Sie sind auf Seite 1von 12

Número suelto € 1,00.

Número atrasado € 2,00

L’OSSERVATORE ROMANO
EDICIÓN SEMANAL EN LENGUA ESPAÑOLA
Unicuique suum Non praevalebunt
Año L, número 12 (2.559) Ciudad del Vaticano 23 de marzo de 2018

Catequesis en la audiencia general


de los miércoles

El misterio
del amor de Dios
página 2 L’OSSERVATORE ROMANO viernes 23 de marzo de 2018, número 12

En el Ángelus el Papa comenta la parábola del grano de trigo

Mirar dentro del crucifijo


«Quien quiere conocer a Jesús debe mirar humanidad de todos los tiempos. En sus cialmente de los últimos. Cumplir con ale-
dentro de la cruz, donde se revela su gloria»: llagas fuimos curados. gría obras de caridad hacia los que sufren
lo recomendó el Papa en el Ángelus rezado con Puedo pensar: «¿Cómo miro el crucifijo? en el cuerpo y en el espíritu es el modo más
los fieles presentes en la plaza de San Pedro a ¿Como una obra de arte, para ver si es her- auténtico de vivir el Evangelio, es el funda-
mediodía del 18 de marzo, comentando la moso o no es hermoso? ¿O miro dentro, en mento necesario para que nuestras comuni-
parábola del grano de trigo contenida en el las llagas de Jesús, hasta su corazón? ¿Miro dades crezcan en la fraternidad y en la aco-
Evangelio del V domingo de Cuaresma. el misterio del Dios aniquilado hasta la gida recíproca. Quiero ver a Jesús, pero ver-
muerte, como un esclavo, como un crimi- lo desde dentro. Entra en sus llagas y con-
Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos templa ese amor en su corazón por ti, por
nal?». No os olvidéis de esto: mirad el cru-
días! ti, por ti, por mí, por todos.
cifijo, pero miradlo dentro. Está esta hermo-
El Evangelio de hoy (cf. Juan 12, 20-33) sa devoción de rezar un Padre Nuestro por Que la Virgen María, que ha tenido siem-
cuenta un episodio sucedido en los últimos cada una de las cinco llagas: cuando reza- pre la mirada del corazón fija en su Hijo,
días de la vida de Jesús. La escena se desa- mos ese Padre Nuestro, intentamos entrar a desde el pesebre de Belén hasta la cruz en
rrolla en Jerusalén, donde Él se encuentra través de las llagas de Jesús, dentro, precisa- el Calvario, nos ayude a encontrarlo y cono-
por la fiesta de la Pascua hebrea. Para esta mente a su corazón. Y allí aprenderemos la cerlo así como Él quiere, para que podamos
celebración, habían llegado también algunos gran sabiduría del misterio de Cristo, la vivir iluminados por Él y llevar al mundo
griegos; se trata de hombres animados por gran sabiduría de la cruz. frutos de justicia y de paz.
sentimientos religiosos, atraídos por la fe del Y para explicar el significado de su muer-
pueblo hebreo y que, habiendo escuchado te y resurrección, Jesús se sirve de una ima- Al finalizar la oración mariana el Papa saludó
hablar de este gran profeta, se acercaron a gen y dice «si el grano de trigo no cae en a los diferentes grupos presentes y recordó la
Felipe, uno de los doce apóstoles y le dije- tierra y muere, queda él solo; pero si muere, visita del día precedente a Pietrelcina.
ron: «Señor, queremos ver a Jesús» (v. 21). da mucho fruto» (v. 24). Quiere hacer en-
Juan resalta esta frase, centrada en el verbo tender que su caso extremo —es decir, la Queridos hermanos y hermanas:
ver, que en el vocabulario del evangelista cruz, muerte y resurrección— es un acto de Dirijo un cordial saludo a todos los pre-
significa ir más allá de las apariencias para fecundidad —sus llagas nos han curado—, sentes aquí, fieles de Roma y de muchas
recoger el misterio de una persona. El verbo una fecundidad que dará fruto para mu- partes del mundo. Saludo a los peregrinos
que utiliza Juan, «ver» es llegar hasta el co- chos. Así se compara a sí mismo con el gra- de Eslovaquia y a los de Madrid; a los gru-
razón, llegar con la vista, con la compren- no de trigo que pudriéndose en la tierra ge- pos parroquiales provenientes de Sant’Agne-
sión hasta lo íntimo de la persona, dentro nera nueva vida. Con la Encarnación, Jesús llo, Pescara, Chieti e Cheremule; a los chi-
de la persona. vino a la tierra; pero eso no basta: Él debe cos de la diócesis de Brescia y a los del de-
también morir, para rescatar a los hombres canato «Romana-Vittoria» de Milán. Saludo
La reacción de Jesús es sorprendente. Él de la esclavitud del pecado y darles una
no responde con un «sí» o con un «no», si- a la Unión Folclórica Italiana, al grupo de
nueva vida reconciliada en el amor. He di- familias de Rubiera y a los confirmandos de
no que dice: «Ha llegado la hora de que sea cho «para rescatar a los hombres»: pero, pa-
glorificado el Hijo del hombre» (v. 23). Es- Novi di Modena. Ayer visité Pietrelcina y
ra rescatar a mí, a ti, a todos nosotros, a ca- San Giovanni Rotondo. Saludo con afecto y
tas palabras, que parecen a primera vista ig- da uno de nosotros, Él pagó ese precio. Este agradezco a las comunidades de las diócesis
norar la pregunta de aquellos griegos, en es el misterio de Cristo. Ve hacia sus llagas. de Benevento y Manfredonia, a los obispos
realidad dan la verdadera respuesta, porque Entra, contempla; ve a Jesús, pero desde —monseñor Accrocca y monseñor Castoro—
quien quiere conocer a Jesús debe mirar dentro. a los consagrados, a los fieles, a las autori-
dentro de la cruz, donde se revela su gloria. Y este dinamismo del grano de trigo, dades; les agradezco la cálida bienvenida y
Mirar dentro de la cruz. El Evangelio de cumplido en Jesús, debe realizarse también les llevo a todos en mi corazón, pero espe-
hoy nos invita a dirigir nuestra mirada hacia en nosotros sus discípulos: estamos llama- cialmente a los enfermos de la Casa de Ali-
el crucifijo, que no es un objeto ornamental dos a hacer nuestra esa ley pascual del per- vio del sufrimiento, los ancianos y los jóve-
o un accesorio para vestir —¡a veces mani- der la vida para recibirla nueva y eterna. ¿Y nes. Agradezco a aquellos que prepararon
do!— sino que es un símbolo religioso para qué significa perder la vida? Es decir, ¿qué esta visita que no olvidaré. Que el Padre
contemplar y comprender. En la imagen de significa ser el grano de trigo? Significa Pío bendiga a todos. A todos deseo un
Jesús crucificado se desvela el misterio de la pensar menos en sí mismos, en los intereses buen domingo. Por favor, no os olvidéis de
muerte del hijo como supremo acto de personales y saber «ver» e ir al encuentro rezar por mí. ¡Buen almuerzo y hasta pron-
amor, fuente de vida y de salvación para la de las necesidades de nuestro prójimo, espe- to!

TIPO GRAFIA VATICANA EDITRICE Tarifas de suscripción: Italia - Vaticano: € 58.00; Europa (España + IVA): € 100.00 - $ 148.00; América
L’OSSERVATORE ROMANO GIOVANNI MARIA VIAN
director L’OSSERVATORE ROMANO Latina, África, Asia: € 110.00 - $ 160.00; América del Norte, Oceanía: € 162.00 - $ 240.00.
EDICIÓN SEMANAL EN LENGUA ESPAÑOLA Administración: 00120 Ciudad del Vaticano, teléfono + 39 06 698 99 480, fax + 39 06 698 85 164,
Giuseppe Fiorentino Servicio fotográfico
Unicuique suum Non praevalebunt e-mail: suscripciones@ossrom.va.
subdirector photo@ossrom.va
Silvina Pérez En México: Arquidiócesis primada de México. Dirección de Comunicación Social. San Juan de Dios,
jefe de la edición 222-C. Col. Villa Lázaro Cárdenas. CP 14370. Del. Tlalpan. México, D.F.; teléfono + 52 55 2652 99 55,
Publicidad: Il Sole 24 Ore S.p.A.
Ciudad del Vaticano System Comunicazione Pubblicitaria fax + 52 55 5518 75 32; e-mail: suscripciones@semanariovaticano.mx.
Redacción
ed.espanola@ossrom.va via del Pellegrino, 00120 Ciudad del Vaticano Via Monte Rosa 91, 20149 Milano En Perú: Editorial salesiana, Avenida Brasil 220, Lima 5, Perú; teléfono + 51 42 357 82; fax + 51 431 67 82;
www.osservatoreromano.va teléfono 39 06 698 99410 segreteriadirezionesystem@ilsole24ore.com e-mail: editorial@salesianos.edu.pe.
número 12, viernes 23 de marzo de 2018 L’OSSERVATORE ROMANO página 3

Fraile humilde que asombró al mundo


La jornada del Papa empezó en Pietrelcina, donde
Francisco llegó en helicóptero poco antes de las 8
del sábado, 17 de marzo. En la plaza anexa a la
iglesia de Piana Romana, el Pontífice encontró a
los fieles, a los que dirigió el discurso que
publicamos a continuación.

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!


Me alegra encontrarme en este pueblo, donde
Francesco Forgione nació y comenzó su larga y
fecunda vida humana y espiritual. En esta co-
munidad matizó su propia humanidad, apren-
dió a rezar y reconocer en los pobres la carne
del Señor, hasta que creció en el seguimiento de
Cristo y pidió ser admitido entre los Frailes Me-
nores Capuchinos, convirtiéndose así en Fray
Pío de Pietrelcina. Aquí comenzó a experimen-
tar la maternidad de la Iglesia, de la cual siem-
pre fue un hijo devoto. Amaba a la Iglesia,
amaba a la Iglesia con todos sus problemas, con
todos sus apuros, con todos nuestros pecados.
Porque todos nosotros somos pecadores, nos
avergonzamos, pero el Espíritu de Dios nos ha
convocado en esta Iglesia que es santa. Y él
amaba a la Iglesia santa y a sus hijos pecadores,
todos. Este era san Pío. Aquí meditó con inten-
sidad el misterio de Dios que nos amó hasta en-
tregarse por nosotros (cf. Gálatas, 20). Recor-
dando con estima y afecto a este santo discípulo
de San Francisco, os saludo a todos vosotros,
paisanos suyos, a vuestro párroco y al alcalde
junto con el pastor de la diócesis, Monseñor Fe-
lice Accrocca, a la comunidad de los capuchinos
y a todos los que han querido estar presentes.
Nos encontramos hoy en el mismo terreno
sobre el que el padre Pío se detuvo en septiem-
bre de 1911 para «respirar un poco de aire más
sano». En aquel tiempo no había antibióticos y
las enfermedades se curaban volviendo al pue- de la santa misa, que constituía el corazón de porque la lengua se hinchará, pero le sentará
blo natal, de la madre, para comer las cosas que cada una de sus jornadas y la plenitud de su bien; también al pueblo. Dad este testimonio de
sientan bien, respirar bien el aire y rezar. Así hi- espiritualidad, alcanzó un elevado nivel de comunión. Espero que este territorio pueda sa-
zo él, como un hombre cualquiera, como un unión con el Señor. Durante este período, reci- car una nueva linfa de las enseñanzas de vida
campesino. Esa era su nobleza. Nunca renegó bió de las alturas dones místicos especiales, que del Padre Pío en un momento no fácil como el
de su pueblo, nunca renegó de sus orígenes, precedieron a la manifestación en su carne de presente, mientras la población disminuye pro-
nunca renegó de su familia. En aquel tiempo, los signos de la Pasión de Cristo. gresivamente y envejece porque muchos jóvenes
de hecho, él vivía en su pueblo natal por moti- Estimados hermanos y hermanas de Pietrelci- se ven obligados a ir a otros lugares para buscar
vos de salud. Ese no fue, para él, un periodo fá- na y de la diócesis de Benevento, vosotros con- trabajo. La migración interna de los jóvenes, un
cil: estaba fuertemente atormentado en su cora- táis con el Padre Pío entre las figuras más bellas problema. Rezad a la Virgen para que os conce-
zón y temía caer en el pecado, sintiéndose asal- y luminosas de vuestro pueblo. Este humilde da la gracia de que los jóvenes encuentren tra-
tado por el demonio. Y eso no da paz, porque fraile capuchino asombró al mundo con su vida bajo aquí, entre vosotros, cerca de la familia y
se mueve [se da qué hacer]. Pero ¿vosotros completamente entregada a la oración y a la es- no estén obligados a irse a buscarlo a otra parte
creéis que el demonio existe? ¿No estáis muy cucha paciente de los hermanos, sobre cuyos su- y el pueblo se venga abajo, abajo, abajo. La po-
convencidos? Diré al obispo que haga unas ca- frimientos derramaba como un bálsamo la cari- blación envejece, pero es un tesoro, ¡los ancia-
tequesis… ¿Existe o no el demonio? responden: dad de Cristo. Imitando su heroico ejemplo y nos son un tesoro! Por favor, no marginéis a los
[«¡Sí!»]. Y va, va a todas partes, se mete dentro sus virtudes, también vosotros podéis converti- ancianos. No hay que marginar a los ancianos,
de nosotros, nos mueve, nos atormenta, nos en- ros en instrumentos del amor de Dios, del no. Los viejos son la sabiduría. Y que los viejos
gaña. Y él [el Padre Pío] tenía miedo de que el amor de Jesús por los más débiles. Al mismo aprendan a hablar con los jóvenes y los jóvenes
demonio lo asaltara, lo empujase al pecado. Po- tiempo, considerando su fidelidad incondicional aprendan a hablar con los ancianos. Ellos, los
día hablar con pocas personas, tanto por corres- a la Iglesia, daréis testimonio de comunión, ancianos, tienen la sabiduría de un pueblo.
pondencia, como en el pueblo: solamente al ar- porque solo la comunión —es decir, estar siem- Cuando llegué me gustó mucho saludar a uno
cipreste, don Salvatore Pannullo, le manifestó pre unidos, en paz entre nosotros, la comunión de 99 años y a una «jovencita» de 97. ¡Hermosí-
«casi todo» su «intento de tener algunas ilumi- entre nosotros— edifica y construye. Un pueblo simo! Estos son vuestra sabiduría. Hablad con
naciones» (Carta 57, en Epistolario I p. 250) que discute todos los días no crece, no se cons- ellos. ¡Que sean los protagonistas del crecimien-
porque no entendía, quería aclarar lo que pasa- truye; asusta a la gente. Es un pueblo enfermo y to de este pueblo. ¡Que la intercesión de vues-
ba en su alma. ¡Era un buen chico! triste. En cambio, un pueblo donde se busca la tro santo paisano sostenga los propósitos de
En aquellos momentos terribles Padre Pío ob- paz, donde todos se quieren —más o menos, pe- unir las fuerzas, con el fin de ofrecer sobre todo
tuvo linfa vital de la oración constante y de la ro se quieren— donde no se desee el mal a a las jóvenes generaciones perspectivas concre-
confianza que supo depositar en el Señor: «To- otros, este pueblo, aunque sea pequeño crece, tas para un futuro de esperanza. Que no falte
dos los malos fantasmas —así decía— que el de- crece, crece, se ensancha y se vuelve fuerte. Por una atención cuidadosa y cargada de ternura
monio me va metiendo en la mente desapare- favor, no perdáis tiempo ni fuerzas riñendo en-
—como ya he dicho— hacia los ancianos que son
cen cuando me abandono confiado en los bra- tre vosotros. No conduce a ninguna parte. ¡No
patrimonio de nuestras comunidades. Me gus-
zos de Jesús». ¡Aquí está toda la teología! Tú os hace crecer! ¡No os hace avanzar! Pensemos
taría que una vez se diera el Premio Nobel a los
tienes un problema, estás triste, estás enfermo: en un niño que llora, llora, llora y no quiere
ancianos que dan la memoria a la humanidad.
abandónate en los brazos de Jesús. Y eso fue lo moverse de la cuna y llora, llora. Y cuando su
que hizo él. Amaba a Jesús y se fiaba de Él. madre lo pone en el suelo para que empiece a Animo a esta tierra a custodiar como un teso-
Así escribía al Ministro Provincial, aseverando gatear, llora, llora y se vuelve a la cuna. Os pre- ro precioso el testimonio cristiano y sacerdotal
que su corazón se sentía «atraído por una fuer- gunto ¿ese niño podrá andar? No, porque está de san Pío de Pietrelcina: que sea para cada
za superior antes de unirse a Él por la mañana siempre en la cuna. Si un pequeño pueblo pe- uno de vosotros un estímulo a vivir plenamente
en sacramento». «Y esta hambre y esta sed en lea, pelea y pelea, ¿podrá crecer? No. Porque vuestra existencia, en el estilo de las bienaventu-
vez de saciarse» después de recibirlo, «se au- todo el tiempo, todas las fuerzas se usan para ranzas y con las obras de misericordia. Que la
menta[ba] cada vez más» (Carta 31, en Epistola- discutir. Por favor, paz entre vosotros, comu- Virgen María, a quien veneráis con el título de
rio I, p. 217). El Padre Pío se sumergió después nión entre vosotros. Y si a alguno le entran ga- Virgen de la libertad, os ayude a caminar con
en la oración para adherirse cada vez mejor a nas de chismorrear de otro, que se muerda la alegría por la senda de la santidad. Y, por favor,
los designios divinos. A través de la celebración lengua. Le sentará bien, le sentará bien al alma, rezad por mí, porque lo necesito. Gracias.
página 4 L’OSSERVATORE ROMANO viernes 23 de marzo de 2018, número 12

En San Giovanni Rotondo sobre los lugares del Padre Pío habla de las tres herencias valiosas

Oración, pequeñez, sabiduría de vida


En el atrio de la nueva iglesia ña con malformaciones lo llevaban a
dedicada a san Pío de Pietrelcina, en la cima del monte y lo arrojaban
San Giovanni Rotondo, el Papa desde allí para que no hubiera niños
celebró la misa el sábado 17, por la como ellos. Nosotros, los niños, de-
mañana. A continuación, el texto de la cíamos: «¡Pero que crueldad!». Her-
homilía pronunciada por el Pontífice. manos y hermanas, nosotros hace-
mos lo mismo, con más crueldad,
De las lecturas bíblicas que hemos con más ciencia. Lo que no sirve, lo
escuchado, quisiera tomar tres pala- que no produce, se descarta. Esta es
bras: oración, pequeñez, sabiduría. la cultura del descarte; hoy no se
Oración. El Evangelio de hoy nos quiere a los pequeños. Por eso Jesús
presenta a Jesús que reza. De su co- se deja de lado.
razón brotan estas palabras: «Yo te Finalmente, la tercera palabra. En
bendigo, Padre, Señor del cielo y de la primera lectura, Dios dice: «No se
la tierra» (Mateo 11, 25). Para Jesús, alabe el sabio por su sabiduría, ni se
la oración surgía espontáneamente, alabe el valiente por su valentía»
pero no era algo opcional: solía reti- (Jeremías 9, 22). La verdadera sabi-
rarse a lugares solitarios para rezar duría no estriba en tener grandes
(cf. Marcos 1, 35); el diálogo con el cualidades y la verdadera fuerza no
Padre ocupaba el primer lugar. Y los está en la potencia. Los que se
discípulos descubrieron así, de ma- muestran fuertes y los que respon-
nera natural, lo importante que era den al mal con el mal no son sabios.
la oración, hasta que un día le pidie- La única arma sabia e invencible es
ron: «Señor, enséñanos a orar» (Lu- la caridad animada por la fe, porque
cas 11, 1). Si queremos imitar a Jesús, tiene el poder de desarmar a las
comencemos desde donde comenza- fuerzas del mal. San Pío luchó con-
ba Él, es decir, desde la oración. tra el mal durante toda su vida y lu-
Podemos preguntarnos: ¿Noso- chó con sabiduría, como el Señor:
tros, los cristianos rezamos lo sufi- con humildad, con obediencia, con
ciente? A menudo, en el momento la cruz, ofreciendo el dolor por
de rezar, nos vienen a la mente tan- amor. Y todos están admirados; pero
tas excusas, tantas cosas urgentes pocos hacen lo mismo. Todos ha-
que hacer... A veces, se deja de lado blan bien, pero ¿cuántos imitan?
la oración porque somos presa de un Muchos están dispuestos a poner un
activismo que se convierte en vano esto», y entonces voy corriendo a re- to con todos, pero el que se hace «me gusta» en la página de los
cuando se olvida «la parte buena» zar. Y cuando no lo necesitas ¿qué grande crea una interferencia enor- grandes santos, pero ¿quién hace có-
(Lucas 10, 42), cuando olvidamos haces? ¿O las usamos como tranqui- me, no llega el deseo de Dios: mo ellos? Porque la vida cristiana no
que sin Él no podemos hacer nada lizantes que deben tomarse en dosis Cuando uno está lleno de sí mismo, es un «me gusta»;es un «me consa-
(cf. Juan 15, 5) y dejamos de lado la regulares para aliviar un poco el es- no hay lugar para Dios. Por lo tan- gro». La vida perfuma cuando se
oración. San Pío, cincuenta años trés? No, la oración es un gesto de to, Él prefiere a los pequeños, se re- ofrece como un don; se vuelve insí-
después de su partida al Cielo, nos amor, es estar con Dios y llevarle la vela a ellos, y la forma de encontrar- pida cuando se guarda para uno
ayuda, porque quiso dejarnos en he- vida del mundo: es una obra indis- se con Él es bajarse, encogerse den- mismo.
rencia la oración. Recomendaba: pensable de misericordia espiritual. tro, reconocerse necesitado. El miste- Y en la primera lectura, Dios tam-
«Rezad mucho, hijos míos, rezad Y si nosotros no confiamos los her- rio de Jesucristo es misterio de pe- bién explica de dónde sacar la sabi-
siempre, sin cansaros nunca». (Pala- manos, las situaciones al Señor, queñez: Él se bajó, se aniquiló. El duría de la vida: «se alabe quien se
bras en la ii Conferencia Internacional ¿quién lo hará? ¿Quién intercederá, misterio de Jesús como vemos en la alabare: en tener seso y conocerme,
de Grupos de Oración, 5 de mayo de quién se preocupará de llamar al co- Hostia en cada misa, es un misterio porque yo soy Yahveh, que hago
1966). razón de Dios para abrir la puerta de pequeñez: de amor humilde, y merced, derecho y justicia sobre la
de la misericordia a la humanidad solo se puede comprender siendo tierra» (v. 23). Conocerle, es decir
Jesús en el Evangelio también nos
necesitada? Para ello el Padre Pío pequeño y frecuentando a los pe- encontrarlo, como Dios que salva y
muestra cómo orar. En primer lugar
nos dejó los grupos de oración. Y queños. perdona: este es el camino de la sa-
dice: «Te alabo, Padre»; no empieza
les dijo: «Es la oración, esta fuerza Y ahora podemos preguntarnos: biduría. En el Evangelio, Jesús rea-
diciendo «necesito esto y aquello»,
unida de todas las almas buenas, ¿sabemos cómo buscar a Dios allí firma: «Venid a mí todos los que es-
sino diciendo «Te alabo». No cono-
que mueve el mundo, que renueva dónde está? Aquí hay un santuario táis fatigados y sobrecargados» (Ma-
cemos al Padre sin abrirnos a la ala-
las conciencias, [...] que sana a los especial donde está presente, porque teo 11, 28). ¿Quién de nosotros pue-
banza, sin dedicarle tiempo solo a de sentirse excluido de la invitación?
Él, sin adorar. ¡Cuánto nos hemos enfermos, que santifica el trabajo, hay tantos de los pequeños que Él
que eleva la atención médica, que da prefiere. San Pío lo llamó «templo ¿Quién puede decir: «No lo necesi-
olvidado de la oración de adoración, to»? San Pío ofreció su vida y sus
de la oración de alabanza! Debemos fuerza moral [...], que expande la de oración y ciencia», donde todos
sonrisa y la bendición de Dios sobre están llamados a ser «reservas de innumerables sufrimientos para ha-
retomarla. Cada uno puede pregun- cer que los hermanos se encontrasen
cada languidez y debilidad» (ibíd.). amor» para los demás (Discurso por
tarse ¿Cómo adoro yo? ¿Cuándo con el Señor. Y el medio decisivo
Custodiemos estas palabras y pre- el I aniversario de la inauguración, 5
adoro yo? ¿Cuándo adoro a Dios? para encontrarlo era la Confesión, el
guntémonos de nuevo: ¿rezo? Y de mayo de 1957): es la Casa de re-
Retomar la oración de adoración y sacramento de la Reconciliación.
cuando rezo, ¿sé alabar, sé adorar, sé poso del sufrimiento. En el enfermo
de alabanza. Es el contacto personal,
llevar mi vida y la de toda la gente se encuentra Jesús, y en el amoroso Allí comienza y recomienza una
de tú a tú, el estar en silencio ante el
ante Dios? cuidado de aquellos que se inclinan vida sabia, amada y perdonada, allí
Señor el secreto para entrar cada vez
Segunda palabra: Pequeñez. En el sobre las heridas del prójimo, está el comienza la curación del corazón. El
más en comunión con Él.
Evangelio, Jesús alaba al Padre por- camino para encontrar a Jesús. Padre Pío fue un apóstol del confe-
La oración puede nacer como una que ha revelado los misterios de su Quien cuida a los niños está del la- sionario. También hoy nos invita
petición, incluso de intervención ur- Reino a los pequeños. ¿Quiénes son do de Dios y vence a la cultura del allí; él nos dice: «¿Dónde vas?
gente, pero madura en la alabanza y estos pequeños que saben cómo aco- descarte, que, por el contrario, pre- ¿Dónde Jesús o dónde tu tristeza?
en la adoración. Oración madura. ger los secretos de Dios? Los peque- fiere a los poderosos y considera ¿A dónde vuelves? ¿A quién te salva
Entonces se vuelve verdaderamente ños son aquellos que necesitan a los inútiles a los pobres. Los que prefie- o a tu abatimiento, a tus remordi-
personal, como para Jesús, que lue- grandes, que no son autosuficientes, ren a los pequeños proclaman una mientos, a tus pecados? Ven, ven, el
go dialoga libremente con el Padre: que no creen que pueden bastarse a profecía de vida contra los profetas Señor te está esperando. Coraje, no
«Sí, Padre, pues tal ha sido tu bene- sí mismos. Pequeños son aquellos de muerte de todos los tiempos, existe un motivo tan grave como pa-
plácito» (Mateo 11, 26). Y así, en un que tienen el corazón humilde y también de hoy, que descartan a la ra excluirte de su misericordia».
diálogo libre y confiado, la oración abierto, pobre y necesitado, que gente, descartan a los niños, a los Los grupos de oración, los enfer-
se carga de toda la vida y la lleva sienten la necesidad de orar, de con- ancianos, porque no sirven. mos de la Casa de reposo, el confe-
ante Dios. fiarse y de dejarse acompañar. El co- De pequeño, en la escuela, nos sionario; tres signos visibles que nos
Y entonces preguntémonos: razón de estos pequeños es como enseñaban la historia de los esparta- recuerdan tres valiosos legados: la
¿nuestras oraciones se parecen a las una antena, capta la señal de Dios, nos. A mí siempre me llamaba la oración, la pequeñez y la sabiduría
de Jesús o se reducen a ocasionales inmediatamente, se da cuenta ense- atención lo que nos decía la maestra, de la vida. Pidamos la gracia de cul-
llamadas de emergencia? «Necesito guida. Porque Dios busca el contac- que cuando nacía un niño o una ni- tivarlos todos los días.
número 12, viernes 23 de marzo de 2018 L’OSSERVATORE ROMANO página 5

Una visita Asesinadas 197 personas el pasado año por defender el medio ambiente

al alma de todos Mártires de la tierra


los argentinos
GAETANO VALLINI guras conocidas han desapareci- el rol fundamental en el cuidado
MARCELO FIGUEROA do. Como Berta Cáceres, activis- del ambiente. Las últimas cifras
lgunos los han definido ta hondureña vencedora en 2015 son impresionantes: 46 muertos

«P
orque aunque estoy ausente
en el cuerpo, sin embargo es-
toy con vosotros en espíritu»
(Colosenses 2, 5a). Hay cartas
que son únicas, irrepetibles, toman dimensio-
A ya como mártires de la
tierra, asesinados en el
nombre de la Laudato
si’. Son las víctimas de una gue-
rra silenciosa, que se combate en
del prestigioso Goldman Environ-
mental Prize, considerado el No-
bel para el medio ambiente. El
28 de octubre de 2014 estuvo en
el Vaticano para participar en el
en Brasil, 32 en Colombia, 15 en
México, pero también otros paí-
ses, como Guatemala, Nicara-
gua, Honduras y Perú, han teni-
do que contar víctimas.
nes humanas profundísimas y vuelos espiri- diferentes rincones del mundo y encuentro de los movimientos También Asia y África pagan
tuales más allá de los horizontes soñados. que en 2017 ha provocado 197 populares y en esa circunstancia un alto precio. Por ejemplo en
Son las cartas que en su fragilidad material, víctimas, según Global Witness, pudo escuchar las palabras del Filipinas, uno de los países más
sus limitaciones literarias y sus distancias es- la ONG que cada año realiza el Papa, esas tres T —tierra, techo y peligrosos para los activistas,
paciales y temporales tienen vida propia y trágico balance. Una guerra san- trabajo— que confirmaban su fueron asesinadas 41 personas.
conmueven almas. Tal es el caso de la carta guinaria, por tanto, mayormente compromiso, y el de otros acti- En la República Democrática
que Francisco envió al pueblo argentino el ignorada —los asesinados son ca- vistas, y de alguna manera anti- del Congo se verificaron 13 ho-
sábado último. Los argentinos hemos sido vi- si siempre campesinos, indíge- cipaban la encíclica sobre la tu- micidios; en este caso se trató de
sitados por el alma y el corazón de nuestro nas, simples activistas que se tela de la creación Cáceres fue guardianes de zonas protegidas.
pastor conmoviendo nuestro espíritu. De la asesinada el 3 de marzo de 2016. Con sus informes, Global Wit-
oponen a la explotación indiscri-
Que se trate de traficantes,
profunda intimidad del escribiente a las raí- minada del territorio— pero que ness continúa manteniendo el fo-
empresas privadas o guberna-
ces mismas del ser de su pueblo. No creemos resurge de vez en cuando al ser co sobre un fenómeno en creci-
mentales, los intereses económi-
posible que el papa Bergoglio pueda escribir golpeado un personaje conocido. miento alarmante, pero difícil de
cos no parecen admitir
una misiva de ese vuelo milagroso hacia otro Como Esmond Bradley Martin, obstáculos, apartando a cual- combatir. Intereses colosales, ali-
pueblo porque es el suyo. Pertenece a él ya geógrafo americano de 76 años, quiera que se oponga. Global mentados a menudo por la co-
que nunca se va del todo quien lo lleva con- exenviado especial de la ONU pa- Witness habla de dos muertos rrupción, encuentran demasiadas
sigo en el corazón. Este pueblo le pertenece ra la tutela de los rinocerontes, por semana desde 2002. Pero el complicidades. Los asesinos casi
porque le conoce tal como es, y lo siente que desde hace treinta años vivía pasado año la media se duplicó, siempre quedan impunes. Y
siempre uno de los suyos. Por tanto, no re- en Kenia y en más de una oca- como en 2016, cuando se alcanzó quien lucha en primera línea está
quiere más pruebas vivenciales de esa unidad sión había arriesgado su vida a el trágico récord de 200 víctimas. a menudo solo e indefenso.
única que sentirlo siempre en espíritu como mano de los cazadores furtivos. Una auténtica masacre que gol- «Hasta que las empresas, los in-
decía el apóstol de los gentiles en la cita Fue asesinado el domingo en su pea sobre todo a América Latina versores y los gobiernos no in-
mencionada. El pueblo lo extraña pero lo casa en Nairobi. Robo fracasado, y en particular la zona amazóni- cluyan realmente a las comuni-
siente cerca. Y esa carta es ante todo una vi- sostiene la policía, pero hay ca, donde son más fuertes los in- dades en las decisiones respecto
sita que no necesita más aeropuertos que ca- quien duda. tereses unidos a los sectores agrí- al uso de su tierra y de los recur-
da corazón y más itinerarios que las entrañas El nombre de Martin no apa- cola y minero (el 60% de los ase- sos naturales —subraya Rachel
de esa identidad argentina atravesada por ca- rece en el último informe redac- sinatos). Las más golpeadas son Cox, de Global Witness— las per-
da línea. Las ovejas argentinas reconocen su tado por el Global Witness en co- las poblaciones indígenas, a las sonas que osan hablar con clari-
voz, la identifican fácilmente, lo siguen y laboración con «The Guardian». cuales el Papa en más de una dad continuarán sufriendo vio-
añoran. Lo leeremos probablemente en el ocasión, también en la reciente lencia, encarcelaciones y perdien-
La carta del Papa Francisco es en respues- próximo. En el pasado otras fi- visita a Chile y Perú, reconoció do la vida».
ta a una misiva sencilla pero sentida, con
motivo del quinto aniversario de
su elección, que decenas de argen-
tinos de distintas extracciones cul-
turales, políticas y religiosas suscri-
bimos en pocas horas. La nota con
firmas muy diversas y lejanas se
convirtió en un inesperado gesto
de unidad que supera las diferen-
cias que dividen a muchos argenti-
nos desde hace varios años. «Los
argentinos te queremos mucho. Va-
loramos enormemente tu tenaz tra-
bajo por la paz y la justicia en to-
do el mundo, a pesar de las resis-
tencias que genera entre quienes
pueden ver afectados intereses que
no son legítimos» sostiene uno de
los párrafos de la misma. A lo que
el Papa respondió: «Me conmueve
descubrir que, además del respe-
tuoso saludo de las autoridades, en
esta carta se hayan unido personas
de diferentes procedencias religiosas, políti-
cas e ideológicas. Así se confirma que no es La alarma relanzada por el cardenal Cláudio Hummes
imposible encontrar razones para encontrarse
y que “la unidad es superior al conflicto”»,
escribió Francisco. También pidió a los ar-
Salvar la Amazonia es fundamental
gentinos que, si alguna vez se alegran por
cosas que él pudo «hacer bien», las sientan «La degradación de la Amazonia provocará da- te contexto, la Amazonia reviste un significado
como «propias» ya que ellos, dijo, son su ños gravísimos y probablemente irreversibles para universal y manifiesta un valor insustituible, el de
«pueblo». «El pueblo que me ha formado, las futuras generaciones». Es la alarma que ha ser uno de los pulmones del planeta».
me ha preparado y me ha ofrecido al servicio vuelto a lanzar el cardenal Cláudio Hummes, arzo- Se trata, por lo tanto, de una encíclica «impor-
de las personas», agregó. «Quisiera decirles bispo emérito de São Paulo y presidente de la Red tantísima». Y la REPAM «la ha tomado como su
que el amor por mi Patria sigue siendo gran- Eclesial PanAmazónica (REPAM), reafirmando la Carta Magna». Para frenar la explotación de la
de e intenso. Rezo todos los días por ese, mi importancia de llevar a cabo los contenidos de la Amazonia y de sus recursos, que «está aumentan-
pueblo que tanto quiero. Y a los que puedan Laudato si’ del Papa Francisco. do, desafortunadamente», el cardenal sostiene que
sentirse ofendidos por algunos de mis gestos, Un grito de alarma que parece aún más estricto «en primer lugar es necesaria información» porque
les pido perdón», apuntó. Asimismo, hizo después de la reciente decisión del Tribunal Supre- «la sociedad mundial no recibe información com-
hincapié en que su intención es «hacer el mo brasileño de eliminar algunas protecciones en pleta sobre la gravedad y urgencia de la crisis cli-
bien» y que, a su edad, sus intereses «ya tie- la selva amazónica. «La encíclica Laudato si’ —dijo mática y ecológica». De hecho, «la gente no cono-
nen poco que ver» con su persona. «Pero, el purpurado en una entrevista con la agencia Sir— ce suficientemente las causas de la crisis y las solu-
aunque Dios me confió una tarea tan impor- es un documento histórico y sorprendente, proféti- ciones». Y, «los medios, las escuelas, las Iglesias,
tante y Él me ayuda, no me liberó de la fra- co e innovador, no solamente para la Amazonia si- las organizaciones de la sociedad civil, todas pue-
gilidad humana. Por eso puedo equivocarme no para todo el mundo, en estos tiempos de grave, den ayudar a formar una opinión pública mundial
como todos», admitió. urgente y global crisis climática y ecológica. En es- favorable».
número 12, viernes 23 de marzo de 2018 L’OSSERVATO

En la apertura de la reunión presinodal de los jóvenes

Una Iglesia que no arriesga e

El Papa Francisco inauguró, el lunes 19 de marzo, en Estáis invitados porque vuestra aportanción es tar a la gente. Pero la gente no es tonta o estúpida.
el Pontificio Colegio Maria Mater Ecclesia, la reunión indispensable. Necesitamos de vosotros para pre- No, no lo es. La gente entiende. Solamente los
de preparación para el Sínodo de los Obispos sobre los parar el Sínodo que en octubre reunirá a los obis- tontos no entienden. En español hay un dicho be-
jóvenes que se celebrará en octubre. pos sobre el tema Los jóvenes y el discernimiento vo- llísimo que dice: «Alaba al tonto y lo verás traba-
cacional. En muchos momentos de la historia de la jar». Darle palmadas en la espala y él estará con-
Queridos jóvenes, buenos días! Iglesia, así como en numerosos episodios bíblicos, tento, porque es tonto, no se da cuenta. ¡Pero vo-
Dios ha querido hablar por medio de los más jóve- sotros no sois tontos! También los mejores análisis
¡Saludos a todos los 15340! Esperemos que ma- nes: pienso, por ejemplo, en Samuel, en David y sobre el mundo juvenil, incluso siendo útiles —son
ñana sean más en esta nuestra intervención para en Daniel. A mí me gusta mucho la historia de Sa- útiles—, no sustituyen la necesidad del encuentro
hacer salir lo que cada uno de vosotros y de noso- muel, cuando escucha la voz de Dios. La Biblia cara a cara. Hablan de la juventud de hoy. Buscad
tros tenemos en el corazón. Hablar con valentía. dice: «En aquella época no había costumbre de es- por curiosidad en cuántos artículos, cuántas confe-
Sin vergüenza, no. Aquí la vergüenza se deja de- cuchar la voz de Dios. Era un pueblo desorienta- rencias, se habla de la juventud de hoy. Quisiera
trás de la puerta. Se habla con valentía: lo que do». Fue un joven quien abrió la puerta. En los deciros una cosa: ¡la juventud no existe! Existen
siento lo digo y si alguno se siente ofendido, pido momentos difíciles, el Señor hace ir adelante la los jóvenes, historias, rostros, miradas, ilusiones.
perdón y voy adelante. Vosotros sabéis hablar así. historia con los jóvenes. Dicen la verdad, no tienen Existen los jóvenes. Hablar de la juventud es fácil.
Pero es necesario escuchar con humildad. Si habla vergüenza. No digo que son «desvergonzados» si- Se hacen abstracciones, porcentajes... No. Tu ros-
el que no me gusta, debo escuchar más, porque no que no tienen vergüenza y dicen la verdad. Y tro, tu corazón, ¿qué dice? Intervenir, sentir a los
cada uno tiene el derecho de ser escuchado, como David desde joven empieza con esa valentía. Tam- jóvenes. A veces, evidentemente, vosotros no sois,
cada uno tiene el derecho de hablar. Gracias por bién con sus pecados. Porque es interesante, todos los jóvenes no son el premio Nobel de la pruden-
haber aceptado la invitación de venir aquí. Algu- estos no han nacido santos, no han nacidos justos, cia. No. A veces hablan «con la bofetada». La vi-
nos de vosotros habéis tenido que hacer un largo modelos para los demás. Son todos hombres y da es así, pero es necesario escucharlos.
viaje. Otros, en vez de ir a dormir —porque es ho- mujeres pecadores y pecadoras, pero que han sen- Alguno piensa que sería más fácil teneros «a dis-
ra de ir a dormir donde ellos están— están conecta- tido el deseo de hacer algo bueno, Dios les ha em- tancia de seguridad», para no dejarse provocar por
dos con vosotros. Pasarán la noche escuchando. pujado y han ido adelante. Y esto es muy bonito. vosotros. Pero no basta intercambiar algún mensaje
Venís de tantas partes del mundo y lleváis con vo- Nosotros podemos pensar: «Estas cosas son para o compartir fotos simpáticas. ¡A los jóvenes hay
sotros una gran variedad de pueblos, culturas y las personas justas, para los sacerdotes y para las que tomárselos en serio! Pero parece que están ro-
también religiones: no sois todos católicos y cris- monjas». No, es para todos. Y vosotros jóvenes deados de una cultura que, si por una parte idola-
más todavía, porque tenéis mucha fuerza para de- tra la juventud tratando de no dejarla pasar nunca,
tianos, ni tampoco todos creyentes, pero están
cir las cosas, para escuchar las cosas, para reír, por la otra excluye muchos jóvenes del ser prota-
ciertamente todos animados por el deseo de dar lo
también para llorar. Nosotros adultos muchas ve- gonistas. Es la filosofía del maquillaje. Las perso-
mejor de vosotros. Y yo no tengo dudas de esto. ces, muchas veces, hemos olvidado la capacidad de
Saludo también a ellos que se conectarán, y que ya nas crecen y tratan de maquillarse para parecer
llorar, nos hemos acostumbrado: «El mundo es más jóvenes, pero a los jóvenes no les deja crecer.
lo han hecho: ¡gracias por vuestra contribución! así... que se las arreglen». Y vamos adelante. Por Eso es muy común. ¿Por qué? Porque no se dejan
Quiero dar las gracias de forma especial a la Se- esto os exhorto, por favor: sed valientes en estos que sean interpelados. Es importante. A menudo
cretaría del Sínodo, al cardenal secretario, al arzo- días, decid todos lo que os viene; y si os equivo- sois marginados por la vida pública ordinaria y os
bispo secretario y a todos, todos los que trabajan cáis, otro os corregirá. ¡Pero adelante, con valentía! encontráis mendigando trabajos que no os garanti-
en la Secretaría del Sínodo. Han trabajado duro 1. Demasiado a menudo se habla de jóvenes sin zan un mañana. No sé si esto sucede en todos
para esto y han tenido una capacidad de inventar dejarse interpelar por ellos. Cuando alguno quiere vuestros países, pero en muchos... Si no me equi-
cosas y creatividad muy grandes. Muchas gracias, hacer una campaña o algo, ah, ¡alabanza a los jó- voco la tasa de desempleo juvenil aquí en Italia
cardenal Baldisseri, y a todos vuestros colaborado- venes! ¿No es así?, pero no permite que los jóve- desde los 25 años hacia abajo es del 35%. En otro
res. nes le interpelen. Alabar es una forma de conten- país de Europa, fronterizo con Italia, 47%. En otro
ORE ROMANO páginas 6/7

envejece
país de Europa cerca de Italia, más del 50%. ¿Qué
hace un joven que no encuentra trabajo? Se enfer-
ma —la depresión—, cae en las dependencias, se
suicida —hace pensar: las estadísticas de suicidio
juvenil todas son maquilladas, todas—, hace el re-
belde —pero es una forma de suicidarse— o toma
un avión y va a una ciudad que no quiero nombrar
y se enrola en el Isis o en uno de estos movimien-
tos guerrilleros. Al menos tiene un sentido vivir y
tendrá un sueldo mensual. ¡Y esto es un pecado
social! La sociedad es responsable de esto. Pero yo
quisiera que seáis vosotros los que digáis las cau-
sas, los porqués, y no digáis: «Yo tampoco sé bien
el porqué». ¿Cómo vivís vosotros este drama? Nos
ayudaría mucho. Demasiado a menudo sois deja-
dos solos. Pero la verdad es también el hecho que
vosotros sois constructores de cultura, con vuestro
estilo y vuestra originalidad. Es un alejamiento re-
lativo, porque vosotros sois capaces de construir
una cultura que quizá no se ve, pero va adelante.
Este es un espacio que nosotros queremos para es- dos nosotros tenemos esta llamada. Vosotros, en la podemos tener solo para nosotros a Quien nos ha
cuchar vuestra cultura, la que vosotros estáis cons-
fase inicial, sois jóvenes. Esta es la certeza de fon- cambiado la vida: Jesús. Vuestros coetáneos y
truyendo. En la Iglesia —estoy convencido— no de-
do: Dios ama a cada uno y a cada uno dirige per- vuestros amigos, incluso sin saberlo, esperan tam-
be ser así: cerrar la puerta, no escuchar. El Evan-
sonalmente una llamada. Es un don que, cuando bién ellos una llamada de salvación.
gelio nos lo pide: su mensaje de proximidad invita
a encontrarnos y confrontarnos, a acogernos y se descubre, llena de alegría (cf. Mateo 13, 44-46). 3. El próximo Sínodo será también un llama-
amarnos en serio, a caminar juntos y compartir sin Estad seguro: Dios confía en vosotros, os ama y os miento dirigido a la Iglesia, para que redescubra
miedo. Y esta reunión presinodal quiere ser signo llama. Y de su parte no fallará, porque es fiel y un renovado dinamismo juvenil. He podido leer
de algo grande: la voluntad de la Iglesia de poner- cree realmente en vosotros. Dios es fiel. Para los algunos e-mails del cuestionario puesto online por
se a la escucha de todos los jóvenes, ninguno ex- creyentes digo: «Dios es fiel». Os dirige la pregun- la Secretaría del Sínodo y me ha conmovido el lla-
cluido. Y esto no para hacer política. No para una ta que un día hizo a los primeros discípulos: mamiento lanzado por varios jóvenes, que piden a
artificial «joven-filia», no, sino porque necesitamos «¿Qué buscáis?» (Juan 1, 38). También yo, en este los adultos estar cerca de ellos y ayudarles en las
entender mejor lo que Dios y la historia nos están momento, os dirijo la pregunta, a cada uno de vo- elecciones importantes. Una joven ha observado
pidiendo. Si faltáis vosotros, nos falta parte del ac- sotros: «¿Qué buscas? Tú, ¿qué buscas en tu vi- que a los jóvenes les faltan puntos de referencia y
ceso a Dios. da?». Dilo, nos hará bien escucharlo. Dilo. Necesi- que nadie les estimula a activar los recursos que
2. El próximo Sínodo nos propone en particular tamos esto: escuchar vuestro camino en la vida. tienen. Después, junto a los aspectos positivos del
desarrollar las condiciones para que los jóvenes es- ¿Qué buscas? Os invita a compartir la búsqueda mundo juvenil, ha subrayado los peligros, entre los
tén acompañados con pasión y competencia en el de la vida con Él, a caminar juntos. Y nosotros, cuales el alcohol, la droga, una sexualidad vivida
discernimiento vocacional, es decir en el «recono- deseamos hacer lo mismo, porque no podemos ha- de forma consumista. Son dependencias, ¿no? Y
cer y acoger la llamada al amor y a la vida en ple- cer otra cosa que compartir con entusiasmo la bús- ha concluido casi con un grito: «Ayudad a nuestro
nitud» (Documento preparatorio, Introducción). To- queda de la verdadera alegría de cada uno; y no mundo juvenil que se está desmoronando cada vez
más». No sé si el mundo juvenil se está desmoro-
nando cada vez más, no lo sé. Pero siento que el
grito de esta chica es sincero y requiere atención.
Os toca a vosotros responder a esta chica, dialogar
con esta chica. Es una de vosotros y es necesario
ver esta «bofetada» que nos da, dónde nos lleva.
También en la Iglesia tenemos que aprender nue-
vas modalidades de presencia y de cercanía. Es
muy importante. Me viene a la mente cuando
Moisés quiere decir al Pueblo de Dios cuál es el
punto central del amor de Dios. Y dice: «Pensad:
¿qué pueblo ha tenido un Dios tan cercano?». El
amor es cercanía. Y ellos, los jóvenes de hoy piden
a la Iglesia cercanía. Vosotros cristianos, vosotros
que creéis en la cercanía de Cristo, vosotros católi-
cos, sed cercanos, no lejanos. Y vosotros sabéis
bien que hay muchas, muchas formas de alejarse,
muchas. Todas educadas, de guante blanco, pero
tomar distancia para no ensuciarse las manos. Los
jóvenes hoy nos piden cercanía: a los católicos, a
los cristianos, a los creyentes y a los no creyentes.
A todos. Y al respecto, un joven contó con entu-
siasmo su participación en algunos encuentros con
estas palabras. Así dice: «Lo más importante ha si-
do la presencia de religiosos entre nosotros jóvenes
como amigos que nos escuchan, nos conocen y nos
aconsejan». Hombres y mujeres consagrados que
son cercanos. Escuchan, conocen y a quien pide
consejo, aconsejan. Yo conozco a alguno de voso-
tros que hace esto.
Me viene a la mente el espléndido Mensaje a los
jóvenes del Concilio Vaticano II. Es también hoy un
estímulo para luchar contra cada egoísmo y para
construir con valor un mundo mejor. Es una invi-

SIGUE EN LA PÁGINA 8
página 8 L’OSSERVATORE ROMANO viernes 23 de marzo de 2018, número 12

los ancianos, son los buenos ancianos. Las


raíces son los abuelos. Las raíces son los
que han vivido la vida y a los que esta cul-
tura del descarte descarta, no sirven, les
echa. Los ancianos tienen ese carisma de lle-
var las raíces. Hablad con los ancianos. «Pe-
ro, ¿qué diré?» ¡Prueba! Recuerdo en Bue-
nos Aires, una vez, hablando con los jóve-
nes, dije: «¿Por qué no vais a una casa de
reposo a tocar la guitarra a los ancianos que
están allí?» —«Pero, Padre...» —«Id, una ho-
ra solamente». [Se quedaron] ¡más de dos
horas! No querían salir, porque los ancianos
estaban así [un poco adormecidos], escucha-
ron la guitarra y se despertaron, desperta-
ron, despertaron y comenzaron [a hablar] y
los jóvenes escucharon cosas que les tocaron
dentro. Tomaron esta sabiduría y fueron
adelante. Esto el profeta Joel lo dice muy
bien, muy bien. En el capítulo tercero. Para

Una aportación indispensable mí, esta es la profecía de hoy: «vuestros an-


cianos soñarán sueños y vuestros jóvenes ve-
rán visiones». Necesitamos jóvenes profetas,
VIENE DE LA PÁGINA 6 maquillado, como he dicho: no rejuvenecido pero estad atentos: nunca seréis profetas si
artificialmente, sino reavivado desde dentro. no tomáis los sueños de los ancianos. Es
tación a buscar nuevos caminos y a recorrer- Y vosotros nos provocáis salir de la lógica más: si no vais a hacer soñar a un anciano
los con audacia y confianza, teniendo fija la del «siempre se ha hecho así». Y esa lógica, que está allí, aburrido porque nadie lo escu-
mirada en Jesús y abriéndose al Espíritu por favor, es un veneno. Es un veneno dul- cha. Haced soñar a los ancianos y esos sue-
Santo, para rejuvenecer el mismo rostro de ce, porque te tranquiliza el alma y te deja ños os ayudarán a ir adelante. Joel 3, 1. Leed
la Iglesia. Porque está en Jesús y en el Espí- como anestesiado y no te deja caminar. Salir esto, os hará bien. Dejaos interpelar por
ritu Santo que la Iglesia encuentre la fuerza de la lógica del «siempre se ha hecho así» ellos.
de renovarse siempre, cumpliendo una revi- para permanecer de forma creativa en la es- Para sintonizar sobre la longitud de las
sión de vida sobre su modo de ser, pidiendo tela de la auténtica Tradición cristiana, pero jóvenes generaciones es de gran ayuda un
perdón por sus fragilidades e inadecuacio- de forma creativa. Yo, a los cristianos, les re- diálogo conciso. Os invito entonces, en esta
nes, no ahorrando energías para ponerse al comiendo leer el Libro de los Hechos de los semana, a expresaros con franqueza y con
servicio de todos, con el único intento de Apóstoles: la creatividad de aquellos hom- toda libertad, lo he dicho y lo repito. Con
ser fieles a la misión que el Señor le ha con- bres. Esos hombres sabían ir adelante con la «cara dura». Sois los protagonistas y es
fiado: vivir y anunciar el Evangelio. una creatividad que si nosotros hiciéramos importante que habléis abiertamente. «Pero
4. Queridos jóvenes, el corazón de la la traducción a lo que significa hoy, ¡nos me da vergüenza, me escuchará el carde-
Iglesia es joven precisamente porque el asusta! Vosotros creáis una cultura nueva, nal...». Que escuche, está acostumbrado. Os
Evangelio es como una linfa vital que la re- pero estad atentos: esta cultura no puede ser aseguro que vuestra contribución será toma-
genera continuamente. Está en nosotros ser «desarraigada». Un paso adelante, ¡pero mi- da en serio. Ya desde ahora os digo gracias;
dóciles y cooperar en esta fecundidad. Y to- ra las raíces! No vuelvas a las raíces, porque y os pido, por favor, que no os olvidéis de
dos vosotros podéis colaborar con esta fe- terminarás enterrado: da un paso adelante, rezar por mí. Y aquellos que no pueden re-
cundidad: seáis cristianos católicos o de pero siempre con las raíces. Y las raíces —es- zar, porque no saben rezar, que por lo me-
otras religiones o no creyentes. Os pedimos to, perdonadme, lo llevo en el corazón— son nos me piensen bien. Gracias.
colaborar en nuestra fecundidad, en dar vi-
da. Lo hacemos también en este camino si-
nodal, pensando en la realidad de los jóve-
nes de todo el mundo. Tenemos necesidad
de reapropiarnos del entusiasmo de la fe y
del gusto de la búsqueda. Necesitamos en-
contrar en el Señor la fuerza de reponernos
de los fracasos, de ir adelante, de reforzar la
confianza en el futuro. Y necesitamos atre-
vernos a nuevos caminos. No os asustéis:
atreverse a nuevos caminos, incluso si ello
comporta riesgos. Un hombre, una mujer
que no arriesga, no madura. Una institución
que hace elecciones para no arriesgar per-
manece niña, no crece. Arriesgad, acompa-
ñados de la prudencia, del consejo, pero id
adelante. Si no arriesga, ¿sabéis lo que le
sucede a un joven? ¡Envejece! ¡Se jubila a
los 20 años! Un joven envejece y envejece
también la Iglesia. Lo digo con dolor.
Cuántas veces encuentro comunidades cris-
tianas, también de jóvenes, pero viejas. Han
envejecido porque tenían miedo. ¿Miedo de
qué? De salir, de salir hacia las periferias
existenciales de la vida, de ir allá donde se
juega el futuro. Una cosa es la prudencia,
que es una virtud, pero otra es el miedo.
Necesitamos de vosotros, jóvenes, piedras
vivas de una Iglesia de rostro joven, pero no
número 12, viernes 23 de marzo de 2018 L’OSSERVATORE ROMANO página 9

Los 90 años de Pedro Casaldáliga


ÓSCAR ELIZALDE PRADA
a prelatura de Sao Felix do Araguaia celebra este 16 de fe-

L brero los 90 años de vida de su obispo emérito, Pedro Ca-


saldáliga, referente de la Iglesia de los pobres —en Brasil y
más allá de sus fronteras—, comprometida con la defensa
de los derechos de los indígenas campesinos, indígenas y quilom-
bolas, con la participación activa de las comunidades eclesiales de
base y, en ellas, de los laicos como sus principales protagonistas.
«Para la realidad del valle de Araguaia, que él mismo bautizó
como “Valle de los olvidados”, la presencia de don Pedro y del
equipo de la prelatura, en su tiempo fueron esenciales para co-
menzar a estructurar socialmente el territorio», reconoce el actual
obispo de Sao Félix de Arguaia, Adriano Giocca, destacando el
importante papel de Casaldáliga en la transformación de la reali-
dad de esta porción de Mato Grosso, abandonada por parte del
gobierno brasileño y azotada por la marginación social, la injusti-
cia, la violación de los derechos humanos y el analfabetismo de su
población, mayoritariamente pobre y víctima de los intereses mez-
quinos de los terratenientes.
«Homenajear a Pedro en sus 90 años es rescatar las grandes
causas por las cuales él ha vivido», confiesa el sacerdote español
Paulo Gabriel López Blanco, vicario provincial de los agustinos en
Brasil, evocando las palabras del obispo nonagenario: «Mis causas
son más importantes que mi vida». En la memoria del religioso
agustino permanece nítido el momento en que, por primera vez
tuvo noticias del misionero claretiano catalán, nacido en Balsareny
(provincia de Barcelona y diócesis de Solsona), que marchó a Bra-
sil en 1968 para fundirse en sus selvas y darle a la Iglesia un «ros- recuadro). Con 42 años de edad y 19 de sacerdocio, tras un año de
tro amazónico», profético y poético al mismo tiempo. «Fue en administrador apostólico de la sede vacante de Sao Félix de Ara-
1971, con motivo de su ordenación episcopal —recuerda—. Yo vivía guaia, Pablo VI nombró a Casaldáliga primer obispo de la prelatu-
en aquel tiempo en España y vi en Vida Nueva un reportaje de ra.
Teófilo Cabestrero que tenía como título: «Un obispo poeta» En los 20 años que López Blanco vivió bajo el mismo techo con
(…). Tenía 20 años, deseaba ser misionero y vi en aquel reportaje él, en su equipo pastoral, constató que «Pedro es un hombre radi-
la Iglesia que soñaba, en el compromiso con los pobres, en la lu- cal en el seguimiento de Jesús; radical en la pobreza, en la fe, en
cha por la justicia, un obispo diferente, despojado de todo poder la esperanza, con coherencia absoluta entre lo que dice y lo que
y pompa». hace. ¡Eso le da una autoridad moral extraordinaria!».
Decisión de Pablo VI. El reportaje, en efecto, corresponde al nú- Sin titubear, el sacerdote agustino está convencido de que Ca-
mero 797 de Vida Nueva, con fecha 11 de septiembre de 1971 (ver saldáliga es «el último obispo vivo de los padres de la Iglesia lati-
noamericana», de la talla profética de pastores
como el brasileño Hélder Xamara, el chileno Ma-
nuel Larraín y el beato salvadoreño Óscar Rome-

Como cuando era niño ro, cuyo martirio inspiró su famoso poema-home-
naje San Romero de América.
Su mística poética y su inmarcesible profecía
«bajo la ley suprema del revólver 38 y la continúan inspirando insignes obras pastorales,
IGNACIO VIRGILLITO como el Centro Indigenista Misionero (CIMI) y la
muerte señoreando». Fueron «una Iglesia
iendo niño ya jugaba a «los misione- perseguida». A mediados de los 80, le diag- Comisión de Pastoral de la Tierra (CPT), que él

S ros». Y a «los mártires». La muerte


que sufrió su tío, mosén Lluís Plá, fu-
silado en la Guerra Civil junto a dos sacer-
nosticaron el párkinson que le acompaña
hasta hoy, cuando, a los 90 años, las marcas
de la vejez son mucho más que aparentes.
mismo ayudó a crear en el seno de la Iglesia bra-
sileña. Con su vida ha ratificado su compromiso
con los desheredados, expresado en la misa de la
tierra sin males y la misa de los quilombos, am-
dotes cuando él tenía ocho años, también le Sus reacciones se han vuelto más lentas y
marcó profundamente. Además, unos años ha de administrar las energías. bas de su autoría.
más tarde, en su época de formación en Aún con todo, Pedro no se siente «viejo» Estas y muchas otras expresiones de fidelidad
Barbastro, se impregnó de la espiritualidad -en el peor sentido de la palabra, pues man- a la Iglesia de los pobres, traducidas en su poe-
del martirio. Por todo esto, cuando en los tiene una mirada amplia y una sensación ví- sía, su liturgia, su sinodalidad, su audacia pasto-
años setenta comenzaron a llegar las noticias vida (y vivida) de cuáles son las causas que ral y sus valientes denuncias —siempre soportadas
del Mato Grosso del Brasil, y se aseguraba llenan de sentido toda su trayectoria. con su testimonio personal—, dieron cauce a
que el obispo Casaldáliga estaba amenazado aquella valiente carta pastoral con la que se anti-
de muerte, ninguno de los que le conocían cipó a poner en claro el sentido de su episcopa-
desde siempre se extrañó. «¡Igual que de do: Una Iglesia en la Amazonia en conflicto con
pequeño!», pensaron sus compañeros más el latifundio y la marginación social (1971). Como
cercanos. Así es Dom Pedro Casaldáliga.
Tantas veces inconforme y radical. Y aunque
Así lo contó todo profeta, el signo de la cruz ha estado pre-
sente en cada batalla que la librado por amor a
la historia dice que en los primeros tiempos Vida Nueva su pueblo... hasta las últimas consecuencias. Co-
mo aquel 11 de octubre de 1976, en la época de la
de nuestra fe ser cristiano y ser mártir eran
sinónimos, hoy seguimos dando gracias a «Un obispo poeta». Así tituló en 1971 dictadura, cuando acudió a la prisión de Ribeirao
Dios por su vida. Porque muchos cristianos Bonito, en compañía del jesuita Joao Bosco Bur-
en Vida Nueva Teófilo Cabestrero la
no nos entendemos sin lo que a través suyo nier, para auxiliar a dos mujeres que estaban
noticia de su nombramiento episcopal.
hemos recibido en estos noventa años tan siendo golpeadas y maltratadas por militares, y el
Ahí se refería a Casaldáliga como «un
plenos de coherencia, hondura espiritual y padre Burnier recibió un tiro mortal en la cabeza,
hombre cercano al grupo literario PPC, que bien podría haber estado dirigido contra el
sencillez. De ellos, 73 como misionero clare-
muy familiar a numerosos lectores de obispo. Desde entonces, la peregrinación de los
tiano. Tras hacer el noviciado junto al sepul-
la revista». Mártires de la Caminada que se realiza anual-
cro del Padre Claret, le crecía la borbotones
el celo apostólico. «Siempre las misiones». «Escritor y poeta, es una de las vo- mente, en julio, se tornó un referente nacional de
Durante el otoño de 1967, Pedro participó ces más limpias de la poesía religiosa», memoria y liberación. «Pedro siempre ha dicho
en el primer capítulo general de renovación aseguraba el claretiano aragonés, ha- que la gracia mayor que Dios puede conceder a
conciliar que la congregación celebró en Ro- ciéndose eco de algunas de sus últimas alguien que sigue los pasos de Jesús es el marti-
ma. Allí le llegaría a Pedro la hora tantos poesías. «Doy fe que la Iglesia ha ga- rio», advierte el provincial de los agustinos. Aun-
años deseada de ser destinado a la Misión nado un buen obispo sin que nadie que las amenazas contra su vida nunca se concre-
universal. haya perdido un amigo y un testigo taron, el hermano párkinson lo ha acompañado
Y aceptó pastorear la prelatura de Sao Fe- sincero que, desde el dolor sentido, en el último tramo de su existencia. «Limitado
lix do Araguaia. Pese a las amenzas de nos grita: “Nosotros, la Iglesia, debe- en una silla de ruedas, dependiente en todo de
muerte por su fidelidad a la misión profética ríamos ser más limpios, más claros, los otros, si quería ser mártir, Dios lo oyó» con-
de vivir y anunciar el Evangelio liberador más evangélicamente cortantes”». cluye el religioso.
página 10 L’OSSERVATORE ROMANO viernes 23 de marzo de 2018, número 12

La homilía del Pontífice


Misa en Santa Marta

Cara a cara decir, hizo «una oración de intercesión». Precisamente en este tipo de
oración el Papa hizo una pausa, consciente de que la oración por otros
con Dios no es fácil hacerla. Y explicó que a quien pide «por favor, reza por mí
que tengo esto...», no se puede prometer oración y resolver todo con
¿Cuántas veces sucede que a un cristiano se le pide: «Reza por mí»? «un Padre Nuestro o un Ave María» y después olvidarse. «No: si tú
Y, ¿cuántas veces nos comprometemos a hacerlo, conscientes de lo que dices que vas a rezar por otro, la oración de intercesión te involucra,
realmente significa? Para ponerse frente a Dios, «cara a cara» con Él, como Moisés se involucró con su pueblo». Además, Moisés, con cora-
para «llamar a su corazón» se necesita, de hecho, gran «coraje» y otro
je —pero, dijo Francisco, «es necesario coraje, ¿eh? ¡la oración de inter-
tanto de «paciencia». Es una «libertad» interior que no se puede dar
cesión requiere coraje! Decir a la cara a Dios las cosas...»— refresca la
por descontada. Es lo que subrayó el Papa Francisco, durante la homi-
memoria a Dios» y objeta: «Señor, escucha un poco: se encenderá tu
lía de la misa celebrada en Santa Marta el jueves 15 de marzo, inspi-
ira contra tu pueblo... Tú, que lo hiciste salir de la tierra de Egipto
rándose en la primera lectura del día (Éxodo 32, 7-14).
El Pontífice recorrió el pasaje bíblico en el que se presenta «un diá- con gran fuerza y con mano potente»; y le dice: «Pero tú hiciste todo
logo entre Dios y Moisés» que discuten sobre «un problema que Moi- eso, ¿y ahora destruirás todo lo que has hecho? Pero, Señor, ¡no fun-
sés debía resolver»: el hecho de que el pueblo de Israel se hubiera ciona esto!». Piensa, prosiguió el Papa «en el mal papel que Tú harás:
construido un becerro de oro para adorarlo. Subrayó el Papa: «El Se- porque deberán decir los egipcios: “¿Con malicia les hiciste salir para
ñor estaba un poco impaciente: se irritó con su pueblo y finalmente hacerles perecer entre las montañas y hacerles desaparecer de la tie-
dijo: “Pero estate tranquilo, esto lo resuelvo yo, porque tu pueblo se rra?”» y de nuevo: «Pero tú eres el Dios de la bondad y harás un mal
ha pervertido. Y este pueblo es un pueblo de dura cerviz”, dice el Se- papel delante de los egipcios... Eh no, Señor, ¡esto no vale!». Y trata
ñor. “Déjame ahora que se encienda mi ira contra ellos y los devore; de convencerlo. Después insiste: «Desiste, Señor, del ardor de tu ira;
de ti, en cambio, haré un gran pueblo”». Nos encontramos, por lo tan- abandona este propósito de hacer el mal a Tu pueblo».
to, frente a una posición dura del Señor que «quiere resolver este pro- O sea: «No hagas ese mal papel: recuerda que fuiste Tú quien libe-
blema de apostasía del pueblo». Francisco señaló que, antes que nada, ró al pueblo». Y, como si tuviese «miedo de que las argumentaciones
a Moisés le impresionan las «dos propuestas» de Dios: «Destruiré al no fueran suficientes», añade: «Señor, también recuerda: recuerda a
pueblo, pero estate tranquilo. De ti, en cambio, haré de ti un gran Abraham, a Isaac, a Israel, Tus siervos, a los que juraste por ti mismo,
pueblo». Puede, de hecho, suceder que «un dirigente, a una persona dijiste “convertiré vuestra posteridad numerosa como las estrellas del
que tiene responsabilidad en una empresa, en un gobierno», frente a cielo y toda esta tierra de la que he hablado la daré a los descendien-
una situación negativa se plantee un castigo para muchos y que este tes y la poseerán por siempre”. ¡Recuerda eso!».
dirigente imaginario acepte a cambio de algo para él mismo («Pero es- Moisés, explicó el Pontífice, «apela a la memoria de Dios» y, es im-
tá bien: ¿Cuánto es para mí?»). Es, explicó el Papa, la «lógica del so- portante señalarlo, se «involucra». Tanto que —se narra en otro pasaje
borno», dejar hacer algo para obtener ganancias. del Éxodo (32, 32)— dice: «Con todo, si te dignas perdonar su peca-
En el diálogo con Moisés, el Señor le propone una alternativa: «De- do.... y si no, bórrame del libro que has escrito». Precisamente esta es
jamos hacer esto y te pago a ti con esto: ¡te haré jefe de un gran pue- la característica de la «oración de intercesión: una oración que argu-
blo!». Utilizando una hipérbole, Francisco dijo: «... ¡Casi un sobor- menta», que tiene el coraje de decir las cosas «a la cara al Señor»; una
no!», para subrayar la toma de posición drástica para Moisés, que tie- oración que es «paciente». De hecho, añadió el Papa, «es necesaria
ne una reacción iluminadora. Este último, evidenció el Pontífice, paciencia: nosotros no podemos prometer a alguien rezar por él y des-
«amaba al Señor: dice la Biblia que hablaba cara a cara, como un pués terminar la cosa con un Padre Nuestro y un Ave María e irnos.
hombre con su amigo». Y subrayó cuánto es «hermoso oír esto» por- No. Si tú dices que vas a rezar por otro, debes ir por este camino. Y
que hace entender que él «tenía libertad frente al Señor». Una liber- es necesaria paciencia». Se trata de la «misma paciencia de la cana-
tad que les consiente «reaccionar»: él, de hecho, «suplicó» a Dios, es nea»: la mujer puede, de hecho, también «sentirse insultada por Jesús,
pero «va adelante, ella quiere llegar a aquello y va adelan-
te». Y es la misma paciencia insistente de la mujer que «iba
al juez injusto y un día el juez se cansó y dijo: “Pero a mí no
me importa nada de Dios ni de los hombres, pero por qui-
tarme a esta, sí, lo haré” y ganó, ganó la viuda». Es necesa-
ria, concluyó Francisco añadiendo otro ejemplo «la constan-
cia. La paciencia de ir adelante. La paciencia de aquel ciego
a la salida de Jericó: gritaba y gritaba y gritaba y querían si-
lenciarlo... ¡Pero gritaba! Y finalmente, el Señor lo escuchó y
le hizo venir».
Por lo tanto, resumiendo, «para la oración de intercesión
se necesitan dos cosas: coraje, es decir, parresia, coraje y pa-
ciencia. Si yo quiero que el Señor escuche algo que le pido,
debo ir, e ir, e ir, llamar a la puerta y llamo al corazón de
Dios», y hacerlo «porque mi corazón está involucrado con
ello. Pero si mi corazón no se involucra con esa necesidad,
con esa persona por la que debo rezar, no será capaz ni si-
quiera del coraje ni de la paciencia».
Naturalmente, continuó Francisco, es necesario tener
«gran libertad», como la que Moisés se permite. Tanto que
uno podría pensar: «Pero Moisés fue maleducado» al recha-
zar la propuesta de Dios. Pero Moisés, mientras respeta a
Dios, no falta «a su amor por el pueblo. Y esto agrada a
Dios». Sucede entonces que «cuando Dios ve un alma, una
persona que reza y reza y reza por algo, Él se conmueve» y
«concede la gracia». De todo esto surge el consejo para cada
cristiano que se encuentra en una situación similar. Estaría
bien preguntarse: «Cuando me piden que ayude con la ora-
ción para resolver un problema, una situación difícil, un do-
lor en una familia, ¿me involucro en eso?». Porque si no
puedes involucrarte, es mejor decir «la verdad» y confesar:
«No puedo rezar: solo diré un Padre Nuestro». Si, en cam-
bio uno se compromete y dice «yo rezaré», sugirió el Pontí-
fice, el «camino de la oración de intercesión» está bien claro:
«involúcrate; lucha; ve adelante; ayuna; piensa en David,
cuando el niño se enfermó: ayuno, oración, para obtener la
gracia de la sanación del niño. Luchó con Dios, no pudo ga-
nar, pero su corazón estaba tranquilo: se jugó su propia vida
por el hijo».
Es necesario, por lo tanto, concluyó el Papa, pedir al Se-
ñor «la gracia de rezar frente a Dios con libertad, como
hijos; rezar con insistencia, rezar con paciencia. Pero sobre
todo, rezar sabiendo que yo hablo con mi Padre y mi Padre
me escuchará».
número 12, viernes 23 de marzo de 2018 L’OSSERVATORE ROMANO página 11

Para superar “Nosotros vamos, nos matarán, nos a todos nosotros, cuando queremos creyente y su director espiritual:
comerán crudos”; después el lamen- seguir al Señor pero nos cansamos». «¿Qué debo hacer, padre?» —«Míra-
el desierto to y esta frase: “El pueblo no sopor- En todo esto, se preguntó el Papa, lo. Mira las llagas. Entra en las lla-
tó el viaje”». «¿dónde está lo peor? Que el pue- gas. Por esas llagas nosotros hemos
«Que la palabra de Dios hoy nos
Actualizando la reflexión, Francis- blo ha hablado mal de Dios» fue la sido sanados. ¿Te sientes envenena-
enseñe este camino: mirar el cruci-
co comparó todo esto con el tiempo respuesta. Moisés «creían que habla- do, te sientes triste, sientes que tu vi-
fijo. Sobre todo en el momento en
el cual, como el pueblo de Dios, nos de la vida en la que «uno dice: “Pe- ban solamente contra él, pero Dios da no va, está llena de dificultades y
cansamos del viaje de la vida»: lo ro, ¡basta!”»: como esa «gente que les dice claramente: “No te equivo- también de enfermedad? Mira ahí.
deseó el Papa comentado la primera empieza una vida para seguir al Se- ques: ¡no es contra ti, es contra En silencio. Mira. Pero mira, en esos
lectura tomada del libro de los Nú- ñor, para estar cerca del Señor». Pe- mí!”». Y aquí se introduce «la figura momentos mira el crucifijo feo, es
meros (21, 4-9) durante la misa cele- ro en un momento dado parece de- de las serpientes», porque «hablar decir el real: porque los artistas han
brada en Santa Marta en la mañana jarse superar por las pruebas y dice: mal de Dios es envenenarse el alma: hecho crucifijos bonitos, artísticos,
del martes 20 de febrero. «¡Basta! Yo me detengo, voy para “este Dios me ha dejado solo”; quizá también algunos son de oro, de pie-
El pasaje, inició Francisco, cuenta atrás». no lo decimos, pero lo escuchamos: dras preciosas. No siempre es mun-
un «momento de desolación, tam- Al respecto, el Pontífice hizo no- “no me ayuda... muchas pruebas... dano: eso quiere significar la gloria
bién de depresión del pueblo de tar el rol jugado por las ilusiones este camino seco, todo va mal...”». de la cruz, la gloria de la resurrec-
Dios»: un pueblo que «andaba, an- —«pensad, en Egipto, cuánta carne, Como consecuencia se suceden «la ción. Pero cuando tú te sientes así,
daba en el desierto», estando some- cuántas cebollas, cuántas cosas bue- desilusión del Dios que nos ha pro- mira esto: antes de la gloria».
tido a la «prueba del hambre». nas comían; las cosas sabrosas... ¡no metido tanto» y «la falta de perseve- Y al respecto Francisco confió un
Entonces el Señor «respondió con faltaba nada!»— exhortando a mirar rancia en el camino: “Me detengo recuerdo personal: «De niño —no sé
el maná», pero los miembros del «la parcialidad de esta memoria en- aquí” —“¿Pero qué harás aquí?” si he contado esto— una vez, Viernes
pueblo «querían carne y Dios res- ferma, de esta nostalgia distorsiona- —“No lo sé, si puedo vuelvo, si no Santo, se hacía la profesión de las
pondió enviando codornices». Y da: “Comíais todo eso, pero en la permanezco...”. El corazón deprimi- antorchas en la parroquia, y la abue-
después, prosiguió el Pontífice en la mesa de la esclavitud”: eso lo habían do, envenenado». De hecho «las ser- la nos llevaba a todos. Y venía el
reconstrucción de la escena bíblica, olvidado». pientes son» precisamente «el sím- Cristo yacente, en dimensiones natu-

«faltaba el agua y Dios respondió Por otro lado, subrayó con énfasis bolo del envenenamiento, de la falta rales, en mármol». Cuando pasaba
siempre con el agua. Pero ellos se Francisco, «estas son las ilusiones de constancia al seguir al Señor en la procesión «nosotros estábamos
cansaban de caminar, ir, y rezaban al que lleva el diablo: te hace ver lo el camino». siempre, todos los años, en el banco,
Señor». Por tanto «no eran malos bonito de una cosa que has dejado, Es así que «Moisés intercede: “Se- porque había dos direcciones de
—observó— sino que era el cansancio de la cual te has convertido en el ñor, ¿qué hacemos con esta gente?”» tranvía en esa calle. Y la abuela nos
de un viaje largo, sin ver el final». Y momento de la desolación del cami- le pregunta, visto que el patriarca hacía arrodillarnos: “Miradlo bien:
también cuando «había llegado cer- no, cuando todavía no has llegado a «hablaba así con el Señor. Dice la ¡pero mañana resucitará!”». De he-
ca de la tierra que debían tomar, y la promesa del Señor». Y «es un po- Biblia: “Como un amigo a un ami- cho, en ese «tiempo, antes de la re-
Moisés envió exploradores para es- co así en el camino de la Cuares- go, cara a cara”». Al punto que se forma litúrgica de Pío XII, la resu-
piar como era» el pueblo que la ha- ma», notó añadiendo: «podemos podría decir: «Negociaba con el Se- rrección se hacía el sábado por la
bitaba, estos «volvieron admirados» concebir la vida como una Cuares- ñor. Era astuto, era bueno. Era san- mañana, no el domingo».
describiendo «un pueblo lleno de ri- ma», ya que «siempre hay pruebas y to. Y el Señor le dice: “Haz una ser- Y después, la abuela, el sábado
quezas, de fruta, de animales». las consolaciones del Señor, está el piente...”». por la mañana, cuando se escucha-
Es decir, estaban «entusiasmados» maná, está el agua, están los pájaros Dado que «esta serpiente sanaba ban las campanas de la resurrec-
y como prueba «habían llevado tam- que nos dan de comer...»; y tam- a todos aquellos que habían sido
ción», invitaba «a lavarse los ojos
bién un ramo de uvas grande». Pero bién, no obstante esto, «esa comida» mordidos, atacados por las serpien-
con agua, para ver la gloria de Cris-
ya que los habitantes de la tierra del pasado «era más buena». Pero, tes de haber hablado mal de Dios»,
to. Nos hacía ver los dos».
prometida eran «gente fuerte, alta», advirtió el Papa, «¡no te olvides de esto —evidenció el Papa— «era profé-
algunos del pueblo de Moisés «un que lo comías en la mesa de la escla- tico: era la figura de Cristo en la De aquí la exhortación conclusiva
poco escépticos, que querían equili- vitud!». cruz». El mismo Jesús lo dice en del Papa: «enseñad a vuestros niños
brar la cosa», sugirieron estar aten- Volviendo, por tanto, al pasaje bí- Evangelio del día (Juan 8, 21-30): a mirar», ambos, tanto el crucifijo,
tos, porque, decían: «están armados, blico, el Pontífice recordó que el «Cuando hayáis levantado al Hijo como la gloria de Cristo. Con una
son más fuertes que nosotros». En pueblo protestó contra Dios y contra del hombre, entonces sabréis que Yo aclaración: sobre todo «en los malos
resumen, expusieron «todas las razo- Moisés: «¿Por qué nos habéis hecho Soy». Por tanto el crucifijo levanta- momentos, en los momentos difíci-
nes del peligro de ir allí». salir de Egipto, para hacernos morir do «como la serpiente. Está aquí les, envenenados un poco por haber
Y al hacerlo, observó el Papa, en este desierto? ¡Porque no hay ni —sintetizó el Pontífice— la clave de dicho en nuestro corazón alguna de-
«miraban la propia fuerza y se ha- pan ni agua y estamos hartos de esta nuestra salvación, la clave de nuestra silusión contra Dios» es necesario
bían olvidado de la fuerza del Señor comida tan ligera!». Parece casi, co- paciencia en el camino de la vida, la mirar especialmente «las llagas. Cris-
que les había liberado de la esclavi- mentó con una broma, que quisieran clave para superar nuestros desier- to levantado como la serpiente: por-
tud de cuatrocientos años». «un chef que les hiciera algo más sa- tos: mirar el crucifijo. Mirar a Cristo que Él se ha hecho serpiente, se ha
Es decir, «se olvidan de los favo- broso». Y esta, advirtió Francisco, crucificado». Al respecto, el cele- aniquilado todo para vencer a “la”
res del Señor. Y empiezan a decir: «no es una ilusión: esto nos sucede brante imaginó un diálogo entre un serpiente maligna».
página 12 L’OSSERVATORE ROMANO viernes 23 de marzo de 2018, número 12

Prolongar ese momento de silencio


En la audiencia general el Papa habla de la comunión sacramental
«Cuando tú recibes la eucaristía, te
conviertes en cuerpo de Cristo». Lo re-
cordó el Papa Francisco a los fieles que
participaron en la audiencia general
del miércoles 21 de marzo, en la plaza
de San Pedro. Prosiguiendo en el ciclo
de catequesis dedicadas a la misa, el
Pontífice habló de la comunión sacra-
mental.
Queridos hermanos y hermanas,
¡buenos días!
Y hoy es el primer día de primavera:
¡buena primavera! Pero, ¿qué sucede
en primavera? Florecen las plantas,
florecen los árboles. Yo os haré algu-
na pregunta. ¿Un árbol o una planta
enfermos, florecen bien si están en-
fermos? ¡No! Un árbol, una planta
que ha cortado las raíces y que no
tiene raíces, ¿puede florecer? No.
Pero, ¿sin raíces se puede florecer?
¡No! Y este es un mensaje: la vida
cristiana debe ser una vida que debe
florecer en las obras de caridad, al
hacer el bien. Pero si tú no tienes
raíces, no podrás florecer y, ¿la raíz
quien es? ¡Jesús! Si tú no estás con
Jesús, allí, en la raíz, no florecerás.
Si no riegas tu vida con la oración y
los sacramentos, ¿tendrás flores cris-
tianas? ¡No! Porque la oración y los poso de la Iglesia— esta invitación cansamos de pedir perdón. Precisa- La Iglesia desea vivamente que tam-
sacramentos riegan las raíces y nues- nos llama a experimentar la íntima mente pensando en el valor salvador bién los fieles reciban el Cuerpo del
tra vida florece. Os deseo que esta unión con Cristo, fuente de alegría y de esa Sangre, san Ambrosio excla- Señor con hostias consagradas en la
primavera para vosotros sea una pri- de santidad. Es una invitación que ma: «Yo que peco siempre, debo misma misa; y el signo del banquete
mavera florida, como será la Pascua alegra y juntos empuja hacia un exa- siempre disponer de la medicina» eucarístico se expresa con mayor
florida. Florida de buenas obras, de men de conciencia iluminado por la (De sacramentis, 4, 28: PL 16, 446A). plenitud si la santa comunión se ha-
virtud, de hacer el bien a los demás. fe. Si por una parte, de hecho, ve- En esta fe, también nosotros quere- ce bajo las dos especies, incluso sa-
Recordad esto, este es un verso muy mos la distancia que nos separa de mos la mirada al Cordero de Dios biendo que la doctrina católica ense-
hermoso de mi patria: «Lo que el la santidad de Cristo, por la otra que quita el pecado del mundo y lo ña que bajo una sola especie se reci-
árbol tiene de florecido, viene de lo creemos que su Sangre viene «espar-
que tiene de enterrado». Nunca cor- invocamos: «oh, Señor, no soy dig- be a Cristo todo e íntegro (cf. Ins-
cida para la remisión de los peca- no de que entres en mi casa: pero
téis las raíces con Jesús. dos». Todos nosotros fuimos perdo- trucción General del Misal Romano,
una palabra bastará para sanarme». 85; 281-282). Según la praxis ecle-
Y continuamos ahora con la cate- nados en el bautismo y todos noso-
Esto lo decimos en cada Misa. sial, el fiel se acerca normalmente a
quesis sobre la santa misa. La cele- tros somos perdonados o seremos
bración de la misa, de la que esta- perdonados cada vez que nos acerca- Si somos nosotros los que nos move- la eucaristía en forma de procesión,
mos recorriendo los varios momen- mos al sacramento de la penitencia. mos en procesión para hacer la co- como hemos dicho, y se comunica
tos, está encaminada a la Comunión, Y no os olvidéis: Jesús perdona munión, nosotros vamos hacia el al- en pie con devoción, o de rodillas,
es decir, a unirnos con Jesús. La co- siempre. Jesús no se cansa de perdo- tar en procesión para hacer la comu- como establece la Conferencia Epis-
munión sacramental: no la comu- nar. Somos nosotros los que nos nión, en realidad es Cristo quien vie- copal, recibiendo el sacramento en la
nión espiritual, que puedes hacerla ne a nuestro encuentro para asimi- boca o, donde está permitido, en la
en tu casa diciendo: «Jesús, yo qui- larnos a él. ¡Hay un encuentro con mano, como se prefiera (cf. IGMR,
siera recibirte espiritualmente». No, Jesús! Nutrirse de la eucaristía signi- 160-161). Después de la comunión,
la comunión sacramental, con el fica dejarse mutar en lo que recibi- para custodiar en el corazón el don
cuerpo y la sangre de Cristo. Cele- mos. Nos ayuda san Agustín a com- recibido nos ayuda el silencio, la
bramos la eucaristía para nutrirnos prenderlo, cuando habla de la luz oración silenciosa. Prologar un poco
de Cristo, que se nos da a sí mismo, recibida al escuchar decir de Cristo: ese momento de silencio, hablando
tanto en la Palabra como en el Sa- «Manjar soy de grandes: crece y me con Jesús en el corazón nos ayuda
cramento del altar, para conformar- comerás. Y tú no me transformarás mucho, como también cantar un sal-
nos a Él. Lo dice el Señor mismo: en ti como al manjar de tu carne, si- mo o un himno de alabanza (cf. IG-
«El que come mi carne y bebe mi no tú te transformarás en mí» (Con- MR, 88) que nos ayuda a estar con
sangre, permanece en mí y yo en él» fesiones VII, 10, 16: PL 32, 742). Cada el Señor. La Liturgia eucarística se
(Juan 6, 56). De hecho, el gesto de vez que nosotros hacemos la comu- concluye con la oración después de
Jesús que dona a sus discípulos su nión, nos parecemos más a Jesús, la comunión. En esta, en nombre de
Cuerpo y Sangre en la última Cena, nos transformamos más en Jesús. todos, el sacerdote se dirige a Dios
continúa todavía hoy a través del Como el pan y el vino se convierten para darle las gracias por habernos
ministerio del sacerdote y del diáco- en Cuerpo y Sangre del Señor, así hecho sus comensales y pedir que lo
no, ministros ordinarios de la distri- cuantos le reciben con fe son trans-
que hemos recibido transforme nues-
bución a los hermanos del Pan de la formados en eucaristía viviente. Al
tra vida. La eucaristía nos hace fuer-
vida y del Cáliz de la salvación. sacerdote que, distribuyendo la eu-
tes para dar frutos de buenas obras
En la misa, después de haber parti- caristía, te dice: «El Cuerpo de Cris-
para vivir como cristianos. Es signifi-
do el Pan consagrado, es decir, el to», tú respondes: «Amén», o sea
cativa la oración de hoy, en la que
cuerpo de Jesús, el sacerdote lo reconoces la gracia y el compromiso
pedimos al Señor que «el sacramen-
muestra a los fieles invitándoles a que conlleva convertirse en Cuerpo
de Cristo. Porque cuando tú recibes to que acabamos de recibir sea me-
participar en el banquete eucarístico.
la eucaristía te conviertes en cuerpo dicina para nuestra debilidad, sane
Conocemos las palabras que resue-
de Cristo. Es bonito, esto; es muy las enfermedades de nuestro espíritu
nan desde el santo altar: «Dichosos
bonito. Mientras nos une a Cristo, y nos asegure tu constante protec-
los invitados a la Cena del Señor: he
aquí el Cordero de Dios, que quita arrancándonos de nuestros egoísmos, ción» (Misal Romano, Miércoles de
el pecado del mundo». Inspirado en la comunión nos abre y une a todos la v semana de Cuaresma).
un pasaje del Apocalipsis —«D icho- aquellos que son una sola cosa en Acerquémonos a la eucaristía: recibir
sos los invitados al banquete de bo- Él. Este es el prodigio de la comu- a Jesús que nos trasforma en Él, nos
das del Cordero» (Apocalipsis 19, 9): nión: ¡nos convertimos en lo que re- hace más fuertes. ¡Es muy bueno y
dice «bodas» porque Jesús es el es- cibimos! muy grande el Señor!