You are on page 1of 17

CARATULA

Contenido
INTRODUCCIÓN ................................................................................. 3

CAPITULO I : MARCO TEÓRICO ............................................................ 5

1.1 Antecedentes históricos ............................................................ 5

1.2 Definición: .............................................................................. 6

1.3 Objetivos ................................................................................ 6

1.3 Requisitos para una exhumación ............................................... 7

1.5 Contexto de justicia ................................................................. 7

1.6 Procedimientos legales ............................................................. 8

CAPITULO II. ANÁLISIS DE MEDICINA LEGAL EN EL PERÚ ...................... 10

2.1 Antecedentes ......................................................................... 10

2.2.1 Órgano de Dirección: Jefatura Nacional del Instituto. ............. 13

2.2.2 Órganos de Línea: Sedes Regionales y/o Departamentales. .......

...................................................................................... 13

2.2.3 Órganos Operativos: Divisiones Médico Legales. ................... 14

CONCLUSIONES ................................................................................ 15

REFERENCIAS ................................................................................... 16
INTRODUCCIÓN

El acto de inhumación como la exhumación de cuerpos humanos traza una serie de


requisitos legales necesarios que demandan ser conocidos para el caso de efectuar
el desenterramiento de un cuerpo (s) donde la tramitología como los certificados y
actas de defunción, como todos aquellos aspectos relacionados con la autorización
judicial o civil y sanitaria son necesarias para cuidar aquellos aspectos de orden legal
y administrativo para efectuar el referido proceso. Las normativas legales para estas
operaciones se tratarán de analizar y explicar de manera concisa en este trabajo con
el propósito de aportar la información necesaria al lector interesado en el tema.

También es importante mencionar que las técnicas y los aspectos de seguridad que
se presentaran aquí son los mínimos necesarios que se deben de considerar al
momento de ejecutar una exhumación cuando por alguna situación no prevista esta
no se realizó la necropsia de ley y cuando se sospeche que el difunto (a) haya sido
objeto de un atentado que le privo de la vida.

Las investigaciones criminales sobre crímenes de guerra, genocidio y crímenes contra


la humanidad tienen cada vez un gran apoyo en la ciencia. Ya que se caracterizan
por la aplicación de la ciencia forense al proceso investigativo. Una escena recurrente
en las investigaciones de estos crímenes es la Exhumación forense de fosas comunes
con el objetivo de recuperar cuerpos y extraer Evidencia física.

Varios tribunales penales internacionales, establecidos en décadas pasadas para


responsabilizar a los perpetradores, han llevado a cabo investigaciones forenses y
diversos programas con el fin de reunir pruebas en apoyo de los procesamientos.
Estos programas son empresas complejas en las que participa personal múltiple de
una variedad de disciplinas profesionales, y que implican una serie de legales,
prácticos e incluso consideraciones políticas A pesar de estos factores, como señaló
el juez Richard Goldstone, el primer fiscal jefe del Tribunal Penal Internacional para
la ex Yugoslavia1 y el Tribunal Penal Internacional para Rwanda,2 exhumaciones

1
Establecido de conformidad con la Resolución 827 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas,
UN Doc.S / RES / 827 (1993), 25 de mayo de 1993
2
2 Establecido de conformidad con la Resolución 955 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas,
UN Doc. S / RES / 955 (1994), 8 de noviembre de 1994.
pueden considerarse como un ejemplo importante de lo que se puede lograr un
tribunal penal internacional ".

Se establecen tribunales penales internacionales para tratar de poner fin a la


impunidad de el más serio de los crímenes atroces. Impunidad, y su opuesto, castigo
y rendición de cuentas por el mal hacer, son conceptos en el núcleo de la justicia
penal. Desde el surgimiento de un sistema organizado de justicia internacional, que
abarca derecho internacional de los derechos humanos, derecho internacional
humanitario e internacional
CAPITULO I : MARCO TEÓRICO

1.1 Antecedentes históricos


Los orígenes del derecho penal internacional Históricamente, los conceptos filosóficos
detrás de la fecha del derecho penal internacional alrededor del 2100 aC, con el
surgimiento de la sociedad mesopotámica temprana (Shaw 1986). A esta vez, la
función principal del derecho internacional era (a) demostrar ritualmente respeto por
cada líder y su temperamento, (b) terminar agresión pasada o (c) forma alianzas
estratégicas contra un enemigo común. En respuesta a violaciones de ley, el castigo
no fue formalizado por el gobierno en el poder, sino que se impuso en un nivel
espiritual, tal que el castigo se convirtió en responsabilidad de un ser sobrenatural
deidad.

Con la difusión del cristianismo en la Edad Media, la civilización observó la primera


mención de jus gentium o las "leyes relativas a la guerra" de acuerdo con dos
principales, generales principios: el principio de necesidad y el principio de
humanidad (Neier 1998). Antes del siglo XIX, el uso de tratados bilaterales y
ordenanzas nacionales según lo determinado por reyes y sus comandantes en jefe
fueron el principal medio de estabilización fronteras internacionales y creación de
alianzas estratégicas (Meron 1998).

El objetivo principal de tales ordenanzas preveía los abusos cometidos por soldados
tanto en el exterior como en el interior sus propias naciones, particularmente con
respecto a la Santa Iglesia Romana y su neutral sujeto civil (Meron 1998). En una
clara desviación de la tradición legal anterior, los tribunales fueron creados dentro de
varias naciones europeas con el fin de castigar a los perpetradores de sus crímenes.
El primer ensayo internacional tuvo lugar durante este período. En 1474, Peter van
Hagenback fue llevado ante los jueces del Sacro Imperio Romano Germánico por
"violar las leyes de Dios y el hombre "cuando permitió a sus tropas violar, asesinar y
saquear ciudadanos durante tiempos de guerra (Neier 1998). Van Hagenback fue
condenado por un panel de 27 jueces de todo el Sacro Imperio Romano y sentenciado
a muerte (Neier 1998).

Cabe señalar que, a pesar de este avance en el derecho penal internacional, episodios
concurrentes, como las cruzadas producido algunos de los peores crímenes de guerra
y los crímenes de lesa humanidad fueron testigos de ese punto en la historia. Estos
eventos fueron más allá el alcance del derecho penal internacional en este momento,
principalmente porque los musulmanes, los judíos, y otros grupos religiosos atacados
por cruzados fueron juzgados como paganos indignos de la protección de Dios (Meron
1998).

1.2 Definición:
Es la acción de exhumar, que viene del latín EX (sacar hacia afuera) y HUMUS (tierra),
es decir, es desenterrar un cadáver o restos humanos. En el Nuevo Código Procesal
Penal, en su artículo 180, se consigna:“Cuando el informe pericial oficial resultare
insuficiente, se podrá ordenar su ampliación por el mismo perito o nombrar otro
perito.

1.3 Objetivos
La exhumación se hace con algo definido según los objetivos de orden de autoridad
a los efectos de:

 Identificación, para confirmar la individualidad para cualquier finalidad


criminal o civil que surja después del entierro

 Para establecer la causa de la muerte: cuando se sospecha juego sucio, la


exhumación puede ser ordenado dependiendo de la demanda pública o
solicitud de los familiares

 Para la segunda autopsia cuando la primera autopsia el informe está siendo


cuestionado o es ambiguo.

Los objetivos del interés son, por lo tanto, para descubrir previamente
indocumentados evidencia de que, por alguna razón, no había sido recuperado antes
del entierro. Karger et al. Identificado siguiendo las principales indicaciones para la
exhumación:

 sospecha primaria de intoxicación,

 sospecha primaria de homicidio

 posible negligencia médica,

 accidentes, incluidos los accidentes de tráfico


 Establecer la causa de la muerte, así como su identificación. 3

Hay una serie de razones por las cuales un cuerpo puede ser exhumado para análisis
forense, pero primero debe ser justificado por un juez antes de que se emita una
orden de exhumación.

Es importante examinar en primer lugar por qué el análisis forense dictamina que un
cuerpo podría necesitar ser exhumado.

La exhumación de un cadáver puede ayudar a proporcionar un valioso análisis de


ADN, así como muestras de sangre y tejido que pueden usarse para identificar de
manera positiva a un cadáver que ha estado enterrado por algún tiempo. Esto
también es algo que se utiliza como una parte importante de cualquier educación
forense.

1.3 Requisitos para una exhumación

Se tienen que cumplir los siguientes pasos:

 Toma de conocimiento del trabajo


 Revisión de la documentación
 Proceso de exhumación
 Necropsia post exhumación
 Elaboración del informe

1.5 Contexto de justicia

El contexto en el que se utiliza la pericia forense para exhumar las tumbas de las
víctimas de crímenes atroces está sujeto a una serie de variaciones. Por ejemplo, las
investigaciones pueden llevarse a cabo con el impulso de las autoridades nacionales
que reconocen los crímenes como ser de carácter internacional e investigar, acusar
a los responsables, o proporcionar reparaciones en consecuencia. Por ejemplo, en
Guatemala, las exhumaciones han sido llevado a cabo después de la guerra civil de
36 años en la que numerosos derechos humanos violaciones, incluyendo asesinatos
extra-legales, ocurrieron. Las exhumaciones han formado parte de una serie de
medidas de justicia transicional, que incluyen acciones legales tomadas por

3
Karger B, Lorin de la Grandmaison G, Bajanowski T, Brinkmann B. (2004) Análisis de 155 exhumaciones
forenses consecutivas con énfasis en homicidios no detectados; Int J Legal Med.
sobrevivientes de graves violaciones de los derechos humanos asociadas con el
conflicto civil

Las recuperaciones de los restos humanos cumplen una función reparadora


importante para las sociedades en transición después de un conflicto o períodos de
abusos graves y sistemáticos contra los derechos humanos. Transicionales
mecanismos de reconciliación de la justicia como las comisiones de verdad y
reconciliación tienen reconoció la importancia de las exhumaciones para la progresión
del conflicto resolución. Un ejemplo es la comisión de la verdad establecida en
Guatemala, la Comisión de Aclaración Histórica. En el informe final de la Comisión,
uno de las principales recomendaciones formuladas fue el establecimiento de una
reparación nacional programa, incluida una política activa de exhumaciones.
Consideró que la exhumación de restos es en sí mismo un acto de justicia y
reparación y un importante pisar el camino de la reconciliación ", y que el proceso de
exhumación no es solo un procedimiento judicial, pero sobre todo [a] significa para
individuos y colectivos reparación "

1.6 Procedimientos legales

La exhumación se efectúa por disposición del Fiscal Art. 194 C.P.P.

A. El Fiscal expedirá Resolución disponiendo la realización de dicha diligencia;


designando a dos peritos de los previstos en el Art. 91 del C.P.P.; señalando
día, hora y lugar donde se llevará a cabo la diligencia y concediendo un plazo
de 48 horas para la remisión del informe correspondiente. Como quiera que
la diligencia de exhumación, por lo general va acompañada de la necropsia
correspondiente, los peritos designados practicarán ambas diligencias, en
cuyo caso el informe de la exhumación irá acompañando al protocolo de
necropsia.
B. Oficiará al Instituto de Medicina Legal disponiendo la concurrencia de los
peritos designados y precisando el tipo de examen o exámenes que deben
practicar. Se adjuntará copia de la Resolución.
C. Oficiará a la Beneficencia Pública, haciendo de su conocimiento la realización
de la diligencia y la fecha en que se llevará a cabo, solicitándole al mismo
tiempo brinde las facilidades del caso.
D. Notificará a las partes o sujetos procesales. Art. 218 C.P.P.
E. Notificará ylu oficiará a las instituciones, personas o peritos, cuya intervención
sea necesaria para llevar a cabo la diligencia señalada. Art. 91 C.P.P.
F. Coordinará y oficiará a las autoridades pertinentes a efecto de que faciliten
los medios de transporte para el traslado del cadáver a la morgue central o
lugar donde se realizará la diligencia.
G. El día de la diligencia el Fiscal o su adjunto y el secretario concurrirán a la
diligencia, debiendo tomar el juramento de ley a los peritos Art. 217 del C.P.P.
en caso de no contar con los peritos señalados Art. 215, 216.
H. El secretario levantará el acta de la diligencia consignando en ella todas las
incidencias que ocurran, empezando por el lugar, fecha, hora, nombre de los
peritos y las personas asistentes a la diligencia, la constancia de haberse
tomado el juramento de ley, la descripción de la tumba, del cajón, de la
vestimenta del cadáver, del estado de éste, etc.; finalizada el acta, ésta será
firmada por todos los asistentes, dejándose constancia en caso de negativa.
90 La firma del Fiscal y el Secretario es obligatoria, bajo sanción de nulidad.
Art.92 del C.P.P. En caso de que los peritos no sean servidores públicos, el
Fiscal fijará sus honorarios de conformidad en el Art. 229 del C.P.P.
CAPITULO II. ANÁLISIS DE MEDICINA LEGAL EN EL
PERÚ

2.1 Antecedentes

2.1.1 Medicina legal de la republica hasta la actualidad

En el Perú, las primeras referencias certeras de las actividades médico legales datan
desde mediados del siglo XIX, época en que éstas labores fueran realizadas por los
denominados Médicos de la Policía, que eran profesionales ligados a los Institutos
Armados y de la Policía de aquél entonces, según lo reportan datos del año 1,836;
posteriormente aparecieron los llamados Médicos Titulares, nombrados en el año
1,855, para cumplir funciones médico legales en una población en que no existía
médico de la policía. Éstos últimos podríamos considerarlos como los primeros
verdaderos médicos legistas. Siendo a partir de la dación de la Ley Nº 2949 en el año
de 1,918 en que se utiliza la denominación de “médico legista”, teniendo según esta
ley, la condición de funcionario judicial y que laboraba en una dependencia ú oficina
médico legal.

Lo anecdótico de esta ley es que, en la práctica jamás se tuvo una verdadera


condición de funcionario judicial y que hasta la fecha no existe tal condición, por el
contrario en los últimos años los médicos legistas de carrera se han visto “no
favorecidos” por las autoridades de turno, relegándolo y restándole presencia dentro
del aparato de la administración de justicia, a diferencia de otros países incluyendo
los vecinos, para no mencionar a los países desarrollados; además dicha ley nunca
fue derogada a pesar del paso de los años, y solo tal vez por el tiempo transcurrido,
no se encuentre vigente ahora, por ser tácitamente derogada.

En el siglo XIX, las autopsias médico legales se realizaban en los mortuorios de lo


hospitales de la Sociedad de Beneficencia Pública, y posteriormente en el Anfiteatro
Anatómico de la Facultad de Medicina de San Fernando, a partir del año 1,891; pero
luego las autoridades de la facultad solicitan la desocupación del local, y por ello se
trasladan las labores a un local aledaño a la propia facultad, construido en el año
1,918, para el funcionamiento exclusivo de la Morgue Central de Lima. Si bien no nos
es posible afirmarlo categóricamente, este local debió encontrarse en el mismo
terreno que la actual morgue.
Con el transcurso de los años, durante el siglo XX, se logran conformar la denominada
Oficina Médico Legal, que funcionaba en los ambientes del Palacio de Justicia, y la
Morgue Central de Lima en un local adyacente al jardín botánico de la Facultad de
Medicina de San Fernando. En la Oficina Médico Legal se realizaban los
reconocimientos médico legales en personas y en la Morgue Central de Lima se
realizaban las necropsias médico legales.

El 9 de noviembre de 1947 se aprueba el Reglamento General de Morgues y el 26 de


Julio de 1956 mediante Decreto Supremo se señala en funcionamiento de la Oficina
Médico Legal, que funcionó desde el 23 de junio de 1956 en el Palacio de Justicia
hasta el traslado al nuevo local en su actual ubicación.

Es en 1956 que el área de reconocimientos médicos legales en sujetos vivos, se


establece en el primer piso del Palacio de Justicia, habiendo sido trasladado el 12 de
mayo del 2003 al distrito de La Victoria-Lima donde actualmente funciona la DICLIF-
IML.

En el año 1,981 mediante el Decreto Supremo Nº 021-81-JUS, ambas dependencias


quedan comprendidas en la Dirección Médico Legal y Necropsias, siendo éste un
órgano de línea de la Dirección General de Justicia del Ministerio de Justicia,
encargada de normar y coordinar las acciones médico legales en todo el país.

Pero en el año de 1,985 se promulga la Ley Nº 24128 “Ley de Creación del Instituto
de Medicina Legal del Perú - Leonidas Avendaño Ureta”, dándosele la categoría de
instituto, siempre perteneciente al sector justicia pero de naturaleza independiente y
sistema administrativo propio.

El instituto así formado y creado por ley, estuvo siempre en el sector justicia, hasta
el 24 de diciembre de 1,992, en que el Decreto Legislativo Nº 25993 “Ley Orgánica
del Sector Justicia”, es transferido el Instituto de Medicina Legal del Perú del
Ministerio de Justicia al Ministerio Público, lo que originó la reorganización del
Instituto, siendo su sistema administrativo absorbido por las divisiones
administrativas del Ministerio Público, es decir perdiendo su aparato administrativo
propio, conservando su nivel de instituto y volviéndose un ente operativo y ejecutor
por excelencia de las acciones médico legales en el país; desde entonces a la fecha
el Instituto es considerado un órgano de apoyo asesor del sistema de fiscales,
encargado de las actividades médico legales en todo el país, como lo estipula su ley
de creación.

Recordemos que el Ministerio Público - Fiscalía de la Nación, es una institución que


fuera creada como el órgano autónomo encargado la defensa de la legalidad, de los
derechos ciudadanos y los intereses públicos, bajo el Decreto Legislativo Nº 052 “Ley
Orgánica del Ministerio Público”, además de velar por la moral pública, la persecución
del delito, la reparación civil y la prevención del delito, dentro de las limitaciones que
establece la ley, la Constitución Política del Perú y el ordenamiento jurídico de la
nación.

2.1.2 Medicina legal en la actualidad

Actualmente el Instituto de Medicina Legal del Perú es un órgano de apoyo del


sistema de fiscales, como lo habíamos mencionado antes, que tiene por finalidad
normar, dirigir, ejecutar, coordinar y evaluar el desarrollo de las actividades médico
legales a nivel nacional, conforme lo establece la política del Ministerio Público, a fin
de otorgar elementos de juicio que permitan contribuir con la administración de
justicia.

Sus objetivos son emitir dictámenes periciales, científico y técnico especializados, al


servicio del poder judicial, al Ministerio Público o a la autoridad policial, a fin de
contribuir en el esclarecimiento y la búsqueda de la verdad; así como colaborar con
las facultades de medicina y de derecho, en la formación integral especializada de la
medicina legal y también desarrollar actividades de investigación en su campo de
labor; tal como aparece consignado en su ley de creación, siendo éste uno de los
motivos por los cuales los médicos legistas de la institución ejercen la docencia
universitaria, pudiéndonos preguntar quién estará mejor capacitado para difundir los
conocimientos médico forenses, sino los profesionales que la ejercen diaria y
rutinariamente.

2.2 Estructura

Actualmente, el Instituto de Medicina Legal tiene la siguiente estructura:

2.2.1 Órgano de Dirección: Jefatura Nacional del Instituto.

La Jefatura Nacional del Instituto, es el órgano de dirección superior,


está a cargo de un profesional médico (Jefe Nacional), siendo el
encargado de dirigir, coordinar, supervisar y evaluar las actividades
médico legales, siendo su responsabilidad a nivel nacional y en
concordancia con la política del Ministerio Público, reportando solo
directamente de sus actividades al Fiscal de la Nación. Sus acciones y
esfuerzos estarán encaminados a la determinación, formulación y
aprobación de objetivos, políticas y directivas, que aseguren el buen
funcionamiento del Instituto.

2.2.2 Órganos de Línea: Sedes Regionales y/o Departamentales.

Las sedes regionales y/o departamentales, son órganos de dirección


intermedia, estando a cargo de profesionales médicos especialistas en
medicina legal, por lo general, siendo un cargo de índole
administrativo, sin la realización de pericias médico legales, dentro del
ámbito de su gerencia determinada en el organigrama del Instituto;
reportando de sus actividades directamente a la jefatura nacional.
Por ejemplo, la sede regional más importante del Instituto, es la Sede
Regional de Lima Centro, teniendo bajo su jurisdicción a la División de
Exámenes Tanatológico Forense y la División de Exámenes de
Laboratorio (Morgue Central de Lima), la División de Exámenes Clínico
Forense, la División Médico Legal de Santa Anita, la División Médico
Legal del Cono Norte, además de las oficinas médico legales periféricas
de Lima, básicamente ligadas a un Módulo Básico de Justicia.

2.2.3 Órganos Operativos: Divisiones Médico Legales.

Como ya se mencionó la tradicionalmente llamada Morgue Central de


Lima, tal y como aparece en el frontis del actual local moderno y
amplio, alberga a la División de Exámenes Tanatológico Forense
(DETAF) y a la División de Exámenes de Laboratorio (DELAB); siendo
el centro referencial de la medicina legal en el Perú.

La DETAF, es el órgano ejecutivo u operativo encargado de brindar la


atención y control de los exámenes tanatológicos médico legales, como
son diligencias de levantamientos de cadáver, necropsias de ley,
exhumaciones, y otras, así la conservación e inhumación de cadáveres
y restos humanos, incluyendo la identificación de los mismos. La DILAB
es el órgano encargado de brindar la atención y control de los diversos
exámenes auxiliares especializados que sean requeridos para la
confirmación de los exámenes médico legales tanatológicos y no
tanatológicos.

La División de Exámenes Clínico Forense (DECLIF) actualmente es el


órgano ejecutivo u operativo encargado de brindar la atención y control
de los servicios médico legales en personas vivas, relacionados con los
estudios y reconocimientos médico legales de índole anatómica,
fisiológica, fisiopatológica, psicológica y psiquiátrica, y que
mencionaremos en detalle mas adelante.

Es digno de mencionarse también las divisiones médico legales de


provincias, que se han visto incrementarse en los últimos 10 años,
existiendo actualmente en casi cada capital de departamento del país;
siendo los órganos ejecutivos encargados de brindar la atención y
control, de los servicios médicos legales tanto tanatológicos como
reconocimientos médicos legales en personas.
CONCLUSIONES

La exhumación de un cadáver ha sido una técnica que ha sido de gran ayuda a los
científicos forenses y patólogos forenses a proporcionar a los equipos legales
evidencia concreta de que no todo era como parecía cuando la víctima murió.

La medicina forense estudia las causas de la muerte de las personas. También es


conocida como medicina legal, ya que sirve de apoyo para resolver crímenes
determinando la causa de la muerte de esas personas.

La medicina forense es de mucha utilidad para determinar causas de muerte de las


personas cuando esta no se sabe, lo más importante de todo esto es comprender la
importancia que posee esta rama de la medicina en nuestras vidas, afectando los
ámbitos judiciales y de salud simultáneamente. Podemos comprender lo esencial que
resulta para la convivencia de una sociedad unir lo médico y lo físico con los supremos
valores de la igualdad, la justicia y en general de las normas que nos rigen como
humanos.
REFERENCIAS

- Alva Rodríguez, Mario. Medicina Legal. Conceptos Básicos. Primera edición.


Año de publicación: 1993. México – D.F.Disponible en: Biblioteca de la Universidad
Wiener. Cód. 614.19/A35.

- Revista de los estudiantes de la Universidad Industrial de Santander.


Historia de la Medicina. Disponible en

http://132.248.9.1:8991/hevila/MedicasUIS/2009/vol22/no1/9.pdf

- Instituto de Medicina Legal del Perú. Referido el: 31. Disponible en


http://www.mpfn.gob.pe/iml/inf_general.php

- http://www.buenastareas.com/ensayos/Conceptos-Basicos-De-La-Medicina-
Legal
anexos