Sie sind auf Seite 1von 18

Tribunal Aduanero Nacional

Expediente N° 2005-047
Voto N° 162-2005

SENTENCIA N° 97-2005. Tribunal Aduanero Nacional. San José a las once


horas con treinta minutos del día treinta de marzo de dos mil cinco.

Conoce este Tribunal sobre el recurso de apelación presentado por el agente


de aduanas xxxxxxxxxxxx, en su condición de agente de aduanas de la
Agencia Aduanal xxxxxxxxxxx S. A, en representación de su cliente
xxxxxxxxxx S. A., en contra del ajuste en la determinación de la declaración
aduanera número 000000 del xxxxxxxx de 2004 de la Aduana Central.

RESULTANDO

I.- Que el señor xxxxxxxxxxxxxxxx, en su condición de agente de Aduanas código


No.000 de la Agencia de xxxxxxxx S.A., presentó mediante escrito R-6011-04
recibido el 29 de diciembre de 2004, recursos de reconsideración y apelación ante
el Tribunal Aduanero Nacional contra el Acto de determinación de la declaración
aduanera No. 00000 del xxxxxxxx del 2004 de la aduana Central, determinado la
citada aduana que la posición correcta es la 8703.22.90.31, en aplicación de la
Regla General 3 b), generándose en consecuencia un ajuste por la suma de ¢
3.120.660.91 ( Ver folios del 1 al 15 y declaración adjunta).

II.- Que a través de resolución número RES-AC-UL-051-2005 del 18 de enero de


dos mil cinco, la Aduana Central resuelve rechazar el recurso de reconsideración
interpuesto por el señor xxxxxxxxxxxxxxxxxxxx, Código xxxxxxxx, de la agencia
xxxxxxxx, en representación del importador xxxxxxxx S. A, contra la reclasificación
arancelaria efectuada en la declaración N° 0000 del xxxxxxxx de 2004 de la
Aduana Central, manteniendo la clasificación arancelaria determinada por la
aduana Central, en la posición arancelaria 8703.22.90.31, rechazando el incidente
de nulidad y la solicitud de suspensión de la ejecución del adeudo tributario,
además emplazó al administrado para su apersonamiento ante este Tribunal.
Dicha resolución fue notificada el 31 de enero de 2005. (Ver folios 26 al 40)
1
Tribunal Aduanero Nacional
Expediente N° 2005-047
Voto N° 162-2005

II.- Que a través del oficio AC-UL-082-2005 de fecha 31 de enero de 2005, la


Gerencia de la Aduana Central remite el expediente administrativo número 865-
2004 que consta de 40 folios y la declaración 000000 del xxxxxxxx de 2004 de la
Aduana Central y sus documentos Adjuntos. (Folio 41)

IV.- Con escrito No. 6113-05 recibido 9 de febrero de 2005, el señor


xxxxxxxxxxxxxxxxx, en su condición de agente de aduanas código No. xxxx de la
agencia de Aduanas xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx S.A. se apersona ante el Tribunal
Aduanero Nacional a reiterar y ampliar los alegatos, aduciendo básicamente lo
siguiente: (Ver folios 42 a 70)

 “Que mediante CTV 8789 con fecha de recibido 05/03/2004, se solicitó al


Departamento de Verificación de la Dirección General de Aduanas, criterio
de clasificación de un vehículo de pasajeros marca Toyota Prius año 2004.
 Que mediante criterio técnico número DV-430-2004 de fecha 23/07/2004,
emitido por el Departamento Verificación Técnica, se determinó la correcta
clasificación arancelaria 8703.90.00.20, de conformidad con la Ley 7346,
decreto 27740-MEIC-H para el vehículo eléctrico para el transporte de
personas (PRIUS)”.
 Señala que de manera infundada la Administración pretende hacer un
cambio de partida arancelaria careciendo de base legal, de fundamento
técnico y de uniformidad la aplicación de los “Criterios Técnicos” emitidos
por la propia Administración, ya que argumentan que la clasificación de la
mercancías se realizó con base en un criterio solicitado con anterioridad al
desalmacenaje, transgrediéndose los principios y regulaciones del debido
proceso administrativo y dejando al administrado en una inminente estado
de indefensión.
 Indica que en ningún momento dudan o refutan las facultades que tiene la
Administración para revisar lo elementos que conforman la correcta
2
Tribunal Aduanero Nacional
Expediente N° 2005-047
Voto N° 162-2005

obligación tributaria aduanera, pero que en este caso en particular, su


declaración se basó en un Criterio Técnico emitido por el Departamento de
Verificación de la Dirección General de Aduanas, mismo que la
Administración hizo caso omiso, ignorando y negándole su valor probatorio.
 Menciona que el Departamento de Verificación Técnica de la Dirección
General de Aduanas es el órgano rector y emisor de los criterios
vinculantes a todas las entidades administrativas aduaneras.
 Agrega que no se le previno para que presentara el documento original del
Criterio Técnico emitido por el Departamento de Verificación Técnica de la
Dirección General de Aduanas.
 En cuanto a lo relacionado con la clasificación, señala que en la
declaración Nª xxxxxxxx del xxxxx/2004 el vehículo debe ser clasificado
correctamente en la partida arancelaria 8703.90.00.20.
 Indica que el Manual del conductor es claro en la descripción del Sistema
híbrido que utiliza Toyota Prius, misma que se extiende desde la página 12
hasta la 22 donde se establece una explicación lógica y ordenada de su
funcionamiento.
 Menciona que el sistema utilizado por el vehículo Prius presentado a
despacho, usa la energía de la batería, la producida por el motor de
gasolina o ambas para mejorar la administración de la energía , todo para
ayudar al motor eléctrico, no al de gasolina y es lo que le da el concepto de
vehículo híbrido.
 Señala que no es correcto lo señalado por el funcionario responsable de la
verificación, quién indica “Durante la conducción normal, el vehículo
funciona principalmente en gasolina (ver Pág.17 del manual del
propietario)” solicitando en el escrito 1/R 6030-04 prórroga para presentar
prueba emitida en el extranjero.(folio10)
 Agrega que la transmisión híbrida del PRIUS es un sistema conocido
como CVT (Constant Velocity Transmisión) (Transmisión de velocidad

3
Tribunal Aduanero Nacional
Expediente N° 2005-047
Voto N° 162-2005

constante) lo que quiere decir que cuando el vehículo está en movimiento,


los cambios de una marcha a otra no se sienten o son imperceptibles.
 Indica que el vehículo tiene un motor de gasolina de 1497 cm3 de 4
cilindros en línea, 4 tiempos.
 También señala que el motor de gasolina opera bajo el ciclo de combustión
Atkinson (ciclo de cuatro tiempos de explosión, que difiere del tradicional
ciclo de Otto en la cinemática de la transmisión del movimiento desde el
pistón al eje de salida, posibilitando que la carrera de admisión sea más
corta que la de explosión o trabajo, con lo que se obtiene mayor
rendimiento, pero menor potencia). Indica que el ciclo Atkinson puede
permitir la realización del ciclo de cuatro tiempos para cada vuelta del giro
cigüeñal (no el Otto), el cual es muy adecuado para la generación de
plantas eléctricas y además muy eficiente en consumo de combustible,
pero no podría mover el vehículo por si solo.
 Agrega que la Aduana Central manifiesta que el vehículo Prius no
corresponde a un vehículo automóvil para el transporte de personas con
planta de generación eléctrica, sino un vehículo híbrido que se puede
desplazar por medio de la electricidad o por medio de gasolina (motor
émbolo) cuyo carácter esencial es el último. Indica que ese criterio refuerza
la descripción de la funcionalidad del vehículo, ya que se habla de un
sistema híbrido compuesto por tres elementos claves, el motor de gasolina
o de combustión, el motor eléctrico y por último el generador, que es el que
se encarga de distribuir la energía generada por el motor de gasolina.
 Indica que la Aduana Central manifiesta parcialmente lo que se señala en el
Manual del Conductor, ya que en la página 12 y 13 de dicho documento, se
puede captar claramente que el vehículo Prius no deja de lado su carácter
esencial, como lo es el motor híbrido, agregando que este tipo de vehículos
tiene ambas opciones o tipo de manejo, quedando a decisión del dueño,
cual de ellas aplica para la conducción, además de tener claro las
condiciones del trayecto de manejo (pendientes, rectas). Agrega que al ser
4
Tribunal Aduanero Nacional
Expediente N° 2005-047
Voto N° 162-2005

un vehículo híbrido, su función principal como tal es la de crear la energía


suficiente para el movimiento y funcionamiento del mismo, por lo que en
circunstancias de exigencia mucho mayores al de una recta en un
residencial, entra a funcionar el motor de gasolina, por que el mismo
alimentará de energía la planta generadora y por lo tanto podrá dar más
potencia al sistema híbrido.
 Concluye entre otros aspectos que el funcionamiento que el sistema “EV” a
diferencia de lo que considera la Aduana, no es el fundamento para darle
carácter esencial, sino una opción de conducción del vehículo híbrido, lo
cual no fundamenta ni le otorga el carácter esencial al Toyota Prius.
 Para una mejor comprensión del funcionamiento del vehículo, indica que el
Prius utiliza un sistema denominado en inglés como “ Hyrid Synergy Drive”,
que se traduce como “Sistema Híbrido de Sinergia” y que en todos sus
extremos es aplicado al funcionamiento del vehículo Toyota Prius, dado que
cuenta con elementos de distinta naturaleza (eléctrico y una planta
generadora compuesta por un motor de combustión o chispa y un
generador eléctrico) entrelazados entre sí, que conforman un sistema de
producción de energía, la cual da movimiento y funcionalidad del vehículo.
 Señala que el análisis que realiza la Aduana Central, estableciendo que el
carácter esencial del vehículo, es el motor de gasolina, es falso, indicando
que la energía para el funcionamiento del vehículo es proporcionado por un
sistema híbrido conformado por el motor de gasolina y el generador
eléctrico, junto con un motor eléctrico que funciona como un todo y que
pertenece al grupo de los electrógeno, en los que se combinan un
generador eléctrico (planta generadora más motor eléctrico) y una
máquina motriz que no sea un motor eléctrico (turbina hidráulica, turbina de
vapor, rueda eolia, máquina de vapor, motor de encendido de chispa, motor
diesel, etc.).
 Detalla que el diccionario establece para el concepto de híbrido se trata de
un motor de émbolo de encendido de chispa, un generador y un motor
5
Tribunal Aduanero Nacional
Expediente N° 2005-047
Voto N° 162-2005

eléctrico unido por cables y órganos de transmisión, lo cual desvirtúa en su


totalidad que el carácter esencial del vehículo Toyota Prius se lo da el motor
de embolo encendido por chispa (motor de gasolina) como lo indica la
Aduana, ya que el grupo electrógeno (motor de gasolina, generador y motor
eléctrico) cuya función es producir electricidad para mover el vehículo, o
sea la funcionalidad del vehículo se da por medio de la energía eléctrica,
que produce el grupo electrógeno (partida 8502)
 Resalta que la clasificación arancelaria 8703.90.00.20 indica vehículos
movidos por energía eléctrica, que es el caso en discusión y no vehículos
con motor eléctrico. Agrega que lo antes indicado, da a entender que el
vehículo puede estar diseñado con distintos motores, pero que la
capacidad de movimiento se la otorga la energía eléctrica, razón por la que
tendría que clasificarse en esa partida.
 Continúa agregando que en la reclasificación y en la resolución recurrida el
carácter esencial determinado está mal fundamentado y bajo el supuesto
que la Administración no pudo establecer el carácter esencial de la
mercancía entre las dos partidas arancelarias (8703.22.90.31) y la
8703.90.0020) se debió aplicar la Regla General de Clasificación 3-C por lo
que la mercancía en conclusión debe clasificarse en la partida arancelaria
8703.90.00.20.
 A manera de conclusión expresa que la posición de la Aduana es arbitraria
y afecta directamente los intereses de su representado, ya que obstaculiza
el libre comercio de las mercancías y al presentarse contradicción en el
criterio técnico del Departamento de Verificación y el aforador, se genera
una clara violación del principio de certeza y seguridad jurídica que deben
de regir todos los procedimientos.
 Indica que la descripción de la mercancía concuerda con el Criterio
Técnico DV-430-2004 aportado, por lo que la actuación de la administración
carece de base legal y fundamento técnico y jurídico.

6
Tribunal Aduanero Nacional
Expediente N° 2005-047
Voto N° 162-2005

 Resume sus alegatos indicando que la Administración Aduanera incurre en


un auténtico error al no analizar la prueba aportada por la parte en forma
unitaria, ni aplicar las leyes de la sana crítica en su apreciación, al excluir
implícitamente parte de la información y pruebas aportadas el valor que
ellas ostenta y denegándole cuantitativamente y cualitativamente el criterio
técnico experto que debe reflejar., además que se han transgredido
principios y regulaciones a la aplicación del derecho y su interpretación, así
como la lesión al derecho de defensa.

Con fundamento en lo anterior, solicita se acoja el recurso interpuesto, que se


mantenga la clasificación arancelaria declarada por la Agencia de Aduanas, se
solicite la copia certificada o el original de la solicitud de Criterio Técnico Nª DV-
430-2004 con fecha de ingreso 08/03/2004 y fecha de salida 23/07/2004 y se
devuelva la garantía número xxxxxxxx de fecha xxxxxxxx /2004 del BAC San
José.

V.- Que en virtud de la incapacidad por enfermedad del Lic Carlos Morúa Rímolo
se integra el Lic Noel Carboni Garro como miembro especialista suplente de este
Tribunal, de conformidad con el Acuerdo Nª 026-H del 08 de marzo del presente
año, suscrito por el señor Federico Carrillo Zürcher en su condición de Ministro de
Hacienda, cuya copia consta en el expediente. (Folio 72)

VI.- En las presentes diligencias se han observado las prescripciones legales en la


tramitación del recurso de apelación.

Redacta la Licenciada Elizabeth Barrantes Coto; y,

CONSIDERANDO

7
Tribunal Aduanero Nacional
Expediente N° 2005-047
Voto N° 162-2005

I- Objeto del Litigio: El presente asunto trata sobre una reclasificación


realizada por la Aduana Central, en la línea 1 de la declaración aduanera
0000000 del xxxxxxxx de 2004, modificando la clasificación arancelaria
declarada de 8703.90.00.20 a la posición arancelaria 8703.22.90.31,
generándose una diferencia en la obligación tributaria de ¢ 3.081,740,39
respecto al impuesto de ventas y el impuesto selectivo de consumo.

II- Sobre la Admisibilidad del Recurso de Apelación ante este Tribunal: En


forma previa revisa este órgano el aspecto de admisibilidad del recurso de
apelación interpuesto conforme la Ley General de Aduanas No. 7557, es
decir, para determinar si en la especie se cumplen los presupuestos
procesales, que son necesarios para constituir un procedimiento válido. En
tal sentido dispone la ley que contra la resolución dictada por la Aduana,
cabe recurso de apelación para ante este Tribunal, el cual debe presentarse
dentro de los tres días siguientes a la notificación del acto impugnado. Es
decir, que el recurso debe ser presentado en tiempo, así tenemos que en
este caso el ajuste a la clasificación arancelaria de la declaración aduanera
xxxxxxxx del xxxxxxxx de 2004, para todo efecto legal, fue notificada al
interesado el 17 de diciembre de 2004 (ver original de la declaración
adjunta al expediente) y el recurso de apelación contra el acto de
reclasificación fue interpuesto el 29 de octubre de 2004 (folio 01 al 14),
dentro del plazo legalmente establecido. Además debe ser presentado en
forma, o sea, cumpliendo con los presupuestos procesales, entre ellos, los
relativos a la capacidad procesal de las partes que intervienen en el
procedimiento, lo cual no genera problemas en el presente caso, toda vez
que consta en expediente la acreditación de quien recurre señor xxxxxx
xxxxxx, en su condición de Agente de Aduanas código xxxx de la Agencia
de xxxxxxxxxxx S.A. (Ver folio 71). Cumpliéndose en el presente asunto
con los requisitos de admisibilidad.

8
Tribunal Aduanero Nacional
Expediente N° 2005-047
Voto N° 162-2005

III- Sobre la Aplicación de Dictámenes Técnicos: Procede este Tribunal a


revisar la actuación administrativa, determinado si en la especie se ha
violentado los principios procesales que todo acto administrativo en
aplicación del principio de legalidad y del derecho del administrado al
debido proceso, debiendo pronunciarse al respecto sobre la existencia o no
de nulidades del acto administrativo.

Señala el recurrente que de manera infundada la Administración transgredió


los principios y regulaciones del debido proceso administrativo, dejando al
administrado en un inminente estado de indefensión, ya que con el fin de
determinar la correcta clasificación arancelaria y pago de los tributos, se
solicitó criterio técnico al Departamento de Verificación de la División de
Normas y Procedimientos de la Dirección General de Aduanas, mismo al
que la Administración hizo caso omiso, negándolo el valor probatorio que
merece y su carácter de vinculante.

Así, vista la discrepancia de criterio en expediente sobre la clasificación de


la mercancía, este Tribunal hace notar que si bien la clasificación de la
mercancía se basó en el criterio técnico número DV-430-2004 de fecha
23/07/2004, emitido por el Departamento de Verificación de la División de
Norma y Procedimientos y que es considerado por el apelante como
vinculante, no comparte este Tribunal dicho criterio por las razones
siguientes:

En primer término advierte este Tribunal que dicho criterio no puede ser
considerado como un dictamen vinculante, ya que para que un dictamen
revista ese carácter debe ser dictado el Director General de Aduanas de
acuerdo con el artículo 85 de la Ley General de Aduanas y el artículo 255
de su Reglamento, que indica este último cuerpo normativo que: “Los
9
Tribunal Aduanero Nacional
Expediente N° 2005-047
Voto N° 162-2005

dictámenes técnicos emitidos por el Director General son vinculantes


para casos idénticos y similares” (el resaltado no es del original). A
contrario sensu, los dictámenes emitidos por otros funcionarios son
facultativos, relacionándolo con lo dispuesto en el artículo 303 de la Ley
General de la Administración Pública, la cual señala que los dictámenes
emitidos por órganos o servidores públicos serán facultativos y no
vinculantes, por consiguiente ni la Aduana ni la Dirección estaban obligadas
a aplicarlo en un caso concreto. Por otro lado debe agregarse, que aún
cuando lo hubiera firmado el Director (que no es el caso), el criterio emitido
no es vinculante para él mismo, porque ello llevaría al absurdo de no poder
revisar sus propios criterios y corregirlos cuando se consideren erróneos o
se incorporen nuevos elementos que hagan variar el criterio técnico emitido,
interpretación que es contraria a las reglas unívocas de la ciencia, de la
técnica, lógica o conveniencia, según dispone el artículo 16 de la Ley
General de la Administración Pública.

Otro aspecto a considerar es que el artículo 85 de la LGA ubicado en el


título VI, Capítulo II denominado “Actuaciones Previas a la Presentación de
la Declaración Aduanera” regula lo relativo a las consultas técnicas y
establece las limitaciones al respecto:

“Consultas técnicas. La persona con interés directo o legítimo podrá


consultar por escrito a la autoridad aduanera sobre la aplicación de
reglamentos técnicos, tarifas vigentes, criterios arancelarios y de valoración
aduanera. La consulta deberá contener el criterio motivado del interesado.
El dictamen de la autoridad aduanera se limitará al caso concreto
consultado. No tiene efecto la consulta realizada sobre la base de datos
inexactos u omisos proporcionados por el interesado.
La presentación de la consulta no interrumpirá los plazos ni la continuación
de los procedimientos aduaneros”.
10
Tribunal Aduanero Nacional
Expediente N° 2005-047
Voto N° 162-2005

Analizando el citado artículo, la consulta técnica debe cumplir con aspectos


de formalidad, objeto y efecto, mismos que en el caso en discusión fueron
cumplidos, sin embargo, no debe confundirse con la razón de ser de los
dictámenes técnicos emitidos por el Director General de Aduanas, a los que
la normativa en forma expresa según establece el artículo 255 del
Reglamento a la Ley General de Aduanas, les ha otorgado el carácter
vinculante para casos idénticos o similares, siendo de acatamiento
obligatorio.

Por las razones apuntadas estima que no es de recibo el alegato del


recurrente sobre este aspecto.

III- Sobre el Fondo del Recurso: A efecto de determinar en definitiva la


correcta clasificación arancelaria de la mercancía desalmacenada en
declaración aduanera Nº 000000000 del xxxxxxxx de 2004, se avoca
este Tribunal a analizar las pruebas que constan en expediente:

En la Declaración Aduanera y documentos adjuntos:

Que en la declaración aduanera Nº 0000 del xxxxxxxx de 2004, línea 1, la


Agencia de Aduanas xxxxxxxxx S. A, solicitó el desalmacenaje de “UN
VEHÍCULO ELECTRICO PARA EL TRANSPORTE DE PERSONAS
(UNIDAD 60474 PIEZA 02 COD PRIUS)”, que clasificó en la posición
arancelaria 8703.90.00.20.

Que en la documentación adjunta a la declaración aduanera Nº 00000 del


xxxxxxxx de 2004, consta la solicitud de criterio técnico de fecha de
recibido 17 de junio de 2004, realizada al Departamento de Verificación de

11
Tribunal Aduanero Nacional
Expediente N° 2005-047
Voto N° 162-2005

la División de Normas y Procedimientos de la Dirección General de


Aduanas, en el que el solicitante describe la mercancía como vehículo
eléctrico, marca Toyota Prius para el transporte de personas y en el que
dicho Departamento lo describe como “vehículo automóvil con planta
generación eléctrica, modelo 2004, TOYOTA PRIUS”.

Información aportada

Se aporta al expediente el Manual del Propietario del Toyota Prius, que


tiene como objetivo explicar el funcionamiento del vehículo, en donde se da
una amplia explicación de las funcionalidades del vehículo, misma que se
extiende desde la página 12 a la 22.

Se hace notar que se bien en el escrito número 1/R 6030-04, el recurrente


solicito prórroga para corregir información consignada en el Manual del
conductor (Pág. 17) y presentar prueba emitida por el proveedor, la misma
no es aportada, pese a que en folio 23 consta que la Aduana le dio 10 días
hábiles para que aportara la prueba ofrecida.

Sobre el caso concreto

En el caso concreto, tenemos que se presenta la declaración aduanera, Nº


256574 del 13 de octubre de 2004, que describe en la línea 1 la mercancía
como “UN VEHÍCULO ELECTRICO PARA EL TRANSPORTE DE
PERSONAS (UNIDAD 60474 PIEZA” 102 COD PRIUS en la posición
arancelaria 8703.90.00.20, la que es aceptada por la aduana, para su
trámite de despacho. Por otra parte se tiene que en el momento de la
ejecución del proceso de revisión, resultado del control inmediato, el
funcionario aduanero responsable realiza la reclasificación de la línea 1,
12
Tribunal Aduanero Nacional
Expediente N° 2005-047
Voto N° 162-2005

cambiando la posición arancelaria declarada a la 8703.22.90.31, en


aplicación de la Regla General 3b). Por su parte, el recurrente presenta en
tiempo el recurso en el que señala que se describió y clasificó la mercancía
en la partida 8703.90.00.20 como vehículo eléctrico para el transporte de
personas al amparo del Criterio Técnico número DV-430-2004 con
fecha de salida 23/07/2004, emitido por el Departamento de Verificación
Técnica de la División de Normas y Procedimientos de la Dirección General
de Aduanas. Al respecto este Tribunal hace ver, que el Criterio Técnico
referido por el recurrente, tiene validez únicamente como prueba técnica, no
siendo vinculante por las razones párrafos atrás expuestas.

Respecto al fondo del asunto se hace necesario analizar si es correcto lo


actuado por la Aduana Central al reclasificar la mercancía de referencia,
sobre este aspecto, se debe primero analizar su naturaleza y uso, lo
anterior con el objetivo de determinar la razón de ser, es decir determinar
para que fue concebido el vehículo. Una vez establecida su naturaleza y
uso, debe analizarse el alcance de cada una de las posibles clasificaciones
a que se refiere este caso.

En el presente asunto, analizando la información que detalla el Manual de


Conductor adjunto al expediente, sobre el uso y naturaleza de la mercancía,
se puede determinar que se trata de un vehículo “Toyota Prius para el
transporte de personas que cuenta con un sistema de propulsión formado
por un motor de gasolina de 1,5 litros, 16 válvulas y 72 CV, y de otro
eléctrico que puede desarrollar 45CV alimentado por un conjunto de 38
baterías que suman un total de 284 voltios”. En resumen se trata de un
vehículo híbrido que se puede desplazar utilizando energía que obtiene de
la gasolina o la que se generada por uno de sus motores durante el
funcionamiento (eléctrica), nótese que refuerza esta tesis, lo indicado en las
páginas 12 y 15 del citado manual que al respecto señala: “Dado que el

13
Tribunal Aduanero Nacional
Expediente N° 2005-047
Voto N° 162-2005

motor de gasolina carga la batería siempre que es necesario, no es preciso


cargarla desde el exterior, como ocurre con los vehículos eléctricos”.
“Durante la conducción normal, el vehículo funciona principalmente con
gasolina. No obstante, el motor eléctrico, que utiliza la energía eléctrica
generada por el motor de gasolina, ….”.

Descripción que precisamente en su oportunidad estimó el recurrente que el


proveedor xxxxxxxxxxx S.A. iba a aclarar, prueba ofrecida al presentar el
recurso de reconsideración y apelación y prevenida por la Aduana. Pero
que finalmente no fue aportada al expediente, ni fue desvirtuada por el
recurrente en sus alegatos. Por el contrario al folio 24 señala que por
razones ajenas a su representada y a la agencia “no podrá ser aportada;
por lo que le solicitamos se prescinda de la misma y proceda a la valoración
objetiva de la prueba conforme a derecho”.

Otro elemento a considerar por este Tribunal con el objetivo de ampliar la


descripción de este vehículo, es la información obtenida en la página Web,
citada por el propio recurrente1 (folio 47) en la que se establece:

”Aunque al igual que en la inmensa mayoría de los automóviles toda la


energía que utiliza el Prius es obtenida de la gasolina, ni siquiera su motor
de combustión es convencional. Se trata de un cuatro cilindros y 1,5 litros
de capacidad, fabricado enteramente de aluminio, con 4 válvulas por
cilindro y equipado con el sistema de distribución variable VVT-i de Toyota”.

“… El máximo aprovechamiento de la energía proporcionada por la


gasolina que pueden ofrecer este tipo de motores, en torno al 30%, se
obtiene cuando está funcionando en condiciones cercanas a la plena
carga”.
1
Ver www.km77.com/tecnica/alternativas/hibridos/sumario
14
Tribunal Aduanero Nacional
Expediente N° 2005-047
Voto N° 162-2005

Adicionalmente en dicha página encontramos la ficha técnica del vehículo


Toyota Prius que en lo relacionado con el motor señala:

Combustible gasolina
Potencia máxima CV - kW
72 - 53 / 4500
/ rpm
Par máximo Nm / rpm 115 / 4200
Situación delantero transversal
Número de cilindros 4 en línea --
Material del bloque /
fundición / aleación ligera
culata
Diámetro x carrera (mm) 75 x 84,7
Cilindrada (cm3) 1497
Relación de compresión 13
4 válvulas por cilindro. dos árboles
Distribución
de levas en la culata.
Alimentación Inyección indirecta. --

De esta forma se tiene claramente identificado que la mercancía objeto de


la litis (vehículo eléctrico para el transporte de personas), emplea como
combustible la gasolina.

El otro aspecto que queda por analizar en las dos posibles clasificaciones
arancelarias que se alega en el expediente, por un lado la posición
declarada por la Agencia de Aduanas en la posición arancelaria
8703.90.00.20 cuyo epígrafe de subpartida indica “Movidos por energía
eléctrica” y por otro lado la posición de la Administración 8703.22.90.31
que se describe como “Vehículos nuevos y usados de modelos de hasta
tres años anteriores. N.T. 46”.

Sobre el particular la Nomenclatura Internacional del Sistema Armonizado a


efecto de determinar una única y correcta clasificación arancelaria de las

15
Tribunal Aduanero Nacional
Expediente N° 2005-047
Voto N° 162-2005

mercancías, dispone en la Regla General de Clasificación 3 que cuando


una mercancía pudiera clasificarse, en principio, en dos o más partidas (y
es precisamente lo que se presenta en el caso de estudio), la clasificación
se efectuará con arreglo a lo dispuesto en los tres métodos de clasificación
previstos en esta Regla, a saber: 3a) partida más específica tendrá
prioridad sobre la de alcance genérico, 3b) carácter esencial o 3c) última
partida por orden de numeración , entre las susceptible a tenerse en cuenta.
Estos métodos deben aplicarse en el orden en que figuran en la Regla. Así,
al tener dos partidas posibles para clasificar la mercancía, debe en primer
término analizarse el apartado a) de la Regla 3, la cual estipula que la
partida específica tendrá prioridad sobre la partida de alcance más
genérico y que para el caso concreto no es posible aplicar. Siguiendo el
orden estricto de su aplicación de la regla se debe pasar al análisis de lo
dispuesto en la Regla 3 b) la cual dice textualmente:
“b) los productos mezclados, las manufacturas compuestas de materias
diferentes o constituidas por la unión de artículos diferentes y las
mercancías presentadas en juegos o surtidos acondicionados para su venta
al por menor, cuya clasificación no pueda efectuarse aplicando la Regla 3
a), se clasificarán según la materia o con el artículo que les confiera su
carácter esencial, si fuera posible determinarlo”. (El resaltado no es del
original).

La Regla 3 b) permite la clasificación de ciertas mercancías como si


consistiera solamente de la materia o el artículo que conferiría el carácter
esencial al total. El factor que determina el carácter esencial varía según la
clase de mercancías, puede resultar por ejemplo de:
 La naturaleza de la materia constitutiva o de los artículos que la
componen, del volumen, la cantidad, la calidad, el peso o el valor.
 De la importancia de una de las materias en relación con la
utilización (uso de la mercancía).
16
Tribunal Aduanero Nacional
Expediente N° 2005-047
Voto N° 162-2005

Sobre este aspecto, debe indicarse que el vehículo Toyota Prius que se
presentó a despacho durante la conducción normal funciona principalmente
con gasolina, siendo este el combustible que desencadena la energía para
su movilización.

Por último la Regla 3 c) indica que al no poder determinarse el carácter


esencial, el artículo se clasifica en la última partida por orden de
numeración, entre las susceptibles de tenerse en cuenta. Pero dado que en
el caso se ha establecido su carácter esencial con la Regla 3 b), esta última
regla no le es aplicable.

Según con lo expuesto, tenemos que la mercancía desalmacenada trata de


un vehículo para el transporte de personas cuya energía necesaria para su
funcionamiento se obtiene de la gasolina, aspecto sobre el que le asiste la
razón a la Aduana, al indicar que el carácter esencial lo da el motor de
gasolina y por consiguiente debe aplicarse la Regla 3 b) para resolver su
clasificación y no recurrir a la regla 3c) como alega el recurrente, porque
únicamente se aplica cuando sea inoperante las reglas anteriores (3 a) y
3b) ).

En virtud de lo expuesto anteriormente, estima este Tribunal que se debe


mantener la reclasificación efectuada por la aduana a la línea 1 de la
declaración aduanera Nº 000000 del xxxxxxxx de 2004, para que dichas
mercancías se clasifiquen en el inciso arancelario 8703.22.90.31 con
gravámenes de 0% DAI, 30% del impuesto selectivo de consumo, 1% de la
Ley 6946, 13% del impuesto General sobre las ventas y 25% de ganancia
estimada. En consecuencia lo procedente es declarar sin lugar el recurso y
confirmar la resolución recurrida.

17
Tribunal Aduanero Nacional
Expediente N° 2005-047
Voto N° 162-2005

POR TANTO

Con base en las facultades otorgadas por el artículo 91 del CAUCA, artículo 203,
204, 205 y 208 de la Ley General de Aduanas, este Tribunal por unanimidad
resuelve declarar sin lugar el recurso y se confirma la resolución recurrida. Se da
por agotada la vía administrativa. Se remiten los antecedentes a la oficina de
origen.
Notifíquese…

Loretta Rodríguez Muñoz


Presidente

Lilliana Ureña Solís Noel Carboni Garro

Dick Rafael Reyes Vargas Shirley Contreras Briceño

Alejandra Céspedes Zamora Elizabeth Barrantes Coto

18