Sie sind auf Seite 1von 17

Patologías Tratamiento II

Tendinitis del Supraespinoso


¿Qué es?
Es una inflamación, provocada por movimientos repetitivos y/o roce del tendón del
supraespinoso con la cabeza humeral y el arco acromial, es frecuente en trabajos manuales y
deportistas que generan movimientos repetitivos de la articulación glenuhumeral, otra causa
frecuente es un arco subacromial en gancho lo que provoca un pinzamiento de los tendones
y de la bolsa subacromial que se deslizan debajo de él.
Hallazgos Clínicos
- Dolor que se empeora generalmente en la noche.
- Dolor irradiado en la zona proximal y lateral del brazo.
- Disminución del rango del movimiento.
- Molestias en la musculatura de cuello y columna cervical.
Mecanismo de Lesión
 Factores Biomecánicos y Posturales: Como en esta lesión se genera mucho dolor en
la zona del hombro, se puede deber a una reducción del espacio subacromial o
denominado también impingement articular donde el tendón del supraespinoso se ve
comprometido, pero ¿Por qué se produce?, y es donde tenemos que tener que explorar
la postura y biomecánica escapular viendo si tiene alteración del ritmo escapulo
humeral y también la biomecánica de la articulación del hombro.
 Edad, artrosis y degeneración articular previa: el envejecimiento, la deshidratación,
la perdida de flexibilidad de los tejidos tendinoso y articulares, así como traumatismos
acumulados, generan que aumenten los problemas tendinosos, por ende, por estos
micro traumatismos o degeneración de la articulación puede desencadenar en un
mecanismo de lesión importante a nivel de la musculatura.
 Factores genéticos o hereditarios: En ocasiones la forma de la tuberosidad
acromial puede ser excesivamente prominente y favorecer el roce con el
tendón del músculo supraespinoso.
 Factores Metabólicos: Un mal riego sanguíneo en la zona y acumulo de
tóxicos micro-cristalizados pueden favorecer a la inflamación de los
tejidos de la articulación, esto genera estrés y una incorrecta alimentación
donde abusa de algunos alimentos.
 Otras alteraciones: También esta patología se puede deber a alguna
alteración a nivel de columna cervical y dorsal, especialmente si hay
contracturas, dolor y rigidez.
Fisiopatología
 Fase 1: Edema e inflamación del tendón supraespinoso en esta fase cursara con
dolor en la cara anterior y lateral del hombro, hay dolor a la palpación sobre el
tendón del supraespinoso y acromion con un arco doloroso entre los 60 y 120
grados de abducción de hombro.
 Fase 2: Fibrosis y engrosamiento, aquí es donde la bolsa serosa subacromial se
encuentra engrosada aumentando la compresión de los maguitos rotadores,
generando crepitación y limitación de la movilidad, provocando microrroturas del
manguito, provoca dolor en los movimientos de flexión y abducción de hombro.
 Fase 3: rotura parcial y/o total del manguito rotador, aquí sucede un desgarro del
tendón del supraespinoso la cual puede ser 2 roturas agudas y crónicas el cual la
aguda puede ser por un trauma por levantar peso o rotura crónica por la evolución
de las microrroturas que van generando con el paso del tiempo un desgarro
provocando en el paciente debilidad muscular e impotencia al no generar
movimientos en la articulación.
Tratamiento Quirúrgico.
Pre quirúrgico: Se evalúa principalmente con el anestesiólogo el cual ve principalmente que
anestesia se le colocara al paciente sin generarle complicaciones, también lo que es reducir
la ansiedad del paciente y la morbimortalidad de la cirugía.
Cirugía: Después de ver el daño, el cirujano limpia la articulación mediante la
eliminación de tejidos dañados o necróticos, y el tendón lo fija en el hueso con
el metal y los cables de las anclas absorbibles. A esta operación se suele asociar
una actuación sobre el acromion limándolo para aumentar el espacio por donde
transcurre el tendón. Después de la cirugía, el hombro se inmoviliza mediante
un cabestrillo durante un máximo de seis semanas. La rehabilitación después de
una reparación del manguito de los rotadores es un proceso complicado que dura
hasta cuatro meses.
Post quirúrgico
- Fase 1 (0 a 30 días): Uso de cabestrillo, se genera movimientos pendulares para
inhibir el dolor y proteger el muscular previniendo inmovilización completa, también
tratar zonas aledañas como columna cervical, escapula y extremidad superior,
corregir posturas, aliviar tensión de la cintura escapular y prevenir estasis de líquido
en la extremidad
- Fase 2 (30 a 45 días): Deja el cabestrillo permanentemente, aquí se generan ejercicios
de elongación, también lo que son movimientos pendulares, ejercicios con barra para
trabajar musculatura flexora, abductora, aductora y rotadores tanto interno y externo
del hombro, también se trabaja en cadenas abiertas con peso y cerrada
- Fase 3 (11va semana y 12va semana): Fortalecimiento general y revisión de gestos
laborales y deportivos, ejercicios pliométricos
- Fase 4: Reintegro a sus actividades de la vida diaria, laborales y/o deportivas
Tratamiento Conservador
Está basado principalmente en restablecer la correcta biomecánica articular para devolver la
movilidad correcta a la articulación y tratar los tejidos tendinosos y articulares dañados,
principalmente se ocupa agentes físicos como crioterapia, termoterapia, maso terapia para
aliviar el dolor en la articulación del hombro, posterior de eso se genera la terapia física y
manual, como masaje transverso profundo tipo cyriax, manipulación articular, movilización
dirigida, ejercicios pendulares para aumentar el espacio subacromial y disminuir compresión
del tendón del supraespinoso, ejercicios isométricos, elongaciones, ejercicios
neurodinamicos, también hacer neurodinamia en la articulación para el deslizamiento de los
diferentes nervios que pasan por la zona del hombro.
Diagnóstico Diferencial
- Inestabilidad articulación glenuhumeral
- Compresión nerviosa
- Tendinitis del Bíceps Braquial
- Fractura
- Hernia del núcleo pulposo
- Slap
- Disquinesia
Tendinitis del Bíceps Braquial
¿Qué es?
Es el uso excesivo para mantener la articulación del hombro estabilizada, ya que el tendón
de la cabeza larga del bíceps se ha llamado en muchos autores como el quinto manguito, y si
hay una mala biomecánica del complejo articular o debilidad de los manguitos rotadores,
harán que el tendón del bíceps, trabaje más de la cuenta inflamándose.
Hallazgos Clínicos
- Dolor en la parte anterior del hombro
- Debilidad muscular
- Disminución del rango de movimiento al levantar el brazo
- Imposibilidad de vestirse
- Dificultad al lanzar un objeto
Mecanismo de lesión
Inestabilidad: Se produce cuando el tendón tiende a salirse de la corredera bicipital a nivel
de hombro, esto generalmente ocurre por un sobreuso de la articulación glenuhumeral.
Traumatismo: se genera cuando ocurre una caída con el brazo extendido o al levantar un
objeto pesado, aquí es donde se produce una rotura del tendón.
Edad: la edad es un factor importante para saber si el tendón esta con un sobreuso lo cual
estresaría aún más produciendo la inflamación de la porción larga del bíceps braquial.
Metabólica: Una mala alimentación, un mal riego sanguíneo, tabaquismo el uso excesivo de
corticoides, también generan una rotura del tendón del bíceps braquial.
Fisiopatología
 Fase 1: Edema e inflamación del tendón d la cabeza larga del bíceps braquial en
esta fase cursara con dolor en la cara anterior del hombro, hay dolor a la palpación
y debilidad muscular al querer levantar el brazo por sobre los 60 grados.
 Fase 2: rotura parcial y/o total del tendón, aquí sucede un desgarro del tendón de
la porción larga del bíceps braquial la cual puede ser por un trauma directo por
caída o indirecta por levantar peso o por el sobreuso de este tendón que van
generando con el paso del tiempo un desgarro provocando en el paciente debilidad
muscular e impotencia al no generar movimientos en la articulación.
Tratamiento Quirúrgico
Pre quirúrgico: Se evalúa principalmente con el anestesiólogo el cual ve principalmente que
anestesia se le colocara al paciente sin generarle complicaciones, también lo que es reducir
la ansiedad del paciente y la morbimortalidad de la cirugía
Cirugía
- Puede haber una infiltración con corticoides de acción prolongada en el espacio
intraarticular a lo largo de la corredera bicipital.
- Artroscópica donde comprende sistemáticamente la sección de la porción larga del
bíceps a nivel de su inserción glenoidea (Tenotomía de la porción larga del bíceps) y
la fijación de este tendón a nivel de la corredera bicipital (Tenodesis del bíceps) es
donde es más simple ya que se hace una tenotomía en T la cual permite una auto
fijación del bíceps, es una técnica viable ya que no necesita de tornillos e injertos de
esta manera limita el riesgo de peri-operatorios
- Otra técnica para fijar el tendón del bíceps es a través de un anclaje en la corredera,
donde se realiza un túnel intraoseo y de un tornillo de interferencia, esta operación es
más susceptible de provocar dolor en la zona
Post quirúrgico: Retirar los puntos en el primer control, utilización de cabestrillo o
inmovilizador de hombro por pocas semanas, indicación de antiinflamatorios, kinesiterapia
para ir aumentando gradualmente el rango de movimiento articular e progresivamente
recuperando la fuerza, restringir ciertos movimientos en la articulación glenuhumeral y
generalmente se pueden realizar actividades de la vida diaria livianas como comer y escribir
se pueden iniciar precozmente.
Tratamiento Conservador
Principalmente para este tipo de patología principalmente se tiene 3 objetivos comunes que
es la reducción de la inflamación, restablecer el rango normal de movimiento y restauración
de la fuerza y función de las estructuras involucradas, manipulación articular, movilización
dirigida, ejercicios pendulares, ejercicios isométricos, elongaciones, ejercicios
neurodinamicos, también hacer neurodinamia en la articulación para el deslizamiento de los
diferentes nervios que pasan por la zona del hombro.
Diagnóstico Diferencial
- Inestabilidad articulación glenuhumeral
- Compresión nerviosa
- Tendinitis del manguito rotador
- Fractura
- Hernia del núcleo pulposo
- Slap
- Disquinesia
- Síndrome del opérculo torácico

Síndrome del opérculo torácico


¿Qué es?
El SOT es una condición causada por la compresión de las estructuras neurovasculares
pasando a través del ascenso de la primera costilla, el SOT puede ser categorizada en tres
subtipos dependiendo del tipo de compresión el cual puede ser neurogenico (Raíz del plexo
braquial), venoso (Vena subclavia) y arterial (Arteria subclavia), las predisposiciones
anatómicas y factores extrínsecos como un trauma o movimientos repetitivos.
Hallazgos Clínicos
- Adormecimiento de brazos y manos
- Hormigueo de brazos y anos
- Cansancio posicional de brazos y manos
- Edema dedos y manos
- Pesantez de la extremidad superior
- Dolor en EESS
- Parestesia de distribución C8-T1
- Disminución de fuerza
- Torpeza de las manos
- Sensibilidad de la mano blanca
- Signo mano blanca
- Sudoracion
- Debilidad del quinto dedo
Mecanismo de lesión
El principal mecanismo es la contractura del esternocleidomastoideo y el escaleno, el cual
genera un ascenso de la primera costilla, generando una compresión a nivel vascular, venoso
y neural, también se puede deber a traumatismo directos que generen una compresión a nivel
de la primera costilla
Fisiopatología

Tratamiento Quirúrgico
Pre quirúrgico: Todos los pacientes antes de someterse a este tipo de operación deberán estar
en un programa de kinesiología muscular y respiratoria antes del tratamiento quirúrgico.
Cirugía: Tiene dos abordajes que son la vía supraclavicular y la vía transaxilar, en el abordaje
supraclavicular en donde esta la resección de la primera costilla, aunque no siempre es así,
ya que muchas veces solo requiere de escalenotomia para que los síntomas mejoren
sustancialmente, ya que se libera el escaleno, por lo tanto se libera la primera costilla
preservando el nervio torácico largo
Vía transaxilar es un abordaje popularizado por Ross, Urschel y Razzuk el cual tiene una
amplia aceptación, ya que brinda un excelente resultado cosmético ya que la incisión se
esconde bajo el brazo en la axila, este no ofrece una exposición adecuada para realizar cirugía
vascular, pero se pueden abordar los vasos subclavios, en donde también se libera el escaleno.
Post Operatorio: Recién terminada la operación los pacientes refieren ausencia de dolor
cervical, la cefalea, las molestias visuales menores y de las parestesias de las manos. Hay una
evidente mejoría de la capacidad de rotar la cabeza y de la amplitud de sus movimientos, la
motilidad como la fuerza de las manos comienzan a aumentar. Los síntomas residuales en
los pacientes con SOT sin EM disminuyen con el tiempo y con la ayuda de una terapia
kinésica adecuada. Luego de dos meses, la gran mayoría de los pacientes operados de SOT
llegan a estar enteramente asintomáticos.
Tratamiento Conservador
Este tipo de abordaje terapéutico requiere un protocolo de ejercicios y educación del paciente,
que cubra todos los sitios de compresión y la rehabilitación del desbalance muscular en la
región cervicoescapular. La adherencia a un programa de rehabilitación de kinesiología
respiratoria que incluya reeducación postural global (RPG) es un factor pronóstico favorable
en pacientes con SOT de predominio neurológico.
Diagnóstico Diferencial
- Compresión nerviosa del nervio ulnar
- Problemas linfáticos
- Contractura del escaleno o ECOM
- Fractura costal
- Tendinitis bicipital o del manguito rotador
- Problemas vasculares
Bursitis subacromial
Derivación de la patología
Esta patología sino se trata deriva en una bursitis crónica y en una degeneración de la bursa
resulta en una lesión del manguito rotador y el impigment de la articulación del hombro.

Fisiopatología
La Bursitis Subacromial es la inflamación de la bursa, que cubre los tendones del manguito
rotador en el hombro, que están inmediatamente por debajo del acromion (hueso más lateral
de la escápula). La bursa cumple la función de proteger del roce entre el hueso y los tendones,
para que no toquen directamente con el hueso y contiene una mínima cantidad de líquido en
su interior.
Cuando esta bolsa se inflama por distintas razones, aumenta el líquido dentro de ella y se
comprime entre el acromion y los tendones del manguito rotador.

Test ortopédicos
 Test de Neer
 Test de Hawkins Kennedy
 Diagnostico diferencial
 Artritis acromioclavicular
 Artrosis acromioclavicular
 Pinzamiento del musculo supraespinoso
 Pinzamiento de la cabeza larga de bíceps
 Tendinitis del supraespinoso

Hallazgos clínicos
 Arco de movimiento doloroso entre 60º y 90° de abducción de hombro.
 Hay poco dolor sin movimiento y con más de 90°.
 Dolor en el hombro con actividades que requieren elevar el brazo como peinarse o
lavarse el cabello o alcanzar algo que está arriba.
 Dolor en el exterior de su hombro.
 El dolor puede extenderse por el brazo hacia el codo o la muñeca.
 El dolor empeora al acostarse en el hombro afectado
 El dolor aumenta cuando se mueve el brazo por encima de la cabeza.

Mecanismo de lesión
La bursitis puede producirse a causa de otras lesiones como la tendinitis o el pinzamiento que
producen irritación en la bursa y, por tanto, inflamación.

Tratamiento conservador y quirúrgico


El tratamiento inicial de la bursitis subacromial implica en descanso, aplicación de hielo local
y control del dolor con analgésicos y antiinflamatorios.
Si el tratamiento inicial no tiene resultados satisfactorios dentro de 72 horas, o si el paciente
tiene contraindicaciones para el uso de los antiinflamatorios, el médico puede optar por
aplicar una inyección intraarticular de corticoesteroides.
Después del tratamiento del dolor, se puede indicar fisioterapia para que el paciente
restablezca la fuerza muscular y amplitud de movimientos del hombro.
En raros casos de bursitis crónica que no responden a ningún tipo de tratamiento, la cirugía
para extirpar la bursa puede ser la solución.

Fractura:

Daño:
La fractura puede derivar en daño a nivel de partes blandas por ejemplo músculos o en su
defecto daño a nivel articular, pudiendo dañar la biomecánica del movimiento generando una
degeneración a nivel óseo o a alguna otra estructura anatómica
Puede tener complicaciones como:
 Falla organica multiple
 Lesiones vasculares
 Lesiones neurológicas
 Shock hipovolémica
 Shock neurogenico
 Trombosis
 Síndrome compartimental

Fisiopatología:
En caso de una fractura debido a algún proceso patológico corresponde a la formación de una
cicatriz definitiva del foco de fractura, por medio de un tejido fibroso no osificado
El tejido cicatricial fibroblástico en sí mismo, es normal y constituye una excelente cicatriz
fibrosa, en casos de anomalías se produce que en el proceso mismo no hubo integración
osteoblástica que le confiriera al tejido cicatricial fibroso, la solidez propia del tejido óseo,
indispensable para cumplir con su función específica
Mecanismo de lesión:
Esto depende mucho de la disposición en la que ocurrio la fractura y estas pueden ser:
 Oblicua
 Conminuta
 Espiral
 Compuesta
 En tallo verde
 Transversa
 Simple
 Expuesta
Además dependen mucho del tipo de traumatismo, directo o indirecto:
 Directo: La fractura se produce en el punto sobre el cual ha actuado el agente
traumático
 Indirecto: La fractura se produce a distancia del lugar donde ha actuado el agente
traumático
Tratamiento conservador y quirúrgico:
Conservador: este tipo de tratamiento consistiría en reducir la fractura afrontando los
extremos fracturados, manteniendo la reducción estable, seguido la inmovilización o
contención de la fractura, aquí se puede utilizar un vendaje blando o un yeso circular, para
luego recuperar la funcionalidad cuando la articulación lo permita en el tiempo, en esta ultima
parte se requerirá el uso de fisioterapia
Quirúrgico:
Fijación externa: su uso es en pacientes politraumatizados muy graves, en el cual se usa un
fijador de manera que las cargas pasan desde el hueso al fijador y de vuelta al hueso,
ignorando la fractura para que estas tengan una recuperación sin problemas. Los tipos de
fijador son:
 Fijadores amilanares: en un plano
 Fijadores bip lanares: en dos planos
 fijadores trepanares: en tres planos
Fijador externo de ilizarov: En este sistema las agujas elásticas se tensan sobre unos aros que
van externamente y dan una fijación elástica lo que permitirá una carga precoz (los pacientes
pueden empezar a caminar al día siguiente porque absorbe todas las cargas fácilmente y da
una estabilidad elástica) Hay que preparar el fijador externo antes de poner las agujas. Es
muy complicado porque primero hay que montarlo estéril en el quirófano, sin embargo, las
agujas se contaminan menos que el tornillo y además son más elásticas.
Osteosíntesis:
A. Clavos endomedulares
B. Placas:
 Placas de compresión
 Placas de compresión
 Placas bloqueadas con o sin compresión
C. Obenques
Tratamiento preoperatorio y post operatorio:
Preoperatorio: aumento de la masa muscular y fuerza en el paciente para ayudar en la
estabilidad de la articulación y su pronta recuperación
Post operatorio: es aumentar masa muscular perdida en el tiempo de la operación, además de
trabajar propiocepción y fuerza muscular, trabajo para aumentar elongación, etc
Definición:
Pérdida de continuidad normal de la sustancia ósea o cartilaginosa, a consecuencia de golpes,
fuerzas o tracciones cuyas intensidades superen la elasticidad del hueso
Hallazgos clínicos:
 Dolor (hasta shock neurogénico)
 Impotencia funcional
 Deformación
 Pérdida de los ejes
 Equimosis
 Crépito óseo
 Movilidad anormal
 Hemorragia interna (hasta shock hipovolémico
Diagnóstico diferencial:
Se tiende a confundir algunas fracturas con luxación de la articulación

Hernia de nucleo pulposo (HNP)


Derivación:
La HNP genera diversos dolores los cuales pueden ser:
 Dolor de espalda o de pierna prolongado
 Pérdida del movimiento o de la sensibilidad en los pies o en las piernas
 Pérdida del funcionamiento de la vejiga y de los intestinos
 Lesión de la médula espinal permanente (muy poco común)
Fisiopatología:
Mientras que la columna cervical está diseñada para dar una gran movilidad a la cabeza y
sostener poco peso, la columna lumbar tiene que soportar una gran carga y tiene una
movilidad algo más limitada. Por esta razón, en la columna cervical es más frecuente la
afectación espondilótica (degenerativa), mientras que en la columna lumbar es más frecuente
la aparición clínica de cuadros de hernia discal aguda por sobreesfuerzo.
Mecanismo de lesión:
El primero consiste en la flexión del tronco: el espacio discal se abre hacia atrás (aumenta le
distancia entre los platillos). El segundo es aumentar la carga al coger un objeto: el núcleo
pulposo que se ha ido hacia atrás puede ser atrapado en los límites posteriores de los cuerpos
vertebrales. El tercero es ir enderezando el tronco manteniendo la carga: el material discal es
pinzado y expulsado hacia atrás, rompiendo el resto de fibras aún íntegras del anillo fibroso
Tratamiento conservador y quirúrgico:
Conservador: este tratamiento se utiliza en casos de dolor lumbar o lumbociatica, el cual
consiste en trabajo con fisioterapia de CORE abdominal, etc., reposo, relajantes musculares,
antiinflamatorios y analgésicos
Quirúrgico: se utiliza la microdiscectomía. Consiste en realizar una hemilaminectomía
(apertura del ligamento amarillo y resección parcial de los bordes de las hemiláminas
adyacentes, en el lado de la hernia discal, y la extirpación del material discal, tanto el herniado
como el que queda en el espacio discal intervertebral, utilizando técnicas microquirúrgicas
Hallazgos clínicos:
Los signos clínicos de la exploración tienen poca sensibilidad, siendo sólo capaces de
detectar el nivel de compresión en el 50% de los casos.
Diagnóstico diferencial:
 Espondilo artropatías
 Espondilitis infecciosas
Capsulitas Adhesiva
Definición
La capsulitis adhesiva se define como la pérdida progresiva de la movilidad pasiva del
hombro y se acompaña de dolor difuso que predomina en la región anterolateral del hombro.
Varios autores han descrito posibles etiologías y cambios patológicos que ocurren en la
cápsula articular glenohumeral y tejidos circundantes, debido a una contractura de las partes
blandas por el resultado de un bloqueo mecánico.
Más frecuente en mujeres y habitualmente unilateral. En una primera fase cursa con
predominio de dolor. Posteriormente, éste va cediendo, dejando paso a una progresiva
limitación funcional, llegándose en 3-6 meses a una fase de estado con inmovilidad total. A
la exploración se encuentra contractura antiálgica en la primera fase, posteriormente
limitación de la movilidad activa y pasiva en todos los planos, y atrofia en fase avanzada. La
mayoría de los casos se recuperan progresivamente, y se puede alcanzar la resolución del
proceso en 1-2 años. En un 15% quedan secuelas (limitación y dolor) y puede haber recaídas.
Fisiopatología
Se cree que el proceso fisiopatológico involucra inflamación sinovial y fibrosis de la cápsula
atricular . Mediante muestras histopatológicas se ha constatado la presencia de hiperplasia
sinovial, fibrosis capsular, neovascularización con incremento en la celularidad de
fibroblastos y miofibroblastos, glicosilación y entrecruzamiento de colágeno. A nivel
sistémico se ha detectado un incremente en citoquinas como Factor de Necrosis Tumoral
Beta (TNF β) y Factor de Crecimiento derivado de Plaquetas (GFPD), además de una
expresión anormal de inhibidores de metaloproteinasas
Mecanismo de lesión
El característico “hombro rígido” no está causado por un traumatismo, aunque los pacientes
a menudo recordaran retrospectivamente algún antecedente de lesión menor a la cual atribuir
los síntomas. Característicamente, los pacientes reconocen por primera vez el problema
cuando sienten la dificultad para llegar detrás de espalda (secundaria a un déficit progresivo
de la rotación interna) los síntomas son progresivos, con fases designadas en ocasiones en
sentido figurado “en congelación”, “congelado” y “descongelación”, para describir la
evolución natural del problema.
Frecuentemente, el dolor secundario del manguito de los rotadores supondrá una parte
importante de los síntomas subjetivos. Los pacientes también pueden describir malestar en
la cara posterior del hombro con localización en el trapecio o en la zona periescapular, ya
que son músculos que se fatigan cuando se compensa una mala movilidad glenohumeral.
Existe una asociación significativa con diabetes e hipotiroidismo, y a los pacientes se les
debería preguntar acerca de esos trastornos de salud generales. La capsulitis adhesiva aparece
bilateralmente en este grupo
TTO conservador y quirúrgico
Conservador Lo primero es la educación al paciente, en donde se le describen las fases de
ésta enfermedad y se le clarifica que el ROM mejora, pero puede no volver a la normalidad.
En cuanto a las opciones farmacológicas, los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) no
tienen evidencia bibliográfica de efectividad ya que nunca han mostrado mejora funcional ni
de dolor en relación al placebo. Por parte de los corticoides, existen 2 vías de administración:
vía oral (40-60 mg por 1 a 2 días, 10 mg por 4-6 días) ha demostrado disminuir el dolor e
incrementar el ROM hasta 6 semanas, pero al mismo tiempo existe los riesgos propios de
este tipo de medicamentos (rotura tendinosa, necrosis grasa, alteración de PA y glicemia)8 y
mediante Infiltración subacromial (40 mg metilprednisolona + 9 ml de lidocaína al 1 %) se
han obtenido mejores resultados que vía oral y se considera una técnica segura y efectiva .
Además, se agrega fisioterapia con ejercicios de ROM a tolerancia progresivos y
estiramientos pasivos. La opción más tradicional corresponde a
ejercicios con peso y movimientos pendulares
agentes físicos: ultrasonido e iontoforesis, no existe evidencia que avale su uso2,10. Otras
técnicas consideraras dentro del manejo conservador son la hidrodilatación y la movilización
bajo anestesia (MUA en inglés). La primera consiste en generar una dilatación de la cápsula
articular mediante suero salino bajo ultrasonido, en ocasiones se agregan corticoides; esto
genera una distención y ruptura de la cápsula con mejoras sintomá- ticas de 6 a 12 semanas.
La segunda está indicada a los 6 meses de fracaso en el tratamiento, en donde se anestesia al
paciente y se realizan movilizaciones del hombro en todos los planos hasta escuchar el
desgarro de la cápsula. Hasta ahora la hidrodilatación presenta mejores resultados que la
MUA, la cual requiere de mayor evidencia
Quirúrgico: La opción quirúrgica se considera a las 6 a 12 semanas de un tratamiento
conservador fallido. La técnica más utilizada es una liberación capsular artroscópica, por su
parte la técnica abierta es rara, ya que puede generar bridas
TTO pre y post quirúrgico
El objetivo de la atención postoperatoria es restaurar el movimiento sin dolor. Se debe
establecer un programa de fisioterapia, iniciando con movilidad pasiva en el postoperatorio
inmediato con ejercicios pendulares. Esto se continúa con terapia física dos veces al día
durante al menos los primeros dos días postoperatorios; se progresa de tres a cinco veces por
semana durante al menos cuatro a seis semanas, dependiendo del avance en la recuperación.
Se recomienda iniciar los ejercicios de fortalecimiento tan pronto como el dolor y los
movimientos activos del hombro lo permitan. El pronóstico de la capsulitis adhesiva es
bueno. La mayoría de los sujetos que no reciben tratamiento para capsulitis adhesiva
experimentan una recuperación funcional significativa después de por lo menos dos años.
Sin embargo, aproximadamente 60% de las personas todavía experimentan algún nivel de
dolor o rigidez después de este tiempo. El tratamiento conservador (movilización,
infiltraciones, analgésicos y fisioterapia) puede mejorar la sintomatología mientras se
reducen las contracturas e inflamación capsular.
Hallazgos clínicos
Destaca una marcada atrofia muscular del lado afectado. Se desencadena dolor difuso a la
palpación en inserción deltoídea, cápsula anterior y cápsula posterior. Si hay dolor focal se
debe pensar en otra patología. La clave para la presunción diagnóstica es la pérdida ROM
tanto activo como pasivo a la flexión, abducción, rotación externa e interna (figs. 3-5),
además de la presencia de un tope al movimiento pasivo. Pueden coexistir movimientos
escapulares anormales
Diagnostico diferencial
Otras condiciones que deben considerarse en un paciente que presenta rigidez y dolor
articular de hombro son: atropatía acromioclavicular, enfermedades autoinmunes,
tendinopatía bíceps, discopatía cervical, osteoartritis glenohumeral, neoplasma, trastorno de
manguito rotador y bursitis.

Desgarro
Definición: El desgarro muscular es una lesión traumática al interior del músculo, consiste
en la laceración de mayor o menor número de fibras que se rompen, sangran y producen una
hemorragia. Se pueden romper las propias fibras musculares encargadas de la contracción
muscular, así como el tejido conjuntivo que las envuelve
Fisiopatología
Distensión muscular (grado I) La lesión ocurre cuando el músculo se alarga hasta el límite
de su elasticidad. Los pacientes refieren dolor muscular severo sin dolor localizado a la
palpación. Esta entidad es indistinguible de una contractura muscular. Se trata de lesiones
fundamentalmente microscópicas que afectan a menos de 5% de la sustancia muscular.
Desgarro parcial (grado II) Se trata de una lesión más extensa que se produce cuando el
músculo se esfuerza más allá del límite de su elasticidad. Afecta a más de 5% de la sustancia
muscular, pero no afecta a toda su extensión transversal. En el momento de la lesión, el
paciente experimenta un “tirón” acompañado de dolor local intenso de aparición súbita. Hay
impotencia muscular total y la función muscular se va recuperando lentamente en los días
sucesivos. A diferencia de lo que ocurre en las lesiones por distensión muscular, hay dolor
localizado a la palpación y aumento de volumen. Si el músculo es superficial, 12 a 24 h
después puede aparecer equimosis distal a la lesión,
Desgarro total (grado III) Es menos frecuente que las lesiones por distensión o desgarro
parcial. Su presentación clínica inicial es muy similar a la rotura parcial; sin embargo, en esta
entidad persiste la impotencia funcional total. Si el músculo es superficial puede palparse un
hueco entre los extremos rotos retraídos. La equimosis es más frecuente que en el desgarro
parcial, La formación de un hematoma es un indicador clave de la rotura muscular.
Mecanismo de lesión
La falta de calentamiento, que provoca que el sistema que gestiona neurológicamente los
acortamientos y los alargamientos del músculo, en el ejercicio esté todavía sin su correcta
velocidad y eso puede facilitar una lesión muscular.
a) Lesiones musculares directas
-La contusión muscular corresponde a una compresión del músculo por un traumatismo
directo. Resulta del choque de la masa muscular contra una superficie dura y el hueso; son
frecuentes en deportes de contacto y accidentes automovilísticos
-La laceración muscular resulta de lesiones penetrantes y se ven con mayor frecuencia en
politraumatizados
b) Lesiones musculares indirectas
Lesiones por elongación son el resultado de una fuerza intrínseca generada por una
contracción repentina del músculo. La lesión más elemental es el edema, que puede traducir
un foco de distensión sin rotura fibrilar ("contractura") o bien estar presente en cualquiera
de las lesiones por elongación

TTO conservador y quirúrgico


TTO conservador:
1ª. Fase: hasta 48 h.
En esta fase se produce una reacción inflamatoria con extravasación sanguínea y necrosis de
tejido contráctil y no contráctil. Nos interesara controlar este proceso, pero no eliminar la
inflamación pues es beneficiosa para la recuperación de la lesión. Por tanto, trataremos los
efectos negativos de esta inflamación como la tumefacción, el edema, el hematoma
aplicación del protocolo PRICE:
2ª Fase: del 3er al 7º día.
Nuestros objetivos en este periodo de recuperación buscarán por un lado disminuir o acabar
con el dolor, el edema y el hematoma, así como mantener el rango articular sin provocar
dolor, favorecer el alineado de las miofibrillas, mantener la forma física del resto del cuerpo.
La reevaluación en este momento es imprescindible. Una vez estabilizada la inflamación se
intentará determinar el grado de rotura y presencia de hematoma y de ser así determinar si es
intermuscular o intramuscular.
3ª fase: del 8º al 15º día.
los objetivos en esta fase serán acabar con el hematoma restante, aumentar el rango articular
del miembro afecto, aumentar la fuerza muscular, evitar las adherencias entre los planos de
movimiento, trabajar la cicatriz muscular. antes de aplicar ningún método terapéutico se debe
realizar una reevaluación clínica de la lesión y un control ecográfico que nos diga con
exactitud la evolución y estado de la lesión.
4ª fase: reanudación progresiva
Tras una reevaluación clínica nuestros principales objetivos mejorar la fuerza muscular,
aumentar la flexibilidad, eliminar posibles adherencias en la zona de la cicatriz, trabajar el
gesto deportivo.
- Continuamos con la progresión en intensidad sobre el fortalecimiento muscular. Al
principio de la fase los isotónicos toman un papel importante junto a los isométricos ya
existentes. Nuestro objetivo será realizar un fortalecimiento más intenso con excéntricos.
TTO quirúrgico: Las lesiones musculares tienen que ser tratadas de manera conservadora,
pero hay unas indicaciones quirúrgicas generales muy consensuada Lesión muscular de
grado III, rotura total.

• Lesión muscular con desinserción tendinosa parcial (>50%) o total.


• Lesión muscular de grado II, con afectación de más del 50% del vientre muscular.
• Cuando hay un hematoma intramuscular muy grande que no responde a la punción de
aspiración repetitiva. Igualmente, hay que tener en cuenta diferentes especificidades, y así
puede estar indicada la opción quirúrgica en el caso de re-lesiones musculares recurrentes
que forman importantes cicatrices fibrosas y que generan adherencias con afectación neural.
Por otra parte, en cambio, en algunos tipos de músculo, como es el músculo aductor largo,
en una lesión grado II-III puede no ser necesario el tratamiento quirúrgico, ya que se ha visto
que con el tratamiento conservador evolucionan favorablemente.

Hallazgos clínicos
 Dolor
 Contracción o espasmos musculares
 Debilidad muscular
 Edema
 Hematoma, equimosis
 Dificultad para mover el músculo.

Diagnostico diferencial
Generalmente, ante casos de roturas fibrilares pequeñas o leves, se pueden confundir
con contracturas o distensiones musculares y, por ello, en ocasiones no se realiza el reposo y
tratamiento adecuado, lo que suele conducir a un agravamiento de la rotura fibrilar previa y
a la generación de un desgarro muscular aún mayor. Para estos casos es fundamental hacer
un buen diagnóstico, el cual suele incluir una ecografía.
Sin embargo, simplemente por medio de una exploración sencilla y teniendo en cuenta la
clínica o síntomas y signos del paciente se puede llegar a la conclusión de que estamos delante
de una rotura de fibras y no de una mera contractura muscular