Sie sind auf Seite 1von 4

Comprensión de textos académicos

Lic. Javier Núñez C.

EXPOSICIÓN ORAL ACADÉMICA

La exposición oral será otro medio, por el cual podremos realizar la explicación de un determinado tema, sin embargo, este medio, en el ámbito académico, dependerá de una estructura y desarrollo que estará en función de la escritura de un texto escrito anteriormente.

De esta manera, exponer un tema involucra una serie de variables que el expositor (emisor del mensaje) debe tomar en cuenta.

1. Características de un buen expositor

1.1. Recursos orales

Dentro de este grupo, están comprendidos todos los recursos de trasmisión oral como el manejo léxico, la modulación de la voz, la correcta pronunciación de las palabras, etc.

a) Pronunciación

Uno de los elementos más importantes en una exposición es sin duda la pronunciación de las oraciones, frases y palabras. Ras. Lo importante a tener en cuenta es que una exposición cada sonido se debe pronunciar de la manera más clara posible, es decir, se debe buscar una adecuada dicción, ya que de lo contrario se corre el riesgo de que no se entienda al expositor durante la disertación del tema por fallas en la vocalización.

b) Volumen de voz

Aunque es cierto que la voz es la característica personal con la que se nace, y que uno no elige la voz que tiene, también es seguro que se puede aprender a realizar cambios en su volumen, dentro de un cierto rango, para ajustarla a distintas situaciones e intenciones comunicativas. Es as, que cuando uno se encuentra frente a un auditorio será necesario elevar el volumen de la voz para que así pueda ser escuchada por todos los asistentes, lo cual no supone exagerar la elevación y gritar. Es esencial encontrar un volumen adecuado, pues si este es muy bajo, muy posiblemente, el auditorio perderá el interés y se desentenderá de la exposición, ya que no alcanzaría ni siquiera a decodificar lo dicho.

c) Entonación

Además de tener volumen, la voz maneja naturalmente cambios de tono. Se pueden evidenciar dos tipos de tono:

a) los tonos prosódicos, que son aquellas variaciones tonales que sirven, por ejemplo, para darle expresividad al discurso; y b) el tono fundamental, el cual es el tono característico de toda persona. En este sentido, se debe recurrir a la entonación de los primeros, puesto que son estos los que pueden otorgan expresividad, emotividad y orden al discurso. Este último aspecto permitirá determinar los siguientes aspectos:

 

Dónde terminan las frases u oraciones.

Si se ha concluido con alguna idea principal.

cuál es el valor de la fiase (afirmativa, interrogativa, o de duda, neutra, etc.)

d)

Pausa

También, hay que tener en cuenta que igual de importante como el sonido es el silencio que lo acompaña, ya que si una exposición carece de silencios será incomprensible y confusa. Los momentos de pausa son necesarios en la medida en que permiten otorgar significatividad a las frases, es decir, hacen que el auditorio pueda percibir, por ejemplo, cuando se finaliza con una idea y se pasa a la siguiente o cuándo a través de una dosificación adecuada de las pausas, se quiere dar énfasis a cierta información relevante.

Comprensión de textos académicos

Lic. Javier Núñez C.

1.2. Recursos léxicos

Así como en el texto se hace hincapié en la riqueza léxica (o variedad de palabras). En la exposición oral este criterio, también, debe ser considerado dado que. para tener una efectiva disertación, es esencial contar con una gama de palabras que posibilite más opciones o formas de expresar nuestras ideas de modo preciso. Para ello, además, será imprescindible construir oraciones claras y gramaticalmente correctas.

1.3. Recursos corporales

Son todos aquellos recursos que complementan a los medios orales. En una exposición, además de depender de la voz, hay otros aspectos implicados que determinan o condicionan una buena exposición.

a) Gestos y ademanes

Cuando uno habla o expone es natural que su discurso vaya acompañado de un movimiento de manos o, algunas veces, de movimientos corporales y desplazamientos. Sin duda este efecto puede ser usado de manera optima durante la exposición siempre y cuando los gestos y ademanes sean un complemento que refuerce las ideas desarrolladas. Asimismo, estos recursos también pueden ser efectivos para capturar la atención de los oyentes.

b) Contacto visual

Otro de los aspectos fundamentales. y se podría calificar como crucial, es que se establezca un contacto visual entre el expositor y su auditorio. Mirar directamente a los ojos de las personas oyentes transmite a estos una imagen de confianza, además de evidenciar seguridad. El contacto visual con el público no consiste en que el expositor enfoque su visión en una sola persona ni mucho menos mirar de un lado para otro. Al contrario de lo anterior, esta debe fijarse y mantenerse en todas las personas que conforman el público.

1.4. Recursos audiovisuales

Los instrumentos audiovisuales son una alternativa interesante para lograr que las presentaciones sean dinámicas y permitan una comunicación efectiva. Estos recursos cooperan con el mantenimiento de la atención del auditorio y. con la mejor representación de lo planificado. Asimismo, las ayudas audiovisuales deben ser usadas en paralelo con la explicación de las ideas.

No se debe cometer el error de mostrar diapositivas o imágenes que no tengan ninguna conexión con aquello que se informa. Al contrario, estas deben funcionar como herramientas complementarias que contribuyan con el desarrollo de las ideas.

A continuación, se presentan los tipos de ayudas audiovisuales más importantes o comunes:

Pizarra

Se debe usar letra grande y legible.

Se deben realizar apuntes simples y precisos.

No se debe utilizar para material muy extenso.

Se puede tomar nota de las intervenciones del público.

Reproductor de audio y vídeo

Se deben presentar audiovisuales de buena calidad.

Se debe presentar solo material relevante para la exposición.

Las presentaciones no deben ser muy extensas.

Debe tenerse siempre preparado un comentario de lo que se ve y de lo que se escucha

Es muy importante tener en cuenta que la presentación NO reemplaza a la exposición.

Comprensión de textos académicos

Lic. Javier Núñez C.

Diapositivas proyectadas desde una computadora

Se debe dedicar un tiempo determinado para preparar las diapositivas y practicar su uso.

Es indispensable establecer una secuencia de las presentaciones que vaya a la par con el desarrollo de las ideas.

Es recomendable el uso de un puntero telescópico u láser para facilitar el señalamiento de algún elemento.

Recomendaciones en la preparación y el manejo de los audiovisuales

Ser selectivo al escoger la información del audiovisual, ya que este se debe usar solo cuando realmente vaya a ser útil, atendiendo a qué es lo que se va a resaltar mediante él.

Los audiovisuales deben ser lo bastante grandes como para ser vistos o leídos desde cualquier lugar del auditorio.

No deben abundar en estilos, tipo de letra, colores, diseño, etc.; es decir, no se los debe sobrecargar.

Las frases e imágenes deben se simples. Deben resumir el mensaje, no ampliarlo.

Se debe siempre proporcionar frases clave que el auditorio pueda retener fácilmente.

Cada audiovisual debe contener, en la medida de lo posible, solo una idea.

Se puede usar un color o diseño para subrayar o resaltar las palabras claves.

No se debe presentar un audiovisual porque sí, ya que se debe estar siempre para comentarlo.

2. ¿Cuál es la estructura de la exposición oral?

2.1. La introducción y sus partes

La introducción constituye el primer momento de la exposición oral y tiene por característica principal llamar la atención e interés del público acerca del tema que se tratara en el desarrollo de la misma. Por ello, es necesario que distingamos algunas partes importantes dentro de este primer momento.

a) La presentación del expositor

En primera instancia, el expositor debe identificarse ante el público, saludarlo o realizar un preámbulo protocolar, y si se tratase de una exposición grupal, debe presentar a los demás integrantes.

b) Motivación

La motivación constituye una de las partes más importantes de la exposición, pues, dependiendo de la eficiencia, el público estará mucho más dispuesto a oír el desarrollo del tema. Además, es fundamental, dado que esta permite logar un vínculo con la audiencia.

Después del saludo y antes de presentar el tema de exposición, es importante que sepamos captar la atención de la audiencia mediante Ia presentación de algún elemento motivador. Por ejemplo, se puede proyectar un video corto, realizar preguntas, mostrar imágenes, emplear una cita de un especialista en el tema, etc. Todo ello debe plantearse en función del público al que vamos a dirigimos, porque, de esta manera, el auditorio se ve involucra con el tema que desarrollamos.

Se debe tener en cuenta, finalmente, que no basta con recurrir a la muestra de un rnaterial interesante; este debe usarse de modo tal que provoque una discusión, curiosidad o interés en el público.

c) Enunciación del tema específico e intención comunicativa

Una vez que la audiencia conoce el tema general de la exposición, se debe enunciar el tema específico. De esa manera, el auditorio podrá establecer un mapa mental de aquello que va a ser expuesto durante los siguientes minutos.

Comprensión de textos académicos

Lic. Javier Núñez C.

Este tercer momento terminará con la enunciación de la intención comunicativa que ha guiado la exposición. En tal sentido, se deberá dejar claro si se pretende persuadir a la audiencia de alguna idea, contar una historia, presentar opiniones personales con respecto al tema o si solo se intenta informar, de manera objetiva acerca del tema. En este caso, se trabajará solo sobre la base de textos expositivos o informativos.

d) Presentación de la estructura de la a exposición

Para finalizar la introducción, así como en el ámbito escrito, se presenta una oración bisagra que establece un vínculo entre la introducción y el desarrollo, se deberá realizar una acción análoga en la exposición: presentar la estructura de las ideas principales de su exposición. Para ello, se podría proyectar el esquema o simplemente enunciar verbalmente la organización. Esto Ie permitirá al público tener una idea general de aquello que será expuesto, lo cual evitará que este pierda la ilación del contenido de la exposición.

2.2. Exposición de las ideas principales y secundarias

En el desarrollo de la exposición se presenta las ideas principales y secundarias siguiendo este posible esquema:

primero, se enuncia la idea principal; a continuación, las ideas secundarias que de ella derivan; y, por último, se retoma o reitera la idea principal para cerrar la secuencia expositiva (que se corresponde a un párrafo en la escritura). Se debe seguir el mismo orden jerárquico que se ha seguido en el esquema (primero la idea principal, luego la secundaria) para que la exposición tenga coherencia y orden. Y la audiencia pueda seguir la presentación del tema.

Podemos usar las siguientes estrategias:

 

Ejemplificación

Alusión a casos conocidos

Citas

Estadísticas / gráficos

2.3.

El cierre y sus partes

a) Síntesis de las ideas principales

Tras dejar en claroo que se está realizando un cierre (a través de frases como: en síntesis, para terminar, para finalizar esta exposición, etc.), es importante, a modo de recordatorio y de manera análoga a los formatos escritos, realizar una paráfrasis de las ideas principales para que la audiencia compruebe los conocimientos adquiridos.

b) Relevancia del tema expuesto

Luego de la síntesis de las ideas principales se debe enunciar la relevancia del tema o dicho en otras palabras, la utilidad de la información brindada en la exposición para el auditorio. Por ello más que a una preocupación individual (no se trata de expresar una opinión personal), esta parte debe apuntar a describir el interés colectivo de nuestra exposición (relevancia social, formación de valores, formación determinada problemática, etc.).

No olvidemos que podemos recurrir a apoyos visuales, como una imagen impactante o vídeo que permita mostrar más eficacia la importancia informativa de lo expuesto.