Sie sind auf Seite 1von 6

Adoración… Genuina o fingida

Himnos 10, 19, 6


Lectura Biblica. Miqueas 6.6
En noviembre de 2009, un fotógrafo de la Casa Blanca capto una escena que llego a los
titulares de los periódicos. Michaele Salahi coloco ambas manos sobre la mano derecha del
presidente Obama, mientras su esposo sonriente la miraba. La pareja supuestamente había
irrumpido en una cena oficial que era solo para invitados. De algún modo, los guardias del
servicio secreto, avergonzados, no parecían saber cómo había entrado la pajera, pasando por
lo diferentes lugares de control, sin que nadie descubriera que ellos no estaban en la lista de
invitados.
Las escrituras nos dicen que Dios está planificando la más grande cena oficial; y también será
solo para invitados. Pero, en este caso, podemos estar seguros de que las guardias de
seguridad del Rey no cometerán ningún error. De hecho, ya ahora nuestro Rey sabe quiénes
son los seguidores genuinos y quienes son los adoradores que fingen serlo, que desean gozar
de la cena, pero no se preocupan por prepararse para ella.

En los relatos bíblicos los profetas describían cuando el pueblo adoraba de forma fingida y
también describen las características de la adoración genuina.

Veremos tres escenas en las cuales los profetas amonestaron al pueblo a la verdadera
adoración.

A veces Dios además de palabras se valió de la vida de los profetas con la intención de invitar
a su pueblo a la genuina adoración.

Dios empleo la tragedia de Oseas para ilustrar el dolor que siente por la infidelidad de su
pueblo. Israel el reino del norte, había caído muy bajo en la idolatría y en los males que la
acompañaban.
Oseas
Ose 2:13 Y la castigaré por los días en que incensaba a los baales, y se adornaba de sus
zarcillos y de sus joyeles, y se iba tras sus amantes y se olvidaba de mí, dice Jehová.
Incensaba.
Indica la forma de culto que Israel transfirió de los días de fiesta de Jehová a los de Baal.

Dios estaba ansioso de aceptar de nuevo a su pueblo, si solo ellos regresaran,


pacientemente los llamo a volver a Aquel que ellos pretendían adorar, su Dios legítimo.

Ose 11:8 ¿Cómo podré abandonarte, oh Efraín? ¿Te entregaré yo, Israel? ¿Cómo podré yo
hacerte como Adma, o ponerte como a Zeboim? Mi corazón se conmueve dentro de mí, se
inflama toda mi compasión.

Deu 29:23 (azufre y sal, abrasada toda su tierra; no será sembrada, ni producirá, ni crecerá en ella
hierba alguna, como sucedió en la destrucción de Sodoma y de Gomorra, de Adma y de Zeboim,
las cuales Jehová destruyó en su furor y en su ira);

Ose 14:1 Vuelve, oh Israel, a Jehová tu Dios; porque por tu pecado has caído.

Ose 14:4 Yo sanaré su rebelión, los amaré de pura gracia; porque mi ira se apartó de ellos.

Vuelve es la invitación que Dios no hace hoy, y restructurará todo nuestro ser.

Amós
Amós.
Profeta en Judà (Reino del Sur) fue enviado a Betel, un centro de adoración de Isarel, (Reino
del Norte) el centro de adoración de Israel, Amós debía de advertir al pueblo de Israel de lo
castigos que vendrían

Amó 4:4 Id a Bet-el, y prevaricad; aumentad en Gilgal la rebelión, y traed de mañana


vuestros sacrificios, y vuestros diezmos cada tres días.
Los que desvergonzadamente violan los más elementales deberes morales, con frecuencia
manifiestan, al mismo tiempo, un gran celo religioso y son muy fieles en el culto externo. Sin
embargo, el celo religioso no es en sí una evidencia de verdadera piedad. Esa práctica y forma
religiosa externa con frecuencia pretende compensar la falta de verdadera rectitud interior
apaciguando así la conciencia. De acuerdo con la profecía, este pecado de los días de Amós
caracterizará los días que precederán a la segunda venida de Cristo (2Ti_3:1, 2Ti_3:5). Pecar
y después arrepentirse con ritos y ceremonias religiosas es más fácil que crucificar la carne y
separarse del pecado. Sin embargo, esto adormece a los transgresores llevándolos a una
complacencia peligrosa.

La adoración de Israel era una mezcla extraña de adoración a Baal con adoración a Yahweh.
Su religión, así como su adoración era superficial, calmaba la conciencia, pero no era genuina,
el pueblo profesaba guardar el Sábado; no obstasnte su mente estaba en otro lado.

(Amós 8:5) diciendo: ¿Cuándo pasará la luna nueva, para que vendamos el grano; y el
sábado, para que abramos los alfolíes del trigo, para que achiquemos la medida, y
aumentemos el precio, y falseemos con engaño la balanza;

(Amós 8:6) para comprar a los pobres por dinero, y a los necesitados por un par de zapatos,
y para vender los desechos del trigo?

Cuando adoramos y no proviene de un corazón arrepentido o no estamos dispuestos a dejar


nuestro pecado, Dios no se agrada de nuestra adoración.

Pro 28:13 El que encubre sus pecados, no prosperará: Mas el que los confiesa y se aparta
alcanzará misericordia.
Sólo cuando se cumplan estas condiciones, Dios podrá manifestar su misericordia
Amó 5:21 Aborrecí, abominé vuestras solemnidades, y no me darán buen olor vuestras
asambleas.
Amó 5:22 Aunque me ofrezcáis holocaustos y vuestros presentes, no los aceptaré; ni miraré
a las ofrendas de paz de vuestros animales engordados.
Amó 5:23 Aleja de mí el ruido de tus cantos, que no escucharé las salmodias de tus
instrumentos.

¿Qué espera Dios de ellos?


Amó 5:24 Pero corra el juicio como las aguas, y la justicia como impetuoso arroyo.
La pasión de Dios es que su pueblo haga justicia y no solo que la profese o hable de ella. En
efecto, Él dice “vivan con justicia y misericordia, que para mí es mucho mejor que el mero
hablar. Quiero la adoración del corazón, no una clase de adoración simulada.

Amos termina la profecía con un cuadro de restauración de Israel. Nos dice que Dios ha
dicho “He aquí, vienen días…cuando los plantaré sobre la tierra. Amós 9:13-15
¡Que Dios lleno de gracia, siempre listo para perdonan, a restaurar y a establecer s sus hijos
en la tierra que les prometió!

Miqueas:
Acaz fue rey de Isarel empezando a reinar a los 20 y estuvo en el reinado por un lapso de 17
años, hizo lo malo delante los ojos de Dios.

2Cr 28:3 Quemó también incienso en el valle de los hijos de Hinom, y quemó sus hijos por
fuego, conforme a las abominaciones de las naciones que Jehová había echado delante de
los hijos de Israel.
El pueblo de Dios observando las formas tradicionales de adoración, pero las comprometían
con ritos paganos.

Acaz lo sucedió su hijo Ezequías en el trono quien gracias al mensaje de Dios a través del
profeta Miqueas, puso su esperanza en Dios y procuro deshacer la apostacia a la que su padre
los había conducido, abolir la idolatría y producir una reforma, tanto espiritual como moral, en
su pueblo. Su objetivo era hacer que su pueblo volviera al verdadero culto del Señor.
La escritura manifiesta que hubo gran alegría en Jerusalén, porque nada como eso había
ocurrido desde los días de Salomón.

2Cr 30:26 Y hubo gran alegría en Jerusalén; porque desde los días de Salomón hijo de
David rey de Israel, no había habido cosa semejante en Jerusalén.
2Cr 30:27 Después, levantándose los sacerdotes y levitas, bendijeron al pueblo; y la voz de
ellos fue oída, y su oración llegó a la habitación de su santuario, al cielo.

Expresando las interrogantes de la gente, Miqueas pregunta.


Miq 6:6 ¿Con qué me presentaré delante de Jehová, y adoraré al Dios Altísimo? ¿Vendré
ante Él con holocaustos, con becerros de un año?
Miq 6:7 ¿Se agradará Jehová de millares de carneros, o de diez mil arroyos de aceite?
¿Daré mi primogénito por mi rebelión, el fruto de mis entrañas por el pecado de mi alma?
Luego, responde a la pregunta.
Miq 6:8 Oh hombre, Él te ha declarado lo que es bueno, y ¿qué pide Jehová de ti?
Solamente hacer justicia, y amar misericordia, y caminar humildemente con tu Dios.

¿Qué quiere Dios de nosotros?


Requiere que seamos obedientes, seamos buenos con los otros seres humanos, y que
caminemos humildemente con nuestro Dios,

Vivir Miqueas 6:8 requiere una reordenación radical de la vida y de las prioridades. Este
cambio se puede producir solamente cuando uno acepta el llamado de Dios al arrepentimiento,
al reavivamiento y a la reforma.

 El arrepentimiento es tristeza por el pecado y un apartarse de el.


Eze 18:30 Por tanto, yo os juzgaré a cada uno según sus caminos, oh casa de Israel, dice Jehová
el Señor. Convertíos, y apartaos de todas vuestras transgresiones, y no os será la iniquidad causa
de ruina
El pecado tiene su sede en la mente. Por lo tanto, el verdadero arrepentimiento es una función
de la mente. Comprende un análisis cuidadoso de la situación para descubrir cuáles son los
factores que han llevado a la caída y también un estudio de la manera en que se puede evitar
cometer errores similares en el futuro. El arrepentimiento es un paso vital en el proceso de
eliminar el pecado de la vida. Una vez que la persona se ha arrepentido de su pecado, puede
confesarlo y le será perdonado

 Reavivamiento se demuestra por una renovación de la vida espiritual Isa 57:15 Porque así dijo
el Alto y Sublime, el que habita la eternidad, y cuyo nombre es el Santo: Yo habito en la altura
y la santidad, y con el quebrantado y humilde de espíritu, para hacer vivir el espíritu de los
humildes, y para vivificar el corazón de los quebrantados.

 La reforma es una reordenación de las prioridades, un cambio en las ideas, lo hábitos y las
practicas. Flp 1:9 Y esto pido en oración, que vuestro amor abunde aún más y más en ciencia
y en todo conocimiento, Flp 1:10 para que aprobéis lo mejor, a fin de que seáis sinceros e
irreprensibles para el día de Cristo,

Miqueas concluye su mensaje, como la mayoría de los profetas con palabras de esperanza
para Isarel, por causa del gran amor y la compasión de Dios por ellos, esas promesas también
son para nosotros, como individuos y como iglesia.
Miq 7:18 ¿Qué Dios como tú, que perdonas la maldad, y olvidas el pecado del resto de su
heredad? No retuvo para siempre su enojo, porque es amador de misericordia.
Miq 7:19 Él volverá, Él tendrá misericordia de nosotros; Él sujetará nuestras iniquidades, y
echará en lo profundo del mar todos nuestros pecados.