You are on page 1of 3

5.

- ¿Qué métodos y sistemas para la enseñanza de un curso de carácter profesional


sugiere?
Antes de mencionar la metodología que un docente universitario, debería de implementar
en el dictado de un curso académico, debemos de saber que un profesional tiene
competencias no sólo para resolver problemáticas o situaciones concretas, sino que conoce
por qué y para qué de aquello en lo que se ocupa. No es un mero técnico sino una persona
reflexiva, capaz de analizar y mejorar su práctica. Posee una visión capaz de ir más allá del
problema o situación, conecta la teoría, la técnica y la práctica. Es por ello por lo que el
docente, maestro o profesor, en tanto que profesional de la enseñanza ha de poseer unas
competencias respecto al contenido, a la didáctica o forma implicar al alumno en su dominio
y ser capaz de actualizarse y desarrollarse profesionalmente.
Podríamos hablarse mucho sobre las connotaciones del docente como profesional, pero
hay tres aspectos que resulta necesario que todo profesional dedicado a la enseñanza
posea:
a) En primer lugar, estar en posesión del conocimiento con un nivel satisfactorio. Es lo
que pediríamos a cualquier profesional al que compramos su servicio. Que conozca
aquello que nos vende, que posea el dominio o conocimiento suficiente sobre la
materia. Un docente ha de estar no solo informado, sino formado en el contenido
que imparte y conocer la epistemología de dicho contenido, pues es muy distinta la
enseñanza de lenguas, sociales, matemáticas o psicología. Cada disciplina posee
su estructura, lenguaje, método, terminología, y sobre todo una forma de construirse
e investigarse.
b) En segundo lugar, actuar de forma didáctica, esto es tomar decisiones curriculares
adaptadas a las características diferenciales de los sujetos. Esta afirmación tan
simple tal vez sea una de las más complicadas de realizar en la práctica. Porque no
se trata sólo de conocer el contenido, sino de seleccionarlo, secuenciarlo y proponer
las actividades pertinentes con la madurez de los sujetos. Ello comporta tener
conocimientos pedagógicos, didácticos y psicológicos. Es la formación
psicopedagógica y didáctica que convierten en docente a un licenciado o persona
que posee conocimientos sobre una determinada materia. Siendo más concretos,
estar capacitado para resolver la problemática inherente a su profesión. Ello
comportará saber tomar decisiones apropiadas tanto por lo que se refiere a la
planificación como al desarrollo curricular y la evaluación. Normalmente conocemos
a un buen profesional, ya sea mecánico, médico o administrador, porque acierta
fácilmente con el diagnóstico y con el tratamiento adecuado. Un docente innovador
y creativo es capaz de estimular e implicar al alumnado en aquellos aprendizajes
relevantes de la materia.

c) En tercer lugar, poseer la formación y disposición para mejorar profesionalmente


mediante la autoformación, la reflexión crítica sobre su práctica y la realización de
proyectos de innovación. Este rasgo es el que se relaciona más directamente con
la idea del profesor como profesional innovador y creativo por cuanto ha de ir más
allá de lo aprendido para incorporar nuevas ideas en su forma de enseñar y actuar.
Es capaz de reflexionar sobre su práctica para mejorarla. El desarrollo profesional
del docente comienza a trasladarse al ámbito universitario
Principios didácticos para una enseñanza universitaria innovadora
Entendemos por ‘principios didácticos’ un sistema de características e intenciones de la
enseñanza de un docente, de un equipo didáctico, de una institución o de un sistema de
rango superior, que pueden definir un estilo compartido. Pueden emplearse como criterios
de evaluación con un fin formativo, orientado al cambio y a la mejora. Cuando un equipo
docente acuerda el desarrollo de un sistema de principios didácticos, está fundamentando
la aplicación de su metodología didáctica. Los aspectos básicos en que se articula el
acuerdo cooperativo son tres:
1) Qué se entiende por cada uno de ellos.
2) Cómo se van a llevar a la práctica.
3) Cómo se van a evaluar.
Con el fin de orientar la reflexión, proponemos la descripción de características de
enseñanza activa y creativa con el fin de servir de referente para la posible formulación de
los propios principios didácticos:
a) Planificación flexible que deja cierto margen para la improvisación y la solución de
problemas in situ.
b) Adaptación contextual al espacio, tiempo y distribución, horario, número de alumnos, tipo
de asignatura, carrera, etc., así como la expectativa o la respuesta de los alumnos como
determinantes de decisiones metodológicas.
c) Clima distendido y gratificante como requisito para la confianza y el bienestar que puede
ser imprescindible para la expresión de ideas y la comunicación, el ambiente cooperativo,
la ausencia de temor y de amenaza, la presencia del humor, etc.
d) Participación: En las aulas creativas prevalece la actividad y el protagonismo del
estudiante sobre las explicaciones docentes.
e) Satisfacción de los alumnos: La satisfacción discente es propia del clima positivo de la
actividad gratificante y a la comunicación del resultado. Es compatible con cierta ansiedad
nerviosismo. El aburrimiento se puede localizar en una transmisión que no conecta con el
destinatario, porque la persona puede estar pasiva. Es menos frecuente para quien realiza
algo nuevo. La satisfacción se refleja en un deseo de continuidad, y a través de ésta se
adquieren habilidades y hábitos sin apenas conciencia de esfuerzo.
f) Productividad: Si algo caracteriza a lo creativo es que desemboca en un producto o
realización. “El rol del docente es hacer reflexionar sobre dicho producto o resultado. Puede
tratarse de un ingenio, diseño, proyecto, relato, síntesis, escenificación o simplemente la
argumentación de un debate. Pero no es la reproducción de algo dicho por otros”
Ahora bien, ya que se mencionó los rasgos principales que debe tener, un docente
universitario, nos dedicaremos a tratar la metodología que debería de usarse, para
transmitir de una manera acertada los conocimientos a los alumnos.

 El docente deberá de fomentar la investigación científica en sus alumnos, en especial,


en los cursos prácticos, sin que esto quiera decir que el docente quede rezagado de
sus funciones de orientador y que se le atribuya al alumno toda la responsabilidad de
indagación.

 En los cursos prácticos, como éste, se debería de realizar la mayor cantidad de visitas
de campo posible, ya que la forma idónea de aprendizaje se alcanza cuando el alumno
ve materializado lo que lee en un libro, o escucha en una clase.

 El docente deberá estar a la par de la tecnología existente, sin caer en extremos, es


decir tener a la tecnología como una herramienta, pero no llegar a depender única y
exclusivamente de ella, debemos de erradicar la idea que la computadora es más
poderosa que la inteligencia humana.

 Es necesario desarrollar en el estudiante la costumbre de estudiar por libros, de leer


revistas científicas, utilizar servicios de bibliotecas especializadas, pero sobre todo que
se estudie todo con espíritu crítico y no dogmático, sacando luego sus propias
conclusiones, escogiendo su manera personal de enunciar las cosas, de demostrarlas,
de justificarlas y complementarlas.

En resumen, un docente de Ingeniería Civil así como de cualquier otra ingeniería deberá
de fomentar la investigación en sus alumnos y a partir de una base sólida formada por los
conocimientos que se les han brindado y la tecnología existente como herramienta de
apoyo, estos desarrollen un juicio crítico que les ayude a desarrollar ideas que solucionen
problemas existentes en la sociedad actual.