Sie sind auf Seite 1von 18

Expediente N° : 219-2013

Especialista : Alicia Trujillo Pérez


Cuaderno : Cautelar
Sumilla : Medida cautelar de no innovar.

SEÑOR JUEZ DEL SEXTO JUZGADO CIVIL DE AREQUIPA.

HIPÓLITO SAMUEL GALDOS ZEBALLOS, identificado con D.N.I. Nº29620532 y CANDELARIA ZEGARRA PONCE
DE GALDOS, identificada con D.N.I. Nº 29322069, con domicilio en Los Arces, Mz. G, Lt. 15, distrito de
Cayma, provincia y departamento de Arequipa, señalando domicilio procesal en Calle Los Cedros Nº 120,
Urb. Orrantia – Cercado de Arequipa, señalando Casilla Física Nº 1938, y Casilla Electrónica Nº 32066,en
autos que seguimos en contra de Santiago Raúl Paz Moscoso y otros; a Ud. respetuosamente decimos:

1.- NOMBRE Y DIRECCIÓNDE LOS EMPLAZADOS:

 La sociedad conyugal conformada por los esposos SANTIAGO RAÚL PAZ MOSCOSO y JESÚS ESTELA
VALENCIA LINARES DE PAZ, con domicilio en Calle José María Cuadros N° 205, distrito de Cerro
Colorado, provincia y departamento de Arequipa.
 JUAN FRANCISCO PAZ VALENCIA, quien domicilia en Urb. Aurora Mz. B, Lt. 2-B, distrito, provincia y
departamento de Arequipa.

2.- PETITORIO:

Solicito que vuestro Despacho dicte MEDIDA CAUTELAR DE NO INNOVAR, sobre el inmueble materia sub
litis, denominado: terreno rústico, ubicado en el Valle Chili, sector lateral 04, UC. 01505, Cerro Colorado,
Código de predio Nº 9_2258185_01505, del distrito de Cerro Colorado, provincia y departamento de
Arequipa, de 0.52 has, inscrito en la Partida Registral N° 04024005, del Registro de la Propiedad Inmueble de
la Zona Registral N° XII – Sede Arequipa; a efecto que SE CONSERVE LA SITUACION DE HECHO Y DERECHO
QUE A LA FECHA MANTIENE EL INMUEBLE, IMPIDIENDO AL ACTUAL TITULAR REGISTRAL (Sr. Juan Francisco
Paz Valencia) REALIZAR CUALQUIER ACTO DE DISPOSICIÓN DEL INMUBLE, es decir, que vuestro Despacho
deberá disponer que el titular registral se abstenga de arrendar el inmueble, darlo en uso, constituir
usufructo o derecho de superficie, constituir hipoteca u otro gravamen o carga, venderlo, donarlo, realizar
modificaciones sobre el mismo, realizar construcciones o inversiones sobre el bien, y todo tipo de acto que
implique uso, disfrute o disposición del bien, sea a título oneroso o gratuito que no sea el que ejerza
directamente el Sr. Juan Francisco Paz Valencia;hasta que exista un pronunciamiento definitivo en el
proceso principal; bajo apercibimiento de ser denunciado por el delito de desacato.

Asimismo, para asegurar el cumplimiento efectivo de los fines de la medida, vuestro Despacho deberá
oficiar al Registro de la Propiedad Inmueble de la Zona Registral N° XII, para que inscriba en la Partida
Registral N° 04024005 (que es la partida registral del inmueble), la presente medida cautelar de no innovar
dictada, y posteriormente disponga el bloqueo o inmovilización temporal de la referida partida, hasta que
sea levantada por mandato judicial.

Ello conforme a los siguientes argumentos de hecho y de derecho:

3.- ANTECEDENTES DEL PRESENTE PROCESO:

3.1.- Con fecha 21/Enero/2013, los recurrentes HIPÓLITO SAMUEL GALDOS ZEBALLOS y CANDELARIA
ZEGARRA PONCE DE GALDOS solicitamos a vuestro Despacho una medida cautelar de no innovar, fuera del
proceso.

3.2.-Vuestro Despacho, mediante Res. N° 03, de fecha 05/Marzo/2013, adecuó nuestro pedido cautelar, y
nos concedió una “medida de cautelar genérica en forma de inscripción preventiva”. Ello debido a que
consideró en su oportunidad que la medida cautelar solicitado, no resultaba ser adecuada para el caso,
pues, ésta resulta ser de naturaleza excepcional, y sólo procede cuando no exista otra a la cual recurrir,
siendo que en vuestro Despacho consideró que la “medida cautelar genérica en forma de inscripción
preventiva” era la adecuada para el caso conforme a las circunstancias de la fecha en que se solicitó (inicios
de año del 2013).

3.3.- A solicitud de esta parte, con fecha 03/Mayo/2013, dicha medida genérica fue debidamente inscrita en
los Registros Públicos de Arequipa (Ver Asiento N° D00004 de la Partida Registral N° 04024005
correspondiente al inmueble sub litis).

 Se debe señalar que dicha medida genérica, a la fecha, ha sido variada a una medida cautelar
específica de anotación de demanda. Tal como se aprecia de los antecedentes.

3.4.-Con fecha 06/Junio/2013, esta parte interpuso demanda de Cumplimiento de Contrato de


Compraventa, en contra de los esposos Santiago Paz Moscoso y Jesús Estela Valencia Linares de Paz.

Mediante Res.N°02 de fecha 21/Junio/2013, vuestro Despacho admitió a trámite nuestra demanda, y
dispuso se notifique la misma a los demandados Santiago Paz Moscoso y Jesús Estela Valencia Linares de
Paz.

3.5.- El trámite del proceso se siguió normalmente; sin embargo, estando el proceso para sentencia, el Sr.
Juan Francisco Paz Valencia se apersonó al presente proceso, alegando haber adquirido el inmueble materia
del presente proceso de sus señores padres, los demandados Santiago Paz Moscoso y Jesús Estela Valencia
Linares de Paz, siendo que solicitó su incorporación al presente proceso en calidad de litisconsorte necesario
pasivo.
Mediante Res. N° 28 de fecha 03/Julio/2015, vuestro Despacho dispuso que se incorpore al presente
proceso al Sr. Juan Francisco Paz Valencia como litisconsorte necesario pasivo; siendo que a la fecha ya se le
ha notificado con la demanda.

3.6.- Estando a la incorporación en el cuaderno principal del Sr. Juan Francisco Paz Valencia, en el cuaderno
cautelar del presente proceso, con fecha 19/Agosto/2015 los recurrentes solicitamos se varíe la medida
cautelar de anotación de demanda inscrita, en cuanto a los afectados con la misma, para que comprenda
también al Sr. Juan Francisco Paz Valencia.

Vuestro Despacho accedió a nuestro pedido, siendo que mediante Res. N° 21 de fecha 17/Agosto/2015
expedida en el cuaderno cautelar, se dispuso variar la medida cautelar específica de anotación de demanda
en el sentido que comprenda al litisconsorte Juan Francisco Paz Valencia. Dicha variación de medida fue
debidamente inscrita en los Registros Públicos.

3.7.- Sr. Juez, conforme a lo señalado anteriormente, está acreditado que los demandados Santiago Paz
Moscoso y Jesús Estela Valencia Linares de Paz, a pesar de existir una medida cautelar de anotación de
demanda inscrita en Registros Públicos a nuestro favor, transfirieron el inmueble a su hijo Juan Francisco
Paz Valencia, siendo que este último, también podría volver a transferir el predio, pues, la naturaleza de la
medida cautelar de anotación de demanda, no limita la posibilidad de transferir el bien; sin embargo, las
sucesivas transferencias del mismo causan grave perjuicio a los recurrentes demandantes, pues, las
transferencias del inmueble, originan que se tenga que incorporar al proceso al nuevo “propietario”, y con
ello el retraso indefinido en la expedición de la sentencia, o la producción de otras consecuencias jurídicas
que perjudiquen gravemente el derecho de esta parte a la persecución del bien, siendo que dicha situación
puede tonarse en irreparable.

3.8.- Estando a lo señalado anteriormente, recurrimos a vuestro Despacho para que dicte una medida
cautelar de no innovar, para lo cual los recurrentes cumpliremos con fundamentar nuestro pedido en los
puntos siguientes:

4.- FUNDAMENTOS DE LA PRESENTE MEDIDA CAUTELAR:

4.1.- VEROSIMILITUD DEL DERECHO INVOCADO:

4.1.1.- HECHOS QUE DIERON ORIGEN A LA DEMANDA:

4.1.1.1.-Con fecha 14/octubre/2010 los recurrentes celebramos con los esposos demandados, un contrato
denominado “Compromiso de Compra venta con arras confirmatorias”, para adquirir el Terreno rústico del
sector lateral 04, UC. 01505, ubicado en el Valle de Chili, de 0.52 has., Código de predio 92258185-01505,
distrito de Cerro Colorado, provincia y departamento de Arequipa, inscrito en la Partida Registral N°
04024005, de propiedad de los codemandados. El contrato denominado “Compromiso de contratar”, que en
realidad es un contrato definitivo de compraventa”.

4.1.1.2.- El monto total por la compra del inmueble fue pactado en US$187 200.00 (Ciento ochenta y siete
mil doscientos Dólares Americanos), el cual debía de ser pagado en tres partes, US$ 5 200 (Cinco mil
doscientos dólares americanos) a la firma de la minuta; US$ 74 800.00 (Setenta y cuatro mil Dólares
Americanos a la firma de la Escritura Pública) y US$ 107 200 (Ciento siete mil doscientos Dólares
Americanos) a la suscripción del denominado “contrato definitivo de compraventa”.

4.1.1.3.- Como es de verse de la Escritura Pública N° 5288, que contiene el contrato, las dos primeras cuotas
fueron pagadas en su oportunidad dentro de los márgenes que establecía el contrato, siendo la suma total
entregada a los vendedores de US$ 80 000.00 (Ochenta mil dólares americanos) lo que llega a ser un poco
más del 42% del monto total del precio pactado.

4.1.1.4.- En el “título” de la escritura pública se consigna como titulo: “Compromiso de compraventa con
arras confirmatorias”, y en la transcripción literal de la minuta, igualmente se consigna la denominación de
“Compromiso de contratar compraventa de inmueble con arras confirmatorias”. Sin embargo, las sumas
pagadas no constituyen arras confirmatorias, ni de otra naturaleza, sino que se trata de pagos parciales a
cuenta del valor del bien inmueble materia de la compraventa. Además los contratos son lo que son,
conforme a su naturaleza y no lo que las partes los denominan.

4.1.1.5.- A la fecha queda un saldo de pago de US$ 107 200.00 (Ciento siete mil doscientos dólares
americanos), el cual debía de ser pagado conjuntamente con la celebración de lo que se denominó
“contrato definitivo de compraventa”.

4.1.1.6.-Con fecha 02/octubre/2012 los propietarios del predio, ahora demandados, nos remiten una carta
notarial en la cual nos comunican que han decidido “devolver el monto pagado (US$ 80 000.00)” y “resolver
el contrato de compromiso de compraventa”, citando la cláusula quinta del contrato, la cual versa sobre la
entrega del bien inmueble y no sobre facultad alguna o acuerdo de resolución. (Solicito se tenga muy
presente). Por tanto, entendemos que legalmente NO SE HA PRODUCIDO LA RESOLUCION DEL CONTRATO.

4.1.1.7.- Con fecha 29/octubre/2012, los recurrentes contestamos la carta que nos remitieran los
demandados el 02/octubre/2012; bajo el entendido de que ya no existía contrato preparatorio, puesto que
las supuestas arras confirmatorias entregadas no eran tales, si no eran parte del pago del monto total por la
venta del bien inmueble; así mismo solicitamos tener una reunión con los demandados para poder arreglar
o solucionar el asunto.
4.1.1.8.- Con fecha 08/noviembre/2012 los demandados responden la carta que remitimos el
29/octubre/2012, en la cual indican (punto 3) que ellos, “únicamente están cumpliendo con lo normado en
la cláusula sexta de la escritura pública”, y que “no resulta para nada improcedente aplicar lo establecido en
el referido contrato ya que no es contrario a ley”. ´Por tanto, esta carta, no aclara, ni rectifica la carta
anterior, y por tanto, no crea o perfecciona aspecto alguno de la carta del 02/oct./2012 (Que se tenga muy
presente, pues en la carta del 02/octubre/2012 no se cita la cláusula sexta del contrato).

4.1.1.9.- Con fecha 11/enero/2013, los recurrentes contestamos las cartas remitidas por los codemandados
el 02/octubre/2012 y el 08/noviembre/2012, en donde aclaramos con amplitud que el documento firmado
no es en realidad un compromiso de contratar si no que es un contrato de compraventa y que las arras
confirmatorias no son tales, pues en realidad constituyen el pago parcial del precio del bien inmueble,
además de todo lo que se expone en el presente escrito y que será materia de la demanda a interponerse.

4.1.1.10.- De otro lado a fin de evitar mayores conflictos mediante la misma carta notarial del
11/enero/2013, adjuntamos la copia de un cheque de gerencia por la suma del pago total de la tercera y
última parte del precio pactado del valor del bien inmueble y les solicitamos suscribir para el día
15/enero/2013, la respectiva Escritura Pública de cancelación del precio por la compraventa del bien
inmueble objeto del contrato (puntos 4 y 5). Dicho cheque de gerencia es por la suma de $ 107 200.00

4.1.1.11.- Mediante carta notarial del fecha 14/enero/2013 los codemandados responden a nuestra carta
remitida de fecha 11/enero/2013; en donde afirman, sin sustento alguno “ haber suscrito un contrato de
compromiso de compraventa con arras confirmatorias” (Solicito se tenga muy presente, pues las arras
confirmatorias no son propias de los contratos preparatorios), Además de aducir falsamente que no los
requerimos para suscribir la compraventa definitiva, hecho que no es cierto en mérito a lo expuesto.

4.1.1.12.- Finalmente en la mencionada carta notarial los demandados nos mencionan que si venden el bien
inmueble no estarían cometiendo ningún delito penal ya que estarían disponiendo de lo que les
corresponde, por lo tanto existe el indicio y aún la prueba directa de que los codemandados pretendan
vender el bien inmueble, lo que imposibilitaría nuestro derecho de adquisición y pondría en riesgo nuestros
proyectos de inversión.

4.1.2.- ARGUMENTOSLEGALES QUE SUSTENTAN NUESTRA DEMANDA:


4.1.2.1. EL CONTRATO CELEBRADO NO ES UN “CONTRATO PREPARATORIO CON ARRAS
CONFIRMATORIAS”, SINO UN “CONTRATO DEFINITIVO DE COMPRAVENTA”.
El contrato celebrado entre los recurrentes y los demandados los esposos Paz – Valencia, contenido en la
Escritura Pública Nº 5288, de fecha 14/Octubre/2010, denominado“Compromiso de Compraventa con Arras
Confirmatorias”, no es un contrato preparatorio, sino un contrato definitivo de compraventa, por tres
razones:

a.- NO SE TRATA DE UN CONTRATO PREPARATORIO:

o Los contratos preparatorios, según los artículos 1414 y 1419 del C.C., son únicamente de dos tipos:
los contratos preparatorios de compromiso de contratar y los contratos preparatorios de opción.

o Esmateria del proceso:“Contrato Preparatorio con Arras Confirmatorias”, podría enmarcarse dentro
de los contratos preparatorios de “compromiso de contratar”, sin embargo, esto no es así, por las
siguientes razones:

 En los contratos de compromiso de contratar, la obligación que se asume, es la de celebrar un


contrato en el futuro. En el presente caso, no ha ocurrido eso, pues, las obligaciones asumidas por
las partes eran las propias de un contrato de compraventa definitiva, por ejemplo, la del pago del
precio de inmueble.

 Los contratos de compromiso de contratar, carecen de fin económico propio e inmediato. En el


presente caso, al haberse pagado dos armadas del precio de bien, esto es $ 80,000.00, ya existe
un fin económico.

 En los contratos de compromiso de contratar, las partes no quieren o no pueden celebrar aún el
contrato definitivo. En el presente caso, las partes sí querían celebrar un contrato definitivo y no
estaban impedidas de hacerlo.

o Por otra parte, en ningún caso, un contrato preparatorio implica la ejecución de las obligaciones
propias del contrato definitivo. En el presente caso, los recurrentes hemos pagado el precio del
inmueble, y esto implica la ejecución de las obligaciones propias de los compradores (el pago de la
contraprestación por la venta del bien).

POR TANTO, EL CONTRATO CELEBRADO NO ES CONTRATO PREPARATORIO, SINO UN CONTRATO


DEFINITIVO DE COMPRAVENTA.
b.- LAS SUMAS DE DINERO PAGADAS NO CONSTITUYEN “ARRAS CONFIRMATORIAS”, SINOEL PAGO DEL
PRECIO DEL INMUEBLE, pues:

o En la cláusula tercera del contrato se estableció que el precio del inmueble es de US$ 187,200.00,
monto que debía ser pagados por los recurrentes, en tres armadas:

 US$ 5,200.00 a la firma de la minuta.

 US$ 74,800 a la firma de la Escritura Pública Nº º 5288, de fecha 14/Octubre/2010.

 US$ 107,200.00 a la firma del denominado “Contrato Definitivo de Compraventa” (que en realidad
es la Escritura de Cancelación Total de Precio).

Los recurrentes cumplimos con pagar a los demandados las dos primeras cuotas, que ascienden a la
suma de US$ 80,000.00.Asimismo, mediante carta notarial de fecha 11/Enero/2013, ofrecen el pago
de la tercera armada del valor del bien, esto es la cancelación total del precio pactado, adjuntando
para ello copia del cheque de gerencia por la suma de US$ 107,200.00

Por tanto, los recurrentes cumplimos con pagar a favor de los demandados la suma US$ 187,200.00,
que, por ningún motivo, pueden ser considerados como “arras”, sino como el precio del inmueble.
Sería absurdo sostener que este monto constituiría únicamente el monto de las “arras”, ya que, por
la naturaleza de las cosas, no se puede pactar un monto de arras tan elevando, todo lo contrario,
todo nos lleva a deducir, que este monto es el valor del predio.

o Por otra parte, según Max Arias SchreiberPezet1, “las arras confirmatorias afirman la existencia del
contrato, exteriorizan su celebración, dan fe de su conclusión, establecen un signo exterior en virtud
del cual fácilmente puede ser probado. No aseguran el cumplimiento del contrato pero lo refuerzan”.
Por tanto, LAS ARRAS CONFIRMATORIAS NO SON PROPIAS DE LOS CONTRATOS PREPARATORIOS
SINO DE LOS CONTRATOS DEFINITIVOS.

o Por último, debemos señalar que las “arras”, son “arras”, es decir, lo que se da en prenda para
asegurar el cumplimiento del contrato, no son, en ningún caso, la contraprestación que se pagar por
la compra de un inmueble, que es lo que ocurren en el presente caso.

1
Arias SchreiberPezet, Max, Exégesis del Código Civil Peruano de 1984, Tomo I – Contratos Parte General, 3º
Edición, pág. 306.
POR TANTO, LAS SUMAS DE DINERO PAGADAS NO CONSTITUYEN “ARRAS CONFIRMATORIAS”, SINO EL
PAGO DEL PRECIO DEL INMUEBLE.

c.- EL CONTRATO CELEBRADO ES UNO DE COMPRAVENTA, PUES, HAY ACUERDO SOBRE LA COSA Y EL
PRECIO:

o El artículo 1529 del C.C. establece: “Por la compraventa el vendedor se obliga a transferir la
propiedad de un bien al comprador y éste a pagar su precio en dinero”. Por tanto, el único requisito
necesarios para perfeccionar una compraventa es llegar a un acuerdo sus dos elementos:

 Cosa: Las partes acordaron que el bien materia de la compraventa sería el inmueble ubicado en el
Valle Chili, sector lateral 04, U.C. 01505, distrito de Cerro Colorado.

 Precio: Las partes acordaron que el precio de transferencia sería la suma de US$ 187,200.00,
monto que los recurrentes efectivamente pagamos, conforme hemos indicado anteriormente.

o Por otra parte, debemos tener presente que el artículo 1352 del C.C., establece que: “Los contratos
se perfeccionan por el consentimiento de las partes, excepto aquellos que además deben observar la
forma señalada por ley bajo sanción de nulidad”.Por tanto, siendo la compraventa un contrato que
no requiere de formalidad alguna, y existiendo acuerdo de las partes sobre la cosa y el precio, se ha
producido una compraventa perfecta, y no se trata, en ningún caso, de un contrato preparatorio.

POR TANTO, EL CONTRATO CELEBRADO ES UNO DE COMPRAVENTA, AL EXISTIR ACUERDO ENTRE EL


PRECIO Y LA COSA.

d.-JURISPRUDENCIA DE LA CORTE SUPREMA QUE RESPALDA NUESTRA POSICIÓN DE QUE EL CONTRATO


CELEBRADO NO ES UN “CONTRATO PREPARATORIO CON ARRAS CONFIRMATORIAS”, SINO UN
“CONTRATO DEFINITIVO DE COMPRAVENTA”:

o Cas. Nº 1751-97 Junín:


“El compromiso de contratar un contrato definitivo de compraventa crea la obligación de celebrar
este contrato el cual, a su vez, crea la obligación de transferir la propiedad de un bien y la obligación
de pagar su precio en dinero. (...) En consecuencia, el pago de una parte del precio importa la
ejecución del contrato definitivo, por cuanto en el contrato preparatorio sólo se determinan los
elementos esenciales del contrato definitivo. (...) Además las partes en un compromiso de contratar
un contrato definitivo de compraventa no se denominan comprador ni vendedor, por lo que se
referencia en la sentencia impugnada no hace sino reafirmar la tesis de que en el caso de autos se
está ante un contrato definitivo de compraventa y no ante un contrato preparatorio”.

o Cas. Nº 768-2002-Lima:
“El compromiso de contratar un contrato un contrato definitivo de compraventa crea de la obligación
de celebrar este contrato, el cual, a su vez, crea la obligación de transferir la propiedad de un bien y la
obligación de pagar su precio en dinero. En consecuencia, el pago de una parte del precio del importa
la ejecución del contrato definitivo”.

o Cas. Nº 0331-2003-Lima:
“Es menester precisar, si bien el documento ha sido denominado por las partes como contrato de
cesión de derechos y acciones, debe tenerse presente que los contratos no pueden ser únicamente lo
que las partes lo denominan, sino lo que por su naturaleza les corresponda”.

o Cas. Nº 013-1996-Huaura:
“Aunque se haya denominado como un contrato de promesa de venta, pero se hayan establecido
obligaciones propias del vendedor y comprador, y habiéndose inclusive entregado la posesión del
inmueble; será en realidad un contrato definitivo y no uno de preparatorio”

POR TODO LO INDICADO ANTERIORMENTE, EL CONTRATO CONTENIDO EN LA ESCRITURA PÚBLICA Nº


5288, DE FECHA 14/OCT/2010, CELEBRADO ENTRE LOS RECURRENTES Y LOS DEMANDADOS, NO ES UN
“CONTRATO PREPARATORIO CON ARRAS CONFIRMATORIAS”, SINO UN “CONTRATO DEFINITIVO DE
COMPRAVENTA”

4.1.2.2.- EN EL CONTRATO CELEBRADO NO EXISTE CLÁUSULA RESOLUTORIA ALGUNA, POR TANTO, NO HA


OPERADO RESOLUCIÓN ALGUNA:

a.- Como puede apreciarse de la lectura de las cláusulas del contrato denominado “Contrato Preparatorio
con Arras Confirmatorias”, ÉSTE NO CUENTA CON “CLÁUSULA RESOLUTORIA” ALGUNA.

b.- Sin embargo, la cláusula sexta del Contrato, literalmente establece lo siguiente:

“Así mismo, acuerdan las partes, que si no se llegara a suscribir la Compraventa Definitiva, por causa de
uno de los promitentes, se dará por caducado el compromiso de compraventa; debiendo devolver los
PROMITENTES VENDEDORES la suma de dinero entregada equivalente a US$ 80,000.00 (OCHENTA MIL Y
00/100 DÓLARES AMERICANOS)”.

c.- Como podemos apreciar, la cláusula sextaNO ES UNA “CLÁUSULA RESOLUTORIA, sinouna “cláusula de
caducidad”.

d.- LA FIGURA DE LA “CADUCIDAD”, JURÍDICAMENTE, NO ES APLICABLE EN MATERIA DE CONTRATOS,


porque los contratos no pueden ser objeto de caducidad, sino de resolución o rescisión.

e.- Por tanto, al no existir la figura de la “caducidad” en materia de contratos,dicha cláusula no puede
producir efectos jurídicos, siendo que no podría invocarse esta cláusula para pretender resolver el contrato.

f.- Por último, en el supuesto negado que la figura de la caducidad opere en materia de contratos, no se
podría dar por “caducado” el Contrato, pues, la cláusula sexta hace referencia alacaducidad del
“Compromiso de Compraventa”, y este contrato no existe, pues, como ya hemos indicado, el acto jurídico
realmente celebrado es un contrato de compraventa definitiva.

g.- Por otra parte, nuevamente, en el supuesto negado que la cláusula sextapueda ser considerada como
una cláusula resolutoria, ésta no puede serlo, debido a que no cumple con lo dispuesto en el artículo 1430
del C.C. (que regula cómo debe ser una cláusula resolutoria). Explicamos:

o El primer párrafo del Art. 1430 C.C. establece que:

“Puede convenirse que el contrato se resuelva cuando una de las partes no cumple con determinada
prestación a su carga, establecida con toda precisión”.

o Como podemos apreciar, la norma establece como requisito para establecer una cláusula resolutoria
que la prestación que la parte incumpla sea establecida con toda precisión. Es decir, de forma
expresa y clara.
o En el presente caso, la cláusula sexta sólo se limita a indicar:“que si no se llegara a suscribir la
Compraventa Definitiva, por causa de uno de los promitentes, se dará por caducado el compromiso de
compraventa”.
o Podemos apreciar, que no se establece con claridad ni se precisa cuál es la prestación u obligación
cuyo incumplimiento generaría la resolución del contrato, por causas de cada contratante.Todo lo
contrario, la cláusula sexta es genérica y ambigua.
POR TANTO, LA CLÁUSULA SEXTA NO ES UNA CLÁUSULA RESOLUTORIA.

POR TODO LO INDICADO ANTERIORMENTE, EL CONTRATO CELEBRADO NO CUENTA CON UNA CLÁUSULA
RESOLUTORIA, Y POR ENDE, NO HA OPERADO LA RESOLUCIÓN DEL CONTRATO.

4.1.2.3.- NO HA OPERADO LA RESOLUCIÓN DEL CONTRATO:

a.- Al no tener el contrato denominado “Contrato Preparatorio con Arras Confirmatorias” cláusula
resolutoria alguna, como hemos indicado en el punto anterior,no era posible resolver el contrato, por esta
vía.

b.- Sin embargo, los demandados pretendieron resolver el mismo, a través de una carta notarial de fecha
02/Octubre/2012, por la cual comunican a los recurrentes que han decidido devolverles el monto de $
80,000.00 y “resolver” el contrato de compromiso de compraventa, citando para ello la cláusula quinta del
contrato.

c.- Esto es legalmente incorrecto, pues:

o Los demandados, para “resolver” el contrato, se amparan en la cláusula quinta, que nada tienen que
ver con la resolución del contrato, pues, como puede apreciarse de la lectura del contrato, trata
sobre entrega de la posesión del inmueble. Procedemos a transcribir la misma:

“Las partes declaran que la entrega dela posesión del inmueble materia de la presente compraventa a
los PROMITENTES COMPRADORES se realizará a la firma de la escritura pública de compraventa
definitiva”.

o Los demandados primero pretenden devolver la suma dineraria y luego resuelven el contrato. Siendo
lo correcto, en caso de que existiera una cláusula resolutoria, primero resolver el contrato y luego
devolver el dinero.
o Lo que los demandados intentaron resolver fue el “Contrato Preparatorio con Arras Confirmatorias”
que, como ya hemos indicado, no es un contrato preparatorio sino un contrato definitivo de
compraventa, que es el que efectivamente se ha celebrado.

d.-Ante este hecho, mediante carta notarial de fecha 29/Octubre/2012 los recurrentes contestamos,
indicando que los demandados no pueden resolver el contrato denominado “Compromiso de Venta”,
puesto que el contrato que en realidad celebraron fue una “Compraventa” y no un “Compromiso de Venta”,
ya que el monto de US$ 80,000.00 que los recurrente a los pagamos a los demandados pueden ser
considerados como arras confirmatorias, sino como el pago de las dos primeras armadas del monto
acordado por la compraventa venta del bien. Asimismo, solicitan tener una reunión con los demandados.

e.- Como respuesta, los demandados remiten a los recurrentes, la carta notarial de fecha
08/Noviembre/2012, en la que indican que: “ellos únicamente están cumpliendo con lo normado en la
cláusula sexta de la Escritura Pública”y que “no resulta para nada improcedente aplicar lo establecido en el
referido contrato establecido en el referido contrato ya que no es contrario a ley”. Al respecto indicamos
que:

o Esta carta no aclara, ni rectifica nada de lo señalado en la carta anterior de fecha 02/Octubre/2012,
pues en ningún momento se mencionó la cláusula sexta en la primera carta.

f.- Como ya hemos indicado, no ha operado resolución de contrato alguna, porque el contrato carece de
cláusula resolutoria. Por tanto, si lossi los demandados deseaban resolver el contrato, debieron proceder
conforme a lo normado por el Código Civil para este caso, esto es:

o Según el Art. 1429 C.C., los demandados debieron solicitar a los recurrentes el pago del saldo
deudor mediante una carta notarial para que satisfaga el total de la prestación, otorgándoles un
plazo no menor de 15 días.

o Sin embargo, los demandados no han seguido este procedimiento legalmente establecido para
solicitar la resolución el contrato.

POR TODO LO INDICADO, LEGALMENTE, NO HA OPERADO NINGÚN TIPO DE RESOLUCIÓN DE CONTRATO.

4.1.3.- LOS DEMANDADOS HAN SIDO DECLARADOS REBELDES. POR TANTO SE DEBE APLICAR LA
PRESUNCIÓN LEGAL RELATIVA DE VERACIDAD DE LO HECHOS EXPUESTOS EN LA DEMANDA, Y VUESTRO
DESPACHO NO PUEDE CONSIDERAR LAS ALEGACIONES NI LOS MEDIOS PRUEBA OFRECIDOS DE FORMA
EXTEMPORÁNEA:

Los demandados, a pesar de haber sido válidamente notificados, NO CONTESTARON LA DEMANDA DENTRO
DEL PLAZO LEGAL. Por lo que, FUERON DECLARADOS REBELDES, mediante Res. Nº 4, de fecha
16/Septiembre/2014.

Siendo ello así, conforme a ley, corresponde que vuestro Despacho aplique al presente caso la PRESUNCIÓN
LEGAL RELATIVA SOBRE LA VERACIDAD DE LOS HECHOS EXPUESTOS EN LA DEMANDA, conforme a lo
establecido en el artículo 461 del C.P.C. Asimismo, señalamos que en el presente caso no se configura
ninguna de las excepciones a la sanción de presunción relativa sobre la veracidad de los hechos, establecidas
también el artículo 461 del C.P.C.

Por último, señalamos que la declaración de rebeldía implica también que el Juzgador no puede, legalmente,
considerar ni valorar las alegaciones ni los medios de prueba ofrecidos, de forma extemporánea, como ha
sucedido en el presente caso.

4.1.4.- CONCLUSIONES RESPECTO A LA VEROSIMILITUD:

Sr. Juez como habrá podido observar de lo anteriormente expuesto, existe plena verosimilitud de nuestro
derecho de propiedad en cuando afirmamos, pues de la revisión de escritura Pública N° 5288 y las cartas
notariales remitidas por los cónyuges emplazados los días 02/octubre/2012; 08/noviembre/2012 y
14/enero/2013, se desprende sin duda alguna:

1º Que los recurrentes y los cónyuges emplazados firmamos en realidad y legalmente un contrato de
compraventa definitivo y no un contrato de compromiso de compraventa con arras confirmatorias.
2º Que los recurrentes hemos realizado un pago parcial de US$80.000.00 como parte del precio total del
bien inmueble, pago que los propietarios vendedores del inmueble objeto del contrato, ahora
emplazados con la medida cautelar, pretenden devolver como si fueran arras confirmatorias
pretendiendo desconocer que dicha suma es parte del pago por el precio total del bien inmueble,
además de que no están considerando de que las arras confirmatorias no propias de contratos
preparatorios.
3º Que la cláusula sexta del contrato no se configura como cláusula resolutoria del contrato de
compraventa pues carece de subsistencia y consecución lógica, por dos razones:
a. La condición de celebrar el contrato de compraventa se ha realizado desde el momento de la
suscripción del mal denominado contrato de compromiso de compraventa es decir el
14/octubre/2010, pues en realidad es un contrato de compraventa definitivo, por ende no se puede
resolver el contrato aseverando que no se ha cumplido esta condición.
b. Nunca existió un contrato de compromiso de compraventa pues en realidad lo que las partes
firmamos fue un contrato de compraventa definitivo, y ello deriva del contexto del contrato de la
EEPP N° 5288.
4° Que la cláusula sexta no se configura como cláusula resolutoria pues no reúne los requisitos para ser
tal, por ser ambigua y no ser específica tal y como se ha explicado en punto 4, acápite 4.2 del presente
escrito.
5º Que los demandados no reconocen ni pretenden reconocer los pagos parciales efectuados por los
recurrentes, por el precio total del valor del bien inmueble.
6º Que los propietarios vendedores nunca nos solicitaron el pago de la tercera y última parte del valor del
precio total del bien inmueble (US$107,200.00), sin embargo los recurrentes sí hemos ofrecido la
cancelación de los US$107,200.00, además de haberlos invitado a suscribir la Escritura Pública de
compraventa definitiva, acto que ha sido ignorado por los codemandados, por lo tanto se evidencia el
actuar doloso de los codemandados al no querer reconocer el derecho de los recurrentes.
7º Que los cónyuges emplazados no han realizado el procedimiento adecuado para solicitarnos la
resolución del contrato, tal como se desprende de las cartas notariales de fecha 02/octubre/2012 y
08/noviembre/2012.
8º Finalmente existe el indicio de que los codemandados pretendan vender el bien inmueble bajo el
criterio de que no estarían vulnerando nuestro derecho de adquisición por ser ellos propietarios del
bien inmueble, desconociendo el pago efectuado a su favor.

4.2.- PELIGRO EN LA DEMORA:

Es urgente y necesario que vuestro despacho emita una decisión preventiva respecto a nuestro caso, pues,
como se verifica de autoslos demandados, Santiago Raúl Paz Moscoso y su esposa Jesús Estela Valencia
Linares De Paz, en pleno juicio o proceso vendieron el inmueble a favor de su hijo Juan Francisco Paz
Valencia, siendo que éste último se apersono al proceso y fue incorporado como litisconsorte necesario
pasivo. Ello ocasionó que el proceso, que estaba para sentencia, se dilate y se complique procesalmente, lo
cual es un grave perjuicio económico y de tiempo para los recurrentes.

Tal como lo hicieron los demandados, el titular registral actual del inmueble, el Sr. Juan Francisco Paz
Valencia, podría vender nuevamente el inmueble, a favor de terceros, lo cual dificultaría aún más el séquito
del presente proceso, la persecución del bien, y la ejecución de una sentencia favorable, pues ya hay un
antecedente.

Por estas razones a través de la presente medida cautelar solicitada pretendemos EVITAR LA
TRANSFERENCIA DEL BIEN INMUEBLE A TERCEROS; para de esta manera evitar grave perjuicio procesal,
material y económico a los esposos recurrentes, ya que, si no se dicta la medida solicitada a la brevedad
posible,el daño que ocasionaría un acto de disposición del bien, sería irreparable y haría imposible el
cumplimiento del contrato que pretendemos demandar.

4.3.- RAZONABILIDAD DE LA MEDIDA:

Vuestro Despacho debe tener muy presente que, a pesar que a la fecha exista una medida cautelar inscrita
de anotación de demanda, ÉSTA NO ES SUFICIENTE PARA CAUTELAR LOS DERECHOS DE LOS RECURRENTES,
NI PARA ASEGURAR EL CUMPLIMIENTO DE UNA SENTENCIA, pues, como hemos señalado anteriormente, el
inmueble ya fue objeto de una transferencia por parte de los demandados originales a favor de su hijo Sr.
Juan Francisco Paz Valencia, siendo que esta transferencia fue inscrita en Registros Públicos. En ese sentido,
la medida solicitada de no innovar es completamente razonable y necesaria, pues, con ella se pretende
evitar que el titular registral del inmueble, Juan Francisco Paz Valencia efectué nuevos actos de disposición
del inmueble, como pueden ser construcciones sobre el bien, o la venta del mismo, que generaría que el
presente séquito del presente proceso, que estuvo para sentencia, se complique aún más, o lo que es peor,
que la persecución del bien y la ejecución de la sentencia sean imposibles, y consecuentemente se produzca
un daño irreparable para los recurrentes.

Asimismo, vuestro Despacho deberá tener muy presentes las siguientes razones de fondo que justifican la
razonabilidad de la medida solicitada:

 La suma dineraria equivalente al saldo por el precio del bien inmueble, está a disposición de los
Sres. Cónyuges emplazados desde hace mucho tiempo, y ellos lo saben, pues mediante carta
notarial de fecha 29/octubre/2012, que remitimos los recurrentes a los emplazados, se les solicitó
dar cumplimiento al contrato que firmamos el día 14/octubre/2012, mediante EEPP 5288; con ello
se entendía que íbamos a proceder con el pago del saldo de la tercera cuota, es decir US$
107.200.00, tal y como ha sido pactado en el contrato de compraventa. No conformes con eso los
recurrentes a través de la carta notarial de fecha 11/enero/2013 ofrecimos la cancelación del
precio, mediante Cheque de gerencia N° 097377907009313000000000080.
 Por alguna razón injustificada, los codemandados no han aceptado el pago de la tercera cuota,
siendo preciso señalar que los demandados nunca nos dijeron cuál es la razón fundamental por la
cual ya no desean cumplir con el contrato firmado, lo cual genera incertidumbre a los recurrentes,
obligándonos a recurrir a vuestra jurisdicción.
 Sin embargo los señores emplazados a través de todas sus cartas notariales, se evidencia que no
pretenden recibir el saldo y menos dar cumplimiento final al contrato suscrito. Entonces desde aquí
podemos darnos cuenta que los señores emplazados tienen otras intensiones, que nada tienen
que ver con dar cumplimiento al contrato de compraventa, SINO LO CONTRARIO.
 Sr. Juez con la medida cautelar solicitada, los cónyuges emplazados no podrían disponer de la
propiedad del bien inmueble y con ello se mantendría a salvo nuestro derecho de adquisición y
cumplimiento de contrato.
 Sin la medida cautelar ellos podrían enajenar el bien inmueble, vendiéndolo a terceros y crear una
cadena de transferencias, que haga imposible el cumplimiento del contrato de compraventa y así
desconocer los pagos parciales aportados por los recurrentes

4.4.- FORMA DE LA MEDIDA:

La medida cautelar que se solicita es de NO INNOVAR y que para el cumplimiento de la misma deberá de
procederse conforme a lo indicado en el petitorio.

Por otra parte, al tratarse de una medida de no innovar, se deben cumplir con los requisitos específicos de la
misma señalados en el artículo 687 del C.P.C., los cuales son:

4.4.1.- INMINENCIA DE UN PERJUICIO IRREPARABLE:

Como se ha señalado anteriormente, no existe medida legal alguna para que el bien materia sub litis no sea
dispuesto por parte del titular registral actual, Sr. Juan Francisco Paz Valencia. Por tanto, éste podría
disponer usar, disfrutar y disponer libremente del mismo, siendo que podría arrendar el inmueble, venderlo,
darlo en garantía, realizar construcciones, etc., lo cual generaría consecuencias perjudiciales y graves para
los recurrentes, pues, no sólo el séquito del presente proceso se complicaría aún más (lo que ya constituye
una perjuicio irreparable en tiempo y dinero), sino que la persecución del bien y la ejecución de la sentencia
podrían devenir en imposibles, y consecuentemente se generaría un daño irreparable para los recurrentes,
pues, estaríamos perdiendo definitivamente el bien sub litis, y con ello, gran parte de nuestro patrimonio.

4.4.2.- ES EXEPCIONAL, SÓLO CUANDO NO RESULTE DE APLICACIÓN OTRA PREVISTA EN LA LEY.

En el presente caso, si bien es cierto existe una medida cautelar de anotación de demanda, por su
naturaleza, ésta no enerva que el titular registral actual pueda vender o disponer del bien. Por tanto, en el
presente caso, por lo señalado en los puntos anteriores, sobre todo porque el bien ya fue objeto de una
transferencia, se requiere que vuestro Despacho otorgue una necesaria protección adicional a los
recurrentes, y la única forma legal para ello, es que se dicte una medida cautelar de no innovar, que ponga
freno definitivo a los actos de disposición de la parte demandada en el presente proceso.
4.4.3.- LA MEDIDA DEBE ESTAR DESTINADA A CONSERVAR LA SITUACIÓN DE HECHO, EN RELACIÓN A LAS
PERSONAS Y BIENES COMPRENDIDOS EN EL PROCESO:

La medida cautelar de no innovar solicitada pretende que la situación de hecho actual del bien se conserve
tal y como está, esto es, que el Sr. Juan Francisco Paz Valencia se abstenga de transferir el bien o de realizar
cualquier acto de disposición, como arrendarlo, darlo en uso, realizar construcciones u otros, hasta que se
dicte una sentencia definitiva, pues, como se ha señalado, ello conllevaría a que se produzca un daño
irreparable a los recurrentes.

Asimismo, se debe tener presente que los efectos con esta medida y el bien objeto sobre el cual recaerá
forman parte del proceso, esto es, no se afectará bienes, ni partes que no formen parte de la presente
relación procesal.

4.5.- BIEN SOBR EL CUAL RECAERÁ LA MEDIDA:

La presente medida deberá de recaer sobre el bien inmueble ubicado en sobre el bien inmueble ubicado en
el sector lateral 04, UC. 01505, ubicado en el Valle de Chili, de 0.52 has., Código de predio Nº 92258185-
01505, distrito de Cerro Colorado, provincia y departamento de Arequipa, bien que se encuentra inscrito en
la Partida Registral Nro. 04024005 de RRPP de Arequipa.

4.6.- MONTO DE LA MEDIDA:

Por la naturaleza de la medida cautelar, no tiene monto.

4.7.- ÓRGANO DE AUXILIO JUDICIAL:

Designamos como órgano de Auxilio Judicial a la Zona Registral N° XII, Sede Arequipa, para la ejecución de la
presente medida cautelar

4.8.- CONTRACAUTELA:

Ofrezco como contracautela caución juratoria, para lo cual cumplimos con legalizar nuestras firmas ante el
auxiliar respectivo.

5.- FUNDAMENTACIÓN JURÍDICA:

Amparo mi pedido en lo establecido en el artículo 687 del Código Procesal Civil:

"Artículo 687.- Prohibición de Innovar:


Ante la inminencia de un perjuicio irreparable, puede el Juez dictar medidas destinadas a conservar
la situación de hecho o de derecho cuya situación vaya a ser o sea invocada en la demanda y, se
encuentra en relación a las personas y bienes comprendidos en el proceso. Esta medida es
excepcional por lo que se concederá sólo cuando no resulte de aplicación otra prevista en la ley”.

6.- MEDIOS PROBATORIOS:

6.1.- Copias simples de la demanda, anexos, autos admisorio, y de otros actuados del presente proceso,
tendientes a acreditar lo señalado.

6.2.- Partida Registral Nº04024005, correspondiente al bien sub litis.

POR LO EXPUESTO,

A Ud. pido dictar medida cautelar de no innovar, conforme a lo solicitado.

ANEXOS:

1-A: Copias simple demanda, anexos, auto admisorio y otros actuados pertinentes.

1-B: Copia literal de la Partida Registral Nº04024005.

Arequipa, 07 de Diciembre de 2015.