You are on page 1of 3

Universidad Martin Lutero

Carrera: Lic. En Enfermería

Clase: Derechos Humanos

Docente: Aristóteles Arana

Alumna: Fanny Jeaneth Herrera López

Fecha: 13 de julio de 2018


Cuarta generación de derechos humanos

A la tradicional clasificación de los derechos humanos en tres


generaciones algunos autores añaden una cuarta generación de derechos
humanos, que incluiría derechos que no se pueden incluir en la tercera
generación, reivindicaciones futuras de derechos de primera y segunda
generación y nuevos derechos, especialmente, en relación con el desarrollo
tecnológico y las tecnologías de la información y la comunicación y el
ciberespacio.

Si consideramos los derechos civiles y políticos, reconocidos tras la Revolución


Francesa de 1789, como derechos de primera generación; los derechos
sociales, reconocidos a lo largo del s. XIX como conquistas del movimiento
obreros, como derechos de segunda generación; y como derechos de tercera
generación, desarrollados tras las guerras mundiales, el derecho a la paz, a la
autodeterminación o a un medio natural sano, los derechos humanos de cuarta
generación, desarrollados a finales del s. XX y principios del XXI, protegen el
acceso a las nuevas tecnologías de la ciudadanía.

Entre los derechos de cuarta generación se pueden citar los siguientes:

 El derecho de acceso a la informática.

 El derecho de acceso a la sociedad de la información en condiciones de


igualdad y no discriminación.

 Al uso del espectro radioeléctrico y de la infraestructura para los servicios


en línea sean satelitales o por vía de cable.

 El derecho a formarse en las nuevas tecnologías.

 El derecho a la autodeterminación informativa.

 El derecho al Habeas Data y a la seguridad digital.


A que se llama recurso de amparo

Un Recurso de Amparo es una acción de reparación, en función de la legislación


del país de que se trate, de la protección de los derechos constitucionales del
ciudadano y de los que conoce y falla o un tribunal específico como el Tribunal
Constitucional, el Tribunal Supremo o Un juez ordinario de la corte, según lo
dispuesto en la ley procesal de cada país. El amparo cumple una doble función:
la protección del ciudadano en sus garantías fundamentales y su propia
constitución para garantizar la inviolabilidad de sus preceptos y el mar por
normas generales contrarias a estos preceptos o por actos de autoridad que
violen el contenido de los derechos fundamentales Reconocidos en la
Constitución.

Según el derecho procesal de cada país, el amparo puede ser garantizado


mediante una acción judicial o mediante recurso procesal.

Como acción, el amparo consiste en proteger, de manera original, al iniciar el


proceso, todos los derechos que no sean la libertad física o ambulatoria (estos
están específicamente protegidos por habeas corpus). Así como el habeas
corpus garantiza el ejercicio de la libertad física o ambulatoria, el amparo tiende
a garantizar cualquiera de los demás derechos fundamentales. Por lo tanto,
cualquier persona que se vea privada de cualquiera de los derechos expresa o
implícitamente reconocidos por la Constitución, una ley o, en su caso, en tratados
internacionales puede recurrir a esta acción.

Como recurso, el amparo es una garantía procesal adicional para el ciudadano.


Aunque todo el cuerpo judicial tiene la obligación de hacer cumplir la legislación,
cuando el proceso judicial se ha completado y el ciudadano estima que sus
derechos fundamentales han sido violados, un recurso de amparo ante el órgano
judicial competente.