Sie sind auf Seite 1von 15

RADIOTERAPIA PROTECCION

RADIOLOGIOCA

ASTROCITOMA
TEMA : EL ATOMO Y TIPOS DE RADIACION

DOCENTE : Dr. DELGADO

AUX. DE DOCENCIA : VLADIMIR

INTEGRANTES DEL GRUPO:

 ANTEZANA CARRASCO CONSUELO A.

 BUTRON QUISPE MELANY P.

 TICONA CHOQUECHAMBI NELY

 TOLA CASTILLO SAIDA LUPE

 VERA HERNANI RODRIGO

FECHA DE ENTREGA : 10 DE JULIO DEL 2017

LA PAZ - BOLIVIA
ATROCITOMA
Son un grupo grande de tumores diferentes, algunos de los cuales tienen los
siguientes nombres: astrocitoma anaplásico, astrocitoma fibrilar, glioblastoma,
glioblastoma multiforme (GBM), astrocitoma pilocítico juvenil (APJ), astrocitoma
pilocítico (AP), astrocitoma pilomixoide (APM), xantoastrocitoma pleomórfico (XAP).

Los astrocitomas son tumores que crecen a partir de células cerebrales llamadas
astrocitos. Estas células son un tipo de célula glial. Las células gliales conforman el
tejido de soporte del cerebro. Un astrocitoma es un tipo de glioma.

Como los términos “astrocitoma” y “glioma” suelen usarse para denominar la misma
cosa, aquí usaremos “astrocitoma” para hablar de ambos.

Los sitios comunes de los astrocitomas incluyen los siguientes:

 El cerebelo (la zona justo encima de la parte de atrás del cuello que controla el
movimiento, el equilibrio y la postura)
 El cerebro (la parte más grande del encéfalo, en la parte superior de la cabeza.
Controla el pensamiento, el habla, las emociones, la lectura, la escritura, la
resolución de problemas y el movimiento)
 El tronco encefálico (la parte inferior del cerebro que se conecta con la médula
espinal. Controla la respiración, la frecuencia cardíaca y todos los nervios y
músculos que se usan para escuchar, caminar, hablar, ver y comer)
 El hipotálamo (ubicado en el centro del cerebro y que controla la temperatura
corporal, la sed y el hambre)
 La vía visual (el grupo de nervios que conectan los ojos con el cerebro)

Los astrocitomas conforman un grupo hetereogéneo, clasificado por la OMS en cuatro


grados (1993) basándose en sus características histológicas:

 Astrocitoma grado I (astrocitoma pilocítico): especialmente frecuente en niños.


Presenta muy buen pronóstico, dado que la resección completa supone la
curación en la inmensa mayoría de los casos.
 Astrocitoma grado II, es el astrocitoma difuso: dentro de este grupo existen
diferentes subgrupos con características propias. Es un tumor infiltante y con
una tendencia a evolucionar hacia lesiones de histología más agresiva.
 Astrocitoma grado III o astrocitoma anaplásico: Es un tumor igualmente
invasivo, aunque sus características histológicas le confieren un peor pronóstico
que los grupos anteriores, puede evolucionar hacia glioblastomas multiformes.
 Astrocitoma grado IV o Glioblastoma multiforme: Es el de mayor agresividad y a
la vez el más frecuente de los astrocitomas.

Los astrocitomas se pueden clasificar de la siguiente manera:


 Astrocitomas/gliomas de alto grado: Los tumores crecen rápidamente y se
propagan por el cerebro. Son agresivos y requieren de un tratamiento intensivo
lo antes posible. Astrocitomas comunes de alto grado:

 Astrocitoma anaplásico (AA), que son tumores de grado III


 Glioblastoma multiforme (GBM), que son tumores de grado IV

 Astrocitomas de bajo grado: Tumores generalmente localizados y de


crecimiento lento.
 Astrocitomas comunes de bajo grado:

 Astrocitoma pilocítico (AP) o astrocitoma pilocítico juvenil (APJ)


 Astrocitoma pilomixoide (APM)
 Astrocitoma fibrilar
 Xantoastrocitoma pleomórfico (XAP)
 Astrocitoma difuso

1. EPIDEMIOLOGIA
TUMORES CEREBRALES

Las neoplasias que afectan el sistema nervioso central se dividen en primarias,


cuando su origen celular provienen del tejido cerebral o de sus envolturas cuando
provienen de otros órganos (metástasis), como el pulmón, la mano o el colon, y que se
extienden al cerebro, generalmente atraves del torrente sanguíneo.

Los tumores primarios pueden ser benignos o malignos. Los tumores metatasicos son
siempre malignos .Los benignos son, generalmente de crecimiento lento, muy bien
delimitados con respecto a los tejidos que las rodea y curables si se pueden extirpar
completamente mediante una intervención quirúrgica. De entre ellos destacan los
neurinomas y los meningiomas. Los malignos son de crecimiento rápido, crecen in
filtrándose en los tejidos vecinos, sin que se pueda establecer un límite bien definido y
no son curables con tratamiento quirúrgico, pues el tumor vuelve a producirse
rápidamente tras la intervención quirúrgica. Esto sucede con los gliomas, existiendo
ellos distintos tipos y grados de malignidad.

Los tumores del cerebro varían ampliamente por lo que se refiere a su localización, el
tipo de tejido del que se origina, y su grado de malignidad.

CLASIFICACION DE LOS TUMORES DEL SNC

La organización mundial de la salud (OMS) clasifica los tumores del sistema nervioso
central (SNC) .El método de la OMS incorpora e interrelaciona morfología,
citogenética, genética molecular y marcadores inmunológicos en un interno por
formular una clasificación celular que se aplique universalmente y que sea válida
desde el punto de vista pronostico.
La clasificación por los grados de la OMS para los tumores del SNC establece una
escala para determinar el grado de degeneración según las características
histológicas del tumor .Los grados histológicos son los siguientes:

El grado I de la OMS incluye lesiones de bajo potencial proliferativo, de naturaleza


frecuentemente discreta y posibilidad de curación al cabo de la resección quirúrgica
sola. Poco frecuentes que cursan con un exelente pronostico después de su
extirpación ,aparece en niños más que en adultos.

El grado II de la OMS incluye lesiones que por lo general son infiltrantes y de baja
actividad mitótica pero que recidivian con mayor frecuencia después de la
administración de tratamiento local. Algunos tipos de tumores tienden a avanzar a
grados más altos de malignidad. Astrocitoma propiamente dicha que junto con el
grado I constituyen aproximadamente un 6% de todos los tumores de cerebro
reportados.

El grado III de la OMS incluye lesiones de neoplasia maligna histológica probada ,


incluso atipia nuclear y aumento de la actividad mitótica. Estas lesiones tienen
histología anaplasia y capacidad de infiltración. H habitualmente se tratan con terapia
adyuvante dinámica. Astrocitoma anaplasico un tumor difuso infiltrante caracterizado
por anaplasia dispersa y elevado potencial proliferativo ,por lo general aparece de un
astrocitoma de bajo grado aunque pueden ser diagnosticados sin un precursor de
progresar a un glioblastoma maligno .Son tumores predominantes en personas de
raza blanca.

El grado IV de la OMS incluye lesiones que presenta la actividad mitótica que hace
propensas a la necrosis y , en general se relaciona con evolución pre quirúrgica y
desenlaces. Las lesiones habitualmente se tratan con terapia adyuvante dinámica.
Glioblastoma multiforme ,el más frecuente con una incidencia máxima a los 65años
aproximadamente y crece principalmente en los hemisferios cerebrales y tiende a ser
el tumor más agresivo, clínicamente en los astrosomas .La sobrevida de pacientes con
glioblastoma multiforme se extiende a unos 12 meses con tratamiento quirúrgico
agresivo junto con radio y quimioterapia .La sobre vida de 5 años no suele subir del
3%.Es posible que un astrocitoma que inicialmente fue debajo grado recurra a una
forma mas agresiva y extensa.

INCIDENCIA

La incidencia de los tumores primarios del cerebro es:

1. Meningiomas 25.7% siendo el tumor cerebral benigno más común.


2. Glioblastomas 23%. Son el más común de los tumores malignos primarios
del cerebro en el adulto.
3. Tumores de los nervios craneales 6.9% (schwannoma vestibular,
neurilemmomas).
4. Tumores hipofisarios 6.2%.
5. Astrocitoma 6%
6. Astrocitoma anaplasico 3.9%
7. Linfomas ,derivadas de un tipo de célula de la sangre ,3%
8 .Oligodendrogliomas 2.7%
La media edad en un adulto es de 53 años. Los gliomas son más comunes en
los hombres y los meningiomas en las mujeres.

GLIOMAS

Se utiliza el término de “glioma” para referirse a los tumores neurogliales ,se origina
de las células gliales o atrocitos, que recibe su nombre por su forma estrellada, son
células que apoyan a las células nerviosas.

Los atrocitomas son los tumores cerebrales primarios intraxiales neurogliales más
frecuentes. Existen cuatro grados (del I al IV), en función de su menor o mayor
malignidad. El principal problema es que se suelen malignizarse cada vez más con el
paso del tiempo .La mayoría de los astrocitomas que se ven en niños son benignos,
mientras que los que aparecen en los adultos mientras que los que aparecen en
adultos normalmente malignos.

CLASIFICACION

Gliomas de bajo grado OMS Grado I Y II

Gliomas de alto grado OMS Grado III Y IV

Los gliomas de bajo grado por lo general se circunscriben a un área determinanada,y


crecen lentamente dura un lapso prolongado de tiempo.Los gliomas de alto grado
(malignos) crecen con rapidez, y pueden diseminarse fácilmente a todo el cerebro.
Forman parte de este grupo los astrocitomas anaplasicos y los glioblastomas.

La INCIDENCIA máxima según la edad aumenta conforme sube el grado histológico:


34 años en los astrocitomas de bajo grado, 41 años en los anaplasicos y 53 años en
los glioblastomas. En los astrocitomas malignos, el elegir el tratamiento debe
contemplar que los siguientes 3 factores independientes influyen en la supervivencia:

1- La edad del paciente es el indicador pronóstico más importante; los pacientes


jóvenes tienen un pronóstico más auspicioso.

2- Las características histológicas del tumor.

3- El estado funcional del paciente al momento de las primeras manifestaciones


clínicas.
DISTRIBUCION DE LOS PACIENTES SEGÚN SEXO Y DIAGNOSTICO
HISTOLOGICO

REPRESENTACION DE LAS CARACTERISTICAS CLINICAS DE LA


ENFERMEDAD

 ROJO 59.7 %
 AMARILLO 53,7%
 VERDE 43.3%
 VIOLETA 37.2%
 LILA 7.5%
TIEMPO DE INICIO DE LOS SINTOMAS HASTA EL DIAGNOSTICO

DISTRIBUCION DE LOS TUMORES SEGÚN SU LOCALIZACION EN LA TAC

2. FACTORES DE RIESGO
Aunque no se ha identificado los factores de riesgo del astrocitomas algunos estudios
permiten sugerir que los siguientes factores incrementan su posibilidad de tener este
tumor:
TRASTORNOS GENÉTICOS:

Con menos frecuencia, las siguientes se asocian a un mayor riesgo de desarrollar un


tumor de SNC como ser.

1. Síndrome de LI-FRAUMENI: Es que presentan una mutación que afectan al Gen


supresor tumoral TP53 (el cual es una proteína supresora de tumores, en le espacie
humana, el gen P53 o el TP53 también llamado el “guardián del genomas “se
encuentra en el brazo corto del cromosoma 17 (17P13) y modifica un factor de
transcripción nuclear de 43,7 KDa es una masa molecular aparente) y propenso a
desarrollar cáncer a temprana edades.

2. Esclerosis tuberosa: (Es una enfermedad hereditaria auto somático que produce
masas anormales en cual órgano del cuerpo)

Las personas con esta afección pueden tener astrocitosis subapendimales de células
gigantes los cuales son astrocitomas de bajo grado que se originan debajo de las
células apendimales de los ventriculares.También podrían tener otros tumores
benignos del encéfalo, la piel, el piel, el corazón, los riñones y otros órganos.
Esta afección es causada por cambios en el GEN TSC1(es debido a mutaciones en el
gen TSC1 que se encuentra en el brazo largo del cromosoma 9 (9q34)) o TSC2 estos
cambios genéticos se pueden heredar de uno de los padres pero con más frecuencia
pueden desarrollarse en personas sin historial familiar.

GEN TSC2:(Esta Situado en el brazo corto del cromosoma 16 (16p13,3)las proteínas


que modifican los gen TSC1 Y TSC2 , hamartina y tiberina respectivamente participan
en el control de la proliferación y en el ciclo celular mediante la existencia de una
estrecha interacción entre las 2 proteínas que forman un heterodimero supresor de
tumores.)

3. Síndrome del carcinoma nevoide de células basales: es una afección que afecta
a muchas partes del cuerpo el cual pueden ser cancerosas maligna o no cancerosas
benignos

4. Síndrome de turcot u conocido como síndrome de glioma o poliposis:


Trastorno hereditario caracterizado por el desarrollo de neoplasias malignas en el
SNC. (Ejemplo glioblastoma o meduloblastoma)

LA NEUROFIBROMATOSIS: Es un trastorno hereditario que provoca un tipo de tumor


no canceroso el cual se divide:

Neurofibromatosis tipo1: Este trastorno genético también conocido como


enfermedad de von recklinghausen, (el síndrome más común asociado con tumores
encefálicos de la medula ósea). Las personas con esta afección tienen riesgos
mayores de meninguiomas y ciertos tipos de gliomas así como neurofibromas
(tumores benignos de nervios periféricos)
En este tipo 1 existen cambios en el gen NF1 (GEN NF1es un gen q reduce la
probabilidad de q una célula y un organismo multicelular se transforme en una célula
cancerígena, se encuentran en las células normales y generalmente inhiben de
proliferación celular excesiva.) causan este tipo de transporte. En la mitad de estos
casos estos se heredan de uno de los padres u ocurren antes del nacimiento en
personas cuyos padres no tienen afección.

Neurofibromatosis tipo 2: Esta afección es menos común que la NF1 y se asocia


con nervios acústicos la que ocurre casi siempre en ambos lados de la cabeza
.también se asocia con mayor riesgo de meninguiomas oepindinomas de la medula
espinal.

Los cambios en el GEN NF2 (es un gen que está organizado en el cromosoma 22
(22q21) y consta de 17 axones. Modifica una proteína que se llama mertina q tiene
una función en la unión del citoplasma con la membrana plasmática.)

Hasta el momento dan más de 100 las mutaciones que se han descrito
aproximadamente un 65% de las mutaciones detectadas en el gen NF2.

Son responsables de las neutras fibromatosis tipo.

EXPOSICION OCUPACIONAL:

 radiación
 químicos ( ejemplo el cloruro de vinilo )
 refinamiento de petróleo
 fabricación de caucho
 explosión al apártame (un sustituto del azúcar)
 exposición a los campos electromagnéticos ( de líneas de suministro eléctrico y
transformadores )

3. SINTOMATOLOGIA
La sintomatología puede venir dada por la invasión del tumor del área responsable de
la función, por el edema (hinchazón) que produce en el cerebro estas lesiones o bien
por el simple efecto compresivo que presenta sobre el tejido sano circundante.

FACTORES
Los síntomas de un astrocitoma varían ampliamente. Los tipos de síntomas y
gravedad dependen de los siguientes factores:
La edad y la etapa del crecimiento
La función de la parte afectada del cerebro
La ubicación del tumor en el cerebro o en la médula espinal
La velocidad de crecimiento del tumor
A medida que crece el tumor, Podría interferir con las Funciones normales del
cerebro.
Como el cráneo no se puede expandir en respuesta al crecimiento de un tumor, los
primeros síntomas generalmente se deben a un aumento de la presión en el cerebro.
Dependiendo del tamaño y la ubicación del tumor también pueden aparecer otros
síntomas
Los síntomas pueden aparecer rápidamente en algunos pacientes y gradualmente en
otros.

SINTOMAS
 Náuseas y vómitos.
 Dolores de cabeza temprano en la mañana
 Cambios de comportamiento
 Pérdida o aumento de peso sin explicación
 Problemas de visión, audición o habla
 Pérdida de equilibrio o problemas para caminar
 Debilidad, hormigueo o cambios de sensación en un lado
 Convulsiones
 Cambios en la personalidad o en el comportamiento
 Aumento del tamaño de la cabeza (en bebés)
 Movimientos involuntarios
 Hidrocefalea

Hidrocefalia es consecutiva a la Obstrucción del líquido cefalorraquídeo bien por la


situación del tumor o por el edema acompañante.
Las hidrocefalias por tumor afectan variablemente los ventrículos dependiendo de la
situación del compromiso mecánico, de tal manera que las neoplasias hemisféricas
que comprometen la zona del aguiero de Monro determinan hidrocefalias asimétricas
monolaterales del ventrículo obstruido.

ALTERACIONES SEGÚN LA UBICACION

Los síntomas varían según la ubicación del tumor. Por ejemplo:


Lóbulo frontal: cambios graduales en el humor y la personalidad, parálisis facial,
parálisis de un lado del cuerpo, incontinencia urinaria.
Lóbulo temporal: problemas de coordinación, equilibrio, trastornos visuales, auditivos,
olfato y gusto. Los trastornos del lenguaje y de la memoria, así como las alteraciones
de la conducta y de las emociones.
Lóbulo parietal: problemas con las sensaciones, la escritura o las habilidades motoras
finas, trastornos visuales y la dificultad para reconocer objetos o partes del cuerpo.
Cerebelo: problemas de coordinación y equilibrio
Lóbulo occipital: problemas con la visión, alucinaciones visuales, ceguera.

4. ESTUDIOS DIAGNOSTICOS
Se debe realizar una evaluación neurológica si el paciente presenta signos crecientes de
disfunción mental, nuevos ataques, dolores de cabeza persistentes evidencia de presión
dentro del cráneo, como vómito, hinchazón o una protuberancia en la mancha ciega en la
parte posterior del ojo.
Esta lista describe opciones para el diagnóstico del astrocitoma, y no todas las pruebas
mencionadas se utilizarán para todas las personas. Es posible que el médico tenga en cuenta
estos factores al elegir una prueba de diagnóstico:

 Tipo de tumor que se sospecha.


 Los signos y síntomas.
 La edad y afección médica.
 Los resultados de pruebas médicas anteriores.

Además del examen físico, se pueden utilizar las siguientes pruebas para diagnosticar el
astrocitoma:

Exploración por tomografía computarizada (TC). Una exploración por TT crea una
imagen tridimensional del interior del cuerpo utilizando rayos X que se toman desde diferentes
ángulos. Luego, una computadora combina estas imágenes en una vista detallada de cortes
transversales que muestra anomalías o tumores. Una exploración por CT también se puede
utilizar para medir el tamaño del tumor. En ocasiones, se administra un tinte especial,
denominado medio de contraste, antes de la exploración, a fin de obtener mejores detalles en
la imagen. Este tinte se puede inyectar en la vena del paciente o puede ser administrado en
forma de pastilla para tragar.

Imágenes por resonancia magnética (IRM). Una IRM usa campos magnéticos, en lugar de
rayos X, para producir imágenes detalladas del cuerpo. Se administra un medio de contraste
antes de la exploración, para crear una imagen más clara. Este tinte se puede inyectar en la
vena del paciente o puede ser administrado en forma de pastilla para tragar.

Biopsia. Otras pruebas pueden sugerir la presencia de un tumor, pero solo una permite
formular un diagnóstico definitivo. Para el astrocitoma, se hace una biopsia para determinar el
tipo y el grado del tumor. Un médico denominado neurocirujano extirpará una pequeña
muestra del tejido tumoral. Un neurocirujano se especializa en el tratamiento de los tumores
del SNC mediante cirugía. Luego un patólogo analiza la muestra. Un patólogo es un médico
que se especializa en interpretar análisis de laboratorio y evaluar células, tejidos y órganos
para diagnosticar enfermedades.

Después de realizadas las pruebas de diagnóstico, el médico revisará todos los resultados con
usted. Si el diagnóstico es astrocitoma, estos resultados también ayudarán a que el médico
describa el tumor, lo que se conoce como determinación del estadio o grado.

El neurólogo (especialista que ha recibido capacitación especial y adicional en el diagnóstico y


tratamiento de desórdenes del cerebro, médula y nervios de la columna) realizará un examen
completo, el cual puede incluir una resonancia magnética (RM) escáner, una tomografía
computarizada (TC o TAC) escáner o unos rayos X del tórax para determinar si el tumor se ha
extendido desde alguna otra parte del cuerpo. La RM encuentra por lo general astrocitomas de
bajo grado antes que una TC. La angiografía cerebral se utiliza muy rara vez para diagnosticar
un tumor cerebral, pero se puede realizar antes de una cirugía. Dependiendo de los síntomas
que presente el paciente se realizarán pruebas especializadas. Estas pruebas incluyen
el campo visual, la agudeza visual y la audición. Si los resultados de otras pruebas no son
concluyentes, se puede realizar un examen del líquido cefalorraquídeo, que rodea el cerebro y
la médula espinal. Esto por lo general es necesario.

Generalmente se requiere una tomografía axial computarizada (TAC) o una resonancia


magnética (IRM) para caracterizar el tumor y la extensión, incluyendo el tamaño, la ubicación y
su consistencia. La TAC usualmente muestra distorsiones en los ventriculos tercero y lateral
con desplazamiento de las arterias cerebrales anterior y media. El análisis histológico es
requerido para estadificar el diagnóstico. Adicionalmente, se acostumbra realizar un examen
médico completo, con el fin de verificar la integridad neurológica del individuo,
incluidos visión, balance, coordinación y estado mental. Las biopsias de tumores cerebrales
son procedimientos quirúrgicos dirigidos por un neurocirujano, las cuales son estadificadas
dependiendo del tipo de células presentes, el grado de diferenciación y la cantidad de vasos
sanguíneos.

Los médicos realizan muchas pruebas para detectar o diagnosticar un tumor. También
realizan pruebas para averiguar si el tumor se ha diseminado a otras partes del cuerpo desde
el lugar donde se inició. Si esto sucede, se denomina metástasis. Por ejemplo, las pruebas por
imágenes pueden mostrar si el tumor se ha diseminado. Las pruebas por imágenes muestran
imágenes del interior del cuerpo. Los médicos también pueden hacer pruebas para determinar
qué tratamientos podrían funcionar mejor.

En la mayor parte de los tipos de tumor, una biopsia es la única manera segura para que el
médico determine si un área determinada del cuerpo tiene un tumor. Durante la biopsia, el
médico toma una pequeña muestra de tejido para hacerle pruebas en un laboratorio. Si no se
puede realizar una biopsia, el médico puede sugerir que se lleven a cabo otras pruebas que
ayuden a establecer un diagnóstico.

5. TRATAMIENTO
ASTROCITOMAS NO INFILTRANTES

Estos tumores incluyen los astrocitomas pilocíticos, los cuales se presentan con
más frecuencia en el cerebelo de las personas jóvenes, y los astrocitomas
subependimales de células gigantes (SEGAs), que casi siempre se presentan en
personas con esclerosis tuberosa. Muchos médicos consideran a estos tumores
benignos, ya que suelen crecer muy lentamente y pocas veces crecen hacia los
tejidos adyacentes.

A menudo estos astrocitomas se pueden curar solamente con cirugía, aunque los
pacientes de más edad tienen menos probabilidad de ser curados. Puede
administrarse radioterapia después de la cirugía, particularmente si no se extirpa
por completo el tumor, aunque muchos médicos esperarán hasta que haya signos
de que el tumor ha crecido nuevamente antes de considerar esta terapia. Aun así,
la primera opción puede ser repetir la cirugía.

El pronóstico no es tan favorable si el tumor ocurre en un lugar donde no se puede


extirpar mediante cirugía, como en el hipotálamo o el tronco encefálico. En estos
casos, por lo general la radioterapia es la mejor opción.
Para astrocitomas subependimales de células gigantes (SEGAs) que no se
pueden remover completamente con cirugía, el tratamiento con el medicamento
everolimus (Afinitor) puede reducir el tamaño del tumor o desacelerar su
crecimiento por algún tiempo, aunque no está claro si puede ayudar a las personas
a vivir por más tiempo.

ASTROCITOMAS DE BAJO GRADO (ASTROCITOMAS INFILTRANTES O


DIFUSOS)

El tratamiento inicial es la cirugía para remover el tumor si se puede realizar, o una


biopsia para confirmar el diagnóstico si la cirugía no es factible. Resulta difícil curar
estos tumores mediante cirugía ya que a menudo crecen (infiltran) hacia el tejido
encefálico normal que está adyacente. Por lo general, el cirujano tratará de
remover tanto cáncer como sea posible y seguro. Si el cirujano puede remover el
tumor por completo, esto puede curar al paciente.

Después de la cirugía, se puede administrar radioterapia, especialmente si queda


mucho del tumor. En adultos más jóvenes cuyos tumores sean pequeños y no
causen muchos síntomas, puede que no se administre radiación a menos que el
tumor muestre signos de estar creciendo nuevamente. En algunos casos, se puede
tratar una segunda cirugía antes de administrar radiación. Después de la cirugía,
es más probable administrar radiación en personas de edad más avanzada o
cuyos tumores presentan un mayor riesgo de regresar por otras razones. En
algunos casos, también se puede administrar quimioterapia después de la cirugía.
Algunos médicos usan pruebas genéticas del tumor para ayudar a determinar si se
debe administrar radiación o quimioterapia. Se puede usar radiación o
quimioterapia como tratamiento primario si es que por alguna razón la cirugía no es
una buena opción.

GLIOMAS DE GRADO INTERMEDIO Y ALTO (GLIOBLASTOMAS,


ASTROCITOMAS ANAPLÁSICOS, OLIGODENDROGLIOMAS ANAPLÁSICOS,
OLIGOASTROCITOMAS ANAPLÁSICOS)

A menudo el primer tratamiento es cirugía cuando se puede hacer, aunque estos


tumores casi nunca son curables mediante cirugía. Se remueve la mayor cantidad
de tumor que sea posible extraer en forma segura. La radioterapia se administra
entonces en la mayoría de los casos. Se puede administrar con o seguida de
quimioterapia, si la salud de la persona lo permite. Para algunas personas en mal
estado de salud o cuyas células tumorales presentan ciertos cambios genéticos, se
puede usar quimioterapia en lugar de radioterapia.

La temozolimida es el medicamento de quimioterapia que la mayoría de los


médicos usa primero, ya que atraviesa la barrera hematoencefálica y es
conveniente porque se puede administrar por la boca en forma de pastilla. A veces
se administra junto con radioterapia y luego se continúa después de completar la
radiación.En general, estos tumores son muy difíciles de controlar por periodos de
tiempo prolongados. Debido a que estos tumores son tan difíciles de curar con los
tratamientos actuales, los estudios clínicos de nuevos tratamientos promisorios
podrían ser una buena opción.

Cirugía se usa tanto para diagnosticar como para tratar astrocitomas.


Probablemente se realice una biopsia (extracción de tejido afectado para
examinarlo) para determinar el tipo y el grado del tumor. Si una biopsia encuentra
células cancerosas y el paciente aún está en cirugía, el cirujano podrá extirpar
tanto tumor como sea posible quitar en forma segura.

Quimioterapia (“quimio”) se puede usar después de la cirugía para el


tratamiento de niños menores de 3 años. También se puede usar junto con la
cirugía y la radioterapia en niños mayores. La quimio utiliza medicamentos
poderosos para matar las células del cáncer o impedir que crezcan (se dividan) y
produzcan más células cancerosas.

La quimioterapia es el uso de fármacos para destruir las células tumorales,


generalmente al inhibir su capacidad para crecer y dividirse. El profesional que
administra este tratamiento es un oncólogo clínico, un médico que se especializa
en el tratamiento de tumores con medicamentos, o un oncólogo pediátrico.

La quimioterapia sistémica ingresa en el torrente sanguíneo para que alcance las


células tumorales de todo el cuerpo. Algunos de los métodos frecuentes para
administrar quimioterapia incluyen un tubo intravenoso (i.v.) que se coloca en una
vena con una aguja, o una pastilla o cápsula que se traga (por vía oral).

La quimioterapia para el astrocitoma a menudo combina 2 o 3 fármaco.

La quimioterapia puede usarse para retrasar o evitar la radioterapia en niños


pequeños con tumores de grado bajo, como el JPA, debido a sus posibles efectos
secundarios. Para un tumor de grado alto, la quimioterapia probablemente sea más
eficaz si se usa con cirugía y radioterapia.

6. TRATAMIENTO CON RADIOTERAPIA


Usa rayos X de altos niveles de energía u otros tipos de radiación para destruir las
células cancerosas o detener su crecimiento. Se usa en general en niños mayores
de 3 años luego de una cirugía por tumores de grados III y IV. La radioterapia
externa se usa para el tratamiento de astrocitomas en niños. La forma en la que se
administra la radiación depende del tipo de tumor y de dónde esté ubicado en el
cerebro o en la médula espinal.La radioterapia implica el uso de rayos X de energía
alta u otras partículas para destruir las células tumorales. El médico que se
especializa en administrar radioterapia para tratar un tumor se conoce como
radioncólogo. El tipo más frecuente de tratamiento con radiación se denomina
radioterapia con haz externo, que es radiación administrada desde una máquina
externa al cuerpo.

Los efectos secundarios de la radioterapia pueden incluir fatiga, reacciones leves


en la piel, malestar estomacal y deposiciones líquidas. La mayoría de los efectos
secundarios a corto plazo desaparecen algún tiempo después de finalizar el
tratamiento.La radioterapia a veces puede causar problemas en el crecimiento y el
desarrollo del cerebro del niño a largo plazo. Esto significa que el médico puede
elegir tratar el tumor de otra manera. Para evitar o reducir la necesidad de
radioterapia en niños pequeños, es probable que el médico utilice primero
quimioterapia, para encoger el tumor.

El tratamiento del astrocitoma recurrente depende de 3 factores:

 El grado del tumor.


 El lugar de reaparición del tumor.
 El tipo de tratamiento que el niño recibió para el tumor original.

Si el tumor es un astrocitoma recurrente de grado bajo, el médico puede realizar


una cirugía para extirpar la mayor cantidad posible del tumor. Los niños que
previamente no hayan recibido radioterapia o quimioterapia pueden recibir uno de
estos tratamientos, o ambos, para el tumor recurrente.

Si el tumor es un astrocitoma recurrente de grado alto, el médico puede sugerir


otros tipos de quimioterapia o radioterapia. En raras ocasiones, se puede recomendar
la quimioterapia junto con el trasplante de células madre/médula ósea.

Un tumor recurrente puede generar emociones como incredulidad o temor. Es


recomendable que usted y sus familiares hablen con su equipo de atención médica
respecto de estos sentimientos y soliciten servicios de apoyo que los ayuden a
sobrellevar la situación.