Sie sind auf Seite 1von 6

El Siseo de la Serpiente:

La Voz del Maestro que Transforma

Por Robin Artisson

El trance es la experiencia de la Realidad Extrasensorial.

Podemos tener la certeza de que el alcance de nuestros sentidos humanos


habituales no nos expone a la realidad en su totalidad, sino a la realidad como
nosotros los humanos necesitamos verla, de manera tal que reaccionemos
apropiadamente para nuestra propia supervivencia. Esta es la Realidad
Sensorial. Nuestros sentidos nos advierten de situaciones potencialmente
peligrosas, depredadores, sonidos que son importantes, los sabores y las
texturas que pueden revelar peligro o comodidad. Nuestros sentidos nos revelan
lo que necesitamos saber para interactuar con el mundo de manera que nuestra
comodidad y supervivencia sean atendidas.

Esta “primacía de la realidad sensorial” que absorbe nuestras mentes durante la


mayor parte de nuestras vidas, es una herencia del Reino Animal. El obsequio
del Padre de Todo o Padre de Astucia para la humanidad fue el Espíritu de
“Wod” o la Inspiración; este obsequio fue la consciencia del Espíritu Inmortal que
interactúa dentro y fuera de nosotros, y la consciencia del Fuego Hechiceril; el
Fuego de los Dioses.

Este extraño y peculiar poder, en el que reposan nuestras propias imaginaciones


divinas, nuestra habilidad imaginal, existe para un solo propósito; es una entrada
hacia una experiencia de la realidad que es plenamente divina, o debería decir,
una experiencia que es completa o plena. El Fuego Brujeril, el elemento divino
de conciencia en la humanidad el cual es una entrada de la conciencia de lo
infinito, está allí para que nosotros, también, podamos ser semejantes a los
Verdaderos Seres, los Espíritus, o los Inmortales.

Los Seres Verdaderos, Espíritus que han sido llamados “Dioses”, son Dioses
porque poseen plenitud de Consciencia (awareness) y plenitud de conciencia
(consciousness). No hay nada que ellos no vean o que no experimenten. De los
seres humanos no se puede decir lo mismo, la mayor parte del tiempo, o nunca.
Pero cuando el Trance viene, y se abre hacia una fuerte experiencia de la
Realidad Extrasensorial, te encontrarás en el umbral de tu propia mortalidad; es
por esto que el Trance y la Muerte son similares. El trance verdadero y pleno es
la hora inmortal, la hora de los Dioses. Es la entrada a un mundo que no es
enteramente nuestro, y sin embargo, un mundo que no puede decirse que se
encuentra “aparte” del nuestro – ya que la Realidad es UNA, PLENA, y NO
DIVIDIDA. Lo que es diferente es la percepción- e incluso la percepción es parte
de la totalidad.
De esta manera, podemos decir que el Mundo Divino de los Inmortales no es el
mismo que el mundo humano, pero tampoco es diferente; podemos decir que
nuestros mundos no son uno y sin embargo, no son dos. Este es un sutil punto
que debe ser comprendido.

El Trance no es comienza fuerte, pero se hace fuerte conforme tu capacidad


divina, imaginal o Fuego invisible es avivado más y más intensamente, dentro de
tu ser esencial. Por esto el esfuerzo o práctica son necesarios. Un día vendrá
cuando el Trance te destruirá, así como un fuego lo destruye todo. Pero la
destrucción será únicamente del “Tú” que se basaba en tus memorias y
experiencia de la realidad sensorial y mortal, y será el nacimiento de un nuevo
“Tú” que participe libremente en la Totalidad de las cosas; un “tú” que ahora será
capaz de experienciar la Realidad con los sentidos “Fuertes” o los Ojos de
Astucia, los Ojos de una Bruja.

Tú “mirarás” los rostros de los Invisibles y los conocerás como tus verdaderos
compañeros. De hecho, incluso ahora, ellos están más involucrados en nosotros
de lo que nosotros los mortales podríamos nunca estarlo de ellos, por virtud de
su gran maestría de lo que nosotros llamamos “El Trance”.

El Trance no existe aparte de la realidad sensorial o el cuerpo, sin embargo,


aquello que lo hace posible no está limitado a la realidad sensorial o el cuerpo.
Nosotros estamos tratando con un Misterio del espíritu, de un obscuro y
maravilloso fuego inmortal que fue otorgado a la humanidad por los seres que se
encuentran más allá de nuestro entendimiento mortal, en “tiempos ancestrales”,
o dentro de la dimensión mística de nuestra existencia.

Después del otorgamiento del Fuego, no éramos ya meras cosas mortales, sino
inmortales en fuga, semillas de los Dioses en espera de brotar.

El dolor metafísico de nuestra existencia humana no es sino la más profundo,


más hondamente sepultada realidad divina en nosotros que sabe muy bien que
no es esclava de la muerte o la limitación, y aun así, se ve forzada a lidiar con
miedos y limitaciones- una vez más, un efecto colateral de nuestra herencia
animal, y el Duro Destino de nuestra mortalidad– la bendición y la maldición de
seres que ya no son solamente mortales pero tampoco del todo inmortales,
cabalgando el extraño espacio entre estas cosas.

Qué extraños tiempos son estos, y extraños seres somos nosotros. El Trance
nos introduce a “la historia secreta” de lo que somos en realidad, de lo que
hemos olvidado, y de aquello que nos aguarda. Somos Capax Dei, “Capaces de
Dioses”- capaces de ser mucho más de lo que jamás soñamos, puesto que aun
la mayoría de nuestros sueños son meras fantasías mortales.
La Llama en sí misma posee alguna misteriosa relación con el área que se halla
detrás de tu ombligo. Si deseas avivarla y hacerla más brillante, es al Misterio
del Aire Inconstante que debes acudir, de la misma forma que viento aviva las
llamas para que crezcan, o los Fuelles hacen que el Fuego en la fragua se
intensifique. Tu cuerpo es la fragua en donde un ser Espiritual de infinita
sabiduría es forjado, un Nacimiento Espiritual- jamás confundas u olvides esto..

Cuando la Noche del Misterio venga, un Ser Divino nacerá– pero ¿quien será?
Esta es la Visión Beatificada, la culminación del Destino. La identidad del Hijo
del Cuerno o el Hijo Divino es el misterio central del Despertar, y el nombre de
este ser es el Nombre de la Fortuna. Pero esto deberás descifrarlo en otro
momento. Retornaré ahora a las bases de esta técnica.

El área detrás de tu ombligo es una clave secreta. Algo comienza a suceder


cuando la afectas con tu aliento. Esta simple técnica comienza todo el
crecimiento hacia convertir el cuerpo sutil en un vehículo del Trance.

Diez es el número –toma diez tranquilas pero profundas aspiraciones, y mientras


lo haces, imagina en tu cabeza que un globo es llenado detrás de tu ombligo. Se
agranda bastante, así que debes permitir sin esfuerzo que tu estómago se
expanda hacia fuera, y entonces, cuando dejes salir a tu aliento, hazlo de
manera lenta pero generosa, y permite que el viento que escapa haga un siseo
mientras pasa entre tus dientes. Este es un detalle importante.

Este es el Silbido de la Serpiente de Astucia, el Antiguo Señor de Astucia. Este


siseo de tono agudo afecta en niveles profundos a tu mente y tu cerebro, y sí, te
estoy pidiendo que aceptes mi palabra de esto. Dale una oportunidad; si lo
haces como te lo pido, comenzarás a cambiar. Este es el sonido del siseo, el
sonido del gaitero, el sonido del silencio, la contraseña suprema de los Misterios.
Las estrellas mismas hacen este sonido cuando se abren paso por el vacío del
espacio.

Mientras el aliento sale en el siseo, no debes pensar en nada más que en el


aliento que sale. Todo el mundo debería desaparecer, dejando sólo tu aliento.

Siéntate con la espalda y cuello derechos para hacer esto. Diez respiraciones,
hechas como he dicho cada vez. Dentro, infla el globo, Fuera con el largo siseo
regular, y lo único en que debes fijar tu mente es en el aliento que sale y en el
sonido del siseo. No fuerces a tu mente para hacer esto; con gentileza dirige a tu
mente hacia la sensación y el sonido del aliento que sale. Si brotan
pensamientos al azar, gentilmente regresa en silencio a tu aliento. Cuando el
aliento complete su salida, piensa “uno”. Entonces empiezas la siguiente
respiración, y al completar el proceso de “dentro-inflar globo-fuera-siseo”,
piensa, “dos”. Haz esto hasta que llegues a diez.
Solo las sensaciones de respirar, el sentir el aliento, el sonido del siseo, y el
número deben existir para ti. Cierra tus ojos si necesitas hacerlo. Si cualquier
otra imagen o cosa mental se atraviesa, sólo regresa a la respiración.

Esto no es difícil de hacer; sólo recuerda ir con gentileza, no lo fuerces. No lo


hagas rápido o con dureza. Sé estable, no demasiado flojo ni demasiado duro,
sólo en algún lugar intermedio, con un temperamento estable.

Esta es la meditación “básica” en la que el centro de poder del cuerpo es


avivado, y el siseo de la Serpiente de Astucia se eleva en tu consciencia. No hay
ningún trabajo de trance (ni, en realidad, ningún otro trabajo) que no comience
con este ejercicio aparentemente simple. El propósito de este ejercicio es
relajarte y centrarte, pero también levantar a la Serpiente, despertar a la mente
profunda, potenciarte. Deberías realizar este ejercicio a diario, y usualmente más
de una vez al día; después de todo, unos pocos minutos en tu vida sean los que
sean, pueden ser apartados para lentas y pausadas respiraciones y un poquito
de la lengua de la serpiente.

Lo que debes recordar es que cada vez que completes una serie de diez
respiraciones, te has vuelto un ser diferente; habrás cambiado un poco,
transformándote en un nivel profundo, volviéndote más capaz de aproximarte a
ese despertar de poder y Consciencia que eventualmente irrumpirá a través del
nebuloso muro que separa el mundo aletargado de los mortales del mundo
primigenio de los inmortales. Ni el aire inconstante, ni el siseo de la serpiente
que nunca muere, pueden dejar ni una sola cosa totalmente como era antes.

No te dejes engañar por la sencillez aparente de esta técnica; esta es una


técnica fundacional. Sugiero que siempre la hagas antes de ir a dormir, quizá
cuando te acuestes en la noche.

Como algo aparte, si antes de dormirte, y después de llegues a la décima


respiración, te permites “dejarte ir” y relajarte en una quietud corporal y mental –
como si fueras un cadáver-, comenzarás a notar un cambio en sus sueños. Este
es un “punto de entrada” en la técnica avanzada de “incubación” o adivinación
en sueños.

Ahora, antes de que podamos continuar, tengo que discutir cuán importante es
el elemento de la “comprensión”. Está bien comenzar el ascenso hacia la
transformación interna, usando la “técnica fundacional” arriba descrita y otras
que discutiré posteriormente; pero sin comprensión, nada de esto sirve de nada.
Todas las técnicas de trance en el mundo, y todas las capacidades en el mundo
no significarán nada sin comprender lo que son. Poseer estas técnicas y las
experiencias que ellas brindan sin comprensión es lo mismo que tener una pila
de costosos materiales de construcción. Una pila de materiales de construcción
no es una casa, y sin comprender cómo funcionan juntos, nunca lo será.
Tienes que comprender que la Realidad es una, completa y sin división. Las
mentes humanas la cortan en un billón de partes, de partes abstractas muy
distantes de la totalidad de la Naturaleza, y etiquetan esas “partes” como “cosas”
diferentes– pero todavía es una. Tu mente toma un roble y PIENSA en el roble
como una cosa diferente de la Naturaleza, pero el árbol, así como tu propio
cuerpo o mente, o como cualquier otra cosa que etiquetes como “alguna cosa”,
es todavía inseparable de la totalidad.

Por favor no olvides nunca esto; no estás “en” el mundo; tú ERES un mundo.
Sólo eres diferente del Cuerpo de la Naturaleza en la medida en que te percibes
a ti mismo como tal. Sencillamente sucede, sin embargo, que como un ser
individual, tú siempre te percibirás de esta manera. Es precisamente este modo
de percepción –de que te encuentras aparte de todas las cosas que percibes- lo
que te define como un ser mortal, o como un espíritu, o cualquier otro ser.

Mucha gente piensa que el propósito de la “espiritualidad” es perder al ser en


absorción con el gran Todo de la Realidad; volverse absorbido en el “uno con el
todo”. Pero tal cosa es absurda. Tu no cesas nunca de existir como un ser con
percepción – lo que cesa es tu sentido absoluto de separación de la Naturaleza.
Puedes ser consciente de tu ser como “algo” aparte de la Naturaleza, y
simultáneamente ser totalmente consciente de tu unidad con todo.

Ese es el secreto. Un ser que posee AMBAS modalidades de consciencia al


mismo tiempo ya no es un mortal en realidad; un mortal es precisamente el tipo
de ser que tiene prácticamente el 100% de su consciencia cotidiana trazada
únicamente en términos de separación y diferenciación del mundo “a su
alrededor”. No tienen la habilidad de darse cuenta además de su gran unidad, su
íntima y natural conexión con la Naturaleza. Por supuesto, esa unidad existe
siempre; es la verdadera condición de todas las cosas, no importa cuán
inconscientes de ella podamos estar.

Pero tener ambas modalidades de percepción hace a una persona, a la vez, un


mortal Y un inmortal; puesto que los inmortales tienen una totalidad de
consciencia que asume Todo Lo Que Es. Se encuentran Conscientes de Todo.
Poseen total Consciencia de lo mortal y de lo inmortal, de lo limitado y de lo
ilimitado, de lo finito y de lo infinito, de manera simultanea. ¡Al “existir” en ambas
modalidades, un ser de hecho (paradójicamente) se vuelve ambos Y ninguno!
Este es el simbolismo de la faz de la Encubierta – mitad luminosa y mitad
obscura, mitad viva y mitad muerta; Ella una ambas “mitades” de la realidad en
un gran ser. El simbolismo del Maestro Obscuro y el Señor de la Luz, que son
dos rostros o aspectos de un mismo ser, es el mismo.

Se convierten en una “nueva tercera cosa” la cual está más allá de todo y de
nada, de la absorción y de la individualidad, y sin embargo, todavía capaz de
disfrutar de ambas perspectivas. Este es el estado imperecedero, las
condiciones de la Compañía Oculta o la Gran Formación. Estos son los
“Hombres de Maestría” o los “Seres Verdaderos” de la Tradición.

El camino hacia esta Consciencia empieza con la técnica que tratamos más
arriba. Comienzos humildes, un terreno simple para una semilla de realidad; un
terreno simple como tantos terrenos que producen cosechas en abundancia por
toda la Tierra. Nunca te burles de la simplicidad o de los comienzos simples.

“El Siseo de la Serpiente:


La Voz del Maestro que Transforma” Copyright © 2005, 2006 Robin Artisson
Traducción Copyright © 2006 Luis G. Abbadie & A. N.
Reproducido para
http://mx.groups.yahoo.com/group/brujeria_europea_tradicional/ con permiso del
autor.