Sie sind auf Seite 1von 16

SUPLEMENTO ESPECIAL

SUPLEMENTO 1
2 SUPLEMENTO ESPECIAL
SUPLEMENTO

COORDINADORES
Dra. Jacqueline Pérez Camacho
Dra. Sonia Rosete Blandariz
Ing. Osniel Sánchez Rivera
Í N D I C E
CO-COORDINADORES
Dr. Pedro Antonio Álvarez Olivera
Dra. Katia Manzanares Ayala PARTE 1
COORDINADOR: Instituto de Ecología y Sistemática, CITMA INTRODUCCIÓN /
CO-COORDINADOR: Universidad de Pinar del Río, MES
Instituto de Investigaciones Forestales, MINAG
¿Qué es un bosque? / 3
Importancia de los bosques / 3
INSTITUCIONES PARTICIPANTES:
Instituto de Ecología y Sistemática, CITMA Tipos de bosques en el mundo / 3
Universidad de Pinar del Río, MES Estado de los bosques a nivel mundial / 3
Instituto de Investigaciones Forestales, MINAGRI Los bosques de Cuba y su historia / 3
Dirección Forestal, (SEF) MINAG
Centro Nacional de Áreas Protegidas (CENAP), CITMA COMPONENTES Y CARACTERÍSTICAS ESENCIALES DE LOS BOSQUES / 4
ECOVIDA (CITMA, PR) Principales componentes y características / 4
Cuerpo de Guardabosques (CGB), MININT Funciones e interacción de sus componentes / 8
Universidad de La Habana (CESEU)
Museo Nacional de Historia Natural FORMACIONES BOSCOSAS DE CUBA / 9
AUTORES Clasificación y distribución / 9
Dra. Alicia Mercadet Portillo, Instituto de Investigaciones Forestales Otros bosques / 9
Dra. Delhy Albert Puentes, Instituto de Ecología y Sistemática
Dra. Greicy Rodríguez Crespo, Universidad de Pinar del Río EL BOSQUE Y SUS ATRACTIVOS / 12
Dra. Jacqueline Pérez Camacho, Instituto de Ecología y Sistemática Especies viajeras / 12
Dra. Maira Fernández Zequeira, Instituto de Ecología y Sistemática Caprichos de la naturaleza / 12
Dra. Margarita Mesa Izquierdo, Asociación Cubana de Técnicos
Agrícolas y Forestales (ACTAF) Creencias, mitos y realidades / 13
Dra. Marta Bonilla Vichot, Universidad de Pinar del Río BOSQUE Y SOCIEDAD / 14
Dra. Milagros Cobas López, Universidad de Pinar del Río
¿Qué se entiende por bienes y servicios que brindan los bosques? / 14
Dra. Nancy E. Ricardo Nápoles, Instituto de Ecología y Sistemática
Dra. Sonia Rosete Blandariz, Instituto de Ecología y Sistemática Bienes / 14
Dr. Alberto Vidal Corona, Instituto de Investigaciones Forestales
Dr. Ángel Saldívar Solís, Universidad de Pinar del Río
Dr. Antonio López Almirall, Museo Nacional de Historia Natural PARTE 2
Dr. Arnaldo Álvarez Brito, Instituto de Investigaciones Forestales
Dr. Arnaldo Díaz Acosta, Universidad de Pinar del Río
Servicios / 3
Dr. Benito Leyva Córdova, Instituto de Investigaciones Forestales Sociedad y desarrollo forestal sostenible / 4
Dr. Eduardo González Izquierdo, Universidad de Pinar del Río MANEJO Y CONSERVACIÓN DE LOS BOSQUES / 4
Dr. Fernando R. Hernández Martínez, Universidad de Pinar del Río Manejo y tratamientos / 4
Dr. Francisco Cejas Rodríguez, Instituto de Ecología y Sistemática
Dr. Germán Padilla Torres, Universidad de Pinar del Río
Creación de bosques / 6
Dr. Ynocente Betancourt Figueras, Universidad de Pinar del Río Bosques y árboles en los entornos urbanos / 9
Dr. Juan Herrero Echevarria, Dirección Forestal Árboles fuera del bosque / 9
Dr. Juan Manuel García Delgado, Instituto de Investigaciones
Forestales COMPORTAMIENTO DE LOS BOSQUES ANTE LOS IMPACTOS / 10
Dr. Luis F. de Armas Chaviano, Instituto de Ecología y Sistemática Comportamiento ante el cambio climático / 10
Dr. Pedro Antonio Álvarez Olivera, Universidad de Pinar del Río Comportamiento ante la acción antrópica y eventos naturales / 12
Dr. Pedro Herrera Oliver, Instituto de Ecología y Sistemática
Dr. Pedro Pablo Henry Torriente, Instituto de Investigaciones PROTECCIÓN DE LOS BOSQUES / 13
Forestales ADMINISTRACIÓN FORESTAL / 14
Dr. Rogelio Sotolongo Sospedra, Universidad de Pinar del Río
Dr. Rolando Quert Álvarez, Instituto de Investigaciones Forestales Bosques de producción / 14
MSc. Adolfo Núñez Barrizonte, Instituto de Investigaciones Forestales
MSc. Ana América Socarrás Rivero, Instituto de Ecología y BIBLIOGRAFÍA / 16
Sistemática GLOSARIO / 16
MSc. Candida Martínez Callis, Instituto de Ecología y Sistemática
MSc. Haylet Cruz Escoto, Instituto de Investigaciones Forestales
MSc. Hermen Ferrás Álvarez, Instituto de Ecología y Sistemática
MSc. Iralys Ventosa Rodríguez, Instituto de Ecología y Sistemática Lic. Humberto García Corrales, Instituto de Investigaciones Forestales MSc. Carlos Mancipa González, Instituto de Ecología y Sistemática
MSc. Ivianne Vila Marín, Instituto de Investigaciones Forestales Lic. Idalmis Acosta Morejón, Instituto de Investigaciones Forestales MSc. Eneider Pérez Mena, Instituto de Ecología y Sistemática
MSc. José Manuel Guzmán Menéndez, Instituto de Ecología y Lic. Juan A. Hernández Valdés, Centro Nacional de Áreas Protegidas MSc. Maikel Cañizares Morera, Instituto de Ecología y Sistemática
Sistemática Lic. Leda Menéndez Carrera, Instituto de Ecología y Sistemática MSc. Lucía Hechavarría Schwesinger, Instituto de Ecología y Sistemática
MSc. Juana Teresa Suárez Sarría, Instituto de Investigaciones Lic. Maria A. Castañeira Colomé, Centro Nacional de Áreas Protegidas Ing. Nurys Corona Rodríguez, Jefatura Nacional Cuerpo de
Forestales Lic. René López Castilla, Instituto de Investigaciones Forestales Guardabosques
MSc. Lázara Sotolongo Molina, Instituto de Ecología y Sistemática Téc. Teresa Regalado Calero, Instituto de Ecología y Sistemática Ing. Rafael Zayas-Bazán Rodríguez, Jefatura Nacional Cuerpo de
MSc. Lázaro Rodríguez Farrat, Instituto de Ecología y Sistemática Coronel. Manuel Lama Gómez, Cuerpo de Guardabosques Guardabosques
MSc. María A. Guyat Dupuy, Instituto de Investigaciones Forestales COAUTORES Ing. Sheila Rodríguez Camacho, Jefatura Nacional Cuerpo de Guarda-
MSc. Roberto Alonso Bosch, Instituto de Ecología y Sistemática MSc. José L. Rodríguez Sosa, Instituto de Investigaciones Forestales bosques
MSc. Sonia Machado Rodriguez, Instituto de Ecología y Sistemática MSc. Orlidia Hechavarría Kindelán, Instituto de Investigaciones Lic. Patricia Cernuda, Instituto de Ecología y Sistemática
Ing. Arsenio Renda Sayous, Instituto de Investigaciones Forestales Forestales Dr. Orlando Novua Álvarez, Instituto de Geografía Tropical
Ing. Celia Guerra Rivero, Instituto de Investigaciones Forestales MSc. Andrés Hernández Riquene, Instituto de Investigaciones Forestales Lic. Odalys Pérez Valdés, Instituto de Ecología y Sistemática
Ing. Elias Linares Landa, Dirección Forestal MSc. Osiris Ortiz Álvarez, Instituto de Investigaciones Forestales Téc. Marilyn Cárdenas Moreno, Instituto de Ecología y Sistemática
Ing. Freddy Delgado Fernández, ECOVIDA
Ing. Arlety Ajete Hernández, Instituto de Investigaciones Forestales
Ing. Isabel Russó Milet, Dirección Forestal
Ing. Elsa Cordero Miranda, Instituto de Investigaciones Forestales
Ing. José Antonio Bravo Iglesias, Instituto de Investigaciones
Ing. Hilda Quesada Font, Instituto de Investigaciones Forestales
Forestales GRUPO DE EDICIÓN
Ing. Leufrido Yero Valdés, Instituto de Investigaciones Forestales
Ing. Juan M. Montalvo Guerrero, Instituto de Investigaciones Forestales
Ing. María Josefa Villalba Fonte, Universidad de Pinar del Río
Ing. Maylín del C. Figueredo León, Jefatura Nacional Cuerpo de EDITORIAL ACADEMIA
Guardabosques
Ing. Miguel A. Pérez García, Jefatura Nacional Cuerpo de
Ing. Raúl González Rodríguez, Jefatura Nacional Cuerpo de Edición: Lic. Noelia Garrido Rodríguez
Guardabosques
Guardabosques Diseño y tratamiento de imágenes: Marlene Sardiña Prado
Ing. Osniel Sánchez Rivera, Instituto de Ecología y Sistemática
Ing. Tomás Plasencia Puentes, Instituto de Investigaciones Forestales COLABORADORES Corrección editorial: Caridad Ferrales Avín
Lic. Ariel Aguilar Reyes, Universidad de La Habana Dra. Maritza García García, Estación Ecológica Sierra del Rosario ISBN: 978-959-270-112-0
Lic. Avelino Suárez Rodríguez, Instituto de Ecología y Sistemática MSc. Ángel Vale González, Instituto de Ecología y Sistemática 2007, «Año 49 de la Revolución»
SUPLEMENTO ESPECIAL
SUPLEMENTO 3

INTRODUCCIÓN seres humanos. El follaje de las plantas libera el oxígeno Estado de los bosques a nivel mundial
tan necesario para la respiración, mediante la fotosínte-
¿Qué es un bosque? sis, proceso químico que se realiza en las hojas utilizan- Los bosques mundiales abarcan, según los datos de la
do la luz solar y el dióxido de carbono de la atmósfera. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultu-
Existen muchas definiciones de bosque pero todas co-
Mediante este proceso se producen azúcares que pro- ra y la Alimentación (FAO), cerca de 4 mil millones de
inciden de una u otra forma, estas son:
porcionan energía a las plantas. hectáreas, y cubren casi 30 % del área mundial. Desde
a) En el bosque crecen diversas especies de plantas, 1990 hasta el 2005, el mundo perdió 3 % de su área
Los bosques también impiden la erosión, el desgaste
entre las que predominan fundamentalmente total de bosques, una disminución promedio de 0,2 %
del suelo por el viento y la lluvia. En parajes desnudos
árboles de diferentes tamaño, altura y diámetro, al año. Hoy los bosques ocupan más de la cuarta parte
con poca o ninguna vegetación, las fuertes lluvias que
aunque también se presentan arbustos, hierbas, de las tierras emergidas, excluyendo la Antártida y
caen sobre grandes áreas pueden arrastrar el suelo has-
lianas y epífitas. Pueden ser naturales o plantados, Groenlandia. La mitad de los bosques están en los tró-
ta ríos y arroyos, y provocan corrimientos de tierra e inun-
ya sean explotados o no, son capaces de producir picos; y el resto en las zonas templadas y boreales.
daciones. En áreas boscosas la copa de los árboles in-
madera y otros productos que se conocen como Siete países albergan más de 60 % de la superficie
tercepta y redistribuye gradualmente la precipitación, que
productos forestales no maderables; en su forestal mundial: Rusia, Brasil, Canadá, Estados Uni-
de otro modo podría causar inundaciones y erosión, una
fisonomía influyen el clima, el régimen hidrológico dos, China, Indonesia y Congo.
parte de la precipitación fluye por la corteza de los tron-
y las características ecológicas que les rodean. La mitad de los bosques que una vez cubrieron la
cos; el resto se filtra a través de las ramas y el follaje, y
Además, brindan protección a la vida silvestre. Tierra, 29 millones de km2, desaparecieron y lo más im-
penetra en el suelo. Esa distribución más lenta y poco
b) Según el uso principal del suelo en Bolivia se portante en términos de biodiversidad, cerca de 78 % de
uniforme de la lluvia asegura que el suelo y el agua no
considera un bosque como la superficie cubierta los bosques primarios se encuentran ya destruidos y el
sean arrastrados de forma inmediata.
de especies naturales vegetales, cultivadas y resto, amenazado por la extracción de madera, la con-
Las raíces de los árboles y las de otras plantas re-
destinadas a diferentes usos. Esta definición se versión a otros usos como la agricultura y la ganadería,
tienen el suelo e impiden inundaciones y el enturba-
utiliza generalmente donde se identifica el espacio la especulación, la minería, los grandes embalses, las
miento de ríos y arroyos. Los bosques también pueden
que ocupan como terreno forestal. carreteras y caminos forestales, el crecimiento demo-
aumentar la capacidad de la tierra para capturar y al-
c) Para la FAO, la definición del bosque, o de las gráfico, el cambio climático y la pérdida de la biodiversidad.
macenar reservas de agua. La cobertura boscosa es
tierras forestales, se basa en la estructura de la Al comenzar el siglo XXI, hay una disminución neta anual
especialmente eficiente para capturar agua procedente
formación (porcentaje de cubierta arbórea, altura de 11,3 millones de hectáreas de bosques, según la FAO,
de la niebla, que distribuye como precipitación en la
de las especies leñosas) y su superficie. que se destinan a otros usos. Cuba se sitúa entre las
vegetación y el suelo. El agua almacenada en las raíces
d) Para los países que hacen referencia a la formación naciones que mayor crecimiento mantiene de sus recur-
de los árboles, troncos, tallos, follaje y el suelo del terre-
forestal, el umbral considerado en la cobertura sos forestales, al tener cubierto 24,5 % del territorio na-
no forestal, permite a los bosques mantener un flujo cons-
terrestre que ocupan es variable, y puede ser inferior cional y proponerse llegar a 29 % en el año 2015.
tante de agua en ríos y arroyos.
a 10 % (por ejemplo, en Irán), alcanzar 70 % (en
Aunque a menudo se han considerado como consu-
Costa Rica), e incluso, tener más de 75 %, como Bosques de Cuba y su historia
midores de dióxido de carbono, los bosques maduros
sucede en Sudáfrica.
desempeñan una importante función en el ciclo global Con el descubrimiento de Cuba, la conquista y coloni-
e) En Cuba, en la Ley no. 85, conocida como Ley
del carbono, como reservorios estables de carbono y su zación europea del Nuevo Mundo, se conoció que la
Forestal, se identifica al bosque como formación
eliminación conlleva un incremento de los niveles atmos- superficie de la cubierta forestal era superior a 90 %,
natural (bosque natural) o artificial (plantación)
féricos del dióxido de carbono. pues la población indígena era fundamentalmente reco-
constituida por árboles, arbustos y otras especies
de plantas y animales superiores e inferiores, que lectora y su agricultura incipiente no había deforestado
resultan un ecosistema de relevancia económica
Tipos de bosques en el mundo más que los «bateyes» para construir sus «caneyes».
y social por las funciones que desempeña. Universalmente aún no existe una clasificación de los Los pocos terrenos abiertos estaban constituidos
bosques con criterio único, lo que supone una dificul- mayoritariamente por las sabanas naturales interiores
En la actualidad hay un creciente reconocimiento de gramíneas, bosquecitos dispersos y de galería con
tad a la hora de interpretar las cifras que diferentes es-
mundial a la función que desempeñan los bosques en pequeños cursos de agua, donde comenzó la ganade-
tudios aportan para conocer extensiones de bosques,
la estabilización del cambio climático, protegiendo la ría vacuna en el país.
índices de destrucción, etc. La FAO está preparando
biodiversidad y la subsistencia de 1,6 mil millones de La cobertura vegetal original de Cuba se ha estimado
un sistema de clasificación que intentará convertirse en
personas que dependen de ellos (Fig. 1). entre 70 y 80 (95 %), hasta 1812 todavía existía 90 %
la norma para este tipo de estudios, pero todavía no
está terminado. de bosques originales. Sin embargo, ya desde 1520 se
Los bosques pueden ser clasificados de diferentes inició el desmonte de nuestros bosques. En 1900 se
maneras y grados de especificación. Una forma es de- observa una drástica disminución de 54 % de cobertu-
terminar el medio ambiente (ecosistema) en el que exis- ra, debido al intenso desarrollo de la ganadería y el cul-
ten, junto con la longevidad de las hojas de la mayoría tivo de la caña de azúcar, esta dramática disminución
de los árboles (sea de hojas perennes o caducas). Otra alcanzó su máxima expresión en 1959, cuando llega a
clasificación es por la composición predominante de 14 % (ver Fig. 2).
los bosques según el tipo de hoja: ancha (bosques Las ordenanzas reales de España disponían que se
latifolios) o aciculifolia (coníferas, pinos). cortaran sólo árboles maduros para el aserrado, el que
entonces se hacía de forma manual con serrotes, en
a) Bosques Boreales; ocupan la zona subártica, y
poblados y astilleros. En las montañas se aserraba en
están integrados por coníferas y, por lo general,
los mismos bosques y los tablones se trasladaban
sus árboles presentan hojas perennes.
mediante arrias de mulos, mientras que las gruesas
b) Bosques de las Zonas Templadas; en ellos se
trozas eran transportadas en carruajes de bueyes lla-
encuentran bosques caducifolios (pierden sus hojas
mados trinquivales, que consistían en un arco con ejes
en un período determinado) de hoja ancha, y
para un par de ruedas y la troza se transportaba col-
bosques perennifolios de coníferas. En las zonas
gando debajo de dicho arco.
templadas cálidas hay árboles perennifolios de
Como los interesados cortaban sólo los árboles de
hojas anchas, incluyendo bosques de laureles.
las mejores maderas, al no existir disposiciones de las
c) Bosques tropicales y subtropicales; incluyen a los
ordenanzas que exigieran una selección adecuada, los
húmedos, secos y los de coníferas.
bosques perdieron las especies maderables más valio-
La fisonomía, como se ve, clasifica los bosques por sas, a pesar de que el bosque aparentemente seguía
su estructura física aunque también pueden ser clasifi- siendo alto, denso y sano, a la vista de los oidores que
cados, más específicamente, por la presencia de espe- en ocasiones venían a comprobar cómo se cumplían
cies dominantes, y existen numerosos tipos de bos- las leyes de la Corona en cuanto al recurso forestal.
ques. Dos tercios de las 250 000 especies de plantas Ya para entonces en Europa se había desarrollado
Fig. 1. Bosque tropical.
vasculares del mundo crecen en regiones tropicales, la la silvicultura de plantaciones (cultivo de bosques), so-
mayoría de ellas se presentan sólo en los bosques tro- bre todo de coníferas, para entibar las minas (construc-
Importancia de los bosques picales húmedos. Los bosques lluviosos tropicales al- ción que protege los túneles), y de hayas y robles para
Los bosques proporcionan un hábitat a una amplia va- bergan más de la mitad de las especies vegetales y la construcción de barcos.
riedad de plantas y animales; además, cumplen otras animales de la tierra, pero apenas cubren 7 % de la Los inicios de la silvicultura de plantaciones en Cuba
muchas funciones relacionadas de forma directa con los superficie terrestre. fueron Alberto J. Fors Reyes, quien propugnó las plan-
4 SUPLEMENTO ESPECIAL
SUPLEMENTO
taciones de cedro y realizó la introducción de varias cas. Por supuesto, no se encuentran todas esas espe-
especies arbóreas principalmente de eucaliptos, Jesús cies en un mismo lugar. Sin embargo, es cierto que se
Cañizares Zayas, que realizó las primeras plantacio- presenta una gran variedad de plantas terrestres y la
nes de Pinus caribaea en Topes de Collantes y Vicente lista de especies particulares varía bastante entre un
Díaz Serrano, que fomentó las plantaciones de eucalip- punto y otro de su paisaje (Fig. 3).
tos en Cuba. Los precursores de la silvicultura de los
bosques naturales fueron: Fors al divulgar en Cuba las
experiencias de la silvicultura tropical de los ingleses
en la India; Isaac del Corral y Eliseo Matos quienes
propusieron el manejo racional de los manglares y Pa-
blo Díaz Cuevas, que experimentó el enriquecimiento
de su propio bosque con especies preciosas de rápido
crecimiento.
En la primera mitad del siglo XX, se destacaron como
estudiosos de los bosques cubanos el sueco Erik Fig. 4. Flor de Magnolia cubensis.
Leonard Ekman, los religiosos franceses Hermanos León La flora también varía según la humedad del suelo.
y Alaín, así como los cubanos Juan Tomás Roig Mesa Existen especies que viven en contacto directo con el
y Julián Acuña Galé. En la segunda mitad, Veroslav agua o que son muy dependientes de esta, tales como
Samek introdujo en el país los principios más generali- el bagá (Annona glabra), el júcaro (Bucida buceras), el
zados de la silvicultura de plantaciones y los avances mangle rojo (Rhizophora mangle), el patabán (Laguncu-
que hasta ese momento se conocían de la silvicultura laria racemosa) y el mangle prieto (Avicennia germinans).
de los bosques tropicales y Johannes Bisse alertó so- Fig. 3. Especie endémica Copernicia macroglossa. Los tres últimos también toleran determinados niveles
bre las especies amenazadas de extinción en el país. de salinidad. La mayoría de las plantas habitan en luga-
Actualmente se ha internacionalizado el cultivo de res donde se alternan períodos de lluvia y seca, y pre-
Además de pertenecer a una u otra especie, cada
plantaciones forestales, para satisfacer las necesida- sentan mecanismos morfológicos y/o fisiológicos que les
planta tendrá una «forma de crecimiento» (porte, hábito)
des de la sociedad y disminuir la presión de la deman- permiten regular eficientemente la pérdida de agua. A este
particular. Existen plantas herbáceas (hierbas),
da de los sobre-explotados bosques naturales, muchos grupo pertenecen las plantas más comunes, incluyendo
arbustos, árboles, bejucos o lianas, y epífitas (orquídeas,
de ellos, ya declarados protegidos. En 1998 se estimó las cultivadas. Pueden alcanzar con facilidad el tamaño
curujeyes) entre otras. La abundancia de plantas con
21,5 % de cobertura boscosa, reportado en el estudio de árboles por lo que aparecen en todas las formaciones
una forma de crecimiento u otro, también varía en
nacional de Diversidad Biológica. Hasta el año 2003 se boscosas del país. Además, son las de más rápido cre-
distintos lugaresdel paisaje, y se establecen unidades
contaba con 23,4 % y en el 2007 existe 24,7 % de cimiento y por eso predominan en la vegetación secun-
determinadas. Estas clases generales de vegetación
cobertura boscosa. daria. Entre ellas están el cedro (Cedrela odorata), la
se denominan formaciones vegetales, que se
definen como el conjunto de plantas con caoba cubana (Swietenia mahagoni) y la majagua
cierta estructura, tanto horizontal como (Talipariti elatum).
vertical, y que tiene una morfología definida, Otras plantas logran vivir en lugares con un suminis-
individual y colectiva, viviendo en cierto tro insuficiente de agua la mayor parte del tiempo, ya
régimen climático. sea producto de un clima con poca lluvia o por alguna
No todos los bosques cubanos son idén- característica especial del sustrato. Por su historia evo-
ticos entre sí. ¿Qué elementos permiten lutiva estas especies presentan mecanismos morfoló-
distinguir un bosque de otro? Además de gicos y fisiológicos que les permiten mantener un ba-
diferencias en la estructura física, así como lance de agua adecuado. En estos climas muchas
las debidas a la clase de árbol (por ejemplo, plantas poseen abundantes espinas y una fuerte ten-
un pinar comparado con un bosque de árboles dencia a la reducción del tamaño de las hojas (plantas
de hojas anchas), cada bosque se caracteriza micrófilas), características muy difundidas a través de
primero por las especies que allí habitan, es la flora cubana. De 1115 especies de árboles y arbus-
decir por su composición florística, la cual en tos representantes de las diferentes formaciones vege-
parte está modificada por las condiciones tales cubanas, unas 800 (72 %) son especies con mar-
abióticas del lugar (suelo, relieve y humedad, cada tendencia a la microfilia, 563 son endemismos, lo
entre otras). Por ejemplo, algunas plantas que evidencia que la evolución en nuestros ecosistemas
suelen crecer en suelos ácidos (acidófilas) como tiende a la resistencia a la sequía. De hecho, entre Cuba
el mantequero (Magnolia cubensis, Fig. 4), la y el continente americano hay muchos géneros de plan-
jubá prieta (Sideroxylon jubilla) y el copal tas compartidos, cuyas especies continentales tienen
(Protium cubense); en cambio otras se hojas grandes mientras que los representantes cuba-
desarrollan en suelos neutros (neutrófilas) e nos exhiben hojas y ramas pequeñas y espinosas, por
incluyen la mayoría de las plantas cultivadas, ejemplo los robles (Tabebuia).
tales como los cítricos (Citrus spp.), la gua- La estructura de la vegetación se refiere a la disposi-
yaba (Psidium guajava), más algunas nativas ción de las plantas como un todo en el espacio, ya que
como el dagame (Calycophyllum candidissi- las diferentes plantas tienen distintas formas de creci-
mum), la baría (Cordia gerascanthus) y el roble miento (alturas y portes). A veces un bosque parece pre-
(Tabebuia lepidophylla). Las plantas que viven sentar «estratos» definidos de vegetación de múltiples
en suelos neutros pueden a su vez clasificarse formas formas, aunque a menudo no son tan evidentes.
en calcífilas, aquellas que requieren abun- Ellos pueden ser: estrato arbóreo, arbustivo y herbáceo.
Fig. 2. Esquema histórico de la cubierta boscosa en Cuba. Estrato arbóreo: Consiste en árboles, los que sue-
dancia de iones de calcio (ej.: jocuma, Side-
roxylon foetidissimum) y calcifobas, que no pueden len tener un sólo tronco leñoso y alcanzar un mínimo
crecer en un sustrato con calcio (vaca buey, Pisonia de 5 a 6 m de altura, que unen sus copas y establecen
COMPONENTES Y CARACTERÍSTICAS un techo más o menos continuo. La naturaleza de este
rotundata).
ESENCIALES DE LOS BOSQUES estrato determina la clasificación de las formaciones
También existen plantas capaces de vivir en casi
cualquier tipo de suelo, como el almácigo (Bursera boscosas. Los árboles han alcanzado la plena luz solar
Principales componentes simaruba), el jobo (Spondias mombin) y el ramón de y a la vez sus raíces les permiten el acceso directo al
caballo (Trophis racemosa). Finalmente, Cuba cuenta agua del suelo y el directo o indirecto (por medio de los
y características hongos de las micorrizas) a la oferta de nutrientes. Sus
con muchas zonas de suelos serpentínicos derivados
de la roca , la que presenta un desbalance de minerales copas están expuestas a las corrientes de aire y mu-
Flora (deficiencia de algunos importantes y exceso de otros chas especies producen semillas que dispersa el vien-
que son tóxicos), el cual afecta a la mayoría de las to, aunque también hay otras con frutos carnosos cu-
La flora cubana es una de las más diversas de Las An- yas semillas son dispersadas por aves o murciélagos.
plantas. La vegetación que se desarrolla en los suelos
tillas. Cuenta con cerca de 8000 especies de plantas Pero el hecho de ser un árbol también trae sus conse-
serpentiníticos es única e incluye un gran número de
terrestres de las cuales alrededor de 50 % son endémi- cuencias: el árbol debe invertir mucha energía en el tron-
especies endémicas.
SUPLEMENTO ESPECIAL
SUPLEMENTO 5

co leñoso y, por ende, crece lentamente antes de al- aire y se encuentran varias especies con pequeños fru- pero sólo utilizan las otras como soporte, sin hacerles
canzar el estrato arbóreo, y una vez que lo alcance sus tos carnosos que atraen a las aves o los murciélagos. daño. Incluyen a los curujeyes, muchas orquídeas, al-
hojas experimentan temperaturas elevadas y corren el Entre las especies arbustivas del sotobosque están el gunos helechos y unos pocos cactus. Es decir, las
riesgo de perder mucha agua. palo de caja (Allophylus cominia), la cuaba de ingenio epIfitas se benefician de la luz solar sin haber invertido
Puesto que la mayoría de árboles maduros de un (Amyris balsamifera), jibá (Erythroxylum havanense), nada en un tallo. Pero las consecuencias de no tener
bosque dado presenta alturas más o menos semejan- guairaje (Eugenia axillaris), arabo de piedra (Erythroxylum las raíces en el suelo son la imposibilidad de un acceso
tes, casi todo el estrato arbóreo tendrá un aspecto en- minutifolium), y espuelas de caballero (diferentes espe- directo a la oferta de agua y nutrientes. Por ende, el
tre casi plano y algo ondulado, aunque también podrían cies del género Jacquinia). Abundan los cordobanes (es- estrato arbóreo aun de un bosque que reciba mucha
existir algunos árboles que sobresalen del nivel de los pecies diversas de la familia Melastomataceae), mijes y precipitación, para ellas es como un desierto entre llu-
demás: los árboles emergentes. En ocasión no son más guairajes (especies de la familia Myrtaceae) y tapaca- via y lluvia, y las fuentes más importantes de nutrientes
que relictos de un antiguo estrato superior del arbóreo. minos (Psychotria) y otras especies de la familia del café son el polvo, la hojarasca que cae (en los curujeyes) y
Sin embargo, existen ciertas especies cuyos ejempla- (Rubiaceae). Entre las especies herbáceas están el tibisí los pequeños animales o sus restos. A pesar de la abun-
res maduros tienden a ser emergentes. Si se toma (Arthrostylidium spp.), maguey (Agave spp.), tibisí chico dancia de luz, crecen lentamente. También hay muchas
como ejemplo al bosque semideciduo, uno de los más (Lasiacis divaricata y, Lasiacis sloanei), tibisí (Olyra epifitas debajo del estrato arbóreo, pegadas a los tron-
extendidos en el país como consecuencia de nuestro latifolia), guizazo de perro (Pharus parvifolius), cambute cos o ramas inferiores de arbustos y árboles. Están en
clima, con frecuencia se encuentran ejemplares de ceiba (Paspalum notatum), quitasol chino (Cyperus alternifolius) condiciones menos estresantes que las de sus análo-
(Ceiba pentandra), almácigo (Bursera simaruba), pal- y algunos juncos (Rhynchospora spp.). gos en el arbóreo, con mayor humedad y acceso a
ma real (Roystonea regia) y guaguasí (Zuelania guidonia) En algunas formaciones boscosas las herbáceas son nutrientes de la hojarasca y animales, pero tienen menos
sobresaliendo del estrato formado por dagame escasas debido a que las plantas más altas no permiten luz. Sin embargo, en Cuba se observa que las epifitas
(Calycophyllum candidissimum), cedro (Cedrela que la luz llegue al suelo, por ejemplo, en un bosque son conspicuas, y se hallan desde los manglares has-
odorata), baría (Cordía gerascanthus), cuyá (Sideroxylon semideciduo; mientras que en otras, los pinares, exis- ta los ambientes más secos, donde aparecen curujeyes
salicifolium), jocuma (Sideroxylon foetidissimum) y cao- ten abundantes gramíneas de hojas anchas, helechos y que crecen sobre los cactus grandes.
ba cubana (Swietenia mahagoni). otras plantas herbáceas. No obstante, se encuentran Las especies y la abundancia total de las epifitas
Estrato arbustivo: Debajo de los árboles maduros herbazales en los claros del bosque. Las especies que varían ampliamente entre las diferentes formaciones
cuyas copas forman el estrato arbóreo, se encuentra colonizan estos lugares perturbados no suelen ser vegetales, en algunas de las cuales (como los bosques
un conjunto heterogéneo de plantas bastante altas, pero gramíneas o ciperáceas, sino «especies pioneras» de semideciduos) tienen poco desarrollo, mientras que en
cuyas hojas no alcanzan, o no han alcanzado todavía, hojas anchas y crecimiento rápido bajo mucha luz. los bosques pluviales son muy abundantes. Sus semi-
la plena luz solar. Muchas son ejemplares maduros de Lianas (bejucos), trepadoras o enredaderas y epifitas: llas o esporas son dispersadas por el viento en la ma-
especies arborescentes distintas a las del arbóreo y de Tanto las herbáceas como los arbustos y árboles se yoría de los casos. Los principales representantes de
talla menor. Tales especies de «arbolitos» del bosque proveen de su propio apoyo físico para alcanzar la luz las epifitas son los curujeyes (familia Bromeliaceae),
semideciduo incluyen guara hembra (Cupania america- solar y/o simplemente crecer derecho. Pero otras plan- las orquídeas (familia Orchidaceae) y los helechos (es-
na), guara macho (Cupania glabra), gigua (Nectandra tas presentan formas de crecimiento únicas que les pecies de diferentes familias, como Aspleniaceae, Poly-
coriacea), gaya (Oxandra lanceolata), siguaraya permiten salir del sotobosque y en algunos casos subir podiaceae y Dennstaedtiaceae). No obstante, existen
(Trichilia havanensis) y yaití (Gymnanthes lucida). Los hasta el estrato arbóreo, invirtiendo poca o ninguna ener- plantas de otras familias que pueden ser epifitas, como
ejemplares de estos «arbolitos» no invierten tanta ener- gía en el tallo propio sino aprovechando la estructura las peperomias (familia Piperaceae) y la disciplinilla
gía en su tronco como las especies del arbóreo y su que las demás plantas les proveen. (Rhipsalis baccifera, familia Cactaceae).
follaje experimenta temperaturas moderadas. Sin em- Las lianas o bejucos viven en los bosques. Sus Plantas no vasculares y hongos: Estos grupos, que
bargo, su falta de acceso a 100 % de la luz solar impli- tallos son leñosos y largos pero flexibles y mucho más incluyen a los musgos, hepáticas, líquenes y hongos,
ca que, en general, tampoco disponen de tanta energía delgados que los de los árboles. Sus raíces se encuen- entre otros, están mucho menos estudiados y son me-
para invertir en la reproducción sexual (flores, frutos y tran en el suelo con acceso al agua y nutrientes, pero nos conocidos que las plantas vasculares analizadas.
semillas) como las especies del estrato arbóreo. Asi- sus ramas están en la plena luz solar del estrato arbóreo, Aparecen en todas las formaciones vegetales aunque
mismo, en el estrato arbustivo se encuentran los ejem- sin haber invertido energía en la producción de un tron- los musgos y hepáticas son poco comunes en los am-
plares inmaduros de las especies mismas del arbóreo, co fuerte. Pueden crecer rápidamente y extenderse de bientes más secos y cálidos.
todavía en crecimiento, y algunos arbustos antiguos y la copa de un árbol a la de sus vecinos. Algunas lianas
grandes. En los bosques húmedos del continente ame- tienen cientos de metros de largo, trepadas sobre las
ricano el arbustivo suele incluir ciertas especies de pal- copas de 20 árboles o más. Pero no todo es ventajoso:
meras y ocasionalmente hierbas gigantes. puesto que dependen de los árboles, cuando estos se
Estrato herbáceo: En este estrato se encuentran las caen las lianas caen con ellos. Sin embargo, luego de
hierbas que son plantas y plantitas de hasta 2 m de un ciclón que tumbe todos o casi todos los árboles, las
altura, cuyos tallos no son leñosos. Además, aparecen lianas caídas todavía aparecen en la luz «sobre el estra-
las plántulas y juveniles de aquellas especies que cuando to arbóreo» de los árboles tumbados y prosperan a corto
maduren podrán alcanzar el estrato arbustivo o arbóreo. y largo plazo, porque mientras que las plantas «indepen-
Sotobosque: En términos prácticos consiste en las dientes» se recuperan y crecen debajo de ellas, las lianas
plantas con tallos y ramas que impiden el paso por el se quedan en la luz, sin tener que pasar otra vez por la
bosque, más las plantas no resistentes que se pisan sombra para alcanzarla. Por tanto, el desarrollo excesi-
mientras se hace el esfuerzo: arbustos y hierbas, res- vo de las lianas puede reflejar perturbaciones naturales o
pectivamente. antrópicas del pasado.
Los arbustos y herbáceas exhiben una gran riqueza En el sotobosque viven las enredaderas. Su «estilo
de especies e incluso un elevado porcentaje de de vida» se parece mucho al de las lianas (por ejemplo,
endemismo. A diferencia de los árboles del estrato ar- cruzan los espacios abiertos entre ramas o entre dife-
bustivo, los arbustos y herbáceas nunca tendrán pleno rentes plantas de apoyo), excepto que su tallo no es
acceso a la luz solar todo el día, aunque de vez en leñoso (puede ser medio leñoso) y es delgado. Además,
cuando algunos haces de luz llegan a su follaje por un las del sotobosque no alcanzan el estrato arbóreo. Las
abertura entre copa y copa de los árboles. A menos que plantas trepadoras también tienen sus raíces en el suelo Fig. 5. Curujeyes en un bosque siempreverde micrófilo,
Cayo Santa María.
se abra un claro sobre ellos, no suelen crecer rápida- y suelen ser no leñosas, pero a diferencia de las lianas y
mente debido a la escasez de energía. Sin embargo, enredaderas crecen pegadas a los troncos de árboles Los bosques son ecosistemas altamente producti-
no invierten tanta energía en sus tallos delgados como del bosque hasta que a un nivel intermedio (casi nunca vos e importantes, tanto para el funcionamiento sano
los árboles en sus tallos robustos. Las herbáceas no el arbóreo) producen hojas más grandes o una agrupa- de todo el planeta, como para el paisaje en que usted
invierten ninguna energía en troncos leñosos y pueden ción de hojas, florecen y fructifican. Algunas de las espe- vive. Son ellos los que aportan más biomasa por unidad
crecer con bastante rapidez, a pesar de la escasez de cies más comunes de lianas y bejucos son: el bejuco de superficie . Producen mucho oxÍgeno y absorben el
luz. Los arbustos y las herbáceas experimentan un ré- tortuga (Bauhinia glabra), bejuco colorado (Davilla rugo- dióxido de carbono que de otra manera contribuiría al
gimen estable de temperatura y humedad del aire. Las sa, Doliocarpus dentatus), bejuco guara (Tetracera calentamiento global. Los suelos cubiertos de bosques
raíces de los árboles les proveen acceso libre al agua y volubilis) y la raíz de China (Smilax spp.). presentan mucha materia orgánica como resultado de
los nutrientes del suelo. Aunque muchas herbáceas y Las plantas epifitas son aquellas que llegan como la descomposición de la hojarasca y están protegidos
algunos arbustos producen semillas dispersadas por el semillas o esporas a las ramas y troncos de otras plan- frente a la erosión, gracias a la acción de las raíces de
aire; en el sotobosque hay pocas corrientes fuertes de tas y allí crecen sin ninguna conexión con el suelo, las más variadas plantas.
6 SUPLEMENTO ESPECIAL
SUPLEMENTO
De la flora de Cuba 60 % está constituido por árbo- nos. Aunque de una u otra manera casi todas frecuen- Las 41 especies de bijiritas o chinchilas (familia
les y arbustos, y 40 % son plantas herbáceas, por lo tan los bosques, casi la mitad de ellas muestra una Parulidae) que en su mayoría son residentes invernales,
que los bosques cubanos exhiben una considerable ri- clara dependencia de los recursos que estos les brin- excepto la chillina (Teretistris fernandinae) y el pechero
queza de especies en los estratos arbustivos y arbóreos. dan. Esta dependencia se expresa en términos de refu- (T. fornsi) que son dos endemismos, el canario de man-
Además, existe un elevado porcentaje de endemismo, gios y fuentes de alimentos. Así, algunas especies se glar (Dendroica petechia) y la bijirita del pinar (D.
característico de nuestra flora, también expresado en cobijan en el follaje, ya sea abierto o compacto, en las pityophila), que anidan en Cuba, destacan a pesar de
los bosques cubanos. Cuba Oriental es considerada la oquedades de los troncos de árboles y las palmas de su pequeño tamaño, por el colorido de su plumaje y
«cuna» de la flora cubana, y el mayor centro de espe- todo tipo. sus vivaces movimientos. Usualmente acompañan a
ciación de las Antillas junto a la región occidental de La Las jutías (familia Capromyidae) son un grupo de estas aves, nueve especies de vireos o verdones, indivi-
Española (Haití y República Dominicana).Precisamente roedores fitófagos, arborícolas por excelencia y exclu- duos de tamaño y conducta similares a los de las
los bosques del Oriente del país son los que exhiben el sivos de las Antillas. En Cuba habitan 10 especies (nueve bijiritas, pero con el pico curvo hacia abajo y colora-
mayor número de endémicos: alrededor de 24 géneros de ellas endémicas); algunas han sobrevivido en mu- ciones más opacas, uno de los cuales es endémico y
y más de 1500 especies constituyen endemismos es- chas regiones de la Isla; otras, como las del género se le puede escuchar todo el año con su típico cantar
trictos de las zonas montañosas húmedas, pertenecien- Mesocapromys, tienen su distribución restringida a pe- juan chiví (Vireo gundlachii).
tes a los macizos de Nipe-Sagua-Baracoa y la Sierra queños cayos del norte y sur de la Isla y hoy enfrentan Otras aves que habitan los bosques son: la
Maestra; y las zonas áridas costeras y subcosteras. serio peligro de extinción, por lo que los bosques de cartacuba o pedorrera (Todus multicolor), endémico cuya
Algunos ejemplos de especies endémicas que habitan mangles son hábitat crítico para su conservación. En- conducta, tamaño y colorido resultan particularmente
en nuestras formaciones boscosas son: el aguacate tre los mamíferos terrestres cubanos no podría dejar de atractivos a la vista; el ruiseñor cubano (Myadestes
cimarrón (Dendrocereus nudiflorus), la vigueta naranjo mencionarse al almiquí (Solenodon cubanus), única elizabeth), que junto a otro endémico del archipiélago,
(Chione cubensis), el roble (Tabebuia oligolepis), la especie de insectívoro que ha logrado sobrevivir en la el tomeguín del pinar (Tiaris canora) exhibe uno de los
guana (Hildegardia cubensis) y el rascabarriga o arraigán isla hasta hoy, pero que enfrenta un serio peligro de cantos más melodiosos entre las aves cubanas. El arrie-
(Espadaea amoena). extinción debido a la paulatina destrucción de su hábitat ro (Saurothera merlini), con varias subespecies endé-
y la introducción de especies exóticas, como perros, micas, el sinsontillo (Polioptila lembeyei), endémico que
Fauna mangostas y gatos ferales. Sus escasas poblaciones habita desde la región central hasta el extremo oriental
parecen estar restringidas a los bosques mejor conser- de la isla, el cabrero (Spindalis sena), y los zunzunes o
« Silba el grillo; el lagartijo quiquiquea, y su coro le
vados del oriente de la isla, en el macizo de Nipe-Sagua- colibríes (familia Trochilidae), entre los que resalta el
responde: aun se ve, entre la sombra, que el monte es
de cupey y de pagúa, la palma corta y espinada; vuelan Baracoa y quizás en algunos reductos de la Sierra zunzuncito o pájaro mosca (Mellisuga helenae), el ave
despacio en torno las animitas; entre los nidos Maestra. más pequeña del mundo (los machos apenas alcanzan
estridentes, oigo la música de la selva, compuesta y Un bosque puede hacerse más o menos atractivo a los 60 mm de longitud y una masa de menos de 2 g),
suave, como de finísimos violines; la música ondea, se la vista y al oído de muchas personas, por la belleza, exclusiva del territorio cubano.
enlaza y desata, abre el ala y se posa, titila y se eleva, diversidad de formas, coloridos y sonidos que sus aves También muestran preferencias por las áreas
siempre sutil y mínima…» pueden exhibir. Hasta la fecha en el País han sido reco- boscosas aves como: los pitirres y bobitos (familia
nocidas 372 especies (28 viven sólo en Cuba), de las Tyrannidae), zorzales (familia Turdidae), ictéridos
José Martí 558 que habitan en el Caribe insular. Más de 50 % de (solibio, toti, etc.), algunas de nuestras aves rapaces
Diario de Cabo Haitiano a Dos Ríos. las especies registradas para la Isla son migratorias, (orden Falconiformes, rapaces diurnas como los gavila-
pues sobre nuestro archipiélago atraviesan dos de las nes y el orden Strigiforme, rapaces nocturnas como la
Mientras reposaba el cansancio del camino, nuestro rutas migratorias más importantes entre Norte y lechuza, la siguapa, el cárabo, etc.). Los bosques de
apóstol deparaba en la belleza y singularidad de los Suramérica. mangle y de ciénaga albergan más de 60 especies de
campos cubanos, de sus maniguas y bosques. En sus Con la excepción de pocas especies (mayormente aves acuáticas, y les brindan abundante alimento, si-
textos admiraba la mágica melodía de su música, su marinas) todas las aves utilizan los beneficios que les tios de descanso protegidos y condiciones propicias
frescura y su verdor, y se percataba de la armónica com- brindan los bosques. Algunos grupos están adaptados para la reproducción. Durante la etapa de cría, en estos
plicidad entre plantas y animales. En las líneas a conti- e incluso especializados exclusivamente a la vida en humedales es posible encontrar congregaciones desde
nuación se pretende enumerar y describir algunos de este tipo de hábitat y les son indispensables sus recur- pequeños grupos de escasos individuos hasta colonias
los atributos más notorios de la fauna que habita en sos para la alimentación y la reproducción. Tal es de miles de parejas nidificando, de una sola especie o
nuestros bosques, sin particularizar en las formaciones caso de los bien conocidos pájaros carpinteros (orden multiespecíficas. Sus deyecciones son elementos cla-
vegetales que se verán adelante. Usualmente en este Piciformes), con seis especies, cinco de las cuales son ves para la ecología de los bosques de mangles.
tipo de acercamiento, gozan de mayor suerte los endémicas. Mención especial merece la subespecie de El archipiélago cubano es pródigo en cuanto a la
vertebrados (mamíferos, aves, reptiles y anfibios) y al- carpintero real (Campephilus principalis bairdii), cuyos diversidad y endemismo de su fauna de reptiles, con
gunos de los grupos más conspicuos de invertebrados últimos avistamientos datan de hace más de 20 años 142 especies conocidas y endemismo superior a 80 %.
como las mariposas y los moluscos, pero en esta oca- en la zona de Ojito de Agua, en las montañas de Sagua- Representantes de tres de los cuatro órdenes vivientes
sión se intenta ofrecer también información de otras Baracoa. Esta especie, por su tamaño y especializa- del planeta, habitan los ecosistemas cubanos
pequeñas criaturas invertebradas, que desde la hoja- ción, requería de grandes extensiones de bosques, con (Crocodylia, Chelonia y Squamata); sólo cinco espe-
rasca u otros estratos, contribuyen decisivamente a las árboles cuyos diámetros fuesen suficientemente gran- cies son marinas, por lo que se presentarán algunas de
complicadas tramas biológicas que allí tienen lugar. des para garantizar alimentos y sitios de nidificación. las más carismáticas e interesantes de las 135 restan-
De manera desafortunada, estas condiciones se fueron tes, muchas de las cuales frecuentan nuestros bos-
Vertebrados haciendo cada vez más limitadas debido a la destruc- ques. En Cuba habitan 102 especies de lagartos (ocho
Estos se destacan por su marcado endemismo, que en ción y fragmentación de este hábitat y aunque algunos familias) y 31 especies de serpientes (cinco familias),
algunos grupos como los anfibios supera 90 %. Al científicos aún albergan la esperanza de reencontrarla, todas dentro del orden Squamata. Entre los lagartos
adentrarse hoy en un bosque cubano no se encuentran otros muchos la consideran ya extinta. resaltan las del genero Anolis (familia Polychrotidae),
grandes mamíferos, ni aspectos, ni formas sensacio- Los pájaros carpinteros, al abandonar sus nidos con que con 62 especies incluyen 40 % de las especies de
nales como los de las selvas tropicales de África, Amé- el vuelo de los pichones, ofrecen un extraordinario ser- reptiles cubanos (Fig. 6). Dos familias de lagartos con
rica Central y del Sur. No obstante, se conoce que en el vicio a otras aves del bosque como el tocororo (Priotelus especies típicas de bosque son Gekkonidae y
pasado vivieron acá especies gigantes de perezosos temnurus), la cotorra (Amazona leucocephala), el catey Tropiduridae. En Cuba la primera comprende al menos
de dos dedos (megaloníquidos neotropicales) muy rela- (Aratinga euops), los sijúes (Glaucidium siju y cuatro géneros de los cuales Sphaerodactylus con 19
cionadas con las de Centro y Suramérica. Existen sóli- Gymnoglaux laurencii), entre otros, que aprovechan es- especies (16 de las cuales son endémicas) ha coloni-
das evidencias, además, de que nuestros bosques fue- tas cavidades para depositar sus huevos y criar a su zado una amplia gama de hábitat, entre los que se in-
ron habitados por monos (Paralouatta), que según su progenie. cluyen los bosques húmedos, tanto de zonas llanas
aspecto locomotor tenían hábitos semiterrestres, como Otro grupo de aves que tipifica los bosques y cuyos como montañosas. La otra familia, Tropiduridae, inclu-
algunos monos del viejo mundo y, al menos, dos espe- arrullos enriquecen la sonoridad de los amaneceres ye a seis especies del género Leiocephalus, conocidos
cies de pequeños insectívoros de aspecto grácil cubanos son las palomas silvestres. En Cuba se cono- comúnmente como bayoyas o iguanitas. Estas tienen
(Nesophontes), emparentados con las musarañas que cen 12 especies, muchas de las cuales utilizan los di- apariencia robusta, cabeza corta y larga cola; mues-
hoy viven en Norte América y que por su registro fósil, ferentes estratos de la vegetación boscosa para cons- tran hábitos terrestres y se distribuyen en toda la isla.
parecen haberse distribuido en toda la isla. truir sus nidos y alimentarse de granos y semillas. Las bayoyas se asocian a las formaciones boscosas
Entre los mamíferos cubanos autóctonos, los mur- Particularmente hermosas son las cuatro especies de más próximas a las costas y aunque en la mayoría de
ciélagos (orden Chiroptera) son el grupo mejor repre- palomas terrestres cubanas, donde se combinan tonos los casos no se adentran mucho en éstas, se hacen
sentado; habitan en nuestro archipiélago 26 especies, e iridiscencias en sus plumajes que van desde el pardo bastante visibles en los linderos con sus rapidísimos
que representan 45 % de la fauna de quirópteros antilla- rojizo hasta el azul metálico. movimientos.
SUPLEMENTO ESPECIAL
SUPLEMENTO 7

En las formaciones costeras de casi todo el archi- entre las rocas, etc.), desde donde emergen pequeñas En los extensos bosques pluviales de los trópicos y
piélago, ya sean arenosas o rocosas, es posible en- ranitas en miniatura sin necesidad de acudir a los cuer- subtrópicos de América, un solo árbol puede albergar a
contrar al mayor de los lagartos cubanos, pertenecien- pos de agua, o sea, no tienen fase larval o de renacua- 50 000 artrópodos pertenecientes a más de un cente-
tes a la familia Iguanidae. La iguana cubana (Cyclura jo. De esta manera han logrado colonizar casi todos nar de especies. Por ejemplo: en una pluvisilva de Perú
nubila) llega a medir 1,5 m y pesar hasta 15 kg, es un los estratos del bosque: mientras algunas especies se muestreó el estrato arbóreo de dos árboles inter-
lagarto dócil e inofensivo, que puede incluso convivir con desarrollan sus actividades vitales entre la hojarasca digitados (33 m de altura, 11 m de diámetro), el cual
el hombre. Se alimenta principalmente de materia ve- del suelo, donde encuentran las condiciones propicias ocupaba un área de 92,7 m2. Como resultado se obtu-
getal (hojas, flores y frutos), aunque también incluyen para su supervivencia y reproducción, otras han desa- vieron 82 391 especímenes de insectos, arácnidos y
insectos y crustáceos. Sus refugios preferidos son las rrollado adaptaciones morfológicas y conductuales que miriápodos, donde las hormigas (57 322 especímenes)
grietas y agujeros en las rocas, y trepan a las copas de les permiten explotar estratos más altos en la vegeta- son el grupo numéricamente dominante, seguido por
los árboles en ecosistemas de manglar. ción (la rana platanera, Osteopilus septentrionalis y ocho los coleópteros (7 523), los psocópteros (3 314) y los
especies de Eleutherodactylus arborícolas), incluidas en dípteros (2 062). La muestra obtenida incluyó represen-
este ultimo género existen especializaciones tales como tantes de 17 órdenes de insectos, además de arácni-
las ranas bromeliadícolas, que tienen su cuerpo aplasta- dos (ácaros, arañas, pseudoescorpiones, alacranes) y
do dorso-ventralmente, grandes discos digitales que les miriápodos, aunque más que la cantidad resaltó la di-
permiten trepar por las lisas hojas de los curujeyes y, versidad de especies hasta entonces desconocidas por
refugiarse entre las axilas de estas plantas donde se los científicos. Investigaciones en otros países tropica-
acumula el agua de lluvia e incluso colocar sus huevos y les mostraron resultados similares que demuestran, en
alimentarse sin necesidad de bajar al suelo del bosque. primer lugar, la enorme importancia que posee el estra-
to arbóreo de los bosques para la fauna; y en segundo
Invertebrados término, el escaso conocimiento que existe sobre este
Este abigarrado grupo de organismos está compuesto peculiar microhábitat.
fundamentalmente por los representantes del filo La capa de hojarasca y el suelo sobre el que se
Arthropoda (animales de apéndices articulados y cuer- asienta forman parte integral del bosque. Es precisa-
po segmentado, cubierto por un exoesqueleto), entre mente en el suelo donde se produce una parte valiosa
los más familiares, por su omnipresencia y variedad de del flujo de energía de los bosques, en el cual tienen
Fig. 6. Especie de Anolis en el tronco de un árbol.
formas, los crustáceos (que en gran parte son acuáti- una participación activa y de gran trascendencia nume-
En la temporada de cría, los manglares y bosques cos), los insectos, arácnidos y miriápodos. Pero alre- rosas especies de invertebrados, algunas de ellas re-
de ciénaga son frecuentados por las hembras de las dedor de otros 30 filos, muchos de ellos marinos, for- presentadas por una elevada biomasa. Al reciclaje de
man parte de los llamados animales invertebrados. Por nutrientes y la aireación del suelo contribuyen, con su
tres especies de cocodrilos que habitan el territorio
su enorme importancia para este curso, no se puede actividad biológica, las lombrices de tierra (filo Annelida:
(Crocodylus acutus, Crocodylus rhombifer y Caiman
dejar de mencionar a los moluscos (filo Mollusca), los clase Oligochaeta), hormigas, termitas, colémbolos,
crocodylus), las dos últimas prefieren los sitios asocia-
nemátodos (filo Nemátoda) y las lombrices de tierra (filo coleópteros saprófagos y xilófagos, cucarachas, cochi-
dos a aguas dulces, ciénagas, pantanos y marismas,
Annelida, clase Oligochaeta). nillas de humedad (orden Isopoda) y las arañas migalo-
mientras que la primera puede incluso estar en aguas
En las ramas de los árboles, en las flores, en los morfas, por solo citar algunos.
saladas. Estas construyen sus nidos en montículos de
frutos, en el interior de la madera o las raíces, en cual- Para muchos animales resulta más importante la
tierra, ramas y hojas, protegidos entre la vegetación,
quier órgano o parte vital del árbol que se yergue en estructura del bosque que su composición florística.
que cuidan celosamente hasta la eclosión. En los
medio de la selva tropical (o monte, que es como el Otros poseen gran plasticidad ecológica que les permi-
humedales son de las especies más temidas, sobre
cubano suele nombrarla), habita una extraordinaria co- te adaptarse exitosamente a diferentes bosques. La
todo en la época de cría cuando las hembras se tornan
munidad de invertebrados que hallan en estos sustratos distribución geográfica de algunos depredadores depen-
muy agresivas, mientras defienden su descendencia.
su alimento, refugio, o sitio de reproducción. Por lo ge- de más bien de la disponibilidad de alimento que del
De las 31 especies cubanas de serpientes, 28 pue-
neral, se fija la atención en los elementos más conspi- tipo de bosque.
den encontrarse en los bosques y sólo tres de ellas no
cuos y vistosos de esta fauna: las policromas maripo- Un número no despreciable de invertebrados, en su
son endémicas. Las familias más numerosas son
sas, las abejas que revolotean alrededor de las flores, o mayoría insectos fitófagos, establecen una estrecha
Tropidophidae (16 especies) y Colubridae (11), todas, por
el atractivo caracol que se desplaza con lentitud sobre asociación con una familia, un género o una especie de
lo general, de pequeña talla, ninguna es venenosa, y no
la vegetación húmeda. Pero en lo más oculto del bos- planta. Por ejemplo: las larvas de los primitivos himenóp-
atacan al hombre, se alimentan sobre todo de pequeñas
que se desarrolla el silencioso mundo de los pequeños teros del género Neodiprion (familia Diprionidae) se ali-
aves, lagartos y ranas. Merece particular mención la
insectos, ácaros, arañas, miriápodos y cochinillas de mentan exclusivamente de los brotes tiernos del pino
mayor boa de las Antillas, el majá de santa maría
humedad, por mencionar algunos. (Pinus spp.), por lo que su distribución está muy vincu-
(Epicrates angullifer), que alcanza hasta 6 m de largo.
Los principales invertebrados polinizadores son los lada a los bosques de estas coníferas.
Es exclusivo de Cuba y a pesar de ser terrestre, trepa a La ausencia de grandes elevaciones en Cuba contri-
los árboles en busca de alimento o sitios de reposo. insectos, fundamentalmente himenópteros (e. g., las
abejas), lepidópteros, dípteros, coleópteros y thrips (or- buye a que muchos elementos de la fauna, sobre todo
Aunque es constrictora, o sea, vence a sus presas por aquellos de amplia distribución nacional, estén presen-
asfixia, es una especie inofensiva para los humanos den Thysanoptera). Esta alianza mutualista entre plan-
tas y artrópodos es tan determinante para unos como tes en las formaciones vegetales que satisfagan sus
que se alimenta de pequeños mamíferos (murciélagos, principales requerimientos ecológicos, ya sean alimen-
ratas y jutías) y aves. para otros. Entre las angiospermas, 90 % depende de
la polinización por artrópodos para la producción de fru- tarios, reproductivos o de otra índole. Esto hace que,
Casi la tercera parte del total de especies de anfi- por ejemplo, el bosque pluvial de baja altitud, el bosque
bios registrado para las Antillas, habita en el archipiéla- tos y semillas; pero si no existieran tales plantas, se
extinguirían decenas de miles de especies de insec- siempreverde mesófilo de baja altitud y los bosques
go cubano (62 especies), y alcanza 95 % de endemis- semideciduos, que poseen características estructura-
mo. Todas pertenecen al orden Anura y han sido tos, con su consecuente implicación para el ecosistema.
La dispersión de semillas constituye otra interacción les muy parecidas, estén pobladas por una fauna que
agrupadas en cuatro familias Bufonidae (8 especies de difiere muy poco entre las diferentes formaciones vege-
de mutuo beneficio entre el bosque y determinados ele-
sapos, todos endémicos), Leptodactylidae (52 especies tales: alacrán colorado (Rhopalurus junceus), arañas
mentos de la fauna. Entre los invertebrados merecen
de campanitas y ventorrillas del género Eleuthero- (Micrathena militaris), caracoles (Liguus fasciatus), en-
una mención especial las hormigas. Para algunas plan-
dactylus, de las que sólo una no es endémica), Hylidae tre otros. Algo similar se presenta al comparar las res-
tas del bosque, este constituye un eficiente modo de
(la rana platanera) y Ranidae (la rana toro, introducida). pectivas faunas del bosque pluvial montano y el bosque
poblar nuevos territorios.
Los anfibios viven en una gran variedad de hábitat, des- nublado típico, situados entre los 800 y 1600 m snm.
El estrato arbóreo de los bosques jamás es mues-
de el nivel del mar hasta el punto más alto de nuestra Las formaciones vegetales costeras (complejos de
treado; la fauna de la hojarasca y del suelo raras veces
geografía. vegetación de costa rocosa y arenosa, matorral xero-
recibe suficiente atención; la microfauna y la mesofauna
Los bosques, y en especial los de los cuatro princi- morfo costero y subcostero con abundancia de sucu-
(entre los que se encuentran organismos tan importan-
pales macizos montañosos, son los que albergan la lentas, bosque siempreverde de mangle) se caracteri-
tes como los ácaros y colémbolos) muchas veces son
mayor diversidad de especies de anfibios, y se desta- zan, en cuanto a su fauna, por la presencia de algunos
obviadas o ignoradas. En otras ocasiones, es la falta
can los de Nipe-Sagua-Baracoa y la Sierra Maestra, elementos estrechamente vinculados al medio acuáti-
de especialistas que identifiquen determinados grupos,
con más de 15 especies cada uno. Los anfibios cuba- co (marino), entre los que se destacan los moluscos de
como los miriápodos y algunos órdenes de insectos
nos en su mayoría muestran una clara independencia los géneros Cerion y Cenchritis, así como varias espe-
(Psocoptera, Thysanoptera, Orthoptera, Dermaptera,
del agua para la reproducción (excepto los ocho sapos cies de cangrejos, entre otros.
microlepidópteros, entre otros) o por empleo de las téc-
y las dos ranas), pues colocan sus huevos en sitios El matorral subpáramo (monte fresco) está restrin-
nicas de muestreo, lo que incide en los magros resulta-
húmedos (hojarasca, curujeyes, musgos, intersticios gido al Pico Turquino, máxima elevación del país. A
dos de tales inventarios.
8 SUPLEMENTO ESPECIAL
SUPLEMENTO
pesar de que no existe ningún estudio que ofrezca el Desde el punto de vista forestal, este tipo de distri- Las formaciones forestales naturales, especies y gru-
inventario de su fauna (triste privilegio que comparte con bución de las partículas por el perfil de los suelos, co- pos de especies exigen para su crecimiento y desarrollo
las restantes formaciones vegetales del país), al me- bra especial importancia, ya que en la repoblación fo- normal condiciones climáticas y edáficas específicas,
nos se conocen varios taxones, entre ellos la cochinilla restal realizada en el país se comprobó que el sitio o la aunque hay especies que tienen mayor capacidad de
de humedad Matazonellus turquinensis (familia «Estación» forestal resultó más productivo, donde el adaptación a diversas condiciones edafoclimáticas, lla-
Armadillidae), cuya distribución geográfica parece es- tipo de suelo presenta mayor capacidad de almacena- madas pioneras, generalmente introducidas en el país,
tar restringida al mismo. miento de agua disponible para los árboles. Los sue- como del género Casuarina, Eucaliptus, Acacia, etc,
El bosque, desde las hojas y ramas del estrato los, las aguas y la vegetación forestal forman un siste- que en la actualidad cubren decenas de miles de hec-
arbóreo hasta el suelo enmarañado de raíces, constitu- ma complejo e interdisciplinario, resumido en el ciclo táreas, logradas a través de diversos planes de refores-
ye el laboratorio natural donde miles de especies de hidrológico dentro del espacio cuenca hidrográfica, por tación. Según resultados de investigaciones obtenidos
plantas y animales desarrollan el complejo y laberíntico lo que cualquier acción transformadora en sus compo- con la introducción de especies forestales exóticas en
proceso de la evolución. Comprender sus interacciones nentes afecta severamente a dicho sistema. En las condiciones extremas climáticas, estas han mostrado
y mecanismos resulta un reto científico y una necesi- cuencas hidrográficas el agua se cataloga como el ele- mejor crecimiento y desarrollo que las autóctonas, de-
dad para el futuro de la humanidad. mento básico, fundamental e integrador de las relacio- bido a que aquellas perdieron su capacidad de adapta-
nes entre el hombre, sus demandas, intereses, cos- ción a su medio natural, ya que las condiciones fores-
Suelos, relieve, agua y clima tumbres y los recursos naturales que están dentro de tales desaparecieron, pero las introducidas las crean
En relación con el relieve se destacan las montañas, las mismas. (al modificar las propiedades del suelo y las condicio-
las alturas y las llanuras por su gran complejidad y di- La vegetación forestal por sus funciones hidrorre- nes climáticas).
versidad, debido a la dinámica e interacciones perma- guladoras, hidroprotectoras y antierosivas muy supe-
nentes de factores endógenos y exógenos, que ha con- rior a cualquier otro tipo de cobertura del suelo, aporta Funciones e interacción
llevado un rejuvenecimiento activo de la cobertura edáfica beneficios directos e indirectos esenciales para el de- sus componentes
que sustenta los bosques actuales, los cultivos agríco- sarrollo agropecuario sostenible, por sus relaciones re-
las y los pastizales fundamentalmente, aunque en va- cíprocas con los sistemas de producción, al proteger y
mantener la fertilidad del suelo, la calidad de las aguas, Interacciones de los animales y las plantas
rios siglos anteriores casi 95 % del territorio nacional
estaba cubierto por vegetación forestal. suavizar los rigores del clima, entre otros, durante el Desde su aparición sobre la faz de la tierra, las plantas
Los cuatro grupos montañosos fundamentales proceso de producción agroalimentaria en las cuencas han estado sometidas a la presión selectiva de un ele-
(Guaniguanico, Guamuhaya, Sierra Maestra y Sagua- hidrográficas. Por eso, la deforestación incontrolada para vado número de animales que se alimentan de ellas,
Moa-Baracoa) ocupan 18 % del territorio nacional y están convertir las tierras en uso agrícola y ganadero y la de- ante los cuales han desarrollado sustancias, mecanis-
dispuestos en forma de grupos aislados separados por gradación de las masas boscosas, al expandirse la fron- mos y estructuras de defensa. El surgimiento de los
llanuras. En ellos aparecen dispersas verticalmente 9 tera agrícola, conlleva la destrucción de la estructura y primeros árboles y la posterior aparición de las plantas
de las 16 formaciones forestales. fertilidad de los suelos, así como la pérdida de su capa- con flores (angiospermas), marcaron el inicio de proce-
Las alturas ocupan territorios considerables de Cuba cidad de almacenamiento de agua, lo que pone en peli- sos de coevolución, entre algunas plantas y ciertos ani-
(17 %), no alcanzan casi nunca la cota 400 m snm, y en gro la seguridad alimentaría de la población que depen- males. En tal sentido, algunas angiospermas desarrolla-
algunas regiones naturales aparecen en forma de peque- de del escenario agrario. ron complejos mecanismos de reproducción directamente
ños grupos aislados y circundados también por llanuras. Estudios hidrológicos forestales en diversas condi- vinculados a los hábitos alimentarios de determinados
En cambio las llanuras ocupan cerca de 65 % de la su- ciones de suelos, clima y vegetación del país indicaron grupos de animales.
perficie total del país y se extienden desde el extremo que la cubierta forestal retiene más de 2,5 veces la hu- El ciclo de vida de un arbusto o árbol, por ejemplo,
occidental hasta el centro de las 5 provincias más orien- medad en el suelo que los cultivos agrícolas y pastizales. empieza como una semilla que ha llegado a un punto
tales, interrumpidas por zonas montañosas y alturas. Igualmente indicaron que en pastizales la evaporación apto para su germinación. En algún momento germina
Los suelos del archipiélago cubano presentan una o pérdida de agua en el suelo es más de 4 veces mayor y sale la plántula. Ésta sigue creciendo hasta que al-
notable variación en sus propiedades físicas, químicas que en el bosque de hojas anchas, debido a la presen- canza la madurez, es decir la capacidad de florecer.
y biológicas, debido a la compleja estructura geológica cia de la capa de hojarasca que se acumula en la su- Las flores fecundadas producen frutos y semillas que
y geomorfológica, así como a los cambios climáticos y perficie del suelo que impide la salida del agua hacia la maduran en un período más o menos prolongado, en
de vegetación que intervinieron en su origen y forma- atmósfera. También se encontró que en diversas dependencia de la especie involucrada. Finalmente las
ción en el tiempo y el espacio, desde épocas geológicas microcuencas de tamaño menor de 1 km2 ocupadas semillas abandonan a la planta madre y algunas llegan
antiguas hasta la reciente. En este sentido, en las zo- por pinares, bosques de latifolias, pastizales y cultivos a puntos aptos para su germinación.
nas montañosas de las regiones central y oriental, se agrícolas, existen diferencias notables en la velocidad En cada momento de su ciclo de vida la planta expe-
observa una distribución vertical de los suelos, debido al de escurrimiento subterráneo, en los pinares es de 23 rimenta una amplia gama de interacciones con los ani-
cambio climático, altitudinales y de vegetación que apa- m/día, 8 m/día en bosques de latifolias y hasta 37 m/ males de su entorno. Las interacciones no incluyen la
recen a medida que se asciende la vertiente, por aumen- día en pastizales y áreas de cultivos anuales. Esto sig- competencia, aunque las acciones de los animales inci-
tar las lluvias y disminuir las temperaturas. Los suelos nifica que la cobertura boscosa permite disponer de más den fuertemente en la competencia entre planta y planta
con cubierta forestal poseen rasgos distintivos al de los agua en las cuencas durante la época de sequía, que (por ejemplo: ciertas hormigas participan de forma direc-
suelos destinados a los cultivos agrícolas y pastizales. los pastizales y cultivos. ta al cortar las otras plantas que podrían competir con el
Lo anterior se fundamenta en que la cubierta forestal pro- Como Cuba se encuentra ubicada en la zona tropi- arbusto o árbol en que viven). Sin embargo, incluyen una
porciona condiciones que permiten procesos muy diná- cal, en el sudoeste de la periferia del máximo noratlántico gran variedad de interacciones explotativas, tanto el pa-
micos en cuanto al ciclo de nutrientes y a la descompo- de presión atmosférica, está sometida a la acción de los rasitismo como la depredación y mutualistas.
sición de la materia orgánica, con la consiguiente vientos alisios del noreste en invierno y del este-noreste A continuación se presentan las interacciones
formación de compuestos y ácidos organo-minerales que en el verano. Asimismo, influyen en su régimen climático, explotativas entre plantas y animales.
regulan el lavado y lixiviación de nutrientes y arcilla. las poderosas corrientes de aguas cálidas que forman la Parasitismo: Un gran número de animales, desde
La clasificación genética de los suelos de Cuba es- corriente del golfo (Gulf stream), las cuales en dos flujos nemátodos y larvas microscópicas de insectos hasta
tablece 10 agrupamientos. Los de mayor distribución bañan las costas del país todo el año. Sin embargo, en las vacas y los seres humanos, explotan la materia ve-
son los Pardos que representan 27,3 % (2,4 millones el interior se manifiestan características climáticas con- getal como alimento sin matar a la planta. Por esto,
de ha), los Ferralíticos con 23,6 % (2 millones de ha) y tinentales, expresadas en el aumento de las amplitudes tales animales son (somos) parásitos de las plantas y
los Vertisuelos con 12 %, equivalente a 1 millón de ha. de las temperaturas diarias y anuales, en el carácter de de suma importancia en casi todos los pasos del ciclo
Dentro de las propiedades físicas se destaca la textu- los vientos costeros, etc. Un rasgo muy característico de vida de esta. Por ejemplo, la mayor parte de los
ra, la cual está determinada por el diámetro de las del comportamiento de las temperaturas es que dismi- insectos escamas o guaguas (Hemiptera: Cocoidea))
partículas que constituyen el suelo, que comprende la nuyen desde las costas hacia el interior en las partes son fitófagos y atacan cualquier estructura de sus plan-
arena, el limo y la arcilla. La textura es una de las llanas, pero en las zonas montañosas no ocurre así, al tas hospedantes. Algunos resultan plagas de los culti-
propiedades físicas del suelo que más influye en el mo- existir un gradiente muy especifico que disminuye con el vos y causan grandes pérdidas económicas, mientras
vimiento del agua y la circulación del aire, así como en ascenso a la vertiente. otras han sido encontradas en áreas naturales defoliando
la determinación de la lámina de agua que se puede El régimen de lluvias se caracteriza por el incremen- especies arbustivas y arbóreas (géneros Kilifia, Inglisia,
almacenar para abastecer a los árboles. Los perfiles de to de este a oeste y de las costas hacia el interior de la Protopulninaria, Eucalymnatus, entre otros). Por otra
suelos con mayor contenido y distribución porcentual isla. Sin embargo, en los cuatro sistemas montañosos parte, aparecen los herbívoros más obvios, como cier-
de las fracciones más finas (limo y arcilla), tienen ma- existe una marcada distribución vertical en el sentido tos invertebrados (insectos, moluscos) y vertebrados
yor almacenamiento de agua, expresada como capaci- del aumento con la altura respecto al nivel del mar, com- (rumiantes, ungulados, etc.) que se alimentan constan-
dad de campo, todo lo contrario cuando predomina la portamiento contrario a las temperaturas en estas re- temente del follaje de las plantas. Existen muchos ani-
fracción arena. giones. males que se aprovechan de las flores y sus conteni-
SUPLEMENTO ESPECIAL
SUPLEMENTO 9

dos (néctar, polen) sin efectuar la polinización. Este fe- vertebrados. Al comer un fruto carnoso, a menudo el Estos grupos zoológicos tienen diferentes funciones
nómeno es conocido como «robo de néctar» y constitu- animal traga las semillas sin hacerles daño o come la tróficas en el edafón; algunos son depredadores,
ye por su naturaleza un ejemplo de parasitismo (Fig. 7). pulpa y deja caer la semilla. En el primer caso se micófagos, otros herbívoros o carnívoros, pero existe
defecan las semillas (¡más el abono orgánico instantá- gran cantidad de descomponedores de la materia orgá-
neo!), en ambos casos las semillas suelen caer fuera nica de la hojarasca, en troncos caídos o en el suelo.
de la planta madre, y llegar posiblemente a puntos idea- En estos ecosistemas boscosos la cadena de descom-
les para la germinación y crecimiento, fuera de la com- ponedores es la que procesa una mayor proporción de
petencia de su «mamá» (y la explotación por sus pará- la producción primaria y es incluso más importante que
sitos). Igual que en la polinización, este mutualismo la de los herbívoros.
acarrea una inversión por parte de la planta en particu- La mayor parte de la biomasa en el trópico se en-
lar (hay que pensar en la energía invertida en un agua- cuentra en el suelo y la hojarasca; la masa de los
cate o fruta bomba, por ejemplo), unido a un «conflicto saprófagos es de cinco a seis veces mayor que la de los
de intereses»: la planta y sus semillas se benefician herbívoros y carnívoros. La comunidad de los microin-
más si las últimas se dispersan a lugares con condicio- vertebrados edáficos descomponedores es taxonómi-
nes apropiadas y lejos de la madre mientras que el ani- camente muy diversa y comprende una amplia gama de
mal se beneficia si puede quedarse en un sitio y encon- grupos: lombrices, nemátodos, ácaros, diplópodos, co-
trar mucha comida rica. chinillas e insectos, entre otros. La hojarasca es la prin-
A diferencia del polinizador haciendo las visitas a va- cipal fuente de alimentación de estos organismos. Esta
rias plantas en seguida, no tiene ningún «incentivo» de sirve de hábitat para muchos de ellos, algunos son
buscar otro lugar específico para defecar las semillas o xilófagos que atacan a la madera y aceleran la incorpo-
Fig. 7. Larva de mariposa devorando la hoja de una planta.
dejarlas caer. Por ejemplo, el capulí (Muntingia calabura) ración de nuevo al suelo de los nutrientes de este sustrato
Depredación: Los mismos animales, o con mayor dispersado por murciélagos (Artibeus jamaicensis). En de difícil descomposición. Otros son depredadores (como
frecuencia otros, matan a la planta consumiéndola y, los refugios de A. jamaicensis se han encontrado restos los arácnidos) e intervienen en el equilibrio de las pobla-
por ende, son depredadores. La mayoría depredan a de frutos de plantas de diversas familias como eviden- ciones de los estratos; los componentes saprófagos de
las «plantas bebé», es decir las semillas inmaduras o cias de actividad alimentaria. la macrofauna del suelo, determinan el tipo de descom-
maduras, dentro o fuera del fruto. Este fenómeno es posición de la materia orgánica y la calidad del humus
Aún el herbazal cubano más «sencillo» presentará
conocido como granivoría. Por ejemplo, los cateyes que se produce.
una complejidad asombrosa de interacciones entre plan-
(Aratinga euops) y las cotorras (Amazona leucocephala) El tenor, la calidad de la materia orgánica, su pH,
tas y animales. Y ¿un bosque? ¡Muchísimo más! De la
destruyen muchos frutos inmaduros en los árboles, en temperatura, humedad, textura, porosidad, cobertura
interacción entre un animal pequeño y una sola hoja,
esencia, depredan los «embriones»: las semillas vegetal y grado de antropización del ecosistema pue-
semilla o flor hasta el nivel de la vegetación y los anima-
inmaduras, incluso cuando los frutos maduran, todavía den cambiar debido a algunas prácticas y procedimien-
les asociados como un todo, este campo presenta un
tos agrícolas, que provocan a largo plazo desestabiliza-
las cotorras los están comiendo y depredan a sus be- número infinito de estudios no sólo intrigantes sino tam-
ción ecológica y transformación de las propiedades
bés (las semillas maduras). bién imprescindibles a la conservación de la biota y los
químicas, físicas y biológicas del suelo. Estas transfor-
Las interacciones mutualistas entre plantas y ani- hábitats cubanos. No se debe hablar del conjunto de plan-
maciones suscitan desbalances, pérdidas o cambios
males son las siguientes: tas de las diferentes formaciones vegetales, afectadas o en la composición de las comunidades edáficas. La
Polinización: Muchas plantas cubanas, por ejemplo no por los seres humanos, como si fueran los resultados presencia y el balance de algunos de grupos de la fau-
todas las gramíneas, pinos y otros árboles, dispersan y del ambiente físico y la historia de llegada de las espe- na edáfica, pueden ser utilizados como indicadores
reciben polen por medio del viento. Sin embargo, un cies en el pasado. Cada asociación de plantas, cada potenciales del grado de perturbación y recuperación
gran número de plantas de toda forma de crecimiento, formación vegetal que se observa representa las conse- del suelo, por ser estos muy sensibles a los cambios
desde las hierbas más chicas y los curujeyes hasta la cuencias a corto y largo plazo de las interacciones con climáticos y a las perturbaciones antrópicas del medio,
majagua y otros árboles, dispersan y reciben polen por animales, sean explotativas o mutualistas. que conlleven variaciones en su densidad y diversidad.
medio de los animales que visitan sus flores en busca En Cuba, los principales estudios sobre la abundan-
de recursos alimenticios, casi siempre néctar y/o po- Vida en el suelo del bosque (vida edáfica) cia, distribución, biomasa y dinámica de la fauna edáfica,
len. En general, ambos componentes de la interacción se han realizado en los bosques naturales adultos y en
se benefician de ella. Las plantas suelen lograr una dis- Dentro de la diversidad biológica presente en los bos- los artificiales (plantaciones) de la Sierra del Rosario,
persión y recepción de polen mucho más precisas y ques reviste una gran importancia la actividad de los Pinar del Río. Estos mostraron una relación positiva entre
eficientes que en el caso del viento, y los animales lo- invertebrados del suelo en el proceso de descomposi- el porcentaje de materia orgánica en el suelo y la densi-
gran conseguir alimento. Asimismo, hay elementos ción de la materia orgánica. Ellos destruyen mecánica- dad de colémbolos, ácaros, larvas de escarabajos y de
antagonistas en este «paraíso de mutualismo»: las plan- mente los restos vegetales y animales que componen Diptera, Oligochaeta (lombrices de tierra) e Isopoda, los
tas deben invertir recursos energéticos en la produc- la hojarasca hasta su desmenuzamiento; de esta ma- valores más elevados se observaron en el bosque natu-
ción de las flores, el néctar y el polen consumidos por nera aumentan la superficie expuesta al ataque de las ral. Se documentó que en los bosques mixtos apare-
sus visitantes, mientras que los animales deben invertir bacterias, y contribuyen a distribuir los estratos nutriti- cen una mayor abundancia y densidad de los grupos
recursos energéticos en el tránsito entre flor y flor, plan- vos al facilitar la actividad degradadora de la microflora descomponedores (indicadores de fertilidad y conser-
ta y planta. La dinámica entre los «intereses en parale- del suelo. Intervienen en la descomposición selectiva vación del suelo), al existir una gran diversidad vegetal,
lo» entre plantas y polinizadores por un lado y los «inte- de materiales (azúcares, celulosa y lignina), así como factor que incrementa la abundancia de la fauna aso-
reses en conflicto» por otro, caracterizan cada visita en la transformación de los residuos de plantas en ma- ciada. También se han realizado estudios en bosques
particular de un animal a una flor y la naturaleza colectiva mixtos de San Diego, La Güira y Guanahacabibes, lo-
terial húmico (humus) y la mezcla de materia orgánica
de la interacción a través de poblaciones y comunida- calidades de la provincia de Pinar del Río.
descompuesta con la parte mineral del suelo. Sus apor-
des, y moldea la evolución de las flores y los animales. En estos momentos se acometen nuevos proyectos
tes de deyecciones, secreciones, excreciones, y has-
En nuestros bosques existen varios ejemplos de para evaluar el estado de conservación de los suelos en
ta sus propios cadáveres, enriquecen el medio edáfico.
plantas polinizadas por zunzunes (Chlrostilbon ricordii plantaciones de pinos y cupey en la región noreste de
A su vez airean al suelo y aceleran el proceso de reciclaje
y Mellisuga helenae) como: curujeyes (Tillandsia spp.) las provincias orientales. En áreas boscosas con suelos
de los nutrientes al construir sus galerías. ferríticos de pocos nutrientes, y cierta toxicidad causada
y piñones (Erythrina spp.); por murciélagos (principal- Entre las clases y órdenes de artrópodos mejor re-
mente Monophyllus redmani, Phyllonycteris poeyi y por la presencia de metales pesados (en especial ní-
presentados en la mesofauna y la macrofauna del sue- quel, cromo y cobalto), se ha detectado una variación de
Erophylla sezekorni), por ejemplo: ceibón (Bombacopsis lo de los bosques pueden citarse entre los más conoci-
cubensis), magueyes (Agave spp.) y güiras (Crescentia la composición trófica de la fauna edáfica, por ejemplo,
dos a: Isopoda (cochinillas de la humedad), Scorpiones los colémbolos son escasos, mientras que están bien
spp.) y por diferentes insectos, entre ellos, abejas nati- (alacranes), Araneae (arañas), Acarida (ácaros), Chilopoda
vas de los géneros Lasioglosum y Ceratina que polinizan representados dos grupos de ácaros, que son indicadores
(ciempiés y escolopendras), Diplopoda (mancaperros y de inestabilidad y carencia de nutrientes.
al aguinaldo blanco (Turbina corymbosa) y la trompeta milpiés), Blattoptera (cucarachas), Isoptera (comejenes),
de judea (Broughtonia cubensis), así como la abeja de
Psocoptera (piojos del polvo), Hemíptera (chinches),
la miel (Apis melifera) que desempeñan una importante FORMACIONES BOSCOSAS DE CUBA
Lepidoptera (larvas de mariposas), Diptera (moscas y
función en la polinización de los cítricos (Citrus spp.).
mosquitos), Coleoptera (escarabajos) e Hymenoptera
Frugivoría: Aunque muchas plantas cubanas, no Clasificación y distribución
(hormigas). Algunos grupos menos conocidos, pero no
necesariamente las mismas que dispersan su polen por
menos importantes son: Pseudoscorpionida, Opiliones
el viento, dispersan sus semillas por el viento o por la Formación vegetal o vegetación, como también se co-
Pauropoda, Symphila, Protura, Collembola, Thysanura,
plena gravedad, otras «rodean» sus semillas con teji- noce, es el conjunto de plantas que se instalan y de-
Thysanoptera, Dermaptera, Prothoptera y Homoptera.
dos comestibles para uno u otro grupo de animales sarrollan en un lugar con características geográficas,
10 SUPLEMENTO ESPECIAL
SUPLEMENTO
climáticas y ecológicas definidas. Las interrelaciones rior heliófilo y el inferior umbrófilo (las especies requie- Bosque siempreverde de galería (Fig. 9): Típico de
que se establecen entre las condiciones ambientales y ren de sombra para su establecimiento) muy húmedo. las orillas de ríos y arroyos sobre suelos negros ricos
las plantas originan una determinada composición de Esta vegetación es muy vigorosa, alcanza alturas de en materia orgánica, clasificados como Aluviales, los
especies y un tipo fisonómico (aspecto exterior) carac- hasta 30 m, y se establece en alturas desde 200 a que se observan en zonas con humedad permanente,
terístico. 1600 m snm. en ocasiones inundadas, cuyas precipitaciones varían
En Cuba existen varias descripciones de las forma- De acuerdo con las condiciones climáticas, se desa- entre 1 000-1 200 mm y temperatura de 22-24oC. Gene-
ciones vegetales, que se basan en las características rrolla en zonas montañosas con humedecimiento alto y ralmente, en estos bosques abundan especies heliófilas
geográficas, climáticas, ecológicas y/o fisonómicas. estable, evaporación baja y temperaturas frescas, en lo- introducidas.
Entre los factores que determinan el tipo de vegetación calidades con lluvias entre 1 900 y 3 400 mm y tempera-
y la composición de especies están el suelo con su turas entre 16 y 26oC sobre carso o y suelos ferríticos,
humedad y temperatura, las lluvias y los vientos. La ferralíticos y fersialíticos. Presenta numerosos helechos
vegetación terrestre cubana incluye formaciones natu- arborescentes, musgos y hepáticas. Se localiza en las
rales, secundarias y antrópicas. La natural comprende regiones oriental (en las sierras Maestra, Imías, Purial y
cuatro grupos principales: bosque, matorral, herbazal y Cristal, así como en Nipe, Moa, Toa, Jaguaní y Duaba) y
complejo de vegetación. central (Macizo Montañoso Guamuhaya) aunque mues-
Bosque: Formación vegetal donde predominan las tra una variante de baja altitud en la costa norte de la
especies arbóreas siempreverdes y semideciduas, que región oriental del país, en valles intramontanos y en las
según la forma de la hoja que predomine, pueden ser cuencas de los ríos Toa, Jaguaní, Duaba y Moa, en ele-
aciculifolio (en forma de aguja, como los pinos) o latifolio vaciones entre 200 y 400 m snm, con precipitaciones
(cuando son hojas anchas). En el caso del latifolio pue- anuales de 2 600 a 3 400 mm y temperaturas entre 18 y
de ser perennifolio (las hojas viejas no caen antes de 26oC. Se localiza principalmente sobre suelos montaño-
haberse desarrollado las nuevas) o subperennifolio (casi sos de tipos Fersialítico pardo rojizo típico y Fersialítico
perennifolio, o sea, con presencia de algunas especies amarillento lixiviado.
que pierden sus hojas). Las características ecológicas Bosque nublado, también conocido como Monte Fig. 9. Bosque siempreverde de galería.
del territorio nacional no condicionan la existencia de Fresco; cuenta con dos variantes: de altitud alta y de
bosques caducifolios (aquellos que se quedan despro- altitud baja. Bosque siempreverde de ciénaga: Como su nombre
vistos de las hojas durante un período). Bosque nublado de altitud alta (entre 1300 y 1900 m indica crece en terrenos turbosos cenagosos ricos en
Matorral: Vegetación con predominio de arbustos; snm) (Fig. 8), se presenta al nivel de las nubes en alturas materia orgánica, sufren inundaciones periódicas o per-
generalmente presenta un estrato denso, con algunos superiores a 1300 m snm donde influye directamente la manentes de agua dulce o salobre. Se localiza en las
árboles emergentes y especies herbáceas. humedad alta del aire, aparece en lugares con precipita- penínsulas de Guanahacabibes y de Zapata, costa nor-
Herbazal: Formación herbácea, con arbustos y ár- ciones de 1 800 a 2 200 mm y temperaturas menores a te entre Matanzas y Camagüey y al sur de la Isla de la
boles dispersos. 16oC, sobre suelo fersialítico amarillento lixiviado en la Juventud.
Complejo de vegetación: Lo integran diferentes for- Sierra Maestra, Pico Turquino y la Bayamesa, Gran Pie- En el caso de los bosques siempreverdes de
maciones vegetales que por su distribución espacial dra, las sierras Maestra y Moa; sierras Purial e Imías, mangles y de pinos: Se les dedicarán acápites inde-
imprimen una apariencia peculiar, como en los mogotes, Alturas de Trinidad, Pan de Guajaibón, Pico Turquino y pendientes. El primero por su importancia al proteger la
las costas arenosas y las rocosas. loma La Mensura. línea de costa y actuar como la primera barrera ecológica,
La vegetación secundaria o seminatural está consti- proteger las tierras litorales contra el efecto erosivo del
tuida por remanentes de la vegetación natural que ha oleaje, las mareas, los ciclones y huracanes, además
sufrido alguna perturbación (provocada por el hombre o por el papel «aglutinador» de materia orgánica de sus
no) pero que conserva elementos estructurales y raíces, que facilita la ganancia de territorio al mar, ser el
florísticos típicos; en ocasiones, es posible identificar hábitat natural y refugio idóneo de la fauna típica tanto
la formación original de la que proviene. terrestre como marina de estos ecosistemas costeros,
La vegetación antrópica es herbácea-arbustiva,por y el de pinos por considerarse un potencial importante
lo general, y está constituida por especies de rápido de recursos forestales.
crecimiento, invasoras y heliófilas (típicas de lugares Bosques secos: Entre estos se encuentran los bos-
soleados). Se establece debido de la acción del hom- ques micrófilo costero y subcostero y los semideciduos
bre después que se elimina la vegetación natural; en o subperennifolios representados por el bosque
ella se identifican la vegetación ruderal, vial y segetal. semideciduo mesófilo típico y el mesófilo con humedad
La ruderal es típica de terrenos yermos, ruinas y alre- fluctuante.
dedores de construcciones, mientras la vial se estable- Bosque micrófilo costero y subcostero (Fig. 10): Tam-
ce en caminos y carreteras. La segetal, también cono- bién conocido en Cuba como «monte seco», es una
Fig. 8. Bosque nublado. formación xerófita que se establece sobre calizas
cida como arvense, está muy vinculada con el tipo de
cultivo donde se establece; las especies vegetales que costeras, próximo a la manigua costera (matorral cos-
Bosque siempreverde, en esta formación se diferen- tero), sobre suelos de rendzinas, rojos y negros poco
la integran se conocen comúnmente como malezas o cian los tipos de llanura, submontano, de galería, de
plantas indeseables. profundos, arenosos o rocosos pobres en nutrientes,
ciénaga, y de mangles. con precipitaciones anuales entre 800 y 1 200 mm, con
En el Suplemento Especial del curso Diversidad Bio- El bosque siempreverde de llanura: Es típico de luga-
lógica, del Programa de Universidad Para Todos, se plan- 5 a 6 meses secos; estos bosques son medianamente
res de baja altitud, hasta 400 m snm, en los valles intra- bajos, con árboles que pueden alcanzar hasta 15 m.
tea que en ocasiones, existe la tendencia de clasificar montanos donde existe humedad alta y acumulación de
los ecosistemas a partir de las formaciones vegetales, Predominan especies con hojas micrófilas (pequeñas)
materia orgánica, temperaturas de 24 a 25°C, promedio y arbustos espinosos, cactáceas columnares y
por lo que se explicaron todos los tipos que caracteri- anual de precipitaciones entre 1 200 y 1 700 mm, y de 3
zan la vegetación cubana. En este curso sobre los bos- arborescentes, epífitas, lianas, suculentas y herbáceas.
a 5 meses secos en el año. Se desarrolla sobre suelos
ques de Cuba se analizarán algunas características de Pardos con carbonatos y sin carbonatos típicos,
las formaciones boscosas, las descripciones de cada Húmicos calcimórficos, rendzina negra y roja típica, en
tipo se ofrecieron en el curso referido. No se seguirá territorios caracterizados por promedios de precipita-
una determinada clasificación sino como los identifica ción entre 1 600 y 1 800 mm, temperaturas de 20-24oC.
la población: bosques de montaña, bosques de galería, Bosque siempreverde submontano: Se localiza en
bosques de ciénaga, bosques de mangles, bosques de elevaciones de altitud baja, sobre suelos Fersialítico
pinos, bosques secos, y bosques antropizados. rojo pardusco ferromagnesial, Fersialítico amarillento
Los bosques de montaña en Cuba están represen- lixiviado y Fersialítico pardo rojizo típico, los territorios
tados por los pluviales (pluvisilva), nublados y siempre- donde se desarrollan poseen, desde el punto de vista
verdes. climático, condiciones donde las precipitaciones se
Bosque de pluvisilva, es uno de los bosques conoci- mantienen en el rango de 1 600-2 200 mm y tempera-
dos como siempreverdes debido a que sus árboles man- turas entre 20 y 24oC.
tienen las hojas en períodos de sequía, aunque los es- El establecimiento de una u otra variante de estos
tratos superiores algunas especies pierden sus hojas bosques, está condicionado por el promedio anual de
en este período. En los diferentes tipos de este bosque lluvia, la cantidad de meses secos y el drenaje de los
se encuentran varios pisos del estrato arbóreo; el supe- suelos donde se establece. Fig. 10. Bosque siempreverde micrófilo.
SUPLEMENTO ESPECIAL
SUPLEMENTO 11

Bosque semideciduo o subperennifolio (Fig. 11): Apa- Funciones ambientales de los manglares: Pinares de pizarras: Ocupan la región del mismo
rece sobre suelos calizos fértiles, rendzinas roja o ne- • Protección costera contra la erosión del oleaje y el nombre, cubierta en casi toda su extensión por pinares
gra, o sobre suelos pardos en zonas llanas y ondula- viento. de pino hembra (Pinus tropicalis Morelet) con algunos
das de Cuba Central y Occidental. Presenta árboles • Moderación de los efectos de las tormentas cayos y ejemplares dispersos de pino macho (Pinus
deciduos y siempreverdes esclerófilos (hoja dura). costeras y ciclones. caribaea var. caribaea Morelet). En los suelos más pro-
• Evitan la penetración de la salinidad a los terrenos ductivos los pinos aparecen acompañados de otra es-
agrícolas. pecie extratropical, el encino (Quercus cubana A. Rich.).
• Son refugio y hábitat de diversas especies de la En los alrededores de las zonas agrícolas los encinares
fauna silvestre, especialmente la avifauna, y de la se hacen más densos, incluso pueden aparecer como
vida marina de las aguas someras. bosques puros; eso se debe a que durante muchos años
• Tienen efecto de sumidero de nutrientes y para la los campesinos de la zona han favorecido la permanen-
reducción de ciertas cantidades de contaminantes. cia de la encina, ya que los frutos sirven como alimento
• Retienen los sedimentos de escorrentía desde las a sus puercos.
tierras altas, con la protección de los
arrecifes próximos a la costa y reducción
de la turbidez del agua.
• Los manglares brindan oportunidades
para la enseñanza, la investigación
científica, la recreación y el ecoturismo.
En el ecosistema manglar convive una
gran variedad y abundancia de vida silvestre,
reflejo de la variabilidad y complejidad de
hábitat en los estratos vegetales, raíces, fan-
go, lagunas y salitrales asociados al bosque,
de forma permanente o migratoria en el caso
Fig. 11. Bosque semideciduo, Guanahacabibes. de ciertas especies de aves, las que se ali-
mentan generalmente de cangrejos, molus-
Bosque semideciduo mesófilo con humedad fluctuan- cos, peces y otros organismos de acuerdo a Fig. 13. Regionalización de los pinares cubanos.
te: Se localiza sobre diferentes tipos de suelos: Ferra- su estilo particular de alimentación, como
líticos rojo típico, Pardos con carbonatos o sin carbo- son: recolectores de insectos, miel y caracoles, pues
La mayoría de los pinares en esta región viven sobre
nato típico, Húmico calcimórfico, rendzina negra o roja pueden ser pescadoras, zambullidoras, depredadoras
suelos derivados de rocas silíceas entre las que se en-
típica, Fersialítico rojo lixiviado típico, Fersialítico pardo o filtradoras del cieno.
cuentran las areniscas y cuarcitas. Los suelos deriva-
rojizo típico entre otros. Las temperaturas oscilan entre Además, en el manglar residen en ocacione delfi-
dos de estas rocas son muy pobres en nutrientes. La
22 y 26oC, con precipitaciones de 1 200 a 1 600 mm. nes, tortugas, jicoteas, reptiles y hasta manatíes, ya
profundidad de esos suelos depende de su posición en
Bosque semideciduo xerofítico: A diferencia del bos- que ellos habitan preferentemente en las praderas sub-
relación con las laderas y la pendiente, factores que
que anterior este tipo presenta una variante seca con marinas cercanas. En Cuba se reportan algunas espe-
determinan el grado de afectación por los procesos
una altura inferior (12-15 m). Se localiza sobre suelos cies de aves endémicas como son el canario de man-
erosivos. Los suelos más profundos se encuentran al
Húmicos calcimórficos, rendzinas negras típicas y Par- glar (Dendroica petechia gundlachii) y la gallinuela del
pie de las alturas, donde se depositan los arrastres,
dos sin carbonatos y en territorios con una precipitación manglar (Pllus longirostri caribaeus). Existen otras es-
mientras en las laderas más abruptas afloran las rocas
media anual de 1 000 mm y temperaturas de 24-26oC. pecies de aves de hábitat marino que utilizan el man-
originarias. Como regla, la productividad en madera de
Bosques antropizados: Se incluyen dentro de la ve- glar como refugio y zona de anidamiento, es el caso de
los pinares sobre pizarras está relacionada de forma
getación secundaria, también conocida como semina- la garza común y los pelícanos.
directa con la profundidad de los suelos. Paradójica-
tural. Se desarrollan como producto de la degradación mente, en los suelos más profundos y productivos el
de la vegetación natural, pero mantienen característi- colchón de gramíneas en el sotobosque dificulta la re-
cas fisonómicas y florísticas de la formación de origen, generación, ya que estas últimas plantas compiten por
de la que reciben el nombre, por ejemplo: bosque el agua, sobre todo en los períodos secos, y en el caso
semideciduo degradado. Son formaciones arbóreas que de las plantaciones pueden matar hasta casi 90 % de
mantienen algunas especies provenientes de las for- las posturas en el primer período seco después de la
maciones naturales, cuentan con arbustos y especies plantación.
herbáceas. En ellos se incrementa en relación con los Pinares de Cajálbana: La subregión natural de la
bosques naturales, la abundancia de especies de tre- Altiplanicie de Cajalbana, en el norte de Pinar del Río,
padoras y heliófilas. ocupa un territorio de alrededor de 70 km2 con una alti-
tud máxima ligeramente superior a los 400 m, formado
Otros bosques de rocas llamadas ofiolitas, que se caracterizan por su
riqueza en metales pesados y magnesio, lo cual debi-
do a su toxicidad exige un alto grado de especializa-
Manglares
ción a la flora de esos lugares.
Los manglares ocupan las costas bajas y acumulativas, En Cajálbana se distinguen dos tipos fundamenta-
Fig. 12. Bosque de manglar.
protegidas por archipiélagos o barreras coralinas les de formaciones vegetales, los bosques de pinos o
emergidas y con vegetación, también de manglar hacia pinares con Pinus caribaea var. caribaea como espe-
adentro en la plataforma, donde el balance de los efec- Pinares cie única que domina el estrato superior y los cuabales.
tos de marea y los escurrimientos de aguas dulces La presencia de restos de pinos, que no están comple- Los pinares ocupan los suelos rojos más profundos de
determinan su presencia. Las áreas donde los mangla- tamente fosilizados, y las posibles relaciones entre los la subregión, que se distinguen por su poca fertilidad,
res alcanzan mayor talla y exuberancia se localizan en nombres de las localidades asociados a especies de alto contenido en hierro y poca resistencia a la erosión
la plataforma con más espesor del cieno, lo que ocurre plantas, en este caso a pinos y pinares, hacen suponer cuando desaparece la cubierta de bosques sobre ellos.
a los lados de la desembocadura de los principales ríos que los pinares pudieron llegar, en períodos tempranos En la misma medida en que tales suelos son menos
y cuencas del país, sobre todo en la costa sur. Ocupan de nuestra historia, por el SE hasta las inmediaciones profundos, hasta llegar a esqueléticos, y comienzan a
70 % de nuestras costas. de Cienfuegos, y por el NE hasta las cercanías de Martí, aflorar las rocas originarias, la vegetación cambia radi-
La vegetación de manglar (Fig.12) está representa- en Matanzas. En Cuba Oriental, hay pinares naturales calmente, los pinares van desapareciendo y aparece
da por cuatro especies arbóreas, tres de ellas, mangle en la Sierra del Turquino, Sierra de Gran Piedra, Sierra una vegetación arbustiva, muy densa y con muchas
rojo (Rhizophora mangle), mangle prieto (Avicennia de Nipe, Sierra del Cristal, Sierra de Moa y Meseta del especies espinosas, lo cual la hace impenetrable; al-
germinans) y patabán (Laguncularia racemosa) son con- Guaso. gunos autores la llaman cuabales, término para los ma-
sideradas manglares verdaderos y yana (Conocarpus En 1967 Samek agrupó los pinares de Cuba en ocho torrales que crecen sobre serpentinitas (ofiolitas) des-
erectus), como pseudomangle o especie periférica a la regiones según sus características ecológicas y de Pinar del Río hasta Holguín (Fig. 14), y carrascales
zona de inundación marina, sea esta inundación tem- fitogeográficas (Fig. 13), las cuales pueden constituir (matorrales menos espinosos y densos del Macizo
poral en épocas lluviosas, o episódica por tormentas. todavía una buena guía. Nipe-Sagua-Baracoa).
12 SUPLEMENTO ESPECIAL
SUPLEMENTO
Pinares del grupo orográfico de Sagua-Baracoa: Se de Yucatán. En este documento se encuentran desde
extienden desde la Sierra Cristal, Meseta del Guaso, informaciones minuciosas sobre los materiales más
Sierra de Moa, Sierra de Imías, hasta las inmediaciones interesantes en que debían fijar su atención, hasta ins-
de la Meseta de Maisí, sobre suelos rojos derivados de trucciones detalladas sobre el modo de arrancar árbo-
ofiolitas. El pino de esas regiones es el Pinus cubensis. les, arbustos o hierbas, la forma de plantarlos en mace-
Los bosques más extensos y densos se encuentran en tas, el acondicionamiento y preservación ante las
la vertiente norte de la Sierra de Moa, junto a la costa, inclemencias meteorológicas, preparación para el viaje
donde alternan con charrascales. Estos pinares se ex- marítimo y cómo confeccionar un herbario.
tienden a pocos cientos de metros de altitud, más alto Al llegar al puerto español (Cádiz, La Coruña o
en la sierra sólo hay pequeños rodales. En los otros sis- Santander), se depositaba la mercancía en la Real Casa
temas montañosos este pino no forma bosques gran- de Contratación de la ciudad portuaria, donde se anali-
des, y en la Meseta del Guaso hay pocos ejemplares zaba y almacenaba a la espera de la orden para que
que viven sobre suelos derivados de calizas. fueran trasladadas a Madrid u otro lugar de destino.
Pinares de la Sierra Maestra: Estos pinares de Pinus Estaba a cargo de este proceso el presidente de la
maestrensis Bisse, conocido por los silvicultores con Contratación o Administrador, pero al ser depositada la
Fig. 14. Matorral sobre serpentinita (cuabal). el nombre de pino de la Sierra Maestra, se extienden mercancía, se notificaba al Primer Catedrático del Real
desde Gran Piedra en el este y Pico Caracas en el Jardín Botánico de Madrid, a la Secretaría de Gracia y
Los pinares de Cajálbana constituyen la mayor acu- oeste, y desde las cercanías de Guisa, a unos 400 m Justicia y a la Dirección General de Correos. El Primer
mulación de Pinus caribaea var. caribaea, y los mayo- de altitud, hasta el pie de Pico Suecia a más de 1800 Catedrático daba la orden de su envío a la Corte o al
res productores de semillas de este taxón. A mediados m. Desde el punto de vista morfológico, este pino se jardín de aclimatación hasta que se decidía su poste-
del pasado siglo las semillas se exportaban a muchos asemeja mucho a Pinus caribaea, y no forma grandes rior destino.
países que consideran esta variedad como la fuente más bosques, sino que aparece en pequeños grupos con El Real Jardín Botánico de Madrid fue el responsa-
importante de madera en la producción de pulpa para unas pocas decenas de ejemplares. ble de la dirección técnica del traslado de las plantas y
papel. Por la razón expuesta, esas semillas alcanza- semillas, al ser el centro difusor de las aplicaciones
ron precios muy altos en el mercado internacional, y EL BOSQUE Y SUS ATRACTIVOS industriales, comerciales, agrícolas y sanitarias; se
convirtieron a esta planta en el endemismo cubano más ocupaba de la regeneración de las plantas y de la direc-
cultivado en nuestro planeta. Especies viajeras ción del proyecto de exploración científica. También se
Pinares de la Llanura Aluvial del Sur de Pinar del ¿Cómo las plantas de nuestros bosques viajaron, des- enviaron plantas al Jardín de Aranjuez y los Jardines de
Río: Los pinares de esta llanura se pueden dividir en de mediados del siglo XVIII al principio del XIX, de Cuba a Aclimatación andaluces. Se cuenta con información
dos grupos. Hacia el occidente, entre la Fe y los alre- España? Durante los reinados de Carlos III y Carlos IV escrita del envío a España de 713 especies, de 93 se
dedores de Isabel Rubio, alrededor de las lagunas, se existió un gran interés por conocer la flora americana, desconoce su nombre científico o familia a que perte-
extendía una sabana sobre suelos muy pobres, forma- ya que en esa época ocurrieron grandes transforma- nece, pero sería interesante conocer aquellas especies
dos casi únicamente por arena silícea lavada en un alto ciones económicas, sociales y políticas, las cuales que se aclimataron y si se continúan utilizando.
grado. En esa sabana el número de especies de plan- propiciaron condiciones favorables en el desarrollo de Entre las especies de las que se tiene información
tas herbáceas supera con creces cualquier otro lugar la Botánica en España, y por consiguiente, un mayor están, por ejemplo, el árbol almácigo (Bursera simaruba
de Cuba. En el estrato arbustivo abundaban las palmas acercamiento a las colonias de ultramar y a su flora, (L.) Sargent), oriunda del Caribe, muy común en los
de varias especies y árboles aislados de pinos, funda- incrementando y aprovechando los viajes para realizar bosques cubanos. Es muy atrayente al presentar un
mentalmente Pinus tropicalis, aunque tampoco faltan expediciones botánicas. En el período comprendido tronco rojizo, en ocasiones de color dorado. Pierde su
pequeños bosques de P. caribaea, como el de Sabana- entre el siglo XVIII y principios del XIX los virreyes, gober- corteza o capa exterior en forma de hoja hasta quedar
lamar, en el SE de ese territorio. nadores e intendentes de las colonias, cumpliendo rea- el tronco totalmente desnudo. El único reporte de remi-
Más allá del río Cuyaguateje, las lagunas se hacen les órdenes, remitieron listas de semillas y plantas vi- sión de este árbol a España, es del 2 de julio de 1790
más raras, los suelos más ricos, y los pinares con Pinus vas, en forma de plantones, con organización y que realizó Antonio Parra desde La Habana y que se
tropicalis más raros y pequeños. El más oriental de sistematización a España, lo que permitió conocer la decidió enviar a los Jardines del Príncipe, en Aranjuez.
esos pinares está en la localidad de Herradura. Más al trayectoria de las plantas desde su lugar de origen, Conocido con el nombre de ceiba (Ceiba pentandra (L.)
este sólo aparece un pequeño bosque de Pinus caribaea destino inicial y definitivo. La documentación inédita, Gaertner.), se localiza esta especie en el Caribe. Cons-
en las inmediaciones de Los Palacios. del Archivo General de Indias de Sevilla y del Archivo tan dos remisiones de este árbol con fechas 2 de julio y
Los otros dos grupos de pinares occidentales están del Museo de Ciencias Naturales de Madrid, permitió 2 de agosto de 1790, por Antonio Parra desde La Haba-
en Isla de la Juventud y Sierra del Rosario, los primeros conocer la relación de las especies viajeras en cuanto na a España y se plantaron en los Jardines del Prínci-
parecen repetir los de las pizarras y la llanura aluvial del a: género, denominación científica antigua, nombre co- pe, Aranjuez. El aguacatillo (Nectandra antillana Meisn)
sur de Pinar del Río, a excepción de un pequeño bos- mún, o denominación científica y común. El desarrollo es un árbol de hasta 15 m de altura, oriundo de las
que, compuesto de pocos árboles, situado en la llanura de la Ciencia Natural, en aquel entonces, sirvió de cata- Antillas Mayores; en Cuba se localiza en todo el país.
cársica del sur, sobre un suelo esquelético. Es el único lizador para crear un equipo de investigadores que con Antonio Parra remitió plantas vivas de esta especie a
pinar de Pinus caribaea sobre suelo derivado de rocas claridad vislumbraron el uso social de su quehacer cien- los Jardines de Aranjuez desde La Habana el 19 de
calizas que hay en Cuba. tífico. El interés del real Estado motivó la creación de agosto de 1792.
En la Sierra del Rosario sólo hay Pinus caribaea, y un proyecto de exploración científica y explotación co-
los ejemplares de esta especie conforman pequeñas mercial. Caprichos de la naturaleza
arboledas que pueden estar o no acompañadas de encino La flota donde se transportaban las plantas y semillas ¿Qué atrae en los bosques? Sus grandes guardianes,
(Quercus cubana), en medio de bosques con especies se componía de buques de guerra, generalmente fraga- protectores ambientales que permiten que nuestro pla-
latifolias. Al parecer esos pinares continuaban por toda tas, bergantines y urcas. Cuando el sistema de flotas neta sea un lugar habitable. Son capaces de cuidar su
la llanura occidental de Cuba hasta las inmediaciones desapareció en 1778 se adoptó el sistema de navega- entorno, incluyendo al hombre, al cual también les son
de Cienfuegos. ción en convoy desde Cádiz. La flota realizaba sus re- útiles. Los árboles, en general, son conocidos por to-
Pinares de Mayarí: Cubren la Sierra de Nipe, y en corridos de la forma siguiente: de Cádiz a Canarias y dos, pero no por ello dejan de ser atractivos y fáciles de
su estructura son similares a los de Cajálbana, o sea, de ésta a las pequeñas Antillas. Después podían seguir recordar. Resultan una fuente de energía, protegen, ar-
ocupan los suelos rojos, ricos en hierro formados por tres derroteros: 1) hacia tierra firme (Portobelo, Carta- monizan, dan paz. Despiertan el interés por su arro-
un lavado intenso sobre la Sierra de Nipe. La especie gena, Caracas, Guaira, Maracaibo, Cumaná o Santa gancia, su utilidad, por destacarse como melíferos, por
que domina los bosques de esta región es Pinus Marta), 2) hacia Nueva España (principalmente presentar caracteres llamativos o atractivos en algunos
cubensis Griseb., la cual se conoce localmente con el Veracruz, Honduras y Campeche) y 3) hacia las Islas de sus órganos florales o vegetativos, por prestar apoyo
nombre de pino, y los silvicultores lo llaman pino de (Antillas Mayores: Cuba, Puerto Rico y Santo Domin- a otras manifestaciones de la vida vegetal o animal, o
Mayarí. go). De regreso pasaban por La Habana y Las Azores entristecer el paisaje a modo de naturaleza muerta,
Estos pinares están ubicados sobre la altiplanicie que para llegar a Cádiz. cuando desprovistos de sus hojas, siguen altivos desa-
corona esta Sierra, desde alrededor de 600 m de altitud, Para la remisión de semillas y plantas americanas fiando al caminante, en espera de su nueva vestimenta.
y llegan hasta los 995 m en la Mensura, cota máxima. se redactó una instrucción para su transportación (Ins- La naturaleza muestra al hombre una gama de colo-
Allí donde el suelo es poco profundo, o esquelético, al trucción sobre el modo más seguro y económico de res, formas y portes que permiten al observador detallar
igual que en Cajálbana, aparece una vegetación arbustiva, transportar plantas vivas por mar y tierra a los países troncos, ramas y raíces que exhiben las especies del
los carrascales, similar a los cuabales. De hecho la se- más distantes) publicada en 1779, que se envió a los bosque en su desarrollo. Al dejar correr la imaginación
mejanza entre la flora de Nipe y la de Cajálbana es nota- gobernantes de Puerto Rico, Santa Fe, Perú y aparecerán en mente figuras, factibles de comparar con
ble, para estar separados casi 1000 km. Cartagena, al intendente de Caracas y al gobernador partes del cuerpo humano, animales o cosas.
SUPLEMENTO ESPECIAL
SUPLEMENTO 13

Si se quiere mostrar vigor, fortaleza, gran porte, se sas; así sucede con las leguminosas, la ceiba, la cao- Nos protege hasta el fin de nuestros días, esparce al
debe traer a su imaginación los imponentes y enormes ba y el cedro, conocidos como caducifolios. Este me- viento cada cuatro años motas de algodón (semillas
jagüeyes (Ficus sp.), árboles de la familia de las Morá- canismo ayuda a la dispersión de las semillas, que a aladas) recolectadas en ocasiones por la población para
ceas. Su tenacidad la muestran en la capacidad de menudo tienen alas o algodón para volar. la confección de almohadas. El culto hacia ella nació
multiplicar sus peculiares raíces aéreas, salidas donde debido a su majes-tuosidad. Ningún otro árbol de Cuba
no corresponde, desarrolladas sin sostén y en ocasio- Creencias, mitos y realidades es tan respetado, querido y temido al mismo tiempo. La
nes usadas como cordel, verdaderas cabelleras que se ceiba representa a Dios y se tiene como superstición
cruzan, se entrelazan cual resistentes lianas y bloquean Los árboles contribuyen a purificar el ambiente, el hom- que quien la corte sufrirá un castigo fuerte. No se tala
como fuerte muralla, haciendo que los transeúntes se bre a contaminarlo; son fieles guardianes del bosque, jamás pues significa desgracia eterna para el osado y su
detengan para admirarlas. En torno al tronco principal, la ciudad, y el campo, embellecen el entorno, tipifican familia. No se pisa su sombra sin pedir permiso, no se
raíces y ramas se fusionan y esculpen formas que se- e identifican paisajes, pero también son queridos por arrancan sus hojas sin pagar derecho (unas monedas en
mejan cuevas, cavernas, órganos de los sentidos y su precencia en las actividades socio-culturales y eco- el tronco).
reproductores. Los jagüeyes gustan de adornar el pai- nómicas de la sociedad, en el acervo cultural de los
pueblos que tejen en torno a ellos historias, misterios y
saje, buscando apoyo en cualquier vecino, y lo cansan,
esperanzas, se ven reflejados en diferentes manifesta-
y desplazan hasta ahogarlo. Por ello simbolizan la trai-
ciones artísticas y hasta los niños sorprenden por la
ción y la ingratitud.
capacidad de motivarse ante ellos y escribir.
El buen observador encuentra numerosas curiosida-
Aunque se perturba su fidelidad, se disminuye su
des en formas que responden a la imaginación. La ci-
presencia, se empobrece el paisaje, no guardan rencor,
catriz dejada por la poda de una rama puede parecer el
persisten, resisten, se adaptan, sobreviven, y se empi-
ojo de una mujer que desde el tronco mira; la comunión
nan para brindar su sombra, cobijar ante el cansancio,
entre el almácigo, una palma y un pino es como el sím-
devolver salud, saciar la sed del sediento, mitigar la ne-
bolo de una amistad entrañable; la estrangulación en el
cesidad del hambriento, dar calor al tembloroso, techo
tronco de una palma, su renacer, su apego a la vida.
y casa al errante, proteger al perseguido.
El árbol de la salchicha (Kigelia pinnata DC.), crea Alrededor de los bosques y los árboles existen creen-
falsas expectativas por sus frutos grandes, semejantes cias y mitos de singulares características, que se han
a salchichones que invitan a comerlos, pero son leño- tejido sobre todo a partir de las religiones afrocubanas,
sos y no comestibles. Cualquier fenómeno natural es donde se le asignan cualidades y propiedades en oca-
admirable, como el cambio de coloración en las ramas, siones fantásticas. De esta forma se dice que «el due-
flores y frutos de los bosques, que aportan los arbus- ño» del bosque o monte es el oricha Osain; sin su
tos, lianas, epífitas, que los invaden. El tronco del permiso, no se puede hacer uso de ninguno de sus
dagame (Calycophyllum candidissimum (Vahl) DC.) está elementos. Pero también la propiedad del bosque la
veteado en un tono blanco grisáceo primero y después, comparte con Oggún, guerrero que protege al hombre
cuando pierde la corteza, queda liso, de color cobrizo. de sus enemigos y para ello se auxilia del uso de al-
Sostén de vida: Los bosques y sus componentes gunos árboles del monte. Fig. 15. Ceiba pentandra.
invitan a la vida, dan un remanso de paz, el sosiego y la Existe la creencia de que medicina y folclor, folclor y
inspiración necesaria. Al pasear por un bosque, se des- medicina son fenómenos difíciles de separar: el uso de La leyenda cuenta que los indios bailaban alrede-
cubre mucho más de lo imaginable en la comunidad las yerbas medicinales ha ido aparejado al desarrollo dor de la ceiba pues consideraban que su tronco re-
arbórea y se ven asociados a sus vecinos, al resto de socio-cultural del hombre; los primeros pobladores ali- presentaba al sol, de ahí la tradición de dar tres vuel-
las especies vegetales, de la fauna, de hongos, líque- viaban sus dolencias utilizando los recursos vegetales tas alrededor de la ceiba del Templete el 16 de
nes, musgos y hepáticas, y componentes abióticos que que tenían a su alcance, entre ellos los árboles, pero noviembre, día de San Cristóbal y aniversario de la
complementan el paisaje, donde el más fuerte, el más esos mismos recursos se empleaban para satisfacer otras fundación de La Habana, y pedirle tres deseos o mila-
viejo, el que domina, parece decidir, es solidario y atrae. necesidades, como combatir los «males del alma» o gros; con ello se rinde culto a una tradición y a un
Albergan especies epífitas como los curujeyes y al- dolencias sentimentales que iban desde afecciones amo- árbol que es símbolo de bonanza de los dioses y dado
gunos cactos y orquídeas que en ocasiones invaden rosas hasta las rivalidades y la lucha por el poder; por a recibir ofrendas y veneración, y en pago, responder
troncos y ramas tratando de garantizar su propio bien- ello, la tradición es aliada de la medicina y el ritual. con fortaleza, belleza y comprensión a lo solicitado.
estar. Aun los troncos aparentemente desechados de Resulta interesante un tema donde mitos y leyen- Existen muchas leyendas sobre la ceiba. Las ofren-
un árbol muerto, continúan siendo refugio de otras es- das, religión, medicina y tradición se mezclan para das pueden tener diferentes orígenes: un objeto, dine-
pecies de la flora y la fauna. mostrar algo del acervo cultural del pueblo, arraigado ro, o formado por diferentes recursos naturales, dentro
en diferentes grupos sociales, que constituye una ri- de los que se destacan algunos componentes del bos-
Algunas características interesantes queza inestimable de la sabiduría popular guardada con que como hojas, flores y frutos.
celo, para mantenerlo hoy día y que trascienda a las En una casa templo, puede recrear su vista ante
La micrantia (flores pequeñas). Es un fenómeno pre- diversas y sabrosas comidas y frutas, entre las que se
generaciones futuras, para que valoren, mantengan y
sente en la flora cubana al igual que en la flora del resto destacan las preferidas por cada oricha, como el agua-
trasmitan esta parte de la riqueza cultural de nuestra
de los países antillanos. Es frecuente encontrar gran- cate (Persea americana) de Oggún, oricha que domina
sociedad. Según las creencias o como se utilizan los
des árboles, los cuales se cubren de muchas flores los secretos del monte; y el mango (Mangifera indica),
árboles del bosque se presentaran algunos para ritua-
pequeñas en el período de floración, y brindan un toque de Ochún, bella oricha, zalamera, diosa del amor, todo
les, ofrendas y otros considerados sagrados.
de belleza y distinción poco común. Ejemplo de ello es armónicamente dispuesto en un trono bien trabajado
El intercambio cultural que se produjo en Cuba con
el ocuje (Calophyllum antillanum Britton), que se apre- donde se elevan, según los orichas, los sopones y ofren-
la trata de esclavos, desde el siglo XVI hasta mediados
cia en zonas urbanas y rurales; en los meses de verano das en fuentes de variados colores de acuerdo a la dei-
del siglo XIX, trajo consigo la influencia de sus tradicio-
sus pequeñas flores fragantes logran cautivar y detener dad que representan.
nes en la cura de diferentes enfermedades, alimenta-
a muchos para admirarlas. Se unen en racimos para También se ofrecen frutas sin especificidad en las
ción, religión, bailes y usos de diversos recursos natu-
que el efecto del contraste verde, blanco y amarillo cau- diferentes festividades religiosas, que pueden ser con-
rales, como los árboles. Algunos se consideran
se el impacto deseado en cualquier observador. sumidas o no, naturales o elaboradas. Tales como:
sagrados, de otros se utilizan sus «palos» (tallos des-
La microfilia (hojas pequeñas) es otra característica mamey (Pouteria sapota), naranja (Citrus sinensis), el
provistos de hojas), sus ramas y/o sus frutos en las
singular de la flora cubana al contrastar la enorme talla caimito (Chrysophyllum cainito), tamarindo (Tamarindus
principales ceremonias: iniciación, bautizo, matrimonio
de algunos árboles con las pequeñas dimensiones de indica) y guanábana (Annona muricata).
y muerte, o empleados como ofrendas o «addimú» o en
las hojas que portan, que en ocasiones sugieren tra- El atori (Trichilia havanensis Jacq.), popularmente
trabajos de brujerías. Muchos de estos conocimientos
mos de encajes bien diseñados en esos gigantes de conocida como siguaraya, es un árbol muy estimado
se conservan hoy.
diferentes tonalidades verdes. Ese carácter les permite por la población, sobre todo por su uso religioso y nom-
Entre los árboles de nuestros bosques, con diversos
adaptarse bien a condiciones ecológicas extremas como bre pegajoso, que viene a la mente de cualquier cubano
usos populares, sobre los cuales se tejen numerosos
la sequía, pues esas hojas de consistencia dura, y a cuando se refiere a algún trabajo de la santería o de la
mitos y leyendas, aparece la ceiba o akoko (Ceiba
veces espinosas, contribuyen a que sobrevivan en un Regla de Palo Monte, en la que siempre constituye un
pentandra (L.) Gaertn) (Fig. 15), se destaca por su belle-
medio aparentemente incompatible con la vida. palo importante de la nganga (símbolo ritual formado
za, considerado árbol sagrado de las religiones
Árboles caducifolios: Cuando la estación es desfa- por una gran olla de hierro en la que se incluyen nume-
afrocubanas. Adorna con frecuencia parques y jardines
vorable, ya sea por la llegada del invierno o período de rosos palos del monte, cadenas de hierro, clavos de
de la ciudad. Como expresara el apóstol José Martí:
seca, algunos árboles pierden sus hojas total o parcial- línea, plumas de aves y otros atributos). La siguaraya
«Hacen arcos, de un borde a otro, las ceibas potentes».
mente para combatir las condiciones climáticas adver- se considera un árbol fuerte y potente, capaz de fortale-
14 SUPLEMENTO ESPECIAL
SUPLEMENTO
cer el espíritu de un afiliado cuando cae en trance. Las han servido de abrigo ante las inclemencias del tiempo debajo de la corteza. Es un tejido constituido por dife-
posibilidades religiosas que ofrece este árbol, le permi- y del clima, han proporcionado los alimentos necesa- rentes tipos de células en distintas proporciones y dis-
te obtener otros nombres populares: rompe camino [por- rios para la subsistencia humana y le han facilitado al tribución que le da las características a las especies.
que rompe el fúmbi (muerto), al enemigo]; tapa camino hombre los primeros utensilios para defenderse, así La madera es un material heterogéneo compuesto
(porque evita que el enemigo se meta en el camino de como el fuego necesario para calentarse en épocas frías por diferentes tipos de células, que cumplen varias fun-
su nfumo y lo obstruccione) y abre camino (porque des- y cocer los alimentos. ciones dentro del árbol cuando éste vive y le atribuyen a
barata la brujería y facilita la vida del hombre abriéndole La madera a través del tiempo ha sido el principal cada especie ciertas características, por lo que es ne-
el camino). recurso natural utilizado en las construcciones. Aún hoy, cesario relacionarla con su función para una mejor com-
Los santeros, aprovechando su acción como pur- en los países desarrollados, cerca de 20 % de las vi- prensión de su estructura.
gante, lo recomiendan para eliminar daños ingeridos, viendas se construyen con madera. En los países en La nueva madera está formada por una capa espe-
pero no se debe abusar, hay que tomarlo en dosis limi- desarrollo esta cifra es de 50 % aproximadamente. Su cializada de células llamadas cámbium, situada entre
tadas ya que en exceso es nocivo y puede purgar hasta versatilidad para adaptarse a los diferentes usos le ha el xilema y el floema; esta capa rodea las partes vivas
la muerte. También se aprovechan sus propiedades para permitido, a través de procesos mecánicos, convertirse del árbol y se divide dando lugar a nuevas células leño-
combatir enfermedades cutáneas y se utilizan el coci- en madera aserrada y tableros contrachapados, de par- sas (madera) hacia la cara interna y nuevas células
miento de sus hojas. El cocimiento de la raíz es para la tículas y de fibra, y satisfacer innumerables necesida- floemáticas hacia la cara externa formando la albura, y
albuminuria y el jugo del fruto diluido en alcohol es útil des de la vida familiar y social. A través de procesos de es donde se realiza el transporte de sustancias minera-
en las inflamaciones artríticas y en los dolores del reu- transformación mecánicos y químicos, la madera se les, contiene también células y materiales de reserva.
matismo. Popularmente se le identifica como siguaraya convierte en papel, que satisface los más variados usos, La madera más antigua es desplazada al interior del
hembra y macho por ser una especie dioica, por tanto, que ha permitido al hombre escribir sus ideas y tronco, muere y su contenido sufre transformaciones
en medicina natural como para las necesidades ritua- trasmitirlas a distintas generaciones. químicas que en muchos casos oscurecen la madera,
les, se ha recomendado su administración combinada Otros bienes o productos no celulósicos como son lo que produce el duramen o corazón (Fig. 16).
a hombres y mujeres. los Productos Forestales No Maderables, representa-
La fortaleza y fama de la siguaraya para la realiza- dos por frutos, cortezas, semillas, flores, exudados, y
ción de cualquier brujería sirvió de fuente de inspiración otras formas, presentes en la vida cotidiana a través de
para la canción que lleva su nombre y que popularizara los alimentos, medicamentos, ropa, cosméticos, y otros
una de nuestras voces privilegiadas: Benny Moré. muchos usos, que se verán más adelante.
No todo lo que brilla es oro, es curioso que no todas
De gran significación y valor son los servicios que
las actividades rituales sean para producir el bienestar
ofrecen los bosques; entre ellos con marcado acento y
de una persona. Dentro de los árboles que se utilizan
actualidad se cuentan los servicios ambientales. En
para hacer daño se encuentra la yaya (Oxandra
Cuba son varios y valiosos los servicios ambientales
lanceolata (Sw.) Baill.) de las anonáceas o Ecmí en
que brindan los bosques, teniendo en cuenta las carac-
lucumí y kurumen en congo, árbol silvestre de los más
terísticas de nuestro archipiélago y la biota cubana.
comunes en todo el archipiélago. Sus palos se utilizan
Muchos de estos servicios se han venido brindando de
para guerrear y es uno de los fundamentales en la
forma espontánea, pero su valoración económica no se
nganga. Es un gran brujo, con mucha eficacia para bue-
ha realizado y recién comienzan las investigaciones en
nos o malos propósitos y de ahí que se resaltan las
esta temática. Uno de los principales servicios ambien-
virtudes mágicas de la yaya o yayita, para acabar con
todo lo malo. Los religiosos que se dedican a hacer el tales es la protección de los recursos hídricos y de los Fig. 16. Corte transversal del tronco de una especie de
mal, o mayomberos, siempre lo tienen en su casa por- suelos contra la erosión y la desertificación. eucalipto.
que la yaya tumba y levanta, mata o cura. Las ramas Los recursos hídricos de Cuba son escasos y la
protección de los cuerpos de agua (presas, micropresas Los vegetales leñosos se encuentran entre las
de esta planta vigoriza, limpia y quita ñeque. Sus hojas
y corrientes fluviales), resulta de gran importancia es- gimnospermas y angiospermas. Las angiospermas se
depuran la sangre y su corteza cura las llagas de las
tratégica. Sólo por concepto de reforestación de las dividen en monocotiledóneas y dicotiledóneas; las pri-
piernas y de los pies que han pisado brujería. La pro-
márgenes de estos cuerpos de agua se requiere plan- meras se encuentran representadas por la palma y el
tección de la yaya en las religiones afrocubanas llega a
tar aún alrededor de 22 000 ha, lo que constituye un bambú, mientras que las segundas son un grupo hete-
ser tan valiosa, porque el significado religioso de yaya
reto sobre todo si se considera que se debe ejecutar en rogéneo que incluye plantas herbáceas y lianas, así
es madre.
un plazo relativamente breve. Cumpliendo similares fun- como vegetales leñosos (arbustos y árboles); estos son
La yaba (Andira inermis), es un árbol silvestre que
ciones, la forestación de áreas ganaderas en las zonas los que originan las maderas suaves o duras.
aunque algunos le adjudican uso medicinal como
de montaña y premontaña tiene una connotación Desde el punto de vista anatómico existe una dife-
antihelmíntico por tener como principio activo la andirina,
hidrológica y antierosiva muy importante. rencia entre la madera de especies coniferas y latifolias,
su leño produce un humo que daña la vista y hasta
El carácter multifuncional de los bosques como pro- las primeras presentan tejidos más sencillos y homo-
causa ceguera, según afirman algunos conocedores,
tectores de suelo y de aguas, su rica biodiversidad, tanto géneos predominando las traqueidas en 95 %, con do-
hechos que expresan muchos creyentes al referirse a
en plantas como animales, su función mejoradora del ble función de conducción y sostén. Puede distinguirse
ella: «La yaba tiene espíritu malísimo con el que no se
clima y como pulmones verdes proveedores del oxíge- con relativa facilidad la madera de primavera de la de
juega pues le gusta apagarle los ojos a la gente». Pero
no necesario para la vida, su belleza escénica, que sir- verano, pues su diferencia estriba en el grosor de la
además, cuando florece, no se posa ni una abeja en su
pared celular. La madera de primavera posee paredes
flor, pues muere si liba de ella. ve de fuente inspiradora para los artistas, sus comple-
más finas con cavidades celulares más amplias que
Metafóricamente se dice que es uno de los árboles jos secretos que motivan a los investigadores, entre otros
las de verano, y a simple vista se aprecian bandas cla-
que se apropian los orichas guerreros por excelencia, muchos valores, hacen que sean verdaderos laborato-
ras y oscuras alternándose. Sin embargo, las latifoliadas
Changó y Oggún, y se plantea: «Oggún ciega con la rios vivos y que constituyan, de todos los recursos na-
tienen una estructura más compleja al poseer células
yaba y le tapa la vista a los demás guerreros para que no turales existentes, los de mayor contribución a la miti-
especializadas para cada función.
lo vean, y en una guerra en que le perseguían, envenenó gación de los cambios climáticos que amenazan la vida
Aunque la madera se continua utilizando para dife-
con yaba las aguas del río y cegó a todos los enemigos sobre la superficie terrestre.
rentes fines, no siempre se le da el uso más idóneo,
para que no lo viesen escapar a la otra orilla; mientras
porque entre otras cosas no se conocen sus propieda-
que Changó se vale de la yaba cuando pelea con Oggún Bienes des físicas, mecánicas y tecnológicas que en alto gra-
por rivalidades de mujeres, líos de familia …, pues no le
Maderas do definen sus usos. Es importante señalar que la ma-
perdona que cuando llegaba borracho a su casa, le pe-
dera es un material anisotrópico, es decir, ciertas
gaba a su madre Yemayá». La madera ha desempeñado un papel fundamental para propiedades físicas y mecánicas varían según las direc-
la vida del hombre y hoy continúa siendo un producto ciones en que se consideren. Estas pueden ser axial,
BOSQUE Y SOCIEDAD muy apreciado por la sociedad, ya que sus usos tradi- paralela al eje del árbol; radial, orientada según el radio,
cionales se han multiplicado y han aparecido otros con o dicho de otra forma, perpendicular a los anillos; y
el desarrollo y avance de la ciencia y la técnica. A dife- tangencial, perpendicular a la sección radial.
¿Qué se entiende por bienes y servicios rencia de otros materiales como el petróleo, carbón de Las propiedades físicas más importantes de la ma-
que brindan los bosques? piedra, agua, etc., la madera tiene la propiedad de ser dera son: humedad o contenido de agua en la madera,
un recurso renovable a corto plazo cuando se hacen contracción o variación de las dimensiones con la hu-
Desde los orígenes de la vida animal en tierra firme, la prácticas silvícolas adecuadas. Aunque sigue siendo medad, densidad y dureza.
misma ha estado indisolublemente ligada a la existen- un producto de mucha demanda, muy pocos conocen La humedad de la madera es la cantidad de agua que
cia de árboles y en su conjunto a los bosques. Estos que es la parte lignificada del árbol, que se encuentra contiene la misma expresada en tanto por ciento de su
SUPLEMENTO ESPECIAL
SUPLEMENTO 15

peso anhidro. Esta se presenta en dos formas: como que de los insectos, el cedro es utilizado para envasar corresponden incluyen: la recolección de plantas o par-
agua libre llenando los poros de la madera, y todos los todo el tabaco cubano, al que le confiere entre otras tes de plantas silvestres, la cacería, la pesca, la agri-
espacios vacíos, en forma similar a como se encuentra cosas un sello de calidad. cultura itinerante (migratoria) integral (conuco), el
contenida el agua en el interior de una esponja, y como Famosa por su uso en ebanistería de alta calidad es silvopastoreo, la prospección bioquímica y genética y
agua ligada o impregnada a la pared celular. la caoba, conocida mundialmente como «mahogani». el manejo de los factores ecológicos durante el proce-
La máxima humedad que puede contener una ma- Habita en forma natural en diferentes tipos de suelos, so de acopiar los recursos, entre otros. Estas activida-
dera sin que exista agua libre se llama punto de satura- pero prefieren los que posean componentes calcáreos des producen cambios en el entorno natural, son gene-
ción de las fibras, éste varía con la especie y es de en elevaciones bajas hasta 100 m snm, donde son más ralmente de bajo impacto y no producen la desaparición
mucha importancia conocerlo ya que a partir del mis- abundantes. física de la cobertura forestal del paisaje.
mo, comienza a disminuir el agua impregnada en las Un precioso árbol, perteneciente a la familia de las En los últimos treinta años, se han intensificado los
fibras y por tanto los tejidos leñosos de la madera dis- mimosáceas, lo es el algarrobo (Samanea saman Jacq.) estudios por instituciones nacionales y organismos in-
minuyen de volumen y su resistencia mecánica aumenta. que crece aislado, pero con bastante frecuencia, a lo ternacionales sobre la importancia de estos productos,
Como material higroscópico gana y pierde agua según largo y ancho del país; su copa desarrolla unas ramas y se acepta la siguiente definición dada por la FAO:
el ambiente en que se encuentre, de ahí la importancia bajas, muy extendidas a modo de sombrilla, que im- «Los Productos Forestales No Maderables consisten
de conocer este aspecto para su empleo. pregnan al paisaje una forma peculiar, semejando colo- en bienes de origen biológico distintos de la madera,
La determinación de las propiedades mecánicas es sales paraguas de esmeralda que crecen espontánea- procedentes de los bosques, de otros terrenos arbola-
muy importante para precisar el uso que se le dará a la mente en bosques y sabanas, pero alcanza mejor dos y de árboles situados fuera de los bosques».
madera; independientemente de la relación entre la den- desarrollo en las zonas cercanas a los ríos. Todos los tipos de bosques o ecosistemas foresta-
sidad y las características de resistencia, existe un gru- Recorriendo las playas de Cuba, principalmente en la les, en sentido general, poseen una gran riqueza en
po de ellas que es necesario definir. provincia de Matanzas donde está situada Varadero, una estos productos; sin embargo, son los bosques tropi-
Al igual que para las propiedades físicas, para las de las playas más hermosas del mundo, se encuentra cales los que ofrecen mayor representatividad y varie-
mecánicas se debe tener en cuenta que la madera es un árbol con flores azules y frutos en cápsula de color dad. De acuerdo a lo anterior, se puede expresar que el
un material orgánico y heterogéneo, lo cual trae como naranja: el guayacán (Guaiacum officinale L.), pertene- aprovechamiento de los PFNM no es exclusivo de al-
consecuencia fluctuaciones en los resultados finales. ciente a la familia de las zigofiláceas. Esta especie es gún tipo de vegetación en particular, sino que se pre-
En su resistencia las propiedades fundamentales considerada uno de los árboles más valiosos de la flora senta en cualquier ambiente en donde el hombre utilice
son: compresión paralela y perpendicular a las fibras, antillana, por la calidad de su madera con propiedades su entorno para satisfacer a sus necesidades prima-
flexión estática, tracción paralela y perpendicular a las lubricantes, la cual resulta ideal en la construcción de
rias, como son alimento, vivienda, salud y vestido.
fibras, cizalla, modulo de elasticidad y tenacidad. Ge- hélices de barcos para que no se pudran en contacto
Desde el punto de vista social, el aprovechamiento
neralmente, todas estas propiedades aumentan cuan- con el mar. En Cuba es muy utilizada en artesanía.
de los PFNM forma parte del conocimiento tradicional
do la humedad disminuye, excepto la tenacidad que es En los bosques cubanos, con un tronco poco atrac-
de la población que habita en las áreas próximas a los
mayor cuando la humedad aumenta. tivo, que parece que ha sufrido un incendio o una catás-
bosques, o bien dentro de estos. Este saber tradicional
Los valores que aportan las propiedades mecánicas trofe, debido a que su corteza desprende lascas
se ha ido transformando y, en algunos casos perdien-
de la madera son muy importantes en las construccio- longitudinales, quedando sujetas por arriba, se halla el
do, como resultado de la transculturación a la que es-
nes, ya que permiten hacer los cálculos necesarios para sabicú (Lysiloma sabicu Benth.), perteneciente a las
tán sometidas las diferentes etnias que integran los
asegurarse que estos sean capaces de soportar las mimosáceas. Posee una madera preciosa que los car-
pueblos de América Latina, África y Asia.
cargas que actúan externamente y causan tensiones pinteros consideran fácil de trabajar, por lo que se utili-
El beneficio de los PFNM es muy rudimentario para
en el interior del material. za en la construcción de muebles, y marcos de puer-
La madera presenta otras propiedades como son: tér- tas. En los montes secos y cuabales, sobre suelos la mayoría de los productos. Los productores (recolec-
micas (aislante del calor), eléctricas (la madera seca ofre- pobres de las provincias orientales, Camagüey, Matan- tores o extractores), trasladan las partes de plantas o
ce una gran resistencia al paso de la corriente, o sea, es zas e Isla de la Juventud, existe un arbolito que con- animales a centros de acopio o a sus residencias donde
un buen aislante), acústicas (la madera tiene excelentes trasta con el resto de la vegetación por poseer el tronco se realiza el beneficio, que generalmente consiste en la
propiedades para fines acústicos, de aquí su amplio uso más oscuro, las ramas con pelos punzantes, y hojas limpieza del producto. En ocasiones se realizan activi-
en la confección de instrumentos musicales). pequeñas, rígidas y terminadas en una espina, el éba- dades como secado y conservación. Generalmente los
Estudios de las propiedades de la madera realiza- no real [Diospyros grisebachii (Hiern.) Standl.], perte- de consumo local no reciben ningún tipo de beneficio.
dos en Cuba, resaltan las cuatro especies de pinos, los neciente a la familia de las ebenáceas. Presenta una Desde el punto de vista del mercado, estos pro-
cuales aportan la mayor cantidad de madera con desti- madera preciosa empleada en ebanistería y escultu- ductos presentan mercados muy cerrados y específi-
no industrial. Estas tienen una densidad de alrededor ras, y resultó fuente de inspiración de nuestro poeta cos, por lo que las cadenas de producción-comercia-
de 750 kg/m3 y una contracción media que les permiten nacional, Nicolás Guillén, para su bello poema Ébano lización-consumo son muy claras. La mayor parte de
una amplia variedad de usos. Otros resultados para es- Real donde expresa un sentimiento de protección ha- esta producción se concentra hacia acopiadores (fijos)
pecies latifolias reafirman las bondades de especies na- cia los árboles. y éstos usualmente realizan un beneficio inicial o bien
cionales como cedro, majagua, dagame, cabo de una clasificación. Al final el producto es trasladado a
hacha, caoba del país, sabicú y otras. los mercados (si no necesitan ningún tipo de beneficio)
Productos forestales no maderables o a los centros de procesamiento e industrialización.
En Cuba, el interés por las especies maderables ha
ido en aumento, por lo que se han valorado diversos Los ecosistemas forestales, además de producir made- La diversidad de PFNM en Cuba y su impacto en la
aspectos ecológicos sobre la reproducción y estableci- ra, son proveedores de otros bienes y servicios, los que sociedad no ha permitido generalizar las tecnologías,
miento de los árboles, que han contribuido a una mayor ocasionalmente se consideran para valorar a estos re- sistema de cosecha, procesamiento y comercialización,
comprensión de las mismas para que sean considera- cursos. Dentro de los bienes se pueden citar los siguien- por lo que sólo se tratan aquí los más importantes.
das adecuadamente, al interpretar el papel que desem- tes: frutos comestibles, semillas, plantas medicinales, La resina de pino se ha convertido en los últimos 20
peñan en los ecosistemas y su aporte a la biodiversidad. resinas, gomas, cortezas, hojas, fauna silvestre, pesca años en un valioso rubro para la economía nacional. Si
Si desde el punto de vista maderable hubiera que en fuentes de agua ubicadas dentro de los bosques, par- bien las cuatro especies de pinos existentes en el país
elegir la familia botánica más valiosa de los trópicos, tes de animales como plumas, huesos y dientes, hon- son potencialmente resineras, la que mayores rendi-
sin lugar a duda, deberían seleccionarse las meliáceas, gos comestibles, «tierra» de monte, entre otros. Muchos mientos ofrece, así como la más extendida en planta-
de las cuales cinco géneros y diez especies habitan en de estos productos son usados diariamente por los mis- ciones, es el pino macho (Pinus caribaea var. caribaea
Cuba. Esta familia se considera una de las más valio- mos habitantes que viven próximos a los bosques. Otros Morelet). Esta especie bien manejada produce al año o
sas del mundo por la calidad de su madera, entre ellas productos son vendidos, por lo general, en un mercado cada año no menos de 4 kg de resina por árbol. En
se encuentran especies universalmente conocidas no totalmente diferenciado y temporal, hacia economías promedio se producen alrededor de 1200 t de resina de
como el cedro (Cedrela odorata L.) y la caoba (Swietenia locales o regionales. Estos bienes o productos, que las que 60 % se exporta y el resto se procesa en una
mahagoni (L.) Jacq.). constituyen sólo una parte del valor del bosque, se de- planta industrial ubicada en la ciudad de Pinar del Río
Estos árboles que viven en Cuba de manera natural, nominan Productos Forestales No Maderables (PFNM), para obtener colofonia y aguarrás. El potencial produc-
habitan en diferentes formaciones vegetales pero pre- conocido en el ámbito internacional como Non-Timber tivo de esta especie, atendiendo a las áreas que se
dominan en los bosques que pierden sus hojas durante Forest Products (NTFP) o Non-Wood Forest Products aprovechan para la producción de madera aserrada,
la temporada poco lluviosa, en llanuras o pequeñas ele- (NWFP), es la denominación más utilizada para pro- sobrepasa las 3000 t de resina por año. Cerca de 400
vaciones pero pueden encontrarse individuos aislados ductos silvestres distintos de la madera. Se refiere a trabajadores están dedicados a esta actividad (Fig. 17).
hasta los 600 m snm. Sus usos como maderables se los sistemas de extracción y/o producción de recursos Un resumen de lo referido hasta ahora se presenta
remontan a la época de la conquista en la que los in- biológicos en pequeña escala que no causan alteracio- en la tabla 1.
dios construían sus canoas y sus remos con cedro. En nes drásticas en la composición, estructura y función
la actualidad, debido a su aroma y resistencia al ata- básica del ecosistema de bosque. Las actividades que
16 SUPLEMENTO ESPECIAL
SUPLEMENTO
Tabla 1. Productos Forestales No Maderables por categorías especies pierden sus hojas en el periodo de sequía) y de
los manglares; en éstos se presenta la especie mangle
prieto, melífera por excelencia, que produce una miel
codiciada en el mercado asiático, pero más de 40 % de
toda la miel proviene de tres bejucos silvestres, las
llamadas campanillas y el bejuco leñatero, que florecen
en el último trimestre del año.
Es el néctar el que cumple la misión de atraer a los
polinizadores, que acuden ávidos en busca de su
recompensa, por ser una solución acuosa que contiene
una mezcla de azúcares, producidos por glándulas que
se denominan nectarios. Cuando una abeja liba néctar
de una flor, se pone en contacto más o menos estrecho
con las anteras, según la estructura floral de cada
especie, cayendo directamente los granos de polen al
succionar la abeja el dulce recurso; de otra forma, estos
llegan a la miel por los granos que se adhieren a los
pelos de las patas y al cuerpo del insecto, o mediante
el polen diseminado por el aire, que entra en contacto
con el néctar de otra especie.
El estudio de la morfología del polen permite diag-
nosticar las especies de la flora presentes en las mie-
les (Tabla 2). En países tropicales la identificación es
muy compleja, pues se trata de reconocer a través del
microscopio, la enorme diversidad de formas polínicas
y determinar cuantitativamente su contribución en la miel
(Fig. 18). En la actualidad, es relevante la producción
de mieles a partir de la utilización de fuentes de néctar
y/o polen de la flora nativa, en el empeño de obtener la
rojo (Rhizophora mangle), especie que se desarrolla llamada miel «orgánica o ecológica», un producto natu-
directamente en las costas bajas de la Isla y cayos ral libre de sustancias contaminantes, para el cumpli-
adyacentes. miento de las normas de calidad vigentes en el comer-
El aprovechamiento de fibras se realiza de diferen- cio internacional.
tes tipos de árboles, arbustos o bejucos. Unos viven
dentro de los bosques, otros diseminados en áreas lla-
nas o montañosas formando colonias, algunas asocia-
das, y otras plantas acuáticas viven en lugares
pantanosos o en espejos de agua. Hay especies como
el guaniquique (Trichostigma octandrum), que vive en
forma silvestre en asociación con otras plantas forman-
do parte del sotobosque, pero en grupos aislados que
no permiten establecer un esquema de aprovechamien-
to, por lo que se cortan los bejucos que están en edad
madura y se dejan sólo los más jóvenes. Desde hace
varios años se ha desarrollado un programa para el cul-
tivo artificial del guaniquique, y ya existen 464 ha esta-
blecidas. Los muebles, cestos y otros objetos elabora-
dos con este bejuco resultan en la actualidad una gran
solución para necesidades de la población y atractivos
para el turista. Fig. 18. Diversidad de polen.
La cosecha y procesamiento de semillas constitu-
ye un importante Productos Forestales No Maderables Aceites esenciales
(PFNM) en nuestro país. Los métodos de recolección
El producto más conocido que se extrae del follaje de
se corresponden con las especies en cuestión. Para el
diferentes especies, en este caso forestales, son los aceites
procesado de semillas, se cuenta con una red de cen-
esenciales, ricos en esencias, que de acuerdo a su
tros diseminados por todo el país en las regiones pro-
especie y origen varían en su composición química y de
Fig. 17. Método para la extracción de resina de pino. ductoras.
ella depende el uso final más adecuado que se les dará.
Desde hace varios años, se desarrolla una campa- Especies melíferas
Tabla 2. Algunas especies de la flora apícola cubana
ña nacional para plantar especies de árboles frutales La flora melífera es el conjunto de espe-
en las tierras forestales, parcelas agroforestales y pa- cies vegetales que la abeja Apis mellifera
tios de viviendas, con el fin de rescatar algunas espe- L. emplea para obtener néctar y polen; éste
cies que no son manejadas en plantaciones comercia- último recurso es fuente importante de pro-
les, como el anón, la chirimoya o mamón, níspero, teínas y carbohidratos que utilizan para su
canistel, caimitos y mamoncillo, entre otras. nutrición.
En la provincia Pinar del Río, en el sotobosque de los La flora en cada región determina la pro-
pinares, se maneja una fruta silvestre, denominada ductividad de la apicultura, ya que así se
guayabita del pinar (Psidium salutare), la cual se utiliza obtienen diferentes productos como: miel,
desde hace más de 100 años en la preparación de un cera, polen, jalea real, y propóleos, entre
delicioso licor denominado «Guayabita del Pinar», que otros. En los países templados, la miel que
tiene gran aceptación nacional e internacionalmente. En se produce proviene fundamentalmente de
los últimos años, investigaciones orientadas a la conser- plantas cultivadas en zonas agrícolas, pero
vación de la especie han permitido la reproducción por en Cuba las plantas melíferas son, en su
vitroplantas, y se han establecido plantaciones que ofre- gran mayoría, especies silvestres; sólo se
cen mayores rendimientos y permiten repoblar áreas cosecha miel valiosa para el mercado, de
naturales afectadas por incendios u otras causas. las plantaciones de cítricos).
La producción de taninos a partir de la corteza pro- La miel cubana procede sobre todo de
cede sobre todo de los bosques naturales de mangle los bosques semicaducifolios (donde las