Sie sind auf Seite 1von 13

FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIA POLÍTICA

ESCUELA PROFESIONAL DE DERECHO

TEMA: EL COMITE

CURSO: DERECHOS HUMANOS


CICLO: I

DOCENTE TUTOR:

INTEGRANTES

1. Banda Montenegro yovana


2. .............................................
3. ..............................................

TUMBES – PERÚ

2018
CONTENIDO

EL COMITÉ ........................................................................................................................... 4

1.1 Definición y características ...................................................................................... 4

1.2 El Comité en el Código Civil DE 1984 .................................................................... 4

1.3 Constitución de un Comité ....................................................................................... 7

1.4 Contenido del estatuto del comité ............................................................................ 7

1.5 Régimen Del Comité ................................................................................................ 8

1.5.1 La Asamblea General: Atribuciones: ................................................................ 8

1.5.2 Denuncia de Acuerdos: ..................................................................................... 8

1.5.3 Funciones del Consejo Directivo: ..................................................................... 8

1.5.4 Supervisión del Uso de Aportes: ...................................................................... 8

1.6 Patrimonio del comité. Destino del patrimonio en caso de disolución. ................... 9

1.7 Órganos del comité .................................................................................................. 9

1.8 Disolución y Liquidación del Comité .................................................................... 12

1.8.1 Disolución Judicial del Comité: ...................................................................... 12

1.8.2 Destino del Haber Neto Post-Liquidación: ..................................................... 12

Bibliografía ........................................................................................................................... 13

2
INTRODUCCIÓN

“El comité es una persona jurídica no lucrativa en la cual sus integrantes principalmente,
mediante actividades de recaudación pública se organizan con fines altruistas (En
beneficio de terceros), egoístas (en beneficio solo de sus integrantes) o mixtos”
(Espinoza, 2006, p. 909). Artículo 111º. Definición El comité es la organización de
personas naturales o jurídicas, o de ambas, dedicada a la recaudación pública de aportes
destinados a una finalidad altruista.

El acto constitutivo y el estatuto del comité pueden constar, para su inscripción en el


registro, en documento privado con legalización notarial de las firmas de los fundadores.
El comité es una de las novedades que trajo el Código al ser promulgado. La ley de 1936 no lo
contemplaba como una de las personas jurídicas del derecho civil.

El legislador se inspiró en el Codice civile italiano de 1942 para introducir esta figura;
sin embargo, le dio un alcance distinto dado que en Italia el comité no es una persona
jurídica sino un ente no personificado (Espinoza, 1996)

Asimismo el Artículo 121.- Disolución y liquidación del comité

Cumplida la finalidad propuesta, o si ella no se ha podido alcanzar, el consejo directivo


procede a la disolución y liquidación del comité, presentando al Ministerio Público copia
de los estados finales de cuentas.

En el art. 111 solo se refiere a la “recaudación pública” sin embargo de la lectura de los
artículos 119 y 121 se desprende que las funciones del comité no solo se agotan en la
recaudación de fondos para el cumplimiento de un fin altruista, sino que también
comprende la facultad de ejecutar dicha finalidad.

Artículo 119.- Supervisión de aportes por el Ministerio Público. El Ministerio Público


vigila, de oficio o a instancia de parte, que los aportes recaudados por el comité se
conserven y se destinen a la finalidad propuesta y, llegado el caso, puede solicitar la
rendición de cuentas, sin perjuicio de la acción civil o penal a que haya lugar.

3
EL COMITÉ

1.1 Definición y características

Se entiende por éste como una organización de personas naturales o jurídicas dedicada a
la recaudación pública de aportes, destinados a una finalidad altruista.

Según (Fernández Sessarego), El comité es una organización de personas que a título de


promotores de una determinada iniciativa altruista se dirige al público solicitando
donaciones, aportes recaudados a la consecución de los fines expresados. La creación
del comité proviene de los códigos civiles de Italia y Portugal. (pág. 267)

1.2 El Comité en el Código Civil DE 1984

Debemos destacar en primer lugar que el comité es regulado a partir del Código Civil
vigente, en el código abrogado tan sólo se refería a los términos asociación y fundación.
El comité se presenta así como se mencionó como un grupo de personas que a título de
promotores de una determinada iniciativa altruista, se dirigen al público solicitando
donaciones, aportes de bienes, realizando fiestas u otras actividades con el declarado
propósito de dedicar los aportes recaudados a la consecución de los fines mencionados.

El comité se presenta como una experiencia jurídica de naturaleza especial, que no


obstante de contener notas semejantes a las de la asociación y fundación no se confunde
con ninguna de ellas. De este modo es que se presentan relaciones jurídicas, entre el
comité con la asociación y la fundación.

En el comité participan activamente los promotores, otorgantes, los beneficiarios y los


terceros quienes adquieren derechos y obligaciones en el cumplimiento de la finalidad
propuesta por el comité.

4
El Código de 1984 concibe de una manera más amplia al comité, sobre todo porque le
acuerda la posibilidad de adquirir personalidad jurídica. Es más, prevé un régimen
especial para los comités no inscritos.

El comité tiene características muy bien definidas. Es, en primer lugar,


una organización de temperamento asociativo, al igual que la asociación. En esa
medida, su constitución exige la presencia de cuando menos dos personas, entre las que
se crea, al igual que entre ellas y el comité, un vínculo de “necesidad”. Es, en este
aspecto, tan similar a la asociación que en los países que no tienen un tratamiento
especial se denomina a los comités como asociaciones de hecho o asociaciones
temporales.

Sus miembros también realizan actividades en común, pareciéndose, nuevamente, a la


asociación. No obstante, la participación excede ampliamente la actuación de quienes
hacen parte de él, pues el fondo de aportes que se forma es producto de la solidaridad
comunitaria, gracias a las contribuciones del público en la colecta que se lleva a cabo.

También se asemeja a la asociación (y se distingue, por ende, de la fundación) por ser


una organización abierta a la afiliación. Cualquier persona puede integrarse a ella
siempre que cumplan con las previsiones estatutarias para la admisión de nuevos
miembros.

El comité se distingue de las demás personas jurídicas por su existencia


efímera. Después de la recaudación de fondos del público y de aplicar los recursos
captados a un fin altruista, se disuelve. Se organiza para una colecta pública y nada más.

Por ello, para facilitar el recurso a este expediente, el legislador ha sido flexible en
su forma de constitución, pues puede ser creado por medio de un documento privado
con la firma legalizada por notario, que es suficiente para su inscripción en el registro.
Nada impide que sus fundadores opten por instrumentar el acto en escritura pública; sin
embargo, ello desvirtúa la concesión de la ley.

5
Los objetivos del comité son caracterizados como fines altruistas. ¿Cómo se
diferencian los fines de un comité con los de una fundación, que son de interés social?
Intentemos una respuesta.

Digamos, en principio, que todo fin altruista es de interés social, pero no siempre los
fines de interés social son altruistas.

El altruismo del propósito se revela a través de acciones de corte humanitario,


filantrópico. El comité es una muestra del interés de quienes se juntan con el objeto de
hacer participar a los demás, al público, en un fondo de aportes, en tómbolas, rifas, etc.,
que servirán para paliar alguna situación ajena que espera una demostración de
solidaridad, muchas veces con relativa urgencia. Por lo general, quienes se encuentran
atravesando determinadas circunstancias derivadas de su escasez de recursos, de un
sismo o hecho fortuito, no se encuentran en aptitud ni espiritual ni económica de
emprender, por sí mismos, la tarea de organizarse y solicitar ayuda a la colectividad.
Inclusive el pedido formulado por los propios afectados suele ser visto, egoístamente,
con desconfianza. Es, entonces, cuando surge la acción solidaria de los demás, de
quienes están dispuesto a entregar su esfuerzo y tiempo para apelar a la cooperación
ciudadana (Fernández Sessarego, pág. 202)

Una fundación que, por ejemplo, se constituye para la investigación de las bondades de
una especie vegetal y su posible aplicación a terapias curativas tiene un fin abiertamente
social, más no filantrópico.

Dadas estas características, es claro que el comité persigue fines en bien de


terceros, que no son ni en favor de sus instituyentes y miembros, ni de aquéllos que lo
administran, diferenciándose así de la asociación y asemejándose a la fundación
(Fernández Sessarego, pág. 203 y 204)

6
1.3 Constitución de un Comité

Sabemos que el comité supone la reunión de un grupo de personas que deciden


promover una acción altruista, en beneficio de terceros o de una obra al servicio de la
colectividad, así es posible constituir comités dedicados a prestar su colaboración para la
realización de obras públicas, monumentos, homenajes, exposiciones, etc. Los
promotores del comité devienen administradores de los bienes producto de la
recaudación.

El acto constitutivo y el estatuto deben contar por escrito e inscribirse en el registro


respectivo. Con el propósito de facilitar la adquisición la correspondiente categoría
formal propia de la persona jurídica, no se ha prescrito que el respectivo instrumento de
constitución tenga forma de escritura pública. Basta al efecto un documento privado con
legalización notarial de las formas de las personas que constituyen el comité, así como lo
señala el segundo apartado del artículo 111 del Código Civil.

1.4 Contenido del estatuto del comité

El Estatuto del Comité debe expresar.


1. La denominación, duración y domicilio.
2. La finalidad altruista propuesta.
3. El régimen administrativo.
4. La constitución y funcionamiento de la asamblea general y el consejo directivo
así como de cualquier otro órgano administrativo.
5. La designación del funcionario que ha de tener la representación legal del
comité.
6. Los demás pactos y condiciones que se establezcan.

7
1.5 Régimen Del Comité

1.5.1 La Asamblea General: Atribuciones:

La asamblea designa a los miembros del consejo directivo y adopta cualquier


decisión que no sea competencia de otros órganos, esto conforme con el artículo
115 del Código Civil.

1.5.2 Denuncia de Acuerdos:

Los acuerdos pueden ser materia de impugnación por medio de una denuncia, la
cual es presentada ante el Ministerio Público por algún integrante del comité.
Esto ocurre siempre que los acuerdos violen la ley o el estatuto, esto en
conformidad con el artículo 177 del Código Civil.

1.5.3 Funciones del Consejo Directivo:

Es el órgano de gestión y lo preside en los casos previstos y debe ser convocado


por quien de los miembros del Consejo Directivo o también a solicitud de todos
los miembros del comité.
Los integrantes del consejo directivo, según el artículo 118 del Código Civil, son
solidariamente responsables por la conservación y debida aplicación de los
aportes recaudados al fin altruista.

1.5.4 Supervisión del Uso de Aportes:

El uso de los aportes debe ser supervisado por el Ministerio Público, de oficio o a
instancia de parte, pudiendo solicitar la rendición de cuentas sin perjuicio de la
acción civil o de la acción penal, conforme al artículo 119 del Código Civil.

8
1.6 Patrimonio del comité. Destino del patrimonio en caso de disolución.
Al comité no le importa tanto tener un patrimonio propio formado por los instituyentes
(promotores) y miembros del mismo, cuanto recaudar dinero u otros bienes del público.

En verdad, su patrimonio proviene del público y se destina a un fin altruista, aspecto que
lo diferencia de la asociación por cuanto en ésta es formado en base a los aportes de sus
integrantes y es aplicado a satisfacer fines de ellos mismos (Fernández Sessarego, pág.
106 y 107)

En principio, una vez captada la recaudación prevista y planificada por el comité y


aplicados los fondos obtenidos a la finalidad motivadora, éste debe disolverse por
acuerdo de los miembros de la persona jurídica. Se entiende que los recursos resultantes
de la colecta, rifa, tómbola, etc., son enteramente destinados a los objetivos
promocionados. Ocurrido ello, ha de exinguirse el comité haciendo de conocimiento del
Ministerio Público las cuentas finales y balances.

No obstante, puede ocurrir que, después de haber pagado las deudas sociales y aplicado
los recursos entregados por los erogantes, de la liquidación realizada resulte un
remanente. En estos raros casos, y en la medida que el Ministerio Público no objete los
balances, el haber neto se adjudica a los erogantes, es decir, se distribuye entre quienes
contribuyeron a la formación del fondo de fin altruista. Dado que ello no es usualmente
posible, el art. 122 del Código civil establece que dicho haber neto resultante de la
liquidación ha de ser entregado a la Beneficencia del lugar en el cual tuvo su sede el
comité. La misma solución ha de aplicarse si el comité se disuelve y liquida por no
poder satisfacer sus propósitos, según se desprende del art. 121 del mencionado Código.

1.7 Órganos del comité


El comité presenta algunos rasgos similares con la estructura orgánica de la asociación,
en cuanto cuenta con una asamblea y un Consejo Directivo.

9
El Código se ha cuidado en no señalar que se trata de una asamblea de “asociados”. Pese
a ello se trata del órgano máximo del comité que está integrado por los promotores y por
quienes se integren con posterioridad.

La asamblea del comité no goza de las mismas libertades de las que puede gozar la
asamblea de una asociación. La limitación más importante que colorea y condiciona sus
decisiones es que sus integrantes no tienen, en conjunto, la capacidad para transformar al
comité con el objeto que persiga otros fines diversos a los propuestos (una vez realizada
la colecta o la obra prevista), dado que los erogantes o contribuyentes han destinado
parte de su patrimonio al comité, salvo que sea imposible que se pueda alcanzar el
objetivo. Y es que, como bien ha sido señalado, el comité, a través de sus
administradores, se convierte en una suerte de gestor de los fondos recibidos del público
para su aplicación al fin anunciado (Fernández Sessarego, pág. 107) De modo que
aunque esta obligación recaiga fundamentalmente en los administradores, ello impide a
la asamblea tomar decisiones que alteren el sentido de su creación.

En la acertada concepción originaria del Código civil, de la lectura del art. 121 se
desprendía que la asamblea general del comité carecía de la facultad de aprobar las
cuentas y balance por la labor realizada por los administradores (Fernández Sessarego,
pág. 211) Para ello, debían, según dicha norma rendir cuentas judicialmente. Era
evidente que se requería de la intervención de un tercero (distinto a los promotores y
gestores del comité, así como de los beneficiarios) que se encargase de velar por la
exacta y fiel asignación de los recursos a los fines publicitados. Con conocimiento del
Ministerio Público.

Cuando se promulgó el nuevo Código Procesal civil, esta norma introdujo cambios
sustanciales en el Código civil, bajo el insostenible argumento de que sólo modificaría
normas de orden procesal contenidas por este último.

A riesgo de ser considerada una posición intolerante, y exceptuando las reformas de las
normas procesales indebidamente recogidas por el Código civil, debo confesar que

10
quienes convinieron en plantear la modificación del art. 121 desconocían abiertamente la
esencia del comité y la realidad de las cosas.

El nuevo texto del art. 121 eliminó la rendición judicial de las cuentas e introdujo
implícitamente la facultad de la asamblea del comité para aprobar sus resultados. El
único paliativo a esta inaceptable solución fue conceder (también implícitamente, en una
serie de errores evidentes de técnica legislativa) al Ministerio Público la posibilidad de
aprobar, con su silencio, las cuentas del comité y, en caso contrario, solicitar la
desaprobación judicial de aquéllas, tal como fluye del también reformado (por obra del
Código Procesal civil) art. 122 del Código civil.

Entre los hombres de derecho sabemos, por duro que parezca, que la intervención del
Ministerio Público en estos menesteres es mínima, por no decir nula. De modo que
esperar la posible acción del Ministerio Público para solicitar la desaprobación judicial
de las cuentas del comité se ha convertido en una vana seguridad. El silencio de este ente
después de treinta días de que el comité le hubiere presentado las cuentas se convertirá
en una aprobación inatacable.

A ello se debe añadir que, como luego veremos, en los hechos la mayoría de los comités
que se conocen públicamente son comités no inscritos, respecto de los cuales no se sabe
de acción alguna del Ministerio Público.

Es interesante anotar que la asamblea de los miembros del comité no tiene funciones
contraloras que agoten la fiscalización que se debe poner en torno a la gestión del
consejo directivo del mismo. El control corresponde, más bien, al Ministerio Público. Al
menos en la buena intención del legislador (art. 119).

Pasando a otro tema, debemos señalar que el comité es administrado por un Consejo
Directivo que, al igual que el de la asociación, tiene funciones de gestión y de
representación.

11
Pero, debido a que los administradores se encargan de la recaudación de aportes de los
erogantes y éstos son aplicados en favor de terceros, el legislador ha considerado que los
gestores responden solidariamente de la conservación y aplicación de los fondos
recaudados, estableciendo una excepción a lo dispuesto por el art. 78 del Código civil
(Fernández Sessarego, pág. 2012 y 2013).

Su responsabilidad, por ende, es mucho más severa que en el caso de la asociación,


dados los fines perseguidos por el comité.

1.8 Disolución y Liquidación del Comité

Es facultad del Consejo Directivo, la aplicación de estas dos acciones, se haya cumplido
o no la finalidad altruista. El Consejo Directivo debe presentar copia de los estados
finales de cuentas al Ministerio Público, de acuerdo con el Artículo 121 del Código
Civil.

1.8.1 Disolución Judicial del Comité:


El Comité se disuelve en caso que realice actividades o fines contrarios al orden público
o a las buenas costumbres, de acuerdo con los artículos 120 y 96 del Código Civil.

1.8.2 Destino del Haber Neto Post-Liquidación:

El Consejo Directivo lo adjudica a los erogantes. Si las cuentas no hubieran sido


objetadas por el Ministerio Público, dentro de los 20 días de haber sido presentadas.
Si estas son desaprobadas deberán ser tratadas en un proceso de conocimiento.
Si la adjudicación a erogantes no es posible, el haber se adjudicará a la beneficencia de
ley con conocimiento del Ministerio Público y en general se aplicarán en forma
supletoria los artículos 89 al 98 del Código Civil.

12
Bibliografía

Espinoza, E. J. (1996). “Ensayos sobre teoría general del derecho y los derechos de las
personas”. Lima: Editorial Huallaga.

Fernández Sessarego, C. (s.f.). “Derecho de las personas. Exposición de motivos y


comentarios al Libro Primero del Código civil peruano”.

http://unlugarjuridico.blogspot.com/2012/03/la-asociacion-la-fundacion-y-el-
comite.html

13