Sie sind auf Seite 1von 3

ROBERT JOEL ANDUJAR DRULLARD

MAT. 2018-07363

Comunicación y tecnología

Actualmente, estamos viviendo en una época donde Internet juega un papel


esencial en nuestra vida cotidiana, la forma en que las personas nos
comunicamos ha cambiado radicalmente en los últimos años. El uso de
la tecnología nos ha favorecido para reducir las limitantes de ponernos en
contacto con otra persona.
Al mismo tiempo que la tecnología ha ido avanzando para permitirnos estar más
comunicados, las habilidades para entablar una conversación de manera directa
con una persona se han ido encareciendo, hoy en día nos es más fácil
conectarnos a Facebook para felicitar a un amigo o familiar por su cumpleaños
en lugar de tomar el teléfono y hacerle una llamada.
En la oficina, el uso excesivo del mail afecta para que la comunicación sea más
directa. En ocasiones, una decena de correos van de ida y vuelta para conversar
un tema entre dos personas que están a escasos metros de distancia cuando el
tema pudo haberse platicado de forma más clara, rápida y sencilla si estas dos
personas se pusieran a conversar frente a frente.

Es un hecho innegable que


la tecnología debe ser tomada en
cuenta al momento de planificar
las comunicaciones dentro de
nuestro proyecto, identificar las
necesidades de información de los interesados y determinar una forma de
satisfacer dichas necesidades a través del formato adecuado, constituyen
factores importantes para el éxito del proyecto.
La importancia de la información radica en el impacto que esta pueda causar, si
la información no es presentada en el momento oportuno y en el formato
adecuado, difícilmente el receptor recibirá el mensaje que se quiso transmitir. Al
planificar la forma en la que se llevaran las comunicaciones dentro del proyecto
ya sea de forma interna, entre los miembros del equipo, o de forma externa por
ejemplo con los clientes, se debe encontrar la mejor forma para que la
información genere el impacto que se desea, ya sea a través de un mail, una
llamada telefónica o una reunión presencial.
Dependiendo del mensaje y el impacto que se quiere producir es el medio que
se utilizará para comunicarlo. Las facilidades que nos brindan las nuevas
tecnologías para comunicarnos deben ser aprovechadas pero sin perder de vista
que las habilidades de comunicación interpersonales pueden ser más útiles para
generar empatía con los interesados en el proyecto.
El uso de Internet acompañado de los avances tecnológicos difícilmente llegará
a reemplazar la capacidad de un ser humano para poder platicar con otro y poder
expresar sus ideas, no solo con palabras sino también con el lenguaje corporal,
con el volumen de su voz y hasta con la sola presencia física. Llegar a persuadir
a una persona para llevar a cabo una acción, realizar una negociación a fin de
lograr un acuerdo, o simplemente identificar las emociones de los miembros de
un equipo de trabajo, difícilmente podrán llevarse a cabo de forma exitosa a
través de un correo electrónico, una llamada o una serie de mensajes
por WhatsApp.
Los avances tecnológicos los debemos de aprovechar para que la comunicación
dentro de nuestros proyectos fluya de manera adecuada, generando el impacto
que se desea y no como una barrera para generar empatía.
Sigamos construyendo buenas relaciones sociales en la vida, apoyándonos de
las habilidades de comunicación y sin dejar de lado la tecnología.

Concepto de comunicación efectiva


La comunicación efectiva es una forma de comunicación, que logra que quien
transmite el mensaje lo haga de modo claro y entendible para su interlocutor/es,
sin que genere confusión, dudas o interpretaciones erróneas.
No tiene que ver con el contenido del mensaje que puede ser una información,
un secreto, una propuesta, etcétera, y resultar grato o no, para quien lo recibe,
como por ejemplo, en el primer caso, invitar a una fiesta, o en el segundo, cuando

Se decide prescindir de los servicios de un


empleado.
Es efectiva la comunicación cuando el
mensaje que se pretende enviar llega al
receptor de la manera más similar posible a
la idea que quiso expresarse. Conocer
las características de la personalidad y de
la cultura del receptor, ayudan mucho en
este sentido. En efecto, no es lo mismo hacernos entender por un niño que por
un adulto; por un analfabeto que por quien posee estudios universitarios; por un
compatriota que por un extranjero que habla otra lengua, etc

Para lograr conseguir una buena comunicación efectiva debemos tener en


cuenta una serie de factores y características para que el mensaje que
queremos transmitir sea eficaz:

§ Claridad: los mensajes deben ser claros, fácilmente decodificados e inequívocos.

§ Precisión: la información transmitida en el mensaje debe ser precisa y completa.

§ Objetividad: la información transmitida por el emisor debe ser veraz, auténtica, lo


más imparcial posible, es decir, objetiva.

§ Oportuno: el mensaje debe transmitirse en el momento preciso, es decir, aquel en


el cual surge el efecto adecuado para el fin que se desea conseguir.

§ Interesante: el mensaje ha de ser atractivo para el Receptor consiguiendo de esta


manera una mayor motivación e implicación del mismo.

§ Flexibilidad: es una característica a través de la cual el personal demuestra


sensibilidad a condiciones cambiantes, y puede ser capaz de adaptarse a
situaciones inesperadas.

§ Empatía: es saber ponerse en el lugar de los demás, es tan esencial para


relacionarnos, que el carecer de ella nos aleja y nos incomunica con los demás,

§ Receptividad: es el talento para recibir estímulos y una inclinación para captar


mensajes, respuestas.

§ Aprender a escuchar: escucharse a uno mismo. Resistir las distracciones tanto


externas (tv, móvil.) como internas (lo que pensamos, lo que nos preocupa.).