Sie sind auf Seite 1von 11

Mélanges de la Casa de

Velázquez

La colonización de lo imaginario, una historia cultural sobre México


Patricia Nettel

Citer ce document / Cite this document :

Nettel Patricia. La colonización de lo imaginario, una historia cultural sobre México. In: Mélanges de la Casa de Velázquez,
tome 30-2, 1994. Epoque moderne. pp. 167-176;

doi : https://doi.org/10.3406/casa.1994.2706

https://www.persee.fr/doc/casa_0076-230x_1994_num_30_2_2706

Fichier pdf généré le 02/07/2018


LA COLONIZACIÔN DE LO IMAGINARIO,
UNA HISTORIA CULTURAL SOBRE MEXICO

Patricia NETTEL
Universidad Autônoma Metropolitana - Mexico

La Escuela de los Annales ha hecho aportes indudables en la historia de


America Latina con las obras de dos estudiosos franceses: Nathan Wachtel y Serge
Gruzinski. El primero es autor de un libro publicado en 1977: La vision de los
vencidos1, donde de manera novedosa el autor realiza una aproximaciôn
etnolôgica a la historia de la colonizaciôn del Peru, trastocando la imagen de una
poblaciôn indigena pasiva ante los acontecimientos y ofreciendo una vision en la
que los indios se descubren como sujetos activos en el proceso de aculturaciôn. La
utilizaciôn de este ultimo concepto, retomado de la antropologia, permitiô a
Wachtel interpretar con exactitud y penetraciôn un aspecto fundamental de la
historia de los pueblos aborigènes del Peru que hasta entonces habia pasado
desapercibido.
Serge Gruzinski, alumno de François Chevalier, en su obra La colonizaciôn
de lo Imaginario2, tesis de doctorado de estado sobre el Mexico indigena de los
siglos XVI al XVIII, publicada en 1988, sigue el camino abierto por Wachtel.
Como este, Gruzinski le plantea a la historia las preguntas que se haria un etnôlogo
al proponerse como objeto de estudio el pensamiento indigena y sus
transformaciones a lo largo del proceso de aculturaciôn desencadenado por la
colonizaciôn.

El objetivo de esta ponencia es analizar los aportes metodolôgicos e


historiogrâficos de Gruzinski en esta obra, que sobresale por su originalidad en el
campo de la historiografïa del Mexico colonial. Hasta el momento de aparecer este

1. Nathan Wachtel, La vision des vaincus. Les Indiens du Pérou devant la Conquête espagnole,
Paris, Editorial Gallimard, 1971.
2. Serge Gruzinski, La colonizaciôn de lo imaginario. Sociedades indigenas y occidentalizaciôn
en el Mexico espahol. Siglos XVI-XVII, Mexico, FCE, 1 991 . Esta es una traducciôn corregida y
aumentada de la primera ediciôn francesa de 1988 de la Editorial Gallimard.

Mélanges de la Casa de Velazquez (MCV), 1994, t. XXX (2), p. 167-176.


1 68 PATRICIA NETTEL

trabajo, la perspectiva antropolôgica en la historia colonial de Mexico era poco


frecuente. Y la novedad del objeto de estudio, que hasta la publicaciôn de la obra
de Gruzinski hubiera parecido muy dificil para el mas audaz historiador, la hace
posible el método de interpretaciôn de la etnologia. En efecto, Gruzinski plantea
una radical innovaciôn al analizar, desde la perspectiva de la historia de la
colonizaciôn, materiales como los codices de mediados del siglo XVI, que hasta
entonces habian servido ûnicamente como fuentes de informaciôn para los
historiadores de las culturas prehispânicas de Mexico o del periodo inicial de la
colonizaciôn y que nunca se habian estudiado como textos que habia que
interpretar desde la distancia que el etnôlogo acostumbra en sus anâlisis. En
general, gran parte de las fuentes estudiadas por Gruzinski (los côdices, las
Relaciones Geogrâficas, los Titulos primordiales) son tomadas por primera vez
como textos que hay que comprender en su contexto cultural. Pero de entrada se
nos plantea una pregunta. ^Cômo situar La colonizaciôn de lo imaginario en el
marco de la Escuela de los Annales"? La trayectoria de Gruzinski nos da las pistas
para la respuesta. Solange Alberro y Serge Gruzinski fueron los fundadores, en
1978, de un seminario de historia de las mentalidades en la ciudad de Mexico,
concretamente en el Instituto Nacional de Antropologia e Historia. Toda la obra
del autor es clasificada, por él mismo, como historia de las mentalidades. Sin
embargo, su trabajo, por las obras que lo inspiran y por los métodos y los enfoques
que utiliza, mas bien se situa en lo que para Darnton es la historia cultural, es decir,
«el estudio de la cultura en el sentido antropolôgico incluyendo concepciones del
mundo y mentalidades colectivas» . Esta definiciôn corresponde también a lo que
Charrier propone como historia cultural en un articulo sobre la historia de las
mentalidades en Francia4. Es cierto que esta ultima clasificaciôn, hasta cierto
punto, enmarca las obras de Duby, Le Goff y Le Roy Ladurie, quienes utilizan la
Etnografia en sus interpretaciones. Sin embargo, como bien lo explica Charrier, la
historia de las mentalidades prédominante en Francia es la que Chaunu llamô
«Historia serial en su tercer nivel». En relaciôn con esta tendencia, Gruzinski
explica en su obra que la perspectiva de interpretaciôn de su trabajo obligaba a
abandonar todo enfoque en série, ya que contar bautizos o matrimonios no le
permitia penetrar en el proceso de interiorizaciôn del cristianismo entre los
indios5; contar, dice el autor, lo alejaba de la realidad indigena. Esta imposibilidad
de la historia serial, lleva a Gruzinski a tomar como punto de partida de su
investigaciôn los estudios de caso; a través de los enfoques de Devereux sobre
etnopsiquiatria y de Goody, sobre literacy en las sociedades tradicionales,
encuentra la posibilidad de reflexionar, mediante la experiencia de los individuos,
sobre la cultura de los indios. Pero, ademâs, Gruzinski tiene como principal

3. Robert Damton, «Historia intelectual y cultural», Historias, 19, p. 46.


4. Roger Chartier, «Historia intelectual e historia de las mentalidades. Trayectorias y preguntas»,
El mundo como representation. Historia cultural: entre prâctica y representation, Barcelona,
Ed. Gedisa, 1992.
5. S. Gruzinski, op. cit., p. 288.
LA COLONIZACIÔN DE LO IMAGINARIO 1 69

referente las categorias de cultura y aculturaciôn, y explica que las obras del
antropôlogo mexicano Aguirre Beltrân y de los historiadores norteamericanos
Gibson, Farris6 y Taylor inspiraron también su trabajo. Todos sabemos que para
estos historiadores la Etnologia es un recurso central para la interpretaciôn de las
fuentes histôricas del Mexico colonial. Résulta claro, asi, que las lecturas
etnolôgicas de Gruzinski son abundantes; de hecho, en la bibliografia se citan
numerosos trabajos etnogrâficos sobre Mexico y otras partes del mundo y se
incluyen autores como Geertz y Signorini. Hay que decir, como veremos mas
adelante, que la perspectiva de Gruzinski no es meramente etnogrâfica, sino que la
teoria etnolôgica esta présente como marco de interpretaciôn que le permite el
acceso a las profundidades de lo imaginario indigena en su proceso de
aculturaciôn. También es necesario decir que, para un historiador respetuoso de las
fuentes histôricas de Mexico como textos, el camino natural es la Etnologia ya que
desde los primeros cronistas, Sahagûn, Zorita o Las Casas, por ejemplo, se plantea
el problema de la alteridad de la civilizaciôn americana. Y su mirada estuvo, sin
duda, traspasada por un relativismo incipiente necesario a sus fines: comprender
las culturas de los pueblos que debian evangelizar con la meta de construir una
Républica Perfecta que conservara a las sociedades indigenas «tal cual eran pero
cristianizândolas», pues la ausencia de la codicia en ellas les hizo créer posible ese
sueno utôpico. Como dice Gruzinski, sus obras prefiguran ya la diligencia
etnogrâfica7.

Pero pasemos ahora al anâlisis de los resultados de la obra de Gruzinski


quien, en la introducciôn de su trabajo, expone el objetivo de su investigaciôn:
comprender que pudo significar la expansion del Occidente Moderno para los
pobladores indigenas del Mexico de los siglo XVI al XVIII. El hilo conductor es
el mas amplio y profundo proceso de aculturaciôn sufrido por una poblaciôn que,
durante milenios y hasta el siglo XV, estuvo sin contacto con poblaciones
extranjeras al continente americano. Este objetivo le plantea al autor dos
preguntas:

^Cômo nace, se transforma y muere una cultura? ^Cômo construyen y viven los indi-
viduos y los grupos su realidad, en una sociedad sacudida por una dominaciôn
exterior sin antécédente alguno8?

Responder estas interrogantes lleva a Gruzinski a desmenuzar la revoluciôn de lo


imaginario indigena en el proceso de occidentalizaciôn, a través de la trans-
formaciôn de los modos de expresiôn y de comunicaciôn, el trastorno de la

Nancy M. Farris, Maya society under colonial rule. The collective entreprise of survival,
Princeton, 1984. Gruzinski subraya la importancia de este libro para su investigaciôn, por su
enfoque fino y original de la colonizaciôn de las sociedades indigenas.
S. Gruzinski, op. cit., p. 286.
S. Gruzinski, op. cit., p. 9.
1 70 PATRICIA NETTEL

memoria, el trastocamiento de la imaginaciôn y la modification del papel del


individuo y de los grupos en las sociedades indias. El problema, dice el autor, es
el de la asimilaciôn de las nuevas formas de vida que plantea Occidente, es decir,
de que manera y en que medida cambia la perception indigena de lo real y lo
imaginario.
Pero ^côrno realizar esta tarea de anâlisis del imaginario indigena después de
cinco siglos? Gruzinski explica que existe una énorme cantidad de testimonios,
pues la pasiôn por la escritura alfabética occidental se desencadena, entre los
indios, por la voluntad de sobrevivencia, de salvar la memoria del linaje y la
comunidad con el fin de «conservar identidades y bienes».- Gruzinski nos da los
resultados de su encuesta etnogrâfica sobre lo escrito por los indios en los très
primeras capitulos del libra. Por razones de espacio, en esta ocasiôn nos
centraremos en estos capitulos los cuales, por tener como objetivo el anâlisis de la
escritura, forman una unidad. En ellos, Gruzinski desentrana el paso de los côdices
elaborados con base en glifos en la mitad del siglo XVI, a la escritura alfabética
occidental y, sobre la base de una encuesta sobre sus territorios realizada por la
Corona Espanola en el ultimo tercio del siglo XVI - las Relaciones Geogrâficas -
en la que se interroga a los notables de cada poblaciôn indigena, el autor estudia la
evolution de la memoria. La memoria es analizada también entre los pequenos
notables del campesinado indigena, en el siglo XVII, a través de los Titulos
primordiales de los pueblos, que intentan establecer los derechos de las
comunidades indias; en estos pueblos las jerarquias antiguas, nobles y macehuales,
ya han desaparecido para dar lugar a una poblaciôn campesina homogénea.

En una segunda parte del libra, cuya description dejamos, como ya dijimos,
para otra ocasiôn, se estudian los restos de la antigua religion indigena,
denominada por el colonizador idolatria, a través de investigaciones casi
inquisitoriales, realizadas en el siglo XVII por Ruiz de Alarcôn, Tratado de las
superticiones..., y por de La Sema, Manual de ministros de indios... Se examina, a
continuation, la cristianizaciôn de lo imaginario indigena y la forma en que el
cristianismo es adoptado por los campesinos indios, recurriendo a diversos
materiales de archivo y a las obras clâsicas sobre la evangelizaciôn (Motolinia,
Mendieta, Torquemada, etc.). En el ultimo capitulo, «Culturas diferidas», el autor,
con base en fuentes diversas (archivos y libros publicados en la época), nos da una
panorâmica de los resultados de la occidentalizaciôn, a nivel de lo imaginario, en
las poblaciones indigenas del siglo XVIII.
Gruzinski inicia su investigaciôn sobre lo escrito por los indios a lo largo de
los siglos XVI y XVII, a partir de los côdices elaborados a mediados del siglo XVI.
Analiza el proceso inicial de aculturaciôn por el paso sistemâtico de los indigenas
de la expresiôn pictôrica por glifos a la lengua escrita. Si de 1525 a 1540 se realiza
la destruction sistemâtica de la religion indigena y su sustituciôn por la
religiosidad occidental, entre las poblaciones indias se desencadena un proceso
que va de la resistencia a la adaptation. Durante los primeras anos de la
LA COLONIZACIÔN DE LO IMAGINARIO 1 71

evangelizaciôn, la imposiciôn violenta de la religion lleva a los indios a una


reacciôn de oposiciôn que, por la fuerza del conquistador, pasa al âmbito de la
marginalidad. Gruzinski explica que muy pronto, a mediados del siglo XVI, el
resultado de la adaptaciôn inicial se puede rastrear en los côdices coloniales
elaborados entre 1540 y 1565. Los côdices mas representatives de este momento
son El Lienzo de Tlaxcala y El Côdice Tlatelolco, porque en ambos se narra, a
través de la expresiôn indigena tradicional, la colaboraciôn de Tlaxcaltecas y
Tlatelocas en la conquista. Sin embargo, en ambas pinturas el proceso de
penetraciôn de las formas occidentales se hace patente desde el momento en que
los autores indigenas tienen que introducir, en la representaciôn, a los espanoles.
En ambos côdices, pintados 40 anos después de la conquista, se représenta a la
nobleza indigena, con sus simbolos de poder y valor guerrero, en el acto de
establecer una alianza con el nuevo orden politico cuyo doble registre temporal y
religioso se ha asimilado ya. El realismo y la expresividad, asi como una cierta
tridimensionalidad, penetran la forma de expresiôn tradicional por glifos, cuando
el tlacuilo o pintor indigena introduce a los actores espanoles y todos sus
elementos. Los emblemas cristianos se combinan con glifos y representan los dos
campos simbôlicos que se confrontan y expresan la sumisiôn de los indigenas a los
conquistadores.

Gruzinski pasa, una vez analizado el momento inicial, a otro nivel de la


realidad en el proceso de aculturaciôn: la penetraciôn de Occidente a nivel de la
cultura material. En el Côdice Sierra, por ejemplo, fechado en la misma época que
los anteriores (1550-1564) y que procède de una pequena poblaciôn de la Mixteca
Alta en Oaxaca, es patente este proceso. Ademâs, el mismo côdice sufre ya una
transformaciôn radical, pues es invadido por la escritura alfabética del Nahuatl,
por la contabilidad en numéros arâbigos y por la utilizaciôn de la moneda europea.
En una region mas cercana, este proceso se registra con posterioridad, aunque la
penetraciôn fue un hecho anterior. Por ejemplo en la recaudaciôn del tributo se
utiliza la moneda y el calendario occidental. Las pinturas muestran no solo la
penetraciôn de objetos de Occidente sino de los simbolos de la religion cristiana.
Y son, ellas mismas, desde el inicio, portadoras del proceso de evangelizaciôn,
pues los frailes discurren utilizar la expresiôn grâfica indigena para explicar la
doctrina cristiana. El resultado son los catecismos Testerianos. Gruzinski redondea
la interpretaciôn de las pinturas con El côdice Mendoza, elaborado por orden del
primer Virrey entre 1541 y 1542, y que es testimonio de la transformaciôn en un
nivel mas profundo: la aculturaciôn de la mirada indigena. Por orden de la
autoridad espanola, el pintor del côdice lleva a cabo una observaciôn sociolôgica
y abstracta de su propia sociedad: pinta la existencia cotidiana indigena y tiene que
describir las instituciones y las jerarquias sociales sin un referente histôrico, lo que
es una novedad radical en el universo indigena. Se pinta, para satisfacciôn del
virrey que lo solicité, todo el ciclo de vida indigena. En este côdice existe ya un
elemento distanciador en el observador indio de su propia sociedad en vias de
1 72 PATRICIA NETTEL

extinciôn, ante el surgimiento de la nueva sociedad aculturada por Occidente. La


mirada occidental se introduce también en la forma de concebir el espacio y el
paisaje. Los mapas de este periodo dan testimonio de ello: se introduce el paisaje
ya poco coloreado del nuevo habitat; aparecen las iglesias, las estancias de
espanoles y el nuevo pueblo de indios congregado a la manera espanola.
La penetraciôn de la escritura alfabética, explica Gruzinski «fue un proceso
complejo» que signifiée no solo la renuncia a «un modo privilegiado de tomar en
cuenta la realidad» sino también la aboliciôn del uso ritual y pûblico de la
«pintura» . En adelante, ya no se usarian las pinturas y el papel para ver a los
dioses y los antepasados y sacrificarles, sino para cubrirlos con escritura y para
leer. De esta manera, se sustituye su funciôn ritual por la trasmisiôn de
informaciôn. Pero ademâs, se lleva a cabo una traducciôn de los côdices a la
escritura alfabética y con ellos se realiza la reducciôn y la sintesis de tradiciones
plurales y se les seculariza, lo que lleva a los indios, una vez mas, a tomar distancia
con su pasado.

Ademâs, si la escritura alfabética salva del olvido las tradiciones antiguas,


ejerce sobre ellas una mutaciôn que implica una colonizaciôn de la expresiôn: la
escritura se vuelve instrumento de asimilaciôn del indigena a Occidente, pues la
prâctica de la escritura esta ligada ademâs a todos los procesos burocrâticos de las
autoridades espanolas. Si bien los indios se someten a esta forma extranjera de
expresiôn, pronto aprenden a valerse de ellas en su propio beneficio al utilizar la
legalidad espanola para su protecciôn ante los tribunales de los colonizadores.
Ademâs, los indios se vuelven asiduos lectores de lo que los religiosos traducen a
sus lenguas para la evangelizaciôn. Leen, pero no solo las obras permitidas por las
autoridades espanolas, sino también escritos prohibidos, de manera que en 1565,
el segundo Concilio Mexicano decide recoger toda suerte de lecturas que circulan
entre los indios y solo permitirles leer un catecismo aprobado por las autoridades
eclesiâsticas. Esta prohibiciôn muestra la énorme difusiôn de la lectura entre los
indios. Mientras tanto, la aristocracia indigena asimilada es pronto transformada
en una élite intelectual que domina la tradiciôn occidental y traduce del latin al
nahuatl o viceversa; ejemplar es el caso de la traducciôn al latin por Juan Badiano
de una obra sobre medicina indigena de Martin de la Cruz. La élite aristocrâtica
letrada tiene la funciôn de enlace entre los conquistadores y las poblaciones
campesinas. Pero ésto solo opera durante el primer periodo de la conquista porque
pronto la Corona, en 1565, decide desestructurar la aristocracia india privando a
los «Senores» de sus antiguos privilegios y sumergiéndolos en el status de
tributarios.

Gruzinski pasa, una vez que ha abordado desde la escritura la resistencia y la


adaptaciôn al proceso de aculturaciôn, a estudiar este a través de la memoria

9. S. Gruzinski, op. cit., p. 60.


LA COLONIZACIÔN DE LO IMAGINARIO 1 73

indigena. En 1577, las autoridades espanolas realizan una encuesta en gran parte
de su territorio: las Relaciones Geogrâficas. Para la Nueva Espana existen 168
Relaciones que tratan de 415 pueblos. Los «principales», es decir los antiguos
nobles y los ancianos, responden a la encuesta que quiere informaciôn sobre todos
los nivelés de la realidad indigena. Tienen, en el momento que son interrogados,
aprôximadamente 80 afios, por lo que conocieron a la sociedad prehispânica. Para
responder el cuestionario, se acude a la tradiciôn oral cuyo soporte son los côdices.
Sin embargo, la encuesta espanola, explica Gruzinski, modifica la forma y el
contenido de la rememoraciôn, primero, al transformar la percepcion del tiempo
ciclico indigena por la imposiciôn del calendario cristiano y, segundo, al
establecerse como eje de las respuestas el antes y el después de la conquista.
Gruzinski explica que la conquista, es decir el pasado reciente, contiene una
ruptura profunda que da a los indios la sensaciôn «de haber entrado en una era
aterradora» cuya primera consecuencia es la despoblaciôn por las epidemias,
fenômeno sin précédente en la historia indigena. Nuevos maies: viruela, sarampiôn
fiebre tifoidea, consumen a la poblaciôn. Cuando la encuesta pide la interpretaciôn
del fenômeno, se dan varios tipos de respuestas. Algunas respuestas establecen
«un nexo entre mortalidad y la evoluciôn de los tipos de vida»10 y se hace una
apologia del antiguo orden: ausencia de ociosidad y limitaciôn en el consumo del
alcohol, pero sin vincularlas a una nociôn de transgresiôn. En otros lugares, en
cambio, se denuncia la ociosidad y parece considerarse que la vida «fâcil» del
periodo colonial por la mejoria en la calidad de la comida (pan, gallinas, carne de
res y cordero) son las causas de la mortalidad. En pocas palabras, se hace
referencia a la ruptura de la tradiciôn. Pero este anâlisis cambia en otras
poblaciones donde se recuire a la explicaciôn religiosa: la voluntad de Dios o los
pecados de los antepasados. Esta explicaciôn es de tipo occidental y se sobrepone
a la explicaciôn anterior, pero pocas veces. Existen también respuestas de corte
anticolonial: los cristianos apartaron a los indios de sus antiguos Dioses que les
decian que hacer cuando enfermaban y empezaron a morirse. Aqui, se establece la
causa con base en una concepciôn tradicional de la enfermedad: ante una
transgresiôn los dioses envian enfermedades que ellos mismos curan. Otro
elemento tradicional que explica las epidemias es el «miedo y espanto». El miedo
en la vision del mundo indigena era causa de enfermedades. De esta manera se
considéra que desde el dia en que desembarcaron los espanoles «Nuestro Senon>
comenzô a castigar, y por el miedo se desencadenan las epidemias.

Si bien, con el antes y el después, la encuesta impone un tiempo lineal, el


tiempo tradicional ciclico permanece en otro nivel de la realidad: se informa, por
ejemplo que tienen 18 fiestas cada veinte dias durante el ano. Es évidente que estân
basadas en el antiguo calendario de 18 meses de 20 dias cada uno. A este

10. S. Gruzinski, op. cit., p. 89.


174 PATRICIA NETTEL

calendario ciclico se le ha sobrepuesto otra temporalidad ciclica, la del calendario


litûrgico cristiano.
En la description del paisaje, se muestran los restos de la cosmovisiôn
traditional que permanece, pues los montes y las altas sierras eran parte de las
divinidades indigenas y las cuevas, los lagos y las montanas permitian el contacto
con los dioses. El paisaje, en sintesis, es un soporte de la memoria y las toponimias
disimulan una cosmogonia. Para algunos de los ancianos interrogados la presencia
de los dioses es algo actual. Sin embargo, el universo religioso relacionado con el
paisaje es roto por la politica llevada a cabo por los evangelizadores de desplazar
las poblaciones indias y reagruparlas, «congregarlas» en otros sitios mas
accesibles.

Para Gruzinski, esta encuesta de Occidente sobre las poblaciones indias tiene
una consecuencia sobre la memoria: a los encuestados se les impone una reflexion
global sobre su sociedad en el pasado y en el présente que los obliga a distanciarse
de ellas al establecer el encuestador «una red de anâlisis» del tiempo y el espacio
que les es ajena. El nivel de degradaciôn de la memoria es perceptible en las
respuestas por lo fragmentario de ellas y sus frecuentes silencios. Pero ademâs, los
ûltimos testigos de un tiempo ido ya estaban profundamente aculturados como lo
muestran sus firrnas en los documentos. Para concluir Gruzinski explica que si
bien el carâcter ciclico del calendario litûrgico cristiano coincide con la
concepciôn ciclica del tiempo indigena, la periodizaciôn indigena con su nociôn
del Quinto Sol como el ultimo periodo de esta temporalidad, se relaciona con la
muerte demogrâfica, y les familiariza con un nuevo tiempo irreversible que es
vivido como aberrante e insoportable.

Gruzinski pasa del anâlisis de la memoria de la nobleza de fines del siglo


XVI, a la de los pequenos notables de la aldea campesina indigena del siglo XVII
a través de los Titulos primordiales. Estos documentos son «falsificaciones», pues
explica Gruzinski:

[...] consignan hechos histôricamente inexactos, incluso inventados [...]


falsificaciones encargadas de sustituir titulos auténticos que pueden no haber existido nûnca11.

Redactados en el siglo XVII, estos titulos constituyeron la memoria de los pueblos


indigenas y su defensa ya que a través de ellos se trata de probar los derechos de
las comunidades indigenas. Estos escritos, que adoptan la forma de los
documentos elaborados por la administraciôn colonial, sustituyeron a las antiguas
pinturas o côdices. Se recuire a un vocabulario juridico y a la retôrica
administrativa que es tomada como medio de defensa: «Los indios — dice el autor -
se la apropiaron como se habian apoderado de la escritura para garantizar la

11. S. Gruzinski, op. cit., p. 105.


LA COLONIZACIÔN DE LO IMAGINARIO 1 75

10
salvaguarda de sus tierras» , pero también se retoma la tradiciôn oral indigena,
aunque — explica Gruzinski - tal vez ya haya sido adoptada de una transcripciôn
ya que el nivel de difusiôn de la escritura en el siglo XVI fue muy grande y el
medio a través de cual se préservé la tradiciôn oral cuyo soporte eran los côdices.
Los titulos adoptan la forma de diâlogos entre varios protagonistas espanoles e
indios. Ademâs tienen un tono normativo respecto a la conducta de los miembros
de las comunidades indias, a los peligros de la convivencia con espanoles y a la
aculturaciôn, en relaciôn, sobre todo, con la preservaciôn de las tierras. Los Anales
indigenas elaborados por la nobleza del siglo XVI, en donde se narran hechos
histôricos y catâstrofes llegan hasta 1606. La memoria indigena interrumpe este
tipo de discurso tal vez debido a la caida demogrâfica y a la crisis social de la
nobleza india. Esta era la principal conservadora de este tipo de memoria y, si bien
los titulos no sustituyen a los Anales, si toman elementos de ellos. Un ejemplo de
esto son las cronologias que se introducen con gran libertad, pues el horizonte
histôrico se contrae para limitarse a la memoria local. Por ejemplo, la fundaciôn
del pueblo se relaciona con la llegada de los espanoles como acontecimiento
inseparable de la cristianizaciôn. Y aunque la ocupaciôn del territorio pueda
referirse a tiempos remotos, lo esencial es la historia cristiana del pueblo. Las
fechas mâs lejanas, por ejemplo, solo llegan a situarse entre 1521 y 1550 y los
protagonistas son Carlos V, los primeros virreyes, los obispos y las comunidades.
La llegada de los espanoles es recibida, en estos relatos, con alegria por los indios
y el aspecto bélico se relega o se hace desaparecer del todo. En fin, el relato révéla
un pacto: a cambio de las mercedes de tierras, los indios pagan tributo al rey y
adoptan al dios cristiano. Pero el discurso indigena tiene un objetivo que
transforma a los titulos en instrumentas de defensa de las tierras y la identidad
comunitarias. Gruzinski explica que la distancia que sépara a los Titulos respecto
a las Relaciones Geogrâficas se explica por la desapariciôn de la nobleza indigena
y, si bien, los Titulos toman el relevo de la rememoraciôn aristocrâtica, enfocan el
pasado de forma diferente. El cambio se situa en un manejo diferente del tiempo y
del espacio pues se adoptan dentro del esquema tradicional muchos mâs elementos
de Occidente que en los otros documentos. Hay que decir que la gran difusiôn de
estos escritos, que existen hasta en las mâs pequenas y alejadas poblaciones, es
testimonio de la relaciôn estrecha entre la cultura indigena de Nueva Espafia y el
desarrollo de la escritura: es necesario, explica Gruzinski, abandonar la idea de
comunidades campesinas «inmersas en la oralidad o privadas de memoria»13. A
pesar de la muerte colectiva del siglo XVI, en el siglo XVII la red de la memoria
desgarrada es reinventada a través de los Titulos primordiales y los Côdices
Techialoyan que son una reutilizaciôn de la tradiciôn pictogrâfica combinada con
la escritura. De ellos,

12. S. Gruzinski, op. cit., p. 107.


13. S. Gruzinski, op. cit., p. 136.
1 76 PATRICIA NETTEL

[. . .] se desprenden - dice Gruzinski - visiones cohérentes y sintéticas, para nosotros


sin duda anecdôticas pero que expresan lo que los grupos consideraban que era lo
esencial de su realidad y que en la mayoria de los casos se aferra al espacio de un ter-
runo ~ 14 .

Son testimonios, mâs que de una memoria colonizada, de las diferentes tâcticas de
sobrevivencia y adaptaciôn de las comunidades indigenas al proceso de
colonizaciôn que significô para los indios una constante lucha por sus tierras e
identidades.

Como conclusion provisional de La colonizaciôn de lo imaginario, pues no


se ha podido analizar, por limitaciones de espacio, el libro en su totalidad,
podemos hacer una breve comparacion de los resultados de los très primeros
capitulos del libro de Gruzinski y de las conclusiones de la obra de Wachtel ya que
ambos trabajos tienen, como hilo conductor de su investigaciôn, las actitudes de
los indios ante el proceso de aculturaciôn desencadenado por la colonizaciôn.
Mientras en el Peru se adopta la via de la resistencia a la aculturaciôn, en Mexico
se pasa de esta a la adaptaciôn. Son dos estrategias de lucha por la preservaciôn de
las identidades y de los bienes de las comunidades indigenas, y su descripciôn y
anâlisis permite entender mejor las caracteristicas distintas de ambas poblaciones
indias y su diferente nivel de asimilaciôn a la cultura occidental.

14. S. Gruzinski, op. cit., p. 147.