guerrero decmn: canos que lucharon por la independencia y la libertad de los
pueblos det nuestro continente, se rindió oportuno homenaje
Porque en aquella noche de amargura al coronel José Félix Bogado, aquel modesto lanchero para-
nos prestaste el socorro de tu amor guayo que e] 6 de enero de 1813 formó filas en el Regimiento
bajo la tempestad ciega y oscura, de Granaderos a Caballo Gral. San Martín y que durante 13
alabamos la flor de tu cultura años prestó servicios en la •histórica unidad hasta culminar la
en tu digno y gentil Gobernador ( 1 ) · gloria de su espada en los campos de Junín y Ayacucho.
San Martín y Bolívar conocieron de sus extraordinarias
9. CUESTION DE Ll~IITES PARAGUAYO-BOLIVIANO dotes de soldado y premiaron con merecidos ascensos y reco-
nocimiento sus excepcionales cualidades de temeridad y
Desde ue tuvimos uso de razón vfvíamos , i~ormados de heroísmo. Entonces casi ignorado, hoy es vastamente conocida
•t q. de una discutida cuestion de limites entre de el la figura del militar paraguayo que condujo de regreso a
la eXIS encmla vecina República de Bol"tVIa. . e 1 orrer
h .
/
Paraguay y on e e Buenos Aires a los últimos soldados del glorioso regimiento de
los años la controversia fue deslizándose peligrosamóendte ~ctu~ las cien bata1Ias por la independencia de las naciones de medio
' ' o ' trat e evt ni
' de las ·armas; no o b st an te, e.1 Paracruay
el terreno continente de la América del Sur.
la solución bélica por todos los medws. ., Sobre este tema -Coronel José Félix Bogado-, la compa-
El frondoso y espinoso tema de límites se estudio a fon?_o, ñera Elba Trigo Báez, del Centro "Minerva", tuvo a su cargo
en el Coleaio Nacional al ritmo de una hon_da pre?cupact~n una ilustrativa disertación en clase de historia americana, en
ue abarc:ba a todo el país. D esde el l~n.mer numero li~ julio de 1926 (Ver revista "Minerva" N9 5, Ag. 1926, págs.
~- 1va" hasta el último -en total 17 edtcwnes- s~ pub 13/18).
car~:e cuidadosos estudios sobre la materia c~f l~ f~m~ ~= TEMAS DE AMERICA
nuestro compañero de aula, Eduardo Aman a re, es, 11.
nuesh·o profesor de geografía, Dr. "} uan León Mallorqw? y del
ilustre "abogado de la República", Dr. Manuel Do~guez. Estos temas fueron h·atados asiduamente en la revista
A las documentadas publicaciones se agregaban erud~tas con- "Mine1va" por profesores y estudiantes; en forma metódica por
ferencias. Meritoria conh"ibución cultural de aquella JUVentud nuestro amigo y generoso colaborador permanente, el profe-
a la defensa de la causa nacional. sor Alfonso B. Campos, director de la Escuela de Comercio
Eduardo Amarilla Fretcs fue uno de los es ~u?iosos de mayor "Jorge López 1vloreira". Fue el hombre que en aquellos tiempos
versación en la cuesti6n. ele límites con Boltv•a, de tan apa- enarbolaba con entusiasmo la bandera del internacionalismo
Y. se empeilaba en las páginas ele nuestra revista en una deci-
dida y sincera campaña americanista. Don Alfonso B. Campos
( 1) Gobernador en aquel entonces el Dr. Héctor Barreiro. fue un noble caballero con alma de maestro. No olvidamos
62 RUPERTO D. RESQUIN
1925/26. ACTIVIDADES CULTURALES
63
sus lecciones en un hermoso articulo Para la digna juventud
Félix Bogado blandiendo sus espadas en las memorabl~s bata-
del Centro "Minerva", cultivadora entusiasta de los mas nobles
mea.Des de cultura y prog1ieso: "La religión del deber es el
~las de ~hacabuco, l'vlaipú, Junín y Ayacucho; la decisiva
mterv~I~CIÓ~ ,del general Francisco Solano López, en 1859, para
resumen de todas las cualidades morales del ciudadano, la la pacificacton Y el pacto de unión de la nación araentina.
práctica emuladora de la v~rdad, de ~a jus?cia, del bien y de 0
lo bello baluarte inconmovible de la mtegndad, del carácter y <?tros hechos. históricos como la residencia y la mucrte. de
el más 'seauro fundamento de la nacionalidad. La juventud Arhgas. Y Sarmiento.' en el corazón geográfico de América, la
presencia en. AsunciÓn de Juan Zorrilla de S:tn Martín y el
debe culti~arla con cariño, decisión y persistencia".
canto de Orhz Guerrero al autor de "Tabaré", parecieran sím-
· Dejaron grato recuerdo sus extensos artículos sobre "Inter- bolos augurales .de fraternidad de nuestros pueblos.
nacionalismo" "Reflexiones oportunas", "Por América, por la
Raza" y "Po; Venezuela, la desventurada", esta última nota
~stos ~?bies Ideales del l1ombre libre de nuestra historia
-hansmlh~os de generación en generación a manera de la
dedicada a sus amigos Heriberto López, Laguado Jayme, Flore.s antorcha ?nega- fueron enalte~idos con motivo de la presencia
Cabrera y a todos los venezolanos desterrados por Juan en ~unctón, en 1913, del escntor argentino-líder latinoameri-
Vicente Gómez el dictador de triste fama. camsta .Manuel Ugarte; fueron brmantemente expuestos por la
El profesor de historia, Dr. Juan Stefanich, otro esphitu delegaciÓn al 111 Congreso Internacional de Estudiantes Ameri-
abierto a las corrientes de ideas internacionales a pesar de su canos r~unido ~n Lima (Perú) del 21 al 28 de julio de 1912,
acendrado nacionalismo, nos entusiasmaba con las páginas de del.egactón pre~Idida por Raúl Casal Ribeiro e integrada por
"Hacia la cumbre" (crónica de su viaje de estudiante al III ~u1s de Gáspen, Juan Stefanich y César Femández Urdapilleta·
/
Congreso Universitario reunido en Lima en 1912), y de su 1deale~ reafirmados por la delegación de la Federación d~
tesis para optar al doctorado en Derecho y Ciencias Social~s Estud1a~tes del Paraguay en marzo de 1920 en adhesión al
sobre "Nacionalismo e internacionalismo". hom~naJe de la comuna de Buenos Aires a la memoria de Juan
Seguíamos así consecuentes con la tradición de apego a los Bautista Alberdi (grupo integrado por los doctores Pedro T
?Junga, Anselmo J~ver Peralta y Juan Stefanich, señore~
ideales de confederación de naciones americanas, tesis susten-
tada desde los albores de la naciente República e invariable e ~o Ibarra, Celestino Noguera, Virgilio Fariña Núñez y
posición de la juventud paraguaya, en lo sucesivo, dentro y Ennque Delga?o Rodas); ideales elocuentemente exaltados
fuera del país en jornadas internacionales. , por el D~. Adnano Irala, en representación de la Federación
La vocación americanista del Paraguay tiene profundas raiCes de Estudtantes del Paraguay y como secretario de la e b · d
en el remoto fondo de la historia del continente desde la época especial 1 a por don earios Sosa, en oportunidadm de
. pres1.'d'd aJalosa
colonial, desde el día en que Alejo García (1525) llegó a estas
tierras, ha jugado papel relevante en la gesta por descu-
i~~:!os en Ltma ele! centenario de la batalla de Ayacucho en
brir regiones, fundar ciudades, poblarlas y luchar por la ~n verdad, el alma paraguaya vibró siempre, resuelta y
libertad de gran parte de la América meridional. "Asun~ió~, valientemente, al conjuro de los ideales de solidaridad
la muy noble y muy ilustre, la ciudad comunera de las Indias , rac'ón ti t 1 . · Y coope-
• .1 con nen, a es, e mvariablemente reaccionó con fiereza y
fue madre de ciudades: Santa Cruz de la Sierra, San Juan de ~g1gantó su musculo guerrero al reclamo de los derechos la
Vera de las Siete Corrientes, Santa Fe, Buenos Aires; el briga- hbertad y la independencia de la heredad nacional. '
dier Fulgencio Yegros, los coroneles Bonifacio Ramos, Ramón
Díaz y Patricio Maciel actuaron en la Banda Oriental y e~ la 12. A 50 Ali)OS DE "MINERVA"
defensa de Buenos Aires contra la invasión inglesa; los capita-
nes Patricio Oviedo y Vicente Suárez y el famoso coronel José · En di~iem?,re .de 19?6, a 50 años de la fundación del Centro
y la revtsta Mmerva , leemos en las páginas del diario "La
64 RUPERTO D. RESQUIN

Tribuna" de Asunción una linda nota del ex-condiscípulo y


amigo Dr. Víctor Abente Saguier.:
i.
1
"La asuncena presencia de Alejandro Chirife, despojado de
sus títulos:académicos y unive!·sitarios a los efectos de esta nota,
1 qiúen acaba de dictar ·una conferencia m~gistral con motivo de
celebrarse '1a• semana del médico paraguayo", nos ha trans-
portado ·automáticamente a los años del común bachillerato
en el Colegio Nacional de Asunción, y más que a ello; quizás.
a evocar aquella ¡pléy:ade notable que en 1926 dio vida al
Centro Estudiantil "Minerva", y a la reviSta del mismo nombre,
que fue autorizado y magnífico vocero de sus juveniles
inquietudes .
. Chirife fue uno de los principales paladines de aquel em•
prendimiento, del que también fueron dinámicos dirigentes 1
Ruperto Domingo Resquín, Hermógenes Rojas Silva, Re4Uldo
Martínez, Eduardo Amarilla Fretes, Newton Laconich, Arí§tides 1
Díaz ·Peña, Emma Lidia Trigüis, Estela Bertón Torres, Lidia 1
y Delia Fiore Corrales, Antonio Ortiz Mayans, Jorge Ritter,
Abelardo Ayala, Bartolomé Ortiz, Modesto Villasanti, Justino
/ Gadea, Hiram Rodríguez Alcalá, Adriano Coronel Vera, Dió-
genes Mazó, Enrique Moleón Andreu y muchos otros compa-
ñeros inolvidables de una generación que con orgullo fue y
s.i gue siendo conocida como '1a generación del 28", la que ade-
más de brillar en la~ aulas de aquel viejo colegio, fue asimismo
principal y muy decisiva actora de la victoria del . Chaco, a la
que aportó no solamente "sangre, sudor y lágrimas", sino que
también ofreció vidas jóvenes y prometedoras de lauros que
no pudieron en algunos casos lograrse, pero que abonaron
fecundamente y con generosidad la conflictiva tierra
"Minerva", como "La Tribuna", va a cumplir cincuenta años.
Pero mientras el periódico sigue su diario batallar, aquélla, al
igual• que su homónima, la diosa griega de la sabiduría y las
artes, no pasa ahora de ser un recuerdo. Un recuerdo muy grato
si se quiere, pero que por la distancia recorrida desde enton-
ces, nos 'hace sentimos viejos, o por lo menos, si no precisa-
mente ancianos, carentes de las necesarias fuerzas .p ara reto-
mar una .iniciativa como la que dio lugar a aquella peña
magnífica, vibrante, plena de sanas rebeldías, de la que todo el
país en su momento, se sintió ufano. LAMINA m- Prof. Dr. Juan StefanJ h
~óven~ del grupo "Mine~á.,~ae.stro de los

·- ---~·-
1025/26. AC'i'IVIDA DES CULTURAL ES "65

Releemos con emoción natural en las amarillentas páginas


de "Minerva" los primeros balbuceos literarios o poéticos de
aquella muchachada de antes. Interrumpimos la lectura por-
que las arrugada s manos de "Caraí Bias", nuestro viejo amigo
el portero, acaban de tañer la campana, anunciando que el
padre Lorenzo Belloso se apresta a endilgamos un "magnífico
adefesio" (el siempre maldito cero) por nuestra supina ignoran-
cia del latín; que el paternal Don Cleto de ]. Sánchez está
pronto a demostrarnos que algebraicamente hablando, menos
por menos da siempre menos; que D on H éctor Da Ponte
quiere hacernos comprender el valor de la "perspec tiva" en
el dibujo artístico; que en pocos minutos más podremo s inter-
narnos en los alquímicos misterios de la química orgánica o
inorgánica, según que quien nos lleve de las manos sea la
diminuta figura de Don Gustavo Crovato y su imperturbable
bigotito negro, o la bonacho na estampa de neto corte europeo
del ingeniero Pedro Bruno Guggiari y su infaltable "charuto"; o
que el maestro O'Leary, así, a secas, con su verba grandilo-
cuente pero siempre amable, se apresta a contagiarnos su
/ acendrado cariño por la historia patria, esa historia de la
que hoy somos posiblemente muy malos intérpretes, peró per-
sonajes, al fin".
1;

CAPITULO III

1926. HACIA LA REFORMA

l. RENUNCIA DEL PROF. DR. CARLOS FIEBRIG

En los primeros meses del curso lectivo del año 1926, los
estudiantes del 4Q año del colegio reunidos en asamblea resuel-
ven pedir su renuncia al profesor germano-paraguayo, D r.
Carlos Fiebrig, titular de la cátedra de botánica, zoología y
mineralogía, por su irregular asistencia a clase y por su rara
modalidad p ersonal: entraba al aula con el sombrero puesto,
/ tomaba asiento en su silla y alzaba los pies sobre la mesa
magistral. Por su parte, pretendía imponer una disciplina pru-
siana: al entrar el profesor, los estudiantes, de pie, debían
saludarle al unísono, diciendo: "Buenos días, profesor" (1 ). Una
comisión recibió el mandato de sus compañeros: José Giménez
Pecci, Bemardino Bedoya y Ruperto D . Resquín. Realizada la
entrevista, ante la firme actitud de los comisionados, con
marcado sentimiento de contrariedad cedió el profesor Fiebrig.
Pocos días después, es designado en su reemplazo el D r.
Marcial Bordas, e jemplar por su dominio de la materia, su
capacidad de trasmitir enseñanza y su corrección personal. Los
estudiantes actuaron con acierto.
'1926. Estamos en vísperas del movimiento de la Reforma:
1928. Esta de 1926 es la primera manifestación categórica de
los estudiantes con el propósito de mejorar el cuerpo de pro-

Es justo señalar que los estudiantes nunca desconocieron ni pusieron


en tela de juicio los merecimientos científicos del Dr. Fiebrig; su
obra, en la creación y dirección del Jardín Botánico de Asunción,
era digna de respeto y encomio.
RUPERTO D. RESQUIN 1926. LA REFORMA
68 69

fesores y elevar el nivel de la enseñanza. A propósito, el a~e¡~oi:izando so pretexto de mantener el principio de ]a


estudiante de derecho R. Antonio Ramos y nuestro compañero d1sc!plma. No es ést~ el medio de evitar estos conflictos pro-
Augusto Cañete, publicaron en las páginas de "Minerva" sendos ducidos por la necesidad de modificar o renovar los programas
artículos sobre el movimiento de los estudiantes y "acerca de o por la falta de profesores competentes, no es por la disciplina
la necesidad de la Reforma de la Enseñanza Secundaria y basada en el temor y en la violencia, sino en la disciplina
Universitaria en el Paraguay (Palabras estas últimas de Cañete). basada en el respeto mutuo de gobernantes y gobernados v
A continuación, transcribimos en su extensión un trab~jo de con la acertada dirección de los establecimientos de enseñanzá
R. Antonio Ramos ("Minerva" NQ 5, págs. 10 y ll, Ag. 1926) que necesitan de dirigentes capaces de comprender la misió~
porque refleja fielmente la inquietud y el clima del Colegio ~ue desempeñan, de dirigentes que tengan la suficiente auto-
Nacional en aquellos días: ndad moral e intelectual de imponerse a profesores y alumnos
el~ dirigentes laboriosos, dotados de voluntad y de carácter:
DEL AMBIENTE ESTUDIANTIL Sm embargo, las autoridades, acostumbradas a mirar con indi-
ferencia estos problemas, nunca se han preocupado ni se preo-
"La juventud del Colegio Nacional, con un bello gesto de
cupan de dotar a los establecimientos de enseñanza de buenos
reb eldía, acaba de dar un paso hacia adelante con el propósito directores, nunca han tratado de llenar estos puestos con
firme de eliminar a elementos anticuados que obstruyen su camino,
honradez y patriotismo, siempre han tenido en cuenta las
a elementos incapaces de comprender sus inquietudes. En efecto, banderías políticas antes que la verdadera capacidad de las
1, '
hace cierto tiempo que viene sintiendo en carne propia en sus personas.
ansias cada vez más crecientes de aprender, la necesidad de reno-
var los viejos programas, la falta de profesores competentes y un:\ El Colegio Nacional ha tiempo que adolece de ouenos
dirección consciente de sus deberes y obligaciones, etc. El último directores, es así cómo se explica que a pesar de la aparente
conflicto no es sino la resultante de las inquietudes que d e hace discipl~na y dedicación de los alumnos, se hace sentir cada
años viene agitando a los estudiantes, inquietudes que no respon- vez mas los deseos reformistas de los mismos los deseos de
den a otro objetivo que a los deseos que tiene la juventud de subsanar ciertos males que peligran el prestigio 'del colegio. No
tener un horizonte más amplio para el desarrollo de sus facultades basta que la dirección se dedique a hacer cumplir los regla-
intelectuales. A este respecto, se presentaba el problema capital mentos respecto .a la a~istencia y conducta de los alumnos y
de In selección de profesores, problema que jamás llamó In aten- h~cerlos descubnr al pisar las gradas del zaguán, de hacer
ción de las autoridades. Ante esta indiferencia inveterada, la ju- pmta~ las paredes. del. , establecimiento, sino también hay
ventud del Colegio Nacional, cansada ya de soportar a profesores neces1dad que la d1recc10n tenga en vista el funcionamiento
que tienen la desvergüenza de asistir a clase sin preparar su lec- interno de las clases y la laboriosidad y dedicación de los pro-
ción, sin tomarse In molestia de estudiar, a profesores inmorales fesores en el desempeño de la enseñanza. La dirección del
y groseros con quienes en vez de aprender se pierde lastimosa- Cole9io. Nacional nunca se ha preocupado ni se preocupa de
mente el tiempo, se irguió con energía reclamando el reparo d e este ult!mo p~oble~a, nunca se ha dignado ni se digna fiscalizar
esta deficiencia. Ese movimiento, que motivó el último conflicto el funciOnamiento mterno de las clases, ni la enseñanza de los
estudiantil, no es sino el comienzo de la serie · de levantamientos profesores; es así cómo se explica la permanencia en sus cáte-
y protestas que tendrán que sucederse hasta que el mal se corte dras de ciertos profesores cuyas clases no tienen calificativo
radicalmente de raíz." P?s~ble por la falt~ ab~oluta de formalidad y respeto, ejemplo:
ciei tas clases de h1ston a; la permanencia de ciertos profesores
Es inútil que se quiera intentar sofocar las reb eliones estu- carentes ~e au~oridad, de capacidad intelectual y pedagógica
diantiles con estúpidas amenazas, aplicando penas disciplinarias, para ensenar, e¡emplos algunas clases de idiomas, etc . . .
1926. LA REFORMA 71
RUPERTO D. RESQUIN
70

Ignorando en esta forma la dirección lo que s~cede . ~n el del presidente coronel Rafael Franco borró la infamia con el
propio establecimiento a su cargo, desconoce al m1smo tiempo siguiente Decreto-Ley:
el verdadero valor de profesores y alumnos, de aqtú los conti- "Artículo 19 - Quedan cancelados para siempre de los archi-
nuos desaciertos de sus decisiones 2 • Luego, si se quiere evitar vos nacionales, reputándoselos como inexistentes, todos los decretos-
los levantamientos estudiantiles, bastará con dotar a los colégios libelos dictados contra el Mariscal Presidente de la República, don
y universidades de directores y profesores laboriosos y estu- Francisco Solano López, por los primeros gobiernos establecidos
diosos que tengan que satisfacer las ansias cada vez más en la república a raíz de la conclusión de la guerra de 1865.
crecientes de aprender de los estudiantes". "Art. 20 - Declárase Héroe Nacional sin ejemplar al Mariscal
Presidente de la República, don Francisco Solano López, inmolado
2. REIVINDICANDO AL MARTffi DE CERRO CORA en representación del idealismo paraguayo con sus últimos sol-
dados en In batalla de Cerro Corá, el 1Q de marzo de 1870.
Un acontecimiento nacional digno de recordación en aquel "Art. 39 - Eríjase en glorificación de la memoria del Héroe
año de 1926 fue el vigoroso movimiento reivindicatorio de lá Nacional Mariscal Presidente de la República, don Francisco Solano
memoria del Mariscal Francisco Solano López, emprendido por L6pez, un gran monumento conmemorativo sobre la más alta colina
algunas prestigiosas figuras intelectuales: a las ~ncendidas sita a orillas del rio Paraguay a In entrada de la ciudad de la
polémicas sobre revisión histórica. de don Juan E . ~ ~eary - a Asunción."
quien conesponde la gloria máx1ma en este moVImiento- Y (Firmaban el histórico decreto-ley: el Cnel. Rafael Franco,
a los hombres del diario "La Nación", se sumaron otras voces don Guillem1o Tell Bertoni y Jos doctores Juan Stefanich, Germán
desde las páginas de "El Diario": Justo Pastor Benítez, Pablo Soler, Emilio Gnrdell y Pedro Duarte Ortellado).
Max Ynsfrán, Anselmo Jover Peralta, Facundo Recalde, Jorge
Báez, etc.
Era del conocimiento público que sobre el mártir de Cerro
Corá pesaban los términos ignominiosos de una dis?osició.n de
los primeros gobiernos después de la ~uerra de la ;rnple Ahanza
declarándolo "fuera de la ley y para stempre arroJado del suelo
paraguayo". El apasionante tema n:ovil~zó .a to~a la república,
y en todos los colegios, centros uruvers1tanos, cmdades y pue-
blos del interior se discutió profunda, extensa y acaloradamente.
Una impresionante manifestación l,)Opular se presentó un día
del año ·-1926 frente al -Congreso Nacional reunido, reclamando
sin éxito la derogación del bochornoso decreto.
La verdad histórica y la justa reparación se impusieron más
tarde, y en fecha 1Q de marzo de 1936 - sesenta y s~is anive~­
sario de la inmolación del héroe- el gobierno revoluciona~io

(2) El caso del Dr. Rodolfo González, uno de los más brillantes Y ~e­
jores profesores con que contaba el Colegio Nacional, tuvo qu~, de¡ar
su cátedra a raíz de una injusta como desncertacln observac10n de
la direc'Ci6n. · .