Sie sind auf Seite 1von 6

Compendio: Cuidados de un gatito (1-2

meses)
Fuente: Notigatos.es
Hogarmania

Los gatos, la creación magnifica de la vida. El sentimiento inefable por un ser


que no es humano pero tampoco se reduce a ser simplemente una mascota,
un ser viviente mas en la casa.
El gatito en su más tierna infancia es un animal extremadamente travieso.
Enseguida que le empiezan a salir los dientes de leche, allá por la tercera
semana de edad, va a empezar a comportarse de una manera que puede
no gustar demasiado a los humanos. Y es que va a querer explorarlo todo…
con su boca y con sus uñas. A esta edad no hace mucho daño, pero puede
llegar a hacerlo tantas veces al día que más de una vez nos preguntamos si
seguirá siendo así una vez adulto.
Pero la respuesta a esa pregunta la tenemos nosotros mismos. Sí, sí.
Dependiendo de lo que le enseñemos -consciente o inconscientemente-, el
pequeño se comportará de una forma de otra. Para que el día de mañana
se porte bien, es necesario saber cómo educar a un gatito de 2 meses.
Veamos qué es lo que tenemos que hacer para transformar al ”pequeño
monstruito” en un felino social.
¿Qué necesito para educar a un gatito de 2 meses?
Lo que más vas a necesitar será paciencia. Mucha, mucha paciencia. El
gatito va a ponerte a prueba varias veces al día, todos los días. Se va a
subir en tu regazo, a veces para dormir, pero otras para jugar, y hay que
saber que la palabra ‘jugar’ a esta edad conlleva arañar y morder todo lo
que se encuentra, incluyendo manos, brazos y piernas.
Pero tampoco puede faltar el cariño. De hecho, esto es fundamental. Si el
pequeño no recibe cariño todos los días, entonces será un gato adulto que
se portará de manera inadecuada con la familia y con las visitas.
¿Cómo educarlo?
Es muy importante tener siempre presente que no hay que dejar que nos
arañe ni que nos muerda. Nunca (o casi nunca). Por ello, tenemos que
asegurarnos de que siempre tenemos un juguete o una cuerda cerca,
ya que será eso lo que usaremos para jugar con él.
En el caso de que no tengamos nada, si por ejemplo se sube al sofá, lo
bajaremos; y si se vuelve a subir y nos vuelve a atacar, lo volveremos a bajar.
Así hasta que se quede tranquilo. Al principio costará que aprenda que no
puede atacarnos, pero con tiempo y paciencia lo conseguiremos.

El gatito debe de estar con la familia cuanto más tiempo


mejor.

Normalmente cuando se adquiere una cría de gato con la edad de 8 semanas (2


meses), el destete ya ha sido realizado por el criador y vosotros lo que tenéis que
tener en cuenta es que tenéis que alimentarlo cubriendo todas sus necesidades.
Es una etapa de crecimiento rápida e intensa. Este es el momento de que se
acostumbren a la casa y de que los dueños se acostumbren a alimentarlos de una
manera correcta. Hay que insistir en este tema porque la alimentación de estas
criaturas es específica y es muy importante hacerla correctamente.
Un gatito necesita que alimentarse a través de su dieta de 30 nutrientes
esenciales, que si no son aportados a través de su dieta, el gato no los va a poder
sintetizar y van a generar deficiencias. Hoy en día, alimentar diariamente a un
gato es muy fácil porque existen preparados en el mercado que, además de ser
muy apetitosos, tienen diferentes sabores y una textura ideal para los gatitos de
estas edades.
Son alimentos húmedos, que suelen venir en sobres, con un aporte de proteínas
de alta calidad, fundamental para que el sistema musculo esquelético de
estos jóvenes cachorros se desarrolle plenamente.

Alimentación especial para gatos durante el primer año

Todos los gatos, necesitan una alimentación de calidad, un alimento


especialmente formulado para cachorros, desde el destete hasta el año de vida.
Este tipo de alimento contiene calostro, que es la primera leche de la madre y
que es muy rico en inmunoglobulinas, y que se ha demostrado que refuerza la
respuesta a las vacunas.

Además el calostro también ayuda a mejorar el equilibrio de la flora


intestinal y a proteger al gatito frente a diarreas
Contiene una fuente natural de DHA que ayuda a un mejor desarrollo
del cerebro y de la visión.
La edad ideal para destetar a los gatitos

Como criadores de gatos está en nosotros la responsabilidad de decidir a


qué edad debe un cachorro dejar nuestra casa para ir a su nuevo hogar.
Debemos dejar que nuestros cachorros nos dejen sólo a la edad óptima para
el traslado. Es nuestra responsabilidad tratar de educar a los compradores
potenciales sobre cuál es el momento adecuado y explicarles el porqué y de
instar a todos los criadores, veterinarios, y otro tipo de vendedores a que
acepten que hay una edad ideal para que un cachorro pueda adaptarse sin
problemas a un medio ambiente desconocido.

Existen 4 razones concretas para no dejar que un cachorro vaya a su


nueva casa antes de las 12 semanas. (tres meses)
Inmunidad del gatito:

Aún cuando el protocolo de vacunación varía de veterinario en veterinario,


la mayoría de los cachorros reciben vacunas alrededor de las 6, 9 y 12
semanas de vida. Hasta que un cachorro no cumpla 12 semanas no tendrá
una inmunidad lo suficientemente fuerte contra las enfermedades más
comunes. Será más vulnerable a ellas debido al stress del cambio de casa
antes de las doce semanas.

El Destete de los gatitos:

Los cachorros menores de 12 semanas están aún en proceso de destete y


de acostumbramiento a las comidas comerciales.

Bandeja de deposiciones:

Los hábitos de uso de la bandeja están aún en proceso de aprendizaje y


fijación.

Socialización de los gatitos:

La socialización con la madre y sus hermanos de lechigada es esencial para


desarrollar un temperamento sociable.
Problemas resultantes de un traslado temprano

El stress de ir a una nueva casa y estar expuesto a nuevos gérmenes hacen


a los cachorros más susceptibles a las enfermedades durante este período.
El cachorro puede dejar de comer sin el estímulo de competencia a que es
incitado por sus hermanos. El stress puede producir vómitos y aún diarrea. El
cachorro puede sentir miedo y falta de confianza para aceptar el medio
ambiente desconocido, lo que podrá dar como resultado un comportamiento
antisocial permanente.