Sie sind auf Seite 1von 6

Urgencias y emergencias en el sistema tegumentario

heridas y quemaduras
HERIDA
Una herida es una lesión que se produce en el cuerpo. Puede ser producida por múltiples
razones, generalmente es debido a golpes o desgarros en la piel. Es toda perdida de
continuidad en la piel (lo que se denomina “solución de continuidad”), secundaria a un
traumatismo. Como consecuencia de la agresión de este tejido existe riesgo de infección y
posibilidad de lesiones en órganos o tejidos adyacentes: músculos, nervios, vasos sanguíneos,
etcétera.
Las heridas pueden ser graves en función de una o varias de estas características:

 Profundidad.
 Extensión.
 Localización.
 Suciedad evidente, cuerpos extraños o signos de infección.
Causas
 Las heridas pueden producirse por agentes externos.
 Agentes físicos: cortes, golpes, quemaduras, etc.
 Agentes químicos: álcalis, ácidos.
 Agentes biológicos: bacterias virus y hongos.
 Trauma: contuso, penetrante, mordeduras.
 Presión prolongada o excesiva.
 Quirúrgica
SIGNOS Y SINTOMAS

 Ruptura en la piel
 Hemorragia externa
 Edema, dolor y cambio de coloración localizados
 Posibles signos y síntomas de hemorragia interna y estado de shock.
Quemaduras
Una quemadura es un tipo de lesión de la piel u otros tejidos que puede ser provocada por
diversas causas. Las quemaduras no tan graves se producen por el contacto con llamas,
líquidos calientes, superficies calientes y otras fuentes de altas temperaturas, o con el
contacto con elementos a temperaturas extremadamente bajas. También existen
las quemaduras químicas y las quemaduras eléctricas.
El tratamiento inmediato como medida de primeros auxilios para las
quemaduras leves consiste en hacer correr agua a temperatura ambiente sobre el área
afectada, para tratar de normalizar la temperatura de los tejidos quemados y eliminar
contaminantes. Es preferible que el agua bañe la parte afectada en lugar de hacer inmersión,
siempre cuidando no utilizar agua fría debido a la posibilidad de generar una reacción térmica
que separará los estratos superiores de la piel, dificultando su curación.
Las quemaduras también se clasifican sobre la base de su extensión:

 Menores: cuando la superficie quemada no rebasa el 10 % de la superficie total del


cuerpo.
 Moderadas: cuando la superficie quemada está entre el 10 y el 20 % de la superficie total
del cuerpo.
 Graves: cuando la superficie quemada rebasa el 20 %.

Grados de quemaduras
Las quemaduras pueden ser categorizadas en tres grupos.
Primer grado
Las quemaduras de primer grado se limitan a la capa superficial de la piel epidermis, se les
puede llamar eritema o epidérmicas. Este tipo de quemadura generalmente las causa una
larga exposición al sol o exposición instantánea a otra forma de calor (plancha, líquidos
calientes).

 Ampollas intradérmicas (microscópicas).


 Enrojecimiento de la piel, piel seca.
 Descamación y destrucción de las capas superficiales o sólo enrojecimiento.
 Dolor intenso tipo ardor. Inflamación moderada. Gran sensibilidad en el lugar de la lesión.
 Tarda en irse unos días a lo mucho un mes, ya que solamente es superficial.
Segundo grado
Las quemaduras de segundo grado se dividen en:

 Superficiales: Este tipo de quemadura implica la primera capa y parte de la segunda capa.
No se presenta daño en las capas más profundas, ni en las glándulas de sudor o las
glándulas productoras de grasa. Hay dolor, presencia de flictenas o ampollas.
 Profunda: Este tipo de quemadura implica daños en la capa media y en las glándulas de
sudor o las glándulas productoras de grasa. Puede haber pérdida de piel, carbonización.
Causas:
 Principalmente por líquidos calientes o sustancias químicas cáusticas.

Tercer grado
Una quemadura de tercer grado penetra por todo el espesor de la piel; incluyendo
terminaciones nerviosas, vasos sanguíneos, linfáticos, etc. Se destruyen los folículos
pilosebáceos y las glándulas sudoríparas, se compromete la capacidad de regeneración. Este
tipo de quemadura no duele al contacto, debido a que las terminaciones nerviosas fueron
destruidas por la fuente térmica.
Causas

Las causas más comunes de quemaduras son:


Fuego/ llama
Escaldado a raíz de vapor o líquidos calientes
Contacto con objetos calientes
Quemaduras eléctricas
Quemaduras químicas
Radiación
Luz solar
Térmicas (calor)

Signos y síntomas

 Sensación de hormigueo seguida de entumecimiento


 Piel fría, pálida y dura que ha estado expuesta al frio durante demasiado tiempo.
 Dolor, palpitación o falta de sensibilidad en el área afectada
 Piel roja y muy dolorosa
 Gangrena (tejido ennegrecido y muerto)
 Primeros auxilios ante una herida
Lo primero que hay que hacer es detener la hemorragia y prevenir la infección.
Acto seguido, hacer una evaluación del paciente, viendo si hay alteraciones vitales como la
respiración o el pulso.
Habrá que ver si el enfermo tiene alguna enfermedad, alergia, si toma medicamentos, si no se ha
vacunado de la antitetánica en los últimos 10 años, si se ve que la herida ha de ser suturada, etc.,
ya que en caso afirmativo, se deberá avisar a un médico.
Una vez que el paciente ha sido estabilizado, centrarse en la herida, tratando de conocer el tiempo
transcurrido desde su producción, cuál ha sido su causa y si hay o no posibilidad de cuerpos
extraños en ella.
Para medir la gravedad de las heridas, es preciso tener en cuenta las siguientes características:
La profundidad, la localización y la extensión de las heridas, que pueden ser:

Heridas abiertas: en este tipo de heridas se observa la separación de los tejidos blandos. Tienden a
infectarse fácilmente. Se debe medir la gravedad teniendo en cuenta la profundidad, la localización
y la extensión de las heridas para decidir si acudir o no al médico.

2. Heridas cerradas: son aquellas en las que aparentemente no hay lesión, sin embargo, la
hemorragia se acumula debajo de la piel, en cavidades o vísceras. Aunque aparentemente no ha
sucedido nada, las lesiones internas pueden ser de gravedad. Ocurre generalmente cuando la
persona herida manifiesta mucho dolor, aunque la herida no parezca tan importante. En este caso,
se recomienda acudir a un centro asistencial para ser atendido por un médico inmediatamente.

3. Heridas simples: son heridas que afectan la piel, sin ocasionar daño en órganos importantes:
rasguños, heridas pequeñas y arañazos. Estas pueden ser curadas en casa con ayuda de un
botiquín.

4. Heridas complicadas: son heridas extensas y profundas con hemorragia abundante;


generalmente hay lesiones en músculos, tendones, nervios, vasos sanguíneos, órganos internos y
puede o no existir perforación visceral.

Cómo tratar las heridas que no son de gravedad en casa.

1. Contusiones ("golpes"): es de utilidad aplicar frío y calor a estas lesiones. Por regla general, tener
presente que en las primeras 24 horas se debe aplicar frío (vasoconstricción, que frena el
hematoma y reduce la hinchazón y el dolor), y luego aplicar calor, ya que ayuda a reabsorber el
hematoma. Para evitar secuelas dolorosas, se recomienda reposo y analgésicos en casos de fuertes
golpes.

2. Escoriaciones ("raspones"): es importante estar atentos porque en algunos casos el "raspón"


puede ser la puerta de entrada de una infección, o tétanos. Se debe limpiar la herida haciendo
correr sobre la escoriación abundante líquido estéril (solución fisiológica) si lo tenemos o agua
limpia y jabón, aunque sea molesto y duela un poco. Si no es muy sangrante, puede dejarse al aire,
colocando alguna pomada antibiótica. Si, por otro lado, la herida sangra profusamente o se la ve
profunda, debemos cubrirla preferentemente con un apósito grueso que, a diferencia de la gasa
seca, no se pega. De continuar el sangrado, la asistencia profesional es necesaria.

En todos los hogares es necesaria e imprescindible la existencia de un sencillo botiquín.

Guardado en un lugar seguro, fuera del alcance de los niños, pero de fácil acceso, puede ayudarnos
en momentos en los que alguien sufra un accidente casero, como una quemadura, un corte, una
herida, a sanarlo hasta que, en caso de necesidad, llega la asistencia médica.

materiales:

1. Gasa estéril.

2. Líquido desinfectante, antiséptico a base de yodo.

3. Tela o cinta adhesiva.

4. Vendaje elástico para cubrir lesiones en la muñeca, el tobillo, la rodilla y el codo.

5. Tijeras y unas pinzas.

6. Jabón.

7. Guantes de plástico.

8. Algodón estéril.

9. Manual de primeros auxilios.

Primeros auxilios ante una quemadura

 La asistencia inmediata del quemado es sencillamente eliminar la causa de la


quemadura: apagar las llamas, retirar el producto químico del contacto con la piel…,
todo ello para disminuir la agresión térmica. Para apagar las llamas, se debe hacer que
la persona ruede.

 Se refresca la zona quemada para poder limpiarla y desinfectarla.

 No presionar ni friccionar la zona.


 No aplicar ningún tipo de crema o pomada ya que la capa grasa forma una película que
obtura el área quemada y no permite o dificulta la exploración posterior.
 Si la quemadura es de primer grado, como una exposición solar, entonces hidrataremos
a la persona mediante agua, zumos o suero. Al tratarse de un eritema, sí que podemos
aplicar una fina capa de vaselina o crema hidratante para rebajar el dolor a nivel local.
 Si la quemadura es de segundo grado y se forman ampollas, éstas no se deben ni romper
ni vaciar. La capa epidérmica debe mantenerse esté como esté, ya que así disminuimos
el riesgo de infección.
 Aplicar un antiséptico encima de las ampollas y recubrirlas con gasas estériles o gasas
con vaselina. No hay que vendar ya que la compresión puede hacer que se acaben
reventando.
 Si las ampollas revientan, se tratarán con un antiséptico y la piel que quede abierta
deberá recortarse con una tijera (bordes o trozos sucios).