Sie sind auf Seite 1von 4

Operación del relleno sanitario

La operación exitosa de un relleno sanitario requiere de una planificación cuidadosa, manejo


eficaz, uso adecuado de la mano de obra y del equipo mecanizado, y un frecuente control del
rendimiento.

El control del rendimiento se inicia con la recepción y la disposición final de los residuos
sólidos y continúa con las operaciones que atañen a la protección de la salud y la seguridad
humana, así como a la protección del ambiente. La operación de un relleno sanitario incluye
el uso de equipo pesado, mano de obra y el control del impacto de la disposición final de
residuos sólidos en la salud pública y en el ambiente.

A continuación se describen las actividades que conforman la operación de un relleno


sanitario.

 Control de acceso
El primer procedimiento para el control de la disposición final de residuos sólidos en el
relleno sanitario es el control del acceso al sitio.
El relleno sanitario debe contar con una garita de control y una oficina en el cual un guardia,
algunas veces asistido por un personal, registra los detalles de las cargas a ingresar, estas son:
1. Tipo de residuo sólido.
2. Procedencia.
3. Cantidad aproximada de residuos sólidos.
La cantidad de residuos sólidos puede ser calculada a partir de la capacidad volumétrica del
vehículo de transporte, o mediante la medida del peso en la zona de báscula.
Otro aspecto importante en el control de acceso, es el de proveer medidas en las cuales los
vehículos que transportan los residuos sólidos puedan ser dirigidos fácilmente hacia un lugar
específico dentro del relleno sanitario; con el objetivo de evitar un tráfico congestionado si
existiera un arribo de vehículos simultáneamente y la posible interferencia al equipo de
compactación que trabaja dentro del relleno sanitario.

 Colocación y compactación de residuos


Hay dos requisitos “clásicos” para un relleno sanitario de acuerdo a Flintoff (1976):
1. Los desechos deben ser depositados y compactados en capas delgadas a no más de
unos 2 m de profundidad.
2. Cada día, la superficie del nuevo depósito de residuos deben ser cubiertos con
aproximadamente 15 cm., de suelo (o material similar).
Un aspecto importante para una mejor operación del relleno sanitario es la colocación y
principalmente la compactación del residuo sólido; se debe de asegurarse una correcta
compactación la cual mejorara también la capacidad del relleno. Este procedimiento reduce
la cantidad de aire remanente en los depósitos de residuos sólidos (el cual puede acelerar la
descomposición, incrementar el olor, la propagación de superficie inflamable y la
contaminación de agua), también se previene los espacios vacíos los cuales reducen la
estabilidad de los residuos pudiendo provocar un colapso.
Logrando una buena compactación se reduce la probabilidad de problemas futuros. En la
mayoría de rellenos se hace uso de maquinaria “tractor oruga” para la operación de
colocación y compactación; la técnica recomendada es diseñada para la compactación
efectiva de residuos sólidos manteniendo pequeñas áreas de trabajo.

 Operación durante la conformación de la celda


La forma en que se aborda la construcción y operación de la celda es muy importante, ya que
de ello dependerá en gran medida el grado de consolidación y estabilidad estructural que
alcanzara el relleno, características que a su vez determinaran el uso posterior que se le dará
al sitio.
La compactación de la basura es la operación que se debe cuidar fundamentalmente para
obtener un relleno sanitario de alto nivel. Para obtener resultados óptimos de esta se debe
aplicar lo siguiente:
1. Distribuir los residuos en un frente de
aproximadamente un ancho igual al ancho de la
placa de empuje y colocarlas en una capa de no
más de 60 cm. de espesor.
2. Crear un frente de trabajo con una contra pendiente
de aproximadamente 1 m de altura por 3 m de base,
a la vez que se trabaja el material de abajo hacia
arriba, rompiendo, acomodando y compactando
los residuos.
3. EI operador repite esta operación (2 a 4 pasadas)
hasta eliminar los huecos y hasta que los desechos
hayan sido acomodadas y su superficie ya no se
deforme después del paso del equipo de
compactación.
4. El ciclo comienza nuevamente
 Operaciones de cobertura
Una vez compactada la basura, se procederá a ejecutar la etapa de cobertura, cuyo espesor
final no deberá ser en ningún punto menor a 15 cm.
La tierra a utilizar deberá ser acumulada en una zona inmediata a la parte superior de la
celda en construcción, desde donde será distribuida sobre toda la superficie a cubrir, de
acuerdo a los espesores arriba señalados.
Una vez colocado el material de cobertura sobre la basura, este deberá ser debidamente
compactado de manera de obtener un grado de compactación cercano al óptimo. Tal
compactación se efectuara pasando al menos 2 veces la oruga de la maquinaria por cada
punto de la cobertura.
La terminación de la celda, una vez puesto y compactado el material de cobertura, se hará
de manera tal de dejar la superficie superior de esta con una leve pendiente, del orden del
1 % al 2 % hacia su parte posterior.
Dicha pendiente tiene por objeto reducir la posibilidad de afloramiento de fluidos
percolados en el momento de sobreponer una celda sobre otra.
Adicionalmente, la cobertura de cada celda se finalizara construyendo un pequeño pretil
de contención al pie del talud frontal, con el fin de impedir cualquier afloramiento
posterior de fluidos por su base, si fuera necesario. Al término de la jornada diaria, la
totalidad de la celda debe quedar cubierta según lo señalado anteriormente en lo que
respecta a espesores mínimos, pendientes superiores y pretiles de contención.
Para facilitar la extracción del biogás, se puede remover parte de la capa de cobertura de
la celda sobre la cual se colocara la siguiente, a fin de que ambas fuesen interconectadas
y se asegure así la efectividad de las chimeneas de drenaje de gases.

Imagen: Diagrama de la construcción de las paredes laterales de las celdas de


disposición final.
 Operación de maquinaria en el relleno sanitario
Equipo mecánico del relleno sanitario
El administrador del relleno sanitario tiene que tomar importantes decisiones acerca de
la inversión en equipos mecánicos respecto al tipo de relleno sanitario.
Existe una serie de características del sitio donde se desarrolla el relleno sanitario que
definen la necesidad de equipos mecánicos, características como: condiciones
topográficas del lugar, existencia de aguas superficiales, existencias de material de
recubrimiento en el sitio o cercano a él, cantidad de residuos que llegan a diario, tipo de
residuos, etc.
Las características predominantes son la cantidad de residuos a tratar a diario, el tipo de
residuo y el material de recubrimiento que será necesario traer de algún sitio exterior.
Las funciones básicas que realiza el equipo mecánico están dividido en tres:
1. Funciones relacionadas al suelo (excavación, traslado, compactación).
2. Funciones relacionadas con los residuos (traslado, compactación).
3. Funciones de soporte (incluyen la extensión y el mantenimiento de carreteras hasta
el área de trabajo, construcción de drenaje).

Verwandte Interessen