Sie sind auf Seite 1von 6

HISTORIA DEL ECUADOR DEL SIGLO XIX

Nombre: Joseph Gómez Semestre: Cuarto

Facultad: Ciencias Humanas Carrera: Historia

Fecha: 2018-07-10

LA MUERTE DE GARCÍA MORENO ABORDADA DESDE LA PRENSA

El magnicidio del presidente Gabriel García Moreno el 6 de agosto de 1875 fue un hecho sin
precedentes tanto en la historia política del Ecuador como en la de América Latina. Este
hecho sucedió gracias a las maquinaciones de un grupo de conspiradores bastante cercanos
al jefe de estado. Todo esto gracias a sus políticas conservadoras de un corte dictatorial muy
notorio; las cuales le conferían facultades especiales frente a los demás poderes del estado,
sumado a la creciente ola de inconformidad popular y política que se respiraba en el país y,
según muchos rumores, un romance adúltero con la esposa de quien sería su asesino: Faustino
Lemus Rayo, antiguo gobernador de la provincia del Napo, que el propio García Moreno
había designado.

A mediados de 1875, como resultado de las tiránicas actuaciones del presidente García
Moreno, quien basándose en “su” constitución de 1869, llamada también Carta Negra,
hacía y deshacía del país conforme a su absoluta voluntad o capricho, un grupo de
intelectuales y militares que habían sufrido persecución por parte del mandatario
empezaron a reunirse para buscar la forma de poner fin a esa terrible situación (Avilés
Pino, s.f.).

Cabe mencionar que, en los años pasados, es decir, a partir del ascenso al poder de García
Moreno, varios medios de comunicación, así como publicaciones literarias e incluso sus
propios detractores eran censurados por el régimen, esto con la finalidad de contar con un
halo de “invulnerabilidad” y de “gran apoyo popular”. Sin embargo, existían espacios donde
ciertos periódicos, e inclusive los propios opositores al garcianismo, podían postular sus ideas
de manera un tanto más libre -a pesar de estar alejados del régimen, las publicaciones de
opinión política atravesaban por fuerte censura antes de ver la luz. Uno de estos espacios era
Guayaquil, pues aquí el ferviente pensamiento liberal estuvo en incubación y posterior auge
durante la segunda mitad del siglo XIX.

A partir de la muerte del presidente, varios de los medios de comunicación y políticos, presa
de este sobresalto, comenzarán a informar al público, no obstante, no se puede hablar desde
una posible “objetividad” pues estos denotaban una clara postura -ya sea liberal o
conservadora- la cual trataban de transmitir al pueblo. Un punto de importancia es que varios
de estos periódicos siguieron publicando noticias y encabezados relacionados con el
magnicidio semanas e incluso meses después de ocurrido. Nuevamente, haciendo visible una
postura particular que resulta imposible no advertir.

Tal es el caso de “La Túnica de César”, periódico quiteño, el cual se pronuncia ante este
acontecimiento dos meses después, con una publicación de cortes absolutamente garcianos.
Este periódico en particular tiende a hacer varias comparaciones -absolutamente anacrónicas,
es necesario manifestar- en las que se pone como ejemplos a Julio César, Simón Bolívar,
Abraham Lincoln y al propio García Moreno como mártires de sus ideales “libertarios y
republicanos”, de una constante lucha por el bien de la patria y que han sufrido a manos de
traidores su muerte en pos de los mismos. Si bien la única especie de paralelismo al que
podemos referirnos -a riesgo de caer en la anacronía- es el de Lincoln. Asesinado en 1865,
representaría un proyecto político que levantaría un gran descontento y posterior guerra civil
en Estados Unidos; sin embargo, ambos mandatarios además de estar a kilómetros de
distancia entre sus naciones, también lo están entre sus proyectos políticos.

“La Túnica de César” escribe con una ferviente admiración hacia el jefe de estado caído,
llegando a preguntarse incluso si “este será el fin del Ecuador”. Hace varias alusiones al
derecho divino y a la justicia de Dios, la cual dejará caer sobre los traidores a los ideales de
la patria. Es justamente a ellos a quienes más insulta el diario.

Belzú, Morales Y Melgarejo, engendros bastardos de la generación de los héroes


americanos, desaparecieron como malhechores que se degüellan unos a otros
disputándose la presa, dejaron su memoria a la historia sud-americana como ludibrio de
la libertad fundada por Bolívar en el suelo clásico de su nombre (1875, pág. 1).
En los enunciados siguientes veremos como se explica de una manera un tanto resumida la
historia de Roma en el mandato de Julio César, nuevamente enalteciendo al dictador romano,
buscando similitudes con García Moreno. Y precisamente es en el cuarto y quinto enunciado
en donde esta comparación aborda el tema del asesinato de ambos por manos de sus
detractores, confiriéndole la categoría de mártir a García Moreno. Desde esta perspectiva,
notamos una clara mitificación del exgobernante, pues la figura de César lo enaltece aún más
y le confiere aires místicos que se verán muy notorios hasta el final del siglo.

En Guayaquil, el periódico “La Libertad”, presentaba en su encabezado del día lunes 4 de


octubre de 1875, un artículo escrito por Antonio Flores, en el cual hacía hincapié en la trágica
noticia de la muerte del presidente que había sorprendido a todo el país.

De luto la República y ensangrentado el solio de la Presidencia por un horrendo crimen si


ejemplo en nuestra historia, el pueblo se preara a elegir al Magistrado que debe reemplazar
a la ilustre víctima, cuyo trágico fin deploran vivamente cuantos estiman en algo la honra
nacional (pág. 3).

Ergo, a más de profundizar en la misma, Flores se dedica a explicar ciertas condiciones


políticas a las cuales está sometido el Ecuador gracias al propio García Moreno, y aprovecha
para indicar que estará en la candidatura para jefe de estado.

Esta visión más política será compartida por otros periódicos que se dedicarán a informar
más sobre el panorama gubernamental sobre el cual estará atravesando la nación. Es
necesario remarcar el carácter conservador del periódico “La Libertad”, pues en el resto de
postulados que continúan al de Flores, se hablará de un proyecto político desde esta
perspectiva.

Sin embargo, en otros lugares no se compartía la opinión martirizadora de “La Túnica de


César”. En “La República” de la ciudad de Guayaquil, vemos una postura totalmente distinta.
Abordando la muerte de García Moreno desde una visión totalmente liberal, este periódico
no ahonda tanto en las circunstancias de su muerte, sino que se enfoca en el cambio político
y el porvenir al que estará sujeto el Ecuador en los próximos años. De hecho, analiza el
magnicidio y sus consecuencias desde un halo netamente político, y justifica ciertas prácticas
del nuevo proyecto liberal, las cuales veremos que luego entraran en cabida a finales del siglo
XIX y el primer lustro del XX.

Otros periódicos como “La Paz” de Quito estarán mucho más enfocados en tratar temas
políticos, pero desde una situación un tanto más “objetiva”, ya que no abordará a la muerte
de García Moreno como un suceso trágico que enluta a la nación o como un mal necesario
para el progreso político ecuatoriano. No obstante, no fui capaz de terminar la lectura de
dicho diario por el estado de las consiguientes páginas, que resultaban imposibles de leer.

En el periódico oficial del país, “El Nacional”, informaba acerca de como se habían
manifestado los diferentes organismos políticos -nacionales y extranjeros- acerca del
magnicidio. Siendo el periódico oficial, es obvia la postura que este presentará frente al tema.
De hecho, la edición del 10 de agosto de 1875, a más de conmemorar el primer grito de
independencia, estaba a tope de publicaciones referidas al hecho que sacudió al país tan solo
cuatro días atrás. Muchas de las publicaciones tenían títulos como “Día Nefasto” y “A la
Memoria”; siendo el primero el cual se expresará de una manera trágica: La noble sangre del
Regenerador de la Patria, acaba de ser derramada por miserables y pérfidos asesinos que,
armados de puñal y revolver asestaron contra su vida que era también la de la Patria
(Anónimo, pág. 2).

Después de estas declaraciones tan acérrimas a la ideología conservadora de García Moreno,


“El Nacional” se dedicará a informar sobre el proceso al que el Congreso Nacional estaría
sujeto. Luego de dictaminar ciertas medidas de emergencia, la misma entidad convocará a
elecciones el próximo año. En estos boletines estaban presentes humos más moderados con
respecto a la situación política del país, a diferencia de la edición de cuatro días atrás.

En conclusión, denotamos un ferviente debate entre liberales y conservadores frente a la


figura de García Moreno, y, en la medida que nos compete, sobre su muerte. Siendo abordada
desde ambas posturas, difiriendo la una de la otra; desde la visión conservadora todo el
acontecimiento en sí mismo guarda profunda tristeza pues se asocia a la imagen del
presidente con la imagen de la Patria, como los postulados de “El Nacional” dejan leer.
Dentro de la postura conservadora también encontramos a los adoradores del mismo,
ejemplificados en este trabajo desde “La Toga de César”, quienes conferían características
de mártir a García Moreno e incluso lo comparaban con otros líderes políticos que sufrieron
percances a mano de traidores. Sin embargo, esto cae en el anacronismo, pues no es posible
comparar a dos mandatarios con más de mil quinientos años de diferencia. Esto, a su vez,
corresponderá con la notable visión romántica que la prensa conservadora tenía de su máximo
representante en el poder. El cesarismo de García Moreno es un clarísimo ejemplo de la
mitificación y heroicidad que se le confiere a los caudillos latinoamericanos en el siglo XIX.

Existen otros espacios de opinión liberal dentro de la época, como lo demuestran “La Paz” y
“La República”, pronunciándose sobre le hecho de una manera un tanto más sobria (si cabe
el término), analizando más posturas políticas que el profundo luto que la nación atravesaba.
La visión liberal del proyecto garciano es totalmente diferente a como los conservadores lo
veían. Siendo los liberales los encargados del poder político del país desde el último lustro
del siglo XIX hasta 1912. Estos estarán enfocados más en los temas políticos que competen
al país gracias a este acontecimiento más que en tratar la muerte de su mayor enemigo de un
modo peyorativo.

La prensa ecuatoriana del siglo XIX estará totalmente dividida entre las posturas liberales y
conservadores, las cuales se ven notablemente plasmadas en los artículos que los diarios
publicaron, y más notable aún a partir de la muerte de García Moreno. Gracias a las noticias
con respecto a este acontecimiento me fue posible identificar esta conclusión, ya que los
pronunciamientos de las figuras políticas de ambos polos estaban plasmados en los diarios,
para poder llegar al pueblo.

BIBLIOGRAFÍA
Anónimo. (16 de octubre de 1875). Candidato para Presidente de la República el benemérito
Señor General Julio Sáenz. La Paz, págs. 1-4.

Anónimo. (10 de agosto de 1875). Día Nefasto. El Nacional, págs. 1-2.

Anónimo. (9 de Octubre de 1875). I. La Túnica de César, págs. 1-4.


Anónimo. (23 de septiembre de 1875). Para la presidencia de la República, en el próximo
período constitucional, el eminente ciudadano Señor Doctor Antonio Borrero. La República,
págs. 1-4.

Avilés Pino, E. (s.f.). Asesinato de García Moreno. Obtenido de Enciclopedia del Ecuador:
http://www.enciclopediadelecuador.com/historia-del-ecuador/asesinato-de-garcia-moreno/

Flores, A. (4 de Octubre de 1875). A sus conciudadanos. La Libertad, págs. 1-3.

Verwandte Interessen