Sie sind auf Seite 1von 1

La concepción d lo sensible en el pensamiento estético.

Pensamiento estético: se da en la antigüedad y la edad media. La estética como tal, ed, como una
rama d la filosofía, surge en 1750, con la obra de Baumgarten Aesthetica. La estética para
Baumgarten reúne 3 dominios conexos, q hasta entonces se concebían como autónomos y
separados: lo bello, el arte y el hacer de emballecimiento.

Para el pensamiento estético, la belleza es un signo sensible de un ideal suprasensible. La reflexión


sobre lo bello, se encuentra enmarcada dentro de la metafísica. Y se encuentra dentro de estos
límites justamente porque lo bello es parte de lo real.

Para la consideración del pensamiento clásico tendremos en cuenta lo dicho por Platón, Plotino y
Santo Tomás, en este último caso, haciendo las referencias pertinentes a Aristóteles.

En el pensamiento de Platón, lo sensible, el cuerpo aparece relegado, tiene una connotación


negativa, en relación a la consideración del alma. En el Banquete, en el discurso que da Diotima, lo
corporal es el primer peldaño en la ascensión hacia lo Bello en sí, hacia la ciencia de lo Bello. Si
bien no se ve despreciada del todo, tiene un carácter propedéutico para hacernos ver la belleza de lo
inmaterial, la belleza de lo divino, de lo suprasensible.

En el Hipias, las respuestas que ensaya el sofista siempre se hallan mezcladas con lo sensible: la
doncella, el oro, el tener riquezas, y Sócrates procura llevarlo a un plano más universal, pero si
embargo, rescatando todavía lo sensible. Lo adecuado, lo útil, lo provechoso, lo que produce placer
a la vista y al oído. Es de destacar, que siempre se habla de lo bello, como algo que se encuentra
fuera del hombre.

En plotino, en cambio, al hacer la purificación, y llevar a cabo la lucha para la ocntemplación de lo


bello, se dice que una vez que el alma se haya convertido en bella, podrá ver lo bello. Entonces, hay
una referencia a la propia alma, para la contemplación. Y en él, lo sensible queda del todo relegado
al tratar de desharse de lo sensible y poder ll