Sie sind auf Seite 1von 1

A D J E T IV O P O S E S IV O

Con origen en el latín adiectivus, adjetivo es una clase de palabra que expresa propiedades
atribuidas al sustantivo para calificarlo o determinarlo. Existe una amplia variedad de adjetivos,
como ser los calificativos y los demostrativos.
En esta oportunidad haremos referencia a los adjetivos posesivos, que indican pertenencia. Estos
adjetivos se dividen en dos grupos de similar extensión, y la característica principal de cada uno es
su ubicación con respecto al sustantivo:
* los adjetivos posesivos átonos (también llamados débiles) siempre se deben posicionar delante
del sustantivo al cual modifican, y son los siguientes: mi, mis, tu, tus, su, sus, nuestro/a/os/as,
vuestro/a/os/as. Cabe mencionar que “su” puede usarse en segunda persona en una conversación
formal (“¿Se ha recuperado su hijo, señora?”);
* los adjetivos posesivos tónicos (conocidos asimismo como fuertes) se deben ubicar siempre
detrás del sustantivo al que modifican, y poseen un énfasis mayor que los átonos. Son los
siguientes: mío/a/os/as, tuyo/a/os/as, suyo/a/os/as, nuestro/a/os/as, vuestro/a/os/as. Esta fuerza
que los caracteriza se puede apreciar contrastando las siguientes oraciones: “Efectivamente, esta
es mi cartera”, “¡Eh, esa cartera es mía!”.
De acuerdo a su ubicación dentro de la oración, el adjetivo posesivo se explicitará de distinta
manera. Cuando el adjetivo se escribe antes del sustantivo, concuerda siempre en número con el
sustantivo, mientras que en la primera y segunda persona del plural también coincide en género.
Si el adjetivo posesivo se escribe detrás, concuerda en número y género con el sustantivo. En caso
de existir un determinante, el sustantivo lo conservará.
Veamos un ejemplo de uso de los adjetivos posesivos. “Ese es mi libro” es una expresión que
incluye el adjetivo posesivo “mi” y que revela que el hablante tiene posesión sobre un libro. Otra
forma de construir la misma oración es “Ese libro es mío”, con el adjetivo posesivo detrás del
sustantivo. En el primer caso, se dice que el adjetivo es posesivo apocopado (“mi”), mientras que
en el segundo se habla de un adjetivo posesivo pleno (“mío”).
“Me gusta tu peinado”, “Nuestros amigos son muy divertidos”, “Su hermana se llama
Mariana”, “Agradezco vuestra preocupación”, “Eso es problema tuyo”, “¡Dios mío,
ayúdame!” y “Señor, aquí tiene su vuelto” son otras oraciones con adjetivos posesivos.
Ejemplos de adjetivos posesivos:
mi cinto
sus calcetines
nuestra televisión
su asiento
mis cuentos
tu casa
tus amigas
un lápiz tuyo
nuestras almohadas
vuestros zapatos
la linterna tuya
la propuesta mía
las maletas suyas
nuestros corazones
sus intenciones